Vous êtes sur la page 1sur 5

1. ¿Qué es la energía?

El término energía proviene del vocablo griego para “actividad”, enérgeia, y se usa en
diversas áreas del conocimiento como son la física, la química o la economía, para
referirse a una fuerza capaz de generar una acción o un trabajo. Así, se entiende
por energía a las fuerzas capaces de movilizar, transformar, hacer surgir o mantener
funcionando a un objeto.

La energía es medible o mensurable y también interviene en toda forma de acción


o reacción. El desplazamiento, las reacciones químicas, los cambios de estado de la
materia o inclusive el estado de reposo, tienen su explicación en una cantidad de
energía de un tipo específico.

Un principio fundamental de la energía es que ésta no puede ni crearse ni destruirse, tal


y como lo estipula el Principio de conservación de la energía, sino que puede
transformarse de un tipo de energía a otro, como ocurre cuando usamos energía
eléctrica para iluminar un cuarto (energía lumínica).

Tipos de energía
La energía solar es la radiación calórica y lumínica del Sol.

Existen diversas formas de energía, de las cuales podemos destacar las siguientes:

 Eléctrica. Se trata de energía electromagnética producida a raíz de una


diferencia de potencial eléctrico entre dos puntos, que se resuelve en un
intercambio de electrones llamado electricidad.

 Cinética. Es una forma de la energía mecánica, relacionada con el movimiento


de objetos o partículas en un sistema físico puntual. Es la que pone las cosas en
movimiento.

 Eólica. Energía asociada al empuje del viento.


 Solar. La propia de la radiación calórica y lumínica del Sol, irradiada a través del
espacio hacia los planetas del Sistema Solar.

 Hidráulica. La energía que se obtiene del aprovechamiento del empuje cinético


del agua, ya sea de ríos, mareas o caídas de agua.
 Lumínica. La vinculada a la luz perceptible y los objetos que la producen.