Vous êtes sur la page 1sur 2

La Sociedad Latinoamericana de Hipertensión (LASH) define a la hipertensión arterial (HTA) por una

presión arterial sistólica (PAS) promedio ≥140mmHg y/o una presión arterial diastólica (PAD)
≥90mmHg tanto en la población general como en pacientes diabéticos.1

En casos de diabetes mellitus (DM), la presión arterial (PA) alta es una característica común de la
DM1 y especialmente de la DM2. Además, en diabéticos son frecuentes la HTA enmascarada y la
escasa caída de la PA nocturna. Por dichos motivos, la HTA y la diabetes mellitus del paciente podrían
estar relacionadas debido a posible enfermedad renal terminal asociada a la diabetes mellitus.2

El diagnóstico del paciente es celulitis facial iatrogénica debida a una sepsis odontógena. Con
respecto a la sepsis (causa de la celulitis), la hipertensión arterial, la diabetes y la enfermedad
cardiovascular son las comorbilidades más prevalentes en cuadros de sepsis. Estas pueden
contribuir en forma negativa a la evolución clínica del paciente, porque durante la sepsis, el daño
celular y la condición fuertemente catabólica desencadenan alteraciones metabólicas, dejando el
organismo muy debilitado. De los tres, el mayor riesgo de mortalidad debido a sepsis o choque
séptico se relaciona con pacientes hipertensos, debido a que la HTA produce un daño directo en el
endotelio con pérdida en la modulación del tono vascular y la capacidad de inhibir los procesos de
agregación plaquetaria. Si se considera que durante la sepsis se produce una activación endotelial
masiva, exagerada y sostenida, que se caracteriza por desequilibrio entre mediadores pro y
antiinflamatorios y pérdida del tono vasomotor, esta condición estaría más acentuada en los
pacientes hipertensos, lo que explicaría el mayor riesgo de mortalidad.3

En relación a la celulitis bacteriana (diagnóstico del paciente), en algunos estudios se encontró que
la Hipertensión Arterial actuaba como factor de riesgo para desarrollar celulitis, de manera que los
pacientes con Hipertensión Arterial tienen más riesgo de desarrollar Celulitis frente a un grupo que
no tengan dicha patología infecciosa.4 Por lo que se podría decir que el paciente, al tener
hipertensión arterial y diabetes mellitus, tenía cierta predisposición y/o vulnerabilidad para
desarrollar celulitis bacteriana maxilofacial.

Referencias bibliográficas:

Gómez J, Camacho P, López-López J, López-Jaramillo P. Control y tratamiento de la


hipertensión arterial: Programa 20-20. Revista Colombiana de Cardiología. VolumeN 26,
Issue 2, 2019, Pages 99-106, ISSN 0120-5633, [citado 2019 June 22]. Disponible en:
http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0120563319300257
Williams B, Mancia G, Agabiti E, Azizi M, Dominiczak A, Kahan T, Mahfoud F, et al. Guía
ESC/ESH 2018 sobre el diagnóstico y tratamiento de la hipertensión arterial. Revista
Española de Cardiología [Internet]. 2019; [citado 2019 Jun 22]; 72(2):160.e1-e78.
Disponible en: http://reccap.semap.org/descargas/Guia_Europea_HTA_2018.pdf

Chávez-Vivas Mónica, del Cristo-Martínez Alfonsina, Tascón Antonio José. Características


epidemiológicas de pacientes con diagnóstico de sepsis y choque séptico en un hospital de
la ciudad de Cali, Colombia. Acta méd. Costarrica [Internet]. 2018 Dic [citado
2019 Jun 22]; 60(4): 150-156. Disponible en:
http://www.scielo.sa.cr/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0001-
60022018000400150&lng=en.
Bravo S. “Principales factores de riesgo y prevalencia de celulitis en el servicio de medicina
del Hospital de Ventanilla, periodo enero - diciembre 2016”. Lima, Perú [Internet]. 2018 Dic
[citado 2019 Jun 22]. Disponible en:
http://repositorio.urp.edu.pe/bitstream/handle/URP/1196/22%20TESIS-
StephenBravo%20.pdf?sequence=1&isAllowed=y