Vous êtes sur la page 1sur 5

TALLER DE COMPRENSIÓN LECTORA

Estudiantes: NOTA

___________________________________________

Fecha: ___________________________________

Programa: ____________________Código_____________

Señale el tipo de lectura al que se refiere el enunciado

1. Este nivel de lectura pretende ampliar el nivel de análisis de un texto mediante la


comprensión de la información que el mismo presenta. Para esto, se centra en
la interpretación de mensajes implícitos en él que permitan plantear inferencias o
deducciones acerca de las ideas representativas localizadas en el texto. Lo cual equivale a
llevar a cabo una interpretación sustentada del texto

2. Es la lectura en el que se obtiene información exactamente como está escrita en el texto y no da


lugar a interpretaciones propias.

3. Este tipo de lectura implica dudar y evaluar lo que el escritor está diciendo, y formar sus propias
opiniones sobre lo que el escritor está diciendo.

De acuerdo a las lecturas que siguen a continuación resalte en cada una la tipología textual.
4. DE COPÉRNICO A EINSTEIN
La astronomía moderna comenzó con Nicolás Copérnico, quien percibió que el centro de nuestro
sistema solar no era la tierra, sino el sol. Sus ideas se publicaron en 1543, el mismo año en que
murió. En 1610, con el telescopio que acababa de inventar, Galileo Galilei ayudó probar esa ideas.
En 1667, Isaac Newton expuso sus leyes de la gravedad, que ayudaron a entender cómo se mueven
los objetos en el espacio, y en 1915 Albert Einstein publicó una nueva teoría de la gravedad, que
condujo a ideas como la de los hoyos negros y la del big bang.
(Tomado del diccionario enciclopédico del Colombiano. Pág. 42)

5. SOCIEDAD MULTIRELIGIOSA
En Asia nacieron las principales religiones del mundo. El budismo y el hinduismo se extendieron
desde India por medio de comerciantes y misioneros. El islam fue llevado de Asia a Europa y África
por los ejércitos conquistadores como los mongoles en el siglo XII. El judaísmo y el cristianismo
salieron de Asia junto con la seda y las especias, durante el imperio romano. En la actualidad estas
religiones siguen vivas en Asia, aunque el hinduismo es la que tiene más seguidores.
(tomado del Diccionario Enciclopédico del Colombiano p. 39)
6. LA FALSA APARIENCIA
Un día, por encargo de su abuelita, Adela fue al bosque en busca de hongos para la comida.
Encontró unos muy bellos, grandes y de hermosos colores y llenó con ellos su cestillo.
-Mira abuelita -dijo al llegar a casa-, he traído los más hermosos... ¡mira qué bonito es su
color escarlata! Había otros más arrugados, pero los he dejado.
-Hija mía -repuso la anciana- esos arrugados son los que yo siempre he recogido. Te has dejado
guiar por las apariencias engañosas y has traído a casa hongos que contienen veneno. Si los
comiéramos, enfermaríamos; quizás algo peor...
Adela comprendió entonces que no debía dejarse guiar por el bello aspecto de las cosas, que a
veces ocultan un mal desconocido.
7. NUEZ DE ORO
La linda María, hija del guardabosque, encontró un día una nuez de oro en medio del sendero.
-Veo que has encontrado mi nuez. Devuélvemela - dijo una voz a su espalda.
María se volvió en redondo y fue a encontrarse frente a un ser diminuto, flaco, vestido con
jubón carmesí y un puntiagudo gorro. Podría haber sido un niño por el tamaño, pero por la astucia
de su rostro comprendió la niña que se trataba de un duendecillo.
-Vamos, devuelve la nuez a su dueño, el Duende de la Floresta -insistió, inclinándose con burla.
-Te la devolveré si sabes cuántos pliegues tiene en la corteza. De lo contrario me la quedaré,
la venderé y podré comprar ropas para los niños pobres, porque el invierno es muy crudo.
-Déjame pensar..., ¡tiene mil ciento y un pliegues!
María los contó. ¡El duendecillo no se había equivocado! Con lágrimas en los ojos, le alargó la
nuez.
-Guárdala - le dijo entonces el duende-: tu generosidad me ha conmovido. Cuando necesites
algo, pídeselo a la nuez de oro. Sin más, el duendecillo desapareció.
Misteriosamente, la nuez de oro procuraba ropas y alimentos para todos los pobres de la comarca.
Y como María nunca se separaba de ella, en adelante la llamaron con el encantador nombre de
“Nuez de Oro”.
8. La Metamorfosis
Franz Kafka
(Fragmento)
Una mañana, tras un sueño intranquilo, Gregorio Samsa se despertó convertido en un monstruoso
insecto. Estaba echado de espaldas sobre un duro caparazón y, al alzar la cabeza, vio su vientre
convexo y oscuro, surcado por curvadas callosidades, sobre el que casi no se aguantaba la colcha,
que estaba a punto de escurrirse hasta el suelo.
Numerosas patas, penosamente delgadas en comparación con el grosor normal de sus piernas, se
agitaban sin concierto.
–¿Qué me ha ocurrido?
No estaba soñando. Su habitación, una habitación normal, aunque muy pequeña, tenía el aspecto
habitual. Sobre la mesa había desparramado un muestrario de paños –Samsa era viajante de
comercio–, y de la pared colgaba una estampa recientemente recortada de una revista ilustrada y
puesta en un marco dorado. La estampa mostraba a una mujer tocada con un gorro de pieles,
envuelta en una estola también de pieles, y que, muy erguida, esgrimía un amplio manguito,
asimismo de piel, que ocultaba todo su antebrazo.
Gregorio miró hacia la ventana; estaba nublado, y sobre el cinc del alféizar repiqueteaban las gotas
de lluvia, lo que le hizo sentir una gran melancolía.
–Bueno –pensó–, ¿y si siguiese durmiendo un rato y me olvidase de todas estas locuras?
Pero no era posible, pues Gregorio tenía la costumbre de dormir sobre el lado derecho, y su actual
estado no le permitía adoptar tal postura. Por más que se esforzara volvía a quedar de espaldas.
Intentó en vano esta operación numerosas veces; cerró los ojos para no tener que ver aquella
confusa agitación de patas, que no cesó hasta que notó en el costado un dolor leve y punzante, un
dolor jamás sentido hasta entonces.
–¡Qué cansada es la profesión que he elegido! –se dijo–. Siempre de viaje. Las preocupaciones
son mucho mayores cuando se trabaja fuera, por no hablar de las molestias propias de los viajes:
estar pendiente de los enlaces de los trenes; la comida mala, irregular; relaciones que cambian
constantemente, que nunca llegan a ser verdaderamente cordiales, y en las que no tienen cabida
los sentimientos.
–¡Al diablo con todo! Sintió en el vientre una ligera picazón. Lentamente, se estiró sobre la espalda
en dirección a la cabecera de la cama, para poder alzar mejor la cabeza. Vio que el sitio que le
picaba estaba cubierto de extraños puntitos blancos. Intentó rascarse con una pata, pero tuvo que
retirarla inmediatamente, pues el roce le producía escalofríos.
9. De los extraterrestres de Mausán a la disertación de Sir Arthur C. Clarke
Muchos de nosotros, por no decir todos, hemos escuchado o visto en alguna ocasión
al periodista (en algún tiempo lo fue), Jaime Mausán, hablar de ovnis y extraterrestres. En
muchas de sus presentaciones en televisión o en sus conferencias, nos presenta evidencias
que tratan de convencernos de la existencia no solo de naves extraterrestres sino de
seres provenientes de otros mundos tan lejanos que ni siquiera sospechamos donde
pudieran localizarse. Así, nos ha mostrado fotografías de supuestos extraterrestres
de formas humanoides que han sido fotografiados o más aún, que han quedado
atrapados (como el de la película de Spielberg E. T.)

EN Nuestro planeta s e h a b l a d e l a
m í t i c a Á r e a 5 1 d e l a s f u e r z a s a r m a d a s n o r t e a d o n d e supuestamente
conserva por lo menos un cuerpo de estos supuestos seres. Sin embargo, sus evidencias solo
generan discusiones entre la gente común y prácticamente son desdeñadas por la comunidad
científica por ser evidencias vagas, poco claras y sobretodo de un origen que nos invita a pensar
que nos están viendo la cara.

. 10. Doña Uzeada de Ribera Maldonado de Bracamonte y Anaya era baja, rechoncha, abigotada.
Ya no existía razón para llamar talle al suyo. Sus colores vivos, sanos, podían más que el
albayalde y el solimán del afeite, con que se blanqueaba por simular melancolías. Gastaba dos
parches oscuros, adheridos a las sienes y que fingían medicamentos. Tenía los ojitos ratoniles,
maliciosos. Sabía dilatarlos duramente o desmayarlos con recato o levantarlos con disimulo.
Caminaba contoneando las imposibles caderas y era difícil, al verla, no asociar su estampa
achaparrada con la de ciertos palmípedos domésticos. Sortijas celestes y azules le ahorcaban las
falanges.

11. El agua
El agua (del latín aqua) es una sustancia cuya molécula está formada por dos átomos de hidrógeno
y uno de oxígeno (H2O). Es esencial para la supervivencia de todas las formas conocidas de vida.
El término agua generalmente se refiere a la sustancia en su estado líquido, aunque la misma puede
hallarse en su forma sólida llamada hielo, y en su forma gaseosa denominada vapor. El agua cubre
el 71% de la superficie de la corteza terrestre. Se localiza principalmente en los océanos donde se
concentra el 96,5% del agua total, los glaciares y casquetes polares poseen el 1,74%, los depósitos
subterráneos (acuíferos), los permafrost y los glaciares continentales suponen el 1,72% y el restante
0,04% se reparte en orden decreciente entre lagos, humedad del suelo, atmósfera, embalses, ríos y
seres vivos.

Responda de acuerdo a la lectura “la nuez de oro”

12. María encuentra la nuez de oro en


a. El camino
b. medio del bosque.
c. en su comarca.

13. De la lectura del relato se concluye que María es


a. Honesta y generosa
b. triste y desconfiada.
c. temerosa y amargada
14. El duende entrega la nuez a María porque
a. ella lo ha vencido en una prueba.
b. comprobó que la niña cumpliría su promesa
c. tenía muchas y esa ya no le interesaba.

15. Los duendes pueden reconocerse gracias a


a. su tamaño.
b. rasgos de su rostro.
c. su vestimenta.

16. Se concluye que la nuez de oro, para el pueblo significó


a. grandes aventuras.
b. Muchos beneficios
c. cumplir todos los caprichos.
Responda la opción correcta acerca del texto de “la metamorfosis”

17. De forma general, ¿sobre qué trata el texto?


A) Sobre un hombre que sueña que se ha convertido en insecto.
B) Sobre un hombre que se ha convertido en insecto.
C) Sobre un hombre que detesta su profesión.

18. Según el texto, ¿por qué Gregorio se sintió melancólico?


a. Porque no podía dormir como estaba acostumbrado.
b. Porque estaba lloviendo.
c. Porque no le gustaba su trabajo.

19. ¿Qué opción podría sustituir, de mejor forma, al título de este texto?
a. La transformación.
b. La alteración.
c. La evolución.

20. En el último párrafo, la palabra picazón puede ser sustituida por:


a. molestia.
b. dolor.
c. comezón.