Vous êtes sur la page 1sur 7

5.3.

CAMBIOS EN EL ENVEJECIMIENTO
A medida que las personas envejecen, se producen modificaciones en su estado de
salud, se alteran las estructuras y se reducen las funciones de las células y los tejidos
de todo el sistema en el organismo; aparecen cambios que afectan la masa metabólica,
la función de los músculos, el sistema esquelético, la respiración, el aparato
cardiovascular, los riñones, las glándulas sexuales, los receptores sensoriales, la
médula ósea y los glóbulos rojos

5.3.1.- SALUD ORAL


Es frecuente la presencia de alteraciones en la boca de las personas mayores, pero no debe
considerarse como algo normal pues debe ser atendido por un especialista; como, por
ejemplo; La falta de piezas dentarias, las prótesis inadecuadas (flojas, que lastiman, que no se
usan a lo largo del día), son problemáticas que se relacionan con la pérdida de peso y la
desnutrición. Al estar afectada la capacidad de masticar, se verá afectada la alimentación, ya
que las personas optarán por alimentos fáciles de masticar:

En general habrá menor consumo de frutas y verduras crudas (fuente de fibra y vitaminas),
mayor preferencia por sopas y alimentos de baja densidad calórica (pocas calorías), menor
ingesta de carnes, etc. Es por esto que toda intervención dental que tenga como objetivo
restablecer la función de la masticación deberá acompañarse de asesoramiento nutricional
para optimizar la calidad de la ingesta alimentaria. Se suma a esto la modificación de los
sentidos que es muy habitual.

5.3.2.- PERDIDAS SENSITIVAS


La pérdida de los sentidos del gusto y olfato puede ser consecuencia del envejecimiento
mismo, de medicamentos, de algunas enfermedades (especialmente enfermedad de
Alzheimer), etc. Estos déficits no sólo reducen el placer por las comidas, sino que además son
factores de riesgo de malnutrición, de inmunodeficiencias y de incumplimiento de los
regímenes terapéuticos.

Los cambios sensoriales pueden afectar el estilo de vida. Puede tener problemas para
comunicarse, disfrutar las actividades y permanecer involucrado con las personas. Los cambios
sensoriales pueden llevar al aislamiento.

El envejecimiento puede afectar todos los sentidos, pero normalmente la audición y la visión
son los más afectados. Los dispositivos como anteojos y audífonos o los cambios en el estilo de
vida pueden mejorar la capacidad de oír y ver.
5.3.2.1. AUDICION: A medida que envejecemos, las estructuras dentro del oído comienzan a
cambiar y sus funciones disminuyen. La capacidad para captar los sonidos disminuye.

5.3.2.2. VISION: Todas las estructuras del ojo cambian con la edad. Hacia los 60 años de
edad, las pupilas pueden disminuir a aproximadamente un tercio del tamaño que tenían a los
20 años de edad. Las pupilas pueden reaccionar más lentamente en respuesta a la oscuridad o
a la luz brillante. El cristalino se vuelve amarillento, menos flexible y ligeramente opaco.A
medida que envejecemos, la nitidez de su visión puede disminuir gradualmente. El problema
más común es la dificultad para enfocar los ojos en objetos cercanos. Los músculos oculares
debilitados pueden evitar que mueva los ojos en todas las direcciones.

5.3.3. FUNCION DIGESTIVA


La función gastrointestinal en la vejez es de mucha importancia pues existen muchas
enfermedades que pueden ser causadas por alternaciones en la alimentación y otras que
necesitan de una dieta para su tratamiento. Allí la nutrición, cumplirá la función de
“tratamiento” y en esos casos será necesaria una indicación más detallada por parte de un
profesional de nutrición.

En general, todos los cambios se traducen en una digestión dificultosa y en la reducción del
metabolismo de ciertos nutrientes en el estómago y el intestino delgado.

 Mecánicas: Disminución de la masticación, Perdida de piezas dentales


 Motoras: Alteración de la deglución-Disfagia. Disminución del peristaltismo-
Estreñimiento.
 Secretoras: Menor secreción salival, gástrica y pancreática, lo que dificulta la
digestión.
 Abortivas: Reducción de la superficie abortiva. Disminución de la absorción de
disacáridos. Aumento del sobre crecimiento bacteriano

5.3.3.1CONSTIPACIÓN
La constipación (estreñimiento) y la presencia de divertículos son patologías que, si bien no
son normales o propias de la vejez, aparecen con gran frecuencia entre las personas mayores.
La constipación no es una situación normal de la edad, sino que hay que buscar los factores
causantes como medicación, deshidratación crónica, inmovilidad, dieta escasa o poco variada,
otras enfermedades.

Todas las medidas de prevención nombradas deben ser tenidas en cuenta ya que son más
efectivas si se llevan adelante de manera regular (como prevención) y no esperar a que se
produzca un cuadro de estreñimiento para empezar a aplicarlas.
Recomendaciones generales
 Aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra: todos los vegetales.
 Beber abundante cantidad de líquidos (mínimo 5 vasos al día de agua o infusiones o
caldos desgrasados).
 Tomar los alimentos o muy fríos o calientes para estimular el movimiento intestinal.
 cocer bien la pasta para que no de lugar a molestias digestivas y procurar evitar el pan
recién horneado tipo baguette, las verduras flatulentas, así como
 Movimiento (que la persona mayor se movilice lo máximo que pueda, caminar, hacer
actividades, etc)
 Prescindir de alimentos ricos en taninos (astringentes): manzana, membrillo, vino
tinto, té, etc

5.3.3.2Diverticulitis
Los divertículos son pequeños, abultados sacos o bolsas que se forman en la pared interna del
intestino, se producen por una debilidad de las paredes del intestino. Es más común con la
edad. Cerca de la mitad de las personas de más de 60 años la tienen. Los médicos creen que la
principal causa es una dieta con bajo contenido de fibra.

Si las bolsas se inflaman o se infectan, la condición se denomina diverticulitis. El síntoma más


común es el dolor abdominal, generalmente en el lado izquierdo. También puede sentir fiebre,
náusea, vómitos, escalofríos, cólicos y estreñimiento. En los casos más graves, la diverticulitis
puede causar sangrado, desgarres u obstrucciones. La estructura del colon se deforma con la
edad; las fibras de colágeno se reducen de tamaño y se endurecen, favoreciendo la aparición
de divertículos. El tratamiento puede incluir antibióticos, analgésicos y una dieta líquida. Los
casos más serios pueden requerir hospitalización o cirugía.

5.3.3.3 Disfagia

La deglución es un el proceso complejo que hace avanzar los alimentos, los líquidos y
la saliva desde la boca hacia el estómago. Participan músculos y funciones
neurológicas. Es una de las funciones básicas del organismo además de ser una
importante fuente de placer. Necesitamos nutrirnos para vivir. Y es por eso que la
alteración de la deglución trae graves problemas para el individuo. Cuando la
deglución está alterada la persona padece trastornos deglutorios o disfagia. La
dificultad puede ser para deglutir sólidos, líquidos o ambos. Hay una zona a nivel de la
garganta que se comparte por el aparato digestivo y el aparato respiratorio. Cuando la
deglución funciona adecuadamente, el organismo tiene mecanismos para proteger las
vías respiratorias, evitando que partículas de alimentos y bebidas lleguen a los
pulmones. Cuando algunas de las estructuras o mecanismos están alterados (disfagia)
parte de los alimentos, bebida o saliva llegan a las vías respiratorias (penetración /
aspiración) y generan una infección (por ejemplo neumonía) que en una persona frágil
puede ocasionar la muerte o graves complicaciones de salud.
Recomendaciones generales

 Los alimentos deben tener un sabor suave y servirse a temperatura ambiente.


 En las personas con poca sensibilidad, deben evitarse los trozos pequeños de
alimento
 Es preferible seleccionar los alimentos que forman un bolo dentro de la boca o
que no se deshacen en partes. Por ejemplo el plátano, puré de papas, suflés y
macarrones con queso. Si la persona tiene debilidad muscular, evitar los
alimentos que se adhieren al paladar, puesto que causan fatiga.
 Si el exceso de formación mucosa es un problema, evitar los alimentos dulces,
los productos lácteos y los zumos, ya que aumentan o espesan la saliva.
 Para compensar la disminución de la producción de saliva, humedecer los
alimentos con pequeñas cantidades de líquido (salsas, mayonesa, etc.).
 cambiar los tipos de alimentos lo más a menudo posible, para evitar una dieta
monótona y la posible dependencia frente a determinados alimentos.

5.3.3.4 Diabetes

La diabetes se considera hoy día una de las epidemias del siglo XXI.
La diabetes Mellitus se produce cuando el cuerpo no puede usar la glucosa (el principal
combustible de las células) adecuadamente. En consecuencia, ésta aumenta en sangre
y causa hiperglucemia. La hormona que se encarga de transportar la glucosa desde l
a sangre al interior de las células es la insulina y es segregada por el páncreas. Cuando l
os niveles de insulina son bajos porque no se produce suficiente cantidad en el páncre
as o en el caso de que la hormona no sea efectiva porque los tejidos sean rela
tivamente insensibles a su acción, los niveles de glucosa en sangre aumentan (hiperglu
cemia) y se produce la diabetes con alteración del metabolismo de hidratos de carbon
o, grasas y proteínas.

La insulina se encarga de regular los niveles de glucosa, el principal combustible de las


células. Ayuda a que la glucosa entre en las células musculares, hepáticas, del tejido ad
iposo, etc. Cuando comemos, la mayor parte de los hidratos de carbono digeribles se t
ransforman en glucosa que es rápidamente absorbida y llevada hasta la sangre. Cualq
uier aumento de la glucosa en sangre hace que el páncreas segregue insulina. Es impo
rtante que la hormona trabaje adecuadamente porque tanto los niveles bajos de
glucosa (hipoglucemia) como la hiperglucemia pueden ser perjudiciales para la salud.
Recomendaciones generales

 Mantener el peso adecuado y estable (IMC = 20 ‐ 25 kg/m2).


 Realizar diariamente actividad física, al menos 45 minutos/día.
 Consumir una dieta variada y equilibrada.
 Distribuir la ingesta en 4-5 comidas al día.
 Mantener horarios regulares de comidas.
 Consumir alimentos con alto contenido en (hidratos de carbono complejos).
 Aumentar la ingesta de cereales integrales y de fibra. Comer más frutas y hortalizas, al
menos, 5 al día.
 Reducir el consumo de grasas, especialmente saturadas. Elegir carnes magras. Consu
mir pescados, por su aporte de ácidos grasos omega
 Moderar la ingesta de azúcares y de alimentos que los contienen.
 Cuidar la ingesta líquida: al menos 2 litros de agua al día.

5.3.3.5 Flatulencias

La flatulencia se puede prevenir o aliviar mediante una alimentación adecuada y mejorando la


digestibilidad de los alimentos que se consideran flatulentos a través de alguna técnica
culinaria y la condimentación más apropiadas.

Se trata de un exceso de gases en el intestino que causa espasmos intestinales y distensión


abdominal (se hincha el abdomen). El gas del intestino procede del que se ingiere al tragar o
deglutir y del que producen normalmente las bacterias de la flora intestinal. Algunos consejos
prácticos.

Recomendaciones generales

 Se recomienda masticar bien los alimentos, comer y beber despacio.


 No realizar comidas demasiado copiosas o de condimentación fuerte.
 Emplear hierbas aromáticas que ayudan a la digestión: romero, salvia, tomillo, hinojo,
toronjil.
 Evitar los alimentos o platos muy grasos
 Cocer bien la pasta para que no de lugar a molestias
 Se recomienda el consumo del yogurt que ayudan a equilibrar la flora del intestino por
lo que están especialmente recomendados.
 No se deben realizar cambios bruscos en la dieta en cuanto a su contenido en fibra, ya
que pueden crear más gases y dolores intestinales, incluso diarreas.
5.3.4 CARDIOVASCULAR
Cuando se llega a esta etapa de la vida nuestro sistema cardiovascular sufre cambios propios
de esta etapa.

 El corazón: aumento del ventrículo izquierdo, mayor cantidad de grasa acumulada


envolvente, alteraciones del colágeno, que provocan un endurecimiento de las fibras
musculares y una pérdida de la capacidad de contracción, entre otros cambios.
 Los vasos sanguíneos se estrechan y pierden elasticidad, al aumentar de grosor y
acumular lípidos en las arterias (arterioesclerosis). El estrechamiento y la pérdida de
elasticidad dificultan el paso de la sangre.
 Las válvulas cardiacas se vuelven más gruesas y menos flexibles, es decir, necesitan
más tiempo para cerrarse.

Todos estos cambios conducen a un aporte menor de sangre oxigenada y esto, a su vez, se
convierte en una causa importante por la que disminuye la fuerza y la resistencia física
general.

5.3.4.1 Hipertensión arterial

La hipertensión arterial (HTA) se produce cuando la presión de la sangre en las arterias


es mayor de lo normal. No produce síntomas, pero con el tiempo puede dañar los
vasos sanguíneos y llegar a ser un importante factor de riesgo de accidente cerebrovas
cular, de enfermedad coronaria y de alteraciones renales.
La presión arterial sistólica (máxima) es la presión que soportan las arterias cuando el
corazón se contrae y envía la sangre hacia ellas, a la circulación general. La presión dia
stólica (mínima) es, por el contrario, la que se mide en las arterias cuando el corazón es
tá relajado y lleno de sangre. En los adultos, la HTA viene definida por cifras de presió
n arterial sistólica y diastólica iguales o superiores a 140/90 mmHg, respectivamente.
Está relacionada con factores genéticos, dietéticos y ambientales.
Se estima que entre un 20 y un 22% de la población adulta padece HTA y es más preval
ente en las personas mayores, pues con la edad las paredes arteriales pierden elasticid
ad.
Recomendaciones generales
 Consumir una dieta equilibrada y variada:
Aumentar el consumo de alimentos de origen vegetal: cereales, frutas, hortaliz
as, legumbres Reducir la cantidad de sal a menos de 6 g/día
 Moderar la ingesta de grasa total y especialmente de grasa saturada.
 Cuidar el aporte de potasio, magnesio y calcio.
 Mantener el peso corporal adecuado
 Realizar actividad física diariamente: al menos 30 minutos/día de actividad mod
erada. Dejar de fumar.
 Si se consume alcohol, hacerlo con moderación.
 evitar el estrés.

FUENTES:

 Nutrición y cuidados del adulto mayor, pag (19-24)


 Guía alimentaria para el adulto mayor, pag (16-17)