Vous êtes sur la page 1sur 26

MAGDALENA ROJAS ARELLANO

R.F.C. ROAM7702132D3
DOMICILIO FISCAL.- PASILLO 1, LOCAL
16-A, COLONIA CENTRAL DE ABASTO,
DELEGACIÓN IZTAPALAPA, C.P. 09040,
MÉXICO DISTRITO FEDERAL

H. TRIBUNAL FEDERAL DE JUSTICIA FISCAL Y ADMINISTRATIVA

MAGDALENA ROJAS ARELLANO, por mi propio derecho y


señalando como domicilio para oír y recibir toda clase de citas y notificaciones el
ubicado en, Playa Rincón No. 20, 1er piso, Col Militar Marte, Delegación.
Iztacalco C.P. 08830, México Distrito Federal, ante Usted con el debido respeto
comparezco y expongo:

Que por medio del presente escrito y con fundamento en los numerales 1, 2,
3, 4, 5, 14, 15, 16 y demás relativos y aplicables de la Ley Federal de Procedimiento
Contencioso Administrativo, vengo a interponer DEMANDA DE NULIDAD, en contra de
los siguientes:

ACTOS IMPUGNADOS

La Resolución contenida en el Oficio No. 500-73-04-02-03-2012-021658 de


fecha 20 de Febrero de 2012, emitido por el Administrador Local de Auditoria Fiscal del
Oriente del Distrito Federal, a través de la cual se me impone una sanción consistente en
una multa por el importe total de $12,240.00 (Doce Mil Doscientos cuarenta Pesos 00/100
M.N.).

AUTORIDADES DEMANDADAS.

1. EL C. ADMINISTRADOR LOCAL DE AUDITORIA FISCAL DEL ORIENTE


DEL DISTRITO FEDERAL.

2. EL C. SECRETARIO DE HACIENDA Y CREDITO PÚBLICO.

H E C H O S.

1. El día 28 de Febrero de 2012 se presentó a mi domicilio fiscal una persona


que supuestamente labora en la Administración Local de Auditoria Fiscal del Oriente del
Distrito Federal, con el objeto de llevar a cabo una visita domiciliaria en materia de
expedición de comprobantes fiscales, misma que fue desahogada, tal y como se demuestra
con el acta relativa.

2. Posteriormente, la Administración citada con base en el acta levanta el día


28 de Febrero de 2012, me impuso una multa por el importe de $12,240.00, misma que por
ser ilegal, me veo en la necesidad de demandar de su nulidad, manifestando BAJO
PROTESTA DE DECIR VERDAD que la misma fue de mi conocimiento el día 22 de junio
de 2012, en razón de que su constancia de notificación es ilegal por las siguientes
consideraciones:

NULIDAD DE NOTIFICACIONES
PRIMERO.- La diligencia de notificación impugnada viola en perjuicio de
mi poderdante el contenido de los artículos 134, fracción I, y 137 del Código Fiscal de la
Federación, en relación con los diversos 310 y 311 del Código Federal de Procedimientos
Civiles de aplicación supletoria materia, por falta de aplicación, en razón de que no
cumplen con las formalidades en ellos contenidas.

En efecto, de dichas documentales no se desprende que el notificador del las


demandadas al practicar la diligencia, se hubiera cerciorado de que el lugar donde se
constituyo era el domicilio fiscal de mi poderdante, circunstancia que se niega lisa y
llanamente en términos del artículo 68 del Código Fiscal de la Federación, ya que en las
documentales relativas, PARTICULAMENTE EN EL ACTA EN COMENTO sólo
indico lo siguiente:

NOTIFICACIÓN:…..
ME CONSTITUYO LEGALMENTE EN EL DOMICILIO DE LA PERSONA
CITADA ...
SIN QUE EN NINGÚN MOMENTO MENCIONEN EL ELEMENTO O LOS
MEDIOS DE CONVICCIÓN QUE LOS LLEVARON A CONCLUIR DICHA
SITUACIÓN LEGAL.

Lo anterior es así, ya que en un régimen de derecho como el nuestro es


necesario que las diligencias que trasciendan en la esfera jurídica de los particulares se
demuestre fehacientemente como se desarrollo la misma, debiendo para ello levantar acta
circunstanciada en la que se señale una exposición pormenorizada de los hechos
conforme a los cuales se haya practicado, entre los que deben mencionarse que el
notificador se constituyo en el domicilio indicado para tal efecto, es decir tuvo que haber
hecho mención de la calle, colonia, delegación o municipio, ciudad, código postal, y la
forma en que se cercioro que el lugar donde estaba ubicado era el correcto, esto es, como es
la fachada, de que color esta pintada, el color de la puerta, en fin todos los elementos de
convicción que lleven a considerar que la persona que debía ser notificada vive o tiene su
domicilio ahí; y que una vez realizado esto requirió la presencia de tal persona o de su
representante legal, debiendo asentar además la forma en que verificó que en realidad era
la persona a notificar, y que una vez hecho esto recabar su nombre y firme para poder
constatar que la diligencia se llevó a cabo con el interesado, puesto que de lo contrario el
personal de hacendario puede llenar sus actas sin que realmente se haya apersonado,
situación que me deja en estado de indefensión, toda vez que ante la negativa lisa y llana
del particular era imprescindible acreditar tales circunstancias, por lo que al no hacerlo
deberá declararse la nulidad de la diligencia de notificación impugnada.

Resulta aplicable por analogía la tesis sustentada por el Primer Tribunal


Colegiado del Décimo Tercer Circuito, visible en la página 306 del semanario Judicial de la
Federación, Octava Epoca. Tomo X. Septiembre de 1992. Pleno, Salas y Tribunales
Colegiados de Circuito que a la letra dice:

“NOTIFICACION PERSONAL DEL OFICIO DE LIQUIDACION AL


CAUSANTE.- VALIDEZ LEGAL DE LA.- De una interpretación
sistemática del artículo 137 del Código Fiscal de la Federación, en relación
con el 68 del propio Ordenamiento legal, se infiere, que par que la
notificación seguida del correspondiente citatorio se haga al causante del
oficio de liquidación sea válida legalmente, es necesario e indispensable no
solamente que se realice en el domicilio que se señala al notificador en el
oficio de liquidación respectivo, sino es preciso que se cerciore que es el
domicilio, además de requerir a la persona con quien se entienda la
diligencia de la presencia del causante, porque la presunción de legalidad de
los actos de autoridad en el segundo de los numerales invocados, no es
aplicable cuando el afectado niegue lisa y llanamente, quedando entonces a
cargo de la autoridad la prueba de que se colmaron esas exigencias, al no
desprenderse por sí solos de las actas levantadas con motivo de la diligencia
en cuestión”.

Tiene aplicación el precedente sustentado por el Segundo Tribunal


Colegiado del Quinto Circuito al resolver el amparo directo 289/97, publicado en la pagina
649 del Semanario Judicial de la Federación, Tribunales Colegiados de Circuito y
Acuerdos, correspondientes al mes de agosto de 1997, mismo que a la letra dice:

"ACTOS ADMINISTRATIVOS. NOTIFICACION PERSONAL DE LOS.


FORMALIDADES QUE DEBEN CUMPLIRSE PARA SU VALIDEZ.-
Dado que la notificación es el medio legal a través del cual se da a conocer a
las partes y terceros el contenido de una resolución, además de que
procesalmente inexistente mientras no se haga del conocimiento de los
interesados este debe cumplir con las formalidades que para tal efecto
señalan, entre las que se indica como regla general, que las diligencias que
practiquen las autoridades federales deberán efectuarse entre las 7:30 y las
18 horas, por conceptuarse estas como hábiles, por lo que es necesario que
en el documento de referencia se asiente la hora en que se practicó la
diligencia, pues es apartir de ese momento en que se declarar legalmente
notificado el acto de que se trata; resulta imperativo establecer, además, que
las actas levantadas con motivo de las notificaciones debe contener una
exposición pormenorizada de los hechos conforme a los cuales se hayan
practicado las diligencias, entre los que deben señalarse que el notificador se
constituyó en el domicilio indicado para tal efecto, y que una vez que se
cercioro que la persona que debía ser notificada vive o tiene su domicilio
fiscal en el lugar que ha de practicarse la diligencia; requirió la presencia de
tal persona o de su representante legal, en su caso, que el día anterior le dejo
citatorio, o bien, cómo fue que verificó que en realidad era la persona a
notificar, de lo acontecido durante la diligencia deberá levantarse acta
circunstanciada, ya que sólo así se tendrán datos que permitan verificar que
la persona con quien se entendió la diligencia es con quien debió hacerse, así
como la hora en que se practicó la notificación."

SEGUNDO. La supuesta diligencia de notificación viola en perjuicio de mi


poderdante los dispositivos jurídicos 134, 137 del Código Fiscal de la Federación, en razón
de que estos no son observados, por carecer del requisito de la debida circunstanciación

Primeramente se hace necesario saber el significado etimológico, la


notificación (notum facere: dar a conocer algo), es poner en conocimiento de alguien
aquello que interesa que conozca, por lo tanto toda notificación, en derecho, requiere
necesariamente la demostración de que el destinatario tuvo conocimiento del acto de
autoridad que debe cumplir, para que tenga oportunidad de dar una respuesta en defensa de
sus intereses, sobre el particular, Sergio Francisco de la Garza en su obra Derecho
Financiero Mexicano ( Editorial Porrúa, 1999, página 714), establece:

“La notificación es el acto formal del órgano destinado a comunicar a los


interesados, o a cualquier persona a quien se refiera, una resolución
administrativa o un escrito de un particular que una resolución mande
comunicar...”

En el derecho administrativo, la notificación es la actuación de la


administración en virtud de la cual se informa o se pone en conocimiento de una o varias
personas un acto o resolución determinada.

Dentro de las características más destacadas y que a su vez determinan su


naturaleza jurídica, cabe precisar que la notificación se constituye en requisito de eficacia
del acto administrativo; esto porque si bien es cierto que la notificación tiene vida jurídica
independiente ya que su validez se juzga con criterios jurídicos distintos de los del acto
administrativo que se notifica, resulta lógico que éste carezca de eficacia mientras no sea
notificado al que deba cumplirlo o al interesado, lo anterior porque la notificación no
constituye una resolución administrativa, por cuanto que no es una declaración de voluntad
de la administración, sino una comunicación de ésta. Por ello, la notificación no tiene
contenido propio, sino que transmite el acto que la precede, la notificación es generalmente
la última fase de elaboración de un acto administrativo. Es la operación que complementa
una determinación de la administración.

Al dar eficacia al acto administrativo, la notificación obliga al particular a


cumplirlo. Además, la notificación es requisito indispensable para que opere el carácter
ejecutorio del acto, pues la administración no puede válidamente ejecutar el acto sin
haberlo previamente notificado, debido a que constituye un verdadero derecho de los
administrados y una garantía jurídica frente a la actividad de la administración tributaria,
siendo un mecanismo esencial para la seguridad jurídica de aquellos. Tal derecho no es sino
el resultado de la contrapartida de la obligación de notificar que tiene la administración, ya
que esa actuación debe considerarse como un acto de responsabilidad y una carga para
aquélla.

Debido a esta indudable importancia, el régimen de las notificaciones se


encuentra regido por distintas disposiciones que pretenden salvaguardar o garantizar los
derechos de los particulares, principalmente el de la defensa.

Los artículos 134, 136 y 137 del Código Fiscal de la Federación, establecen
lo siguiente:

“Artículo 134.- Las notificaciones de los actos administrativos se harán : I.


Personalmente o por correo certificado con acuse de recibo, cuando se trate
de citatorios, requerimientos, solicitudes de informes o documentos y de
actos administrativos que puedan ser recurridos. II. Por correo ordinario o
por telegrama, cuando se trate de actos distintos de los señalados en la
fracción anterior. III. Por estrados, cuando la persona a quien deba
notificarse desaparezca después de iniciadas las facultades de comprobación,
se oponga a la diligencia de notificación o se coloque en el supuesto previsto
en la fracción V del artículo 110 de este código y en los demás casos que
señalen las leyes fiscales y este código. IV. Por edictos, únicamente en el
caso de que la persona a quien deba notificarse hubiera fallecido y no se
conozca al representante de la sucesión, hubiese desaparecido, se ignore su
domicilio o que éste o el de su representante no se encuentren en territorio
nacional. V. Por instructivo, solamente en los casos y con las formalidades a
que se refiere el segundo párrafo del artículo 137 de este código.

“Artículo 136. Las notificaciones se podrán hacer en las oficinas de las


autoridades fiscales, si las personas a quienes debe notificarse se presentan
en las mismas. También se podrán efectuar en el último domicilio que el
interesado haya señalado para efectos del registro federal de contribuyentes,
salvo que hubiera designado otro para recibir notificaciones al iniciar alguna
instancia o en el curso de un procedimiento administrativo, tratándose de las
actuaciones relacionadas con el trámite o la resolución de los mismos. Toda
notificación personal, realizada con quien deba entenderse será legalmente
válida aun cuando no se efectúe en el domicilio respectivo o en las oficinas
de las autoridades fiscales. En los casos de sociedades en liquidación,
cuando se hubieran nombrado varios liquidadores, las notificaciones o
diligencias que deban efectuarse con las mismas podrán practicarse
válidamente con cualquiera de ellos.

“Artículo 137. Cuando la notificación se efectúe personalmente y el


notificador no encuentre a quien debe notificar, le dejará el citatorio en el
domicilio, sea para que acuda a notificarse, dentro del plazo de seis días, a
las oficinas de las autoridades fiscales.-Tratándose de actos relativos al
procedimiento administrativo de ejecución, el citatorio será siempre para la
espera antes señalada y , si la persona citada o su representante legal no
esperaren, se practicará la diligencia con quien se encuentre en el domicilio
o en su defecto con un vecino. En caso de que estos últimos se negasen a
recibir la notificación, ésta se hará por medio de instructivo que se fijará en
lugar visible de dicho domicilio, debiendo el notificador asentar razón de tal
circunstancia para dar cuenta al jefe de la oficina exactora.- Si las
notificaciones se refieren a requerimientos para el cumplimiento de
obligaciones no satisfechas dentro de los plazos legales, se causarán a cargo
de quien incurrió en el incumplimiento los honorarios que establezca el
reglamento de este código.

Del texto de los artículos transcritos, se despende que el Código Fiscal de la


Federación reconoce distintos tipos de notificaciones, cada uno rodeado de sus propias
formalidades, pues éstas son los requisitos que pretenden garantizar el derecho de defensa
de los particulares e implican la certeza del conocimiento del acto por su destinatario, en
concreto, el artículo 137 del código tributario dispone que tratándose de notificaciones
personales, si el notificador no encuentra a quien deba notificar:

1.- Le dejará citatorio en el domicilio, sea para que espere a una hora fija del día hábil
siguiente o para que acuda a notificarse, dentro del plazo de seis días a las oficinas de las
autoridades fiscales;

2.- Tratándose de actos relativos al procedimiento administrativo de ejecución, el citatorio


será siempre para la espera señalada, y si la persona citada o su representante legal no
esperaren se practicará la diligencia con quien se encuentre en el domicilio o en su defecto
con un vecino.

3.- En caso de que estos últimos se negasen a recibir la notificación, ésta se hará por medio
de instructivo que se fijará en lugar visible de dicho domicilio, debiendo el notificador
asentar razón de tal circunstancia para dar cuenta al jefe de la oficina exactora.

De la interpretación puramente literal del precepto trascrito se advierte que el


notificador aparentemente no está obligado a levantar razón circunstanciada de las
diligencias, salvo el supuesto sintetizado en el numero 3, esto es, el relativo a que
tratándose del procedimiento administrativo de ejecución, las personas que se encuentren
en el lugar o en su defecto, los vecinos se nieguen a recibir la notificación, supuesto en el
cual debe asentar razón circunstanciada.

No obstante, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación


considera que dicho numeral debe ser interpretado atendiendo a las características propias
de las notificaciones personales, a su finalidad, a su eficacia y a los requisitos generales de
fundamentación y motivación que debe satisfacer todo acto de autoridad,. ciertamente, la
notificación personal constituye una forma de comunicación jurídica e individualizada,
cuyos requisitos formales y medios están predeterminados expresamente en el
ordenamiento jurídico que rija al acto, a fin de que el interesado reciba efectivamente dicha
comunicación en función de los efectos jurídicos que de ella derivan, ya que la resolución
que se comunica puede afectar sus derechos e intereses en cuanto por ella la administración
tributaria podría imponer especiales cargas y obligaciones de diverso contenido y
naturaleza, sobre la eficacia y consecuencias de las notificaciones personales resultan
ilustrativas las tesis que se reproducen a continuación

“Sexta Época
“Instancia: Segunda Sala
“Fuente: Semanario Judicial de Federación
“Volumen : CXXVII, Tercera Parte
“Página : 38

“NOTIFICACIONES EN EL JUICIO FISCAL. (...)”


“Sexta Época
“Instancia : Segunda Sala
“Fuente : Semanario Judicial de la Federación
“Volumen : XCVII, Tercera Parte
“Página : 73

“RECURSOS ADMINISTRATIVOS. NOTIFICACIONES. (...)”

“Sexta ÉPOCA
“Instancia : Segunda Sala
“Fuente : Semanario Judicial de la Federación
“Volumen : XLVII, Tercera Parte
“Página : 52.

“NOTIFICACIONES PERSONALES, SÓLO INTERRUMPEN LA


PRESCRIPCIÓN SI LLENAN LOS REQUISITOS DE LEY.(...)”

“Séptima Época
“Instancia : Segunda Sala
“Fuente : Semanario Judicial de la Federación
“Volumen : 163-168 Tercera Parte
“Página : 106

“AUDIENCIA EN EL JUICIO FISCAL, FALTA DE NOTIFICACIÓN


OPORTUNA DEL ACUERDO QUE SEÑALA FECHA PARA LA.(...)”

De ello se sigue que la naturaleza e importancia de los actos a notificar


animó al legislador a prever un conjunto de formalidades específicas para la práctica de las
notificaciones personales, como lo es que se realice en el domicilio de la persona a quien
deba notificarse y, en caso de no encontrarse, el notificador deberá dejar citatorio en el
domicilio para que dicha persona lo espere a una hora fija del día hábil siguiente o para que
acuda a notificarse, dentro del plazo de seis días, a las oficinas de las autoridades fiscales,
desde luego, la notificación personal que se hiciera en contravención de las normas que la
regulan, carecería de validez, esta consecuencia se funda en la garantía de la defensa de los
derechos personales, pues el legislador ha querido poner al particular al resguardo de los
defectos en la notificación y, por ello, la ha rodeado de distintas formalidades.

Sin embargo, las formalidades que legalmente se exigen para la práctica de


las notificaciones personales, ponen de manifiesto que la intención del legislador es
también que la notificación no se entienda sólo como una mera puesta en conocimiento del
particular de un acto o resolución de contenido tributario, si no que exprese la certeza de
que se efectúa en el lugar señalado para recibir notificaciones, con el representante legal
(tratándose de personas morales), así como los datos que manifiesten la circunstancia que
llevó al notificador a realizar la diligencia con persona distinta del interesado; elementos
indispensables que se encuentran previstos en el artículo 137 del Código Fiscal de la
Federación y que aunque en dicho numeral no se asiente en forma expresa, se entiende que
deben ser asentados en el acta que se levante con motivo de la actuación, pues es
precisamente en dicho documento en el que se deben hacer constar los pormenores que
acaecieron con motivo de la práctica de la diligencia a efecto de que cumpla con la
motivación y fundamentación que debe revestir todo acto de autoridad.

En efecto, la fundamentación y motivación son indispensables para la


validez de todo acto de autoridad, en tanto que es esencial que en él se expresen las
circunstancias de hecho que tuvo en cuenta la autoridad y que al encuadrar en los supuestos
normativos, dan como resultado la adecuación entre las circunstancias del caso concreto y
la fundamentación legal, en tales condiciones, es evidente que la pormenorización de las
formalidades previstas en el artículo 137 del Código Fiscal de la Federación y de la
manera en que el notificador tuvo convicción de cada uno de ellos, debe ser asentada en
el acta que se levante con motivo de la actuación.

Pasar por alto dichos supuestos o no exigir al notificador el cumplimiento de


las formalidades indispensables para cerciorarse de que la notificación se llevó a cabo
conforme a los lineamientos que rigen el acto, se traduciría en una probable incertidumbre
con graves perjuicios para el interesado, afectando así la seguridad jurídica que, aunque no
lo digan expresamente, le brindan los artículos 134, 136 y 137 del Código Fiscal de la
Federación, en virtud de que podrían allegarse, entre otros, al caso que la diligencia se
entienda con quien no acredite la legal representación de la persona moral o en domicilio
distinto al referido en autos.

De lo considerado hasta aquí, pueden sentarse las siguientes conclusiones:

A).- Todo acto de Autoridad debe estar debidamente fundado y motivado;

B).- Tratándose de notificaciones personales, la fundamentación y motivación de la


diligencia debe asentarse en el acta que se levante con motivo de la actuación.

C).- En el caso concreto del artículo 137 del Código Fiscal de la Federación que prevé
ciertas formalidades que deben observarse en caso de que el notificador no encuentre a
quien deba notificar, las garantías de fundamentación y motivación se satisfacen
precisamente, a través del cumplimiento de aquéllas, lo que implica que el actuario
notificador tenga la convicción de su cabal cumplimiento;

La inobservancia de alguna de las formalidades previstas para la


eficacia del acto de la notificación trae como consecuencia un estado de incertidumbre
jurídica para el gobernado y en tales condiciones, es inconcuso que relevar al notificador de
levantar acta pormenorizada de la diligencia de notificación implicaría una afectación a la
seguridad jurídica de los sujetos a quien debe notificarse, atendida como el valor que se
refiere los órganos que crean los procedimientos, a la interpretación y aplicación del
derecho, que permite dotar de certeza a la actuación de la administración tributaria,
poniendo freno a su posible arbitrariedad.

Como ya se indicó, no es óbice para la anterior conclusión el que el primer


párrafo del artículo 137 del Código Fiscal de la Federación, no aluda en forma expresa al
levantamiento de la razón circunstanciada donde se asienten los hechos; sin embargo, tácita
y lógicamente ello se desprende del propio precepto, en tanto que si debe notificarse
personalmente al destinatario en su domicilio, es claro que en la constancia de notificación
constará cuál es la persona que se busca y cuál su domicilio; en su caso, por qué no pudo
practicarla; con quién entendió la diligencia y, a quién le dejó el citatorio; datos ineludibles
que aunque expresamente no se consignen en le ley, la redacción del precepto
implícitamente los contempla.

El cumplimiento de la obligación de señalar en el acta pormenorizada los datos


específicos que conforme al artículo 137 del Código Fiscal de la Federación deben
observarse, previa razón de los elementos que lo condujeron a la convicción de los hechos,
permite una mayor protección de los interesados en el procedimiento administrativo,
asegurándose en mayor medida su garantía de defensa. Sin esa formalidad, se correría el
riesgo de que la administración tributaria, o más concretamente, su personal notificador,
haga un uso indiscriminado e irracional de la facultad de notificación.

No es óbice para la anterior conclusión, el hecho de que conforme al artículo


68 del Código Fiscal de la Federación, los actos de la autoridad fiscal tengan la presunción
de validez, toda vez que en caso de que el particular los impugne en un juicio, la carga de la
prueba recae sobre aquélla y la única forma en que puede probar su válida actuación, es
precisamente allegando al tribunal las actas relativas.

De esta forma, es imprescindible que las notificaciones se realicen


atendiendo a todas las formalidades que no dejen duda que la información que debe
conocer el destinatario llegue efectivamente a su conocimiento, lo que implica que el
notificador asiente la razón de los elementos que lo condujeron a la convicción de los
hechos, por lo que en el caso debe prevalecer con carácter de jurisprudencia la tesis que
enseguida se propone:

NOTIFICACIÓN FISCAL DE CARÁCTER PERSONAL. DEBE


LEVANTARSE RAZON CICUNSTANCIADA DE LA DILIGENCIA
(INTERPRETACIÓN DEL ARTICULO 137 DEL CÓDIGO FISCAL DE
LA FEDERACIÓN).- Si bien es cierto que dicho precepto únicamente prevé
la obligación del notificador de levantar razón circunstanciada de las
diligencias, tratándose de actos relativos al procedimiento administrativo de
ejecución y , en concreto, cuando la persona que se encuentre en el lugar o
un vecino con quien pretendan realizarse aquéllas, se negasen a recibir la
notificación, también lo es que atendiendo a las características propias de las
notificaciones personales, en concordancia con las garantías de
fundamentación y motivación que debe revestir todo acto de autoridad, la
razón circunstanciada debe levantarse no sólo en el supuesto expresamente
referido, sino también al diligenciarse cualquier notificación personal, pues
el objeto de las formalidades específicas que dispone el numeral en cita
permite el cabal cumplimiento a los requisitos de eficacia establecidos en los
artículos 14 y 16 de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos y el respeto a la garantía de seguridad jurídica de los gobernados.

Ahora bien, tan las notificaciones, no cumplen con los requisitos legales
aludidos, que de la simple lectura que se realice a las mismas, se podrá observar que jamás
se demostró que se hubiera circunstanciado las formalidades de cómo se CERCIORO
DEL DOMICILIO LEGAL, aunado a ello que jamás se me notifico dicho documento,
ya que niego lisa y llanamente que dichas personas sea el representante legal o persona
autorizada para oír y recibir esa clase de documentación, ADEMÁS DE que no
circunstanció la forma de cómo se cercioro de que estaba en el domicilio correcto en el
levantamiento del acta, sino sólo se baso en su dicho, con lo cual sin lugar a dudas
demuestra la ilegalidad de sus notificaciones, pues es de explorado derecho que todos las
actas deben de circunstanciarse debidamente, además de que el derecho no se presume sino
se afirma, DEL MISMO MODO NO CIRCUNSTANCIO LA FORMA DE CÓMO SE
CERCIORO DE LA AUSENCIA DEL APODERADO LEGAL, NEGANDO LISA LY
LLANAMENTE DICHA CIRCUNSTANCIA LEGAL.

En virtud de lo anterior, deberá declararse fundada la nulidad de


notificaciones que se planteada, y en consecuencia declarar la nulidad de la resolución
impugnada, con fundamento en la fracción IV del artículo 51 de la Ley Federal de
Procedimiento Contencioso Administrativo.

TERCERO. La diligencia de notificación controvertida vulnera


flagrantemente el artículo 137 del Código Fiscal de la Federación, en relación con la
Jurisprudencia No. 2 sustentada por el Segundo Tribunal Colegiado del Tercer Circuito,
visible en las páginas 24 y 25 de la Revista número 40 del Tribunal Fiscal de la Federación
Tercera Época, Año IV, abril de 1991, en razón de que la demandada “NO ASENTO EN
LAS CONSTANCIAS DE NOTIFICACIÓN QUE REQUIRIO LA PRESENCIA DEL
REPRESENTANTE LEGAL DE ELECTROTECNICA, S.A. DE C.V.” conducta a la que
estaba obligada en términos de la fuente de derecho citada, la cual a la letra dice;
"NOTIFICACIONES PERSONALES EN MATERIA FISCAL. REQUISITOS
QUE DEBEN HACERSE CONSTAR CUANDO NO SE ENCUENTRA A
QUIEN SE DEBE NOTIFICAR.- El artículo 137 del Código Fiscal de la
Federación no establece literalmente la obligación para el notificador de que
cuando la notificación se efectúe personalmente y no se encuentra a quien debe
notificar, el referido notificador levante un acta circunstanciada en la que
asiente que se constituyó en el domicilio respectivo, que requirió por la
presencia de la persona a notificar, y que por no encontrarse presente le dejó
citatorio en el domicilio para que espere a una hora fija del día hábil siguiente.
Tampoco establece literalmente que el actuario deba hacer constar que se
constituyó nuevamente en el domicilio; que requirió por la presencia de la
persona citada o su representante legal, Y COMO NO LO ESPERARON
EN LA HORA Y DIA FIJADO en el citatorio la diligencia la practicó con
quien se encontraba en el domicilio o en su defecto con un vecino. Pero la
obligación de asentar en actas circunstanciadas los hechos relativos se deriva
del mismo artículo 137, ya que es necesario que existan constancias que
demuestren fehacientemente como se practicó todo el procedimiento de la
notificación. De otra manera se dejaría al particular en estado de indefensión al
no poder combatir los hechos imprecisos ni ofrecer las pruebas conducentes
para demostrar que la notificación se hizo en forma contraria a lo dispuesto por
la ley." ( 46 )
GACETA S.J.F., 2o. T.C. del 3er. C. No. 37, enero 1991, p. 99.

(Lo sombreado es nuestro)

En este sentido es importante destacar que la jurisprudencia de mérito exige


que se deben asentar datos como HACER CONSTAR QUE SE REQUIRIO DEL
REPRESENTANTE LEGAL DE LA PERSONA MORAL O PERSONA INTERESADA,
por lo que al no hacerlo, tal y como se podrá apreciar de la simple lectura que se realice a
las constancias de notificaciones exhibidas, deberán ser declaradas por ese H. Tribunal
como ilegales. En efecto, dada la trascendencia que implican las diligencias de notificación
de los actos de autoridad es indispensable que existan constancias que demuestren
fehacientemente cómo se practicó la misma, ya que de ella depende que se considere o no
consentido un acto de molestia en la esfera de derechos de los particulares, ya que de no ser
así, se dejaría a éste en estado de inseguridad al no poder materialmente combatir hechos
imprecisos.

Por otra parte, niego lisa y llanamente en términos del artículo 68 del Código
Fiscal de la Federación, que el C Julio Hernández Calderón, , persona con quien se
entendieron las supuestas diligencias, sea Representante legal o persona autorizada para oír
y recibir notificaciones, ya que como se advierte de los documentos en cuestión ni siquiera
otorgaron documentación que acreditara su dicho pues, de qué modo se aseguro el
notificador que con quien se entendió la diligencia sostenía una relación de trabajo para con
el contribuyente, puesto que no exhibió el contrato laboral o un recibo de nomina donde
manifieste su pago dado por la empresa, o el numero de asignación por parte del IMMS o
del INFONAVIT, o haber presentado el poder o mandato o representación legal del sujeto
mediante la escritura publica que se hubiera otorgado ante fedatario publico como
poderdante del contribuyente o de la persona moral.

Resulta aplicable al caso, la tesis sustentada por el Cuarto Tribunal


Colegiado del Primer Circuito, mismo que a la letra dice:

"NOTIFICACION A TRAVES DE PERSONA DISTINTA DEL


INTERESADO. REQUISITOS QUE DEBEN CONSTAR EN EL ACTA
QUE SE LEVANTE.- De acuerdo con lo dispuesto por el artículo 137 del
Código Fiscal de la Federación, cuando se lleva a cabo la notificación a
través de persona distinta del interesado, deben cumplirse los siguientes
requisitos, mismos que deben de hacerse constar necesariamente por el
notificador en el acta que al efecto levante: a).- Que la persona a quien se
deba notificar no estuvo presente en el domicilio correspondiente cuando se
iba a notificar la determinación relativa; b).- Que al no estar presente el
notificado, se le dejo citatorio con alguna persona para que esperara al
notificador a una hora fija del día siguiente; y, c).- Que el interesado no
atendió al citatorio que se le dejó y por ello la notificación se realizó por
conducto de diversa persona. Ahora bien, cuando como en el presente caso
se trataba de persona moral a quien se le pretendía hacer la notificación, el
notificador debe requerir la presencia de su representante legal y en caso de
que este no se encuentre, se le dejará citatorio dirigido a dicho representante
legal para que espere al día siguiente. Por tanto, debe subrayarse que el
artículo 137 del mencionado Código Fiscal de la Federación, exige que se
cumpla con los requisitos apuntados al indicar que las notificaciones
personales se entenderán con la persona que deba ser notificada y debe
entenderse que en caso de que sea persona moral el notificador dejará
citatorio con cualquier persona que se encuentre en el domicilio, para que
dicho representante legal espere a una hora fija del día siguiente debiendo
tomar razón por escrito de la diligencia en que conste dicha notificación.
Por consiguiente, si al notificar una resolución habiendo dejado un
citatorio previo, se hace con quien se encuentra en el domicilio y no con el
representante de la persona moral a la que se trataba de notificar, debe
asentarse que se requirió su presencia, y que se le dejó citatorio y asimismo
que no lo esperó, pues de otra manera no se justificaría haber obrado de ese
modo al no existir la certificación del propio notificador de que tuvo por
practicada la notificación con quien se encontraba en el lugar, por no haberlo
esperado el representante de la persona moral".

En esta tesitura, deberá declararse fundada la nulidad de


notificaciones plateada, debiéndose en consecuencia tenerme como legalmente sabedor del
acto el día 22 de Junio de 2012.

PRETENSION QUE SE DEDUCE.

Solicito se declare la nulidad lisa y llana de la resolución impugnada.

CONCEPTOS DE NULIDAD

PRIMERO.- La resolución impugnada viola en mi perjuicio el contenido de


los artículos 38 fracción IV del Código Fiscal de la Federación, y 16 constitucional, en
tanto que deviene de una orden de visita No. VVE1400522/12 que no reúne el mínimo
requisito de la debida motivación que estatuye Nuestra Carta Magna y el mencionado
Código Tributario. En efecto, tratándose de ordenes de visita que tengan por objeto
verificar el cumplimiento de las obligaciones fiscales, por seguridad jurídica, en estas debe
estar precisado el Régimen Fiscal en que la visitada se encuentre obligada a tributar, caso
contrario estaríamos bajo una orden de visita Genérica, tal y como lo es en el presente caso.

Efectivamente las visitas domiciliarias, deberán acatarse a las formalidades


utilizadas para los cateos, y dicha orden no podrá considerarse como fundada y motivada, si
en ella no se precisan las actividades del contribuyente visitado conforme al régimen bajo el
cual se encuentre tributando, pues si no se hace de esa manera se sitúa al contribuyente en
estado de indefensión al no poder conocer en forma precisa los motivos que originaron el
acto de molestia. Puesto que no son los mismos para contribuyentes sujetos al régimen
general, que para aquellos que se encuentran sujetos al régimen simplificado; de ahí, que si
se omite precisar cuáles son las disposiciones a las que se encuentra obligado el
contribuyente, conforme a su aviso de alta en el Registro Federal de Contribuyentes, debe
concluirse que la orden resulta genérica y violatoria de las disposiciones legales
mencionadas.
Por lo antes argumentado se deberá declarar la nulidad lisa y llana conforme
en los artículos 51, fracción IV y 52, fracción II de la Ley Federal de Procedimiento
Contencioso Administrativo.

Sirve de apoyo a lo anteriormente argumentado la tesis jurisprudencial V-


TASR-XVI-103, Instancia: Sala Regional Peninsular.(Mérida), visible en la R.T.F.J.F.A.
Quinta Época. Año I. No. 12. Diciembre 2001, página 349, mismo que a la letra reza:

ORDEN DE VISITA DE VERIFICACIÓN DE EXPEDICIÓN DE


COMPROBANTES FISCALES.- ES GENÉRICA SI EN ELLA NO SE
PRECISAN LAS ACTIVIDADES QUE REALIZA EL
CONTRIBUYENTE, CONFORME AL RÉGIMEN FISCAL EN QUE
TRIBUTE.- El artículo 16 Constitucional establece que la autoridad
administrativa podrá practicar visitas domiciliarias únicamente para
cerciorarse de que se han cumplido los reglamentos sanitarios y de policía; y
exigir la exhibición de los libros y papeles indispensables para comprobar
que se han acatado las disposiciones fiscales, sujetándose en esos casos a las
leyes respectivas y a las formalidades prescritas para los cateos y, respecto
de estos últimos, se establece como requisito de la orden de cateo que se
exprese el lugar que ha de inspeccionarse, la persona o personas que hayan
de aprehenderse y los objetos que se buscan, requisitos que acogen los
artículos 38, fracción III, en relación con el 43, ambos del Código Fiscal de
la Federación, en los cuales se establece, entre otros requisitos que debe
contener la orden de visita, el de señalar el objeto o propósito de que se trate;
sin embargo, este requisito no se cumple si en la orden de visita de
verificación de expedición de comprobantes fiscales, o que los expedidos
reúnan los requisitos fiscales, así como la presentación de solicitudes de
avisos al Registro Federal de Contribuyentes, por la enajenación y/o
prestación de servicios que realiza el contribuyente con el público en
general, se omite precisar las actividades que realiza el contribuyente, así
como las disposiciones que le son aplicables respecto a los comprobantes
que expide, ya que según el régimen fiscal a que esté obligado el
contribuyente, varían los requisitos de los comprobantes fiscales que debe
expedir, puesto que no son los mismos para contribuyentes sujetos al
régimen general, que para aquellos que se encuentran sujetos al régimen
simplificado; de ahí, que si se omite precisar cuáles son las disposiciones a
las que se encuentra obligado el contribuyente, conforme a su aviso de alta
en el Registro Federal de Contribuyentes, debe concluirse que la orden
resulta genérica y violatoria de las disposiciones legales mencionadas. (20)
Juicio No. 119/00-10-01-1.- Resuelto por la Sala Regional Peninsular del
Tribunal Fiscal de la Federación, en sesión de 11 de mayo de 2000, por
mayoría de 2 votos y 1 en contra.- Magistrado Instructor: Manuel Carapia
Ortiz.- Secretaria: Lic. Ma. de Lourdes Ruiz Burgos

SEGUNDO.- La resolución impugnada viola en mi perjuicio el contenido de


los artículos 38 fracción IV del Código Fiscal de la Federación, y 16 constitucional, en
tanto que deviene de una orden de visita No. VVE1400522/12 que no reúne el mínimo
requisito de la debida motivación que estatuye Nuestra Carta Magna y el mencionado
Código Tributario. En efecto, tratándose de ordenes de visita que tengan por objeto
verificar el cumplimiento de las obligaciones fiscales, por seguridad jurídica, en estas debe
estar precisado el motivo o causa de su emisión, pues si no se hace de esa manera se sitúa al
contribuyente en estado de indefensión al no poder conocer en forma precisa los motivos
que originaron el acto de molestia.
En la especie, la autoridad señaló que se ordenaba la visita relativa con el
objeto o propósito de comprobar el cumplimiento de las disposiciones fiscales en materia
de expedición de comprobantes fiscales, por las actividades que realiza, sin embargo, no
señaló las razones o motivos que tuvo para revisar dichas obligaciones tributarias a las que
esta sujeta, lo que indefectiblemente es contrario a derecho.

Lo anterior es así, ya que para cumplir cabalmente con lo que ordenan los
preceptos legales mencionados respecto de la motivación de las ordenes de visita, la
autoridad debe dar a conocer las razones que ocasionan el ejercicio de una visita
domiciliaria, como pudieran ser entre otros el no expedir comprobantes fiscales o darlos sin
requisitos; o que estos sean falsos, etc. No es óbice a lo anterior el que él artículo 42 del
Código Fiscal de la Federación, faculte a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para
comprobar que los contribuyentes o responsables solidarios han cumplido con las
disposiciones fiscales y en su caso, determinar las contribuciones omitidas, así como para
comprobar la comisión de delitos y proporcionar información a otras autoridades fiscales,
pues tales facultades no implican que la autoridad pueda pasar por alto lo dispuesto por el
artículo 16 Constitucional y 38 fracción IV del Código Fiscal de la Federación. De lo
anterior se concluye que al no precisarse las razones que tuvo la autoridad para emitir la
orden de visita impugnada se impide al gobernado cumplir con las obligaciones previstas
en el artículo 45 del Código Fiscal de la Federación, ya que desconoce las razones por las
cuales ha sido seleccionada para que se le practique una visita domiciliaria.

En apoyo se invoca la Tesis II-TASS-9061, sustentada por el Pleno de ese H. Tribunal,


visble en la R.T.F.F., Segunda Época, Año VIII, No. 80, Agosto 1986, Página 115, que a la
letra dice:

VISITAS DOMICILIARIAS ORDENADAS POR AUTORIDADES


ADMINISTRATIVAS.- El artículo 16 Constitucional previene claramente
que las visitas domiciliarias ordenadas por autoridades administrativas
deben sujetarse a las formalidades prescritas para los cateos, formalidades
que no son privativas de las órdenes de cateo de naturaleza penal, pues la
citada garantía la plasmó el legislador para proteger a los particulares
cuando se trata de un procedimiento administrativo. (33)
Revisión No. 1400/85.- Resuelta en sesión de 14 de agosto de 1986, por
unanimidad de 6 votos.- Magistrado Ponente: Carlos Franco Santibáñez.-
Secretario: Lic. Francisco Rueda Martín del Campo.
EN EL MISMO SENTIDO:
Revisión No. 1562/85.- Resuelta en sesión de 14 de agosto de 1986, por
unanimidad de 6 votos.- Magistrado Ponente: Carlos Franco Santibáñez.-
Secretario: Lic. Antonio Romero Moreno.
Revisión No. 1580/85.- Resuelta en sesión de 14 de febrero de 1986, por
unanimidad de 6 votos.- Magistrado Ponente: Carlos Franco Santibáñez.-
Secretario: Lic. Germán Canseco de la Fuente.
PRECEDENTES:
Revisión No. 184/84.- Resuelta en sesión de 23 de noviembre de 1984, por
unanimidad de 6 votos y 1 en contra.- Magistrada Ponente: Silvia E. Díaz
Vega.- Secretaria: Lic. Ma. Sofía Sepúlveda Carmona.
Revisión No. 968/85.- Resuelta en sesión de 6 de febrero de 1986, por
unanimidad de 8 votos y 1 en contra.- Magistrado Ponente: Carlos Franco
Santibáñez.- Secretario: Lic. Germán Canseco de la Fuente.
Revisión No. 101 3/85.- Resuelta en sesión de 6 de febrero de 1986, por
mayoría de 8 votos y 1 en contra.- Magistrado Ponente: Carlos Franco
Santibáñez.- Secretario: Lic. Francisco Rueda Martín del Campo.

VISITAS DOMICILIARIAS, ORDENES DE. REQUISITOS QUE DEBEN


SATISFACER. De conformidad con lo dispuesto por el artículo 16
constitucional la orden de visita domiciliaria expedida por autoridad
administrativa debe satisfacer los siguientes requisitos: 1.- Constar en
mandamiento escrito; 2.- Ser emitida por autoridad competente; 3.-
Expresar el nombre de la persona respecto de la cual se ordena la visita
y el lugar que debe inspeccionarse; 4.- El objeto que persiga la visita; y 5.-
Llenar los demás requisitos que fijan las leyes de la materia. No es óbice a lo
anterior lo manifestado en el sentido de que las formalidades que el precepto
constitucional de mérito establece se refieren únicamente a las órdenes de
visita expedidas para verificar el cumplimiento de las obligaciones fiscales
pero no para las emitidas por autoridad administrativa, ya que en la parte
final del párrafo segundo de dicho artículo se establece, en plural, "...
sujetándose en estos casos a las leyes respectivas y a las formalidades
prescritas para los cateos" y evidentemente se está refiriendo tanto a las
órdenes de visitas administrativas en lo general como en las específicamente
fiscales, pues, de no ser así, la expresión se habría producido en singular.

Volúmenes 193-198, pág. 99. Revisión fiscal 37/84. Regalos Encanto, S. A.


27 de marzo de 1985. Unanimidad de 4 votos. Ponente: Carlos de Silva
Nava.

Volúmenes 193-198, pág. 99. Revisión fiscal 18/84. Jorge Matuk Rady. 15
de abril de 1985. Unanimidad de 4 votos: Ponente: Carlos de Silva Nava.

Volúmenes 193-198, pág. 99. Revisión fiscal 65/83. Leopoldo González


Orejas. 18 de abril de 1985. Unanimidad de 4 votos. Ponente: Carlos del Río
Rodríguez.

Volúmenes 193-198, pág. 99. Revisión fiscal 29/84. Pedro Espina Cruz. 25
de abril de 1985. 5 votos. Ponente: Carlos del Río Rodríguez.

Volúmenes 193-198, pág. 99. Revisión fiscal 76/84. Juan Ley Zazueta. 29 de
abril de 1985. Unanimidad de 4 votos. Ponente: Carlos del Río Rodríguez.

VISITA DOMICILIARIA, ORDEN DE. DEBE PRECISAR EL


DOMICILIO EN QUE HABRA DE REALIZARSE. De conformidad con
lo preceptuado por el artículo 16 de la Constitución toda orden de visita
expedida por autoridad administrativa debe satisfacer los siguientes
requisitos: 1. Constar en mandamiento escrito; 2. Ser emitida por autoridad
competente; 3. Expresar el nombre de la persona respecto de la cual se
ordena la visita y el lugar que debe inspeccionarse; 4. El objeto que
persiga la visita, y 5. Llenar los demás requisitos que fijan las leyes de la
materia. Por tanto, es exigencia constitucional que toda orden de visita
exprese el lugar o lugares en que ha de realizarse, expresión que debe
ser precisa y en forma indubitable pues de lo contrario quedaría a
criterio de los inspectores designar el lugar en que habrá de practicarse la
diligencia, lo que evidentemente incumple lo previsto por el artículo 16 de la
Constitución.

TERCER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA ADMINISTRATIVA


DEL PRIMER CIRCUITO.

Revisión fiscal 23/91. Lumisistemas, S.A. 6 de febrero de 1991. Unanimidad


de votos. Ponente: Genaro Góngora David Pimentel. Secretaria: Guadalupe
Margarita Ortiz Blanco.

TERCERO.- La resolución controvertida viola en mi perjuicio el contenido


de la fracción IV del artículo 38 del Código Fiscal de la Federación, en relación con el
diverso 16 de la Constitución, por falta de aplicación, al tener su antecedente en actos
viciados de ilegalidad, como lo es el acta levantada en la visita domiciliaria que deviene de
la orden de visita domiciliaria No. VVE1400522/12, en tanto que fueron levantadas por
autoridad fiscal que carece de existencia jurídica y por tanto competencia para
diligenciarlas.
Efectivamente, para que una autoridad pueda llevar a cabo la realización de
un acto de molestia que trascienda en la esfera jurídica de los gobernados, es necesario que
los mismos se encuentren emitidos y diligenciados por funcionarios que tengan existencia
jurídica, es decir, que se encuentren creados en Ley, Reglamento o Decreto.

Ahora bien, si en la especie en el acta de visita domiciliaria intervino por


parte de la demandada la C. JUAN GUSTAVO ROBLES ABONZA, en su carácter de
“AUDITOR” como se observa del acta a folio VVE1400522/12-01-001, resultando
contundente la ilegalidad de dichas actas y consecuentemente la resolución que deviene de
ellas, ya que carece de existencia jurídica y por lo tanto de competencia para asistir al.
Administrador Local de Auditoria Fiscal del Oriente del Distrito Federal. En efecto de la
simple lectura que practique esa H. Tribunal al documento en cuestión que por ser público
hace prueba en términos del numeral 46 fracción I de la Ley Federal de Procedimiento
Contencioso Administrativo Código Fiscal de la Federación, advertirá que en ningún
momento establece el dispositivo que le faculte el cargo que ostenta, por lo tanto el acta
aludida, fue diligenciada por una autoridad o funcionario inexistente, como lo fue el
“VISITADOR”, y en virtud de que ese puesto, cargo o categoría no se encuentra fundado
en dispositivo jurídico, ante lo cual queda de manifiesto que la visita domiciliaria se tramitó
por un funcionario incompetente, por inexistente, con lo que se evidencia la ilegalidad de la
resolución impugnada por derivar de un procedimiento viciado en su desarrollo.

Lo anterior es así, ya que si bien es cierto que nuestro sistema fiscal


mexicano ha consagrado la delegación de facultades como una técnica de transferencia de
la competencia de un órgano de la Administración Pública a favor de un órgano inferior,
también lo es para que el perfeccionamiento de este acto debe existir que tanto el órgano
delegante como el que lo suple o asiste, luego entonces es evidente que al no existir el
cargo de VISITADOR, la resolución impugnada es ilegal, por lo que con fundamento en los
artículos 51 fracciones I y IV y 52 fracción II de la Ley Federal de Procedimiento
Contencioso Administrativo, deberá declararse la nulidad de la resolución combatida.

Resulta aplicable al caso de la tesis de jurisprudencia No. I.4o.A.12.A.,


sustentada por el Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito,
la cual se encuentra visible en el Seminario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena
Época, Agosto de 1995, página 473, que a la letra dice:

“AUTORIDADES. SU DENOMINACIÓN DEBE ESTAR PREVISTA EN LA


NORMA Y NO ES VÁLIDA LA UTILIZACIÓN DE “SINÓNIMOS” QUE
NO ESTÉN CONTEMPLADOS EN ELLA.- La creación y fijación de
atribuciones de las autoridades es una facultad que debe estar prevista por la
norma, por ende resulta inadmisible el hecho de que la denominación de
determinada autoridad derive de un “sinónimo”, ya que mientras esta
equivalencia no esté prevista en la norma y sólo derive de una práctica
interna de las dependencias, tal práctica resulta inaceptable en virtud de la
inseguridad jurídica que ello generaría”.

Sirve de fundamento para sostener lo anterior, la Jurisprudencia sustentada por el


Segundo Tribunal Colegiado del Sexto Circuito visible en la Gaceta del Semanario Judicial
de la Federación, No. 45 diciembre de 1991, página 47 y 48 que a la letra dice:

“DELEGACIONES DE FACULTADES.- Nuestro régimen jurídico ha


consagrado la delegación de facultades como una técnica de transferencia de
la competencia de un órgano de la Administración Pública en favor de un
órgano inferior, y que persigue como propósito facilitar los fines de aquel y
cuya justificación y alcance se hayan en la ley orgánica, puesto que para el
perfeccionamiento del acto delegatorio se requiere la reunión de varios
requisitos, entre otros, la existencia de dos órganos, el delegante y el
delegado, la titularidad por parte del primero de los dos facultades una la que
será transferida y otra la de delegar y la aptitud del segundo para recibir
la competencia por vía delegación.

Lo expuesto también tiene pleno fundamento en la jurisprudencia Sustentada


por el Primer Tribunal Colegiado del Primer Circuito visible a fojas 39 del informe a la
Suprema Corte de justicia de la Nación del año 1979, que a continuación se transcribe:

“FRUTOS DE ACTOS VICIADOS.- Si un acto de la autoridad está viciado y


resulta inconstitucionales, todos los actos derivados de él, o que se apoyen
en el o que en alguna forma estén condicionados por el, resultan también
inconstitucionales por su origen, y los Tribunales no deben darles valor
legal, ya que de hacerlo, por una parte alentarían prácticas viciosas cuyos
frutos serían aprovechables por quienes las realizan y por otra parte, los
Tribunales se harían en alguna forma partícipes de tal conducta irregular, al
otorgar a tales actos valor legal.

CUARTO.- La resolución impugnada es violatoria del contenido de la


fracción IV del artículo 49 del Código Fiscal de la Federación, en relación con el diverso 16
de la Constitución, en razón de que el visitador no circunstanció en su diligencia de 28 de
Febrero de 2012 la forma en que comprobó que en el establecimiento del suscrito no
cumple con la obligación de expedir comprobantes, NI COMO SE CERCIORO DE QUE
LA NEGOCACION ESTABA ABIERTO PARA EL PUBLICO EN GENERAL.

En efecto, el numeral en cuestión, determinan que:

"ARTICULO 49.- Para efectos de lo dispuesto en la fracción V del artículo


42 de este Código, las visitas domiciliarias para verificar la expedición de
comprobantes fiscales:

IV.- En toda visita domiciliaria para verificar la expedición de comprobantes


fiscales se levantará acta en la que se harán constar en forma circunstanciada
los hechos u omisiones conocidos por los visitadores, relativos a la
expedición de comprobantes fiscales en los términos de este Código y su
Reglamento o, en su caso, las irregularidades detectadas durante la
inspección."

De la trascripción que antecede se desprende que para que un acta de visita


de expedición de comprobantes fiscales trascienda en la esfera jurídica del gobernado es
necesario que se haga constar detalladamente los hechos o pruebas que acrediten que el
particular expide o no los comprobantes legales relativos a cada uno de los actos
constituyentes de la actividad del visitado, ya que sin este requisito, no se puede hablar de
un acta circunstanciada, impidiendo por tanto al particular defenderse de hechos imprecisos
y de los que pudiera derivarse una sanción por infringir las leyes fiscales.

Ahora bien, en la citada acta, el visitador de la demandada señala en el folio


VVE1400522/12-01-001 que:

“…LUGAR QUE SE ENCUENTRA ABIERTO AL PUBLICO EN


GENERAL, TODA VEZ QUE TIENE ACCESO A TODA PERSONA SIN
RESTRICCIÓN ALGUNA, EN EL CUAL LOS CLIENTES PUEDEN
ENTRAR Y VISUALIZAR LA MERCANCIA QUE DESEAN OBSERVAR
Y/O ADQUIRIR; CON EL OBJETO DE HACER ENTREGA DEL OFICIO
NÚMERO 500-73-07-01-02-2012-12765 DEL 28 DE FEBRERO DE
2012..”
De la trascripción que antecede, se desprende la violación a las garantías de
legalidad y seguridad jurídica, ya que no puede considerarse que la autoridad cumplió con
el requisito de la debida circunstanciación, pues para que se considere ajustada a derecho el
levantamiento del acta y por ende la calificación de la conducta infractora, era necesario
que el verificador fiscal pormenorizara la forma en que se percató de que en el
establecimiento propiedad del suscrito, no cumple con la obligación de expedir
comprobantes por las operaciones que realiza, en razón de que jamás asentó las generales
de la persona que según le proporcionó la información o si en su caso se negó a
proporcionarlo, la hora en que realizo la o las operaciones por las cuales no se expidieron
comprobantes fiscales, los o el servicio que se ofreció, es decir debió haber recabado su
nombre, el cargo que desempeñaba en la negociación, la edad, además de que nunca
circunstancio de cómo se cercioro de que el lugar estaba abierto al publico en general, en
fin todos los datos que le permitieran saber si realmente quien le proporcionó labora para
ella y si tenía acceso a este tipo de documentación o si se trataba de un cliente, por lo que al
no hacerlo evidentemente deja en estado de indefensión al visitado, además de que nunca se
recabó la firma de dicha persona en el acta de que se trata, omisión que ciertamente le resta
credibilidad y pone en duda la veracidad del hecho, puesto que de no acontecer así se puede
dar el caso de que las autoridades de manera arbitraria llenen las actas, sin que realmente
verifiquen si el contribuyente expide o no comprobantes fiscales por las actividades que
realiza e inclusive efectuar la visita con personas que ni siquiera trabajan para el suscrito,
ya que los actos de autoridad no son dogmas de fe, razón por la cual al ser la imposición de
la multa un fruto de actos viciados de ilegalidad deberá declararse su nulidad con apoyo en
la fracción IV del artículo 51 de la Ley Federal de Procedimiento Contencioso
Administrativo.

Resulta aplicable la Tesis sustenta por los Tribunales Colegiados de Circuito,


visible en el Semanario Judicial de la Federación, Octava Época, Tomo XI-Enero, Página
361, la cual textualmente cita:

"VISITAS DOMICILIARIAS, ACTAS DE. DEBEN ASENTARSE


DETALLADAMENTE LAS ACTIVIDADES QUE EL VISITADOR
OBSERVE REALIZA EL VISITADO EN RELACION CON LA
OBLIGACION DE EXPEDIR COMPROBANTES POR LAS
ACTIVIDADES QUE REALIZA. Cuando una visita domiciliaria tiene por
objeto verificar el correcto de cumplimiento de las disposiciones fiscales en
relación con la obligación de expedir comprobante fiscales por las
actividades que realiza un particular, en el acta relativa, en cumplimiento al
artículo 16 de la Constitución General de la República y 46, fracción I, del
Código Fiscal de la Federación, deben asentarse detalladamente las
actividades que el visitador observe realiza el visitado, y asentar también los
hechos o pruebas que acrediten que el particular expide o no los
comprobantes legales relativos a cada uno de los actos constituyentes de la
actividad del visitado, ya que sin este detalle de hechos y pruebas no puede
existir la circunstanciación del acta visitada, impidiendo al particular
defenderse de los hechos imprecisos y concretos de los que pudiera derivarse
una sanción por infringir las leyes fiscales; tanto más cuando la sanción
correspondiente debe aplicarse con base en el "importe total que debió
consignarse en el comprobante que se trate", como es el supuesto del articulo
84, fracción VI, en relación con el 83, fracción VII, del Código Fiscal de la
Federación, pues es lógico que para obtener el total que prevé‚ la ley, deben
de precisarse cada uno de sus parciales, y dar así al causante inclusive la
posibilidad de alegar un posible error aritmético, sin que baste que se asiente
en forma general, por las razones ya expresadas, que el visitado no expedía
la totalidad de los comprobantes a los que estaba obligado, ni que "se
calcule" un porcentaje de las notas de ventas que se expiden."
Así mismo también, en su parte conducente, resulta aplicable la
Jurisprudencia Quinta Época. Instancia: Sala Regional del Sureste (Oaxaca, Oax.)
R.T.F.J.F.A.: Quinta Época. Año I. No. 5. Mayo 2001. Tesis: V-TASR-XV-48 Página: 173

“VISITA DE VERIFICACIÓN DE EXPEDICIÓN DE COMPROBANTES


FISCALES.- CASO EN QUE NO PUEDE SERVIR DE SUSTENTO PARA
LA IMPOSICIÓN DE LA MULTA.- Si en el acta de visita levantada en el
desahogo de una orden de verificación de expedición de comprobantes
fiscales, se asienta que durante el desarrollo de la visita, al solicitar los
comprobantes fiscales del contribuyente visitado se verificó que no había
expedido comprobante fiscal alguno, ello en razón de haber tenido a la vista
la última factura en blanco, no se demuestra que se circunstanciara que la
omisión de la expedición de comprobantes fiscales hubiese tenido lugar con
base en la percepción de un ingreso motivado por alguna venta o ventas, lo
cual constituye el objeto de la orden de visita, esto es, el que los visitadores
designados verifiquen la expedición de comprobantes fiscales o que los
expedidos reúnan los requisitos fiscales, por lo que esa acta contraviene el
artículo 49, fracción IV del Código Fiscal de la Federación, que establece
como una de las formalidades a seguir en este tipo de visitas, el de levantar
acta en la que se haga constar en forma circunstanciada los hechos u
omisiones conocidos por los visitadores, relativos a la expedición de
comprobantes fiscales. (13)

Juicio No. 1434/99-09-01-6.- Resuelto por la Sala Regional del Sureste, el 7


de abril del 2000, aprobada por unanimidad de votos.- Magistrada
Instructora: Lic. Analicia Vega León.- Secretario: Lic. Nahum Ruiz
Mendoza.

También la Tesis IV-TASR-XV-14, sustentada por la Sala Regional Sureste.


(Oaxaca) de ese H. Tribunal, visible en la R.T.F.F., Cuarta Época, Año I, No. 2, Septiembre
1998, Página 335, que sostiene:

VISITA DE VERIFICACIÓN DE EXPEDICIÓN DE COMPROBANTES


FISCALES.- CASO EN QUE NO PUEDE SERVIR DE BASE PARA LA
IMPOSICIÓN DE MULTA.- Si en el acta levantada con motivo del
desahogo de una orden de visita de verificación de expedición de
comprobantes fiscales, practicada a un particular, se indica que su
levantamiento inició a las trece horas, se hace constar que los verificadores
se constituyeron en el domicilio de la visitada a esa hora y que la persona
con quien entendieron la diligencia recibió la orden respectiva a las mismas
trece horas, es de concluirse que la visita ordenada se inició a las trece horas,
por lo que si posteriormente se hace constar que en una operación celebrada
a las doce horas con treinta minutos del mismo día, no se entregó el
comprobante respectivo, esa acta no puede servir de apoyo a la autoridad
para sancionar al contribuyente porque no cumplió con su obligación de
expedir comprobante fiscal respecto de la operación indicada, pues se trata
de un hecho que tuvo lugar antes de que se iniciara la visita de verificación.
(10)

Juicio No. 1041/97.- Sentencia de 21 de mayo de 1998, aprobada por


unanimidad de votos.- Magistrada Instructora: Marina Zaragoza de Razo.-
Secretaria: Lic. Guillermina Ruiz Bohórquez.

Registro No. 167585


Localización: Novena Época Instancia: Segunda Sala Fuente: Semanario
Judicial de la Federación y su Gaceta XXIX, Abril de 2009 Página: 599
Tesis: 2a./J. 35/2009 Jurisprudencia Materia(s): Administrativa
ACTA DE VISITA DOMICILIARIA. CUANDO SE VERIFIQUE EL
EXACTO CUMPLIMIENTO DE LA EXPEDICIÓN DE
COMPROBANTES FISCALES, DEBE CIRCUNSTANCIARSE QUE
EL LUGAR VISITADO SE ENCUENTRA ABIERTO AL PÚBLICO
EN GENERAL, ASÍ COMO LOS MEDIOS QUE UTILIZÓ EL
VISITADOR PARA CONSTATARLO.
La Suprema Corte de Justicia de la Nación ha sostenido que las actas de
visita domiciliaria, para que cumplan con el requisito de legalidad
establecido en el artículo 16 de la Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos, deben circunstanciarse. Por otra parte, del artículo 49,
fracción I, del Código Fiscal Federal, que prevé: "Para los efectos de lo
dispuesto por la fracción V del artículo 42 de este Código, las visitas
domiciliarias se realizarán conforme a lo siguiente: I. Se llevará a cabo en el
domicilio fiscal, establecimientos, sucursales, locales, puestos fijos y
semifijos en la vía pública, de los contribuyentes, siempre que se encuentren
abiertos al público en general ...", se advierten dos supuestos normativos: el
primero faculta a la autoridad a llevar a cabo visitas domiciliarias en el
domicilio fiscal del contribuyente, establecimientos, sucursales, locales,
puestos fijos y semifijos en la vía pública, y el segundo prevé la obligación
del visitador de circunstanciar que el lugar visitado se encuentra abierto al
público en general. Lo anterior es así, ya que la expresión lingüística
"siempre que" establece una condición para efectuar la visita válidamente,
sin que este requisito pueda asentarse con posterioridad, como tampoco
inferirse de su contenido, porque ello implicaría violar el principio de
legalidad que, para la validez de los actos, exige expresamente la fracción I
del artículo 49 del Código Fiscal de la Federación. Por tanto, acorde con el
principio de legalidad de los actos de autoridad, se concluye que en el acta
de visita domiciliaria que tenga por objeto verificar la expedición de
comprobantes fiscales, debe circunstanciarse el hecho de que el lugar
visitado se encuentra abierto al público en general, así como los medios que
utilizó el visitador para constatarlo, pues de no hacerlo, dicha omisión traería
como consecuencia la invalidez del acta de visita, así como de los demás
actos que de ésta se deriven.

Contradicción de tesis 31/2009. Entre las sustentadas por los Tribunales


Colegiados Primero y Segundo, ambos del Vigésimo Circuito. 18 de marzo
de 2009. Cinco votos. Ponente: Genaro David Góngora Pimentel. Secretario:
Bertín Vázquez González.

Tesis de jurisprudencia 35/2009. Aprobada por la Segunda Sala de este Alto


Tribunal, en sesión privada del veinticinco de marzo de dos mil nueve.

QUINTO.- La multa impuesta conculca en mi perjuicio por falta de


aplicación el contenido del artículo 38 fracción IV del Código Fiscal de la Federación, en
relación con el 16 y 22 Constitucionales, en razón de que la autoridad no motiva
debidamente la imposición de la sanción, conducta a la que estaba obligada ya que el
numeral en comento determinan que;

“ART. 38.- Los actos administrativos que se deban notificar deberán tener
por lo menos los siguientes requisitos;”
IV.- Estar fundado y motivado y expresar la resolución, objeto o propósito de
que se trate.

En efecto, para considerar que una multa fiscal impuesta a un particular


cumpla con lo establecido por los numerales 14, 16 y 22 Constitucionales, es necesario que
las autoridades fiscales razonen el uso de su arbitrio, y que expongan los razonamientos y
las circunstancias de hecho y de derecho que hacen que en el caso particular se deba
agravar en alguna forma la sanción, sin que sea suficiente hacer afirmaciones abstractas e
imprecisas, puesto que de lo contrario se viola la garantía de motivación y se dejaría
además a la afectada en estado de indefensión, pues no se le darían elementos para hacer su
defensa, ni para desvirtuar la sanción concreta impuesta en su caso individual.
Ahora bien, en la especie las demandadas omiten al imponer la sanción
impugnada la manera de que como se cercioraron de las condiciones económicas del
sancionado, tampoco señalan la gravedad de la infracción, ni el daño ocasionado a la
colectividad, si era reincidente o no tal y como se podrá desprender de la simple lectura que
se realice a la resolución que la contiene que por ser un documento público hace prueba
plena al tenor de la fracción I del artículo 46 de la Ley Federal de Procedimiento
Contencioso Administrativo, conducta a la que estaba obligada ya que al imponer una
sanción en el ya sea en un limite mínimo o máximo , tiene el deber de motivar la
cuantificación de la multa, puesto que es de explorado derecho que la imposición de una
sanción debe reunir los requisitos antes señalados, ya que los actos de las autoridades no
son dogmas de fe, por lo que al no hacerlo su determinación deviene de ilegal, y así deberá
ser declarado por ese H. Tribunal.

En apoyo a lo anterior, me permito transcribir la Jurisprudencia 308


sustentada por la H. Sala Superior del Tribunal Fiscal de la Federación, publicada en la
Revista del Tribunal Fiscal de la Federación, Año IX, No. 92, Agosto 1987, p. 185, la cual
establece;

"MULTAS. REQUISITOS CONSTITUCIONALES QUE DEBEN


CUMPLIR.- Para considerar que una multa impuesta a un particular cumple
con lo establecido por los numerales 16 y 22 Constitucionales, deben
cumplir ciertos requisitos. Haciendo una recopilación de las interpretaciones
que la Justicia Federal ha dado a lo dispuesto en los preceptos
constitucionales citados, se debe concluir que los requisitos son los
siguiente:
I.- Que la imposición de la multa este‚ debidamente fundada, es decir, que se
exprese con precisión el precepto legal aplicable al caso.
II.- Que la misma se encuentre debidamente motivada y que señale con
precisión las circunstancias especiales, razones particulares o causas
inmediatas que se hayan tenido en consideración para la imposición de la
multa y que exista adecuación entre los motivos aducidos y las normas
aplicables, es decir, que en el caso concreto se configuren las hipótesis
normativas.
III.- Que para evitar que la multa sea excesiva, se tome en cuenta la
gravedad de la infracción realizada o del acto u omisión que haya motivado
la imposición de la multa, que se tome en cuenta la gravedad de los
perjuicios ocasionados a la colectividad, la reincidencia y la capacidad
económica del sujeto sancionado.
IV.- Que tratándose de multas en las que la sanción puede variar entre un
mínimo y un máximo, se invoquen las circunstancias y las razones por las
que se consideran aplicables al caso concreto el mínimo, el máximo o cierto
monto intermedio entre los dos."
Revisión No. 6078.- Juicio 9832/77.- Resolución de la H. Sala Superior del
Tribunal Fiscal de la Federación.- Segunda Época número 196, agosto de
1978-julio de 1979.

En estos términos, es evidente que al no motivar debidamente su actuación la


autoridad, deberá declararse la nulidad de la Resolución Impugnada con apoyo en la
fracción II del artículo 52 de la Ley Federal de Procedimiento Contencioso Administrativo.

SEXTO.- La resolución impugnada viola en mi perjuicio el contenido de los


artículos 38 fracción IV del Código Fiscal de la Federación, y 16 constitucional, en tanto
que deviene de una orden de visita No. VVE1400522/12 que no reúne el mínimo requisito
de la debida motivación y fundamentación que estatuye Nuestra Carta Magna y el
mencionado Código Tributario. en razón de que la autoridad no funda debidamente la
imposición del plazo para desvirtuar los hechos de la acta en cuestión, conducta a la que
esta obligada ya que los numeral en comento determinan que;
“ART. 38.- Los actos administrativos que se deban notificar deberán tener
por lo menos los siguientes requisitos;”
IV.- Estar fundado y motivado y expresar la resolución, objeto o propósito de
que se trate.

El artículo 16 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos,


establece que nadie puede ser molestado en su propiedad y posesión sin mandamiento
escrito de autoridad competente que funde y motive adecuadamente la causa legal del
procedimiento.

Efectivamente, del simple análisis que se le practique, a la citada acta de visita


domiciliaria que por ser público hace prueba plena en términos de los artículos 403 del
Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal de aplicación supletoria en
la materia, advertirá que nunca funda los numerales que conlleven a la debida
actuación de la autoridad para establecer un plazo determinado y ofrecer las pruebas
que a mis intereses convengan, por lo que debe expresarse en el texto de la misma acta,
el dispositivo, acuerdo, decreto o convenio que le otorgue tal legitimación, pues en
caso contrario, se dejaría al afectado en estado de indefensión para ofrecer dichas
probanzas, toda vez que es de explorado derecho, que todo acto emanando de autoridad
debe contener los fundamentos jurídicos que permitan la legal actuación de la
autoridad, para con los gobernados, ya que de lo contrario el contribuyente no tiene la
seguridad jurídica de que la autoridad de manera expresa le proporciona la debida
contestación a la petición antes citada.

,En apoyo a mi anterior agravio, me permito citar en la especie la


Jurisprudencia emitida por la Cuarta Época. Instancia: Primera Sala Regional Norte -
Centro. (Torreón) R.T.F.F.: Año II. No. 16. Noviembre 1999. Tesis: IV-TASR-VIII-215
Página: 266.

“PROCEDIMIENTO DE VERIFICACIÓN DE EXPEDICIÓN DE


COMPROBANTES FISCALES.- EL ARTÍCULO 49 DEL CÓDIGO
FISCAL DE LA FEDERACIÓN NO PREVÉ LA OPORTUNIDAD PARA
LOS VISITADOS EN ESE PROCEDIMIENTO, DE TENER UNA
INSTANCIA PREVIA A LA EMISIÓN DE LA RESOLUCIÓN
DEFINITIVA.- No puede pretenderse que dentro del procedimiento
establecido en el artículo 49 del Código Fiscal de la Federación, que señala
los lineamientos para las visitas de verificación de expedición de
comprobantes fiscales, se considere la posibilidad de una instancia al
particular verificado, antes de emitir resolución definitiva, a fin de desvirtuar
los hechos u omisiones asentados en el acta de verificación que se levantó al
efecto, ya que tal acontecer no se encuentra considerado dentro de la
ordenanza del artículo que nos ocupa, y ello únicamente se prevé para las
diversas visitas de auditoria en las que se levanta una última acta parcial
dentro del procedimiento y conforme a lo dispuesto en el artículo 46,
fracción IV, párrafo segundo, del Código Fiscal de la Federación. (9)
Juicio No. 423/99-11-07-3.- Sentencia de 19 de mayo de 1999, aprobada por
unanimidad de votos.- Magistrada Instructora: Nora Elizabeth Urby Genel.-
Secretario: Lic. Javier Eduardo del Olmo López.

De igual modo Al anterior argumento, resulta procedente la Tesis


2ª./J.89/2005 en Materia Constitucional, Administrativa, Sustentada en la instancia de la
Segunda Sala, Visible en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena
Época, Tomo XXII, Agosto de 2005, página 330, que a la letra dice:

“VISITAS DOMICILIARIAS PARA VERIFICAR LA EXPEDICIÓN DE


COMPROBANTES FISCALES. EL PROCEDIMIENTO RELATIVO QUE
IMPIDE A LOS GOBERNADOS DESVIRTUAR LOS HECHOS U
OMISIONES PLASMADOS EN EL ACTA RESPECTIVA, ANTES DE
QUE SE EMITA LA RESOLUCIÓN QUE IMPONE UNA MULTA,
TRANSGREDE LA GARANTIA DE PREVIA AUDIENCIA. Los artículos
42, fracción V, 49, fracción VI, 83, fracción VII y 84, fracción VI, del
Código Fiscal de la Federación, que establecen el procedimiento a través del
cual en un acta de visita la autoridad competente al calificar hechos u
omisiones relacionados con el incumplimiento de los requisitos que rigen la
expedición de comprobantes fiscales, puede imponer multa al visitado sin
necesidad de que previamente se le permita a éste ofrecer pruebas para
desvirtuar la falta que se le atribuye, transgrede la garantía de previa
audiencia que implica que antes de afectar un derecho del gobernado, se le
permita ejercer plenamente su defensa, ya que la referida multa constituye
un crédito fiscal no tributario, al no derivar de falta de pago oportuno de una
contribución, sino del incumplimiento de una obligación accesoria; por
tanto; es inconcuso que previamente a la imposición de una multa impuesta
por los motivos señalados, debe permitirse al interesado ofrecer pruebas para
desvirtuar los hechos u omisiones que se le atribuyen.
Amparo directo en revisión 645/2003. María del Carmen Sánchez Araujo. 30
de mayo de 2003. Mayoría de cuatro votos. Disidente: Juan Díaz Romero.
Ponente: Guillermo I. Ortiz Mayagoitia. Secretaria: María del Consuelo
Núñez Martínez. Amparo directo en revisión 981/2003. Diego Estanislao
Ruiz. 14 de noviembre de 2003. Cinco votos. Ponente: Juan Díaz Romero.
Secretaria: Maura Angélica Sanabria Martínez. Amparo directo en revisión
1369/2003. Restaurantes de México, S.A. 14 de noviembre de 2003.
Mayoría de cuatro votos. Disidente y Ponente: Juan Díaz Romero.
Secretaria: Maura Angélica Sanabria Martínez Amparo directo en revisión
369/2004. Tracto Camionera Diesel, S.A. de C.V. 23 de abril de 2004. Cinco
votos. Ponente: Sergio Salvador Aguirre Anguiano. Secretaria: Alma Delia
Aguilar Chávez Nava. Amparo directo en revisión. 210/2005. Grace & Joy,
S.A. de C.V. 18 de marzo de 2005. Mayoría de cuatro votos. Disidente: Juan
Díaz Romero. Ponente: Genaro David Góngora Pimentel. Secretario: Bertín
Vázquez González. Tesis de jurisprudencia 89/2005. Aprobada por la
Segunda Sala de este Alto Tribunal, en sesión privada del ocho de julio de
dos mil cinco. Nota: Los artículos 42, fracción V, 49, fracción VI, y 84,
fracción VI, del Código Fiscal de la Federación a que se refiere esta tesis
estuvieron vigentes hasta el 31 de diciembre de 2003.

SEPTIMO.- La resolución impugnada es violatoria de los artículos 38


fracción IV del Código Fiscal de la Federación, 14 y 16 constitucionales, al ser fruto de un
acto viciado de ilegalidad como lo es la imposición de una multa en la cantidad de
$12,240.00 (DOCE MIL SETENTA PESOS 00/100 M/N), supuestamente fundada en el
artículo 84 fracción IV del Código Fiscal de la Federación.

“Artículo 84.- A quien cometa las infracciones relacionadas con la


obligación de llevar contabilidad a que se refiere el artículo 83, se impondrán
las siguientes sanciones:

IV. Para el supuesto de la fracción VII, las siguientes, según


corresponda:
a) De $12,070.00 a $69,000.00. En caso de reincidencia, las
autoridades fiscales podrán, adicionalmente, clausurar
preventivamente el establecimiento del contribuyente por un plazo de
tres a quince días; para determinar dicho plazo, se tomará en
consideración lo previsto por el artículo 75 de este Código.

De la anterior trascripción se desprende la ilegalidad en la que incurrió la


autoridad, toda vez que no fundamenta debidamente la imposición de la multa a que alude
la demandada y en lo establecido en el numeral trascrito en relación con el artículo 38
fracción IV, el estar fundado y motivado y expresar la resolución, objeto o propósito de que
se trate.
Así mismo, se desprende que todo acto de autoridad debe estar debidamente
fundado y motivado encuadrando la infracción cometida con los fundamentos de ley a
aplicar, ya que de no ser así, como lo es en el presente caso, deja a mi mandante en un claro
estado de indefensión e inseguridad jurídica por sancionar con cantidades en dinero
distintas, por lo que deberá declararse la nulidad lisa y llana conforme el artículo 52
fracción II de la Ley Federal del Procedimiento Contencioso Administrativo.

En esta tesitura, deberá declararse la nulidad de resolución impugnada, que


apoyo en la facción IV de numeral 238 de Código Fiscal de l Federación, en razón de que
se dictaron en contravención en las disposiciones sujetas a estudio, resultando aplicable al
caso la Tesis: XIV.2º. J/5, sustentado por el SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO DE
DECIMO TERCER CIRCUITO, visible en el Semanario Judicial de al Federación y su
Gaceta, Tomo: XIV, Septiembre de 2001, Novena Época, Pagina: 1246, que ala letra dice:

“MULTA FISCAL VIOLATORIA DE GARANTIAS. LO ES AL QUE SE


FUNDAMENTA EN DISPOSICIONES FISCALES DISTINTAS CON
MONTO MÍNIMO DIFERENTE. Cuando con motivo de las facultades de
verificación par el cumplimiento de al obligaciones tributarias, la autoridad
administrativa impone una multa que es al mínima deacuerdo con la
resolución miscelánea fiscal, pero no lo es, con respecto al monto mínimo
que prevé el Código Fiscal de al Federación, en esas condiciones, el cato
impugnado en el juicio de nulidad resulta contradictorio, pues crea
incertidumbre e inseguridad jurídica en perjuicio del contribuyente, al
apoyarse en dos disposiciones legales que contemplan hipótesis
diferentes; por ende, en el caso, la exactora estaba obligada a invocar las
circunstancias especiales, razones particulares o causas inmediatas, la
gravedad de la infracción, la reincidencia y capacidad económica de
pasivo y , al no hacerlo así, dicho acto administrativo es contrario a lo
dispuesto en el articulo 38, fracción III, de citado código tributario, en
relación los diversos numerales 14, 16 y 31, fracción IV, de al Carta Magna .
Amparo directo 614/98. Aprovechamiento Forestal Hermanos López, S.A.
de C.V. 27 de Noviembre de 1998. Unaminidad de votos. Ponente: Roberto
Gómez Arguello. Secretario: Hernán Walter Carrera Mendoza.
Amparo directo 784/98. Construcciones Martínez Ramírez. S.A. de C.V. 25 e
febrero de 1999. Unaminidad de votos. Ponente: Roberto Gómez Arguello.
Secretario: Hernán Walter Carrera Mendoza.
Amparo directo 413/2000. Trigo Pan de Istmo, S.A. de C.V. 26 de octubre de
2000. Unaminidad de votos. Ponente: Roberto Gómez Arguello. Secretario:
Hernán Walter Carrera Mendoza.
Amparo directo 77/2001. Construcciones Industriales Ecológicas, S.A. de
C.V. 5 de abril de 2001. Unaminidad de votos. Ponente: Roberto Gómez
Arguelló. Secretario: Hernán Alter Carrera Mendoza.
Amparo directo 161/2001. Constructora Viguera, S.A. de C.V. 4 de mayo de
2001. Unaminidad de votos. Ponente: Roberto Gómez Arguelló. Secretaria:
Delia Aguilar Quiñónez.

OCTAVO. La resolución impugnada viola en perjuicio de mi, poderdante


los artículos 38 fracción IV y V del Código Fiscal de la Federación, en relación con el
diverso 16 Constitucional, en razón de que la autoridad funda indebidamente su
competencia.

Efectivamente, la demandada cita en su documento base de la acción lo


siguiente:

“….CON FUNDAMENTO EN LO DISPUESTO POR LOS ARTICULOS 9


PRIMER PARRAFO, FRACCIONES XXXI Y XXXVII Y ÚLTIMO
PARRAFO; 17 PARRAFOS SEGUNDO, PENÚLTIMO NUMERAL 9 Y
ÚLTIMO Y 19 ÚLTIMO PÁRRAFO DEL REGLAMENTO INTERIOR
DEL SERVICIO DE ADMINISTRACION TRIBUTARIA…”

Por lo anterior es clara la ilegalidad en que incurre la autoridad, pues si bien


es cierto que la autoridad demandad pretende fundar su competencia, esta no lo hace en
forma suficiente, pues no señala el fundamento donde se justifique plenamente las
facultades para emitir dicho acto, así como su competencia, y la cual le otorga las
facultades para poder sancionar en materia de comprobantes fiscales, por lo que se advierte
la flagrante violación a las garantías de Legalidad y Seguridad Juridica dado que no precisa
con exactitud la fracción del ordenamiento legal que pretende aplicar para tal efecto,
dejando en un estado total y absoluto de Indefensión e inseguridad Juridica.

En esta tesitura deberá declarase la nulidad lisa y llana de la resolución


impugnada en apoyo al numeral 51 de la Ley de Procedimiento Contencioso
Administrativo. Es aplicable en la Tesis: III-TASS-2106, Tercera Epoca, Instancia: Pleno, RTFF. Año IV
No. 40. Abril 1991, Página: 57, que a la letra dice:.

COMPETENCIA DE LAS AUTORIDADES. DEBE ESTAR EXPRESAMENTE


SEÑALADA EN UNA DISPOSICIÓN LEGAL.- Del artículo 16 de la Constitución se sigue
que la competencia de las autoridades debe estar expresamente señalada en una disposición
legal y no inferirse a base de presunciones o de interpretaciones de las partes o del propio
órgano jurisprudencial, por lo que las autoridades sólo pueden hacer aquello que la ley les
permita de manera expresa.
Revisión No. 244/85.- Resuelta en sesión de 26 de abril de 1991, por unanimidad de 8 votos.- Magistrada Ponente:
Ma. Guadalupe Aguirre Soria.- secretario: Lic. Avelino C. Toscano.

En apoyo a mi anterior agravio, me permito citar en la especie la Jurisprudencia No. 76, sustentada
por la Sala Superior del Tribunal Fiscal de la Federación, modificada en sesión del día 11 de mayo de
1990, la cual es del siguiente tenor:

"COMPETENCIA.- ES NECESARIO FUNDARLA EN EL TEXTO


MISMO DEL ACTO DE MOLESTIA.- La garantía del artículo 16
Constitucional, consiste en que todo mandamiento de autoridad se emita por
autoridad competente, cumpliéndose las formalidades esenciales que les den
eficacia jurídica, lo cual significa que todo acto de autoridad necesariamente
debe emitirse por quien esta legitimado para ello, expresándose en el texto
del mismo, el dispositivo, acuerdo o decreto que le otorgue tal legitimación,
pues en caso contrario, se dejaría al afectado en estado de indefensión para
examinar si la actuación de las autoridades se encuentra dentro del ámbito
competencial respectivo, esto es, si tiene facultad o no para emitirlo."

NOVENO. La resolución impugnada vulnera en perjuicio de mi poderdante


el contenido del artículo 38, fracción IV del Código Fiscal de la Federación, en relación con
los diversos 14 y 16 Constitucional, en tanto que parte de una indebida fundamentación y
motivación, toda vez que no se originaron los hechos de la infracción.

Efectivamente, la demandada me sanciona bajo la premisa de que:

“…Expide comprobantes por las operaciones que realiza con el publico en


general hecho que se pudo comprobar al momento de la visita con 1 kilo de
piñón rojo con un importe total de $400.00 (cuatrocientos pesos 00/100
MN), por dicha venta no expide ningún comprobante, así mismo se anexa
copia fotostática de la factura folio 7457 próxima a expedir proporcionada
por la persona que atiende la visita son su firma autógrafa a la presente acta”
Ahora bien, de lo anteriormente transcrito la autoridad presume que no
entregue comprobante fiscal alguno por la operación realizada, sin embargo el visitador
hace la revisión de la expedición de comprobantes del día en que practica la revisión no
puede manera alguna conocerse el incumplimiento de la obligación de expedir y entregar
comprobantes de las operaciones realizadas en esa fecha ya que la Ley del Impuesto Sobre
la Renta no establece un plazo limite para ello y en el caso de la Ley del Impuesto al Valor
Agregado permite cumplir dicha obligación en el plazo de 15 días posteriores a la fecha en
que se debe el impuesto, situación que no se concreta precisamente el día en que se hace la
operación a la que es sujeto mi mandante.

Por lo anterior no puede conocerse al momento de la revisión el


incumplimiento de la obligación de expedir y entregar comprobantes fiscales con
requisitos fiscales y por ende la multa no es procedente.

Sirve de soporte al argumento anterior la siguiente tesis:

No. Registro: 41,795


Aislada
Época: Quinta
Instancia: Tercera Sala Regional del Norte Centro II
Fuente: R.T.F.J.F.A. Quinta Época. Año VII. No. 76. Abril 2007.
Tesis: V-TASR-XXXVII-2691
Página: 429

CÓDIGO FISCAL DE LA FEDERACIÓN

COMPROBANTES FISCALES, IMPROCEDENCIA DE LA INFRACCIÓN POR


FALTA DE EMISIÓN, EN EL MOMENTO EN QUE SE REALIZA LA OPERACIÓN.-
Para determinar si el actor se encontraba o no obligado a expedir el
comprobante fiscal al momento de efectuar la operación, es preciso remitirnos
a los artículos 29 y 29-A del Código Fiscal de la Federación, que establecen los
requisitos que deben satisfacer los comprobantes cuando las leyes fiscales
establezcan la obligación de expedirlos, previendo el último párrafo del artículo 29-
A citado, que los contribuyentes que realicen operaciones con el público en
general deberán expedir comprobantes simplificados en términos del
Reglamento del Código Fiscal de la Federación específicamente del artículo
37 del citado Reglamento, que establece que se podrá optar por expedir
comprobantes siempre y cuando no se haga la separación expresa del valor de la
contraprestación pactada y el monto del impuesto al valor agregado que pagar con
motivo de la operación, únicamente cumpliendo con los requisitos previstos en las
fracciones I, II y III del artículo 29-A de Código, sin embargo, al acreditarse que el
comprobante que se expidió en el caso que se estudia, sí tiene consignado en
forma expresa y por separado el impuesto al valor agregado que se traslada, es
por lo que la operación realizada no se considera efectuada con el público en
general, motivo por el cual, ese comprobante conforme lo dispuesto por el
artículo 32, fracción III de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, además de
satisfacer todos los requisitos previstos por los artículos 29 y 29-A del
Código Fiscal de la Federación, debe ser entregado a quien efectúa la
contraprestación dentro de los 15 días siguientes a aquél en que se debió
pagar el impuesto, en términos de los artículos 11, 17 y 22 de la citada Ley, es
por ello que si el comprobante se emite dentro del referido plazo, se concluye
que no se tipifica el supuesto de infracción previsto por el artículo 83,
fracción VII del Código Fiscal de la Federación, pues no obstante el
comprobante no se emitió al momento de la operación, hecho que fue
observado por el visitador, lo cierto es que se acreditó que éste fue emitido
para ser entregado dentro del plazo que prevé el artículo 32 de la Ley del
Impuesto al Valor Agregado. (30)

Juicio Contencioso Administrativo Núm. 6372/06-05-03-3.- Resuelto por la Tercera


Sala Regional del Norte Centro II del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y
Administrativa, el 22 de marzo de 2007, por unanimidad de votos.- Magistrado
Instructor: Adolfo Rosales Puga.- Secretaria Lic. María Teresa Sujo Nava.

De lo anterior se concluye que si bien es cierto los comprobantes fiscales


deben ser entregados a quien efectúa la contraprestación, también lo es que lo puede
realizar dentro de los 15 días siguientes a aquel en que se debió pagar el impuesto, por lo
cual no se tipifica la infracción a la que mi mandante es sujeto

En esta tesitura, deberá declararse la nulidad de la resolución impugnada con


apoyo en la fracción IV del numeral 51 de la Ley Federal de Procedimiento Contencioso
Administrativo.

OFRECIMIENTO DE PRUEBAS.

1. LAS DOCUMENTALES PUBLICAS, consistentes en:

a. La Resolución contenida en el Oficio No. 500-73-04-02-03-2012-021658 de fecha


20 de Marzo de 2012, emitido por el Administrador Local de Auditoria Fiscal del
Oriente del Distrito Federal, a través de la cual se me impone una sanción
consistente en una multa por el importe total de $12,070.00 (Doce Mil Setenta
Pesos 00/100 M.N.), así como su acta de notificación.

b. La orden de visita VVE1400522/12, contenida en el oficio 500-73-7-01-02-2012-


12765, así como el acta de visita domiciliaria de 28 de Febrero de 2012.

2. LA INSTRUMENTAL DE ACTUACIONES, consistente en todo lo


actuado y que favorezca a mis intereses.

3. LA PRESUNCIONAL LEGAL Y HUMANA, en los mismos términos


de la probanza anterior.

Por lo expuesto y fundado

A ESE H. TRIBUNAL FEDERAL DE JUSTICIA FISCAL Y


ADMINISTRATIVA, atentamente pido se sirva.

PRIMERO. Admitir a trámite esta demanda de nulidad.

SEGUNDO. Previo los trámites de ley, declarar la nulidad de la resolución


combatida.

RES PETU OSAM ENTE


México D.F. a 26 de junio de 2012.

_______________________________
MAGDALENA ROJAS ARELLANO

AGM*******lcg.