Vous êtes sur la page 1sur 1

El Alimento Espiritual: La Oración y El Estudio de la Biblia.

Objetivo General:
Que el nuevo creyente comprenda la necesidad de alimentarse espiritualmente a través de la práctica de la
oración y del estudio de la Biblia.

Introducción.
El hombre es un ser integral Dios lo dotó de un espíritu, alma y cuerpo. Necesita alimentarse diariamente, para
ello, toma de la naturaleza los alimentos. Estos le permiten nutrir su cuerpo y lo ayudan a desarrollarse. Como
ser espiritual, nacido de nuevo también necesita alimentar su alma y espíritu diariamente con el alimento
espiritual: la oración y el estudio de la Biblia.

I.- La Oración.
Orar es hablar con Dios, cuando oramos nos comunicamos con él, le contamos nuestros problemas, nuestras
alegrías y tristezas, en fin todas nuestras necesidades. Él nos oye como un amigo. Nunca está ocupado.
Jesucristo nos da el modelo de la Oración. El Nuevo Testamento nos muestra que Jesús fue un hombre de
oración. (Lucas 5: 16; 6:12). También sus discípulos le pidieron que los enseñara orar. (Mateo 6:9). En las
Epístolas se insta al creyente a orar (1 Tes. 5:17; Col. 4:2; Efesios 6:18).

II.- Los Beneficios de la Oración.


Cuando oramos establecemos una comunicación con Dios. Esta nos permite mantener una relación o comunión
constante. Jesucristo es el mejor modelo de esta comunión. (Mateo 6:9-15). La oración nos permite conocer la
voluntad de Dios. Debemos orar para no caer en tentación. Al orar se fortalece nuestras vidas, aumenta nuestra
fe, por ello, la oración debe ser constante. La oración conforta en la angustia (Santiago 5:13-18).
El mismo Espíritu Santo, nos ayuda, intercede por nosotros con gemidos indecibles. (Rom. 8:26-27).

III.- La Lectura de la Biblia.


La Biblia es la palabra de Dios y en ella está contenida la voluntad de Dios para nuestra vida, debemos hacernos
el hábito de leerla.
La constante lectura de la palabra de Dios nos puede ayudar para:
 Limpiar nuestro camino: Juan 15:3 y Salmo 119:9 Cuando leemos la palabra creemos en santidad; las
ideas de Dios van entrando en nuestra mente y deseamos más y más ser apartados del pecado.

 Crecer hacia la perfección: 2 Tim. 3:16-17 “Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar,
para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, a fin de que el siervo de Dios esté enteramente
capacitado para toda buena obra.”

 Ser Discípulos de Jesús: Los verdaderos discípulos de Jesús son los que ponen en práctica sus enseñanzas,
en Juan 8:31 “Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi
palabra, seréis verdaderamente mis discípulos.”
Orar y estudiar la palabra de Dios son los alimentos fundamentales de todo nuevo creyente, se debe practicar a
Diaria, para poder tener un crecimiento saludable y llegar a ser de bendición.

Centres d'intérêt liés