Vous êtes sur la page 1sur 4

COMUNICADO OFICIAL POR CONMEMORARSE LA BATALLA

DE CARABOBO Y EL DÍA NACIONAL DEL EJÉRCITO

En mi condición de Jefe de Estado y Presidente (E) de la República Bolivariana de Venezuela,


con fundamento en lo dispuesto en el artículo 226 de nuestra Constitución, me dirijo a las 
Fuerzas Armadas y al país, a fin de hacer una reflexión y llamado sobre el momento histórico
en el cual nos encontramos, ello en virtud de conmemorarse la Heroica Batalla de Carabobo y
de celebrarse el Día nacional del Ejército.

Nuestro Libertador, y su glorioso Ejército, jamás se hubiera imaginado que 198 años después
de la Batalla de Carabobo, nuestra Patria estaría nuevamente secuestrada por una tiranía, con
fuerzas extranjeras saqueando nuestros recursos y con un pueblo reprimido que exige libertad.

Nadie podría explicarle al Libertador porqué nuestro país, teniendo las principales reservas
petroleras del mundo, tiene a su pueblo pasando largas horas de cola para conseguir gasolina,
mientras el régimen cubano saquea nuestros recursos y dirige la persecución a los militares
patriotas del Ejército que le dio la libertad a América.

Es en momentos como estos, que todos nosotros, pero muy especialmente quienes portan el
uniforme militar, debemos preguntarnos qué hicimos para llegar hasta acá y, aún más
importante, qué haremos para solucionarlo.

Para nadie es un secreto que el régimen usurpador asumió, como parte fundamental de su
proyecto, la destrucción de la institución militar.

 
AUM3QLOCON240619

www.asambleanacional.gob.ve
Hoy tenemos una Fuerza Armada con los mayores niveles de deserción de su historia, con una
sobre carga inmensa de trabajo en todas sus unidades, el peor apresto operacional que haya
tenido, y en la que ningún militar tiene tranquilidad personal ni familiar aún en el retiro. Una
Fuerza Armada que hoy sufre el rechazo de su familia y de la sociedad por la actuación vil e
irresponsable de un grupo de corruptos y cobardes que pusieron a la institución armada al
servicio de un partido político y el enriquecimiento personal.

Afortunadamente, existen hombres y mujeres valientes que, pese a las amenazas y riesgos
personales y familiares, han asumido la tarea de actuar como los verdaderos herederos de
Bolívar para impedir la destrucción de la República y por ende, de la institución militar.

Muchos de ellos han sido perseguidos, y se encuentran en las cárceles, exilio o clandestinidad.
Como Presidente Encargado de Venezuela y legítimo Comandante en Jefe, envío este mensaje
a los hombres y mujeres de nuestra Fuerza Armada y elevo la voz por todos los militares y
familiares que han sufrido persecución de la dictadura.

Y en esta ocasión, debo hacerlo especialmente por el General de Brigada Miguel Sisco Mora,
los Coroneles Francisco Torres Escalona y Miguel Alberto Castillo, el Capitán de Corbeta Rafael
Acosta y el Teniente Coronel Pedro Caraballo Lira quienes, junto a los comisarios Miguel
Ibarreto y José Valladares del CICPC, fueron secuestrados por cuerpos de la dictadura
violando todo principio fundamental de Justicia y los Derechos Humanos a solo horas de haber
culminado la visita de la Alta Comisionada de los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

A ellos, a todos los perseguidos y a su familiares les damos nuestro reconocimiento y respaldo,
les aseguramos que estamos emprendiendo acciones ante los organismos internacionales para
elevar la presión frente estos atropellos, y les aseguramos que pronto estarán libres
reconstruyendo la Venezuela para la cual se alistaron y contando con el reconocimiento y
admiración de sus familias y el pueblo.

  AUM3QLOCON240619

www.asambleanacional.gob.ve
Son muchos los perseguidos, pero son muchos más los que aun están en las unidades
militares de todo el país, trabajando, organizando y preparándose para servir a su Patria y
rescatarla de las manos del tirano y su banda delincuencial.

Saben que esta es la realidad, y que el usurpador y su camarilla tambíen saben que es así, y
por eso, temen profundamente. Tanto así, que ni se atreven a participar en ningún desfile
militar, ni salir de sus cuatro paredes, y han delegado su seguridad en militares extranjeros.

Es tanto el miedo que han roto una tradición militar que cumpliría 100 años. Desde el 24 de
junio de 1921, el Ejército venezolano llevó a cabo desfiles y paradas militares, siendo esta la
primera que ninguno de los dos se lleva a cabo, se presentaron tropas del Ejército sin armas,
sin compañía pero rodeados de guardaespaldas, por cuanto temen que ustedes cumplan con
deber que el ejercicio de la carrera militar les exige, ponerse al servicio del pueblo venezolano
que sufre las consecuencia de un régimen fracasado. 

Ellos saben que no pueden seguir contando con ustedes para sostener este régimen de
miseria porque ustedes también lo viven, por eso su empeño en vigilarlos y perseguirlos a
través de personal extranjeros y el afán en destruir el Ejército profesional para sustituirlo por
políticos en armas que no defiendan a la República, si no a un proyecto personal.

Ellos saben, y por eso temen, que no sólo perdieron el respaldo del pueblo y de la comunidad
internacional, si no que la otrora institución militar con la que contaban, está profundamente
impregnada de un sentimiento libertario que inició con Sargentos y ya cuenta con Generales y
Mayores Generales.

Esto es irreversible. Y ellos lo saben. Por eso no podemos desmayar y debemos profundizar la
organización de la Operación Libertad, que es la verdadera acción democrática y libertadora
cívico-militar.

 
AUM3QLOCON240619

www.asambleanacional.gob.ve
A todos ustedes, hombres y mujeres de la Fuerza Armada que no están dispuestos a
permanecer inertes frente a la destrucción de la República y de la Institución militar les digo:
continúen el trabajo, continúen la organización, profundicen los preparativos y sigan sumando
militares valientes a las filas de los herederos de Bolívar que forman parte de la Operación
Libertad. No están solos, los respalda el pueblo y la comunidad internacional. Los respaldan
las instituciones democráticas y sus familias. Los respalda Dios y la Constitución Nacional.

Cuenten conmigo, como Presidente legítimo y como Comandante en Jefe, para poner a
disposición de la causa libertaria todas las herramientas disponibles, nacionales a
internacionales, para lograr el rescate de la República y la Institución Militar, que solo se
logrará tras el cese de la usurpación, la conformación de un Gobierno de transición y la
realización de elecciones libres.

Un Fuerte Abrazo, vamos a vencer.

En Caracas, a los veinticinco (25) de junio de 2019.

Juan Guaidó
Presidente de la Asamblea Nacional
Presidente (E) de la República Bolivariana de Venezuela

AUM3QLOCON240619

www.asambleanacional.gob.ve