Vous êtes sur la page 1sur 2

Texto: ¿por qué escuela para padres en vísperas del tercer

milenio?

Contextualización histórica:

La década del 60’ en Argentina se vio atravesada por grandes


transformaciones en el modelo familiar tradicional. La mujer empezaba a
tener mayor inserción en la vida laboral. La difusión adquirida por la
píldora anticonceptiva permitió que la mujer controlara su propia
fecundidad posibilitándole el control de su propio cuerpo.
Por otro lado surgieron fenómenos sociales como la cohabitación, el
incremento de divorcios, las familias ensambladas y las familias
monoparentales, que influyeron significativamente en la paulatina
desaparición de las familias extensas; todos estos factores, actuando en
conjunto, se dirigen a modificar el modelo familiar en el que crecerán
los niños de las siguientes generaciones.
Esta década presenta una fuerte implantación de la teoría freudiana
al discurso cotidiano. El contexto social, cultural y político de los ’60
facilitó la recepción de un sistema de pensamiento que brindaba
fundamentos para comprender una nueva subjetividad y para responder a los
interrogantes que ésta planteaba. Hubo una amplia oferta de psicoanálisis
y de terapias de orientación psicoanalítica.
El psicoanálisis se encargó de cuestionar la imagen tradicional de
la familia. La familia comenzó a ser percibida como un ámbito de
realización de los deseos personales en lugar de una célula para la
reproducción de la especie. Se comprendía un sentido social del
psicoanálisis y los tratamientos de pareja y familia comenzaron a
popularizarse. El discurso psicoanalítico proveyó de las herramientas
para comprender una realidad que escapaba al sistema de creencias
tradicionales.
Con el aporte de la teoría psicoanalítica, se problematizan los
roles maternos y paternos, al respecto Eva Giberti, propone su teoría
en relación a la capacidad sintomática del niño.

Escuela para padres: surgimiento

Escuela para padres es una institución internacional fundada por


Eva Giberti en Argentina en 1957 y que funciono hasta 1973; no
casualmente en una época donde el saber estaba siendo desplazado del
campo médico al campo psicológico; con la idea insistente de que los
padres “fueran a la escuela” y aprendan sobre la infancia.
En un primer momento fue organizada en forma de grupos formados por
madres que acudían a ella en busca de ayuda en la crianza de sus hijos,
para luego formar parte de cursos avalados por la Facultad de Medicina de
la Universidad de Buenos Aires. Este proyecto hace posible la difusión
del psicoanálisis en los medios de comunicación¹.
El objetivo de Escuela para padres es “entender” cosas que habían
sido anteriormente consideradas como no problemáticas. Giberti propuso a
una audiencia amplia un sistema orientado psicoanalíticamente para educar
a sus hijos.

Escuela para padres: fundamento y desarrollo.

Escuela para padres fue una herramienta de gran utilidad, que


brindó técnicas e interpretaciones para el manejo de la vida cotidiana.
Por supuesto que no se trataba de un consultorio en el que la
autora daba orientaciones a preguntas o situaciones que soliciten
asesoramiento profesional individualizados. Se trata de responder a
aquellas preguntas que se repiten sistemáticamente en los diálogos con
los padres como por ejemplo ¿Cómo les decimos a los hermanos mayores que
mamá está embarazada?
La psicología como disciplina al servicio de los padres modernos
monopolizaba el abordaje de los problemas familiares e infantiles. Se
esperaba que los padres cambiaran no sólo sus actitudes sino que, en
algunos casos realizaran modificaciones profundas de personalidad para
adaptarse al nuevo modelo materno-paterno.
Esta necesidad de efectuar ciertas modificaciones se hacían
visibles cuando por ejemplo, los padres modernos manifestaban que el
modelo de su propia educación les resultaba insuficiente para comunicarse
con sus hijos y entenderlos, muchas veces aunque el motivo de consulta
eran los hijos, los padres actuales hablaban de sí mismos recordando su
propia infancia y sus relaciones con los adultos de esa época.
Para Giberti “la familia es algo así como un laboratorio de ensayo
para la vida futura del niño (…) el chico puede convertirse en un
neurótico a través de sus relaciones con la familia”. Nótese el papel
central que le asigna a los padres en la construcción del aparato
psíquico del niño.