Vous êtes sur la page 1sur 5

LA MAYORDOMÍA DE LA MENTE

Texto Clave:

2Corintios 10:5 Destruimos argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de
Dios, y llevamos cautivo todo pensamiento para que se someta a Cristo.

INTRODUCCIÓN:

En alguna oportunidad hemos pensado en si de alguna manera nuestros pensamientos podrían


administrase, un estudio reveló que la persona en un minuto puede pensar más de 10 mil palabras,
así que este acto se da de manera automática sin que nos percatemos de ello, y muchos de esos
pensamientos son irracionales, los cuales limitan nuestra diario vivir generándonos miedos,
desconfianza, fobias, obstáculos en nuestro desarrollo personal en este mundo; así como también
en nuestra relación con Dios y el acceso a las promesas inmensurables que Dios nos ha dejado, es
por eso que Dios está más interesado en cambiar nuestra mente y nuestros pensamientos
llevándolos cautivos al servicio de Dios, eso quiere decir que Dios desea que seamos buenos
mayordomos de la mente y de nuestros pensamientos, ya que nada sucederá en nuestra vida hasta
que llegas a la renovación de nuestra mente. No se llevará a cabo ninguna transformación, ningún
cambio hasta que nuestros pensamientos comiencen a cambiar. Hagamos un ejercicio práctico
¿Qué piensas cuando estas solo? ¿Son pensamientos buenos? ¿Por qué crees que son así?

CUERPO:

¿POR QUÉ TENGO QUE ADMINISTRAR MI MENTE?

Nuestra vida gira en torno a lo que conocemos y a lo que pensamos, eso quiere decir que cada una
de nuestras acciones y nuestra forma de contemplar los problemas, los obstáculos, la felicidad, etc.
se ha ido forjando desde que hemos sido concebidos, es por ello que cada persona contempla un
mismo problema y lo afronta de manera diferente, así mismo tomando en cuenta a la sociedad y a
nuestros padres, hicieron lo mejor que pudieron inculcándonos esquemas mentales de vida y de
conducta, la mala noticia es que estos principios que rigen nuestra vida muchas veces no armonizan
con el estilo de vida que propone Dios para nosotros, o no ponen a Dios en primer lugar, o quizá no
ha sido comprendido a plenitud, es por ello que el espíritu santo luego de habernos entregado a
Cristo y haber aceptado su precioso regalo de la salvación manifestado mediante el bautismo, la
oración y el alimento diario de la palabra de Dios, va renovando y rompiendo algunos esquemas de
nuestra manera de pensar y de contemplar la vida, juntamente con ello este cambio mental se ve
manifiesto en nuestra conducta como cristianos, es por ello que es fundamental comprender la
importancia que tiene la mayordomía de la mente en nuestra vida cristiana, sabiendo que contamos
con un éxito seguro ganado en la cruz del calvario.

1) PORQUE MIS PENSAMIENTOS CONTROLAN MI VIDA

Proverbios 23:7 Porque cuál es su pensamiento en su corazón, tal es él. (pp.)

Nuestros pensamientos controlan nuestra vida. Cada acción siempre comienza como un
pensamiento. Si no lo pensamos, no lo haremos. Eso es bueno y es malo. Si es un buen pensamiento,
entonces vamos a hacer el bien pero si es un mal pensamiento, vamos a hacer mal.

(Pro 4:23 "Ante todo, cuida tus pensamientos porque ellos controlan tu vida.") La gente dice "Sólo
lo pensé". No somos conscientes de lo importante que es un pensamiento. La Biblia dice que el
poder de nuestra mente, el poder de nuestros pensamientos, tiene una tremenda capacidad para
moldear nuestra vida para bien o para mal es decir si hubiésemos aceptado el pensamiento que
cuando estábamos creciendo alguien nos dijo: Eres un inútil, no eres bueno, no importas, eres feo,
no sabes hacer nada, Si lo hemos aceptado ese hecho, ya sea sí estuvo bien o mal, eso ha formado
nuestra vida.

Muchos de nosotros hemos sido enseñados con ciertas cosas cuando eran niños que simplemente
no eran ciertas y años más tarde todavía estamos actuando sobre esa información falsa, es por ello
que es fundamental para el cambio que Dios quiere otorgarnos renovar nuestros pensamientos o
mejor dicho una buena administración de ellos.

2) PORQUE HAY UNA GUERRA EN MI MENTE

Romanos 7:22 - 23 “En lo más profundo de mi corazón amo la ley de Dios. Pero también me sucede
otra cosa: hay algo dentro de mí, que lucha contra lo que creo que es bueno...”

Tenemos que ser conscientes que las más grandes batallas se dan en nuestra mente, es donde
ganamos o perdemos la batalla. Pensamos que la tentación es algo externo, algo que sucede que
vemos ahí y decimos, eso es tentador para mí, sin embargo no nos tentaría si no hubiera un deseo
dentro de nosotros, es por ello que toda tentación se inicia en nuestra mente.

Cuando hablamos del orgullo, lujuria o amargura u odio, enojo, temor, resentimiento, envidia o
preocupación, ¿dónde están esas cosas? Todo eso está en nuestra mente, son nuestros
pensamientos, eso quiere decir que si podemos aprender a administrar nuestra mente y
pensamientos, habremos aprendido a manejar nuestra vida. Aquí es donde está el campo de batalla.
Pablo es muy claro al explicar cómo nos hemos sentido en esta batalla que nos jala hacia muchas
diferentes direcciones en nuestra mente, él dice esto: Romanos 7:22 - 23 “Amo la ley de Dios con
todo mi corazón, pero (siempre hay un gran pero) hay otro poder dentro de mí que está en guerra
con mi mente. Ese poder me esclaviza al pecado que todavía está dentro de mí… en mi mente de
verdad quiero obedecer la ley de Dios, pero a causa de mi naturaleza pecaminosa, soy esclavo del
pecado.”

Analicemos la palabra "guerra", la palabra "esclaviza", la palabra "esclavo". ¿Qué está queriéndonos
dar a entender Dios por medio de su siervo Pablo? Dice que hay una batalla en nuestro cerebro. Es
una de las razones por las qué estamos mentalmente fatigado porque hay una batalla en el cerebro
y se da casi las veinticuatro horas del día. A veces somos consciente de esa batalla y a veces estamos
inconsciente de esa batalla. Pero está pasando siempre en nuestra vida, y la razón del por qué se da
esta batalla es por esclavizar nuestra mente y pensamientos, satanás quiere controlar nuestra
mente, el mundo quiere controlar nuestra mente eso quiere decir que hay una batalla por la manera
en que pensamos.

¿Por qué? Porque lo que estamos pensando eso será lo que atraerá y nos apresará.

Así que necesitamos administrar nuestra mente ya que nuestros pensamientos controlan nuestra
vida y porque en nuestra mente está el campo de batalla para el pecado y la tentación.

3) PORQUE ES LA CLAVE PARA LA PAZ Y LA FELICIDAD

Romanos 8:6 “Por lo tanto, permitir que la naturaleza pecaminosa les controle la mente lleva a la
muerte. Pero permitir que el Espíritu les controle la mente lleva a la vida y a la paz”.

Porque la administración de nuestra mente es el secreto para la paz y la llave de la felicidad. Si


aprendemos lo que el espíritu santo nos quiere mostrar con este tema y empezamos a aplicarlo en
nuestra vida cotidiana, nuestra tranquilidad, nuestra felicidad y también nuestra comprensión
aumentarán dramáticamente y disfrutaremos de la vida.

Una mente no administrada conduce a la tensión; pero una mente administrada conduce a la
tranquilidad, una mente no administrada conduce a la depresión; pero una mente administrada
conduce a la paz, una mente no administrada conduce al conflicto y el caos; pero una mente
administrada conduce a la confianza, una mente no administrada conduce al estrés ya que no
administramos nuestros pensamientos y lo estamos dejando ir por todas partes y como fruto de ello
tenemos una enorme cantidad de estrés en nuestra vida; Pero una mente administrada lleva a la
fuerza y te conduce a Cristo, a la seguridad y a la serenidad.
La Biblia dice que “Permitir que la naturaleza pecaminosa les controle la mente lleva a la muerte. Y
a propósito, ¿qué es la muerte? Es lo contrario a vida. No estamos viviendo realmente. Pero permitir
que el Espíritu les controle la mente lleva a la vida y a la paz.”

RECOMENDACIONES A PONER EN PRÁCTICA:

1. DEBO ALIMENTAR MI MENTE CON LA VERDAD

Mat 4:4 Pero Jesús le dijo: ¡No! Las Escrituras dicen: “La gente no vive sólo de pan, sino de cada
palabra que sale de la boca de Dios”

Sal 119:147 - 148 Me levanto temprano en la mañana para pedir tu ayuda; confío en tu palabra.
Me mantengo despierto durante la noche para reflexionar acerca de tu palabra.

Debemos alimentar nuestra mente con la verdad. Todos sabemos la importancia de la nutrición,
la buena comida y las buenas calorías causan que estemos mejor, que seamos más fuertes, que
seamos más saludables, que tengamos más energías; si embargo las malas calorías, la mala
comida chatarra, cosas que no hacen bien, dañan nuestro cuerpo, lo mismo sucede en nuestra
vida debido a nuestros pensamientos. Debemos alimentar nuestra mente no con basura, no con
veneno, sino con la verdad.

La Biblia dice: “La gente no vive solo de pan, sino de cada palabra que sale de la boca de Dios.”
La Biblia es nuestro alimento del alma. Es nuestro Manual de vida. ¿Cuándo debemos alimentar
mi mente con la verdad? ¿Cuándo debemos hacer esto? La respuesta es TODO EL TIEMPO.
Durante todo el día. Mañana, tarde y noche. Todo ello nos ayudará a confrontar nuestros
antiguos esquemas mentales, hábitos aprendidos con el estilo de vida planteado por nuestro
creador y a renovar nuestra forma de ver la vida reestructurando algunos principios que ni la
sociedad ni nuestros padres nos inculcaron, ahora aquí hay un peligro por que conforme pasa
el tiempo el corazón del hombre se hace más resistente a ello, así que debemos acceder pronto
a la invitación que no hace el Espíritu Santo.

2. DEBO ENFOCAR MI MENTE EN LAS COSAS CORRECTAS

Para la salud mental, debemos enfocar nuestra mente en las cosas correctas. Hay dos cosas que
harán la diferencia en nuestro estado mental.

a. Pienso en Jesús.

Pensar en Jesús. La Biblia dice “Ten siempre presente a Jesucristo.” Ya hemos escuchado sobre el
viejo cliché que refiere que nos convertimos en lo que más pensamos. Si pensamos siempre en
Jesús, adivina cómo quien vamos a ser, como Jesús. Para ello ante cualquier situación que tengamos,
problemas, dificultades, miedos, dudas, después de orar hagámonos la siguiente pregunta ¿Qué
haría Cristo si estuviera aquí? ¿Cómo resolvería Cristo esta situación? Esto nos permitirá con la
ayuda del Espíritu Santo hacernos recordar lo que ya hemos meditado y generará una respuesta
pero administrada y sujetada a los principios bíblicos, es por ellos que la buena práctica nos llevará
a formar este hábito.

b. Pienso en los demás.

Filipenses 2:4 “Cada uno debe velar [Pensar] no sólo por sus propios intereses sino también por los
intereses de los demás.”

¿Te das cuenta que todo esto va en contra de la cultura y de la sociedad? Todo el mundo nos enseña
a pensar en nosotros mismos y en nadie más, ¿Cuántas veces hemos escuchado esta frase: tengo
que hacer lo que es mejor para mí? Básicamente estamos adoptando una postura egocéntrica ya
que creemos que todo gira en función de nosotros y olvidamos que somos sociedad llamados a
trabajar en función de nuestros hermanos.

“Pensemos en maneras de motivarnos unos a otros a realizar actos de amor y buenas acciones.” El
mejor lugar para practicar eso, es en nuestras casas de crecimiento. Ayudémonos mutuamente para
mostrar amor y hacer buenas obras. En tu grupo, ese es el laboratorio para el amor, ese es el lugar
para aprender altruismo. Un pastor dijo: “Dios no necesita tus buenas obras, pero tu vecino sí”.

LLAMADO:

Cristo nos invita a ser buenos mayordomos en todas las áreas, especialmente de nuestros
pensamientos los cuales rigen nuestras conductas, para ello necesitamos tomar la decisión de
alimentar nuestra mente con la verdad todos los días. Necesitamos liberar nuestra mente de esos
pensamientos destructivos. Podemos elegir no creer en ellos, cambiando la forma de pensar y Cristo
nos ha prometido la victoria ante ello si decidimos creerlo, así que esta invitación es para nosotros
a creer en el cambio que la muerte de cristo nos ha otorgado ya que nos dio la potestad de cautivar
los pensamientos malos y llevarlos a obediencia a Cristo.