Vous êtes sur la page 1sur 9

Santiago, diez de julio de dos mil diecinueve.

Resolviendo presentación folio 44.060-2019, a todo, atendido el estado de

la causa, no ha lugar.

Vistos:

Se reproduce la sentencia en alzada y se tiene, además, presente:

Primero: Que en estos autos se ha accionado doblemente de amparo en

favor de don Humberto Oviedo Arriagada, General de Ejército en retiro, y en

contra (sic) de la señorita Ministra en Visita Extraordinaria doña Romy Rutherford

Parentti, respecto de la investigación llevada en el cuaderno “F-A”, Rol 575-2014,

sustanciada por la recurrida, primero por haberse ordenado prestar declaración

judicial en calidad de inculpado; y, además, por haber dispuesto su detención,

solicitando subsanar los defectos de que adolece el procedimiento y se

restablezca el imperio del derecho.

Segundo: Que según se desprende del mérito de los antecedentes, por

resolución de 21 de junio de 2019, se dispuso que el amparado prestase

declaración indagatoria en su domicilio particular real con fecha 25 de junio de

2019, resolución que fue notificada a través de su apoderado, diligencia que fue

llevada a cabo en la oportunidad y lugar referido, luego de lo cual y por resolución

de misma fecha se dispuso el ingreso de Oviedo Arriagada en calidad de

detenido, por un plazo máximo de cinco días, en el Regimiento de Policía Militar

N° 1 del Ejército de Chile, según consta en los autos ya individualizados.

Tercero: Que, de acuerdo al artículo 21 de la Carta Fundamental, se

asegura a todo individuo que se hallare arrestado, detenido o preso con infracción

de lo dispuesto en la Constitución o en las leyes, el derecho a ocurrir por sí, o por

cualquiera a su nombre, a la magistratura que señale la ley, a fin de que ésta

ordene se guarden las formalidades legales y adopte de inmediato las


providencias que juzgue necesarias para restablecer el imperio del derecho y

asegurar la debida protección del afectado.

De conformidad al inciso tercero del precepto citado, “el mismo recurso”

podrá ser deducido en favor de toda persona que ilegalmente sufra cualquiera

otra privación, perturbación o amenaza en su derecho a la libertad personal y

seguridad individual.

Cuarto: Que, la doctrina especializada conceptualiza al habeas corpus

como una acción calificada por la pretensión o, simplemente, como un “derecho

público subjetivo y concreto que tiene todo sujeto para impetrar la intervención

jurisdiccional, a fin de resguardar su libertad, seguridad o integridad personal”

(TAVOLARI, Raúl (1995) Habeas Corpus. Recurso de amparo, Editorial Jurídica

de Chile, pp. 100-101).

Quinto: Que, constituye un presupuesto esencial de la procedencia de la

acción constitucional de amparo — denominada habitualmente “recurso”, dados

los términos de la norma superior— que la perturbación, privación o amenaza a la

libertad ambulatoria o seguridad individual tengan carácter “ilegal”, esto es “anti

jurídico”, “contrario a Derecho”, ya que de otra manera no podría la jurisdicción

actuar para restablecer el imperio del Derecho que ha sido quebrantado.

Sexto: Que, esta Corte debe atenerse, para resolver lo pertinente a su

competencia, al tenor de los escritos que contienen las acciones (o recursos) de

amparo interpuestos por la defensa del señor Oviedo.

Séptimo: Que, en el escrito de fecha 24 de junio de 2019, rolante a fojas 7

de estos autos, se interpone amparo preventivo en favor de don Humberto

Oviedo Arriagada basado, como ya se señaló con anterioridad, en que la señorita

Ministra en Visita Extraordinaria doña Romy Rutherford dispuso citarlo para

tomarle declaración como inculpado en la causa individualizada. Del mismo


escrito aparece que el recurrente objeta el hecho de haberse ordenado, a su

representado, “prestar declaración judicial en calidad de inculpado en un lugar,

día y hora determinados, sin cumplir con las formalidades legales”, entendiendo

dicha parte que con ello se “restringe ilegalmente su libertad y seguridad personal

a lo que se añade que, citado en tal calidad, se le amenaza con una privación

más intensa en caso de decretarse su detención o posterior procesamiento”.

En la parte petitoria de su libelo, el señor abogado recurrente solicita que

se adopten de inmediato “las providencias que juzgue necesario para restablecer

el imperio del derecho y asegurar la debida protección al afectado”.

Octavo: Que, de lo expuesto en el motivo anterior, cabe desprender que

el recurrente no explica a la Corte Marcial en que consiste y cómo se perpetró la

ilegalidad o contrariedad al Derecho en que habría incurrido la señorita Ministra

en Visita Extraordinaria al disponer tomarle declaración al inculpado, diligencia

que por sí misma no se divisa que lesione o amenace de modo ilegal la libertad

ambulatoria o la seguridad de la persona citada, no siendo suficiente al efecto la

cita de artículos del Código de Justicia Militar y del Código de Procedimiento Civil

(normativa ajena a estos autos sobre materia penal) dado que se trata de un

medio de impugnación de rango constitucional.

En tal virtud, procede negar lugar al recurso de apelación interpuesto por

este capítulo.

Noveno: Que, en el escrito de fecha 25 de junio de 2019, que rola a fojas

1 de estos antecedentes, se alega escuetamente que la Ministra en Visita

Extraordinaria, señorita Rutherford “ha ordenado la detención del amparado don

Humberto Oviedo Arriagada, a fin de que, previo informe de la juez recurrida, se

ordene por esta Ilustrísima Corte subsanar los defectos de que adolece el

procedimiento, restableciéndose el imperio del derecho”. A continuación, y sin


mayor desarrollo del reclamo, en cuanto a las exigencias constitucionales de

ilegalidad o antijuridicidad que han de caracterizar a la resolución judicial atacada,

se solicita al tribunal de alzada “subsanar los defectos de que adolece el

procedimiento, restableciéndose el imperio del derecho”.

Décimo: Que, la Corte Marcial, al conocer del recurso antes citado,

decidió que “la detención del amparado, ha sido dispuesta por autoridad

competente y los casos previstos por la ley”.

Undécimo: Que, en ninguno de los escritos en que se materializaron los

amparos constitucionales se hizo alusión a la suspensión del procedimiento

dispuesta por el Tribunal Constitucional, al declarar admisible el recurso de

inaplicabilidad por inconstitucionalidad respecto al artículo 78 del Código de

Procedimiento Penal. Sin embargo, en su alegato verificado ante esta Corte el día

9 de julio del corriente, el señor abogado del recurrente centró toda su

argumentación en el hecho de que esa suspensión debió haber impedido a la

señorita Ministra en Visita Extraordinaria efectuar las actuaciones y dictar las

resoluciones que se impugnan. A su turno, la señora abogada representante del

Consejo de Defensa del Estado retrucó, en lo fundamental, que dicha suspensión

había sido únicamente parcial y comprendía sólo el cuaderno relativo a

“Empresas de Turismo”.

Duodécimo: Que, atendidas las características ya resaltadas de los

recursos deducidos ante la Corte Marcial y teniendo en cuenta que el recurrente

solicita algo tan genérico como que se subsanen los defectos de que adolece el

procedimiento y se restablezca el imperio del derecho, sin exponer cómo debe

llevarse a cabo tal restablecimiento, resulta útil para ilustrar a este tribunal sobre

lo realmente pedido, el escrito de fecha 25 de junio de 2019, en el cual el letrado

representante del señor Oviedo solicita se declare “la nulidad de todo lo obrado
por incompetencia absoluta” y se dejen sin efecto las actuaciones decretadas en

contra de su mandante, por encontrarse suspendida la presente causa por el

Tribunal Constitucional. Invocando el artículo 238 del Código de Procedimiento

Civil — relativo a la nulidad procesal— el impugnante expresa que “todas las

diligencias que se decreten en la presente causa en contra de mi representado

Humberto Oviedo Arriagada son nulas absolutamente”. En la parte petitoria

solicita “decretar la nulidad de todo lo obrado por incompetencia absoluta y dejar

sin efecto las actuaciones decretadas en contra de mi representado…”.

Decimotercero: Que, lo impetrado en el escrito antes reproducido se ve

reiterado en el recurso de amparo rolante a fojas 1, el cual solicita “subsanar los

defectos de que adolece el procedimiento restableciéndose el imperio del

derecho”.

Decimocuarto: Que, la expresión “defectos” significa, en lo que interesa a

este asunto, “falta derivada de la infracción de la inobservancia de las normas

procesales en una causa, que puede llevar a la nulidad de las acciones”. Otra

acepción, más genérica, reza “a falta de algo, especialmente de algún requisito”.

Esta Sala Penal ha sostenido, en reiteradas sentencias, que la acción

constitucional de amparo no tiene por objeto enmendar o corregir eventuales

vicios o defectos producidos en la tramitación de un procedimiento judicial (entre

otras, SCS N° 42.403-17, de 8 de noviembre de 2017; N° 3.425-18, de 27 de

febrero de 2018; y, N° 3742-19, de 2 de febrero de 2019).

Por tanto, atendidos los fundamentos y el petitorio del medio de

impugnación que se analiza, procede declararlo sin lugar, teniendo el recurrente

otros arbitrios procesales a su haber.

Decimoquinto: Que, sin perjuicio de lo anterior, y haciéndose cargo esta

Sala de las alegaciones de las partes, vertidas en estrado, entiende que dados
los términos de la resolución aclaratoria del Tribunal Constitucional, cuya copia

rola a fojas 350 y siguientes, que según su propio tenor literal, rige “en lo

sucesivo”, esto es “en el tiempo que ha de seguir al momento en que se está”, y

que sin duda no se habría pronunciado de haber estado claro su sentido y

alcance desde el día 9 de enero de 2019, la señorita Ministra en Visita

Extraordinaria pudo razonablemente comprender, sin infringir ni la Constitución ni

la ley, que la suspensión del procedimiento tenía carácter parcial y no total, lo que

se vio refrendado por lo expuesto por el señor Ministro en Visita Extraordinaria

(s), don Juan Manuel Muñoz Pardo, en resolución de 11 de enero del año en

curso.

Y visto, además, lo dispuesto en el artículo 21 de la Constitución Política

de la República y por los fundamentos anotados, se confirma la sentencia

apelada de veintiocho de junio de dos mil diecinueve, dictada por la Corte

Marcial en el Ingreso Corte N° 496-2019 y acumulada.

Acordado lo anterior después de haber sido desechada la

indicación previa de los Ministros Sres. Dahm y Silva, fundada en que

estuvieron por prescindir, en la integración de la Sala, del señor Auditor

General del Ejército, por cuanto conforme al artículo 70-A del Código de

Justicia Militar, la Corte Suprema integrada con el referido señor Auditor, tiene

únicamente las atribuciones y competencias que dicha norma consigna, esto

es, en materias del propio código precitado, mas, cuando conoce de materias

que no están en el cuerpo legal referido, sino de acuerdo a las facultades

reguladas en la propia Ley Orgánica Constitucional del Poder Judicial y demás

legislación común vigente, esta Corte no requiere más que su propia

integración, ya que la norma en estudio y que añade —en su composición— al

señor Auditor, es especial y determina tanto una competencia como una


composición del Tribunal excepcional, por lo que, tratándose de normas de

orden público, no pueden ser alteradas.

Acordada con el voto en contra del Auditor General del Ejército, Sr.

Sandoval, quien estuvo por revocar la sentencia impugnada y, en su lugar,

acoger la presente acción de amparo, teniendo para ello en consideración:

1°) Que en virtud de las alegaciones de las partes formuladas en

estrado, puede colegirse que el Tribunal Constitucional en el marco de

requerimiento de inaplicabilidad por inconstitucionalidad respecto del artículo

78, inciso primero del Código de Procedimiento Penal, planteado por el

recurrente Humberto Oviedo Arriagada, referido al “secreto del sumario”,

haciendo uso de las normas pertinentes de la ley 17.997, Orgánica

Constitucional del Tribunal Constitucional, artículos 37 y 38, decreta como

medida cautelar con fecha nueve de enero del año 2019, la suspensión en el

procedimiento penal Causa Rol 575-2014, instruida en la actualidad por la

Ministra en Visita Extraordinaria de la Corte Marcial doña Romy Rutherford

Parentti, sin existir distinciones ni menciones específicas a cuadernos

determinados.

2°) Que, dicha resolución le fue notificada a dicho Tribunal a quo, con

fecha diez de enero de 2019, por el Tribunal Constitucional sin existir

distinciones ni menciones específicas a cuadernos determinados.

3°) Que, el Ministro en Visita Extraordinario subrogante de la época, le

dio el carácter de parcial a la suspensión decretada por el Tribunal

Constitucional, acotándola al cuaderno denominado “Empresas de Turismo”, y

esto a la luz de existir referencia a tal cuaderno en la caratula web del

expediente constitucional.

4°) Que producto de dicha interpretación restrictiva de los alcances de la


suspensión dispuesta por el Tribunal Constitucional, ha devenido en la práctica

en una afectación directa de una de las garantías constitucionales que se

reclama a través del presente amparo, haciendo en el hecho ilusorio el efecto

cautelar que la medida adoptada por dicho Tribunal pretendía evitar, ya que al

no paralizarse en su integridad la tramitación de la causa N° 575-2014,

respecto del amparado, se le sometió a proceso en el cuaderno denominado

F-A.

5°) Que con la decisión aclaratoria del Tribunal Constitucional de cinco

de julio pasado, ha quedado irremisiblemente demostrado que el actuar de la

Ministra en Visita Extraordinaria, al acordar una suspensión parcial acotado al

cuaderno Empresas de Turismo y seguir tramitando en lo demás el proceso en

contra del amparado Oviedo, ha sido al margen de sus facultades legales, sin

atender cabalmente a lo resuelto por el Tribunal Constitucional, con fecha

nueve de enero pasado, encontrándose impedida de decretar su detención, el

posterior sometimiento a proceso y la subsecuente prisión preventiva que a la

fecha se encuentra cumpliendo el amparado.

6°) Que, considerando que efectivamente hoy existe certeza jurídica

acerca de la extensión de la medida de suspensión del procedimiento

declarada y aclarada por el Tribunal Constitucional y que afecta al proceso N°

575-2014, del Rol de Ingreso original del Segundo Juzgado Militar y que

además alcanza en sus efectos al amparado, el mantenimiento de la situación

procesal que le afecta, constituye una vulneración a la garantía de su libertad

personal, debiendo este Tribunal subsanar dicha situación, por cuanto

considera que la interposición eventual de otros arbitrios procesales no podrían

prosperar, habida cuenta de la medida cautelar suspensiva que afecta a dicho

proceso.
7°) Que, a raíz de todo lo expresado, se estima que esta Corte debe

revocar la resolución apelada dictada por la Corte Marcial de fecha 28 de junio

pasado y declarar en su lugar que debe dejarse sin efecto el auto de

procesamiento dictado en contra del amparado y ordenar su inmediata libertad,

por encontrarse suspendida la tramitación de la Causa Rol 575-2014, a su

respecto, teniendo para ello únicamente presente lo resuelto por dicho Tribunal

Constitucional, a través de resolución de nueve de enero pasado, debidamente

aclarada por la de cinco de julio del actual.

Redacción a cargo de Ministro Sr. Künsemüller y, de la indicación

desechada y el voto disidente, sus autores.

Regístrese y devuélvase.

N° 18.406-2019.