Vous êtes sur la page 1sur 14

EL DELITO DE ROBO: El robo es un delito contra el patrimonio,

consistente en el apoderamiento de un bien ajeno, empleando para


ello el ejercicio de la fuerza sobre las cosas o violencia o intimidación
en las personas. Son precisamente estas dos modalidades de
ejecución de la conducta las que la diferencia del hurto, que exige
únicamente el acto de apoderamiento de la cosa.

La mayor peligrosidad la representa el robo con violencia sobre las


personas, que comúnmente es conocido como “atraco”, termino este
que no aparece en la legislación y por tanto es fruto de la costumbre
coloquial que denota la acción de un sujeto activo que hace uso de la
fuerza o intimidación, para alcanzar despojar a un sujeto pasivo de sus
bienes.

El robo es una figura presente desde los tiempos remotos que


demarcan el principio del derecho a la propiedad. El robo es el
resultado de la ambición desmedida de una persona que mediante el
uso de la fuerza o la amenaza, constriñe la voluntad de su víctima con
el fin de apoderarse de un bien que le pertenece o está bajo su
custodia. La importancia del estudio de esta figura que está inserta en
el ordenamiento penal, cobra sentido ya que estadísticamente el robo
constituye o encabeza el primer lugar en los índices de criminalidad en
Venezuela.

El robo, es un delito complejo o pluriofensivo. Se denomina delito


pluriofensivo, en derecho penal, a aquel delito que ataca a más de un
bien jurídico protegible a la vez. Por ejemplo, un hurto es un delito que
afecta únicamente a la propiedad, mientras que un robo, al existir la
violencia, puede afectar también a la integridad física de las víctimas,
su libertad personal, sus bienes, su integridad psíquica además de
afectar los bienes o los derechos de alguien. Esto quiere decir que si
un agente o sujeto activo emplea un arma de fuego y la utiliza para
amedrentar a su víctima y despojarlo de sus pertenencias, habrá
cometido un robo más allá de que nunca haya accionado el arma.

ELEMENTOS DEL DELITO DE ROBO: Para calificar el tipo penal lo


primero que hay que hacer es establecer si en la conducta desplegada
por el avente o sujeto activo, están presentes los elementos
constitutivos del robo, que en definitiva son los que le dan su
naturaleza específica.
En el caso del robo los elementos constitutivos del mismo en sentido
general son cuatro:
1. La acción de apoderarse de un bien
2. El Apoderamiento ilegítimo mediante el uso de la fuerza o
amenaza
3. Sobre cosa mueble
4. La Ajenidad de la cosa
5. El Valor de la cosa
La acción de apoderarse de un bien: representa el mismo concepto
en todos los delitos de carácter patrimonial, apoderarse es sinónimo
de adueñarse, es decir, lograr de algún modo sustraer una cosa
mueble de la esfera jurídica de un dueño o poseedor, en el caso del
delito de Robo, el agente emplea el uso de la fuerza sobre el objeto o
la amenaza y hasta el ataque físico para alcanzar su objetivo de
despojar a su víctima de sus pertenencias.

El apoderamiento ilegitimo: consiste en la sustracción de una cosa


mueble mediante el uso de la fuerza o la amenaza sin que exista el
consentimiento del dueño, es decir, el apoderamiento arbitrario de lo
ajeno se logra mediante la coacción que puede estar representado por
el sometimiento de la víctima mediante el uso de la fuerza física o al
establecer una amenaza de infringir un mal suficiente que permita
vencer la voluntad de protección de los bienes y se produzca la
entrega al delincuente.

La Cosa mueble: será lo que pueden ser llevado o transportado. En


principio, las cosas susceptibles de robo son aquellos objetos
corpóreos o tangibles, que debe tener un valor o gozar de apreciación
personal o mejor dicho que se ostente un derecho sobre ellos. El
objeto del delito es una cosa mueble ajena, respecto a ello el artículo
531 y siguiente del Código Civil, establece que son bienes muebles los
objetos materiales susceptibles de apropiación. También debe
indicarse que para el derecho penal el significado de cosa mueble es
más amplio, puede no solamente comprender los muebles por su
carácter representativo y, en algunos casos, las cosas muebles por su
naturaleza. El derecho penal determina el carácter de mueble de una
cosa atendiendo a su "transportabilidad" o movilidad, es decir, si una
cosa puede ser transportada para el derecho penal es "mueble".
La Ajenidad de la cosa: La cosa debe ser ajena, aspecto que implica
un requisito negativo ya que no le pertenece a quien la roba, como
también uno positivo pues la cosa pertenece a alguien quien de alguna
manera tiene que demostrar su titularidad.

El Valor de la cosa: representa la utilidad dada y el valor económico


de intercambio de una cosa mueble establecido en un momento
determinado. En el proceso es requerido el justiprecio, que será
realizado por un perito o experto, sobre el valor de la cosa robada. El
valor es el elemento necesario que justifica la apreciación proporcional
del bien mueble y determina la naturaleza y cuantía del daño causado.

ESTRUCTURA TÍPICA: pretende establecer el análisis de la norma


penal en cuanto a la composición del tipo penal del Robo establecido
en el artículo 455 del Código Penal, dentro de las peculiaridades que
determinó el legislador en la construcción normativa respecto a la
forma básica y complementaria.

La Acción o Inacción

Es la acción: está representada en la conducta desplegada por un


agente que mediante violencia o amenaza, somete a su víctima para
tomar la cosa ajena con la intención de ejercer el poder de disposición
sobre ella; para que tal apoderamiento se configure como ilícito, el
despojo debe realizarse bajo violencia o amenaza y sin derecho o
consentimiento del titular legitimo o poseedor del bien.

Inacción o ausencia de conducta: En el delito de robo se admite la


denominada “vis absolutia”, que es el sometimiento de la voluntad de
la víctima bien sea por medio de hipnotismo, el sonambulismo o el
empleo de sustancias psicotrópicas, estupefacientes o enervantes de
la voluntad, como lo es la burundanga.

Estructura básica del Tipo Penal del Hurto

Núcleo Rector: constituye la forma verbal que nutre antológicamente


la conducta típica en general en los tipos penales que agrupa, de tal
manera que ella gira en torno del mismo.
En el Robo, el núcleo rector es Robar, el representa la generalidad de
la acción que está planteada en el código penal y en otras leyes
especiales como la de hurto y robo de vehículos o delitos informáticos.
Así mismo el legislador establece en el articulado del Código Penal,
una serie de normas en donde señala distintos verbos respecto a la
misma acción de robar.

El verbo que dirige la acción: es entregar.

La entrega es el acto consumativo del robo, en la construcción de la


oración en la norma penal, el legislador pudo hacer uso de varios
verbos, por ello es preciso analizar la conducta desplegada por el
agente con la finalidad de subsumir la acción en el verbo rector de la
norma penal. En los tipos penales compuestos, existen distintos
verbos, cada uno representa o identifica una acción determinada, en
este caso el verbo rector será aquel que se ajusta a la acción que el
sujeto activo despliega y dentro de la cual se subsume.

Sujeto Activo: El robo es un delito de sujeto activo indiferente o


indeterminado, porque la norma no exige en su redacción para el
agente, una cualidad especial determinada.

Sujeto Pasivo: Es también indiferente o indeterminado. Puede ser el


propietario, el poseedor legítimo o el tenedor

Objeto Material: El objeto material del robo es un objeto mueble


perteneciente a otro. Es decir, una cosa mueble ajena. En
consecuencia, entendemos por cosa mueble todo objeto del mundo
exterior que sea susceptible de apoderamiento material y de
desplazamiento. El concepto de cosa mueble en el delito de robo es
de carácter funcional lo cual se distingue a la concepción que fija el
derecho civil. En relación a la ajenidad, ajeno es todo lo que no
pertenece a una persona, en este caso, todo lo que no es propiedad
del sujeto activo del delito.

Bien jurídico tutelado: Es complejo o pluriofensivo: por una parte el


bien jurídico que tutela el derecho a la propiedad, en sentido penal, y
el bien jurídico de la persona que es constreñida a entregar a riesgo
de su vida, su integridad, su libertad, entre otros. La ofensa a la vida,
libertad o la integridad física es sólo el medio empleado para lesionar
la propiedad, recordamos que lo decisivo o central está constituido por
el apoderamiento del bien mueble así el derecho de propiedad,
entendida en sentido penal, que comprende la propiedad civil o
dominio sobre la cosa y la posesión o tenencia.

Culpabilidad: El robo es un delito doloso. El dolo es idéntico al del


hurto, agregándole la conciencia y la voluntad de emplear la violencia
o amenaza, con la finalidad de apoderarse de la cosa.

Momento consumativo: El robo propio se consuma con el


apoderamiento violento de la cosa mueble ajena, admite el grado de
tentativa y frustración.

Penalidad: La pena es de presidio de seis años a doce años. Término


medio: nueve años de presidio.

Naturaleza de la acción penal: El robo es, siempre, un delito


perseguible de oficio.
Atipicidad: La atipicidad se presenta cuando falta alguno de los
elementos típicos que se mencionan; esto es, cuando la conducta
realizada no se adecua al tipo penal.

Antijuridicidad.
Aparece cuando se trasgrede el bien jurídico tutelado por la ley, que
en este caso es el patrimonio, los elementos típicos normativos que
son antijurídicos son sin derecho y sin consentimiento del dueño
legítimo de la cosa.

Imputabilidad.
Para que el delito de robo pueda ser sancionado, el sujeto debe tener
capacidad para poder ser juzgado por culpa de un ilícito penal.

Culpabilidad.
Existen dos grados de culpabilidad: dolo o culpa. En el caso del delito
de robo solo puede presentarse la primera forma o grado que es la
intencionalidad o dolo.

Punibilidad.
La pena va de acuerdo con la cuantía de lo robado, tomando como
base para la sanción el salario mínimo general vigente en el lugar y en
el momento de la comisión del delito. Toda vez que se trata de un
delito patrimonial, resulta obvio que debe existir un daño o afectación
patrimonial para el pasivo, en tanto existe un beneficio patrimonial
para el activo.

TIPOS DE ROBO: Dentro del robo hay dos modalidades distintas,


claramente diferenciadas una de otra en el Código Penal, una de ellas
se distingue por el empleo de la fuerza en las cosas y otra por la
violencia o intimidación en las personas, la doctrina ha denominado a
estas modalidades el Robo Propio y el Robo Impropio.

Robo Simple Art. 455 CP

Robo Impropio Art. 456 CP primer aparte

Robo Leve o Arrebatón Art. 456 CP segundo


Tipos de aparte
Robo
Robo de Documentos Art. 457 CP

Robo Agravado Art. 458 CP

Robo de vehículos automotor Art. 5, 6 y 7 LHRVA

Robo Simple: es también conocido como robo propio, son aquellos


que aunque reúnen todos los elementos indispensables para constituir
el delito, no están acompañados de ninguna circunstancia agravante
especial en particular, está establecido de forma general en el artículo
455 del Código Penal el cual señala que:

Artículo 455. Quien por medio de violencia o amenazas de


graves daños inminentes contra personas o cosas, haya
constreñido al detentor o a otra persona presente en el lugar del
delito a que le entregue un objeto mueble o a tolerar que se
apodere de éste, será castigado con prisión de seis años a doce
años.

Comentario: La violencia acompaña al apoderamiento del bien


mueble, la misma puede estar dirigida al objeto o a la persona,
pero son simultánea a la intención de despojar a la víctima de
sus pertenencias. La violencia o amenaza puede también estar
dirigidas a constreñir la voluntad de la víctima para que tolere el
despojo de sus pertenencias. En todo caso la intención del
agente, está dirigida a despojar a la víctima de sus bienes no va
más allá de esa intención.

Sujeto: Tanto el sujeto activo como el pasivo son indiferentes o


indeterminados; La acción: consiste en constreñir al sujeto
pasivo, que puede ser el dueño o un poseedor del bien, que por
medio de violencia física o psíquica, es compelido a entregar una
cosa mueble, o a permitir que el agente se apodere de dicha
cosa lo cual representa para la especificidad de la norma, un
resultados equivalentes.

Cuando el Código emplea el termino violencias, se refiere a la


violencias física; con la expresión amenazas, alude a la violencia
psíquica o moral.

La violencia física, consiste en aniquilar la residencia de la


víctima, en tanto que la violencia psíquica, establece la amenaza
de graves daños inminentes contra personas o cosas.
Entiéndase bien que la amenaza está dirigida siempre, a
constreñir la voluntad de defensa que legítimamente tiene la
víctima.

La coacción, que significa amenaza, bien puede dirigirse


directamente o contra terceras personas, así como también
sobre las cosas: basta que ella sirva de suficiente intimidación y
el apoderamiento se manifieste como su consecuencia directa.

La violencia psíquica o moral implica:

1. que el daño con el que amenaza sea grave. La


gravedad del miedo y lo fundado e irresistible del temor
son valores variables que deben ser justipreciados por
el juez en cada caso concreto, teniendo en cuenta,
como dice Carmignani, el carácter más o menos
intimidante de la amenaza y la naturaleza más o menos
débil del amenazado, pues la vis compulsiva no priva en
forma absoluta de la posibilidad de actuar.
2. Que el daño sea, además, inminente. La inminencia
entraña un alto grado de probabilidad de que ocurra, de
inmediato, el daño.

3. Finalmente, que el daño se refiera a la persona del


tenedor de la cosa, o bien a terceros allegados a la
víctima, respecto al despojo de una cosa que el sujeto
pasivo le tiene gran aprecio.

Robo Impropio: está estipulado en el artículo 456 del Código Penal


en los siguientes términos:

Artículo 456. En la misma pena del artículo anterior incurrirá el


individuo que en el acto de apoderarse de la cosa mueble de
otro, o inmediatamente después, haya hecho uso de violencia o
amenazas antedichas, contra la persona robada o contra la
presente en el lugar del delito, sea para cometer el hecho, sea
para llevarse el objeto sustraído, sea, en fin, para procurarse la
impunidad o procurarla a cualquier otra persona que haya
participado del delito.
Si la violencia se dirige únicamente a arrebatar la cosa a la
persona, la pena será de prisión de dos a seis años.
Parágrafo único: Quienes resulten implicados en cualquiera de
los supuestos anteriores, no tendrán derecho a gozar de los
beneficios procesales de ley.

Comentario: contempla dos modalidades, la primera ocurre


cuando el individuo en el acto de apoderarse de la cosa mueble
de otro, o inmediatamente después, haya hecho uso de violencia
o amenazas manifiestamente desproporcionadas, contra la
persona robada o contra las personas presente en el lugar de la
comisión del delito, violencia está dirigida para garantizarse la
comisión del hecho, o bien para reducir toda resistencia que le
permita llevarse el objeto ya sustraído, o bien con la finalidad de
procurarse la impunidad propia o de cualquier cómplice que haya
participado en el delito.
Para que se configure el delito de robo impropio, se requiere que
la violencia o amenaza sea en el mismo contexto, durante o
inmediatamente anterior al acto de apoderamiento del objeto, y
se dirija a obligar a quien porta o detenta el objeto, a entregarlo o
permitir su apoderamiento.
En el robo impropio, la violencia durante o posterior debe
constituir una unidad de hecho con el apoderamiento, no puede
ser una actividad distinta e independiente.
En consecuencia, ello implica que la víctima acepta, consiente,
bajo violencia o amenaza, la entrega de la cosa; o permite por
coacción que el agente tome la misma. En segundo lugar, la
violencia o amenaza debe producirse en el momento del
apoderamiento de la cosa o inmediatamente después, bien sea
para cometer el hecho o llevarse el objeto sustraído. La otra
modalidad la constituye el robo leve o arrebatón.

Robo leve o Arrebatón: en esta modalidad, la violencia está dirigida


al objeto ya que el agente persigue únicamente arrebatar la cosa a su
dueño o poseedor, la pena será de prisión de dos años a seis años,
cuyo término medio es cuatro años.

Arrebatar significa quitar una cosa mediante violencia física, en un


movimiento inesperado a su dueño o poseedor. Existe robo leve
cuando la cosa mueble es arrebatada de encima del tenedor, sin
emplear violencia directa sobre él, sino sobre la cosa, también la
violencia del agente puede estar proyectada sobre el objeto que
pretende desposeer a la víctima, quien al percatarse de la situación,
se aferra al objeto y el agente sobrepasa su fuerza para vencer, de
modo mediato, la fuerza física del dueño, que quiere retener lo que es
suyo.
Es menester que el sujeto activo no se haya trabado en lucha con la
víctima; de lo contrario, existe robo propio. Además, es preciso que el
tenedor haya empleado o intentado emplear su fuerza para conservar
la cosa mueble que detenta, y que tal fuerza haya sido vencida por la
del agente; de no ser así, hay hurto con destreza. Si con el tirón se
causa una lesión al sujeto pasivo, tal lesión es intencional lo que
pudiera representar un dolo eventual en unas posibles lesiones.
Existe, entonces, concurso material de robo leve y lesiones personales
dolosas. Cuando el agente utiliza violencia física o moral contra las
personas presentes en el lugar del delito, inmediatamente después del
apoderamiento, para huir con la cosa, existe robo impropio.
Robo de Documentos: establecido en el artículo 457 del Código
Penal, señala que:
Artículo 457. Quien por medio de violencia o amenazas de un
grave daño a la persona o a sus bienes, haya constreñido a
alguno a entregar, suscribir o destruir en detrimento suyo o de un
tercero, un acto o documento que produzca algún efecto jurídico
cualquiera, será castigado con prisión de cuatro a ocho años.
Parágrafo único: Quienes resulten implicados en cualquiera de
los supuestos anteriores, no tendrán derecho a gozar de los
beneficios procesales de ley.
Comentario: Este tipo penal, constituye un caso particular de
robo y no de extorsión, porque el agente obtiene en el acto el
resultado que persigue, mientras que la extorsión requiere un
intervalo de tiempo para que el resultado se actualice.

Por otro lado, la coacción que el Código Penal prescribe como


medio de comisión en el robo de documentos coincide con la
coacción indicada por el artículo 455 de la misma norma, que
establece el tipo penal de robo propio; en cambio, la extorsión
sólo puede cometerse merced a la violencia psíquica.

Este delito es de sujeto activo y sujeto pasivo indiferente. La


acción consiste en constreñir al sujeto pasivo a entregar,
suscribir o destruir un documento que produzca algún efecto
jurídico. El objeto material, está constituido por un documento
jurídico y por la persona obligada a entregarlo, firmarlo o
destruirlo. El objeto jurídico, está integrado por el bien jurídico de
la propiedad (en sentido penal) y por el bien jurídico de la libertad
personal. El momento consumativo, el delito se consuma con la
entrega, suscripción o destrucción del documento. Admite la
tentativa, más no la frustración.

Robos Agravados: establecido en el artículo 458, el cual señala


que:
Artículo 458. Cuando alguno de los delitos previstos en los
artículos precedentes se haya cometido por medio de amenazas
a la vida, a mano armada o por varias personas, una de las
cuales hubiere estado manifiestamente armada, o bien por varias
personas ilegítimamente uniformadas, usando hábito religioso o
de otra manera disfrazadas, o si, en fin, se hubiere cometido por
medio de un ataque a la libertad individual, la pena de prisión
será por tiempo de diez a diecisiete años; sin perjuicio a la
persona o personas acusadas, de la pena correspondiente al
delito de porte ilícito de armas.

Parágrafo único: Quienes resulten implicados en cualquiera de


los supuestos anteriores, no tendrán derecho a gozar de los
beneficios procesales de ley ni a la aplicación de medidas
alternativas del cumplimiento de la pena.

Comentario: este tipo penal establece un conjunto de


circunstancias que constituyen agravantes a la penalidad general
impuesta en los siguientes supuestos cuando es posible
determinar la amenaza a la vida de la víctima:

1. Cuando el agentes perpetradores se encuentra


manifiestamente armado. Para que rija esta agravante, es
menester que haya un nexo indudable entre el uso del
arma, como medio intimidante (amenazas a la vida) y el
apoderamiento, como fin de la acción desplegada.

2. El robo es, también, agravado cuando se comete por


varias personas y que al menos una hubiere estado
manifiestamente armada. En cuanto al número de
personas (sujetos activos) el Código Penal requiere que
sean «varias», o sea, por lo menos dos o más.

3. Varios agentes ilegítimamente disfrazados, lo cual vulnera


además la confianza pública.
4. Cuando el robo se perpetra conjuntamente con un ataque a
la libertad individual. Tal ataque (Encerrar al sujeto pasivo)
facilita el apoderamiento de la cosa mueble por el agente o
la huida de éste con aquélla. Si, en cambio, el sujeto activo
priva de su libertad a otra persona con la finalidad de
obtener un rescate a cambio de restituir su libertad al
secuestrado, existe un delito distinto: el secuestro
propiamente dicho.

DIFERENCIAS: El legislador estableció la base comparativa


fundamental en los distintos tipos penales, por tanto se puede
determinar, características diferenciadoras del tipo penal del robo con
los siguientes:

Diferencias con la extorsión: En el robo, el agente puede emplear la


violencia física o la violencia psíquica; en cambio, en la extorsión, sólo
se concibe la violencia psíquica o moral. En el robo, la violencia y el
apoderamiento (o la entrega que da lugar al apoderamiento) son
simultáneos; por el contrario, en la extorsión, la violencia moral actúa
con un intervalo de tiempo. En otros términos, como dice Soler, «la
extorsión se diferencia del robo por la discontinuidad inherente a la
intimidación»

Diferencia con el hurto: ya se ha mencionado que en el hurto no


existe la violencia en contra de las personas, por el contrario, la
violencia vista desde distintos aspectos, constituye la característica
fundamental del robo.

Diferencia con el Secuestro: este tipo penal fue ubicado en los


delitos de carácter patrimonial, ambos tipos penales son pluriofensivo,
se diferencian que en el secuestro la violencia está dirigida a privar a
la persona de su libertad y exigir una recompensa futura, en cambio
que en el robo la privación de la libertad suele ser circunstancial y el
objeto inmediato es la desposesión de una cosa.

UBICACIÓN DEL TIPO PENAL DE ROBO EN EL CÓDIGO PENAL


VENEZOLANO.

El Robo se encuentra tipificados en el Libro Segundo, Título X, De los


Delitos Contra la Propiedad, Capítulo II, Del robo, de la extorsión y del
secuestro, artículos del 456 al 458, de la extorsión y del secuestro en
los términos siguientes:

Artículo 455. Quien por medio de violencia o amenazas de


graves daños inminentes contra personas o cosas, haya
constreñido al detentor o a otra persona presente en el lugar del
delito a que le entregue un objeto mueble o a tolerar que se
apodere de éste, será castigado con prisión de seis años a doce
años.
Artículo 456. En la misma pena del artículo anterior incurrirá el
individuo que en el acto de apoderarse de la cosa mueble de
otro, o inmediatamente después, haya hecho uso de violencia o
amenazas antedichas, contra la persona robada o contra la
presente en el lugar del delito, sea para cometer el hecho, sea
para llevarse el objeto sustraído, sea, en fin, para procurarse la
impunidad o procurarla a cualquier otra persona que haya
participado del delito.
Si la violencia se dirige únicamente a arrebatar la cosa a la
persona, la pena será de prisión de dos a seis años.

Parágrafo único: Quienes resulten implicados en cualquiera de


los supuestos anteriores, no tendrán derecho a gozar de los
beneficios procesales de ley.
Artículo 457. Quien por medio de violencia o amenazas de un
grave daño a la persona o a sus bienes, haya constreñido a
alguno a entregar, suscribir o destruir en detrimento suyo o de un
tercero, un acto o documento que produzca algún efecto jurídico
cualquiera, será castigado con prisión de cuatro a ocho años.
Parágrafo único: Quienes resulten implicados en cualquiera de
los supuestos anteriores, no tendrán derecho a gozar de los
beneficios procesales de ley.
EL ROBO PREVISTO EN LA LEY SOBRE EL HURTO Y ROBO DE
VEHÍCULOS AUTOMOTOR

Artículo 5.- Robo de Vehículos Automotores. El que por medio de


violencia o amenazas de graves daños inminentes a personas o
cosas, se apodere de un vehículo automotor con el propósito de
obtener provecho para sí o para otro, será sancionado con pena de
presidio de ocho a dieciséis años. La misma pena se aplicará cuando
la violencia tenga lugar inmediatamente después del apoderamiento y
haya sido empleada por el autor o él participe para asegurar su
producto o impunidad.

Artículo 6.- Circunstancias Agravantes. La pena a imponer para el


robo de vehículo automotor será de nueve a diecisiete años de
presidio si el hecho punible se cometiere:
1. Por medio de amenaza a la vida.
2. Esgrimiendo como medio de amenaza cualquier tipo de arma
capaz de atemorizar a la víctima, aun en el caso de que no
siendo un arma, simule serla.
3. Por dos o más personas.
4. Por persona disfrazada, ilícitamente uniformada, usando
indebidamente identificación falsa o hábito religioso.
5. Por medio de ataque a la libertad individual, en cuyo caso se
estimará siempre la existencia de un concurso real de delitos.
6. Valiéndose de la actividad realizada por menores de edad.
7. Aprovechando situaciones de calamidad, infortunio o peligro
común.
8. Sobre vehículos automotores que estén destinados al
transporte público, colectivo o de carga.
9. Sobre vehículo automotor que pertenezca a los cuerpos
policiales de seguridad pública o sobre vehículos destinados
al transporte de valores.
10. De noche o en lugar despoblado o solitario.
11. Mediante penetración o permanencia arbitraria, engañosa o
clandestina en lugar habitado o en sus dependencias
inmediatas, aunque allí no se encuentren sus moradores.
12. Aprovechándose de las condiciones de inferioridad física o
indefensión de la víctima.

Artículo 7.- Tentativa de Robo. El que iniciare la ejecución de un delito


de robo de vehículo automotor, aun cuando no logre su consumación,
será castigado con pena de seis a siete años de presidio.
´