Vous êtes sur la page 1sur 6

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

ESCUELA ACADÉMICO PROFESIONAL DE INGENIERIA DE METALURGICA

ESTADISTICA DESCRIPTIVA: COMPARACION SIMPLE

CURSO:

Diseño Y Análisis De Experimentos

AUTORES:

– Baca Garcia, Junior


– Gamboa Quizpe, Jordan
– Rivera Quiñones, José Enrique.
– Ugarte Quiroz, Silvia Ercelinda.
– Zarate Arteaga,

DOCENTE:

Dr. Taboada Neira, Martin

AÑO:

2019
1. REALIDAD PROBLEMÁTICA:

Los orígenes del cincel se remontan a las épocas del hombre primitivo, que utilizaba
burdas herramientas manuales construidas en piedra. Posteriormente, con la llegada de
la era de los metales, los cinceles evolucionaron en piezas de cobre, bronce u oro y una
vez que se descubrió el hierro fueron construidos con este material.

La historia registra aplicaciones del cincel en el labrado de la piedra, el hueso, el cuero


y otro material animal rígido, la madera y el metal. Sin embargo, los materiales usados
hasta entonces en los cinceles eran maleables y por lo tanto no poseían la dureza
requerida para realizar el trabajo sin deformarse. Recién cuando comenzó a usarse el
hierro forjado, en el advenimiento de la Era Cristiana, el cincel adquirió la robustez
necesaria hasta evolucionar en las herramientas de hoy, construidas principalmente en
acero templado, un material mucho más duro e indeformable.

La dureza del material debe tenerse en cuenta en la selección del cincel adecuado. Así,
por ejemplo, si se trabaja con metales, los materiales blandos, como el aluminio,
necesitarán un cincel con ángulo de corte pequeño, mientras que los materiales duros,
como el acero, requerirán una herramienta con un ángulo de corte más grande. Hoy en
día los cinceles en la mayoría de veces son fabricados sin tener en cuenta los
tratamientos térmicos adecuados y esto perjudica a la demanda ya que esta herramienta
es muy utilizada en el sector de construcción. Este informe se hará una comparación
simple de la dureza de un cincel con su dureza nominal.

2. ANTECEDENTES:

Amaya I. y Carrer a H. en su investigación “Influencia de la temperatura de


revenido en el acero AISI 4340 sobre la tenacidad a la fractura en deformación plana”
asegura que a medida que aumenta la temperatura de revenido aumenta la tenacidad a
la fractura (Kic), debido a la descomposición de la martensita en martensita revenida.
Rodrigo Romero, en su investigación de Tratamientos Térmicos de Aceros
concluye “Se comprobó mediante la prueba de dureza Rockwell realizada a una probeta
de acero AISI 01 (DF2) y AISI 4340 sin tratar y otras tratadas térmicamente con la
técnica de temple cuyo objetivo es elevar la dureza del acero, para así aumentar su
durabilidad en uso, logrando resultados favorables y concluyentes en durezas desde 13
HRC a 64 HRC dependiendo del contenido de carbono del acero”.

Ana Pastor Muro, en su investigación de la transformación martensítica,


optimización de la microestructura y prevención de la rotura frágil en piezas coladas,
concluye “El tratamiento térmico más idóneo sobre la pieza moldeada en estado bruto
de colada, es el siguiente: recocido a 780ºC/1 hora y enfriamiento en el horno, seguido
de un tratamiento de temple a 1020ºC/1 hora y enfriamiento en aceite y un doble
revenido a 580ºC/2 horas”

3. FUNDAMENTOS TEÓRICOS:

El temple como todos los tratamientos térmicos, es un proceso de calentamiento y


enfriamiento, realizando este último con una velocidad mínima denominada crítica de
temple. El fin que se pretende generalmente en este ciclo es transformar con el
calentamiento toda la masa de acero en austenita, y después, por medio de un
enfriamiento suficientemente rápido, convertir la austenita en otro micro constituyente
muy duro denominado martensita. El enfriamiento del temple se puede efectuar en agua,
en aceite o en soluciones salinas. Elegir uno u otro dependerá del tipo de acero de que
se trate, y del uso que vayamos a dar a la pieza templada.
Después de templar, en la estructura del material se pueden presentar tensiones tan altas,
que pueden aparecer grietas de temple y el material se puede quebrar como vidrio. Con
el fin de eliminar estos fenómenos negativos y de dar al material "la dureza necesaria",
se debe revenir después de templar. Esto significa que se calienta nuevamente. Las
temperaturas de revenido se orientan conforme a la finalidad de empleo le la pieza de
trabajo.
4. PROBLEMA:

Un proveedor de venta de cinceles tuvo un problema con un pedido, ya que el comprador


al hacer el ensayo de dureza a un cincel le dio como resultado 26 HRC, y el proveedor
en su catálogo de venta da como dureza del cincel de 32 HRC, por lo cual el proveedor
decide hacer el análisis estadístico de todos los cinceles que había vendido.

5. HIPÓTESIS:

El tratamiento de revenido realizado a los cinceles no fue el adecuado, si la dureza esta


por debajo de la dureza nominal entonces se debe bajar la temperatura de revenido o
caso contrario.

6. PARTE EXPERIMENTAL:

Acero 4340:
Temple desde 860°C y revenido a 500°C por 2.5 horas.
Valor nominal (𝜇0 ) = 32
Valor experimental (𝜇) = 26
Desviación estándar (𝜎 ) = 7.57
1. Calculando el estimador de n:

|𝜇 − 𝜇0 | |26 − 32|
𝑑= = = 0.8
𝜎 7.57

2. En el anexo E, con 𝛼 = 0.05 encontramos que n = 20.


3. Encontrando nuestra nueva desviación estándar de nuestra muestra n= 20 y el
Student.
N Y 𝑦̅ − 𝜇0 32.6 − 32
𝑡0 = 𝑠 = = 0.38
1 28 ⁄ 𝑛 7.02⁄
√ √20
2 37
3 22
4 43
5 22 ̅=
𝒙 32.6
6 42 𝒔= 7.02
7 23 n= 20
8 29 u= 19
9 41 𝒕𝟎 = 0.38
10 32
11 37
12 32
13 32
14 25
15 43
16 31
17 33
18 39
19 36
20 25

4. Con la tabla del anexo B y los datos v = 19, hallamos el 𝑡𝑙𝑎𝑏 .


𝑡𝑙𝑎𝑏 = 𝑡0,025;19 = 2.093
5. Graficamos 𝑡0 = 0.38 e identificamos las zonas 𝐻0 𝑦 𝐻1 .

𝑡0 = 0.38

𝐻0

𝐻1 -2.093 𝜇0 +2.093 𝐻1
26.34 < 32 < 37.66
El 𝑡0 = 0.38, cae en la zona 𝐻0 , esto significa que la dureza experimental es
estadísticamente la misma que la dureza nominal.

7. BIBLIOGRAFIA:

– ASTM INTERNATIONAL. (1998). Standard Test Method For Rockwell

Hardness Of Metallic Materials. UNITED STATES.

– ASTM INTERNATIONAL. (1998). Standard Test Method For Brinell

Hardness Of Metallic Materials. UNITED STATES.

– Belzunce, F. (2001). Aceros Y Fundiciones: Estructuras, Transformaciones,

Tratamientos térmicos y Aplicaciones. Oviedo.