Vous êtes sur la page 1sur 13

¿Dónde está “la Iglesia” en

Apocalipsis 4–19?
Revelación 4-19

por Robert Gromacki

1
VISIÓN GENERAL

¿D
ónde está la iglesia durante los siete años de Tribulación, como se describe en
Apocalipsis 4-19? Si el posttribulacionismo fuera correcto, esperaría ver a la
iglesia mencionada como estando en la tierra durante este tiempo. Sin
embargo, esa no es la imagen que se ve en Apocalipsis 4-19. Este escritor demuestra a
través de la investigación de muchos de los detalles de Apocalipsis 4-19 que la iglesia está
representada en el cielo con Cristo, habiendo sido raptada antes de que comenzara la
Tribulación. Puede informarse sobre el abrumador apoyo para la comprensión
pretribulacional de este problema a través de este ensayo.

El emperador romano Domiciano desterró al apóstol Juan a la isla de Patmos en el


Mar Egeo (Rev. 1: 9). Fue allí donde Juan escuchó el mandato de Jesucristo: "Lo que ves,
escribe en un libro y envíalo a las siete iglesias que están en Asia" (Ap. 1:11 NKJV). John
registró lo que vio y escuchó, y luego envió el volumen a siete iglesias locales ubicadas en
ciudades clave dentro de la provincia romana de Asia; a saber, Éfeso, Esmirna, Perganios,
Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea (Ap. 1:11).

El contenido del libro de Apocalipsis se puede dividir en tres secciones, basadas en


el mandato de Cristo: "Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las cosas que
sucederán después de esto" (Ap. 1:19). NKJV). Estas tres secciones revelan una secuencia
de tiempo: pasado, presente y futuro.

¿Qué acababa de ver John? Acababa de ver una visión simbólica de Jesucristo en
medio de los siete candeleros que representaban a las siete iglesias locales (Ap. 1: 12-
18,20). Este contenido forma la sección pasada del libro ("las cosas que has visto"). La
presente sección ("las cosas que son") se puede ver en las siete cartas individuales a las
iglesias (Ap. 2-3). La sección futura, por lo tanto, constituye la mayor parte del libro (Ap. 4-
22). La frase prepositiva "después de esto" (meta tauta) significa literalmente "después de
estas cosas". Se encuentra tres veces (1:19; 4: 1 [dos veces]). La tercera sección comienza
con estas palabras: "Después de estas cosas miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo.
Y la primera voz que escuché fue como una trompeta que hablaba conmigo, diciendo: Sube
aquí,

2
La sección futura (Ap. 4-22) contiene una introducción, que revela el trono de Dios
Padre en el cielo y la toma del rollo de siete sellos de Jesucristo (4-5). Luego se describen
los juicios de los sellos, las trompetas y los tazones (5-16). Luego se expone el juicio de
Babilonia (17-18). Finalmente se presenta la segunda venida de Jesucristo a la tierra (19:
11-21). El reino milenial, el juicio del gran trono blanco y el estado eterno cierran la
revelación profética (20-22).

La típica interpretación futurista del libro sostiene que los capítulos 4-19 describen
lo que sucederá en los siete años anteriores a la segunda venida de Cristo a la tierra (19:
11-21). Los defensores consistentes del premilenialismo mantienen esta posición
independientemente de su punto de vista particular sobre el rapto de la iglesia.

Sin embargo, solo aquellos que abrazan el arrebatamiento pretribulacional (o el


arrebatamiento anterior a la semana setenta de Daniel) argumentarán la ausencia de la
iglesia genuina en la tierra durante estos siete años completos. ¿Qué evidencia se puede
encontrar dentro de Apocalipsis 4-19 para mostrar que la verdadera iglesia está en el cielo
cuando están ocurriendo los eventos de estos capítulos? Lo siguiente mira a nueve
indicaciones.

La Mención de la Iglesia.

Las palabras "iglesia" o "iglesias", tan prominentes en los capítulos 1-3, no aparecen
nuevamente en el libro hasta el último capítulo (22:16). La "iglesia" singular y la "iglesia"
plural ocurren juntas 19 veces en los primeros tres capítulos (1: 4,11,20 [dos veces]; 2:
1,7,8,11, 12,17,18,12, 19; 3: 1,6,7,13,14,22).

El término "iglesia" (ekklesia) significa literalmente "un grupo llamado". Tiene dos
usos principales en el Nuevo Testamento. Puede ser usado del cuerpo de Cristo, el cual Él
está construyendo en esta era (Mat. 16:18; 1 Co. 12:13; Efe. 1: 22-23; 4: 1-6). Está
compuesto por judíos creyentes y gentiles creyentes hechos uno en Cristo (Efesios 2: 15-
16). El término también se puede usar de una congregación local de creyentes (Hechos
14:27; Gal. 1: 2). Es tan usado en este segundo sentido en el libro de Apocalipsis.

Sin embargo, hay un extraño silencio del término en los capítulos 4-19. Ese hecho es
especialmente notable cuando se compara esa ausencia con su presencia frecuente en los
primeros tres capítulos. Una buena razón para este fenómeno es la ausencia de la verdadera
iglesia y las verdaderas iglesias evangélicas en los siete años anteriores a la segunda

3
venida. Los verdaderos creyentes de la iglesia han ido a la presencia de Jesucristo en el cielo
antes del inicio de los eventos del período de siete años. La iglesia no se menciona durante
los juicios de sello, trompeta y plato porque la iglesia no está aquí durante el derramamiento
de estos juicios.

La admonicion

La frase recurrente "a las iglesias" (2: 7,11,17,29; 3: 6,13,22) está visiblemente
ausente en una advertencia similar (13: 9). Las siete cartas a las iglesias terminan con esta
advertencia de Cristo: "El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias"
(NKJv). Cada persona individual en cada iglesia local individual debía escuchar y aplicar la
verdad que Cristo dio a todas las iglesias locales. Por ejemplo, un creyente en la iglesia en
Efeso podría beneficiarse espiritualmente de lo que el Salvador dijo a las iglesias en Pérgamo
o Filadelfia.

Satanás, la bestia y el falso profeta son los tres enemigos principales de Dios y su
pueblo durante el período de siete años (13: 1-18; 19: 20-20: 3). La bestia, simbólica del
dictador político-militar de los últimos tiempos, gobernará durante 42 meses, la segunda
mitad del período de siete años. Juan registró esta verdad acerca de él: "Todos los que moran
en la tierra lo adorarán, cuyos nombres no han sido escritos en el Libro de la Vida del
Cordero inmolados desde la fundación del mundo" (13: 8).

En este punto, John registra la advertencia: "si alguien tiene oído, oiga" (13:
9). ¡Período! No se menciona "decir a las iglesias", una frase que se repite siete veces en las
siete letras. Si las iglesias mencionadas anteriormente (Ap. 1-3) podrían estar en el período
de siete años para enfrentar la ira de la bestia, ¿por qué no se les dirigió la advertencia? La
respuesta obvia es que no estarán en la tierra en ese momento. Hay una mención de "santos"
en el contexto (13: 7,10). Estos santos, sin embargo, son aquellos que se salvan durante los
siete años posteriores a que la verdadera iglesia haya sido llevada al cielo.

La esposa del cordero

La iglesia, como una unidad de cuerpo, no se ve después de los capítulos 1-3 hasta
que se discute el matrimonio del Cordero (19: 7-9). Aquí está la descripción:

4
Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria, porque el matrimonio del Cordero ha llegado y
Su esposa se ha preparado. Y a ella se le concedió estar vestida de lino fino, limpio y
brillante, porque el lino fino es el acto justo de los santos (19: 7-8).

La iglesia se llama la "esposa" de Cristo (gune). Pablo usó la metáfora del esposo y la
esposa para describir la relación de Jesucristo con la iglesia (Efesios 5: 22-33). La esposa
es vista como una unidad completa y definida en el cielo incluso antes de la segunda venida
real de Cristo a la tierra (19: 7; cf. 19: 11-16). No tiene sentido que parte de la esposa esté
en el cielo y otra parte esté en la tierra.

La esposa también ha sido recompensada antes de la segunda venida de Cristo a la


tierra. Su responsabilidad se puede ver en el hecho de que "se preparó" (19: 7). Sin embargo,
ningún creyente merece una recompensa por lo que ha hecho por el Señor. La divina
concesión de la recompensa sigue siendo una expresión de Su gracia redentora, por lo que
el texto dice: "Y a ella se le concedió ser vestida en lino fino" (19: 8). El lino se define como
"los actos justos de los santos" (19: 8 NVI). La frase "actos justos" es la traducción de un
sustantivo plural (ta dikaišmata). Parece referirse a los hechos justos hechos por creyentes
genuinos en lugar de a la justicia posicional imputada de Cristo (Romanos 3:22; 4: 22-5: 1).

Por lo tanto, el tribunal de Cristo ya tuvo lugar en el cielo antes de que Él regrese a
la tierra. Todos los creyentes en esta era de la iglesia saben que tendrán que rendir cuentas
por lo que han hecho desde que fueron salvos (1 Cor. 3: 11-15; 2 Cor. 5:10). Dado que la
esposa ha sido recompensada antes del regreso de Cristo a la tierra, la esposa tuvo que ser
arrebatada al cielo antes de ese evento.

Actividad de Cristo

El enfoque de la actividad de Cristo cambia de los capítulos 1-3 a los capítulos 4-


19. En los primeros tres capítulos, su ministerio estaba en medio de las siete iglesias en la
tierra. Los está elogiando, criticando y corrigiendo. En los capítulos 4-19, sin embargo, su
actividad ocurre en el cielo. Está ocupado con el rollo de siete sellos y los juicios que
proceden de él.

Como la Cabeza viviente de la iglesia, Su cuerpo, Él está actualmente construyendo


Su iglesia (Mat. 16:18). Él está en nosotros y nosotros en Él. Su atención está en la
iglesia. Sin embargo, ese énfasis desaparece en los capítulos 4-19. En los siete años previos
a su regreso a la tierra, Él está preparando al mundo e Israel para su venida. La iglesia

5
ahora está completamente con Él en el cielo por medio de la resurrección, la traducción y
el éxtasis. Esa fase de su propósito creativo y redentor ha sido finalizada.

24 ancianos

Si los 24 ancianos representan a la iglesia, entonces la iglesia ya está en el cielo antes


de la apertura de los juicios de los sellos. Los ancianos tienen una parte prominente en los
capítulos 4-19. Se mencionan 12 veces (4: 4,10; 5: 5,6,8,11,14; 7: 11,13; 11:16; 14: 3; 19:
4). Se mencionan por primera vez como presentes en el cielo alrededor del trono de Dios
Padre. Alrededor del trono había veinticuatro tronos, y en los tronos vi a veinticuatro
ancianos sentados, vestidos con túnicas blancas, y tenían coronas de oro en su cabezas "(4:
4 NKJV).

¿Quiénes son estos ancianos? ¿Representan ángeles u hombres? Si son humanos,


¿simbolizan a los creyentes del Antiguo Testamento, a los creyentes del Nuevo Testamento,
o ambos?

El adjetivo numérico "veinticuatro" es significativo. El rey David dividió el sacerdocio


levítico en 24 órdenes (1 Crón. 24). Cada orden realizó funciones sacerdotales en el
tabernáculo y en el templo durante ocho días, desde el sábado hasta el sábado. En la
distribución de la carga de trabajo, cada orden funcionaría dos semanas al año. Al hacerlo,
cada orden representaba a toda la tribu sacerdotal y a la nación de Israel ante Dios. Por lo
tanto, el número "veinticuatro" llegó a ser representativo de un grupo completo más
grande. Por lo tanto, los "veinticuatro ancianos" es una frase que denota más de dos docenas
de personas específicas; más bien, los ancianos representan a un grupo completo de seres
personales, ya sea ángeles o humanos.

Tres características de su descripción son sorprendentes. Primero, están "sentados"


en los tronos. No están de pie, volando, o flotando. ¿Se han sentado los ángeles en la
presencia de Dios? Ningún versículo de la Escritura dice que alguna vez lo hayan hecho. Sin
embargo, Jesús prometió a todos los creyentes en la era de la iglesia: "Al que venciere, le
concederé que se siente conmigo en mi trono, ya que también me acerqué y me senté con
mi padre en su trono" (Ap. 3:21 NKJv) . Dios, de manera posicional, ha hecho que todos los
creyentes "se sienten juntos en los lugares celestiales en Cristo Jesús" (Efesios 2: 6). La
característica de "sentarse" de los ancianos se adapta mejor a los hombres que a los ángeles.

6
En segundo lugar, los ancianos estaban "vestidos con túnicas blancas" (himatiois
leukois). Estas palabras fueron utilizadas previamente por los creyentes dentro de las
iglesias (3: 5,18).

Tercero, los ancianos tenían "coronas" (stephanous) sobre sus cabezas. Estas son
coronas ganadas por el logro y la victoria. Nuevamente, a los creyentes en las iglesias se les
prometieron coronas (2:10; 3:11; misma palabra). En las epístolas, a los creyentes en esta
era de la iglesia se les prometen coronas para logros específicos: la corona incorruptible
para vivir una vida espiritualmente disciplinada (1 Co. 9:25); la corona de la alegría por
impactar vidas para recibir a Jesucristo como Salvador (1 Tes. 2:19); la corona de justicia
para amar la aparición de Cristo (2 Timoteo 4: 8); la corona de la vida para amar a Cristo
en la resistencia de las pruebas (Santiago 1:12; cf. Ap. 2:10: la corona de la vida dada al
vencedor-creyente en Esmirna por ser fieles hasta la muerte); y la corona de gloria para los
pastores fieles (1 Pedro 5: 4). Los santos ángeles no usan coronas, pero los creyentes pueden
y las usarán.

La triple descripción de los 24 ancianos sentados, vestidos y coronados habla de una


identidad de personas redimidas, especialmente los creyentes de esta era de la iglesia. Se
debe abordar un problema de traducción de texto dentro del contexto de la alabanza de los
ancianos (5: 8-10). Los ancianos cantaron una nueva canción, diciendo:

Eres digno de tomar el rollo y de abrir sus sellos; porque fuiste muerto, y nos
has redimido a Dios con tu sangre de cada tribu y lengua y pueblo y nación,
y nos has hecho reyes y sacerdotes para nuestro Dios; y reinaremos en la
tierra (5: 9-10

En esta canción de redención, note los pronombres personales en plural en primera


persona ("nosotros" y "nosotros"). Tanto la versión King James como la versión New King
James, basadas en el texto griego recibido (Textus Receptus), indican que los ancianos están
alabando a Dios por su propia salvación.

Por otro lado, la nueva versión internacional, basada en el texto griego crítico, tiene
esta traducción:

Adquiriste hombres para Dios de cada tribu, idioma, pueblo y nación. Los
has hecho para que sean un reino y sacerdotes para servir a nuestro Dios y
ellos reinarán en la tierra.

7
Observe el uso de los pronombres personales en tercera persona del plural ("ellos" y
"ellos"). La Nueva Biblia Estándar Americana también tiene el pronombre de tercera
persona. El texto mayoritario en griego tiene los pronombres en tercera persona, y ese hecho
se nota en el margen de la versión de New King James. Con el uso de los pronombres en
tercera persona, los ancianos parecen estar alabando a Dios por la salvación de otro
grupo. Aquellos que creen que los ancianos son ángeles se apresuran a señalar esa
interpretación.

Sin embargo, ¿pueden las personas hablar de sí mismas en tercera persona en lugar
de en primera persona? El cántico de Moisés y de los hijos de Israel, expresado después de
su liberación de la esclavitud egipcia y su paso por el Mar Rojo, contiene estas palabras:
"Ustedes en su misericordia han guiado a las personas que han redimido; los han guiado
en Tu fuerza para tu santa morada "(Éxodo 15:13 NKJV). Los israelitas definitivamente
están cantando sobre ellos mismos, y sin embargo cantan en tercera persona. Por lo tanto,
si la traducción de texto en tercera persona (en Ap. 5: 8-10) se acepta como la traducción
de texto original preferida, ese solo hecho no excluye la posibilidad de que los ancianos
canten acerca de su propia salvación.

Nuevamente, si la traducción de texto en tercera persona se ve como el original,


entonces el hecho de que otros textos griegos antes de 1611 (el año en que se publicó la
versión King James) contenía a la primera persona es muy significativo. Muestra que las
personas antes de 1611 sostuvieron la opinión de que los ancianos eran personas
redimidas. Los críticos de la posición del rapto pretribulational, en consecuencia, no pueden
argumentar que los defensores del rapto pretribulational han superpuesto su sesgo
dispensacional sobre el pasaje.

Los ángeles contrastan con los ancianos: "Entonces miré y escuché la voz de muchos
ángeles alrededor del trono, las criaturas vivientes y los ancianos" (Ap. 5:11 NVI). Cantaron
alabanzas a Cristo sin hacer referencia alguna a su redención ni a la salvación de los demás:
"Digno es el Cordero que fue sacrificado para recibir poder y riqueza y sabiduría, y fuerza y
honor y gloria y bendición" (5:12 NKJv). Si los ancianos son ángeles, entonces la canción
parecería ser redundante. La segunda canción y el contraste entre los ancianos y los ángeles
sugieren que los ancianos son humanos.

El término "anciano" (presbuteros) nunca se usa de los ángeles en la Biblia. La


palabra en sí denota madurez y crecimiento. Se contrasta con "más joven" (1 Tim. 5: 1-
2). ¿Cómo podrían los ángeles ser designados como ancianos cuando todos los santos
ángeles fueron creados al mismo tiempo? En otras palabras, son de la misma edad. En

8
contraste, los ancianos de una iglesia local debían ser hombres de experiencia espiritual (1
Tim. 3: 1-7; Tito 1: 5-9). Cuando Pablo llamó a "los ancianos de la iglesia" en Éfeso para que
se reunieran con él en Mileto, llegaron como líderes oficiales y como representantes de todos
los creyentes en Éfeso.

La explicación más plausible de los 24 ancianos es que representan a un grupo de


personas redimidas. ¿Quienes son esas personas? Dado que los creyentes dentro del
período del Antiguo Testamento no serán resucitados hasta el regreso de Jesucristo a la
tierra (Dan. 12: 1-3; Ap. 20: 4-6), los ancianos probablemente representan a los redimidos
de la iglesia.

Los habitantes del cielo

La bestia, ese gran líder político-militar del fin de los tiempos, abrirá su
boca "en blasfemia contra Dios, para blasfemar su nombre, su tabernáculo y los que moran
en el cielo" (Ap. 13: 6 NKJv). ¿Quiénes son estos habitantes del cielo? Se contrastan con los
habitantes de la tierra (12:12; 13: 8,14). Los habitantes de la tierra son humanos y no
salvos. Así, los habitantes del cielo parecen ser humanos y salvos. El verbo "morar" (sk?
Nšuntas) es la misma palabra que se usa para la encarnación de Jesucristo: "Y el Verbo se
hizo carne y habitó entre nosotros" (Juan 1:14). Una palabra similar (skenšs) se usa para
describir el cuerpo actual del creyente como una "tienda" (2 Cor. 5: 1,4). El verbo ("habitar")
o el sustantivo ("tienda") nunca se usa para actividades o cuerpos angelicales.

En el texto griego crítico, la frase "los que moran en el cielo" está en aposición a "Su
tabernáculo" (el conectivo "y" se omite). Esta ecuación sugiere que los habitantes del cielo,
como el tabernáculo de Dios, es un grupo específico sin agregar ninguno. Si es así, entonces
su descripción se ajusta mejor a la iglesia raptada, ya que se salvará a más personas en la
segunda mitad del período de siete años.

La experiencia de john

La experiencia de Juan no debe equipararse al rapto de la iglesia. Juan


escribió: "Después de estas cosas miré, y he aquí, una puerta abierta en el cielo. Y la primera
voz que escuché fue como una trompeta que hablaba conmigo y decía:" Ven aquí y te
mostraré las cosas que deben suceder. después de esto "(4:11 NKJV). Algunos afirman que
este evento indica claramente el cumplimiento de la principal predicción del rapto (1

9
Tesalonicenses 4: 13-18; Biblia Old Scofield , pág. 1334). Otros ven la experiencia del
apóstol como una representación simbólica de la traducción de la iglesia (New Scofleld
Bible , p. 1356).

Hay algunas similitudes: la voz y la trompeta (4: 1; cf. 1 Tes. 4:16). Sin embargo, las
diferencias en las dos cuentas son mucho mayores. En el rapto, los creyentes escucharán
la voz de un arcángel, mientras que Juan escuchó directamente la voz de Cristo (4: 1; cf.
1:10). No hay mención del descenso de Cristo del cielo cuando Juan fue al cielo. No se
menciona una reunión en el aire en un punto entre el cielo y la tierra. No hubo cambio
permanente en el cuerpo de Juan. La experiencia de Juan es paralela a la de Pablo (2 Cor.
12: 1-7) y de Felipe (Hechos 8:39).

Los candelabros y las lámparas

Los candeleros individuales, que representan las siete iglesias (Ap. 1: 12,20),
no deben equipararse con "las siete lámparas de fuego que se queman ante el trono" (Ap. 4:
5). Hal Lindsey afirmó que el movimiento de las lámparas de la tierra al cielo era una
evidencia de la remoción de la iglesia de la tierra al cielo antes del derramamiento del juicio
divino (se avecina un nuevo mundo, p. 86).

Sin embargo, hay una diferencia en las palabras griegas traducidas como
"candeleros" (luchnid 1: 12,20) y "lámparas" (lampades; 4: 5). Por lo tanto, no pueden ser
símbolos iguales para la iglesia. Si pudieran, entonces ¿por qué Juan usó una palabra
diferente? Además, las "lámparas" se definen como "los siete espíritus de Dios" (4: 5).

La llamada ecuación de los candeleros con las lámparas no debe usarse como una
prueba para un arrebato pretribulacional.

La prominencia de israel

Israel y el programa del pacto de Dios con Israel son el foco central de los siete
años anteriores al regreso de Jesucristo. Ese énfasis explica el silencio de cualquier
referencia a la iglesia en la tierra al mismo tiempo.

Cuando Juan fue al cielo, vio por primera vez el trono de Dios Padre (4: 2). Luego dio
esta descripción simbólica de Dios: "Y el que estaba sentado allí era como un jaspe y una

10
piedra de sardio en apariencia; y había un arco iris alrededor del trono, en apariencia como
una esmeralda" (4: 3 KJ ').

¿Por qué Dios se reveló de esta manera? Hay una pista en las dos piedras
preciosas. El jaspe (iaspidi) y el sardio (sardiš) son las mismas dos palabras usadas en la
Septuaginta, la traducción griega del Antiguo Testamento hebreo, en la descripción de la
coraza del sumo sacerdote de Israel (Éxodo 28: 17-21). ). El pectoral contenía 12 piedras,
una para cada una de las 12 tribus de Israel. Fueron colocados en cuatro filas con tres
piedras en cada fila. El sardio fue la primera piedra en la primera fila; así representaba a
Rubén, el mayor de los hijos de Jacob. El jaspe fue la última piedra en la última fila; Así
representó a Benjamín, el más joven de los 12 hijos.

Estas dos piedras, en la descripción de Dios, pueden representar la relación de Dios


con su pueblo elegido, la nación de Israel. La aparición del arco iris justifica aún más su
relación de pacto y la integridad de su palabra prometida. Por lo tanto, estos capítulos clave
(4-19) se abren con Dios y su relación con el pueblo de Israel en la tierra.

La intercalación de la era de la iglesia ha terminado. Dios ahora completará su


programa con Israel a través del cumplimiento de la semana setenta de Daniel (Dan. 9: 24-
27). El enfoque ha cambiado de la iglesia (Ap. 1-3) a Israel (Ap. 4-19).

Cuando Jesucristo tomó el rollo de siete sellos, fue descrito como "el León de la tribu
de Judá, la raíz de David" (5: 5). Esta descripción se basa en dos pasajes del Antiguo
Testamento que relacionan el Mesías prometido con Israel.

En el primer pasaje, Jacob informó a sus 12 hijos sobre lo que les sucedería "en los últimos
días" (Gen. 49: 1). Con respecto a Judá, dijo:

Judá, tú eres aquel a quien tus hermanos alabarán; Tu mano estará sobre
el cuello de tus enemigos. Los hijos de tu padre se postrarán ante ti. Judá
es un cachorro de león; De la presa, hijo mío, has subido. Se inclina, se
acuesta como león; y como león, ¿quién lo despertará? El cetro no se
apartará de Judá, ni un legislador de entre sus pies, hasta que venga Silo; y
para él será la obediencia de la gente (Gen. 49: 8-10 NKJv).

En el segundo pasaje, Dios dio esta promesa concerniente a Israel, el reino


futuro y el Mesías:
De aquí saldrá una vara del tallo de Isaí, y una rama crecerá de sus raíces.

11
El Espíritu del Señor reposará sobre él. El espíritu de sabiduría y
entendimiento, el espíritu de consejo y poder, el espíritu de conocimiento y
del temor del Señor. Y en ese día habrá una Raíz de Isaí, que será una
pancarta para la gente; porque los gentiles lo buscan, y su lugar de reposo
será glorioso (Isaías 22: 1-2,10 NKJv).

El pergamino de siete sellos simboliza el derecho a gobernar como el rey de la


tierra. El contenido de esos siete sellos ocurrirá durante los siete años anteriores al regreso
de Jesús a la tierra (descrito en Ap. 4-19). El derecho de Jesucristo a ese rollo se ve desde
su relación con Israel en lugar de su relación con la iglesia. Él es la cabeza de su cuerpo, la
iglesia (Ef. 1: 22-23), pero esa descripción no se da aquí.

Un grupo prominente en la semana setenta de Daniel son los 144,000, los siervos
sellados de Dios (7: 3-4; 14: 1-5). Son "de todas las tribus de los hijos de Israel" (7: 4), a
saber: Judá, Rubén, Gad, Aser, Neftalí, Manasés, Simeón, Levi, Isacar, Zabulún, José
[Efraín] y Benjamín (7 : 5-8). Este pasaje muestra la presencia de Israel como una entidad
nacional, étnica en la tierra y sus divisiones tribales en ese día.

Mounce, quien sostiene un arrebato posttribulatorio, afirma que diez de las tribus
desaparecieron en la conquista asiria del reino del norte de Israel (722 aC) y que las otras
dos perdieron su identidad cuando Roma destruyó Jerusalén (AD 70). Él niega la literalidad
del número y los nombres (The Book of Revelation, p. 168). Sin embargo, a Anna se la
identifica como miembro de la tribu de Aser durante la infancia de Jesús (Lucas
2:36). Además, si Judá no es literal en 7: 5, ¿es literal en 5: 5? Una explicación mejor es
que Dios está usando a Israel, en lugar de a la iglesia, para servirle en la tierra durante los
siete años anteriores al regreso de Cristo a la tierra.

La segunda mitad del período de siete años comenzará con la salida forzada de
Satanás del cielo a la tierra y su subsiguiente persecución de una "mujer" (Ap. 23: 1-
17). ¿Quien es esta mujer? Ella ha sido vista como María, la madre de Jesús, la iglesia del
Nuevo Testamento, y como Israel.

Juan vio esta descripción de ella: "Ahora apareció una gran señal en el cielo: una
mujer vestida del sol, con la luna bajo sus pies y sobre su cabeza una guirnalda de doce
estrellas" (12: 1 NxJv). La mención del sol, la luna y las 12 estrellas debería llevarnos de
vuelta al sueño de José: "Luego, él soñó otro sueño y se lo contó a sus hermanos, y dijo:
'Miren, he soñado otro sueño. Y esta vez , el sol, la luna y las once estrellas se inclinaron

12
ante mí "(Gen. 37: 9 NKJv). Jacob entendió el significado y dijo: "¿Acaso tu madre, yo y tus
hermanos iremos a postrarnos ante la tierra delante de ti?" (Gen. 37:10 NxJv). En la
interpretación, Jacob es el sol, Lea (o tal vez Rachel) es la luna, y los 12 hijos de Jacob son
las 12 estrellas.

La mujer estuvo presente en el nacimiento de Cristo (12: 5) y también estará presente


en la tierra durante los 1260 días anteriores al regreso de Cristo a la tierra (12: 6,13-17). Al
utilizar la "ley de referencia previa" como un principio de interpretación, solo la nación de
Israel calificaría como el significado de la mujer. Esta posición encuentra apoyo en el pasaje
del Antiguo Testamento (Gn. 37: 9-10), en la situación histórica actual en el momento del
nacimiento de Cristo y en la promesa de una nación restaurada y regenerada de Israel.

¿Dónde está la iglesia en Apocalipsis 4-19? Una investigación de esos capítulos


mostrará que la iglesia estará en el cielo con Jesucristo. ¿Cuándo irá allí? Ella será raptada
allí antes de que ocurran los eventos de Apocalipsis 4-19.

13