Vous êtes sur la page 1sur 2

Analice reflexivo acerca de la ley de oferta y demanda.

Tomar como referencia el mercado de


pollo del país.
Actualmente el mercado de pollos en República Dominicana cuenta con una
sobreproducción de más de 3 millones de unidades, lo cual no ha repercutido, aunque se espera,
para que se registre una baja en los precios de este alimento.
En ese sentido, la Directora del Instituto Nacional de los Derechos del Consumidor (Pro
Consumidor), Altagracia Paulino, manifiesta que, debido a que el precio de esta carne se disparó
en verano, llegando a venderse hasta a RD$70 la libra, porque muchos pollos murieron por el
calor, entonces ahora se debe registrar una baja por la sobreproducción existente.
"En invierno pasó todo lo contrario, hay una sobreproducción de pollos, y encontramos en
nuestro monitoreo del mercado que el precio seguía igual", afirma.
Sin embargo, el empresario avícola, José Luís Polanco, el subsector de pollos está
pasando actualmente por una crisis de bajos precios debido a la sobreproducción en el mercado.
"El país consume unos 14 millones de pollos mensualmente, alrededor de unos 500,000 al
día, y ahora mismo se está produciendo 17 millones de pollos al mes", afirma el productor.
Pero, aunque estadísticas de un estudio del 2006, realizado por el Ministerio de Agricultura,
el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura y el Consejo Nacional de
Competitividad, indican que el 54.3% del mercado de pollos es controlado por sólo cuatro
empresas, Polanco considera que “no” en el país no existe un oligopolio que pueda decidir
antojadizamente sobre los precios de este producto.
Estas empresas son: Pollo Cibao 37.4%; Pollo Vegano 7.8796; Don Pollo 4.97%; y la
Corporación Avícola Dominicana 4.11%.
En tanto que como consecuencia de los altos precios, Paulino dijo que se reunió con los
productores de pollos, y acordaron que el precio por libra de este alimento no deberá pasar de
RDS40 en los puestos, y no más de RD$4Ó en los supermercados. "Este no es un acuerdo que
está escrito, pero ante la superabundancia de pollos, exhortando al ciudadano a que no pague
más de ese precio", indicó.
Si los consumidores dominicanos quisieran sustituir el consumo de pollo de granja por otro
tipo de carne blanca les resultaría prácticamente imposible, porque la producción comercial es
muy limitada. Las escasas estadísticas oficiales y la ausencia de un proyecto comercial de
importancia a nivel nacional en la crianza de pato, pavo, gallina criolla y guinea, indican que
existen pocas opciones (en el renglón carne blanca) para un consumidor que quiera “zafarse” de
los altos precios actuales del pollo de granja.