Vous êtes sur la page 1sur 3

Características del entorno radio móvil

Las condiciones de propagación de la radio desempeñan un papel fundamental en el funcionamiento


de los sistemas inalámbricos móviles. Ellos determinan el rendimiento de estos sistemas, ya sea que
se utilicen para transmitir mensajes de voz en tiempo real, datos u otros tipos de tráfico de
comunicación. la ruta de radio o inalámbrica descrita normalmente en los sistemas inalámbricos
corresponde al enlace de radio entre una estación de usuario móvil y la estación base con la que se
comunica. Es la estación base que, a su vez, está conectada a la red cableada a través de la cual
viajarán las señales de comunicación. Los sistemas inalámbricos modernos generalmente se dividen
en áreas geográficamente distintas llamadas celdas, cada una controlada por una estación base. El
enfoque aquí está en una celda y la propagación condiciones encontradas por las señales que
atraviesan el enlace inalámbrico entre la estación base y el terminal móvil.

Consideremos, por tanto, el enlace inalámbrico. Este enlace está compuesto por una ruta de dos vías:

 Una ruta directa, un enlace descendente, desde la estación base al terminal móvil.
 Una ruta hacia atrás, enlace ascendente, desde el terminal móvil a la estación base.

Las condiciones de propagación o transmisión a través de este enlace, en cualquier dirección, son en
general difíciles de caracterizar, ya que las señales electromagnéticas (em) generadas en cada extremo
a menudo encontrarán obstáculos durante la transmisión, causando la reflexión, difracción y
dispersión de las ondas em.

La energía em resultante que llega a un receptor previsto variará de manera aleatoria. Cuando un
terminal se mueve, cambiando las condiciones de recepción en cualquiera de los extremos, las
amplitudes de la señal fluctuarán aleatoriamente, dando como resultado el llamado desvanecimiento
de la señal. La velocidad de desvanecimiento está relacionada con la velocidad relativa del móvil
con respecto a la estación base, así como con la frecuencia (o longitud de onda) de la señal que se
transmite.

Se ha trabajado mucho en el desarrollo de modelos de propagación apropiados para diferentes


entornos físicos, que se pueden usar para propósitos de diseño para ayudar a determinar la cantidad
de estaciones base y sus ubicaciones requeridas en una región geográfica determinada para servir
mejor a los clientes móviles. Los paquetes de software basados en estos modelos están disponibles
para tales fines, así como para evaluar el rendimiento de los sistemas inalámbricos una vez instalados.

Reutilización del canal: introducción de las células.

En esta sección presentamos el concepto celular, que muestra cómo el uso de las células puede
aumentar la capacidad de un sistema inalámbrico, permitiendo que más usuarios se comuniquen
simultáneamente.

El número de llamadas simultáneas que un sistema inalámbrico móvil puede acomodar está
esencialmente determinado por la asignación espectral total para ese sistema y el ancho de banda
requerido para transmitir señales utilizadas en el manejo de una llamada.

La división de una región en una serie de áreas geográficamente distintas llamadas celdas y la
reutilización de las frecuencias en estas celdas permite aumentar el número de canales de
comunicación. Este concepto de células, grupos geográficos, cada uno controlado por una estación
base, que se usará para mejorar la capacidad de comunicación de un sistema inalámbrico, se propuso
por primera vez en 1947 por los Laboratorios Bell en los Estados Unidos, con una propuesta detallada
para una Sistema de telefonía móvil ”, que incorpora el concepto celular presentado por los
Laboratorios Bell a la FCC en 1971 (Jakes, 1974). El primer sistema AMPS se implementó en
Chicago en 1983.

La idea básica con los sistemas celulares, como se señaló anteriormente, es reutilizar los canales en
diferentes celdas, aumentando la capacidad. Pero surge un problema: no se pueden hacer las mismas
asignaciones de frecuencia en celdas adyacentes debido a la interferencia entre canales. Las
asignaciones deben estar lo suficientemente separadas geográficamente para mantener la interferencia
en niveles tolerables. Por lo tanto, la reutilización del canal no es tan eficiente como podría esperarse
inicialmente, pero el uso de un gran número de celdas proporciona una ganancia general en la
capacidad del sistema, es decir, la capacidad de manejar números simultáneos de llamadas. En
particular, si se puede reducir el tamaño de las celdas, se pueden agregar más en un área geográfica
determinada, lo que aumenta la capacidad general como resultado. La tendencia reciente al uso de
microcélulas mucho más pequeñas es un paso en esta dirección.

Para explicar la mejora en la capacidad del sistema hecha posible por la introducción de células,
considere primero un ejemplo unidimensional simple. Digamos que la banda total de 832 canales se
divide primero en cuatro grupos de 208 canales cada uno. Llame a estos grupos 1, 2, 3, 4 y ubíquelos
como se muestra en la siguiente figura

A esto lo llamamos reutilización de 4 celdas. Dado el N de tales celdas en un sistema, 208 canales N
están disponibles, en comparación con el 832 original posible cuando no se invoca ninguna estructura
celular. Con el número N de celdas lo suficientemente grande, es posible un aumento significativo en
la capacidad del sistema en los 832 canales originales. Sin embargo, si solo se hubieran requerido dos
celdas para separar las celdas utilizando la misma banda de frecuencias (reutilización de 3 celdas), un
sistema con N celdas habría dado como resultado 277N canales utilizables, una mejora aún mayor en
la capacidad.

¿Qué estrategia de asignación se debe utilizar? Claramente, esto depende de la interferencia tolerable,
ya que el espaciado de las celdas de la misma banda con tres celdas produce menos interferencia que
el espaciado de las dos celdas. Esta interferencia tolerable se suele cuantificar calculando la relación
de señal a interferencia SIR, a menudo llamada la relación portadora a interferencia CIR. Esta relación
se define como la relación entre la potencia de señal promedio deseada en un receptor y la potencia
de interferencia promedio total. El SIR debería ser mayor que un umbral específico para la operación
correcta de la señal.

Grupos de células bidimensionales

Un modelo común de estructuras celulares en el caso bidimensional es considerar que todas las células
tienen forma hexagonal y todas del mismo tamaño. La forma hexagonal es útil al considerar las
antenas de estaciones base que se irradian uniformemente en todas las direcciones o que cubren
sectores específicos. Proporciona una aproximación bastante buena a un círculo y tiene propiedades
geométricas simples que permiten realizar fácilmente los cálculos de SIR.
Por lo tanto, nos centramos en una estructura bidimensional con celdas de forma hexagonal, cuyo
ejemplo aparece en la figura siguiente

Resulta que solo ciertos conglomerados o grupos de celdas pueden acomodarse con la reutilización,
entre los cuales se divide el número total de canales disponibles. Un ejemplo de un esquema de
reutilización 7 aparece en la figura. Los números 1 a 7 indican los siete grupos diferentes de canales
en los que se divide el espectro disponible. Las celdas con el mismo número utilizan el mismo
conjunto de canales y, por lo tanto, son posibles interferencias entre sí. El espacio entre las células
interferentes más cercanas se muestra como teniendo un valor D7.