Vous êtes sur la page 1sur 17

ARQUITECTURA SIMBOLICA Teoria de la Arquitectura I

HELEN JULIETH MATA


Introduccion
} La

situación actual de la arquitectura es confusa y desconcertante. El hombre común lo


que pide una arquitectura que es "normal" al mismo tiempo inusuales. En cualquier
caso de que seguramente no se encuentra satisfacción en la llamada arquitectura
moderna ". Pero al mismo tiempo, es más bien oscuro lo que ve en la amada
Arquitectura del pasado.
Arquitectura Simbolica según Norberg Shulzs
} }

Intention·s in Architecture Todos sabemos que los edificios y la arquitectura Jay-


outs servir práctica propósitos, y podemos reconocer que se ha hecho mucho para
satisfacer interpretaciones diferentes de estas necesidades "funcionales" Es
natural que este aspecto salió a la luz bajo la presión de la idea moderna de la
eficiencia. El funcionalismo de los años veinte y los años treinta lo tomó como su
punto de partida, y nos dio el primer intento sistemático de un examen de las
tareas de construcción actual. Sus investigaciones por lo general destinadas a
encontrar las Correctas "las medidas mínimas (tamaños), en el supuesto de que la
arquitectura sobre todo, la eficiencia y la economía de medios.
}

Con el tiempo, sin embargo, muchos arquitectos reconocieron que el 'clásico'


funcionalismo se basaba en una definición demasiado estrecha de la tarea de
construcción. Ellos entendieron que no es suficiente adoptar la solución más
económico y, últimamente, otro problema ha venido constantemente a la delantera. Se
ha, se presenta de muchas maneras diferentes, pero en general podemos decir que el
interés se ha comenzado a crecer en la función de medio de creación de la
arquitectura. Medio ambiente influye en los seres humanos, y esto implica que el
propósito de la arquitectura trasciende la definición dada por el funcionalismo
temprano. por ahora, sin embargo. sabemos muy poco acerca de cómo esta influencia
obras, y el nuevo punto de vista es por lo tanto, sujeto a un desacuerdo y la
incomprensión. La cuestión de si necesitamos una nueva monumentalidad "también ha
sido considerada. La asignación de una expresión visual a las ideas constitutivas
de Una comunidad o de la estructura social, la arquitectura se convierte en símbolo
'monumental. En otras palabras, se trata de poner de manifiesto un común oasis que
puede contrarrestar el soledad del hombre moderno y el separacion de la artista con
el público ".
}

El estilo se había convertido en una "máscara" que cubre la estructura real del
edificio. juramentados las grandes épocas del pasado, ciertas formas siempre había
sido reservado para ciertas tareas, los órdenes clásicos se han utilizado con
precaución fuera iglesias y palacios, y la cúpula, por ejemplo, tenía una muy
particular funcionar como un símbolo del cielo. Se debe adquirir un aspecto de
simbolización por la asignación de determinados formas a funciones específicas con
el objetivo de "representar" una cultura estructurada. Hasta ahora, la arquitectura
moderna ha tenido el carácter de una "creencia", en lugar de un método de trabajo-
con base en el análisis del oído funcional, a losproblemas sociológicos y
culturales. En general podemos decir que la arquitectura es un producto humano que
debe ordenar y mejorar nuestras relaciones con el medio ambiente, es por lo tanto,
necesario investigar cómo los productos humanos son engendrados. Por lo tanto
debemos preguntarnos: ¿Qué propósito tiene la arquitectura como un producto humano?
La funcional-práctico, el medio de creación y que constituyen los aspectos que la
simbolizan.Si volvemos a los profanos, se puede afirmar que la arquitectura, sin
duda, se refiere al simbolismo de muchas maneras diferentes.
}

Las notas más antiguas sobre simbolismo arquitectónico conservadas hasta nuestros
días fueron difundidas por Vitruvio (I,II,5). Las instrucciones trataban de un
estilo apropiado (lat. propius) de arquitectura para el templo de cada dios. El
estilo adecuado al templo de marte, el dios de la guerra, era el austero dórico,
mientras que el estilo corintio, lleno de gracia y decorado con frondosas ramas,
correspondía a la naturaleza flexible de Venus, la diosa del amor. A la derecha,
podemos ver un dibujo del siglo XV de Giorgio Martini reflejando la idea de
Vitruvio.
}

El simbolismo alegórico era popular en varios campos de la cultura medieval, pero


difícilmente había escrito original alguno sobre la forma en que el simbolismo se
entendía justamente en arquitectura. Lo que se sabe es que algunos edificios
eclesiales estaban construidos para simbolizar o bien la "bóveda del cielo" o "el
Jerusalén celeste". En otros casos el modelo era el templo de Salomón o el
calendario litúrgico. Los pilares de la iglesia estaban puestos allí para
simbolizar a los profetas y los apóstoles. Las proporciones era consideradas en
ocasiones no por su belleza, sino a causa del simbolismo numérico escondido en
ellas.
}

Durante el Renacimiento, el simbolismo adecuado para a los edificios eclesiales se


desarrolló aun más. Palladio (IV,II) piensa que las formas circulares se ajustan a
las iglesias porque simbolizan la unidad, infinitud y justicia de Dios. Otros
pensaron que las proporciones y formas del cuerpo humano eran apropiadas para una
iglesia porque, de acuerdo con la Biblia, el ser humano había sido creado a imagen
de Dios.
}

Etienne-Louis Boullée (1729-99), profesor de arquitecrura en la escuela de


ingeniería de construcción en París (Ecole des Ponts et Chaussées) presentó ideas
bastante originales sobre el simbolismo de la construcción. Dijo a sus estudiantes
que diseñasen arquitectura "parlante" (fr. parlant), es decir, por ejemplo, la casa
del propietario de una sierra tenía que diseñarse para parecer la hoja de una
sierra. "Los edificios deberían ser como poemas. Las impresiones que crean en
nuestros sentidos deberían producir sentimientos análogos a los producidos por el
uso de esos edificios". (Arnheim 1977, 275).
}

Las intenciones del architecto de crear obras simbólicas con

} } }

} }

frecuencia se ven mejor en las primeras propuestas t esquemáticas para el edificio.


Las intenciones del constructor respecto a los símbolos y signos se explican a
veces en sus cartas al arquitecto y en su selección entre propuestas alternativas.
Las propiedades sobresalientes de un edificio desde un punto de vísta simbólico
abarcan: La posición física del edificio respecto a sus vecinos y al resto de la
comunidad. La orientación con respecto a los puntos geográficos (especialmente en
las iglesias, donde la entrada normalmente mira al oeste). La decoración del
edificio, especialmente en las fachadas oriental y occidental. Las formas
simbólicas típicas para distintos tipos de comunidades pueden hallarse estudiando
de forma extensa los periodos históricos y las áreas geográficas donde estas formas
arquitectónicas aparecen. Las siguiente pregunta es por qué una determinada forma
fue tan popular en ciertas comunidades. El desarrollo filogenético de determinada
forma arquitectónica (es decir, su desarrollo desde un proyecto de edificio hasta
al siguiente) puede realizarse mediante estudios históricomorfológicos. En tales
estudios puede resultar que la forma fue motivada originalmente por el uso efectivo
del edificio. Con el tiempo, este uso original puede haber cesado y a partir de
entonces la forma arquitectónica que ha quedado puede haber acumulado gradualmente
significado simbólico. Los signos arquitectónicos con frecuencia remiten a
relaciones sociales o políticas. Puede encontrarse una introducción a ese tipo de
estudios en Politische Architektur in Europa vom Mittelalter bis heute editada por
Martin Warnke (1984).
En la arquitectura religiosa, las plantas en forma de cruz presentan una
significación obvia: son el símbolo del sacrificio del Hijo de Dios para redimir a
los hombres. Con el advenimiento del Renacimiento y de las nuevas teorías
humanistas y neoplatónicas, se introducirá, y en muchas ocasiones se preferirá, el
simbolismo del círculo. Siglos XI-XII
Los zigurats, construcciones mesopotámicas de siete pisos, se identifican
formalmente con la mítica torre de Babel. Condiciones materiales y formales aparte,
dichas construcciones conllevan ciertos significados: sus siete pisos son una
referencia al número sagrado, al número de los cuerpos celestes conocidos por los
babilonios y a las fases de siete días del ciclo lunar establecido por ellos. Su
forma de montaña se refiere a la montaña sagrada, lugar de encuentro con Dios, que
se repite en multitud de culturas, como la hindú, la mexicana, la egipcia, etc.
Madera. 1563. Kunsthistorisches Museum, Vienna
El Comune de Siena, uno de los más destacados palacios góticos toscanos, se levanta
en la conocida piazza del Campo. La denominada Torre de Mangia, de líneas puras y
simples, se eleva sobre los tejados de la ciudad. En el medievo toscano las altas
torres unidas a los edificios del Comune eran un símbolo: representaban que la
ciudad que las había levantado había conquistado la independencia y la libertad de
su nobleza. Siglos XIII-XIV
Las plantas centralizadas son consideradas por Alberti como las más idóneas para la
arquitectura religiosa en cuanto que, derivadas del círculo, forma perfecta desde
la antigüedad, ofrecen la posibilidad de ofrecer un valor simbólico añadido. Santa
Maria della Carceri, primer templo de cruz griega del Renacimiento, reúne en su
planta centralizada las aspiraciones de perfección geométrica de la época y la
cristiana alusión a la muerte de Cristo en la Cruz. 1485. Prato.
Cuando el comercio marítimo, base económica de la Serenísima República de Venecia,
desapareció, se impulsó la producción agrícola en la Terraferma véneta. La
denominada villegiatura nació del éxodo de la clase dominante veneciana hacia el
interior. Villa Barbaro no era una residencia de descanso, era la vivienda
principal de sus dueños y centro desde el que se controlaba la producción de los
huertos y campos que constituían la economía de sus moradores. El cuerpo central
del edificio, ligeramente adintelado, estaba destinado a vivienda, mientras que las
alas laterales ³barchesse³ estaban dedicadas a almacenes de grano, establos, etc.
1557. Maser, Treviso
1485. Prato. Las plantas centralizadas son consideradas por Alberti como las más
idóneas para la arquitectura religiosa en cuanto que, derivadas del círculo, forma
perfecta desde la antigüedad, ofrecen la posibilidad de ofrecer un valor simbólico
añadido. Santa Maria della Carceri, primer templo de cruz griega del Renacimiento,
reúne en su planta centralizada las aspiraciones de perfección geométrica de la
época y la cristiana alusión a la muerte de Cristo en la Cruz.

Centres d'intérêt liés