Vous êtes sur la page 1sur 11

SALSA BECHAMEL

La salsa bechamel es una de las más conocidas, es una salsa blanca hecha con leche, roux blanco y especias como la nuez moscada, el clavo o la pimienta. Es facilísima de hacer en casa incluso en el microondas. Es la base de la salsa Mornay.

Ingredientes para preparar la salsa bechamel

1/2 Litro de leche

60 gr de harina de trigo (que es 1/2 taza)

3 cucharadas de mantequilla

1/4 de cucharadita de nuez moscada

una pizca de pimienta y una pizca de sal

Preparacion de la salsa bechamel

Vamos a calentar la leche junto con la harina, la mantequilla la nuez moscada,sal y la pimienta. Vamos a ir mezclando con un batidor de mano a medida que se va calentando.

Seguimos mezclando con el batidor (ahora a fuego bajo) sin parar para que no se pegue en el fondo ni se hagan grumos y sigue hasta que se vaya espesando. en pocos minutos ya tendrá la consistencia cremosa, sin ningún grumo a la vista y ya puedes usarla para tu lasaña o para cualquier receta en que la necesites.

Si cuando la vas a usar ya está más espesa, basta con agregarle un poquito de agua y volverla a batir 1 minuto a fuego bajo y listo

SALSA DE TOMATE

Junto con la bechamel es una de las más utilizadas en la cocina del día a día porque es quizá la más versátil de todas y en muchas casas se utiliza casi a diario. Aunque en su versión más básica es solo tomate frito con cebolla, ajo, sal, azúcar y hierbas aromáticas, también se pueden añadir otros vegetales como el pimiento o la zanahoria.

Muchas otras salsas muy conocidas como la boloñesa o la napolitana derivan de la salsa de tomate.

Ingredientes

3-4 kilos de tomates maduros ecológicos

1 cebolla morada o dulce

Sal

Azúcar

Elaboración

1.- Lo primero que haremos será escaldar los tomates, hacemos un corte en cruz en la base como vemos.

2.- Metemos en agua cociendo durante 30 segundos.

3.- Seguidamente los sacamos y los metemos en agua con hielo para cortar la cocción. Así podremos pelarlos facilmente. Los pelamos y los partimos, luego lo pasaremos por la batidora así que no tiene porque ser uniformes los trozos.

4.- Partimos la cebolla y la ponchamos lentamente durante 10 minutos.

5.- Incorporamos los tomates y sofreímos durante unos 25-30 minutos a fuego lento, muy lento que se hagan muy bien.

6.- Trituramos la salsa pasado ese tiempo, rectificamos de sal y azúcar.

7.- Pasamos por un colador para dejar una salsa fina y quitar los restos de pepitas, Como vemos tenemos una salsa muy fina y rica.

SALSA MAYONESA

Es la más popular de las salsas emulsionadas en frío, se hace con aceite, huevo crudo y se sazona con vinagre o limón y sal. Sus derivadas también son muy conocidas, como la salsa rosa, salsa cóctel, tártara.

Receta de Mayonesa de Huevo

publicidad

Esta es la receta para hacer una sencilla mayonesa de huevo, una receta muy sencilla para hacer una de las mayonesas más simples que puedes preparar, pero que resulta una salsa muy rica para acompañar tus platos o utilizarla como base de otras salsas.

Ingredientes de la receta de Mayonesa de Huevo:

250 ml de aceite de girasol o de oliva suave

Dos huevos grandes

Una pizca de sal

Una cucharadita de vinagre o zumo de limón

Receta de Mayonesa de Huevo

Esta es la receta para hacer una sencilla mayonesa de huevo, una receta muy sencilla para hacer una de las mayonesas más simples que puedes preparar, pero que resulta una salsa muy rica para acompañar tus platos o utilizarla como base de otras salsas.

Ingredientes de la receta de Mayonesa de Huevo:

250 ml de aceite de girasol o de oliva suave

Dos huevos grandes

Una pizca de sal

Una cucharadita de vinagre o zumo de limón

Preparación de la receta Mayonesa de Huevo:

Como siempre que vamos a preparar mayonesa casera es importante tener los huevos bien frescos en la nevera y sacarlos de la misma solo unos minutos antes de preparar la salsa, sobre todo si la temperatura ambiente es elevada. Esto se hace porque para emulsionar el aceite y el huevo lo mejor es que ambos estén a la misma temperatura. También debemos tener cuidado al cascar el huevo, que su contenido no entre en contacto con la cascara, que es suele ser una fuente de bacterias, por lo que puedes lavarlo bajo el grifo para mayor seguridad.

En el vaso de la batidora echamos el huevo y el aceite, que puede ser aceite de girasol o de oliva, pero en este caso mejor que sea suave, ya que si usamos un aceite de oliva intenso o virgen puede dar demasiado sabor aceitoso a la mayonesa. De todas formas si te gusta la mayonesa más intensa en este aspecto, puedes usar ese tipo de aceite, hazlo según te guste más o menos.

Agregamos al vaso una pizca de sal y una cucharadita de vinagre, o de jugo de limón recién exprimido, ya que esto se utiliza para matar las bacterias o gérmenes que pudiera haber en la mezcla. Una vez tenemos todos los ingredientes añadidos al vaso, comenzamos a batir con la batidora bien colocada hasta abajo, y lo hacemos a velocidad lenta, durante unos minutos y sin mover la batidora, para que comience a emulsionar el huevo y el aceite, lo que hará que se vayan formando unas bolitas blancas.

Cuando haya emulsionado la mayor parte del contenido, comenzamos a subir y bajar el brazo de la batidora, despacio, sin prisa, y manteniendo la misma velocidad, así terminaremos de hacer la mayonesa en unos minutos, quedándonos con una buena textura. Corregimos el punto de sal si es necesario y ya tenemos lista nuestra mayonesa de huevo, la cual mantendremos en frío tanto antes de servirla como después de emplearla, y no la conservaremos más allá de las 48 horas posteriores a su preparación.

SALSA VINAGRETA

Es una emulsión fría e inestable de tres partes de aceite por una de vinagre y otra clase de aderezos. Se trata de una salsa que se emplea para servir como aliño en ensaladas o bien acompañar platos de verduras, pescados e incluso carnes.

Aunque la receta más básicoa o tradicional de la vinagreta es muy conocida, existen muchas y diversas variantes que se elaboran con ingredientes adicionales, lo que hace que cada una de ellas sea diferente y combine mejor con platos distintos.

Ingredientes:

- Una medida de vinagre

- Tres medidas de aceite de oliva virgen

- Sal

- Pimienta negra molida

- Perejil fresco (Opcional)

- Cebollino (Opcional)

- Ajo (Opcional) Preparación:

A la hora de hacer una vinagreta con la que aliñar nuestras ensaladas podemos hacer muchas variantes de la misma, pero vamos a preparar ahora una vinagreta básica y sencilla de hacer, que resulta perfecta para todo tipo de aliños. Algo importante siempre que hacemos vinagretas es emplear un aceite de oliva y un vinagre de buena calidad, ya que eso aportará mejor sabor a la mezcla.

Normalmente las medidas de estos dos ingredientes, que son los básicos para hacer vinagreta, son tres partes de aceite por cada parte de vinagre, pero esto se puede modificar según los gustos de cada uno, ya que hay quién prefiere hacerla más intensa en cuanto al vinagre, lo que la haría un poco más ácida, o en cuanto al aceite de oliva, lo que la haría más aceitosa, pero siempre ten en cuenta esa medida, que se considera estándar.

Haremos esta vinagreta básica mezclando en un recipiente adecuado el aceite de oliva, que en nuestro caso es virgen extra, de la máxima calidad, y el vinagre, del que empleamos uno de manzana, que resulta menos ácido que el de vino, pero tú puedes utilizar los que prefieras. Añadimos por ultimo un poco de sal gruesa y removemos bien para mezclarlo todo, con lo que ya tendríamos nuestra vinagreta lista para aliñar nuestros platos. Evidentemente haremos la cantidad necesaria según nuestras necesidades.

No obstante si queremos hacer un poco más sabrosa nuestra vinagreta podemos añadirle un toque de pimienta negra molida, un poco de perejil picadito o cebollino

picado, o bien un poco de cada ingrediente. Volveríamos a mezclarlo todo bien y así conseguiríamos una vinagreta más completa y sabrosa, que podríamos emplear en nuestros aliños o ensaladas para darles mucho sabor. Como ves es fácil preparar una vinagreta sencilla pero a la vez sabrosa, que además podemos conservar en la nevera durante varios días sin problemas.

SALSA BEARNESA

Una salsa que pertenece a la gran familia de la mayonesa o mahonesa.

Al igual que con la salsa holandesa utilizaremos yemas y mantequilla clarificada. Aunque esta salsa es más difícil que se corte, el sabor que conseguimos es bastante más fuerte. Una salsa perfecta para platos con mucho carácter.

Ingredientes

2 yemas, 250 gr de mantequilla clarificada, 1 dl de vinagre de estragón (o vinagre de vino blanco también), 1 dl de vino blanco, un poco de estragón (perejil también nos vale, aunque el resultado no será igual), unos granos de pimienta negra, 2 chalotes(sabor suabe y dulce) o una cebolla pequeña, sal y pimienta.

Elaboración de la salsa bearnesa

Empezaremos picando las chalotes finamente. Las ponemos en una cazuela y añadimos el vinagre y el vino blanco más los granos de pimienta negra. Dejamos hervir hasta que reduzca a un tercio. Retiramos del fuego, colamos y dejamos enfriar.

En un bol al baño maría batimos las yemas junto con la mezcla anterior. Montamos batiendo enérgicamente y vamos añadiendo la mantequilla clarificada poco a poco. Tenemos los pasos de la mantequilla clarificada en cómo hacer una salsa holandesa. También podemos batir con una batidora en bajas revoluciones.

Por último añadimos estragón picado y salpimentamos. Ya podemos servir nuestra salsa bearnesa.

Aplicaciones de la salsa bearnesa

Así como la salsa holandesa es muy recomendable para hortalizas, mariscos y pescados, la salsa bearnesa yo la suelo aconsejar para carnes asadas o a la parrilla. Aunque también se puede utilizar en pescados a la parrilla. Por ejemplo con rape, mero o salmón.

SALSA ALIOLI

Hoy en día, el alioli forma parte indispensable del recetario de nuestro país y lo encontramos en infinidad de preparaciones gastronómicas. Es una salsa muy sencilla de hacer, sobre todo ahora que contamos con tantos dispositivos como puede ser la Thermomix, batidora etc.

Originalmente esta salsa se hacía con mucha paciencia, machacando el ajo en un mortero y agregando poco a poco los ingredientes, aunque en este caso no vamos a enseñaros a hacer el alioli de esta forma sino que os enseñaremos a hacerlo con algo que suele tener todo el mundo en su casa, una batidora.

Para preparar salsa alioli para varias personas necesitaremos estos ingredientes:

Un vaso de aceite de oliva virgen extra.

Un poco de zumo de limón recién exprimido.

2 dientes de ajo.

1 huevo.

Perejil fresco (opcional)

Sal.

Modo de elaboración

Comenzaremos pelando y picando el ajo muy fino, lo echaremos al vaso de la batidora, acompañándolo del huevo y agregaremos un buen chorro de aceite de oliva.

En este momento meteremos el brazo de la batidora hasta el fondo y comenzaremos a batir dejando las cuchillas en el fondo y no levantaremos la batidora hasta que veamos que esté ligando correctamente.

Poco a poco iremos echando el resto del aceite, tanto como espesa nos guste esta salsa, aunque en este caso tendremos que seguir batiendo para conseguir la textura deseada.

Después agregaremos el zumo de limón y seguiremos batiendo un poco, teniendo cuidado de que no se nos corte. Cuando esté hecha, la sacaremos del vaso de la batidora y la pondremos en un recipiente con una cuchara para que los comensales puedan servirse la cantidad que quieran.

Consejos

Dado que ésta es una salsa casera y no tiene ninguna clase de conservante, lo mejor es consumirla en el mismo día, no podemos dejar lo que nos sobre en la nevera y consumirla el día siguiente porque puede ponerse mala.

Muchas personas utilizan perejil en esta salsa. En caso de que queramos añadírselo, lo haremos cuando le echemos el limón, procurando que el perejil sea fresco y esté muy bien picado.

Esta salsa es ideal para acompañar arroces, pescados, carnes, las tradicionales patatas fritas o incluso con una rebanada de pan.

Debemos controlar no echar demasiado ajo porque el sabor puede resultar bastante fuerte. En caso de que nos haya salido fuerte, podemos rebajar la salsa echándole un poco de leche y removiéndola, sin necesidad de volver a pasarla por la batidora.

SALSA MOJO VERDE

Receta de mojo verde de cilantro. Los sabrosos mojos canarios son muy fáciles de preparar. Este es uno de los más conocidos y del que existen muchas variantes. Se puede preparar con perejil en vez de cilantro o mezclar ambas hierbas, entre otras opciones.

Ingredientes

1 cabeza de ajo (8-10 dientes)

1 ramillete de cilantro

1 cucharadita de comino en grano

2 cucharadas de vinagre

15 cucharadas de aceite de oliva

1 cucharadita de sal gorda

Preparación

Batir todos los ingredientes con la batidora o con un procesador de alimentos ajustando la textura con un poco de agua. Pero es más bonito hacerlo con el mortero. Además muchas personas insisten en que sabe mejor de la manera tradicional.

Esta receta vegana tradicional canaria tiene muchas variantes. Se puede hacer con perejil en vez de con cilantro o incluso mezclar ambas hierbas. Lo ideal sería tener además pimientas verdes canarias, en tal caso añadiríamos 2 o 3.

Los mojos canarios acompañan distintos platos, como las conocidas papas arrugadas,pescados.

SALSA MOJO PICON (ROJO)

Receta de la tradicional salsa canaría "mojo rojo picón". La salsa original se prepara con "pimienta picona", un pimiento picante propio de las Islas Canarias, por lo que es dificil conseguirlo en otro lugar. Proponemos sustituirlo por cayena o en su defecto otro tipo de picante.

Ingredientes

1 cabeza de ajo (unos 8 dientes aprox.)

2 pimientas piconas (o 2 cayenas u otro pimiento picante)

1 cucharadita de comino en grano

1 cucharadita de pimentón dulce

1 cucharada de vinagre de vino

15 cucharadas de aceite de oliva

1 cucharadita rasa de sal

Preparación

2 maneras de prepararlo. Una de ellas a golpe de mortero, que es como tradicionalmente se hace el mojo rojo picón. La otra, más rápida, es con la batidora.

Si lo preparamos con la batidora, simplemente pelamos y troceamos los ajos y junto con el resto de ingredientes lo batimos hasta conseguir una salsa homogénea. Añadimos un par de cucharadas de agua si queremos una salsa menos espesa y volvemos a batir. Es rápido y fácil, pero mucha gente piensa que el mojo sabe mejor al modo tradicional.

Preparación tradicional del mojo picón

Pelamos y picamos los ajos para majarlos en el mortero, vamos añadiendo las pimientas piconas (o las cayenas) pero sin las semillas y 1 cucharadita de comino. Majamos todo hasta lograr una pasta homogénea.

Añadimos después una cucharadita de pimentón dulce y una cucharada de vinagre. Entonces poco a poco vamos agregando el aceite mientras seguimos dándole al mortero generando una pasta espesa, que se puede reducir con un poco de agua (2 ó 3 cucharadas son suficientes) para dejar la textura y el espesor al gusto.

La dificultad inicial de la receta es conseguir las pimientas piconas, que son las que le dan nombre a este mojo. Sin embargo, también podemos hacerlo con otro picante. Aquí

se

propone sustituirlas por cayenas(guindillas).

El

mojo rojo picón es el acompañamiento perfecto para patatas asadas y, por supuesto,

es

imprescindible para las papas arrugadas y carnes.

SALSA ROQUEFORT

La salsa roquefort es ideal como acompñamiento de todo tipo de platos de carne, ya sea de cerdo, pollo o ternera, aunque también se puede emplear en ensaladas u otras prepraaciones como pueden ser las patatas fritas. Es una salsa sencilla de hacer y muy sabrosa, aunque hay que tener en cuenta que no a todo el mundo le gusta el sabor del roquefort.

INGREDIENTES

- 100 gramos de queso roquefort

- 400 ml de nata para cocinar

- Nuez moscada (Opcional)

Preparación:

La salsa roquefort es una salsa muy sencilla de preparar, que se emplea normalmente para servir junto a recetas de carne, siendo las recetas más conocidas el solomillo al roquefort o la pechuga de pollo al roquefort. Es una salsa que se puede emplear también para servirla junto a platos de pasta, con la que combina muy bien, e incluso con algunas recetas de pescado o ensalada, por lo que resulta una salsa realmente versátil. Para prepararla vamos a necesitar pocos ingredientes y poco tiempo para su preparación, así que se puede hacer en el momento de necesitarla. Una vez que vayamos a comenzar a hacer esta salsa roquefort, vamos a poner a calentar un cacito a fuego suave, con la nata para cocinar vertida en el mismo para ir calentándola. Es importante mantener siempre el fuego más bien suave, para que no hierva la nata.

A continuación vamos a trocear el queso roquefort, el cual podemos encontrar

fácilmente en cualquier supermercado, y podemos elegir el que más nos guste, teniendo en cuenta que hay algunos que resultan más suaves y otros tienen un sabor más intenso.

Una vez lo hemos troceado, lo agregamos al cazo y comenzamos a removerlo para que

se vaya fundiendo junto a la nata a medida que se vaya calentando. De forma opcional

podemos agregar un toque de nuez moscada a la salsa roquefort, para darle un toque extra de sabor.

Mantenemos en el cazo removiendo la mezcla hasta que se haya fundido todo el roquefort y se haya formado una salsa homogénea, en ese momento ya podemos retirar del fuego y servirla o bien reservarla hasta la hora de necesitarla. Si la vas a emplear en un plato frío, métela en la nevera para enfriarla bien. Puedes ajustar la textura y el sabor de la misma a tus gustos, lo que se hace empleando más cantidad de nata o roquefort, según te guste más o menos sabrosa y más o menos líquida.

SALSA WHISKY

Ingredientes

o

250 ml de Aceite de oliva virgen extra

o

6 unidad(es) Ajos (Enteros con piel y un poco rajado)

o

Zumo de limon 2 o 3 limones.

o

250 ml de Coñac o brandy

o

2 unidad(es) Pastilla de carne (avecrem)

preparacion

Freir los ajos en el aceite durante 5 minutos

250ml de Aceite de oliva virgen extra

6 Ajos (Enteros con piel y un poco rajado)

Añadir el resto de ingredientes y dejarlo hervir

1 Zumo de limon

250 ml de Coñac o brandy

2 Pastilla de carne (avecrem)

Mirar que las pastillas de hayan disuelto, sino añadir unos minutos más sin problema.

Consejos

Las cantidades pueden variar, pero se aconseja la misma cantidad de aceite que de coñac. El limón es según gusto. Salsa sevillana ideal para Solomillo al wisky o mantecaito. Se añade al filete una vez hecho o se puede marinar la carne con la misma salsa. Se conserva bien durante días en frigorífico.