Vous êtes sur la page 1sur 2

Arjona es un municipio en el departamento de Bolívar, ubicado a 40 minutos de

Cartagena, Arjona limita al norte con los municipios de turbaco; al oeste con San
Estanislao de kostka (Arenal), al sur con el corregimiento de las piedras;
y al occidente con Turbana. La población Arjonera es muy alegre, folclórica y amable.
Sus fiestas patronales se conmemoran en el mes de febrero en honor a la patrona del pueblo
“la virgen de la candelaria”, en su celebración se realizan las fiestas de corralejas,
cabalgatas, desfiles de comparsas sobre las principales calles de esta localidad. En los
últimos años, se ha podido observar grandes flujos migratorios protagonizados
principalmente por familias campesinas desplazadas de sus tierras por los grupos armados
al margen de la ley; otro aspecto a tener en cuenta para la implementación el desarrollo de
esta investigación es la presencia de olas migratorias de humanos venezolanos en nuestras
comunidades especialmente en los barrios de estratos muy bajos ubicados en la periferia el
municipio.

La institución educativa técnica industrial Don Bosco, se encuentra ubicada a las afueras
de la cabecera municipal en la vía que conduce al corregimiento de Rocha, a sus
alrededores encontramos barrios habitados por personas que tomaron posesión de estos
terrenos por la vía de hechos.

Un gran porcentaje de esta población se encuentra en difíciles condiciones


socioeconómicas, son hogares disfuncionales, sin ningún tipo de apoyo por parte de la
alcaldía, ni del departamento, satisfacer sus necesidades básicas de salud, vivienda y
alimentación se convierten en uno delos tantos problemas y dificultades que atraviesa esta
población; razón por la cual, han perdido la esperanza de sean incluidos en los proyectos y
programas de la alcaldía u organizaciones como Plan internacionales, la mayoría de los
jóvenes, adolescentes y hasta niños, toman la decisión de abandonar la escuela, ya que
según ellos, consideran que entre la escuela y el trabajo, pues obviamente se quedan con
este último, ya que básicamente el sustento de su familia depende de ellos; dentro de esta
situación también se presentan casos en donde tienen la oportunidad de trabajar y estudiar
los fines de semana, pero sin embargo, para este caso hay dos factores que excluyen a estas
personas y las obliga a estar por fuera de cualquier institución educativa, como por ejemplo
la edad escolar y el otro es tiempo. El primero de estos factores está fundamentado en el
decreto 3011 que reglamenta la educción para jóvenes y adultos, según el cual el estudiante
que ingresa a este programa debe estar mínimo dos años desescolarizado y al terminar sus
estudios lo debe hacer con una edad mínima de 18 años y por último la actitud de algunos
patrones o jefes como lo llaman ellos les cohíben la posibilidad de estudiar, ante la negativa
de dejar el sábado libre para que ellos asistan a clases.

Entre el trabajo que más se caracterizan en esta comunidad están: el mototaxismo,


vendedores ambulantes, ayudantes de construcción y servicios domésticos entre otros;
además no podemos dejar de mencionar de aquellos jóvenes que se dedican al micrográfico
de drogas psicoactivas ilegales y a atracar o robar como un medio para subsistir.

Esto ha conllevado a que algunas autoridades educativas como los rectores de


Instituciones educativas se inventen cualquier pretexto para excluir a estas personas de sus
instituciones, negándoseles el cupo para ingresar al sistema.

Por esta razón preocupada por el bienestar académico y social de los estudiantes,
implementamos esta estrategia pedagógicas con el objetivo de ayudar al
desenvolvimiento de los alumnos para que se involucren en el proceso educativo, mejoren
su calidad de vida y le garanticen a sus hijos una vida digna fundamentada en principios y
valores.

Finalmente ante esta cantidad de necesidades y diversidad de población se implementa


la educación inclusiva, para eliminar las barreras que se presentan en el aprendizaje y la
participación de esta comunidad; considerada esta como un proceso permanente que
reconoce, valora y responde de manera pertinente a las necesidades, interese, posibilita las
expectativas de todos los niños, niñas, adolescentes, jóvenes y adultos; garantizando el
aprendizaje y la participación.