Vous êtes sur la page 1sur 3

http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?

codigo=781656

Papel del ejercicio físico en el paciente con artrosis

El presente artículo es una revisión de la literatura concerniente a los efectos del ejercicio físico en
los pacientes con artrosis, he hecho resaltado lo que me pareció más importante.

El desuso lleva a un descenso en la síntesis de proteoglicanos, con adelgazamiento del cartílago


articular, que lo hace más vulnerable, y a la rigidez articular.
-la debilidad muscular y la propiocepción reducida lo cual disminuye la estabilidad articular y la
capacidad de absorber impactos se ve disminuida. Para la mejora de la propiocepción articular,
reducción el dolor y mejoran la movilidad en estos pacientes se han aplicado Ejercicios de fuerza y
los aeróbicos, diseñados para mejorar la fuerza muscular.

Efectos del ejercicio


1. Anatomía patológica: el ejercicio aumenta la nutrición y remodelación del cartílago, mejora el
aporte sanguíneo sinovial, disminuye la tumefacción y es posible que aminore la formación de
osteofitos a través de la atenuación del impacto por aumento de la fuerza muscular de control.
2. Sintomatología: el ejercicio físico mejora el dolor, aumenta la fuerza estabilizadora y la
resistencia, disminuye la rigidez, amplía el recorrido articular y aumenta la elasticidad de los tejidos
conjuntivos periarticulares.
3. Limitación funcional: el ejercicio aumenta la velocidad de marcha, mejora la realización de las
AVD y la actividad física y disminuye la depresión y ansiedad, mejorando el sueño.
4. Discapacidad: finalmente, el ejercicio mejora el estado de salud general, la forma física, la
calidad de vida y la relación social.
Pequeños cambios fisiológicos en el contenido de agua, en los proteoglicanos y en la densidad del
colágeno del cartílago patelar.
Los estímulos cíclicos aplicados al cartílago o a los condrocitos tienen probablemente un efecto
anabólico sobre la matriz extracelular.

-En un ensayo clínico prospectivo se encontró aumento de la fuerza, resistencia y velocidad, sin
efectos adversos, tras un programa de 16 semanas de endurecimiento, en 15 pacientes con
gonartrosis avanzada64.

PROGRAMAS
ENCUESTA
Un punto a establecer es cuántos y cuáles ejercicios deben indicarse, ya que los regímenes con los
que están hechos los estudios son diferentes. En la práctica los pacientes van a ser también
diferentes en cuanto a intensidad y localización de su afección, edad, peso, antecedentes de práctica
deportiva, comorbilidad y otros condicionantes. De todos modos la prescripción de ejercicio debería
ser algo más precisa de la vaga recomendación general de "haga usted ejercicio o camine o nade",
con la que la mayoría de los médicos no especializados despachan a sus pacientes.
Condiciones
Debería evitar la sobrecarga articular eliminando fuertes o repetidos impactos contra el suelo, que
repercuten sobre las articulaciones dañadas, a fin de preservarlas de un posible desgaste adicional
por sobreuso. En otras palabras, sería mejor hacerlo en su mayor parte en descarga o al menos
evitando impactos articulares de consideración.

Fuerza
-Las contracciones isométricas iniciales serán del 40 % al 60 % del máximo y repetidas de 1 a 10
veces por grupo muscular.
-Los ejercicios isotónicos comenzarán con resistencia inferior al 40 % del 1RM x 10-15
repeticiones durante 2-3 semanas; para hacerse moderada con 40 %-60 % del 1RM x 8-10
repeticiones; y superar el 60 % del 1RM sólo con 6-8 repeticiones (tabla 7). Se harán sólo dos días
por semana, aumentándose de un 5 % a 10 % semanal.
Está bien documentado que los ejercicios de fuerza son un componente eficaz en la rehabilitación
de estos pacientes, reduciendo sus limitaciones, mejorando su función y protegiendo la articulación
del esfuerzo y carga.
En consecuencia, desde varios puntos de vista prácticos los isotónicos son la forma de ejercicio
recomendada de entrenamiento de refuerzo en pacientes con artropatía31.

Resistencia (ejercicios generales)


Los resultados a corto plazo y de seguimiento sugieren que caminar es una buena forma de
condicionamiento aeróbico incluso para individuos con artrosis en articulaciones de carga.

Otros ejercicios
Son también ejercicios en descarga los que se hacen a pie quieto, sentado o tumbado. En cada una
de estas posiciones se pueden hacer contracciones o movimientos activos libres y progresivamente
resistidos en los diferentes planos del espacio.

El siguiente artículo realiza una comparación entre los efectos del ejercicio Aeróbico y Fuerza

Arch Phys Med Rehabil Vol 83, September 2002


El efecto de la dinámica Versus isométrico Entrenamiento de la resistencia sobre el Dolor y
Funcionamiento entre los adultos con osteoartritis de la rodilla

Intervención: Los ejercicios de fuerza para las piernas, 3 veces por semana durante 16 semanas.
Dinámica de grupo: ejercicios a través de un rango funcional de movimiento; isométrica: ejercicios
en los ángulos articulares discretos.

Comparación resultados Aeróbico vs Fuerza


Discusión: Sólo el entrenamiento dinámico reducido percibida función limitaciones, y el grupo de
control no cambió sus medidas en cualquiera de las variables de resultado durante la duración del
estudio. Los hallazgos son consistentes con los anteriores investigadores que han informado de que
el ejercicio puede reducir el dolor y aumentar las capacidades funcionales percibidas y reales de los
pacientes con artrosis. Los resultados de las intervenciones evaluadas en el presente estudio parecen
tener un impacto porcentual mayor en la mejora de las medidas funcionales reales y reducir el dolor
durante la realización de estas actividades funcionales que las intervenciones de ejercicios
anteriores. La aptitud Artritis y Seniors Trial26 informó una mejoría modesta del 8% al 10% en el
dolor y las puntuaciones que funcionan como un resultado de 18 meses de ejercicio aeróbico o de
resistencia por parte de su muestra de pacientes con OA de rodilla. Esta modesta, aunque
significativa, el efecto de un programa de ejercicios a largo plazo, que incluye entrenamiento con
sobrecarga, también fue reportado por Rogind et al57, que encontraron una reducción del 20% en el
dolor y una disminución del 10% al 15% en el tiempo para completar varios tareas funcionales que
incluyen subir escaleras.