Vous êtes sur la page 1sur 4

Domingo, 28 de julio de 2019

Anterior al "usar y tirar" había lañadores que reparaban


objetos de barro. Esa profesión ...se ha perdido.

Hubo una época en que una vez a la semana venían al pueblo profesionales de
la restauración de utensilios de barro cocido. Nuestras abuelas les entregaban cantaros,
lebrillos, vasijas o macetas que perdían agua. Con pericia y arte los reparaban. ¡No se tiraba
nada!. Eran los lañadores, profesión hoy desaparecida.

Recuerdo como sentados en la acera, estos artesanos procedían a colocar lañas o grapas en
unos orificios que previamente realizaban de forma manual con una herramienta milenaria:
el taladro de cuerda realizado con un trozo de madera, una cuerda y una broca.
La maceta de la imagen.... hace 50 años se habría recuperado. Nuestros antepasados no la
hubieran dejado romperse. Ahora vivimos inmersos en la cultura del "usar y tirar".
Afortunadamente, en la Casa de la Cultura, se vienen realizando cursos de restauración de
enseres como camas, perchas, sillas, mecedoras, taquillones, arcones, jofainas...

Acabarían en el vertedero de no ser por la pasión de un grupo de caudetanos/as que, año tras
año, se embarcan en recuperar lo que otros tiramos directamente al vertedero.
Publicado por Chimo Medina en 11:17