Vous êtes sur la page 1sur 2

¿EXISTEN LAS VIRTUDES Y LOS VALORES?

Las virtudes y los valores están presentes desde los inicios de la humanidad,
siempre han existido y siempre existirán. Valores como la bondad, la
responsabilidad, la fidelidad, la sinceridad, la honradez, o virtudes como la
prudencia, la justicia, la esperanza … siempre serán objetivos a los que el ser
humano tenderá, algo que buscará para ser feliz y hacer felices a los demás.

Cuando se habla de crisis de valores o de virtudes, de lo que se trata es de afirmar


que no se están viviendo, que no están presentes en las personas que nos
encontramos cada día. Por eso es fundamental plantearse no sólo educar a las
generaciones futuras en los valores y virtudes que consideramos fundamentales
para la convivencia social, sino también vivirlos y arraigarlos en la conducta diaria
de cada uno de nosotros. Es así como se educan los valores y las virtudes:
viviéndolos y mostrándolos a los demás con el comportamiento personal.

¿QUÉ SON LOS VALORES?

El valor se refiere a una excelencia o a una perfección. La práctica del valor


desarrolla la humanidad de la persona, mientras que el contra valor lo despoja de
esa cualidad. Desde un punto de vista socio-educativo, los valores son considerados
referentes, pautas que orientan el comportamiento humano hacia la transformación
social y la realización de la persona.

¿QUÉ SON LAS VIRTUDES?

Para llegar a las virtudes tiene que existir el valor como hábito adquirido en la
persona. Santo Tomás define la virtud como un “hábito operativo bueno". Por lo
tanto, las virtudes son un tipo de cualidades estables, y por eso son hábitos y no
meras disposiciones o cualidades transeúntes.

La virtud permite al hombre hacer una obra moral perfecta y le hace perfecto a él
mismo.

Según el Catecismo de la Iglesia Católica, la virtud es una disposición habitual y


firme a hacer el bien. Permite a la persona no sólo realizar actos buenos, sino dar lo
mejor de sí misma. Con todas sus fuerzas sensibles y espirituales, la persona
virtuosa tiende hacia el bien, lo busca y lo elige a través de acciones concretas.

El objetivo de una vida virtuosa consiste en llegar a ser semejante a Dios. (S.
Gregorio de Nisa, beat. 1), (Cat. 1803)

¿DÓNDE SE EDUCAN LAS VIRTUDES Y LOS VALORES?

El primer entorno donde nace y se desarrolla el ser humano es la familia, y es allí,


en consecuencia, donde se han de educar y vivir los valores y virtudes en primera
instancia. Para un cristiano, además, la primera finalidad de su matrimonio es la
procreación y educación de la prole. Y, cuando hablamos de educación, sin duda
nos estamos refiriendo a educación de virtudes y valores.

Para orientar a una familia cristiana en las virtudes y valores en los que educar a
sus hijos, iremos paso a paso y comenzaremos por describir las virtudes cardinales
(prudencia, justicia, fortaleza y templanza) y las virtudes teologales (fe, esperanza
y caridad), para pasar después a los valores o virtudes humanas, como la
sinceridad, la responsabilidad, la laboriosidad, el respeto, etc.

VIRTUDES CARDINALES:

PRUDENCIA: Es la virtud que dispone la razón práctica a discernir en toda


circunstancia nuestro verdadero bien y a elegir los medios rectos para realizarlos.
Pero no una razón cualquiera, sino la razón recta, esto es, la razón practica
perfeccionada por esta virtud, ella indica la justa medida según la cual la voluntad y
las facultades apetitivas deben actuar. La prudencia es la "regla recta de la acción",
escribe Santo Tomás. No se confunde ni con la timidez ni con el temor, ni con el
disimulo. Conduce las otras virtudes indicándoles regla y medida. Es la prudencia
quien guía directamente el juicio de conciencia. El hombre prudente decide y
ordena su conducta según este juicio. Gracias a esta virtud aplicamos sin error los
principios morales a los casos particulares y superamos las dudas sobre el bien que
debemos hacer y el mal que debemos evitar.

La prudencia es la luz que dirige todos nuestros actos para llegar a Dios. La
prudencia ayuda al hombre a poner atención a la voz de su conciencia, en vez de
poner atención a lo que siente.

Es muy importante no confundir la verdadera prudencia, que es hacer lo que Dios


nos dice que es correcto, porque mucha gente cree que ser prudente es ser
hipócrita, disimular por miedo, ser cobarde o actuar por interés

JUSTICIA: Es la virtud moral que consiste en la constante y firme voluntad de dar


a Dios y al prójimo lo que les es debido. La justicia para con Dios es llamada ‘la
virtud de la religión’. Para con los hombres, la justicia dispone a respetar los
derechos de cada uno y a establecer en las relaciones humanas la armonía que
promueve la equidad respecto a las personas y al bien común.

FORTALEZA: Es la virtud moral que asegura en las dificultades la firmeza y la


constancia en la búsqueda del bien. Reafirma la resolución de resistir a las
tentaciones y de superar los obstáculos en la vida moral. La virtud de la fortaleza
hace capaz de vencer el temor, incluso a la muerte, y de hacer frente a las pruebas
y a las persecuciones. Capacita para ir hasta la renuncia y el sacrificio de la propia
vida por defender una causa justa.

TEMPLANZA: Es la virtud moral que modera la atracción de los placeres y procura


el equilibrio en el uso de los bienes creados. Asegura el dominio de la voluntad
sobre los instintos y mantiene los deseos en los límites de la honestidad. La
persona moderada orienta hacia el bien sus apetitos sensibles, guarda una sana
discreción y no se deja arrastrar ‘para seguir la pasión de su corazón.