Vous êtes sur la page 1sur 3

Pág.

12 PARAULA Valencia, domingo 16-I-2011

Itinerario de Renovación 2010-14


La ‘lectio divina’, el método del IDR (I)
El Itinerario Diocesano de Renovación propone a utilizado en las reuniones de los grupos del IDR. Por estructura de este método. También incluiremos en
los grupos que lo van a realizar, como principal ello, y para ayudar a nuestros lectores a familiari- las próximas semanas orientaciones prácticas y

Una aproximación a su historia


método para desarrollarlo, la ‘lectio divina’. Este zarse con la ‘lectio divina’ y a profundizar en ella, ejemplos concretos. En esta primera entrega, abor-
modo concreto y ordenado de leer religiosamente la en PARAULA iniciamos esta semana una serie de damos el origen, evolución y significado de la ‘lectio
Sagrada Escritura será, por tanto, habitualmente artículos que abordan la historia, el significado y la divina’.

Por Juan Miguel Díaz Rodelas y Ricardo Lázaro Barceló


Decano de la facultad de Teología de Valencia
y profesor del Instituto Diocesano de Ciencias Religiosas

“Si la práctica de la ‘lectio divina’ ojos, volvió a escuchar la palabra decir que es una lectura orante, liarizándose con la ‘lectio’ de la dosa de las Escrituras, realizada
se promueve con eficacia, estoy de Dios en la Tierra Santa, pro- personal o comunitaria, de la misma”. con espíritu atento. La meditación
convencido de que producirá una metida a los padres. A dicha lec- Biblia, acogida como palabra de Esta lectura orante de la [‘meditatio’] es el trabajo de la
nueva primavera espiritual en la tura siguieron la explicación y el Dios, y que se desarrolla bajo la Escritura se extendió sobre todo mente estudiosa que, con ayuda
Iglesia”. Estas palabras, pronun- comentario por parte de Esdras y inspiración del Espíritu Santo, en entre los monjes y se puede afir- de la propia razón, investiga la
ciadas por el papa Benedicto los levitas en una especie de… meditación, oración y compromi- mar que el verdadero organizador verdad oculta. La oración [‘ora-
XVI, poco tiempo después de su gran ‘lectio divina’. Se trata prác- so cristiano; es una lectura de la de la misma fue S. Benito, padre tio’] es el impulso devoto del
elección, expresan la importancia ticamente del mismo método de Biblia en el Espíritu. O como dice del monacato de Occidente, el corazón hacia Dios, pidiéndole
de la ‘lectio divina’ y el interés lectura que realizó Jesús en la S. Gregorio Magno: es el “arte de verdadero organizador de la que aleje los males y conceda los
creciente que suscita en nuestros sinagoga de Nazaret, cuando se estudiar el corazón de Dios a tra- misma. Son muy hermosas estas bienes. La contemplación [‘con-
días. De hecho, al tema se dedi- levantó para leer en voz alta el vés de las palabras de Dios”. palabras de S. Isidoro de Sevilla: templatio’] es como una eleva-
can numerosos cursillos, confe-
rencias, artículos, libros… Cabría
decir que “está de moda”.
Algunos podrán pensar que se
trata de una innovación de fecha
reciente o de algo pasajero; sin
embargo, es una práctica que se
encuentra en los mismos comien-
zos de la Iglesia.

Origen en el pueblo de
Israel
Para explicar el origen de la ‘lec-
tio divina’ deberíamos remontar-
nos, tal vez, a la práctica de la lec-
tura y meditación de las Es-
crituras en las sinagogas judías.
Pero el poco espacio de que dis-
ponemos para este acercamiento
así como el propósito del mismo
nos impide ir tan lejos. En este
terreno, nos conformamos con
recordar el carácter central que
tiene la Sagrada Escritura en el
pueblo de Israel, y cómo el pri- La ‘lectio divina’ es una lectura orante, personal o comunitaria, de la Biblia, acogida como palabra de Dios, en meditación, oración y compromiso cristiano.
mer artículo de su profesión de fe
E.M.

comienza con una invitación a libro del profeta Isaías y procla- Más allá de referencias de Llegados al S. XII, en una ción sobre sí misma de la mente
escuchar: “Escucha Israel…” (Dt mó al finalizar la lectura: “Hoy se Orígenes y S. Basilio a esta prác- carta dirigida a un compañero que, suspendida en Dios, saborea
6, 4-9); la espiritualidad del ha cumplido esta Escritura que tica, el nombre de lectio divina se cartujo llamado Gervasio, Guido las alegrías de la eterna dulzura”.
encuentro y la unión con Dios a acabáis de oír” (cf. Lc 4, 16-21). encuentra por primera vez en los el Cartujo recurrió al símil de la A partir del S. XVI la práctica
través de su Palabra no se limita a escritos de S. Ambrosio, quien escala, tan bíblico y tan frecuente de la lectura de la Biblia según el
la mera proclamación o a la escu- ¿Cuál es su significado? afirma que Jesús nos enseña que en la historia de la espiritualidad método de la ‘lectio divina’ dejó
cha pasiva del texto sagrado, sino “debemos nutrirnos del Verbo de la escala, para referirse al de tener la importancia que había
que supone además una invita- En este primer acercamiento a la celeste con la ‘lectio divina’. En camino que permite subir desde tenido incluso en los monasterios,
ción a ponerla en práctica, a cum- ‘lectio divina’, acudiremos breve- términos parecidos se expresarán, la tierra hasta el cielo. habiendo sido redescubierta en
plirla. “La Palabra está muy cerca mente a la experiencia de quienes entre otros muchos, S. Agustín, S. las últimas décadas como una
de ti, la tienes en los labios, la tie- la vivieron en el pasado así como Jerónimo, S. Isidoro de Sevilla, S. Redescubierta en forma de concretar el reencuentro
nes en el corazón, para que la a lo que se ha dicho de ella desde Bernardo. He aquí lo que escribe las últimas décadas con la Palabra de Dios escrita a
puedas cumplir” (Dt 30,14). En el los orígenes cristianos hasta nues- S. Isidoro: “Quien desea estar que ha animado a los fieles el
libro de Nehemías 8-9 se describe tros días, y recorreremos los siempre con Dios, debe darse con En este contexto ofrece la prime- Magisterio de la Iglesia. En la
una liturgia solemne, celebrada momentos más importantes de la frecuencia a la ‘oratio’ y asimis- ra presentación sistemática de la exhortación apostólica postsino-
cuando el pueblo regresó del exi- historia de esta práctica eclesial. mo a la ‘lectio’. Todo el aprove- ‘lectio divina’: “Cierto día, dal ‘Verbum Domini’, reciente-
lio de Babilonia: en ella se pro- En un segundo artículo ofrecere- chamiento espiritual viene de la durante el trabajo manual había mente publicada, además de
clamó un nuevo comienzo para mos unas orientaciones prácticas ‘lectio’ y de la ‘meditatio’, porque comenzado yo a reflexionar sobre hablar de la importancia de la
todo Israel marcado por la presen- para su celebración, personal y con la ‘lectio’ aprendemos las el ejercicio espiritual del hombre, ‘lectio divina’ en la vida de los
cia de Dios en medio de su pueblo comunitaria. Finalmente, pondre- cosas que ignoramos y con la cuando de pronto se presentó a mi aspirantes al sacerdocio ministe-
a través de la palabra de la mos algunos ejemplos de textos ‘meditatio’ conservamos las que mente la escala de los cuatro gra- rial y a la vida monástica (nn. 82
Escritura. escogidos de la Sagrada Es- hemos aprendido. Dos son los dos espirituales: la lectura, la y 83), dedica dos largos números
La lectura del texto sagrado critura. dones que proporciona la ‘lectio’: meditación, la oración y la con- (86 y 87) al tema y ofrece en con-
duró toda la jornada y a ella estu- Posiblemente haya que co- la instrucción de la mente y la templación. Es la escala de los creto una síntesis de cada uno de
vieron convocados hombres, menzar expresando lo que se orientación hacia el amor de monjes por la cual suben éstos de los momentos de la ‘lectio’, de
mujeres y niños, todo el pueblo entiende normalmente por ‘lectio Dios. Nadie puede conocer el la tierra al cielo […] La lectura los cuales hablaremos en el próxi-
de Israel, que, con lágrimas en los divina’; resumiendo se podría sentido de la Escritura sino fami- [‘lectio’] es la inspección cuida- mo artículo.
Pág. 14 PARAULA Valencia, domingo 23-I-2011

La ‘lectio divina’, el método del IDR (II)


Itinerario de Renovación 2010-14

Ofrecemos esta semana la segunda entrega sobre la ción 2010-2014 (IDR). En esta entrega, ahondamos en modo de lectura y meditación de la palabra de Dios,

Cómo se celebra: su estructura


‘lectio divina’, el método que utilizarán los grupos el significado de la ‘lectio divina’ y en su estructura, realizada desde la fe y la contemplación, y abierta a la
participantes en el Itinerario Diocesano de Renova- en los pasos que hay que seguir para desarrollar este acción y puesta en práctica del Evangelio.

Por Juan Miguel Díaz Rodelas y Ricardo Lázaro Barceló


Decano de la facultad de Teología de Valencia
y profesor del Instituto Diocesano de Ciencias Religiosas

Más que un método de lectura y nos ha hecho reflexionar; pode-


oración con la Biblia, la ‘lectio mos prometer cambiar algo en la
divina’ es una experiencia de vida, según nos haya inspirado el
encuentro con el Señor, donde lo texto, o a hacer algo concreto:
más importante no es la dimen- pedir perdón a alguien, hacer algo
sión intelectual, sino la búsqueda por otros, dejar de hacer algo que
del Señor. Partiendo del texto nos daña o daña a otros…
escrito, la ‘lectio divina’ lo pro- Podemos poner en manos de Dios
fundiza, lo medita, lo reza, tenien- alguna situación difícil que no
do siempre la perspectiva de la podemos cambiar. Hablamos con
vida, tratando de aplicar esa pala- Dios como lo haría con un amigo
bra a mi vida, al día a día. cercano con quien tengo plena
La ‘lectio divina’ es la lectura confianza. Y escuchamos a
creyente y orante de la palabra de Dios…
Dios, hecha a partir de la fe en
Jesús, que dice: “El Espíritu os 4. Contemplación (‘con-
recordará lo que yo os he enseña- templatio’), orientada a
do y os introducirá en la verdad descubrir la conversión de
plena” (Jn 14,26; 16,13). La ‘lec- la mente, del corazón y de
tio divina’ por excelencia es la la vida que nos pide el
proclamación de la palabra de Señor
Dios en la liturgia; y la práctica de Dejamos que el corazón se aquie-
la ‘lectio divina’, personal o te, callamos y, simplemente,
comunitaria, debe ser una antici- “estamos” con Dios. Sentimos,
pación o una prolongación de esa como diría san Pablo: “Vivo, pero
proclamación litúrgica. de Dios, se invoca al Espíritu nuestras Biblias o que se recuerden ficarse con alguno de los perso- no yo; es Cristo quien vive en mí”.
Por otra parte, para que se pro- Santo, recitando el Veni Creator o espontáneamente pueden ayudar a najes del mismo, precisando por O experimentamos como el sal-
duzca el encuentro con Dios a tra- cualquier otro himno u oración comprender mejor. No leemos qué me siento identificado con mista: “Señor, tú me sondeas y me
vés de la lectura del texto sagrado, dirigida al Espíritu. para “conocer” el acontecimiento él, en qué se parece mi vida a la conoces, / me conoces cuando y
esta debe realizarse: 1) con un Una vez “preparado” comienza que narra el texto, sino para hacer suya, mis actitudes a las suyas. me levanto […] Aún no ha llega-
gran respeto de los textos; 2) par- la ‘lectio’ propiamente dicha, la presente el misterio de Dios, la Se puede elegir además alguna do la palabra a mi lengua, / y tú,
tiendo desde la vida y orientándo- cual se desarrolla según los presencia del Señor en su Palabra. frase que haya llamado la aten- Señor, ya la conoces por entero”
se a la vida; 3) sintiéndose en co- siguientes pasos: ción de manera especial y dete- (Salmo 138).
munión estrecha con la Iglesia; y 2. Meditación (‘medita- nerse en ella. Luego en la actitud El Señor hace llegar a nuestros
4) sintiéndose iluminados y ani- 1. Lectura (‘lectio’), orien- tio’), intentando descu- de silencio de que hablábamos al labios, las palabras que él ya cono-
mados por la fe. tada a descubrir lo que brir lo que Dios quiere principio y que se habrá ido iden- ce, nos las da para que se las diga-
En un terreno más práctico, dice el texto bíblico en sí decirme a mí en este texto tificando, dejamos que Dios mos a él y, en lugar de escuchar
antes de comenzar la ‘lectio’ es mismo concreto hable en nuestro interior. nuestra oración, la pronuncia para
preciso prepararlo todo: buscar el Se trata de una lectura atenta, pau- Con la meditación nos adentra- que nosotros podamos oírla.
texto que voy a leer y que puede sada y creyente de la Palabra del mos en el texto, profundizándo- 3. Oración (‘oratio’): nues-
ser el evangelio que corresponde Dios, con corazón abierto y dispo- lo, yendo más allá de la lectura tra respuesta personal al 5. Acción (‘actio’): mi vida
al día, o bien pasajes sucesivos de nible, buscando conocer y profun- mediante una relectura atenta, Señor, que nos habla con continúa... ¿Qué va a cam-
un mismo libro de la Biblia, dizar en el texto. Esta lectura es tratando de descubrir el sentido su Palabra biar en mí? ¿A qué me
Antiguo o Nuevo Testamento. imprescindible, aun cuando se del pasaje, el mensaje que trans- Ahora se pretende iluminar nues- compromete esta Palabra
Es importante buscar un lugar tenga la sensación de que es un mite, recordando y leyendo otros tra vida personal o comunitaria a que he proclamado?
tranquilo y en silencio, ponerse en texto conocido o escuchado mu- textos del Antiguo y del Nuevo la luz de esa Palabra pidiendo la En este último paso, vuelvo a mi
en una postura cómoda, intentan- chas veces. Tras la lectura, convie- Testamento que nos evoque el gracia necesaria para vivirla, realidad, a mi vida. La palabra de
do serenarse interiormente, olvi- ne reconstruir mentalmente lo que texto que hemos leído, actuali- dando gracias por el don que ella Dios es una propuesta de vida, es
dándose por un momento de los he leído, tratando de recordarlo. Si zando ese mensaje a nuestra rea- significa, o alabando al Señor. Buena Noticia para ser asumida y
problemas y preocupaciones, no se recuerda bien, se vuelve a lidad personal, familiar, comuni- Nos dirigimos a Dios con senci- vivida. ¿Cómo me identifico y
pidiéndole al Señor su ayuda para leer. Si es una historia o una pará- taria, parroquial, social... Se trata llez, dejando aflorar nuestros sen- asumo ese nuevo estilo de vida
aprovechar al máximo este bola, se identifican los personajes, de ponerse en la presencia de timientos, diciéndoselos a Dios: evangélico? ¿Qué cambio o acción
momento de oración que se va a precisando qué hace y dice cada Dios que quiere hablarme hoy a dolor, pena, deseo de cambiar, concreta me pide Dios en este día?
vivir, escuchando su Palabra para uno, intentando descubrir por qué mí, tratando de descubrir qué alegría, paz, gozo, etc. Se puedo ¿Por dónde tengo que comenzar,
vivirla intensamente. En este hacen y dicen lo que cuenta el quiere decirme el Señor con ese pedir perdón, fuerza, valor, ayuda qué puedo hacer? La ‘lectio divi-
ambiente de silencio, exterior e texto. Las notas a pie de página, texto. Si se trata de un relato, a para afrontar alguna situación de na’ termina asumiendo un compro-
interior, sabiéndose en las manos los lugares paralelos indicados en ese objetivo puede ayudar identi- nuestra vida sobre la que el texto miso concreto ante el Señor.

Hoja
Pasos propuestos por el Arzobispo antes de la pues-
2 Campaña de sensibilización e invitación a pales, el número de grupos inscritos. Con estos datos

de
ta en marcha del IDR el próximo 9 de marzo: toda la población. Mediante la distribución podremos preparar los encuentros con animadores.
de tarjetas de invitación, carteles... por las locali-
5 A finales de enero estará publicado el pri-
1 Presentación del Itinerario por las parro- dades y barrios. Todo ese material se puede reco- mer libro del IDR. Se podrá recoger en la

ruta
quias. Tras la presentación por parte del ger en la calle Avellanas, 12 de Valencia. librería de la facultad de Teología (C/ Trinitarios,
Arzobispo del Itinerario Diocesano de
Renovación por todos los arciprestazgos, monse- 3 Reflexión en las parroquias de la carta pas-
toral ‘Caminando con Jesús’.
3), incluidos sábados por la mañana. También
durante el curso se entregará el subsidio pastoral
ñor Carlos Osoro anima a las parroquias y comu-
nidades cristianas a exponerlo de nuevo en sus 4 Configuración de los grupos y posibles ani-
madores antes del 28 de enero. Hay que comu-
de Cuaresma-Pascua y dos documentos: ‘Orar con
los salmos. Iniciación a la oración personal’, así
propios ámbitos. nicar a los arciprestes, y éstos a los vicarios episco- como una ‘Introducción a la Biblia’.
Pág. 14 PARAULA Valencia, domingo 30-I-2011

Itinerario de Renovación 2010-14


La ‘lectio divina’, el método del IDR (y III)
De la teoría a la práctica
Ofrecemos esta semana la tercera y última entrega sobre la ‘lectio divina’, el método que utilizarán los grupos participantes en el Itinerario Diocesano de Renovación
2010-2014 (IDR). Las tres partes pueden ser consultadas y descargadas en formato PDF desde la web del Arzobispado (www.archivalencia.org).

Por Juan Miguel Díaz Rodelas y Ricardo Lázaro Barceló


Decano de la facultad de Teología de Valencia
y profesor del Instituto Diocesano de Ciencias Religiosas

Lectura creyente y orante de la Sagrada ción entre el Evangelio y los Hechos se 2. ‘Meditatio’ clamó el Evangelio de tu Reino, que fue
Escritura: así definíamos la ‘lectio divina’ concreta en el tema del ‘“eino de Dios”, que Volvemos sobre el texto y centramos nues- condenado injustamente y murió en una
en el primero de los artículos que le hemos Jesús había anunciado y hecho presente en tra atención en algunos puntos: el que se cruz, mostrando desde ella la verdad de su
dedicado a este encuentro singular con la su vida pública y del que, una vez resucita- aparece es el mismo Jesús que hizo, enseñó enseñanza y la posibilidad de vivirla; resu-
Palabra de Dios escrita. En aquel artículo do de entre los muertos, vuelve a hablar a y murió en una cruz. La referencia a él no citó de entre los muertos y está sentado a
recorrimos además brevemente la historia sus discípulos. Por otra parte, la misión es sólo el recuerdo de un ayer: él está vivo, tu derecha, con lo que se nos ha descu-
de la ‘lectio’ y aludíamos a su reciente nace de la Pascua, consiste en ser testigos ha resucitado y su fuerza se hace presente a bierto el sentido más profundo y la finali-
recuperación tanto por personas indivi- de Jesús, es universal y se realiza por la través de los siglos y en todos sitios por el dad última de su existencia: nuestra salva-
duales como por grupos. En nuestro fuerza del Es- testimonio de la Iglesia. Esta debe estar ínti- ción. Gracias por la Iglesia, esta Iglesia
segundo artículo presentábamos los mamente unida a él, pues él que Jesús quiso fundada sobre los Doce,
pasos que debe recorrer quien desee elegidos por él, llamados por él, que estu-
leer así la Biblia: ‘lectio’, ‘meditatio’, vieron con él y pudieron así ser
‘oratio’, ‘contemplatio’ y ‘actio’. sus testigos: por su testimonio
Pero, del dicho al hecho hay un hoy soy yo cristiano, aquí en
buen trecho. ¿Seremos capaces de re- Valencia, como signo de la uni-
correrlo? Si se dice que a caminar se versalidad de la Iglesia de Jesús.
aprende caminando y a hablar, ha- Gracias por la promesa del
blando, cabe afirmar que a hacer la Espíritu, que llenó y condujo a
‘lectio divina’ se aprende… haciendo Jesús, llena y conduce a la
‘lectio divina’. Una y otra vez, con Iglesia con su fuerza y la ilumina
paciencia, constancia, perseverancia con su luz. El mismo Espíritu me
y, sobre todo, mucha confianza en la llena también a mí y me ayuda a
acción del Espíritu: Él es el ser, también yo, testigo de tu Hijo.
verdadero guía, el verdadero Gracias, Señor, por mi condición
Maestro de esta forma de acerca- de testigo y por el Espíritu que la
miento a los textos de la Biblia. hace posible. Sin ese Espíritu tam-
Teniendo esto claro, nuestra bién yo confundiría el Reino anun-
intención es ofrecer hoy un ejerci- ciado por tu Hijo con cualquier otra
cio de ‘lectio divina’ con un texto cosa; también yo me quedaría plan-
concreto: Hch 1,1-11. La elección tado, contemplando la gloria de
de este pasaje la determinan dos Jesús, petrificado porque ya no está
factores: el primero es que en la con nosotros… Que la acción de tu
sede del Instituto Diocesano de Espíritu me ayude, Padre, a vivir
Ciencias Religiosas de Valencia unido a ti y unido a la Iglesia, anun-
un buen grupo de personas está ciando tu Reino, manifestado en las
intentando hacer la ‘lectio divina’ del libro obras y palabras, en la muerte y en la
de los Hechos de los Apóstoles; el segundo píritu. En todo caso, la ascensión marca resurrección de tu Hijo amado,
es que el citado es un texto de referencia un nuevo comienzo: Jesús, que ha estado la instruye, la escoge, la Jesucristo; caminando en esperanza,
para cualquier creyente o comunidad cris- con sus discípulos durante la vida pública y envía; en definitiva, es testigo de Jesús con confiando en su poder, y esperando su
tiana. Vamos, pues, a hacer el ensayo (por los cuarenta días después de Pascua, ahora su palabra y con su vida. La Iglesia vive venida al final de los tiempos.
razones de espacio, no ofrecemos aquí el se separa de ellos (nota la repetición de la además en referencia a Jesús: a su pasado,
pasaje, que cada cual puede buscar en su referencia al cielo). La ‘lectio’ puede enri- lo que hizo y enseñó; mirando al futuro: 4. ‘Contemplatio’
Biblia; por otra parte, sería muy convenien- quecerse notando los contenidos del primer “volverá”; en el presente: escuchando per- Intenta centrar tu atención en alguno de los
te que repasaras la teoría sobre estos pasos libro (toda lo que Jesús hizo y enseñó) y los manentemente sus “instrucciones”. La aspectos del texto que se han ido manifes-
leyendo el artículo de la semana pasada): del segundo (la acción de los Apóstoles y de Iglesia no es nada sin el Espíritu: sólo su tando más significativos, que te han resul-
toda la Iglesia -“todos los reunidos”-, ínti- fuerza y su luz hacen posible que pueda rea- tado más sobresalientes, más llamativos. Y
1. ‘Lectio’ mamente unidos a Jesús -son instruidos por lizar su misión de ser testigo de Jesús y sur- desde ellos, mira a tu vida, confrontándola
Después de leer el texto atentamente una, él, enviados por él, son sus testigos, y actú- jan amigos de Dios. con la Palabra escuchada y rezada…
dos o más veces, incluso en voz alta, nos an, como Jesús, por la fuerza del Espíritu. Contempla, déjate llevar por el Espíritu,
fijamos en que, en él, se pueden distinguir Fíjate, en fin, en el nombre del interlocutor 3. ‘Oratio’ deja que Dios te conduzca…
claramente tres momentos: 1) 1,1-2, espe- de S. Lucas: Teófilo, el amigo de Dios; un Tras escuchar a Dios que me habla, le res-
cialmente solemnes, marcan la relación con nombre cargado de simbolismo, pues de lo pondemos en la oración. Puedes escoger 5. ‘Actio’
el “primer libro” de S. Lucas, es decir, el que se trata es precisamente de eso: de cualquiera de las formas de oración Confrontado con la vida, con tu vida, pide
Evangelio; 2) 1,3-8, cuentan el mandato hacer amigos de Dios, de intensificar la (acción de gracias, alabanza, súplica). al Señor luz para descubrir lo que tienes
misionero de Jesús a los suyos, y 3) 1,9-11 amistad de las personas con él a través del Aquí optamos por la primera y decimos: que cambiar en ella, lo que tienes que
cuentan la ascensión de Jesús. En este encuentro con Jesús que se hace posible Señor, Dios y Padre nuestro: te doy gracias intensificar en ella, para integrar cuanto él
momento puedes notar además que la rela- escuchando el testimonio de sus discípulos. por Jesús, que pasó haciendo el bien, pro- te ha dicho en su Palabra…

Hoja
Pasos propuestos por el Arzobispo antes de la pues-
ta en marcha del IDR el próximo 9 de marzo:
2 Campaña de sensibilización e invitación a
toda la población. Mediante la distribución
pales, el número de grupos inscritos. Con estos datos
podremos preparar los encuentros con animadores.
5
de
1
de tarjetas de invitación, carteles... por las locali- A finales de enero estará publicado el pri-
Presentación del Itinerario por las parro- dades y barrios. Todo ese material se puede reco- mer libro del IDR. Se podrá recoger en la

ruta
3
quias. Tras la presentación por parte del ger en la calle Avellanas, 12 de Valencia. librería de la facultad de Teología (C/ Trinitarios,
Arzobispo del Itinerario Diocesano de Reflexión en las parroquias de la carta pas- 3), incluidos sábados por la mañana. También
Renovación por todos los arciprestazgos, monse- toral ‘Caminando con Jesús’. durante el curso se entregará el subsidio pastoral
ñor Carlos Osoro anima a las parroquias y comu-
nidades cristianas a exponerlo de nuevo en sus 4 Configuración de los grupos y posibles ani-
madores antes del 28 de enero. Hay que comu-
de Cuaresma-Pascua y dos documentos: ‘Orar con
los salmos. Iniciación a la oración personal’, así
propios ámbitos. nicar a los arciprestes, y éstos a los vicarios episco- como una ‘Introducción a la Biblia’.