Vous êtes sur la page 1sur 2

En educación, siempre estamos buscando mejores formas de influir positivamente en nuestros

estudiantes. Sin embargo, es muy fácil perderse entre tanta información. Los docentes necesitamos de
estrategias cuya efectividad y eficiencia haya sido probada por la investigación académica.

El Dr. John Hattie realizó una investigación educativa que integró más 800 meta estudios y a más de 240
millones de estudiantes en todo el mundo. A partir de esta investigación pudo reconocer el efecto que
tienen en el rendimiento escolar 138 influencias educativas. Hattie encontró que una de las influencias
más fuertes es la retroalimentación: la capacidad del docente para dialogar con el estudiante en torno a
su desempeño.

Si la retroalimentación se lleva a cabo de forma adecuada durante el proceso educativo, puede ser el
doble de efectiva en comparación a otras influencias educativas. No obstante, el efecto de la
retroalimentación es sumamente variable. Esto se debe a que la retroalimentación es un proceso
complejo que involucra factores tanto técnicos como humanos: es afectado tanto por la claridad
conceptual que el docente tiene acerca de la retroalimentación como por las capacidades emocionales,
afectivas e interpersonales del docente mismo.

Identificando la necesidad de un programa de capacitación integral para mejorar el desempeño docente,


se ha diseñado el curso retroalimentación educativa holista, cuya intención es, además, investigar el
impacto que este entrenamiento tiene en los docentes de nivel medio superior y en sus estudiantes.

Este es un curso en línea de 8 semanas de duración donde, a través de una plataforma en línea, los
participantes tendrán acceso a clases y ejercicios que les permitirán tener un entendimiento integral del
proceso de retroalimentación educativa.

Uno de los factores principales para una retroalimentación efectiva es la capacidad del docente para
crear un entorno seguro y una relación interpersonal genuina. Para esto, además de abordar temas
técnicos relacionados al proceso de retroalimentación educativa, el curso abarcará ejercicios de atención
plena y autocompasión.

La atención plena y la autocompasión son dos prácticas que han sido ampliamente estudiadas en los
últimos años. La investigación ha encontrado que estas prácticas traen beneficios psicológicos positivos
en quien los practica. La integridad emocional del docente es una pieza clave del proceso educativo, por
lo que la integración de estas prácticas busca preparar al docente de manera integral y no solamente
teórica.