Vous êtes sur la page 1sur 23

ANEXOS

169
ANEXO 1
(Art 3.024 d.)

CONDUCTA DEL COMBATIENTE EN EL CAMPO DE COMBATE


OBSERVANDO LAS LEYES INTERNACIONALES DE LA GUERRA.

I. Conceptos generales.

1) El presente Anexo constituye una síntesis de los aspectos básicos contenidos en las diferentes
convenciones y protocolos, que norman el Derecho Internacional Humanitario.

Para realizar un estudio más detallado de los temas desarrollados en este Anexo, se deberá
recurrir a los documentos que dan origen al Derecho Internacional Humanitario. Ellos son los cuatro
Convenios de Ginebra del 12 de agosto de 1949 y los dos protocolos adicionales.

III. Convenio de Ginebra para aliviar la suerte que corren los heridos y los enfermos de las fuerzas
armadas en campaña.

III. Convenio de Ginebra para aliviar la suerte que corren los heridos, los enfermos y los náufragos
de las fuerzas armadas en el mar.

III. Convenio de Ginebra relativo al trato, debido a los prisioneros de guerra.

IV. Convenio de Ginebra relativo a la protección debida a las personas civiles en tiempo de guerra.

- Protocolo I: Protocolo adicional a los Convenios de Ginebra del 12 de agosto de 1949, relativo
a la protección de las víctimas de los conflictos armados internacionales.

- Protocolo II: Protocolo adicional a los Convenios de Ginebra del 12 de agosto de 1949, relativo
a la protección de las víctimas de los conflictos armados sin carácter internacional.

2) La importancia de la existencia de las Leyes Internacionales de la guerra y del derecho internacional


humanitario, radica, entre otros factores, en los que se citan a continuación:

a) Establecen las normas básicas de comportamiento de los combatientes durante las operaciones
militares, a los efectos de evitar daños y/o sufrimientos innecesarios.

b) Reconocen la protección de ciertos derechos humanos fundamentales en las personas de los


prisioneros de guerra, de los heridos y enfermos y de las poblaciones civiles.

c) Establecen las normas básicas y los procedimientos que deberán observarse en las relaciones
de las fuerzas ocupantes con las poblaciones o territorios ocupados a consecuencia de la
contienda bélica.

d) El derecho internacional humanitario es un conjunto de normas internacionales que tienen por


objeto:

(1) Limitar los derechos de las partes en el conflicto, a elegir los medios y métodos de combate.

(2) Proteger a las víctimas y a ciertos bienes afectados por el conflicto.

3) Todo combatiente deberá conocer detalladamente las normas y procedimientos contenidos en el


Derecho de la Guerra, cuya finalidad será la de atenuar al máximo los efectos de los hechos generados
en los conflictos armados. Por lo expresado, deberá estar capacitado para:

171
ANEXO 1
(Continuación)

a) Respetar y hacer respetar todo lo concerniente a las Leyes de la Guerra y al Derecho Internacional
Humanitario.

b) Distinguir entre lo que está permitido y lo que no lo está.

4) El Derecho Internacional Humanitario o Derecho de la Guerra será de aplicación entre los Estados
que son partes de los mismos tratados. Este se aplicará desde los primeros actos de hostilidad o de
ocupación sin resistencia.

Los Estados y las partes contendientes se comprometen a respetar y a hacer respetar, en todas
las circunstancias, el derecho de la guerra.

El Derecho de la Guerra deberá ser respetado por los Gobiernos, por las autoridades militares
y civiles, así como por las personas militares y civiles.

La aplicación del Derecho de la Guerra finaliza con el cese general de las operaciones
militares o con el fin de la ocupación territorial.

Respecto de las personas detenidas y de los prisioneros de guerra, finaliza la aplicación del
Derecho de la Guerra después de su liberación o repatriación.

Nadie puede renunciar parcial o totalmente a los derechos que se garantizan en el Derecho
de la Guerra y en los acuerdos especiales concertados por los Estados y las partes beligerantes
implicadas.

El Derecho de Guerra es aplicable, ya en tiempo de paz (por ejemplo: información, instrucción)


a través de medidas de índole preparatoria.

II. Definiciones

La finalidad de transcribir sintéticamente las principales definiciones en este Anexo, respecto de


las distintas categorías de las personas, medios de transporte, y de los distintos elementos a encontrar
en el campo de combate, es que el combatiente pueda establecer las diferencias entre ambos y, en
definitiva, aplicar el “Derecho de la Guerra”.

1) Categorías fundamentales de personas y de bienes.

a) Combatiente: Es todo miembro de las fuerzas armadas, excepto el personal sanitario y religioso.

Se distinguen por el uniforme, o por llevar un signo distintivo fijo reconocible, o por lo menos
sus armas a la vista.

b) Persona civil: Es toda persona que no pertenece a las fuerzas armadas y que no toma parte en
un levantamiento en masa. En caso de duda, si una persona es civil o no, se considerará civil.

La presencia entre la población civil de personas aisladas que no sean civiles, no priva
a esa población de su calidad de civil.

Los periodistas que realizan misiones peligrosas en zonas de conflicto armado son
considerados personas civiles.

172
ANEXO 1
(Continuación)

c) Objetivos militares: se consideran objetivos militares, los siguientes:

(1) Las fuerzas armadas, excepto el servicio sanitario, el personal religioso y los objetos o lugares
de culto.

(2) Los establecimientos, construcciones y posiciones donde estén localizadas fuerzas armadas
y material de éstas.

(3) Otros bienes, que por su naturaleza, ubicación, finalidad o utilización contribuyan eficazmente
a la acción militar, y cuya destrucción total o parcial, captura o neutralización tenga, en las
circunstancias del caso, una concreta ventaja militar.

d) Bienes Civiles: es todo bien que no sea un objetivo militar.

Los bienes normalmente civiles pueden, según la situación militar, convertirse en objetivos
militares (por ejemplo, una vivienda o un puente utilizado tácticamente por los defensores y, desde
entonces, un blanco para los atacantes).

2) Personas y bienes particularmente protegidos.

a) Servicio sanitario militar: “sanitario” significa el estar asignado para ejecutar la búsqueda, los
primeros auxilios, el traslado, el diagnóstico o el tratamiento de los heridos, enfermos y náufragos,
o para la prevención de enfermedades.

“Personal sanitario” es aquel personal exclusivamente asignado para las actividades


sanitarias, administración de establecimientos sanitarios y transporte sanitario.

“Establecimiento sanitario” será cualquier establecimiento asignado exclusivamente a


fines sanitarios.

El término se aplica, en particular a hospitales y unidades similares de cualquier tamaño,


a instalaciones de transporte sanitario, depósitos sanitarios, etc.

“Zona o localidad sanitaria” será una zona organizada para proteger contra los efectos
de las hostilidades a los heridos y a los enfermos.

“Medio de transporte sanitario” será todo medio de transporte asignado para el


transporte terrestre, naval o aéreo de los heridos, enfermos, los náufragos, el personal sanitario
y religioso o el material sanitario.

“Personal sanitario temporario o circunstancial” serán combatientes capacitados para


realizar esta actividad, en caso de necesidad, como enfermeros, enfermeras o camilleros
auxiliares.

b) Servicio sanitario civil: en el derecho de guerra, se otorga el mismo estatuto a los servicios
sanitarios militares y civiles y a los heridos, enfermos y náufragos militares y civiles.

c) consideraciones especiales: el personal sanitario puede portar armas ligeras para su protección
personal o la de los heridos y enfermos a su cargo.

Los establecimientos y medios de transporte sanitarios pueden estar custodiados por un


piquete, centinelas, etc, pero, sin embargo, no pueden oponerse a la captura del establecimiento
o del medio de transporte.

173
ANEXO 1
(Continuación)

d) Personal y bienes religiosos:

“El personal religioso” comprende las personas, militares o civiles, tales como los
capellanes, exclusivamente dedicadas al ejercicio de su ministerio.

“Bienes religiosos” son los bienes y objetos de índole religiosa (por ejemplo, libros,
objetos de culto) y los bienes exclusivamente utilizados por el personal religioso militar (por
ejemplo, medios de transporte).

e) Bienes culturales y lugares de culto en general.

Se consideran, dentro de éstos, a los bienes que tienen gran valor cultural y a aquellos que,
independientemente de su valor cultural, tienen importancia religiosa.

En lo que respecta a obras de arte, monumentos históricos, y lugares de culto que son
patrimonio cultural y espiritual de los pueblos, la protección es total.

Su valor es, generalmente evidente y no se requieren medios de identificación especial.

“Bienes culturales señalizados” son los que tienen gran importancia para el patrimonio
cultural de cada pueblo, como son los monumentos de arquitectura, de arte o de historia,
emplazamientos arqueológicos, museos, grandes bibliotecas, etc.

f) Los bienes particularmente protegidos no deberán:

(1) Convertirse en objetivos militares.

(2) Ser utilizados con finalidad militar.

(3) Ser atacados.

La protección a la cual tienen derecho las personas y los bienes particularmente


protegidos, no podrá cesar más que en el caso que se los utilice con el objeto de realizar actos
perjudiciales para el enemigo; en síntesis, cuando se los utilice con fines militares.

No obstante ello, la protección puede suspenderse después de una intimación que no haya
tenido el efecto deseado, fijando un plazo razonable.

g) Obras e instalaciones que contienen fuerzas peligrosas: se denomina así a las presas, diques,
o una central de energía nuclear, que si es objeto de ataque, podría liberar fuerzas peligrosas y,
en consecuencia, causar graves pérdidas entre la población civil.

El cese de la protección de las obras que contienen fuerzas peligrosas comienza cuando:

(1) Sirven de apoyo ininterrumpido, importante y directo de operaciones militares.

(2) Tal apoyo no es el de su función normal.

(3) Un ataque contra esa obra o instalación es el único medio práctico para que cese tal apoyo.

h) Personas protegidas:

“Prisioneros de guerra”: se considerará como tal a todo combatiente que caiga en poder
de la parte enemiga.

174
ANEXO 1
(Continuación)

Quienes pertenezcan al personal sanitario y religioso militar y no sean combatientes, no


serán considerados prisioneros de guerra.

Quienes pertenezcan al servicio sanitario militar temporario, y que sean considerados


como combatientes, tendrán derecho al estatuto del prisionero de guerra.

“Heridos, enfermos y náufragos” son todas las personas, militares o civiles que debido
a trastornos de índole física o mental, tengan necesidad de asistencia o atención médica y se
abstengan a todo acto de hostilidad.

“Muertos”: los muertos no serán atacados ni despojados de sus pertenencias. Esta


prohibición se extiende a los restos, a las cenizas y a las tumbas de los muertos.

III. Protección general del combatiente:

1) Prohibición y protección: los prisioneros de guerra no podrán, en ningún caso, renunciar total o
parcialmente a los derechos que su condición de prisionero le otorga a través de las distintas
convenciones y acuerdos especiales que pudieran surgir.

Los prisioneros de guerra lo son de la potencia enemiga (país enemigo), pero no de los
individuos o fracciones de tropa que los hayan capturado.

Lo expresado precedentemente, obliga al combatiente que capture un prisionero a evacuarlo,


siguiendo la cadena de comando, a la brevedad posible.

La potencia en cuyo poder se hallen los prisioneros de guerra, es responsable por el trato que
se les dé.

2) Trato:

a) Los prisioneros deberán ser tratados en todo momento humanamente. Queda prohibido y será
considerado como grave infracción cualquier acto u omisión ilícita por parte de la potencia en cuyo
poder se encuentren los prisioneros, que les provoque la muerte o ponga en grave peligro la salud
de un prisionero de guerra en su poder. En particular, no se los podrá someter a mutilaciones
físicas, experiencias médicas o científicas, de cualquier naturaleza, que no estén justificadas por
tratamiento médico y que no sean realizadas en bien de los mismos.

Los prisioneros de guerra deberán ser protegidos en todo tiempo, especialmente contra
cualquier acto de violencia o intimidación, contra insultos y curiosidad pública.

b) Los prisioneros de guerra tienen derecho en todas circunstancias al respeto de su persona y de


su dignidad.

3) Interrogatorio: Los prisioneros de guerra pueden ser interrogados. Sin embargo, éste sólo tendrá
obligación de revelar los datos relativos a su identidad; como son:

a) Nombres y apellido.

b) Grado.

c) Fecha de nacimiento.

d) Número de matrícula o identificación.

175
ANEXO 1
(Continuación)

Los prisioneros de guerra que, por su estado mental o físico, sean incapaces de identificarse,
serán confiados al servicio de sanidad.

Las personas civiles enemigas no podrán ser obligadas a proporcionar datos.

4) Seguridad: En ningún caso podrá enviarse a un prisionero de guerra, a regiones donde queden
expuestos al fuego de la zona de combate o retenerlo en ellas, ni utilizarlos para poner ciertas regiones
al abrigo de las operaciones bélicas.

Los prisioneros serán evacuados, en el plazo más breve posible después de haber caído
prisioneros, hacia campos emplazados lejos de la zona de combate, para quedar fuera de peligro.
Sólo podrán mantenerse en estas zonas, en forma temporal, aquellos prisioneros que en razón de
sus heridas o enfermedades, corrieran más peligro al ser evacuados que permaneciendo en la zona.

5) Asistencia y manutención: la potencia en cuyo poder se encuentren los prisioneros de guerra está
obligada a atender gratuitamente su manutención y a brindarles los cuidados médicos que sean
necesarios.

6) Igualdad de trato: bajo reserva de cualquier trato privilegiado que pueda concederse a los prisioneros
a causa del estado de salud, de su edad, o de sus aptitudes profesionales, todos los prisioneros de
guerra deberán ser tratados de la misma manera por la potencia en cuyo poder se encuentren, sin
distinción alguna de carácter desfavorable, de raza, de nacionalidad, de religión, o de cualquier otro
criterio análogo.

7) Trabajo del prisionero de guerra: además de los trabajos relacionados con la administración,
acondicionamiento o el mantenimiento de los campos, los prisioneros de guerra no podrán ser
obligados a otros trabajos distintos de los pertenecientes a las categorías siguientes:

a) Agricultura.

b) Industrias productoras, extractoras o fabriles, con excepción de las industrias metalúrgicas,


mecánicas y químicas, de obras públicas y de edificación de carácter o destino militar.

c) Transporte y manutención, sin carácter o destino militar.

d) Actividades comerciales o artísticas.

e) Servicios domésticos.

f) Servicios públicos sin carácter o destino militar.

8) Condiciones de trabajo: los prisioneros deberán gozar de condiciones de trabajo convenientes,


especialmente en lo referente a alojamiento, alimentación y vestimenta y material, teniendo
especialmente en cuenta las condiciones climatológicas.

En ningún caso podrán hacerse más penosas las condiciones de trabajo con medidas disciplinarias.

A menos que lo haga voluntariamente, a ningún prisionero podrá empleársele en tareas de


carácter peligroso o que atenten contra la salud del mismo.

La recolección de minas u otros elementos análogos será considerada como trabajo


peligroso.

176
ANEXO 1
(Continuación)

IV. Sanciones penales y disciplinarias.

1) legislación aplicable: los prisioneros de guerra quedarán sometidos a los reglamentos, leyes y
ordenanzas generales vigentes en las fuerzas armadas de la potencia en cuyo poder se encuentren
los prisioneros.

Las penas y sanciones aplicables serán las mismas que las prescriptas para los mismos
hechos, respecto de los individuos de las fuerzas armadas de dicha potencia.

Quedan prohibidas todas las penas colectivas por actos individuales, toda pena corporal, todo
encarcelamiento en locales no alumbrados por la luz solar, y en general toda forma de tortura o
crueldad.

Los castigos disciplinarios no serán en ningún caso inhumanos, brutales o peligrosos para
la salud de los prisioneros de guerra.

2) Duración: La duración de un mismo castigo no será mayor a los 30 días, aunque el prisionero sea
sancionado por distintas causas en el momento de su condena.

El cumplimiento de cada una de las sanciones, estará separada por un lapso de 3 días, en
cuanto la duración de una de ellas sea de 10 días o más.

Los prisioneros castigados disciplinariamente tendrán la facultad de hacer ejercicios diarios


y de estar al aire libre por lo menos 2 horas.

V. Reglas de comportamiento en la acción.

1) Prohibiciones: cada parte beligerante que tenga en su poder prisioneros de guerra, internados
civiles, personas detenidas, etc, será responsable del trato dado por sus agentes a esas personas.

a) Se prohibe atentar contra la vida, la salud o el bienestar físico y mental de las personas.

b) Se prohiben el homicidio, la tortura física o moral y los castigos corporales.

c) Se prohiben los tratos humillantes y degradantes contra el pudor y dignidad de las personas.

d) Se prohiben la toma de rehenes y los castigos colectivos.

e) Queda prohibida toda discriminación en el trato, basada en la raza, el color, sexo, idioma, religión,
u otros de similares criterios.

f) Los prisioneros de guerra (que ya no son combatientes) no deberán ser atacados, a no ser que
participen nuevamente en las hostilidades en forma directa.

g) Los heridos, enfermos o náufragos, no deberán ser atacados, a no ser que participen directamente
en las hostilidades.

h) Está prohibido matar o herir al enemigo que deponiendo sus armas o estando indefenso, se haya
rendido.

i) Está prohibido matar o herir a traición a militares o civiles enemigos.

j) Está especialmente prohibido el uso de armas, proyectiles, o materias que puedan causar daños
innecesarios, como así también el emplear venenos o armas envenenadas.

177
ANEXO 1
(Continuación)

k) Está prohibido el recurso a la traición o a la perfidia. Acorde con este principio, se considerarán
actos violatorios de la buena fe los siguientes:

(1) Hacer un uso impropio de la bandera de parlamento.

(2) Hacer uso impropio de la bandera nacional del enemigo.

(3) Hacer uso impropio de uniformes y/o insignias militares del enemigo.

(4) Hacer uso impropio de emblemas y/o distintivos de la convención de Ginebra.

l) Está prohibido hacer fuego sobre personas que desciendan en paracaídas desde aviones en
estado de emergencia técnica.

Tal prohibición no alcanza a los paracaidistas integrantes de unidades aerotransportadas


y a cualquier otra clase de paracaidistas que descienden sobre territorio enemigo en misión hostil.

m) Queda prohibido atacar o bombardear localidades, ciudades o viviendas no defendidas, como


también el saqueo de las mismas cuando sean tomadas por asalto.

n) Están prohibidas las represalias contra:

(1) Las personas civiles y los bienes civiles.

(2) Los prisioneros de guerra.

(3) Los heridos, enfermos y los náufragos.

(4) Las personas y los bienes particularmente protegidos.

(5) Los bienes indispensables para la supervivencia de la población civil.

(6) El medio ambiente natural.

Las “represalias” son una infracción contra el derecho de la guerra, como respuesta a
una infracción cometida por el enemigo. Su finalidad es hacer que cese la infracción del enemigo.

La acción enemiga debe constituir una infracción grave, manifiesta y deliberada contra el
derecho de la guerra.

Así, las represalias consisten en una advertencia formal y una presión sobre el enemigo
informándolo acerca de la acción que se emprenderá si continúa o repite sus infracciones contra
el derecho de la guerra.

Las represalias son el único procedimiento directo para hacer respetar el derecho. Estas
serán el último recurso para restablecer el respeto del derecho de la guerra.

La acción a desarrollar como represalia deberá ser proporcional a la infracción contra el


derecho de la guerra cometida por el enemigo. Esta acción cesará cuando se haya logrado la
finalidad, es decir, cuando cese la infracción del enemigo contra el derecho de la guerra.

ñ) Se prohibe la incautación o destrucción de los bienes civiles, a menos que esto esté motivado por
una necesidad militar.

178
ANEXO 1
(Continuación)

o) Las personas civiles no deberán ser atacadas, a no ser que participen directamente en las
hostilidades.

p) Los bienes civiles no deberán ser objeto de ataques a no ser que se conviertan en objetivos
militares.

2) Protecciones:

a) Toda persona será tratada con humanidad en todas las circunstancias.

b) Las personas, así como su honor, sus convicciones y sus prácticas religiosas, serán respetadas.

c) Las mujeres y los niños serán tratados con el respeto debido a su sexo y a su edad.

d) Las formaciones, establecimientos y zonas sanitarias no podrán ser en ningún caso objeto de
ataques, sino que serán en todo momento respetados y protegidos por las partes contendientes.

Si cayeran en poder de la parte contraria, podrán continuar funcionando, en tanto que la


potencia que los capture no haya asegurado por sí misma los cuidados necesarios a los heridos
y enfermos acogidos en estos establecimientos y formaciones.

e) Se respetará y protegerá al personal afectado a buscar, recoger, transportar, cuidar heridos o


enfermos, prevenir enfermedades, administrar los medios sanitarios, así como a los capellanes
agregados a las fuerzas armadas.

Los combatientes especialmente instruidos para ser empleados, llegado el caso, como
enfermeros o camilleros, serán igualmente respetados y protegidos si se hallan desempeñando
estas funciones en el momento de tomar contacto con el enemigo.

f) Los transportes sanitarios serán respetados de la misma forma que las formaciones sanitarias.

g) Se respetarán las zonas protegidas como los bienes culturales

VI. Reglas básicas a considerar por el combatiente.

1) Reglas de combate:

a) Combatir solamente contra combatientes.

b) Atacar solamente los objetivos militares.

c) Respetar a las personas y los bienes civiles.

d) Limitar las destrucciones exclusivamente a lo que la misión requiera.

2) Combatientes enemigos que se rinden:

a) Respetar su vida.

b) Desarmarlos.

c) Brindarles un trato humanitario.

d) Evacuarlos siguiendo la cadena de comando.

3) Combatientes enemigos heridos:

a) Brindarles los primeros auxilios.

b) Procurar su evacuación siempre que la situación lo permita.

179
ANEXO 1
(Continuación)

4) Personas civiles:

a) Respetarlas.

b) Brindarles un trato humanitario.

c) Protegerlas contra los malos tratos, están prohibidas las venganzas y la toma de rehenes.

d) Respetar la propiedad privada.

5) Signos distintivos: (ver Fig Nro 90)

SERVICIO MEDICO, PERSONAL


RELIGIOSO (MILITAR Y CIVIL)

PROTECCION CIVIL

BIENES CULTURALES SEÑALIZADOS


PROTECCION GENERAL

PROTECCION ESPECIAL
DE BIENES CULTURALES

PRESAS DIQUES CENTRALES NUCLEARES

MONUMENTOS HISTORICOS, MUSEO ETC

ZONA O LOCALIDAD SANITARIA


Y DE SEGURIDAD

BANDERA BLANCA: UTILIZADA PARA


RENDICION O NEGOCIACION

Signos distintivos de las Convenciones de Ginebra previstos para protección. - Fig Nro 90

180
ANEXO 1
(Continuación)

RECORDAR:

a) Respetar a las personas y bienes marcados con estos signos.

b) Permitir a las personas que portan esos signos distintivos, desempeñar sus actividades sin
restricciones.

c) No dañar monumentos, edificios o establecimientos marcados con esos símbolos.

d) No interrumpir el tránsito y las actividades de los transportes sanitarios marcados con esos
símbolos.

181
ANEXO 2
(Art 3009 h.)

CODIGO DE SEÑALES QUE PERMITIRAN AL COMBATIENTE TRANSMITIR MENSAJES.

I. Código de señales Tierra-Aire: (ver Fig Nro 91)

El combatiente tendrá posibilidades de ser rescatado desde el aire, pero para las tripulaciones
de helicópteros que vuelan sobre la zona, no será fácil detectar la presencia de un hombre o grupo de
ellos a tanta distancia, especialmente cuando las condiciones meteorológicas no son buenas.

Por ello, el combatiente deberá estar preparado para dar a conocer su posición y sus necesidades
a quienes eventualmente podrán auxiliarlo.

Al no contar con los paños apropiados para señalización, se optará por elementos de circunstan-
cia, como por ejemplo: con los propios pies podrá trazar grandes letras en el terreno, o también será
factible utilizar ramas de los arboles para transmitir un mensaje. En la playa se logrará lo mismo con rocas
o algas.

Lo importante en estas situaciones, es que el color de los materiales que forman el mensaje a
transmitir, contrasten con el suelo y sean visible a una distancia considerable.

INDIQUENOS LA SEÑAL EN QUE DEBEMOS SEGUIR.

PUEDE ATERRIZAR EN ESTA DIRECCION. SI

HELICOPTERO PUEDE ATERRIZAR AQUI.

PUEDE LANZAR SU MENSAJE O MATERIAL.

NO ATERRIZAR. NO

IMPOSIBLE CONTINUAR. NECESITAMOS SER RECOGIDOS.

URGE ASISTENCIA MEDICA.

NECESITAMOS EVACUAR INDIVIDUO.

NECESITAMOS MEDICAMENTOS.

NECESITAMOS ARMAS Y MUNICION.

NECESITAMOS LINTERNAS DE SEÑALES Y RADIO.

Señales Tierra-Aire a utilizar por fracciones terrestres en operaciones. Fig Nro 91


183
ANEXO 2
(Continuación)

II. Código de señales para tropas a pie. (ver Fig Nro 92)

Señales a utilizar por las tropas a pie. Fig Nro 92

184
ANEXO 2
(Continuación)

Señales a utilizar por las tropas a pie. Fig Nro 92 (continuación)

185
ANEXO 2
(Continuación)

Señales a utilizar por las tropas a pie. Fig Nro 92 (continuación)

186
ANEXO 2
(Continuación)

Señales a utilizar por las tropas a pie. Fig Nro 92 (continuación)

187
ANEXO 2
(Continuación)

Señales a utilizar por las tropas a pie. Fig Nro 92 (continuación)

188
ANEXO 2
(Continuación)

Señales a utilizar por las tropas a pie. Fig Nro 92 (continuación)

189
ANEXO 2
(Continuación)

Señales a utilizar por las tropas a pie. Fig Nro 92 (continuación)

190
ANEXO 2
(Continuación)

III. Código de señales para el guiado de los helicópteros. (ver Fig Nro 93)

1. APROXIMARSE:

Los brazos extendidos hacia arriba con las palmas hacia adentro indican que la dirección del
helicóptero guía es buena y puede continuar acercándose.

2. CONTINUAR EN VUELO:

Los brazos levantados que se mueven hacia adentro y afuera indican que no debe continuar
en vuelo alrededor de la zona de aterrizaje (ZA).

3. ARRIBA:

Los brazos extendidos a los costados del cuerpo con las palmas hacia arriba, se mueven hacia
la cabeza.

4. ABAJO:

Los brazos extendidos a los costados del cuerpo con las palmas hacia abajo se mueven hacia
las piernas.

5. DESPEGUE:

Un círculo con el brazo terminando con la mano tendida en la dirección de despegue.

6. ATERRICE:

Brazos extendidos hacia abajo y cruzados.

7. CORTE MOTORES:

Se mueve el brazo hacia derecha e izquierda, teniendo la mano tendida a la altura de la


garganta.

Señales para el guiado de helicópteros. Fig Nro 93

191
ANEXO 2
(Continuación)

192
ANEXO 2
(Continuación)

IV. Código de señales para vehículos, con linterna. (ver Fig Nro 94)

Señales para vehículos, con linterna. Fig Nro 94

193