Vous êtes sur la page 1sur 2

Bogotá D.C, 30 de Mayo del 2017.

Alejandro Guzmán.
Violinista UPN
2016275019.
Profesora: Lila Castañeda.
Educación Cultura y Sociedad.

REFLEXIÓN COMPARATIVA

Texto: Profesores como Intelectuales y 350.000 maestros en paro

Los profesores en Colombia entraron en paro, situación que ha producido


muchos tipos de reacciones y posiciones. Haciendo la comparación con el
contenido de la lectura se puede ver que estas posiciones hacen que los
profesores en todo el mundo tengan una función simplemente dentro del aula,
cuando deberían tener una parte más activa en la sociedad y en la formación de
los planes curriculares de las escuelas. Pero al estado no le interesa la formación
de los estudiantes como críticos, sino como ejecutores, papel que hace que los
profesores tomen, por ejemplo en el artículo de los 350.000 maestro en paro,
ellos ponen como tragedia el hecho de que más de 8 millones de estudiantes
estén sin estudio pero ignoran y minimizan las condiciones de trabajo de los
profesores y la circunstancias que estos viven, alegando que se ha venido
cumpliendo lentamente pero según ellos efectivamente los acuerdos a los que
llegaron con FECODE en el anterior paro de profesores.
En los “profesores como intelectuales” se muestra claramente que los profesores
simplemente tienen que cumplir con una serie de requisitos impuestos por los
intereses de estado para la civilización y frecuentemente estos planes olvidan
que el deber del maestro es hacer a un estudiante consciente de su entorno,
tener una posición y una opinión propia y alcen su voz para defender lo que ellos
creen, hablábamos en clase que un profesor pensante, un profesor que no esté
constantemente ocupado con planillas, problemas salariales y con sus
respectivos servicios de salud, es un profesor que le representa peligro al estado,
porque genera consciencia, genera pensamientos creativos y genera nuevas
ideas, cuestión que se supone debería pensarse buena, pero el estado necesita
producción cuadriculada y estructurada que de dinero, no ideas y pensamiento
humanístico.
Los recursos y los materiales también son un bien limitado para mantener los
lineamientos escolares, es decir, no hay libertad en la elección de textos y
métodos de enseñanza, el texto concluye con la posibilidad del maestro como
transformador de sociedad, donde el maestro como testigo de los ambientes
pueda dar una visión e idea clara acerca de cómo desarrollar un currículo, de
pensar a los profesores como reales intelectuales y que estos en vez de
dedicarse a ser ejecutores equipados para enseñar a otros a llegar a metas ya
fijadas sean formadores de valores de inteligencia y morales, lastimosamente y
al menos por un largo tiempo esto seguirá siendo una utopía, en donde la
generación siguiente de maestros (nosotros) tendremos que hacer algún aporte
para lograrlo.