Vous êtes sur la page 1sur 6

Ortega Bonilla 1

Benemérita Universidad Autónoma de Puebla


Facultad de Filosofía y Letras
Lingüística y Literatura Hispánica
Análisis y Crítica del Discurso Comunicativo
Mtro. Miguel Ángel Martínez Barradas
Karen Jocelyn Ortega Bonilla
Primavera 2019

Reportes de lectura

1. Comprender los medios de comunicación

McLuhan Marshall maneja un término muy interesante: “Aldea global”. Esto para

referirse a la manera en que la sociedad y la cultura se ven modificadas por la influencia

de los medios de comunicación, es decir, el concepto busca retratar a las consecuencias

socioculturales de la comunicación. La posibilidad de ver y oír hechos como si se

estuviera en el lugar y el momento real es semejante a la idea de una pequeña aldea, de

ahí surge dicho concepto.

McLuhan nos habla del papel que desempeña el mensaje, como medio central. Todos

los medios contienen otros medios, la televisión y la radio, por ejemplo, contienen

siempre al mensaje. Asimismo, el autor nos habla de dos tipos de medios: los calientes y

los fríos. Los primeros son aquellos que excluyen al espectador al mismo tiempo que le

brindan la mayor información posible, la televisión y la fotografía son parte de estos; los

fríos, por su parte, aportan menos información a tal punto que permiten que el receptor

participe en ellos, ejemplo de esto es el habla, la conversación y los textos.

El papel de la sociedad ante los medios también es un tema que aborda el autor.

Menciona que el efecto de un medio caliente, al no incluir mucha empatía o participación,


Ortega Bonilla 2

ayuda a crear una masa de individuos indiferentes. Sin embrago, a medida en que la gente

empieza a reaccionar en profundidad a la vida y problemas sociales, éstos se vuelven

reaccionarios.

Los medios de comunicación conforman un grande sistema que se prolonga y cada

vez tiene más extensiones que se amoldan a las necesidades sociales, lo cual representa

una constante ruptura en el sistema. Ante estas rupturas, el hombre reacciona de manera

positiva, gracias a la fascinación o interés que despiertan en él los sistemas híbridos, dicho

proceso es denominado como “autoamputación”, lo cual se traduce como el plaer y la

comodidad que llaman al individuo a preferir ciertos sistemas sobre otros.

Por lo tanto, los medios de comunicación exigen un mayor equilibrio para lograr

controlar a las masas, sin embargo, el hombre se ve fragmentado ante la gran variedad

tecnológica en la que se desarrolla, además de que la interacción entre medios generan

frustración, codependencia y nuevos medios. McLuhan lo denomina como una “guerra

civil” en la que el individuo lucha constantemente por la batalla de medios de

comunicación que buscan acoplarse y responder a la mayor parte de necesidades sociales.

2. Vivir en la Sociedad de la Información. Orden global y dimensiones locales en

el universo digital

En este texto, Raúl Trejo Delabre habla sobre el Ser Humano y cómo se relaciona en la

Sociedad de la Información, de la que enumera diez rasgos característicos que es


Ortega Bonilla 3

importante tener presentes. El individuo percibe el mundo y la realidad de manera

diferente, incluso esta recepción se torna cada vez más complicada gracias a las grandes

cantidades de información con las que se enfrenta. Además, con la llegada de la

globalización, la información se ha vuelto generador de dinero, elemento central en la

sociedad actual.

Los diez rasgos que Trejo enumera son los siguientes:

1) Cantidad de información exuberante. Con este, el autor refiere a que la cantidad de

información que procesamos cada día es tanta que puede llegar a rebasar al individuo.

Como se mencionaba anteriormente, el procesamiento de lo que el Ser Humano recibe

se torna cada vez más complicado, lo cual tiene consecuencias en sus niveles de

comprensión y asimilación.

2) Inmediatez de la información. Los medios de comunicación responden siempre a las

necesidades sociales, y la sociedad actual requiere de información instantánea de

hechos y situaciones diarias. Por lo tanto, cada vez es más común que medios como

el internet, estén al tanto de lo que acontece en el mundo las 24 horas del día y lo den

a conocer inmediatamente, o incluso al momento en el que ocurren los hechos.

3) Ruptura con el espacio. Con los avances tecnológicos se ha visto cómo las barreras

geográficas se han ido perdiendo, en el sentido de que lo que sucede en México, por

ejemplo, es sabido en el resto del mundo sin complicación alguna. Sin embargo, la

condición aquí sería la relevancia o interés de la información para el resto del mundo.

4) Velocidad. Retomando a la inmediatez, la información es instantánea.

5) Multilateralidad/Centralidad. Con este punto, el autor refiere a los puntos de los que

parte la información. Cada vez crece el número de medio de comunicación, por lo


Ortega Bonilla 4

que las noticias pueden venir de múltiples fuentes, sin embargo, siempre existirán

medios centrales tales como el internet o la televisión.

6) Interactividad/Unilateralidad. Este aspecto retoma el concepto de consumidor. De

acuerdo al autor, el individuo como receptor termina siendo consumidor de miles e

productos, dicho consumo puede ser tanto directo como indirecto.

7) Desigualdad. Con esto, Trejo menciona esta diferencia social en la que se vive

actualmente, en la que únicamente un pequeño porcentaje de la población total tiene

acceso a los medios de comunicación, aun siendo éstos el centro de la sociedad.

8) Heterogeneidad. Toda la información afecta a la sociedad, ya sea negativa o positiva.

9) Desorientación. El exceso de información agobia y confunde al receptor, provocando

esta desorientación.

10) Ciudadanía Pasiva. Como resultado de un consumo de manera irreflexiva.

3. La Sociedad del espectáculo

Guy Debord habla sobre cómo la imagen se ha convertido en mercancía gracias a la

masificación de los medios de comunicación. Las condiciones modernas de producción

crean este lugar de la mirada engañada y de la falsa conciencia, mejor conocido como

espectáculo. Éste también es considerado como la sociedad misma o una parte suya y su
Ortega Bonilla 5

instrumento de unificación que tiene como resultado una inversión casi total de la vida

del individuo y la desorientación del mismo.

El espectáculo es un reflejo de la sociedad distorsionada, el cual se acerca más a una

parte ideal de acuerdo al público que lo recibe. Un aspecto importante es que la distinción

entre clases sociales es un factor central en la conformación del espectáculo, ya que éste,

al ser un medio producto de otros medios, busca responder siempre a la demanda social,

acoplándose a un público en específico de determinados sectores.

Entre las formas particulares que lo caracterizan está la información o propaganda,

publicidad o consumo directo de diversiones, entre otros. El espectáculo le asigna un

mayor valor a lo cuantitativo sobre lo cualitativo, ya que lo importante es a cuánto púbico

puede llegar y convencer, mientras sea más grande su extensión, mejores resultados

tendrá. Por lo tanto, el espectáculo constituirá el modelo presente de la vida socialmente

dominante.

La apariencia pasa a formar parte de un todo y el espectáculo se identifica como un

adorno indispensable de los productos actuales. El hecho de “tener” y “ser” pasan a

segundo y tercer lugar mientras que el “parecer” se vuelve lo más importante para la

sociedad. De esta manera, el espectáculo usurpa las facultades de la vida espiritual de la

sociedad la cual es sustituida por el poder y el materialismo.

Es mediante esa pérdida de la unidad del mundo que el espectáculo trabaja mejor,

generando cada vez mayores ingresos económicos y adquiriendo mayor importancia y

poder sobre la sociedad. Por ende, el movimiento de banalización que domina

mundialmente la sociedad moderna va aumentando junto con el consumismo

inmoderado, éste desarrollado a partir de mercancías que cada vez se multiplican más y

buscan generar un mayor número de necesidades en el ser humano.


Ortega Bonilla 6

4. Economía política (77) Mettlart