Vous êtes sur la page 1sur 13

Composición y

descomposición
de fuerzas

Física

1
Fuerzas

El mejor ejemplo de fuerza es la medida con la que podemos empujar o


mover un cuerpo. Una definición más apropiada es que una fuerza implica
una interacción entre dos cuerpos o entre un cuerpo y su entorno. Es sencillo
destacar que siempre que nos referimos a la fuerza, aludimos a la acción que
un cuerpo ejerce sobre otro. La fuerza es una magnitud vectorial y, por ello,
es representada por un vector, pues tiene magnitud, dirección y punto de
aplicación.

Figura 1: Conceptos de fuerza

Fuente: Young y Freedman, 2009, p. 108.

Figura 2: Concepto de fuerza normal y de fricción

Fuente: elaboración propia.

2
Fuerza normal

La fuerza normal, [representada por la letra N (Figura 2)] es


ejercida sobre un objeto por cualquier superficie con la que
esté en contacto. El adjetivo normal significa que la fuerza
siempre actúa perpendicular a la superficie de contacto, sin
importar el ángulo de esa superficie. En cambio, la fuerza de
fricción, [representada por la letra f en la Figura 2, es ejercida
sobre un objeto] por una superficie y actúa paralela a la
superficie, en la dirección opuesta al deslizamiento. La fuerza
del tirón ejercida por una cuerda o por un cordel tenso sobre
un objeto al cual se ata se llama fuerza de tensión [y está
representada por la letra F en Figura 1.]

Existen también las fuerzas que resultan de la interacción


entre el cuerpo y su entorno. Se llaman fuerzas de largo
alcance y pueden actuar, aunque los cuerpos estén separados
entre sí por un vacío. Un típico ejemplo de ello es la fuerza
(de atracción o repulsión, en función a cómo los
acomodemos) entre dos imanes, como también la más
universal de este tipo de fuerzas: la fuerza de gravedad. La
fuerza con la que la tierra atrae a cualquier cuerpo hacia sí se
llama peso del cuerpo. (Young y Freedman, 2009, p. 108).

Medida de una fuerza. Sistemas de fuerzas de la unidad

Para describir una fuerza, [la cual recordemos que es una


magnitud vectorial], debemos indicar la dirección en la cual
actúa, así como su magnitud, es decir, la cantidad que
describe “cuánto” o “qué tanto” la fuerza empuja o tira y su
punto de apoyo o aplicación. La unidad de magnitud de
fuerza en el SI es el newton, que se [abrevia con la letra N y
equivale a otorgarle una aceleración de 1 metros por cada
segundo al cuadrado, a una masa de 1 kg de masa].

El instrumento que se utiliza normalmente para medir las


fuerzas es la varilla de resorte, o dinamómetro, que no es más
que un resorte calibrado que se estira en función de la fuerza
que realizamos, luego medimos esa elongación [la
comparamos con la escala de calibración, y así] hemos
hallado el valor de la fuerza. En la figura 5 se miden el tirón y

3
el empujón ejercidos sobre la caja de ejemplo. En ambos
casos, existe un vector que representa la dirección con la que
realizamos el movimiento. (Young y Freedman, 2009, p. 109).

Figura 3: ¿Cómo medimos una fuerza?

Fuente: Young y Freedman, 2009, p. 109.

Cuanto más grande sea el vector, ¿más grande será la magnitud de la fuerza?

Figura 4: Sistemas de fuerzas de la unidad

Fuente: Young y Freedman, 2013, p. 106.

El sistema de fuerzas tendrá vital importancia en el estudio de la física, pues


las implicancias de este sencillo concepto son simplemente geniales. Todas
las fuerzas que actúen sobre un cuerpo podrán siempre reemplazarse por
una única fuerza, a la que denominaremos resultante. Esta será la suma

4
vectorial de todas las anteriores y actuará en el mismo punto de aplicación,
por lo que reemplazará el efecto de aquellas.
Dada una fuerza, siempre puede concebirse la posibilidad de anularla y, por
lo tanto, de invalidar sus efectos al aplicar una fuerza de la misma intensidad
que la resultante, que actúe sobre la misma recta de acción, pero en sentido
contrario.
Llamamos opuestas a las fuerzas aplicadas en la misma recta de acción que
tienen la misma intensidad y sentido contrario. En particular,
denominaremos equilibrante a la fuerza opuesta a la resultante.

Si quisiéramos anular el efecto de la fuerza resultante, ¿dónde deberíamos


agregar una fuerza? ¿De qué magnitud? ¿Con qué dirección?

Composición y descomposición de fuerzas


La composición de fuerzas concurrentes tiene por objeto reemplazar todas
las que actúan sobre una partícula por una sola fuerza, llamada resultante,
que produce el mismo efecto sobre aquella. Como vimos en la Figura 4,
sobre la caja actuaban las fuerzas F1 y F2. La fuerza R es la resultante; para
obtenerla, aplicaremos primero el método gráfico y utilizaremos la ley del
paralelogramo. La ley del paralelogramo para la adición de dos fuerzas
consiste en construir un paralelogramo utilizando las fuerzas F1 y F2 como
sus lados. La diagonal R que parte del punto O y llega al extremo del
paralelogramo es la resultante de las dos fuerzas anteriores. Como las
fuerzas F1 y F2 tenían una dirección y un módulo, la resultante R también lo
tendrá.

5
Figura 5: Composición de fuerzas

Fuente: Young y Freedman, 2013, p. 110.

La descomposición de fuerzas consiste en reemplazar una sola fuerza por


dos o más que produzcan sobre la partícula, juntas, el mismo efecto de la
fuerza que es reemplazada. A estas se les llama componentes de la fuerza
original F. Como puede suponerse, existe un número infinito de
posibilidades para cada sistema.

Fuerzas concurrentes. Momento de fuerzas concurrentes.


Teorema de Varignon
Un sistema de fuerzas es un conjunto particular de fuerzas que se intersecan
en un punto. Si la línea de acción de todas esas fuerzas pasa por un mismo
punto o por una partícula, estas son concurrentes. Si el conjunto de fuerzas
está contenido en un mismo plano, entonces las fuerzas se llaman
coplanares o bidimensionales. La siguiente figura ejemplifica un sistema de
fuerzas concurrentes en el plano.

6
Figura 6: Fuerzas concurrentes

Fuente: Beer, Russell y Eisenberg, 2010, p. 16.

Cuando se grafican fuerzas, generalmente se respetan escalas para tener


una idea de la magnitud de la fuerza aplicada; los otros puntos, la dirección
y el sentido, quedan definidos por la ubicación de la flecha respecto de los
ejes.
Las fuerzas son concurrentes, también, cuando la recta de acción de las
fuerzas pasa por un mismo punto del cuerpo.

Momento de fuerzas concurrentes


El concepto de momento se define de la siguiente manera (simplificando
fuerzas internas que se oponen al movimiento): si se aplica sobre un cuerpo
una fuerza F a una distancia r de un eje fijo dado, se lo podrá girar. En la
Figura 7, vemos una fuerza F que actúa sobre un punto A del cuerpo rígido.

7
Figura 7: Momento de fuerzas

Fuente: Beer, Russell y Eisenberg, 2010, p. 81.

El momento de una fuerza F con respecto a un punto O se define como el


producto vectorial de r y F, y se escribe: MO = r × F.

De acuerdo con la definición del producto vectorial, el momento MO debe


ser perpendicular al plano que contiene al punto O y a la fuerza F. El sentido
de MO se define por la regla de la mano derecha. Se debe ir cerrando la mano
derecha de manera que los dedos se vayan plegando sobre la palma en el
mismo sentido de la rotación que la fuerza F generaría sobre el cuerpo rígido
en función del eje fijo dirigido que pasa por la línea de acción de MO.
Realizando este movimiento, el dedo pulgar de la mano derecha indicará el
sentido del momento.
Cuando representamos una magnitud vectorial, por caso, la fuerza F, si
usamos la letra F, estamos refiriéndonos solo a su magnitud, en tanto que,
si la representamos por la letra en negritas F, entonces nos referimos a ella
como un vector, es decir, además de su magnitud o intensidad, se alude a su
dirección, su sentido y su punto de apoyo o aplicación.
La regla de la mano derecha se aplica en estructuras de determinada
longitud y ancho, donde se desprecia su espesor. Pero existe otra relación
muy simple e importante. Si tomamos en cuenta el movimiento natural de
las agujas de un reloj, podemos entender rápidamente el sentido positivo o
negativo que tendrá el momento. Cuando una fuerza aplicada tienda a hacer
rotar el plano en sentido contrario al del movimiento de las agujas del reloj,
por convención, al momento se le asigna valor positivo: MO = +r × F.
En el caso de que la fuerza F sea ortogonal al vector posición r, entonces el
producto vectorial es directamente el producto de sus módulos, en tanto
que si entre ellos hay un ángulo, el cual es distinto a 90°, entonces debemos
multiplicarlo por el seno del ángulo que forman r y F.
Análogamente, cuando la fuerza aplicada tienda a hacer rotar la placa en el
mismo sentido del movimiento de las agujas del reloj, por convención, se le
asigna valor negativo: MO = -r × F.

8
Teorema de Varignon
Dijimos previamente que las fuerzas son vectores. Las operaciones que
realicemos con fuerzas podrán tomarse, sin ningún miedo a equivocarnos,
como operaciones matemáticamente vectoriales. La aplicación de la
propiedad distributiva de los productos de vectores es útil para determinar
el momento de la resultante de varias fuerzas concurrentes. Pierre Varignon
descubrió esto y lo postuló así: el momento con respecto a un punto dado
‘O’ de la resultante de varias fuerzas concurrentes es igual a la suma de los
momentos de las distintas fuerzas con respecto al mismo punto ‘O’.
Esto es, si las fuerzas F1+F2+F3+F4 se aplican sobre un punto A y si r es el
vector de posición de A, entonces el momento con respecto al punto O será:
r (F1+F2+F3+F4) = rF1 + rF2 + rF3 + rF4.

Es decir, el momento de la suma de varias fuerzas es igual a la suma de los


momentos de cada una de las fuerzas.
Figura 8: Teorema de Varignon

Fuente: Beer, Russell y Eisenberg, 2010, p. 83.


En términos
estadísticos, el centro
de masa es una posición
media ponderada de la Centro de gravedad. Centro de masa. Cupla o par de
masa de las partículas.
fuerzas
El peso de cada cuerpo es el producto de la masa del cuerpo por la constante
gravitacional de la tierra, también denominada aceleración de la gravedad.
La forma geométrica de cada cuerpo permite encontrar un punto donde
puede considerarse centrado todo su peso. Ese será su centro de gravedad,
el cual podrá pertenecer al cuerpo o estar fuera de él.

9
Figura 9: Distintas ubicaciones del centro de gravedad

Fuente: Beer, Russell y Eisenberg, 2010, p. 220.

Una manera útil de encontrar el centro de gravedad de figuras complejas es


descomponer cada figura en figuras más simples, como un conjunto de
̅ del centro de gravedad G de objeto
cilindros, cubos, esferas, etc. La abscisa X
de interés, puede determinarse a partir de las abscisas x̅1, x̅2, x̅n, de los
centros de gravedad de las diferentes partes que constituyen la figura,
expresando que el momento producido por el peso de toda las figuras con
respecto al eje y es igual a la suma de los momentos de los pesos de las
diferentes partes con respecto a ese mismo eje. La ordenada ̅ Y del centro de
gravedad de la placa se encuentra de una forma similar, igualando
momentos con respecto al eje x.
∑ MY: X̅ (W1 + W2 + Wn) = x̅1W1 + x̅2W2 + x̅nWn.
Podrás encontrar un ∑ MX: Y̅ (W1 + W2 + Wn) = y̅1W1 + y̅2W2 + y̅nWn.
ejemplo de cómo se
busca el centro de Estas ecuaciones pueden utilizarse para resolver el caso de la placa de la
masa de una molécula Figura 9. Como estamos hablando de momentos, es muy importante tener
de agua acudiendo a en cuenta los signos de cada figura simple y luego sumar o restar según
Young y Freedman
corresponda.
(2013).

Figura 10: Descomposición de la figura en formas más simples

Fuente: Beer, Russell y Eisenberg, 2010, p. 226.

Centro de masa
Podemos replantear el principio de conservación del momento lineal en una
forma útil usando el concepto de centro de masa. Supongamos que tenemos

10
varias partículas con masas m1, m2, etcétera. Las coordenadas de m1 son (x1,
y1), las de m2 son (x2, y2) y así sucesivamente. Definimos el centro de masa
del sistema como el punto con coordenadas (xcm, ycm) dadas por las
ecuaciones mostradas, a continuación, en la Figura 11.

Figura 11: Coordenadas del centro de masa

Fuente: Young y Freedman, 2009, p. 356.

El vector de posición del centro de masa se puede expresar en términos de


los vectores de posición de las partículas, observe la Figura 12.

Figura 12: Equivalencia de las ecuaciones de coordenadas

Fuente: Young y Freedman, 2009, p 356.

Cupla o par de fuerzas


Un par de fuerzas es la combinación de dos fuerzas que tienen la misma
magnitud, líneas de acción paralelas y sentidos opuestos. Es obvio entonces
que, cuando realicemos la suma de las componentes de las dos fuerzas en
cualquier dirección, será igual a cero.
¡Pero cuidado! La suma de los momentos de las dos fuerzas con respecto a
un punto dado no es cero, sino que tenderán a hacerlo rotar; esto lo
aplicamos cotidianamente cuando abrimos una canilla.

11
Figura 13: Par de fuerzas en acción

Fuente: Beer, Russell y Eisenberg, 2010, p. 107.

El vector M se conoce como el momento del par y es perpendicular al plano


que contiene las dos fuerzas. La magnitud está dada por:
M = r × F × sen θ = F × d.

Aquí, d es la distancia perpendicular entre las líneas de acción de F y -F. El


sentido de M está definido por la regla de la mano derecha. Es importante
destacar que el vector r es independiente de la elección del origen ‘O’ de los
ejes coordenados, por lo que podría obtenerse el mismo resultado si los
momentos de F y -F se hubieran calculado con respecto a un punto ‘O’. Por
tanto, el momento M de un par es un vector libre que puede ser aplicado en
cualquier punto.

12
Referencias
Beer, E., Russell, A. y Eisenberg, A. (2010). Mecánica vectorial para ingenieros,
estática (9.a ed.). MX: McGraw Hill.

Maroto Centeno, J. (s. f.). Introducción a las máquinas simples y compuestas.


Andalucía, ES: Universidad de Jaén. Recuperado de
http://www4.ujaen.es/~jamaroto/MAQUINAS%20SIMPLES%20Y%20COMPUESTA
S.pdf

Young, H. y Freedman, R. (2009). Física universitaria (Vol. 1, 12.a ed.). MX: Pearson.

13