Vous êtes sur la page 1sur 2

LA INFLUENCIA SOCIAL

Alguna vez te has preguntado, ¿porque una sola persona puede movilizar a sociedades enteras?
como hizo Hitler, o ¿cómo pudo ahogarse una persona en el mar, mientras en la playa lo estaban
viendo muchas personas y ninguna hizo nada para salvarla? Pues la respuesta es, la influencia
social.

La influencia social, es un proceso psicológico social dónde una persona intenta influir en los
comportamientos y actitudes de otros. Ésta incluye la persuasión, la conformidad social, la
aceptación social y la obediencia social.

A través de las normas sociales aprendemos a comportarnos en sociedad, éstas normas


pueden ser explícitas o implícitas, y en cada grupo social habrá normas de comportamiento
diferentes (en cada familia, cada grupo de amigos, cada colegio, cada trabajo…), la persona
que entra en un grupo adquiere las normas de ese grupo mediante un proceso de socialización:
a través de la imitación…va aprendiendo las normas de ese grupo.

Uno de los primeros psicólogos que hizo experimentos brillantes de éste tema, fue Solomon
Asch. Uno de ellos fue, que se ponía a una persona con otras (formaban parte del experimento,
eran cómplices) en una habitación, entonces se les enseñaba unos palos de tamaños diferentes
y se les preguntaba cual era más largo, los cómplices decían que el palo más largo no era el que
realmente era más largo, pues sorprendentemente, muchas de las persona acababan diciendo
que era cierto que ese era el palo más largo (todo y no serlo). Eso es la influencia social. Y se
explica de dos formas:

 Distorsión del juicio: se percibe la línea correcta, pero sin embargo se dice otra porque
los demás también la dicen (justificamos diciendo que habíamos entendido mal las
instrucciones del experimento, etc).
 Distorsión de la percepción: se elige ese palo porque realmente se percibe como más
largo (aunque no sea verdad) a causa de la presión del grupo.

Esto mismo, nos pasa pero a “lo grande”, es decir nos conformamos con las normas sociales
aunque no estemos de acuerdo. Existen dos razones por las cuales nos conformamos con
normas, reglas y actitudes aunque no sean de nuestro agrado, éstas son:

 Tª de la influencia social normativa: nos conformamos porque deseamos gustar y ser


aceptados por los demás, por eso modificamos nuestro comportamiento para adaptarlo
a las expectativas de los otros.
 Tª de la influencia social informativa: nos conformamos porque tenemos un deseo de
estar en lo cierto. Cuando tenemos que expresar una opinión nos fijamos en la de los
demás porque creemos que es la correcta conformándonos así con la opinión de la
mayoría, porque los demás son, para nosotros, fuentes de información.

Para conseguir la aceptación social, se usan técnicas basadas en 6 principios:


 Amistad-agrado: aceptamos más cuando alguien nos cae bien o le conocemos.
 Coherencia-compromiso: una vez que una persona ha tomado una decisión intenta ser
coherente.
 Escasez: creemos que lo que es escaso es mejor valorado. Intentamos acceder a
oportunidades.
 Reciprocidad: estamos más dispuestos a aceptar peticiones de alguien que luego
podremos pedirle otras.
 Validación: estamos más dispuestos a comprar aquello que creemos que compra la
mayoría de la gente porque son similares a nosotros.
 Autoridad: valoramos la autoridad.

Muy bien, ya tenemos información de que nos lleva a aceptar cosas que puede que no nos
parezcan del todo bien, pero, ¿Por qué obedecemos a la autoridad? ¿Por qué consiguen llegar
al poder dictadores que hacen cosas realmente horribles, y todos lo sabemos?

Pues bien, hay una serie de factores que nos llevan a obedecer a la autoridad:

 Se atribuye la responsabilidad al que ordena (no sobre el que obedece). Ej: Aunque yo
sea el que dispara yo siento que el responsable es quién me ha dicho que lo haga, pero
la realidad es que nosotros somos los únicos responsables.

 Las órdenes se intensifican gradualmente empezando por pedir órdenes para acciones
inofensivas y, poco a poco, se pedían órdenes para acciones más ofensivas. El hecho
que las peticiones sean graduales (poco a poco) hace que se consiga la obediencia
absoluta.

 Las órdenes más complejas y graves se hacen de forma muy rápida. Los
acontecimientos ocurrían rápidamente, para así no pararse a pensar ni a planificar. Esto
incrementa la obediencia.

 Los procesos se dan en grupos sociales, dándose la conformidad social del grupo,
porque si el grupo lo hace, le seguimos.

 Las figuras de autoridad tienen signos visibles para poner de manifiesto quién es la
autoridad. Esto hace que la persona tenga siempre en mente quién es el que manda.
Por ejemplo, el saludo de Hitler y toda la simbología que le acompaña.

Todo ésto, puede llevarse a terreno más familiar, y darnos cuenta que ésto no solo lo usan
dictadores que hacen verdaderas aberraciones, sino muchas personas que quieren controlar a
otras sin querer gobernar una nación entera. Un buen ejemplo, se puede ver en la película “La
Ola” (Die Welle en versión original) dirigida por Dennis Gansel, donde se observa de forma muy
clara, precisamente ésto, en un contexto escolar. Gran película recomendada a todos.

El poder y la autoridad no deben significar maldad y mal control, pero puede que lo que suceda,
es que todo empiece con un buen propósito y éstos acaben corrompiendo hasta a la persona
más buena.