Vous êtes sur la page 1sur 4

Summary of conference

Do emotions exist?

Nico H. Frijda

University of Amsterdam

Se duda de que la "emoción" sea un concepto psicológico o neurológico básico. A pesar de


muchos intentos, hasta ahora ha resultado imposible dar una definición satisfactoria que
aclare lo que "es" una emoción. Además, uno todavía no ha tenido éxito en señalar los
circuitos del cerebro donde se localizan las condiciones neurales para las emociones.

En contraste con esa dificultad, el comportamiento y las expresiones de los humanos y


otros animales piden un concepto de "emociones". La atención es atraída por reacciones
que parecen comprometer a todo el organismo. Los humanos y los animales tiemblan y se
ven pálidos. Además, interactúan con otros animales y con los acontecimientos de
diversas maneras, a veces buscándolos y formando lazos, y a veces evitándolos o
comportándose de manera violenta. Los animales, incluyendo a los humanos, pueden
parecer perder el control sobre lo que están haciendo, en lo que se llama "miedo", en lo
que se llama "ira", y en lo que se llama "deseo". Su comportamiento puede obtener
repentinamente una fuerza y persistencia considerable e innecesaria, como cuando se
aferran a otro animal que claramente no lo quiere. Y luego: los animales a veces pueden
gritar, y los humanos pueden profesar estar acosados por sentimientos. Entonces: razones
para asumir las "emociones" que hay. Pero, ¿cómo se producen estos hechos de
comportamiento y sentimiento? ¿Cuáles son los procesos subyacentes?

Tal vez se pueda encontrar una respuesta olvidando la palabra "emoción", pero
examinando qué propiedades o capacidades caracterizan lo que es ser un ser vivo. Creo
que entonces podemos encontrar lo que subyace en los comportamientos y experiencias
que llamamos "emocionales".

Una primera pista viene dada por el análisis de lo que, en primer lugar, marca a un ser
vivo. Es impartido por dos biólogos chilenos. Humberto Maturana y Francesco Varela. La
marca principal de un organismo vivo es que es autónomo. Dado un ambiente apropiado,
se mantiene vivo. Puede mantenerse mediante una red de procesos de producción de
componentes que se genera de forma continua y recursiva por las interacciones de esos
mismos componentes. Esta organización resulta en autoproducción o autopoiesis.

Uno de los procesos componentes de los organismos autopoiéticos es su capacidad de


movimiento autoiniciado. Puede ilustrarse con los movimientos de organismos
unicelulares como bacterias y espermatozoides. Pueden moverse gracias al motor

proteínas en sus flagelos y colas. Proteínas motoras similares forman los componentes
operativos en organismos multicelulares produciendo contracciones musculares, y por lo
tanto locomoción. Además, los movimientos bacilosos responden diferencialmente a si las
influencias en o desde el medio ambiente son buenas o malas para la bacteria. Es decir:
una de las primeras discriminaciones hechas por un organismo vivo es una distinción de
evaluación que gobierna la vida desde el principio, y que más tarde en la evolución de
algunas épocas se convierte en sentimientos de placer y dolor.

Todos los organismos vivos están abiertos a su entorno, en formas que también difieren y
se expanden sobre la evolución y gradualmente se convierten en percepción. Las
percepciones son un producto conjunto de las influencias ambientales, de las actividades
perceptivas como la dirección de los oídos, los ojos y los receptores olfativos, y de la
información en memoria asociada a la entrada momentánea. Los organismos vivos no sólo
poseen percepciones de objetos o eventos, sino que también poseen percepciones de
objetos y eventos y sus significados.
Las percepciones de objetos y eventos obtienen sus significados no sólo por la
estimulación entrante y la información de la memoria. Los significados incluyen
valoraciones, es decir, incluyen valores hedónicos. Incluyen o anuncian placer o dolor.
Pueden hacerlo porque los organismos vivos portan sensibilidades denotadas como
necesidades o preocupaciones. Los objetos y eventos son valorados como positivos o
agradables cuando promueven una o más preocupaciones; son valorados como negativos
o desagradables cuando son dañinos para una o más preocupaciones.

Por su propia naturaleza evocan intenciones. Los eventos agradables inducen al


organismo a aceptar el evento o a continuar o aumentar la interacción con él. Los eventos
desagradables inducen a acortar la interacción.

Los eventos percibidos y los eventos internos de los organismos (como el hambre o la
somnolencia) inducen acciones. Hay acciones en una especie: acciones que son innatas al
organismo, como respuestas a tipos de eventos particulares, y acciones que se aprenden
moviéndose en el ambiente y recordando los efectos que estas acciones produjeron. Al
actuar, uno ha aprendido a esperar sus efectos. Cuando se desea un efecto dado, se llama
a una acción que puede producirlo. Las acciones que se aprenden de esta manera también
son intencionales: están impulsadas por las expectativas. Acciones distintas a las innatas
son posibles sólo porque los organismos que las muestran son capaces de formar
expectativas sobre eventos futuros.outcome of the various processes amounts to being
aware of one's current place in the world.

Muchas acciones son instigadas por la percepción de eventos con valor hedónico: que son
placenteros o dolorosos, o que hacen esperar placer o dolor. Es decir: provocan estados
de preparación para la acción. La preparación para la acción es la disposición para
encontrar y ejecutar alguna acción que pueda hacer algo con o sobre el evento y su valor
afectivo. A menudo se siente la preparación para la acción. Es un aspecto importante de
los sentimientos emocionales. Y, por supuesto, a menudo es visible en los demás y en uno
mismo en lo que hacen, en las acciones que realizan. Las llamadas expresiones
emocionales son de hecho (partes de) acciones para cambiar la relación de uno con
personas, objetos o eventos.
De hecho, los estados de preparación para la acción no siempre incitan a la acción. A
menudo son sólo deseos agudos. También puede haber, en un momento dado, varios
estados de preparación para la acción: querer y no querer, querer una cosa y otra. Esa
situación puede conducir a conflictos, o a esfuerzos para controlar la acción y el
sentimiento.
La preparación para la acción puede ser muy fuerte, cuando los efectos de un evento son
urgentes, o cuando el afecto en sí mismo es intenso, dando un deseo intenso. Puede dar
lugar a un esfuerzo vigoroso cuando ninguna acción es posible bajo las circunstancias, o
cuando ninguna acción produce el efecto deseado.
Mi conclusión es que la "emoción" no es un concepto que se pueda definir. No es un
proceso unitario. La palabra se refiere al estado activo de uno o más de una serie de
procesos básicos, tales como la autonomía, la capacidad de moverse, de evaluar los
acontecimientos percibidos, de poseer una serie de sensibilidades afectivas llamadas
necesidades o preocupaciones, de construir o realizar acciones, de formar estados de
preparación o de esfuerzo para la acción y, como seres humanos y mamíferos, de ser
conscientes de sus resultados. Y aunque la "emoción" no sea un proceso básico: ser
consciente del resultado de los distintos procesos equivale a ser consciente del lugar que
ocupa actualmente en el mundo.