Vous êtes sur la page 1sur 6

Bachillerato Tema 35 35 / 1

35. EL SACRAMENTO DEL ORDEN

.I El Sacramento del Orden a la luz de “Lumen Desde el PUNTO DE VISTA TEOLÓGICO se trata,
Gentium”, cap. 3 y su relación con la pues, de una NOVEDAD, salvo las excepciones de
primitiva vivencia eclesial Salamanca en el siglo XVI, si se atiende tanto a la
doctrina común sostenida por los teólogos como al
El concilio VATICANO II, ante la poco satisfactoria magisterio de la Iglesia anteriores al Vaticano II: la
TEOLOGÍA CLÁSICA del SACRAMENTO del SACRAMENTALIDAD DEL EPISCOPADO.
ORDEN, se retrotrajo a las “fuentes”, con la ayuda de Un cambio frente al modo de pensar de los teólogos
los recientes estudios bíblicos, litúrgicos y patrísticos, medievales al tratar sobre el episcopado. Dos
con finalidad pastoral y en un contexto eclesiológico. INSATISFACCIONES que apremiaban tanto a los
Sin estudiar el SACRAMENTO del ORDEN en sí teólogos como a los pastores: 1ª, la insatisfacción que
mismo, ha hecho importantísimas APORTACIONES producía vincular a un mero acto jurídico la adquisición
DOCTRINALES y DISCIPLINARES, especialmente de los poderes pontificales, si se admitía que el obispo
en la constitución dogmática LUMEN GENTIUM, era superior al presbítero tan sólo por razón de la
capítulo tercero, nn. 18-29; el decreto sobre la función jurisdicción y no por razón del orden; 2ª, la
pastoral de los obispos CHRISTUS DOMINUS; el insatisfacción que también producía no fundamentar en
decreto sobre el ministerio y vida de los presbíteros el derecho divino, sino en la misión canónica recibida
PRESBITERORUM ORDINIS y el decreto sobre la del papa, la potestad episcopal.
formación sacerdotal OPTATAM TOTIUS; que han Estos dos problemas, que ya tenían una larga tradición
tenido si natural proyección en el motu propio de estudio, y que estuvieron presentes en TRENTO
ECCLESIÆ SANCTÆ, el PONTIFICAL de Pablo VI, provocando una fuerte discusión peligrosa, no pudieron
el II Sínodo de los Obispos, la exhortación PASTORES ser dilucidados por el VATICANO I, y quedaron como
DABO VOBIS de Juan Pablo II y otros muchos materia pendiente, que despertó en la ECLESIOLOGÍA
documentos entre los que destaca el CÓDIGO de de la primera mitad del siglo XX la apetencia de
DERECHO CANÓNICO, cc. 1008-1054. resolverlos. Buscar las íntima relación entre el papa y
El planteamiento del VATICANO II sobre el los obispos era un tema que empezó a preocupar de
ministerio sacerdotal ha supuesto un importante GIRO forma acuciante a la eclesiología posterior al Vaticano I,
METODOLÓGICO Y CONCEPTUAL, si se le y que estaba llamada a preparar la del VATICANO II.
compara con el mantenido de forma casi unánime por De esta temática se puede decir que, antes ya del
los autores de la ESCOLÁSTICA, quienes, por Vaticano II, era considerada como la última
fundamentar el ministerio en la relación con el sacrificio consecuencia lógica de la definición dogmática del
eucarístico, tomaban al presbítero como punto de primado papal. Una vez establecida la autoridad del
partida en la reflexión sobre el sacramento del orden. romano pontífice, había que fundamentar la jerarquía
Del NUEVO MÉTODO para iniciar la reflexión sobre episcopal, y desde su sacramentalidad, explicar la razón
el ministerio dio cumplida cuenta, dentro del Vaticano del sacramento del orden sagrado en la Iglesia.
II, Mons. Guerry, quien, hablando en nombre del Admitiendo como planteamiento metodológico que el
episcopado francés, propuso que en el Vaticano II toma como punto de partida la
PLANTEAMIENTO DEL SACRAMENTO DEL SACRAMENTALIDAD DEL EPISCOPADO a la hora
ORDEN se obrara un CAMBIO RADICAL, pues si de reflexionar sobre el sacramento del orden, no se
hasta ahora, y desde hacía siglos, se comenzaba la deberá buscar en los diversos documentos del Concilio
consideración partiendo del presbiterado para interrogar una afirmación general del sacramento, al estilo de las
después en virtud de qué nueva potestad se llegaba al formuladas en Florencia o Trento, porque en la
episcopado, en el futuro habrá que tomar un camino metodología conciliar, inducida básicamente por
inverso, la teología deberá partir del episcopado, como planteamientos pastorales, no entraba redactar tal tipo
plenitud del supremo sacerdocio, para explicar la de proposiciones.
participación en el mismo de los presbíteros y de los
En cambio, lo que sí se ha de buscar es la afirmación
diáconos.
explícita de la SACRAMENTALIDAD tanto del
Y, en consecuencia, a la hora de saber qué es el EPISCOPADO como del DIACONADO; el
obispo, no se tendrá que preguntar dónde radica su redescubrimiento de la POTESTAD (de origen
poder, sino cuál es el don que ha recibido del Espíritu sacramental) para el SERVICIO en ámbito de la
Santo en la consagración episcopal mediante la TRIPLE FUNCIÓN: evangelizadora, cultual y de
imposición de las manos. Esta nueva orientación sirvió gobierno; la potenciación de la COLEGIALIDAD
de cauce al desarrollo del pensamiento sobre el episcopal en la Iglesia universal y de la colegialidad
ministerio en el Vaticano II, pues a la hora de proponer presbiteral en la Iglesia particular, así como abundantes
la doctrina sobre el presbiterado lo hace siempre en puntualizaciones teológicas, litúrgicas y ascéticas de
relación con el episcopado. incidencia pastoral.
Bachillerato Tema 35 35 / 2

La PRIMITIVA VIVENCIA ECLESIAL, con san ORDEN mucho antes que las reflexiones teológicas
Ignacio de Antioquía a la cabeza, presenta el orden sobre el mismo.
neotestamentario con especial claridad terminológica: Desde la SACRAMENTOLOGÍA ALTOMEDIEVAL
en cada Iglesia particular hay un obispo con su está claro que el sacramento del orden es UNO (“unum
presbiterio y los diáconos, destacando el carácter potestativum”) pero se confiere en TRES GRADOS
colegial del presbiterio. DISTINTOS, que constituyen una jerarquía “divina
La Tradición apostólica de san Hipólito de Roma, en ordinatione instituta” (DS 1776): OBISPOS,
sus formularios de la ordenación, refleja con claridad las PRESBÍTEROS y DIÁCONOS.
funciones propias de cada grado del orden e influyen El Vaticano II (LG cap. 3) da este esquema general: El
profundamente en toda la Iglesia, desde el s. III hasta Padre comunica la misión al Hijo; éste la comunica al
hoy. colegio apostólico, al que sucede el colegio de los
obispos; éstos, con la cooperación de los presbíteros y la
.II Los tres grados del Orden y la ayuda de los diáconos, ejercen, en nombre de Cristo
sacramentalidad de los mismos Cabeza, la triple función (evangelizadora, cultual y de
gobierno eclesial) para que todo el pueblo de Dios lleve
a cabo su misión.
Recogemos lo que nos dice el CATECISMO de la
IGLESIA CATÓLICA en su número 1554: En este marco trata sobre los obispos (sucesores de los
apóstoles; el episcopado, grado sacramental del orden;
“El ministerio eclesiástico, instituido por Dios, está
ejercido en diversos órdenes que ya desde antiguo
el colegio episcopal; ministerio episcopal) (LG 20-27);
reciben los nombres de obispos, presbíteros y los presbíteros (LG 28); y los diáconos (LG 29). En
diáconos” (LG 28). La DOCTRINA CATÓLICA, otros documentos, ya citados, completa y amplía esta
expresada en la liturgia, el magisterio y la práctica doctrina básica de LG.
constante de la Iglesia, reconocen que existen dos
GRADOS DE PARTICIPACIÓN MINISTERIAL EN .a La Ordenación Episcopal, plenitud del
EL SACERDOCIO DE CRISTO: el episcopado y el Sacramento del Orden
presbiterado. El diaconado está destinado a ayudarles
y a servirles. Por eso, el termino “SACERDOS” 1555 “Entre los diversos ministerios que existen en
designa, en el uso actual, a los OBISPOS y a los la Iglesia, ocupa el primer lugar el ministerio de los
PRESBÍTEROS, pero no a los diáconos. Sin embargo, obispos que, a través de una sucesión que se remonta
la doctrina católica enseña que los grados de hasta el principio, son los transmisores de la semilla
participación sacerdotal (episcopado y presbiterado) y apostólica” (LG 20).
el GRADO DE SERVICIO (DIACONADO) son los 1556 “Para realizar estas funciones tan sublimes, los
tres conferidos por un acto sacramental llamado apóstoles se vieron enriquecidos por Cristo con la
“ordenación”, es decir, por el SACRAMENTO DEL venida especial del Espíritu Santo que descendió sobre
ORDEN: ellos. Ellos mismos comunicaron a sus colaboradores,
Que todos reverencien a los diáconos como a Jesucristo, mediante la IMPOSICIÓN DE LAS MANOS, el don
como también al obispo, que es imagen del Padre, y a los espiritual que se ha transmitido hasta nosotros en la
presbíteros como al senado de Dios y como a la asamblea consagración de los obispos” (LG 21).
de los apóstoles: sin ellos no se puede hablar de Iglesia (S.
Ignacio de Antioquía, Trall. 3, 1). 1557 El Concilio Vaticano II “enseña que por la
consagración episcopal se recibe la plenitud del
El NT atestigua que, desde la primera y segunda sacramento del Orden. De hecho se le llama, tanto en
generación cristiana, se confiere el “carisma” del la LITURGIA de la Iglesia como en los SANTOS
ministerio mediante la “jeirotonia” = imposición de PADRES, ‘sumo sacerdocio’ o ‘cumbre del ministerio
manos y oración concomitante, que da sentido a la sagrado”’ (ibid.).
misma: 1558 “La consagración episcopal confiere, junto con
 Hch 6,6: «los presentaron a los Apóstoles y, la función de santificar, también las funciones de
enseñar y gobernar... En efecto... por la IMPOSICIÓN
habiendo hecho oración, les impusieron las manos»; DE LAS MANOS Y POR LAS PALABRAS DE LA
 1Tim 4,14: «no descuides el carisma que hay en ti, CONSAGRACIÓN se confiere la gracia del Espíritu
que se te comunicó por intervención profética Santo y queda marcado con el carácter sagrado. En
mediante la imposición de las manos»; consecuencia, los obispos, de manera eminente y
visible, hacen las veces del mismo Cristo, Maestro,
 2Tim 1,6: «te recomiendo que reavives el carisma Pastor y Sacerdote, y actúan en su nombre (‘in eius
de Dios que está en ti por la imposición de mis persona agant’)” (ibid.). “El Espíritu Santo que han
manos». recibido ha hecho de los obispos los verdaderos y
auténticos maestros de la fe, pontífices y pastores”
Así, ya los apóstoles “iban estableciendo a los que (CD 2).
eran primicias de ellos –después de probarlos por el
Espíritu–, como obispos y diáconos de los que habían de 1559 “Uno queda constituido miembro del Colegio
episcopal en virtud de la consagración episcopal y por
creer” (1 Clem 42,4).
la comunión jerárquica con la Cabeza y con los
Lo mismo van atestiguando las LITURGIAS, los miembros del Colegio” (LG 22). El carácter y la
sermones de ordenación, las exposiciones sobre la NATURALEZA COLEGIAL del orden episcopal se
sucesión apostólica, los tratados sobre el sacerdocio. La manifiestan, entre otras cosas, en la antigua práctica de
Iglesia vive la REALIDAD DEL SACRAMENTO DEL la Iglesia que quiere que para la consagración de un
nuevo obispo participen varios obispos (cf. ibid.). Para
la ordenación legítima de un obispo se requiere hoy
Bachillerato Tema 35 35 / 3

una intervención especial del Obispo de Roma por .b La Ordenación de los Presbíteros,
razón de su cualidad de vínculo supremo visible de la cooperadores de los Obispos
comunión de las Iglesias particulares en la Iglesia una
y de garante de libertad de la misma. 1562 “Cristo, a quien el Padre santificó y envió al
mundo, hizo a los obispos partícipes de su misma
1560 Cada obispo tiene, como vicario de Cristo, el consagración y misión por medio de los apóstoles de
oficio pastoral de la Iglesia particular que le ha sido los cuales son sucesores. Estos han confiado
confiada, pero al mismo tiempo tiene colegialmente legítimamente la función de su ministerio en diversos
con todos sus hermanos en el episcopado la solicitud grados a diversos sujetos en la Iglesia” (LG 28). “La
de todas las Iglesias: “Mas si todo obispo es propio función ministerial de los obispos, en grado
solamente de la porción de grey confiada a sus subordinado, fue encomendada a los presbíteros para
cuidados, su cualidad de legítimo sucesor de los que, constituidos en el orden del presbiterado, fueran
apóstoles por institución divina, le hace solidariamente los colaboradores del Orden episcopal para realizar
responsable de la misión apostólica de la Iglesia” (Pío adecuadamente la misión apostólica confiada por
XII, enc. “Fidei donum”, 11; cf. LG 23; CD 4, 36-37; Cristo” (PO 2).
AG 5.6.38).
1563 “El ministerio de los presbíteros, por estar
1561 Todo lo que se ha dicho explica por que la unido al Orden episcopal, participa de la autoridad con
Eucaristía celebrada por el obispo tiene una la que el propio Cristo construye, santifica y gobierna
significación muy especial como expresión de la su Cuerpo. Por eso el sacerdocio de los presbíteros
Iglesia reunida en torno al altar bajo la presidencia de supone ciertamente los sacramentos de la iniciación
quien representa visiblemente a Cristo, Buen Pastor y cristiana. Se confiere, sin embargo, por aquel
Cabeza de su Iglesia (cf. SC 41; LG 26). sacramento peculiar que, mediante la unción del
Espíritu Santo, MARCA A LOS SACERDOTES CON
EL OBISPO (gr. inspector, prefecto), que en el NT
UN CARÁCTER ESPECIAL. Así quedan
aparece en plural y es llamado también “presbítero”, es identificados con Cristo Sacerdote, de tal manera que
autoridad eclesial. A principios del s. II aparece, en las puedan actuar como representantes de Cristo Cabeza”
cartas de San Ignacio de Antioquía, al frente de cada (PO 2).
iglesia particular, como otro Cristo, al cual están unidos 1564 “Los presbíteros, aunque no tengan la plenitud
y supeditados los presbíteros y los diáconos. del sacerdocio y dependan de los obispos en el
La documentación conservada demuestra que, durante ejercicio de sus poderes, sin embargo están unidos a
los siglos I y II se da una lenta evolución (¿meramente estos en el honor del sacerdocio y, en virtud del
terminológica?). San Jerónimo sostenía, con sacramento del Orden, QUEDAN CONSAGRADOS
COMO VERDADEROS SACERDOTES DE LA
fundamento, que al principio “communi presbyterorum NUEVA ALIANZA, a imagen de Cristo, sumo y
consilio ecclesiae gubernabantur”. Y, prescindiendo de eterno Sacerdote (Heb 5, 1-10; 7, 24; 9, 11-28), para
la teoría de J. Colson sobre la diferencia entre el anunciar el Evangelio a los fieles, para dirigirlos y
gobierno de las iglesias joánicas y las paulinas, lo cierto para celebrar el culto divino” (LG 28).
es que, hacia el año 215, la tradición de Hipólito refleja 1565 En virtud del sacramento del Orden, los
diferencia clara en la ordenación y en las funciones presbíteros participan de la universalidad de la misión
específicas del obispo, presbíteros y diáconos; confiada por Cristo a los apóstoles. El don espiritual
el obispo ordenante pide al Padre que derrame el que recibieron en la ordenación los prepara, no para
“Espíritu principal” que dio a su Hijo Jesucristo y que una misión limitada y restringida, “sino para una
éste dio a los apóstoles, para el presbítero el “común misión amplísima y universal de salvación ‘hasta los
espíritu del presbiterio” y para el diácono “el espíritu extremos del mundo”’ (PO 10), “dispuestos a predicar
de gracia y de solicitud”. el Evangelio por todas partes” (OT 20).
Pronto, en los concilios, el obispo aparece actuando 1566 “Su verdadera función sagrada la ejercen sobre
todo en el culto o en la comunión eucarística. En ella,
como la primera autoridad de la Iglesia particular, pastor
actuando en la persona de Cristo y proclamando su
de la misma, entroncado en el colegio episcopal; ejerce misterio, unen la ofrenda de los fieles al sacrificio de
el ministerio autorizado, la presidencia litúrgica y el su Cabeza; actualizan y aplican en el sacrificio de la
gobierno eclesial como sucesor de los apóstoles. misa, hasta la venida del Señor, el único sacrificio de
La teología anterior al Vaticano II, a partir de la la Nueva Alianza: el de Cristo, que se ofrece al Padre
identificación entre potestad de orden y función cultual de una vez para siempre como hostia inmaculada” (LG
28). De este sacrificio único, saca su fuerza todo su
(Santo Tomás), no había logrado fundamentar la ministerio sacerdotal.
sacramentalidad del episcopado. Admitía que era grado
distinto del presbiterado; que los obispos son superiores 1567 “Los presbíteros, como colaboradores
diligentes de los obispos y ayuda e instrumento suyos,
a los presbíteros y que no tienen en común con ellos la
llamados para servir al Pueblo de Dios, forman con su
potestad de ordenar y de confirmar (DS 1777) pero, en obispo un único presbiterio, dedicado a diversas
cuanto sacerdotes, no se distinguirían de los presbíteros tareas. En cada una de las comunidades locales de
(idéntica potestad cultual, es decir, de orden). fieles hacen presente de alguna manera a su obispo, al
En LG 21, a la luz de la tradición litúrgica de la que están unidos con confianza y magnanimidad;
participan en sus funciones y preocupaciones y las
ordenación, se dice que “por la imposición de las manos
llevan a la practica cada día” (LG 28). Los presbíteros
y las palabras de la consagración (episcopal) se confiere sólo pueden ejercer su ministerio en dependencia del
la gracia del Espíritu Santo y se imprime el sagrado obispo y en comunión con el. La promesa de
carácter”; es decir, que el episcopado es el primer grado obediencia que hacen al obispo en el momento de la
sacramental del orden. ordenación y el beso de paz del obispo al fin de la
liturgia de la ordenación significan que el obispo los
considera como sus colaboradores, sus hijos, sus
Bachillerato Tema 35 35 / 4

hermanos y sus amigos y que a su vez ellos le deben diaconal, ya en la vida litúrgica y pastoral, ya en las
amor y obediencia. obras sociales y caritativas, “sean fortalecidos por la
1568 “Los presbíteros, instituidos por la ordenación imposición de las manos transmitida ya desde los
en el orden del presbiterado, están unidos todos entre Apóstoles y se unan más estrechamente al servicio del
si por la íntima fraternidad del sacramento. Forman un altar, para que cumplan con mayor eficacia su
único PRESBITERIO especialmente en la diócesis a ministerio por la gracia sacramental del diaconado”
cuyo servicio se dedican bajo la dirección de su (AG 16).
obispo” (PO 8). La unidad del presbiterio encuentra
EL DIÁCONO (gr. servidor) aparece perfilado en Hch
una expresión litúrgica en la costumbre de que los
presbíteros impongan a su vez las manos, después del 6,5-7. Los personajes, a quienes los apóstoles “orando
obispo, durante el rito de la ordenación. les impusieron las manos”, fueron ordenados para que
desempeñaran oficios auxiliares: servicio de la caridad,
EL PRESBÍTERO (gr. anciano) aparece también en el bautizar, evangelizar. No son sacerdotes ministeriales
NT, en plural, como autoridad, integrado en el pero forman parte de la jerarquía; los menciona varias
“presbiterio” (cf. 1Tim 4,14). Sale de la ambigüedad veces San Pablo; según San Ignacio de Antioquía, “sin
terminológica en las cartas de San Ignacio y se describe ellos no hay Iglesia” (Tral. 3,1).
su ordenación en la Tradición de Hipólito, en la que se Según la Tradición (recordemos que es el documento
mencionan sus funciones de cooperación con el obispo, más importante de la antigüedad acerca del Orden y
se dice que “no ordena” y se da pie para que los escrito hacia el año 215) el diácono “no es ordenado
presbíteros, hasta el siglo XIX, fueran denominados para el sacerdocio, sino al servicio del obispo... No
“sacerdotes de segundo orden”. forma parte del consejo del clero, sino que administra...”
Aunque no tienen la cumbre del pontificado y Aunque, salvo Durando y Cayetano, todos los
dependen de los obispos en el ejercicio de su potestad, teólogos consideraron al diaconado como grado
están, sin embargo, unidos con ellos en el honor del sacramental del orden, el magisterio no lo ha afirmado
sacerdocio y, en virtud del sacramento del orden, han explícitamente hasta el Vaticano II: “confortados con la
sido consagrados como verdaderos sacerdotes del NT, a gracia sacramental...” (LG 29). El dato bíblico (Hch 6,6)
imagen de Cristo, Sumo y eterno sacerdote, para y el rito de su ordenación constituyen un sólido
predicar el evangelio y apacentar a los fieles y para fundamento para demostrar la sacramentalidad.
celebrar el culto divino (LG 28).
La sacramentalidad del presbiterado nunca fue puesta
en duda por los teólogos anteriores al protestantismo. El .III La relación del ministerio ordenado con los
argumento litúrgico es claro y decisivo. otros estados de vida

.c La Ordenación de los Diáconos, «en orden al El sacramento del orden confiere, no poder sobre los
ministerio» no ordenados, sino “potestad para el servicio cultual-
salvífico a todo el pueblo de Dios y aún a todos los
1569 “En el grado inferior de la jerarquía están los hombres”. De este principio fluyen las relaciones del
diáconos, a los que se les IMPONEN LAS MANOS
‘para realizar un servicio y no para ejercer el
ministerio ordenado con los diversos estado de vida.
sacerdocio”’ (LG 29; cf. CD 15). En la ordenación al El Vaticano II da pautas, explicitadas a veces, y
diaconado, sólo el obispo impone las manos, reguladas por el magisterio postconciliar (por ejemplo,
significando así que el diácono esta especialmente Pastores Dabo Vobis) acerca de las relaciones:
vinculado al obispo en las tareas de su “diaconía” (cf.
S. Hipólito, trad. ap. 8).  Del OBISPO con el papa; con el colegio episcopal,
con la conferencia episcopal, con los presbíteros,
1570 Los diáconos participan de una manera
especial en la misión y la gracia de Cristo (cf. LG 41; con los diáconos, con los estados de vida consagrada
AA 16). El sacramento del Orden los marcó con un (monjes, religiosos, institutos de vida consagrada,
sello (“carácter”) que nadie puede hacer desaparecer y sociedades de vida apostólica), con los demás fieles
que los configura con Cristo que se hizo “diácono”, es en sus diversos estados, con los hermanos separados,
decir, el servidor de todos (cf. Mc 10, 45; Lc 22, 27; S. con los no creyentes.
Policarpo, ep. 5, 2). Corresponde a los diáconos, entre  Son relaciones basadas en su carisma de pastor,
otras cosas, asistir al obispo y a los presbíteros en la
centro de la unidad de la Iglesia particular,
celebración de los divinos misterios sobre todo de la
Eucaristía y en la distribución de la misma, asistir a la coordinador de la proyección ministerial de los
celebración del matrimonio y bendecirlo, proclamar el diversos carismas, a la luz del principio
Evangelio y predicar, presidir las exequias y agustiniano: “Vobis su episcopus, vobiscum sum
entregarse a los diversos servicios de la caridad (cf. christianus”(San Agustín).
LG 29; SC 35, 4; AG 16).  Del PRESBÍTERO –por analogía con el obispo y
1571 Desde el Concilio Vaticano II, la Iglesia latina como cooperador suyo– con el obispo: con
ha restablecido el diaconado “como un GRADO frecuencia, desde San Ignacio de Antioquía, el
PARTICULAR DENTRO DE LA JERARQUÍA” (LG obispo es para los presbíteros, analógicamente, lo
29). mientras que las Iglesias de Oriente lo habían que Cristo es para los apóstoles.
mantenido siempre. Este diaconado permanente, que
puede ser conferido a hombres casados, constituye un  También se da mucha importancia a su relación
enriquecimiento importante para la misión de la con el presbiterio diocesano; primordialmente el
Iglesia. En efecto, es apropiado y útil que hombres que sacerdote es miembro y no “uno”. La Iglesia es
realizan en la Iglesia un ministerio verdaderamente una comunión y, en su jerarquía, esta comunión se
Bachillerato Tema 35 35 / 5

manifiesta en la Iglesia particular, sobre todo en su .a El sacerdocio común (LG 10)


presbiterio. Se trata de un elemento esencial de
«Cristo Señor, Pontífice tomado de entre los
cada diócesis. hombres (cf. Heb., 5,1-5), a su nuevo pueblo “lo hizo
 También se apunta la importancia de la relación Reino de sacerdotes para Dios, su Padre” (cf. Ap., 1,6;
del presbítero con los demás miembros de la 5,9-10). Los bautizados son consagrados como casa
familia humana. espiritual y sacerdocio santo por la regeneración y por
la unción del Espíritu Santo, para que por medio de
 Del DIÁCONO con el obispo, los presbíteros y
todas las obras del hombre cristiano ofrezcan
todos los destinatarios de su ministerio específico de sacrificios espirituales y anuncien las maravillas de
anuncio de la Palabra, en el servicio del altar y en el quien los llamó de las tinieblas a la luz admirable (cf.
ministerio de la caridad, mostrándose servidor de 1 Pe., 2,4- 10).
todos. Por ello, todos los discípulos de Cristo,
La vivencia de estas relaciones ha pasado par perseverando en la oración y alabanza a Dios (cf. Hch,
vaivenes, reformas, privilegios, exenciones, disputas 2,42.47), han de ofrecerse a sí mismos como hostia
sobre competencias... Aún planteada la cuestión en viva, santa y grata a Dios (cf. Rm, 12,1), han de dar
términos de diversidad de carismas-vocaciones y de la testimonio de Cristo en todo lugar, y a quien se la
consiguiente “espiritualidad”, ha sido siempre una pidiere, han de dar también razón de la esperanza que
tienen en la vida eterna (cf. 1 Pe., 3,15).
cuestión compleja, que debe resolverse, en la teoría y,
sobre todo en la práctica, desde la vivencia de la El sacerdocio común de los fieles y el sacerdocio
comunión eclesial, al servicio de la misión que Cristo ministerial o jerárquico se ordena el uno para el otro,
aunque cada cual participa de forma peculiar del
dio a su Iglesia.
sacerdocio de Cristo. Su diferencia es esencial no solo
gradual. Porque el sacerdocio ministerial, en virtud de
la sagrada potestad que posee, modela y dirige al
.IV El sacerdocio común y la responsabilidad pueblo sacerdotal, efectúa el sacrificio eucarístico
de los laicos en la Iglesia ofreciéndolo a Dios en nombre de todo el pueblo: los
fieles, en cambio, en virtud del sacerdocio real,
La plenitud sacerdotal de Cristo puede participarse en participan en la oblación de la eucaristía, en la oración
formas diversas. Ante todo por el bautismo, todos los y acción de gracias, con el testimonio de una vida
cristianos “son consagrados como sacerdocio real y santa, con la abnegación y caridad operante».
nación santa” (cf. 1Pe 2,4-10) para “ofrecer hostias
espirituales en todas sus obras y para dar testimonio de .b Ejercicio del sacerdocio común en los
Cristo en todo el mundo” (cf. LG 10). sacramentos (LG 11)

Todo el pueblo de Dios es un “pueblo sacerdotal”; los «La condición sagrada y orgánicamente constituida
miembros del mismo (los laicos) participan del de la comunidad sacerdotal se actualiza tanto por los
sacerdocio de Cristo corporativamente. En virtud del sacramentos como por las virtudes. Los fieles,
mismo, el laico se distingue de los ordenados y los incorporados a la Iglesia por el bautismo, quedan
destinados por el carácter al culto de la religión
religiosos (cf. Christifideles laici 11). “El carácter cristiana y, regenerados como hijos de Dios, tienen el
secular es propio y peculiar de los laicos” (LG 32). deber de confesar delante de los hombres la fe que
El sacerdocio laical difiere esencialmente del recibieron de Dios por medio de la Iglesia. Por el
ministerial (LG 10) pero ambos se ordenan sacramento de la confirmación se vinculan más
mutuamente; el sacerdocio ministerial presupone el estrechamente a la Iglesia, se enriquecen con una
fortaleza especial del Espíritu Santo, y de esta forma
laical, no existiría sin él (cf. PO 2). El sacerdocio
se obligan con mayor compromiso a difundir y
ministerial existe para el sacerdocio laical, para formar defender la fe, con su palabra y sus obras, como
un pueblo y, por tanto, el sacerdocio laical no existiría verdaderos testigos de Cristo.
sin el ministerial.
Participando del sacrificio eucarístico, fuente y cima
Los ministerios específicos del laico concuerdan con de toda vida cristiana, ofrecen a Dios la Víctima divina
la índole secular de éste e implican responsabilidades de y a sí mismos juntamente con ella; y así, tanto por la
apostolado, individual y asociado, en orden a oblación como por la sagrada comunión, todos toman
“impregnar con el espíritu evangélico las diversas parte activa en la acción litúrgica, no confusamente,
comunidades y ambientes” (Christifideles laici, 30). sino cada uno según su condición.
Pero una vez saciados con el cuerpo de Cristo en la
Por tanto, en coordinación con su pastor, han de asamblea sagrada, manifiestan concretamente la
anunciar el evangelio en sus comunidades y ambientes, unidad del pueblo de Dios aptamente significada y
en tierras de misión..., promover la dignidad de la maravillosamente producida por este augustísimo
persona, implicarse en el compromiso social (familia, sacramento.
caridad solidaria, actividad política responsable), Los que se acercan al sacramento de la penitencia
evangelización de la cultura (para asegurar su obtienen el perdón de la ofensa hecha a Dios por la
dimensión moral y que sea digna del hombre), atender a misericordia de Este, y al mismo tiempo se reconcilian
los más débiles (ancianos, enfermos), según la vocación con la Iglesia, a la que, pecando, ofendieron, la cual,
y el estado de cada uno, dentro de un proceso de con caridad, con ejemplos y con oraciones, les ayuda
constante maduración (ChL 3-5). en su conversión.
La Iglesia entera encomienda al Señor, paciente y
glorificado, a los que sufren, con la sagrada unción de
los enfermos y con la oración de los presbíteros, para
Bachillerato Tema 35 35 / 6

que los alivie y los salva (cf. Sant., 5,14-16); más aún, Pues de esta unión conyugal procede la familia, en
los exhorta a que uniéndose libremente a la pasión y a que nacen los nuevos ciudadanos de la sociedad
la muerte de Cristo (Rm, 8,17; Col., 1 24; 2Tim, 2,11- humana, que por la gracia del Espíritu Santo quedan
12; 1 Pe., 4,13), contribuyan al bien del Pueblo de constituidos por el bautismo en hijos de Dios para
Dios. perpetuar el Pueblo de Dios en el correr de los
Además, aquellos que entre los fieles se distinguen tiempos.
por el orden sagrado, quedan destinados en el nombre En esta como Iglesia doméstica, los padres han de
de Cristo para apacentar la Iglesia con la palabra y con ser para con sus hijos los primeros predicadores de la
la gracia de Dios. fe, tanto con su palabra como con su ejemplo, y han de
Por fin, los cónyuges cristianos, en virtud del fomentar la vocación propia de cada uno, y con
sacramento del matrimonio, por el que manifiestan y especial cuidado la vocación sagrada.
participan del misterio de la unidad y del fecundo Los fieles todos, de cualquier condición y estado
amor entre Cristo y la Iglesia (Ef., 5,32), se ayudan que sean, fortalecidos por tantos y tan poderosos
mutuamente a santificarse en la vida conyugal y en la medios, son llamados por Dios cada uno por su
procreación y educación de los hijos, y, por tanto, camino a la perfección de la santidad por la que el
tienen en su condición y estado de vida su propia mismo Padre es perfecto».
gracia en el Pueblo de Dios (cf. 1Cor, 7,7).