Vous êtes sur la page 1sur 16

1.

MARCO TEÓRICO

1.1 TRANSMICION DE LA ONDA DE CHOQUE

En los explosivos, la velocidad de las primeras moléculas gasificadas es tan grande


que no ceden su calor por conductividad a la zona inalterada de la carga, sino que
lo transmiten por choque, deformándola y produciendo calentamiento y explosión
adiabática con generación de nuevos gases. El proceso se repite con un movimiento
ondulatorio que afecta a toda la masa explosiva y que se denomina "Onda de
Choque, la que se desplaza a velocidades entre 1 500 y 7 000 m/s según la
composición del explosivo y sus condiciones de iniciación.
Un carácter determinante de la onda de choque en la detonación es que una vez que
alcanza su nivel de equilibrio (temperatura, velocidad y presión) este se mantiene
durante todo el proceso, por lo que se dice que es auto sostenida, mientras que la
onda de flagrante tiende a amortiguarse
hasta prácticamente extinguirse, de acuerdo al factor tiempo 1 distancia a
recorrer.
En este nivel de equilibrio, se forma una zona de reacción, que en su último tramo
queda limitada por un plano ideal, que se denomina plano de Chapman Jouguet, lo
que se conoce también como condiciones del estado de detonación. En el plano
"CJ" los gases se encuentran en estado de hipercompresión.

Este proceso a elevadas presiones genera un choque sobre el entorno del taladro
transmitida en formada de onda, forma cilíndrica en caso de carga cilíndrica del
barreno y esférica en caso de carga puntual.

Este tipo de ondas destructivas son las que realizan el trabajo de fragmentación de
la roca dependiendo de la distancia que recorra.
Página 1 de 16
Los movimientos oscilatorios son generados por diferentes tipos de ondas que
puede tener un comportamiento negativo sobre el macizo rocoso. Esta misma saca
del estado de reposo a las partículas que constituyen el macizo rocoso, del mismo
modo cede de forma secuencial energía a la siguiente, dentro de este desarrollo la
intensidad de la onda disminuirá constantemente a medida que nos alejamos del
origen de la detonación (Garrido, 2007)

Dependiendo del tipo de roca las vibraciones actúan de manera distinta, cada tipo
de roca tiene una resistencia única, por lo que se entiendo la alteración será distinta
tomando esto en cuenta.

VIBRACIONES PRODUCTO DE LA VOLADURA.


Uno de los principales factores a estudiar y a evaluar será el impacto vibraciones en
el contorno y la respuesta de la roca a dicha vibración. Para elaborar un modelo de
vibraciones es necesario conocer los diferentes tipos de ondas y como éstas se
comportan en el macizo rocoso. Al detonar una carga explosiva el frente de la onda
de choque generado se propaga en forma esférica al comienzo y cónica después,
transfiriéndole una energía vibraciones al macizo rocoso. En un buen diseño de
voladura la mayoría de la energía liberada se consume en fragmentar la roca y sólo
una pequeña parte se convierte en vibraciones, produciendo movimiento en el
terreno o sobre-presión de aire (airblast).
La vibración del terreno es la principal alteración producida por la voladura, aunque
el airblast toma una notoriedad mayor ya que está acompañado de un efecto sonoro
mucho más perceptible. El macizo a través del cual viajan las ondas es considerado
como un medio elástico constituido por innumerables partículas individuales. Las
vibraciones en operaciones mineras son provocadas por el repentino aumento de
presión en el barreno induciendo a la generación de tensiones dinámicas en la roca
circundante, creando ondas de tensión las cuales se propagan concéntricamente al
barreno. La intensidad de esta onda vibratoria disminuye con la distancia, ya que la
energía transmitida a la roca se debe distribuir en una superficie cada vez mayor
(Sanchidrián & Muñiz, 2000).

Página 2 de 16
Las ondas sísmicas que perturban el macizo rocoso provocan un movimiento
oscilatorio complejo en las partículas que lo constituyen, sacándolas de su estado
de reposo y haciendo que cada una de ellas traspase energía a la próxima en forma
sucesiva. En cada transmisión de energía se pierde un poco de la misma, por lo que
la intensidad del movimiento disminuirá a medida que la onda se aleja de la fuente
explosiva. Entonces, las partículas volverán gradualmente a su estado de
reposo.
Las ondas vibracionales, dependiendo de la clase de movimiento que le confieren a
las partículas, se clasifican en: ondas internas y ondas superficiales. A su vez, las
ondas internas se dividen en ondas P y ondas
S, mientras que las ondas superficiales se dividen en ondas R, ondas Q, ondas Canal
y ondas Stonnelly. El movimiento generado en el macizo nace de la combinación
de todos estos tipos de ondas. Se describen a continuación sólo las ondas de cuerpo,
de mayor relevancia en las voladuras en desarrollo horizontal.

Generación de ondas sísmicas por voladuras.


La detonación de una cierta cantidad de explosivo confinada en el interior de un
barreno genera una onda de choque, caracterizada por una elevación súbita de la
presión, que actúa sobre las paredes del barreno y se transmite a la roca circundante,
inicialmente como onda de choque, y a una cierta distancia del barreno como onda
de compresión. Esta onda de deformación es cilíndrica, en el caso de carga
cilíndrica distribuida en el barreno, o esférica, en caso de carga puntual o esférica,
aunque a considerable distancia del barreno con relación a su longitud puede
considerarse la explosión reducida a un punto y en consecuencia la onda de
propagación como esférica. La compresión soportada por el elemento material será,
pues, función inversa del cuadrado de la distancia.
En el contorno del barreno se puede considerar tres zonas, en función de la
magnitud de la presión de la onda de choque (Sanchidrián & Muñiz, 2000):

La zona más inmediata al barreno, donde la presión de la onda de choque es superior


a la resistencia a compresión de la roca, originando su pulverización, lo que produce
el consiguiente amortiguamiento de la onda de choque por el elevado consumo de

Página 3 de 16
energía. La extensión de esta zona es muy limitada, del orden de algunos diámetros
alrededor del barreno y en ella se produce un fuerte amortiguamiento de la onda de
choque.

La zona de deformación plástica, aquí la presión de la onda de choque no excede la


resistencia a compresión de la roca, pero sí el límite elástico, produciéndose
básicamente deformaciones permanentes (plásticas). En esta zona se producen
además grietas radiales, muy intensas en las inmediaciones del barreno, por efecto
de las tensiones tangenciales de tracción. Esta zona se extiende varios diámetros a
partir de la zona anterior.

La zona elástica, se extiende indefinidamente a partir de la anterior. En esta zona


los esfuerzos no superan el límite elástico a compresión del material, lo que hace
que éste tenga un comportamiento elástico, aunque también en ella se producen
algunas fracturas radiales como consecuencia de esfuerzos de tracción. El consumo
de energía es prácticamente nulo y la amortiguación de la onda sólo se debe, al
aumento de superficie sobre la que actúa.

Entonces se puede afirmar que a partir de una distancia relativamente pequeña del
barreno, se genera el efecto de vibración el cual está constituido principalmente por
ondas elásticas, con despreciable consumo de energía. ondas superficiales).
(Sánchez, 1995)

Página 4 de 16
1.2 PARÁMETROS DE LA ONDA

Según (Garrido, 2007) podemos tomar estos parámetros básicos para la evaluación
de los comportamientos de las ondas generadas por la voladura: Commented [SS1]: Ampliar los conceptos de cada uno de
los parametros y aumentear la referencia bibliografica

Amplitud:
La amplitud de las vibraciones es una medida de su “Fuerza” y la energía de
una onda de vibraciones es proporcional al cuadrado de su amplitud. En el
caso de una vibración continua, en la cual cada ciclo de propagación tiene
la misma forma, un valor único es suficiente para describir la “fuerza” de la
vibración o la amplitud.
Es importante tener en cuenta, que, en la medición de vibraciones en
macizos rocosos, no se hacen distinciones entre amplitudes positivas o
negativas, siendo éstas reportadas sólo como positivas o su valor absoluto.
Las unidades de amplitud dependen del tipo de sensor utilizado para
detectar el paso de la onda cíclica de esfuerzo. El paso de las ondas de
vibraciones resulta en un desplazamiento real de la partícula, y es posible
medir ese desplazamiento real, la velocidad de la partícula en movimiento,
o su aceleración. Ya que la frecuencia del movimiento de la partícula puede
ser alta (cientos de Hertz), en la práctica es fácil encontrar y usar dispositivos
que tengan una adecuada respuesta a la frecuencia y sensibilidad para
medir velocidad (geófonos) o aceleración (acelerómetros). Debido a que el
desplazamiento, velocidad y aceleración están relacionados, la medida de
cualquiera de éstas, teóricamente podría permitir el cálculo de las otras dos.
Los dispositivos más baratos y fáciles de usar para medir las vibraciones son
los geófonos, y con estos dispositivos las vibraciones son medidas en
términos de velocidad de partículas y tiene la unidad de mm/s (pulgadas/s

Página 5 de 16
en USA). La amplitud de la vibración, medida como velocidad de partícula,
es universalmente considerada como el mejor indicador del esfuerzo
inducido en el macizo rocoso, y por lo tanto considerado como el mejor
indicador del potencial daño y el potencial efecto de fragmentación en la
roca.

Periodo:

Las duraciones de las vibraciones dependen de dos factores principales – la


duración de la voladura y la distancia del punto de monitoreo a la voladura.
Para asegurar que el peak de velocidad de vibraciones (generado por una
voladura) sea registrado y que la cantidad máxima de información pueda
ser extraída de un registro de vibración, es importante que se registre
completamente la duración de las ondas. Un buen registro de vibración
mostrará un tiempo quieto previo al comienzo del registro de vibraciones,
un completo detalle de las ondas de vibraciones, y un tiempo después del
paso de las ondas, cuando el terreno ha vuelto a su estado de reposo.

La onda total de vibración, que es medida a partir de una voladura de


producción, es el resultado de pulsos individuales producidos por cada
taladro de voladura combinados todos en el punto de medición. El modelo
en el cual ellas se combinan para formar la onda resultante variará de
acuerdo a la dirección y distancia de la voladura, por lo tanto, dos registros
de la misma voladura no producirán la misma onda de vibración. La duración
de la vibración será un poco mayor que la duración de la voladura (es decir
el tiempo entre la detonación del primer y último taladro). Normalmente la
duración de la vibración es alrededor de 200 a 300 ms más larga que la
duración de la voladura, debido al tiempo requerido para que la vibración
llegue desde el último taladro detonado al punto de medición (Contreras,
2011).
Página 6 de 16
Frecuencia:

La frecuencia de las vibraciones indica el número de veces por segundo que


la onda de propagación pasa por un ciclo completo de compresión y tensión.
El factor que tiene una gran influencia en esto son las dimensiones de las
cargas, columnas grandes de carga tienden a producir bajas frecuencias. Sin
embargo, otros importantes factores incluyen los módulos de la roca y la
razón de carga producida por la detonación (es decir la velocidad de
detonación). La frecuencia dominante es considerada generalmente como
el inverso del tiempo del ciclo completo. Se observará generalmente que las
ondas de vibraciones registradas a grandes distancias tienden a tener bajas
frecuencias en comparación a aquellas registradas a cortas distancias. Es
importante saber que una onda con una frecuencia única, y que se propaga
a través de un medio homogéneo, mantiene su frecuencia en toda su
distancia de viaje y a través de todo tipo de roca. Si la frecuencia es baja, el
desplazamiento es mayor, por lo que se produce un mayor daño en el medio
en que se trasmite las vibraciones.

Desplazamiento:

La longitud de onda de una vibración es la distancia recorrida por la


onda de vibración durante un ciclo completo de compresión y tensión.

La longitud de onda, λ, se puede calcular a partir de una onda de vibración


con una frecuencia única, f, (es decir una onda armónica simple) por la
fórmula λ =Vp / f donde Vp es la velocidad de propagación de la onda P.

Página 7 de 16
Velocidad:
La velocidad de propagación describe la velocidad con la cual la onda se
desplaza a través de la roca. Esta velocidad puede ser medida utilizando dos
geófonos ubicados a diferentes distancias de la voladura, y mediante la
medición de la diferencia de tiempo de arribo de cada señal.
Cuando se usan múltiples geófonos para medir velocidad de propagación,
la distancia de separación de los geófonos debe ser lo suficientemente
grande para permitir un cálculo más preciso.
En la figura mostrada, los geófonos están separados 300 metros, y la
diferencia de tiempo de arribo, t, es de 80 ms, correspondiendo a una
velocidad de propagación de 3.750 m/s. La velocidad de propagación de
onda P, Vp, se calcula usando la ecuación simple Vp = s/t, donde s es la
distancia de propagación y t es el tiempo de propagación.

La mayoría de las rocas tienen una velocidad de propagación entre 3000 m/s
y 5000 m/s. Mediciones de la velocidad de propagación en roca menores
que 1500 m/s son consideradas poco confiables, y se debe revisar
cuidadosamente el sistema de medición antes de aceptar un valor tan bajo,
ya que ellas implican un grado de fracturamiento muy alto y que las
distancias de transmisión de vibración sean probablemente muy cortas.
Mediciones de velocidades de propagación que excedan los 6000 m/s son
consideradas también poco confiables, y nuevamente los sistemas de
medición debieran ser cuidadosamente analizados antes de aceptar dichos
valores tan altos (Contreras, 2011)

 Aceleración: es el crecimiento de la velocidad de una partícula que se


desplaza a través de un medio.

𝑎(𝑡) = (2𝜋𝑓)2 𝐴 cos(2𝜋𝑓 𝑡)

𝑎𝑚𝑎𝑥 = (2𝜋𝑓)2 𝐴 = 2𝜋𝑓 𝑉𝑚𝑎𝑥


Página 8 de 16
TIPOS DE ONDAS EN VIBRACIONES
Las vibraciones generadas por la voladura se transmiten a través del macizo
rocoso como ondas sísmicas, cuyo frente se desplaza en forma radial a partir
del punto de detonación, se clasifican en dos grupos: Ondas Internas y
Ondas Superficiales. Así dentro de las ondas internas las más importantes
son las Ondas Longitudinales o Primarias “P” y las Transversales o
Secundarias “S”, y dentro de las Superficiales las que se generan más
comúnmente son las Ondas Love y las Ondas Rayleigh. A continuación,
damos una breve descripción de cada tipo de onda generada por la
voladura.

Onda Longitudinal (P)

Las ondas P (PRIMARIAS o PRIMAE) son ondas longitudinales o


complexionales lo cual significa que el suelo es alternadamente comprimido
y dilatado en la dirección de la propagación. Estas ondas generalmente
viajan a una velocidad 1.73 veces de las ondas S y pueden viajar a través de
cualquier tipo de material liquido o sólido. Velocidades típicas son 1450m/s
en el agua y cerca de 5000m/s en el granito isótropo y homogéneo la
velocidad de propagación de las ondas P es: En un medio isótropo y
homogéneo la velocidad de propagación de las ondas P es:

Donde K es el módulo de incompresibilidad, μ es el módulo de corte o rigidez


y ρ la densidad del material a través del cual se propaga la onda mecánica.
De estos tres parámetros, la densidad es la que presenta menor variación
por lo que la velocidad está principalmente determinada por K y μ.
Ondas Secundarias (S)

Página 9 de 16
Las ondas S (SECUNDARIAS o SECUNDAE) son ondas en las cuales el
desplazamiento es transversal a la dirección de propagación. Su velocidad
es menor que la de las ondas primarias. Debido a ello, éstas aparecen en el
terreno algo después que las primeras. Estas ondas son las que generan las
oscilaciones durante el movimiento sísmico y las que producen la mayor
parte de los daños. Sólo se trasladan a través de elementos sólidos.

La velocidad de propagación de las ondas S en medios isótropos y


homogéneos depende del módulo de corte μ y de la densidad ρ del material.

Ondas Superficiales

Onda de Tipo Love


Las ondas de Love son ondas superficiales que producen un movimiento
horizontal de corte en superficie. Se denominan así en honor al matemático
neozelandés A.E.H.
Love quien desarrolló un modelo matemático de estas ondas en 1911. La
velocidad de las ondas Love es un 90% de la velocidad de las ondas S y es
ligeramente superior a la velocidad de las ondas Rayleigh.
Ondas de Tipo Rayleigh
Las ondas Rayleigh, también denominadas ground roll, son ondas
superficiales que producen un movimiento elíptico retrógrado del suelo. La
existencia de estas ondas fue predicha por John William Strutt, Lord
Rayleigh, en 1885. Son ondas más lentas que las ondas de cuerpo y su
velocidad de propagación es casi un 70% de la velocidad de las ondas S.
Primer Arribo de Ondas
La primera onda que llega al monitor será siempre la onda P, ya que ésta,
de todos los tipos de onda, es la que viaja más rápido (entre 30 y 50% más
Página 10 de 16
rápido que la onda S). Sin embargo, ésta puede no ser la onda con la mayor
amplitud, de tal manera que no siempre es fácil de identificar.

VARIABLES QUE GENERAN LAS VIBRACIONES EN LA


VOLADURA

Algunas de las características que influyen en la capacidad de tener una buena voladura
pueden llegar a influir en las variables que afectan las vibraciones tales como (Kujur, 2010)
define:

 Variables controlables: cantidad de carga explosiva en un taladro, tipo y


distribución del explosivo, confinamiento de la carga explosiva
 Variables no controlables: geología del terreno, la meteorización. Commented [SS2]: Podemos aumenetar la cada parte de
variables

1.3 POSIBLES OPERACIONES PARA REDUCIR LAS


VIBRACIONES EN VOLADURA

Según (Alonso, Gomez, & Herbert, 2013) existen variables que se pueden modificar,
cambiando de este modo los efectos que genera las ondas de las vibraciones:
 Reducir la carga explosiva en el taladro:
o Reducir la altura del banco
o Reducir el diámetro
o Utilizar cargas espaciadas en los barrenos
 Reducir el grado de confinamiento
o Utilizando barrenos inclinados
o Cerrando la malla
o Adecuando la secuencia de encendido

Página 11 de 16
1.4 VELOCIDAD PICO PARTICULA

La velocidad pico partícula es conocida como un valor máximo que puede llegar a tener
los parámetros de onda como las ya mencionadas anteriormente desplazamiento,
aceleración y velocidad. De todo el parámetro usualmente conocido se considera a la
velocidad pico partícula como el mejor representante de las vibraciones y los daños que
este pueda ocasionar al macizo rocoso. (Cueva & Díaz, 2015)

Los estudios teóricos muestran que la velocidad a la que se desplaza las partículas en el
subsuelo es la variable determinante de la magnitud de los esfuerzos a los que son
sometidos las estructuras, para el cálculo de la velocidad pico partícula se utilizó la
siguiente formula (Persson, 1994):

𝐷
𝑉𝑃𝑃 = 1729( )−1.6
√𝑊
Dónde:
VPP: es la velocidad pico partícula en mm/s.
D: es la distancia de la estructura a la voladura en m.
W: es la máxima cantidad de explosivos por retardo en Kg.

Por lo tanto, una correcta medición debe ser importante para desarrollar un correcto
monitoreo y control de vibraciones, Tras una larga investigación de diferentes autores
establecieron criterios de daño sobre el macizo rocoso tales como se presenta en la siguiente
tabla 1:
Tabla 1 Daño al macizo rocoso según Hook and Bray
Daño a estructuras Velocidad pico partícula(mm/s)

Fracturamiento de roca 2500

Inicio del fracturamiento 650

Caída de rocas en galería 300

Daño menor, agrietamiento del yeso o 130


estuco

Página 12 de 16
La Tabla 1 nos dan a conocer que existen daños menores al macizo rocoso tras trabajar con
un VPP de 130mm/s aproximadamente, y que por encima de estas podemos darnos cuenta
que también existen riesgos no solo a las estructuras de la empresa si no que generan riegos
potenciales para el personal que operan por la zona, tras un fracturas intensas

Tabla 2 Daño al macizo rocoso según Bauer & Calder


Daño a estructuras Velocidad pico partícula(mm/s)
No hay daño en roca competente <250
Puede aparecer descostramiento en
250-650
lajas por fracturamiento tensional
Grandes fracturas por tensión o
650-2500
algunas grietas radiales
Agrietamiento total de macizo rocoso >2500

La Tabla 2, nos explican Bauer & Calder que no existe daño al macizo rocoso tras una
velocidad pico partícula menores a 250 mm/s dependiendo del tipo de roca donde se
desarrolle la detonación, y que por el otro lado generamos agrietamientos en el macizo
rocoso tras una VPP mayores a 2500 mm/s.

Tabla 3 Daño al macizo rocoso según Oriard


Daño a estructuras Velocidad pico partícula(mm/s)
Caída ocasional de roca suelta 5-100
Caída de secciones de roca
130-380
parcialmente suelta
Daño al macizo rocoso poco
>600
competente
Daño significativo a macizos rocosos
>2500
competentes

La Tabla 3, Nos da a entender que existen riesgos tras caídas ocasionales de roca suelta
para el personal, y que por encima de los 600 mm/s existirá un daño significativo para el
macizo rocoso.

Como se puede verificar en Las Tablas anteriores existen diversos criterios para una
evaluación de daño al macizo rocoso. Se ha demostrado que los efectos causados por las
vibraciones en los procesos de voladura van muy ligados con la velocidad pico partícula.

Página 13 de 16
1.5 NORMATIVA

Los países de gran jerarquía y con un gran desarrollo existen normativas que regulan los
efectos de las vibraciones ocasionadas por la voladura, buscando prevenir, mitigar y
disminuir un impacto sobre las estructuras, ambiente, y la salud.

Dentro de las normativas internacionales tenemos las siguientes (Cadabid, 2003):

 Suecia SS460 48 66
 Francia GFEE
 Gran Bretaña BS7305
 Portugal NP-2074
 Estados unidos USBM RI 8507
 Alemania DIN 4150
 Normativa internacional ISO
2631
 Brasil CETESB D7.013
 Escocia PAN50
 Italia UNI 9916
 Nueva Zelanda NZS 4403
 España UNE 22-381-93

Página 14 de 16
En el Perú no tenemos normativas que regulen estos efectos, siendo un país netamente minero,
lamentablemente el país no ha formado un comité especializado para la normalizar estos
impactos, el Perú recurre a normativas internacionales para tomar como referencia los límites
permisibles con respecto a las vibraciones causadas por la voladura.

2.7 MONITOREO DE VIBRACIONES

Los monitoreo de las vibraciones nos sirven para captar datos precisos de desplazamiento,
frecuencia, periodo y la más importante es obtener la velocidad pico partícula, con el fin de
controlarlas para prevenir efectos a futuro de las vibraciones.
Además, el monitoreo se toma como una herramienta capas de diagnosticar la detonación del
taladro
Con el monitoreo de vibraciones en puntos estratégicos y cercanos a la voladura, se podrá calcular
los daños que puede ocasionar este, estimaciones tales como (Vizarreta, 2014):
Tabla 4 Rangos en monitoreo de vibraciones
Concepto Rangos
Velocidad de partículas 100-1000 mm/s
Desplazamiento dinámico 0.01 – 2.00 mm
Rango de frecuencia 10 – 1000 Hz
Frecuencia dominante 50 – 500 Hz

Tras el monitoreo realizado a la vibración durante la detonación de los taladros debemos tener
rangos con los cuales se podrán diagnosticar cuales son los daños que se podría ocasionar en el
macizo rocoso. Y evaluar en cuál de estos puntos debemos trabajar más para poder controlar estos
efectos.
Los equipos de registro más sencillos son los que plasman el dibujo de la onda en un papel,
sirviendo para esclarecer si los límites permisibles no son sobrepasados.
Unos equipos de mayor rango llevan integrados un sistema de grabación y son digitales para el
análisis posterior de los datos o valores recopilados en el campo.

Página 15 de 16
Otros equipos adecuados para el control y monitoreo de las vibraciones también pueden ser
(Cadabid, 2003):
 Transductores geófonos, que necesariamente deben ser instalados adecuadamente
 Un sistema de cables que se encarga de llevar los datos de los transductores a equipos de
monitoreo, específicamente a una computadora que se encarga d guardar los datos
mediante un software.

Página 16 de 16