Vous êtes sur la page 1sur 4

PROPIEDADES FÍSICAS DEL SUELO

Para el uso adecuado y eficiente del agua de riego resulta especialmente importante el
estudio de aquellas propiedades físicas de los suelos que tiene relación con la aptitud
de estos para la retener el agua o para facilitar su movimiento.
I TEXTURA
La textura indica el contenido relativo de partículas de diferente tamaño, como la arena,
el limo y la arcilla, en el suelo. La textura tiene que ver con la facilidad con que se puede
trabajar el suelo, la cantidad de agua y aire que retiene y la velocidad con que el agua
penetra en el suelo y lo atraviesa.
Conocer esta granulometría es esencial para cualquier estudio del suelo (ya sea desde
un punto de vista genético como aplicado). Para clasificar a los constituyentes del suelo
según su tamaño de partícula se han establecido muchas clasificaciones
granulométricas. Básicamente todas aceptan los términos de grava, arena, limo y arcilla,
pero difieren en los valores de los límites establecidos para definir cada clase. De todas
estas escalas granulométricas, son la de Atterberg o Internacional (llamada así por
haber sido aceptada por la Sociedad Internacional de la Ciencia del Suelo) y la
americana del USDA (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos) las más
ampliamente utilizadas. Ambas clasificaciones se reproducen en la siguiente figura.

II ESTRUCTURA
La estructura del suelo se define por la forma en que se agrupan las partículas
individuales de arena, limo y arcilla. Cuando las partículas individuales se agrupan,
toman el aspecto de partículas mayores y se denominan agregados.
La estructura tiene un efecto pronunciado sobre ciertas propiedades físicas del suelo
tales como la erocionabilidad, la porosidad, la permeabilidad, la infiltración, y la
capacidad de retención de agua. Los suelos de textura fina, si son manejados en forma
adecuada, una partícula independiente, favoreciéndose así las propiedades físicas
indicadas y la labranza de dichos suelos.
La estructura se puede observar directamente en el perfil del suelo, no obstante se ve
mucho mejor al tomar una muestra agitándola y presionándola ligeramente en la mano
y comprobando cómo se desmorona en un conjunto de unidades menores (los
agregados estructurales). El reconocimiento del tipo de estructura es a veces un criterio
muy subjetivo sujeto a la interpretación personal de cada edafólogo.
III POROSIDAD
Como consecuencia de la textura y estructura del suelo tenemos su porosidad, es
decir su sistema de espacios vacíos o de poros.
Los poros en el suelo se distinguen en: macroscópicos y microscópicos.
Los primeros son de notables dimensiones, y están generalmente llenos de aire, en
efecto, el agua los atraviesa rápidamente, impulsada por la fuerza de la gravedad. Los
segundos en cambio están ocupados en gran parte por agua retenida por las fuerzas
capilares.
Los terrenos arenosos son ricos en macroporos, permitiendo un rápido pasaje del agua,
pero tienen una muy baja capacidad de retener el agua, mientras que los suelos
arcillosos son ricos en microporos, y pueden manifestar una escasa aeración, pero
tienen una elevada capacidad de retención del agua.
Los espacios porosos del suelo ocupan en promedio el 50% del volumen total de este y
constituyen los pequeños depósitos donde se almacena el agua o los conductos por
donde circulan el agua y el aire. El estudio de los poros en del suelo hay dos factores
importantes a considerar: 1) El tamaño de los poros, que tiene mucha relación con la
permeabilidad y la retentividad de los suelos.
2) El porcentaje total de espacios porosos, que tiene especial importancia en la
determinación indirecta de la gravedad especifica aparente. El porcentaje de los
Espacios porosos, por otra parte, es mayor en los suelos de textura fina y escasa
compactación. La estructura tiene así un efecto importante en la determinación del
porcentaje de espacios porosos. La relación entre el porcentaje de los espacios porosos
y la gravedad específica, real y aparente e un suelo pueden expresarse en la forma
siguiente:

IV GRAVEDAD ESPECÍFICA
La gravedad específica de los minerales que constituyen los suelos varía entre 2.5 y 5.
Los compuestos principales son generalmente el cuarzo y los feldespatos, cuya
gravedad específica es de 2.7. Sin embargo, debido al contenido de materia orgánica
en el suelo, la gravedad especifica real de estos es corrientemente igual a 2.65. Cuando
el contenido de materia orgánica es muy alto, este valor puede reducirse a 2.0 y
excepcionalmente a 0.5. La gravedad específica real no está afectada ni por la
estructura ni por textura del suelo y depende solamente del peso de los materiales que
lo constituyen. la gravedad especifica aparente, en cambio, varia con la textura y con la
estructura, disminuyendo en valor con el aumento de los espacios porosos del suelo.
DETERMINACIÓN DE LA TEXTURA
MÉTODO DEL TACTO (IN SITU)
SUELOS DE LA FAMILIA GRUESA O LIVIANOS
Arenoso: Es quizás la textura más sencilla de identificar. Al frotarla entre los dedos la
percepción es áspera y no se observan presencia de partículas finas (limo y arcilla).
Respecto a color las arenas en la región de Cuyo son más bien grises y más oscuras
que otro tipo de suelo. Si se agrega agua hasta formar una pasta consistente (ni muy
húmeda ni muy seca) y al tratar de formar una bola se disgrega fácilmente. Al frotar
entre los dedos se continúa percibiendo áspero La estructura es de grano simple y
consistencia suelta. De acuerdo a la granulometría la semejanza es la siguiente:
Muy gruesa / gruesa (0,5-2 mm) Semejante a la arena gruesa lavada de construcción
Muy fina / fina (0,05-0,5 mm) Semejante a la arena fina de construcción (enlucido)
Media (0,5-0,25 mm) Situación intermedia de las dos anteriores
Arenoso franco: En seco al frotarla entre los dedos la percepción es áspera pero a la
vista se perciben partículas más finas en muy baja proporción (limo y arcilla). Si se deja
caer se dispersan partículas finas que las vuelan la brisa o el viento. Generalmente de
color gris y más oscura que otros que otro tipo de suelo.
Si se agrega agua hasta formar una pasta consistente (ni muy húmeda ni muy seca) y
al tratar de formar una cinta, no se puede hacer (se agrieta). Al frotar entre los dedos se
continúa percibiendo áspero con la sensación de arena mezclada con otras partículas
más finas. La estructura es de grano simple y consistencia suelta a blanda. La
semejanza es a los suelos que se encuentran en dunas y médanos.
SUELOS MEDIOS
Franco arenoso: En seco se percibe la arena que predomina pero en bastante menos
proporción que la anterior. Generalmente de un color marrón claro o gris. En húmedo
se puede hacer una cinta de hasta 2,5 cm de largo. Al frotar entre los dedos se percibe
áspero pero más maleable que arenoso franco. Al secarse entre los dedos se observan
partículas finas de color beige o blanquecino. La estructura es por lo general granular
de consistencia blanda aunque en suelos vírgenes no trabajados la estructura puede
ser laminar con una consistencia ligeramente dura.
Franco: En seco identificable por poseer una estructura por lo general granular y
consistencia blanda. En húmedo al formar una cinta de 2,5 cm de largo, al frotar entre
los dedos la sensación es ni suave ni áspero. Se percibe que hay un contenido
equilibrado de fracciones. Franco limoso: Cuando se pulveriza entre los dedos se
disgrega totalmente se percibe suave semejante a la harina. Es identificable por un color
beige y en terrenos incultos la estructura es 8 por lo general laminar de consistencia
ligeramente dura. En húmedo al formar una cinta de 2,5 cm y al frotar entre los dedos
se percibe levemente la arena pero no se tiene la sensación de áspero. Al secarse entre
los dedos el color es beige o blanquecino.
SUELOS DE LA FAMILIA FINA O PESADOS
Al hacer una pasta consistente y amasarla y se logra formar una cinta entre 2,5 y 5 cm
de largo nos encontramos con suelos que predomina textura fina con una baja
proporción de arena. Si al humedecer excesivamente la pasta y frotarla entre los dedos
la sensación al tacto es áspera el suelo es Franco arcilloso arenoso. Si se percibe suave
es Franco arcillo limoso y si la percepción no es ni suave ni áspero es Franco arcilloso
Si se logra formar una cinta continua de más de 5 cm, sin que se agriete estamos en
presencia de las ultimas 3 clasificaciones del Cuadro 1. Si al humedecer en exceso y
frotar entre los dedos se siente una sensación áspera la textura es Arcillo arenosa. Esta
textura es poco frecuente encontrarla en un perfil de suelo. Si se percibe suave es Arcillo
limosa y si la consistencia es adherente y plástica es netamente Arcillosa
DETERMINACIÓN EN LABORATORIO
METODO DEE BOUYUCOS
1. MATERIALES

 50G DE MUESTRA DE TIERRA


 TAMIZ N° 10
 BALANZA ELÉCTRICA
 PROBETA DE SEDIMENTACIÓN (SIRVE PARA MEDIR EL AGUA A 1130 CC)
 TAPÓN DE JEBE
 HIDRÓMETRO DE 152 H, (ESTE MIDE LOS GR/LT EN SUSPENSIÓN Y ESTA
CALIBRADO A 68° F) g. TERMÓMETRO
 CARBONATO DE SODIO 1.5N
 PIPETA
 AGITADOR ELÉCTRICO (PARA HOMOGENEIZAR LA MUESTRA)
 VASO DE DISPERSIÓN
 AGUA DESTILADA
2. PROCEDIMIENTO
• Pesar 50g de la muestra tamizada en la balanza eléctrica.
• Después los 50g de muestra se colocan en el vaso de dispersión.
• Luego se le agrega agua destilada. Hasta los 2/3 partes del vaso de dispersión.
• Agregamos 10 ml de carbonato de sodio al 1.5N.
• Luego el vaso de dispersión se lleva al agitador eléctrico por 10 minutos.
• Después de los 10 minutos se retira del agitador eléctrico y la mezcla se
transvasa en la probeta de sedimentación.
• Colocamos el hidrómetro dentro de la probeta y enrasamos la mezcla con agua
destilada hasta la marca de 1130 CC.
• Luego retiramos el hidrómetro, colocamos un tapón en la probeta y agitamos.
• Dejamos la probeta en un lugar fijo e hicimos la primera lectura a los 30’’ y
medimos la temperatura.
• Luego hicimos la segunda lectura del hidrómetro a los 60 minutos y medimos su
temperatura.