Vous êtes sur la page 1sur 9

Test neuropsicológico dirigido a niños y adolescentes de edades comprendidas entre 6 años 0 meses y 16

años 11 meses. Abarca los niveles educativos de Primaria (6 a 11), Secundaria (12-15) y Bachillerato (primer
curso, 16 años)

El test es aplicable preferentemente a grupos de sujetos de los que convenga determinar su nivel de destreza
en habilidades cognitivas o funcionamiento neuropsicológico.

Ampliamente utilizado para el cribado y diagnóstico de patologías del neurodesarrollo y aprendizaje (altas
capacidades; grados de discapacidad intelectual, dificultades del aprendizaje, disfunciones del neurodesarrollo
y/o neuropsicológicas.

En relación a la evaluación del TDAH, permite evaluar la calidad de la atención. Los índices de razonamiento
perceptivo y de velocidad de procesamiento, son especialmente adecuados para ello.

Qué mide este test

Esta prueba evalúa las capacidades intelectuales, su visión de inteligencia defiende que las capacidades
cognitivas se organizan de forma jerárquica, con aptitudes específicas vinculadas a distintos ámbitos cognitivos
que representan las habilidades intelectuales generales (Comprensión verbal y Razonamiento perceptivo) y
habilidades de procesamiento cognitivo (Memoria de Trabajo y Velocidad del Procesamiento), y que están en
estrecha relación con las actuales teorías de la inteligencia de razonamiento fluido y cristalizado y de Memoria
de Trabajo.

Cocientes y subpruebas

1. Comprensión verbal (CV): expresa habilidades de formación de conceptos rverbales, expresión de


relaciones entre conceptos, riqueza y precisión en la definición de vocablos, comprensión social, juicio práctico,
conocimientos adquiridos y agilidad e intuición verbal. Costa de 5 subpruebas:

1. Semejanzas (S): mide la capacidad de abstraer y generalizar a partir de dos conceptos dados;
2. Vocabulario (V): mide el conocimiento léxico, la precisión conceptual y la capacidad expresiva verbal.
3. Comprensión (C): mide razonamiento y juicio social frente a la solución de problemas cotidianos.
4. Información (I): prueba optativa**** que mide la capacidad de adquirir, conservar y recuperar
conocimientos adquiridos.
5. Adivinanzas (Ad): prueba optativa**** que mide las habilidades para integrar información, generar
conceptos alternativos y condensar información.

2. Razonamiento Perceptivo (RP): mide las habilidades práxicas constructivas, formación y clasificación de
conceptos no-verbales, análisis visual y procesamiento simultáneo. Costa de 4 subpruebas:

1. Cubos (CC): mide habilidades de análisis, síntesis y organización viso-espacial, a tiempo controlado;
2. Conceptos (Co): mide la formación de conceptos y categorías a partir de material visual.
3. Matrices (M): mide el razonamiento por analogías visuales e implica integración de información visual.
4. Figuras incompletas (FI): prueba optativa, que mide las capacidades de reconocimiento y
organización perceptiva a tiempo controlado.****

3. Memoria de Trabajo (MT): mide la capacidad de retención y almacenamiento de información, de operar


mentalmente con esta información, transformarla y generar nueva información. Consta de 3 subpruebas:

1. Dígitos (D): mide la memoria inmediata y memoria de trabajo, indicando habilidades de secuenciación,
panificación, alerta y flexibilidad cognitiva.
2. Letras y Números (LN): mide la capacidad de retener y combinar dos tipos de información, organizarla
y elaborar un conjunto organizado según consignas.
3. Aritmética (A): prueba optativa*** y con control de tiempo, analiza habilidades de razonamiento
numérico, agilidad en el manejo y reorganización de la información, atención y memoria a corto
término.****

4. Velocidad de Procesamiento de la información (VP): mide la capacidad para focalizar la atención,


explorar, ordenar y/o discriminar información visual con rapidez y eficacia. Consta de 3 subpruebas que se
desarrollan bajo control de tiempo:

1. Claves (CL): mide habilidades de rapidez asociativa, aprendizaje, percepción visual, coordinación
viso-manual, atención, motivación y resistencia frente a tareas repetitivas.
2. Búsqueda de Símbolos (BS): mide habilidades de rapidez asociativa, aprendizaje, percepción visual,
coordinación viso-manual, atención, motivación y resistencia frente a tareas repetitivas.
3. Animales (An): prueba optativa que mide la atención selectiva, y planificación en la búsqueda
ordenada versus desordenada de información.****

****Las pruebas optativas no son necesarias para la obtención de los índices de cada grupo.

Puntos fuertes

Permite el análisis de las habilidades en relación a los grupos normativos, en función de la edad, ofrece pautas
muy claras para analizar las habilidades en términos intraindividuales.

Permite contrastar los distintos tipos de ámbitos entre sí, bien sea en relación al referente muestral de edad, o
bien al nivel de aptitud alcanzado, y también permite identificar las debilidades y fortalezas específicas de un
sujeto, con distintas posibilidades comparativas (en función de la media global del sujeto, o de las medias
específicas de Comprensión verbal y de Razonamiento perceptivo, y a distintos niveles de confianza).

Puntos débiles

Esta versión, es menos sensible a las dificultades de aprendizaje: las pruebas de Información y Aritmética, han
quedado relegadas a pruebas optativas, que completan la interpretación de los índices de Comprensión verbal
y Memoria de Trabajo, respectivamente. No tiene pruebas de Historietas y Rompecabezas, que permitían
analizar la inteligencia visuo-espacial y favorecían la observación de respuestas de perseveración y reacciones
frente a la frustración.

Se ha criticado que la Memoria de trabajo sólo incluya tareas auditivas (números, letras y problemas aritméticos)
y que no incluya tareas de tipo no verbal, tales como span de golpes (como la prueba del xilófono del McCarthy),
o memoria espacial (como en el K-ABC). También se ha criticado que la prueba de Conceptos no satura
adecuadamente en ninguno de los índices, aunque la versión española ofrece, en general, datos muy
consistentes al respecto.

La crítica de que el test es excesivamente redundante, en el sentido de que hay demasiadas pruebas centradas
en el análisis de la inteligencia general, algunas muy cuantitativas, y que se han marginado otros aspectos del
funcionamiento intelectual. A nivel interpretativo la diferencia entre CIV y CIM permitía observar las capacidades
no verbales en grupos bilingües, grupos de inmigrantes y en grupos desfavorecidos. No es posible ahora realizar
esta interpretación. A este mismo nivel interpretativo las pruebas de Comprensión y las de Historietas permitían
una exploración de la competencia social. Este análisis ha quedado limitado al análisis de la competencia social
expresada verbalmente

Datos del test


Nombre del test en su versión original y Autor

Wechsler Intelligence Scale for Children, Fourth Edition. Administration and Scoring manual (WISC-IV). Su autor
es David Wechsler y actualmente Psychological Corporation.

Fecha de publicación del test original

WISC: 1949
WISC-R: 1974
WISC-III: 1991
WISC-IV: 2003

Fecha de la publicación del test en su adaptación española

WISC: 1974
WISC-R: 1993
WISC-III: (no adaptado)
WISC-IV: 2005

WEBGRAFÍA

WISC-IV, Escala de Inteligencia de Wechsler para niños. Consejo General de la Psicología de España. Link aquí

WISC-IV, Escala de Inteligencia de Wechsler para niños. Pearson Clinical. Link aquí

Fundación CADAH (2010).


WISC IV. Descripción e
interpretación
Nombre del test: Escala de inteligencia de Weschler para niños (WISC-IV)
Autor:David Weschler
Constructo evaluado: Inteligencia
El WISC IV es un instrumento confiable en el diagnóstico del retraso mental (discapacidad
intelectual), trastornos de aprendizaje, trastornos del espectro autista, trastorno de déficit
de atención con hiperactividad, así como en numerosos casos de diagnóstico diferencial. Si
bien tradicionalmente este tipo de pruebas era de uso exclusivo de los psicólogos,
actualmente resulta un instrumento imprescindible también en las evaluaciones
psicopedagógicas y neuropsicológicas ya que brinda información de gran importancia para
el diagnóstico y plan de intervención.

En la evaluación psicopedagógica representa un instrumento de gran utilidad, en cuanto


que permite conocer la capacidad intelectual global, así como capacidades generales y un
perfil específico, es un instrumento importante para basar una intervención educativa. Es
también un test necesario en cualquier supuesto de evaluación neuropsicológica.

La Escala de Inteligencia para niños de Wechsler- Cuarta Edición (WISC IV) es un


instrumento de administración individual para evaluar la inteligencia de niños y
adolescentes de entre 6 años 0 meses y 16 años 11 meses. La primera versión realizada por
David Wechsler en la década de 1940 estaba construida en base a escalas de inteligencia
con puntuaciones que reflejan la distribución de los cocientes en función de la media y el
desvío estándar de los grupos significativos de edad.

La actual versión es una revisión de la tercera edición (WISC-III, 1991). El WISC IV, otorga
puntuaciones compuestas que brindan información sobre el funcionamiento intelectual en
áreas cognitivas específicas así como una puntuación compuesta que representa la
capacidad intelectual general del niño, el CI total. Posee reconocidas propiedades
psicométricas, siendo un test de fácil aplicación con material atractivo para el niño. Posee
un sustento conceptual basado en estudios jerárquicos de la inteligencia (modelo de
Cattell-Horn-Carroll), en los que se introduce el análisis de la inteligencia cristalizada, el de
la inteligencia fluida, el procesamiento visual, y el procesamiento de información,
especialmente de las habilidades de Memoria de Trabajo y de Velocidad de Procesamiento.

Su puntuación e interpretación se organiza en torno a cuatro grandes índices que


representan habilidades intelectuales generales (Comprensión Verbal y Razonamiento
Perceptivo) y habilidades de procesamiento (Memoria de Trabajo y Velocidad de
Procesamiento). Esta organización de habilidades, lo diferencia de antiguas versiones ya
que elimina la clásica y dicotómica clasificación de la inteligencia en CIV y CIE, y también
excluye la identificación del tercer factor o Distractibilidad, que queda integrado entre las
habilidades de Memoria de Trabajo y de Velocidad de procesamiento.

El Razonamiento Perceptivo se centra en razonamiento fluido y procesamiento visual. El


énfasis otorgado a la velocidad como indicador cognitivo se basan en las pruebas que
conforman el índice de Velocidad de Procesamiento y a la prueba de Cubos. El test permite
el análisis de las habilidades en relación a los grupos normativos, en función de la edad y
ofrece pautas muy claras para analizar las habilidades en términos intraindividuales. En
este sentido, permite contrastar los distintos tipos de índices entre sí, ya sea en relación a
la muestra de edad, o bien al nivel de aptitud alcanzado, y también permite identificar las
debilidades y fortalezas específicas de un sujeto, con distintas posibilidades comparativas
(en función de la media global del sujeto, o de las medias específicas de Comprensión verbal
y de Razonamiento perceptivo, y a distintos niveles de confianza).

Fundamentos teóricos:

El test WISC-IV para la evaluación de las capacidades intelectuales, en la versión actual,


consta de 15 pruebas que se organizan en cuatro índices (Comprensión Verbal,
Razonamiento Pertceptivo, Memoria de Trabajo y Velocidad de Procesamiento) y en un
Cociente Intelectual Total. El constructo de inteligencia subyacente a la prueba defiende
que las capacidades cognitivas se organizan de forma jerárquica, con aptitudes específicas
vinculadas a distintos ámbitos cognitivos. El WISC-IV ha organizado estos ámbitos en
estrecha relación con las actuales teorías de la inteligencia de razonamiento fluido y
cristalizado y de memoria de trabajo.

Cociente Intelectual Total (CIT):

La puntuación de CIT es la más confiable y primera puntuación que debe considerarse en


la interpretación del perfil. Se deriva de la combinación de las sumas de las puntuaciones
escalares que componen el ICV, IRP, IMO, e IVP. En el CIT se considera la puntuación más
representativa del factor g, o medida de la capacidad intelectual general. Los constructos
medidos por los índices contribuyen en importante medida a la inteligencia general. Se
recomienda analizar estas cuatro puntuaciones compuestas en la primera etapa de la
interpretación clínica, especialmente en los casos con variabilidad considerable en las
puntuaciones compuestas y/o en la de los subtests.

Índice de Comprensión verbal (CV):

Expresa habilidades de formación de conceptos verbales, expresión de relaciones entre


conceptos, riqueza y precisión en la definición de vocablos, comprensión social, juicio
práctico, conocimientos adquiridos y agilidad e intuición verbal. Costa de cinco pruebas:
Semejanzas (S) analiza la capacidad de abstraer y generalizar a partir de dos conceptos
dados; Vocabulario (V) analiza el conocimiento léxico, la precisión conceptual y la
capacidad expresiva verbal; Comprensión (C) mide razonamiento y juicio social frente a la
solución de problemas cotidianos; Información (I) evalúa la capacidad de adquirir,
conservar y recuperar conocimientos adquiridos y Adivinanzas (Ad) mide las habilidades
para integrar información, generar conceptos alternativos y condensar información. Las
dos últimas pruebas son optativas o no necesarias para la obtención del índice.
Las puntuaciones bajas en el ICV han sido asociadas con una variedad de condiciones
clínicas y de entorno. Los niños con trastornos neurológicos pueden tener una puntuación
baja en el ICV debido a dificultades en el procesamiento de la información en el hemisferio
izquierdo, que se manifiestan en capacidades del lenguaje deterioradas. Los niños
provenientes de entornos sociales caóticos o deprivados también pueden obtener
puntuaciones de ICV bajas debido a las pocas oportunidades para desarrollar el aspecto
cultural.
Índice de Razonamiento Perceptivo (IRP):

El IRP es una medida del razonamiento perceptivo fluido, el procesamiento espacial y la


integración visomotora. Expresa habilidades práxicas constructivas, formación y
clasificación de conceptos no verbales, análisis visual y procesamiento simultáneo. Consta
de cuatro pruebas: Cubos (CC) mide habilidades de análisis, síntesis y organización viso-
espacial a tiempo controlado; Conceptos (Co) mide la formación de conceptos y categorías
a partir de material visual; Matrices (M) analiza razonamiento por analogías visuales e
implica integración de información visual; Completamiento de figuras (CF), prueba
optativa, analiza las capacidades de reconocimiento y organización perceptiva a tiempo
controlado. En algunos casos, un IRP bajo, no necesariamente indica un problema de
desarrollo específico o una condición clínica, pero puede reflejar una variación normal en
el desarrollo de las habilidades asociadas (por ejemplo, razonamiento perceptivo o
integración visomotora) con respecto a otras habilidades cognitivas. El rendimiento bajo
en este índice también puede estar relacionado con una variedad de condiciones clínicas ,
incluidos los trastornos del aprendizaje no verbal y el Síndrome de Turner.

Índice de Memoria Operativa (IMO):

Analiza la capacidad de retención y almacenamiento de información, de operar


mentalmente con esta información, transformarla y generar nueva información. Este índice
consta de tres pruebas: Dígitos (D) analiza memoria inmediata y memoria de trabajo,
indicando habilidades de secuenciación, planificación, alerta y flexibilidad cognitiva; Letras
y Números (LN) analiza la capacidad de retener y combinar dos tipos de información,
organizarla y elaborar un conjunto organizado según consignas; Aritmética (A), que es
optativa y con control de tiempo, analiza habilidades de razonamiento numérico, agilidad
en el manejo y reorganización de la información, atención y memoria a corto término. Un
IMO bajo puede estar relacionado con condiciones clínicas como trastornos de la lectura y
trastornos del lenguaje. Los procesos de la memoria operativa facilitan el aprendizaje en
una variedad de esfuerzos académicos y el rendimiento pobre en estas tareas debe
considerarse como un factor de riesgo para las dificultades académicas y de aprendizaje.
Una puntuación de IMO baja puede sugerir la necesidad de una evaluación más completa
de las dificultades de aprendizaje.
Índice de Velocidad de Procesamiento (VP):

Mide la capacidad para focalizar la atención, explorar, ordenar y/o discriminar información
visual con rapidez y eficacia. Consta de tres subtests que se desarrollan bajo control de
tiempo: Claves (CL) y Búsqueda de Símbolos (BS) miden habilidades de rapidez asociativa,
aprendizaje, percepción visual, coordinación viso-manual, atención, motivación y
resistencia frente a tareas repetitivas. Animales (An) es optativa y analiza atención
selectiva, y planificación en la búsqueda ordenada versus desordenada de información. Las
puntuaciones de IVP bajas han sido asociadas con condiciones clínicas tales como TDAH,
trastornos de aprendizaje y daño cerebral traumático. Se debe tener en cuenta cualquier
influencia de la coordinación viso-motora en el IVP.

Corrección e interpretación:

Los resultados del WISC-IV brindan información sobre el funcionamiento cognitivo del niño
o adolescente, pero es importante tener presente que nunca deben interpretarse de manera
aislada. Las respuestas y las puntuaciones ofrecen información cuantitativa y cualitativa
que se interpretan de manera más adecuada junto con el historial completo y las
observaciones detalladas sobre el niño.

Descripción del rendimiento:

La conversión de las puntuaciones directas en puntuaciones estandarizadas permite al


examinador comparar las puntuaciones de los subtests del WISC-IV entre sí y con otras
medidas relacionadas. El uso de puntuaciones estandarizadas ajustadas a la edad permite
comparar el funcionamiento cognitivo de un niño con otros del mismo grupo etario.

Puntuaciones:
El WISC IV proporciona dos tipos de puntuaciones estandarizadas ajustadas por edad:
puntuaciones escalares y puntuaciones compuestas. Las escalares representan el
rendimiento de un niño con respecto a sus pares de la misma edad. Se transforman a una
escala métrica con una media de 10 y una desviación estándar de 3. Las puntuaciones
compuestas (ICV, IRP, IMO, CIT) son puntuaciones estandarizadas basadas en la suma de
las puntuaciones escalares de varios subtests. Las puntuaciones compuestas se
transforman a una escala métrica con una media de 100 y una desviación estándar de 15.

Intervalos de confianza:

La puntuación verdadera de un niño se representa con mayor precisión estableciendo un


intervalo de confianza. Se trata de un rango de puntuaciones dentro del cual es probable
que se encuentre la puntuación verdadera del niño. Sirven para recordar que el error de
medición es inherente a todas las puntuaciones de un test.

Rangos percentilares:

Para las puntuaciones estandarizadas se brindan los rangos percentilares basados en la


edad con el objetivo de indicar la posición de un niño en relación a otros niños de la misma
edad. Los rangos están dentro de los valores 1 a 99, con 50 como media. En análisis
estadísticos se encuentra que casi un 70% de la población se encuentra en el rango
promedio (CI 85-115).

Análisis entre e intraíndices y en las habilidades específicas.

Incluye tres formas de análisis:


• Comparaciones de la significación de las diferencias entre Índices, en función del valor
crítico. Comparaciones de la significación de las diferencias entre pruebas y según valor
crítico.
• Análisis intraindividual de puntos fuertes y débiles en las distintas pruebas del tests:
comparación de las diferencias entre las pruebas y el total individual (o según habilidad de
comprensión verbal, y de razonamiento perceptivo), en función de los valores críticos
correspondientes.
• Análisis del procesamiento de la información: incluye análisis de la influencia del tiempo,
o del azar, o de la longitud (numérica) de los ítems en la solución de tareas.

Análisis de las comparaciones de las discrepancias entre índices.

Cuando se identifican diferencias significativas e inusuales, se debe tener en cuenta esta


variabilidad al interpretar las comparaciones entre puntuaciones compuestas. Varios
estudios han revelado que los niños diagnosticados con TDAH, trastornos de aprendizaje o
daño cerebral traumático muestran un rendimiento más bajo cuando se evalúa su velocidad
de procesamiento. Además la comparación entre IRP y IVP podía revelar los posibles
efectos que el control del tiempo de ejecución tiene sobre el razonamiento viso-espacial y
la solución de problemas. Cuando el valor absoluto de una diferencia obtenida entre dos
puntuaciones es igual o superior al valor crítico, la diferencia se considera una diferencia
real y no un error de medición o una fluctuación aleatoria. Si dos puntuaciones no son
significativamente diferentes, esto implica que las habilidades del niño en estos dominios
tienen casi el mismo nivel de desarrollo . Si la comparación de las puntuaciones indica una
diferencia significativa, se debe juzgar qué tan rara es la diferencia en la población general
esto se calcula comparando la frecuencia acumulada (tasa base) de esta diferencia en la
población.

Evaluación de las fortalezas y debilidades.

La mayoría de los niños tienen áreas de fortalezas y debilidades cognitivas relativas. De


hecho, es muy poco común que la persona promedio funcione en el mismo nivel en todas
las áreas. La obtención de puntuaciones de diferencia debe fundamentarse en la historia
del niño y en la observación cualitativa y establecer hipótesis diagnósticas basadas en el
motivo de consulta y comparar los resultados con otra información clínica relacionada.
Para determinar las fortalezas y debilidades del niño en cada subtest, se debe elegir si se
utiliza la puntuación media de los diez subtest con los que se calcula el CIT, o las
puntuaciones medias de los subtests de Índice de Comprensión Verbal Y Razonamiento
Perceptivo en forma separada. Si no hay discrepancia significativa entre las puntuaciones
índices, debe utilizarse la media total. Si se eligen por separado las puntuaciones medias de
ICV e IRP como base para realizar una comparación , no es posible llevar a cabo la
evaluación de los subtests de IVP e IMO como fortalezas y debilidades.

Análisis del procesamiento:

Cada subtest del WISC IV está diseñado primeramente para medir un dominio cognitivo
específico. Sin embargo, la ejecución de una tarea de un subtest implica una variedad de
procesos cognitivos que contribuyen en la ejecución de un test, resulta útil examinar las
estrategias de resolución de problemas que condujeron a las respuestas correctas y las
razones de las respuestas incorrectas. Las puntuaciones de procesamiento están diseñadas
para proporcionar información más detalladas sobre las habilidades cognitivas que
contribuyen en el rendimiento de un subtest. El análisis de procesamiento intraindivual se
realiza evaluando las puntuaciones de procesamiento en relación a las otras puntuaciones
obtenidas de otros subtest. Este análisis sirve para evaluar estilos específicos de
procesamiento de la información, incidiendo en la descripción de fortalezas y debilidades,
en las decisiones de diagnóstico y en la planificación de estrategias como parte de una
intervención educacional o un programa de tratamiento.
Fuente: Wechsler David.(2011) Test de inteligencia para niños WISC IV: Manual
técnico y de interpretación.- 1a ed.- Buenos Aires. Paidós.
Copyright © 2015 Mercedes Lafourcade