Vous êtes sur la page 1sur 7

Instituto Tecnológico Americano

“Lingüística de Portugal”

Profesora: Marilyn Sierra

Alumna: Daniela Campos

Asignatura: Lengua y literatura

Grado: Onceavo BCH

Tegucigalpa, M.D.C 19 de junio de 2019


Introducción

En el presente informe les daré a conocer información sobre la lingüística de Portugal, el


estudio del lenguaje, un poco de la historia y diversos puntos de esta.
Lingüística de Portugal
En lingüística, la semántica estudia el significado y la interpretación del significado de una
palabra, de un signo, de una frase o de una expresión en un determinado contexto. En este
campo de estudio se analiza, también, los cambios de sentido que ocurren en las formas
lingüísticas debido a algunos factores, tales como tiempo y espacio geográfico.

La capacidad que tenemos para expresar nuestros pensamientos, ideas, opiniones y


sentimientos. Un Lenguaje está relacionado con fenómenos comunicativos; en la
comunicación, hay lenguaje. Podemos utilizar diferentes tipos de lenguajes para establecer
habilidades de comunicación, tales como: señales, símbolos, hijos, gestos y reglas con
señales convencionales (lenguaje escrito y mímica, por ejemplo). En un sentido genérico, el
Lenguaje puede ser clasificado como un sistema de señales que se utilizan individualmente
para comunicarse.

Tipos de lenguajes

El lenguaje puede ser:

 Verbal: el lenguaje verbal es aquel que hace uso de las palabras para comunicar algo.

 No Verbal: es aquella que utiliza otros métodos de comunicación, que no son las
palabras. Entre ellas están el lenguaje de señales, las placas y señales de tránsito, el
lenguaje corporal, una figura, la expresión facial, un gesto, etc.

Lengua portuguesa,
Es una lengua románica. Como las demás integrantes del grupo, procede del latín vulgar,
variante popular del latín que hablaban los soldados de las legiones romanas y que se
distinguía del latín culto en determinados aspectos. Surge con entidad propia en el norte de
Portugal y la Galicia española, (región noroccidental de la península Ibérica), desde donde
se expandió a través del territorio que hoy configura Portugal. Se parece más al español que
cualquier otra lengua románica, y a pesar de las diferencias gramaticales, fonéticas y léxicas
que las separan, ambas se entienden.
El portugués conserva aspectos gramaticales que no están presentes en las demás lenguas
románicas. Por ejemplo, mantiene las dos formas de futuro para el subjuntivo, el perfecto y
el imperfecto. Como hacía el espańol antiguo, permite interponer el pronombre objeto entre
el auxiliar y el participio del verbo que se conjuga.

Es la única lengua románica que conserva la flexión personal en el infinitivo cuando la


oración es subordinada sustantiva, como resto de las oraciones de infinitivo no concertado
del latín. Por ejemplo, se puede decir partir ('salir') y partir eu ('que yo salga'). Además
conserva una forma simple para el pluscuamperfecto, directamente derivada de su
equivalente latina amara que procede del latín amaveram, que significa 'había amado'. En los
demás elementos su gramática es muy parecida a la del espańol. La terminación -a suele ser
marca de los nombres femeninos, en tanto que la -o lo es de los masculinos, en los dos casos
proceden de las terminaciones femeninas de la primera declinación y las masculinas de la
segunda declinación del latín.

Desde el punto de vista lingüístico, el portugués es un idioma interesante dada la


complejidad de su sistema fonológico. Posee 11 fonemas vocálicos diferentes con una gran
riqueza fonética en sus variantes abierta y cerrada para los fonemas a, e y o. Las cinco vocales
básicas se pueden nasalizar, aunque no sean tan cerradas como en francés. Se indica por
medio de una tilde ~ que se coloca sobre la vocal nasalizada. También existen los diptongos
que, a su vez, pueden estar nasalizados. El análisis fonético aísla hasta 25 fonemas
consonánticos distintos, que aproximadamente tienen el mismo valor que en las otras lenguas
románicas, aunque existen variedades dialectales. La variación más importante es la rr, que
en Portugal es alveolar, mientras que en Brasil es uvular o gutural; la otra peculiaridad que
corresponde al brasileńo consiste en que los sonidos ch y dj se escriben como ti y di, pero no
existen en otras variedades del portugués. La grafía lh corresponde a la ll del espańol, la ly
del catalán o la gl del italiano; la nh equivale a la ń del espańol, ny del catalán o gn del italiano
y del francés.
En portugués son fonemas dentales d, t, l y n; en ellos la lengua toca los dientes en su parte
posterior y basal. La escasa cesura que existe en la lengua hablada, encadena las palabras que
forman una oración y ello explica el paso de s a z, esto es, la s se convierte en sonora en
posición intervocálica dentro de la cadena fonológica; además ése es el origen de que se
hayan perdido la l y n intervocálicas a lo largo de su historia. Por eso el latín, quales da la
palabra portuguesa cuais y la latina persona es el origen de la portuguesa pessoa. En el caso
de los artículos determinados o, a, (el, la) perdieron la l inicial porque los artículos nunca se
pronuncian aislados, sino que en la frase van siempre delante de un nombre y forman parte
de la cadena fónica; debido a esa posición intervocálica de la l en las combinaciones
sintácticas de-lo y de-la (del, de la), aparecen las formas contractas do y da, que en una etapa
anterior habían sido d'o y d'a. Si un nombre en singular termina en l, la pierde en plural por
su posición intervocálica, ya que el plural de los nombres que terminan en consonante ańaden
-es. Así el plural de sol ('sol') es sóis ('soles'), tras haber convertido la e en i.

El habla está siempre condicionada por las reglas socialmente establecidas de la lengua, pero
es suficientemente amplia para permitir un ejercicio creativo de la comunicación

Las diferencias y semejanzas constatadas se deben a las diversas manifestaciones del habla
de cada uno. Tenga en cuenta, por otra parte, que estas manifestaciones deben cumplir con
las reglas generales de la lengua portuguesa, para no correr el riesgo de producir expresiones
incomprensibles.

Escritura, no debemos confundir lengua con escritura, pues son dos medios de comunicación
distintos. La escritura representa una etapa posterior de una lengua. La lengua hablada es más
espontánea, abarca la comunicación lingüística en toda su totalidad. Además, es acompañada
por el tono de voz, algunas veces por mímicas, incluyendo fisonomías. La lengua escrita no
es sólo la representación de la lengua hablada, sino un sistema más disciplinado y rígido, ya
que no cuenta con el juego fisionómico, las mímicas y el tono de voz del hablante.
Los factores regionales: Se puede notar la diferencia con el portugués que se habla por un
habitante del Nordeste y uno de sureste de Brasil. Dentro de una misma región, también hay
variaciones en el uso de la lengua. En el estado de Rio Grande do Sul, por ejemplo, hay
diferencias entre la lengua utilizada por un ciudadano que vive en la capital y aquella utilizada
por un ciudadano del interior del estado.

Factores culturales: el grado de escolarización y la formación cultural de un individuo


también son factores que colaboran para los diferentes usos de la lengua. Una persona
escolarizada utiliza la lengua de una manera diferente de la persona que no tuvo acceso a la
escuela.

Factores contextuales: nuestro modo de hablar varía de acuerdo con la situación en que nos
encontramos: cuando conversamos con nuestros amigos, no usamos los términos que
usaríamos si estuviéramos discursando en una solemnidad de graduación.

Factores profesionales: el ejercicio de algunas actividades requiere el dominio de ciertas


formas de lengua llamadas lenguas técnicas. Abundantes en términos específicos, estas
formas tienen uso prácticamente restringido al intercambio técnico de ingenieros, químicos,
profesionales del área de derecho y de la informática, biólogos, médicos, lingüistas y otros
especialistas
Conclusión

En conclusión la lingüística de Portugal o el habla es de una forma más romántica a la


española, con distintas variantes y su fonología sim embargo siempre es entendible y posee
similitud con la lingüística española