Vous êtes sur la page 1sur 2

Los 6 métodos de análisis de

inversiones

Una inversión es un desembolso de dinero y otros recursos con el objetivo de


obtener beneficios de ello, por eso mismo el análisis de inversiones va a ser muy
importante para ver mejor qué pasa con las inversiones que se realizan y la
conveniencia o no de ella, además de dar información acerca de cuáles son las
inversiones más aconsejables.
Existen varios métodos de análisis de inversión que se dividen en dos clases
importantes: métodos estáticos y métodos dinámicos.

Los métodos de análisis estáticos son: el método de la tasa de rendimiento


contable, el método del flujo neto de caja y el método de pay-back o plazo de
recuperación.
Dentro de los métodos dinámicos de análisis de inversiones nos
encontramos con el famoso VAN (valor actual neto), la tasa de rentabilidad interna o el
pay-back dinámico o descontado.
1. Dentro de los métodos dinámicos, el VAN es uno de los métodos
más conocidos para análisis de inversiones, y se deriva de la suma
de los valores actualizados de todos los flujos netos de caja que se
esperan del proyecto deduciendo el valor de la inversión final. Se
debe tener en cuenta que el valor del rendimiento es superior al valor
actual del coste de inversión.
2. La tasa de rentabilidad interna es la tasa de descuento que hace que
el VAN sea igual a cero, la inversión es aconsejable si esta tasa es
igual o superior a la tasa que exige el inversor.
3. El descontado o cash flow actualizado es una tasa que utiliza los
beneficios brutos antes de las amortizaciones de los años de la vida
del proyecto actualizándolos o descontando en función a una tasa de
interés.
4. El método de tasa de rendimiento contable es un método estático
que se basa en el concepto cash-flow teniendo en cuenta el cálculo
[(amortizaciones+beneficios)/años de duración del
proyecto)]/inversión inicial en el proyecto. No tiene en cuenta la
liquidez del proyecto, que sí tiene el anterior método.
5. El método del flujo neto de caja tiene en cuenta la suma de todos los
cobros restando todos los pagos en la vida útil del proyecto de
inversión. Es el más sencillo pero también el menos conveniente o
práctico.
6. El método de pay-back o plazo de recuperación tiene en cuenta el
número de años que la empresa tardará en recuperar la inversión
teniendo en cuenta los proyectos que le permitirán recuperar la
inversión de manera más rápida. De esta manera, el mejor proyecto
en este caso es el que devuelve la inversión en menos tiempo.
Cada uno de estos métodos tienen sus ventajas e inconvenientes, y cada uno de ellos
es una opción para la empresa que quiere analizar su inversión antes de realizarla. Son
métodos matemáticos que pueden ser de gran ayuda para analizar las inversiones.