Vous êtes sur la page 1sur 5

Prof.

Emilio Cuello Filosofía

El dilema del tranvía

Un día, mientras das un paseo, ves un tren desbocado que se dirige a toda velocidad
hacia cinco personas. El conductor está inconsciente, posiblemente a causa de un ataque al
corazón. El tren los va a atropellar. Va demasiado deprisa para que las personas puedan
apartarse. Hay, sin embargo, una esperanza. Justo antes de los cinco hombres hay una
bifurcación, y en la otra vía sólo hay una única persona. Tú estás suficientemente cerca del
cambio de agujas como para accionar la palanca y desviar el tren. Si accionas la palanca se
salvan cinco, y muere la que está en la otra vía. La pregunta es: ¿Accionarías la palanca?
¿Es accionar la palanca la decisión más correcta?

Parece un cálculo simple: cinco o uno. Salvas a


cinco personas matando a sólo una. La mayoría de la Experimentos mentales
gente piensa que sí se debería accionar la palanca, que
esto le parece lo correcto. En la vida real debe de ser muy Estos experimentos mentales
fueron creados por la filósofa
difícil accionar esa palanca y ver morir a alguien por ello,
Philippa Foot y Judith Jarvis
pero sería incluso peor no hacer nada y ver cómo mueren
Thomson. A ellas les interesaba
cinco personas. averiguar por qué salvar a las
Imaginemos otro caso parecido. Esta vez el tren cinco personas de la vía era
aceptable mientras que, en otros
desbocado va por una vía recta y se dirige hacia cinco
casos, sacrificar a una para
desafortunados trabajadores que morirán a no ser que salvar a muchas no lo era. Un
hagas algo. Ahora, estás en un puente, y tienes una única experimento mental es una
alternativa para salvarlas. Al lado tuyo, hay un hombre situación imaginaria diseñada
muy corpulento. Si lo tiras del puente, su cuerpo es para sacar a la luz nuestros
suficientemente grande para ralentizar y detener el tren sentimientos, o lo que los
antes de que atropelle a los cinco trabajadores. Contando filósofos llaman «intuiciones»,
con que tienes la fuerza necesaria para empujar a este en este caso, nuestras
«intuiciones morales».
hombre y que caiga delante del tren: ¿Lo empujarías?
¿Deberías hacerlo?

1
Prof. Emilio Cuello Filosofía

A casi todos les parece claro como el agua que


Otra vez la palanca
hay que accionar la palanca, pero no se debe empujar al
grandote. A pesar de que, tanto en este caso como en el Si la situación imaginaria de
anterior, la consecuencia de la acción es la muerte de empujar a alguien por el puente te
supone una dificultad física, o si te
una persona para salvar a otras cinco.
echa para atrás la brutalidad de
De hecho, empujar al hombre corpulento por el tener que forcejear con un
puente les parece más un asesinato. Sin embargo, si las hombre para matarle,
consecuencias son las mismas en los dos casos, no modifiquemos el caso y
coloquemos una trampilla en el
debería haber ningún problema. Si es aceptable accionar
puente. Utilizando el mismo tipo
la palanca en el primer caso, también debería serlo
de palanca que en el primer caso,
empujar al hombre delante de un tren en el segundo… puedes dejar caer al hombre
esto resulta algo desconcertante. corpulento delante del tren con
un mínimo esfuerzo. Sólo hay que
Los dos dilemas son, por supuesto, distintos. Pero
accionar una palanca… en este
también se parecen mucho. En los dos elegimos si hacer
caso, ¿lo harías?
algo para salvar a cinco personas a costa de otra, o si
quedarnos quietos y dejar que la historia siga su curso.
¿Utilitarismo o deontología?
Lo que cambia en los dos dilemas es ese «algo»
El dilema del tranvía resume dos
que tenemos que hacer. Accionar una palanca, así como corrientes filosóficas:
presionar un botón, parece inocuo, es algo que hacemos - El utilitarismo de Jeremy
frecuentemente, y donde no entran en juego las Bentham y John Stuart Mill: lo
emociones. Así “olvidamos” que al accionar la palanca importante son los resultados. Es
no sólo elegimos cuántos mueren, sino también quién mejor que muera solo una
muere y quién no. Al accionar la palanca también se está persona a que mueran cinco.
“empujando” a la muerte al que estaba tranquilo en la - La deontología de Immanuel
otra vía, donde nada sucedía. Kant: tenemos unos deberes y
uno derechos que no son
Estos casos pueden parecer inverosímiles y
relativos. Nadie tiene derecho a
alejados de la vida real. En cierto modo es así. No
matarnos aunque sea para salvar
a otras cinco personas.

2
Prof. Emilio Cuello Filosofía

pretenden ser casos reales ni resolver qué es lo que está


El caso del hospital
bien, y qué es lo que está mal. No hay una respuesta
correcta. Son experimentos mentales diseñados para Imagina a una persona sana que
clarificar nuestras creencias, herramientas para ayudarnos entra en la sala de un hospital.
a pensar cómo razonamos la moral, y nos enseñan que los En la sala hay cinco personas
que necesitan
juicios morales se resuelven en una batalla de dos
desesperadamente varios
principios, llamados utilitarios y deontológicos.
órganos. Una necesita un
Quienes creen que las decisiones buenas son corazón, otra un hígado, la
aquellas que logran el mayor beneficio para el mayor tercera un riñón, etcétera.
¿Sería aceptable matar al
número de personas se les califica como utilitaristas -o
paciente sano para trasplantar
consecuencialistas-, y aquellos que se centran en
sus órganos a los enfermos?
derechos y deberes, que piensan que determinadas Difícilmente. Nadie –o pocos-
decisiones (como tirar a un hombre desde un puente) cree que sea aceptable matar a
nunca son buenas aunque busquen un bien mayor, son una persona sana para
llamados deontologistas. El principio utilitario intenta extraerle el corazón, los
maximizar el bien común: si se puede optar entre que pulmones, el hígado y los
mueran 5 o que muera solo 1, se elige el mal menor. El riñones e implantárselos a
principio deontológico es absoluto: hay cosas moralmente cinco pacientes. Y, sin embargo,
se trata de sacrificar a una
prohibidas, y punto. Percibimos nuestros principios
persona para salvar a cinco.
morales como si fueran firmes y bien establecidos, pero
¿Qué diferencia hay con el
estos experimentos nos muestran que en realidad no lo ejemplo del tren desbocado?
son.

Estos son mis principios, si no te gustan, pues tengo otros.


Groucho Marx

Extraído y adaptado de
NIGEL WARBURTON, Una pequeña historia de la filosofía.
El dilema del tren mortal, diario El País (España) 8 de noviembre de 2018
El dilema del tren: por qué está mal visto matar a una persona aunque salves a cinco, diario El País (España) 14 de abril de 2016
El dilema del tranvía: ¿debo sacrificar una vida para salvar cinco?, diario El País (España) 31 de marzo de 2017

3
Prof. Emilio Cuello Filosofía

+ dilemas morales

A continuación se plantean una encuesta con algunas variantes del dilema, además de
otros dilemas que plantean problemas similares.

1. Un tranvía va fuera de control y si nadie interviene golpeará y matará a cinco


trabajadores. Puedes apretar una palanca que lo desviará hacia otra vía, donde
solo hay un trabajador. ¿Debes apretar la palanca?

□ Sí □ No

2. Un tranvía fuera de control amenaza con arrollar a cinco trabajadores. Estás en


un puente y puedes empujar a un tipo que pesa lo suficiente como para detenerlo,
pero él morirá. ¿Debes empujar al hombre?

□ Sí □ No

3. Un tranvía fuera de control amenaza con arrollar a cinco personas atadas a la


vía. Puedes empujar a un tipo que pesa lo suficiente como para detenerlo y que
además es quien ha atado a los otros cinco. ¿Deberías empujar al hombre?

□ Sí □ No

4. En este caso, la única forma de detener el tranvía es accionar una palanca para
abrir una trampilla que está en un puente y que hará caer a un tipo que lo parará
con su cuerpo. Morirá, pero los otros 5 se salvarán. ¿Deberías accionar la palanca?

□ Sí □ No

5. Un tranvía va camino de arrollar a cinco personas. Si accionas una palanca lo


desviarás hacia donde estás tú. No te dará tiempo a apartarte. ¿Debes apretar la
palanca?

□ Sí □ No

4
Prof. Emilio Cuello Filosofía

6. El tranvía va a arrollar a cinco personas. No ibas a intervenir, ya que te da lo


mismo, pero ves en la vía solitaria a tu jefe, a quien odias, así que decides accionar
la palanca. ¿Esta decisión es moralmente aceptable?

□ Sí, has salvado cinco vidas. □ No, has asesinado a tu jefe.

7. Estamos en el escenario del tranvía, pero el trabajador solitario es tu padre.


¿Accionarías la palanca o dejarías que el tranvía arrollara a los otros cinco?

□ Accionaría la palanca. □ Dejaría que murieran los otros cinco.

8. Un médico necesita órganos para cinco pacientes. A la clínica llega un turista


para un chequeo. El médico se da cuenta de que es compatible con los otros cinco
y que podría asesinarle y hacerse con sus órganos sin que nadie se enterara.
¿Debería hacerlo?

□ Sí □ No
9. El médico descubre que este viajero tiene un tumor cerebral muy avanzado y
apenas le quedan unas semanas de vida. Le propone sacrificarse por los otros
cinco, pero este hombre se niega. En este caso, ¿el médico puede hacer algo?

□ Sí □ Tampoco.

10. Héctor quiere asesinar a Pablo, así que le envenena. María ve cómo Lucía echa
por error veneno en lugar de sal a su comida. María tiene un antídoto, pero no se
lo da, ya que siempre ha querido asesinarla. ¿Hay diferencia moral entre los dos
casos?

□ Sí, Héctor asesina, pero María no ha matado a nadie. □ No, son dos asesinatos.
11. María recibe una carta de una ONG que le recuerda que miles de personas
mueren de hambre cada día y que con un pequeño donativo podría salvar vidas.
María tira la carta a la basura. ¿Ha hecho lo mismo que cuando dejó morir a Lucía?

□ Sí □ No