Vous êtes sur la page 1sur 86

NOT

YET

BY ALEXA RILEY

La madre de Ali se casó con el padre de Drake cuando solo eran niños
pequeños. Se convirtieron en mejores amigos al instante y pasaron años como
ladrones, pero todo eso cambió en la escuela secundaria. Todo lo que tiene que
hacer es superar el baile de bienvenida y luego ella y Drake pueden ir por
caminos separados, pero cuando él pide que sea su cita, de repente ella ve al
chico que una vez amó.
Drake ha amado a Ali desde el día en que se conocieron y nada ha cambiado
desde entonces. Tuvo que mantenerla a distancia, porque no puede tener un feliz
para siempre con ella. Han sido criados como hermanos y ella no merece ese
tipo de chismes. Pero cuando llega el momento del baile de bienvenida, no
puede dejar que nadie más esté a su lado. Es hora de rendirse a lo que su corazón
siempre ha querido y lo que ha esperado.
Advertencia: estos mejores amigos de la infancia no pueden hacer que esto
funcione… ¿o sí? Enamórate de nosotros cuando estos dos finalmente se den
cuenta de lo que está frente a ellos y se atrevan a aferrarlo. ¡Prometemos que
vale la pena esperar!
CAPÍTULO UNO

Ali

Cinco años de edad

—¿Es eso un castillo?— Chillo cuando me quito el cinturón de seguridad


antes de que mi madre pueda meter el auto completamente en el parque.
—Ali-bug—, me regaña, asintiendo con la cabeza al cinturón de seguridad.
—¡Lo siento!— Grito mientras abro la puerta del auto y salgo.
—¿Vive en un castillo, señor Hawthorne?—, Le pregunto, corriendo hacia él.
Conozco al Sr. Hawthorne desde hace un tiempo. Él era el jefe de mi madre en
el trabajo. Creo que él lo posee o algo así. Salto hacia él y él se inclina para
atraparme en el aire.
—David—, me recuerda mientras me levanta.
—¿Vives en un castillo, David? —Pregunto nuevamente.
Es difícil recordar llamarlo David. Todos los demás lo llaman Sr. Hawthorne,
incluso mamá cuando está en el trabajo. La única vez que ella lo llama David es
cuando estamos solos con él o ella me habla de él. Puedo verlo en grupos, ya que
mi madre me tiene que llevar a trabajar con ella a veces. Él me deja jugar en su
oficina, y cuando pedimos el almuerzo siempre me escurre el postre.
—Estaba pensando en vivir aquí—. Me sonríe. —Pero un castillo necesita una
princesa—. Sé que se está burlando de mí. También sé que esto no es realmente
un castillo, pero se parece a uno. No solo eso, sino que hay mucha tierra por
todas partes. Mamá y yo no tenemos patio, así que tenemos que conducir hasta el
parque si queremos jugar afuera.
—Lo siento, mami—, digo antes de que ella pueda regañarme otra vez. Salí
del coche demasiado rápido, pero era un castillo y me emocioné.
—¿Conoces alguna princesa, Ali?— David me pregunta.
—No es real—. Aprieto la nariz mientras pienso y recuerdo que David
siempre me llama princesa.
—¿No eres mi princesa?— Pregunta.
Cuando miro a mi madre, veo que se está mordiendo el labio inferior.
—¿Tuyo?— Pregunto, sin entender lo que quiere decir.
—Bueno, me gustaría que lo hicieras, si me dieras ese honor—. Miro a mi
madre para ver qué dice.
—David y yo queremos casarnos, Ali-bug—. Chillé cuando lanzo mis brazos
alrededor de David y lo abrazo con fuerza. —Bueno, eso fue más fácil de lo que
pensé que iba a ser—, escuché a mi madre decir con una pequeña risa en su voz.
—¿Podemos celebrar una boda y vivir en este castillo?— Todo el cuerpo de
David tiembla mientras trata de ocultar una risa. —¿Eso significa que serás mi
papá?
Nunca he tenido un padre antes, pero a veces simulo secretamente que David
es mío. Él siempre es muy dulce conmigo y con mi madre, y no tenemos
ninguna otra familia aparte de nosotros dos.
—Si quieres que lo sea.— Asiento con la cabeza y siento que mis trenzas se
menean. —Pero sabes que tengo un hijo, princesa, así que también seré su padre.
Recuerdo la imagen que se sienta en su escritorio del chico de cabello oscuro.
Nunca lo he visto antes, pero he oído a David hablar de él.
David se vuelve un poco y veo al mismo chico de la imagen parado en la
entrada de la casa y nos está mirando. David me pone de pie mientras el chico
camina hacia mí.
—Drake, este es Ali—. Drake se parece a David y yo le sonreímos. Me
estudia por un segundo y es la misma cara que hace David cuando mira la
pantalla de su computadora en el trabajo. Después de un momento, me tiende la
mano y la tomo, pero no la suelta como se supone que debes.
—¿Quieres jugar?— Pregunta.
No parece que juegue. Está en una camisa y pantalones abotonados y está muy
limpio. Tal vez por eso se parece tanto a su papá. Se visten igual. Normalmente
no me gusta jugar con niños porque no quieren jugar con mis muñecas. Aunque
podría.
—Sí—, estoy de acuerdo y suelto su mano. Corro de vuelta al coche para
agarrar mi mochila y luego corro hacia él y lo descomprimo. —Tengo barbies.
Él mira a la muñeca Ken que le ofrezco y por un segundo creo que me va a
decir que no. Pero él extiende su mano y la toma y asiente.
—Está bien—, dice y yo sonrío aún más grande.
No solo voy a tener un papá, sino que también tengo un hermano. Este es el
mejor día de todos.

CAPÍTULO DOS

Drake

Nueve años de edad

—Chicos, dije hora de acostarse hace media hora—, dice Carmen cuando
entra a mi habitación.
Ali y yo hemos estado jugando el nuevo juego de Mario desde que salimos
corriendo de la escuela. Lo consiguió para su cumpleaños la semana pasada y
casi lo hemos superado.
—Mamá, vamos, ya casi llegamos al final—, suplica Ali y yo la respaldamos.
—Cinco minutos más. Por favor.
—No, ambos tienen clases de natación y fútbol mañana. Serás un osito si te
levantas más tarde—. Apaga la televisión y las dos enchufamos nuestros
controladores para cargarlos.
Ali golpea su pie mientras ella entra al baño para lavarse los dientes. Estoy tan
loca como ella, pero no me gusta mostrarlo frente a Carmen. Ella es mi
madrastra, pero básicamente ha sido mi madre desde el día en que la conocí.
Mi verdadera madre murió cuando yo era solo un bebé y mi padre me crió
solo hasta que la conoció. Por supuesto, que tuvo ayuda con las niñeras, pero
cuando Carmen apareció era como una madre de verdad. Me enseñó a atarme los
zapatos y a hacer galletas. No sabía realmente lo que me estaba perdiendo hasta
que ella llegó, y ahora no quiero hacer nada que pueda hacer que se vaya.
—¿Mamá?— Digo mientras Ali está fuera del alcance del oído.
—¿Sí, amigo?— Ella está en mi habitación guardando una pila de ropa y me
siento en el borde de la cama. Debo estar en silencio demasiado tiempo porque
ella se da vuelta y me mira. —¿Está todo bien, Drake?
—Es “Muffins for Moms” mañana y yo, um, quería saber si vendrías a mi
clase—. Me quedo mirando fijamente a mis pies mientras los pateo de un lado a
otro. No sé por qué estoy tan nervioso por preguntarle.
La siento caminar y sentarse en la cama de al lado. Después de un momento
miro hacia arriba y la veo sonreírme tan dulcemente.
—Sé que es mañana. Lo he tenido en mi calendario toda la semana. Por
supuesto que estaré allí, lo sabes. —Ella pone un brazo alrededor de mí y me
inclino en su suavidad. Ella siempre es tan cálida, puedo ver por qué a mi papá le
gusta abrazarla.
—Está bien, genial—. Trato de hacerlo como si no estuviera preocupado, pero
en el fondo el nudo en mi estómago se afloja.
—Iré a la clase de Ali y luego iré a la tuya. Pero no te preocupes, guardaré
espacio. Me guiña un ojo y yo sonrío de nuevo, dándome cuenta de que estaba
preocupado sin razón alguna.
Ali y yo estamos en el mismo grado, pero después de comunicarnos sin parar
hasta el jardín de infantes y el primer grado, nuestros padres nos hicieron
separarnos. Todavía puedo verla durante todo el día y tenemos un recreo a la
misma hora para que no sea tan malo. Es mi mejor amiga, así que ojalá
pudiéramos pasar todo el tiempo juntos.
—Buenas noches, mamá—, dice Ali mientras se sube al colchón de aire en el
piso que ya está montado. Mamá lo puso aquí para el cumpleaños de Ali y ha
estado aquí desde entonces.
—Buenas noches, Ali-bichito—. Se inclina y la abraza mientras me meto en
mi cama y ella viene y hace lo mismo.
—Duerme un poco, amigo—, dice mientras me mete. —No puedo esperar a
mañana—, susurra antes de apagar la luz y cerrar la puerta.
Tan pronto como la puerta se cierra, siento que mi cama se hunde y Ali se
arrastra a mi lado. —¿Cuánto tiempo crees que tenemos antes de que podamos
comenzar a jugar de nuevo?
—Tal vez deberíamos simplemente dormir un poco?— Digo, nunca queriendo
ser la que enoja a mamá. Guardo todas mis cosas furtivas para papá.
—No, ella enviará a papá aquí si nos escucha. Recuerda que se turnan.
—Es cierto—, le digo, sonriéndole y agarrando los controles remotos de
nuevo.
—Baja el volumen—, susurra Ali cuando la consola de juegos cobra vida.
—Solo recuerda que si papá aparece, estoy fingiendo estar dormido—, le digo
porque ambos sabemos que no se enojará con Ali.
—Eres terrible para fingir dormir.
—Toma, coge la negra, tiene más poder—, le digo, dándosela a ella.
—Gracias.
—Tú eres Mario esta vez. Eres mejor con los saltos. La veo jugar un rato
antes de unirme a ella. Ella siempre está tan feliz cuando está jugando y aunque
ambos estamos cansados, no rechazaría la oportunidad de jugar con ella.
Terminamos quedándonos mucho más tiempo de lo que pensábamos, pero
ganamos la partida. Después ambos caemos en mi cama y nos desmayamos, pero
justo cuando me quedo dormido pienso en lo genial que es vivir con mi mejor
amiga. Nunca entendí cuando algunos de mis amigos de la escuela se quejaban
de sus hermanas. Ali es increíble.

CAPÍTULO TRES

Ali

Trece años

Agarro mi mochila y la tomo de la mano de Drake. —No revises mis cosas—, le


digo con brusquedad, pero al instante me siento culpable. Voy a culpar a las
hormonas que mamá dijo que me están poniendo de mal humor.
Drake me mira con una expresión de asombro y luego sus ojos se entrecierran.
No suelo ser bajito con él porque nunca hay una razón para serlo. Drake es mi
mejor amigo, pero me preocupa que las cosas cambien.
—Sólo estaba cogiendo un bolígrafo.— Sus ojos miran una vez más a mi
mochila y ahora no lo dejará pasar.
Querrá saber por qué estaba tan a la defensiva con mi bolso. No era mi
intención, fue sólo mi primera reacción. Soy nueva en todo esto de la época y
mamá me dijo que llevara una libreta conmigo todo el tiempo. Puse una en mi
mochila, sin pensar que Drake podría meterse en ella.
Debería haberlo sabido. Siempre pierde sus bolígrafos o lápices y se mete en mi
bolso para conseguir uno nuevo. Extiende la mano y sé que no me pide que le dé
un bolígrafo. Quiere la mochila.
—Lo que sea—. Se lo tiro y él lo atrapa.
Le doy los peores pases en el patio cuando quiere que le ayude a practicar sus
habilidades futbolísticas. No estoy tratando de ser malo en eso, pero de alguna
manera yo apesto y él todavía se las arregla para atraparlos a todos. Me dice que
es bueno que lance tan mal porque le hace trabajar más duro para atrapar la
pelota. No sé si eso es verdad o si está tratando de hacerme sentir mejor.
Cuando abre mi mochila, salgo del comedor donde hemos estado haciendo los
deberes. Voy directo a mi habitación porque mi cara ya está caliente. No sé por
qué me avergüenzo, porque sé que es normal. Es raro y no quiero hablar de ello
con Drake. Ya he tenido que escucharla de mi madre, de la enfermera de la
escuela y de mi clase de salud.
Creo que estoy más molesto porque las cosas cambien entre Drake y yo. Nos
hace diferentes y nos define más como niño y niña. Es como si hubiera una
nueva parte de mi vida y no me gusta que él no sea parte de ella de alguna
manera. Ni siquiera puedo entenderlo en mi cabeza.
Me caigo en la cama y miro al techo, sabiendo que tengo que volver a bajar.
Drake necesita ayuda con su proyecto de ciencias y yo tengo una tonelada de
tareas de matemáticas que necesito hacer. Tengo que enfrentarme a la música en
algún momento y terminar con esta extraña conversación. Tal vez tenga suerte y
él no diga nada.
Mi puerta se abre y salgo de la cama para ver algo blanco en la mano de Drake.
—¡Lo sacaste de mi bolso!— Grito, señalando el cuadrado blanco de su mano.
Mi cara arde de vergüenza tan brillantemente que puedo sentir el calor.
—¡Sí, porque no deberías tenerlo!— Ahora él es el que me está gritando. Entra
en mi habitación y cierra la puerta detrás de él. Ya ha cambiado su uniforme
escolar por una camisa y pantalones cortos de gimnasia. No soporta los
uniformes de la escuela, pero a mí no me molestan.
—Lo necesito.— Puse mis manos sobre mi cara, rezando para que un agujero en
el suelo me trague. Oh Dios, esto no está pasando.
—¿Necesitas una nota de Ben?
Bajé las manos de mi cara para mirar a Drake parado a unos metros de mi cama.
Tiene la misma cara severa que tiene papá cuando está en una reunión o en una
conferencia telefónica.
—¿Ben?— ¿De qué está hablando? Levanta la mano y veo que no está
sosteniendo mi libreta, sino un trozo de papel doblado.
—Oh,— es todo lo que digo porque no tengo ni idea de lo que estamos
hablando.
—Es un imbécil.
Ben es un idiota, pero no para mí. Lo he visto ser un imbécil varias veces, así
que asiento con la cabeza para estar de acuerdo.
—¿Entonces por qué te dice que le envíes un mensaje de texto?— Drake agita el
papel en su mano.
—¿Eso estaba en mi mochila?
—Sí.
Alcanzo la nota para que la busque, pero Drake retrocede para que yo no pueda
agarrarla. Supongo que tiene el número de Ben.
—¿Quieres enviarle un mensaje?—, pregunta. —Tal vez papá tenía razón y
somos demasiado jóvenes para los celulares. Empiezo a reírme porque nunca se
ha parecido más a papá que en este momento. —No es gracioso.— Él está
agitado y yo me río más fuerte.
—No, no quiero mandarle un mensaje. No sabía que había puesto una nota en mi
mochila—, digo con risas.
—Hablaré con él—. Las lágrimas se filtran por mis mejillas con la expresión de
Drake.
—No puedo. Te pareces mucho a papá ahora mismo.
Finalmente Drake sonríe y se sienta en la cama a mi lado. —¿Terminaste?
—Creo que sí—, digo, pero mi cuerpo sigue temblando mientras sostengo la
risa.
—Aléjate de Ben—, añade cuando finalmente me recupere. Me mantendré
alejado de Ben. Es un imbécil y confío en Drake.
—¿Qué Ben?— Me burlo, y sacude la cabeza antes de ponerse de pie y extender
la mano. Lo tomo y él me pone de pie.
—Necesito ayuda con mi proyecto de ciencias.
—Lo sé.— Di un largo suspiro, sintiéndome mucho mejor.
—¿Ali?
—¿Hmm?— Digo que mientras lo sigo fuera de mi dormitorio y vuelvo abajo.
—No cambia nada.— Deja de caminar para mirarme. Estamos en las escaleras y
él está dos pasos por debajo de mí, así que por una vez estamos a la altura de los
ojos. Me doy cuenta entonces de que vio la almohadilla de mi mochila. —Sólo
quiero que sepas eso. Si tienes un accidente o algo así, puedes decírmelo. Puedo
conseguirte lo que necesites o lo que sea—, se apresura a decir, y puedo ver que
realmente está tratando de no hacer que sea incómodo.
—¿Me estás diciendo que si necesito una libreta, irás a buscarme una?— No sé
por qué, tal vez sea porque estaba riendo histéricamente y todavía estoy
montando esa ola, pero se siente bien bromear al respecto.
—Eso es lo que estoy diciendo.
Sonrío y él extiende la mano y tira de la punta de mi larga cola de caballo que
está colgando sobre mi hombro.
—Sé que lo harías—, le dije.
Puede que me haya sentido avergonzada de decírselo o asustada de que las cosas
pudieran cambiar entre nosotros, pero si sé una cosa es que Drake siempre estará
ahí para mí. Siempre lo está y no veo que eso cambie nunca. Al menos espero
que nunca lo haga.


CAPÍTULO CUATRO

Drake

Quince años de edad

—Mierda.
—Se supone que no debes maldecir.— Ali cuchichea y yo pongo los ojos en
blanco.
—Creo que esto es una mierda.
—Sólo para que lo sepas, me mantengo al tanto de cuánto le debes al frasco de
palabrotas.— Ella me mira y yo quiero enfadarme, pero se ve tan linda cuando
pone esa cara.
—Mira, necesito un pase de cinco segundos para poder sacarlo todo.— Intento
poner el coche en primera y el motor se para. —Mierda.
—Creo que necesitas un pase de cinco horas.
—Sólo ayúdame, ¿de acuerdo?— Trato de mantener la irritación fuera de mi voz
cuando hablo con ella porque sé que no es su culpa. Estoy irritado, no puedo
entenderlo.
—Todo es cuestión de tiempo. Tienes que hacerlo en el momento adecuado.
La miro por el rabillo del ojo y veo sus muslos desnudos. Miro para otro lado
rápidamente y pienso en por qué estamos aquí y trato de concentrarme.
Nuestros padres nos han estado enseñando a conducir y ambos insistieron en que
aprendiéramos a conducir con un cambio de marchas. Incluso salieron y
compraron un viejo camión para conducir por la parte de atrás de nuestra tierra
para que pudiéramos practicar. Por supuesto, Ali lo consiguió de inmediato
como una estrella de rock, pero algo sobre el embrague y el palo no funciona con
mi cerebro.
—Ponga el pie izquierdo en el embrague y el derecho en el freno. Sube el
volumen y ponte el primero.
Pone su mano sobre la mía y me ayuda a encontrar el equipo. No pienso en lo
suave que es contra mi piel. Ni siquiera por un segundo.
—Ahora, quita el pie del freno y pisa lentamente el acelerador mientras sueltas
el embrague.
Estoy escuchando el sonido relajante de su voz mientras sigo sus instrucciones,
pero una campanada fuerte rompe mi concentración y el camión se para.
—Mierda.
Me mira y luego baja a su teléfono que está sentado en su regazo.
—¿Quién es?— Pregunto, tratando de mirar a la pantalla.
Ella se lo mete debajo de su muslo bronceado y yo miro para otro lado.
—Nadie—. Me vuelvo hacia ella y levanto una ceja. Ella suspira y mira hacia
otro lado. —No es nada.
—Si quieres mantenerme en secreto, está bien—, le digo y trato de cambiar otra
vez.
—Dije que no es nada. ¿Por qué asumes que te estoy ocultando algo?
El sonido de las marchas rechinando hace que ella tire de una cara cuando yo
salgo de la primera.
—¿Por qué sigues escondiéndome tu teléfono cada vez que recibes un mensaje
de texto?— Yo contesto.
—¿Y tú eres tan inocente? Vi el mensaje de Jenna para ti, el que me envió por
‘accidente’—. Ali levanta los dedos entre comillas y yo detengo el camión otra
vez.
—Mierda—. Golpeé el volante y miré a Ali, que está mirando por la ventana. —
Sabes que sólo lo hizo para cabrearte. Le he dicho exactamente tres palabras a
Jenna en mi vida y fue para decirle que te dejara en paz.
—No es así como ella lo hizo sonar.— Ali cruza los brazos sobre su pecho y
miro hacia abajo a mi vieja camisa de campamento que está raída y se cae de
uno de sus hombros.
—¿A quién le vas a creer?— Se encoge de hombros, sin decir una palabra, y
puedo ver que se está poniendo de mal humor.
Ya no es como cuando éramos niños y las cosas eran fáciles entre nosotros.
Sigue siendo mi mejor amiga, pero siento que hay un muro que nos divide y que
cada vez es más grande. Solía pensar que nada podía interponerse entre nosotros,
pero es como si cada día apareciera un nuevo obstáculo.
—Supongo que cuando me hables de Isaac volando tu teléfono sabré que no
estás escondiendo nada.
—Drake—, dice en voz baja, pero estoy cansado de ser amable.
—No es asunto mío, Ali. Haz lo que quieras—. Pisoteo el embrague, lo pongo
en marcha y conduzco por el campo de césped hacia la casa.
—Me pidió que le ayudara con su tarea de biología, eso es todo.
Dejé salir una risa sin sentido del humor. —Estoy seguro de que lo hizo. Sacudo
la cabeza y cambio de marcha sin parar y supongo que es la ira lo que me está
ayudando a entender este maldito camión.
—Estaba siendo amable conmigo. Que es más de lo que puedo decir de algunas
personas.
—¿Alguna vez piensas que los chicos se alejan de ti porque soy tu hermano?
Y tal vez porque los he amenazado, pero no se lo digo a ella.
—Estoy seguro de que es exactamente por eso que nadie me invita a salir.
—Eres demasiado joven para salir con alguien—, es mi respuesta rápida y me
arrepiento porque sueno igual que papá.
—Está bien, papá—, dice con voz odiosa y me molesta.
Llego a la parte de atrás de la casa y tiro el camión al parque antes de apagarlo.
—Ya no necesito tu ayuda con esto.
—Le debes treinta y dos dólares al frasco del juramento.
Salgo del camión y doy un portazo, pero antes de entrar me apoyo en la ventana
abierta. —Aléjate de Isaac.
Ella no me mirará, y parte de mí está agradecida. No quiero ver el dolor en sus
ojos, así que me voy. ¿Por qué no podemos volver a la época en que nos
quedábamos despiertos toda la noche jugando videojuegos y andando en
bicicleta durante horas? Recuerdo ese verano increíble en el que nos deslizamos
y me rompí dos dedos por la rampa que ella me hizo construir. O cuando mamá
y papá nos llevaron a Nueva York para Navidad y pudimos ver cómo se encendía
el árbol en el Rockefeller Center y bebíamos chocolate caliente hasta que nos
enfermamos. ¿Por qué no podemos volver a ser como antes?
Porque ya no somos niños.
CAPÍTULO CINCO

Ali

Diecisiete años

—Todo se ve terrible—, gruño mientras me paro frente al espejo de tres lados.


A quien se le ocurriera la idea de este tipo de espejo debería ser abofeteado. No
sé si soy yo o el vestido, pero parezco un desastre. Probablemente no ayude que
este sea el duodécimo vestido que me pruebo. No sabía que esto iba a ser un
mini entrenamiento y no estaba adecuadamente entrenado para esto.
—Ponte derecha—. Mi mamá me sacude la cabeza mientras tira de mi hombro
para que me enderece. —Por supuesto que se ve mal cuando te inclinas.
—Se me van a caer las tetas.— Tiro del vestido para que el pezón no intente
escapar. Nada encaja bien gracias a ellos y están fuera de control.
—No tengo idea de dónde los conseguiste—, mamá se burla de mí con una
carcajada.
Llegaron el verano pasado de la nada. Mamá es pequeña en todas partes, pero las
dos estamos en el lado más bajo. Es delgada, pero de alguna manera he
explotado con curvas. Siento que soy demasiado baja para mi tipo de cuerpo y
me hace sentir incómoda. Mamá sigue diciendo que me acostumbraré, pero juro
que está empeorando. No es sólo mi apariencia, pero juro que mis entrañas
también están destrozadas. Voy a culpar a mi período.
Lindsey cree que estoy loco y que las chicas matarían por tetas como las mías.
Tal vez lo harían, pero encontrar ropa que les quede apesta. Soy demasiado
pesado y todo está mal. Sólo quiero usar mis jeans y una camisa para este baile.
Demonios, me conformaría con mi uniforme escolar. Cuando estoy en casa soy
bueno en sudores porque quiero estar cómodo.
—Cariño. Sólo necesitamos conseguir tamaños más grandes y los llevaremos a
donde sea necesario—. Los ojos de mamá se suavizan y cuando me miro en el
espejo, parece que estoy a punto de llorar. Tal vez lo sea. Quién sabe, porque mis
emociones están por todas partes. —Se supone que esto es divertido—, me
recuerda, y yo suspiré mucho. Tiene razón, se suponía que esto iba a ser
divertido y lo estoy arruinando con mi actitud.
—Ni siquiera tengo una cita—, le recuerdo.
No tenía planes de ir al baile y nadie me lo pidió, pero papá es la razón por la
que estamos aquí. Siempre me ha gustado, y cuando la semana pasada me hizo a
un lado y me dijo que mamá estaba tan entusiasmada con el Regreso a Casa pero
preocupada de que no lo hubiera mencionado, supe lo que buscaba.
Quiero a mi padre y ha sido muy bueno con los dos, pero lo que más me gusta de
él es lo mucho que quiere a mi madre. Salió de su camino para pedirme que
hiciera la cosa del Regreso a Casa para ella y me retiré en menos de medio
segundo. Sin embargo, tenía razón; yo debería estar más entusiasmado con ello.
No quiero mirar atrás y arrepentirme de no haber ido al Regreso a Casa porque
tenía un problema de que no pertenecía a ese lugar o de que el Regreso a Casa
no era lo mío. Mi mamá me enseñó que necesito poner mi mejor pie adelante.
—Drake tampoco tiene una cita—, dice mamá, haciendo un gesto con la mano
con desdén ante mi excusa. —Creo que la gente ya no tiene citas para el baile de
Bienvenida. Todo el mundo va en grupo por lo que he oído—. Ella asiente con la
cabeza de acuerdo consigo misma y es algo adorable.
Tiene razón a medias; la mayoría de la gente va sola o en grupos. Los niños y
niñas de la escuela pasan de una persona a otra y no puedo seguirles el ritmo a
todos. He tomado demasiadas clases de biología y se me ha metido en la cabeza
que besarse con una sola persona de mi escuela sería como besarse con todas
ellas. Dios sabe el tipo de gérmenes que tendría, así que mantengo la boca
cerrada.
En cuanto a Drake, no me meto en sus asuntos con qué o a quién está haciendo
porque es mejor así. En la escuela yo me mantengo fuera de su camino y él se
mantiene fuera del mío. Nos hemos vuelto como el petróleo y el agua desde la
secundaria. Si nos mantenemos alejados el uno del otro no tenemos la
oportunidad de pelear, que es algo que nuestros padres odian. Eso es lo único
que tenemos en común: no nos gusta molestar a ninguno de los dos.
Es bastante fácil mantener la distancia. Nuestra escuela es grande y estamos
colgados en diferentes multitudes. Él siempre está con los atletas mientras yo
voy entre mi equipo de natación y lo que se conoce como los Regalos, el apodo
para los dotados y talentosos. Somos el grupo que normalmente está en la
biblioteca y toma todas las clases de AP que podemos. He estado con ellos más
últimamente ya que la natación ha terminado para la temporada y no estoy
tratando de entrar en un equipo universitario. Los cambios en mi cuerpo no me
ayudaron a nadar mejor, y aunque siempre lo disfruto, no quiero nadar más
competitivamente. Como ese tiempo es gratis, lo he gastado poniendo toda mi
atención en mis clases.
Sería un mentiroso si no admitiera que Drake tuvo un pequeño papel en que no
quisiera nadar más. Me enseñó un día cuando saltó a la piscina y casi nadó
vueltas a mi alrededor. Ni siquiera tuvo que intentar ganarme, fue muy fácil para
él. Hirió mi orgullo, pero nunca se lo hice saber. La natación nunca fue mi
pasión, sólo algo que hice para poner en mis solicitudes de ingreso a la
universidad. Sin embargo, todavía me duele que me moleste en pequeños
detalles. Trato de dejarlo rodar y demostrar que no me importa, pero al igual que
ahora que mamá me lee la cara, todo se me nota. No soy buena escondiendo mis
emociones, pero aun así lo intento.
Una vendedora mete la cabeza en el camerino. —Tengo más—, dice con voz
alegre.
Mamá se acerca y le quita los vestidos mientras yo trato de salir de la que me
metí. Mi teléfono suena dentro de mi bolso y casi me tropiezo con la parte
inferior del vestido tratando de llegar a él. Mamá se ríe de mí mientras me ayuda
a quitármelo antes de que coja mi teléfono y vea que Lindsey me envía un
mensaje de texto desde el patio de comidas. Se supone que la veré allí después
de comprar el vestido.
Es una foto de Drake sentado con Liam. Está totalmente enamorada de Liam,
pero no estoy seguro de que se dé cuenta. Es mudo por elección, porque le he
oído murmurar un puñado de palabras cuando está saludando a mi madre para
ser educado. Probablemente por eso él y Drake se llevan tan bien. Los dos son
unos imbéciles que no pueden ser molestados.
Lindsey: Por favor?
Me manda mensajes sabiendo que no quiero salir con Drake, pero si lo hiciera le
daría una razón para estar cerca de Liam. Creo que le gusta tratar de hacer que
hable. Juro que los corazones bailan sobre su cabeza cuando él gruñe. Lindsey es
la única que recuerda que Drake es mi hermanastro. Todo el mundo siempre se
olvida porque así de ancho es el espacio que nos damos los unos a los otros.
Cuando nos cruzamos en los pasillos no nos miramos de nuevo. Es triste cuando
pienso en ello. Solía ser todo mi mundo, pero ahora, cuando lo miro, sólo me
enojo. Es irracional y no lo entiendo, así que lo evito. Es lo que mejor se me da.
—Te lo deberé.
Miro a la nueva pila de vestidos, sabiendo que voy a ceder. —Veinte minutos
más. Se supone que debo encontrarme con David para la noche de citas—, dice
mamá, que ya sabe lo que le voy a preguntar.
Yo: Bien. Nos vemos en veinte minutos.
Me va a deber mucho por esto.
—¿Lindsey?— Mamá pregunta mientras baraja a través de la nueva pila de
vestidos.
—Sí, nos reuniremos en el patio de comidas.— Tengo una relación de amor-odio
con el patio de comidas. Tienen la mejor comida, pero también sé que mucha
gente de la escuela estará allí. Me sorprende no haberme encontrado ya con
alguien, pero eso es probablemente porque mamá nos reservó un camerino sólo
para ella y para mí.
—Drake también está en el centro comercial. ¿Puedes ir a casa con él?— Ella no
me mira cuando me hace la pregunta, así que no tengo que enmascarar mi cara al
pensar en compartir un pequeño espacio con él.
—Lo que sea más fácil para ti. Me las arreglaré.— Mamá y yo viajamos juntos y
no sé si Lindsey condujo sola. Siempre puedo atrapar a un Uber a escondidas y
nadie lo sabría.
Mamá jadea mientras saca uno de los vestidos.
—Guau—. Incluso mis ojos se abren de par en par al verlo. Es impresionante
como ella lo trae y me ayuda a ponérmelo.
—Parece un vestido de novia—, dice mamá, abrochándome la cremallera. Mis
ojos se encuentran con los suyos en el espejo y puedo ver que se están llenando
de lágrimas.
—Mamá—. Me vuelvo hacia ella, sonriendo mientras me miro a mí mismo. El
vestido es perfecto y no creo que vaya a necesitar ningún cambio.
—Es como si hubiera sido hecho para ti.— Ella me besa la mejilla y yo le doy
las gracias en silencio a mi papá por convencerme de hacer esto. El regreso a
casa puede ser un asco, pero este momento valió la pena. —Sólo mira.—
Ella me da la vuelta para mirar al espejo otra vez y por una vez no me siento
incómodo en mi piel. El vestido realmente parece que fue hecho para mí. Mis
curvas la rellenan en todos los lugares correctos y no parezco una niña. Con el
estilo de la sirena blanca aferrada a mis curvas, parezco una mujer.
—Vamos a hacer zapatos más tarde—, dice y yo me quejo, haciéndola reír.
—No puedo llevar tacones toda la noche. Me haré daño.— No soy el más
elegante y por eso elegí la natación como deporte. A veces es como si tuviera
dos pies izquierdos y pudiera tropezarme subiendo las escaleras sin zapatos.
—Lo resolveremos. Siempre lo hacemos.
El vestido es largo y estoy pensando que podría ponerme unas zapatillas de tenis
debajo o algo así. Aunque por alguna razón, cuanto más tiempo me miro en el
espejo, más quiero intentarlo con los tacones. Me hace pensar en muchas cosas
que quiero hacer y que antes no había hecho.
—¿Podemos hacer maquillaje también?— Mi mamá se congela y uno pensaría
que le dije que estaba embarazada o algo así. Pero ella sabe que estoy en control
de natalidad desde que tuvimos esa charla hace casi un año.
—Pensé que podríamos pasar un día así. Pelo, maquillaje y uñas—. Mamá se ve
tan emocionada cuando lo dice que juro que podría explotar. Sé que desde que
David entró en nuestras vidas podemos disfrutar más de las cosas buenas de la
vida, y a mamá le encanta usarlas conmigo cuando se lo permito.
—Suena divertido.— Empiezo a pensar que tiene razón. Necesito sentirme
cómodo en mi piel, y una parte de eso podría ser intentar cosas diferentes.
—Lo arreglaré todo—. Ella irradia mientras me ayuda a salir del vestido. —Nos
llevaremos ésta—, le dice a la vendedora al salir del vestuario. Me visto y me
paro a mirarme en el espejo. Estoy con una camisa suelta y mis jeans favoritos y
me tiro el pelo hacia abajo, sacudiéndolo libremente. Busco en mi bolso el brillo
de labios que Lindsey dejó en él y me lo pongo.
—¿Lista?— Mamá pregunta cuando salgo.
—Sí—, le dije, volviéndome a poner las gafas. No los necesito todo el tiempo y
sólo son necesarios para leer, pero leo tanto que siempre los llevo puestos.
Ahora, se siente raro cuando no lo hago.
Me detengo cuando estamos a punto de salir de la tienda y decido quitármelos y
ponerlos en mi bolso. Sólo voy a por comida, así que no los necesito.
Mamá me sonríe. —Me encanta cuando llevas el pelo suelto.— Está lista para ir
con el vestido en una bolsa sobre su brazo. —Me lo llevaré a casa—, dice
mientras me da otro beso en la mejilla. —Diviértete esta noche y quédate fuera
más allá del toque de queda si quieres.
Pongo los ojos en blanco mientras la veo salir de la entrada principal de la tienda
y luego camino hacia el patio de comidas. Si alguien va a llegar tarde o más allá
del toque de queda es Drake. No es que haya prestado mucha atención, pero a
los dos se nos ha impuesto un toque de queda y yo nunca he probado el mío.
Siempre estoy en casa mucho antes de que sea necesario y Drake llega minutos
antes. Desde que cumplió dieciocho años, sólo tiene uno en las noches de
escuela. En cualquier otro momento sólo tiene que llamar y decirles si estará en
casa esa noche o no, pero aún no lo ha hecho. Bueno, tal vez preste atención,
pero no quiero. Por alguna estúpida razón no puedo parar.
Veo que el patio de comidas está lleno y me quejo cuando veo a Lindsey sentada
en una mesa llena de gente. ¿Por qué necesitaba que viniera? Ya está sentada con
mi hermano y un puñado de otros mayores. Ella está presionada contra el
costado de Liam y él está rígido como una tabla. Quiero reírme, pero luego
Drake me mira y mi buen humor se desvanece.
—¡Por aquí!— Lindsey me grita al otro lado del patio de comidas.
La mitad de la gente se da la vuelta para mirar y yo suspiré mucho. Genial. A
cada paso hago que Drake se vea cada vez más molesto conmigo. Miro para otro
lado y finjo que no lo conozco, porque honestamente no lo conozco. El niño que
una vez fue mi mejor amigo me mira con tanta rabia y no entiendo qué pasó. Lo
que una vez tuvimos se ha ido y ahora es un extraño para mí.
Todavía puedo sentir sus ojos sobre mí y estoy seguro de que quiere decirme que
me pierda. Probablemente lo haría, pero tengo el presentimiento de que mamá ya
le envió un mensaje de texto para que me lleve. Mamá es la única razón por la
que Drake sigue siendo amable conmigo o reconoce mi existencia, no porque
quiera.
Sólo unos pocos meses más, me recuerdo. Entonces me voy de aquí. He estado
debatiendo sobre vivir en casa mientras voy a la universidad, pero creo que está
claro que algo tiene que cambiar. No es que Drake vaya a ir a ninguna parte.
Siempre va a ser parte de mi vida. Puedo hacer las cosas un poco más
soportables si no tengo que verlo todos los días.
CAPÍTULO SEIS

Drake

—Si tengo que escuchar algo más sobre el “Homecoming”, voy a vomitar—, me
digo a mí misma, pero lo suficientemente fuerte como para que las chicas que
están a mi lado lo oigan.
—Dios, Drake, eres tan dramático.— Court se ríe por la nariz y me pone de los
nervios. Pero últimamente todo me pone de los nervios de punta.
—Está enfadado porque hoy ha dado vueltas de más—, dice Kira y yo le hago
una mueca de asco. —Estaba mirando a Josh y te vi a ti. ¿Qué hiciste para que el
entrenador se enfadara tanto?
—Nada—, digo yo y me recuesto en mi silla.
No quería ir al centro comercial esta noche, pero mamá me mandó un mensaje y
me dijo que Ali necesitaba que lo llevara. ¿Qué se supone que tenía que hacer?
En realidad no tenía elección en ese momento, así que le escribí a Liam que
necesitábamos hacer el viaje. Está al otro lado de la ciudad, pero hay mucha
gente de nuestra escuela aquí y sabía que no sería capaz de mantener un perfil
bajo.
Tan pronto como nos sentamos a cenar, llegaron las brujas malvadas. Court, Kira
y Dakota son las co-capitanas del equipo de animadoras. Aparentemente solía
haber sólo uno, pero alguien decidió que una persona en el equipo no podía tener
tanto poder, así que lo dividieron. Personalmente creo que la cagada fue darles a
tres personas tanto poder. Ahora se alimentan unos de otros, pero nadie les dice
nada. Nunca me di cuenta de cuánto odiaba a las rubias hasta que las tres
entraron en el equipo universitario. Ahora cada oportunidad que tienen de tener
uno de ellos está frente a mí y no puedo escapar.
No ayuda que yo sea el capitán del equipo de fútbol, así que estoy cerca de ellos
todo el tiempo cuando tenemos entrenamientos y partidos. Después de hoy, sin
embargo, ya no sé dónde estoy parado. Me peleé con Eric y el entrenador
amenazó con echarme del equipo. Se acerca el estado y habrá exploradores allí.
Si tengo alguna esperanza de que me atrapen, entonces necesito mantener la
cabeza en el juego. Aprieto los puños bajo la mesa y pienso en golpear a Eric
otra vez.
—Vamos, Drake, dinos con quién vas a ir,— Dakota se inclina y se inclina hacia
adelante para dejarme ver su camisa.
Miro a Wes a su lado y veo que tiene el brazo cubierto en el respaldo de su silla.
No entiendo su relación. La deja coquetear abiertamente delante de la gente y no
parece importarle que ella lo engañe cuando estamos en partidos fuera de casa.
Tampoco entiendo por qué Dakota quiere a Wes como novio cuando apenas
recuerda su nombre. La gente es tan tonta.
—Voy a ir solo—, murmuraba mientras agarraba una patata frita para ocupar mi
boca. Me alejo de su mirada.
—Ali casi ha terminado de probarse los vestidos.
El sonido del nombre de mi hermana hace que mis oídos se animen. Liam está a
mi lado y al otro lado de él está Lindsey, la mejor amiga de Ali. Me acerco más
para intentar escuchar lo que está diciendo.
—¿Quién?— Court pregunta, y suena salado en su boca. Sabe exactamente
quién es Ali.
—Ali—, repite Lindsey y le da la más brillante sonrisa falsa a Court. —Tenía
una reserva en Neiman Marcus. Creo que dijo que sí al vestido.
—No me di cuenta de que se iba. ¿Es nuestro año?— Court mira a Kira y
Dakota, que se hacen los tontos. Aunque, ¿pueden realmente fingir?
—Oh sí, ella es la pelirroja que está en cálculo AP con mi prima—, canta Dakota
y luego todos asienten.
Mantengo la boca cerrada porque no me gusta que me asocien con Ali. Algunos
pensarán que esto me convierte en un imbécil, pero estas chicas son despiadadas.
Es mejor mantenerla alejada de esto. No sé por qué Lindsay está sentada con
nosotros, pero creo que Liam siente algo por ella.
—Sabes que mi papá está alquilando un Hummer para que todos vayamos en él
—, me dice Court mientras roba una papa frita de mi plato. —Estás dentro,
¿verdad?
Empujo mi bandeja hacia ella porque no quiero más de ellas después de que las
haya tocado. Ella me envía un rayo y toma otro y estoy a punto de apartarme de
la mesa e ir al estacionamiento.
Lindsey se está inclinando cerca de Liam y hablando, y Dakota le está diciendo a
Kira que hay zapatos a la venta en alguna parte y que no puedo oír nada más.
Ojalá pudiera irme, pero sé que Ali necesita que lo lleven. Tampoco quiero que
la gente me vea llevármela a casa. No es como si fuera a ser un viaje agradable
para ninguno de los dos. Probablemente cabalgaremos en silencio mientras ella
mira por la ventana como si hubiera pisado a su cachorro.
No soy un imbécil sin importar lo que ella piense, pero no hay mucho que pueda
hacer cuando ella está cerca. Y cuando estamos solos ya no es como antes. Era
mi mejor amiga, pero en algún momento las cosas cambiaron y ya no me miró
igual. Ahora mis acciones la entristecen y no importa lo que salga de mi boca, no
está bien.
Un grupo de chicos del equipo viene y la Brigada Rubia se hace más ruidosa.
Estoy listo para meterme un tenedor de plástico en la oreja justo cuando veo a
Ali caminando hacia nosotros.
Su cabello rojo está suelto y por encima de un hombro y no lleva puestas sus
gafas. Estoy inmediatamente irritado, porque probablemente los perdió. Ya lo ha
hecho dos veces este año y he tenido que decirle a mamá que le consiga más.
Estaba demasiado asustada o demasiado avergonzada para hacerlo ella misma.
Ella me mira y por un segundo me sorprende. Ella está rebotando en sus
zapatillas de la camioneta mientras se acerca y sostiene su mano hacia arriba y
saluda. Por un segundo siento que mi pecho se calienta y una sonrisa me tira de
los labios cuando empiezo a levantar la mano.
Entonces por el rabillo del ojo veo a Lindsey saludar y me doy cuenta de que le
estaba sonriendo.
—Dios mío, no puedo esperar a que veas mi vestido—. La voz de Ali está tan
emocionada y todo el calor me deja.
—Así que supongo que vamos a ir al baile—, se ríe Lindsey, y Ali se inclina
hacia ella.
—Lo siento, señoras, pero Drake está agotada con la charla de bienvenida—, les
dice el tribunal a los dos y Ali me mira con los ojos.
Abro la boca para decirle que se la empuje, pero Kira se la corta.
—¿Vamos a Chanel o no? Tengo la tarjeta de crédito de mi madre y dijo que
puedo conseguir los zapatos.
Uno de los chicos de mi equipo se me acerca y empieza a hablar del partido del
próximo fin de semana. Habla en voz alta para que pueda oírlo entre la multitud
en la mesa, pero eso ahoga cualquier conversación que Ali tenga con Lindsey.
Estoy frustrado y enojado porque por mucho que me importe este fin de semana,
no puedo encontrarlo en mí. Se supone que me importa, pero todo lo que quiero
hacer es escuchar la conversación de Ali sobre el vestido que eligió.
—¿Vienes?— La voz nasal de Dakota me saca de mis pensamientos y miro
hacia arriba para ver a la Brigada Rubia parada allí esperando.
¿Realmente pensaron que iría a comprar zapatos con ellos? Veo a Wes a su lado,
así que tal vez lo hizo, pero sacudo la cabeza.
—No, estoy a punto de volver. Tengo que dormir un poco.
—Debe estar cansado de todas esas vueltas.— Kira hace un último pinchazo
mientras me guiña el ojo y las chicas se alejan.
La mayoría de los chicos han ido a buscar comida, así que ahora es un buen
momento para irse. —¿Estás listo?— Le digo a Ali y ella mira para otro lado y
asiente con la cabeza. —¿Liam?
—Estoy bien—, dice, y Lindsey me dice.
—Me ofrecí a llevarlo desde que ustedes iban a la parte alta de la ciudad.
—Genial—, digo yo y me levanto, sin mirar a Ali por encima de mi hombro.
Hay suficiente gente aquí y sé que algunos de ellos pueden estar vigilándome.
Las animadoras se han ido y esa era mi principal preocupación. Tampoco tengo
que mirar atrás para saber que Ali está cerca de mí. Hay cosas que uno siente y
yo sé cuando está cerca.
Llego a mi BMW y pulso el botón de desbloqueo. Me siento en el asiento del
conductor y unos momentos después la puerta se abre y Ali se desliza.
El coche fue un regalo de mis padres cuando cumplí 18 años. No me lo esperaba,
pero no paraban de hablar de lo buena niña que soy y de lo orgullosa que estoy.
Toda la conversación me hizo sentir incómoda. Si lo supieran todo,
probablemente no me habrían dejado ver este coche, y mucho menos conducirlo.
Pero no iba a rechazar un juego de ruedas gratis. Debería estar trabajando duro
para ganarme su orgullo y tomar buenas decisiones, pero sigo tropezando y
jodiendo y mi cabeza no está en el juego. Justo como el entrenador dijo hoy.
—¿Puedes encender la calefacción? Tengo frío—, susurra Ali.
Aprieto mi mandíbula mientras la enciendo para ella y salgo de la mancha. ¿Por
qué tiene que hablar tan bajo como si fuera a romper cristales si levanta la voz?
Lo odio, pero ya nos hemos peleado antes por cómo no se defenderá ni usará sus
palabras.
¿Qué demonios va a hacer si se va a la universidad y yo no estoy ahí para
defenderla? El pensamiento me enfurece aún más y agarro el volante lo
suficientemente fuerte como para volver mis nudillos blancos.
—¿Con quién vas a ir al baile?— Me las arreglo para sonar un poco relajado y
estoy bastante orgulloso de mi esfuerzo.
—¿Qué importa eso?— Me mira un segundo antes de mirar por la ventana.
Suspiro y sacudo la cabeza. —Sólo estoy conversando.
¿Por qué tenemos que hacer esto una y otra vez? ¿Qué nos ha pasado?
—Court parecía ansiosa por una cita.
Me sorprende oírla decir eso, pero no me sorprende. Court hace saber a todos los
que escuchan que ella va tras el mariscal de campo. Estaba encima del novio de
Kira, Josh, el año pasado, hasta que me ascendieron a su puesto.
—Court es una cabeza hueca—, digo mientras me acerco a la autopista.
—Tipos así—. Emite una risa amarga y está demasiado oscuro para ver su cara.
—No todos los chicos.
El silencio se interpone entre nosotros y se está tensando. No podemos seguir
teniendo estas conversaciones cortadas o uno de nosotros se va a volver loco. No
me sorprenderé si soy yo.
—¿Pero vas a ir al baile?— Yo me cubro, y ella asiente. —¿Mamá y papá
dijeron que estaba bien?
Ella me mira a los ojos y puedo ver el conjunto de sus labios apretados. —
¿Tengo que pedir permiso?— Espera y luego inclina la cabeza a un lado. —¿Lo
hiciste?
—Tengo dieciocho años.
—Drake, eres exactamente doce semanas mayor que yo.
Odio lo enojada que suena cuando dice mi nombre. Cuando no digo nada, cruza
los brazos sobre el pecho.
Cabalgamos el resto del camino en silencio absoluto y me siento como una
mierda. No sé qué estamos haciendo mal, pero hay cosas entre nosotros que no
se dicen y eso hace que nuestro tiempo juntos sea miserable.
Estamos a punto de graduarnos e irnos a la universidad. Ambos hemos sido
aceptados en un par, pero los planes no están establecidos. Todavía estoy
tratando de conseguir una beca de fútbol y las universidades están prácticamente
derribando nuestra puerta para llevarse a Ali.
No podemos seguir así.
Cuando llego a la casa, aparco el coche y lo apago. Justo cuando ella agarra el
mango, estiro la mano y le cojo la muñeca.
—Ali—, digo en voz baja, pero no me mira enseguida. —Lo siento.
—¿Para qué?— se quiebra y la mirada en sus ojos es una mezcla de ira y
tristeza.
—Por lo que sea que hice para cabrearte.
—¿Lamentas que esté enfadado? Es una disculpa a medias incluso para ti,
Drake.
—Eso no es lo que estoy diciendo.— Suspiro y la dejo ir. Es tan suave y mis
manos están golpeadas por el entrenamiento.
Se toma un respiro y luego se vuelve hacia mí. Incluso en la oscuridad puedo ver
lo azules que son sus ojos. —Está bien. No te preocupes por eso. Gracias por
llevarme.
—Deberíamos irnos juntos—, dije, y en el momento en que las palabras salieron
de mi boca, quiero volver a meterlas.
—¿Qué?— Sus cejas se juntan al mirarme.
—Um, me refiero a la fiesta de bienvenida.— Me tropiezo un momento y luego
me doy cuenta de que ya me ha oído, así que mejor me voy por el borde del
precipicio. —Deberíamos ir juntos. Así que tendrás un acompañante.
Quiero encontrar un agujero en alguna parte y saltar a él para poder desaparecer
de esta conversación incómoda.
—Oh,— dice en voz baja y luego mira hacia otro lado. —Estoy segura de que
puedo ir con Lindsey. No es un problema.
—Yo también puedo llevarla—. ¿Por qué sigo hablando?
—De acuerdo—. La palabra sale lentamente a medida que ella lo piensa. —
Puedo enviarle un mensaje y ver.
No digo nada más cuando sale del coche y la sigo dentro. El coche de papá no
está y luego recuerdo que dijo que él y mamá tenían una cita esta noche.
Cuando entro, cierro el garaje y pongo la alarma, sabiendo que llegarán tarde.
Puse mis llaves en el mostrador y entré en la sala de estar a tiempo para ver a Ali
yendo hacia las escaleras.
—¿Te vas a la cama?— Le pregunto y ella se da la vuelta para asentir.
Al igual que la primera vez que la vi, sus impresionantes ojos azules ven a través
de mí.
—Buenas noches, Drake—, dice en voz baja, y esta vez no duele cuando dice mi
nombre.
—Buenas noches, Ali—, susurro mientras ella se da la vuelta para irse.
CAPÍTULO SIETE

Ali

—Aquí—, digo mientras escribo el resto del problema matemático de Lindsey.


Casi estaba allí, pero se saltó un paso porque está distraída. Normalmente es
mejor que yo en matemáticas.
—Tienes que venir a la universidad conmigo—, se burla Lindsey. —No sé cómo
se me pasó eso—. Ella borra lo que escribí y hace el problema con su propia
letra para estar segura.
—Eso es porque no estás pensando con claridad.— Miro por encima del hombro
y veo a Liam sentado en su asiento habitual en el rincón. No tenemos asientos
asignados, pero la mayoría de la gente se sienta en el mismo lugar todos los días.
—¿Me está mirando?— No puedo decir dónde está mirando, para ser honesto.
Nos está observando a los dos. Si tuviera que adivinar que es ella, pero parece
que está tratando de oír lo que decimos.
—Sí,— respondo, mirando hacia atrás al frente del salón de clases y esperando
que la lección comience.
—¿Sigue buscando?—, pregunta de nuevo.
Esnifo. —Han pasado cinco segundos.
—Lo sé, pero mirar es todo lo que puedo obtener de él.
No sé qué le pasa a Liam porque Lindsey es hermosa e inteligente. Ella ha
estado colgada de él desde que apareció en nuestra escuela este año. Es el primer
chico que le atrae y no le da a nadie la hora del día. Excepto Drake. No estoy
seguro de que sean amigos porque en realidad se gustan o por el fútbol. Es
literalmente el trabajo de Liam proteger a Drake en el campo. Él es el centro y le
pasa la pelota antes de asegurarse de que Drake no se salga con la suya. Es decir,
si alguien pudiera atraparlo. Voy a todos los juegos porque siempre es un asunto
de familia e incluso me he dado cuenta de lo bien que trabajan juntos. Encajan
bien y se nota en el campo.
—Quiero ir al baile con él—. Se lame los labios antes de mirarse por encima del
hombro. Liam puede que no hable mucho, pero no le importa una mierda que lo
mires fijamente. Él sigue mirando hacia nosotros y ella le rompe la cabeza. Veo
cómo se ruboriza y es lindo verla nerviosa por algo. Siempre es tan fría y no le
molestan los hombres.
—Drake sugirió que fuéramos juntos—, le ofrezco y toda la cara de Lindsey se
ilumina.
—Podríamos ir en grupo ya que siempre están juntos. Entonces sería como si
estuviéramos en una cita.
—Eso significaría que Drake y yo estamos en una cita—, le recuerdo. ¿Ha
olvidado que somos hermanastros?
Pone los ojos en blanco. —Ustedes no son hermanos de verdad—.
Mi pecho se aprieta y no estoy seguro si me gusta esa respuesta o no. Es la
misma sensación que tuve cuando a Drake se le ocurrió la idea de que fuéramos
juntos. Ni siquiera le gustó estar en el coche conmigo, pero ahora quiere que
vayamos juntos a la fiesta de bienvenida? Oh Dios, ¿y si papá lo convenció?
Me meto las gafas por la nariz. —¿No es eso extraño?— Me pongo un seto.
Creo que mamá y papá estarían entusiasmados con que salgamos y está
empezando a tener sentido por qué sugirió que fuéramos juntos.
En casa tratamos de ser civilizados, pero está claro que las cosas ya no son como
antes. Drake y yo venimos de la misma casa, pero vivimos en dos mundos
diferentes. Sé que Drake no me quiere en el suyo porque mantiene a su grupo de
amigos lejos de mí. Incluso en el centro comercial me di cuenta de que no quería
que me sentara con todo el mundo. Prácticamente se apresuró a sacarnos de allí.
No sólo eso, creo que intentaba dejarme cuando fuimos a su coche. Tuve que
caminar rápido para seguirle el ritmo. Si está tan avergonzado de que lo vean
conmigo o no quiere que la gente sepa que vivimos juntos, ¿por qué está
haciendo todo esto del Regreso a Casa? No tiene sentido y odio cuando las cosas
no tienen sentido.
—No.— Lindsey se encoge de hombros. —Seguro que harías enojar a los BBs.
— Ella mueve las cejas.
Los BBs son las capitanas rubias del equipo de animadoras. Tuvimos el lujo de
su compañía en el patio de comidas, lo cual era raro. Nuestras dos multitudes no
suelen mezclarse y nos ignoramos más o menos el uno al otro. Al principio
pensé que era porque ninguno de nosotros compartía clases, pero durante el
último año me he dado cuenta de que no les gustamos ni Lindsey ni yo.
Me duele el estómago pensando que podría ser algo que Drake les dijo de mí.
Está entre la multitud, pero no lo veo haciendo eso. Por mucho que no quiera
estar cerca de mí, a veces me protege. Creo que es por el bien de nuestros padres
más que nada. Lo hace por obligación.
—Prefiero estar fuera de su radar—, murmuro.
No soy un solitario en sí, pero me gusta mantener mi burbuja pequeña y no
llamar la atención. Tengo las manos ocupadas con todas las clases de colocación
por adelantado que estoy tomando. Quiero ir al Boston College con Lindsey,
pero quiero tratar de conseguir algunas becas. Sé que ya estoy dentro si quiero ir
desde que papá fue allí. Él estaría más que dispuesto a pagar la universidad, pero
tengo que probarme a mí mismo. Drake va a tener su selección de universidades,
así que, ¿quién sabe dónde terminará? Seguro que le va a encantar el fútbol.
—Oh Dios, ¿cómo salimos del radar de Eric?— Lindsey susurra en voz baja
mientras se recuesta en su silla.
Miro hacia la puerta y veo a Eric entrando a la clase. Me da una sonrisa gigante.
No sé por qué a Lindsey no le importa Eric. Siempre es amable y no me molesta.
Mira a Lindsey y luego camina hacia nosotros.
—¿Tuviste un buen fin de semana?—, pregunta mientras se quita el pelo rubio y
flácido de la cara.
—Estuvo bien.— Me encogí de hombros.
—Encontró un vestido para el baile—, dice Lindsey. Puede que no le importe
Eric, pero a la chica le encanta hablar. Por eso creo que trabajamos tan bien
juntos como mejores amigos. Ella puede llenar silencios que podrían hacerme
sentir incómodo.
—¿Vas a ir?— Eric pregunta mientras se sienta en el asiento de al lado del mío,
sonando sorprendido.
—Sí. Mi mamá está un poco entusiasmada con todo esto—, admito.
—Ahí no es donde normalmente te sientas.— Lindsey se inclina hacia adelante,
señalando a Eric.
—Tenemos unos minutos—, responde, sin mirar hacia ella. Miro mi reloj y me
doy cuenta de que está equivocado. La clase ya debería haber empezado, pero el
Sr. Nixon llega tarde.
Antes de que pueda corregirlo, Eric es levantado de su silla por la parte trasera
de su camisa.
—¿Qué cojones?— ladra, y oigo algunas risitas y jadeos de otros estudiantes en
el aula.
Miro fijamente a Liam, que mira con enfado a Eric antes de soltarle la camisa y
empujarlo en la dirección en la que normalmente se sienta. Eric se va y no lo
culpo. Liam es un tipo grande y casi tan ancho como alto. No es gordo, pero el
tipo es sólido como una pared de ladrillos.
—¿Crees que estaba celoso?— Lindsey se inclina hacia adelante y susurra. —
Eric estaba hablando contigo, entonces, ¿de qué se trataba todo eso?— Su voz se
desvanece al caer de nuevo en su asiento.
—Liam no siente nada por mí—, le aseguro, sabiendo lo que está pensando. —
Confía en mí. Viene a mi casa y ni siquiera me mira. Soy invisible para él.—
Drake, también, para el caso.
—Estoy siendo estúpido. Debería dejar mi amor, pero no puedo—. Ella frunce
los labios, enojada consigo misma.
—No podemos ayudar a quien queramos.— La empujo con el codo.
Una sonrisa se tira de sus labios mientras el Sr. Nixon entra en la sala y
finalmente comienza su conferencia. Afortunadamente pasa volando porque me
muero de hambre y nuestro período de almuerzo es el siguiente. No creo que
pasara volando para Lindsey porque se movía en su asiento todo el tiempo y sé
que se muere por preguntarme algo.
—Hoy no vamos a compartir papas fritas—, le digo mientras salimos juntos. Me
salté el desayuno esta mañana porque escuché a mamá y a Drake en la cocina y
no quería enfrentarme a ellos. Tenía miedo de que todo el asunto del Regreso a
Casa volviera a surgir y todavía no estoy seguro de lo que voy a hacer.
—Pediré tres papas fritas si estás de acuerdo con la idea del baile—. De eso
quería volver a hablar.
Le eché un vistazo. —Ni siquiera sé si Liam va a ir.
—¿Pero preguntarás?
No puedo decir que no a la mirada esperanzada en sus ojos. —Bien. Le
preguntaré.— Dejamos nuestras maletas en el mismo lugar donde siempre nos
sentamos en la cafetería.
—Envíale un mensaje a tu hermano y yo traeré nuestra comida—, dice y se va.
—No es mi hermano—, murmuro, pero ella ya se ha ido.
Su largo cabello oscuro se balancea mientras se mueve entre la multitud y yo me
bajo en mi asiento y saco el teléfono de mi bolso. Empiezo a enviarle un mensaje
a Drake ya que es mejor que termine con esto. Será lo primero que pregunte
cuando vuelva con nuestra comida.
—Me gusta tu pelo suelto.— Levanto la vista para ver a Eric de pie a mi lado.
—Gracias.
Se sienta a mi lado mientras le envío el texto.
Yo: ¿Liam va a ir al baile?
—Así que en el baile de bienvenida,— Eric empieza y yo empiezo a entrar en
pánico. No me lo va a pedir, ¿verdad? Todo esto de la fiesta de bienvenida está
empezando a quitarme años de vida.
—¿Por qué Liam te agarró así?— Cambio de tema rápido y la sonrisa de Eric se
desvanece.
—Porque es un imbécil y hace todo lo que Drake le dice. Drake cree que es el
dueño de esta escuela, pero el fútbol ya casi ha terminado—. Eric sonríe y se
inclina más cerca.
—¿No juegas al fútbol también?— Pensé que todos en el equipo eran amigos,
pero ahora que lo pienso, no veo mucho a Eric en el campo. Sé que está en el
equipo, pero me olvido de él. También me pregunto por qué está en mi mesa y
no ha terminado con los chupitos donde se sienta Drake.
Mi teléfono vibra en mi mano.
Drake: ¿Por qué te importa si Liam va a ir?
¿No puede responder a la pregunta? No puedo decirle que estoy preguntando por
Lindsey por el código de chicas y toda esa mierda.
Yo: Sólo quiero saber.
—Sí, juego.
Miro a Eric y evalúo su baja pero rápida estatura. Creo que él puede ser sobre el
fútbol como yo sobre la natación. Lo hice porque necesitaba algo para poner en
mis solicitudes de ingreso a la universidad. Esa es mi suposición al menos para
Eric. Está en algunas de mis clases de AP, así que se mezcla con ambas
multitudes.
—Yo también voy a la fiesta de bienvenida—. Extiende la mano y toca las
puntas de mi cabello.
Oh no, me lo va a pedir. Soy un pez fuera del agua porque no me han invitado a
salir antes. No sé si debería molestarme o no, pero si hubiera pasado por esto
antes, podría saber qué hacer en esta situación.
—Genial—, es todo lo que digo, mirando hacia abajo a mi teléfono y fingiendo
que es súper interesante.
—¿Ya tienes una cita?—, me pregunta, y yo lucho con mi asco exterior.
—Amigo, Liam y Drake se ven molestos.— Lindsey arrastra la última palabra
mientras pone una bandeja de comida en la mesa. Gracias a Dios que ha vuelto y
me ha salvado de Eric. —Creo que están peleando.
Miro hacia donde están sentados y sigo su línea de visión. Liam y Drake parecen
estar en una conversación acalorada mientras están de pie junto a su mesa. Como
si Drake sintiera mis ojos sobre él, su cabeza se vuelve hacia mí, sus ojos se
entrecruzan con los míos por un momento y luego se mueven hacia Eric.
Pasa de enojado a furioso cuando se mete el teléfono en el bolsillo y empieza a
caminar hacia mí.
CAPÍTULO OCHO

Drake

Eric salta cuando me ve corriendo como un toro, pero justo cuando llego a la
mesa, siento que una mano fuerte agarra mi brazo y una voz me detiene.
—Un golpe más y no tengo más remedio que ponerte en el banquillo. ¿Es eso
realmente lo que quieres?— El entrenador Chris dice en voz baja mientras siento
la sangre palpitar en mis oídos.
Eric sonríe y agarra su bolso, alejándose de la mesa como si todo estuviera bien.
Me sacudo el brazo y me deslumbro cuando el entrenador se mete en mi cara.
—Si estás en el banquillo, ¿quién crees que va a ser el suplente?— Sus cejas se
juntan en una mirada severa y me doy cuenta de lo que quiere decir.
Eric es mi suplente y ha estado probando diferentes posiciones este año desde
que le di cero tiempo de juego como mariscal de campo. La rabia me calienta el
cuello mientras miro a Ali por encima del hombro del entrenador. Su cabeza está
inclinada hacia Lindsey y se susurran unos a otros.
—Una cosa es hacerlo en el campo, pero lo haces en medio de un comedor lleno
de gente y mis manos están atadas, hijo.
Lo miro fijamente, enojado porque sé que tiene razón. Yo asiento en silencio y él
se toma un respiro.
—Has trabajado demasiado duro para que esto se desperdicie en una mierda
como él. Ambos sabemos que no lo llevarán a ningún lado, así que lo único que
harás es arruinar tus posibilidades—. Cuando no contesto me mira fijamente. —
¿Me entiendes?
—Sí, entrenador.
Espera un poco y es mi turno de dejar salir un respiro. Una vez que vea que
estoy bajo control, el entrenador Chris da un paso atrás y regresa a su mesa.
Liam se acerca y me da mi bolso. En ese momento suena la campana y se acaba
el primer almuerzo. Ali tiene un segundo almuerzo, así que se queda sentada.
Pero sus ojos me miran cuando paso junto a su mesa.
—Revisa tu teléfono—, le digo mientras paso y ella asiente y mira hacia otro
lado.
Liam camina silenciosamente a mi lado hasta que salimos de la cafetería y en el
patio.
—¿Quieres decirme de qué se trataba?
—No—, contesto mientras saco mi celular y le envío un mensaje a Ali.
Yo: Ten cuidado con Eric. Sólo te está usando.
—Drake—, dice Liam, y me sorprende porque normalmente no levanta la voz.
—¿Qué?— Yo retrocedo, todavía presionando por una pelea después de lo que
pasó.
—¿Qué pasa contigo?— Se detiene en medio del césped y me mira expectante.
Mi teléfono vibra y es un mensaje de Ali.
Ali: Creo que puedo cuidarme sola.
Aprieto el teléfono con frustración y luego me froto los ojos.
—No lo sé. Sólo estoy estresada.— Meto el teléfono en mis vaqueros antes de
responder a un mensaje de texto que lamentaré. —Tengo mucho sobre mis
hombros con este juego de Regreso a Casa y lo que significa para mi futuro. Y
además tengo que preocuparme de que alguien se acerque a mi hermana sólo
para joderme.
—Sabes que me gusta Lindsey, ¿verdad?— Sus ojos son serios, deseosos de que
le crea, y aunque tuve un lapsus en el autocontrol, Liam no me haría eso. Trata
de enrollarte con mi hermana. Hermanastra, mentalmente correcto.
—Sí, lo sé—, suspiro.
Asiente con la cabeza y empieza a caminar de nuevo.
El sol que brilla afuera es una bofetada en la cara para mi estado de ánimo.
Debería llover y hacer frío porque así es como me siento. Pensé que invitar a Ali
a ir conmigo al baile de Bienvenida eliminaría toda la mierda de las citas y los
bailes, pero sólo le ha puesto más presión. Estoy hecho un desastre por dentro y
no quiero pensar en ello; no tengo tiempo para pensarlo.
Cuando llegamos a clase me siento atrás con Liam a mi lado. Me tomo un
segundo para dejar que el profesor empiece la clase antes de sacar el teléfono.
Yo: Siento lo de antes.
Apreté enviar y esperar, sin saber si lo va a leer antes de su próxima clase. No
lamento lo que dije, pero me di cuenta de que la asusté y odié ver esa mirada en
su cara.
Alí: Está bien. Tampoco soy fan de Eric.
El alivio como nunca esperé llena mi pecho y me siento y respiro. De repente el
nudo dentro de mí se afloja y todo a partir de unas pocas y simples palabras.
Yo: Liam viene conmigo al baile de bienvenida.
Puede que supiera que no estaba interesado en Ali, pero oírle decir eso me hizo
sentir un poco menos mezquina. También estoy dispuesto a dar más información
ahora que sé que probablemente está preguntando por Lindsey.
¿No deberías estar en economía?
Una sonrisa se tira de la esquina de mis labios.
Yo: ¿Eran las tres papas fritas para ti?
Ali: Sí. ¿Celoso?
Por una fracción de segundo recuerdo cómo era jugar con ella. Para reír y
divertirse y no preocuparse por los grupos sociales en la escuela y quién está
saliendo con quién. En estos textos me imagino la sonrisa que tenía el día que le
quitaron los aparatos y cómo comió tantas costillas esa noche que apenas podía
caminar. Todos los mejores recuerdos de mi vida los he pasado con ella, y estos
dos últimos años en la escuela secundaria han abierto una brecha entre nosotros.
Yo: Sí. No pude comer.
Escuché que la Brigada Rubia no permite comida en la mesa de todos modos.
Yo: Dejemos la cuarta y vayamos a Joe’s.
No sé por qué envío el texto, pero tan pronto como lo hago me preocupo de que
no debería haberlo hecho. Solíamos ir a Joe’s los viernes después de la liga
infantil a comprar helado y perritos calientes. Sigue siendo uno de los favoritos
de Ali.
Ali: No puedo.
Yo: K
Envío la respuesta rápida y meto mi teléfono en mi mochila. Mi repentina oleada
de nostalgia me hizo olvidar que somos demasiado diferentes para ser como
solíamos ser. Mi teléfono vibra, pero lo ignoro mientras la Sra. Lance sigue
hablando.
Al menos lo intenté, pero es mejor mantener la distancia. En unas pocas semanas
estaré lejos de aquí. De ella. El pensamiento hace que me duelan más las
entrañas que antes y tengo que concentrarme en otra cosa.
Hay una parte oscura de mí que duele y es la razón por la que ataco. Se agita
dentro de mí como una bestia enojada y tengo miedo de que si la llamo me
consuma. Sé exactamente por qué me mantengo alejado de Ali, y es una pena
que lleve conmigo todos los días.
Es porque estoy enamorado de mi hermana.
CAPÍTULO NUEVE

Ali

—Buenos días—. Mis ojos se abren ante el sonido de la voz de Drake. Se


ensanchan cuando veo que está en la cama conmigo.
Está sobre la manta, completamente vestido con su camiseta y un par de
vaqueros. Es el día del partido. Siempre usan sus camisetas el día del partido,
pero éste no es un partido cualquiera. Es el juego del Regreso a Casa y es algo
importante para toda nuestra familia.
—Feliz cumpleaños—. Su sonrisa torcida es tan dulce que no puedo recordar la
última vez que Drake estuvo en mi habitación, y mucho menos en mi cama.
—¿Qué estás haciendo?— se me sale de los labios mientras me siento.
Ha estado haciendo un montón de cosas raras estas últimas semanas. Puede que
no le parezca raro a otras personas, pero ha sido amable y me ha enviado
mensajes de texto al azar aquí y allá. Me llamó para desayunar, así que tenía que
pasar el rato con todos cada mañana.
Está haciendo imposible evitarlo. Cada vez que me doy la vuelta casi me
tropiezo con él. A Lindsey le encanta cada segundo porque dondequiera que esté
Drake, también está Liam. Pensé que Drake estaba más por aquí porque Liam se
lo pidió. Si estoy leyendo bien los gruñidos de Liam, está totalmente enamorado
de ella.
Estas cosas en casa, sin embargo, no tienen nada que ver con Liam y Lindsey, así
que tiene que ser otra cosa. ¿Podrían mamá y papá haberle dicho algo sobre ser
más amables conmigo? Podrían haber visto que ya no estamos cerca y
preguntarle al respecto. Sé que los dos haríamos todo lo posible por ellos porque
mi papá es mi kryptonita y mamá es de Drake.
Se sienta con una magdalena en la mano y enciende la vela. —Es tu cumpleaños
—, me recuerda.
Sé que es mi cumpleaños, pero aun no entiendo por qué está en mi cama. Él me
la acerca y me encuentro sacudiendo la cabeza, una sonrisa tirando de mis
labios.
—Pide un deseo.
Mis ojos se encuentran con los suyos mientras me inclino hacia adelante y los
cierro. Pido mi deseo y apago la vela, y cuando abro los ojos, él sigue ahí
sentado. Deseo que esto sea real porque lo extraño mucho. Cuando veo que
sigue ahí, en mi cama y sin parecer cabreado, mi corazón se eleva.
Saca la vela de la magdalena y me la sostiene. Me chupo el glaseado del final
por hábito y no es hasta que lo estoy haciendo que me doy cuenta de lo que esto
parece. Estoy lamiendo el glaseado del extremo de la vela mientras él lo sostiene
y me mira. Los dos estamos en mi cama y me doy cuenta de la posición en la
que nos encontramos, lo que me provoca una extraña emoción en todo el cuerpo.
—Gracias—, balbuceo, me masturbo, y mi cara se calienta. No me llama cuando
saca el envoltorio del fondo de la magdalena.
—No quiero eclipsar tu cumpleaños con el partido de Bienvenida—, me dice,
dándome la magdalena. Es demasiado pronto para el postre, pero de todas
formas voy a comer algo. Es mi cumpleaños y Drake conoce mi tipo favorito de
pastelito. La suya.
Sabe cómo hacer el mejor glaseado que he probado. Solía hacérmelo todo el
tiempo; luego las cosas cambiaron y dejé de preguntar. De vez en cuando,
cuando todavía los hace, siempre tomo uno y me lo como en mi habitación. No
lo vi haciéndolas anoche, así que eso significa que se levantó temprano sólo por
mí y mi corazón palpita.
—No es gran cosa—, le digo después de tragarme mi mordisco.
Se acerca y su pulgar me roza la mejilla. Los dos nos congelamos cuando
nuestros ojos se cierran y ese mismo zumbido me hormiguea en la piel. Algo ha
sido diferente estas últimas semanas, pero esto no es nada de eso. Suelta la mano
rápidamente y se levanta de la cama. Miro por el rabillo del ojo mientras se
desata rápidamente su camiseta y la deja colgando delante de él.
—Es un gran problema y quería ser el primero en decirte feliz cumpleaños.
Me chupo los labios y veo cómo se aleja de mi cama. ¿Sintió lo mismo cuando
me tocó? Aprieto mis piernas juntas, agradecido de tener una manta sobre ellas.
Mis pezones se aprietan y trato de tirar de la manta hacia arriba sin que parezca
obvio.
—Gracias—, repito.
Él asiente con la cabeza mientras se da la vuelta para irse y casi corre hacia la
puerta de mi habitación cerrada. Lo junta antes de salir y cierra la puerta detrás
de él. Cuando miro hacia abajo puedo ver muy claramente a través de mi
delgada camisa de dormir y gruño, metiendo el resto de la magdalena en mi
boca.
Por eso las cosas han cambiado.
No puedo controlar las reacciones de mi cuerpo a su alrededor y no ayuda que
siga apareciendo en todas partes. Me caigo de nuevo en la cama y otro gemido
me deja cuando su olor llena mis pulmones. ¿Cuánto tiempo estuvo acostado a
mi lado? Mi cuerpo comienza a sentir un hormigueo de nuevo y tengo la
necesidad de meterme la mano en los pantalones, pero lucho contra ello. Eso
estaría muy mal. Me dije a mí mismo que no volvería a hacer eso. No puedo
pensar en mi hermanastro mientras me toco, pero son todos mis conjuros
mentales cuando me duele. Empiezo a pensar que algo anda mal conmigo. Por
mucho que trate de imaginarme a un hombre sin rostro, Drake siempre está ahí.
Necesito ducharme, así que me levanto de la cama para prepararme. Cuando
estoy limpia y vestida tomo mi bolso pero ni siquiera salgo de la puerta de mi
habitación antes de que mis padres estén encima de mí. Cuando entro en la
cocina veo a Drake haciendo tostadas francesas. Si el día sigue así, no voy a
poder entrar en mi vestido de bienvenida mañana.
Me como cada bocado antes de irme a la escuela. Drake dice que deberíamos ir
juntos, así que me subo a su auto. El viaje es corto y Drake trata de hacer una
pequeña charla, pero es difícil para mí mirarlo. Sigo pensando que de alguna
manera sabe que me excité mientras estaba en mi cama.
Cuando entra en el estacionamiento, yo salgo del auto antes de que se detenga.
Pero eso no lo disuade, y sus largas piernas me atrapan fácilmente.
—Hablé con mamá y me dijo que estarías listo a eso de las seis de la mañana.
Hice una reservación para que podamos ir a cenar primero—. Esto está
empezando a parecer una cita, pero si mamá y papá no están viendo eso y
tampoco lo está viendo nadie más, entonces tal vez yo soy el que lo está
pensando demasiado. Tal vez esté exagerando, pero me quito ese pensamiento
loco de la cabeza.
—¡Hice nuestras camisas!— Los dos nos damos la vuelta con el sonido de la voz
de Lindsey. Corre hacia mí con una bolsa en la mano. Ella no me lo da cuando
llega a nosotros, sino que abre la bolsa ella misma y saca la camisa.
—Feliz cumpleaños—. Me abraza y aplasta la camisa entre nosotros. —Sabía
que no sacarías el espíritu de equipo, así que lo hice por nosotros.
Se inclina hacia atrás para que pueda ver la camisa. Ahora sé por qué me envió
tantos mensajes de texto anoche. Tenía las manos ocupadas. Volteo la camisa
para ver a Hawthorne escrito en la parte de atrás. Sé que es para Drake, pero
también es mi apellido desde que papá me adoptó hace años. Ella puso mucho
tiempo y esfuerzo en ellos y en algún lugar un unicornio está perdiendo su brillo.
—Me gusta—, dice Drake desde mi lado. Está luchando con una sonrisa y no
estoy seguro de que esté mintiendo.
—Pensé que deberíamos representarlos, ya que vamos a ir todos juntos al baile.
— Se gira y veo el apellido de Liam en el suyo.
—No es como una cita—, dije, aun sintiéndome avergonzado por lo de esta
mañana. ¿Y si Drake ve que estoy empezando a sentir algo por él que no
debería?
Me sentiría muy avergonzada de que me pusiera en el suelo y tuviera el mismo
tipo de conversación que he oído que ha tenido con otras chicas en la escuela.
Que su enfoque es el fútbol y no la vagina. Aunque estoy seguro de que no lo
diría así conmigo. Nunca le he oído usar esa palabra, pero estoy seguro de que sí.
Toda esperanza de que alguna vez tengamos algún tipo de relación se arruinaría
porque me arrastraría bajo mis mantas y nunca saldría.
Puedo sentir que Drake se pone rígido a mi lado y me inquieta mientras me
pongo el pelo detrás de la oreja. Últimamente lo llevo así y también me quito las
gafas cuando no las necesito. He estado saliendo de mi caparazón más y más. Al
menos eso es lo que dice Lindsey. Creo que es como dijo mi mamá, me estoy
sintiendo más cómodo en mi propia piel. Dejé de tratar de ocultar tanto mi
cuerpo y he estado usando ropa más ajustada a la forma. He estado más cómodo,
pero ahora estoy inestable de nuevo y sé que es por Drake.
—Vamos, vamos a cambiarnos, cumpleañera—. Lindsey bloquea su brazo con el
mío y me arrastra con ella. Miro por encima del hombro para ver a Drake
viéndonos ir y esta vez no puedo leer su cara. No es ira, pero sea lo que sea, es
intenso.
CAPÍTULO DIEZ

Drake

Vi a Ali varias veces durante el día y sé que ese no es exactamente mi nombre en


la parte de atrás de su camisa, pero es mi número. Ha habido unas cuantas niñas
en la escuela que llevan camisas de orgullo y pintan números en sus mejillas,
pero ver a Ali con el número siete en el pecho me hizo caminar con la cabeza
bien alta.
Cuando ella llegó a la escuela decoré su casillero con serpentinas, globos y un
letrero para que la gente supiera que era su cumpleaños. Luego, en el almuerzo,
le pagué a un estudiante de primer año para que saliera a hurtadillas y tomara su
comida favorita porque sabía que la gente me estaría observando. El mariscal de
campo que salía del campus justo antes del partido habría sido material de
chismes de primera. La vi comiendo cuando salía de la cafetería y la sonrisa que
me dio valió la pena. Incluso conseguí que el novio de Dakota, Wes, le diera un
grito sobre los anuncios matutinos, y aunque no estaba en su clase, escuché que
se sonrojó y enterró la cabeza en sus manos.
Mis clases eran cortas porque el equipo quería tiempo extra para repasar las
jugadas antes del partido de esta noche. Pasé horas en el vestuario
anticipándome al partido y preparándome para salir al campo. Mi mente era
aguda y concentrada, pero Ali nunca estaba lejos de mis pensamientos.
Algo ha cambiado entre nosotros y no es como antes. Nos empujamos unos a
otros, pero esta mañana, cuando estaba tumbado a su lado, pude sentir que algo
cambiaba. Cuando ella me sonrió no sentí la misma tensión, como una pared
entre nosotros, sino una mirada en sus ojos que no había visto en años.
—Hey Drake—, el entrenador de Court cuando salgo de la oficina del
entrenador Chris y voy al pasillo.
Acabamos de terminar de repasar algunos cambios de última hora en la lista de
esta noche y quería estar preparado.
—Hola.— Voy a caminar alrededor de ella y ella se pone de lado delante de mí.
—¿Notas algo?— Me mira con los labios abiertos y yo miro su uniforme de
animadora. Tiene mi número pintado en la mejilla y un botón en su uniforme con
mi nombre.
—Gracias—, murmuro porque ¿qué más debería decir? —Tengo que ir al
vestuario.
—Apuesto a que sí—. Hace un espectáculo mirándome de arriba a abajo y me
pone la piel de gallina.
—¿Qué quieres, Court?— Porque estoy cansado de perder el tiempo.
—Me preguntaba si ibas a ir a la fiesta de Kira después del partido de esta
noche. Sus padres se han ido el fin de semana y ella va a hacer una fiesta en la
piscina.
—Tengo planes con mi familia.— Todos vamos a ir a Joe’s después del partido y
será como en los viejos tiempos. Lo he estado esperando toda la semana.
—Sí, pero cierran como a las ocho. La fiesta no empezará hasta después.
Seguramente el mariscal de campo puede escabullirse.— Ella se acerca más
rápido de lo que esperaba y siento su cuerpo presionando el mío mientras su
mano se desliza por mi pecho. —Me encantaría dar las gracias por todo su
trabajo en el campo este año.
—Voy a dar un paso atrás y levantar las manos, pero justo en ese momento Ali
sale por la puerta al final del pasillo.
Una mirada a la posición en la que estamos y veo el dolor en su cara. La llamo,
pero ya se está moviendo en la dirección opuesta y no puede oírme.
—Joder—, siseé, alejándome de Court.
Court se da la vuelta, ve la espalda de Ali y lo saluda con la mano. —Pensé que
era un profesor. De todos modos, ven esta noche. Tengo un bikini nuevo y
necesito que me digas si me veo gorda con él—. Me besa en el aire y camina a
mi alrededor por el pasillo.
No hice nada malo, pero de alguna manera sé que la cagué.
—Drake—, llama el entrenador Chris y tiene su sujetapapeles bajo el brazo. —
Date prisa, es hora de irnos.
Parte del trato con el Homecoming es que antes de que comience el juego
anuncian al ganador del rey y la reina del Homecoming. Es un espectáculo muy
largo cuando estoy listo para salir al campo y batear algo.
Después de que el equipo se arregla, salimos al campo y esperamos a todas las
chicas nominadas para caminar con nosotros. Los chicos se paran de un lado y
las chicas del otro mientras gritan a los ganadores. No he prestado atención a
nada de esto, pero es de lo único que puede hablar la Brigada Rubia. Kira y
Dakota son llamadas primero como tercera y luego como segunda finalista.
Llaman a un par de tipos del equipo y los llevan al frente.
Observo a la multitud en cuanto salgo al campo y veo a mis padres en su lugar
habitual. Ambos tienen sus teléfonos grabando y tomando fotos sin parar, lo cual
es vergonzoso y dulce al mismo tiempo. Cuando no veo a Ali mi corazón
empieza a latir más rápido y mis ojos se mueven a través del mar de la gente.
El alivio me golpea cuando la veo a ella y a Lindsey haciendo su camino hacia
mis padres con bebidas y bocadillos en sus manos. Me tomo un respiro y me
hablo a mí mismo del pánico y trato de concentrarme. Necesito meter la cabeza
en el juego. Literalmente.
El nombre de Court es nombrado para the Homecoming y para mi completa
sorpresa y horror mi nombre es proclamado como el rey. Nos han dicho qué
hacer si nos llaman, pero no estaba prestando atención a las instrucciones.
Hay un ligero empujón en mi espalda y Liam asiente para que camine hacia
adelante. Vuelvo a mirar a Court para ver que me está esperando con
impaciencia y una sonrisa hermética. Yo doy un paso adelante y sostengo mi
brazo para que ella pueda enroscar el suyo en él y saludar a la multitud con el
otro. La gente aplaude y aplaude, pero lo único que veo es a Ali congelada a
mitad de camino con una caja de palomitas de maíz que casi se le cae de la
mano.
Camino hacia el frente, donde me espera una maestra con una corona, y me
estremezco. Suelto a Court en el momento en que puedo y me hago a un lado
mientras ella me pone esa cosa tonta en la cabeza. El juego aún no ha
comenzado y ya es un desastre.
Todos tenemos que estar juntos para que nos tomen las fotos, pero me niego a
volver a tocar a Court. Sigo mirando a Ali y cuando se sienta al lado de mamá,
se esconde un poco para que no pueda verle la cara. La frustración, la molestia,
la impaciencia, todo esto rueda a través de mi piel mientras arranco la corona y
la tiro bajo el banquillo mientras los árbitros llaman a que comience el juego.
Agarro mi casco y hago lo que vine a hacer. Intento sacarme todo de la cabeza
cuando salgo al campo con mi equipo y con los ojeadores mirando. Me digo una
oración silenciosa para que pueda explicarle todo esto a Ali. Pero como dijo una
vez la gran Paula Abdul, damos dos pasos adelante y uno atrás.
El juego es duro y está cerrado todo el tiempo, pero a sólo tres segundos del
final, lanzo a uno a la zona de anotación para ganar. Liam me recoge y todo el
equipo salta a una pila de perros mientras celebramos la victoria y el final de la
temporada. En el momento en que estoy en el aire, escudriño a la multitud y veo
a Ali de pie animándola. La señalo con una mano y me doy una palmadita en el
pecho. Ese solía ser nuestro signo cuando jugaba en la liga infantil. Duda por
una fracción de segundo y luego la veo hacer lo mismo conmigo. Una mano
acariciando su corazón y la otra señalándome.
En ese momento puedo imaginarme lo que se siente ser una estrella de rock.
El entrenador Chris nos envía al vestuario para ducharnos y cambiarnos. Todos
están entusiasmados y gritando mientras entramos. Hago el trabajo rápido de
limpiarme y ponerme una camiseta nueva. Agarro mi bolso y salgo corriendo del
vestuario, con los pies ligeros y felices.
Mis padres y Ali me esperan en la salida y en cuanto la veo no puedo evitarlo.
Sonrío de oreja a oreja mientras la tomo en mis brazos y la giro. Ella grita
encantada mientras mis padres se ríen, y sin pensar que le beso la mejilla. Ella se
congela contra mí y yo me agarro a mí mismo, dándome cuenta de lo que acabo
de hacer. Me río para cubrirlo y después de un segundo la pongo de pie. Su cara
es de color rojo brillante y ella mira hacia otro lado y me apresuro a pasar por
encima de ella.
—Supongo que tu deseo se hizo realidad—, le digo, y ella me mira confundida.
—¿Quieres decir que tu deseo de cumpleaños no era que yo ganara?— Puse mi
mano sobre mi corazón y fingí estar herido.
—Cállate.— Mueve los ojos, pero la mirada de felicidad en su rostro no se
puede ocultar.
—Estamos muy orgullosos de ti—, dice mi papá mientras me abraza y rompe el
pequeño momento de tensión que pasó entre Ali y yo, aunque creo que ni
siquiera se dieron cuenta.
—Y el Rey del Regreso a Casa también—, mamá se acerca y me abraza.
Me pongo rígido al recordármelo y por el rabillo del ojo veo que Ali también lo
hace. ¿Cómo seguimos atacando estas minas terrestres?
—El entrenador dice que varios ojeadores se le acercaron después del partido—,
me dice mi padre en voz baja.
¿—Boston College—? Yo me cubro y él se encoge de hombros.
—No dijo, pero espera oír más para mañana.— Asiento con la cabeza mientras
papá me quita la bolsa del gimnasio y nos dirigimos al estacionamiento.
—¿Por qué no cabalgan juntos y nos vemos en Joe’s?— Mamá sugiere, y yo
miro a Ali.
Tal vez un poco de tiempo a solas sería bueno. Podría explicar lo que pasó con
Court. —Sí, me parece bien—, me ofrezco rápidamente antes de que Ali tenga la
oportunidad de estar en desacuerdo.
Esta vez, cuando llegamos a mi auto, mantengo la puerta abierta hasta que se
deslice. Mi cuerpo está en un alto después de jugar y ganar y tengo una
abundancia de energía para quemar. Respiro mientras camino hacia el lado del
conductor y me subo.
¿Por qué de repente tengo la necesidad de follar hasta que no puedo moverme?
CAPÍTULO ONCE

Ali

—Ese juego fue una locura—, le dije, mirando a Drake.


Hace unos momentos sonreía mucho, pero ahora está casi inestable porque
estamos solos en el coche. No estaba así en el campo. Era tan intenso que me
había olvidado de todo lo demás. Realmente me sentí como en los viejos tiempos
cuando me senté con mis padres y animé a Drake. Me olvidé de todo lo demás y
disfruté el momento y no dejé que toda esa mierda me confundiera la mente y
arruinara lo que fue una buena noche. Uno que siempre recordaremos.
Lo mejor del juego se está desvaneciendo y todavía me sorprende que me haya
levantado y besado la mejilla. Sentí lágrimas que me pinchaban los ojos cuando
se giró para mirarme mientras estaba en el campo y tocó su pecho y luego me
señaló. No podía recordar la última vez que hicimos eso. Las cosas están
cambiando de nuevo, pero no estoy seguro de qué. Debería tomarlo así porque
cualquier cosa es mejor que donde hemos estado.
—Vas a tener que elegir entre las universidades.— Le sonrío con orgullo.
Se lo ha ganado poniendo en el fútbol lo que yo puse en estudiar. Va a hacerse un
nombre y me pregunto si, cuando por fin llegue al campo de algún equipo de la
NFL, todavía se tocará el pecho y me señalará—. Me lo trago, pensando que
podría ser otra persona a la que señala algún día, pero aparto ese pensamiento.
Esta noche se trata de celebrar y no voy a hundirnos. Durante tanto tiempo
hemos estado distanciándonos, pero tal vez ahora sea mi oportunidad de unirnos.
Pronto iremos a la universidad y puede que no nos veamos nunca. ¿Cuán loco es
que hace semanas yo quisiera eso? El pensamiento ahora hace que mi estómago
se sienta hueco por dentro. Es la misma sensación que cuando lo vi con Court.
Realmente no me gustan esas chicas.
—¿Ya escogiste uno?—, me preguntó y meneé la cabeza.
Tengo solicitudes y algunas cartas de aceptación anticipada. Yo también tengo
escuelas de mi elección, pero no todas las mías vienen con viajes completos
como el de Drake. Tengo mis ojos puestos en Boston y me sorprendió cuando oí
a papá mencionárselo. Ya deben haber hablado de ello, pero no pensé que se
quedaría aquí por alguna razón.
—Mucho tiempo—, dice mientras sale de su estacionamiento. —¿Me lo harás
saber?—, empuja.
—Claro—. Me encogí de hombros.
Lo miro y me mira fijamente. Mis ojos se encuentran con los suyos y miro cómo
me mira la boca. Yo hago lo mismo, preguntándome cómo se sentiría si su boca
estuviera presionada contra la mía. No tengo la misma sensación asquerosa que
normalmente tengo cuando pienso en besar a alguien. En vez de eso, mi ritmo
cardíaco se acelera.
—¡No olvides el de Kira!— Oigo a alguien y aparto los ojos de Drake para ver a
la Brigada Rubia parada frente al auto. Ha salido de su sitio pero aún no se ha
movido. Estamos sentados en el estacionamiento bloqueando el camino. Court
tiene una mirada engreída en su cara mientras se ajusta la corona que aún tiene
en la cabeza.
—¡Muévete!— Drake les grita a ellos.
Drake es la que le grita, pero estrecha los ojos hasta que finalmente se apartan
del camino. Cuando lo hacen, Drake despega y puedo sentir su tensión en el aire.
Tiene una manera de manejar su estado de ánimo: pueden ocupar toda una
habitación. No creo que quiera hacerlo, pero siempre puedo sentirlos.
—¿Te vas?— Pregunto. Sé que vamos a cenar, pero él podría ir después.
—No.— Su respuesta es corta y directa.
Siempre asumí que iba a las fiestas después de los partidos, pero nunca estuve
muy seguro. Sólo sé lo que hace fuera de la escuela y en casa por los chismes.
Tienes que tomar eso con un grano de sal, como si no estuvieras saliendo con
alguien. Lleva años diciendo que se centra en el fútbol. Al menos de eso es de lo
que he oído a algunas de las chicas de la escuela quejarse cuando se trata de
Drake.
La gente olvida que soy su hermanastra o piensa que no estoy escuchando
cuando hablan cerca de mí. Yo no corro entre la misma multitud y
probablemente piensen que no importo. Pero mis oídos se animan un poco cada
vez que oigo el nombre de Drake.
—¿Dónde está tu corona?— Pregunto, dándome cuenta de que no lo tiene. Court
aún tenía la suya puesta y apuesto a que la usará el resto de su vida.
—Creo que lo dejé en el campo. No lo sé.— Se encoge de hombros cuando su
expresión se convierte en desagradable.
Puedo decir que en realidad no le importa dónde está. Vi su cara cuando lo
llamaron rey. Estaba tan sorprendido como yo. No sé por qué, porque
deberíamos haberlo visto venir. Se había puesto de pie a regañadientes e hizo lo
que tenía que hacer, pero no parecía contento. Incluso vi a Coach darle una
mirada dura para que se recuperara.
Dejé salir una pequeña risa. —Creo que tienes que ponértelo para el baile.
—No voy a llevar esa maldita cosa al baile—. Sacude la cabeza con firmeza.
—Estoy bastante seguro de que no es para todo el tiempo. Quiero decir, tienes
que hacerlo durante el baile con Court.— Mi estómago hace nudos mientras lo
digo.
No quiero verlos bailar. Odiaba verlos parados ahí juntos siendo coronados.
Odiaba ver sus brazos cerrados con él y odiaba verlos en el pasillo esta tarde. La
única gracia salvadora fue la cara de Drake. No quería estar cerca de Court. No
debería disfrutar tanto de eso, pero me gusta ver a Court enojarse cuando Drake
no le da la hora del día. Se me cae la cara cuando pienso en cómo Drake no me
daba la hora.
—Tampoco voy a bailar con ella.— Sus manos en el volante se aprietan tan
fuerte que juro que lo oigo gemir en señal de protesta. —Caminé hasta allí y
tomé la corona. He terminado.
Se mete en el estacionamiento de Joe’s y encuentra un lugar en la parte de atrás,
lejos de todos los demás. Veo que el coche de mamá y papá ya está aquí y
probablemente entraron a buscarnos una mesa. Él apaga el motor y yo agarro la
manija de la puerta. No voy a pelear con él por bailar con Court. Me alegro de
que no lo haga, pero ya veremos qué pasa mañana. Podría causar una escena
gigante.
Me congelo cuando la mano de Drake cae sobre mi muslo. Me puse pantalones
cortos para el partido porque hacía mucho calor. Sus dedos son suaves al
principio, pero luego se clavan en mi muslo en una sujeción posesiva.
—Dime que sabes que no me gustan los tribunales ni nadie de esa brigada. Dime
que sabes que no me gustaría alguien que hace de la misión de su vida acabar
con los demás.
Levanto la vista de sus manos y le miro a los ojos. Él tiene razón. Cuando lo
pone así y pienso más allá de la superficie, sé que nunca le gustarían los de su
tipo.
—No, no creo que te gusten así.
—No me gustan de ninguna manera—, corrige.
Intentaba ser amable, pero deja que Drake sea franco. Ahora estoy pensando qué
tipo de chica le gustaría a Drake. Su pulgar se frota de un lado a otro en la parte
exterior de mi muslo y de repente es lo único en lo que me puedo concentrar.
—Drake—, susurro, porque no se me ocurre nada más que decir. Mi cuerpo
comienza a sentir un hormigueo como el de esta mañana cuando estaba en mi
cama y su pulgar me rozó la mejilla. Ese pulgar está causando estragos en mi
cuerpo.
—No.— Su agarre a mi muslo es tan fuerte como su pulgar se detiene. Todo mi
cuerpo se ilumina y lucho para no jadear mientras mis pulmones están vacíos. —
Simplemente no lo hagas.
Se inclina hacia adelante mientras lo dice y su boca toca suavemente la mía. Es
sólo una caricia suave, pero yo me siento ahí, sin moverme, mientras él me
presiona más. Estoy completamente quieta cuando su lengua me roza el labio
inferior y él se lleva el sabor más pequeño de mí.
Entonces es como si el sueño se rompiera cuando me suelta, se aleja y salta del
auto. Mi cara se calienta y no puedo seguir el ritmo de lo que acaba de pasar.
¿Por qué no le devolví el beso? Me quedé sentado conmocionado y ahora
lamento haberme bañado. Probablemente piensa que yo no quería el beso y que
quiero meterme en un agujero y desaparecer para siempre.
Mi puerta se abre un segundo después y Drake me tiende la mano.
—No lo pienses demasiado—, dice mientras me mira dulcemente.
¿Cómo puedo no pensar demasiado en esto? Me besó y soy su hermanastra. Esto
está mal en muchos niveles, pero de todo lo que estoy enojado conmigo mismo
por no haberle devuelto el beso. No me aferré al momento robado que se sentía
tan bien.
Me rodea con su brazo mientras caminamos y no sé si tiene que ser casual o
como si fuéramos una pareja.
—Lo estás pensando demasiado.
Oigo la risa en su voz y con ella se desvanece parte de la preocupación que
estaba construyendo rápidamente. Me chupo los labios, tratando de ver si puedo
saborearlo, pero necesito concentrarme en otra cosa.
Cuando llegamos al frente del restaurante me abre la puerta. —Haré que me
devuelvas el beso—, dice al lado de mi oreja cuando me deslizo a su lado.
Su brazo se cae de mi hombro y no tengo tiempo para responder porque mamá y
papá están allí saludándonos desde su mesa.
Drake me pone la mano en la espalda mientras me guía y me saca la silla. Mamá
y papá se ven tan felices como sus ojos rebotan entre nosotros. Puedo decir que
están disfrutando que estemos saliendo porque vi sus caras iluminadas cuando
Drake me recogió para celebrarlo. Si supieran lo bien que nos llevamos, no
estarían tan contentos.
—Es como en los viejos tiempos.— Mamá sonríe mientras me siento en mi
asiento.
—¿Vas a partir las costillas conmigo?— Drake me empuja de un lado antes de
levantar su brazo y ponerlo causalmente en el respaldo de mi silla. Entonces lo
siento enganchar su pie bajo mi silla mientras me acerca a él. Mamá resoplaba y
papá se reía de un —Sí, claro.
—No comparto la comida.— El único momento que comparto es cuando hay
algo que no quiero comer y a Drake le gusta.
Le doy un empujón y me pregunto cómo está siendo tan juguetón ahora mismo.
No puedo evitar hacerlo yo mismo porque es como en los viejos tiempos. Pero
después de ese beso no quiero los viejos tiempos.
Quiero algo nuevo.
CAPÍTULO DOCE

Drake

Cuando terminamos de cenar, mamá y papá dicen que van a ir al cine, así que me
ofrezco a llevar a Ali a casa. En el camino me acerco y pongo mi mano sobre su
muslo desnudo y me siento tan natural y bien.
Ya le dieron a Ali sus regalos de cumpleaños esta mañana y le rogaron que fuera
al cine con ellos. Le dije que yo también iría, pero ella dijo que estaba cansada
después de un largo día y que necesitaba descansar para mañana. Cuando mamá
y papá dijeron que vendrían a casa para pasar el resto de la noche con ella, ella
insistió en que se fueran y se divirtieran. Me costó un poco de persuasión, pero
fueron y Ali se subió al auto conmigo.
—Creo que rompiste el récord de costillas esta noche.— Le sonrío y se sonroja.
—Deberían haberme dado una camiseta o algo.— Se da palmaditas en la barriga
que aún son suaves y bonitas. —No podré caber en mi vestido mañana.
—Estoy seguro de que te verás increíble.— Sostengo su mirada por un segundo
mientras nos sentamos en la luz roja y mi pulgar traza la seda de su muslo.
Se aclara la garganta y mira hacia otro lado. —Gracias por hacer de mi día un
día especial, aunque también fue tu día.
—Bueno, aún no ha terminado.— Se da la vuelta para mirarme y levanta una
ceja.
—¿Qué?— Ella empieza a sonreír y yo sacudo la cabeza.
—Es una sorpresa.
Cuando llegamos a casa, entramos y tiro las llaves en el mostrador de la cocina y
tomo a Ali de la mano.
—Ven conmigo—, le dije, arrastrándola conmigo a mi habitación.
—Está más limpio aquí que en mi habitación—, bromea mientras se sienta en el
borde de la cama.
—Lo sé—, me burlo de ella y voy a mi escritorio a recoger la cajita. —No estaba
seguro de cuándo darte esto, pero me pareció el momento adecuado. Feliz
cumpleaños, Ali.
Ella me irradia mientras la toma en su mano y luego la abre. —Drake—. Me
mira con los ojos muy abiertos y luego mira la caja. —¿Son de verdad?
—Sí. ¿Te gustan?— De repente me siento inseguro, pero me sentí bien cuando
los vi. Los diamantes rosas tallados Princesa me recordaron a ella y a cómo
solíamos jugar a las Barbies durante horas. Le encantaba vestirlas y luego
desnudarlas y frotar sus cuerpos de plástico.
—Por supuesto que sí. Me encantan. Oh Dios, ¿y si los pierdo?— El pánico le
golpea los ojos y tengo que reírme.
—Tengo seguro para ellos.— Le quito la caja y los saco. —Veamos cómo te
quedan.
Ella saca sus aros y los coloca en mi mesita de noche, y yo me inclino hacia
adelante para poner los diamantes por ella. Son casi tan grandes como sus
lóbulos, pero quería que la gente los notara. Se merece toda la atención y no es
que quiera que los chicos la vean, pero estoy cansada de que la gente la despida.
Es demasiado buena para ellos, pero no es invisible.
—Hermosa—, digo mientras la miro y le meto el pelo detrás de la oreja. Hay
una pausa entre nosotros y yo me levanto y tomo su mano. —Ven a ver.
La llevé a mi cómoda con el espejo grande delante. Me paro detrás de ella y veo
su reflejo desde la parte superior de su cabeza hasta sus muslos. Lleva
pantalones cortos y la camisa con mi número. Puedo sentir el calor que sale de
su cuerpo mientras se sonríe en el espejo y gira su cabeza de un lado a otro para
otro para ver los diamantes brillar.
Me acerco cada vez más hasta que mi frente está presionado contra su espalda.
Espero a que dé un paso adelante o se aleje, pero a medida que mi mano se
acerca y toca su cadera, ella no se mueve. En vez de eso, sus ojos se fijan en los
míos en el espejo y dejo que mis dedos se muevan por la parte delantera hasta el
parche de piel que hay entre sus pantalones cortos y donde la camisa se ha
subido.
—Drake—, susurra cuando mis dedos van al botón de sus pantalones cortos,
pero no me dice que pare.
Con un toque de mis dedos se abren y presiono mi pene dolorido contra su
trasero.
Se le queda sin aliento cuando abro la parte delantera de sus pantalones cortos y
sumerjo mis dedos en el calor de sus bragas.
—Esto está mal—, dice, con su voz tan suave, como si no quisiera que lo
escuchara.
—Lo es—. Me inclino hacia adelante y presiono mis labios contra la delicada
piel de su cuello. Toco el algodón de sus bragas y están mojadas contra su coño.
Su boca se abre mientras empujo el material hacia un lado y luego paso las
puntas de mis dedos a lo largo de sus labios inferiores. Son tan suaves y
húmedos que cuando la acaricio, mis dedos ásperos bailan sobre su clítoris.
—Eres mi hermano, Drake. ¿Qué van a decir mamá y papá? pregunta mientras
ensancha las piernas para que yo pueda meter los dedos dentro de ella.
—No tienen por qué saberlo. Todavía no, de todos modos.— La meto en su coño
apretado sólo para sentirlo, para conocerla. Luego traigo mis dedos de vuelta a
su clítoris y lo acaricio un poco más. Ella gime y mece sus caderas hacia
adelante, sus ojos observando como mi mano desaparece una y otra vez en sus
pantalones cortos.
—¿Podemos hacer esto?— Ahora está seria y mueve las caderas más rápido.
—No deberíamos, pero no puedo evitarlo. Eres tan guapo, Ali, y te deseo tanto.
Su culo me empuja la polla y siento que el bulto de mis pantalones amenaza con
liberarse. Me duele y todo en lo que puedo pensar es en encontrar alivio dentro
de su coño suave y rosado y aprieto mis dientes. Su clítoris es como una pequeña
perla bajo mi tacto y froto el pico húmedo una y otra vez hasta que se mece
conmigo.
—Tal vez esta noche, cuando mamá y papá se vayan a la cama, pueda entrar a tu
cuarto y desearte un feliz cumpleaños—, le digo contra la oreja y ella cierra los
ojos. Ella asiente con la cabeza mientras el rubor se desliza a través de su pecho
y por su cuello. —Todavía estás en la toma, ¿verdad?
Sus ojos se abren de par en par y por un segundo deja de moverse conmigo, pero
luego asiente con la cabeza a regañadientes.
—No sé cuánto tiempo tenemos.— Me arrodillo en el suelo y le doy la vuelta
mientras le tiro los pantalones cortos por los muslos.
—Drake, no deberíamos hacer esto—, dice mientras se quita los calzoncillos y
las bragas. Su coño desnudo libre de pelo está justo delante de mi boca.
—No tenemos que decírselo a nadie. Puede ser nuestro secreto—. Me inclino
hacia adelante y le doy un beso en el muslo y ella me mira.
—Tal vez sólo un poquito—, se cierra mientras yo le beso el coño y luego lo
toco con la lengua.
Antes de que tenga la oportunidad de cambiar de opinión, le meto la lengua en el
coño y le chupo el clítoris. Ella agarra mi pelo y lo agarra con fuerza mientras
me pasa el coño por encima de la cara. Está empapada de jugosa dulzura y yo
me la bebo. Puede que sea mi hermana, pero su coño sabe a diosa.
Un segundo ella está reteniendo su deseo y al siguiente se apoya en el vestidor
con las piernas abiertas-águila, con mis dedos follando con ella fuerte y rápido.
—¡Drake!— grita cuando su orgasmo llega y su dulce crema me cubre los
dedos.
En ese momento oigo la puerta principal abrirse y cerrarse abajo y mi mamá me
llama.
—¡Hey chicos, estamos en casa!— Hacemos una pausa de medio segundo antes
de que Ali se ponga frenéticamente los pantalones cortos. —La película estaba
agotada. ¿Pueden creerlo?—
Sus pasos golpean las escaleras y Ali va a la silla de mi escritorio y saca su
teléfono. Finge mirarlo, pero su cara está sonrojada y sus duros pezones
presionan contra la camisa.
Salto en mi cama y pongo una almohada sobre mi regazo para esconder mi polla
mientras saco mi teléfono y hago lo que ella está haciendo. Es entonces cuando
veo una docena de mensajes perdidos de Liam y los abro.
—¿Quieren hacer palomitas de maíz y ver algo aquí esta noche?— Mamá dice
que cuando entra en mi habitación.
—Claro—. Ali se levanta de la silla, todo sonríe. —Iré a ponerme el pijama—.
Me echa un vistazo rápido y se sonroja antes de salir de mi habitación.
—¿Y tú, Drake?— Mamá dice.
Reviso mis mensajes una vez más.
Court está en casa de Kira diciéndole a todo el mundo que te acuestas con tu
hermana. Dijo que tiene fotos tuyas y sus besos en tu auto. ¿Dónde te
encuentras?
—En realidad, creo que saldré un rato.
CAPÍTULO TRECE

Ali

Se fue. Todavía no puedo creer que se haya ido.


Ese pensamiento se reproduce en un bucle en mi cabeza todo el día. Anoche bajé
a buscar a mis padres haciendo una película y Drake se había ido. Mamá me dijo
que decidió salir después de todo y que yo había fingido descaradamente que
necesitaba el teléfono de mi mamá para poder rastrearlo. Todos sabemos que nos
sigue y mi corazón se hundió cuando vi que fue a la fiesta. No entiendo por qué
y mi mente preocupada no puede dejar de pensar en todos los detalles.
Levanto la mano y toco los pendientes que me dio. Aunque estaba enfadado con
Drake, no me atreví a quitármelos anoche. Son tan bonitas y siento que una parte
de él está conmigo cuando las llevo puestas. Disfruto de su peso y de la marca
silenciosa que dejó. No quiero saber cuánto cuestan, pero he sabido desde muy
joven que los Hawthornes son más que ricos. Vivimos en lo que creí que era un
castillo la primera vez que lo vi.
Cuando David me adoptó, me regalaron un fondo fiduciario junto con su
apellido. No quería su dinero, pero me encanta cómo nos ha tratado siempre
igual a Drake y a mí. Esa es un área en la que nunca tuvimos problemas. Mamá
era de la misma manera y creo que lo único que nos hace a mamá y a mí un poco
más cercanos es el vínculo de la feminidad.
—Son impresionantes—, dice mamá.
Me está mirando en el espejo mientras toco los pendientes otra vez. No importa
cuánto lo intente, no puedo dejar de jugar con ellos. Creo que es para asegurarme
de que siguen ahí y que no se me habían ocurrido. Y lo que Drake y yo hicimos
en su habitación no fue mi imaginación.
—Te quedan bien.— Mamá sonríe mientras me da la mancha en el labio que el
maquillador nos dijo que compráramos. Lo guardo en el bolso pequeño que hace
juego con mi vestido.
Planeaba llevar el pelo suelto, pero quería lucir mis pendientes, así que el
peluquero se decidió por un look mitad arriba y mitad abajo. Mi masa de rizos
está realmente bajo control esta noche mientras los largos y oscuros mechones
cuelgan de mi espalda.
—También combinan con el vestido—, agrego.
—Cariño, esos pendientes van con todo.— Mamá me aprieta el brazo y yo me
río con ella. —Corriendo, cocinando, limpiando, tumbado en pijama. Siempre
coincidirán.
—Tienes razón—, estoy de acuerdo.
Se acerca a mi vestido y lo abre de la bolsa. —Vamos, quiero ver todo junto.
Cuando mamá me levantó temprano para nuestro día de spa, me preguntaba
cómo podríamos pasar un día entero preparándonos. Pero no me llevó mucho
tiempo aprender que puedes hacerlo. Ha sido divertido y me ayudó a olvidarme
de Drake por un tiempo, aunque siempre volvía a estar en primera línea de mi
mente y me pregunté de nuevo por qué se fue anoche. ¿Por qué no entró en mi
habitación como sugirió? Puede que haya cerrado la puerta, pero él sabe cómo
abrirla. Me enseñó a hacerlo cuando tenía ocho años.
Me pongo el vestido y mamá me ayuda a subirme la cremallera. Sigue como un
guante y los ojos de mamá empiezan a llover como en el vestuario. —Te ves tan
hermosa.
—¡Mamá!— Intento hacerla callar, porque si llora, lloraré.
Drake podría haber estado en mi mente mucho hoy, pero he disfrutado el tiempo
de mi mamá, y fácilmente podría ponerme en modo de llorar ahora mismo. Papá
y Drake nos dieron una vida que es más de lo que hubiéramos esperado. No se
trata de dinero, sino de cuánto se preocupan por nosotros.
—Está bien, está bien. Me las arreglaré—. Se hace un severo asentimiento con la
cabeza. —Date la vuelta y mira—. Me volví hacia el espejo alto de su
dormitorio.
—Oh, Dios mío—, dije. Recuerdo que el vestido era impresionante antes, pero
ahora lo estoy matando. Me siento como una princesa. Mamá tenía razón.
Necesitaba entrar en mi propia piel. Drake pudo haber corrido anoche, pero me
sentí sexy cuando me tocó. Él sacó a la luz por qué mi cuerpo anhelaba su toque.
—También es algo sexy—, dice mamá en voz baja. Quiere que la escuche
decirlo, pero está tratando de jugar. —Hablando de...
—No, gracias—. Le corté el paso, sin querer tener esa charla.
—Tengo que hacerlo, Ali. Es un baile y...— Ella da una mirada de conocimiento.
—Voy a ir con Drake—, le recuerdo.
No es que realmente importe por lo que hicimos anoche. Mi cara se calienta
cuando una avalancha de imágenes de él con su cara entre los muslos invade mi
mente. Cómo empujó sus dedos dentro de mí y tomó lo que quería. Él sabía lo
que necesitaba sin que yo tuviera que pedirlo y no estoy seguro de que lo hubiera
hecho. Apestaba que no llegara a disfrutar de mi orgasmo antes de que nuestros
padres casi nos atraparan.
Mamá agita su mano despectivamente como si eso no importara. No tiene ni idea
de lo equivocada que está. Pero después de lo de anoche, estoy empezando a
pensar que Drake ha cambiado de opinión. Sé que se siente atraído por mí
basado en el tamaño de su pene duro que sentí presionado en mi trasero.
También estuvo de acuerdo conmigo en que no deberíamos hacer lo que
estábamos haciendo.
Entre casi ser atrapado y la emoción del día, podría haberse acobardado. Pero es
difícil de creer que eso sea todo, porque Drake nunca se acobarda. Siempre ha
sido un tipo que hace todo o nada. Odio no poder pedírselo. Alguna vez pude
haberle preguntado cualquier cosa. Era a él a quien le habría pedido consejo, y
ahora mismo no tengo a nadie con quien hablar de esto. Podría decírselo a
Lindsey, pero aún no estoy seguro de querer compartirlo. No cuando no sé dónde
está Drake mentalmente con nosotros. Necesito hablar con él y la ira se enciende
dentro de mí cuando pienso que ya se está yendo.
—No tienes idea de cómo será la noche. Así que, ten cuidado—, me dice mi
mamá rápidamente, apretando mis brazos.
—Estoy a salvo—, me apresuro a decir. No quiero hablar de esto y
afortunadamente Lindsey salva el día mientras entra.
—¿Están aquí?—, pregunta ella, abriendo la puerta sin esperar. —Mierda. No
me dijiste que tu vestido estaba tan enfermo—. Entra en la habitación y sus ojos
se abren de par en par.
—La tuya también—, le dije y la transporté. No va a perder el tiempo esta noche
con su sexy vestido de dos piezas. Se encoge de hombros y sonríe. Me encanta
su confianza.
—Ya tuve la charla de sexo.— Le tiende la mano a mi mamá para que la detenga
antes de que pueda abrir la boca.
—Sólo me aseguraba—. Mamá se acerca a Lindsey y le da un abrazo y un beso
en la mejilla.
—Iré a asegurarme de que los niños estén listos—, nos dice mamá y sale de la
habitación.
—Liam no va a poder resistirse más—, le digo cuando la puerta se cierra.
—Deberías haber visto sus ojos cuando me recogió para venir aquí.— Ella
mueve las cejas. —Le di el cepillado porque estoy loco.
Me eché a reír, pero no me sorprende en lo más mínimo. —Él puede perseguir
ahora—, dice ella con ternura.
Sí, con ese vestido apretado creo que todo el mundo va a perseguir. Juro que
parece como si hubiera salido de una revista.
—¿Por qué no has estado respondiendo a mis mensajes?— Se vuelve para
mirarnos en el espejo uno al lado del otro. —Maldición, nos vemos bien.
—Mierda. Puse mi teléfono en el bolso que mi madre me dio esta mañana y lo
olvidé—. Me acerco para cogerlo.
—¿Te ha visto Drake ya?— Sacudo la cabeza y me aseguro de que tengo todo lo
que necesito. Veo que tengo un montón de mensajes pero no los leo.
Probablemente todos sean de Lindsey.
Sus cejas se elevan en lo alto de su frente.
—¿Qué? ¿Por qué importa si Drake me ha visto?
—Nada—. Me agarra de los brazos. —Quiero ver esto—. Me tira de la
habitación y casi me tropiezo con mis talones. Está demasiado entusiasmada con
esto. —Y que se joda la Brigada Rubia. Tienen que meterse en sus propios
asuntos—, añade Lindsey. No tengo ni idea de lo que está hablando.
Veo a papá primero cuando llegamos a la cima de las escaleras y le doy una gran
sonrisa porque ya ha sacado su cámara. Graba todo, lo cual es adorable. Incluso
le he pillado grabándome mientras estudiaba. Piensa que todo es un momento
para ser capturado, lo cual es muy dulce. Me pregunto si Drake será un padre así.
El pensamiento aleatorio casi me hace caer en los talones, pero Lindsey tiene un
fuerte agarre en mi brazo y me salva.
Drake sale de la sala de estar y entra en la entrada principal al final de las
escaleras. Nuestros ojos se encuentran, y por un momento al bajar las escaleras,
me olvido de que él se fue anoche. Me pierdo en él y me da una sonrisa cálida.
Pero no toca sus ojos y sé que algo anda mal. Puedo sentirlo porque puedo leer
sus estados de ánimo.
Mamá y papá nos hacen posar para un millón de fotos antes de irnos a cenar. El
viaje es espeluznantemente tranquilo y Lindsay hace todo lo que puede para
hacer una pequeña charla que no llega muy lejos.
—¿Ya no contestas el teléfono?— Drake pregunta cuándo llegamos al
estacionamiento del restaurante.
—Estaba ocupada preparándose. Mírala.— Lindsey me sacude cuando golpea a
Drake en la nuca desde el asiento trasero. —Ni siquiera le dijiste que se veía
bonita.
La cara de Drake se convierte en shock para que coincida con la mía. No estoy
seguro de que no lo haya dicho porque Lindsey le golpeó en la nuca o porque se
le nota. No ha dicho nada, para ser justos.
—Comamos—, digo que cambiemos de tema mientras Drake se acerca al
aparcacoches.
Camina a mi lado y abre la puerta. Se inclina hacia adentro. —Siempre pienso
que te ves hermosa, Ali.
Puedo escuchar el arrepentimiento en su voz y no sé si es por no decir algo sobre
cómo me veo esta noche o por aceptar este baile. Asiento con la cabeza. ¿Qué le
digo a eso?
Cuando nos sentamos a nuestra mesa, el silencio cae sobre nosotros cuatro.
Siento que todos los demás saben algo que yo no sé y me molesta.
Pedimos nuestra comida y Lindsey hace todo lo posible para que la conversación
vuelva a empezar. He notado que Liam no puede dejar de tocarla ahora. Vaya,
cómo han cambiado las cosas. También noto que Drake sigue mirándome
abiertamente pero sin decir nada.
—¿Qué?— Me quebranto cuando finalmente he tenido suficiente.
No es como si pudiera preguntar cualquier otra cosa con otras personas aquí. Lo
que Drake y yo hicimos estuvo mal, pero yo también lo deseaba. Más que nada,
quiero que él lo quiera y que luche por ello. Despertó algo dentro de mí que no
creo que pueda volver a controlar. En algún nivel básico sé que él puede manejar
mi cuerpo y darme lo que necesito.
Su mano alcanza la parte posterior de su cuello y aprieta. Lo hace cuando está
pensando mucho en algo.
—Deberíamos saltarnos el baile—. Trata de hacerse el indiferente mientras lo
dice.
—No te lo puedes saltar, eres el rey—, le recuerda Lindsey. Miro mi regazo y
juego con la servilleta.
Lo que realmente quiero es un agujero negro que se abra y me absorba. Ha
cambiado de opinión y no quiere ir conmigo.
—Necesito ir al baño—. Voy a levantarme pero Drake se me adelanta y me saca
la silla. Doy las gracias antes de tomar mi bolso y dirigirme al baño de damas.
No estoy seguro de cuál es mi plan cuando llegue allí porque no es como si
pudiera deshacerme de Drake. No sólo vivo con él, sino que él nos llevó a todos.
Voy a tener que aguantarme. No voy a conseguir algo nuevo con Drake. No sé
qué era esto, pero me duele el corazón por la pérdida de algo que no sabía que
quería desesperadamente.
Creo que estoy enamorada de mi hermanastro y parece que no puede alejarse lo
suficiente de mí. No me está tocando como ayer y todavía no me ha dicho por
qué se fue como lo hizo. Cuando dijo que debíamos mantenerlo en secreto por
ahora, acepté, pero ahora se siente vergonzoso, como si estuviera escondido.
Odio que quiera esconderme, pero una pequeña parte de mí reza para que sólo lo
haga para protegerme. Ese es el Drake que recuerdo y espero que sea el Drake
que aún es.
CAPÍTULO CATORCE

Drake

Me siento como un completo pedazo de mierda, pero estoy tratando de no


arruinarle esto a Ali. Se ve totalmente impresionante y todo lo que quiero hacer
es tirarla de ella hacia mis brazos. Pero no puedo y me está matando.
—Quizá deberías ir a hablar con ella—, le dije a Lindsey. Ella asiente con la
cabeza y va tras ella.
Quiero ser yo quien se apresure a ir al baño, pero ahora Ali sólo necesita que yo
le arruine las cosas.
—Tienes que decírselo—, dice Liam.
—Mierda, esto es un desastre.
Anoche fui a casa de Kira y el lugar estaba lleno. Todos los de nuestro grado y
varios de los de abajo estaban allí y estaba fuera de control. Fue como algo
salido de una película y en el momento en que llegué supe que era una mala
idea. Pero tuve que encontrar a Court y decirle que mantuviera la boca cerrada.
Cuando salí por detrás, Court estaba al lado de la bañera de hidromasaje en lo
que tenían que ser un par de cuerdas atadas entre sí, porque no cubría lo
suficiente como para llamarse traje de baño. Mantuve mis ojos en los suyos
mientras agarraba una toalla y se la empujaba. Le dije que teníamos que hablar y
lo tomó como una invitación para que me dejara a solas.
Me aseguré de que Liam estuviera conmigo todo el tiempo para que no
empezara una mierda, y cuando la confronté por la foto y el rumor que estaba
difundiendo, no lo negó. Ella ya se lo había mostrado a todo el mundo y dijo que
nuestro gran secreto había salido a la luz y eso es lo que conseguí por follarme a
mi hermana.
Me enfurecí y me puse furioso, pero por suerte Liam estaba allí para agarrarme y
sacarme de allí. Pero era demasiado tarde y el daño ya estaba hecho. Todos
vieron mi reacción y supieron que había algo de verdad en lo que decía Court.
No había manera de cerrar la caja de Pandora, y el secreto que había guardado en
mi corazón durante tanto tiempo estaba al descubierto. En un abrir y cerrar de
ojos.
—No tienes nada de qué avergonzarte, pero ella no puede entrar en ese baile a
ciegas.— La voz de Liam es solemne mientras sacude la cabeza. —Dale la
oportunidad de defenderse. Creo que te sorprenderás—.
Lo pienso por un segundo y me doy cuenta de que tiene razón. Si no le doy a Ali
la oportunidad de armarse de la reacción, entonces voy a terminar haciéndole
más daño. Me alejo de la mesa y tiro la servilleta.
Caminando hacia la parte de atrás del restaurante, veo el letrero de los baños de
mujeres. Empujo la puerta para encontrar un pequeño y vacío salón. Camino a
través de otra puerta y veo a Ali en el fregadero con lágrimas en los ojos y a
Lindsey a su lado con la mano en el hombro.
—¿Puedo tener un segundo con mi hermana?— Pregunto, y Lindsey mira a Ali
para confirmarlo.
Cuando Ali asiente, espero a que Lindsey salga antes de acercarme a ella.
—La cagué—, dije, y Ali me parpadeó un par de veces sorprendido.
—¿Cómo?— Sus ojos están suplicando mientras me acerco a ella y luego meto
las manos en los bolsillos para evitar que me acerque a ella.
—Porque te quiero a ti y no quería que el mundo exterior lo arruinara. Sacudo la
cabeza mientras trato de hacerla entender. —Court me envió un mensaje anoche.
Ahí es donde fui.
—Fuiste a ver a Court después de que...— Se calla y una imagen mía de rodillas
comiendo su coño me empuja a la mente.
—Fui a verla porque tenía una foto de nosotros besándonos fuera de casa de Joe.
—Oh Dios.— Su cara palidece y lleva los dedos a la boca.
—Está fuera—, digo, pero me sorprende lo bien que me siento ahora que se lo
he dicho a Ali.
—¿Mamá y papá?—, pregunta simplemente, y yo me encogí de hombros.
—Estoy seguro de que es sólo cuestión de tiempo, pero por ahora no creo que lo
hayan oído.— Doy otro paso adelante y esta vez estoy justo delante de ella. Puse
mi dedo bajo su barbilla e incliné hacia atrás para que pueda mirarme. —Si
vamos a este baile esta noche, todos sabrán que estamos juntos.
—Y no quieres que lo sepan—, dice en voz baja. Puedo ver el dolor en sus ojos.
—No.— Sacudo la cabeza. —Me importa un carajo quién lo sepa. Todo lo que
siempre quise fue protegerte. Te quiero, Ali. Te he amado desde que era un niño,
y ahora te amo como hombre. Estoy cansado de esconder lo que siento y de
alejarte para evitar que suceda porque estoy preocupado por las consecuencias.
No voy a hacer eso nunca más y tampoco dejaré que lo hagas tú.
—Drake—. Mi nombre es un susurro en sus labios antes de inclinarme y besarla.
Ella agarra mi esmoquin mientras mis brazos se envuelven alrededor de su
cintura. Su boca se abre y sabe cálida y dulce. Mi polla late entre mis piernas.
Toco su lengua con la mía y es suave como su coño. No creo que pueda esperar
hasta esta noche para tenerla. Porque la tendré antes de que acabe la noche.
La pongo contra mí y la vuelvo para que dé la espalda a la puerta. Le doy la
vuelta a la cerradura y me pongo de rodillas mientras empiezo a empujar su
vestido.
—¿Qué estás haciendo? No podemos hacer esto aquí—, dice, pero sostiene el
material con cuentas alrededor de la cintura.
—No me digas cuándo comer este coño—, gruño, jalando el material de algodón
hacia un lado y chupando sus dulces y suaves labios. —Eres mía.— Ya he
esperado bastante. Las compuertas se han abierto y no hay vuelta atrás. Ya no me
negarán a mi chica Ali.
—Sí—, jadea, rodando sus caderas contra mi boca y empujando su coño cerca
de mí.
Le paso la lengua por encima de su clítoris y ella silba.
Abre más sus piernas y me agarra el pelo mientras disfruta de su placer.
No tarda mucho en recuperar el aliento y sus piernas se tensan. Siento su
liberación, ácida y dulce en mi lengua, y la lamo hasta limpiarla. Esta vez,
cuando viene, todo su cuerpo se relaja contra mí y tengo que sostenerla.
—Voy a tenerte en mi polla esta noche—, le dije y le bajé el vestido a su lugar.
Me agacho y agarro mi verga para apretar. —No importa lo que pase, voy a
terminar la noche dentro de ti.
Sus labios se separan mientras me inclino y la beso con fuerza. Todavía puedo
saborear su coño en mí y ella se queja del sabor. Pienso en cómo sería entrar en
su boca y luego besarla. Tal vez podamos tener sesenta y nueve y luego me
quedo con los dos. Gruño contra ella y luego me obligo a romper el beso.
Descanso mi frente sobre la suya para recuperar el aliento y ella me envuelve las
manos alrededor de las muñecas.
—Yo también te quiero, Drake—, dice sonriéndome.
—¿Qué tal si vamos a cenar y luego hacemos nuestra entrada?
—¿No más escondite?— Se muerde el labio inferior y me mira nerviosa.
—No más esconderse.
Respira hondo y luego se fortalece. —Hagámoslo.
CAPÍTULO QUINCE

Ali

Drake me saca la silla y me siento a la mesa. Me siento más ligero y sé que no


son sólo sus palabras, sino el orgasmo con el que me sacudió el cuerpo. El borde
que he estado montando todo el día se ha ido y por ahora me siento relajado y
tranquilo. Todavía hay un dolor que necesita ser llenado, pero sé que Drake se
encargará de eso más tarde. Por ahora vamos a disfrutar de nuestra noche juntos.
—¿Por qué te sonrojas?— pregunta Lindsey con una sabia sonrisa en su rostro.
No sabía que lo era, pero mis mejillas están calientes. No es por ruborizarse, es
por lo que Drake me hizo y esta vez pude disfrutarlo un poco más.
—Silencio—, digo en voz baja, haciéndola reír mientras Drake se sienta a mi
lado. A diferencia de la noche anterior, cuando se acercó sigilosamente a mi silla
debajo de la mesa, esta noche la agarra abiertamente y la tira lo más cerca
posible de él.
—Por fin—. Lindsey baja la cabeza dramáticamente hacia atrás y da un largo
suspiro de alivio.
—¿Qué quieres decir con —finalmente—?— Ella ha hecho muchos comentarios
sobre Drake antes, pero me sorprende que pensara que esto pasaría en realidad.
—Sabía que esto iba a pasar.— Señala hacia adelante y hacia atrás entre Drake y
yo. —Pasó una eternidad antes de que ustedes cedieran a esto.
—¿Sabías que pasaba algo?— Miro a Liam y como siempre no puedo leer su
cara.
—Sí, sabía que algo pasaba. Ustedes dos se evitan el uno al otro como la plaga y
sé que no se odian, así que tuvo que ser otra cosa. Creo que todos lo sabemos
ahora.
Liam asiente con la cabeza. —Todos los chicos excepto el idiota de Eric saben
que no deben hablar de Ali o pierdes la cabeza.
—¿En serio?— Miro a Drake, que se encoge de hombros como Liam. Nadie me
invitó al baile, espera a Eric y él sólo lo hizo porque Drake se puso furioso.
—Te evita, pero no quiere que otros hombres se acerquen a ti y se esfuerza para
asegurarse de que tienes cosas que necesitas para ser feliz. Todas esas pequeñas
cosas tienen sentido.
—Sé que nos evitamos el uno al otro, pero...— Me voy, sin saber de las otras
cosas de las que ella está hablando.
—Me manda un mensaje de texto sobre ti—, dice Lindsay y miro a Drake con
sorpresa.
—¿Le mandas un mensaje?— No creí que hablaran, excepto para ser amables
cuando ella estaba en nuestra casa.
—A veces—, responde Drake con otro de esos encogimientos de hombros. Él y
Liam realmente los tienen abajo.
—Está lleno de eso. Siempre está preguntando si llegamos a donde íbamos con
seguridad y si estamos fuera. Te pregunta si te comiste todo el almuerzo o por
qué te ves tan malhumorado a veces—. Boca —punto— y mi cara se calienta de
nuevo. —No dije nada porque pensé que ustedes dos deberían averiguarlo. En la
pequeña posibilidad de que me equivocara, podría haberte hecho las cosas muy
raras.
Estoy aturdido por sus palabras.
—Te lo dije, Ali, estoy enamorado de ti.— Mi corazón se salta un latido de la
misma manera que cuando me lo dijo por primera vez.
—Algunas personas no pueden ver lo que está justo frente a sus caras. Lindsey
mira a Liam. Cómo cambian las cosas. Él sigue tratando de tocarla y ella rehúye.
Ella realmente va a hacer que él trabaje por ello ahora.
—Ya veo.— La voz de Liam es baja y retumba como un gruñido. —Confía en
mí, ya veo.— Esta vez su expresión realmente cambia y veo ese mismo brillo en
sus ojos que Drake tuvo cuando me puso las manos encima. —Deja de alejarte
de mí.— Mi boca se abre cuando la saca de su silla y la pone en su regazo. No
puedes huir de un tipo como Liam y creo que todos lo estamos viendo ahora. —
He estado esperando a que el fútbol se acabe—, le dice. —Sabía que una vez que
esto comenzara...
Lindsey lo interrumpe. —¿Qué tal la próxima temporada o la siguiente?— Oh,
ya está planeando con años de antelación. Me hace pensar en dónde estaré el año
que viene y dónde terminará Drake.
Se inclina y su boca me roza la oreja. —No pienses demasiado, Ali. Estaremos
juntos.
Dejé escapar un aliento que no me había dado cuenta de que estaba aguantando.
Dios, realmente me conoce. No sólo eso, sino que puede manejarme. No sabía
que necesitaba que me manejaran hasta que él lo hizo. Creo que eso también me
lo he estado perdiendo, pero Drake lo está haciendo a escondidas y es realmente
adorable. Si pudiera enamorarme más de él de lo que ya estoy, lo habría hecho.
—Yo estaba llegando—, ofrece Liam, pero aun así Lindsey no se lo permite.
—Es un planificador—, dice Drake en defensa de Liam.
—Bueno, soy impaciente. Es algo con lo que tendrás que aprender a lidiar—.
Levanta la barbilla desafiante pero no hace ningún movimiento para bajarse del
regazo de Liam. El camarero se acerca a nuestra mesa, pero Liam le echa un
vistazo y se da la vuelta y se aleja.
—Nunca tendré comida—, le susurro a Drake, y él se ríe mientras me envuelve
con su brazo. Lindsey puede pelear todo el día con alguien cuando se enoja. Sus
dedos van y vienen sobre mi hombro desnudo.
—Yo también tuve que hablar con tu papá—, agrega Liam, tomándonos por
sorpresa.
Lindsey es muy unida con su padre, ya que sólo son ellos dos. Mamá incluso le
preguntó a Lindsey si quería acompañarnos en nuestro día de spa, pero nos
rechazó porque su papá ya había hecho planes para ellos. Puede que Lindsey no
tenga madre, pero su padre se asegura de cumplir ambos papeles.
—¿Hablaste con mi padre?— Ella se ablanda en su bodega mientras mis ojos
rebotan entre ellos.
—Sí. ¿Por qué crees que no era un gilipollas cuando llegué para recogerte?
—¿Porque estaba de buen humor?— Parpadea, un poco sorprendida de que no
se le haya ocurrido.
Pensé que el Sr. K estaba de acuerdo con todo porque pensó que era un evento
grupal, así que no es gran cosa. Parece que Liam está prestando mucha más
atención de la que pensamos si supiera hablar con su padre primero.
—Sí.— Él sonríe antes de inclinarse y la besa.
Puedo sentir mi propia sonrisa tonta mientras los observo hasta que Drake se
aclara la garganta después de que no ceden.
—¿Puedes hacerlo más tarde? Mi chica tiene hambre.
Liam se inclina a regañadientes hacia atrás y Lindsey se sienta en su silla, con
aspecto de estar enamorada. Me inclino hacia Drake y dejo que pida por mí
porque conoce a todos mis favoritos, luego caemos en una conversación fácil.
Nos reímos y hablamos y se siente tan natural.
Por un momento creo que nos hemos estado perdiendo esto todo el tiempo, pero
en realidad es parte de crecer. Hemos aprendido quiénes somos y hemos
encontrado nuestro camino mientras nadamos a través de una piscina de
emociones. Estoy feliz de que todos estén de acuerdo. Me permití disfrutar de la
cena y de todos los toques de Drake antes de irnos al baile.
—¿Estás listo para esto?— pregunta Drake.
Me besa el hombro cuando salgo del coche y su mano se cierra con la mía.
Puedo decir que está tenso, no porque le importe lo que la gente pueda decir de
él, sino porque está pensando en mí y en cómo lo manejaré.
—Estoy listo para terminar con esto.
—Al carajo con eso—, dice Lindsey. —No nos vestimos bien para terminar con
esto. Vamos a divertirnos y todos los demás pueden besarnos el trasero.
Liam la acerca y murmura algo acerca de que él es el único que le besa el
trasero. Drake no oculta que estamos juntos mientras me abraza.
Lo miro y de repente le digo: —No quiero que bailes con Court.
—Nunca lo iba a hacer. Sólo estoy bailando con una chica—. Se inclina y toca
sus labios contra los míos. —Mi chica—, dice antes de besarme delante de la
escuela. Me inclino hacia él mientras el beso se profundiza y mi lengua se
desliza en su boca para robarle el sabor.
—No hay PDA en la escuela—, escuché que ladró detrás de nosotros y me alejé
de Drake.
—Entrenador, juro que cuando termine la temporada, voy a golpear...
El entrenador Chris está ahí parado sonriéndonos. —Entra—, dice, señalando las
puertas y riendo.
Drake me mantiene cerca mientras entramos juntos y algunas personas nos
miran. Si no fuera por Court, creo que la gente se habría olvidado de Drake y yo
soy hermanastra y hermano. Ella se aseguró de difundirlo por todas partes y lo
vislumbré cuando finalmente le eché un vistazo a mi teléfono. Junto con un
millón de mensajes de Drake diciéndome que me extrañaba y que no podía
esperar para verme, hay algunos que me dicen que responda a su texto.
Nadie dice nada mientras entramos, y de hecho, cada vez que pasamos a uno de
los chicos del equipo de fútbol se chocan las manos con Drake y Liam.
—Baila conmigo—, exige Drake mientras me arrastra a la pista de baile.
Me olvido de todos los demás y dejo que él me guíe y todo parece normal.
Algunas personas nos miran, pero creo que no importa con quién estuviera
Drake. No se sabe que lo vean con alguien.
—Descanso para ir al baño—, Lindsey grita sobre la música unas cuantas
canciones más tarde.
Drake me da un beso antes de dejarme ir. —Te traeré un trago—, me dice y yo
asiento.
Estoy agradecida de haber aceptado venir porque estoy teniendo una de las
mejores noches de mi vida. La gente puede mirar todo lo que quiera porque no
me importa. La escuela secundaria terminará pronto y estaremos en el mundo
real. Lo que piensen de nosotros no importa.
—Estoy baja de forma—, bromea Lindsey cuando entramos al baño.
Me retoco el lápiz labial mientras espero a que termine, y sonrío, pensando que
Drake está haciendo que mi mancha labial se desvanezca por su dinero.
—¡No está haciendo nuestro baile!— Me giro al oír el chillido de Court.
Está en la entrada del baño mirando más allá de enojada. Lindsey sale de su
puesto para echar un vistazo a Court. Mueve los ojos con desdén y va a lavarse
las manos.
—Él tiene que hacer el baile—, dice otra vez Court cuando se da cuenta de que
no me voy a comprometer con ella.
—No tiene que hacer nada—. Me acerco a ella para que podamos salir del baño,
pero está en mi camino. —¿Dejarías que tu hombre baile con una chica que ha
estado tratando de meterle las garras?
—Así que no lo hace porque le dijiste que no puede—. Ella estrecha los ojos
como si hubiera ganado una pequeña victoria. Está tan equivocada. Si yo no
existiera, él no bailaría con ella.
—Le dije que no bailara contigo—, lo admito, sin avergonzarme. Cuando se
trata de Drake, ya no escondo cómo me siento. —Pero créeme, no iba a bailar
contigo de todos modos, así que olvídalo.— Hay tantas cosas más hirientes que
podría decir, pero sólo me llevaría a su nivel y ella no me hará ser esa persona.
—Eres repugnante—, dice ella. Quizá quiera pelear, pero no se lo voy a dar. —
Es tu hermano—. Ella silba como una serpiente.
—Hermanastro—, corrijo. —Y estoy segura de que mi hermano y yo vamos a
hacer todo tipo de cosas desagradables esta noche.— Evito a Court con ese
pequeño golpe.
—Ni siquiera lo pienses.
Me giro al oír la voz de Lindsey y veo que tiene a Court por la muñeca en el aire.
Ella iba a golpearme.
Lindsey la empuja y la suelta. Court se tropieza con sus tacones y se cae al suelo.
Dakota y Kira están ahí paradas, con los ojos abiertos y confundidas.
—Gracias—, le digo a Lindsey porque no lo habría visto venir.
Algunas otras chicas que están en el baño se ríen, disfrutando claramente de la
vista de Court en el piso del baño.
Lindsey le pasa por encima y luego pone los ojos en blanco a la Brigada Rubia.
—Jesús, ayuden a su amiga a levantarse, tontas.
Se ponen en acción cuando dejamos el baño y salimos de una Court aturdida.
—No puedo creer que iba a pegarte—, se maravilla Lindsay cuando despejamos
el baño.
—No me sorprende. Nos mostró esa foto de Drake y yo besándonos a todas.
Tuvo que habernos seguido desde el partido hasta la casa de Joe. Estaba
buscando algo para superar lo de Drake. No sé por qué pensó que eso la enviaría
a sus brazos. Sólo espero que haya recibido el mensaje alto y claro—. Drake y
yo estamos juntos y nada de lo que ella pueda hacer o decir cambiará eso. Puede
intentar avergonzarnos o provocar un escándalo, pero eso no cambiará nada al
final.
—Te extrañé—, dice Drake cuando volvemos con los chicos.
No les decimos lo del baño. En vez de eso, bebemos y comemos pastel y
bailamos hasta que me duelen los pies. No veo a nadie de la Brigada Rubia
después de eso. De hecho, algunas chicas pasan por aquí y nos dan a Lindsey y a
mí empujones felices. Supongo que las otras chicas en el baño están contando la
historia y parece que están disfrutando que les bajen los humos.
—¿Estás lista, chica Ali?— Drake me pregunta.
—Por más tiempo del que crees.— Lo miro y se siente tan bien estar de vuelta
en sus brazos. No sé cómo pasé tanto tiempo sin esto.
—Entonces salgamos de aquí. Estoy harto de esperar, y si Eric no deja de mirarte
las tetas no voy a ser tan amable como tú lo fuiste en Court.
—¿Lo has oído?
—Lo sé todo cuando se trata de ti.
—Hay algunas cosas que no sabes—, digo con una sonrisa. Mis mejillas se
calientan cuando pienso en esas cosas.
—Estoy a punto de saberlo todo.— Me río cuando me levanta en sus brazos y
me saca del baile. El entrenador Chris sacude la cabeza cuando lo adelantamos.
—Siempre fuiste un sabelotodo—, le digo y le doy una palmada en el pecho.
—Ese eres tú.— Me guiña el ojo cuando llegamos al coche. —Lo estarás para
cuando acabe contigo esta noche.— Me deposita en mi asiento y yo tomo su
corbata.
—Nunca terminarás conmigo.
—Nunca—, está de acuerdo antes de que su boca caiga sobre la mía.
Nunca terminaré con él tampoco. Esto estaba destinado a suceder.
CAPÍTULO DIECISÉIS

Drake

Es tarde cuando llegamos a casa y todas las luces de la casa están apagadas. Hay
una luz nocturna en el pasillo en la parte superior de las escaleras que ilumina el
camino a nuestras habitaciones. Mamá y papá están en el primer piso y vi que la
luz de su habitación se apagó cuando entramos. Sabían que estaríamos fuera
hasta tarde, pero estoy seguro de que querían asegurarse de que llegáramos a
casa antes de que se fueran a dormir.
Tomo la mano de Ali en la mía mientras subimos las escaleras y entro en su
habitación. Cerré la puerta con llave y la abracé con mi brazo.
—¿Crees que puedes callarte?— Le pregunto, y ella asiente, mordiéndose el
labio.
—Podría haberte llevado a un lugar agradable, pero cuando me masturbo, te
imagino en esta cama.— Mis dedos encuentran la cremallera de su vestido en la
espalda y lo deslizo hacia abajo lentamente. —Cuando vengo te imagino con la
mano en las bragas frotando ese dulce coño.
—Drake—, dice en voz baja mientras le quito el vestido del cuerpo y lo pongo
en la silla cercana.
—Sé a qué sabe, chica Ali, y tú también.— Me chupo los labios recordándolo de
antes. —No me digas que no es dulce.— Yo asiento a su cama y ella se mueve
hacia ella. —Ve a meterte debajo de las sábanas.
Me quito el esmoquin y lo tiro en una pila junto a la cama. Dejo mis calzoncillos
de boxeador cuando me meto debajo de las sábanas con ella y luego me pongo
de costado junto a ella. Sin decir una palabra le tiro de los calzones hasta que se
le caen hasta las rodillas, y luego empujo mis dos dedos hacia la humedad.
—Pensé en hacer esto tantas veces—, se lamenta ella, y le puse la mano sobre la
boca. —Pero los hermanos mayores no deben hacer esto.
Le froto ese dulce y apretado punto dentro de su coño y ella levanta las caderas.
No puede abrir más las piernas debido a sus bragas y me gusta que la mantengan
en su sitio.
—Joder, ¿siempre estás así de mojada cuando te vas a la cama?— Yo silbo y ella
asiente. —Dios, apuesto a que estabas aquí frotándote el coño tan rápido como
yo me estaba sacudiendo la polla. Los dos desesperados por algo que creíamos
que no podíamos tener.
Yo acelero y froto su clítoris al mismo tiempo y siento su coño gotear con sus
fluidos.
—¿Vas a dejarme poner mi polla a continuación?— Lo pido como calor y
necesito lavarme. Ella asiente con la cabeza y luego se queja bajo mi mano.
Me subo a ella y le quito la mano de encima. Con mis dedos todavía dentro de
ella, bajo la parte delantera de mis calzoncillos y me saco la polla. Se lo froto en
el coño y luego me saco los dedos. Ella es caliente y húmeda y se abre para mí
mientras empujo mi polla donde estaba mi mano. Sus bragas mantienen sus
piernas cerradas, así que no puedo ir muy lejos. Esto evitará que me excite
demasiado y que me la folle demasiado rápido. Quiero esto bonito y lento y
quiero que ella disfrute cada momento de ello.
—Sólo un poco así, y luego entraré—, le dije, besándola suavemente.
La empujé con un ritmo poco profundo mientras me mojaba el extremo de la
polla. Puedo sentirlo deslizarse dentro de ella un poco mientras me balanceo
lentamente hacia adentro y hacia afuera. Se le quita el aliento y trata de quitarme
más de mí, pero no quiero hacerle daño.
—Shhhh—, digo cuando la cama cruje y le recuerdo que baje la velocidad para
que no haga ruido. —No quiero que mamá y papá oigan—, le susurro cerca del
oído y ella aprieta a mi alrededor. —Me alegro de que estés en la toma porque
no creo que pueda retirarme.
Ella gime de nuevo y yo empujo un poco más profundo hasta que sé que no
puedo contenerme más. Me mantengo quieto mientras mi polla late y siento el
dolor caliente en mi espalda cuando se derrumba y luego sale de mi polla. Vengo
con fuerza y entierro mi cara en su cuello mientras pierdo el control. Aprieto los
dientes y susurro lo bien que se siente al ver las estrellas en mis ojos. Ni siquiera
estoy completamente dentro de ella y ya es mucho mejor de lo que imaginé. Es
cálido y pegajoso y soy adicto al instante.
—Date la vuelta—, le dije, saliendo de su calor y luego pateando mis
calzoncillos de boxeador.
Se sacude las bragas y abre bien las piernas en invitación mientras levanta el
culo en el aire. Me caigo sobre ella con la polla dura y llena, deslizándome por
detrás. Es más profundo al instante y esta vez se tensa cuando toma más.
—En la almohada—, ordeno cuando empieza a gemir y a mover las caderas. —
Si papá me atrapa con mi polla dentro de ti, se asegurará de que no vuelva a
meterla—. Sus gemidos son amortiguados por la almohada esta vez, pero ella
empuja su trasero contra mí. —No quieres eso, ¿verdad, chica Ali?
Ella me toma más y yo miro hacia abajo con sorpresa para ver que estoy en todo
el camino. Me tomó como un campeón y cuando me retiro es una dulce y lenta
travesía. Su coño me agarra tan fuerte que es como si no quisiera que me fuera y
me zambullo de nuevo. Los resortes de su cama crujen, así que tengo que ir a un
ritmo medido cuando todo lo que quiero hacer es clavarla en el colchón. Es lento
y a pesar de que mi largo y grueso pene la estira y veo un poco de sangre en las
sábanas.
Me inclino hacia abajo y beso el lugar bajo su oreja mientras regreso a casa. —
Tengo la cereza de mi hermana—. Sonrío cuando digo las palabras. Mi polla se
pone aún más dura y se aprieta a mi alrededor.
Es asqueroso e incorrecto decirle esto, pero de alguna manera nos excita a
ambos.
—No te preocupes, tú también tienes la mía.
Ella empuja su trasero contra mí y mueve sus caderas. Su culo redondo es
hermoso con la luz que entra por la ventana y no puedo quitarle las manos de
encima.
Esta vez tengo el control y cuando la siento apretarse, sé que debo esperar. Ella
está justo en el borde, y justo cuando pienso que no puedo aguantar más, siento
que su cuerpo se libera. Entierro mi cara en su cuello mientras me acuesto
encima de ella y la sostengo, empujando hacia adentro y hacia afuera para
mantenerla en marcha. Le exprimo hasta el último segundo de su orgasmo antes
de que finalmente me deje llevar. Cuando lo hago me golpea fuerte y es un
torrente de puro placer.
En el momento en que la última gota sale de mí, la saco y la pongo de espaldas
antes de volver a meterla. Sus duros pezones están apretados y me inclino hacia
abajo para chuparlos mientras me deslizo hacia nuestro lanzamiento mezclado.
—¿Puedes callarte así?— Pregunto mientras beso mi camino hacia sus otros
pezones. —Porque he esperado mucho tiempo para tenerte, y no estoy ni cerca
de terminar por esta noche.
—Puedo estar callada—, susurra, alcanzándome, y pongo todo mi peso sobre
ella.
Mi polla se mueve más rápido así mientras sus piernas me rodean y ella se abre.
No vamos a dormir un poco, pero por la forma en que me agarra la polla, sé que
está de acuerdo con eso. He soñado con este momento y no estoy lista para que
termine. De hecho, nunca lo permitiré.
Después de esta noche no habrá un momento en que no esté a su lado, sin
importar lo que digan los demás. Este es nuestro momento de dar la vuelta y
finalmente comenzar la vida que siempre hemos querido.
—Te amo, Ali—. La miro a los ojos y me sonríe mientras me toma la cara.
—Yo también te amo, Drake.

CAPÍTULO DIECISIETE

Ali

Lo siento envuelto a mi alrededor a medida que me despierto, y sonrío contra su


pecho desnudo antes de besarlo sobre su corazón. Su pene duro se clava en mi
estómago y mis pezones se aprietan, queriendo más de todo lo que hicimos
anoche. Drake tiene un lado sucio dominante que mantiene oculto y me encanta.
Seguimos desnudos y lo último que recuerdo es que nos peleamos por dormir.
No había querido irme a dormir porque todo era perfecto en ese momento.
Ahora, el sol está inundando mi dormitorio y sé que el resto del mundo nos está
esperando. Beso el pecho de Drake para asegurarme de que todo estará bien. Lo
siento tenso debajo de mí por un segundo, alertándome de que está despierto.
Me pasa la mano por la espalda mientras levanto la cabeza para mirarlo. Sus
cejas están unidas y sé al instante que tiene algo que decirme, y no es bueno.
—¿Qué?— Pregunto, y mis ojos se mueven. Sé que tiene que ser algo que pasó
mientras dormíamos. La forma en que me tocó anoche, nunca dudé de su amor y
deseo de estar conmigo.
—Papá entró aquí hace cinco minutos.
Las palabras se hunden y toda la sangre me sale de la cara.
—¿No cerramos la puerta con llave?— Pregunto.
Él asiente con la cabeza. —Pero no creo que lo hayamos cerrado. Recuerdo
haber golpeado la cerradura, pero no creo que haya sido empujada hasta el final
—. Sus ojos se cierran y sé que está enojado consigo mismo. —Así que cuando
llamó a tu puerta, se abrió—, termina.
Le dejo caer la frente en el pecho. No es así como quería que se enteraran.
—Todo va a salir bien—, decimos los dos al mismo tiempo y se me escapa una
pequeña risa. Siempre está tratando de tranquilizarme aunque él mismo no esté
tan seguro de las cosas.
—¿Ahora qué?— Pregunto. No podemos quedarnos escondidos en mi habitación
para siempre.
—Nada.
Me retiro para mirar a Drake. —¿Qué quieres decir con nada?— Pido, en
silencio, que todo esté bien.
—Estabas tapada, pero está claro que estábamos desnudos. Parecía un poco
sorprendido, pero luego susurró ‘lo siento’ y volvió a salir.
—¿Dijo que lo sentía?— Jadeo, demasiado alto.
—Sí. No tengo ni puta idea.
—¿Se lo dijo a mamá?— Pregunto como si lo supiera. Supongo que lo hizo
porque le diría cualquier cosa a Drake.
—Te lo diría.— Él dice lo que pienso y nosotros asentimos.
—¿Por qué no están enojados? ¿No deberían estar derribando mi puerta?— Mis
ojos se dirigen a la puerta y luego a Drake.
Los ojos de Drake se dirigen a mi pecho y lo golpeo de nuevo. —Lo siento—.
No parece arrepentido cuando tomo la sábana y me cubro. Se sienta y me
empuja hacia él hasta que estoy en su regazo. —Probablemente porque no hay
mucho que puedan hacer al respecto.— Su cara se ablanda y me preocupa el
labio entre los dientes. Tiene razón, no es como si nos fueran a echar.
—Todo va a salir bien—. Antes de que pueda contrarrestar, me besa suave y
lentamente como si tuviéramos todo el tiempo del mundo.
Me relajo en él, incapaz de resistir su tirón. No sé cuánto tiempo me siento en su
regazo besándolo perezosamente y necesitando más. Debe sentir lo que necesito
mientras cambia y luego está dentro de mí de un solo golpe.
Jadeo porque soy un poco sensible pero no me importa y mi cuerpo se abre
voluntariamente para él. Me pierdo en él mientras me ayuda a mover mis caderas
hacia arriba y hacia abajo hasta su polla. Me quejo y trato de estar callado
porque esto es lo último que deberíamos estar haciendo ahora mismo. Pero no
puedo parar y ya estoy tan cerca.
—Dámelo, chica Ali—, dice Drake contra mi boca y lo hago.
Vengo por él. Todo mi cuerpo se aprieta cuando siento su liberación en lo más
profundo de mí. Cabalgo la ola de placer mientras cada centímetro de mí
hormiguea hasta que dejo caer mi cabeza sobre su hombro con un aliento
pesado.
—Sabes cómo calmarme—, digo riendo, besando su cuello.
Su polla se sacude dentro de mí y me inclino para mirarlo. Me toma la cara y me
inclina la cabeza para que pueda mirarlo.
—Nunca dejes pasar esto—. Su cara es tan seria. —Todo el mundo va a tener
que llegar a un acuerdo con esto.
No quiero pelear con mamá y papá por esto, pero lucharé por nosotros. —Vamos
a hablar con ellos.
Su polla se sacude dentro de mí antes de que me levante y luego me quejo
cuando se libera de mí. Se levanta a regañadientes cuando caigo de espaldas en
la cama blanda.
—¿Quieres que vaya a hablar con ellos primero?—, pregunta, y yo vuelvo a
aparecer. Sé que lo haría por mí, pero no puedo permitírselo.
—No, juntos. Me has agotado y necesito un minuto para recuperar la compostura
—. Se inclina y me besa.
—Esperaré en el pasillo entonces. Me voy a vestir.
Yo asiento y él sale de mi cuarto. No pierdo el tiempo vistiéndome. No sé si
tengo prisa por terminar con esto o por estar a solas con Drake otra vez. Cuando
salgo de mi cuarto, él está ahí parado y extiende su mano para tomar la mía. Me
da un último beso antes de que nos preparemos para lo que vendrá.
Llego al final de las escaleras y huelo la comida de mamá. Cuando entramos en
la cocina ella viene y nos besa a los dos en las mejillas. Papá me pide que me
acerque a él y yo suelto la mano de Drake para acercarme a él. Se apoya en el
mostrador viendo a mamá cocinar con una taza de café en la mano. Me dio un
abrazo lateral y puse mi brazo alrededor de él.
—Siéntate a la mesa, Drake—, dice mamá. —Ali-bichito, ¿quieres traerles algo
de beber a todos?
Inmediatamente recojo las tazas de café y las pongo sobre la mesa.
—Entonces, ¿anoche?— Mamá pregunta, y yo me robo a mí mismo para el
rechazo. —¿Te divertiste? ¿Cómo estuvo el Asador? David y yo seguimos
hablando de ir allí y nos preguntábamos si valía la pena intentarlo.
Me sorprende momentáneamente que nadie mencione al elefante en la
habitación. Ella está haciendo todas las preguntas equivocadas, pero yo soy
como un ciervo atrapado en los faros.
—Pusieron aceite de trufa en todo para que Ali estuviera en el cielo.— Mis
mejillas se calientan con la fácil respuesta de Drake. Eso fue el cielo, pero Drake
es la razón por la que siento que estoy en las nubes.
—Creo que recuerdo que llamaste antes y te aseguraste de que tuvieran ciertas
cosas—, mamá se burla de él, señalándole con la espátula en su dirección.
—¿Tú hiciste eso?— Me doy la vuelta para mirarlo y él me hace uno de esos
encogimientos de hombros.
—Siempre está haciendo cosas así. Sólo lo esconde—. Mamá sonríe dulcemente
como si estuviera tan orgullosa de él. —Supongo que ya no estamos escondiendo
cosas.— Mi boca se abre. —Cierra la boca, cariño.
—¿No estamos en problemas?— Finalmente me las arreglo para decir.
—No, no estás en problemas—, dice papá primero. —Sabíamos que esto iba a
pasar. Cuando Drake me dijo que ustedes dos iban a ir juntos al baile, supe que
finalmente estaban armando las cosas por su cuenta—. Se levanta y se para junto
a mamá.
—La amo.— La voz de Drake es clara para que todos la oigan.
—Yo también lo amo—, le digo.
—Por supuesto que os queréis.— Los ojos de mamá son comprensivos.
—Ahora es diferente—, añade Drake, pero no era necesario. Está claro en su
voz.
—Lo sé.— Mamá nos sacude la cabeza.
Es lo mismo que hace cuando ya sabe adónde queremos llegar. Es como si lo
supiera desde hace más tiempo que nosotros y que podría haberlo sabido, para
ser honesto. Mamá siempre está dos pasos adelante.
—Tengo dos reglas.— Levanta los dedos. —La primera es que tienes que ser
más astuto. No puedo permitir que te quedes bajo nuestro techo.
Drake se ríe en silencio a mi lado, pero yo estoy demasiado absorta en lo que
dicen nuestros padres.
—Tomaré tu silencio como un acuerdo.— Le dispara a Drake una sonrisita
juguetona mientras él asiente con la cabeza. —Segundo, no hay matrimonio
hasta después de los 21 años. Y no casarse significa no tener hijos.
Asiento con la cabeza porque esto va mucho mejor de lo que pensaba.
—Aún. Todavía no hay bebés—, aclara.
Mi cara se torna roja en cinco tonos porque realmente no quiero hablar de eso
ahora. Deberíamos facilitar esto. No estoy lista para chistes de sexo o bebés.
—Esas fueron tres cosas, mamá.
—Drake—. Le doy un codazo fuerte en el costado. —Realmente no es el
momento—, susurro.
—Tengo noticias—, dice papá, y mamá baja la espátula.
—Comida en la mesa. Hablaremos de ello en el desayuno—. Puedo decir por el
pequeño salto que hace mamá que es una noticia emocionante.
No sé cómo cambiamos de tema tan rápido, pero por mí está bien. Supongo que
nuestros padres son como Lindsey y lo vieron venir. Drake me besa en la frente
antes de agarrar cosas y llevarlas a la mesa.
Mamá se acerca y me da un papel doblado mientras me siento. Drake ya está
poniendo comida en mi plato.
—¿Qué pasa?— Pregunto.
—Es tu mejor momento, cariño. Te aceptaron—. Mis ojos empiezan a lloriquear
cuando veo el logo de Boston College en la página. Lo hice, y sonrío tanto que
me duele.
—¡Lo hiciste!— Miro a Drake. —Creo que nos gustará estar allí. Ya he
recorrido el lugar.— Drake dice.
—¿Vas a ir a Boston?— Sabía que lo había mencionado, pero no hemos oído
nada concreto. Lo habría hecho porque todo el mundo se preguntaba adónde iba
a ir.
—Donde tú vayas, yo voy—, me dice, y yo lo beso. No debería porque mis
padres están aquí a nuestro lado, pero estoy tan feliz que no puedo contenerme.
—Muy bien, ustedes dos—, mamá interrumpe y yo me alejo del beso. —
Recuerda las reglas—, agrega mientras ella y papá se sientan en sus asientos.
Están sonriendo tan abiertamente como yo y todo el mundo está contento con
esto. Debería haber sabido que sería así. Siempre han querido lo mejor para
nosotros y no tengo dudas de que Drake es lo mejor para mí. Él es mi para
siempre y todo el mundo puede verlo. Al menos la gente de esta mesa puede y es
lo único que importa. Son mi familia, al menos por ahora, porque un día crecerá.
Sólo que todavía no.
EPÍLOGO

Ali

Seis meses después…

—Bebé—. Siento la barba corta de Drake en mi cuello.


No quiero abrir los ojos todavía y suspiro. Me encanta cuando no se afeita y
tiene un poco de rastrojo. Inclino mi cabeza, dejando que me coma un poco más.
—Hora de levantarse—. Sacudo la cabeza porque no quiero moverme. Drake se
resbaló en mi cama en medio de la noche y me mantuvo despierto durante horas.
Huele fresco y limpio y quiero tirarlo a la cama conmigo.
—Te duchaste sin mí—, me quejo, no de que nos duchemos juntos.
Hemos hecho lo que nuestros padres nos pidieron y hemos sido furtivos, pero
eso se acabó hoy. Mis ojos se abren cuando recuerdo qué día es hoy. ¿Cómo
podría olvidarlo? Cuando Drake entró a mi cuarto anoche y se metió debajo de
mis cobijas, dijo que me iba a tener una vez más en esta cama antes de que nos
fuéramos.
—Vamos, dormilón.— Me saca de la cama y me envuelvo en él, sin soltarme
mientras apoyo mi cabeza en su hombro.
—Puedo dormir así.
—Confía en mí. Sé que puedes—. Su cuerpo tiembla con más risas. —Vamos,
chica Ali. Quiero ganarle a mamá y papá en nuestra casa y quiero mostrarte algo
—. Me da una pequeña bofetada en el culo y yo me inclino para mirarlo. Está
tramando algo. —Sí, una sorpresa.
—¿Por qué no dijiste eso?— Me meneo para que me decepcione y me besa antes
de dejarme ir.
Voy corriendo por la habitación y me cambio. Hemos hecho las maletas y
nuestras cosas están en el camión que papá va a llevar hoy. Nuestro lugar está a
poca distancia a pie del campus y sólo un pequeño viaje de vuelta a la casa de
nuestros padres.
Podríamos habernos quedado en casa, pero necesitamos nuestro espacio. Ya
superamos todo eso de andar a escondidas y queremos poder caminar desnudos.
Quiero tener sesiones de besuqueo en nuestro propio sofá sin que mamá o papá
nos atrapen.
Abre la puerta del coche para que yo pueda entrar y me roba otro beso antes de
partir hacia nuestro nuevo lugar. Cuando se acerca, lo miro, sabiendo que está
tramando algo.
—No te enojes—, dice.
—Drake, ¿qué hiciste?
—Este lugar tiene mucha mejor seguridad.
Pongo los ojos en blanco mientras él se acerca a un hermoso edificio histórico y
está aún más cerca que el otro lugar que escogimos. Era difícil encontrar
alojamiento cerca del campus y sólo teníamos un puñado de lugares para elegir.
—Están convirtiendo todo el lugar en condominios, así que tomé el último piso
—. Sólo mide cuatro pisos, así que eso significa que no habrá mucha gente en el
edificio.
—¿Somos dueños de este edificio?— No parece culpable cuando se encoge de
hombros.
—¡Drake!— Le doy una bofetada en el hombro, haciéndole reír.
—Los bienes raíces son una buena inversión.—
Salgo y lo miro y me enamoro. El edificio tiene sus piedras originales y tiene
mucha historia. Me recuerda cuando mamá me llevó a conocer a Drake y David
por primera vez. En aquel entonces pensaba que era un castillo, y este será
nuestro pequeño castillo por ahora. Por mucho que quiera decirle que se ha
pasado de la raya, no me atrevo a hacerlo. Esto es perfecto.
Tomo su mano mientras me lleva adentro y veo que el ascensor tiene una puerta
de tijera antigua. —He hecho que conserven todas las características originales
que he podido. Sabía que querrías eso—.
—Te amo.— Me inclino hacia él mientras sube el ascensor.
—Yo también te amo.— Cuando nos detenemos, se desliza en una llave y la
puerta se abre.
—Lindsey y Liam están en la planta baja—, dice, y yo sonrío.
Ella va a morir. Me pregunto si ella ya sabe de esto. A diferencia de nuestros
padres, el padre de Lindsay era muy estricto con el matrimonio antes de vivir
juntos y la boda fue la semana pasada. Me dijo que habían conseguido un lugar,
así que no me extraña que haya estado tan callada.
—Ve a ver nuestra casa, nena.— Me besa el cuello antes de empujarme para
entrar.
Entro y miro a mi alrededor y veo el hermoso espacio. No puedo creer que este
vaya a ser nuestro hogar juntos.
Cuando me doy la vuelta para mirar a Drake, se arrodilla. —Sé que mamá dijo
que no podemos casarnos todavía, pero quiero que todos sepan que ese día se
acerca. Dime que te vas a casar conmigo y este lugar es otro capítulo de nuestra
vida juntos—, dice mientras empuja el anillo en mi dedo.
—Uno de muchos capítulos—, susurro, luchando contra las lágrimas de alegría y
asintiendo felizmente.
Empiezo a caer de rodillas, pero Drake es más rápido cuando me toma en sus
brazos y me lleva a través de nuestro nuevo hogar. Mi espalda golpea una cama
y me pierdo en mi futuro esposo, mi todo.


EPÍLOGO

Drake

Tres años después…


—¿Es raro que sólo tengamos una sección para la familia?— Ali me pregunta.
Me sonrío. Me da una palmada en el brazo con su ramo y luego lo revisa para
ver si está dañado. —Dispara, mira lo que me hiciste hacer.
—Cálmate, chica Ali—, dije, tirando de ella hacia mí. Froto mis manos por su
espalda desnuda y ella me mira a los ojos. —Invitamos a la gente que amamos y
a la gente que nos ama. Nada más importa.
—Vi al predicador hablando con papá. ¿Y si no aparece?— Sus cejas se juntan
preocupadas, pero eso no la hace lucir menos bella.
Me hizo ir con ella a probarme vestidos de novia. Intenté decirle que no era una
tradición, pero insistió en que me necesitaba. No fui de ninguna ayuda y le dije
que cada uno de ellos era —el vestido— y finalmente se rindió y consiguió el
que más amaba. Que era mi plan todo el tiempo.
Está cubierto de encaje blanco con mangas largas y abrazos cerca de su cuerpo.
La espalda está completamente cortada hasta las caderas y muestra su preciosa
piel, que ella sabe que no puedo quitarme las manos de encima.
Nos graduamos de la universidad hace tres semanas, y jugué mi último partido
de fútbol universitario el sábado. Tengo el borrador en camino y tengo una
oportunidad real con los profesionales, pero tenemos tiempo para pensar en eso
antes de tomar la decisión. Ali y yo queremos una familia, y no queremos
esperar demasiado. Ha sido increíble pasar este tiempo juntos, solos y en la
universidad, pero hemos sabido desde el principio que estamos destinados a estar
juntos y hacer bebés. ¿Por qué posponer más lo que ambos queremos?
—Estoy nervioso.— Ella pasa sus manos por mi esmoquin y yo las capturo en el
mío.
—¿Estás nervioso por casarte conmigo?— Siento que una sonrisa me tira de los
labios mientras ella mueve los ojos.
—Por supuesto que no.
—¿Estás nerviosa de estar frente a todos y decirles que me amas?
Suspira mientras mueve la cabeza.
—¿Estás nerviosa por ser mi esposa hasta el fin de los tiempos?
—No seas tonto, Drake.— Ella me abofetea en el pecho y yo le agarro la mano y
le beso la palma de la mano.
—Me he asegurado de que todo sea perfecto. No hay nada de qué preocuparse y
nada que temer. Voy a estar al final de ese pasillo esperando que vengas a ser mi
esposa—. Me acerco y la beso suavemente antes de apoyar mi frente contra la de
ella. —Todo lo que tienes que hacer es poner un pie delante del otro.
Ella asiente con la cabeza y siento que suelta un respiro mientras sus hombros se
relajan. Hay un pequeño golpe en la puerta y luego papá la abre y él y mamá
entran.
—¿Están listos, chicos?—, pregunta, mirando entre nosotros.
—Lo somos—, Ali responde por los dos.
Le doy un último apretón mientras papá camina y toma sus manos y yo me paro
al lado de mamá. Decidimos ir por la ruta menos tradicional ya que estamos un
poco fuera de la tradición, y los cuatro caminaremos al mismo tiempo. Papá está
caminando con Ali y yo estoy caminando con mamá. Una vez que lleguemos al
frente, cambiaremos.
—Te quiero—, le digo a Ali y le guiño el ojo antes de tomar la mano de mamá.
—Yo también te amo—, me responde y veo el brillo en sus ojos.
Este es el primer paso de muchos y no puedo esperar para empezar.
EPÍLOGO

Drake

Seis años después…


—Respira, respira, respira, respira—, canto mientras Ali me saca la mierda de
la mano.
—Puedes hacerlo, Ali Bug, estamos aquí—. Mamá está al otro lado de ella y ella
y Ali tienen los ojos cerrados.
Pensé que podría hacer esto por mi cuenta después de haberlo hecho dos veces,
pero Ali quería tener un parto natural esta vez después de usar epidurales para
las dos primeras. Ha sido un poco más intenso, por decir lo menos.
Papá y Lindsey están en la sala de espera con nuestros dos hijos mayores
mientras Liam está en casa con su hija pequeña. Todos nos apresuramos a entrar
en Urgencias conmigo gritando pidiendo ayuda. En ese momento Ali pensó que
sería en cualquier momento, pero eso fue hace seis horas y no ha hecho ningún
progreso desde entonces.
La enfermera acaba de llegar y me dijo que está llegando lentamente, pero yo
sólo quiero que alguien le ponga una inyección y haga que el dolor desaparezca.
—Tal vez deberíamos pedir drogas.— Las palabras salen de mi boca y cuando la
cara de Ali se me pone en la mía, me doy cuenta de que fue un error decir eso.
—Drake—, dice mamá y la miro. —Si ella puede hacer esto, tú también puedes.
Asiento con la cabeza y vuelvo a decirle que respire. De repente, se produce una
gran contracción justo cuando el Dr. Cross entra y viene a ver a Ali.
—Parece que ya es hora.— Agarra su uniforme y todas las enfermeras entran
mientras mira a Ali. —Vamos a conocer al bebé número tres, ¿sí?
Sin una palabra, Ali asiente con la cabeza y la veo invocar toda su fuerza. Es tan
fuerte que cada día que paso con ella me asombra. Es la madre y la esposa más
asombrosa con la que podría haber soñado y es más que eso. Ella es mi mejor
amiga y la única persona en todo el mundo con la que quiero compartir mi vida.
—Empuja—, grita el Dr. Cross y Ali se agacha con todas sus fuerzas.
Hay un largo momento de silencio que pasa por la habitación y de repente hay
un llanto. En un instante nos da la vida y mi corazón está tan abrumado por el
amor.
—¡Es una niña!— El Dr. Cross grita y luego ella está en el pecho de Ali y
nosotros la abrazamos.
Beso la frente de Ali cuando empieza a llorar y luego me mira con ojos llorosos.
—Te quiero tanto—, dice y beso sus suaves labios.
Nos separamos para ver a nuestra nueva hija y luego miro a mamá. Está llorando
tan fuerte como Ali mientras nos mira y sonríe.
—Adelante, díselo a papá—, le dije, y ella asintió y salió corriendo de la
habitación. Me río y sacudo la cabeza. —Va a ser tan feliz.
—Lo sé—, dice Ali mientras besa a nuestro pequeño en la cabeza.
—Gracias—, susurro y ella me mira.
—¿Para qué?
—Todo. Desde el día que entraste en mi vida, todo ha estado bien. Has hecho
que cada momento en esta tierra sea perfecto.
—Para o seguiré llorando—. Se seca las lágrimas mientras sonríe y miramos
fijamente a nuestra hija. —Yo también te amo.
Pasa mucho tiempo antes de que alguno de nosotros duerma, pero es un
momento que ninguno de nosotros olvidará jamás. Es otra página en nuestro
para siempre y no puedo esperar a añadir más.
EPÍLOGO

Ali

Reunión de diez años de secundaria…

—¡Encaja!— Digo, mientras salía de mi armario con mi vestido de


bienvenida.
Está un poco ajustado, pero de alguna manera aún está bien ajustado. Tres hijos,
y tal vez un cuarto en camino si estoy adivinando bien, y aún así cabe.
—¿Vas a usar eso?— Drake mira mi pecho donde mis tetas están tratando de
liberarse. Desliza su teléfono en el bolsillo de sus pantalones y, como siempre, se
ve delicioso. No importa si está en el campo de fútbol, manejando la parrilla en
el patio trasero o disfrazado. Siempre se ve bien.
Sus ojos dejan mi pecho para encontrarse con el mío. Bueno, tal vez no encaje
como hace diez años, pero todavía tengo la cremallera y eso es lo que cuenta.
—No quiero arruinar el vestido—, advierte, y sé que quiere decir que me lo
arrancará y luego tendré que ponerme otra cosa. Mis tetas se están desbordando
porque de alguna manera el embarazo las hizo más grandes. Mi cintura puede ser
casi la misma que en la secundaria, pero las chicas no están cerca.
El vestido me llamó la atención mientras me preparaba y no estaba segura de por
qué íbamos a la reunión de la escuela secundaria para empezar. Las únicas
personas de la escuela secundaria con las que todavía hablamos son Lindsey y
Liam, que están tan felizmente casados como nosotros. Vamos a ir todos juntos
desde que Lindsey nos convenció de ir.
Descubrimos que la Brigada Rubia ha estado fuera de combate desde la
secundaria. Me sorprendería que Court o Eric aparecieran esta noche.
Terminaron juntos de alguna manera y tengo entendido que ambos están siendo
investigados por fraude y las cosas no se ven bien para ninguno de los dos.
Escuché que el tiempo en la cárcel era en su futuro, pero no le presto mucha
atención. Siempre hay rumores sobre cosas diferentes, así que Drake y yo somos
hermanastros y hermanastros, en comparación con otras cosas en las que la gente
se metió desde la escuela secundaria. Somos una familia bastante normal, libre
de drama.
—No lo llevo puesto, así que no me toques.— Le señalo con el dedo en mi
propia advertencia. Sé que es una mala elección de palabras en cuanto salen de
mi boca.
Se me echa encima en dos segundos y el vestido ya no está. Gracias a Dios que
no lo rasga, no es que me importe en este momento. Me levanta en sus brazos y
yo lo envuelvo con mis piernas mientras me lleva de vuelta al armario y cierra la
puerta a patadas.
Mi culo se encuentra con la isla que está en el centro de mi armario y me quejo.
Cuando Drake hizo que me construyeran el armario pensé que estaba
exagerando, pero me equivoqué. Esta isla se acostumbra mucho a nuestras
sesiones de sexo furtivo. Son muy necesarios con nuestros tres pequeños
corriendo por ahí.
—Esto es lo que quería hacer cuando bajaste las escaleras con este maldito
vestido hace años.— Su boca encuentra la mía y sé de hecho que mis bragas no
sobrevivirán por el sonido del desgarramiento del material.
—Tengo que prepararme—, digo yo, mientras voy a por el botón de su camisa.
No hay nada que me guste más que estar piel a piel con mi marido.
—Lo que tienes que hacer es dejar que tu marido te folle. Me lo debes. Siempre
te estás burlando de mí con estos trajes. Hiciste que mi adolescencia fuera tan
dura.
Me quejo de sus sucias palabras. —Te amo cuando estás duro—, le digo,
buscando su cinturón.
—Me encanta que pueda tomarlo ahora cuando quiera.
Asiento con la cabeza mientras libero su cinturón y voy a por el botón de sus
pantalones. Todo mi cuerpo está en llamas por la necesidad y a veces puede
sacarme de aquí sólo con sus palabras.
Su mano me tira de la barbilla y me agarra allí para hacerme mirar hacia arriba.
—No importa si soy tu hermano o no, ese coño me pertenece. Dilo.
—Es tuyo. Soy tuya.— Me meneo, tratando de acercarme porque quiero que se
lo lleve. —Nadie puede tenerme excepto tú.— Sus ojos se dirigen a mi boca
mientras me chupo los labios.
Drake es más que posesivo. Se excita cuando le digo que le pertenezco y yo
también me excito. Después de todos estos años todavía tenemos esta conexión
que se transforma de diferentes maneras a medida que crecemos juntos.
—Voy a hacer que vengas—, me dice antes de besarme fuerte y profundamente.
Suelta mi cara mientras se arrodilla y me arrastra hasta el borde de la isla. Su
boca está caliente y húmeda, ya que me hace venir tres veces antes de que
finalmente me deje vestirme.
Al igual que nuestro baile de Bienvenida, me lo paso de maravilla. Pero siempre
lo hago cuando estoy con Drake. Sé que siempre lo haré y que no dejará que sea
de otra manera.
Para todas las novedades calientes y detalles obscenos, inscríbase en la lista de
correo!

www.AlexaRiley.com

Centres d'intérêt liés