Vous êtes sur la page 1sur 6

El tejido epidérmico vegetal es el protector vivo que recubre la superficie de

toda la planta cuando ésta posee estructura primaria. Solamente se


considera que falta la epidermis en la caliptra de la raíz y en los meristemas
apicales.

Función: como cualquier epitelio, animal o vegetal, una de sus funciones es


dar protección contra agentes externos. También nos sirve para termo
regular, ya que pasan bajo su superficie miles de capilares y glándulas
sudoríparas. Nos sirve también para percibir los estímulos del medio, ya que
en él se encuentran células especializadas que son los receptores, ya sea de
presión, temperatura, de dolor, incluso algunos quimio receptores como los
de la legua y la nariz.

El tejido parenquimático es aquel tejido vegetal que se hallan en todas las


plantas existentes en la mayoría de sus órganos formando un tono continuo.
A estos tejidos también se les conoce con el nombre de tejidos
fundamentales, dado a que son células poco especializadas, se les halla
distribuidos por toda la parte interior del cuerpo del vegetal cumpliendo
múltiples funciones; se constituye por una gran diversidad de células que
varían dependiendo de la función que desempeñen, más o menos
isodiamétricas y facetadas, casi alargadas se caracterizan por ser células
vivas, con una pared de celulosa, flexible y delgada y con gran vacuola. Los
tejidos parenquimáticos se encargan de llenar espacios libres que otros
órganos y tejidos producen. A estos tejidos se les pueden considerar como
meristemas potenciales debido a que si pierden su capacidad de dividirse,
sus células podrían retomar su división celular en ciertas condiciones.

De acuerdo a su función los tejidos parenquimáticos pueden clasificarse en


cuatro tipos:

Parénquima clorofílico o clorénquima: localizado en todas las partes verdes


de la planta, esto se debe a que las células que lo forman contienen
cloroplastos; su principal función y más característica es cumplir el proceso
de la fotosíntesis. Sus células pueden ser de dos tipos según la función que
cumplen que son las denominadas empalizada o lagunar.

Parénquima acuífero: hallado en las nerviaciones de los tallos y las hojas de


las plantas xerófitas, que son aquellas plantas que contienen una gran
tolerancia a la falta de agua, ubicadas en ambientes desérticos o en
sabanas. Sus células tienen una enorme vacuola llena de agua y mucílago.

Parénquima de reserva: se les ubica en las raíces, semillas y tallos; se


constituye de grandes células incoloras cuya función es de
almacenamiento, dado que no realizan la fotosíntesis carecen de
cloroplastos, por lo que no son de color verdoso sino más bien son de color
blanco. Además también contienen amiloplastos y leucoplastos que
posibilitan a este tipo de células almacenar almidón, grasas y proteínas.

Parénquima aerífero: localizado en los tallos y hojas de las plantas acuáticas,


lo cual le permite que dichas plantas puedan flotar, todo esto gracias a la
existencia de múltiples espacios denominados meatos, que contienen aire
entre sus células.
El tejido conductor son los tejidos que cumplen con el transporte de
sustancias que se encuentran en la parte de adentro del vegetal que
conduce la savia bruta, que es el líquido espeso que circula por los vasos
conductores de las plantas superiores y su función es nutrir las plantas desde
la raíz hasta las hojas, la savia elaborada es una solución acuosa, compuesta
por aminoácidos y azúcares, que son transportada por el floema en las
plantas vasculares desde las hojas hasta el resto del vegetal.

El tejido conductor está compuesto por los diferentes tipos de células, pero
en la mayoría de las partes son los que se originan de las mismas células que
a diferencia de los animales, cualquiera de las plantas por más antiguo que
sea puede poseer localizadores en sitios bien determinados por los grupos
de las células en estados juvenil con la capacidad para poderse dividir el
xilema y el floema físicamente en todas las plantas.

En el tejido conductor se encuentran dos tipos de tejidos como el xilema y


el floema.

El xilema se encarga de trasladar la savia bruta que es un compuesto


formado por agua y una diversa variedad de sales minerales inorgánicas
que la raíz absorbe del suelo. Pero también conocido como tejido nervioso
o leño que es un tejido formado por las células muertas, estas células son
tubulares y se encuentran en una pared celular bien desarrollada además
se juntan unas a otras formando tubos que sube de un sitio a otro desde la
raíz hacia la parte superior, pero esas estructuras también son llamadas
vasos leñosos que están lignificado a nivel de la pared celular para poder
asegurar el rigor y la dureza de la estructura. Las células de los vasos
presentan la rotura o ulceración de las paredes que permite el paso de la
sabia entre las células y están cubiertos por los extremos. En los alrededores
de los vasos leñosos hay una célula llamadas traqueidas, que posee una
serie de rotura que facilita el transporte del xilema o savia bruta.

El floema es un tejido formado por células vivas que se encarga del


transporte de las sustancias sintetizadas en la fotosíntesis que transforman la
savia elaborada y de su reparto por todas las células de la planta. Además
dentro de ellas se distinguen dos tipos de células.

Células cribosas, son células fusiformes que tiene forma de huso con pared
primaria, punteaduras especializadas que agrupan calosa que son
polisacárido que impregna algunas membranas y taponar los agujeros de
las paredes transversales de los cribosos agrupados formando áreas cribosas
no perforadas y forman parte del floema.
Células anexas o acompañantes, son células parenquimatosas que también
se pueden llamar células fundamentales de la planta pero en cuanto
aparece el resto de las células, se han adaptado para generar las
estructuras que permitan llevar una vida confortable porque depende de la
supervivencia de las células cribosas a las que están asociadas.

TEJIDO SUBEROSO

El tejido suberoso es un tejido protector que presentan las plantas. Este esta
constituido por células muertas, impregnadas en una sustancia llamada
suberina, que le aporta propiedades impermeables. Además, este tejido
protege a otros internos de la desecación, daño mecánico, insectos y
herbívoros y es un buen aislador térmico gracias a que sus células están
llenas de aire. El principal componente de dicho tejido es la suberina,
como hemos comentado antes. Esta actúa como barrera entre las plantas
y el ambiente, aunque unas grietas llamadas lenticelas permiten el
intercambio de gases entre la planta y el exterior. Un ejemplo claro de
tejido suberoso podría ser el conocido "corcho".
El tejido meristemático es el encargado del crecimiento de la planta en un
sentido longitudinal y diametral; sus células son se caracterizan por ser
pequeñas de tamaño, con forma poliédrica, paredes finas y vacuolas
pequeñas y abundantes; tiene la capacidad para dividirse y de allí es que
vienen a producirse el resto de los tejidos, fenómeno que permite la
diferenciación de los vegetales con los animales que llegaron a la
multicelularidad de una manera totalmente diferente, además estos solo
crecen hasta la cuarta edad entretanto las plantas debido a los
meristemos crecen durante toda su vida. Es decir que los tejidos
meristemáticos están constituidos por una serie de células con paredes
primarias delgadas con un núcleo grande y citoplasma denso, por lo que
estos tejidos posibilitan el crecimiento del árbol de forma diametral y
longitudinal. El crecimiento primario o crecimiento longitudinal de las
plantas se origina gracias al meristemo apical y el crecimiento diametral, es
decir en cuanto al grosor o crecimiento secundario se da por divisiones
que se manifiesta en el cambium vascular y, en menor proporción, en el
cambium cortical.

Tejido Meristemático
Por los tanto, los meristemos apicales pueden clasificarse en:

Procambium: ubicado en el interior protodermo, que origina los tejidos


vasculares tales como el floema, xilema y cámbium vascular.
Meristema fundamental: hallado en el el Protodermo y Procambium,
produciendo la parénquima, colénquima y esclerénquima.
Protodermo: se ubica alrededor y al exterior, originando la epidermis.

Meristemos remanentes: trabaja cíclicamente, se produce en la base de


los entrenudos que están latentes

Meristemos meristemoides: siendo células adultas se diferencian por ser


células que guardan vida que poseen propiedad de lograr
desdiferenciarse y volver a ser meristemáticos, además de realizar la
mitosis.
Por otro lado los meristemos laterales se clasifican en:

Cámbium de corcho: que corresponde a una capa de células


meristemáticos que evolucionan entre las células de la corteza y del
floema secundario.

Cámbium vascular: este se diferencia junto con el denominado tejido


vascular primario dentro del cilindro vascular, produciendo el tejido leñoso
de los tallos y raíces.

Meristemos intercalares: se hallan entre tejidos maduros y sólo en ciertos


tipos de plantas.