Vous êtes sur la page 1sur 311

Alienados, médicos y

representaciones de la "locura"
Saberes y prácticas de la psiquiatría en
Uruguay (1860-1911)

Duffau, Nicolás

Bohoslavsky, Ernesto

2015

Tesis presentada con el fin de cumplimentar con los requisitos finales para la


obtención del título Doctor de la Facultad de Filosofía y Letras de la
Universidad de Buenos Aires en Historia
Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires
Doctorado en Historia. Tesis de doctorado.

Alienados, médicos y
representaciones de la “locura”:
saberes y prácticas de la
Psiquiatría en Uruguay
(1860-1911)

Doctorando: Nicolás Duffau


Director de tesis: Dr. Ernesto Bohoslavsky
Codirectora de tesis: Dra. Vania Markarian

Setiembre de 2015

1
Índice

Agradecimientos....................................................................................................... p. 4

Introducción.............................................................................................................. p. 6
Estado de la cuestión ................................................................................................. p. 12
El caso local............................................................................................................... p. 17
Metodología y fuentes................................................................................................ p. 24
Estructura de la tesis................................................................................................... p. 27

I. Institucionalizar

Capítulo 1. Del Asilo de Dementes al Hospital Vilardebó..................................... p. 30


Introducción .............................................................................................................. p. 30
El tratamiento a los enfermos psiquiátricos en la primera mitad del siglo XIX……….
………………………………………………………………………… p. 30
La necesidad de un asilo ........................................................................................... p. 35
El Asilo de Dementes ................................................................................................ p. 39
“El palacio de locos” ................................................................................................ p. 45
Etapas de una relación compleja ............................................................................... p. 52
Los intentos de formalización para la reclusión de alienados ................................... p. 60
Del Manicomio Nacional al Hospital Vilardebó: Medicina y secularización ........... p. 64
La creación de la Asistencia Pública Nacional .......................................................... p. 70
Conclusiones ............................................................................................................. p. 79

Capítulo 2. Algunas características de la población recluida en el Manicomio


Nacional entre 1860 y 1911......................................................................................p. 82
Introducción...............................................................................................................p. 82
Nacionalidad..............................................................................................................p. 84
Edades........................................................................................................................p. 89
Estado civil.................................................................................................................p. 92
Ocupación..................................................................................................................p. 92
Los pensionistas.........................................................................................................p. 94
Conclusiones..............................................................................................................p. 96

II. Estudiar

Capítulo 3. El desarrollo de la Psiquiatría en Uruguay………………………...p. 100


Introducción………………………………………………………………………...p. 100
La Facultad de Medicina…………………………………………………………...p. 100
De la formación de un campo psiquiátrico a la Cátedra de Psiquiatría…………….p. 105
La evolución en la nosografía psiquiátrica.................................................................p.112
Conclusiones………………………………………………………………………..p. 126

Capítulo 4. La definición y las causas de las enfermedades mentales


……………………………………………..……………………………………… p.128
Introducción……………………………………………………………………… p. 128
Los primeros intentos de clasificación de las enfermedades…………………….. p. 128
Los débiles mentales……………………….………………………………………. p.131
Epilepsia……………………………………….…………………………………... p.137

2
Parálisis……………………………………….…………………………………..... p.139
Las demencias………………………………….…………………………………... p.141
Neurosis……………………………………….………………………………….... p.143
Histeria……………………………………….…………………………………...... p.144
Manía……………………………………….…………………………………........ p.149
Conclusiones………………………………………………………………………. p. 159

Capítulo 5. El tratamiento………………………………………………………..p. 161


Introducción……………………………………………………………………… p. 161
El poder del dispensario.............................................................................................p.161
El imperio del orden ..................................................................................................p.164
… y la violencia ........................................................................................................p.169
Hipnosis, psicoterapia y sedantes ..............................................................................p.174
Laborterapia ..............................................................................................................p.179
La educación .............................................................................................................p.184
Las variantes del aislamiento ....................................................................................p.187
Conclusiones……………………………………………………………………… p. 194

III. Señalar

Capítulo 6. Las causas morales de la locura .........................................................p.197


Introducción……………………………………………………………………… p. 197
Higiene ......................................................................................................................p.198
“El alcoholismo amenaza la raza” ............................................................................p.202
Urano, Onán y Venus: la sexualidad psicopatologizada ...........................................p.211
“La plaga de los demoledores europeos” ..................................................................p.229
Modernidad, inmigración y neurastenia ....................................................................p.237
El suicidio patologizado ............................................................................................p.245
Conclusiones………………………………………………………………………. p. 249

IV. Reprimir y contener

Capítulo 7. Relación entre Medicina y Derecho....................................................p.253


Introducción……………………………………………………………………… p. 253
El incapaz ..................................................................................................................p.253
“Solo media un paso entre el criminal y el demente” ...............................................p.257
Criminología local y enfermedad psiquiátrica ..........................................................p.263
Los peritajes y el debate sobre el destino de los locos criminales ............................p.266
Conclusiones………………………………………………………………………. p. 275

Síntesis y consideraciones finales............................................................................p.277


Institución y campo médico ......................................................................................p.277
El loco como contrafigura .........................................................................................p.280
Colofón ......................................................................................................................p.281

Fuentes......................................................................................................................p.283

Bibliografía ..............................................................................................................p.292

3
Agradecimientos

En primer lugar, deseo agradecer a Ernesto Bohoslavsky y Vania Markarian,


tutor y cotutora de esta tesis, quienes desde el inicio de este proceso depositaron en mí
su confianza, estímulo, apoyo y amistad, además de ser atentos lectores de mi trabajo
académico.
Hernán Camarero aceptó gentilmente en ser mi consejero de estudios en la
Facultad de Filosofía y Letras y siempre se mostró solícito para atender mis consultas y
requerimientos.
Cualquier investigación individual es también colectiva, por lo que soy tributario
de comentarios, críticas y sugerencias de distintas personas. Las deudas acumuladas son
numerosas, por lo que sería imposible nombrar aquí a todos los que merecen mi
agradecimiento, ni corresponder con una frase ascética sus ayudas.
Debo reconocer a Daniel Fessler, por las sugerencias, las recomendaciones
bibliográficas y el permanente envío de fuentes. Sin su amistad y estimulo esta tesis
sería otra. Asimismo, debo retribuir la generosidad de amigos y colegas quienes
aportaron fuentes, bibliografía y opiniones: Cecilia Baroni, Alex Borucki, Gerardo
Caetano, Lila Caimari, Agustín Cano, Santiago Delgado, Mario Etchechury, Magela
Fein, Ana Frega, Diego Galeano, Mercedes García Ferrari, Daniel Gil, Aldo Marchesi,
Mónica Maronna, Guillermo Milán, Lourdes Peruchena, Raquel Pollero, Rodolfo
Porrini, Soledad Prieto, Pablo Rocca, Ana María Rodríguez, Marcelo Rossal, Florencia
Thul e Isabel Wschebor.
Daniel Vidal me orientó en el estudio sobre el vínculo entre locura y
anarquismo; lo mismo hicieron Inés Cuadro y Diego Sempol, quienes me asistieron en
el apartado dedicado a la relación entre locura y sexualidad. En el mundo de los juristas
Gianella Bardazano me ayudó a entender algunas complejidades de la codificación
decimonónica uruguaya. Entre los médicos debo agradecer a Luis Broquetas, Pablo
Fidacaro, Ángel Ginés, Antonio Turnes y Margarita Wschebor, quienes, desde sus
especialidades, brindaron información para alguien ajeno al campo de la Medicina y de
la Psiquiatría.
He participado como expositor en distintos eventos académicos en los cuales
presenté avances de la investigación y algunos subproductos fueron enviados a revistas
especializadas; gracias a los comentarios y los arbitrajes realizados pude mejorar partes
sustanciales de la tesis o corregir algunas imprecisiones.
No tuve dedicación exclusiva para esta investigación, pero sin el apoyo de Dante
Turcatti en el Departamento de Historiología de la Facultad de Humanidades y Ciencias
de la Educación, y de Ana Frega y Pablo Ferreira -quienes coordinan junto a mi el grupo
de investigación Crisis revolucionaria y procesos de construcción estatal en el Río de la
Plata- jamás habría podido dedicar el tiempo suficiente para investigar y redactar. En
especial quiero reconocer a Ana, quien ha sido un apoyo fundamental a lo largo de mi
vida académica y una fuente de orientación permanente.
Sin la ayuda de los funcionarios del Hospital Vilardebó no hubiera sido posible
realizar la tarea de relevamiento documental. En especial a Miguel Sniadower, el
director del hospital que autorizó que pudiera consultar los registros médicos del
período trabajado. También agradezco a Analaura Collazo de la biblioteca de la Facultad
de Humanidades y Ciencias de la Educación y del Museo Histórico, a los funcionarios
del Archivo General de la Nación, del Departamento de Historia de la Medicina de la
Facultad de Medicina de la Universidad de la República, del Archivo General de la
Universidad, del Archivo Nacional de la Imagen y del Centro de Fotografía de
Montevideo.

4
Finalmente, quiero reconocer a mi familia por el apoyo de siempre, por
brindarme soportes logísticos mientras realizaba esta investigación y escribía la tesis;
fundamentalmente a mi esposa Magdalena Broquetas quien me apoyó desde el principio
y con todo su amor y paciencia se encargó de Juan y Catalina mientras yo trabajaba.
Ella acompañó, como en otras oportunidades, cada paso de mi trabajo con su
inteligencia, sus consejos y su afecto incondicional. Le dedico esta tesis a ella, a Juani y
a Cata, a sabiendas que cualquier dedicatoria es insuficiente para retribuir todo lo que
ellos hacen por mi.
De más está decir que si bien la investigación y la tesis son deudoras de todas las
personas mencionadas, la responsabilidad del escrito es enteramente mía.

5
Introducción

El 26 de junio de 1889 dos personas, un hombre y una mujer, plasmaron la


impresión que les había generado la visita al Manicomio Nacional: “Muy bien” firmó el
médico argentino Eduardo Wilde y “¡Qué tristeza!” afirmó Ernestina Costa.1 Estas dos
manifestaciones, tan distintas entre sí, seguramente poco tuvieran que ver con las
cualidades atribuidas a uno y a otro género durante la época. En las palabras de la mujer
podríamos ver cierta empatía con la situación de subordinación de los enfermos
psiquiátricos dado que, como sobre ellos, sobre las mujeres recayeron con más fuerza
los condicionamientos de la época, que intentaron (no siempre con éxito) disciplinar a la
sociedad. Podríamos preguntar: ¿qué impresiones despertaba en la sociedad la presencia
de un establecimiento de reclusión manicomial?, e incluso: ¿qué factores contribuyeron
a su legitimación? Y al mismo tiempo cuestionar: ¿qué trato se daba a los llamados
“locos” o “enajenados” a comienzos del siglo XIX y a lo largo de toda la centuria?
¿Quiénes iban al Manicomio Nacional? ¿Solo aquellos que tenían algún tipo de
psicopatología pasaron por la institución que durante cincuenta años —si contamos los
veinte durante los que (entre 1860-1880), se llamó Colonia de Alienados— rigió los
destinos de los “anormales”? En otras palabras, ¿no pudo haber algún tipo de
“etiología” social por la cual travestidos, revolucionarios, delincuentes, mujeres que
causaran “disgustos”, también fueran enviados a dicha institución?
El período que va desde 1860 hasta 1910 fue una época crucial para la
formación del Estado uruguayo. Diversos estudios han señalado la importancia de
algunos hitos como las mejoras en las comunicaciones, la aplicación de la reforma
educativa, la construcción de un sistema fiscal y monetario estable, la creación de un
ejército unificado, la codificación legal y, ya entrado el siglo XX, las diversas leyes
sociales que favorecieron a los sectores trabajadores. Quienes examinaron el proceso de
formación de ese Estado se concentraron en el desarrollo de los recursos
administrativos,2 los mecanismos que generaron un sistema político democrático, 3 la
construcción de un proyecto cultural nacional4 e incluso el inicio de la transición
demográfica que se caracterizó por la baja en los índices de natalidad y de mortalidad de
forma prematura en comparación con el resto del continente. 5 No obstante, las ideas que
1
Hospital Vilardebó, Manicomio Nacional. Libro de visitantes [26 de junio de 1899], f. 1.
2
Néstor Campiglia, Estatización y burocracia, Montevideo, Enciclopedia Uruguaya, 1969, n.º 40;
Washington Reyes Abadie, Latorre, la forja del Estado, Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental-La
República, s/d, vol. VIII; Peter Winn, Inglaterra y la Tierra Purpúrea, Montevideo, Facultad de
Humanidades y Ciencias de la Educación, 1998 vols. I y II; Alcides Beretta, Inmigración europea e
industria. Uruguay en la región (1870-1915), Montevideo, Universidad de la República, 2014.
3
Véase la Historia Rural del Uruguay moderno y Batlle los estancieros y el Imperio Británico de José
Pedro Barrán y Benjamín Nahum; también: Carlos Zubillaga, “El difícil camino de la participación
política. Población, ciudadanía y electorado (1898-1918)”, en Fernando Devoto, Marcela Ferrari,
(coordinadores), La construcción de las democracias rioplatenses: proyectos institucionales y prácticas
políticas 1900-1930, Buenos Aires, Biblos, 1994, pp. 31-68; Gerardo Caetano, La república batllista,
Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental, 2011.
4
Gerardo Caetano, Roger Geymonat, La secularización uruguaya (1859-1919). Catolicismo y
privatización de lo religioso, Montevideo, Taurus, 1997; María Inés de Torres, La guerra de las palabras,
Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental, 2008; Silvia Rodríguez Villamil, Las mentalidades
dominantes en Montevideo (1850-1900), Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental, 2008, segunda
edición; Carlos Zubillaga, Cultura popular en el Uruguay de entresiglos (1870-1910), Montevideo,
Linardi y Risso, 2011.
5
Adela Pellegrino, “Vida conyugal y fecundidad en la sociedad uruguaya del siglo XX: una visión desde
la demografía”, en José Pedro Barrán, Gerardo Caetano, Teresa Porzecanski, Historias de la vida privada
en el Uruguay. Individuos y soledades 1920-1990, Montevideo, Taurus, 1997, vol. III; Adela Pellegrino,
La población de Uruguay. Breve caracterización demográfica, Montevideo, UNFPA, 2010; Ana María

6
sustentaron la transformación del poder estatal para gobernar quedaron relativamente
inexploradas, pese a que deberíamos considerar al positivismo como la corriente que dio
a la elite ilustrada (y dirigente) los espacios institucionales, las tecnologías de poder y la
retórica que necesitaba para ejercer el poder con más eficacia en una sociedad que se
masificaba (con aportes inmigratorios) y democratizaba.
La historiografía uruguaya se ha concentrado en la ampliación de los derechos
sociales y políticos a comienzos del siglo XX (asistencia sanitaria, legislación laboral,
fin de la restricción política para ejercer el voto), pero no se ha referido prácticamente al
trato conferido por ese mismo Estado a los enfermos mentales y a la protección
brindada a los ciudadanos con enfermedades psiquiátricas (lo mismo podríamos decir de
los internos de otros establecimientos de reclusión y aislamiento). Al mismo tiempo, no
ha analizado de forma sostenida el desarrollo de la Psiquiatría, la evolución de sus
principales instituciones, ni la vinculación entre determinadas políticas sociales y el
desarrollo de esta rama, en un principio menor, de la Medicina. Los trabajos elaborados
en Uruguay se encuentran rezagados en los análisis retrospectivos de las corrientes de
ideas que legitimaron el funcionamiento de diversas instituciones de control social.
Nuestro trabajo apunta a saldar, en parte, este déficit, mediante el abordaje
historiográfico de uno de esos aspectos: la disciplina psiquiátrica, las corrientes de ideas
que la sustentaron y la construcción de la figura del loco como uno de los elementos a
los que era necesario erradicar de un pensado país modélico. Esta tesis pretende analizar
en perspectiva histórica la principal institución de reclusión psiquiátrica del período, ya
que su presencia en la vida cotidiana de los uruguayos lleva a que consideremos su
existencia como algo dado (con la recurrencia a chistes o latiguillos en relación con los
locos) e imbricado con la cultura local, pero su análisis histórico sigue siendo una
ausencia significativa en el desarrollo de otras instituciones de salud y del Estado en
general. Más problemático aun si tenemos en cuenta que el Hospital Vilardebó sigue
siendo, como hace cien años, el nosocomio público al que asisten los enfermos
psiquiátricos de menores recursos. Con ese punto de partida, nuestra investigación
plantea estudiar el desarrollo de la Psiquiatría como disciplina entre 1860 y 1911 y
analizar las articulaciones existentes entre la construcción del poder estatal y la
asistencia sanitaria.
En la elección del enfoque y las líneas de trabajo se descartó otro camino posible
para el estudio de la construcción del poder estatal a través de la formación de una
institución para enfermos psiquiátricos y de un campo de especialistas en las
psicopatologías. Probablemente, el tema puede despertar numerosas perspectivas que
esta tesis no pretende abordar. Aunque nuestro trabajo no será un estudio sobre la
recepción de las ideas sobre la Psiquiatría y su difusión en el Uruguay, no dejaremos de
puntualizar o señalar la forma en que circularon algunas de las ideas utilizadas en las
fuentes. Optamos por detenernos en lo institucional, en la construcción de un campo
científico con sus especificidades (y sus definiciones de época) y en las propuestas de
tratamiento a los pacientes. A su vez, abordaremos las construcciones sociales sobre
distintos estados de alteración mental o locura, al estudiar las definiciones que durante
el período los médicos atribuyeron a síntomas o patologías, así como a las prácticas y
conductas que entendían podían conducir a la ¨anormalidad¨.
El tramo cronológico abordado se ubica en un período al que podríamos llamar
preuniversitario y que abarca la fundación del Asilo de dementes en 1860, su
redenominación como Hospital Vilardebó en 1911, pasando por la formación en 1907-
1908 de la Cátedra y Clínica Universitaria de Psiquiatría, dependiente de la Facultad de

Damonte, Uruguay: transición de la mortalidad en el período 1908-1963, Montevideo, Facultad de


Ciencias Sociales, Universidad de la República, 1994.

7
Medicina. Asimismo, a partir de 1910, con la aprobación de la Ley de Asistencia
Pública Nacional, se saldó el conflicto entre el catolicismo interviniente en la asistencia
sanitaria y los médicos, que derivó en nuevas formas organizativas que abrieron otra
etapa. Por tanto, nuestra investigación trata, en el marco espaciotemporal precisado, de
penetrar en los comportamientos vividos y confesados de la sociedad uruguaya de la
época sobre la locura, y al mismo tiempo ver de qué forma esa percepción sobre los
locos fue mutando con el tiempo en paralelo a las transformaciones en la vida médica y
jurídica del país.6
Las transformaciones económicas de la segunda mitad del siglo XIX, el nuevo
modo de producción consecuencia de las modificaciones tecnológicas en el medio rural,
el aluvión inmigratorio, la inserción del país en el mercado capitalista mundial,
provocaron cambios en la moral dominante, que se trasladaron a distintos planos de la
vida social y cultural, y convirtieron a los enfermos psiquiátricos en figuras de rechazo,
en hombres y mujeres que habían perdido la razón, improductivos y desinhibidos. Ese
mismo contexto fue modificando la conceptualización jurídica del ‘loco’, imponiendo
nuevas leyes y códigos.
Para solucionar la existencia de esos hombres y mujeres considerados
improductivos e inadaptables a la sociedad moderna, “degenerados” o “alienados
mentales” —como se los comenzó a llamar desde la segunda mitad del siglo XIX— fue
necesario que el Estado creara una institución de contención y aislamiento. Esta
problemática comenzó a subsanarse en junio de 1860 con el primer traslado de
enfermos psiquiátricos internados en el Hospital de Caridad hacia la quinta de la
sucesión de Miguel Antonio Vilardebó en la zona del Arroyo Seco. En ese período nació
el primer manicomio local, llamado Asilo de dementes, establecimiento en el cual los
enfermos psiquiátricos eran enviados para ser cuidados y en el que los médicos
ocupaban una aparente función secundaria, ya que la institución era regenteada por la
Comisión de Caridad y Beneficencia Pública que otorgó plena potestad para el
tratamiento de los asilados (en este y en varios nosocomios) a la Hermandad de Caridad.
El Asilo funcionó en la orbita del catolicismo, que entabló una relación estrecha
entre la existencia de hospicios de alienados y las prácticas de control social, pero al
mismo tiempo legitimó el discurso médico al aplicar el principio de aislamiento
pregonado por la escuela francesa, en especial por Philippe Pinel y Jean Étienne
Esquirol.7 Esta orientación no se modificó el 25 de mayo de 1880 cuando, con la
presencia de la plana mayor del gobierno, entre ellos el presidente y médico Francisco
A. Vidal, el Asilo pasó a denominarse Manicomio Nacional, nombre que llevó hasta
1911, cuando por un decreto del Poder Ejecutivo fue redenominado Hospital Vilardebó,

6
La referencia a palabras como ‘locos’, ‘locura’, ‘alienados’, ‘enajenados’, ‘descendencia mórbida’, entre
otras conexas a la temática tratada, no responde a una nosografía psiquiátrica sino a la forma en que
fueron llamados los enfermos psiquiátricos en el período aquí considerado.
7
Véase Michel Foucault, Historia de la “locura” en la época clásica, Buenos Aires, Fondo de Cultura
Económica, 1990, vol. II, pp. 190-264 (capítulo 4, “El nacimiento del asilo”). Además de los textos
fundamentales de Foucault, utilizaremos otros trabajos significativos de la historiografía mundial sobre la
Psiquiatría o la locura. El historiador holandés Pieter Spierenburg es, al igual que Foucault, una referencia
ineludible, puesto que si bien no estudió de forma directa los manicomios, si dedicó parte de su obra al
análisis de la transición entre el castigo corporal penitenciario y el ocultamiento de esa forma de
tratamiento en la temprana modernidad europea (Pieter Spierenburg, “Punishment, Power and History.
Foucault and Elias”, en Social Science History, invierno de 2004, vol. XXVIII, n.° 4, pp. 607-636). Otros
trabajos que no estudian los establecimientos psiquiátricos pero que son de suma utilidad para conocer
algunas características de las llamadas “nuevas técnicas de organización del poder” son Michael Mann,
Las fuentes del poder social, Madrid, Alianza, 1991, vol. I y John Pratt, Castigo y civilización. Una
lectura crítica sobre las prisiones y los regímenes carcelarios, Barcelona, Gedisa, 2006.

8
centro estatal para enfermos mentales pertenecientes a los estratos sociales más bajos (y,
en algunos casos, no tan bajos).
De forma paralela, la Universidad Mayor de la República comenzó a formar
médicos y juristas especializados en el trabajo con enfermos psiquiátricos. Desde la
década del setenta del siglo XIX, trabajos elaborados en la Facultad de Medicina y en la
Facultad de Derecho de la Universidad plantearon la problemática de los enfermos
psiquiátricos, y sugirieron la implementación de políticas específicas para el tratamiento
(clínico y jurídico) de los alienados.
Como una de las hipótesis de nuestro trabajo, podríamos pensar que los médicos
utilizaron instituciones ya existentes y que gozaban de cierto prestigio entre la
población, en tanto eran vistas como casas de salud que alejaban la anormalidad, para
legitimar las nuevas prácticas y anular procedimientos de otra época. Ese proceso no fue
meramente institucional, sino que precisó de un marco de ideas que también lo
legitimara, aunque importa señalar que el Asilo de Dementes no surgió de forma
aislada, sino que, por el contrario, se inscribió en el marco de las transformaciones
económicas, sociales y culturales por las que comenzó a atravesar el Uruguay en la
segunda mitad del siglo XIX. A su vez, la medicalización dependió de la actuación de los
juristas, que comenzaron a considerar a los enfermos psiquiátricos como sujetos de
derechos, pero a los que era necesario inhabilitar en su capacidad civil y contener en
instituciones de reclusión. Por tanto, planteamos como otra hipótesis de trabajo, que el
campo de la Psiquiatría a escala local dependió de la actuación de los abogados, quienes
elaboraron propuestas específicas para la contención de los alienados.8
Otra de las hipótesis establecida como base de esta investigación propone que,
en ese contexto, los enfermos psiquiátricos, entre otras figuras de la marginalidad (como
los inmigrantes pobres, los delincuentes rurales y las prostitutas), fueron expuestos por
las elites ilustradas como responsables de prácticas censurables (y muchas veces
punibles) que era necesario eliminar para imponer otro tipo de valores, entre los cuales
sobresalían el ahorro, el trabajo, una vida ordenada, una sexualidad contenida, o el
respeto irrestricto a la propiedad privada. En estos intentos de “normalización” resultó
fundamental el par binario “normalidad/patología” y el concepto de “degeneración”,
que permitieron construir la imagen del “otro no normalizado” como peligroso para la
población. El discurso “disciplinante” incorporó a los enfermos psiquiátricos para
irradiar temor y señalar aquello que no se ajustaba a lo previsto por la moral establecida
y al nuevo modelo de subordinación que se instaló en la segunda mitad del siglo XIX.
Desde comienzos del siglo XIX, los alienistas oscilaron entre dos modelos
nosográficos para explicar la enfermedad mental: por un lado, un esquema organicista
que buscaba una lesión cerebral capaz de explicar el origen de la enfermedad y otra
visión de carácter moral y social que explicó el desorden por la existencia de un terreno
social patógeno habitado por el individuo. La escuela uruguaya —y esto sería algo
singular de la disciplina psiquiátrica en el país (y otra de nuestras hipótesis)— se inclinó
por la segunda posición, aunque también hay recurrencia al problema de la herencia, por
8
La noción de campo sigue los planteos del sociólogo francés Pierre Bourdieu, quien definió al “campo
científico” como el espacio social en el que tienen lugar distintas relaciones objetivas entre agentes de una
misma disciplina o competencias, aglutinados además por compartir un mismo capital (sea económico,
cultural, social, simbólico o intelectual) que varía según el ámbito a indagar. En el campo científico el
capital más importante es el cultural objetivado en títulos e incorporado (vuelto habitus) con el
aprendizaje de un oficio científico. El mismo autor, plantea que la estructuración de cualquier campo
científico depende de las relaciones de fuerza (una “lucha por el monopolio de la comptencia científica”,
por la communis doctorum opinio) existentes entre los partícipes de ese espacio (que derivan en luchas
internas) pero también entre ese campo y agentes externos, como ser otras instituciones, individuos o
colectivos, que pueden condicionar esa existencia. Pierre Bourdieu, “Campo científico”, en Pierre
Bourdieu, Intelectuales, política y poder, Buenos Aires, EUDEBA, 2000, pp. 75-110.

9
lo que es posible hablar de una realidad sociobiológica en la cual la predisposición
congénita se despertaba gracias a un medio social “impuro”. En este sentido, podríamos
pensar en una posible contienda entre lo congénito y lo adquirido, que presumiblemente
tuvo lugar entre los psiquiatras de la época.9 Como veremos, son numerosos los
ejemplos en las revistas médicas según los cuales una patología latente se despertaba en
un ambiente social pernicioso. En la mayor parte de las historias clínicas que se
publicaron en las revistas especializadas en Medicina, el enfermo mental mostraba
alguna psicopatía; sin embargo también era presentado como un transgresor de las
convenciones que comenzaron a regir en el Uruguay moderno y que ordenaron a las
mujeres obedecer a los hombres, a la población económicamente activa a trabajar y
sujetarse a la racionalidad burguesa y que ciñeron la actividad sexual a estrictas normas
de base católica (pese a que el catolicismo, de a poco, perdió su influencia en otros
aspectos de la vida pública y privada, como consecuencia del proceso de
secularización). Por tanto, atacando el medio social, los psiquiatras buscaban retrasar o
evitar que los “anormales” despertaran su anormalidad y, al mismo tiempo, combatir
aquellos focos del vicio (alcohol, mala alimentación, promiscuidad) que generaban una
descendencia mórbida.
De esta manera, la Psiquiatría habría dejado de ser el mero poder para controlar,
e incluso corregir la “locura”, y se convertiría en el poder para controlar aspectos de la
vida cotidiana —prácticas condenables— de la población en general, pero en especial
de los sectores populares. La prensa o la literatura que señalaban a los “locos” como
portadores de rasgos bárbaros, también colaboraron en la emergencia de esas nuevas
figuras temidas y en la aparición de diversos estigmas. En este sentido es posible
sostener que la categorización de enfermo psiquiátrico excedió la enfermedad y
contribuyó a conformar un estereotipo de “inadaptado social” al que, por su modo de
vida o sus prácticas, se intentó marginar de la “civilización” a través de un discurso que
rechazó la no productividad en el mercado económico (y los “locos” no eran
productivos), la enfermedad en una sociedad cada vez más medicalizada, un estilo de
vida muchas veces asociado a prácticas sexuales o hábitos como el consumo de alcohol
u otras drogas que para los sectores ilustrados se oponían al valor supremo del trabajo. 10
La posibilidad de defender a la sociedad de esos pacientes con psicopatologías permitió
desarrollar un concepto de defensa social que intentó proteger a la población de los
individuos peligrosos que podían constituir un riesgo para la seguridad pública. Esa
noción de defensa, resultó fundamental para la consagración del poder psiquiátrico y
habría permitido el confinamiento de los enfermos psiquiátricos en el Manicomio
Nacional.
Al mismo tiempo podemos plantear que desde 1876 el aumento de las personas
enviadas al Asilo de Dementes también se relacionó con el endurecimiento de los
deberes punitivos estatales luego del golpe de Estado que nombró al coronel Lorenzo
Latorre como presidente provisorio y que contó con el apoyo de los comerciantes, de los

9
Si bien utilizaremos la palabra “psiquiatra” a modo de convencionalismo, cabe señalar que aunque
algunos de los médicos referenciados trabajaron con enfermedades psiquiátricas no necesariamente tenían
una formación específica.
10
La historiadora argentina Lila Caimari advirtió que el periodismo decimonónico, tomando elementos
científicos y en especial la teoría lombrosiana, fue el gran responsable de construir un nuevo sentido
común criminológico (especie de Vulgata o “saber profano” que también presionó sobre la
implementación de políticas públicas). La idea planteada por Caimari sobre ese conocimiento destinado a
un público no especializado, atravesará toda nuestra tésis. Al respecto véase Lila Caimari, Usos de
Foucault en la investigación histórica, Buenos Aires, Universidad de San Andrés, 2005, Documento de
Trabajo n.º 18, p. 22. También seguiremos en este punto a Peter Burke, Historia social del conocimiento.
De Gutenberg a Diderot, Barcelona, Paidós, 2002, pp. 27, 28.

10
banqueros y sobre todo de los terratenientes, quienes exigieron el respeto irrestricto a la
propiedad privada en el medio rural. Por tanto, el asilo-manicomio fue utilizado como
una alternativa para la reclusión carcelaria. No obstante, huelga aclarar que una
interpretación unívoca que explique la existencia de asilos o manicomios solo como
lugares de reclusión anula la complejidad de instituciones que también tuvieron una
vinculación estrecha con la construcción de saberes científicos y con la divulgación del
conocimiento.
Ese temor a los enfermos psiquiátricos no se restringió de forma exclusiva a la
enfermedad, sino que también dio cuenta de un temor colectivo a lo desconocido en un
contexto de inmigración masiva, de transformaciones y de construcción de un Estado
unificado y moderno.11 Por eso el miedo a la “locura” o a la enfermedad en general
apareció entrelazado con críticas a la inmigración y a los nuevos hábitos que esta traía.
¿Se puede hablar de una estrecha alianza entre “ciencia” y “sentido común” como un
espacio interesante para pensar los mecanismos de control social y disciplinamiento
impuestos por las clases gobernantes? ¿Solo el crecimiento demográfico explicaría el
pasaje de 0,53 internos cada 10 000 habitantes en 1862 (una treintena) a 3,15 entrado el
siglo XX (más de mil pacientes)? Ese aumento de la población manicomial, ¿implicó
algún cambio en la detección de la locura o en una modificación, de connotaciones no
solo orgánicas sino también morales, en la forma de identificar los trastornos
psiquiátricos? ¿Solo el crecimiento en el número de internos explicaría la necesidad de
construir un establecimiento más adecuado, como lo intentó ser en 1880 el Manicomio
Nacional, sustituto del Asilo de Dementes fundado en 1860? ¿No podríamos encontrar
también razones que explicarían el ascenso de los médicos en el interior de los
establecimientos hospitalarios? Esto no implica negar la existencia de las
psicopatologías como un dato objetivo, pero sirve para tratar de ver posibles hechos de
resistencia por parte de los pacientes y para decantar los cuestionamientos que los
médicos podían hacer al estilo de vida o hacia algunas prácticas de los sectores
populares. Es decir, ¿por qué se internó a meretrices por algunos días o meses sin
ningún síntoma de enfermedad psiquiátrica, como le ocurrió a A. A. de 34 años el 31 de
octubre de 1894? ¿Por qué se internaba a mujeres a pedido del padre o del esposo?
Situaciones de esta índole, ¿indicarían que es posible encontrar un tratamiento
diferenciado de los pacientes según el género al que pertenecieron? Pero al mismo
tiempo, ¿por qué se internó a hombres y mujeres jóvenes de “vida desarreglada” que
causaron “disgustos”? Es decir, ¿solo el género marcó la solicitud de internación o
cualquier conducta desviada resultó causal suficiente para el confinamiento?
Una investigación sobre la Psiquiatría no puede ser comprendida fuera del orden
social y cultural que la determinó y analizó. En otras palabras, partimos de la premisa de
que todo conocimiento científico tiene una base social y política a la que reproduce y en
la que se refleja. Pero, al mismo tiempo, consideramos e intentaremos demostrar en
nuestro trabajo que el Estado moderno no fue únicamente una máquina de control
social, que solo recurrió a la coerción, sino que, por el contrario, buscó la cooperación
de intelectuales competentes que ofrecieron sus conocimientos administrativos,
culturales y técnicos para, al mismo tiempo, divulgar ese saber entre la población.

Estado de la cuestión

11
La idea de modernidad sintetiza la percepción de las élites reformistas del período para las cuales ser
modernos (o al menos a aparentarlo) implicó poner en práctica una serie de medidas que permitieran
romper con un desarrollo social pasado al que consideraban atrasado. Las epidemias, la movilización
social, la inmigración no deseada, el delito, fueron vistos como amenazas al proyecto político nacionalista
y al crecimiento económico.

11
Durante décadas los trabajos sobre las instituciones de control 12 o “instituciones
totales”13 en América Latina, en particular los concernientes a los siglos XVIII y XIX,
centraron su análisis en el estudio de las “tecnologías del poder” siguiendo la
perspectiva del historiador y filósofo Michel Foucault, cuya obra podríamos considerar
el punto de partida de reflexiones postreras. Publicada en francés en 1961, la Historia
de la locura14 fue el primer ataque de Foucault al poder médico (que luego continuaría
en sus clases compiladas en El poder psiquiátrico15 y Los anormales,16 la presentación a
Yo Pierre Rivière,17 libros como El nacimiento de la clínica18 y Enfermedad mental y
personalidad19 o compilaciones como La vida de los hombres infames20) y dentro de ese
poder a la Psiquiatría y a sus categorías de ‘normalidad’ y de ‘patología’. 21 De hecho,
podríamos decir que antes que una historia de la locura, la obra del pensador francés es
una historia del poder psiquiátrico, ya que los “locos” solo aparecen como víctimas de
los médicos. Para Foucault, la enfermedad psiquiátrica no era solo una psicopatología
sino que formaba parte de un sistema de prácticas administrativas y médicas y
expectativas sociales que la definieron. Por tanto es importante estudiar la enfermedad
pero también todo lo relativo a la institucionalización de las prácticas psiquiátricas, el
control y el poder, y el marco de ideas que ordenaron o recomendaron el encierro de los
pacientes.22
12
Por estas entendemos a aquellas instituciones encargadas de velar por el funcionamiento de los poderes
del Estado y garantizar el monopolio en el uso de la violencia, pero también a los emprendimientos de
tipo privado o privado-público que se encargan de alejar de la sociedad a aquellos elementos considerados
peligrosos o nocivos.
13
El concepto de “institución-total” fue manejado por Erving Goffman para referirse a lugares donde un
gran número de individuos, aislados de la sociedad por un período importante, comparten una rutina
cotidiana administrada formalmente. Es utilizado para las cárceles pero también para otras instituciones
cuyos internos no han violado la ley. Los hospitales psiquiátricos estarían dentro del segundo grupo de
instituciones totales definidas por Goffman, aquellas “erigidas para cuidar de aquellas personas que,
incapaces de cuidarse por sí mismas, constituyen además una amenaza involuntaria para la comunidad;
son los hospitales de enfermos infecciosos, los hospitales psiquiátricos y los leprosarios”. Erving
Goffman, Internados, Buenos Aires, Amorrortu, 1964, p. 13.
14
M. Foucault, Historia de la locura…, o. cit.
15
Michel Foucault, El poder psiquiátrico. Curso en el College de France (1973-1974), Buenos Aires,
Fondo de Cultura Económica, 2008.
16
Michel Foucault, Los anormales. Curso en el College de France (1974-1975), Buenos Aires, Fondo de
Cultura Económica, 2010.
17
Michel Foucault, Yo Pierre Rivière, habiendo degollado a mi madre, mi hermana y mi hermano…,
Barcelona, Tusquets, 1976, pp. 7-14.
18
En este trabajo Foucault estudió el surgimiento del hospital como un espacio para examinar las
enfermedades pero también las conductas. El nacimiento de la clínica, Buenos Aires, Siglo XXI, 2008.
19
Michel Foucault, Enfermedad mental y personalidad, Barcelona, Paidós, 1988.
20
Aunque utilizamos todos los trabajos del libro, importa destacar “Médicos, jueces y brujos en el siglo
XVII”, “La sociedad punitiva”, “Psiquiatría y antipsiquiatría”, “Los anormales”, “La evolución de la
noción de ‘individuo peligroso’ en la Psiquiatría legal”, en La vida de los hombres infames, La Plata,
Editorial Altamira, 2008, pp. 21-35, pp. 37-50, pp. 51-59, pp. 61-66, pp. 157-178. En “La sociedad…”, el
teórico francés se detuvo en el rol de las sociedades filantrópicas como parte constitutiva del sistema
general de “vigilancia-encierro”.
21
La edición de estos trabajos también se inscribió en el contexto de auge de los movimientos de
antipsiquiatría y psiquiatría democrática, impulsados en Europa durante parte de la década del setenta. El
psiquiatra húngaro Thomas Szasz, para quien la enfermedad mental era un mito, fue uno de los
principales referentes de esta corriente. Thomas Szasz, Ideología y enfermedad mental, Buenos Aires,
Amorrortu, 2000, p. 34. Otro manifiesto antipisiquiátrico en Franco Basaglia (ed.), Los crímenes de la
paz: investigación sobre los intelectuales y los técnicos como servidores de la opresión, Ciudad de
México, Siglo XXI, 1987, tercera edición (en el libro hay un artículo de Foucault titulado “La casa de la
locura”).
22
Al utilizar varias de las obras de Foucault también reconocemos la evolución que sufrieron algunos de
sus conceptos como consecuencia de los distintos momentos de su producción intelectual. Sin embargo,

12
Para Foucault el poder controlador de la Iglesia sobre los hombres, típico de la
Edad Media, se había prolongado en el Estado moderno-laico a través de los médicos,
ya que estos sustituyeron al sacerdote al momento de la confesión. 23 De acuerdo con
esta visión, a partir del siglo XVII se produjo en Francia un movimiento por el cual
fueron confinados a París, con la creación del Hôpital Général en 1656, todos aquellos
que se alejaban de la racionalidad burguesa: locos, criminales, prostitutas, mendigos,
blasfemos, homosexuales, librepensadores. Las autoridades obligaron a los detenidos a
trabajar con intención de contrarrestar un modo de vida basado en la ociosidad,
totalmente opuesto al espíritu burgués que exaltaba valores como el esfuerzo y la
productividad.24
Según Foucault, la relación entre médico y paciente instauró al primero por
encima del segundo y la relación del psiquiatra con el loco hizo de este último un
dependiente del primero, quien arrogó para sí el poder de la razón. En la interpretación
del pensador francés, el confinamiento, la violencia, el control de poblaciones y la
definición de lo normal, fueron los mecanismos que utilizó la Psiquiatría (como parte de
la biopolítica25) para combatir a los locos, pero también fueron una pieza clave en el
control de poblaciones crecientes e industrializadas. Sostenía el mismo autor que lo
distintivo del caso es que por primera vez la locura fue percibida no solo como un
problema sanitario, sino también moral, en tanto los locos eran improductivos e
inadaptados que se “curaban” cuando se convertían en un tipo social moralmente
aceptable.26 La locura, en el análisis de Foucault, pasó a ser el contraste entre la razón y
la sinrazón, y no “como el Otro de la razón según el discurso de la razón misma”.27
Según él, esta idea legitimó el proceso de institucionalización, expulsó al loco de la
sociedad y legitimó la ética laboral burguesa. De todos modos consideramos que
analizar el surgimiento de un establecimiento para enfermos psiquiátricos como una
consecuencia del avance del proceso industrializador y del auge de la moral civilizada y
burguesa encierra algunos problemas.

su preocupación por el poder, y por el de los médicos en concreto, aunque se fue matizando, mantuvo sus
rasgos originales.
23
Son varios los autores que, a nuestro entender con tino, cuestionaron esa visión sobre el fin de lo
religioso y mágico a favor de una visión optimista de la ciencia y la razón. Bourke por ejemplo, sostiene
que más allá de ese pasaje, la religión y lo mágico siguieron siendo utilizados para el temor que
despertaban la enfermedad y la muerte. En este sentido, podríamos considerar estos puntos de vista como
una visión construida por los médicos y los científicos involucrados y reproducidos a la postre por la
historiografía. Al respecto, véase Joanna Bourke, “Fear and Anxiety: Writing about Emotion in Modern
History”, en History Workshop Journal, primavera de 2003, n.° 55, pp. 111-133.
24
Un seguidor de esta perspectiva y un abordaje histórico de la historia de la Psiquiatría francesa, al que
también tomamos como referencia, en Robert Castel, El orden psiquiátrico, Madrid, Ediciones de la
Piqueta, 1980 [prólogo de Michel Foucault] y El orden psiquiátrico. Edad de oro del alienismo, Buenos
Aires, Nueva Visión, 2009 [1977, en francés].
25
Foucault llamó “biopolítica” a las transformaciones del “poder” desde fines del siglo XVIII que
construyeron una serie de procedimientos disciplinarios (y sus instituciones) para gobernar a la población.
Si bien esas técnicas existían en Europa desde el período medieval pasaron a ser a fines del período
dieciochesco en fórmulas generales de dominación. Véase Judith Revel, Diccionario Foucault, Buenos
Aires, Nueva Visión, 2009, pp. 35-37; Edgardo Castro, Diccionario Foucault. Temas, conceptos y
autores, Buenos Aires, Siglo XXI, 2011, pp. 56-58.
26
Una ponderación sobre la obra de Foucault y sus consecuencias historiográficas en Jacques Revel,
“Foucault: el momento historiográfico”, en Jacques Revel, Un momento historiográfico. Trece ensayos de
historia social, Buenos Aires, Manantial, 2005, pp. 133-142. Una síntesis de la historia de la
historiografía sobre la Psiquiatría se puede encontrar en un trabajo que utilizaremos a lo largo de nuestra
investigación: Roy Porter, Breve historia de la locura, Madrid, Fondo de Cultura Económica-Turner,
2003.
27
J. Revel, Diccionario, o. cit., p. 98.

13
Resultan atendibles las consideraciones del historiador Roy Porter, quien ha
realizado una crítica aguda (y compartible) sobre la Historia de la locura de Foucault.
Según esta visión, el planteo realizado por el pensador francés es “simplista” porque
interpreta el surgimiento de la institucionalización de los establecimientos para
pacientes con enfermedades psiquiátricas “como si se tratara de una nueva cacería de
brujas o de una herramienta de control social diseñada para allanar el camino de la
emergente sociedad industrial.” Por el contrario, y siempre siguiendo a este autor, sería
importante plantear la existencia de este tipo de establecimientos no solo como una
política destinada a recluir a la población inútil y sí como un “punto de encuentro”
donde confluyeron múltiples posiciones vinculadas no todas a lo económico, sino
también a las necesidades de las familias, al humanitarismo y a la formación de un
sistema jurídico moderno que pese al encierro garantizaba los derechos de los internos
(lo que no quiere decir que al menos en el caso uruguayo fueran respetados).28
Los trabajos de Foucault que analizaban las instituciones de control y castigo
fueron recibidos por la historiografía latinoamericana desde mediados de la década del
ochenta y resultaron centrales para los historiadores que se dedicaron a investigar los
dispositivos de control (cárceles, escuelas, hospitales, manicomios). 29 Esta apertura
temática y teórica estimuló una serie de acercamientos que cuestionaron con perspectiva
histórica instituciones, prácticas y sujetos que hasta entonces no habían merecido
atención. Trabajos sobre Argentina, Brasil y México comenzaron a utilizar documentos
procedentes de las instituciones de asistencia, textos médicos, libros utilizados en la
enseñanza de la Medicina, tesis universitarias, artículos científicos publicados en
revistas especializadas y también visiones “profanas” sobre la Psiquiatría, la Medicina,
la criminología, entre otras disciplinas. Esta renovación favoreció el estudio de la
producción, la lectura, la traducción, la interpretación y la apropiación de un cuerpo de
ideas, al punto que los trabajos de historia intelectual que estudian la recepción de
corrientes científicas se convirtieron en otro de los tópicos ineludibles en la producción
historiográfica latinoamericana.
Trabajos sobre Argentina, Brasil, Chile o México, reconstruyeron rigurosamente
el periplo de los discursos médicos y científicos para conocer a un tiempo el
funcionamiento interno de las instituciones de control, las resistencias, las miradas
desde abajo y las apropiaciones que de los discursos médicos y científicos realizaron los
sectores populares, que los colocaría como receptores de ese saber y capaces de
reinterpretar algunas consideraciones elaboradas para los profanos, así como de
desplegar un vasto arsenal de resistencias a los aparatos de dominación. 30 En ese sentido
es que la historiografía latinoamericana se separó de Foucault al presentar por un lado la
visión de las elites, pero por otro las prácticas reales de los dispositivos manicomiales
que se montaron, que distaban de la situación institucional y organizativa propuesta.
28
Porter, o. cit., pp. 101, 102.
29
Algunos enfoques pioneros cercanos a las posturas de Foucault que demuestran la importancia de la
historiografía argentina en el área: Hugo Vezzetti, La locura en la Argentina, Buenos Aires, Folios, 1983;
Juan Carlos Portantiero, “Estado, clases dominantes y cuestión social en la Argentina”, en Roberto
Bergalli, Enrique Mari (coordinadores), Historia ideológica del control social (España-Argentina, siglos
XIX-XX), Barcelona, PPU, 1989, pp. 423-443; Beatriz Ruibal, Ideología del control social. Buenos Aires
1880-1920, Buenos Aires, CEAL, 1993; Jorge Salessi, Médicos, maleantes y maricas, Rosario, Beatriz
Viterbo Editora, 2000 [1995], segunda edición. Un estado de la cuestión en Ernesto Bohoslavsky, “Uso (y
abuso) de Foucault para mirar a las instituciones de castigo en Argentina, 1890-1930”, en Cyber
Humanitatis, 2005, n.° 35, disponible en
http://web.uchile.cl/vignette/cyberhumanitatis/CDA/texto_sub_simple2/0,1257,PRID
%253D16159%2526SCID%253D16174%2526ISID%253D576,00.html.
30
Una síntesis de esta perspectiva se podría encontrar en Carlos Aguirre, Gilbert Joseph, Ricardo
Salvatore (editores), Crime and Punishment in Latin America, Durham, Duke University Press, 2001.

14
Desde la década del noventa surgieron propuestas de trabajo que matizaron la posición
foucaultiana y rompieron con la visión mecanicista que relacionaba de forma
inequívoca el discurso y el éxito de las propuestas disciplinadoras dentro de los
manicomios y otras instituciones de control.
En el caso argentino, trabajos como los de Eduardo Zimmermann, Lila Caimari,
Ricardo Salvatore, Gabo Ferro, Ricardo González Leandri o Máximo Sozzo, se
concentraron en el seguimiento de determinado corpus teórico aplicado por médicos y
abogados, su incidencia en la formación de instituciones de control social (cárceles,
hospitales, escuelas), así como la divulgación de estas ideas para un público no lego a
través de publicaciones específicas, manuales de puericultura e incluso del cine. A su
vez, también podemos encontrar estudios de caso que analizaron situaciones a escala
local (como la de los territorios pampeanos, realizada por Daniela Bassa y María Silvia
Di Liscia) que permite ver cómo se organizaron las instituciones psiquiátricas en
regiones periféricas. Por otro lado, podemos señalar estudios de caso sobre pacientes
“célebres”, como ser el artículo de Ernesto Bohoslavsky sobre Juan Zárate, músico
pampeano que dejó testimonio sobre su situación de reclusión penitenciaria y
manicomial.31
El libro de Jonathan Ablard constituye una síntesis muy destacada sobre la
evolución de la Psiquiatría en la Argentina desde el siglo XIX y hasta la década del
ochenta de la siguiente centuria, pero que además de ser una historia de las ideas
psiquiátricas y de las instituciones, se concentró en el análisis de la población que
recibió el tratamiento así como en las estrategias de resistencia de los internos y sus
familias. En su trabajo Ablard, al igual que Eduardo Zimmermann, analiza el rol que le
cupo a los técnicos en las propuestas de reforma social, pero también las dificultades
para implementar distintos cambios legales o sanitarios que mejoraran la situación de la
población.32
Otra referencia importante es el trabajo de Valeria Pita sobre el establecimiento
de reclusión manicomial para mujeres bonaerenses, que constituye una apoyatura
ineludible por las similitudes con el caso uruguayo pero también porque ayuda a pensar
el problema de la “locura” desde una perspectiva de género. 33 Con trabajos como los
señalados, la historiografía argentina constitituye un punto de apoyo muy importante
para el abordaje de una historia de la Psiquiatría en Uruguay, que necesariamente deberá
atender la dimensión rioplatense por la estrecha vinculación entre los médicos de ambas
orillas.34

31
Eduardo Zimmermann, Los liberales reformistas. La cuestión social en la Argentina 1890-1916,
Buenos Aires, Sudamericana-Universidad de San Andrés, 1995; Ricardo Salvatore, “Sobre el surgimiento
del estado médico legal en la Argentina (1890-1940)”, en Estudios Sociales. Revista Universitaria
Semestral, año XI, n.º 20, Santa Fe, Argentina, Universidad Nacional del Litoral, primer semestre 2001,
pp. 81-114; Ernesto Bohoslavsky, María Di Liscia (coordinadores), Instituciones y formas de control
social en América Latina. Una revisión, Buenos Aires, Prometeo, 2005; Lila Caimari, Apenas un
delincuente. Crimen, castigo y cultura en Buenos Aires, 1880-1955, Buenos Aires, Siglo XXI, 2004;
Ricardo González Leandri, “La consolidación de una inteligentzia médico profesional en Argentina:
1880-1900”, en Diálogos. Revista Electrónica de Historia, Universidad de Costa Rica, San José de Costa
Rica, vol. 7, núm. 1, febrero-agosto, 2006, pp. 36-78; Máximo Sozzo, “Locura y crimen en el nacimiento
de la racionalidad penal moderna en Buenos Aires (1820-1880)”, en Máximo Sozzo (coordinador),
Historia de la cuestión criminal en la Argentina, Buenos Aires, Del Puerto, 2009, pp. 101-136; Gabo
Ferro, Degenerados, anormales y delincuentes: gestos entre ciencia, política y representaciones en el
caso argentino, Buenos Aires, Marea, 2010.
32
Jonathan Ablard, Madness in Buenos Aires: Patients, Psychiatrists and the Argentine State, 1880-1983,
Calgary, University of Calgary Press, 2009.
33
Valeria Pita, La casa de las locas: una historia social del Hospital de Mujeres Dementes: Buenos Aires,
1852-1890, Rosario, Prohistoria, 2012. Medicina

15
Ello no implica desconocer los abordajes de la historiografía de la “locura” en
Brasil, la cual ha abarcado todos los períodos históricos hasta la actualidad. La gran
extensión territorial de ese país provocó la creación de más de un hospital de enfermos
psiquiátricos, por que la historiografía ulterior desarrolló numerosos trabajos de escala
regional que se concentran en la institución de referencia de los gobiernos estaduales. Es
probable que esa dimensión regional haya provocado una construcción historiográfica
en Argentina y Brasil diferente a la que se realizó en Uruguay. A mediados del siglo XX
Uruguay aún contaba con un solo hospital para enfermos psiquiátricos (sin tener en
cuenta la colonia de alienados inaugurada en 1912) mientras Brasil tenía ciento cuarenta
y Argentina veinticinco.35 Este aspecto es muy significativo ya que los trabajos a escala
micro de la problemática sobre los enfermos psiquiátricos abren la posibilidad de
individualizar casos concretos. En esa dirección podemos señalar los trabajos de Sandra
Jatahy Pesavento sobre Porto Alegre y el de Magali Gouvêa sobre Río de Janeiro. 36 Por
otro lado, encontramos abordajes de historia de la Psiquiatría a través del seguimiento
de las ideas médicas, pero en combinación con las perspectivas jurídicas que trabajaron,
por ejemplo, el problema de la criminalidad de los pacientes.37
En el caso mexicano, la mayor parte de los trabajos se han aglutinado en el
estudio del manicomio capitalino, conocido como La Castañeda (1910-1968); no
obstante, desde la década del noventa se llevaron adelante investigaciones que se
concentraron en las instituciones, en las corrientes de ideas, pero también en las
representaciones que sobre la “locura” o los “locos” criminales se hicieron en diversos
períodos. En esta última línea de investigación sobresalen los trabajos de Pablo Piccato,
quien se preocupó sobre todo por analizar las representaciones de la locura y su cruce
con la idea de criminalidad.38
Asimismo, existe un campo de estudio histórico conexo al de análisis
retrospectivo de la Psiquiatría. Nos referimos a investigaciones que estudian el período
posterior al que aquí proponemos, para conocer las características de divulgación del

34
Sobre la historia de la Medicina argentina, Diego Armus es el historiador de referencia. Utilizaremos
sus trabajos a lo largo de la investigación. Un estado de la cuestión en Diego Armus, “La enfermedad en
la historiografía de América Latina moderna”, en Asclepio, vol. LVI, n.° 2, 2002, pp. 41-60.
35
Cifras tomadas de Ablard, o., cit., p. 181.
36
Magali Gouvêa, Os delírios da razão –médicos, loucos e hospícios (Rio de Janeiro, 1830-1930), Río de
Janeiro, Fiocruz, 2001; Sandra Jathay Pesavento, Visiões do Cárcere, Porto Alegre, Zouk, 2009.
37
Yonissa Wadi, A História de Pierina. Subjetividade, crime e loucura, Uberlândia, Edufu, 2009. Nádia
Maria Weber Santos, Narrativas da loucura e Histórias de Sensibilidades, Porto Alegre, UFRGS, 2008;
Cláudia Freitas de Oliveira, “Asilos de alienados. Entre cotidiano e enfrentamentos (1886-1920)”, en
Sebastião Pimentel Franco, Dilene Raimundo do Nascimento, Ethel Leonor Noia Maciel, Uma história
brasileira das doenças, Belo Horizonte, Finco Traço, 2013, pp. 113-128.
38
Véase Pablo Piccato “‘El Chalequero’ or the Mexican Jack the Ripper: the meanings of sexual violence
in turn of the Mexico City”, en Hispanic American Historical Review, Duke University, n.º 81, vols. 3, 4,
2001, pp. 622-651; Andrés Ríos Molina, “El Manicomio General La Castañeda en México”, en Nuevos
Mundos/Mundos Nuevos, Debates, 2009, http://nuevomundo.revues.org/50242 y “Un mesías, ladrón y
paranoico en el manicomio La Castañeda. A propósito de la importancia historiográfica de los locos”, en
Estudios de Historia Moderna y Contemporánea de México, enero-julio de 2009, n.° 37, pp. 71-96;
Cristina Rivera-Garza, “Por la salud mental de la nación: vida cotidiana y Estado en el Manicomio
General La Castañeda, México 1910-1930”, en Secuencia. Revista de historia y ciencias sociales, 2001,
vol. 51, pp. 57-89; Cristina Sacristán, “Historiografía de la locura y de la Psiquiatría en México. De la
historiografía a la historia posmoderna”, en Frenia, vol. VI, n.° 1, 2005, pp. 9-33, “Para integrar a la
nación. Terapéutica deportiva y artística en el Manicomio de La Castañeda en un momento de
reconstrucción nacional, 1920-1940”, en Claudia Agostini, Curar, sanar y educar. Enfermedad y sociedad
en México, siglos XIX y XX, Ciudad de México, UNAM-Benemérita Universidad Autónoma de Puebla,
2008, 99-123 y “La locura se topa con el manicomio. Una historia para contar”, en Cuicuilco, vol. XVI,
n.° 4, enero-abril, 2009, pp. 163-189.

16
psicoanálisis en América Latina desde la década del diez en adelante (aunque como
veremos las ideas de Sigmund Freud ya estaban presentes desde fines del siglo XIX).39

El caso local

En Uruguay la historiografía ha estado ausente del debate sobre la posible


vinculación entre el control social y el desarrollo de determinadas corrientes científicas
como la Psiquiatría, por lo cual no abundan los trabajos monográficos en esa dirección.
Sin embargo, contamos con algunas aproximaciones que creemos importante señalar.
En primer lugar, cualquier trabajo que se proponga estudiar la vinculación entre
el control social y el positivismo cientificista debe tomar como base la obra de José
Pedro Barrán Medicina y sociedad en el Uruguay del Novecientos. El historiador
uruguayo planteó, en los tres tomos de este trabajo, que desde la segunda mitad del siglo
XIX la sociedad uruguaya avanzó hacia un proceso de medicalización que provocó una
creciente presencia de los médicos en la vida cotidiana, una monopolización del
ejercicio de curar y de su influencia en las decisiones estatales. 40 Según su visión, que
retomaba un concepto de Foucault, desde la segunda mitad del siglo XIX y hasta la
década del treinta del XX, la sociedad se medicalizó a través de un proceso triple que
implicó el rol creciente del médico en el tratamiento de la enfermedad, la conversión de
la salud en uno de los valores supremos de la sociedad y la incorporación en la vida
cotidiana de conductas, valores e imágenes derivados del saber médico.
La historiografía sobre la “locura” desarrollada por Barrán es tributaria de la
construcción foucaultiana porque buscó comprender las características materiales y las
justificaciones intelectuales del poder médico. Al igual que el pensador francés, el
historiador uruguayo sostuvo que en el Estado moderno los médicos impusieron sus
mecanismos de poder para normalizar a la población (reclusión, confesión, tratamiento),
elaboraron un discurso que se convirtió en dominante y que moldeó a la sociedad de
fines del siglo XIX y principios del siglo XX. Esto no se explicaba solo por el rol de la
ciencia en un clima de creciente cientificismo, sino que había causas culturales y
sociales fundamentales para responder a la pregunta de por qué los médicos fueron
capaces de detentar una parte del poder estatal para el control de la población. En su
visión, la Medicina fue fundamental en el proceso de disciplinamiento y la Psiquiatría se
incorporó como una pieza del poder. Ese proceso no fue abrupto. Por el contrario,

39
Por ejemplo: Jane Russo, “Psychoanalysis in Brazil. Institutionalization and Dissemination among the
Lay Public”, en Estudios Interdisciplinarios de América Latina y el Caribe, Tel Aviv, 2007, vol. XVIII, n.°
1, pp. 63-80 [Dossier Psychoanalysis North and South]; Dunker, o. cit.; Hugo Vezzetti, Aventuras de
Freud en el país de los argentinos. De José Ingenieros a Enrique Pichon Riviére, Buenos Aires, Paidós,
1996; Hugo Vezzetti, “Las promesas del psicoanálisis en la cultura de masas”, en Fernando Devoto,
Marta Madero, Historia de la vida privada en la Argentina, Buenos Aires, Taurus, 1999, vol. III; Mariano
Plotkin, Freud en las pampas. Orígenes y desarrollo de una cultura psicoanalítica en la Argentina (1910-
1983), Buenos Aires, Sudamericana, 2003. También importa señalar como un antecedente de relieve a la
revista editada en Argentina Culturas Psi/Psy Cultures.
40
José Pedro Barrán, Medicina y sociedad en el Uruguay del Novecientos, Montevideo, Ediciones de la
Banda Oriental, 1992-1993, en especial vols. I y II. Una reseña crítica al análisis de Barrán sobre el poder
médico y el poder psiquiátrico en concreto en: Álvaro Díaz Berenguer, “Barrán y el poder médico” y
Nicolás Duffau “Médicos y locos: la mirada interdisciplinaria de José Pedro Barrán en Medicina y
sociedad en el Uruguay del Novecientos” en Revista de la Biblioteca Nacional, Montevideo, 2013, vol.
VIII, número monográfico dedicado a José Pedro Barrán; Nicolás Duffau, “El tratamiento de la ‘locura’ en
la obra de José Pedro Barrán a través del análisis de Medicina y sociedad en el Uruguay del Novecientos”,
en Culturas Psi/Psy Cultures, Buenos Aires, n.° 1, pp. 108-125, http://www.culturaspsi.org/#!Número-1-
Culturas-PsiPsy-Cultures-Psicoanálisis-y-Ciencias-Humanas/c16ee/556E462F-DDF8-401E-9CBE-
42A7987A1D65.

17
implicó la ascendencia del poder médico sobre el religioso y la legitimación científica
del disciplinamiento.
Al igual que Foucault, en el caso uruguayo Barrán exploró las principales ideas
sobres las cuales reposaba el saber de los médicos. Para ello partió de una premisa, que
coincide con la “microfísica” del poder o de los poderes foucaulteanos, y es que el
poder no depende exclusivamente de los sectores dominantes sino que se desarrollan,
como subsidiarios de las clases dominantes, otras autoridades que se encargan de
transmitir y reproducir los valores establecidos; entre ellos se encontrarían padres,
maestros, religiosos, médicos y dentro de estos últimos los psiquiatras como los
guardianes de una “normalidad” a la que Barrán consideró a lo largo de toda su obra
como la “clave de bóveda del sistema de dominación”.41
[E]l psiquiatra es el guardián nada menos que de la normalidad
psicológica, por consiguiente es un hombre muy peligroso para
cualquier Estado, para cualquier sociedad, todas sus opiniones deben
ser muy miradas, discutidas, sopesadas, valoradas. […] Si tú optas
por una terapia para curar a un enfermo mental estás optando por un
sistema de valores.42

Un punto cuestionable en la obra de Barrán es el análisis de las transformaciones


ocurridas en el mundo sanitario de comienzos del siglo XX como una operación llevada
adelante en forma exclusiva por la clase dominante. Las tasas descendentes de
mortalidad, la ampliación de la cobertura médica, las campañas sanitarias de carácter
popular también son indicadores inequívocos de la participación de los sectores
populares en el proceso de medicalización. Consideramos que, al tomar como punto de
partida la obra del historiador uruguayo, importa dejar de pensar que las ideas
científico-jurídicas o el ideal punitivo están separados por un abismo de la apropiación
de nociones y del sentido que la población les dio. En buena medida la eficacia de la
disciplina administrativa dependía de lo que pasaba afuera de estas instituciones. Si bien
Barrán lo señaló, profundizó poco en esa perspectiva a la que consideramos
fundamental.
Otro trabajo riguroso es la obra del sociólogo Luis Eduardo Morás, autor que
retoma los planteos de Barrán sobre la creciente medicalización de la sociedad uruguaya
pero los complementa con el análisis de otras instituciones (educativas, sanitarias,
judiciales) para demostrar la forma en que desde mediados del siglo XIX el Estado
nacional creció al punto de convertirse en un “laboratorio social” con capacidad de
control sobre la mayor parte de los habitantes (pobres) del país:
En el espacio de cuatro décadas (1870-1910) se pasa de la “tiranía
de los caudillos” y el degollamiento de los rendidos en el campo de
batalla como práctica extendida, a un modelo que al influjo de
invocaciones al altruismo y el sentido moral de la vida en sociedad,

41
José Pedro Barrán, “Problemas de la historiografía uruguaya”, s/f, en José Pedro Barrán, Epílogos y
legados. Escritos inéditos/testimonios, Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental, 2010, p. 27.
42
“El sueño de una vida larga, y sin misterio” entrevista con Gerardo Caetano, Brecha, 30 de junio de
1995, en Barrán, Epílogos, p. 157. También importa señalar que en sus últimos trabajos Barrán cuestionó
algunas de sus ideas presentes en Historia de la sensibilidad y Medicina y sociedad. Por ejemplo, en un
texto de 2001 sostuvo: “Los investigadores en ciencias sociales tendemos a menudo a suponer que los
poderes sociales poseen una facultad disciplinante todopoderosa y —en el caso de los historiadores—
que los individuos concretos que protagonizaron la historia real han sido poco más que juguetes de las
estructuras económicas, sociales, políticas y mentales. Pero las formas que inventan los individuos para
burlar, sobrevivir y convivir con los poderes e ir minándolos son infinitas, lo que no significa, por cierto,
que los poderes carezcan de poder…” (José Pedro Barrán, Amor y transgresión en Montevideo: 1919-
1931, Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental, 2001, p. 22).

18
se percibe por los contemporáneos como de “avanzada social”. La
situación de anarquía descripta por los observadores se convierte
aceleradamente en un campo de reformas que, a partir de la primera
década del siglo, consolida rasgos atípicos en el contexto
latinoamericano, como ser el desarrollo de amplias prestaciones
sociales a cargo del Estado, una importante extensión del sistema
educativo, una estabilidad política prolongada, el desarrollo de las
clases medias y la escasa influencia del poder temporal de la Iglesia
católica […] La idea de que el país podía convertirse en un verdadero
“laboratorio social” donde se pusiera en práctica, antes que en
ningún otro sitio, un modelo de organización social basado en leyes
científicas, estuvo en el imaginario de la elite gobernante. En esta
configuración, los médicos desempeñaron un importante rol al
impulsar los cambios de conducta y hábitos, al promover un modelo
racional, pragmático y secular de discusión política, al poner en
primera línea los “peligros” que surgían con las crecientes
interdependencias y asignarle un papel al Estado en la
instrumentación de las políticas que atenderían sus efectos
negativos.43

Coincidimos con Morás cuando sostiene que “asumir un modelo teórico que
interprete el conjunto de transformaciones como operación exclusivamente orientada a
la defensa de los intereses de la clase dominante” plantea el problema de ignorar a los
sujetos que eran el principal objetivo del disciplinamiento. 44 Por tanto, si bien es
importante reconocer, entender y demostrar cuáles eran los intereses (económicos,
políticos y sociales) de los sectores dominantes, también resulta fundamental alcanzar
una contextualización adecuada que nos permita, de ser posible, conocer como el
discurso de las elites se adaptó a la realidad local. Esa ausencia de sujeto, la
preocupación por las elites (que, es cierto, son las que dejan mayores testimonios)
aqueja a varios trabajos que tomamos como antecedente.
En esa dirección se encuentra la obra del historiador de las ideas Arturo Ardao
quien, en Espiritualismo y positivismo en Uruguay, historió la vinculación entre el
positivismo y la fundación de la Facultad de Medicina y dedicó uno de sus capítulos a
analizar lo que consideró el “triunfo del positivismo en la Universidad”.45 Sin embargo,
este trabajo, así como otros que se han concentrado en la influencia del positivismo-
conservador,46 no incorporaron las reacciones en la sociedad que recibió y diseminó las
43
Luis Eduardo Morás, De la tierra purpúrea al laboratorio social, Montevideo, Ediciones de la Banda
Oriental, 2000, en especial pp. 9 y 195.
44
Ibídem, pp. 14, 15.
45
Arturo Ardao, Espiritualismo y positivismo en Uruguay, Montevideo, Biblioteca Artigas, Ministerio de
Educación y Cultura, 2008 [1949].
46
Véase el trabajo del filósofo Alcion Cheroni, El pensamiento conservador en el Uruguay, Montevideo,
Claeh, 1986. Para este autor el fundamento filosófico originario del pensamiento conservador uruguayo
fue el positivismo que se convirtió en “la cosmovisión de la dinámica industrialista de la burguesía
industrial y otros sectores sociales, que trataron de forjar un modelo de capitalismo nacional siguiendo
el ejemplo de las naciones europeas avanzadas y de los Estados Unidos”. Mientras la burguesía hizo del
positivismo el marco ideológico para la relación del país con el mercado capitalista, los intelectuales se
encargaron de presentarlo como la filosofía del “progreso social” y del “orden social impuesto
autoritariamente” (A. Cheroni, o. cit., p. 43). También la relación entre positivismo y poder médico en
Alción Cheroni, “Contexto ideológico y fundamento filosófico del poder médico en el Uruguay”, en
AAVV, La medicalización de la sociedad, Montevideo, Instituto Goethe-Nordan Comunidad, 1993. En
este texto, Cheroni cuestiona algunas de las presunciones de Barrán al sostener que la existencia de un
poder médico no implicó la consolidación de un campo autónomo sino que fue “el reflejo de su acción
como portavoces, a veces privilegiados, de la burguesía industrial”.

19
ideas positivistas. Los trabajos de Ardao, Barrán, Cheroni y Morás se concentran en
determinados grupos sociales: la elite que se encargó de interpretar y distribuir este tipo
de corrientes científicas. Sin embargo, hay una dimensión social ausente que nos
permite elaborar algunas conjeturas: ¿hacia quiénes se dirigían las políticas públicas
implementadas por los médicos y abogados positivistas?, ¿cómo lograron que sus
iniciativas (de fundar un manicomio, por ejemplo), cuajaran en una sociedad en pleno
proceso modernizador e identitario? Nuestra intención es cuestionar la idea según la
cual las cátedras universitarias, y en concreto la de Psiquiatría, eran enclaves
académicos separados de la vida pública. Por el contrario, al analizar el desempeño de
los protopsiquiatras y de los abogados que trataron cuestiones concernientes a los
alienados, podremos ver sus conexiones con el mundo estatal pero también con la
policía, la justicia penal y con el público en general. Por supuesto que ello no implica
desconocer el relevante aporte de los historiadores mencionados, así como otros trabajos
que abordaron la historia de las instituciones universitarias.
La historia de la Universidad de la República realizada por Ardao también es un
trabajo de consulta ineludible, ya que se trata de uno de los primeros apuntes
historiográficos sobre la vida universitaria en el país. 47 No obstante, la obra más
sobresaliente en ese sentido es la reconstrucción histórica que sobre la Universidad de la
República realizaron los historiadores Blanca París y Juan Oddone, importante para
reconsiderar el desarrollo paralelo de determinadas corrientes científicas y sus
respectivas comunidades.48 También vale mencionar el trabajo coordinado por Vania
Markarian sobre el período durante el que Eduardo Acevedo estuvo al frente de la
Universidad (1885-1893 y 1895-1899) y provocó un impulso modernizador en la casa
de estudios por las transformaciones en la estructura político administrativa y los
cambios en el plano de las ideas.49 Por último, se podría mencionar un trabajo que no
trata sobre la Medicina o el Derecho, pero sí sobre los orígenes de las ciencias agrarias
en el país, que se inscribe en una línea de análisis sobre el desarrollo científico
institucionalizado.50
En la órbita de la Facultad de Medicina, es importante mencionar los trabajos
pioneros de los médicos Rafael Schiaffino (considerado el fundador de la Historia de la
Medicina en Uruguay), Velarde Pérez Fontana y Fernando Mañé Garzón, quienes, con
metodologías y respaldos heurísticos variados, aportaron datos específicos sobre la
Facultad de Medicina, las diversas especialidades y la adscripción por parte de los
médicos a determinadas corrientes.51 También importa destacar las actas de sesiones
47
El libro reúne una serie de artículos publicados en el semanario Marcha en la década del cuarenta del
siglo XX: Arturo Ardao, La Universidad de Montevideo. Su evolución histórica, Montevideo, Centro de
Estudiantes de Derecho, 1950. Utilizaremos en nuestro trabajo la reedición realizada por la Universidad
de la República en 2008.
48
Blanca París, Juan Oddone, Historia de la Universidad de Montevideo: la universidad vieja 1849-1885,
Montevideo, Universidad de la República, 1963 y La Universidad Uruguaya desde el militarismo a la
crisis (1885-1958), Montevideo, Universidad de la República, 1971, 2 vols. Utilizaremos la edición que
de forma reciente realizó la Universidad de la República.
49
Vania Markarian (coord.), 1908. El año augural, Montevideo, Universidad de la República, 2008.
50
Daniele Bonfanti, Karla Chagas, Nicolás Duffau, Esther Ruiz, Natalia Stalla, Una poderosa máquina
opuesta a la ignorancia. 100 años de la Facultad de Agronomía, Montevideo, Facultad de Agronomía,
Universidad de la República, 2007.
51
Velarde Pérez Fontana, Historia de la Medicina en el Uruguay, Montevideo, Ministerio de Salud
Pública, 1967, 4 vols.; Rafael Schiaffino, Historia de la Medicina en el Uruguay, Montevideo, Facultad
de Medicina, Universidad de la República 1935-1942, en especial vols. II y III; Fernando Mañé Garzón,
Pedro Visca: fundador de la clínica médica en el Uruguay, Montevideo, Talleres Gráficos Barreiro, 1983
y Un siglo de darwinismo, Montevideo, Facultad de Medicina, Universidad de la República, 1990;
Fernando Mañé Garzón, Ricardo Pou Ferrari, El doctor Julepe. Vida y obra del Dr. Francisco Antonino
Vidal (1827-1889), Montevideo, Plus-Ultra Ediciones, 2012.

20
académicas de la Sociedad Uruguaya de Historia la Medicina que se han publicado, con
interrupciones, desde la década del ochenta y que reúnen numerosos trabajos sobre la
historia de las distintas divisiones disciplinarias, así como investigaciones sobre
médicos destacados. Otro material realizado por la Sociedad de Historia de la Medicina
son los tres tomos del diccionario biográfico Médicos uruguayos ejemplares que reúne
nombres de los siglos XIX y XX, y que utilizaremos a lo largo de nuestro trabajo.
Por otro lado, hay una dimensión fragmentaria y memorialística sobre la
biografía de algunos médicos célebres que, casi en su totalidad, podríamos considerar
producto de marcos de análisis en los que se privilegia la anécdota y carentes de
respaldo documental. En esta dirección se encuentran varias de las investigaciones que
se elaboraron en el marco de las actividades de la Sociedad de Historia de la Medicina,
de la Sociedad de Psiquiatría del Uruguay o de médicos y aficionados interesados en la
historia de la Psiquiatría.52 Estos relatos y ensayos de desparejo o discutible rigor
metodológico, sin un respaldo heurístico claro y sin una debida contextualización,
aportan sin embargo datos e insumos para pensar el desarrollo de la actividad
psiquiátrica en Uruguay.53 No obstante, es significativo el vínculo con el pasado de la
disciplina, en la medida que se cuestiona el período previo a la fundación del Asilo de
dementes, pero también se ven como tramos poco memorables la fundación del asilo y
del manicomio, por el hacinamiento, las carencias técnicas y administrativas, así como
por el trato brindado a los pacientes, aunque se destaca la figura de algunos médicos

52
Un ejemplo en ese sentido podría ser la descripción que realiza Mañé Garzón de la primera generación
de médicos uruguayos: “Hijos de sus respectivos pueblos, humildes en su origen, hijos de su esfuerzo en
su juventud estudiosa que los llevó a parangonarse con sus compañeros europeos, lo que les dio la
palpable comprobación de su indiscutible capacidad, esfuerzo y solidez de conocimiento, volvieron a su
país poseedores de la fuerza cultural médica del medio altamente desarrollado donde se habían formado.
Con este bagaje indiscutido, impecable, moralmente incuestionable, cargados de la energía de los
héroes, cumplieron su misión de pioneros indiscutibles. Nuestra Medicina actual es el legado de este
esfuerzo”. F. Mañé, Pedro Visca, p. 13. Otro podría ser la historia de la Cátedra de Medicina Legal
elaborada por el médico Augusto Soiza Larrosa, en la que solo se detiene en la biografía de los seis
profesores titulares que se sucedieron entre 1877 y 1974. Augusto Soiza Larrosa, “Historia de la Cátedra
de Medicina Legal de la Facultad de Medicina de Montevideo. 1877-1974,
http://www.Medicinalegal.edu.uy/depto/historia/dml-hist.pdf. Por supuesto que este último
cuestionamiento no implica que abandonemos la elaboración de breves referencias biográficas (en caso de
contar con información) sobre médicos y abogados con los que hemos trabajado a lo largo de la
investigación.
53
Humberto Casarotti, “Breve síntesis de la evolución de la Psiquiatría en el Uruguay”, en Revista de
Psiquiatría del Uruguay, Montevideo, 2007, vol. LXXI, vol. 2, pp. 153-163; Osvaldo do Campo, “La
“locura” del virrey y otras “locuras”, en Revista de Psiquiatría del Uruguay, vol. 67, n.º 1, agosto 2003,
pp. 39-51; Ángel Ginés, “Noventa años de la Clínica Psiquiátrica de la Facultad de Medicina”, 1997
(disponible en: http://www.smu.org.uy/publicaciones/noticias/noticias94/art11.htm), “Desarrollo y ocaso
del asilo mental en el Uruguay”, en Revista de Psiquiatría del Uruguay, octubre de 1998, vol. 62, n.º 2,
pp. 37-40; Margarita Arduino, Ángel Ginés, “Cien años de la Colonia Etchepare” (2012), disponible en:
http://www.smu.org.uy/dpmc/hmed/historia/articulos/colonia_etchepare100.pdf; Rubén Gorlero
Bacigalupi, “A un siglo de la inauguración del Hospital Vilardebó”, en Revista de Psiquiatría del
Uruguay, mayo-junio de 1980, n.º 267, pp. 87-97; Jorge Lockhart, La historia del Hospital Maciel,
Montevideo, Editora de Revistas, 1982; Augusto Soiza Larrosa, “Antecedentes históricos sobre el
desarrollo de la Psiquiatría en el Uruguay. 1788-1912”, en Revista de Psiquiatría del Uruguay, mayo
junio de 1980, n.º 267, pp. 97-119, “Esbozo histórico sobre la Psiquiatría y sus servicios hospitalarios en
el Uruguay 1788-1907”, en Revista de Psiquiatría del Uruguay, 1983, n.º 283, pp. 1-18, “Un célebre
juicio de incapacidad a fines del siglo XIX y la herencia patológica del poeta Roberto de las Carreras”, en
Sesiones de la Sociedad Uruguaya de Historia de la Medicina, vol. IX-X, 1992, pp. 160-167; Augusto
Soiza Larrosa, Daniel Murguía, “Desarrollo de la Psiquiatría en el Uruguay”, en Revista de Psiquiatría
del Uruguay, 1987, vol. LII, n.º 309-310, pp. 169-179; Daniel Murguía, Héctor Puppo, “La Cátedra de
Psiquiatría. Su evolución histórica”, en Sesiones de la Sociedad de Historia de la Medicina, Montevideo,
s/d, 1988, en especial pp. 183-188.

21
considerados fundadores de la Psiquiatría (Bernardo Etchepare, Santín Carlos Rossi,
Francisco Soca, entre otros). El abordaje de este tipo de enfoques es una forma de
estudiar la Psiquiatría desde los lenguajes disciplinarios de los propios psiquiatras, en la
mayor parte de los casos alejados de una teoría de la Historia. Por otro lado, varios
historiadores no académicos, como José María Fernández Saldaña o Aníbal Barrios
Pintos recrearon, desde las páginas de la prensa, los orígenes y el desarrollo del Hospital
Vilardebó, con una perspectiva de tipo anecdótico, pese a lo cual aportan elementos
interesantes.54
En el campo de la psicología hay que destacar en primer lugar el trabajo de los
los psicólogos Andrés Techera, Ismael Apud (también antropólogo) y Cristina Borges,
quienes realizaron una reconstrucción histórica sobre el Hospital Vilardebó, para luego
abordar la situación actual del nosocomio.55 Otro enfoque desde la psicología es el
trabajo de Agustín Cano que repasa, desde una perspectiva muy cercana a la visión de
Barrán, la historia de las instituciones psiquiátricas en el Uruguay desde el siglo XIX al
presente.56 También se puede destacar la tesis de maestría del psicólogo y antropólogo
Fabricio Vomero. Dicho autor expresa un fuerte cuestionamiento al poder psiquiátrico
(llega a hablar de “política de exterminio”) y plantea que esta rama de la Medicina es
una forma de resolver la disidencia cultural.57
En la primera década del siglo XXI, distintos trabajos elaborados en ámbitos
historiográficos académicos han prestado atención a la historia de los establecimientos
hospitalarios, algunos de los cuales surgieron durante el período aquí estudiado. Sus
objetivos, marcos teóricos y metodológicos y conclusiones resultan variados. Podemos
destacar la investigación realizada por la historiadora Graciela Sapriza sobre el discurso
eugenista de los médicos entre 1920 y 1945,58 la historia de la enfermería en el
Uruguay,59 la investigación realizada por las estudiantes de Historia y funcionarias de la
salud Isabel Collazo, Ana Sosa y Leticia Palumbo sobre el Hospital Pereira Rosell para
niños y mujeres, creado a comienzos del siglo XX y que fuera el primer nosocomio laico
del país, o la investigación coordinada por Antonio Turnes sobre el Hospital de Clínicas
—nosocomio universitario fundado el 21 de setiembre de 1953—,que rastrea los
antecedentes de la actividad clínica de la Facultad de Medicina.60 Este tipo de
reconstrucción histórica se concentra en los establecimientos hospitalarios capitalinos;

54
José María Fernández Saldaña, “Para la historia del Hospital Vilardebó”, en El Día [suplemento
dominical], 20 de diciembre de 1942, p. 5; Aníbal Barrios Pintos, Yubrandat Bespali, “Los comienzos de
la asistencia psiquiátrica en el Uruguay”, en El Día [suplemento dominical], 11 y 18 de marzo de 1973.
También hay que destacar el artículo de Rodolfo Obregon, “La Colonia Etchepare”, en El Día
[suplemento dominical], 8 de enero de 1951.
55
Ismael Apud, Cristina Borges, Andrés Techera, La sociedad del olvido. Un ensayo sobre enfermedad
mental y sus instituciones en Uruguay, Montevideo, Universidad de la República-Comisión Sectorial de
Investigación Científica, 2009, en especial pp. 53-73. Una breve síntesis del mismo texto figura en la
página web del hospital: http://www.hospitalvilardebo.com.uy/#.
56
Agustín Cano, “Apuntes para una genealogía del manicomio en Uruguay” [inédito].
57
Fabricio Vomero, Enfermedad mental, saber psiquiátrico, cultura y orden social en el Uruguay de la
primera mitad del siglo XX. Pedro Rodríguez Bonaparte, un anarquista en el Vilardebó, Montevideo,
2010 [inédito].
58
Graciela Sapriza, La “utopía eugenista”. Raza, sexo y género en las políticas de población en el
Uruguay (1920-1945), Montevideo, 2001, tesis de maestría [inédito]. La tesis estuvo dirigida por J. P.
Barrán.
59
Soledad Sánchez Puñales, Historia de la Enfermería en Uruguay, Montevideo, Ediciones Trilce, 2002.
60
Isabel Collazo, Leticia Palumbo, Ana María Sosa, Hospital Pereira Rosell: gestación y nacimiento de
un hospital para niños y mujeres (1900-1930), Montevideo, Administración de Servicios de Salud del
Estado, 2012; Antonio Turnes et al., Hospital de Clínicas de Montevideo: génesis y realidad: 1887-1974,
Montevideo, Bioerix, 2011.

22
sin embargo, contamos con trabajos que dan cuenta de nosocomios en el interior del
país.61
Desde la perspectiva medicolegal que hemos planteado resulta necesario señalar
algunos textos historiográficos importantes para el estudio de las ideas jurídicas durante
el período considerado. Si bien ninguno de ellos se concentró en la “legislación de
alienados”, sí dieron cuenta de importantes transformaciones en el campo del derecho
(sobre todo penal y civil) que contribuyen a problematizar la situación de los enfermos
psiquiátricos entre la mitad del siglo XIX y comienzos del siglo XX.
En el ámbito de la Facultad de Derecho, podemos destacar enfoques como el del
historiador Luis María Delio, que se concentró en el aporte de la Facultad de Derecho
en la confección y promulgación de leyes consideradas de “avanzada” durante el primer
batllismo (1903-1915). Se trata de una labor de investigación en la cual se combina la
historia institucional de la casa de estudios con un abordaje sobre las principales
corrientes jurídicas y políticas del período.62 Es muy importante, por ejemplo, el encare
que Delio realiza sobre la concepción del Estado que tenían los abogados y su
participación en la aplicación de políticas públicas desde la década del ochenta del siglo
XIX y hasta la segunda década del siglo XX.63
La historiadora Raquel García Bouzas trabajó el mismo período pero se centró
en el análisis de distintos abogados y pensadores que se caracterizaron por impulsar
disposiciones o cambios que se podrían considerar “progresistas”. Este último trabajo es
importante para conocer algunas de las corrientes jurídicas locales que siguieron las
ideas presentes en todo el mundo, en especial la antropología criminal.64
Otro enfoque que se concentra en el Derecho penal entre 1878 y 1907 (desde la
promulgación del Código de Instrucción Criminal hasta la abolición de la pena de
muerte) es la investigación del historiador Daniel Fessler que estudia el sistema punitivo
del período (y cuestiona si existió solo uno), las transformaciones que sufrió la
legislación penal, el inicio de la modernización punitiva en el país y la consagración de
la criminalidad como un problema permanente (y no excepcional) para los gobernantes
de la época.65 Por último, podemos señalar la breve reseña histórica realizada por el
abogado penalista Germán Aller, que trata sobre la legislación penal desde el período
colonial hasta el siglo XX, aunque la parte dedicada al período de nuestra investigación
es muy escueta y general.66

Metodología y fuentes

Nuestra investigación se asienta en el tercero de los enfoques propuesto por el


historiador Diego Armus dentro de abordajes posibles de la Historia de la Medicina.
Armus señaló en primer lugar que la Historia de la Medicina busca conocer aspectos de

61
Véase por ejemplo Washington Lanterna, Luisa Del Pino, Crónicas del Hospital Pinilla: Paysandú
1858-1927, s/d, Montevideo, 1994.
62
Luis María Delio, Nuevo enfoque sobre los orígenes intelectuales del Batllismo. La contribución
fundamental de la Facultad de Derecho, Montevideo, Fundación de Cultura Universitaria, 2007.
63
Ibídem, en especial pp. 315-351.
64
Raquel García Bouzas, Justicia y derecho. Orígenes intelectuales del “progresismo” uruguayo,
Montevideo, Byblos, 2007.
65
Daniel Fessler, Derecho penal y castigo en Uruguay (1878-1907), Montevideo, Comisión Sectorial de
Investigación Científica, Universidad de la República, 2012.
66
Germán Aller, Dogmática de la acción y praxis penal, Montevideo, BdeF, 2008, pp. 7-22.

23
la historia natural de una patología y el desarrollo biomédico y, al mismo tiempo,
discutir el contexto científico, social, cultural y político; en segundo lugar, implica un
enfoque que analice la asistencia pública, las instituciones, el desarrollo de la profesión
médica y las políticas públicas para preservar la salud colectiva; y, por último —el
enfoque que consideramos se acerca más a nuestra perspectiva—, entiende que la
historia sociocultural de una enfermedad es abordada “no solo como problema sino
también como excusa o recurso para discutir otros tópicos”. Este último abordaje
posible se concentra en los que Armus llama “metáforas asociadas a una cierta
enfermedad” que incluye, los procesos de profesionalización, los avatares de la
medicalización, las instituciones y prácticas de asistencia, la función social de los
médicos en el disciplinamiento (y la consiguiente perspectiva de los enfermos) y la
posición del Estado en la construcción de infraestructura sanitaria. Adscribir a uno de
los puntos no implica desconocer los otros dos e incluso podríamos hablar de una
combinación de todos ellos, aunque tenga mayor énfasis el último mencionado.67
El trabajo se centrará en el estudio de fuentes históricas primarias a través de las
cuales analizaremos el funcionamiento del Asilo de dementes, del Manicomio Nacional
y de los espacios universitarios que se vincularon con estas instituciones. La mayor
parte de las fuentes se ubican dentro del período cronológico 1860-1911, aunque
utilizaremos algunos textos del período posterior porque fueron redactados con
anterioridad a nuestra fecha límite pero se publicaron a posteriori o expresan
continuidad con ideas del pensamiento político o científico que se elaboraron en la
primera década del siglo XX.
La documentación disponible en el Hospital Vilardebó, en un estado de deterioro
avanzado, comprende libros de registros de ingresos y legajos de anotaciones médicas
con fichas personalizadas de los pacientes que se inician el día de su ingreso, dan cuenta
del pedido de internación (familiar, judicial, policial, médico), de los antecedentes
familiares del interno, las enfermedades que ha padecido, los resultados de la
observación clínica, el diagnóstico y un tratamiento. Estas fuentes son importantes
porque facilitan el acercamiento al tratamiento que los médicos dispensaron a los
enfermos, pero también porque se registran los motivos de la internación, que no
siempre estaban asociados a algún tipo de enfermedad mental. Por acuerdo con las
autoridades del hospital, que nos permitieron acceder a estos registros, no citaremos
nombres propios contenidos en este tipo de documentación.
En el caso de las historias clínicas, solo se conservaron las de la sección
femenina para el período 1893-1895 y 1904-1907, lo que conlleva, es cierto, la
dificultad de contar con registros médicos completos. Además, los documentos
presentan omisiones en la información, por lo que es muy elemental lo que sabemos
sobre esas personas. A su vez, no se realizaba un seguimiento del paciente: por lo
general el diagnóstico de ingreso se mantenía inamovible hasta la fecha del alta médica
o de la defunción. Probablemente estamos más ante omisiones en la información que
ante diagnósticos patológicos certeros que permitieran conocer a cabalidad la situación
de estas personas. Sin embargo, la fuente nos permitirá estudiar causales de internación
y aspectos clínicos, características asistenciales y a los propios médicos, ya que, pese a
la información escueta, son varios los registros donde se aprecian prejuicios, valores y
convicciones. En otros casos nos brindan algunas pistas para conocer el relato de los
propios pacientes que describían su situación o su enfermedad, aunque, claro está,
siempre accedemos a esa versión por la mediación médica. Sin embargo, como señala
Arlette Farge, esas historias fragmentarias, no lineales, truncas, revelan acontecimientos
67
Diego Armus, La ciudad impura. Salud, tuberculosis y cultura en Buenos Aires, 1870-1950, Buenos
Aires, Edhasa, 2007, pp. 17, 18.

24
y permiten al historiador contar con una especie de “observatorio social”. La misma
apreciación podríamos realizar para algunos de los expedientes judiciales con que
trabajaremos.68
Recurriremos a la documentación de la Comisión de Caridad y Beneficencia
Pública y del Hospital de Caridad que se preserva en el Archivo General de la Nación de
Uruguay (AGN). Esas fuentes, en su mayoría informes administrativos y actas de
sesiones, dan cuenta del funcionamiento interno del manicomio. Para estudiar la
relación entre la Comisión de Caridad y el Estado utilizaremos papelería del Ministerio
de Gobierno. En el AGN, y para el seguimiento de personas con alguna patología
psiquiátrica acusadas de haber cometido delitos, será fundamental el análisis de la
documentación de las jefaturas policiales en las que se efectuó la detención de
sospechosos, la papelería de la Cárcel del Crimen y de la Cárcel Correccional y
Penitenciaria y los expedientes judiciales abiertos durante la causa, que se conservan en
la Sección Judicial.
Otras fuentes importantes son las revistas dedicadas a cuestiones criminológicas
y médicas, así como los planes de estudio que se conservan en el fondo de la
Universidad de la República del AGN. En el caso de las revistas, algunas fuentes
valiosas, surgidas la mayoría en la órbita de la Universidad de la República, son Anales
de Medicina Montevideana (1852-1856), Boletín Médico Farmacéutico (1874-1883),
Revista Científico-literaria (1877), Boletín del Consejo Nacional de Higiene (1909-
1912), La Gaceta de Medicina y Farmacia (1881-1884), la Revista Forense (1882-
1883), Revista Médica del Uruguay (1898 en adelante), Revista de Derecho,
Jurisprudencia y Administración (1898-1910), Revista de los hospitales (1910 en
adelante), Anales de la Facultad de Medicina, entre otras, donde se publicaban casos
científicamente interesantes, que por un lado favorecen la aproximación a las posturas
en boga y a los métodos aplicados por los médicos tratantes de los pacientes
psiquiátricos y por otro contribuyen a conocer en detalle a los pacientes expuestos como
ejemplos.
De esas publicaciones, probablemente la más relevante sea la Revista Médica
del Uruguay porque destinó un lugar destacado al estudio de historias clínicas de
enfermos psiquiátricos y porque en sus páginas publicaron algunos de los médicos que
introdujeron los estudios de enfermedades psiquiátricas en el país. El análisis de esta
última publicación y de la Revista de Derecho, Jurisprudencia y Administración para el
caso de las ideas jurídicas, será fundamental para la concreción de nuestra labor. La
concentración en revistas locales no implica descuidar la circulación transnacional de
saberes, técnicas, revistas y especialistas, ver qué ideas irradiadas desde los centros
europeos tuvieron mayor aceptación en el Río de la Plata, así como aquellas
consideradas inaplicables. Contamos para ello, en nuestro acervo particular, con un
importante número de libros y revistas que pertenecieron a la biblioteca del Manicomio
Nacional y del Hospital Vilardebó y que abarcan el tramo cronológico desde 1863 hasta
1912.

68
Arlette Farge, O sabor do arquivo, San Pablo, Editora da Universidade de São Paulo, 2009, pp. 79-85.
También seguimos a Foucault, “La vida de los hombres infámes”, pp. 121-138 y Carlo Ginzburg, El juez
y el historiador; Madrid, Anaya & Muchnik, 1993, pp. 22, 23 y p. 110.

25
Por su parte, las tesis presentadas ante un tribunal examinador de la Facultad de
Derecho69 o de la Facultad de Medicina 70 son herramientas importantes para conocer los
debates y discursos científicos de la época. En esos escritos, los estudiantes de ambas
carreras desarrollaban una temática que tomaban de una serie de sugerencias realizadas
año a año por las autoridades de las respectivas facultades. La idea central de la prueba
final con que egresaban consistía en realizar una investigación sobre las temáticas
sugeridas pero desde una perspectiva original. Los estudiantes de Medicina podían optar
por seguir una enfermedad y relatar una experiencia clínica o trabajar con problemáticas
de índole social como la prostitución, las objeciones contra la vacunación obligatoria o
la ausencia de una legislación sobre alienados. Por su parte, los estudiantes de Derecho
podían abordar un caso judicial, las características de una normativa específica y
también tratar temáticas de interés general.71 Para ser aprobado, el alumno debía
presentar el trabajo ante un tribunal examinador compuesto de tres miembros. Las tesis
constituyen un grupo de fuentes significativo, ya que permiten conocer las ideas
imperantes en cada momento histórico e incluso seguir la evolución de algunos
conceptos.
En la Facultad de Derecho las tesis eran obligatorias desde 1878 y de acuerdo a
los cálculos realizados por Delio, entre ese año y 1902 se presentaron 336 monografías
finales (un número significativo se extravió), de las cuales 25 eran sobre Derecho penal
y 49 sobre civil.72 Varios de los abogados que egresaban tras presentar y defender esa
prueba fueron los encargados de instrumentar el reordenamiento del sistema jurídico, al
menos entre 1878 y 1907, período que Fessler ha identificado como una etapa de
“modernización” jurídica.
En la Facultad de Medicina la tesis fue obligatoria desde el inicio de la
institución. El primer egresado data de 1881 (José María Múñoz y Romarate). Entre ese
año y 1902 (fecha en la que se suprimió esa prueba final), Fernando Mañé Garzón y
Sandra Burgues calculan que se presentaron 135 tesis, de las cuales, según nuestro
relevamiento, solo cuatro se concentraron en temáticas relacionadas con las
enfermedades psiquiátricas (las de Francisco Soca, Andrés Crovetto, Enrique Castro y

69
Véase, entre otros, Gregorio Crovetto, La codelincuencia y la complicidad. Tesis presentada a la
Facultad de Derecho y Ciencias Sociales para optar el grado de doctor en Jurisprudencia, Montevideo,
1884, Imprenta a Vapor de El Ferrocarril; Teófilo Gil, La embriaguez en sus relaciones con la
imputabilidad. Tesis presentada a la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales para optar al doctorado en
jurisprudencia, Montevideo, Tipográfica a vapor de La España, 1884; Francisco Capella y Pons, La
Medicina Legal y la jurisprudencia médica. Lijero estudio presentado a la Facultad de Derecho y
Ciencias Sociales, Montevideo, Imprenta y Encuadernación de Rius y Becchi, 1882; Luis Romeu
Burgues, De los delitos en general, Montevideo, Imprenta de la Tribuna Popular, 1887; Félix Ylla,
Causas de la delincuencia, Montevideo, Imprenta Rural, 1892.
70
Por ejemplo, Pedro Hormaeche, La herencia y las enfermedades hereditarias (tesis presentada para
optar al grado de Dr. en Medicina y Cirugía), Montevideo, Imprenta La Colonia Española, 1883; Andrés
Crovetto, Algo sobre manicomios, Montevideo, Facultad de Medicina, 1884; Elías Warren, Sífilis
hereditaria. Tesis para optar al grado de Doctor en Medicina y Cirugía, Montevideo, Imprenta Artística
de Dornaleche y Reyes, 1891; Enrique Castro, Legislación sobre alienados, Montevideo, El Siglo
Ilsutrado, 1899; Francisco García y Santos, El alcoholismo: “locura” y criminalidad, Montevideo,
Imprenta a vapor de La Nación, 1899; José P. Colombi, El atavismo y la herencia. Explicación patológica
del delito, Montevideo, Imprenta Rural, 1905; Lorenzo Vicen Thievenet, El crimen y la epilepsia, San
José, Talleres La Mañana, 1913.
71
Por ejemplo: “Temas para tesis en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Años de 1891 y 1892”,
en Anales de la Universidad, Montevideo, año I, n.° 1, pp. 87-93.
72
Delio, o. cit., p. 44 y p. 47.

26
José Agustín Aguerre73), dos sobre legislación (Castro y Crovetto) y otras dos que
trabajaron casos clínicos (Soca y Aguerre).74
Las tesis con que trabajaremos se restringirán al universo de aquellas que
trataron temáticas relacionadas con las enfermedades psiquiátricas y su herencia o con
campos jurídicos como el Derecho penal o civil en directa relación con el tratamiento de
los alienados. En estos trabajos la enfermedad psiquiátrica se presentó como un
fenómeno a la vez biológico y social, y se elaboraron diversos instrumentos y
mecanismos conducentes al combate de estas patologías, pero también de aquellos casos
de indisciplina atentatoria contra la propiedad o la vida de otros, que eran asociados con
la “locura”.
Al mismo tiempo prestaremos atención a los trabajos de médicos —nacionales y
extranjeros— publicados como libros o folletos de divulgación. 75 También analizaremos
la papelería que se conserva en el Museo Histórico Nacional ( MHN) y que perteneció a
algunos médicos destacados como Enrique Castro, Francisco Soca o Joaquín de
Salterain. Podemos encontrar en esa documentación apuntes de clases de su período
como estudiantes, historias clínicas o borradores de trabajos científicos. Asimismo, en el
AGN hay un fondo con documentación sobre los congresos científicos latinoamericanos
que funcionaron en forma bienal desde comienzos del siglo XX.
Los “locos” que cobraron cierta notoriedad pública, por vivir en la calle,
protagonizar escándalos o por cometer algún tipo de delito, pasaron rápidamente a la
sección “policial” o de “gacetilla” de los diarios tanto de Montevideo como del interior
del país. El tratamiento de las páginas policiales de algunos diarios o semanarios
contribuirá en una mayor comprensión del vínculo entre la prensa y la “locura” que,
creemos, se extendió más allá de los gabinetes antropométricos. El seguimiento de casos
específicos, sobre todo relacionados a hechos de sangre, y su correcto contraste con la
documentación judicial, permitirá ver las diversas visiones sobre los episodios y la
relevancia que este tipo de noticias tuvieron en las páginas periodísticas.

Estructura de la tesis

La idea inicial es dividir la tesis en cuatro grandes bloques, con sus


correspondientes capítulos. En la primera parte, titulada (I) Institucionalizar
contextualizaremos la situación de los enfermos psiquiátricos en Montevideo y, luego de
1830, en el Uruguay, para explorar a posteriori la formación de la institución de
reclusión de enfermos psiquiátricos en sus distintas etapas entre 1860 y 1910.
Realizaremos un relevamiento empírico para elaborar una genealogía de las
instituciones de asistencia y reclusión psiquiátrica y al mismo tiempo señalar períodos
en relación con el predominio de una concepción de asistencia. Buscaremos marcar
coyunturas en el desarrollo de las instituciones psiquiátricas en consonancia con el
análisis del contexto social, político y económico del país. En el segundo capítulo,

73
No ha sido posible encontrar un ejemplar de esta tesis.
74
Datos tomados de Sandra Burgues, Fernando Mañé Garzón, Publicaciones médicas uruguayas de los
siglos XVIII y XIX, Montevideo, Oficina del Libro de la Asociación de Estudiantes de Medicina, 1996, pp.
147-167.
75
Por ejemplo: entre los extranjeros Adolfo [Adolphe] Brunel, Consideraciones sobre higiene y
observaciones relativas a la de Montevideo, Montevideo, Imprenta de la Reforma Pacífica, 1862; Luis
Julio Saurel, “Un ensayo sobre Climatología Médica de Montevideo y del Uruguay publicado en Francia
en 1851”, en Revista Histórica, Montevideo, diciembre de 1966, tomo XXXVII, año LX, n.º 109-111; Carl
Brendel, El gringo de confianza. Memorias de un médico alemán en Montevideo entre el fin de la Guerra
del Paraguay y el Civilismo. 1867-1892, Montevideo, s/d, 1992; entre los médicos uruguayos: Rossi, o.
cit.; Bernardo Etchepare, Los débiles mentales, Montevideo, El Siglo Ilustrado, 1913.

27
realizaremos un relevamiento cuantitativo sobre las características de los internos del
Asilo-Macniomio.
En la segunda parte, (II) Estudiar, analizaremos, en el tercer capítulo, la
aparición de un cuerpo médico “nacional” —integrado por numerosos profesionales
extranjeros—, la creación de la Facultad de Medicina, la formación de una cátedra
específica sobre Psiquiatría y la convivencia de varios modelos psiquiátricos con
distintas respuestas a las enfermedades mentales. Nuestro objetivo no será establecer
una historia acendrada de la disciplina: simplemente buscaremos estudiar algunos
momentos significativos del complejo proceso de constitución de esta rama de la
Medicina durante su statu nascendi.
En el cuarto capítulo intentaremos conocer (pese a nuestra impericia técnica) las
distintas patologías definidas por los médicos de la época. Para ello combinaremos el
análisis de la nosografía biológica con las causas sociales que -según entendían aquellos
facultativos- incidían en las patologías, ciñéndonos a las definiciones brindadas por los
profesionales del período sin recurrir a acepciones modernas o actuales.
En el quinto capítulo estudiaremos las distintas variantes de tratamiento
propuestas primero por los administradores del Asilo y también por los médicos. En ese
sentido, y conforme avanzó el proceso de secularización dentro del hospicio, podremos
ver una evolución en las propuestas de cura, en los castigos, así como en la combinación
de tratamientos que apuntaban a lo psicosomático y a mejorar la situación moral de los
pacientes.
Esto abrirá la puerta para la tercera parte del trabajo, (III) Señalar. En el sexto
capítulo, abordaremos las llamadas causas sociales y el rol de los psiquiatras en distintas
propuestas de “reforma moral”. En ambos casos apuntamos a conocer cómo y de qué
manera los médicos psiquiatras fueron ganando legitimidad y ya en la primera década
del siglo XX gozaban de tanta influencia en la vida política del país. El capítulo se
dividirá en cuatro partes en las que nos concentraremos en analizar distintas formas
sociales que asumió la enfermedad mental durante el período: alcoholismo, sexualidad,
militancia política y neurastenia (en su vínculo con la inmigración y la “modernidad”).
Si bien pueden parecer comportamientos o actitudes disímiles, lo que las aúna es su
capacidad, desde la perspectiva médica, para cuestionar o intentar subvertir (aunque no
siempre de forma deliberada) el orden establecido.
Por último, en (IV) Reprimir y contener, abordaremos, en el séptimo capítulo, la
compleja relación entre médicos y abogados a lo largo del período. Analizaremos cómo
si bien la Psiquiatría tuvo un origen médico se nutrió de elementos del Derecho,
considerado en la época como el otro gran pilar en la conservación de la sociedad. La
interdicción civil de los enfermos, el debate sobre la competencia de médicos y
abogados al momento de la internación, la discusión sobre la imputabilidad o la
inclusión de capítulos específicos sobre la alienación mental en el Código Civil (1869) y
en el Penal (1889), fueron conformando el saber tecnicopolítico sobre los “locos”.
El trabajo se cerrará con una serie de consideraciones finales, a modo de
conclusión o síntesis, es las que daremos cuenta de los principales aportes de la
investigación y los puntos más sobresalientes sobre la construcción de conocimiento
original en relación con la historia de la Psiquiatría local para el período considerado. A
un tiempo, plantearé las posibilidades futuras de investigación dentro del mismo campo.

28
I. Institucionalizar

29
Capítulo 1
Del Asilo de Dementes al Hospital Vilardebó

Introducción

En este capítulo contextualizaremos la situación de los enfermos psiquiátricos en


Montevideo y, luego de 1830, en el Uruguay, para explorar a posteriori la formación de
la institución de reclusión de enfermos mentales en sus distintas etapas entre 1860 y
1911. Nuestra intención es brindar un marco general sobre la historia de la institución,
que sirva como contexto de los capítulos subsiguientes. Decidimos etapizar en tres
grandes tramos la historia del Asilo-Manicomio, opción que nos permitirá trabajar en
detalle algunas particularidades. Para ello periodizaremos el capítulo en un primer tramo
desde comienzos del siglo XIX hasta 1860, una segunda etapa de 1860 a 1880 y un
momento final que se inicia en 1880 y finaliza con la aprobación de la Ley de Asistencia
Pública en 1910.
La primera parte se detendrá en la situación de los enfermos psiquiátricos desde
comienzos del siglo XIX y hasta 1860. En el segundo apartado estudiaremos los inicios
de una institución dedicada exclusivamente al tratamiento de personas con
enfermedades psiquiátricas, seguiremos a la Comisión de Caridad como institución
rectora del hospicio, analizaremos la relación entre las autoridades religiosas y los
médicos que reclamaron -sin éxito- mayor autoridad dentro del establecimiento y la
posibilidad de tomar decisiones sobre el destino de los pacientes. Al mismo tiempo,
estudiaremos los problemas y tensiones existentes entre la Comisión de Caridad, la
Policía y la Justicia por la admisión de pacientes que llegaban al hospicio sin aparentes
síntomas de enfermedad psiquiátrica. El tercer apartado inicia con el estudio de la
transformación del Asilo de Dementes en Manicomio Nacional y finaliza con la
creación de la Asistencia Pública Nacional y la estatización de todos los servicios
hospitalarios, incluido el establecimiento aquí estudiado. Abordaremos las conflictivas
relaciones entre las religiosas y los médicos que, de forma paulatina, comenzaron a
reclamar mayores potestades y lograron desplazar a los religiosos de la dirección y
administración del hospicio. El influjo de los médicos no se dio de forma aislada, sino
que se vinculó con distintas transformaciones que atravesó el naciente Estado local, que
intentó cumplir con un número cada vez más creciente de funciones dentro de las que se
encontraba la asistencia sanitaria y aprobó nuevos reglamentos y disposiciones para la
admisión y el tratamiento de los pacientes. Esa voluntad por incidir en la administración
de los asilos enfrentó, en pleno proceso de secularización, a médicos de distintas
tendencias ideológicas y a las autoridades religiosas y se profundizó con el clima de
confrontación que generó la propuesta de la Ley de Asistencia Pública, aprobada
finalmente en 1910, que laicizó los establecimientos hospitalarios y, según nuestra
visión, inició una nueva etapa en la historia del país.

El tratamiento a los enfermos psiquiátricos en la primera mitad del siglo XIX

El Montevideo colonial no contaba con ningún establecimiento para el


tratamiento de los enfermos psiquiátricos. Según diversos memorialistas y cronistas del
siglo XVIII y de la primera mitad del XIX, los “locos” podían ser recluidos en los
calabozos del Cabildo, junto a personas detenidas o procesadas por distintos delitos. En
el caso de las mujeres, y cuando se trataba de familias pudientes, podían ser enviadas a
las celdas del Convento de San Francisco, donde mayoritariamente se dispensaba como

30
tratamiento la recurrencia al ceremonial religioso que intentaba combatir la presencia
demoníaca en la persona afectada por alguna patología psiquiátrica.76
Entre 1779 y 1780 se instaló en Buenos Aires el Tribunal del Real Protomedicato
para regular las actividades vinculadas a la salud pública y dar título habilitante a los
médicos. En 1806 se creó una delegación en Montevideo (Teniente Protomédico), tarea
que asumió Cristóbal Martín de Montúfar, médico de la ciudad. Hacia 1788 comenzó a
funcionar en Montevideo, a iniciativa de la católica Cofradía de San José y la Caridad,
el primer hospicio, conocido como Hospital de Caridad.77 El establecimiento fue, hasta
fines del siglo XIX, un espacio social en el que se combinaron (y confrontaron) religión
y Medicina, caridad católica y avance científico.
De acuerdo con el relevamiento de los psiquiatras uruguayos e historiadores de
la disciplina Daniel Murguía y Augusto Soiza Larrosa, entre los ocho primero enfermos
que recibió el Hospital de Caridad, el 17 de junio de 1788, se encontraba un hombre,
Juan de Acosta, catalogado como “demente”, pese a que carecemos de mayores datos al
respecto.78 Asimismo, durante esta etapa no encontramos peritajes psiquiátricos, dado el
escaso avance de la disciplina y la vinculación de las enfermedades asociadas a la
conducta con la superstición o la posesión diabólica.79
76
Sobre la relación entre lo demoníaco y la locura: Jean Delumeau, El miedo en Occidente, Madrid,
Taurus, 2002, p. 631. Sobre la relación entre la “locura” y la intervención de fuerzas “superiores”,
“terribles”, véase Porter, o. cit., pp. 21-41. Para el caso local Véase Museo Histórico Nacional,
Manuscritos del Doctor Enrique Castro, Enrique Castro, Legislación sobre alienados. Manuscrito de la
tesis de Enrique Castro para optar al título de doctor en Medicina y Cirugía (1898), MHN, Manuscritos
del Dr. Enrique Castro, tomo 1436, f. 131 [en adelante citaremos como Enrique Castro, en referencia al
texto manuscrito utilizado].
77
Según el cronista decimonónico Isidoro de María, entre los vecinos que integraban la Cofradía se
encontraban Francisco Antonio Maciel, Mateo Vidal, Francisco Medina, José Cardoso, Rafael
Maldonado, Francisco Larrobla, José Bermúdez, Juan Antonio Guzmán, José Plá y Tomás Escobar. El
mismo autor sostiene que en el transcurso del siglo ese número “llegó a subir a 300 Hermanos y cerca de
200 Hermanas de San José y Caridad” y “como la caridad, esa virtud sublime, no tiene patria, ni para
ejercerla hay distinción de clases, creencias ni nacionalidades, tuvo por obreros a hombres de corazón,
almas templadas por el calor de la filantropía, desde la más encumbrada hasta la más humilde condición
social”. Isidoro de María, Memoria Histórica del Hospital de Montevideo desde su fundación.
Presentada el 17 de Abril de 1864 a la Comisión de Caridad y Beneficencia Auxiliar de la J. E. A. del
Departamento de la Capital, Montevideo, Imprenta Tipográfica a vapor, 1864, pp. 6 y 19.
78
Murguía, Soiza Larrosa, art., cit., p. 170; Gorlero Bacigalupi, art., cit., p. 88.
79
Los motivos de la enfermedad, vinculada a lo diabólico o a causas “mágicas”, formaban parte del
ideario sobre la locura o enajenación. Daniel Granada, en su libro de 1896 (al que consideró un alegato
contra el “materialismo, o sea el positivismo”) compiló distintas tradiciones nativas, folclóricas y rurales,
vinculadas a lo mágico, los supraterrenal, el vínculo con la naturaleza y la enfermedad. En uno de varios
pasajes dedicados a la “locura”, sostuvo que desde la “conquista” de América “atribúyese en especial a
las mujeres la virtud de dañar con los ojos. […] La encandecida mirada de una tierna mujer, bella y
graciosa, verdaderamente fascina, con frecuencia hace desfallecer, y no pocas veces enferma,
ocasionando terribles dolencias cardíacas, la tisis, la locura y la muerte”. (Daniel Granada, Reseña
histórico descriptiva de antiguas y modernas supersticiones del Río de la Plata, Montevideo, Barreiro y
Ramos, 1896, p. 549). Una referencia similar encontramos en la obra del médico rural Roberto Bouton,
quien desempeñó su carrera profesional en la zona este del país a fines del siglo XIX y en las tres primeras
décadas del XX. En sus relatos, compilados a la postre en un Diccionario rural, Bouton se refirió, no sin
asombro, a los brujos o curanderos del interior, cuya actuación atribuyó a la “credulidad del vulgo” que
consideraba que tales personas tenían poderes capaces de “privar de la salud o de la vida, trastornando
el juicio o causando otro daño en virtud del pacto hecho con el Diablo” (Roberto Bouton, La vida rural
en el Uruguay, Montevideo, Banda Oriental, 2009, tercera edición, p. 353). Elocuente en ese sentido es el
expediente judicial citado por Eduardo Salterain y Herrera (que no fue posible encontrar en la Sección
Judiciales del AGN), que trata el caso de “la negra Isabel” cocinera de una estancia en Cerro Largo, quien,
en el juicio en su contra, declaró “haber echado en la comida que hizo para su patrón, una porción del
yuyo llamado mío-mío”, el cual, una vez ingerido, provocó la pérdida de “juicio” de la familia “pues
todos, unos más y otros menos, daba gritos, rezaban, quebraban objetos de la casa y hasta mataron a las

31
El siguiente registro sobre un enfermo psiquiátrico, relevado por Soiza Larrosa,
da cuenta del ingreso el 8 de marzo de 1816 de Joaquina Lorente —esposa de Julián
Genes, un acaudalado propietario de Montevideo—, quien fue internada en el hospital
en calidad de “pudiente”, por lo que debió abonar hospitalidades (obligación nunca
cumplida por su esposo, lo que derivó en un sonado juicio con la Hermandad).80
En 1817, dos fincas linderas al hospital fueron incorporadas y utilizadas como
enfermería femenina y “loquería”. Según Soiza Larrosa la “loquería” estaba formada
por “cuatro habitáculos, con puerta provista de rejilla, contando cada uno con una
“bandola” o lecho (simple o de cuero) y colchón, sin más mobiliario”.81 Según las
crónicas de Isidoro de María, estas dependencias eran para los “locos furiosos”,
mientras los llamados “mansos” vagaban por las inmediaciones del hospital e incluso
cumplían con algunas tareas dentro del mismo.
La Memoria Instructiva del hospital —fechada en 1826 aunque de momento no
fue posible encontrar en los archivos—, citada por Murguía y Soiza Larrosa, sostenía
que desde el 15 de octubre de 1821 al 15 de mayo de 1826 habían ingresado al
establecimiento 3130 enfermos, 11 de los cuales tenían alguna patología psiquiátrica. 82
En 1898, el joven psiquiatra Enrique Castro, al realizar una retrospectiva sobre la
situación de los alienados en la primera mitad del siglo XIX, sostuvo que el escaso
número de internos por motivos psiquiátricos se debía a la ignorancia sobre la utilidad
del aislamiento, puesto que de lo contrario su presencia habría sido mayor. Sin embargo,
y de forma paradojal, durante este período el único tratamiento recomendado para la
“locura agitada” era la reclusión forzada (lo que explicaría también la existencia de las
llamadas loquerías). Al mismo tiempo, las crónicas y memorias de época dan cuenta de
la presencia de los “locos” en las calles, lo que reafirmaría la presunción de Castro
acerca de la internación.
Son varios los testimonios que muestran la presencia de enfermos psiquiátricos
en sus hogares o en las calles, estos últimos librados a la buena voluntad de la población
que los asistía con dinero, vestimenta o alimentos, aunque también con burlas y
humillaciones. Uno de los memorialistas más importantes del siglo XIX, Antonio N.
Pereira (hijo del presidente Gabriel Antonio), recordaba que con los “locos mansos”
“se entretenían los muchachos” como pasaba con el llamado “Lotas”, que recorría la
ciudad “muy liviano de ropa, abrazando a cuanta mujer encontraba en el camino”. La
libertad era tal que convivía incluso con los niños. Recuerda Pereira que “una vez
estando en el colegio de Mr. Rey, casi todos los muchachos en el patio a la espera de
que abriesen las clases, entró Lotas y se convirtió en poco tiempo aquel patio en una
verdadera plaza de toros, hasta que vino Mr. Rey y pudo conseguir llevarlo afuera”.83
Pero también había “locos” “terribles” como un tal “Giménez [que] andaba por las
calles vociferando todo rotoso, y siendo el terror de los muchachos que lo respetaban”
o “Enrique el hojalatero” “que andaba con un cobertor prendido y una camisa que se
ataba a la cabeza y que no tenía muy buenas pulgas, pues a las primeras de cambio le
acomodaba a cualquiera un garrotazo o un trompazo”.84 El relato de Pereira demuestra
que la recurrencia a la violencia por parte de enfermos psiquiátricos, indefensos además,
podía constituir un problema para las autoridades. Un ejemplo en ese sentido es el de

gallinas y los perros”. Archivo del Juzgado Letrado Departamental de Melo, año 1874, expediente n.º 30:
“Sumario contra la morena Isabel Méndez”, citado en Eduardo de Salterain y Herrera, Latorre. La
Unidad Nacional, Montevideo, Estado Mayor del Ejército, 1975, pp. 477, 478.
80
Soiza Larrosa, “Antecedentes históricos…”, cit., p. 101.
81
Ibídem, p. 102.
82
Ibídem, p. 104.
83
Antonio N. Pereira, Recuerdos de mi tiempo, Montevideo, 1891, pp. 150, 151.
84
Antonio N. Pereira, Novísimas y últimas cosas de antaño, Montevideo, 1899, pp. 49-51.

32
“un estrangero loco nombrado Juan Papareti, que continuamente se halla en las calles
de la Capital, llamando la atención con sus continuos gritos dirigiendose muchas veces
con insultos [a] determinadas personas”, quien en julio de 1834 golpeó y lastimo a la
hija de Don Andrés Durán y resistió cualquier intento de detención, al punto que el
comisario de la ciudad debió golpearlo con “una hastilla de leña [sic]” para
“reducirlo”.85 En otras ocasiones la situación de los enfermos psiquiátricos terminó
peor; tal fue el caso de un “demente”, cuyo nombre no figura en la documentación,
quien “como a las 10 de la noche” del 24 de febrero de 1843 “subió a las azoteas
inmediatas [a su domicilio] y desde ellas arrojó piedras a las personas que estaban en
las casas y a las que pasaban por las calles, de las cuales hirió dos”. Los vecinos y el
cuerpo de serenos de Montevideo, dispararon al hombre y lo hirieron “gravemente” de
“dos tiros”.86
Situaciones que vinculaban a los locos con la violencia no fueron exclusivas de
la primera mitad del siglo. En 1878 el médico alemán Carl Brendel recordó en su diario
que el presidente de la república, coronel Lorenzo Latorre —quien había llegado al
gobierno tras un golpe de Estado en marzo de 1876— había participado de una broma
colectiva “a un enfermo mental” en los baños de “una casa de salud”. El enfermo, que
era atendido por el alemán, quedó tan excitado “que sufrió un ataque de rabia, lo cual
le hizo mucho daño”.87 El periodista Rómulo Rossi, de proverbial memoria, se refirió,
en 1924, a distintas “modalidades que contribuyeron a endulzar las horas de nuestros
mayores” y recordó la broma gastada al “capitán Virutas”, quien en “su insana” corría
“paralelamente a los tranvías, que en aquellos tiempos eran tirados por caballos,
haciéndose preferentemente su recorrido por 18 de Julio”. Según Rossi, “Virutas” era
capaz de correr al costado de un tranvía diez kilómetros o más, “con la consiguiente
alegría de los pasajeros y especialmente del elemento joven que, con sus gritos y
chanzas, lo estimulaban para que excediese en velocidad a los trenes”.88 Sobre el
mismo personaje también escribió el periodista y político Daniel Muñoz, a través de su
álter ego Sansón Carrasco. Describió en 1885 a Viruta (sin s al final, como lo escribe
Rossi) quien padecía una “neurosis hípica” y “se creía caballo, especialmente caballo
de tramway, y como tal recorría al trote distancias enormes”. Carrasco confirma las
burlas de las que era objeto y de las que se defendía arrojando piedras “contra los
pilluelos que [le] salían al paso”. Nuevamente, un texto que intenta ser costumbrista,
aporta algunas pistas sobre la presencia de los enfermos psiquiátricos en las calles y el
estado de abandono en el que se encontraban (y al mismo tiempo cuestiona la idea
según la cual el manicomio recluyó a los locos que vagaban por la ciudad).
Viruta(s) vivía con los caballos porque los empleados de las empresas de
transporte le permitían usar las caballerizas como refugio, beber agua “en los
abrevaderos” y dormir “cubierto con una manta para remedar en todo a los brutos con
quienes aspiraba a igualarse”. Sin embargo, esa libertad de la que gozaba también fue
su perdición (y es una constatación de que la presencia de “locos” en las calles no era
tan aproblemática) ya que murió, en 1885, a manos de oficiales del cuerpo de Artillería,
quienes le dispararon porque no acató, una madrugada, la voz de alto. Así llegó al final
de sus días “aquel pobre jaquijaco [sic], por lo que tenía de chulo y de caballo, tan
inútil como hombre que como bestia, pues ni pensaba ni tiraba”.89
85
Archivo General de la Nación, Documentos de la Administración Central, Fondo Ex Ministerio de
Gobierno y Ministerio del Interior (en adelante AGN, DAC, MG), caja 858, documento 268.
86
AGN, DAC, MG, Caja 943, documento 461.
87
Brendel, o., cit., p. 205.
88
Rómulo Rossi, Recuerdos y crónicas de antaño, Montevideo, La Mañana, 1924, vol. II, pp. 68, 69.
89
Sansón Carrasco, “El capitán Viruta”, en La Razón, 27 de junio de 1885, tomado de Sansón Carrasco,
Personajes montevideanos, Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental, 2000, pp. 19-24.

33
La presencia de los enfermos psiquiátricos en las calles no fue privativa del siglo
XIX. Por el contrario, en el siglo XX aun abundaban los “tipos populares” que poblaban
la crónica costumbrista de diarios y revistas y al mismo tiempo ayudan a desestimar la
visión según la cual todos los “alienados” fueron enviados al manicomio o a los
hospitales.90 En las crónicas sobre casos de enfermos psiquiátricos en estado de
vagancia encontramos numerosas referencias al trato que la sociedad de la época les
dispensaba. En relatos que parecen superficiales hallamos significados interesantes para
interpretar la sociedad de la época. Un ejemplo de varios que podríamos mencionar, es
la biografía realizada por la revista Rojo y Blanco, sobre Venturita, “idiota” de la ciudad
de Porongos en el departamento de Flores, con quien los jóvenes no tenían “caridad” y
“perseguían […] con motes y le apedreaban incesantemente”, pese a lo cual y de forma
paradojal:
todos le tenían lástima y hasta le profesaban cierto cariño, sin duda
porque estos seres anómalos forman en los pueblos algo así como un
elemento, sino de ornato, de diversión pública, indispensable para
acentuar la fisonomía y la vida local.91

En las clases medias y altas el “loco” de la familia era “escondido en el rincón


más apartado de las casas, privado de toda libertad” o llevada, si era mujer, a algún
convento o colegio religioso según reveló Enrique Castro en su tesis presentada en 1898
para egresar de la Facultad de Medicina.92 El encierro del enfermo no ocurría solo en las
clases altas: algunos testimonios de época permiten observar que se trataba de una
medida recurrente. Una nota enviada por el responsable de la Jefatura Política y de
Policía del departamento de Minas (hoy Lavalleja) al ministro de Gobierno y Relaciones
Exteriores Florentino Castellanos en agosto de 1852, solicitaba “instrucciones para
espedirme [sic] respecto a las personas dementes”, puesto que en la jurisdicción bajo su
responsabilidad vivía “una mujer que en los accesos de su desorganización mental,
toma la calle para entregarse luego al desorden inmoral, a que la lleva su estado”. Por
lo que dispuso “encerrarla en un cuarto de su misma casa, por no haber aquí una piesa
[sic] para asegurarla”, y solicitaba fuera enviada al hospital de Caridad, ya que la
familia “no puede vivir con ella, ni verse libre de sus ataques y palabras obsenas [sic],
mientras está en la piesa [sic] que se le ha destinado”.93 El encierro domiciliario podía
llevar a que el enfermo escapara, incluso armado, como ocurrió con Nicolás Guarch en
diciembre de 1829 quien atacó a su madre y luego ingresó a una de las escuelas de la
ciudad de Montevideo, por lo que las autoridades solicitaron para salvaguardad “la
seguridad de tales personas” que el enfermo fuera encerrado en “la carcel de la

90
El periodismo y la literatura costumbrista siguieron recurriendo durante el siglo XX al manicomio y a la
“locura” como problema para satirizar los tipos sociales más relevantes. Tal vez un punto de quiebre con
esta concepción fue la publicación del libro de cuentos del psiquiatra Isidro Mas de Ayala, quien se había
formado en Uruguay entre la primera y segunda década del siglo XX. En el libro, Mas de Ayala presentó
al Hospital Vilardebó como un establecimiento no apto para la reclusión y al mismo tiempo intentó
humanizar a los enfermos (por ejemplo en “Himno a la ciclotimia” donde trabaja con los papeles de
Leandro Cortes, un enfermo que dejó su testimonio). Isidro Mas de Ayala, Cuadros de hospital,
Montevideo, Imprenta Renacimiento, 1926.
91
Rojo y Blanco. Semanario Ilustrado, Montevideo, 17 de febrero de 1901, año II, n.° 8, p. 189:
“Venturita”. Volveremos sobre el caso más adelante, al tratar la vinculación entre ‘locura’ y
homosexualidad. También véase “Vida y muerte de un personaje uruguayo”, sobre el médico y
exdiputado Adrián F. Méndez, quien, a decir del periodista Juan José Soiza Reilly, “se hizo atorrante” y
pasó a vivir en la calle. Caras y Caretas, Buenos Aires, 28 de julio de 1906.
92
Castro, tomo 1436, cit., f. 131.
93
AGN, Archivo General Administrativo, Departamento de Minas, Jefatura Política, libro de
comunicaciones años 1852 a 1859 y 1862-1868, documento n.º 472, f. 12.

34
Ciudadela i otros parages [sic] semejantes”.94 Es probable que situaciones de este tipo
se hayan vivido en más de un caso, con el consiguiente problema para las autoridades,
en particular en las localidades demográficamente reducidas del interior del país. La
presencia de un pariente con una psicopatía era algo vergonzante para la familia, sin
importar su situación socioeconómica, porque podía ser interpretado como una
insinuación de “posesión diabólica” e incluso de relaciones entre consanguíneos que
habían generado una descendencia “mórbida”.
Avanzando en el tiempo, un testimonio del poeta y dramaturgo Fernán Silva
Valdés da cuenta de una situación de este tipo entre las clases altas al relatar una velada
en la familia del transgresor poeta del Novecientos Julio Herrera y Reissig (nieto del
destacado político Manuel Herrera y Obes y sobrino del presidente constitucional entre
1890 y 1894 Julio Herrera y Obes). Una noche, presuntamente a comienzos del siglo
XX, mientras la poetisa María Eugenia Vaz Ferreira tocaba el piano ingresó al salón
principal un desconocido “alto y flaco, vestido con un traje oscuro muy viejo” “con
algo de Diablo en sus gestos y en sus manos de huesudos dedos”. Se trataba de Alfredo
Herrera y Reissig, hermano del poeta, séptimo hijo de una familia perteneciente al
decadente patriciado uruguayo, que vivía “semioculto” en una habitación y al cual
“algunos de los presentes no habían visto nunca”.95 Todavía en 1914 el médico
psiquiatra Santín Carlos Rossi96 (uno de los profesionales más importantes del período)
insistió en que, ya fuera “por honor o mengua del sentimiento”, “la mayoría de las
familias no quieren desprenderse del pariente enfermo, a quien sin embargo no pueden
asistir como el médico lo indica”.97 Esto también pone en cuestión la idea planteada por
Barrán de la medicalización como un proceso que de forma paulatina incorporó a los
establecimientos sanitarios a todas las personas con alguna patología.98 El rechazo a la
intervención del médico o a la reclusión del familiar también imperó entre algunos
sectores sociales, actitud que los médicos interpretaron como una manifestación de
atraso intelectual.

La necesidad de un asilo

Los psiquiatras Murguía y Soiza Larrosa, en su análisis sobre los orígenes de la


Psiquiatría en el país, dan cuenta de la Memoria Instructiva del Hospital, fechada en
1826, en la cual se dispone la edificación de una Casa de Locos que al parecer no se
llegó a construir.99 En la misma Memoria, citada por Soiza Larrosa, la Hermandad
sostenía que
los objetos de este piadoso establecimiento fueron en su principio, solo
los enfermos pobres, algo después las mujeres de la misma clase, y
modernamente los expósitos: agréguese que poco a poco nos vamos

94
AGN, DAC, MG caja 791, carpeta 11, documento 316.
95
Fernán Silva Valdés, “Autobiografía [segunda parte]” en Revista Nacional, Montevideo, octubre-
noviembre de 1957, n.° 2, pp. 513-514. No era Alfredo el único integrante de la familia Herrera y Reissig
con algún tipo de patología psiquiátrica. Por el contrario, al caso mencionado debemos agregar a su
hermano Julio y a su hermana mayor María Luisa. Los tres eran sobrinos políticos del eminente psiquiatra
Bernardo Etchepare, quien atendió a Julio. Al respecto, véase Aldo Mazzucchelli, La mejor de las fieras
humanas. Vida de Julio Herrera y Reissig, Montevideo, Taurus, 2010, pp. 47 y 89.
96
Nació en el departamento de Flores en 1884 y murió en Montevideo en 1936. Médico psiquiatra, egresó
de la Facultad de Medicina en 1911 y trabajó en el Hospital Vilardebó. Otros datos biográficos de Rossi
los veremos en el transcurso del texto (datos tomados de Horacio Gutiérrez Blanco (ed.), Médicos
uruguayos ejemplares, Montevideo, Asociación Médica del Uruguay, 1989, vol. II, pp. 249-251.
97
Santín Carlos Rossi, El alienado y la sociedad, Montevideo, Administración de Lotería, 1914, p. 16.
98
Barrán, Medicina y sociedad, vol. II, p. 57.
99
Murguía, Soiza Larrosa, art., cit., p. 170.

35
cargando también con los impedidos y los locos y vendrá V. E. a parar
en que la Hermandad tiene sobre sí, y es la única que atiende a todos
los objetos de pública beneficencia.100

José Pedro Barrán fue el historiador local (podría decirse que el único) que,
desde nuestro punto de vista, mejor problematizó el vínculo entre los hombres
decimonónicos y su relación con la beneficencia. Según este autor, la beneficencia, a
través por ejemplo de la limosna, generaba “consecuencias sociales” al conferir un
“sentido moral a la riqueza”, ya que a través de ella se expresó “la virtud de los ricos,
su deber pero también su derecho, la buena obra que les permitiría salvarse”. Para
estos hombres, esa situación era consecuencia de un “plan divino” en el que ricos y los
pobres se necesitaban mutuamente, ya que unos alcanzaban con la ayuda material la
salvación y los otros lograban la ayuda que requerían. “Los miserables —no la miseria
— eran funcionales para los ricos —no para la riqueza. Y desde este ángulo, la limosna
era una inversión que producía bienes, pero espirituales”.101 Esa relación con la caridad
marcó con una impronta muy fuerte al hospicio creado en forma exclusiva para los
enfermos psiquiátricos.
En 1843 la Hermandad fue disuelta y sustituida por una Comisión de Caridad
nombrada por el Ministerio de Guerra, mientras que el Hospital de Caridad fue
transformado durante la Guerra Grande (1839-1851) en Hospital de Sangre. El 28 de
mayo de 1852 la Junta Económico-Administrativa de Montevideo —órgano rector de la
ciudad que sustituyó a los cabildos coloniales— se encargó del hospital. 102 Las
atribuciones a una junta montevideana de una actividad que pretendía ser nacional, da
cuenta de los dos frentes en que se movía el Estado uruguayo, ya que dirigió hacia la
capital del flamante país las tareas de asistencia sanitaria, con intención de convertirla
en un servicio para todo el territorio, pero, como veremos, marginando a los habitantes
del interior y obligándolos a acudir a la capital en caso de necesitar asistencia.
En ese año de 1852 se creó, bajo la orbita de la Junta, la primera Comisión de
Caridad y Beneficencia Pública. La integraban algunos de los hombres más distinguidos
del patriciado uruguayo103, entre ellos Juan Ramón Gómez, el político Doroteo García,
el llamado primer médico uruguayo Teodoro Miguel Vilardebó, los abogados y políticos
Florentino Castellanos y Manuel Herrera y Obes, el médico Juan García Wich, 104 el
comerciante Jacobo Varela (padre de José Pedro, responsable de la reforma educativa
iniciada en 1877). Si bien no es posible desgajar la mirada de Mañé Garzón de su
condición de médico, consideramos certera su lectura respecto a las características de la
Comisión de Caridad, a la que considera como
administradora de un depósito de desamparados que la sociedad
segregaba de su seno y a los que solo cabe el consuelo de la
100
Citado por Soiza Larrosa, “Antecedentes históricos…”, cit., p. 104.
101
José Pedro Barrán, La espiritualización de la riqueza, Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental,
1998, pp. 128, 129.
102
Véase Reseña retrospectiva del Hospital de Caridad, Montevideo, Tipografía de la Escuela Nacional
de Artes y Oficios, 1889, p. 40; Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia Pública. Sus
establecimientos y servicios en 1905, Montevideo, Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia Pública,
1907, pp. 9, 10.
103
Seguimos la definición de ‘patriciado’ elaborada por Carlos Real de Azúa, para quien ser ‘patricio’
daba cuenta de un concepto de clase dirigente fundacional, atravesado por diferencias intestinas pero no
tan fuertes para romper los lazos de solidaridad existentes. Se conformó con distintos sectores:
estancieros, integrantes del alto comercio, burócratas, militares, profesionales y eclesiásticos. Carlos Real
de Azúa, El patriciado uruguayo, Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental, 1981.
104
Había realizado sus estudios en Buenos Aires que luego reválido en París. En ese entonces se
desempeñaba como médico del Hospital de Caridad. Mañé Garzón, Pou Ferrari, o. cit., p. 87.

36
resignación bajo el amparo de la caridad cristiana, que una institución
al cuidado de la cual estuviera el promover la salud, luchar por la
mejor asistencia, brindar a los pacientes las mejores oportunidades de
curación así como a los médicos, las mejores condiciones para ejercer
con provecho su magisterio.105

El Hospital de Caridad quedó en manos de una Comisión Auxiliar, que también


se encargaría de velar por los enfermos psiquiátricos que, según cifras del médico
francés Louis Saurel, no pasaban de cuarenta en 1851. 106 Pese al reducido número de
“dementes”, su ubicación constituía un problema para la Comisión de Caridad. El 23 de
junio de 1852, la organización envió una nota a la Junta Económico Administrativa de
Montevideo con una propuesta impositiva para el financiamiento del hospital. La misiva
es interesante por dos motivos. En primer lugar porque evidencia las dificultades
generadas por las múltiples funciones del nosocomio, entre las que se hallaba la
asistencia sanitaria a los enfermos psiquiátricos. Según la nota, el problema central era
que el “local […] reúne en si el Hospital Civil, el Hospital Militar, Cuna y dementes”,
tareas “que en otros paises forman otros tantos establecimientos separados, bien
rentados.”107 En segundo lugar, la solicitud de un subsidio para el mantenimiento de sus
dependencias expresa una característica que marcó el funcionamiento de la institución
desde sus orígenes: la recurrencia a fondos estatales. Por tanto, si bien se trató de una
Comisión de Caridad, no debemos tener una visión estricta en relación al auxilio
voluntario a los necesitados. Desde sus orígenes estas instituciones dependieron de los
fondos que aportó el Estado local, los cuales si bien eran magros fueron creciendo y
hacia fines del siglo provocaron que las autoridades políticas reclamaran (como
veremos) nuevas atribuciones en la organización hospitalaria.
Con el ingreso en funciones de la Comisión de Caridad, quedó constituida al
mismo tiempo la Comisión de Señoras, fundada por iniciativa del católico presidente de
la Comisión de Caridad e integrante de la Junta Económico-Administrativa, Juan
Ramón Gómez108 (quien presidió la comisión entre 1852 y 1870) y formada por mujeres
pertenecientes al sector económico más poderoso, en su mayoría esposas de
acaudalados comerciantes y estancieros. Las rifas, bazares y veladas artísticas
permitieron acumular importantes sumas que fueron utilizadas para refaccionar distintas
partes del establecimiento. Esta Comisión de Damas —apelativo utilizado para definir a
las mujeres de la elite— quedó a cargo de la sala de mujeres del Hospital de Caridad, así
como de la sección de niños expósitos y femenina de dementes, al menos hasta el arribo
de las Hermanas de Caridad. La comisión estaba compuesta por las esposas o hijas de
algunos de los hombres más ricos de la época: María Antonia Agel de Hocquard, María
Quevedo de Lafone (esposa del rico comerciante, saladerista y traficante de esclavos
Samuel Lafone), Valentina Illa de Castellanos, Emilia Aguilar de Pérez, Rosalía Artigas
de Ferreira (esposa del médico Fermín Ferreira), Eusebia Vidal y Zabala, Pascuala C. de
Lecoq (esposa del comerciante de origen francés José Lecoq), Juana Silva de Vidal,
Joaquina Navia de Tomkinson, Fortunata Acevedo de Gowland, Pascuala Obes de
Álvarez (perteneciente a una de las familias más importantes de la época), Carmen
Nieto de Gómez (esposa de Juan Ramón Gómez), Carolina Álvarez de Zumarán,
Eumenia Lima de Castellanos y Agueda Susbiela de Rodríguez.109
105
Mañé Garzón, Pedro Visca, o. cit., p. 135.
106
Saurel, o., cit., p. 618.
107
AGN, DAC, MG, caja 995, documento sin número [23 de junio de 1852]
108
Hombre muy vinculado al Partido Colorado, ocupó el Ministerio de Hacienda de la dictadura de
Venancio Flores y el de Gobierno en la presidencia de José Ellauri en 1875.
109
Datos tomados de de María, Memoria Histórica, o. cit., p. 23.

37
Fue la Comisión de Caridad la responsable del arribo al país de las primeras
Hermanas de Caridad, provenientes de Génova. En junio de 1855, la Comisión autorizó
al presbítero D. Isidoro Fernández “para que negocie en cualquier puerto de España o
Europa el transporte para esta ciudad, de cuatro o más Hermanas profesas de Caridad,
con el fin de poner a su cargo el Hospital de esta ciudad, en lo concerniente a la
asistencia de enfermos”.110 El 1.º de diciembre de 1856 arribó el primer contingente de
ocho religiosas pertenecientes a la Orden de Nuestra Señora del Huerto y en 1857 lo
hicieron veinticuatro más.111 El 18 de mayo 1860 presentaron sus votos definitivos las
primeras cinco novicias nacidas en Uruguay.112 El punto es interesante también para
plantear que originariamente las instituciones sanitarias locales no surgieron como un
espacio medicalizado (pese al prestigio que comenzaron a gozar los médicos en Europa,
por ejemplo), sino que se vincularon sobre todo con la religiosidad.
Podríamos cuestionar si la recurrencia a las religiosas era solo una manifestación
del catolicismo de los hombres y mujeres que integraban las comisiones de caridad.
Probablemente, la decisión estuviera vinculada a un modelo de gestión, pero también a
la experiencia de las religiosas en establecimientos hospitalarios europeos así como a la
ausencia total de personal capacitado en el país. Pero su arribo también implicó que se
convirtieran en las únicas mujeres con capacidad para tomar decisiones sobre la marcha
administrativa interna de los establecimientos y si bien quedaban sometidas a la
Comisión, veremos que esa situación ocasionó tensiones y enfrentamientos.113
Esa presencia religiosa nos lleva a cuestionar —tal vez introduciendo una
discusión estéril— si la decisión de crear un asilo respondió a presiones médicas o si
primero se tomó la decisión de crear un establecimiento para los enfermos psiquiátricos
y luego se desarrolló la Psiquiatría como disciplina. Las fuentes son escasas pero todo
parece conducir a esa segunda interpretación. Incluso las ideas en torno a la enfermedad
psiquiátrica fueron inocuas y abstractas, lo mismo que el tratamiento —que en
ocasiones recurrió al abuso de medidas violentas— hasta que los médicos adquirieron
experiencia y conocimientos sobre las psicopatologías y su posible cura114.

El Asilo de Dementes

Según cifras aportadas por Soiza Larrosa, la población interna con alguna
psicopatía llegaba en 1856 a 34 personas y dos años más tarde a 40 (16 hombres y 24
mujeres).115 Sin embargo, y al igual que en nuestros días, los médicos se resistían a la
convivencia de pacientes con enfermedades de naturaleza somática con aquellos con
110
Citado por Mañé Garzón y Pou Ferrari, o. cit., p. 88.
111
de María, Memoria Histórica, o. cit., p. 25; Facundo Zuviría, Las Hermanas de la Caridad,
Montevideo, Imprenta del Mercurio, 1858.
112
Herman Kruse, “Las Damas de la Caridad y los Caballeros de la Filantropía. Un estudio sobre caridad,
filantropía y beneficencia en el Uruguay del siglo XIX”, en Sandra Burgues Roca, Fernando Mañé Garzón,
Sesiones de la Sociedad Uruguaya de Historia de la Medicina (correspondiente al año 2004),
Montevideo, Sociedad Uruguaya de Historia de la Medicina, volumen XXIV, p. 234.
113
Caetano y Geymonat señalan que el arribo de la hermandad tuvo como contexto el enfrentamiento
interno dentro de la Iglesia Católica entre la corriente jesuítica con un proyecto “ultramontano” y otra que
los autores denominan católico masónica con una propuesta de sesgo liberal y que acompañó el ingreso
de las religiosas al país, como la influencia de la cofradía en otros ámbitos ya que les permitió ganar
posiciones en la disputa intestina. Caetano, Geymonat, o. cit., p. 54.
114
Importa realizar la siguiente precisión: el tratamiento a los enfermos psiquiátricos implica cierto grado
de recurrencia a la violencia ya que, por ejemplo, el confinamiento en una cama o la inmersión en un
estanque de agua fría eran parte de la rutina terapéutica avalada por los propios médicos. Realizamos esta
aclaración puesto que es importante diferenciar a la violencia como parte del tratamiento del abuso de la
misma que llevó a que los internos fueran golpeados, atados o castigados físicamente de otras formas.
115
Soiza Larrosa, “Antecedentes históricos…”, o. cit., p. 107.

38
enfermedades de tipo psíquico. Ese mismo año se abrió en el hospital el llamado
Departamento de Dementes.116
Una de las iniciativas de la Junta Económico-Administrativa fue la de solicitar al
gobierno nacional el edificio del llamado Colegio de la Villa de la Restauración,
ubicado en la zona ocupada por el ejército sitiador de Montevideo durante la Guerra
Grande (1839-1851). El objetivo era recluir allí no solo a los dementes, sino convertirlo
en un asilo educativo para niños huérfanos o con padres abandónicos o enfermos
psiquiátricos. Sin embargo, según Soiza Larrosa, por intervención de Juan Ramón
Gómez y del médico Francisco A. Vidal (quien había realizado sus estudios secundarios
y la Facultad de Medicina en París entre 1843 y 1857 117), la junta resolvió crear un asilo
exclusivo de alienados. Con ese objetivo las autoridades de la ciudad arrendaron una
casa quinta perteneciente al rico comerciante Miguel Vilardebó, padre del médico
Teodoro Miguel, en la zona del Reducto sobre la calle Burgués.
El 17 de junio de 1860 fue inaugurado el primer Asilo de Dementes con 25 o 28
enfermos (el número varía según las fuentes).118 La dirección del establecimiento quedó
en manos de un homeópata, el sueco Agustín Cristiano D’Kort, pero un facultativo no
especializado en Psiquiatría, el doctor Joaquín Nogueira, se encargaba del tratamiento
médico de los internos. D’Kort era responsable de los hombres y Nogueira de las
mujeres. Los acompañaban en las tareas un capellán, las hermanas de caridad, un
ecónomo, el farmacéutico, los practicantes, el jefe de vigilancia y los sirvientes para los
diferentes servicios. Funcionaba, al igual que en otros establecimientos una Comisión
Auxiliar de la Comisión de Caridad, en la que se delegaban algunas tareas
administrativas. El nosocomio era mixto (y lo seguirá siendo a lo largo de toda su
historia) por lo que no se fundaron, como en otros países, establecimientos específicos
para hombres o mujeres.
De este modo Uruguay se ponía a tono con la reforma iniciada en Francia luego
de que en 1838 Jean-Étienne Dominique Esquirol impulsara la ley que obligaba al
Estado a asistir a los enfermos psiquiátricos, ya fuera a través de una red pública de
asilos o apoyándose en instituciones de tipo privado. En ese sentido, consideraba el
médico francés del Hospital de Caridad, Adolphe Brunel, que Uruguay “ha dado un
gran paso” y destacaba que además de estar aislados “ahora los dementes reciben

116
Do Campo, art., cit., p. 43.
117
Francisco Antonino Vidal nació en San Carlos, actual departamento de Maldonado, el 14 de mayo de
1827. Como se señaló arriba realizó estudios secundarios y de Medicina en París, donde su familia vivía
desde la década del cuarenta del siglo XIX. Su padre fue un reconocido político, constituyente en 1830,
legislador y ministro de Estado que, luego de una serie de desavenencias con Fructuoso Rivera durante la
Guerra Grande, decidió alejarse del país. Su hijo, de igual nombre, regresó al país en 1854 y revalidó su
título de médico cirujano. Luego de la revolución encabezada por el caudillo Venancio Flores, Vidal se
incorporó al nuevo gabinete como ministro de Gobierno el 25 de febrero de 1865 e incluso suplió a Flores
detentando el cargo de gobernador delegado, mientras el dictador se encontraba al frente de las tropas en
Paraguay. En 1868 fue electo diputado y ocupó de allí en adelante, de forma alternada, la diputación y la
senatoria. En 1880, como presidente del Senado, reemplazó al dictador Lorenzo Latorre al frente del
Poder Ejecutivo y ejerció como presidente interino hasta la elección por la Asamblea General del coronel
Máximo Santos. Tras la presidencia de Santos, un estratagema político colocó nuevamente a Vidal en la
presidencia, pero la revolución del Quebracho en 1886 lo llevó a renunciar a la presidencia y puso fin a la
influencia directa de Santos. Vidal, quien murió el 7 de febrero de 1889, es una de las figuras tal vez más
poco discutidas pero también más polémicas del siglo XIX uruguayo. Datos tomados de Mañé Garzón,
Pou Ferrari, o. cit., pp. 11, 12, y José María Fernández Saldaña, Diccionario uruguayo de biografías
1810-1940, Montevideo, Editorial Amerindia, 1945, pp. 1310-1312.
118
En los países vecinos encontramos que en 1852 fue inaugurada en Santiago de Chile la Casa de Orates
Nuestra Señora de los Ángeles, mismo año en que abrió sus puertas el primer manicomio en el territorio
del Imperio del Brasil, en la ciudad de San Pablo. En Argentina, la Casa de Mujeres Dementes de Buenos
Aires data de 1854. Datos tomados de Pita, o. cit., p. 28.

39
buena ropa y una alimentación abundante y bien preparada; tienen agua abundante y
un buen jardín bien ventilado donde en verano pueden ponerse a la sombra de los
árboles”. Sin embargo, y apenas a dos años de la inauguración del asilo, también
sostuvo que “todo esto no basta, puesto que el local en que se encierra es demasiado
estrecho por el número de dementes a que está destinado”.119 Según el galeno francés,
“las condiciones primordiales que deben distinguir el carácter físico de un
establecimiento para dementes” eran el aislamiento para evitar las molestias
ocasionadas por una “vecindad incómoda”, la provisión de agua potable,
“construcciones subdivididas y arregladas y separadas según lo exiga [sic] el
tratamiento de cada clase de demencia y el de cada demente en particular” y no
descartaba la posibilidad de “construir un establecimiento para cada sexo”.120
Según esta visión, las Hermanas de Caridad debían ser consideradas por los
sirvientes “como superiores” y estarían presentes en las visitas realizadas por el médico
“para poder darle todos los pormenores que pida sobre cada enfermo”. Asimismo, de
ellas dependía “la distribución de los alimentos”, la limpieza y la vigilancia de “la
conducta de los empleados inferiores y con especialidad la comportación [sic] de los
enfermeros para con los dementes, haciendo que estos sean tratados con paciencia y
dulzura”. Por su parte, el médico
será el director y deberá residir en el asilo por ser indispensable su
presencia a toda hora del día y de la noche, si cumple con su deber de
consagrarse enteramente a la observación y alivio de los
desgraciados confiados a sus cuidados científicos y de hacer un
estudio especial de cada enfermo.121

En el caso del galeno francés era una reafirmación del poder médico, pero al
referirse al asilo el planteo no era inocente. La presencia de D’Kort, y sobre todo su
condición de homeópata, fue foco de numerosas controversias. En 1863, el presidente
de la Junta de Higiene, Dr. Fermín Ferreira,122 denunció la poca preparación del
homeópata para trabajar con enfermos psiquiátricos y solicitó que fuera suspendido, así
como el presbítero Santiago Estrázulas, otro homeópata de la época. Sin embargo, la
decisión generó un escándalo ya que varias voces se levantaron en su defensa y provocó
que la Junta diera marcha atrás con lo resuelto; D’Kort permaneció en su puesto hasta
1875. La disputa sobre quién tenía las potestades para el tratamiento de los enfermos (en
el caso del asilo, pero también en otros hospicios) da cuenta de la presencia del poder
médico que se iba acrecentando en distintos ámbitos públicos.
Las dificultades entre médicos y homeópatas no finalizarían con la designación
de D’Kort, muy resistido y cuestionado.123 El punto es interesante porque permite ver la
119
Brunel, o. cit., p. 290.
120
Ibídem, p. 322.
121
Ibídem, pp. 320-329.
122
Fermín Ferreira nació en Bahía en 1803. Sin embargo, rápidamente sus padres se radicaron en
Montevideo, ciudad en la que se escolarizó. Estudió Medicina en Buenos Aires y egresó entre 1826-1829
(su hijo y biógrafo presenta dos fechas). Fue médico en el Ejército argentino y participó de las batallas
contra el Imperio de Brasil. En 1829 fue nombrado cirujano mayor del Ejército oriental y al año siguiente
fue ratificado como integrante de la Junta de Higiene Pública. Hombre de confianza de Fructuoso Rivera,
desempeñó durante la Guerra Grande distintas tareas en las huestes conducidas por el caudillo oriental.
Además de su actuación como médico, sus intereses como naturalista lo llevaron a formar parte del
núcleo fundador del Instituto Histórico y Geográfico Nacional. Murió el 10 de octubre de 1867.
Referencias tomadas de Mariano Ferreira, “Fermín Ferreira”, en Gutiérrez Blanco, o. cit., vol. I, pp. 41-
49.
123
Ese diferendo también se trasladó a la historiografía; por ejemplo, en su artículo sobre la Historia del
Vilardebó, Fernández Saldaña hace referencia a D’Kort, a la aplicación del método homeopático y plantea
que “recién en el año 1875 se subsanó esta anormalidad dándose el cargo a un facultativo examinado” .

40
competencia pero también los intercambios entre el pensamiento médico, que pugnaba
por convertirse en hegemónico y los conocimientos alternativos, que compartían el
mismo campo de aplicación. El poder médico aún debía sortear varios obstáculos para
ser reconocido de forma pública.
En el asilo, la influencia de los médicos, como en otros establecimientos
sanitarios, aún era escasa. Durante el período considerado en este apartado el médico
visitaba a los pacientes dos veces a la semana (sin importar el grado de la patología) y
se encargaba sobre todo de las dolencias físicas. Incluso la aplicación de castigos o
chalecos de fuerza debía ser autorizado por las religiosas, quienes por lo general no se
mostraban indulgentes.
Al mismo tiempo, se observa al relevar las fuentes problemas con la admisión de
pacientes que llegaban al hospicio sin aparentes síntomas de enfermedad psiquiátrica.
Por eso, en 1862 Brunel insistió en que
el director del asilo, no debe admitir a ninguna persona, sin que se le
presente una solicitud pidiendo la admisión, y un certificado de
médico constatando la enajenación mental de esa persona con todos
los pormenores conocidos de la enfermedad.124

Los “dementes” que debían ser admitidos en un asilo eran, siguiendo a Brunel,
de tres clases: primero “los que turban el orden público o que comprometen la
seguridad de las personas”, en segundo lugar “aquellos cuya familia no puede darles
asistencia y los cuidados necesarios” y por último “los vagos e inofensivos que —
aunque no sean muy perjudiciales a los demás— viven en la desgracia por las
aberraciones de su espíritu”.125
En 1874 atendían a los 325 pacientes del Asilo dos médicos, doce sirvientes y
siete hermanas de Caridad.126 Esas siete hermanas prueban que la presencia religiosa
dentro del establecimiento no era significativa, sin embargo la ‘correlación de fuerzas’
se modificaba ya que los sirvientes solo respondían a las religiosas.
En 1877 fue nombrado como médico del Asilo de Dementes Pedro Visca, quien
había realizado sus estudios en Francia, cargo que ocupó hasta 1878, año en que
renunció y fue sustituido por Ángel Canaveris. Sin embargo, las cifras dan cuenta que
probablemente la presencia de pocos médicos —pese a sus limitadas funciones— no
alcanzaba para cubrir la creciente demanda generada por el aumento de pacientes. El
crecimiento en las internaciones se constata al relevar las discontinuadas cifras anuales
entre 1860 y 1879 (sin tomar en cuenta 1862-1863, 1868, 1870, 1873 y 1875, años para
los cuales no obtuvimos cifras).127

1860 28

Fernández Saldaña, “Para la Historia…”, cit, p. 5. Subrayado nuestro.


124
Brunel, o. cit., pp. 330.
125
Ídem.
126
Proyecto del presupuesto general de gastos del Hospital de Caridad y sus dependencias para el año
de 1875, confeccionado por la Comisión de Caridad y Beneficencia Pública, Montevideo, Tipográfica de
El Mensajero, 1874, AGN, Colección de Folletos, n.º 116, planilla n.° 3.
127
Importa destacar para la siguiente serie de datos, así como para todas las que realizaremos a lo largo
del trabajo, que las cifras proporcionadas por las fuentes varían. Hemos seguido las reconstrucciones
realizadas por la bibliografía, cotejando con la documentación consultada. En el caso de los datos
proporcionados por la Comisión de Caridad pudimos corroborar que en los conteos anuales se realizaban
con el total de pacientes existentes en diciembre de cada año, por lo que no se tomaban en cuenta las altas
o las internaciones de pocos meses, lo que hacía que la cifra se redujera de forma considerable (en más de
doscientos casos). Optamos por lo tanto por tener en cuenta el movimiento de todo el año y realizar sobre
esa base un promedio. En todos los casos se indica la procedencia de la información.

41
1861 68
1864 130
1865 102
1866 127
1867 124
1869 64
1871 181
1872 115
1874 325
1876 400
1877 420
1878 486
1879 542

Elaboración propia a partir de Adolfo Vaillant, La República Oriental del Uruguay en la


exposición de Viena, Montevideo, La Tribuna, 1873, p. 106; Memoria de la Comisión de
Caridad presentada a la Comisión E. Administrativa correspondiente a los años 1876, 77 y 78,
Montevideo, Imprenta a Vapor de La Nación, 1879; Eduardo Acevedo, Anales Históricos del
Uruguay, Montevideo, Barreiro y Ramos, 1934, vol. IV, p. 140.

Aunque incompletas (y probablemente con subregistro), las cifras dan cuenta del
dato evidente que es el aumento de la población interna. Esto provocó una situación de
hacinamiento y de precariedad, por lo que fue imprescindible anexar terrenos linderos y
ocupar construcciones de la quinta que no estaban en el mejor estado. En 1868 el
médico Germán Segura afirmó que en 1866 los “dementes estaban alojados en cuatro
piezas pequeñas y húmedas”.128 Según las cifras de la gráfica, había en ese entonces en
el asilo 127 personas internadas.
El aumento nos ayuda a elaborar algunas conjeturas relacionadas con las causas
de remisión. Por ejemplo, del año 1874 en adelante el número de internos creció a casi
el doble y si bien carecemos de datos para 1873, podríamos pensar que desde esa fecha
el aumento de las personas enviadas al asilo también se relacionó con el endurecimiento
de los deberes punitivos del Estado, situación que se agudizó luego del golpe de Estado
que nombró al coronel Lorenzo Latorre como presidente provisorio y que contó con el
apoyo de comerciantes, de banqueros y sobre todo de terratenientes, quienes exigieron
el respeto irrestricto a la propiedad privada en el medio rural.129 Por tanto, el asilo-
manicomio también fue utilizado como una alternativa para la reclusión carcelaria.
Para los propietarios rurales, los desocupados o los hombres libres de la
campaña resultaban peligrosos en la medida en que se podían convertir en la base de las
huestes caudillescas que destruían alambres y consumían animales de forma
indiscriminada o en hombres que asaltaban las estancias para robar y matar. Por ello los
pobres eran considerados peligrosos en la medida en que los actos delictivos que podían
protagonizar eran una subversión al orden establecido. Contra ellos recayó la
persecución policial, pero también —y como lo probó el historiador Raúl Jacob—,
contra hombres que, sin incurrir en el mundo delictivo, carecían de vivienda o trabajo
estable y que muchas veces fueron víctimas de la leva que los reclutó con destino a los

128
Germán Segura, Cólera morbus epidémico. Tesis de la Facultad de Medicina. Universidad de Buenos
Aires, Buenos Aires, Imprenta del Plata, 1868, p. 11.
129
La nueva legislatura electa en 1878 lo designó presidente constitucional en febrero de 1879. Eduardo
Acevedo, Anales Históricos del Uruguay, Montevideo, Barreiro y Ramos, 1934, vol. IV, p. 25.

42
batallones o a los trabajos públicos.130 Podríamos pensar que algunos de esos hombres y
mujeres también fueron enviados al Asilo de Dementes.
Como veremos en el apartado siguiente, contra esa situación intentó luchar, no
siempre con éxito, Ángel Canaveris, médico del asilo primero y del manicomio después,
quien se opuso a que la Policía enviara personas sin ningún síntoma psiquiátrico solo
para no continuar superpoblando el edificio del Cabildo, único (y reducido)
establecimiento penitenciario de la época. En sintonía con esta visión se encuentran los
planteos de Barrán, cuando sostiene que, a diferencia de Argentina, donde se encerraba
sobre todo a los inmigrantes indigentes y “díscolos”, en Uruguay el interno típico del
asilo y del manicomio fue el “migrante interno” perteneciente al “pobrerío rural”.131
El crecimiento del número de pacientes llevó a que entre 1865 y 1879 la
Comisión de Caridad incorporara terrenos linderos y comenzara a discutir la
construcción de un establecimiento de reclusión más adecuado. En 1873, el médico
alemán Carl Brendel, llamó al asilo “establo para humanos, indigno e insuficiente” y
resaltó las numerosas fugas que se producían entre los internos.132
La presencia masiva de pacientes presentó algunos problemas con la seguridad
tanto en el interior del edificio (peleas entre los internos o con los guardias) como para
el resto de la población, debido al envío de criminales o ladrones afectados por
patologías psiquiátricas. Por ejemplo, en mayo de 1879 Canaveris comunicó a las
autoridades de la Comisión de Caridad que
durante el mes que hoy termina hemos tenido cinco fugados lo que no
es de estrañar [sic], pues a pesar de la vigilancia que se observa
puede hacerse esta con la mayor facilidad dadas las condiciones de
poca seguridad que tiene hoy el establecimiento.133

Advertía además que una de las personas prófugas, José María Rojas:
había ingresado a este Establecimiento [el 10 de febrero de 1879] en
el pleno goze [sic] de sus facultades intelectuales y como venía con la
nota de criminal creía el que suscribe que a dicho individuo no le
pertenecía permanecer en este manicomio.134

Situaciones de este tipo motivaron que la Comisión de Caridad escribiera al


ministro de Gobierno, José María Montero hijo, el 11 de julio de 1879 para expresarle
su preocupación por “la falta de seguridad que se nota en el Asilo de Alienados,
respecto de los individuos que se hallan allí asistiéndose en calidad de presos
sometidos a la acción de los juzgados del Crimen”.135 Podríamos pensar que el

130
Raúl Jacob, Consecuencias sociales del alambramiento, Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental,
1969.
131
Barrán, Medicina y sociedad, vol. II, p. 52.
132
Brendel, o. cit., p. 129.
133
Archivo General de la Nación, Historia de la Administración, Ministerio de Salud Pública, Archivo del
Hospital de Caridad de Montevideo (en adelante AGN-HA-MSP-HCM), libro 4837, fs. 180, 181.
134
AGN-HA-MSP-HCM, libro 4837, fs. 180, 181.
135
Ibídem, f. 184.

43
problema no era solo locativo, sino que se vinculaba, como veremos más adelante, con
el flujo permanente de delincuentes comunes hacia el asilo y con las desavenencias que
tal situación generaba entre la Comisión de Caridad y la Policía. Casos como los que
relataremos a continuación también dan cuenta de los conflictos e intereses en pugna
que llegaron a no reconocer a los médicos autoridad para la internación de pacientes, así
como del involucramiento de las fuerzas policiales en las tareas asistenciales y
sanitarias.
En marzo de 1879 el Jefe de la policía de Montevideo, Apolinario Gayoso,
insistía ante la Comisión de Caridad porque
se encuentran en esta Jefatura varios individuos que según el informe
del médico de Policía deben pasar a dicho Asilo, y se hace por
consiguiente necesario que uno de los médicos del hospital se traslade
a esta Casa Central a fin de dar su opinión sobre el estado de los
individuos de referencia.136

En abril de ese año Gayoso encontró la solución al problema y consiguió una


habitación del Lazareto, “de acuerdo con el médico del Asilo de Dementes”, para “la
observación de las personas que se suponen afectadas de enajenación mental” por lo
que “en lo sucesivo deberán serconducidos directamente las mencionadas personas al
referido Lazareto”.137 Podemos pensar que la renuencia de los médicos del Asilo para
trasladar a los enfermos se debía a la sobrepoblación y por ende a la falta de lugar, pero
también a la ausencia de protocolos sobre la remisión de delincuentes con alguna
patología que derivó en un enfrentamiento constante entre la Policía y la Comisión de
Caridad.
Más allá de las situaciones concretas que se vivieron con la Policía, el
significativo incremento en el número de pacientes no se puede explicar solo por el
confinamiento de vagos o presuntos delincuentes. El crecimiento de los internos
también podría revelar las soluciones institucionales canalizadas a través del creciente
Estado uruguayo generador de nuevas dinámicas sociales y punto nodal de redes e
intereses diversos (religiosos, profesionales, familiares, policiales, locales). Al mismo
tiempo, la existencia de un asilo permitió que los profesionales médicos orientaran sus
carreras en el conocimiento de la enfermedad, avanzaran en definiciones y encontraran
nuevos síntomas para señalar la psicopatía.

“El palacio de locos”138


136
Ibídem, f. 196.
137
Ibídem, f. 201.
138
Nombre utilizado por un periodista del diario La República para referirse al nuevo establecimiento. La
recurrencia al manicomio como un “palacio” o una “mansión” era frecuente: “Honran a la sociedad
uruguaya que asilen a los dementes en un palacio, con más comodidades que las conocidas en sus
hogares. Matías Alonso Criado. Montevideo, Febrero 21/93”. “Esta mansión humanitaria que tan

44
Pese a la estrechez en sus dimensiones y a los innumerables problemas que
comenzó a presentar el hacinamiento de pacientes, así como las dificultades de
convivencia entre médicos y religiosos —que veremos más adelante— el
establecimiento era para el país motivo de orgullo, progreso y admiración. Si revisamos
la documentación del período, encontraremos numerosas alabanzas a su existencia, muy
vinculadas a la voluntad caritativa, pero con un incipiente sesgo cientificista que
buscaba curar a los enfermos psiquiátricos de uno de los males más temidos por los
hombres del período.
En los libros de actas del Hospital de Caridad, donde se registra todo lo
concerniente al funcionamiento administrativo del asilo, se da cuenta de solicitudes de
litografías y de daguerrotipos para distribuir en la población 139. El 22 de julio de 1878 el
litógrafo Luis Peña reclamó a la Comisión de Caridad el pago por la realización de
20 000 reproducciones de una postal con un grabado donde se copiaba el edificio del
asilo.140 Es probable que esas litografías o grabados fueran distribuidos entre las
personas que de forma voluntaria aportaron dinero para la construcción del edificio.
También se convirtieron en frecuentes las notas periodísticas, escritas en un tono
costumbrista, donde se daba cuenta de la vida cotidiana en el asilo y posteriormente en
el manicomio.141 Seguramente, las litografías, fotografías y notas de prensa
respondieron a la necesidad de mostrar al asilo-manicomio como hospital antes que
como casa de aislamiento y su exhibición es la constatación del convencimiento entre
los sectores dirigentes de la época de un avance urbano pero también científico.
El nuevo edificio era propio de una sociedad “civilizada”. En lugar de calabozos
tenía habitaciones con camas y jardines con flores y —se dijo— no se utilizaría la
violencia contra los pacientes sino un tratamiento que permitiera la cura de los
internos.142 A comienzos del siglo XX y pese a sus numerosas transformaciones en la
planta física, al proceso de secularización creciente —como veremos— y a las
denuncias sobre hacinamiento y malos tratos, el nosocomio (“el primero de Sud-
América y uno de los primeros del mundo”) formaba parte de los posibles recorridos
‘turísticos’ propuestos a los visitantes de Montevideo.143

dignamente está a cargo del Sr. Ortíz da una idea muy adelantada del sentimiento filantrópico y del
progreso y civilización de este país. Carlos Bauzá. Ejercito de Chile. Montevideo, Julio 15/90” (Hospital
Vilardebó, Manicomio Nacional. Libro de visitantes, f. 3 y f. 5). “El Manicomio Nacional, por su
construcción moderna, extensión y dirección facultativa, se halla a la altura de los principales asilos de
Francia e Inglaterra, siendo un establecimiento que honra extraordinariamente al país.” (La Gaceta de
Medicina y Farmacia, 15 de enero de 1882, año I, n.° 4, p. 142); “Basta decir que en todo Sud América,
tal vez, no se encuentra una igual de su género; que está tenido con un orden y una limpieza admirables;
que se asilan allí más de trescientos infelices faltos de razón y que no son raros los casos de cura radical
aún los desesperantes para la ciencia, que se han obtenido en este establecimiento, timbre de verdadero
orgullo para esta hermosa capital.” La Ilustración Uruguaya, Montevideo, 15 de noviembre de 1883,
año I, n.° 7.
139
De momento no fue posible encontrar ninguno.
140
AGN-HA-MSP-HCM, libro 4836, f. 449.
141
La página web española Psiquifots, dedicada a imágenes mundiales vinculadas a la Psiquiatría y a los
enfermos psiquiátricos, cuenta con una reproducción de un álbum sin fecha sobre el Manicomio Nacional
donde se muestran las salas e instalaciones (http://www.psiquifotos.com/2009/09/83-la-cabecera-del-
blog.html).
142
Este fue un fenómeno mundial que buscó el “embellecimiento” de todas las instituciones de control y
represión con ánimo de invisibilizar su presencia en la ciudad. Véase Pratt, o. cit., pp. 75-86: “Las
autoridades penales de todo el mundo civilizado intentaban añadir una visión más atractiva a lo que
ahora consideraban el exterior innecesariamente espartano de sus propias instituciones”. Sobre el caso
argentino véase Ablard, Madness…, p. 18.
143
El Secretario del Turista. Guía semestral, Montevideo, Barreiro y Ramos, 1903, p. 40.

45
Anverso y reverso de una postal entregada a los visitantes del Manicomio Nacional, s.f..
Fuente: Departamento de Historia de la Medicina, Facultad de Medicina, Universidad de la República,
sin fecha.

Litografía del proyecto de Manicomio realizada por Luis Peña, tomada de Fernández Saldaña,
“Para una Historia…”, o. cit., p. 5.

El edificio del Manicomio Nacional fue proyectado por el ingeniero Eduardo


Canstatt, director general de Obras Públicas de Montevideo, quien en 1876 presentó los
planos inspirados en el parisino hospicio de Sainte Anne, inaugurado ese mismo año en
la capital francesa y que el profesional visitó en un viaje de estudio. Los trabajos de
construcción insumieron unos cuatro años. Los materiales utilizados en la construcción
fueron de lujo para un establecimiento de esas características. Aún hoy se conservan
algunas escaleras y pisos del mármol original, no así los azulejos importados o los
aparatos higiénicos con los que no contaban ni las residencias más pudientes de la
capital.
El edificio proyectado tenía 15 000 m2, 132 m de fachada, 100 m de fachadas
laterales y 150 en la parte posterior, todas rodeadas de jardines. En el pabellón central se
concentraban los servicios de administración, que se continuaban hacia la derecha con
la farmacia y el alojamiento de las religiosas. A la izquierda se encontraban los
pabellones de hombres y de mujeres, todos con dormitorios, comedores, servicios
higiénicos y enfermería. Sin embargo, los pensionistas estaban separados en otro
pabellón, también dividido por sexos. Frente al vestíbulo de entrada se ubicó la capilla,
de estilo románico, y otras dependencias de uso común como las cabinas de baño, la

46
piscina, los talleres y depósitos y la torre con el tanque de agua. Entre las
“comodidades” del edificio podemos destacar los ventiladores de techo en la sala de
internación, aunque carecía de calefacción. La iluminación era a kerosene al menos
hasta 1899.144
Los problemas entre el ingeniero Canstatt y la Comisión de Caridad se
documentan en los libros de actas de esta última. El retraso en las obras generó
numerosos problemas en las instalaciones linderas al asilo que se quería abandonar, y
así lo hizo saber el integrante de la Comisión de Caridad e inspector del Asilo de
Dementes, Urbano Chucarro, quien consideró “imperiosa la necesidad de trasladar los
dementes de la casa vieja a la nueva, por la falta de suficiente comodidad y malas
condiciones de aquella”.145 Canstatt renunció a su función por la suspensión en el envío
de materiales para continuar las obras. La decisión de la comisión se debió al elevado
presupuesto de la construcción, aunque el ingeniero-arquitecto interpretó esa situación a
la “falta de competencia” y las “impertinentes órdenes” de los integrantes de la
organización de la beneficencia pública.146
Otro rasgo distintivo de la obra fue el uso de internos que trabajaron en la
albañilería, en un anuncio del uso de la laborterapia como elemento clave en la
reinserción de los enfermos psiquiátricos (y que trataremos más adelante). Incluso,
luego de inaugurado el establecimiento, muchos pacientes siguieron cumpliendo tareas
a razón de “dos reales diarios los días que trabajan como peones”. Los enfermos no
podían retirar el dinero que se guardaba en una Caja de Ahorros y solo se hacían del
dinero luego que recibían alta médica.147
La financiación de las obras provocó la intervención del gobierno nacional que
cursó a los Jefes Políticos de los departamentos “un llamado a los sentimientos
filantrópicos de nuestro pueblo” para que promovieran “suscripciones en el territorio
de la República” para
que sea terminado el Asilo de Dementes, refugio de los desdichados
privados de la razón, que en aquel establecimiento, cuidados y
atendidos con esmero, pueden muchos curarse de su fatal dolencia.
[…] Pero para dar cima a una empresa tan benéfica, sucede lo que
con muchos otros establecimientos de esta especie: se requieren
fondos de que el Gobierno no puede disponer en la actualidad. 148

La circular daba cuenta de la “precaria” situación de las arcas públicas y de los


habitantes del país, que no habían permitido “el resultado que se hubiera obtenido en
otros tiempos”.149 La finalización de las obras colocaría al uruguayo “entre los pueblos
que han llegado a un estado relativamente perfecto de civilización, que no es otra cosa
que la práctica de las doctrinas luminosamente moralizadoras”. Según el documento

144
Los datos del edificio fueron tomados de Juan Giuria, La arquitectura en el Uruguay. De 1830 a 1900,
Montevideo, Instituto de Historia de la Arquitectura, Facultad de Arquitectura, Universidad de la
República, Facultad de Arquitectura-Instituto de Historia de la Arquitectura, Montevideo, 1958, tomo II,
vol. I, p. 66; Nora Pons, Hospitales y hospitalidad: apuntes de ayer, reseña de la arquitectura
hospitalaria en el Uruguay desde 1878 a 1928, Montevideo, Editorial Dos Puntos, 1997, pp. 31-34. Las
primeras críticas a las características arquitectónicas y edilicias del edificio en Crovetto, o. cit., pp. 23-39.
145
AGN-HA-MSP-HCM, libro 4839, f. 10
146
AGN-HA-MSP-HCM, libro 4840, f. 633. Canstatt fue también el responsable de la construcción de la
Cárcel Correccional y Penitenciaria que se terminó de edificar en 1888.
147
“Memoria presentada al Señor Don Antonio Silveira miembro de la Comisión de Caridad, Inspector
del Manicomio Nacional, por el secretario del mismo Asilo en 1.º de enero de 1881”, en AGN-HA-MSP-
HCM, libro 4842, f. 134.
148
La Nación, 30 de agosto de 1878, p. 1.
149
Ídem.

47
oficial, esa pretensión moralizadora se combinaba con el accionar de las instituciones de
beneficencia que “han alcanzado un desarrollo tal, que debemos convenir en que la
caridad, esa virtud cristiana que nos inclina a ir en ayuda de nuestro prójimo, es un
voto y una necesidad de nuestros tiempos”150, digresión no menor si tomamos en cuenta
que el gobierno de Latorre se caracterizó por decisiones que secularizaron al mismo
tiempo otras esferas administrativas. Podríamos atribuir esa insistencia en la caridad y
en la beneficencia como una consecuencia de la carencia de recursos. Es una
posibilidad, no hay duda, pero también es una constatación de los espacios
institucionales en los que se empezaba a acorralar al catolicismo.
El manicomio se inauguró el 25 de mayo de 1880 y contó con la presencia de la
plana mayor de las autoridades civiles, incluido el presidente interino Francisco A.
Vidal, y religiosas. En su discurso inaugural, Julio Pereira, presidente de la Comisión
Nacional de Caridad y Beneficencia Pública, luego de saludar a todas las autoridades,
llamó al nuevo edificio un “verdadero monumento” que “la caridad ha levantado
después de muchos afanes, para Asilo de la Humanidad que viene a reclamar un
consuelo y un alivio a su inmensa desgracia”. La construcción de un “suntuoso
edificio” fue señalada como la práctica “de la caridad con verdadero lujo”. Lo
particular de la alocución es la ausencia de consideraciones médicas y científicas. Por el
contrario, Pereira destacó a “las hermanas de Caridad, bella y benéfica institución, tipo
sublime de la mujer compañera fiel e inseparable siempre, en nuestras desgracias y
padecimientos”.151 Y cerró con la promesa de
[hacer] votos para que bajo los auspicios de la administración actual
podamos encontrar la paz y el progreso, la fraternidad para construir
al fin los cimientos de una gran nación, que estamos llamados por la
Providencia, tan pródiga en todo sentido, para nuestro privilegiado
país.152

La concurrencia a la inauguración fue masiva (Fernández Saldaña habla de


12 000 personas153) e incluso empresas privadas enviaron saludos o regalos en ocasión
de “un acontecimiento digno de un pueblo pródigo y culto que sabe elevarse aún en
medio de las mayores calamidades a la altura de los pueblos más adelantados”.154 El
día de la inauguración “se veían [personas] de las más distinguidas de nuestra sociedad
150
AGN-HA-MSP-HCM, libro 4836, f. 452.
151
Discurso reproducido en Gorlero Bacigalupi, art., cit., pp. 92, 93. El acta inaugural, que aún se
conserva en las instalaciones, dice: “En la Ciudad de Montevideo. Sección del Reducto a los veinticinco
días del mes de Mayo del año de mil ochocientos ochenta reunidos en el edificio mandado construir con
el óbolo de la Caridad del Pueblo para destinarlo a Asilo de Dementes, S. E., el Sor. Presidente de la
República Dor. Dn. Francisco A. Vidal, SS. EE. los Sores Ministros Secretarios de Estado Don Eduardo
Mac Eachen, Dor Don Joaquín Requena y García, Don Juan Peñalva y Coronel Don Máximo Santos, Ss.
Illma Reverendisima Obispo de Montevideo Don Jacinto Vera, SS. Revma el Vicario General del Estado
Don Inocencio Yeregui, el Sor Presbístero Dor Don Norberto Bentancour, los SS. Miembros de la
Comisión de Caridad y Beneficencia Pública, Presidente Don Julio C. Pereira, Vice Don Emilio
Castellanos, Tesorero Don Manuel Cifuentes, Contador Don Francisco Zas, Vocales Don Alcides
Montero, Don Francisco Martínez, Don Joaquín Suárez, Don Saturnino Balparda, Don Manuel Buxareo,
Don Urbano Chucarro, Don José Félix Antuña, Don Luis M. Surraco, Don Benito Lombardini,
Secretario Don Luis Artayeta y el Sor Arquitecto autor del plano y director científico de la obra
Ingeniero Oriental Don Eduardo Casnttat: se procedió a la solemne inauguración, y después de la
ceremonia de estilo S. E. el Sor. Presidente de la República declaró inaugurado el Manicomio Nacional.
Y para constancia de los contemporáneos y en las futuras generaciones, se mandó labrar y se labró la
presente Acta, sellada con el sello del Establecimiento y firmada por los presentes.” Hospital Vilardebó,
Acta de la inauguración del Manicomio Nacional. Mayo 25 de 1880. Montevideo.
152
Discurso reproducido en Gorlero Bacigalupi, art., cit., pp. 92, 93.
153
Fernández Saldaña, “Para la Historia…”, cit., p. 5.
154
AGN-HA-MSP-HCM, libro 4839, f. 303. [Salutación de la empresa Penadés y Rodríguez]

48
que como los demás concurrentes admiraban la organización y régimen interno de
aquel palacio, levantado por los esfuerzos de la caridad”.155 En la memoria presentada
por Antonio Silveira, “miembro de la Comisión de Caridad, Inspector del Manicomio
Nacional”, en enero de 1881 se afirmaba que desde el día de su inauguración el
establecimiento había recibido la visita de “más de doscientas personas, la mayor parte
Estrangeras [sic] las que han firmado en el libro correspondiente”.156
De los 399 enfermos que residían hacinados en el lindero edificio del Asilo de
Dementes, fueron trasladados 309 pese a que, según las proyecciones el edificio estaba
en condiciones de albergar a 800.157 Todavía en 1881 el inspector general del
manicomio, Antonio Silveira, reclamaba por “los 90 dementes que existen en Vilardebó
en pésimas condiciones”158 y el 25 de diciembre del mismo año, las actas de la
Comisión de Caridad dan cuenta que aún quedaban “en el antiguo [edificio] cincuenta
[enfermos] denominados sucios”.159 Si nos guiamos por los planteos de Andrés
Crovetto, uno de los principales críticos de toda la gestión manicomial, el
establecimiento rápidamente careció de espacio. En su tesis de 1884 sostuvo que los
dormitorios eran inadecuados y nocivos para el tratamiento. “En nuestro manicomio
hay seis dormitorios de cuarenta camas cada uno y dos de setenta; por lo que se puede
ver lo lejos que está de cumplir con lo indicado por las primeras autoridades
psiquiátricas”. Esos aposentos eran “anti-higiénicos”, en primer lugar porque cada uno
contaba con ocho lavatorios y el enfermo respiraba “los miasmas que se desprenden de
las orinas y excrementos” y, en segundo lugar, porque la convivencia sometía a los
pacientes tranquilos o en proceso de recuperación a los “desórdenes y perjuicios” que
podían ocasionar los agitados.160

155
La Nación, 27 de mayo de 1880, p. 2. Otra cobertura, similar a la citada, en La Razón, 27 de mayo de
1880, p. 2.
156
“Memoria presentada al Señor Don Antonio Silveira miembro de la Comisión de Caridad, Inspector
del Manicomio Nacional, por el secretario del mismo Asilo en 1.º de enero de 1881”, en AGN-HA-MSP-
HCM, libro 4842, f. 131.
157
La Ilustración Española y Americana, 30 de octubre de 1880, pp. 251-252.
158
AGN-HA-MSP-HCM, libro 4843, f. 5.
159
AGN-HA-MSP-HCM, libro 4844, f. 448.
160
Crovetto, o. cit., pp. 28-34. Antes del nacimiento de la bacteriología a fines del siglo XIX, la
explicación sobre la causa y el contagio de las enfermedades se basaba en la teoría miasmática, según la
cual los miasmas eran gases impuros que provenían de la descomposición de materia orgánica, se
trasladaban por el aire y transmitían las enfermedades. En la década del ochenta del siglo XIX los
descubrimientos bacteriológicos, en particular los realizados por Roberto Koch, demostraron la existencia
de agentes transmisores de enfermedades como la fiebre tifoidea, la difteria, el cólera o la tuberculosis y
desplazó a las teorías miasmáticas como causa de explicación etiológica.

49
Tapa de La Ilustración Uruguaya publicación realizada por los internos en la Escuela de Artes y
Oficios. Edición dedicada al Manicomio Nacional, 15 de noviembre de 1883.

La administración interna del manicomio fue confiada a doce hermanas de


Caridad. Las tareas de las hermanas, secundadas por sirvientes y sirvientas, se repartían
en la supervisión de la higiene, el régimen alimenticio, el tratamiento terapéutico y la
actuación médica. Además administraban la despensa, la cocina, el lavadero y los
primeros talleres así como la capilla.
El número de médicos tampoco aumentó. El primer director médico fue el Dr.
Ángel Brian y el primer médico del establecimiento el Dr. Ángel Canaveris, a quien
podríamos considerar un especialista en el área psiquiátrica. 161 Canaveris nació en
Buenos Aires en 1851 (y murió en Montevideo el 24 de febrero de 1897) pero se radicó
en Uruguay en 1875 y fue entre 1878 y 1888 el médico estable del Asilo de Dementes
primero y del Manicomio Nacional a posteriori. El título de doctor en Medicina lo
obtuvo en la Universidad de Buenos Aires entre 1874 y 1875 (la dificultad en la
precisión de la fecha se debe a que Canaveris retardó su reclamo) e inmediatamente se
161
A la fecha (y de forma un tanto presuntuosa si consideramos que las barreras entre las especialidades
prácticamente no existían) Canaveris sigue siendo reconocido como el primer psiquiatra de la historia del
Uruguay: Centenario de la Suprema Corte de Justicia 1907-2007, Montevideo, CEJU-SCJ, 2007, p. 134.

50
trasladó a Montevideo, donde rindió examen ante el Consejo de Higiene Pública, el 13
de mayo de 1875. Su tesis de grado trataba sobre la lactancia materna, por lo que no se
trataba de un médico con formación específica en Psiquiatría. En agosto del mismo año
ingresó al Hospital de Caridad y el 6 de diciembre de 1878, el Consejo de Higiene, por
disposición de la Junta Económico-Administrativa de Montevideo, lo designó médico
del Asilo de Dementes, en reemplazo del renunciante Pedro Visca.162
Corresponde a Canaveris el primer proyecto de reglamento para el Asilo de
Dementes, solicitado por la Comisión de Caridad el 11 de julio de 1879. Soiza Larrosa
encontró en el archivo particular de Canaveris (conservado, en la década del ochenta,
por su nieta Olga Canaveris) “al menos 3 manuscritos con el reglamento solicitado”.163
En los tres casos, divididos en capítulos y artículos, se intentó fijar un marco normativo
para el asilo y para el proyectado manicomio a través de disposiciones sobre funciones y
atribuciones de los directores, practicantes, boticarios, capataces, sirvientes, así como de
las autoridades religiosas presentes en el establecimiento. Al mismo tiempo, en los tres
casos se propuso reglamentar el régimen de altas y bajas, la vida interna y el
relacionamiento con las instituciones encargadas de la remisión de enfermos.
Suponemos que la voluntad del médico por establecer un régimen interno nuevo
y con mayores atribuciones para los facultativos fue una de las causas de enfrentamiento
con las autoridades religiosas que, a la postre, lo llevaron a renunciar a su cargo. 164 Al
mismo tiempo, podríamos pensar que la intención de la comisión por incidir en la
confección de ese reglamento fue lo que provocó que Canaveris dejara truncas las
propuestas. Tampoco sería extraño pensar que antes que nada debía rendir ante las
Hermanas de Caridad, responsables de la administración del asilo y probablemente
reacias a que la comisión o un particular aprobaran un reglamento sin su consentimiento
o influencia. En 1881 Antonio Silveira, inspector del establecimiento, reclamó “para la
debida marcha en el orden interno del Manicomio” “una ley que reglamente y
normalice todos los movimientos”. Para eso exigió un reglamento “tan necesario que
puede decirse que es el verdadero motor que imprime y dirije [sic] sus movimientos,
regularizándolos y armonizándolos de tal modo que el empleado cumple sus
prescripciones y mandatos, sin esfuerzos y con verdadero estímulo”. Solo de ese modo
“se podrá afirmar con orgullo que en el Manicomio Modelo de nuestro país se
encuentran ya introducidos todos los adelantos del progreso moderno”.165
La desestimación del reglamento no impidió que Canaveris elaborara algunos
criterios administrativos y de organización interna que, según su visión, contribuyeron
al mejor funcionamiento del establecimiento. En la Memoria que presentó en febrero de
1881, reivindicó la dirección del manicomio como una potestad de los médicos “para
la buena organización y marcha regular de esta clase de hospicio […] pues es la
manera de conseguir una buena disciplina, que no se alcanza siempre que haya más de
162
Datos biográficos tomados de Soiza Larrosa, “Esbozo histórico…”, cit., pp. 5, 6.
163
Ibídem, p. 6.
164
En 1877 se aprobó un reglamento interno para el Hospital de Caridad, propuesto por Juan Ramón
Gómez, que, entre otras disposiciones, permitía a la madre superiora a cargo del hospicio elegir a “las
personas para el servicio” y despedirlas “si faltasen a su deber y no quisieren corregirse, siempre sin
embargo de acuerdo con el Presidente de la Comisión”, vigilar “las prescripciones de los médicos, que
administren los medicamentos a los enfermos”, acompañar “al médico en sus visitas”, velar porque en
las salas impere “un silencio religioso que manifieste el respeto que se debe al infortunio, y como en sitio
sagrado” (“Beneficencia. Reglamento interno del Hospital de Caridad de Montevideo”, en Colección
Legislativa de la República Oriental del Uruguay, Montevideo, Matías Alonso Criado, 1877, vol. II, pp.
145-153).
165
“Memoria presentada al Señor Don Antonio Silveira miembro de la Comisión de Caridad, Inspector
del Manicomio Nacional, por el secretario del mismo Asilo en 1.º de enero de 1881”, en AGN-HA-MSP-
HCM, libro 4842, fs. 138, 139.

51
una primera autoridad”.166 Nuevamente realizó propuestas para todos los aspectos
cotidianos del manicomio, desde la iluminación al régimen alimenticio y ordenó la
separación de los enfermos según la patología (disposición que, por el espacio físico, no
se cumplió y por tanto dividió los pabellones para un máximo de treinta personas).
En febrero de 1881 decía que en el manicomio “el número de sus habitantes es
muy crecido” por lo que “uno de los puntos que debe llamar más la atención es la
higiene”, que implicó la disposición de un sirviente por patio y habitación, que se
encargarían de la limpieza con la colaboración de “un número de los mismos asilados,
compuesto de aquéllos que se encuentran en aptitud de poder ser destinados a este
género de ocupaciones”.167 Los internos solo estaban autorizados a trabajar en el día:
durante la noche las tareas eran exclusivas de los guardias y los sirvientes. “El objeto de
este servicio, como fácilmente se comprende, es evitar las fugas que en otro tiempo no
dejaban de ser numerosas y que en la actualidad han disminuido notablemente”. 168 Al
mismo tiempo se reguló, por disposición de la Comisión de Caridad, el régimen de
visitas que debía ser autorizado por la dirección o por las hermanas y se restringió solo a
“los deudos de los incapaces que allí se amparan”, medida difícil de aplicar habida
cuenta de la ausencia total en el país de registros identificatorios, pero elocuente a los
efectos de mostrar la intención de ordenar algunas situaciones irregulares.169
También es significativo el interés de Canaveris por establecer un vínculo
diferente con las autoridades ajenas al asilo y manicomio y romper con la concepción
que pesaba sobre estas instituciones como meros espacios de reclusión. Un ejemplo
podría ser la intención por frenar la remisión permanente de personas sin domicilio, sin
documento o presos, mucho sin síntomas de enfermedad alguna. En el caso de los
presos era un recurso utilizado por la policía para desplazar de los establecimientos bajo
su jurisdicción a los delincuentes considerados molestos o que alteraban el orden dentro
de los (escasos y mal mantenidos) establecimientos penitenciarios. Detrás de la posición
de Canaveris se encontraba una visión “científica” de los establecimientos hospitalarios
que debían ser espacios para el tratamiento médico y la cura de las patologías.

Etapas de una relación compleja

La remisión constante de personas no era una actitud privativa de la Policía;


algunos ejemplos dan cuenta de ello. El 3 de agosto de 1878, “por orden del S. E. el Sr.
Ministro de Gobierno” se envió al asilo “a la mujer Manuela Núñez, destinada por un
año en calidad de sirvienta por incorregible y criminal, con expresa recomendación de
no permitirle que hable con ninguna persona que no sea de las que se encuentran en
ese Establecimiento”.170 No se daba cuenta de un diagnóstico médico y las causales de
remisión de la mujer eran “por incorregible y criminal”. ¿Alcanzaba para ser internada
con personas que sí tenían una patología psiquiátrica? Nuevamente, el 14 de noviembre
de 1878, el ministro de Gobierno (y mano derecha del dictador Latorre), José María
Montero hijo, intercedió a favor de Santiago Muñoz para que su hermana Concepción
fuera internada en el asilo “en caso de serlo presentada por su hermano”. El petitorio

166
Ángel Canaveris, “Memoria presentada al Sr. Inspector del Manicomio Nacional y que corresponde al
año 1880 por el doctor Don Ángel Canaveris”, en Anales del Ateneo del Uruguay, Montevideo, 5 de
diciembre de 1881, n.° 4, p. 310.
167
Ibídem, p. 306.
168
Ibídem, p. 307.
169
La Gaceta de Medicina y Farmacia, 15 de marzo de 1882, año I, n.º 6, pp. 207, 208.
170
AGN-HA-MSP-HCM, libro 4836, f. 394.

52
no contaba con ningún aval facultativo, sino que era la disposición de un ministro
político que daba la orden de internar a una persona.171
Incluso, pese al contexto dictatorial (en el cual podemos encontrar numerosos
pedidos de internación realizados desde el Ministerio de Gobierno), no sería de extrañar
que en más de una ocasión las medidas tomadas hayan generado inconvenientes con la
familia y, por supuesto, con los médicos. Por ejemplo, el 24 de octubre de 1878, María
Boutdon fue enviada al asilo “por vía de corrección”. Sin embargo, en el libro de
entradas figura que el mismo día el ministro de Gobierno solicitó que la mujer fuera
“entregada al portador de la presente nota”.172 Desconocemos quién intercedió, pero
nuevamente vemos que una persona (otra vez mujer) fue enviada al asilo al parecer por
indisciplina, sin que, como en otros casos, se acompañara el pedido de internación de
una ficha médica. Los casos de este tipo son significativos para entrever la posición de
los médicos, ya que era el poder político el que intercedía ante las religiosas que
administraban el asilo, para solicitar la liberación sin consultar antes a los
diplomados.173
La remisión, ya fuera por parte de la Policía, de familiares o políticos, sin un
aval judicial o médico da cuenta por un lado de abusos o atropellos que se podían
cometer contra la población indefensa (y en esa categoría no entraban solo los sectores
más humildes, sino niños, mujeres y ancianos) y, por otro, de la visión imperante sobre
el Asilo de Dementes, considerado un espacio al que se podía enviar supuestos pacientes
de forma indiscriminada como un mecanismo para saldar conflictos de índole social,
familiar e incluso políticos. Robert Castel señala que en Francia las familias negociaron
con las congregaciones religiosas la internación de un paciente. 174 En el caso local no
tenemos fuentes que nos permitan estudiar situaciones similares, pero sí podríamos
pensar que en las detenciones e internaciones arbitrarias existió cierta connivencia entre
la Policía y las Hermanas de Caridad.
La condición de incorregible de la primera mujer aludida podría ser interpretada
como una forma de castigo, pero también da cuenta de una visión muy particular del
asilo como espacio de disciplinamiento. Seguro lo era pero, como veremos —y de ahí
nuestras diferencias con Barrán— no se redujo solo a eso. Sin embargo, también
encontramos casos donde es más probable que primara el disciplinamiento que la
decisión médica. Un ejemplo en ese sentido es el de Juana Santos, “oriental, edad 19
años, sirvienta, soltera, procedente del asilo maternal n.º 3, con certificado del Dr.
Samaran declarada atacada de enajenación mental” enviada al manicomio en agosto
de 1880. La observación médica realizada por Canaveris concluyó que la mujer
presentaba una “fisonomía tranquila pero excitada en la conversación”, “el rostro
ligeramente escariado particularmente las conjuntivas, cabello arreglado y lustrado,
mirada tranquila, globos oculares brillantes y húmedos. Cabeza caída hacia delante.
Tronco erecto, palabra clara”. Según la indagada el motivo de su envío al manicomio
era “haber desobedecido varias veces en el Asilo Maternal n.º 3 de donde procede”, ya

171
AGN-HA-MSP-HCM, libro 4836, f. 360.
172
Ibídem, fs. 413, 414.
173
En ocasiones no fue el ministro, sino directamente el gobernador provisorio Lorenzo Latorre quien
solicitó la internación o la liberación: “Por orden de S. E. el señor Gobernador, me dirijo a U. a fin de
que se sirva remitir a esta Jefatura la orden correspondiente para que la mujer demente Manuela Mina,
que ha sido puesta en libertad dos veces del Asilo de Dementes, sea nuevamente admitida en él con
recomendación de que no sea puesta en libertad.” AGN-HA-MSP-HCM, libro 4836, f. 422 [22 de noviembre
de 1878]
174
Castel, El orden…, pp. 29-31.

53
que se negó a cumplir con las tareas asignadas por las religiosas que regenteaban ese
establecimiento.
La primera medida fue tomada en el propio asilo: encierro y golpes (“fue
agarrada por el cabello, tirada al suelo pateándola como una pelota”). Ante la madre
superiora “pidió perdón” pero al mismo tiempo “manifestó que se portaría lo peor
posible y que con la rabia que tenía a la primera criatura que se le puso por delante le
ensució la cara con las materias fecales”. Por tanto, las religiosas decidieron enviarla al
manicomio “diciéndole que la había de mandar […] para que le dieran baños de
lluvia”. Según Santos, cuando fue examinada por el médico del Asilo Maternal las
propias monjas “le pusieron el cabello en completo desorden y al descubierto”. Señaló
Canaveris que la mujer realizaba fatigosas y numerosas tareas en el asilo, y que esa
podía ser la causa del “mal humor” y las escasas “ganas de trabajar”, sobre todo
“algunas veces cuando le aparecen las reglas”. Es significativo el uso realizado por las
religiosas de las características que atribuían a un enfermo psiquiátrico (excitación, mal
aspecto) para que fuera considerada “loca” (más allá de la impericia del primer médico
que la remitió solo por el aspecto, aunque allí podríamos entrever una red de
complicidades). Pese a que Canaveris mostró conmiseración con la mujer, algunas de
las preguntas realizadas, como la indagatoria sobre “si había tenido amores” o “algún
disgusto” expresan los valores presentes entre los médicos que buscaban además de
causas orgánicas, posibles causas de tipo moral, vinculadas al contacto con el sexo
opuesto (el mismo sexo, como veremos, no entraba dentro de las variables, de lo
contrario hubiera quedado internada). 175 Preguntas similares figuran en la observación
médica realizada por Martín Samarán, médico del Asilo Maternal.
La religiosa declarante, la madre superiora Marinaria Macia, aludió a la vida
sexual de la joven Santos al afirmar “que la referida menor se quejaba de irregularidad
en la menstruación. Indagando las causas de esa irregularidad, declaró la referida
haber cometido desarreglos que en creencia habían dado lugar a semejante disturbio”.
El semejante disturbio o sea, la posibilidad de un embarazo, era sin dudas la causa que
había generado el malestar de las autoridades del asilo con la joven.
Una pericia final realizada por los médicos Pedro Castro y Luis Fleury,
estableció que la mujer no presentaba ninguna psicopatía. Los médicos, acompañados
por dos estudiantes de la Facultad de Medicina, entrevistaron en tres ocasiones a la
mujer y preguntaron, tres veces, sobre los mismos temas: si había tenido relaciones
sexuales (a lo que contesta “que nunca solamente esas zonceras que tienen todas las
muchachas”), indagaron sobre su poca disposición al trabajo y la disciplina y sobre
cuáles eran sus hábitos y costumbres.176
Es probable que casos como los expuestos hayan llevado a Canaveris a avizorar
una nueva época en el tratamiento de los enfermos psiquiátricos, para lo cual era
necesario aprobar una “legislación apropiada”. De lo contrario, los enfermos (y también
los médicos) seguirían sometidos al régimen de la “informalidad” que
exponía a esos desgraciados a que, además de tener el infortunio de
la pérdida de la razón, se cometiese con ellos todo género de abusos,
cuando el hombre en esas condiciones tiene más derecho a ser
protegido por las leyes, por lo mismo que se encuentra en las de un
menor de edad.177

Ya en marzo del año anterior, Canaveris manifestaba su malestar porque “vienen


a ingresar a este establecimiento individuos con certificado médico, clasificándoles
175
AGN-HA-MSP-HCM, libro 4842, fs. 2, 3.
176
Ibídem, fs. 15-17.
177
Canaveris, “Memoria…”, cit., p. 309.

54
como atacados de enajenación mental no padeciendo de tal afección” y daba cuenta de
dos casos, un hombre y una mujer que ingresados como dementes tenían “sus
facultades intelectuales perfectamente integras”. En el caso del hombre retenido, José
María Rojas, aún permanecía en el asilo por disposición del jefe político de
Montevideo, Apolinario Gayoso, pero Canaveris reclamaba su liberación porque “este
individuo tiene sus facultades intelectuales integras”. En todo caso, solicitaba el
médico, si el jefe político lo quería apresar que lo hiciera pero no en el asilo. 178
Podríamos pensar que para Canaveris el traslado de pacientes desde todos los confines
del país y desde la zona fronteriza hacia Montevideo provocó, además de una
emigración forzada, la interrupción de los vínculos con el espacio de residencia, con la
familia, e inicio para muchos enfermos psiquiátricos o simples personas extrañas en una
ciudad extraña, un trayecto de vagancia sin retorno con permanentes entradas y salidas
del asilo y manicomio, pero también de otras dependencias públicas (como la cárcel).
El 23 de junio de 1880 el gobierno aprobó la instrumentación de un formulario
clínico de ingreso al manicomio, diseñado por Canaveris. El médico elaboró un
protocolo para los jefes políticos de todos los departamentos quienes “darán
instrucciones a sus delegados para que apenas tengan conocimiento de la existencia de
un enajenado en el departamento, se trasladen al punto donde se encuentre y recojan
todos los antecedentes de familia, como también los actos cometidos por él y que hagan
sospechar la enfermedad mental”. Con esos antecedentes el posible enfermo sería
remitido a la capital de cada departamento (y no a Montevideo) donde sería examinado
por el médico de Policía. Solo cumpliendo con esos pasos “se podrá formar con más
seguridad su historia clínica, independientemente de evitar un sinnúmero de abusos
que pueden cometerse por la falta de formalidades con que son remitidas”. La planilla
tipo, luego aprobada, decía:
Jefatura Política del Departamento de…
El que suscribe Médico de Policía certifica que Dn… en vista de los
antecedentes que acompaña y después de un detenido examen se
deduce que se halla atacado mentalmente por cuyo motivo debe ser
remitido al Manicomio Nacional.
Expedido en…
Departamento de…
Sr. Jefe Político…
Filiación
Nombre… Nacionalidad… Edad… Estado… Profesión… Domicilio…
Antecedentes
1º Paraje o sitio donde ha sido encontrado el enfermo y porque motivo
(expresar si es a instancias de la familia que justifiquen la petición y
en el segundo requiérase por la Policía los que se puedan obtener)
2º Noticias acerca del estado de salud del enfermo (pasiones,
vicios, hábitos)
3º Percances que le hayan sucedidos (pérdidas, disgustos,
sustos)
4º Datos de sus ascendientes (si alguno ha padecido
enfermedad semejante o bien que enfermedades ha padecido, si
es hijo de matrimonio entre consanguineos y en ese caso qué
grado de parentesco tenían si ha habido alcohólicos)

Firma de la autoridad que lo remite


Fecha.179

178
AGN-HA-MSP-HCM, libro 4837, f. 297.

55
Desconocemos si la Policía cumplió con el pedido médico y llenó los
formularios correspondientes. En el caso de Montevideo, contamos con una nota del
jefe político, del día 4 de agosto de 1880, por la que reclamó al presidente de la
Comisión de Caridad, Julio C. Pereira, mayor cantidad de “ejemplares impresos de los
modelos adoptados para la remisión de los dementes al Manicomio Nacional”, “un
número adecuado a la cantidad de individuos que con frecuencia son remitidos por
encontrarse atacados de enajenación mental”.180 Podríamos pensar que, pese a los
intentos por protocolizar la función policial, los agentes del orden seguían enviando
personas de forma indiscriminada tal como dan cuenta las numerosas protestas de
Canaveris, incluso luego de la aprobación de la planilla.
Es probable que la carencia de lugares de reclusión para enfermos psiquiátricos
en el interior del país (en lugares donde tampoco había hospitales departamentales)
llevara a que la Policía no siempre supiera qué hacer con los enfermos o a situaciones
desafortunadas. A modo de ejemplo se puede hacer mención al caso relatado por el
diario El Norte de Tacuarembó, que dio cuenta de las dificultades existentes para
contener al “individuo alienado que se halla desde hace casi un mes” en “la cárcel
pública, de esta Villa”, quien intentó “fugarse atropellando al centinela el cual
cumpliendo la consigna militar le plantó un balazo traspasándole el cuerpo, y se cree
morirá por ser de mucha gravedad la herida”. Reflexionaba el periódico que “ese
desgraciado loco pud[o] haberse librado de la mala suerte que tan rudamente le ha
cabido si hubiera sido enviado ya al Manicomio Nacional, para lo que ha habido
sobrado tiempo”.181
La Guía Policial que entró en funcionamiento en 1883, incorporó el formulario
de Canaveris, así como una serie de disposiciones sobre el tratamiento de la Policía para
con los enfermos psiquiátricos. Entre ellas se encontraba la orden del peritaje médico
legal previo a la derivación al manicomio y la necesidad de comunicar al juez
departamental sobre la detención y la remisión. El artículo 53 establecía que “ninguna
persona debe ser detenida por demente sino produce escándalo en las calles o sitios
públicos, o siendo al parecer furiosa su locura, hiciera temer con fundamento que
pudiera ser causa de alguna desgracia”, mientras el 54 estableció que
“inmediatamente de detenido el demente debe ser reconocido por el Médico de Policía
y pasado al Manicomio Nacional, dándose cuenta del hecho al Juez Departamental”.182
Pese a estos intentos de formalización, Canaveris convivió con prácticas
arraigadas y con la egida permanente de las autoridades religiosas dentro del
establecimiento. Como ya alertamos, distintas situaciones hicieron que el camino de
Canaveris al frente de los médicos y practicantes del establecimiento fuera sinuoso.183
179
AGN-HA-MSP-HCM, libro 4839, f. 287. Subrayado en el original. En la documentación relevada no fue
posible encontrar una planilla con datos filiatorios.
180
AGN-HA-MSP-HCM, libro 4840, f. 540.
181
El Norte, 28 de octubre de 1880, p. 3.
182
Proyecto de guía policial aprobado por el superior gobierno, Montevideo, Tipográfica de la Escuela
de Artes y Oficios, 1883, p. 25.
183
Su primera renuncia se produjo el 25 de junio de 1885 por diferencias sobre la periodicidad de las
visitas médicas. Desconocemos qué frecuencia intentó establecer, pero al parecer no coincidía en ese
sentido ni con el Dr. Brian (recordemos director del manicomio) ni con las Hermanas de Caridad. La
superpoblación del establecimiento (y probablemente el compromiso de Canaveris con la disciplina) lo
llevaron a regresar al manicomio, en condición de segundo médico, en julio de 1887. Quedó a cargo de la
sección femenina, mientras que el Dr. Alejo Martínez (quien lo había sustituido en 1885) fue nombrado
responsable de los hombres. Sin embargo, una nueva disputa con la comisión encargada del manicomio,
esta vez en noviembre de 1888, lo llevó a renunciar de forma definitiva en diciembre del mismo año. A
partir de ese momento se dedicó a la actividad profesional en su despacho particular ubicado en la calle
Queguay 213 (hoy calle Paraguay). Datos tomados de Soiza Larrosa, “Esbozo histórico…”, cit., pp. 7, 8.

56
De forma simultánea, la necesidad de la firma del médico de Policía tampoco se
convirtió en una garantía, ya que quienes ejercían esa función no eran especialistas ni en
Medicina Legal ni en Psiquiatría. Por ende, no siempre podían distinguir con claridad a
un enfermo mental de un alcoholista que podía generar un escándalo público. Si tales
diferencias no eran claras para los primeros médicos que se comenzaron a especializar
en este tipo de enfermedades, menos aún lo eran para quienes no tenían contacto con la
incipiente disciplina. En 1884, Andrés Crovetto insistió en que esas situaciones también
se debían a la falta de secciones para la observación de los ingresos que evitaría
situaciones complejas como detenciones arbitrarias de personas que se creía presentaban
una psicopatía.184
Asimismo, los diplomados que trabajaban en la Policía estaban sometidos a una
serie de complejas situaciones, entre ellas las presiones y amenazas policiales para que
firmaran certificados. Un ejemplo, es la situación que en marzo de 1882 vivió el médico
de Policía Diego Pérez —hombre importante para nuestra investigación— cuando,
según su declaración, fue obligado a firmar un certificado médico que fue utilizado para
demostrar que, contrariamente a lo que decía la prensa, dos italianos detenidos por la
policía de Montevideo no habían sido torturados (luego se demostró que sufrieron
golpizas y otros castigos).185 Si bien este caso no involucra a enfermos psiquiátricos es
demostrativo de las presiones que también se ejercían sobre los médicos, constatación
también de la poca estima que algunos agentes estatales tenían sobre la profesión.186
Otro ejemplo, relatado por el médico, en ese entonces estudiante, Enrique
Castro, también es ilustrativo sobre el trato que podían recibir los supuestos enfermos
psiquiátricos. A. R. “entrada al Manicomio con fecha 8 de Febrero de 1891, 20 años,
italiana, soltera, remitida por la policía con certificado del médico Dr. Felippone”, era
“una joven melancólica” “de una belleza física poco común” y había llegado “al
manicomio en un estado tan lamentable a causa de luchas desesperadas con que había
defendido su honor en el propio local policial y en el mismo carro en que era
transportada”. Los médicos del establecimiento resolvieron mantener a la mujer en
internación durante siete meses.187 Lo interesante del caso es que resulta demostrativo
del trato que los enfermos psiquiátricos o supuestos enfermos podían recibir en las
comisarías.
Las propuestas y denuncias sobre remisión de personas no pusieron fin a una
práctica arraigada, tal como evidencia un texto del abogado Carlos María de Pena 188
editado en 1893, donde reafirmó que “en el Reglamento de Policía para Montevideo [lo
mismo que el artículo 116 del Reglamento de Policías rurales] se dispone que ninguna
persona pueda ser detenida como demente si no produce escándalo en calles o sitios
públicos, o siendo al parecer furiosa su locura”. Fuera de esos casos, la Policía no
184
Crovetto, o. cit., p. 28.
185
Trabajamos con el caso señalado en Nicolás Duffau, “¿El Infierno en Babel? Inmigración y
delincuencia durante el período de la modernización en Uruguay: el caso Volpi-Patrone”, en
Naveg@merica. Revista electrónica de la Asociación Española de Americanistas, Universidad de Murcia,
n.º 6, 2011.
186
Sobre la actuación de Pérez: El Bien Público, 28 de marzo de 1882, p. 2; La Tribuna Popular, 5 de
abril de 1882, p. 2; La Democracia, 30 de marzo de 1882, p. 1: “El Médico de Policía. Las torturas”.
187
Castro, tomo 1436, cit., f. 230.
188
El historiador uruguayo Luis Delio considera a Carlos María de Pena como una de las figuras más
relevantes de la Facultad de Derecho decimonónica. Obtuvo su título de abogado en 1876, pero además
del ejercicio activo del Derecho se destacó por una frondosa actividad pública e intelectual. Desde el año
de su egreso fue el responsable de la Cátedra de Economía Política y se destacó por su participación en la
Sociedad de Amigos de la Educación Popular, organización que impulsó la reforma educativa en el país,
en el Club Universitario, en el Club Racionalista, el Ateneo del Uruguay. También tuvo actuación política
en el Partido Colorado. Delio, o. cit., p. 31.

57
podía detener por supuesta o aparente demencia, sino se cumplía con el artículo 54 del
reglamento. De lo contrario, sostenía de Pena, “no basta que se haga una denuncia a la
Policía; no basta que conste del certificado del médico policial o forense que una
persona está demente. Para detenerla y para secuestrarla como tal por la Jefatura
Política se requieren las precisas condiciones previstas en el reglamento. Fuera de ellas
no hay más que abuso”. Además, todas las personas ingresadas al manicomio debían
cumplir un período precaucional de observación.189 Esta idea de la necesidad de
observar al paciente se condecía con los principios de la biología positivista, ya que era
a través del peritaje sostenido sobre la conducta que el médico sería capaz de establecer
el tipo de afección que aquejaba a la persona.
Para el abogado, no en todos los casos era necesario remitir al manicomio, ya
que “si los supuestos dementes no pueden ser detenidos por otras causas que las demás
personas, debieran ser como estas, detenidos en las cárceles de detención”, pero la
Policía, en especial en el interior del país, “encuentra más humanitario y más cómodo
enviar a los supuestos dementes desde luego y directamente al Manicomio Nacional,
con lo cual quedan subvertidas todas las disposiciones del Código Civil relativas a la
incapacidad de las personas”.190 Esos envíos de personas muchas veces ocurrían a
espaldas de los jueces departamentales, por lo que “el supuesto incapaz es traído al
manicomio, enclaustrado y como tal atendido y mejorado generalmente en el
establecimiento” pero “no ha sido declarado incapaz por la autoridad competente”.191
Lo mismo ocurría cuando el incapaz era llevado por la familia. De lo contrario no se
favorecía “al magistrado en su ministerio” para “declarar la incapacidad o al hacerla
cesar”, al médico en su tratamiento “para aliviar o sanar al enfermo” y a la estadística
“general y frenopática, para conocer el proceso de estas dolencias y evitar o disminuir
sus causas”.192
De Pena reafirmó la vigencia del Estado de Derecho, demostró su oposición a
todo tipo de abuso y denunció las contradicciones de un sistema policial que no se
atenía a una serie de protocolos que, según su interpretación, no funcionaban por
prácticas arraigadas, a “demoras y a tramitaciones engorrosas por exhortos de Juez a
Juez o por oficios a la Comisión Nacional de Caridad para la práctica de todas
aquellas diligencias que no son personales del Juez en el juicio de incapacidad”.193 En
el argumento del abogado podemos ver una tensión entre las “demandas punitivas” y
las garantías y derechos de los insanos, pero también de la población humilde en
general. En esta visión, las pesquisas debían ser dirigidas o controladas por un
magistrado. La intervención de la policía, sin requerir las condiciones o formalidades,
podía provocar pesquisas arbitrarias o ilegales. Este aspecto no es menor si tenemos en
cuenta que se inscribe en un proceso de construcción del sistema jurídico moderno.194
En abril de 1895, la Comisión de Caridad estableció algunas disposiciones, de
acuerdo al artículo 400 del Código Civil, para que los alienados no fueran “conducidos
ni admitidos en el Manicomio sin previa autorización judicial”.195

189
Carlos M. de Pena, Principios de organización de la Beneficencia Pública, Montevideo, Imprenta
Artística y Librería de Dornaleche y Reyes, 1893, p. 39.
190
Ibídem, p. 40.
191
Ibídem, p. 41.
192
Ibídem, p. 43.
193
Ibídem, p. 41.
194
En Argentina se vivieron situaciones similares, véase Vezzetti, Historia, p. 72 y Jonathan D. Ablard,
“¿Dónde esta el delirio? La autoridad psiquiátrica y el Estado argentino en perspectiva histórica, en
Bohoslavsky, Di Liscia, o. cit., pp. 199-215; Valeria Silvina Pita, “El policía, el juez, la familia y el
posadero o cómo algunos porteños entendieron de demencias y locuras. Buenos Aires, 1870- 1890”, en
Trashumante. Revista Americana de Historia Social, n° 5, enero-junio 2015, pp. 84-102.

58
El 31 de mayo de 1895 el Ministerio de Gobierno promulgó una disposición que
permitió el envío de detenidos al Manicomio Nacional “en todos los casos que las
Jefaturas Políticas se vean precisadas”, pero obligó a la Policía a adjuntar “los
antecedentes respectivos, a fin de ser sometidos a la observación médica que
corresponde” y avisar al Juzgado Letrado Departamental.196 En el caso de las Jefaturas
Políticas del interior
los enviarán directamente al Manicomio Nacional a los efectos
determinados en el inciso anterior, mandando aviso telegráfico al Jefe
Político de Montevideo con el objeto de que facilite la ambulancia y
elementos necesarios que deben servir para la conducción de los
alienados al Manicomio, ya tenga que hacerse esa conducción de la
Capitanía o de la Estación del Ferro-Carril Central.197

Según Enrique Castro “hasta el [18]95, los insanos entraban y permanecían en


el Manicomio sin que de ello tuviera conocimiento la justicia”, por lo que la disposición
promulgada en mayo de ese año fue un primer punto para reorganizar la remisión de
enfermos psiquiátricos al manicomio.198 Un inconveniente que presentaba esta práctica,
en especial en el interior del país, era la ausencia de médicos de Policía o el traslado de
un supuesto enfermo psiquiátrico desde el medio rural del departamento hasta la ciudad
capital. Los “alienados” eran encerrados en las comisarías y podían permanecer varios
días hasta que llegara el médico de Policía o hasta que tuviera tiempo de realizar una
observación durante, al menos, quince días. Mientras convivían con delincuentes
comunes y, en ocasiones, quedaban sometidos a la actitud de los oficiales y guardias.199
Con relación a las altas médicas, los facultativos que revistieron en el
manicomio se opusieron, con apoyo de la Comisión Delegada, a la resolución que
emanó de la Justicia y que intentó obligar a los facultativos a esperar una decisión
judicial para dar de alta a un paciente. Consideraron que solo se podía aplicar en “los
casos en que los recluidos en el Manicomio pertenezcan a la jurisdicción de los
Tribunales del Crimen y que una vez reestablecidos de su enfermedad mental deban
volver a la cárcel pública para la prosecución de sus causas”. Pero “en los demás
casos no puede ni debe accederse a la pretensión errónea de aquellos funcionarios del
orden judicial” porque resultaría “un atentado a la libertad personal y un perjuicio
directo a las rentas de la Asistencia Pública obligándola a proporcionar alimentos
innecesarios si hubieran de estar los recluidos declarados sanos por la autoridad
científica del establecimiento esperando la autorización de los Sres. Jueces de la
195
Archivo General de la Nación, Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia Pública [en adelante
AGN-CNCBP], Libro de Actas, 26 de marzo de 1895 a 5 de agosto de 1896, f. 16.
196
“Manicomio Nacional. Remisión Directa de Alienados desde los departamentos”, en Retrospecto
Económico y financiero de El Siglo seguido de la Colección Legislativa de la República Oriental del
Uruguay por Matías Alonso Criado, Montevideo, Imprenta a Vapor de El Siglo, 1896, vol. XVIII, p. 120.
También en AGN-CNCBP , Libro de Actas, 26 de marzo de 1895 a 5 de agosto de 1896, fs. 32, 33.
197
Ídem. El problema también era el regreso de los enfermos psiquiátricos enviados desde los
departamentos a su lugar de residencia. El 19 de febrero de 1896 la Comisión de Caridad se refirió a “ los
numerosos enfermos y dementes que de los Departamentos de Campaña [que] son remitidos para su
asistencia a las Casas de Caridad, se encuentran las más de las veces al ser dados de alta, faltos de
recursos, extraviados y sin familia en la Capital”. La consideración da cuenta por un lado de la presencia
de un significativo número de alienados enviados desde los departamentos y, por otro, el gasto que
significaba para la Comisión ya que la institución se veía en “la obligación de sufragar los gastos de
regreso al pueblo de su procedencia”. AGN-CNCBP, paquete 1890-1896, carpeta 452. El problema persistió
hasta entrado el siglo XX. Véase AGN-CNCBP , Libro de Actas, 10 de enero de 1902 a 5 de diciembre de
1910, fs. 2 a 13.
198
Castro, tomo 1436, cit., f. 207.
199
Véase Castro, tomo 1436, fs. 243, 244 y la ya citada edición de El Norte, 28 de octubre de 1880, p. 3.

59
curatela con todas las demoras consiguientes”.200 Estamos ante una disputa entre el
ascendente poder médico y los abogados o jueces, quienes intentaron aplicar la ley para
la protección social. Podríamos pensar que para los facultativos era hasta deshonroso
que su función quedara subsumida a las disposiciones judiciales. De ahí que, durante
todo el período, la tónica imperante en la relación entre los dos campos sea de tensión
aunque también de colaboración.

Los intentos de formalización para la reclusión de alienados

El problema señalado por de Pena y Castro, y que no solucionaba la disposición


promulgada en 1895, se debía a la ausencia de legislación específica sobre la
organización de los establecimientos para enfermos psiquiátricos. Corresponde a Castro,
en su tesis de grado, titulada Legislación sobre alienados,201 el primer intento por
sistematizar la normativa concerniente a los enfermos psiquiátricos. Lo que el médico
realizó en su trabajo fue una síntesis de varias de las ordenanzas que regían el
relacionamiento del Estado con los enfermos psiquiátricos y propuso nuevas
disposiciones que, en su visión, brindarían mayores garantías a médicos, pacientes y
familiares.
Castro se desempeñaba como practicante del manicomio.202 En 1896 partió de
viaje de estudios a Francia,203 pero no finalizó la carrera en París sino en Uruguay en el
año 1898. Según Castro, su intención era proteger a los enfermos, pero también a los
médicos ya que “su competencia y hasta su honradez han sido seriamente puestas en
duda” y se pretendía avasallar el accionar profesional a través de restricciones “con que
se pretende rodear sus prerrogativas serían tan perjudiciales a la dignidad y a la
consideración del cuerpo médico como a la curación de los enfermos y a la seguridad
pública”.204 El proyecto colocó los establecimientos manicomiales de carácter público y
privado bajo la égida del Ministerio de Gobierno, que debía aprobar su existencia y
controlar su funcionamiento. Asimismo, eliminaba la intervención de las autoridades
religiosas y ponía la dirección técnica y administrativa a cargo de un médico.205
Entre las disposiciones “con verdadera utilidad” que Castro pidió se pusieran en
práctica enseguida se destacaban “los documentos de identificación del enfermo, un
formulario para los certificados médicos en que se expresen los antecedentes y
síntomas en que se formula el diagnóstico, registros especiales, llevados con la forma
que estableceremos, la comunicación de la admisión al Poder Judicial” realizada por la
autoridad sanitaria.206 Para Castro “la necesidad de una Ley de Protección de
alienados, se impone con toda la fuerza” porque permitiría pensar al alienado “bajo un
doble punto de vista: 1.º en sí mismo, 2.º en relación con la sociedad”. El paciente era
considerado “como enfermo y como hombre”, “herido en su órgano más noble” que
había perdido “la preciosa facultad que lo coloca a la cabeza de la creación,
200
AGN-CNCBP, Libro de Actas, 7 de agosto de 1896 a 24 de mayo de 1898, f. 39.
201
El texto fue editado en 1899 con el mismo título: Enrique Castro, Legislación sobre alienados,
Montevideo, El Siglo Ilustrado, 1899. El mismo año la revista de la Universidad, Anales, publicó, en dos
ediciones sucesivas, el trabajo completo. Anales de la Universidad, Montevideo, 1899, año VIII, tomo X,
tercera entrega, pp. 293-365 y cuarta entrega, pp. 417-480. Optamos por utilizar el manuscrito por su
riqueza en anotaciones y comentarios al margen, además no sufrió modificaciones de envergadura en
relación con las versiones editas.
202
AGN-CNCBP, paquete 1890-1896, carpeta 331.
203
Museo Histórico Nacional [en adelante MHN], Manuscritos del Doctor Enrique Castro, tomo 1455:
“Anotaciones Clínicas del Dr. Enrique Castro en los cursos de los profesores Lancereaux y Pourier”.
204
Castro, tomo 1436, cit., fs. 10, 11.
205
Ibídem, f. 492.
206
Ibídem, fs. 16, 17.

60
haciéndose incapaz de cuidarse a sí mismo” pero también permitía pensar en la
sociedad, ya que el hombre también constituía “un ser no solo extra social sino
antisocial y por lo tanto peligroso”.207 Era imprescindible una normativa clara que
permitiera a las autoridades contar con herramientas legales para, por ejemplo, internar
a un enfermo.
El artículo 18 del proyecto de Castro establecía que “no podrá recibirse ningún
enfermo en un establecimiento público-privado destinado al tratamiento de las
enfermedades mentales” sin una solicitud de admisión cursada al director médico del
manicomio, toda la información personal del paciente y “un informe [médico] sobre el
estado mental de la persona cuya admisión se solicita”. Esa solicitud “debe ser
firmada por el que la hace y certificada por el Juez o Jueces de Paz de la Sección o
Secciones a que pertenecen el peticionario y el enfermo”.208 El jefe político y de policía
de cualquier departamento podía ordenar “de oficio la colocación en un establecimiento
de alienados de toda persona, interdicta o no cuyo estado de locura” atentara contra
“la seguridad, la decencia o la tranquilidad pública o su propia seguridad”, pero solo
se podía admitir con un “certificado de un Médico de Policía”.209 También atacó el
problema del secuestro (casos de pacientes cuyos familiares se oponían a la internación)
al autorizar, en el artículo octavo, el tratamiento de un alienado en domicilio privado
siempre que se realizara una declaración e informes médicos periódicos.
En el comentario al texto de Castro publicado en la Revista Médica del Uruguay
y firmado por el “Dr. A. L.”, se señalaron algunas de las “deficiencias penosas [que]
pueden dar lugar a que se retenga por varios meses en el Manicomio a un hombre
sano” y se consideró como un adelanto la propuesta realizada por el joven psiquiatra.
Sin embargo, el comentarista, partidario de una legislación para los alienados, puso en
duda la viabilidad del proyecto Castro, no por la falta de talento o voluntad del
especialista, sino por la coyuntura de “un país donde la estabilidad política anda
todavía buscando los puntos de apoyo” por lo que “trabajos de la índole del que
apuntamos, necesitan mucha atención de parte de los que leen para que merezca
alguna de parte de los que mandan”.210 Finalmente, el proyecto de Castro no se
concretó, pero sirvió como base para disposiciones futuras.211 Al mismo tiempo,
demuestra que la discusión sobre la situación legal de los enfermos psiquiátricos a
escala local estaba en sintonía con los debates médicos internacionales, tal como se
puede apreciar al realizar un análisis de la revista Annales Médico-Psychologiques que
llegaba por suscripción a la biblioteca médica del manicomio.
En 1905 el ingreso al manicomio dependía de una autorización judicial, en
cumplimiento con el artículo 400 del Código Civil, acompañada del certificado de dos
facultativos. Esto no evitó, según informe de la propia Comisión, conflictos entre los
jueces de origen y los de la capital que iniciaban nuevos expedientes desautorizando al
magistrado actuante en el inicio de la causa. En el caso de remisión por parte de las
Jefaturas de Policía, de las otras casas dependientes de la Comisión Nacional de

207
Ibídem, fs. 121, 122. Subrayado en el original.
208
Ibídem, fs. 509-512.
209
Ibídem, fs. 528, 529.
210
Revista Médica del Uruguay, Montevideo, 1898, vol. I, pp. 132, 133. Castro falleció en agosto de
1901, hecho que probablemente limitó el impulso del proyecto. Rojo y Blanco, Montevideo, 1.º de
setiembre de 1901, año II, n.° 37, p. 163; también Anales de la Universidad, Montevideo, 1901, año IX,
tomo XI, pp. 1171-1173 [necrológica de Castro escrita por el abogado penalista José Irureta Goyena].
211
En 1914 Santín Carlos Rossi también presentó un proyecto sobre alienados para el que tomó por base
la propuesta de Castro (el texto íntegro se encuentra en Rossi, El alienado). El problema siguió existiendo
incluso entrado el siglo XX. La primera ley de psicópatas aprobada en el país data de 1936.

61
Beneficencia, del Consejo Penitenciario o de los jefes militares en caso de soldados, era
suficiente la pericia realizada por el médico de esas corporaciones.
Pese a las pretensiones científicas y modernizadoras, entre la población el
manicomio era visto como un lugar de reclusión, más allá de la patología psiquiátrica
que presentaba la persona que era confinada en la institución. En enero de 1905
Carmelo Gaitan pidió que fuera internado en el establecimiento Antonio González,
quien trabajaba en su casa como sirviente, porque “tiene alienadas sus facultades
mentales” lo que “constituye un serio peligro para él y su familia”.212 Más allá de la
enfermedad que, como el informe médico certifica, mostraba González, lo interesante es
que en la solicitud de remisión impera la necesidad de alejar al alienado de la sociedad,
lo que también da cuenta que para parte de la población el manicomio seguía siendo un
espacio de reclusión y no de tratamiento médico. Todavía en 1914, Santín Carlos Rossi
decía que la población “considera el asilo como una prisión”.213
En ocasiones, señalaba la propia Comisión, los diversos trámites generaban
engorrosas situaciones. Por caso, “mientras que se da cuenta de la admisión del incapaz
en el Manicomio, se procede por el Juzgado con intervención fiscal al nombramiento
de curadores” de forma paralela al examen del enfermo, que podía no ser internado en
el manicomio de modo que al presentarse el juez o el curador nombrado “en muchos
casos los enfermos han salido de él, sea porque los han retirado sus familias, sea por
haberse mejorado, desde que algunos, especialmente los que son víctimas del
alcoholismo, ingresan por perturbaciones mentales transitorias”.214 Y, pese a los
esfuerzos, la combinación de trámites con prácticas policiales de larga data podía
provocar situaciones desagradables para las personas remitidas. Por ejemplo, I. C., de
22 años, fue remitida al manicomio por la policía el 22 de junio de 1906 por haber sido
“encontrada en la calle en ropas menores” (¿una prostituta tal vez?). Sin embargo, el
diagnóstico médico ordenó el alta “por no presentar signos de enajenación mental”
pese a lo cual permaneció en el establecimiento hasta el 30 de julio de ese año, ya que
debió esperar el cumplimiento del trámite judicial y la observación médica.215
Entre las “faltas contra la moral y las buenas costumbres” que la policía debía
perseguir se encontraban los casos de personas que “ofendiese[n] públicamente el
pudor con palabras o ademanes obscenos”.216 Este argumento del atentado a las buenas
costumbres fue muy utilizado por los policías de la época para detener a personas
supuestamente por “locos” que cometían escándalo público. Y si bien Santín Carlos
Rossi diría que “las fronteras de la locura son lo bastante inciertas para permitir un
mandato o consejo de observación en casos sospechados, aunque un estudio posterior
establezca la normalidad psíquica del internado”,217 podríamos pensar que en muchos
casos la detención y el ingreso al manicomio podía estar motivada por los prejuicios de
los policías a la hora de determinar si una persona estaba cometiendo un atentado contra
la moral y las costumbres.
En 1904, la Revista de Policía, publicación oficiosa del cuerpo, amonestó a
“algunos señores comisarios” que “siguen un procedimiento erróneo al intervenir en

212
Archivo General de la Nación, Sección Judicial (en adelante AGN-SJ), Juzgado Civil del 4.º Turno,
“González, Antonio, incapacidad”. En algunos casos será posible citar con el folio correspondiente,
aunque en la mayor parte de la documentación el estado de deterioro avanzado impide la tarea.
213
Rossi, El alienado…, p. 93.
214
Comisión Nacional de Caridad [1905], cit., p. 33.
215
Hospital Vilardebó, Libro de entrada de mujeres 1904-1907, f. 358.
216
Departamento de Policía de la Capital, Prontuario consultivo policial. Administración del coronel
Juan Bernassa y Jerez, Montevideo, Barreiro y Ramos, 1904, vol. I, p. 103.
217
Rossi, El alienado…, p. 78.

62
la remisión de alienados, recargándose con una obligación que no les incumbe y
molestando también inútilmente a otros empleados”. Según la publicación “es la
Policía la que remite la casi totalidad de los locos”, pero lo hacía de forma errónea ya
que los oficiales solo podían y debían intervenir “en los casos que los alienados
produzcan escándalo en calles o sitios públicos, o cuando siendo al parecer furiosos, su
locura hiciera temer con fundamento que pudiera ser causa de alguna desgracia”. Pero
los policías no lo entendían así, lo mismo que la población que “con su tendencia a
abusar de los servicios públicos tan difundidos entre nosotros, acuden a la comisaría
más próxima para evitarse molestias”.218 La propia comisión pidió modificar el sistema
legal por un tratamiento “razonable y científico” y una ley de alienados, para evitar
problemas entre todas las instituciones partícipes en el ingreso (o no) de un enfermo
psiquiátrico en el manicomio.219
Otro problema acuciante era la dificultad que generaba la no intervención del
Estado en los casos en que la familia se negaba a la internación del enfermo o no
comunicaba a las autoridades sobre la patología de un pariente. Sin embargo, decía
Rossi, “nuestra rudimentaria legislación sobre alienados no instituye nada al respecto”
y reclamó al Estado potestades para obrar en los casos en los que la familia se oponía a
la internación para “responder a una exigencia real de la sociedad” “la que coloque
bajo la salvaguardia de la ciencia seres que no pueden ser impunemente
abandonados”.220 En su afán por expandir su radio de acción a toda la sociedad, los
médicos, en colaboración con los abogados, insistieron en la configuración del delito de
“secuestro” para los casos en que la familia no declaraba la inasistencia de un paciente.
Esta posición se exacerbó, como puede verse al consultar las fuentes, cuando esa
situación tenía lugar en los sectores populares o en el medio rural.221
El retiro de los pacientes del hospital —algo que no estaba previsto por ley y se
debía atener, en caso que la familia quisiera, a la prescripción médica— también generó
numerosos inconvenientes entre las autoridades y los médicos o entre estas y las
familias. Según los médicos, el alienado podía ser retirado del manicomio de tres
maneras: “en el curso de la asistencia” aunque el médico no lo aconsejara, ya que nada
impedía a una familia reclamar a un pariente (y muchas veces contaban con el respaldo
de un juez o de un abogado que alegaban el respeto a la libertad individual); con
autorización médica por considerar que el enfermo mostraba un tipo de “cronicidad
inofensiva”; o durante la “convalecencia”. La ausencia de una disposición clara
permitía que “se retire un alienado de nuestro manicomio contra la opinión del médico.
Tal autorización va contra el interés del enfermo y contra la sociedad”.222 Rossi puso
como ejemplo el caso de “una señora, madre de familia radicada en el Cerro de
Montevideo” que “fue retirada hace un par de años del Hospital Vilardebó, en pleno
acceso de melancolía” y contra la opinión del facultativo. A pocas semanas de la
liberación, la Policía impidió que la mujer ahogara en la playa a sus dos hijos. 223 En
otros casos los médicos pudieron hacer valer su opinión e impedir la salida del paciente
pese a la insistencia familiar. Tal fue el caso de la enferma María Carmen Castro, a
quien se negó el alta pese a la insistencia de su esposo Francisco Santullo Rodríguez en
febrero de 1900. Un dato significativo de la negativa es que, además de “el estado de la
enferma [que] no permite su salida” se agregó que “el esposo realmente no cuenta con

218
“La policía y la remisión de alienados”, en Revista de Policía, 15 de enero de 1904, año I, n.° 3, p. 1.
219
Comisión Nacional de Caridad [1905], cit., p. 35.
220
Rossi, El alienado…, p. 27.
221
Ibídem, pp. 16, 17. Volveremos sobre el punto al referirnos a los juicios por incapacidad.
222
Rossi, El alienado…, p. 102.
223
Ibídem, pp. 102, 103.

63
los medios necesarios para prestarle la debida asistencia”.224 Ambas razones, pero
sobre todo la situación económica de Santullo, seguramente se convirtieron en un
argumento de peso para que en este caso el juez competente negara la liberación.
De todos modos no debemos pensar la carencia de codificación o normativa
como una ausencia de prácticas judiciales, sino que, por el contrario, el Estado se valió
de los escasos mecanismos con los que contaba. Esas carencias habrían permitido que se
fuera delineando un campo profesional en torno a los enfermos psiquiátricos y que
incluyó, en palabras de Santín Carlos Rossi, a “dos entidades científicas” que
“determinan la situación del alienado en la sociedad contemporánea: el médico y el
abogado”.225 De esta forma, el campo de la Psiquiatría se legitimó en torno a los
profesionales de la Medicina y del Derecho que formaron un espacio médico-legal para
proteger al enfermo, al que consideraban un desvalido. Claro está que ello no evitó que
los enfermos psiquiátricos padecieran todo tipo de abusos dentro y fuera del manicomio.

Del Manicomio Nacional al Hospital Vilardebó: medicina y secularización

La influencia de lo religioso en la vida médica era tal que, por ejemplo, la


Comisión del Hospital de Caridad prohibió el retiro de cadáveres no reclamados para las
clases de anatomía y negó el uso de las instalaciones del hospital para la realización de
trabajos de disección. Otro problema que enfrentó a profesores de la Facultad con las
religiosas, fue la resistencia de las últimas para que los estudiantes de Medicina (e
incluso los propios médicos) ingresaran a las salas de mujeres. En 1884 decía Andrés
Crovetto:
La autoridad de las Hermanas, aun allí no se ha extinguido. Mandan
más ellas que el médico. En el tiempo que estuve de practicante tuve
que sostener verdaderas batallas. En el departamento de mujeres, son
dueñas absolutas, en el tiempo que fui practicante de nuestro Asilo de
alienados, si me preguntaban del estado de alguna enferma podía dar
tanta razón de ella, como el portero del establecimiento, porque solo
las veía entrar, a la mitad de las enfermas no las conocía ni de vista.
Las hermanas creo que las observan y dan noticia de su estado al
médico, dan el trabajo que creen conveniente y les aplican los medios
de corrección.226

Los casos son ilustrativos de la división de poderes que regía la asistencia


sanitaria en el país, en tanto los hospitales estaban en manos de un cuerpo no médico,
pero a su vez desde 1876 —con carencias, es cierto— se estaba formando la primera
generación de médicos que trabajaba de forma restringida. 227 En 1882, La Gaceta de

224
AGN-CNCBP, Libro de Actas, 5 de enero de 1900 a 26 de junio de 1901, f. 14.
225
Rossi, El alienado…, p. 3. En su propuesta se encontraba también la posibilidad de crear la Inspección
General de Alienados “organismo mitad médico, mitad jurídico”, que se encargaría de velar por todo lo
relativo a la situación sanitaria y jurídica de los alienados. Rossi, El alienado…, p. 99.
226
Crovetto, o. cit., p. 49.
227
Algunos cuestionamientos a esta situación expresó Pedro Hormaeche en el discurso inaugural de la
cátedra de anatomía correspondiente al año de 1882. Anales del Ateneo, Montevideo, 5 de mayo de 1882,
año I, tomo II, n.° 9, pp. 216, 217; también Ángel Canaveris en su memoria de 1881 al sostener que “en
establecimientos de esta naturaleza, donde el tratamiento á que ha de sujetarse el enfermo por lo
especial de la afección que padece, debe empezar por el régimen y concluir por la disciplina á que
también se lo ha de someter, se comprende fácilmente que nadie sino el médico puede y debe llevar su
dirección.” “Memoria…”, cit., p. 310.

64
Medicina y Farmacia reclamó mayor presencia de médicos en el manicomio e insistió
en que “mientras los hospitales no estén dirigidos por médicos en todos los ramos de la
administración, no podrá haber jamás un buen servicio administrativo e higiénico”,
porque ellos eran “los únicos llamados a guiar la marcha regular de esos
establecimientos” en “armonía con las necesidades y el adelanto diario de las ciencias
médicas”.228
Incluso eran varios los políticos que, guardando las formas, destacaban el rol de
lo religioso y caritativo pero comenzaban a dar mucha relevancia a la presencia de los
médicos y a las consecuencias de su actuación. Una síntesis conciliadora se encuentra
en el discurso pronunciado por el ministro de Gobierno Julio Herra y Obes en 1888,
durante la celebración de los cien años del Hospital de Caridad. En su alocución destacó
que en los asilos públicos (“refugios abiertos a toda hora y en todo tiempo al dolor y a
la miseria”) “la Medicina tiene como el astrónomo sus grandes observatorios para
buscar en la oscuridad de las enfermedades remedio y alivio para las dolencias del
cuerpo”, pero al mismo tiempo “la religión su culto para derramar sobre las heridas
del alma el bálsamo dulcísimo de la resignación y de la fe”. Podríamos pensar que pese
a ese intento por relacionar los dos polos que comenzaban a marcarse y enfrentarse, los
médicos no estaban de acuerdo con la idea de ‘resignación’, sino que, por el contrario,
comenzaban a mostrar una legitima intención de ‘curar’ a los enfermos, asentada en una
visión científica de su tarea alejada de la “suntuosidad de la filantropía tradicional de
nuestro pueblo, filantropía que heredó con sus demás virtudes características, de la
magnánima raza a que pertenecemos”.229
El proceso por el cual lo religioso comenzó a perder potestades en la vida
pública del Uruguay fue paulatino: tuvo inicio a fines de la década del setenta del siglo
XIX y se intensificó en la del ochenta y duró hasta la segunda década del siglo XX.230
Algunas decisiones de la época fueron moldeando las nuevas características de los
establecimientos hospitalarios y de la vida sanitaria del país.
El 31 de mayo de 1878, el gobernador provisorio, coronel Lorenzo Latorre, cesó
en sus funciones a la Sociedad de Beneficencia Pública de Señoras como primer paso
para una nueva “organización que tiene proyectada en beneficio de los
Establecimientos de Caridad”.231 La medida quedó sin efecto luego de la renuncia del
gobernador, pero el proceso por el cual los hombres y las mujeres vinculados al
catolicismo y una importante actuación en la comisión perdieron influencia ya se había
tornado incontenible, aunque no fue abrupto.
Otro paso fue el decreto promulgado por el Ministerio de Gobierno el 31 de
diciembre de 1886 por el cual cesó la intervención de la Junta Económico-
Administrativa de Montevideo en los hospitales y casas de beneficencia, que pasaban a
ser dependencias nacionales regidas por las disposiciones del Ministerio de Gobierno.
De este modo el Estado intervenía en pleno y convertía a la comisión en un ente
nacional y no solo en una institución municipal. El segundo artículo del decreto
estableció que pasaría a manos del ministerio “la superintendencia del Hospital de
228
La Gaceta de Medicina y Farmacia, Montevideo, año I, n.° 4, p. 143.
229
Hospital de Caridad de Montevideo. Reseña retrospectiva desde su fundación escrita con motivo de
celebrarse el primer centenario el día 17 de Junio de 1888, Montevideo, Establecimiento Tipográfico “La
Nación”, 1889, AGN, Colección de Folletos, n.º 116, p. 99.
230
Sostienen Caetano y Geymonat que el debate entre Iglesia Católica y Estado fue uno de los más
radicales del proceso modernizador que transformó a la sociedad uruguaya desde la segunda mitad del
siglo XIX: “No hubo ámbito de la vida nacional que no reflejara por aquellos años, en mayor o menor
medida, la agitación de la cuestión religiosa en el país.” Caetano, Geymonat, o. cit., p. 45.
231
Colección legislativa de la República Oriental del Uruguay, Montevideo, Imprenta Rural, 1878, pp.
100, 101.

65
Caridad, casas de Beneficencia y Administración de Lotería y Administración de las
Rentas adscritas a esos ramos”.232 Podríamos pensar que el penoso estado del fisco fue
un motivo para generar una decisión de este estilo, ya que el propio Estado suplía de
forma mensual las deudas generadas por los hospicios y asilos públicos. La comisión se
negaba a la intervención del Estado en sus decisiones, pero dependía de las instituciones
estatales para subsistir. Seguramente la intención de los gobernantes fue poner un freno
a esa situación. Sin embargo, como señalamos, el proceso fue paulatino y la Comisión
de Caridad no desapareció, sino que siguió en funciones y se integró con hombres que
venían actuando en ese ámbito y con otros que se incorporaron como consecuencia de
los cambios.
Al mismo tiempo, deberíamos asignar cierto nivel de relevancia a las
características y atributos de la estatidad, que no pasó solo por la marginación de las
instituciones religiosas en tanto religiosas, sino en la voluntad de comenzar a controlar
todas las instituciones públicas. Por eso, más que un mero reemplazo, en el caso aquí
estudiado (pero que podríamos extrapolar a otros ámbitos públicos 233) lo que hubo fue
también nuevos significados para viejas prácticas, como el apoyo a los pobres, y un
clima de negociación política y tensión a través del Estado y sus agentes y las viejas
instituciones.
Otra transformación importante que introdujo el decreto fue la que nombró al
ministro de Gobierno como presidente de la Comisión de Caridad y la que sujetó los
movimientos económicos a la fiscalización de la Contaduría General del Estado. La
nueva comisión “estará bajo la inmediata dependencia del Ministerio de Gobierno, al
cual propondrá, para su nombramiento, los empleados que juzgue necesarios”, duraría
“tres años en el ejercicio de sus funciones, pudiendo ser reelectos los ciudadanos que
la formen”.234
Una nueva ley del 20 de julio de 1889 estableció que la Comisión de Caridad y
Beneficencia Pública tendría carácter nacional y debería rendir “cuentas
trimestralmente al P. E. de la inversión de los fondos y rentas cuya administración se le
confía”. A esta comisión incumbiría la administración de la Lotería de la Caridad y de
los demás bienes y rentas destinados al sostén de los establecimientos. 235 Podríamos
considerar esta disposición como parte de una etapa que marcó el involucramiento del
Estado en las políticas sanitarias a través de su voluntad por apropiar todos los servicios.
Un Estado mínimo y con grandes carencias económicas, pero dispuesto a batallar para
evitar la superposición administrativa y, muchos así lo entendieron, restar injerencia a la
Iglesia Católica. Claro que, como señalamos, el proceso no fue súbito.
El 15 de setiembre de 1890 la comisión y la Institución de las Hijas de María del
Huerto firmaron un convenio por el cual se les daba a dichas hermanas la dirección del
Hospital de Caridad, del Manicomio Nacional, del Asilo de Huérfanos y Expósitos y de
los Asilos Maternales.236 Probablemente la decisión se debió a que si bien la nueva

232
Colección Legislativa de la República Oriental del Uruguay, Montevideo, Manuel Alonso Criado,
1886, vol. X (segunda parte), p. 324.
233
Al respecto Caetano, Geymonat, ob., cit., pp. 87-111.
234
Colección Legislativa de la República Oriental del Uruguay, 1886, vol. X (segunda parte), p. 325
235
“Establecimientos Nacionales. Se declaran los de Caridad y Beneficencia de Montevideo”, en
Colección Legislativa de la República Oriental del Uruguay, Montevideo, Editor Pedro Ortiz, 1889, vol.
XII, pp. 191, 192.
236
AGN-CNCBP, paquete 1890-1896, carpeta 284: “Es el deseo de hacer extensiva a diversos
establecimientos de Beneficencia que dependen de la Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia
Pública la convención celebrada el año 1856 entre la Comisión de Caridad y la Institución de las
Hermanas de Caridad del Huerto, que desde entonces está en vigencia con respecto al Hospital de
Caridad único establecimiento de Beneficencia que existía en aquella época, la Comisión Nacional de

66
comisión creada por la ley de 1889 marcaba un punto de ruptura, sus integrantes
seguían siendo católicos de larga actuación, por caso el rico hacendado Juan D. Jackson
—quien en 1885 había cerrado el Asilo Maternal costeado por su familia antes de
permitir que fuera inspeccionado de forma mensual por el Estado 237—, Juan Ramón
Gómez, Urbano Chucarro, Luis Piñeyro del Campo, entre otros. Los dos primeros
presidieron la comisión hasta 1897 cuando fueron sustituidos por el médico Mariano
Ferreira, a quien reemplazó entre 1899 y 1905, el médico católico Piñeyro del Campo.
Sancionada la ley de 1899, los católicos también siguieron predominando en la
comisión auxiliar del manicomio, constituyendo el primer triunvirato tres laicos
consagrados: Luis de la Torre, Pedro Llamas y Félix Buxareo.
El 31 de octubre de 1895 se formó un nuevo Consejo Nacional de Higiene —
dependiente del Ministerio de Gobierno— que reemplazó a la Junta de Sanidad y al
Consejo de Higiene Pública. La nueva institución se encargaría de “la administración
sanitaria, marítima y terrestre de la República, y será la autoridad superior de higiene
pública”. Entre sus dieciséis integrantes se encontraban el presidente de la Comisión
Nacional de Caridad y Beneficencia Pública, el profesor titular de Medicina Legal de la
Facultad de Medicina, el presidente de la Junta Económico-Administrativa de la Capital
y el profesor de Derecho Administrativo de la Universidad. La normativa disponía que
en cada departamento de la República se instruyera un Consejo Departamental de
Higiene, con excepción del de la capital, donde las atribuciones del Consejo
Departamental quedaron a cargo del Consejo Nacional. Sin embargo, el artículo 20
aclaró que “no se entenderán las disposiciones de esta ley como derogatorias o
limitativas de las atribuciones que actualmente ejercen las Juntas E. Administrativas en
materia de salubridad y limpieza y la Comisión Nacional de Caridad en materia de
asistencia pública”.238
El 18 de agosto de 1898 se creó, a iniciativa del Poder Ejecutivo, el Tesoro de la
Comisión de Caridad y Beneficencia Pública, que sustituía la caritas por una nueva
forma de contar con fondos propios. Ese tesoro constituyó a la postre la base financiera
de la asistencia pública, además de los ingresos por los presupuestos anuales. La caridad
como un impuesto al que podríamos considerar moral para el hombre patricio, católico
y decimonónico, se convirtió a fines del siglo XIX y entrando el siglo XX en obligaciones
impositivas para un hombre laico, burgués (y por ende defensor de la racionalidad
económica), ahorrativo y defensor de un contrato de obligaciones y derechos con el
Estado.
Caridad y Beneficencia Pública por una parte, y la Institución de las Hermanas de Caridad Hijas de
María del Huerto por otra, celebran el presente convenio. Artículo 1.º La Comisión Nacional de Caridad
y Beneficencia Pública a cuyo cargo se encuentran el Hospital de Caridad, el Manicomio Nacional, el
asilo de Expósitos y Huérfanos y los Asilos Maternales n. os 1, 2 y 3, resuelven confiar como lo ha venido
haciendo desde su instalación la dirección interna de dichos establecimientos a las Hermanas de
Caridad Hijas de María del Huerto. Artículo 2.º Las Hermanas por su parte se comprometen a proseguir
ejerciendo su misión caritativa en los mencionados establecimientos, es decir, en el Hospital de Caridad
atender a la asistencia de los enfermos, en el Manicomio Nacional al cuidado de los dementes, en el
Asilo de Huérfanos a los expósitos huérfanos y depositados y en los respectivos Asilos Maternales al
cuidados y enseñanza de los niños de ambos sexos que les fueron confiados. […] Artículo 6.º En los
establecimientos regirá el Reglamento actualmente en vigencia y en caso de ser reformado, será oída y
atendida la Madre Superiora Provincial. Artículo 7.º Habrá en el Hospital de Caridad, Manicomio
Nacional y Asilo de E. y Huérfanos una capilla, y en cada uno de los Asilos Maternales un oratorio […]
Artículo 13.º Es entendido que la Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia Pública ejercerá la
superintendencia sobre todos los establecimientos, con arreglo a la Ley de su creación. […] Montevideo,
a quince de setiembre del año un mil ochocientos noventa. Firmado: Juan A. Jackson. Director. Héctor
G. Lacueva. Secretario. Hermana María Filomena Ghiglioni. Superiora Provincial”.
237
Sobre el incidente Kruse, art., cit., p. 236.
238
“Consejo Nacional de Higiene. Se crea”, en Retrospecto…, cit., pp. 378-386.

67
Al mismo tiempo, diversas disposiciones gravaron algunos artículos de consumo
y el abasto de carne o cobraron patentes adicionales a las compañías extranjeros, y
usaron lo recaudado para financiar el mantenimiento de las casas dependientes de la
Comisión de Caridad.239 Según los datos elaborados por Morás, ese auge impositivo
provocó el descenso del financiamiento caritativo que pasó de ser 69,4 % del
presupuesto total de la comisión en 1891, al 41,2 % en 1912 cuando la ley de Asistencia
Pública ya estaba vigente.240 Sin embargo, importa señalar que más del 40 % del
presupuesto dependía aún de donaciones y de beneficencia (aunque no se las llamara
así), lo que reafirma una vez más nuestra idea del proceso de sustitución paulatino de la
caridad por una mayor presencia estatal. Incluso ayuda a cuestionar si el reemplazo fue
total o se trató simplemente de la aplicación de viejas prácticas con un nuevo sesgo
ideológico y político. Por eso discrepamos con el historiador inglés Henry Finch, quien
no advierte las transformaciones políticas e ideológicas que implicó el batllismo cuando
sostiene: “Batlle hizo poco más que aceptar un sistema fiscal preexistente, darle una
racionalidad que no poseía originalmente y que tampoco marchó bien después de sus
modificaciones”.241 Como lo demostró José Rilla, el enfrentamiento de los estancieros
con el batllismo no fue precisamente por la carga impositiva sobre las tierras o por el
aumento fiscal sobre las exportaciones, que casi no crecieron, sino que se debió a la
oposición a políticas sociales que beneficiaran a sectores más vastos de la población así
como a una prédica política que entendieron “radicalizada”.242 Las reformas fiscales del
batllismo —que habían comenzado en 1898 con el gobierno de Cuestas y quizás antes
— “no alcanzaron a afectar la arquitectura financiera, pero en cambio sí bastaron
para remover las ideas admitidas, para contribuir al alineamiento de diversos sectores
políticos” que permitieron replantear el problema acerca del rol del Estado.243
El debate de la fiscalidad se imbricó con una reconceptualización sobre la
función del Estado, el cual abandonó el abstencionismo, característico del liberalismo
decimonónico, por una visión que con en batllismo concibió al Estado como un
instrumento de conciliación. No obstante, consideramos pertinentes las puntualizaciones
sobre el rol no interventor del Estado que realizaron los historiadores José Pedro Barrán
y Benjamín Nahum, al sostener que en algunos planos el Estado tuvo una participación
muy fuerte (leyes fiscales y de protección aduanera, creación de un banco nacional,
colonización de tierras fiscales, puertos, ferrocarriles, carreteras, primeras discusiones
con la Iglesia en la década del setenta del siglo XIX, etc.), que cuestiona la idea de un
liberalismo ortodoxo.244 A ello, podríamos agregar que, probablemente al igual que en
todo el continente, el naciente Estado uruguayo se debatió entre la inestabilidad política
y las arcas fiscales disminuidas, que le impidieron hacerse cargo de todas las funciones
para asistir a la población.
Pese a ello, las nuevas potestades y la injerencia estatal no pusieron fin al
enfrentamiento entre la Comisión de Caridad y la Facultad de Medicina. En 1890, el
rector de la Universidad, Alfredo Vázquez Acevedo, seguía considerando como un
“gran desiderátum” la “imposibilidad de formar buenos y expertos médicos, sin una
práctica constante, amplia y variada en los Hospitales” pero la Comisión de Caridad

239
Barrán, La espiritualización, p. 260.
240
Cifras tomadas de Morás, o. cit., p. 20.
241
Henry Finch, La economía política del Uruguay contemporáneo 1870-2000, Montevideo, Ediciones de
la Banda Oriental, 2005, segunda edición corregida y aumentada, p. 90.
242
José Rilla, La mala cara del reformismo. Impuestos, Estado y política en el Uruguay. 1903-1916,
Montevideo, arca, 1992.
243
Ibídem, p. 277.
244
Barrán, Nahum, Batlle…, o. cit., vol. III, pp. 18-20. También véase Ana Frega, Yvette Trochon, “Los
fundamentos del Estado empresario (1903-1933)”, en Cuadernos del Claeh, Montevideo, 1991, n.º 58-59.

68
“entiende —continuaba Vázquez— que no debe acordar a la Universidad toda la
amplitud que requiere el servicio clínico, restringiendo las concesiones a los más
estrechos límites”. En el caso del manicomio, sostenía que la asistencia de estudiantes
“se encuentra sometida a una multitud de trabas injustificadas”. Otros documentos de
la época dan cuenta que las gestiones ante la comisión eran continuas, tal como se puede
ver en las memorias del rectorado o de los sucesivos decanatos. 245 Esta discusión y la
resistencia de la comisión se mantuvieron hasta el siglo XX, cuando enseñanza y
asistencia, como veremos, pasaron a ser deberes del Estado.246
En el manicomio, desde la segunda mitad de la década del ochenta del siglo XIX
—y en forma paralela a la consolidación de otros espacios de represión y control social
— las religiosas (y por ende los religiosos) fueron desplazados de la conducción y
administración de la casa de salud, a favor de una administración científica y sobre todo
laica. El cambio no fue solo administrativo, sino que los médicos impusieron su
voluntad de sustituir el cuidado del paciente por el tratamiento. Los médicos
abandonaron su subordinación a los religiosos, incluso se sublevaron y consolidaron su
presencia, y, como en toda lucha de posiciones, la presencia garantizó su poder.
La posición médica se acompañó con una construcción jurídica en relación con
la cuestión de la beneficencia pública y la caridad, tal como queda de manifiesto en un
texto de Carlos María de Pena, especialista en Derecho administrativo, editado en 1893.
En el texto, el jurista también defendió el crecimiento estatal, al señalar la coexistencia
de dos doctrinas opuestas sobre los fines del Estado. Según el abogado, en el Uruguay
convivían dos posiciones divergentes en relación con la “creación y funcionamiento de
las instituciones de beneficencia”, una que “limita la intervención del Estado a la
protección general del Derecho y deja librada a la actividad social o a la iniciativa
individual la fundación y sostenimiento de los instintos benéficos” y otra que
proclama la necesidad de que el Estado para responder a fines de
protección y tutela, de policía, bienestar y comodidad social,
complemente, estimule y funde el mismo casas de servicio que no
tienen más objeto que el tratamiento y alivio de desvalidos, la
protección de desamparados, el asilo de inválidos, el cuidado de
ciegos y asistencia de pobres.247

La primera doctrina era, siguiendo esta visión, “indiferente a las desigualdades


sociales y sus naturales consecuencias”. Por el contrario, la segunda consideraba que
“la vida jurídica” era de plena incumbencia del Estado, a través de resoluciones que
“ennoblecen y dignifican a la especie, a la vez que concurren a su conservación y a su
perfeccionamiento físico y moral”.248 Sin desconocer “los nobilísimos servicios de las
Hermanas de Caridad, a veces irremplazables”, de Pena pedía modificar el sistema a
favor “de los principios de administración y del buen régimen de los establecimientos
de Beneficencia” que debían reducir la injerencia de cofradías y hermandades y
potenciar “la misión del Estado al fundar y sostener los establecimientos de
beneficencia con fines laicos, humanitarios, sociales, no con fines religiosos”.249

245
Citado en El libro del Centenario del Uruguay, Montevideo, Capurro y Cía, 1930, p. 498.
246
A ello se sumó la aprobación, por ley en 1885, de las Rentas Universitarias que le dieron autonomía
financiera a la Universidad, un incremento presupuestal sostenido que permitió mejorar la situación
edilicia, los laboratorios, contratar más personal y, sobre todo, no depender del Presupuesto General de
Gastos aprobado por el Poder Ejecutivo.
247
de Pena, o. cit., p. 6.
248
Ídem.
249
Ibídem, pp. 20, 21.

69
La contienda que enfrentó a religiosos y sus seguidores contra anticlericales,
laicos o directamente a quienes se oponían al poder político de la Iglesia Católica (al
menos en ese plano las ideologías importaron poco pues en algunas áreas el ‘progreso’
invitó al consenso), también implicó la disputa por el reemplazo de la caridad privada y
la beneficencia pública por la incorporación al Estado de los servicios de salud, que
hasta entonces habían sido gobernados por comisiones de caridad. Del mismo modo, la
piedad religiosa se sustituyó por conceptos de tratamiento y de reorganización llamados
científicos. Por ejemplo, el proceso de sustitución de las Hermanas de Caridad llevó a la
necesidad de formar personal calificado (nurses, enfermeras y enfermeros) de manera
sistemática y a través de una institución pública. Las dificultades en torno a la
formación del personal de apoyo médico y de cuidado de los enfermos llevaron a que
las religiosas se mantuvieran incluso luego de su expulsión. La escuela de enfermeros
entró en funcionamiento en febrero de 1905 en el pabellón Germán Segura del Hospital
de Caridad.250
En 1903 algunos integrantes de la Comisión de Caridad presentaron un primer
proyecto por el cual se rompían los contratos vigentes con las Comunidades de María
del Huerto y de San Vicente. El argumento era que el Estado debía asumir sus
potestades y modificar el funcionamiento interno de los establecimientos sin esperar el
dictamen de las hermanas, tal como establecía el convenio firmado en 1890. Al mismo
tiempo, se opusieron a que el fisco mantuviera capillas, oratorios y demás
establecimientos religiosos dentro de los hospitales y asilos.251

La creación de la Asistencia Pública Nacional

Los actores y agentes involucrados en el sistema se arrogaron la potestad de


establecer las nuevas reglas de funcionamiento. La ‘asistencia pública’ fue el nuevo
concepto con el que el Estado y los políticos oficialistas comenzaron a tratar a los
sectores sociales más desprotegidos (enfermos pobres, niños expósitos, vejez
abandonada), un tipo de asistencia social que no se remitió en forma exclusiva al ámbito
de la salud sino que lo excedió (y esa sería la tónica durante la primera mitad del siglo
XX).
El inicio del proceso marcó un segundo momento en la modernización estatal
que había comenzado en la década del ochenta del siglo XIX. Con los establecimientos
creados por las instituciones religiosas como punto de partida, el Estado laicizó y
reorganizó la atención sanitaria pública. Al mismo tiempo tuvo lugar un proceso de
imbricación entre la actividad médica y la política, ya que varios de los médicos que
comenzaron a regir los destinos de la asistencia sanitaria del país iniciaron sus carreras
políticas (caso de José Scosería o Santín Carlos Rossi, entre otros). Esa situación estuvo
a tono con varias transformaciones en todos los ámbitos de la vida pública en los cuales,
y si seguimos a Barrán y Nahum, una elite con “base económica sólida y duradera en
los puestos públicos” de “diferentes orígenes social y nacional que los de las clases
conservadoras” fue capaz de convertirse en una nueva “clase burocrática” y en “el
brazo político del Estado”.252
La Universidad cumplió un papel importante como canal de reclutamiento de
esos nuevos dirigentes que ingresaban a la vida política amparados en su carrera
profesional. Para el caso argentino Eduardo Zimmermann interpretó esta situación como
una forma de superar las diferencias políticas, ya que más allá de la ideología que

250
Sánchez Puñales, o. cit., p. 46.
251
Krause, art., cit., pp. 240, 241.
252
Barrán, Nahum, Batlle…, vol. I, pp. 62-79.

70
pregonaban, los hombres del pasaje de siglo encontraron acuerdos en la fundamentación
científica de las propuestas de reforma social o sanitaria elaboradas. 253 Podríamos pensar
que una situación similar se dio en Uruguay, aunque las reacciones no fueron unívocas.
Es decir, las transformaciones en el elenco gobernante y en distintos espacios de la
esfera pública fueron interpretadas por algunos grupos (el alto comercio, los
terratenientes, la Iglesia Católica) como parte de un ataque, consecuencia directa de la
acción “jacobina” (como se comenzó a llamar al batllismo). 254 Sobre la propuesta de
transformación estatal opinó una pluralidad de voces a favor o en contra de los
esfuerzos reformistas que vivió el país en el pasaje de siglo.
La designación en 1905 del médico José Scosería 255 como presidente de la
Comisión de Caridad y Beneficencia Pública fue interpretada por los sectores católicos
como “el resultado de una abierta campaña de intransigencia, de tiempo atrás llevada
a cabo por ciertos elementos adversos al régimen actual de las casas de caridad de
nuestro país”.256 Acompañarían a Scosería en la tarea varios reconocidos anticlericales
como Ramón Montero y Paullier, Alfredo Vidal y Fuentes, 257 Alfredo Navarro,258
Eugenio J. Lagarmilla, Guillermo West (jefe de Policía de Montevideo) y Manuel
Quintela.259
El diario El Día consideró el hecho como un “triunfo de la tendencia liberal
sobre la tendencia católica”.260 En su edición el católico El Bien, y en una clara actitud
clasista, sostuvo que la medida era una manifestación de división social y discordia
“que fácilmente se encarnan en las masas populares”. Scosería era, según esta visión,
predicador de “un falso liberalismo” formado por la “intolerancia en materia
religiosa”.261 El mismo año entró en funciones un nuevo Consejo de Higiene Pública

253
Zimmermann, o. cit., pp. 59, 60.
254
La identificación del batllismo con el jacobinismo era un elemento frecuente en la interpretación de
los sectores conservadores uruguayos. Esta posición, nacida al calor de las presidencias de José Batlle y
Ordóñez (1903-1907 y 1911-1915), continuó en las décadas posteriores al “impulso batllista”. Al respecto
véase: José Pedro Barrán, Los conservadores uruguayos (1870-1930), Montevideo, Ediciones de la Banda
Oriental, 2004, pp. 83-97; Caetano, La República…, o. cit., pp. 58-64; Arturo Ardao “Orígenes de la
influencia de Renan en Uruguay” en Etapas de la inteligencia uruguaya, Montevideo, Universidad de la
República, 1968, pp. 65-91.
255
José Scosería (1861-1946), médico, docente de Química Médica, decano de la Facultad de Medicina
entre 1898 y 1904 y primer director de la Asistencia Pública Nacional creada en 1910 (y en la que
permaneció en 1917, año del “freno” a la reforma social batllista). Referencias tomadas de Augusto
Turenne, “José Scosería”, en Anales de la Facultad de Medicina, Montevideo, Facultad de Medicina,
1946, vol. XXXI, pp. 544-572; Fernando Herrera Ramos, Rubén Gorlero Bacigalupi, “José Scosería”, en
Horacio Gutiérrez Blanco, o. cit., vol. I, pp. 14-17.
256
El Bien. Órgano de la Unión Católica del Uruguay, 5 de agosto de 1905, p. 1: “Comisión Nacional de
Caridad.”
257
Nació en Minas (hoy departamento de Lavalleja) en 1863 y murió en 1926. Egresó de la Facultad de
Medicina en 1888 y ese mismo año viajó para cursar estudios en la Universidad de Nápoles. En 1889 fue
designado como catedrático de Patología General de la Facultad de Medicina de Montevideo. Tuvo
además una intensa actividad política dentro del Partido Nacional, pese a que respaldó la candidatura del
colorado José Batlle y Ordóñez a la presidencia de la República en 1903. Los datos biográficos fueron
tomados de Augusto Soiza Larrosa, “Alfredo Vidal y Fuentes”, en Gutiérrez Blanco, o. cit., vol. II, pp.
147-154.
258
Montevideo 1868-1951, fue un destacado médico especializado en cirugía. Estudió Medicina en París
entre 1887 y 1895. Una semblanza con algunos datos biográficos en Jorge Lockhart, “Alfredo Navaro”,
en Gutiérrez Blanco, o. cit., vol. I, pp. 18-25.
259
Médico otorrinolaringólogo, nació en 1865 y falleció en 1928. Fue el principal impulsor del Hospital
de Clínicas, dependiente de la Universidad de la República, que hoy lleva su nombre. Una semblanza con
datos biográficos en Milton Rizzi, “Manuel Quintela”, en Gutiérrez Blanco, o. cit., vol. I, pp. 29-35.
260
El Día, 5 de agosto de 1905, p. 1: “La Comisión de Caridad. Ideas sanas e ideas absurdas”.
261
El Bien, 6 de agosto de 1905, p. 1: “Más anomalías”.

71
presidido por el médico Gabriel Honoré y que tenía por vicepresidente al psiquiatra
Andrés Crovetto, férreo defensor de la secularización. 262 También una Comisión Interina
del Hosptial de Caridad —integrada por los médicos Alfredo Navarro, Manuel Quintela
y Joaquín Canabal— que entre sus primeras medidas estableció “la libertad religiosa”
dentro del nosocomio.263
Poco antes de su sustitución, el hasta entonces presidente de la comisión, Luis
Piñeyro del Campo, elaboró una memoria retrospectiva que podríamos considerar una
defensa “católica” de la institución. En ella enumeró algunas de las “nobles y vastas
tareas” desde 1852 a la fecha, que habían permitido cumplir con los sectores más
desvalidos de la sociedad.264 Consideró que la sucesión de leyes que colocaron a la
Comisión en la órbita estatal —recordemos, la primera de 1889—, habían roto “el
espíritu de cuerpo y de tradición, dos grandes elementos de recta administración” y
puesto “a merced de los intereses o de las doctrinas del momento la suerte de los
establecimientos públicos de Caridad”.265
Entre las medidas adoptadas por Scosería como nuevo presidente, se encuentra
la designación al frente de las instituciones hospitalarias de varios de sus colegas de
tendencia “liberal”, nuevo paso de la política pública que Barrán llamó “medicalización
de la sociedad”.266 Otra disposición fue la “resolución por la cual, queda absolutamente
prohibido obligar a los pacientes que allí se asisten, a confesarse” como “asimismo a
los enfermeros y sirvientes concurrir a misa los domingos y días festivos, debiendo ser
todos estos actos absolutamente voluntarios” sin que “se ejerza presión alguna sobre
enfermos y sirvientes”, algo que según el diario católico que informaba “no innova en
absoluto, pues no es un misterio para nadie que la misión de las beneméritas hermanas
se ha concretado en este particular a un mero consejo, jamás a una imposición”.267
El 6 de julio de 1906 la Comisión Nacional de Caridad prohibió en las casas bajo
su dependencia “la ostentación de emblemas de ninguna religión positiva”, con
excepción “de los lugares destinados al culto y al alojamiento del personal religioso”.
Esto afectaba directamente a las religiosas católicas que debieron retirar los crucifijos de
todas las salas hospitalarias.268 La polémica también se trasladó al libro de visitas del
establecimiento, tal como se puede ver en las consideraciones realizadas por Emilia T.
de Forteza el 24 de diciembre de 1906, quien consideró a las Hermanas de Caridad
mujeres “dignas de estimación y respeto”, víctimas de “almas innobles” “que ignoran
los beneficios que estas queridas Hermanas reportan a la humanidad doliente”.269 El
símbolo característico de la Comisión de Caridad, heredado de la Cofradía de San José,
formado por un corazón con una cruz al frente y un ancla por debajo, se sustituyó por el

262
AGN,
Consejo de Higiene Pública, paquete 1904-1906, carpeta 397.
263
El Día, 16 de setiembre de 1905, p. 1.
264
Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia Pública. Sus establecimientos y servicios, Montevideo,
Comisión Nacional de Caridad, 1905, p. 10.
265
Ibídem, p. 16. Una visión distinta sobre esta norma sostendría Scosería en la primera memoria de la
Asistencia Pública presentada en 1913. Véase La Asistencia Pública Nacional. Publicación oficial de la
Dirección General, Montevideo, Barreiro y Ramos, 1913, p. 3.
266
Barrán, Medicina y sociedad, vol. I, p. 114. También véase Caetano, Geymonat, o. cit., pp. 87-98.
267
El Bien, 29 de agosto de 1905, p. 1.
268
El Siglo, 7 de julio de 1906, p. 4.
269
Hospital Vilardebó, Manicomio Nacional. Libro de visitantes, f. 61.

72
escudo nacional.270 José Enrique Rodó publicó en La Razón un artículo para criticar la
medida y obtuvo una respuesta de Pedro Díaz, integrante del Centro Liberal.271
En 1908 (año en que se laicizó la enseñanza en los establecimientos asilares), se
comenzó a discutir la reforma sanitaria. El diario oficialista El Día inició una campaña
sobre el proyectado sistema de asistencia, desde una posición en sintonía con las nuevas
autoridades de la Comisión de Caridad y de los médicos. En una entrevista concedida a
ese diario, Scosería sostuvo que “en materia de asistencia pública estamos atrasados
de 30 años por lo menos” consecuencia de la “factura actual” de la Comisión de
Caridad, “organismo arcaico, una máquina vieja y pesada llena de inútiles y
complicados engranajes que solo sirven para entorpecer su marcha”. Sin embargo, y
de allí que planteamos que dentro de un mismo campo político las reacciones no fueron
unívocas, Scosería mostró su molestia con el diario porque entendía que la campaña se
basaba en “el más absoluto descrédito a los establecimientos de caridad, recargando
inútilmente las tintas y exagerando sus deficiencias y defectos de organización”.272
Bajo la administración del presidente Claudio Williman se creó en 1908 una
comisión compuesta por médicos, legisladores y funcionarios, con el cometido especial
de estudiar la reorganización de la asistencia pública en sus diversas ramas y elaborar un
plan de trabajo para cambiar el funcionamiento de todos los establecimientos. El
resultado del trabajo de ese grupo fue el proyecto de Ley de Asistencia Pública “cuyo
rasgo dominante es el de haber quitado a esta importantísima función pública el
aspecto humillante de la caridad, para hacer de ella, de acuerdo con las ideas
modernas, un primordial deber del Estado”.273
Los batllistas discutieron la posible reforma en función de la racionalidad
económica, la existencia de múltiples e innecesarias comisiones auxiliares y lo
combinaron con ataques hacia la Iglesia Católica a la que consideraban como la
principal responsable de una institucionalidad vetusta y de un concepto de caridad
perimido y funcional a la injusticia social. Según la visión del diario oficialista el
concepto caritativo imperante no contemplaba las “graves injusticias que provienen
casi todas ellas de la causa de que emanan las divisiones más profundas que existen en
los hombres, de la desigual distribución de las riquezas”, por lo que la caridad debía
dejar “de ser un principio de moral cristiana en su fondo y en su forma, para
convertirse en un principio de justicia social”. Sin embargo, era el Estado el garante de
esa justicia y no la “gracia de Dios”. Es probable que en la voluntad de los impulsores
de la reforma también se encontrara la intención de evitar que la Iglesia hiciera
propaganda con los fondos públicos que se destinaban a solventar a la Comisión de
Caridad. Y concluía el articulista anónimo:

270
Los protestantes apoyaron la secularización impulsada desde el Estado porque defendieron la libertad
de cultos. Véase Roger Geymonat, “Tercero en discordia. Protestantismo y secularización”, en Gerardo
Caetano, Roger Geymonat, Carolina Greising, Alejandro Sánchez, El “Uruguay laico”. Matrices y
revisiones (1859-1934), Montevideo, Taurus, 2013, pp. 116, 117.
271
La polémica finalmente derivó en un libro de cada uno: Pedro Díaz, El crucifijo; su retiro de las casas
de beneficencia, Montevideo, Tipográfica Jiménez, 1906 y José Enrique Rodó, Liberalismo y
jacobinismo, Montevideo, Librería La Anticuaria, 1906. Un estudio del episodio y sus resonancias en
Pablo Da Silveira, Susana Monreal, Liberalismo y jacobinismo en el Uruguay batllista. La polémica
entre José E. Rodó y Pedro Díaz, Montevideo, Taurus, 2003.
272
El Día, 15 de febrero de 1908: “Los establecimientos de Asistencia Pública y la Comisión Nacional de
Caridad. Reportaje al Dr. Scosería”.
273
Santín Carlos Rossi, “La Colonia de Alienados de Santa Lucía, por el doctor Santín C. Rossi, director
de la Colonia”, en Primer Congreso Médico Nacional patrocinado por la Sociedad de Medicina de
Montevideo y celebrado en Montevideo del 9 al 16 de abril de 1916, Montevideo, Imprenta El Siglo
Ilustrado, 1916, p. 372.

73
Entendemos que siendo una función del Estado la asistencia pública
no necesitará en el porvenir, ni de tesoros especiales, ni de
comisiones cuasi intangibles […]. Así aparecían encargados de la
caridad nacional, personajes consulares, arquetipos de pelucones,
que nunca hicieron nada y que jamás sirvieron a la beneficencia
nacional sino prestando sus nombres y su tradición de buenos, de
santos y de piadosos.274

Este clima de confrontación fue el preludio de la aprobación de la ley de


Asistencia Pública que provocó enconados debates en la prensa y en el Parlamento en
relación con la conveniencia o no de modificar el sistema imperante.
Diarios como El Día y El Tiempo o publicaciones socialistas y anarquistas
aludieron a la situación de los establecimientos hospitalarios, aunque la preocupación
central del espíritu reformista era la presencia religiosa. Sin embargo, también podemos
encontrar manifestaciones favorables a una reforma administrativa que permitiera
mejorar las condiciones de asistencia médica y el desarrollo científico. Pero no había
propuestas concretas de cómo solucionar el hacinamiento y la mala atención, más allá
del objetivo común, no menor es cierto, de que pasaran de forma total a manos del
Estado.
En este clima de debate el manicomio no permaneció indemne. El Tiempo
dedicó dos notas (de una serie sobre las “casas de caridad”) donde denunció la
situación de los enfermos psiquiátricos:
Entre las personas no iniciadas en el estado actual de nuestra
Asistencia Pública es opinión muy generalizada la de suponer que el
Manicomio Nacional es un establecimiento modelo en su género y que
quizá marca el jalón más avanzado como asilo de alienados en la
América del Sur. Por desgracia esta creencia que a fuerza de ser
equivocada parece ser ridícula, ha predominado durante muchos
años en el seno del gobierno y entre las personas dirigentes de
nuestras casas de caridad, a quienes no ha llegado nunca la
verdadera situación en que se encuentran los socorridos por la
sociedad. […] El establecimiento del [barrio del] Reducto puede
considerarse tan dejado a la mano de Dios, por así decirlo, como el
Hospital de Caridad. El pie en que se encuentra hoy es no solo la
negación más absoluta de la moderna psicoterapia, sino también cual
la casa de Maciel, la más absoluta negación de la higiene.275

El artículo, probablemente escrito por un médico o con la guía de un


especialista, reviste interés puesto que su redactor considera que en el manicomio se
negaba “la moderna psicoterapia” (del mismo modo que en el Hospital de Caridad se
daba “la más absoluta negación de la higiene”). El primer problema era la falta de
espacio y los salones comunes en lugar de pabellones que impedían “el tratamiento de
las distintas clases de psicosis, que reclaman una clasificación rigurosa de enfermos y
una separación absoluta entre los afectados de las diversas formas de alienación”.276
En la nota siguiente el articulista insistió en la falta de espacio que provocaba, según sus
cifras, que mil quinientos enfermos se alojaran “en dormitorios que solo tiene
capacidad para seiscientos asilados”.

274
El Día, 26 de febrero de 1908: “La asistencia pública. Pensando en su reorganización”.
275
El Tiempo, 1 de marzo de 1908, p. 1.
276
Ídem. Como veremos más adelante, la separación de los enfermos según la afección y el aislamiento
van a ser algunas de las medidas adoptadas por los psiquiatras modernos.

74
“Hay que ver durante la noche los patios y corredores
atestados de colchones pelados, colocados directamente sobre el duro
suelo, en los cuales hacen que descansan amontonados la mayor
parte de los enfermos, para quienes apenas alcanza una frazada
como único abrigo durante el invierno en aquella intemperie. Dentro
de los dormitorios se colocan entre las camas filas de colchones
escalonados como las tejas en un tejado y donde las cabezas de los
unos se ven necesariamente descansando entre los pies de los otros.
Para penetrar en estos antros es preciso andar a saltos entre los
lechos improvisados, corriendo el riesgo de magullar un cráneo o
dislocar un miembro.277

La vigilancia de todos los enfermos hombres estaba a cargo de catorce serenos,


lo que llevaba a la suspicaz pregunta sobre qué sucedería en caso de una movilización o
sublevación de los internos. “Hay que pensar qué significa el esfuerzo de catorce
hombres distribuidos en todo el manicomio para vigilar a novecientos hombres
desequilibrados”. Y “hay que convenir en que si poca puede ser su eficacia, no lo será
mayor la que puedan ejercer en el servicio de mujeres una hermana de caridad y dos o
tres serenas”. Las malas condiciones favorecían el desarrollo de otro de los temores
más extendidos de la época: la tuberculosis “que aquí, mejor que en el Hospital halla
un medio espléndido para su propagación por la desnutrición permanente de
organismos, cuyo funcionamiento está mal regulado por el sistema nervioso enfermo”.
Finalizaba la nota realizando algunas consideraciones sobre el tratamiento y la
vinculación entre Psiquiatría y Medicina Legal, que veremos más adelante, y reclamaba
la construcción de una “colonia de alienados” que “desahogaría el establecimiento de
gran cantidad de enfermos, haciéndolos útiles por sus aptitudes, ya que no pueden ser
destinados a los talleres existentes en la casa” (cuando analicemos la defensa del
sistema open-door veremos las características que tuvo esa colonia y los distintos
proyectos presentados para su puesta en funcionamiento).278
La Cámara de Representantes comenzó a discutir el proyecto de ley de
Asistencia Pública el 11 de junio de 1910. El proyecto aprobado, y promulgado el 7 de
noviembre de 1910, dispuso en su primer artículo que “toda persona que carezca de
recursos proporcionados a la asistencia o amparo que requieran sus circunstancias,
tiene derecho a la asistencia gratuita por cuenta del Estado con arreglo a la presente
ley y su reglamentación”. Esto comprendía a los enfermos pobres, a los “alienados”,
los “ancianos inválidos y crónicos”, “niños expósitos y huérfanos”, “embarazadas y
parturientas” y a la infancia en general. Quedaban “bajo la dirección y administración
de la Asistencia Pública Nacional, todos los establecimientos nacionales o
municipales” que funcionarían en la órbita del Ministerio del Interior (sustituto del
Ministerio de Gobierno el 12 de marzo de 1907). De este modo la Asistencia Pública
Nacional sustituyó a la Comisión de Caridad y Beneficencia Pública. 279 El nuevo
Consejo de la Asistencia Pública quedó constituido por 21 miembros honorarios,
designados por el Poder Ejecutivo (“14 ciudadanos que reúnan las condiciones
necesarias para ser electo senador, dos profesores de clínica de la Facultad de
Medicina, un miembro del Consejo Nacional de Higiene, el director de Salubridad de la

277
El Tiempo, 3 de marzo de 1908, p. 1. Una nota muy similar, con pasajes textuales casi idénticos,
publicó el diario montevideano La Tribuna Popular el 31 de mayo de 1910. En ella se refirió a la falta de
espacio en el establecimiento que contaba con “mil seiscientos insanos” “donde no se pueden alojar
razonablemente más que siscientos asilados.” La Tribuna Popular, 31 de mayo de 1910, p. 2.
278
El Tiempo, 3 de marzo de 1908, p. 1.
279
Diario de sesiones de la H. Cámara de Representantes, Montevideo, El Siglo Ilustrado, 1911, p. 282.

75
Capital y tres médicos de los hospitales o asilos dependientes de la Asistencia
Pública”280), que durarían seis años en sus funciones.
La contabilidad de la comisión pasaba a manos de la Asistencia Pública
“efectuándose los balances de todas las cajas y formándose estados demostrativos con
intervención de empleados que determinan los reglamentos vigentes de
contabilidad”.281 El local de la comisión fue “ocupado por la Dirección General de la
Asistencia Pública”.282
Con la aprobación de la Ley de Asistencia Pública Nacional quedó consagrado el
derecho de asistencia, considerado el “más alto solidarismo científico”.283 Para los
redactores del proyecto de ley aprobado, la justicia social “no puede ser patrimonio
exclusivo, ni consecuencia de las enseñanzas de determinada religión” ni la caridad era
una “obligación moral”, sino “un deber estricto de la sociedad” y al “Estado laico que
lo reconoce y lo proclama inscribiéndolo en la ley”. En una visión que refutaba las
teorías de Malthus, Spencer, Darwin y “la llamada Escuela liberal en economía
política”284, sostuvieron que
las sociedades modernas están muy lejos, por su organización, de
respetar y favorecer la verdadera selección natural y no representan
tampoco la encarnación del principio de la proporcionalidad que
debe existir entre méritos y recompensas, pues son muchos los que
trabajan sin alcanzar una compensación proporcionada a sus
esfuerzos y viven en la miseria por las fallas e injusticias de nuestra
organización social.285

El derecho a la asistencia era “una reparación parcial y quizá tardía de esas


injusticias”, una defensa del “derecho de vivir” y un auxilio “a aquellos que no pueden
por sí mismos proveer a las necesidades de su familia”.286 De este modo derecho y
limosna se contrapusieron y el primero sustituyó al segundo.
La nueva ley implicó un cambio conceptual, pero también de tipo material ya
que el nuevo modelo de gestión debía encontrar recursos para subsistir y financiar obras
y servicios. El financiamiento dejó de depender de la contribución voluntaria (y sin
tope) y el Estado buscó mecanismos colectivos y obligatorios para presupuestar su
accionar.
La Comisión redactora del Proyecto proclamó el derecho a la
asistencia como una compensación de las injusticias sociales y una
consecuencia de la solidaridad que existe entre los hombres. Y
sostuvo —siendo aceptada su doctrina— que un derecho que así se
inspira en un precepto de justicia social no puede ser patrimonio
exclusivo ni consecuencia de las enseñanzas de determinada religión,
pues la Caridad predicada por el Cristianismo es una caridad
ejercida a título de obligación moral, entregada a la voluntad del
individuo, congregación o corporación que hace las donaciones, en
tanto que el derecho a la asistencia presupone un deber estricto de la
sociedad, es obligación exigible, y ese carácter de ser exigible —

280
La Asistencia Pública Nacional, p. 8.
281
“Asistencia Pública Nacional. Decreto reglamentario [21 de noviembre de 1910]”, en Revista de los
hospitales, Montevideo, abril de 1911, tomo IV, n.° 30, n° 3, p. 166.
282
Ibídem, p. 167.
283
Diario de Sesiones de la H. Cámara de Representantes, 1911, cit., p. 21.
284
Ibídem, pp. 21, 22.
285
Ídem.
286
Ídem.

76
extraño a la doctrina del Evangelio— lo desvincula de todo principio
religioso y lo pone a cargo del Estado laico que lo reconoce y lo
proclama inscribiéndolo en la ley.287

Como señalamos, hasta la década del setenta del siglo XIX el concepto
generalizado sostenía que la atención a las personas de escasos recursos y a los
enfermos era una cuestión de caritas que correspondía a intereses privados. Por el
contrario, los hombres públicos de la última década del siglo XIX y primera del XX
entendían que el problema era estatal. De hecho, es significativo que en sus discursos o
notas recurrieran poco a la idea de caridad: no nombrarla era una forma de negarla.
Por decreto del Poder Ejecutivo del 13 de febrero de 1911, elaborado a iniciativa
del doctor José Scosería, el Manicomio Nacional pasó a denominarse Hospital
Vilardebó, “en recuerdo y como homenaje a las altas virtudes y relevantes méritos del
sabio y filántropo” (además de católico, podríamos agregar) “doctor Teodoro
Vilardebó”, nombre que lleva actualmente.288 En mayo de 1911 se presentó un
reglamento para el hospital, que debía ser aprobado por la Dirección de la Asistencia
Pública Nacional que, según una nota de prensa, imitaba al del Hospicio de las
Mercedes y Hospital Nacional de Alienados de Buenos Aires. 289 Entre las disposiciones
se estableció que
impera en todos los establecimientos la más completa libertad de
conciencia y de opiniones, estando absolutamente prohibido a todo
empleado el pretender ejercer presión en forma alguna sobre la
voluntad de asilados, enfermos, enfermeros o sirvientes en cuanto se
refiera a ideas religiosas o políticas o a actos de conciencia, no
pudiendo tampoco empleado alguno hacer diferencias en el trato y
cuidados por razón de esas mismas ideas.290

Finalmente, la Constitución que se aprobó en 1917 garantizó el derecho a la


asistencia sanitaria de todos los ciudadanos y cerró la contienda entre católicos y
secularizadores en relación con la salud pública.
Según cifras aportadas por el historiador Juan Rial, ese año el Hospital contaba
con 1502 pacientes, pero la capacidad higiénica del establecimiento era de 600 personas
y faltaban 453 camas.291 En 1913 la sección masculina del Hospital contaba con 4 salas
de observación, 32 cuartos y 28 salas dormitorio con un total de 750 camas; por su parte
la sección femenina disponía de 3 salas de observación, 12 cuartos, 34 salas dormitorio
con 567 camas. El servicio médico dependía de cinco profesionales, parte de la primera
generación de psiquiatras uruguayos: Bernardo Etchepare, 292 Eduardo Lamas, Rafael E.
Rodríguez, Abel Zamora y Camilo Payssé 293 y de cinco practicantes encargados de las
287
La Asistencia Pública Nacional, pp. 21, 22.
288
“Asistencia Pública Nacional. Reglamentación sancionada por el H. Consejo de la Asistencia Pública
y aprobada por el Ejecutivo por decreto de 13 de febrero de 1911 establecimiento de Asistencia de
Montevideo. Su denominación y sus fines”, en Revista de los hospitales, Montevideo, abril de 1911, tomo
IV, tomo IV, n° 3, p. 170.
289
El Día, 12 de mayo de 1911: “En el Manicomio Nacional. Presentación de un nuevo reglamento”.
290
“Asistencia Pública Nacional. Reglamentación Sancionada…”, cit., p. 171.
291
Juan Rial, Estadísticas Históricas de Uruguay 1850-1930, Montevideo, Centro de Informaciones y
Estudios del Uruguay, 1980, Cuaderno n.° 40, p. 138.
292
Nació en Montevideo en 1869 y se graduó como médico especializado en cirugía, en la Facultad de
Medicina de París en 1894. Fue asesinado por una antigua paciente, en Montevideo el 25 de mayo de
1925. Otros datos biográficos de la vida de este médico serán utilizados a lo largo del trabajo. “Bernardo
Etchepare”, en González Blanco, o. cit., vol. II, p. 159.
293
Nació en 1879 y egresó de la Facultad de Medicina en 1904. Se orientó en los estudios de Psiquiatría,
carrera en la que desempeñó todos sus cargos públicos como técnico. Murió en 1955. “Camilo Payseé”,

77
guardias nocturnas. También trabajaba un medico “de enfermedades intercurrentes”,
Gerardo Arrizabalaga.294 El servicio de Etchepare formaba parte de sus actividades en la
Clínica Psiquiátrica de la Facultad de Medicina. 295 Aún se mantenían en funciones las
dieciséis Hermanas de Caridad que se encontraban en el hospital antes de la
promulgación de la ley de Asistencia Pública.
Llegaba a su fin la disputa entre el Estado y los privados por las problemáticas
relativas a la salud pública. Al mismo tiempo, los médicos lograron ser reconocidos
como los savants legítimos en materia sanitaria, ganaron en autonomía profesional y
científica y continuaron con el señalamiento de los valores considerados más
importantes para el desarrollo higiénico del país. Los psiquiatras lograban de este modo
definir un campo profesional y alcanzar legitimidad y consenso en el ejercicio de una
profesión que se presentaba como científica. Pero antes debieron montar la estructura
que les permitió contar a comienzos del siglo XX con una serie de instituciones
(hospitales públicos, Facultad de Medicina, etc.), redes (que abarcan desde la prensa
popular a publicaciones científicas) y recursos económicos, todos coadyuvantes en la
concreción de su propuesta de modernización social y en el estudio de las enfermedades
psiquiátricas. Esto no ocurrió con la plena potestad del Estado en las instituciones
sanitarias, sino que, por el contrario, durante cincuenta años los médicos encabezaron
un proceso paulatino que les permitió contar con el dominio de las instituciones de
asistencia pública, pese a que ese dominio y control lejos estuvo de ser absoluto. Al
explorar también sus limitaciones intentaremos matizar la visión según la cual el médico
psiquiatra fue la “clave de bóveda” de un orden psiquiátrico normalizador.296
Pero a la nueva posición de los médicos se sumó otro elemento y es la creación,
por iniciativa del Estado o religiosa, de otras instituciones que también se encargaron de
recibir a las personas que otrora y por motivos de conducta podían ser enviadas al asilo
o al manicomio, de modo que el triunfo médico también coincidió con la concreción de
un archipiélago de instituciones disciplinarias que suplieron las funciones de la
reclusión y favorecieron la tarea de los médicos, concentrada en el desarrollo científico
y la curación. Durante el período estudiado se fundaron, desarrollaron y tuvieron los
mismos problemas administrativos y de hacinamiento 297 el Asilo de Mendigos (1860), el
Asilo de Huérfanos (1875), la Escuela de Artes y Oficios (c. 1878), el Manicomio
Nacional (1880), la Cárcel Correccional y Penitenciaria (1887) y el Lazareto (1890). La
mayor parte de ellas, dependientes originariamente de comisiones de caridad y
beneficencia, pasaron a la órbita estatal conforme avanzó el proceso de secularización.
Pero también se gestaron nuevas instituciones religiosas como el Asilo del Buen Pastor,
creado a fines del siglo XIX para niñas expulsadas de sus hogares a pedido del padre,
en Gutiérrez Blanco, o. cit., vol. II, p. 189.
294
Arrizabalaga nació en 1869 y murió en 1930. Se especializó en cirugía y anatomía. Una semblanza en
Pedro Visca, “Gerardo Arrizabalaga”, en Gutiérrez Blanco, o. cit., vol. I, pp. 68-77.
295
Datos tomados de La Asistencia Pública Nacional, pp. 177, 178.
296
Según Barrán, en el manicomio “el poder médico era totalitario y no meramente absoluto. Allí, todo
era posible y la única limitación real del poder era la conciencia del médico” (Medicina y sociedad, o.
cit., vol. II, p. 34).
297
En el tema del hacinamiento importa sin embargo destacar que varias de esas instituciones eran las
únicas del país, concentradas todas en Montevideo, por lo que era natural que las remisiones que se
producían desde los departamentos provocaran la sobrepoblación. En otros países, como Brasil por
ejemplo, la existencia de nosocomios estaduales contribuyó a que el número de pacientes o reclusos no
fuera tan elevado, aunque la mala administración y la escasez de recursos también fue característica. . En
el siglo XIX Brasil inauguró quince hospitales para enfermos psiquiáticos (Weber Santos, art., cit.). Sobre
casos regionales: Daniela Bassa, “De La Pampa a Open Door. Terapias y tratamientos hacia los insanos
en la primera mitad del siglo XX”, en Bohoslavsky, Di Liscia, o. cit., pp. 114-135; Freitas, art., cit., pp.
120-126. En el siglo XIX Brasil inauguró quince hospitales para enfermos psiquiáticos. Weber Santos, art.,
cit.

78
jóvenes con notorios problemas de conducta, vagabundas o prostitutas, quienes eran
asistidas por religiosas que se encargaban de impartir cursos de costura, cocina o
lavado, con intención de rehabilitar a las internas y convertirlas en buenas amas de casa
o vender sus servicios como empleadas domésticas.298

Manicomio Nacional, comienzos del siglo XX. Centro de Fotografía de Montevideo, Fondo
Histórico Municipal, serie A.

Conclusiones

En este capítulo abordamos las tres etapas fundamentales del proceso de


institucionalización y formación de un establecimiento para enfermos psiquiátricos.
Pudimos apreciar una evolución desde el abandono al que estaban sometidos los
pacientes -en especial aquellos de menores recursos- al interés fuertemente vinculado al
catolicismo vernáculo por contar con un lugar de aislamiento y tratamiento. Además de
las características internas del establecimiento, estudiamos su vinculación con otras
esferas públicas (Policía) o sociales (familias), que ayudaron a comprender el
relacionamiento entre el Asilo-Manicomio y la sociedad; este último aspecto es un
punto de partida de interés para los capítulos siguientes en los que ahondaremos en ese
relacionamiento entre la sociedad y distintas formas de abordar la locura.
Observamos el creciente -y efectivo- poder de los médicos, que aumentaron su
capacidad para influir dentro del hospicio, así como su incidencia en varias esferas
sociales (pese a que nuestro enfoque matiza, como señalamos, la posición de Barrán
sobre la secularización). El posicionamiento de los médicos se debió, en buena medida,
298
El Buen Pastor administró este tipo de instituciones en toda América Latina (véase Caimari, Apenas, p.
117 y María José Correa, “Paradoja tras la reforma penitenciaria. Las Casas Correccionales en Chile
(1864-1940)”, en Bohoslavsky, Di Liscia, o. cit., pp. 25-48). En Uruguay, luego de la separación de la
Iglesia Católica y el Estado, avalada por la Constitución de 1917, el Buen Pastor continuó con la
administración de las casas correccionales femeninas y de la cárcel femenina hasta la década del ochenta
del siglo XX. Raquel Galeotti, Adolescentes infractoras. Discursos y prácticas del sistema penal juvenil
uruguayo, Montevideo, Psicolibros, 2013, pp. 41-43.

79
al proceso de secularización. Sin embargo, podríamos concluir que no fue únicamente
una posición anti-clerical sino una voluntad científica por lograr un tratamiento y una
cura para las afecciones psiquiátricas. Y, en cierto modo, los facultativos entendieron
que las estrictas normas impuestas por las religiosas limitaban esa posibilidad.
El capítulo intentó complejizar (o al menos observar desde la única institución
psiquiátrica del país), algunas características del proceso de secularización local. La
historiografía uruguaya ha insistido mucho en la posición anticlerical de buena parte de
la clase política de la época, dispuesta a romper cualquier vinculación entre el Estado y
la Iglesia. Si bien esa visión es absolutamente certera, es imprescindible pensar que en
el caso de las instituciones sanitarias también influyó el relevo de poder que pasó de los
religiosos a los médicos, muchos de los cuales no eran anticlericales decididos, pero sí
entendieron que la ciencia y la Medicina debían recaer en sus manos. En ese sentido,
mostraron una posición celosa, defensora de su condición y se negaron a cualquier
injerencia externa y religiosa, así como a la participación en la asistencia sanitaria
pública o privada de personas que no eran facultativas. Por tanto, en materia sanitaria
los deseos de secularización no pasaron solo por una cuestión ideológica de rechazo a lo
místico o religioso, sino que también incidió sobre ellos el posicionamiento corporativo.
A su vez, la secularización se mezcló con la legitimidad de un Estado que
aumentaba su carga impositiva pero debía justificar qué hacía con ella (más aun
tomando en cuenta que el dinero de los contribuyentes iba a parar a casas que atendían a
los “desechos sociales”, como niños huérfanos, sifilíticos, prostitutas o enfermos
psiquiátricos). En ese sentido podríamos pensar que, además del convencimiento
positivista, lo que caracterizó a los principales hombres públicos del período fue su
condición de partidarios de la secularización, aunque más que alentados por una visión
teórica consistente, tomaron las decisiones por pragmatismo.
La presencia de sociedades de beneficencia derivó con el proceso de
secularización en la actuación de profesionales médicos que cumplieron la misma
función, sustituyendo a los religiosos y modificando el discurso de la caridad
(característico de la Iglesia Católica) por el de la ciencia, propio del positivismo
finisecular y, a decir de Barrán, la “forma cultural que asumió la verdad”.299 No
obstante, deberíamos pensar que la secularización podría ser interpretada por los
reformistas no solo como un enfrentamiento al poder religioso, sino como un tipo de
modernización que permitiría frenar y, eventualmente, controlar los cambios sociales
que podían ser interpretados como peligrosos. No hay que olvidar que la actuación de
estos médicos tuvo lugar en un contexto de transformaciones importantes, con el
aumento del flujo migratorio transocéanico, el crecimiento de la planta urbana o la
aparición de organizaciones sindicales, que provocaron la preocupación de los sectores
dirigentes.
En el cambio que permitió mayor injerencia estatal también cumplió un rol
destacado la formación de una nueva normativa que permitiera legislar sobre la
situación de los enfermos psiquiátricos (tal como veremos en el último capítulo) y poner
un freno a abusos y arbitrariedades, que los médicos entendían se habían cometido
contra los alienados (como lo denunció en más de una ocasión Ángel Canaveris) y
contra personas que, sin serlo, fueron enviadas al Asilo-Manicomio. Más allá de las
situaciones concretas que se vivieron con la Policía, el significativo incremento en el
número de pacientes no se puede explicar solo por el confinamiento de vagos o
presuntos delincuentes. El crecimiento de los internos podría revelar las soluciones

299
Barrán, Medicina y sociedad, tomo II, p. 13.

80
institucionales canalizadas a través del creciente Estado uruguayo generador de nuevas
dinámicas sociales y punto nodal de redes e intereses diversos (religiosos, profesionales,
familiares, policiales, locales). Al mismo tiempo, la existencia de un asilo permitió que
los profesionales médicos orientaran sus carreras hacia el conocimiento de la
enfermedad, avanzaran en definiciones y encontraran nuevos síntomas para señalar la
psicopatía.
El país aún carecía de una legislación específica sobre la organización de los
establecimientos para enfermos psiquiátricos. De todos modos, no debemos pensar la
inexistencia de codificación o normativa como una ausencia de prácticas judiciales, sino
que, por el contrario, el Estado se valió de los escasos mecanismos con los que contaba.
La jurisprudencia comenzó a preocuparse no solo por los derechos individuales, sino
también por la legislación que debía ordenar y regir los llamados derechos sociales y el
acceso a la salud pasó a ser uno de ellos. La asistencia sanitaria comenzó a ser vista por
los políticos y los médicos del período como un problema colectivo (de ahí también la
preocupación por las conductas individuales, tal como veremos más adelante). Las
transformaciones en el mundo jurídico afectaron el proceso de secularización, y no solo
el mero rechazo a la injerencia de la religión en todos los planos sociales y en la
administración de instituciones que debían ser públicas.

81
Capítulo 2
Algunas características de la población recluida en el Manicomio
Nacional entre 1860 y 1911

Introducción

En este capítulo recurriremos a la información cuantitativa contenida en las


fuentes, así como a distintos registros estadísticos que nos permitirán elaborar series
sobre los pacientes internados en el período 1860-1911. Como resulta harto difícil
individualizar las historias de los internos (salvo cuando trabajamos con casos
judiciales), intentamos conocer rasgos generales. Para eso, nos concentraremos en
primer lugar en el estudio sobre el crecimiento de la población asilada, para pasar luego
a otras características: nacionalidad, edad, estado civil, ocupación. Las cifras
complementarán y cuantificarán algunas de las apreciaciones realizadas en el primer
capítulo.
La necesidad de elaborar una sección de tales características se debe sobre todo a
algunas interrogantes que surgieron en el transcurso de la investigación. Varias veces
nos preguntamos quiénes eran recluidos en el asilo primero y en el manicomio después.
Más allá de las características institucionales, intentamos conocer rasgos generales de
los internos, pero también qué aspectos compartieron o qué causas comunes los pueden
haber conducido a un establecimiento de reclusión manicomial. La fragmentación de las
fuentes nos impide realizar un estudio pormenorizado de un número significativo de
pacientes, por lo que optamos por elaborar series sobre las características más
importantes de la población internada en el período 1860-1910.
Se impone de forma previa realizar algunas consideraciones en torno a las
dificultades para elaborar las series. Esto se debe en buena medida a la forma en que la
Comisión de Caridad tomó los datos, puesto que el registro de los internos se realizó en
relación con los ingresos anuales, por lo que la información oficial solo aporta cifras
para los pacientes tratados a fines de cada año, pero nada nos dice de los internos que
recibieron la externación médica o judicial en el transcurso de ese mismo año o que
ingresaron por meses o semanas. Al revisar los libros y las historias clínicas del
Manicomio Nacional podemos encontrar casos de personas que en el mismo año
ingresaron en distintas ocasiones por internaciones breves pero que la administración
del Manicomio contabilizó un solo ingreso. Es el caso por ejemplo de A. B. de M.,
francesa de 44 años internada el 14 de agosto de 1894 con alta el 22 de setiembre de ese
año, reingresada el 11 de enero de 1895, liberada el 30 de marzo de ese año y con una
nueva internación entre el 3 y el 20 de mayo de 1895. 300
Lo mismo ocurrió en los casos de remisión forzosa, como vimos, sin fichas
filiatorias o datos elementales mínimos de personas que eran enviadas por la Policía de
Montevideo o de las jefaturas del interior del país. En otros casos el problema era el
desconocimiento absoluto por parte del paciente de esa información.
La posibilidad de elaborar una correcta estadística era un problema y una
preocupación para los médicos del establecimiento. En su informe de febrero de 1881,
Canaveris planteó las dificultades aún existentes para “conocer y clasificar cada uno de
los enfermos”, ya que “no hace mucho tiempo entraban [al Asilo de Dementes] muchos
[enfermos] en cuyo parte y por todo dato se leía N. N., lo que hacía de todo punto

300
Hospital Vilardebó, Libro de Ingresos mujeres. 14 de noviembre de 1893 al 18 de junio de 1895, f. 22,
f. 96 y f. 139.

82
imposible tomar los antecedentes necesarios”. A la fecha del informe, los médicos
desconocían el nombre de algunos pacientes que eran llamados por un número asignado
“en relación con la cama que ocupa y el asiento que se hace a su entrada en el registro
que se lleva por Secretaría”.301
De a poco, y conforme el poder médico fue avanzando, la Comisión de Caridad
comenzó a prestar más atención a los datos filiatorios (que no siempre se podían
cumplir, habida cuenta del estado de abandono en que se encontraban muchos
enfermos). El 29 de setiembre de 1903, la Comisión Auxiliar del Hospital de Caridad
resolvió que todo enfermo enviado desde ese nosocomio al manicomio debía ir
acompañado
de un formulario que contendrá los siguientes datos: Nombre, edad,
profesión, domicilio, antecedentes de la enfermedad, antecedentes
hereditarios, antecedentes personales, Historia Clínica, Medicación
de urgencia en el Hospital, fecha, el médico, nota. Los antecedentes
que se piden son aquellos que tienen importancia para el caso. 302

En los años considerados la estadística comenzó a ser explotada como un


recurso de análisis social aplicado en el campo de la Medicina. En 1874 el francés
Adolphe Vaillant se convirtió en el primer director de la Dirección General de
Estadística de la República y diez años más tarde se comenzaron a editar los Anuarios
Estadísticos con información económica y poblacional de distinta índole. Sin embargo,
fue sobre todo en el pasaje de siglo cuando fructificaron las publicaciones médicas
dedicadas a cuantificar distintos fenómenos asociados a la higiene y a la salud, amplio
campo del que, como veremos, formaban parte problemáticas sociales, económicas y
demográficas, tales como el alcoholismo, la pobreza o la inmigración, por mencionar
solo tres ejemplos de varios posibles. 303 La publicación de cifras era para los
responsables de los establecimientos sanitarios una forma de demostrar que la gestión
resultaba eficiente.
De todos modos, y realizando estas salvedades, contamos con un caudal de datos
interesante, útil para presentar cifras o guarismos globales y elaborar algunas hipótesis o
consideraciones. Antes de ello daremos una cifra global, y perfectible, sobre los internos
totales desde la fundación del manicomio hasta el año 1906.

301
Canaveris, “Memoria…”, cit., p. 306.
302
Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia Pública, Hospital de Caridad. Memoria
correspondiente al año de 1903, Montevideo, Tipográfica de la Escuela Nacional de Artes y Oficios,
1906, pp. 41, 42.
303
Ejemplos en ese sentido son Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia Pública, Hospital de
Caridad. Movimiento estadístico correspondiente al año 1897 y primer trimestre del año 1898,
Montevideo, Tipografía de la Escuela Nacional de Artes y Oficios, 1898.

83
Cantidad de asistidos por año

Año Manicomio Total en obras de caridad


1880 399 6674
1881 448 6285
1882 717 6072
1883 740 6033
1884 807 5766
1885 770 6006
1886 744 5885
1887 801 5866
1888 881 6279
1889 898 8071
1890 1012 9454
1891 987 8552
1892 1045 8084
1893 1091 8037
1894 1152 8214
1895 1167 7752
1896 1254 8413
1897 1323 8959
1898 1304 9399
1899 1355 10371
1900 1503 11327
1901 1561 11241
1902 1570 11976
1903 1659 12622
1904 1606 13409
1905 1679 13554
1906 1790 15170

Elaborado sobre la base del Anuario estadístico de la República Oriental del Uruguay, Montevideo,
Tipografía Oriental, 1885, pp. 407-410;304 Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia Pública. Sus
establecimientos y servicios, cuadro n.° 10.305

Nacionalidad

A mediados de 1860 el gobierno de Bernardo Prudencio Berro realizó el


segundo censo de población en territorio uruguayo. Aunque seguramente con numerosas
carencias dada la incapacidad del Estado por cubrir todas las zonas y el trasiego de la
población errante de la campaña, es posible extraer algunas conclusiones. Según las
cifras, desde el último asiento en 1852, la población había pasado de 132 000 personas a
221 000 en 1860. Montevideo había crecido de 34 000 habitantes a 58 000 en menos de
diez años. 306
Al ver los datos de la inmigración constatamos la parte que le cupo a los
extranjeros en el crecimiento demográfico, ya que pasaron de ser el 21,6 % del total de

304
El Anuario reúne cifras de 1880 a 1885.
305
Con un porcentaje de población notoriamente menor a lo largo de todo el período considerado, las
cifras de internos en el manicomio son muy similares a las que presenta Ablard para el Hospital Nacional
de Alienados entre 1890 y 1910. Véase Ablard, Madness…, p. 210.
306
Los datos fueron tomados de AAVV, Inmigración y estadísticas en el Cono Sur de América. Argentina,
Brasil, Chile, Uruguay, Montevideo, Organización de los Estados Americanos-Instituto Panamericano de
Geografía e Historia, 1990.

84
la población a constituir el 35 % en 1860.307 En Montevideo, sin contar la descendencia
directa, constituían el 48 % de toda la población.
Las cifras de 1860 se duplicaron 22 años después cuando el registro de
población alcanzó a contar 505 207 personas en todo el territorio, y si bien no hay cifras
exactas para Montevideo es dable sostener que la capital concentraba la mayor parte de
la población.
La historiadora italiana Eugenia Scarzanella señaló que en el caso de Buenos
Aires dos tercios de los internos en hospitales psiquiátricos eran extranjeros.308 Es
probable que una situación similar se haya vivido en Montevideo, ya que el flujo
migratorio fue sostenido durante cuarenta años, a lo que debemos agregar cierta
reticencia de una parte de la sociedad y de la Policía hacia los inmigrantes, en especial a
aquellos que formaban parte de los estratos sociales más bajos. No obstante, como
señalamos antes, Barrán planteó que a diferencia de Argentina donde los internos eran
mayoritariamente inmigrantes, en Uruguay el interno característico que se recluyó en el
asilo y manicomio provenía del medio rural. 309 Entendemos necesario complementar
ambas visiones, ya que al proceso demográfico que vivió la campaña con el
desplazamiento masivo de población sin trabajo estable y las consecuencias de la
desocupación tecnológica por el alambramiento de los campos y el mestizaje de las
razas vacunas y ovinas, debemos agregar el arribo constante de población migrante, en
especial desde los puertos italianos y españoles.
La posibilidad de realizar series sobre la nacionalidad presenta algunas
dificultades ya que, como en otros aspectos, carecemos de cifras continuas. El resumen
realizado por el médico francés Brunel para el período de mayo de 1858 a setiembre de
1860 —para el que tomó en cuenta Hospital de Caridad y el flamante Asilo de
Dementes— muestra una fuerte presencia de extranjeros, 76 personas entre hombres y
mujeres, mientras que los internos que declaraban haber nacido en el país ascendían a
49.

307
Las historiadoras María Camou y Adela Pellegrino señalan que hasta 1875 las estadísticas de
inmigración adolecen de algunas imprecisiones porque al caos administrativo cotidiano del Estado
uruguayo se suma que los registros de entrada de pasajeros no siempre incluían la nacionalidad de la
persona proveniente de ultramar. “Dimensioni e caratteri demografici dell’inmigrazione italiana in
Uruguay, 1860-1920”, en Fernando Devoto (compilador), L’emigrazione italiana e la formazione
dell`Uruguay moderno, Torino, Edizioni della Fondazione Giovanni Agnelli, 1993, p. 38.
308
Eugenia Scarzanella, Italiani malagente. Inmigrazione, crminalitá, razzismo in Argentina, 1890-1940,
Milan, Franco Angeli, 2007, settima edizione, p. 47. También véase Pita (o. cit., p. 200), quien arriba a
conclusiones similares. Lo mismo para el territorio pampeano, Bassa (art., cit., p. 125), y Daniela Bassa,
María Silvia Di Liscia, “Médicos, jueces y locos. Sobre peritaje de insania y justicia en el interior
argentino, 1890-1930”, en Horizontes, Bragança Paulista, San Pablo, enero-diciembre de 2003, vol. XXI,
pp. 19-21.
309
Barrán, Medicina y sociedad, vol. II, p. 52.

85
Nacionalidades Hombres Mujeres
Alemanes 2 1
Argentinos 2 2
Africanos 1 5
Brasileros 0 1
Españoles 15 7
Franceses 12 7
Hamburgueses 1 0
Italianos 14 3
Orientales 19 30
Portugueses 1 0
Se ignora 2 0
Total 69 56

Elaborado a partir de Brunel, o. cit., p. 291

Esa tendencia se mantuvo, ya que los datos aportados por Eduardo Acevedo para
el período 1860-1879, muestran que la mayor parte de los internos era extranjero (451
italianos, 350 españoles y 191 franceses), seguidos por los orientales, que sumaban un
total de 215.310 Por ejemplo en el “Estado que manifiesta el alta y baja del Asilo de
Dementes durante el año de 1878, Departamento de Hombres”, realizado por Pedro
Visca y publicado en la memoria de 1879, encontramos que de las personas que
permanecían internadas ese año, 80 eran extranjeras, 20 orientales, y si bien hay 31 sin
datos, la suma de los últimos con los orientales no llega a superar el número de
extranjeros.

Oriental 20
Argentino 2
Suizo 5
Austriaco 2
Italiano 26
Francés 11
Griego 1
Alemán 2
Africano 1
Brasilero 1
Español 26
Inglés 3
Se ignora 31

Fuente: Memoria de la Comisión de Caridad, cit., 1879.

Las nacionalidades predominantes se corresponden, al mismo tiempo, con las


que aportaron mayor flujo inmigratorio al país, siendo italianas y españolas las
colectividades con mayor número de pacientes. De todos modos, no debemos descartar
el subregistro, la adulteración de la información relativa a los internos, así como la
recurrencia entre los extranjeros a los servicios mutuales nacionales que permitían
internar al enfermo en nosocomios privados.
En el caso de las mujeres, para el mismo año de 1879, predominan las llamadas
“orientales” y si bien las extranjeras sumadas las superan en número, esa mayor
presencia de uruguayas es un espejo invertido de la migración mayoritariamente
masculina.
310
Acevedo, o. cit., vol. IV, p. 140.

86
Oriental Argentina Suiza Italiana Brasilera Francesa Alemana Española Ignora
22 1 1 10 1 2 2 10 14

Fuente: Memoria de la Comisión de Caridad, cit., 1879.

En 1880, Canaveris aportó las siguientes cifras que mantenían la tendencia (la
referencia a “nacionales” es tomada del original

Nacionale Argentinas Austríacas Brasileras Españolas Francesas Italianas Inglesas Suizas Ignora
s
19 3 1 3 8 9 10 2 3 10

Fuente: “Memoria presentada al Sr. Inspector del Manicomio Nacional correspondiente al año de
1880 por el doctor Ángel Canaveris”, en La Gaceta de Medicina y Farmacia, 15 de setiembre de
1882, año I, n.° 12, p. 408.311

Hacia fines del siglo XIX y comienzos del XX, las “uruguayas” u “orientales”
superan con creces a las mujeres extranjeras por nacionalidad y al total de foráneas
internadas en la sección femenina.

Nacionalidad de los ingresos por año en la sección femenina (1893-1895):

Uruguaya 95
Española 32
Italiana 33
Brasilera 3
Argentina 5
Francesa 5
Inglesa 4
Suiza 1
Paraguay 1
a
Austriaca 1
Sin dato 3

Fuente: elaboración propia a partir de Hospital Vilardebó, Libro de Ingresos mujeres. 14 de


noviembre de 1893 al 18 de junio de 1895

Nacionalidad de los ingresos por año en la sección femenina (1900-1905):


311
Es el mismo informe publicado por Anales del Ateneo y que ya utilizamos, pero en la edición de La
Gaceta se incorporaron los cuadros estadísticos.

87
Nacionalidad 1900 1901 1902 1903 1904 1905
Alemanes 1 1
Arabes 2
Argentinos 3 1 6 1 4 6
Austro-húngaros 1 1 1 1
Belgas 1
Brasileños 12 6 3 2 4 2
Dinamarqueses 1
Españoles 26 20 25 25 27 15
Franceses 6 7 10 3 3 2
Ingleses 1 1 1 2
Italianos 33 40 38 41 40 21
Norte-americanos
[sic] 1
Paraguayos 1
Peruanos 2
Portugueses 1 1
Suizos 1 1
Uruguayos 123 135 128 122 112 121
Se ignora 1 11 9 6 11
Total 211 214 226 207 197 180

Fuente: Comisión Nacional de Caridad [1905], cit., p. 327

Nacionalidad de los ingresos femeninos en el período 1904-1907

Uruguaya 322
Española 45
Italiana 61
Brasilera 9
Argentina 8
Francesa 6
Suiza 1
Portuguesa 1
Belga 1
Austriaca 1
Dalmata 1
Sin dato 30

Fuente: elaboración propia a partir de Hospital Vilardebó, Libro de entrada de mujeres 1904-
1907

La situación general, pero también la de la sección masculina, se modificó a


comienzos del siglo XX. Las cifras brindadas por la propia comisión en 1905 dan cuenta
de que, de los 1606 internos, 898 (56 %) habían nacido en el país (aunque no se
especifica si se trataba de descendientes de inmigrantes), mientras que 708 (44 %) lo
habían hecho en el exterior (la tendencia era similar en todas las casas de caridad), por
lo que el número de inmigrantes, conforme se redujo el flujo migratorio, también
disminuyó de forma considerable.312

Nacionalidad de los ingresos por año en la sección masculina (1900-1905):

312
Comisión Nacional de Caridad [1905], cit., p. 93.

88
Nacionalidad 1900 1901 1902 1903 1904 1905
Africanos 1
Alemanes 2 5 1 1
Arabes 3 1
Argentinos 13 10 9 2 10 4
Austro-húngaros 5 3 1 2 1
Belgas 2
Brasileños 6 8 4 5 8 12
Chilenos 1 1
Españoles 25 36 36 39 29 56
Franceses 8 7 9 4 6 9
Ingleses 1 2 2
Italianos 41 67 46 50 36 76
Norteamericanos 1 1 1 1 1
Portugueses 2 1 1
Rusos 1
Suizos 1 2 2 2
Turcos 1
Uruguayos 134 145 129 184 142 162
Se ignora 15 1 19 13 14 23
Total 248 283 261 311 252 276

Fuente: Comisión Nacional de Caridad [1905], cit., p. 327.

Otro denominador común a lo largo del período considerado es que la mayor


parte de los internos provenía de Montevideo. Podríamos pensar que, en relación con la
inmigración, esto se debió al crecimiento de la ciudad, pero también nos sirve para
elaborar algunas consideraciones sobre el tratamiento que podían recibir los enfermos
psiquiátricos en el Interior del país, los cuales muchas veces subsistían sin ningún tipo
de contacto con la Medicina y eran encerrados en habitaciones de las jefaturas de
Policía departamentales o bien en sus domicilios. Es ante situaciones (constatadas) de
este tipo que sostenemos que las cifras brindadas adolecen de notorias carencias, entre
ellas el subregistro, lo que no nos impide aproximarnos a volúmenes generales.313

Edades

En el caso de las edades la situación de lograr guarismos se torna notoriamente


más compleja ya que tenemos que utilizar la información declarada por los internos. A
ello se suma el subregistro de información que ocultó la internación de niños, una
situación común tanto en el asilo como en el manicomio. Por ejemplo, las cifras del año
1879 comienzan con los internos de 19 años en adelante.

Número de pacientes por edades

313
En el capítulo 6 retomaremos la vinculación entre inmigración y enfermedad psiquiátrica.

89
19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 38
2 1 1 2 2 4 4 3 7 5 2 11 3 2 6 2 1 3 4
40 41 42 43 45 46 47 48 49 50 52 56 58 60 67 70 77 s/d
2 4 1 1 2 3 1 1 3 3 1 1 1 2 1 1 1 33

Fuente: Memoria de la Comisión de Caridad, cit., 1879.

El encierro de niños no era una situación poco frecuente. Por el contrario, y al


igual que en todo el mundo, era usual que los niños y las niñas compartieran el espacio
de hospitales o asilos así como de los establecimientos penitenciarios (pese a la
existencia en Uruguay desde 1875 de un asilo de huérfanos, además de asilos
maternales).
El Asilo Correccional de Menores se inauguró el 13 de julio de 1900, de modo
que antes de esa fecha los niños compartían los patios del manicomio o de las
cárceles.314 En 1898, la comisión delegada del manicomio insistió sobre las dificultades
que generaba la presencia de niños por “la carencia absoluta de local para asilar
mayor número de menores afectados de degeneración mental” por lo que solicitó que
“en lo sucesivo no se le remitan nuevos enfermos de esa naturaleza las que a su juicio
podrían ser enviados al Asilo de Crónicos”.315 La comisión
se ha visto en la obligación de habilitar de la mejor manera posible
uno de los corredores del Departamento de mujeres para instalar el
dormitorio de dichos menores, local que esta muy lejos de reunir las
condiciones indispensables de higiene y abrigo máxima en la próxima
estación de invierno.316

En noviembre de 1900 la comisión resolvió suspender “la remisión de menores”


al manicomio “por no existir cama alguna disponible”.317 Sin embargo, hasta entonces,
médicos y religiosos no vieron como un problema la remisión de menores hacia el asilo
o manicomio. Incluso algunas resoluciones llevan a pensar si no era una forma de
castigar a quienes cometían faltas de conducta en otros hospicios. Por ejemplo, el 28 de
noviembre de 1879 “la menor María Perano” fue enviada al Asilo de Dementes, sin
certificado médico, con la causal de “haber cometido una falta en el Asilo Maternal n.º
2 donde se encontraba destinada”.318 Además de las secciones masculina y femenina
existía al parecer en el manicomio un espacio destinado a los niños. En 1908 una nota
del diario El Tiempo (como vimos, opositor a la influencia religiosa) afirmaba que los
sótanos del manicomio estaban destinados a los “dormitorios y alojamientos para
niños”. El mismo artículo denunciaba que “en ellos no hay luz, ni aire y reina allí una
constante humedad, agravada en invierno por un frío intenso a causa de la falta
absoluta de calefacción”.319
Las fuentes dan cuenta de la presencia de niños que, en algunos casos, también
nacieron en el nosocomio y no fueron enviados a los asilos maternales o a la casa de
expósitos. En la papelería oficial carecemos de cifras o datos certeros acerca de la
314
Un informe realizado el 18 de julio de 1891 por el Consejo Penitenciario trasluce la precaria situación
de los menores en la cárcel: “En ese cuadro […] resalta como nota culminante, un grupo de menores de
catorce años, harapientos y medio desnudos, que allí se confunden con aquellos seres viciosos que les
inculcan las nociones de depravación y perversión moral”. AGN, Fondo Ministerio de Gobierno, Cárcel
Correccional y Penitenciaria, 1891-1896, carpeta n.º 2.
315
AGN-CNCBP, Libro de Actas, 7 de agosto de 1896 a 24 de mayo de 1898, f. 239.
316
Ídem.
317
AGN-CNCBP, Libro de Actas, 5 de enero de 1900 a 26 de junio de 1901, f. 150.
318
AGN-HA-MSP-HCM, libro 4837, f. 227.
319
El Tiempo, 3 de marzo de 1908, p. 1.

90
presencia de menores y adolescentes. El último ingreso de una persona menor de cinco
años data de 1911, lo que no implica que hayan salido del manicomio los internos niños
que se encontraban bajo tratamiento e ingresaron de forma previa. 320 Incluso muchos
murieron en el manicomio, como M. B. de tres años e internada el 16 de diciembre de
1904 por ser “idiota de nacimiento”, quien falleció seis meses más tarde por una
bronquitis. Lo mismo ocurrió con M. P. de cuatro años, internada el 13 de marzo de
1905, hija de madre epiléptica, y con un diagnóstico de “idiocia”, que falleció el 10 de
junio de 1907 a causa de tuberculosis vertebral (en el registro figura como mal de
Pott).321 Incluso se llegaron a dar casos donde madre e hija convivieron en el
establecimiento. Por ejemplo, C. C., de ocho años, internada el 2 de octubre de 1906 por
“idiocia”, quien fue enviada con su madre paciente del manicomio. 322 También se
procedió a internar a mujeres embarazadas, como en el caso de C. M. (registrada como
“mulata”), oriental de 26 años, internada el 8 de octubre de 1894 a pedido de la familia,
quien el 21 de diciembre de 1894 parió dentro del manicomio una niña, pero, por su
condición de alienada, perdió la patria potestad y la recién nacida “fue remitida al asilo
de huérfanos”.323
Importa aclarar que el número de menores internados no resulta significativo en
comparación con el total de internos. En el otro extremo de la población mayor de
sesenta años la pirámide se angosta, pese a lo cual encontramos internaciones, aunque
lamentablemente solo pudimos relevar datos para dos períodos (1893-1895 y 1904-
1907) en la sección femenina. Podríamos pensar que, sobre todo entre la población más
humilde, el envío de un familiar anciano al manicomio podía ser visto como una forma
de garantir la subsistencia elemental, sobre todo si tomamos en cuenta la derivación
realizada por los psiquiatras hacia el Asilo de Mendigos y Crónicos.
Entre las mujeres, pese a las cifras discontinuadas y a las omisiones, entre 1879
a 1907 la principal concentración en una franja etaria se encuentra entre los veinte y los
cuarenta años. Si tomamos en cuenta los promedios de esperanza vital de la época
podríamos decir que estamos ante mujeres económicamente activas. La esperanza de
vida entre las mujeres pasó de 42,3 años promedio en 1883 a 52,2 en la primera década
del siglo XX. Entre los hombres el fenómeno es muy similar y las cifras de esperanza de
vida eran menores aunque no de forma significativa (41,7 años en 1883 hasta 50,8 en
1908-1909).324 En la sección de hombres, y para el mismo período, la concentración se
produjo en la misma franja etaria que en las mujeres, aunque el número de pacientes
masculino era superior al femenino.325

Estado civil

En 1879 el capataz de la sección masculina del asilo, Alfredo Navarro, realizó


una estadística sobre la situación civil de los internos hombres en el período 1860-1879.

320
Una publicación oficial de la Facultad de Medicina de 1915 afirmó que “los niños hasta la edad de
diez años” se seguían alojando “en la división de mujeres”. La Facultad de Medicina de Montevideo,
1875-1915, Montevideo, Tipografía Moderna, 1915, p. 478.
321
Hospital Vilardebó, Libro de entrada de mujeres 1904-1907, f. 53 y f. 102. En un artículo de 1904
Bernardo Etchepare se refirió entre los pacientes estudiados en su artículo a cuatro niñas “idiotas”. Véase
Bernardo Etchepare, “La menstruación en las alienadas”, en Revista Médica del Uruguay, Montevideo,
1904, vol. VII, p. 468.
322
Hospital Vilardebó, Libro de entrada de mujeres 1904-1907, f. 393.
323
Hospital Vilardebó, Libro de Ingresos mujeres. 14 de noviembre de 1893 al 18 de junio de 1895, f. 104.
324
Cifras tomadas de Damonte, o. cit.
325
Elaborado en base a Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia Pública. Sus establecimientos y
servicios, p. 328 y La Asistencia Pública, cit., p. 295

91
Según esta cifra, 799 personas estaban solteras, 492 casados, 67 viudos y 79 individuos
de los que se carecía de información, lo que compone un total de 1437 personas.326
El libro de mujeres ingresadas entre el 14 de noviembre de 1893 y 18 de junio de
1895 da cuenta de que había 99 mujeres solteras, 72 casadas, 11 viudas y 2 que
desconocían su estado civil (entre las casadas 27 eran uruguayas, 44 extranjeras y solo
una desconocía su nacionalidad).327 El libro de entrada de mujeres para el período 1904-
1907 demuestra que de las internas contabilizadas 244 eran solteras, 168 se declaraban
casadas, 50 eran viudas y de 30 no había datos. Entre las mujeres casadas 93 eran
uruguayas, 73 extranjeras y solo en dos casos no se contaba con información. 328
Lamentablemente carecemos de referencias para otros períodos o sobre la sección
masculina.

Ocupación

En cuanto a las ocupaciones, el establecimiento de reclusión manicomial estuvo


destinado a los sectores más pobres de la población, por lo que entre las ocupaciones de
quienes fueron internados se destacan aquellas desempeñadas por los estratos sociales
más bajos.
Según nuestros cálculos, la mayor parte de los internos hombres trabajaban
como jornaleros, albañiles, carpinteros, herreros, marineros y sirvientes o bien carecían
de oficio. En el caso de las mujeres, las “labores” —sinónimo en la época para las
tareas de empleadas domésticas, cocineras, lavanderas y planchadoras— eran la
ocupación mayoritaria. Son escasas las referencias a profesionales o a personas
provenientes de los sectores más acaudalados de la población que, como señalamos,
incluso cuando se trataba de hombres o mujeres pertenecientes al patriciado en
decadencia, eran recluidos en algún convento o en un cuarto apartado de la residencia
familiar.
En el año 1879, el registro da cuenta de un sargento de policía, un guarda de
tren, dos carpinteros, cuatro marineros, doce labradores, un escribiente, nueve
jornaleros, una persona que se definió como “changadora” pero que podríamos
considerar jornalero, un sastre, un pintor, cuatro albañiles, un maquinista, un tenedor de
libros, un peón, dos sirvientes, dos estancieros (¿delirio de grandeza?), un ingeniero
naval, cuatro cocineros, un “ajustador de máquinas”, seis comerciantes, un ingeniero, un
vago, un picapedrero, un médico, un foguista, un dependiente de comercio, un quintero,
dos sin profesión y cincuenta y nueve que ignoraban a qué se dedicaban. La primacía de
la ignorancia sobre la ocupación seguro da cuenta del estado de abandono y vagancia en
que se encontraban estas personas.329 Aunque probablemente también de la escasa
voluntad institucional por averiguar algunos datos elementales sobre la biografía de
cada interno.
En el caso de las mujeres, para el año de 1879 podemos ver que el rango de
actividades ocupacionales es notoriamente más limitado que el de los hombres.

Ama de casa Planchadora Fondera Jornalera Lavandera Sirvienta Ignora


28 1 1 1 2 2 29

326
Boletín de la Sociedad Ciencias y Artes, 27 de julio de 1879, año III, n.º 30, p. 358. Lamentablemente
carecemos de mayor información para el caso de los hombres.
327
Cifras tomadas de Hospital Vilardebó, Libro de Ingresos mujeres. 14 de noviembre de 1893 al 18 de
junio de 1895.
328
Elaboración propia a partir de Hospital Vilardebó, Libro de entrada de mujeres 1904-1907.
329
Memoria de la Comisión de Caridad, cit., 1879.

92
Fuente: Memoria de la Comisión de Caridad, cit., 1879.

La citada estadística elaborada por Navarro para los hombres incorporó totales
para el período 1860-1879 y vemos una notable preeminencia de quienes se definían
como “jornaleros” con 769 personas, que sumaban más de la mitad de los 1437 internos
registrados por el capataz del asilo.330 De todos modos, no deberíamos descartar la
posibilidad de que “jornalero” fuera una denominación genérica para los desocupados.
En el resto de las profesiones se destacaban 80 labradores, 70 comerciantes, 49
militares, 40 carpinteros, 36 marineros, 29 zapateros, 27 albañiles, 25 cocineros. Entre
los “profesionales” podemos destacar 14 maestros de escuela, 8 contadores, 6
escribanos, 5 médicos, 4 cirujanos y 4 arquitectos, más allá de que también debemos
puntualizar que las categorías pueden ser un tanto laxas y los denominados arquitectos
podían ser constructores o los contadores dependientes de comercio o de estudios
contables, mientras los médicos o cirujanos curanderos o sangradores.331
La situación no se modificó a comienzos del siglo XX; las cifras oficiales en el
registro de ingresos anuales dan cuenta de una fuerte presencia de los jornaleros entre
los hombres y de mujeres dedicadas a “quehaceres domésticos”, amplia categoría donde
se englobó desde amas de casa hasta sirvientas, pasando por lavanderas o planchadoras
(la feminización se debe a que solo se registraron mujeres desempeñando esta tarea).
En todos los casos, la ocupación de jornalero o las tareas domésticas llegan a
guarismos que superan el 50 %. Y en el caso de las mujeres los quehaceres oscilan entre
el 70 y el 80 % de las ocupaciones. No obstante, al analizar el libro de ingresos de
mujeres para los años 1904-1907, pudimos corroborar que también se señaló la
realización de “labores” como ocupación en casos de niñas de tres, cuatro o cinco años
y de ancianas demenciadas, por lo que es probable que, si tomamos en cuenta las
características de esa población, se tratara de un formulismo antes que de una
información real. Asimismo, podía seguir pasando lo que el médico Ernesto Fernández
y Espiro advirtió en la década de 1880, cuando afirmó que muchas prostitutas mentían
su profesión al ingresar a los hospitales públicos y decían ser “lavanderas” o
“planchadoras”, tareas típicas de las mujeres pertenecientes a los sectores populares.332

Año Total de ingresos Jornaleros Quehaceres domésticos


1908 567 147 194
1909 610 137 229
1910 620 137 215
1911 703 133 234

Fuente: Elaborado en base a La Asistencia Pública Nacional, p. 296.

En el caso de las altas de esos cuatro años, nuevamente se imponen las


categorías de jornaleros y de labores domésticas como los guarismos más importantes,

330
Luis Alberto Romero e Hilda Sábato señalaron que la categoría “jornalero”, al menos en el caso
argentino, pero que podríamos extender al Uruguay, era utilizada para identificar a las personas que
realizaban trabajos de escasa calificación, e incluía las ocupaciones tanto urbanas como rurales. Luis
Alberto Romero, Hilda Sábato, Los trabajadores de Buenos Aires: la experiencia del mercado, 1850-
1880, Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 1992, pp. 111-146.
331
Datos tomados de Boletín de la Sociedad Ciencias y Artes, 27 de julio de 1879, año III, n.º 30, p. 358.
332
Véase Ernesto Fernández y Espiro, Contribución al estudio etiológico y profiláctico de la prostitución
en Montevideo. Tesis para optar al grado de doctor en Medicina y cirugía, Montevideo, Imprenta a Vapor
de la Nación, 1883, p. 50.

93
siendo notoriamente más pronunciado en el caso de las mujeres (con un leve descenso
en el último año).

Hombres

Año Total de egreso Jornaleros


1908 205 84
1909 206 84
1910 231 97
1911 261 107

Fuente La Asistencia Pública Nacional, p. 300.

Mujeres

Año Total de egreso Quehaceres domésticos


1908 158 137
1909 198 159
1910 196 164
1911 211 165

Fuente La Asistencia Pública Nacional, p. 300.

En los talleres de trabajo —estudiados más adelante— sobre todo las mujeres
fueron utilizadas para cumplir tareas que probablemente desempeñaban en su vida
cotidiana de forma previa a la internación: lavar, coser, planchar, zurcir y cocinar. Los
hombres fueron utilizados en su mayor parte para tareas físicas, en el jardín, en las
reformas edilicias e incluso cumpliendo funciones de limpieza y vigilancia. Es probable
que esas personas se reincorporaran al mercado laboral en las mismas ocupaciones que
declararon al momento de ingresar al hospicio y que desarrollaron durante la
internación.

Los pensionistas

Con relación al total de las personas asistidas durante el período considerado, los
pensionistas nunca llegaron a ser más del 20 %.333 Por ende, para un 80 % de los
pacientes la atención era gratuita, aunque es cierto que muchos de estos últimos internos
realizaban distintas labores para pagar su estadía.
Quienes pagaban la asistencia se dividían en tres categorías: pacientes de
primera que tenían una habitación individual y un sirviente; de segunda, que compartían
su habitación con otros dos enfermos; y de tercera, que se alojaban en un pabellón
especial. En la documentación podemos apreciar que los pensionistas de primera
pertenecían a familias acaudaladas. Véase por ejemplo el pedido de Federico Flerquín,
integrantes de una de las familias más prósperas de la época, para que se admitiera
“como pensionista de 1.ª clase” a “su hermano Jorge”.334 Sin duda la abrumadora
mayoría de los internos del manicomio se encontraban entre los estratos sociales
económicamente más bajos, pero este tipo de petitorios demuestran que la institución
era una alternativa convincente para una parte de las clases altas.

333
Valeria Pita señaló una situación similar en el Hospital de Mujeres Dementes de Buenos Aires para el
período 1852-1890. Véase Pita, o. cit., p. 136.
334
AGN-CNCBP, Libro de Actas, 7 de agosto de 1896 a 24 de mayo de 1898, f. 33.

94
Según cifras aportadas por Aníbal Barrios Pintos y Yubrandat Bespali, en 1860
los pensionistas de primera abonaban $ 60 mensuales, $ 30 los de segunda y $ 15 los de
tercera.335 Por ejemplo, a comienzos de la década del ochenta del siglo XIX el
presupuesto total del manicomio rondaba los $ 40 000 anuales, pero el aporte realizado
por los pensionistas de las tres categorías apenas superaba el 13 % según nuestros
cálculos.336
Pese a su número reducido, los pensionistas también generaron un problema
locativo a lo largo de todo el período. En 1881 Ángel Canaveris sostenía que la sección
de pensionistas “compuesta solo de diez habitaciones, contiene las tres categorías de
pensionistas confundidas, cuando debieran estar separadas y disponer cada una de su
comedor, servicio y demás comodidades relativas” por lo que había “serias dificultades
para formar las tres divisiones de pensiones quo se han establecido y darles la
organización que cada una de ellas requiere”.337 El 11 de noviembre de 1904 la
comisión delegada resolvió suspender “de inmediato la remisión de nuevos enfermos de
esa categoría” “dada la completa escasez del local en la parte del edificio destinada a
dicha repartición”.338
En 1905 los pensionistas hombres eran 113 (7 de primera, 34 de segunda y 72 de
tercera) y las mujeres eran 83 (6 de primera, 29 de segunda y 48 de tercera clase), 339
conformando el 11 % de los más de 1800 pacientes atendidos.340 Por tanto, si bien
señalamos que la pensión de primera era viáble para algunas familias, estas cifras
demuestran que, pese a ello, su número era reducido.
La suma mensual que se debía abonar, en cualquiera de los períodos señalados,
estaba relacionada con las posibilidades de cada familia o con el patrimonio personal
del internado que era administrado por su curador. Algunas cifras aportadas por
Bernardo Etchepare en una estadística que presentó ante la Comisión de Caridad,
sostienen que entre 1899 y 1908 ingresaron como pensionistas del manicomio 411
hombres sobre un total de 2861 (no señala las reincidencias) —el 14 % del total—,
mientras que hubo 352 mujeres pensionistas de un total de 1984, durante el mismo
período, lo que porcentualmente se traduce al 18 % del total de ingresos.341 Los médicos
batllistas, como Santín Carlos Rossi, partidarios del “socialismo de Estado”, eran
contrarios a la existencia de una sección de pensionistas porque reclamaban igualdad en
el trato para todos los pacientes.342
Fueron comunes los juicios iniciados por la Comisión que reclamó en más de
una oportunidad el pago de haberes a las familias o a los curadores nombrados por un
juez. El artículo 401 del Código Civil disponía que el curador de un incapaz con medios
propios para sustentarse, debía utilizar esos recursos en “aliviar su condición”; situación
que no siempre ocurría.343 El 2 de marzo de 1900, la Comisión Delegada del Manicomio
encomendó al procurador de la Comisión de Caridad que realizara “gestiones tendientes
335
Barrios Pintos, Bespali, art., cit.
336
Elaborado sobre la base de la información proporcionada por: AGN-HA-MSP-HCM, libro 4844, f. 443.
337
Canaveris, “Memoria…”, cit., p. 309.
338
AGN-CNCBP, Libro de Actas, 28 de octubre de 1904 a 11 de octubre de 1905, f. 17.
339
Comisión Nacional de Caridad [1905], cit., p. 319.
340
Pagaban de forma mensual 60, 30 y 15 pesos respectivamente. Las fuentes establecen que el precio era
el mismo que en la década de 1860. Datos tomados de Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia
Pública. Sus establecimientos y servicios, cit., p. 318.
341
Bernardo Etchepare, “El alcoholismo mental en Uruguay [informe presentado a la Comisión de
Caridad y Beneficencia Pública el 21 de agosto de 1909], en Anexo al Boletín del Consejo Nacional de
Higiene, Montevideo, setiembre de 1909, año IV, n.° 35, p. 7.
342
Véase Rossi, El alienado.
343
Véase Castro, tomo 1436, cit., fs. 145-147.Volveremos sobre el punto al tratar los juicios por
incapacidad.

95
a hacer efectivas las disposiciones de la ley del Tesoro de Caridad sobre cobro de
hospitalidades en virtud de las resistencias opuestas para su pago por diversos deudos
pudientes cuya nómina ofrece remitir”.344
No deberíamos descartar que la mínima presencia de los pensionistas en el
establecimiento —en especial los de primera—, también se debiera a la negativa de las
familias de cierto nivel económico a enviar a sus deudos a un lugar que se consideraba
destinado para personas de escasos recursos o marginales. A comienzos del siglo XX, los
médicos comenzaron a cuestionar la reclusión domiciliaria porque el enfermo llegaba
con pocas condiciones de recuperación, ya que no era sometido a un tratamiento
sostenido.

Conclusiones

En este breve capítulo intentamos mostrar algunos rasgos cuantitativos que


caracterizaron a la población recluida en el Asilo de Dementes y en el Manicomio
Nacional. Es probable que las fuentes presenten inexactitudes o carencias, pero ello no
fue un óbice para tratar de elaborar una caracterización general.
En primer lugar, podemos señalar que tanto los hombres como los mujeres
destinados al nosocomio para enfermos psiquiátricos provenían en su mayoría del
medio rural local, constituyendo quienes declaraban ser nativos e incluso provenir del
Interior del Uruguay (aunque su internación se realizara desde Montevideo) poco más
de la mitad de los internos. Esta situación no se puede explicar fuera de las
transformaciones productivas que vivió el Uruguay a partir de la década de 1870, ya que
la desocupación que en el medio rural generó el alambramiento de los campos (y que
afectó en la década de 1880 a unas 40.000 personas, cerca del 10% de la población rural
del país345) provocó un masivo desplazamiento a las ciudades. A diferencia de
Argentina, donde, según la bibliografía, la mayor parte de los internos en hospitales
psiquiátricos eran extranjeros, podríamos decir que en Uruguay los internos fueron en
su mayoría locales. Aunque huelga realizar una precisión: si bien podríamos pensar que
esos internos que declaraban provenir de puntos del país fuera de Montevideo, eran de
todos modos personas urbanizadas, ya que vivían en la capital del país como
consecuencia de su traslado probablemente en busca de mejores condiciones laborales.
Ese movimiento demográfico se complementa con la migración internacional,
que aportó internos al hospicio, cuyo porcentaje alcanza aproximadamente un 40% de
todos los pacientes durante el período. A ello se agrega un margen de error para aquellos
casos en los que no contamos con información o declararon desconocer su nacionalidad.
En segundo lugar, es dable señalar que el promedio de edad de los internos
durante el período se encontraba entre los 20 y los 40 años de edad. Si bien la esperanza
de vida llegó a comienzos del siglo XX a 50 años, estamos ante una población joven y
económicamente activa. De ahí que buena parte de los internos declararan algún tipo de
actividad laboral, que en la abrumadora mayoría correspondió a los oficios que
realizaban los sectores populares: jornaleros los hombres y “labores” las mujeres. En los
hombres el registro es más amplio y, si bien predominan quienes realizaban tareas
zafrales, podemos encontrar otras actividades ocupacionales. Por el contrario, en el caso

344
AGN-CNCBP,
Libro de Actas, 5 de enero de 1900 a 26 de junio de 1901, f. 24.
345
La importancia que tuvo la corriente migratoria interna hacia Montevideo, queda manifiesta en el
Censo Nacional de 1908, donde se registra que el 12,72% de sus habitantes era oriundo de los
departamentos de la campaña. José Pedro Barrán, Benjamín Nahum, Historia Rural del Uruguay
moderno, Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental, 1967, vol, I, p. 560.

96
de las mujeres también en ese plano se acentuaban las diferencias por sexo y es
prácticamente monolítica la predominancia de las labores como principal fuente laboral.
También encontramos un reducido núcleo de internos en los extremos de la vida:
niños y personas de 60 años o más. Si bien su número es reducido, revisten interés
cualitativo por, al menos, dos motivos. En primer término porque su presencia da cuenta
de que el Asilo-Manicomio no estableció diferenciaciones etarias que limitaran la edad
para ingresar al hospicio. En segundo término, esa remisión de niños y ancianos podría
ser vista como una estrategia de las familias de menores recursos económicos, que
enviaban al Asilo a los integrantes que significaban una carga.
En tercer lugar, pudimos apreciar que un número significativo de pacientes
declaró estar casado, lo que se corresponde con las solicitudes de internación por parte
de esposas pero, sobre todo, de esposos (situación que, según Ablard y Pita, también fue
común en Buenos Aires). En este punto podemos encontrar estrategias por las cuales las
familias recurrían a la internación por no poder sustenar la manutención de un deudo
con una patología psiquiátrica, pero también como una forma de resolver conflictos. En
ese sentido, algunas de las preguntas que realizamos sobre los “disgustos” generados
por una esposa o hija como causales de internación tienen un potencial interesante para
pensar qué tipo de situaciones las familias pensaban que resolvían enviando a uno de
sus integrantes al hospicio.
En último lugar, hay otro dato general, y que contiene a los cuatro señalados en
esta síntesis, y es el significativo aumento en el número de internos dentro del
nosocomio. El pasaje de sesenta internos en 1860 a más de mil quinientos cincuenta a
comienzos del siglo XX significa, desde nuestro punto de vista, un avance de la
Psiquiatría como una disciplina que fue generando condiciones para ganar legitimidad y
favorecer un proceso por el cual las familias, de forma paulatina, decidieron enviar a sus
integrantes al Manicomio, del mismo modo que las autoridades policiales –aunque
siguieron considerando al hospicio como un lugar de reclusión- comenzaron a señalar
las ventajas científicas de la internación. Esa transformación no fue abrupta; debió
primero eliminar el poder religioso dentro de la institución y, en paralelo, construir un
campo científico con reglas que le eran específicas, con espacios de discusión y
divulgación del saber.
De a poco, los galenos fueron conformando un campo que se arrogó para sí las
potestades en el tratamiento de las enfermedades llamadas mentales. Su desarrollo
implicó cuestionar a otros colegas y a las decisiones de la Justicia y montar, en torno al
renombrado Hospital Vilardebó, un estratagema científico (y político) para cumplir con
sus cometidos e institucionalizar sus saberes. Las ideas que los motivaron, luego de la
aprobación de la Ley de Asistencia Pública, se basaban en la convicción según la cual
“el Estado debe considerar la asistencia de los alienados —sin distinción de clases

97
sociales— como ineludible función social”, esa asistencia “debe ser obligatoria y
precoz” y “la tutela del Estado no debe terminar en el asilo”.346 Los médicos tenían una
clara función moralizante para toda la sociedad. Su tarea salía de los muros del
manicomio, pero antes de eso debieron crear un campo de especialización. En el
capítulo próximo indagaremos las distintas instancias de ese impulso. Aunque por
momentos la formación del campo y su legitimación no fue respetado por los
funcionarios policiales, diversos agentes estatales, la prensa y una parte de la población,
para quienes el manicomio, primero, y el Hospital Vilardebó, después, seguían siendo
espacios de reclusión y exclusión para un grupo indiferenciado de hombres y mujeres
que alteraban el orden público.

346
Rossi, El alienado…pp. 75, 76.

98
II. Estudiar

99
Capítulo 3
El desarrollo de la Psiquiatría en Uruguay

Introducción

En este capítulo estudiaremos la aparición de un cuerpo médico “nacional” –


integrado por numerosos profesionales extranjeros o que estudiaron fuera de Uruguay-,
la creación de la Facultad de Medicina, la formación de una cátedra específica sobre
Psiquiatría y la convivencia de varios modelos psiquiátricos con distintas respuestas a
las enfermedades mentales, así como los intentos por parte de los médicos locales para
establecer una noxografía.
Resulta imposible desligar el análisis de la conformación de un campo de
médicos psiquiatras en Uruguay, sin considerar con antelación los rasgos más
sobresalientes del proceso que permitió la instauración en el país de una Facultad de
Medicina en 1875. Por tanto la primera parte de este capítulo estará dedicada a indagar
en la creación de la Facultad de Medicina, el complejo camino que debió atravesar, los
ahogos presupuestales y las distintas modificaciones curriculares que permitieron a
comienzos del siglo XX la creación de la Cátedra de Psiquiatría. La intención es que
este capítulo permita analizar algunos de los hechos más significativos que
caracterizaron la formación de un grupo de profesionales dedicado al estudio de las
afecciones mentales.
Al mismo tiempo observaremos de qué forma los médicos locales contribuyeron
en la formación de ese campo sobre las enfermedades psiquiátricas a partir de la
participación en redes científicas regionales e internacionales, en publicaciones y con su
asistencia a congresos internacionales, así como con obligadas visitas a centros médicos
europeos (en especial franceses). Intentaremos ubicar los debates médicos del período
en relación con los antecedentes extranjeros, para lo que se impondrá realizar una breve
referencia a las corrientes imperantes en la Psiquiatría internacional y las contiendas
entre las visiones acerca de la herencia, la degeneración y la introducción de la
criminología positivista.

La Facultad de Medicina

Es imposible desligar el análisis de la conformación de un campo de médicos


psiquiatras en Uruguay sin considerar con antelación los rasgos más sobresalientes del
proceso que permitió la instauración en el país de una Facultad de Medicina.
La creación de una Facultad de Medicina fue una aspiración de los ámbitos
universitarios desde que comenzó a funcionar la Universidad de Montevideo el 18 de
julio de 1849. Sin embargo en esta primera etapa solo se desarrollaron algunos cursos
correspondientes a la Facultad de Derecho. La instalación de una institución dedicada a
la formación de médicos debió esperar hasta 1876.347
Entre fines de la década de 1840 y 1876, el Estado uruguayo analizó en más de
una ocasión cómo formar profesionales en el campo de la Medicina, sin que hubiera un
acuerdo en la clase política. En 1873 los parlamentarios discutieron sobre la
conveniencia o no de enviar estudiantes a Europa, con apoyo estatal, para que recibieran
formación entre las principales instituciones médicas de aquel continente. La
posibilidad de enviar estudiantes uruguayos a Francia o Alemania, sin embargo no
347
En otras regiones ya funcionaban una o más facultades de Medicina: Brasil en 1808, Buenos Aires
desde 1822.

100
siempre alcanzó unanimidades e incluso generó rechazos. No sabemos si por la presión
de los primeros médicos con que contó el país (egresados en el exterior), por la de
profesionales extranjeros que tenían larga actuación y podían ver competencias en su
mercado de trabajo o simplemente por temas administrativos y de un fisco decadente.
Este último argumento parece campear las intervenciones en junio de 1873 de los
diputados Pedro Bustamente y José Pedro Ramírez. El primero, que se había
desempeñado como rector de la Universidad, manifestó su desacuerdo con que el
Estado costeara pensiones “para ir a subsistir a Europa y a hacerse de una profesión”
porque era “un verdadero privilegio”, “un privilegio, no como el que tienen los que
estudian en el país en la Universidad de la República, sino de un privilegio
especialisimo”. Al mismo tiempo, sostuvo “que de la Universidad de la República no
sale ningún estudiante graduado, sin haber pagado su grado. Así por lo menos percibe
o reembolsa el Estado algo de lo que gasta en la educación profesional y científica que
se da en la Universidad de la República”. Por el contrario, si se enviaba a los
bachilleres a Europa “no sucederá eso, absolutamente; no recibiría nada en
recompensa el Estado, nada en retribución —ni aún siquiera una mínima parte de los
sacrificios que hiciera”.348 La misma posición mantuvo Ramírez, pero fue más a fondo
y llegó a manifestar ribetes del elitismo que caracterizaría a la Universidad de la época.
Para el diputado “el país no puede, costear la educación superior, la educación
científica profesional a los ciudadanos que no tengan los medios de costeársela por sí
mismos. Este es un inconveniente —muy desagradable— social, que el Estado no puede
corregir, porque no tiene esa misión; so pena de que proclamemos el comunismo”.
Asimismo, enviar a los estudiantes becados a Europa era un peligro porque “mañana
mismo acudirán infinidad de personas pidiendo gracias y pensiones; tendríamos que
volver a hacer el sacrificio de nuestros sentimientos generosos”.349 Por lo que quienes
realizaron ese viaje fueron los hijos de las familias más acomodadas, en especial de
Montevideo. Por el contrario, quienes no podían costear el viaje debieron esperar a la
inauguración formal de los cursos de la Facultad de Medicina a partir de 1876.
Los orígenes de la Facultad fueron muy modestos desde el punto de vista
académico: el decreto considerado fundador de la institución, promulgado el 15 de
diciembre de 1875, preveía la formación de una Cátedra de Anatomía Descriptiva y otra
de Fisiología. Sin embargo, como señala Artudo Ardao, la fundación de la nueva
institución resultó potencial porque permitió la organización de la enseñanza superior de
las ciencias naturales y al mismo tiempo consagró la cultura científica moderna y al
positivismo como corriente hegemónica.350
En 1876 comenzaron a funcionar las dos primeras cátedras de la Facultad:
Anatomía a cargo del médico polaco Julio Jürkowski 351 y la de Fisiología a cargo del

348
Diario de Sesiones de la H. Cámara de Representantes. Primer período de la 11.ª legislatura ,
Montevideo, s.d., 1879, tomo XIX, en especial pp. 185-187.
349
Ibídem, p. 224.
350
Ardao, Espiritualismo y Positivismo, pp. 139, 140. El “imperio oficial del positivismo”, según el
mismo autor, tuvo lugar durante los rectorados de Alfredo Vázquez Acevedo que se sucedieron desde
1880 a 1899 casi de forma ininterrumpida (solo de 1882 a 1884 y de 1893 a 1895 no ocupó el cargo).
Ardao, Espiritualismo…, o. cit., pp. 233-237. También Oddone, París, o. cit., pp. 72-90.
351
Jürkowski nació en Varsovia el 18 de enero de 1843. Estudió Medicina en Polonia -de donde fue
expulsado por oponerse a los sectores promoscovitas- y en Montpellier. Llegó a Montevideo en 1867 y
comenzó a trabajar como médico, primero en el Lazareto y luego en la Policía, hasta 1876, cuando se
incorporó al plantel docente de la Facultad de Medicina, donde permaneció hasta 1884. Fue el primer
decano electo por los profesores de la Facultad y llegó a ocupar el cargo de vicerrector de la Universidad.
Murió en la provincia argentina de Misiones en diciembre de 1913. Datos tomados de
Ardao, Espiritualismo y positivismo, pp. 161, 162; Oddone, París, o. cit., p. 198.

101
médico español Francisco Súñer y Capdevilla, ambos exiliados en Uruguay.352 Al año
siguiente, el número de cátedras aumentó con el inicio del curso de Patología General,
otro de materia médica y terapéutica, el curso de Higiene y Medicina Legal a cargo del
médico uruguayo Diego Pérez (egresado de la Facultad de Medicina de la Universidad
de Buenos Aires en 1872), y las clases de Patología Quirúrgica. 353 El número de
alumnos, según distintas referencias, oscilaba en una cifra cercana a la veintena.
En 1877 se aprobó, por un decreto-ley, el principio de libertad de estudios. 354 En
la Facultad de Medicina ya funcionaban cursos (tal vez sea un poco pretencioso
llamarlos cátedras), la mayoría a cargo de médicos extranjeros (marcados con un
asterisco): Anatomía Descriptiva (a cargo de Jürkowski*), Fisiología (Suñer y
Capdevilla*), Higiene Pública y Privada (Diego Pérez), Patología General (Antonio
Serrastosa*), Patología Quirúrgica (Joaquín Miralpeix*), Materia Médica y Terapéutica
(Emilio Kemmerich*), Química (Juan José González Vizcaíno), Física (Juan Álvarez),
Botánica (el vasco José Arechavaleta*).355
Ese mismo año los docentes de la Facultad de Medicina iniciaron la publicación
de la Gaceta Médica, Periódico Bi-Mensual cuya dirección ejerció Alejandro Fiol de
Pereda y cuyo cuerpo de redacción estaba integrado por Súñer y Capdevilla, Jürkowski,
Serratosa, Kemmerich, Pérez, Miralpeix, y D. Aguirre. La publicación duró apenas seis
meses: el primer número salió el 18 de setiembre de 1877 y el último el 28 de febrero de
1878. Sin embargo, la decisión de publicar una revista sobre la disciplina es un dato
importante que da cuenta de la voluntad de formar un cuerpo que discutiera de forma
pública aspectos relacionados con el desarrollo científico y con las tareas en el ámbito
profesional.356 A partir de ese momento fundacional los médicos comenzaron a editar
cada vez más publicaciones hasta llegar, en 1898, a la edición de la Revista Médica del
Uruguay, tal vez la publicación científica más importante del período, que destinó un
lugar destacado al estudio de historias clínicas de enfermos psiquiátricos. La Revista
estaba dedicada a aspectos médicos y clínicos, pero abarcó variadas temáticas
vinculadas de algun modo con la cultura científica: criminología, Derecho penal,
biografías u obituarios de médicos o científicos destacados del plano local o
internacional, estadísticas, bibliografía, novedades, información sobre congresos.
La situación económica, material y administrativa de la facultad era penosa.
Según Oddone y París, en los primeros años de historia de la casa de estudios, el
establecimiento estuvo sumido en sucesivas crisis. Diversas circunstancias provocaron
esa situación, como los profesores que carecían de formación docente, las ausencias, las
interrupciones constantes de las clases o la falta de material científico y de laboratorio.
Cabe agregar aún las dificultades con el Ejecutivo, reacio a la
dotación de recursos y a la creación de cátedras indispensables,
pródigo en designaciones directas resistidas por el Consejo
Universitario; y por último la celosa oposición de la Comisión de

352
Suñer y Capdevilla fue el primer decano de la Facultad, su designación dependió del gobierno de la
época. Nació en Gerona, Cataluña, en 1842. Se doctoró en la Facultad de Medicina de Barcelona.
Militante del Partido Republicano Federal, del que llegó a ser diputado, se vio forzado al exilio luego del
golpe de Estado de 1873 que disolvió el Parlamento y puso fin a la Primera República Española. Regresó
a su tierra natal en 1878 pero once años más tarde retornó a Uruguay. Datos tomados de Mañé Garzón,
Pedro Visca, p. 130.
353
Eduardo Acevedo, vol. IV, pp. 121, 122. Mañé Garzón, Pedro Visca, p. 12.
354
Ardao, La Universidad…p. 67.
355
Datos tomados de Mañé Garzón, Pedro Visca, p. 140. Es probable que en este caso, como en otros, los
nombres de pila esten castellanizados, sin embargo no fue posible obtener información biográfica de
todos los mencionados.
356
“Nuestro programa”, en La Gaceta Médica, 18 de setiembre de 1877, año I, n.º 1, p. 1.

102
Caridad, que obstará con toda clase de trabas e inconvenientes al
desarrollo de la escuela médica.357

En 1882, en la inauguración de la Cátedra de Anatomía, Pedro Hormaeche, uno


de los primeros egresados de la casa de estudios, afirmó que:
Los estudios universitarios están abandonados entre nosotros á sí
mismos; reina tal incuria entre las personas que se dedican a llenar
los programas universitarios, que se ha enseñoreado de ellos la más
completa anarquía; no hay un solo estudiante que conozca la práctica
del estudio, y cuando recibe el título de Bachiller no solo no se
conocen las ciencias en que se ha salido aprobado, sino que tampoco
se sabe estudiar.358

En su primer año de funcionamiento, la nueva facultad tuvo 18 estudiantes; en


1878 se inscribieron 13 personas, misma cifra que al año siguiente. En la generación
1882 había 12 alumnos, y fue ese mismo año en el que se produjeron los primeros
egresos.359 Los orígenes sociales, las motivaciones y el capital cultural de estos
estudiantes y de quienes los seguirían en la carrera eran muy variados. No todos
pertenecían a la elite intelectual, e incluso muchos eran hijos de inmigrantes pobres.
Podríamos seguir una expresión de Carlos Altamirano —utilizada para definir al grupo
de los primeros cientistas sociales argentinos—, quien sostiene que
más allá de las disparidades resultantes de la fortuna y de los lazos
familiares, lo que los calificaba a todos como miembros de un mismo
grupo, el de la elite intelectual, era la posesión de “capital cultural”,
ese conjunto de saberes y destrezas de orden simbólico cuya
acreditación formal pasará poco a poco a manos de la institución
universitarias”.360

Las primeras generaciones de médicos convivieron con los inmigrantes que


habían revalidado su título en el país. El médico alemán Carl Brendel, quien llegó a
Uruguay el 30 de setiembre de 1867, recordó en su diario de viaje que cuando inició su
actuación médica, a fines de la década del sesenta del siglo XIX y comienzos de la
siguiente, en el país “no había muchos médicos” y “los médicos éramos de todas las
nacionalidades”. Sin embargo, en 1886, la presencia inmigratoria en el cuerpo médico
se había reducido considerablemente, a lo que se agregaba que “su habilitación como
tales está frenada por chicanerías [sic]” de los diplomados nacionales, que hacían todo
lo posible por preservar para los egresados de la Facultad de Medicina los puestos de
trabajo.361 También había problemas entre los nuevos egresados y los médicos más
encumbrados, de larga actuación y “que no deseaban se modificara su situación
profesional un tanto descuidada”.362 A eso se agregaba, según Mañé Garzón, que
muchos de esos médicos no estaban actualizados en los adelantos de la ciencia. Por
tanto, el recelo hacia la facultad se podía vincular al peligro de quedar en evidencia por
su falta de preparación.363
357
Oddone, París, o. cit., p. 199.
358
Anales del Ateneo, Montevideo, 5 de mayo de 1882, año I, tomo II, n.° 9, p. 14.
359
Cifras tomadas de Oddone, París, o. cit., p. 419.
360
Carlos Altamirano, “Entre el naturalismo y la psicología: el comienzo de la “ciencia social”, en
Federico Neiburg, Mariano Plotkin, (compiladores), Intelectuales y expertos. La constitución del
conocimiento social en la Argentina, Buenos Aires, Paidós, 2004, p. 34.
361
Brendel, o. cit., p. 9 y p. 235.
362
Mañé Garzón, Pedro Visca, p. 141.
363
Es particularmente llamativo que en el compendio de biografías realizada por Gutiérrez Blanco, que
hemos citado en más de una ocasión, esa relación entre los egresados locales y los del exterior, no sea

103
En 1886 había inscriptos 263 galenos, mientras 32 personas sin título
universitario fueron autorizadas para ejercer la Medicina y la Cirugía. Muy pocos de
esos 295 “médicos” estaban especializados en enfermedades psiquiátricas, de las que
conocían la sintomatología general descripta en los manuales más divulgados.
La presencia de uruguayos en el cuerpo docente se tornó evidente en 1885,
cuando seis cursos de trece estaban en manos de médicos nacidos en el país: Anatomía I
y Fisiología a cargo de Eugenio Piaggio, Anatomía II a cargo de José María Carafi,
Clínica Médica a cargo de Pedro Visca, Higiene y Medicina Legal a cargo de Elías
Regules364 y Química Médica a cargo de José Scosería. El rector de la Universidad,
Alfredo Vázquez Acevedo, decía en su memoria de 1885 que la nacionalización del
cuerpo docente se debió a la decisión institucional de la conducción universitaria para
que “desde el primer momento […] se llenaran todas las vacantes con médicos
orientales bien preparados y competentes”.365 Los cursos restantes Química Médica,
Patología General, Anatomía Patológica, Patología Quirúrgica, Patología Médica,
Clínica Quirúrgica, Materia Médica eran dictados por José Arechavaleta (vasco),
Antonio Serrastosa, Guillermo Leopold, José Miralpeix, Juan Crispo Brandis (italiano),
José Pugnalini, Eduardo Kemmerich, respectivamente.366
Uno de los problemas más importantes que debieron afrontar los primeros
médicos egresados en el país fue el no reconocimiento de su título por la Junta de
Higiene Pública que se arrogó el derecho de expedir los títulos y solicitó que los
egresados revalidaran el diploma ante esa institución. La situación generó una larga
polémica entre el rector de la Universidad y el fiscal de Gobierno que juzgó correcta la
posición de la Junta. En 1882 se puso fin al diferendo, que provocó, entre otras
situaciones, que el primer egresado, José María Múñoz Romarate, fuera encarcelado por
negarse a pagar la multa por ejercer la profesión sin autorización.367
En 1885 la Ley Orgánica de la Universidad estableció que solo la Facultad de
Medicina podía expedir título habilitante. 368 La polémica no es menor, ya que evidenció
que varios de los médicos que trabajaban en el país no estaban dispuestos a permitir el
ingreso al mercado de los diplomados más jóvenes. Por ende, acorralados por los
colegas que los miraban con recelo pero también por la Comisión de Caridad que
establecía las pautas en los servicios de hospital, es que la nueva generación de médicos,
que despuntaría a comienzos del siglo XX, decidió iniciar una cruzada para modificar las
condiciones laborales y profesionalizar la función.369 En ese camino, la creación de la
facultad fue un punto de partida importante, porque institucionalizó y nacionalizó la
carrera, pero también porque contribuyó a la formación de un campo médico.
En la primera década del siglo XX el número de alumnos estaba cercano a los
trescientos. Sin embargo, los estudiantes inscriptos (es decir aquellos que podían llegar
a anotarse pero no cursaban) se disparó superando de forma sostenida los mil. La cifra
da cuenta de que el estudio de la Medicina, la mejora de las condiciones de trabajo, la
aprobación de un sistema de salud que pretendió ser nacional y la expansión de la

recordada como problemática pese a que las fuentes son inequívocas en señalar los problemas que se
suscitaron entre médicos “nacionales” y “extranjeros”.
364
Fundador de la Sociedad Universitaria en 1875, organización que según Ardao contribuyó a la
divulgación del positivismo en el país. Ardao, Espiritualismo y positivismo, p. 293. Egresó de la Facultad
en 1883 y fue su decano entre 1889 y 1898.
365
Citado en El Libro del Centenario, p. 499.
366
Datos tomados de Mañé Garzón, Pedro Visca, p. 183.
367
Oddone, París, o. cit., p. 249.
368
Véase El libro del Centenario, p. 501.
369
Esto también implicó la ruptura definitiva con el catolicismo local y con una tradición muy estrecha de
vinculación entre la Iglesia Católica y la Universidad. Véase Ardao, La Universidad…, pp. 53-55.

104
alfabetización y de la educación secundaria —a lo que deberíamos agregar las
expectativas de ascenso social y prestigio que generaban la realización de una carrera
universitaria—, hicieron que un importante número de jóvenes optara por inscribirse en
la Facultad de Medicina.
La insistencia en la educación como un factor aglutinante, de cohesión social y
de mejora individual, y por ende colectiva, era promovida desde algunos sectores
políticos como el batllismo. En ese sentido coincidían con los grupos ruralistas, quienes
también buscaron “adaptar socialmente” a los pobres e incorporarlos al sistema de la
estancia capitalista e insistían en la educación, junto a la religión, como un factor de
estabilidad social.370 Sin embargo, no todos los actores universitarios estaban de acuerdo
con la ampliación general de la matrícula. Por ejemplo, en la discusión del 6 de
noviembre de 1909, el consejero y abogado Ramón Montero y Paullier sostuvo que la
“democratización” de la enseñanza universitaria era “perniciosa para el progreso del
país, pues facilitando el ingreso a la Universidad se atraería a los elementos de la
campaña que abandonarían las tareas industriales para obtener un título”.371
Facultad de Medicina

Años Estudiantes Estudiantes inscriptos en


activos la carrera de Medicina
1909 247 1112
1910 238 1092
1911 237 1136
1912 223 1080
1913 226 1060
1914 219 1241

Fuente: Universidad de la República, Memoria Universitaria correspondiente a los años 1909-


1914. Informe presentado por Claudio Williman, rector de la Universidad, Montevideo,
Universidad de la República, 1915, p. 311

De la formación de un campo psiquiátrico a la Cátedra de Psiquiatría

Resulta difícil definir una identidad de los psiquiatras de fines del siglo XIX y
comienzos del XX. Sin embargo, en este apartado nos abocaremos a tratar de reconstruir
con perspectiva histórica la evolución de algunas ideas que por momentos resultaron
comunes a generaciones de médicos que comenzaron a especializarse en la disciplina,
desarrollaron una nueva nosografía psiquiátrica, investigaron sobre sus posibles causas,
definieron los tipos de enfermedad e intentaron curar y reinsertar al enfermo a través del
tratamiento médico y moral. La constitución de un grupo profesional con intereses
científicos y políticos sirvió para convertir el dispositivo manicomial y la terapéutica
aplicada en una plataforma dirigida a la normalización de los pacientes, mientras
contribuyó a la expansión de la nueva disciplina médica y en su legitimación científica y
social. Asimismo no debemos perder de vista la intención de los médicos de incidir en
las políticas impulsadas por un Estado que aumentaba sus funciones. En ese sentido la
relación entre los médicos (en todas sus especialidades) y el Estado fue recíproca; los
primeros buscaron la consolidación de su campo de actuación mientras las instituciones

370
Ariadna Islas, La Liga Patriótica de Enseñanza. Una historia sobre ciudadanía, orden social y
educación en el Uruguay (1888-1898), Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental, 2009, p. 47.
371
Universidad de la República, Memoria Universitaria correspondiente a los años 1909-1914. Informe
presentado por Claudio Williman, Rector de la Universidad, Montevideo, Universidad de la República,
1915, p. 425.

105
públicas buscaron un sustento científico y político para aplicar determinadas decisiones.
Como sostiene el historiador Ricardo González Leandri para el caso de los médicos
argentinos, podríamos decir que los profesionales uruguayos “al mismo tiempo que se
“construían” a si mismos” colaboraron “en la creación de las dimensiones del Estado a
las que se asociaban.”372
Del mismo modo que encontramos dificultades para definir el campo, tenemos
problemas para datar un momento o un período específico en el cual los estudiantes de
Medicina comenzaron a recibir una formación específica en materia psiquiátrica. La
fundación de una Cátedra de Psiquiatría data de 1908 y durante el siglo XIX no existió
en el país formación en la materia, pero varios de los médicos mencionados
anteriormente mostraron un creciente y sostenido interés por desarrollar un campo de
trabajo en relación con los estudios de las enfermedades llamadas mentales. A ello se
sumaron la participación de estudiantes como practicantes dentro del manicomio y la
formación fuera del país —en especial en Francia— de varios jóvenes profesionales que
desde la década del ochenta del siglo XIX se reinsertaron en el medio local. Tampoco
existía en el mundo una formación tan específica en materia psiquiátrica y las
afecciones llamadas mentales se relacionaban con una comprensión total del enfermo y
de la enfermedad. El psiquiatra era al menos hasta la segunda década del siglo XX un
polígrafo que se movía entre diversas especialidades que tampoco tenían fronteras
totalmente definidas. Eso explica que un pediatra como Luis Morquio, 373 un
oftalmólogo como Joaquín de Salterain374 e incluso alguien especializado en cirugía
como Bernardo Etchepare destacaran a comienzos del siglo XX en el campo de los
estudios psiquiátricos.
Los primeros médicos con formación en Psiquiatría del país estudiaron en
Francia. Como señala el historiador José Babini, a mediados del siglo XIX París se
convirtió en el centro de estudios mundial de clínica médica 375 y los descendientes de las
elites políticas y económicas uruguayas que realizaron estudios de Medicina se
incorporaron a ese circuito académico. Teodoro Miguel Vilardebó, llamado “el primer
médico ‘uruguayo’”, concluyó sus estudios de Medicina en París, al igual que Francisco
Antonino Vidal —cuya biografía ya vimos—, compañero de generación de dos
distinguidos médicos, Pierre Carl Edouard Potain (1825-1901) —considerado uno de
los precursores de la cardiología— y Jean Martin Charcot (1825-1893). 376 También fue
alumno de Claude Bernard, e incluso se preserva una carta que enviara a Vilardebó en
1850 con algunos apuntes tomados durante el curso.377
Entre 1864 y 1865, Pedro Visca estudió en la Salpêtrière distintas afecciones del
sistema nervioso como alumno de Jean Marie Charcot (con quien, según Mañé Garzón,

372
González Leandri, art., cit., p. 39.
373
Nació en 1867 en Montevideo y murió en 1935. En 1892 egresó de la Facultad de Medicina con una
tesis sobre la fiebre tifoidea. Fue fundador de la Cátedra de Pediatría y entre 1908 y 1926 su director.
Datos tomados de Fernando Herrera Ramos, Rubén Gorlero Bacigalupi, “Luis Morquio”, en Gutiérrez
Blanco, o. cit., vol. I, pp. 59-61.
374
Nació en Montevideo en 1856 y murió en la misma ciudad en 1926. Egresó de la Facultad de Medicina
en 1883 y viajó a Europa, con Francisco Soca y Enrique Pouey, para perfeccionar sus estudios en París,
donde se especializó en oftalmología. Regresó a Uruguay en 1886 y comenzó a trabajar en el Asilo de
Expósitos y Huérfanos y en una clínica privada para personas de escasos recursos. También fue fundador
y primer director de la Oficina de Censo y Estadística Municipal. Datos biográficos tomados de Rubén
Gorlero Bacigalupi, “Dr. Joaquín de Salterain”, en Gutiérrez Blanco, o. cit., vol. I, pp. 83, 84.
375
José Babini, Historia de la Medicina, Barcelona, Gedisa, 2000, 2.ª ed., p. 123.
376
Mañé Garzón, Pou Ferrari, o. cit., p. 56.
377
La carta se reproduce en Mañé Garzón, Pou Ferrari, o. cit., pp. 257-259.

106
trabó una larga amistad) en las clases sobre neurología clínica básica. 378 Egresó como
médico en 1870. Además de Vilardebó, Vidal y Visca, otros médicos egresados en aquel
país fueron Gualberto Méndez (1857), Emilio García Wich (1863), Florentino Ortega
(1876), Juan L. Héguy (1881), José Máximo Carafí (1881), Francisco Soca, Eugenio
Piaggio y Enrique Figari (1884), Enrique Pouey (1888), Antonio Harán (1890), Gerardo
Arrizabalaga, Alfredo Navarro y Bernardo Etchepare (1894), Carlos de Oliveira Nery,
Isidoro Rodríguez (1896).379 Podríamos agregar a esta lista a Enrique Castro, quien no
egresó en Francia, pero realizó en aquel país parte de sus estudios de grado.
Algunos de esos profesionales fueron quienes se encargaron de la divulgación y
profesionalización de la disciplina psiquiátrica en Uruguay. Por ejemplo, Francisco
Soca, cuarto egresado de la Facultad de Medicina, quien en 1883 partió hacia Francia
con una beca de estudios gubernamental y resolvió repetir toda la carrera de grado en
París, donde egresó en 1888.380 Entre sus docentes se encontraba Charcot, quien dirigió
su tesis de graduación sobre la enfermedad de Friedreich (un tipo de ataxia motora y
vascular hereditaria). Luego de haber regresado a Uruguay, Soca permaneció en
constante vínculo con los psiquiatras y neurólogos franceses y retornó varias veces a
París. Según el médico e historiador de la Medicina Eduardo Wilson, la influencia de
Visca primero y de Soca después resultó fundamental para la difusión de las principales
corrientes psiquiátricas en el medio uruguayo.381
En los primeros años de funcionamiento de la Facultad de Medicina, los
alumnos se acercaban al campo psiquiátrico en el abordaje que realizaban en distintas
asignaturas curriculares. Tal es el caso de Medicina Legal, materia que, a través de la
función docente de Diego Pérez primero y de Elías Regules a partir de 1885, comenzó a
realizar tareas de orientación médico legal con los pacientes internados en el Manicomio
Nacional.382 Según dos historiadores de la Medicina, y psiquiatras, Regules “concurría
con sus alumnos del curso de Medicina Legal a enseñar, al pie de la cama de los
pacientes, conceptos psiquiátricos y forenses”.383 Sin embargo, los estudiantes
interesados en la Psiquiatría consideraban insuficiente la formación en la materia. En
1898, Enrique Castro sostuvo que “el elemento médico preparado para esta clase de
trabajos y de estudios es evidentemente insuficiente”, a lo que se sumaban, como vimos,
las restricciones impuestas a los estudiantes por las religiosas y la Comisión de Caridad.
Según el practicante del manicomio, la facultad, de común acuerdo con las autoridades,
debía romper con “una vieja y absurda preocupación” y abrir “de par en par al estudio
las puertas de su asilo de alienados”, y pidió que la casa de estudios formara una “una
clínica de enfermedades mentales, cátedra que no falta en casi ninguna facultad. Esto
378
Mañé Garzón, Pedro Visca, p. 77.
379
Subrayados quienes tuvieron actuación en el campo de la Psiquiatría.
380
Soca nació en Montevideo en 1856. Originariamente, se inscribió en la Facultad de Derecho, que
cambió por la de Medicina. Luego de regresar de Francia en 1889 fue designado médico del Manicomio
Nacional. Sin embargo, son prácticamente inexistentes los casos clínicos publicados por Soca y algunos,
también escasos, se encuentran inéditos entre su papelería que se preserva en el Museo Histórico
Nacional (MHN). Referencias tomadas de Fernando Herrera Ramos, Ruben Gorlero Bacigalupi,
“Francisco Soca”, en Gutiérrez Blanco, o. cit., vol. I, pp. 40-43. Su tesis en Uruguay: Francisco Soca,
Historia de un caso de ataxia locomotriz sifilítica. Tesis para optar el grado de doctor en Medicina y
cirugía, Montevideo, Barreiro y Ramos, 1883.
381
Eduardo Wilson, “Influencia de la neurología francesa en la neurología uruguaya”, en Sesiones de la
Sociedad Uruguaya de Historia de la Medicina (correspondiente al año 2005), Montevideo, Facultad de
Medicina, 2007, p. 21.
382
Ángel Ginés, “Noventa años de la Clínica Psiquiátrica…”, cit; AGN, Archivo de la Universidad de la
República (AGU), “13 de febrero de 1885. Oficio del Ministerio de Justicia, Culto e Instrucción Pública al
Dr. Alfredo Vázquez Acevedo, rector de la Universidad de la República, comunicando arrobamiento de
varios nombramientos para catedráticos”, caja 38, carpeta 22.
383
Puppo, Murguia, art., cit., p. 183.

107
llenaría un gran vacío”.384 La discusión era, en cierta medida, notoriamente más
profunda, ya que el reclamo de Castro, como el de otros de sus contemporáneos, no se
restringió solo al campo de la Psiquiatría, sino a la formación de los estudiantes en todas
las áreas competentes a la Medicina.
El cuestionamiento no pasó solo por las dificultades generadas en materia de
enseñanza sino que se vinculó con la función asistencial que los estudiantes de la
facultad entendían debían cumplir, la cual se veía lesionada por las disposiciones
impuestas por las autoridades religiosas. Tal vez una expresión de esa disconformidad
con la Comisión de Caridad y una manera de presionar para alcanzar una mejor
formación fue la creación, el 5 de mayo de 1904, de la Asociación de Internos de las
Casas de Caridad. Esta entidad, situada entre lo corporativo y el centro estudiantil,
seguramente tenía entre sus objetivos vencer las dificultades en el trato con las
religiosas y la comisión para cumplir con normalidad el trayecto curricular. El primer
punto de sus bases estableció que buscaban “prestarse mutua ayuda en la observación
de los enfermos existentes en los establecimientos de caridad”.385 Un año más tarde
crearon el Servicio Permanente de Prácticantes, un centro “donde, turnándose,
pudieran atender a cualquier hora del día o de la noche, los llamados urgentes de
cualquier facultativo que necesitara la colaboración de un practicante ya fuera para
una operación, ya para cuidar un paciente”.386
Desde 1905, Bernardo Etchepare, profesor de Anatomía, cumplía funciones en el
Servicio de Mujeres del Manicomio y estaba acompañado por uno de sus principales
discípulos, el doctor Rafael Rodríguez, responsable de la sección de “niños”. 387 De
forma voluntaria Etchepare comenzó a invitar a los alumnos a que participaran de
exámenes clínicos dentro del manicomio. El 28 de octubre de 1904, Etchepare solicitó
autorización para que los estudiantes ingresaran al manicomio para participar
“semanalmente [de] una lección sobre Medicina mental”. La Comisión Delegada
autorizó la clase “siempre que la clínica se haga de acuerdo con las disposiciones
reglamentarias y demás que se tienen al respecto”.388
La necesidad de contar con personal docente en el establecimiento fue planteada
por los integrantes de la Comisión Delegada y por las autoridades de la Facultad de
Medicina. El 24 de marzo de 1905, la Comisión Delegada sostuvo que “si no se quiere
que el Manicomio sea un simple depósito de locos es preciso hacer posible su
tratamiento” para lo cual era imperioso crear “nuevos puestos de médicos adjunto o
médicos de sección”, una “remuneración más elevada y exigiéndoles una dedicación
mayor”. La falta de estímulos materiales y profesionales llevaban a que “nadie, o muy
pocos sean los que se dedican al estudio de estas enfermedades”, ya que “solo lo hacen
aquellos que obtienen su puesto en el Manicomio, pues faltando el legítimo interés
personal (ya que no se vive de la ciencia pura) es necesario que intervenga el estímulo
que representa el material científico que proporciona un número considerable de
enfermos y el aliciente de una remuneración que permita descuidar el ejercicio
profesional en sus otros ramos”.389

384
Castro, tomo 1436, cit., fs. 424, 425.
385
Estatutos de la Asociación de Internos de las Casas de Caridad, Montevideo, Tipográfica Verdi, 1904,
citados en Krause, art., cit., p. 239. Al mismo tiempo los estudiantes comenzaron a discutir las
características y los niveles de exigencia que presentaba la formación; véase Juan Pou Orfila,
Observaciones sobre la enseñanza de la Medicina, Montevideo, El Siglo Ilustrado, 1906.
386
El Día, 25 de noviembre de 1905, p. 2.
387
AGN-CNCBP, Libro de Actas, 28 de octubre de 1904 a 11 de octubre de 1905, fs 123, 124.
388
Ibídem, fs. 6, 7.
389
Ibídem, fs. 90, 91.

108
La habilitación para que los estudiantes de la Facultad de Medicina comenzaran
a realizar trabajos prácticos en el establecimiento fue, probablemente, una solución para
los problemas de asistencia. En ese sentido, podríamos pensar que antes que una
pretensión secularizadora, el fin de la tensión entre la comisión y la facultad estuvo
marcado por la imperiosa necesidad de contar con más personal, en lo posible gratuito,
que se encargara de asistir al cada vez más creciente número de internos.
En abril de 1905, Joaquín de Salterain planteó en la reunión de la comisión que
el número de guardias era “excesivo” en relación con el número de médicos efectivos,
que no pasaban de tres.390 Aunque insistió en que el número de guardianes era muy bajo
para la cantidad de internos.391 Al mismo tiempo, aún se mantenía la tensión con las
religiosas acerca de a quién correspondía el tratamiento de los pacientes, ya que muchas
veces las Hermanas de Caridad asumían tareas que los médicos entendían que no les
correspondían. A modo de ejemplo, el 17 de julio de 1908 el Dr. Vidal y Fuentes
informó sobre “un hecho desagradable ocurrido en el manicomio” tras la muerte de
“una enferma [Concepción Fernández] ingresada ayer y que días antes había
pretendido intoxicarse con pastillas de bicloruro”, quien murió luego que una de las
monjas utilizara “la sonda para alimentar a la enferma”. El médico Eduardo Lamas se
negó a firmar el certificado de defunción y las autoridades manicomiales avisaron “a la
justicia la que de inmediato ha procedido a instruir el correspondiente sumario y
dispuesto la autopsia del cadáver”.392 La hermana Petronila, responsable de aplicar la
sonda gástrica sin ninguna prescripción médica y autorización, fue separada de su cargo
y retirada de la institución el 31 de julio de 1908.393
El lugar de los médicos dentro del establecimiento se comenzó a modificar a
partir de la creación de la Cátedra de Psiquiatría, ya que además de consolidar un equipo
facultativo estable dentro del nosocommio, inició el proceso de estricta formación de
doctores en Medicina con especialidad en Psiquiatría. Podríamos encontrar allí un punto
de inflexión que permitió a los médicos comenzar a gozar de autonomía para el
desempeño de sus funciones.
La creación formal de la Cátedra de Psiquiatría tuvo lugar en 1907, pero recién
al año siguiente contó con un responsable académico, tarea que recayó sobre Bernardo
Etchepare394 (de ahí que la fecha fundacional reconocida por la historiografía de la
Psiquiatría sea 1908). Contaba también con un jefe de Clínica —Francisco Garmendia
—, un médico adjunto honorario —Camilo Paysée— y un médico agregado honorario
—Abel Zamora—. Además, trabajaba en el laboratorio de análisis clínicos un médico
laboratorista, Pablo Vechelli.
Los médicos e historiadores de la Psiquiatría Puppo y Murguía sostienen que
Etchepare “traía de la escuela gala los fundamentos anátomo funcionales que en tal
momento tenían allí vigencia; por esa tendencia biologista que les animaba es que
recibió con plácemes los aportes de las nuevas doctrinas alemanas que en el momento
trataban de abrirse paso en el panorama científico de la época”.395 En setiembre de
1910 se aprobó un préstamo de mil pesos para la construcción de un nuevo pabellón de

390
Ibídem, f. 113.
391
Ibídem, f. 115.
392
AGN-CNCBP, Libro de Actas, 21 de febrero a 20 de octubre de 1908, f. 151.
393
Ibídem, f. 164.
394
Quien hasta entonces se desempeñaba como docente de Anatomía, materia del segundo año. Archivo
General de la Universidad, Trayectorias Universitarias, Colección Daniel Waksman, Eduardo Acevedo,
La enseñanza universitaria en 1904. Informe presentado por Eduardo Acevedo, Montevideo, El Siglo
Ilustrado, 1905, p. 145; Eduardo Acevedo, La enseñanza universitaria en 1905. Informe presentado por
Eduardo Acevedo, Rector de la Universidad de Montevideo, Montevideo, El Siglo Ilustrado, 1906, p. 295.
395
Puppo, Murguía, art., cit., p. 186.

109
la cátedra y un “laboratorio de Clínica Psiquiátrica de la Facultad de Medicina”. El
nuevo local tendría “doce camas para enfermos tranquilos, dos piezas separadas para
aislar a los enfermos agitados, un cuarto de baño y otro que ocupará el laboratorio”.396
En el comienzo de la cátedra la asistencia a las clases de Psiquiatría no era
obligatoria y el examen se rendía en el cuarto año de la carrera, junto a los exámenes de
Higiene y Medicina Legal. Sin embargo, por disposición del Consejo de la Facultad de
Medicina del 26 de abril de 1912 se estableció la concurrencia obligatoria al curso y se
situó el examen en el quinto año de la carrera.397
No sabemos cuál fue el número de estudiantes en el período considerado, aunque
estimamos que no se trataba de un grupo cuantioso. En sus primeros años el curso se
impartió tres veces por semana: dos clases semanales estaban dedicadas a la
presentación de casos clínicos por parte de los alumnos y la tercera se destinaba a la
lección del profesor Etchepare. Varias de esas clases fueron registradas por los
estudiantes a modo de apuntes y luego se editaron en las distintas publicaciones médicas
del Uruguay. Puppo y Murguia -ambos estudiantes de Medicina en la década del veinte
y alumnos de varios de los discípulos de Etchepare- recuerdan en qué consistían los
estudios clínicos realizados por los estudiantes:
El estudiante refería la historia clínica, destacando los
síntomas importantes, describía posibilidades diagnósticas, señalaba
un posible pronóstico y ordenaba el tratamiento. Tras la apariencia
formal de esa presentación tenía vigencia un intercambio coloquial,
cálido y humano, que acercaba conocimientos a través del puente
emocional del diálogo intercambiado entre el profesor y su alumno 398.

Dentro del manicomio la cátedra contaba con dos servicios para la observación,
uno de hombres y otro de mujeres. Además, los estudiantes tenían contacto con
enfermos crónicos o tranquilos y de forma ocasional también podían recibir pacientes
llamados agitados. Hasta la secularización definitiva del establecimiento, con la
aprobación de la Asistencia Pública Nacional, los estudiantes seguían sometidos a las
disposiciones de las religiosas, quienes, entre otras cosas, se mostraban reacias a la
observación de mujeres.
La evolución en la consideración social de los psiquiatras también se puede
apreciar en la documentación del Manicomio. A fines del siglo XIX y comienzos del
siguiente era frecuente que los familiares solicitaran la internación de un paciente por
carecer de medios para su subsistencia. Sin embargo, desde la segunda década del siglo
XX podemos ver que había en las solicitudes un reconocimiento a la labor profesional de
los especialistas en relación con las llamadas enfermedades mentales. No se trató de un
proceso homogéneo, pero sí es una pista interesante para apreciar la estima social con la
que empezaban a contar los psiquiatras luego de consolidar su campo de trabajo y
extender su radio de influencia. De todos modos es importante realizar una
puntualización: esa importancia conferida al tratamiento científico siempre figura en las
fuentes –sobre todo en los artículos de la Revista Médica- mediada por la posición de
los médicos quienes destacan, en varios trabajos, el interés de los familiares por contar
con su ayuda.
Desde comienzos del siglo XX varios de los psiquiatras uruguayos se volvieron
de forma paulatina referencias a nivel regional y montaron un sistema de vínculos y
redes académicas que se plasmaron en intercambios, en la publicación en revistas
396
AGN-CNCBP,Libro de Actas, 2 de setiembre a 10 de diciembre de 1910, fs. 24, 25.
397
Universidad de la República, Memoria Universitaria correspondiente a los años 1909-1914, pp. 262-
264.
398
Puppo, Murguía, art., cit., pp. 184, 185.

110
argentinas, brasileras y chilenas399 y en la participación en los congresos científicos
latinoamericanos y panamericanos organizados por distintas sociedades científicas del
continente.400 Esos vínculos y la preocupación por estar en sintonía con la disciplina en
Europa y en el resto de América dan cuenta de la situación del campo psiquiátrico en el
país que se encontraba en pleno proceso de crecimiento. 401 Si consideramos que la
circulación del pensamiento médico también dependía de las publicaciones científicas
internacionales, la presencia en la biblioteca del manicomio de libros y revistas
actualizados permite ver que los médicos y los estudiantes uruguayos estaban
interiorizados de las discusiones que tenían lugar en todo el mundo. Entre ellos se
destacan varios tomos de los Annales Médico-Psychologiques. Journal de L’Aliénation
Mentales et de la Médicine Legale des Aliénes,402 una de las publicaciones psiquiátricas
más prestigiosas de la época, o la colección bibliográfica reunida en la Bibliotéque
International de Psychologie Expérimentale Normale et Pathologique.

La evolución en la nosografía psiquiátrica

En este apartado intentaremos definir el modo en que los médicos de la época


trataron las diferentes enfermedades psiquiátricas. Al estudiar la conceptualización de la
enfermedad y la formación de un campo profesionales sobre la Psiquiatría
desplazaremos nuestra atención hacia la formación de una corriente científica in statu
nascendi que se moldeó con las transformaciones institucionales y administrativas y que

399
“Importante revista. Editada en la capital vecina acaba de aparecer la importante revista Archivos de
Criminología redactada por los doctores J. M. Ramos Mejia (argentino), F. de Veyga (argentino), F. Puga
Borne (chileno), A. Giribaldi (uruguayo), D. Cabred (argentino), Nina Rodríguez (brasilero), bajo la
dirección del doctor J. Ingenieros Jefe de las Clínicas de Medicina Legal y Neuropatología de la
Universidad de Buenos Aires. Figura también como redactor político el doctor Pietro Gori. La revista
referida aparece el diez de cada mes y el número correspondiente a Enero viene lleno de material
interesante, estando llamada a ser una de las publicaciones más importantes de actualidad.” El Día, 27
de enero de 1902, p. 2. La revista contaba además con traducciones de textos europeos y, como señala
Jorge Salessi, se difundió entre los círculos médicos europeos. Salessi, o. cit., p. 172.
400
Véase la cobertura especial de La Tribuna Popular y la revista Rojo y Blanco, sobre el congreso
científico latinoamericano de 1901 (La Tribuna Popular, 28 de marzo de 1901, p. 2; Rojo y Blanco, 31 de
marzo de 1901, año II, n° 14); Segunda Reunión del Congreso Científico Latino Americano celebrada en
Montevideo del 20 al 31 de marzo de 1901, Montevideo, Tipográfica y Encuadernación Al Libro Inglés,
1901, vol. I; Segunda Reunión del Congreso Científico Latino Americano celebrada en Montevideo del
20 al 31 de marzo de 1901. Trabajos de la VI Sección (Ciencias Médicas), Montevideo, El Siglo Ilustrado,
1903, vol. II; Tercera reuniao do Congresso Scientifico Latino-Americano celebrada na cidade do Rio de
Janeiro de 6 a 16 de agosto de 1905. Relatorio Geral organizado pelo Dr. Henrique Guedes de Mello ,
Rio de Janeiro, Imprensa Nacional, 1909; AGN, Historia de la Administración, IV Congreso Médico
Latinoamericano. Río de Janeiro, 18 de agosto de 1909, Comité de Propaganda, Archivo Febrero de 1908
a 23 de julio de 1909, paquete 5120: “Nómina de los profesionales designados por este ‘Comité de
Propaganda’ como relatores de los temas que a continuación se expresan, fijados en el programa del
Congreso. Dr. Bernardo Etchepare, ‘Asistencia de los alienados’ y ‘Histeria y síndrome histeroides’ [sic],
Dr. Sebastián Rodríguez, ‘Educación Médico-pedagógica de los deficientes’, Dr. Juan Aranguren, ‘Estado
actual de la cuestión de las afasias’, Dr. Eduardo Lamas, ‘Psicastenias y neurastenias’, Dr. Rafael
Rodríguez, ‘Psicosis alcohólicas’, ‘Psicosis infecciosas’, Dr. Elías Regules, ‘Responsabilidad de los
criminales pasionales’, ‘Capacidad civil de los afásicos’.
401
La Sociedad de Psiquiatría del Uruguay se fundó el 8 de noviembre de 1923.
402
La revista contaba además con una sección dedicada a la reseña y el comentario de las principales
publicaciones europeas y estadounidenses y un boletín bibliográfico.

111
se mostró atenta a las discusiones científicas internacionales que no siempre llegaban al
Río de la Plata con celeridad. Pero la formación de médicos en el exterior, en Francia
sobre todo, la vinculación con savants bonaerenses y los espacios de circulación de
ideas dan cuenta de un estrecho margen de relación entre las teorías imperantes a nivel
mundial, a las que no tenemos que ver como un cuerpo homogéneo, sino como distintas
líneas fragmentadas, parte de un espacio científico en discusión y construcción. Por
tanto, intentaremos ubicar los debates médicos del período en relación con los
antecedentes extranjeros, para lo que se impone realizar una breve referencia a las
corrientes vigentes en la Psiquiatría internacional.
Durante la primera mitad del siglo XIX predominó la visión psiquiátrica
pineliana, que se había expresado en el Traité Médico-Philosophique sur l'aliénation
mentale de 1801. El enfoque fue continuado por su discípulo Jean-Etienne Esquirol
(1772-1840) cuyo trabajo sobre enfermedades mentales de 1838 se convirtió en otro de
los textos de referencia. Ambos autores analizaron las causas de la enfermedad mental y
fueron sentando las bases de una nosografía moderna que, conforme avanzó el siglo
XIX, sufrió drásticos e innumerables cambios. Esquirol llegó a plantear que las
enfermedades psiquiátricas podían tener un componente hereditario.
Pinel y Esquirol destacaron en primer lugar las causas físicas, ya fueran
cerebrales o simpáticas, vinculadas al comportamiento y los humores, en segundo lugar
la herencia que permitía la transmisión de la enfermedad entre las generaciones, y, por
último, las llamadas causas morales, entre las que señalaron las pasiones o los excesos
de todo tipo. Podríamos decir que, con matices, ese modelo de tres causales fue el que
predominó a lo largo del siglo XIX. Los dos médicos mencionados dividieron las
enfermedades mentales y neurodegenerativas en cuatro grandes categorías: la
melancolía simple (un delirio parcial), la manía (un delirio generalizado con agitación),
la demencia (debilitamiento intelectual generalizado) y la idiocia (perturbación total de
las funciones intelectuales, incluso desde el nacimiento).
Continuador de ambos fue Jean-Marie Charcot (1825-1893), especialista en el
sistema nervioso en La Salpêtrière, quien se convirtió en el profesional más reputado en
los análisis neuropatológicos. En distintos trabajos y en sus clases estableció la
nosología de los trastornos neurológicos que también contribuyeron a delinear el campo
de la Psiquiatría.403 Charcot no solo fue un especialista en las llamadas enfermedades
mentales, sino que ante todo se desempeñó como neurólogo, aunque ganó trascendencia
científica por sus estudios sobre la histeria, en especial femenina (consecuencia también
de la actuación de uno de sus discípulos más renombrados, el austríaco Sigmund Freud).
En Uruguay, el introductor de estos tres autores fue el ya mencionado médico
francés Brunel, quien vivió durante algunos años en Uruguay. En su obra el profesional
galo demostraba el desconocimiento imperante acerca de las enfermedades
psiquiátricas. “No se sabe todavía lo que sea la locura”, suena resignado Brunel, a
quien, analizando su texto, también podríamos considerar el primer médico que en el
país realizó una sostenida reflexión sobre las psicopatologías. Incluso, es significativo
que se refiera en singular (“locura”) a lo que Pinel, Esquirol y Charcot habían señalado
como distintas afecciones de variado tipo. No obstante hay que reconocer que el libro de
Brunel editado en Uruguay para ser leído por un cuerpo médico reducido y
desactualizado, tal vez buscaba cumplir con una función didáctica y formativa para los
primeros profesionales.
Según el diplomado francés, la naturaleza de las enfermedades mentales “ha
escapado a todas las averiguaciones” y “las clasificaciones que se han hecho de ella no

403
Porter, o. cit., 135.

112
tienen fundamento alguno sólido”.404 No sabemos si la reflexión del médico era en
relación con el medio local —parece poco probable— o con los avances del alienismo a
nivel mundial y en relación con su país, considerado la cuna de los avances en la clínica
psiquiátrica. En todo caso, son ilustrativas para cuestionar a la historiografía uruguaya
sobre la Psiquiatría, que ha intentado mostrar un proceso ininterrumpido y claro en el
conocimiento de las enfermedades psiquiátricas.
Para Brunel, el tema de la Psiquiatría era también un problema de la más
moderna anatomía y de la neurología ya que “los descubrimientos que se han hecho
sobre las funciones del cerebro y del sistema nervioso”, tampoco eran útiles para el
mejor conocimiento de “esa enfermedad tan frecuente y tan grave”.405 De hecho, en la
interpretación del francés aún primaban las causas de tipo moral que caracterizaron al
pensamiento psiquiátrico mundial, y por ende al incipiente uruguayo, en la segunda
mitad del siglo XIX (incluso uno de los capítulos relativos a la higiene esta dedicado a la
vida cultural del país). Decía el francés
que la frecuencia en la alienación y la diversidad de sus formas, están
en razón directa con el grado de civilización de los pueblos y según se
vayan desarrollando las facultades intelectuales, las pasiones, la
industria, la riqueza, la miseria de los pueblos civilizados. 406

Por eso —nuevamente aflora lo moral—, los gobiernos debían “socorrer a


aquellos a quienes una enfermedad tan triste, mantiene alejados de su seno
colocándolos en la imposibilidad de serle útiles”.407 De ahí la importancia conferida a
los asilos para enfermos psiquiátricos, muy difundidos en Europa, y la trascendencia de
la inauguración de uno en Uruguay, al que Brunel defendió, así como a la actuación de
las religiosas en este. La reclusión era una forma de socorrer a los enfermos “en la más
afligiente de las enfermedades humanas” y de “preservar a la sociedad de los
desórdenes que pueda cometer un individuo que tenga estraviada su razón”, pero
también era el modo que se había encontrado para evitar que los enfermos fueran
víctimas de “los abusos” contra “su persona y sus bienes”.408 Con esto condensaba una
de las principales ideas que caracterizaron a la naciente Psiquiatría en el medio local:
que la enfermedad era pasible de ser tratada y que el paciente psiquiátrico se podía
rescatar. En ese sentido, influenciado como vimos por la idea de moralidad, sostuvo que
el “demente” podía “recobrar la razón” y convertirse en “un ser que vuelve a la vida
pasando por una convalecencia indeterminada, en la que reaparecen la claridad en las
ideas, la seguridad en la memoria, la rectitud en el juicio, el raciocinio y la
sensibilidad moral y física”.409
Sin embargo, el ingreso de las teorías de la degeneración y de la psicopatología
hereditaria puso en cuestión la visión según la cual el enfermo psiquiátrico era
completamente curable —o convaleciente— y reforzó la función del manicomio como
un espacio fundamental para preservar el orden social.
A comienzos del siglo XIX el francés Jean-Baptiste Lamarck formuló la primera
teoría sobre la evolución de las especies. Según su visión, los seres vivos se adaptaban
al ambiente de forma progresiva y los cambios fenotípicos que tenían lugar,
consecuencia de la influencia del entorno, se transmitían de una generación a la
siguiente.
404
Brunel, o. cit., p. 284.
405
Ibídem, p. 284.
406
Ibídem, p. 285.
407
Ídem.
408
Ibídem, p. 287.
409
Ibídem, p. 331

113
En 1850 el francés Philippe Joseph Buchez, acuñó el término degeneración para
referirse a la transmisión hereditaria de los elementos genéticos mórbidos. El concepto
de degeneración ganó trascendencia científica gracias a Benedict Morel quien planteó,
en su Tratado sobre la degeneración física y moral de 1857, las consecuencias de lo que
llamó “degeneración hereditaria”, producto de factores orgánicos y sociales. El
pensamiento de Morel estaba imbuido de fuertes convicciones religiosas y sostenía que
en el origen de la especie humana hubo un hombre primitivo perfecto creado por Dios.
Por eso el hombre decimonónico era una desviación del original primitivo. En este libro
el médico tomó las consideraciones de otro galeno francés, Prosper Lucas, quien planteó
su tesis sobre los trastornos psíquicos —y en general todas las anomalías del
comportamiento humano— como expresión de la constitución anormal del organismo
de los sujetos que las presentaban.
Para Morel la degeneración era resultado de la herencia, en la que se
combinaban los caracteres morfológicos y fisiológicos heredados y los incorporados por
el medio ambiente (esto sentó las bases de las psicosis endógenas y exógenas).
Asimismo, la alienación mental era el estado más avanzado de la degeneración:
Las condiciones de degeneración, en las cuales se encuentran los
herederos de ciertas disposiciones orgánicas viciosas, no solo se
revelan por características exteriores fáciles de descubrir, como la
baja estatura, la conformación defectuosa de la cabeza, el predominio
de un temperamento malsano, las deformidades, las anomalías
orgánicas y la imposibilidad de reproducirse, sino aún más
profundamente en las más extrañas aberraciones en el ejercicio de las
facultades intelectuales y de los sentimientos morales. 410

Los asilos de alienados eran para el médico francés un repositorio para los
principales degenerados de la especie humana. Allí podían apreciarse las consecuencias
no solo de la degeneración, sino los estragos que podían llegar a causar el exceso de
alcohol, la miseria, el trabajo insalubre y todos aquellos hechos morales que degradaban
a la especie. Por ende, eran el último eslabón de una cadena de degeneración, pero
también eran una consecuencia del medio social. Para Morel, el medio podía despertar
ese estado psiquiátrico. En su libro más reconocido lo planteó de este modo:
[E]n el seno de esta civilización donde tenemos el derecho de ser
fieras, la disolución de las costumbres constituye causa activa de
degeneración intelectual, física y moral y que fracciones más o menos
considerables del cuerpo social estén expuestas a contraer las
afecciones cuyo germen fatal se transmite a las generaciones del
porvenir, desarrollando en ellas los tipos propios de una
degeneración progresiva.411

No todos los pacientes mostraban los mismos estigmas físicos o morales, por lo
que planteó la idea de una herencia disimilar. Por eso distinguió distintos tipos de
alienados que se podrían dividir en dos grandes categorías: los que padecían
degeneraciones congénitas (débiles mentales, demenciados o paralíticos) y los que
mostraban patologías como consecuencia de la degeneración adquirida a pesar de
mostrar cierta propensión a la patología. Allí entrarían los maniáticos, por ejemplo.
410
Benedict Morel, Tratado de degeneración de la especie humana, 1857, p. 62, citado en Sandra Caponi,
“Para una genealogía de la anormalidad: la teoría de la degeneración de Morel”, en Scientiæ Studia, San
Pablo, vol. VII, n.° 3, p. 433.
411
Benedict Morel, Traité des Maladies Mentales, París, Librairie Victor Masson, 1860, p. 89, citado en
Josefina Di Filippo, La sociedad como representación. Paradigmas intelectuales del siglo XIX, Buenos
Aires, Siglo XXI, 2003, p. 106.

114
Hasta entonces, quienes integraban el primer grupo no eran internados en las
instituciones asilares, pero Morel insistió en que todos eran enfermos mentales y por
ende precisaban algún tipo de asistencia sanitaria.
En la medida que la palabra degeneración posee una acepción
amplia, extendiéndose a todos los que por una u otra causa se alejan
más o menos del tipo normal de la humanidad, de igual modo quiero
aplicar a un mayor número de variedades de enfermedad los
beneficios de esas instituciones hospitalarias. Yo no encuentro ningún
inconveniente para que los sordo-mudos y ciegos de nacimiento,
cuyas enfermedades congénitas están asociadas a causas
degeneradoras de la especie, y cuyo estado intelectual, físico y moral
presenta anomalías especiales (asociadas a esa deficiencia), sean
admitidos en los mismos establecimientos que los alienados. Allí esos
desdichados se transformarán en miembros útiles para la sociedad.412

Todos los casos de degeneración, sin importar su gravedad, se producían como


resultado de la combinación de lesiones físicas pero también morales y sociales, con las
cuales estaban interrelacionados. Los enfermos psiquiátricos mostraban una
predisposición degenerativa estimulada por el medio.
La teoría tuvo amplia aceptación en especial en Francia, aunque también en otras
regiones de Europa, que la convirtieron en un poderoso instrumento de legitimación del
campo de la Psiquiatría y en la referencia para explicar problemáticas sociales. La teoría
de la degeneración aunó en un mismo haz los fundamentos organicistas que se referían a
lesiones cerebrales o a predisposiciones hereditarias a la enfermedad mental, pero
también permitió atacar las causas morales que permitieron a la Psiquiatría opinar sobre
distintos aspectos de la vida pública. Morel estableció algunos criterios generales sobre
la prevención de la enfermedad, en particular vinculados a los elementos morales que
podían desencadenar la degeneración, como ser el consumo de alcohol. La concurrencia
de estudiantes de Medicina uruguayos a distintas instituciones educativas francesas,
pero en particular a París, probablemente contribuyó a la divulgación de la teoría
degeneracionista en nuestro medio.
Hacia la década del ochenta del siglo XIX, la interpretación profiláctica se
combinó con las consideraciones eugenésicas de Francis Galton (1822-1911), quien
proponía, sobre la base del control de poblaciones en pleno auge del industrialismo, la
responsabilidad estatal en la limitación de la reproducción entre los degenerados. Para
los eugenistas la presencia de ciertos genes podía potenciar o degenerar a la especie
humana, por lo que era imprescindible evitar la reproducción de personas con
enfermedades o taras hereditarias. Para los eugenistas más duros, las medidas de higiene
y la existencia de casas o asilos que respondían a la beneficencia pública eran
contraproducentes porque retrasaban el destino inexorable de los degenerados que, por
su constitución orgánica, no podían (ni debían) sobrevivir.
En Uruguay —como señala la historiadora Yvette Trochon—, la eugenesia
alcanzó “legitimación académica ingresando en la Facultad de Medicina” pero también
“se infiltró triunfadora en otros campos”, aun en aquellos “que pertenecían a los
sectores políticos de izquierda como los anarquistas y los socialistas”.413 En Uruguay, la
idea de raza (o de “especie”, que pasó a ser un eufemismo) trascendió las divisiones y
los enfrentamientos ideológicos y se incorporó como elemento fundamental para

412
Benedict Morel, Tratado de degeneración de la especie humana, 1857, p. 695, citado en Caponi, art.,
cit., p. 441.
413
Yvette Trochon, Las mercenarias del amor. Prostitución y modernidad en el Uruguay (1880-1932),
Montevideo, Taurus, 2003, 2.ª ed., p. 269.

115
explicar el desarrollo (o, por el contrario, la no evolución) de las sociedades. Esta visión
también legitimó la existencia de razas superiores o de naciones (europeas) que se
encontraban en un estadio de desarrollo superior, mientras que los países de América del
Sur mostraban un atraso estructural a consecuencia de la mezcla racial que los
caracterizaba.
Médicos y abogados elaboraron propuestas para evitar los enlaces matrimoniales
y la reproducción de personas a las que consideraban enfermas o con taras hereditarias.
Pero, además, ese mismo discurso tuvo un sentido administrativo, ya que la indiferencia
de los sectores populares que se reproducían pese a su situación económica implicaba
una carga para el fisco, porque muchas veces tenían hijos con taras o que no podían
mantener. En 1917, el médico batllista Mateo Legnani414 planteó que “la superioridad
mental y moral limita la reproducción porque los sujetos superiores piensan en el
porvenir de su descendencia y evitan los hijos o limitan su número. De ahí que quienes
más se reproduzcan sean los mal dotados, los imprevisores”.415 Graciela Sapriza, quien
estudió el discurso eugenista de los médicos locales, sostiene que “el deseo de
‘imaginar’ la nación en términos biológicos, de ‘purificar’ la reproducción de las
poblaciones” sirvió para “definir en nuevos términos quiénes podían pertenecer a la
nación y quiénes no”. De esta forma, los eugenistas “produjeron propuestas intrusivas o
prescripciones para nuevas políticas del Estado hacia los individuos” que al mismo
tiempo se ligaron, en plena discusión sobre las bases de la nacionalidad, a la identidad
colectiva.416
Morel vinculó los síntomas y signos degenerativos con el medio moral que
degeneraba al individuo. Ese es el soporte de su ley o teoría de la doble “fecundación”
de las enfermedades mentales. La decadencia se manifestaba a través de la
progresividad; es decir, la primera generación de “degenerados” mostraba solo una
arista de la enfermedad mental (por ejemplo “nerviosismo”), la segunda ya estaba
formada por neuróticos, la tercera por psicóticos, y en la cuarta generación los niños
nacían con retardo y estaban por ende condenados a desaparecer.
La degeneración era un fenómeno acumulativo que se trasmitía de generación en
generación y del cual derivaban enfermedades psiquiátricas o cuadros de “imbecilidad”.
Por eso era tan importante estudiar la genealogía de los degenerados y de los enfermos
psiquiátricos, ya que permitía encontrar cuadros de neurastenia, alcoholismo,
prostitución, criminalidad, relaciones entre consanguíneos, entre otras, que explicaban
la situación del paciente pero también afectaban a toda la sociedad. 417 Asimismo, su
visión evolucionista planteó la inconveniencia del mestizaje humano por producir
degeneración, es decir, seres desequilibrados híbridos, lo que era altamente funcional al
colonialismo de la época.
En la segunda mitad de la década del sesenta del siglo XIX, el psiquiatra inglés
Henry Maudsley (1835-1918) publicó su trabajo The Physiology and Pathology of
414
Médico higienista, fue diputado y senador del batllismo dentro del Partido Colorado en representación
del departamento de Canelones. En su labor parlamentaria participó activamente en la elaboración de
propuestas legales relacionadas a la salud pública (de la mayoría de sus proyectos hasta 1922 da cuenta la
compilación titulada Proyectos de higiene, Montevideo, Imprenta J. Mercant, 1922, 2 volúmenes).
415
Mateo Legnani, Catecismo de higiene, Montevideo, Imprenta Artística Dornaleche, 1917, p. 106.
416
Sapriza, o. cit., p. 41.
417
Sostiene Foucault que “la herencia fue una manera determinada de dar cuerpo a la enfermedad en el
momento mismo en que no se la puede situar en el plano del cuerpo individual; entonces se inventa, se
recorta una suerte de gran cuerpo fantasmático que es el de una familia afectada por un montón de
enfermedades: enfermedades orgánicas, enfermedades no orgánicas, enfermedades constitucionales,
enfermedades accidentales, no importa, pues si se transmiten significa que tienen un soporte material y,
al tenerlo, se llega al sustrato orgánico de la locura, un sustrato orgánico que no es el sustrato individual
de la anatomía patológica”. Foucault, El poder psiquiátrico, p. 311.

116
Mind, donde planteó la predisposición hereditaria como una de las causas
fundamentales para entender los trastornos psiquiátricos. 418 Según su posición, la
abrumadora mayoría de las enfermedades mentales tenían un origen hereditario y en
ellas era posible detectar elementos transmitidos por enfermedades “nerviosas” pero
también por intervención de otro tipo de afecciones.
Otro seguidor de las tesis de Morel fue Valentin Magnan (1835-1916), quien
atribuyó a la degeneración un desequilibrio entre los centros inferiores y superiores del
cerebro.419 En otras palabras, la degeneración era una patología mental que se expresaba
a través de un estado mórbido que provocaba el mal funcionamiento del órgano
cerebral. Su diferencia sustancial con Morel radicaba en que no admitía un tipo perfecto
en el pasado, sino que entendía que la perfección se lograba en la evolución —estaba en
el futuro— y que la degeneración consistía en la reducción de la voluntad, entendida
como capacidad de lucha para sobrevivir y adaptarse. Según esta visión había dos tipos
de “evolución”: la normal y la que profundizaba los estigmas degenerativos, que se
encargaba de poner fin a los tipos degenerados, ya que la especie no podía continuar con
su reproducción. Su concepto de degeneración hereditaria se complementó en la década
del ochenta del siglo XIX con el análisis de las enfermedades psiquiátricas que se
despertaban en el individuo “normal”.
Lo relevante de estos avances en el campo psiquiátrico durante la primera mitad
del siglo XIX fue que permitieron que la enfermedad mental se alejara de la idea de ser
algo supraterrenal, demoníaco. Por el contrario, plantearon un carácter biologicista
asociado a la heredodegeneración y, en concreto, como lo había planteado Esquirol, al
órgano de la razón: el cerebro. Lo que la nueva conceptualización psiquiátrica ganó de
científica la alejó de la religión: las ideas del terreno patógeno, la predisposición, el
atavismo o los estigmas, serán una parte central del discurso psiquiátrico de la segunda
mitad del siglo XIX. Con Morel y Magnan como los dos pensadores más sobresalientes,
asistimos al momento de expansión de la idea de degeneración y a la nueva
conceptualización de la nosografía psiquiátrica.
El despertar de una enfermedad dependía de una disposición individual, en la
que actuaban el sistema nervioso y la herencia patológica. Asimismo, se buscaban
lesiones físicas en todas las patologías y también en las llamadas nerviosas, aunque las
lesiones cerebrales no eran tan evidentes. A ello se sumaban las causas morales. La
herencia no fue solo una corriente médica, sino que la idea de degeneración comenzó a
reflejarse en las páginas de periódicos y en la publicidad. Como señaló el historiador
Gabo Ferro —quien siguió la trayectoria intelectual de algunos degeneracionistas
argentinos—, la combinación de estas corrientes permitió que resultara degenerado
“todo aquel individuo cuyas anomalías físicas o morales atenten no solamente contra la
especie y la raza, sino también contra los elementos propios del proyecto de la elite:
nacionalidad, clase, género, familia y sociedad”.420 Si bien el concepto de degeneración
era impreciso y eso favorecía su carácter polimorfo, podría señalarse como “un tránsito
del hombre, la mujer y el niño hacia lo in-humano, como la traslación desde un estado
original íntegro, higiénico, moral, limpio y saludable hacia una condición subsumida a
su corrupción, o como la manifestación de ciertos signos de una irreversible herencia
genética por fin manifiesta”.421 Al decir de Foucault, la degeneración fue “la gran pieza
teórica de la medicalización del anormal” y brindó a la Psiquiatría la posibilidad de

418
Las obras de Maudsley, editadas en francés, se encuentran entre los textos de la biblioteca que
perteneció al Manicomio.
419
Porter., o. cit., p. 145.
420
Ferro, o. cit., p. 22.
421
Ibídem, p. 189.

117
“referir cualquier desviación, diferencia, retraso, a un estado de degeneración” y
permitió su “injerencia indefinida en los comportamientos humanos”.422
En Uruguay, nuevamente, el francés Brunel fue uno de los primeros
introductores de la idea de la herencia y “la predisposición a las enfermedades” en “las
generaciones sucesivas de una misma familia”, consecuencia de “los principios
mórbidos hereditarios”. Para atacar ese tipo de situación, el médico propuso corregir
“la constitución física de las razas” a través de en un abordaje social y moral que
despejara “los vicios de la población que tienden a deteriorarla”.423 En ese sentido,
podríamos sostener que la idea de degeneración entre los alienistas durante el tramo
histórico considerado tomó en cuenta los aspectos orgánicos y clínicos, pero con una
fuerte vinculación con el análisis de las circunstancias sociales de los enfermos.424
El médico de origen polaco Julio Jürkowski sostuvo, en una serie de artículos
dedicada al cerebro, que “todos los casos de alienación mental como está probado hoy
por millones de autopsias, siempre dependen de una lesión material del cerebro”, que
se combinaba con las llamadas “causas morales”. 425 Desde sus orígenes, los médicos
locales mostraron un fuerte interés por las causas físicas pero sin un determinismo
biológico radical.426 Estas posiciones reafirmaron también el estudio sobre las familias y
no solo del individuo afectado por una patología concreta. Aunque la seguridad
demostrada por el médico polaco en su artículo no era compartida por todos los
diplomados del período. En 1881, Diego Pérez —como vimos, catedrático de Medicina
Legal— sostuvo que “las causas orgánicas cerebrales de la locura se ignoran en
Medicina” y que hasta ese entonces la ciencia solo conocía causas que se podían
“llamar influencias secundarias”.427 De hecho, los intentos por visualizar los trastornos
psiquiátricos a través de lesiones cerebrales no produjeron bases anatómo-patológicas
relevantes.428 De la mano del degeneracionismo una visión organicista fue ganando
terreno, pero nunca desconoció las causas morales. Podríamos pensar que el tardío
aggiornamiento de los médicos locales no provocó, como en otros lados, una contienda
entre las posibles etiologías de las enfermedades psiquiátricas.
El degeneracionismo se reforzó con la aparición de la teoría del naturalista
británico Charles Darwin sobre la herencia y la evolución de las especies y los aportes
de las primeras leyes de la herencia y la hibridación propuesta por el religioso austriaco
Gregor Mendel en 1865.429 La combinación de ambas posiciones originó el llamado
422
Foucault, Los anormales, p. 293.
423
Brunel, o. cit., p. 174.
424
Ricardo Campos Marín sostiene que en España los alienistas solo circunscribieron la teoría de la
degeneración a los aspectos clínicos y a la contemplación constitucional del individuo observado. Ricardo
Marín Campos, “La teoría de la degeneración y la clínica psiquiátrica en la España de la Restauración”,
en Dynamis, Madrid, 1999, vol. XIX, p. 435 y p. 447.
425
Julio Jürkowski, “El cerebro”, en Revista Científico-literaria, Montevideo, 11 de marzo de 1877, n.º 7
y 8, p. 166 y p. 201.
426
Otro ejemplo: Juan Alzamora, Bases del diagnóstico. Tesis para optar al grado de doctor en
Medicina, Montevideo, 1884.
427
Diego Pérez, “La enajenación mental y el suicidio”, en Revista científica de Medicina y Ciencias,
Montevideo, Imprenta El Siglo Ilustrado, 1888, tomo primero, p. 74. La edición es de 1888, pero el texto
al que hace referencia fue presentado por su autor en noviembre de 1881 a pedido de “la Jefatura de
Policía” “por la frecuencia de los suicidios llevados a cabo” en Montevideo.
428
Tampoco hubo ningún tipo de consideración sobre los componentes del cerebro, las funciones
sinápticas, los neurotransmisores, las enzimas, etcétera.
429
Según las memorias del médico alemán Carl Brendel, El origen de las especies se difundió en
Montevideo a mediados de la década del sesenta del XIX, datación que tiene sentido si pensamos que la
primera edición de la obra en inglés se realizó en 1859. Brendel, o. cit., p. 165. Arturo Ardao sitúa las
resonancias del darwinismo en la década del setenta del siglo XIX. Ardao, Espiritualismo y positivismo,
pp. 108, 109.

118
darwinismo social muy influyente en la Medicina, la sociología y la criminología de
cuño positivista entre 1870 y 1900, en especial en las consideraciones de Cesare
Lombroso (1836-1909), Francis Galton y el pensamiento racista que pasó de la
Psiquiatría a la criminología y la política. 430 En esta forma de mirar a los enfermos
psiquiátricos (y a los delincuentes) concluyeron varias líneas de pensamiento moderno,
como la frenología (que escrutaba la esencia interna mediante el palpaje de lo externo),
la teoría de la degeneración y, la más decisiva, el lombrosismo, así llamada por su
mentor, Cesare Lombroso, el médico italiano autor de L’uomo delinquente de 1876, que
sustentaba sus hipótesis sobre criminalidad en la observación de las características
fisonómicas. Su particular visión articuló ciertas ideas y teorías ya clásicas de la
fisonomía y la frenología para afirmar la existencia de individuos anormales que por su
particular constitución física y psíquica mostraban cierta tendencia al delito, que se
manifestaba mediante algún tipo de anormalidad orgánica. Para Lombroso —que
rescataba los planteos evolucionistas del darwinismo y los ensayos de fisonomía de
John Caspar Lavater431— este tipo de hombres portaba evidencias físicas primitivas e
involucionadas, que se podían medir en formas o dimensiones anormales del cráneo o
de la mandíbula o en asimetrías de la cara y del cuerpo. Al mismo tiempo, sostenía que
algunos delincuentes presentaban una “ausencia congénita del sentido moral”, por lo
que constituían el delincuente nato.432
Como “criminales natos”, y tal como veremos en el cuarto capítulo, se
catalogaba a los travestidos, homosexuales, militantes anarquistas, enfermos
psiquiátricos, alcohólicos, drogadictos y algunos tipos de inmigrantes. Para combatirlos
se propusieron diversas tentativas que iban desde la prohibición de ingresar al país o la
expulsión, la reclusión, la formación de escuelas especiales, o la esterilización. En este
sentido, tal como advierte Foucault, al inscribir las infracciones en el campo del
conocimiento científico, el campo legal proporcionó un asidero justificable sobre los
individuos, “no ya sobre lo que han hecho, sino sobre lo que son, serán y pueden
ser”.433
Dos discípulos de Lombroso, el sociólogo y criminólogo Enrico Ferri434 y el
jurista Raffaele Garófalo435 replantearon la cuestión criminal como un fenómeno
sociológico e histórico al negar la dimensión antropológica y biológica sostenida por su

430
Sostiene Rafael Huertas García-Alejo que “los preludios de la crisis económica y del neocolonialismo
ponen en marcha mecanismos ideológicos que preparan el terreno. Y en este contexto, el médico dirigirá
una mirada dura encaminada fundamentalmente a los criminales y a los enfermos mentales en un intento
de dar un soporte científico —e incluso filosófico— a las exigencías de la sociedad burguesa finisecular”.
Rafael Huertas García-Alejo, “Valentin Magnan y la teoría de la degeneración”, en Revista de la
Asociación Española de NeuroPsiquiatría, vol. V, n.º 14, 1985, p. 361. Sobre la difusión del darwinismo
social en América Latina véase Waldo Ansaldi, Patricia Funes, “Patologías y rechazos. El racismo como
factor constitutivo de la legitimidad política del orden oligárquico y la cultura política latinoamericana”,
en Cuicuilco. Revista de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, Ciudad de México, vol. 1, n.º 2,
setiembre-diciembre de 1994, pp. 193-229; Ernesto Bohoslavsky, Daniel Lvovich, “Elitismo, violencia y
degeneración física en los diagnósticos de las derechas argentina y chilena (1880-1945)”, en Nuevo
Mundo/Mundos Nuevos, http://nuevomundo.revues.org/57777
431
En su trabajo Essays on physiognomy de 1785, Lavater decía: “Virtue beautifies, vice deforms” (“La
virtud embellece, el vicio deforma”), frase utilizada por los “lombrosianos” para buscar rasgos y signos de
aberraciones y monstruosidades. Ferro, o. cit., pp. 151, 152.
432
Ibídem, p. 51.
433
Foucault, Vigilar y castigar, Buenos Aires, Siglo XXI, 2009, 2.ª ed., p. 28.
434
Su obra Sociología Criminal data de 1884. Ferri estuvo en Uruguay a comienzos del siglo xx y su
presencia despertó una polémica entre los liberales que se opusieron a las vertientes más extremas del
evolucionismo.
435
Su obra Estudios recientes sobre la penalidad se editó por primera vez en 1880 y su obra más relevante
Criminología en 1885.

119
mentor. Para estos autores el aumento del delito debía buscarse en la situación política,
en el crecimiento exponencial de la población y en las condiciones económicas de la
sociedad. Más allá de las diferencias entre la perspectiva antropológica lombrosiana y la
teoría sociológica de Ferri y Garófalo además de otras corrientes menores, en los dos
casos se planteó como prioritario el combate a los “anormales” o “degenerados” para
convertir a una determinada sociedad en “civilizada”. Con estas presunciones, la
Medicina y la Psiquiatría decimonónicas crearon dos nuevas categorías: el individuo a
corregir (en el ejército, en la escuela, en los talleres) y el incorregible, aquel que escapa
a cualquier tipo de normatividad y no respeta la soberanía de la ley.436
Estas consideraciones criminológicas se combinaron con el evolucionismo
darwiniano, en particular con su vertiente social. La teoría de Darwin reposaba en tres
conceptos fundamentales, según los cuales, en primer lugar, todas las especies proceden
de la transformación de otras anteriores; la causa de la evolución es la lucha por la
supervivencia en la cual sobreviven solo los más aptos; y, por último, los caracteres
morfológicos y fisiológicos se transmiten de generación en generación. Esta misma
visión se trasladó al plano social porque se entendió que en la vida en comunidad
ocurría un fenómeno similar al de la naturaleza, donde solo sobrevivían y sobresalían
los más aptos. Por eso, además de la herencia, la Psiquiatría comenzó a prestar atención
a las llamadas causas morales que podían acentuar el proceso hereditario.
En 1886 tuvo lugar en la Société médico-psychologique una discusión sobre la
locura hereditaria en la que se intentó alcanzar acuerdos para distinguir la herencia de la
degeneración. De esa discusión salió el trabajo de Magnan, Leçons cliniques sur les
maladies mentales de 1887, donde se recogían sus clases y las conferencias impartidas
en el asilo de Sainte-Anne y en el que defendía la posición de Morel sobre la
transmisión de las afecciones mentales y la degeneración irrefrenable de los
descendientes.437 En 1895, junto a su discípulo Paul Legrain, Magnan, en un libro
titulado Les dégénérés (Etat mental et syndromes épisodiques), expuso los elementos
fundamentales y definitivos de su interpretación.
Rafael Huertas García-Alejo divide la visión magniana en cuatro grandes ideas:
1) la predisposición es el estado inicial del degenerado; 2) los estigmas se podían dividir
en morales (retraso intelectual o afectivo, inadaptación social) y físicos (atrofias,
hipertrofias, distrofias); 3) los degenerados presentaban un desequilibrio entre las
diferentes funciones orgánicas; y 4) los degenerados no necesariamente tenían que ser
crónicos, sino que podían adolecer de síndromes episódicos que dividieron en
obsesiones, impulsiones y accesos delirantes.438 Asimismo, una idea central planteaba
que era posible ser un degenerado no hereditario sobre el que habían pesado más las
causas accidentales (el alcoholismo o la drogodependencia, por ejemplo), enfermedades
agudas en la primera infancia (escarlatina, sarampión, paludismo) o traumatismos
craneanos. Ello llevó a los dos autores a concluir que:
El término degeneración aplicado a la patología mental designa el
estado morboso de un sujeto cuyas funciones cerebrales acusan un
estado de imperfección notorio, si se les compara con el estado
cerebral de sus progenitores. Es más, este estado morboso
constitucional se agrava progresivamente, y del mismo modo que la
degeneración de un tejido procede a su desaparición, a su muerte, la
degeneración del individuo procede a su aniquilamiento en la
especie; la esterilidad es, en efecto, el sello último de la
degeneración; está inmediatamente precedida y acompañada del
436
Michel Foucault, “Los anormales”, en La vida…, p. 62.
437
Huertas García-Alejo, art., cit., p. 362.
438
Ibídem, p. 363.

120
abastardamiento del tipo. La degeneración es, pues, un estado
patológico y no un estado regresivo, una anomalía reversiva como la
comprenden ciertos autores.439

La protopsiquiatría uruguaya combinó todos los avances que estaban teniendo


lugar en las discusiones científicas mundiales. En primer lugar, avanzó en una
conceptualización organicista de la enfermedad e insistió en su origen fisicocerebral,
aunque jamás abandonó desde sus inicios la obsesión por las llamadas causas morales.
En este sentido, podríamos decir que lograron una síntesis de ambas posturas. Según
Enrique Castro “hay dos maneras de entrar al vasto campo de la degeneración mental:
por herencia o por adquisición”. Por un lado, “los idiotas, imbéciles, etc., reciben este
triste legado, como consecuencia de una pena impuesta por la justicia inexorable de las
leyes naturales, a la descendencia de los seres que por ignorancia o por un secreto e
inconciente impulso, no las respetaran”. Sin embargo, la herencia también era para este
médico adquirida en la primera generación de degenerados, por eso “habría que
remontarse muy lejos entre los ascendientes para encontrar el primer culpable, aquel
que adquirió por su culpa, por su sola culpa, el primer germen de degeneración”.440 En
otros casos, para Castro la organización social podía provocar el estado degenerado al
privar a los hombres de “medios de subsistencia”, en especial entre los hombres
desocupados que podían “tomar malas costumbres” o “hacerse holgazán y como se ha
dicho con razón, la haraganería es la madre de todos los vicios”. También estaba contra
el
trabajo excesivo, lo que puede llevarlo por dos caminos
distintos a la adquisición de un mismo estado: la degeneración, sea
debilitando el organismo por la sola acción del exceso de fuerzas
consumidas y no reparadas, sea empobreciéndolo, modificándolo, por
medio de sustancias a las cuales se pide más que inspiración, el
excitante, la fuerza para poder dar pronto y bien el exceso de trabajo
que se él se requiere.441

Los protopsiquiatras locales rompieron con concepciones que consideraban


anticientíficas, como la que atribuía responsabilidad en la enfermedad a entelequias
como el alma o el espíritu.442 Lo importante ahora era la realidad material, los síntomas,
el trabajo anatómico y forense, el estudio de la anamnesis del paciente. La conducta
importaba como exteriorización de la enfermedad, pero sobre todo como antecedente
hereditario. En ese sentido, la preocupación de estos médicos no eran los hijos, sino ante
todo los padres. Podríamos cuestionar también si la relación directa entre la enfermedad
de un progenitor o un familiar ascendente no generó preconceptos en los médicos. La
fórmula tradicional, del estilo “la madre padeció igual enfermedad y la abuela materna
439
Les Dégénérés (Etat mental et syndromes épisodiques), París, 1895, cit. por Huertas García-Alejo, art.,
cit., p. 364.
440
Castro, tomo 1436, cit., fs. 438, 439.
441
Ibídem, fs. 440, 441.
442
En 1882, al inaugurar la Cátedra de Filosofía en la Facultad de Derecho, Prudencio Vázquez y Vega
sostenía que la “sicología” [sic] se encargaba del estudio del “alma” y de “todos los fenómenos de
actividad interna y que solo se perciben por la conciencia”, entre los que incluía “los instintos, la locura,
el lenguaje, el sonambulismo, el sueño y otros fenómenos análogos”, “el estudio del organismo físico, en
general, y con especialidad el de la estructura y funciones del sistema nervioso.” También sostuvo que
“la mayoría de los fenómenos anímicos no tienen un fenómeno físico propio, fatal y perceptible que los
revele por el análisis objetivo”. No obstante, Vázquez y Vega no descartaba el análisis físico de los
enfermos psiquiátricos. Anales del Ateneo, Montevideo, 5 de mayo de 1882, año I, tomo II, n.º 9, pp. 187
y 192. Sobre la disputa entre los bandos espiritualista y positivista, y sobre la polémica entre Vázquez y
Vega y Julio Jürkowski , véase Ardao, Espiritualismo y positivismo, o. cit.

121
también”,443 ¿ocultaba un prejuzgamiento del profesional? Si bien resulta difícil
responder a esta interrogante, podríamos pensar que en ocasiones esa relación tan
estrecha entre anamnesis y degeneración puede haber influenciado a los médicos. Por lo
menos hasta entrado el siglo XX existía pleno convencimiento de que la madre era la
principal transmisora de la enfermedad, como lo señaló a comienzos de la década de
ochenta de siglo XIX, en un artículo publicado a fines del decenio, Diego Pérez,
especialista en Medicina Legal.
Si se tiene en cuenta la mayor influencia que la mujer
tiene en las cuestiones de la propagación de la especie; si
recordamos la simpatía que existe entre las facultades
intelectuales de la mujer y el útero en un estado de gestación, no
es extraño que la estadística pruebe que es más frecuente la
demencia heredada por la madre, que por el padre. La mirada
del médico, para evitar esta causa, se dirige hacia el matrimonio,
y como un medio de impedir la frecuencia de la enajenación
mental, debiera empezarse por informarse bien antes del
matrimonio, de la salud de las familias: los locos, los epilépticos,
los escrofulosos y los tísicos, no debieran unirse entre sí;
circunstancia que debe siempre tenerse en cuenta, en atención al
mejoramiento y conservación de las razas.444

A tono con las consideraciones sobre la reproducción de la raza, algunos


médicos sostuvieron que “la locura debe ser siempre un motivo de impedimento para la
procreación, y a los que estén afectados de ellas, debe prohibírseles terminantemente
que contraigan lazos matrimoniales”.445 También se planteó la inconveniencia sobre los
matrimonios entre consanguíneos: “¿Ofrece inconvenientes el matrimonio entre
personas de próximo parentesco? Asunto es este que tiene dividida la opinión y que ha
dado como pocos lugar a interminables controversias. Afirman algunos que los
matrimonios consanguíneos no tienen consecuencias desagradables; sostienen otros,
con no menos fuerza de convicción, que estos enlaces ofrecen verdadero peligro: los
niños que nacen de ellos son dicen estos últimos, linfáticos, contrahechos, epilépticos,
tartamudos, sordos, idiotas, etc.”446 Entrado el siglo XX se continuó señalando el
carácter de consanguíneos de los internos: A. C., uruguaya de 18 años, internada el 14
de noviembre de 1904, fue señalada como una degenerada hereditaria porque era “hija
entre consanguíneos” ya que “el padre y la madre son primos hermanos”.447
De esta manera se impuso que los contrayentes “deben tener el desarrollo
fisiológico necesario para llenar este fin” y que “ciertos estados físicos congénitos o
mórbidos, deben considerarse por la ley como impedimentos impedientes o
dirimentes”.448 En 1902 la revista Vida Moderna reseñó el texto del médico italiano
Angelo Zucarelli, publicado en enero de ese año en la revista bonaerense Archivos de

443
Referencia a la historia clínica de D. R. de veinte años, internada el 8 de diciembre de 1904, enviada
desde el departamento de Soriano. Hospital Vilardebó, Libro de entrada de mujeres 1904-1907, f. 40.
444
Pérez, “La enajenación mental y el suicidio”, p. 76.
445
Hormaeche, La herencia, p. 15.
446
Enrique de Parville, “Matrimonios consanguíneos”, en Boletín Jurídico-Administrativo. Revista
Hebdomadaria Enciclopédica, 5 de agosto de 1877, Montevideo, año III, tomo III, n.º 114, p. 533.
447
Hospital Vilardebó, Libro de entrada de mujeres 1904-1907, f. 24.
448
Manuel Adolfo Olachéa, “Necesidad de la intervención de médicos en la confección de las leyes.
Crítica del Código Civil relativa al matrimonio”, La Gaceta de Medicina y Farmacia, Montevideo, 15 de
noviembre de 1882, año II, tomo I, n.° 14, p. 450. El artículo 142 del Código Civil impedía la unión
matrimonial de personas con “incapacidad mental”.

122
Criminología, Medicina Legal y Psiquiatría, que proponía una serie de medidas para
“impedir la reproducción de los degenerados” a través de la “selección artificial” que
pusiera “un dique a tan desbordante multiplicación de seres orgánicamente
degenerados”. Entre las propuestas de Zucarelli se encontraba la esterilización masiva
de mujeres y hombres degenerados, alcoholistas, epilépticos, sifilíticos, tuberculosos y a
los delincuentes por instinto o por hábito. Además, y de acuerdo a una ley promulgada
en el estado norteamericano de Indiana (que mencionaremos más adelante), pedía la
“prohibición del matrimonio a las personas afectas de enfermedades graves” y evitar
“una falanje [sic] cada vez más numerosa de sujetos mayormente degenerados”.449
También había un sesudo análisis de las características físicas que se acentuaban
al fallecer el paciente. Veamos la descripción que realizó Bernardo Etchepare del
cerebro de un sifilítico que había muerto demenciado:
El sistema nervioso estudiado era verdaderamente anómalo. Las
necesidades de la Sala de Disección no permitieron examinar el resto
del organismo, pero de todos modos, este estudio delata un tipo
antropológico desviado del tipo normal. Esta observación tiene algún
valor, creo, por cuanto las anomalías del sistema nervioso no han
sido detenidamente estudiadas en los alienados. A esto debería
reducirse esta comunicación, porque no poseo una historia clínica del
propietario en vida de este sistema nervioso. Pero, observando las
lesiones enormes que presentó por el hecho de su infección sifilítica,
no resisto al deseo de investigar el porqué de su existencia.450

En las historias clínicas relevadas podemos ver que el análisis médico


comenzaba con un estudio del cuerpo del enfermo y de los antecedentes familiares para
pasar luego a las consideraciones morales que se convertían también en causales del
trastorno mental. Este tipo de análisis —y su difusión— también legitimó el rol del
psiquiatra como un moralista, como un reformador social. Los estudios médicos
publicados en la Revista Médica del Uruguay o en otras publicaciones similares
tomaban como punto de partida los antecedentes familiares. La herencia, la transmisión
de factores que podían desestabilizar el comportamiento del individuo y su combinación
con aspectos morales, afloran en los estudios clínicos relevados y utilizados.
Una posición similar mostraron los abogados (como veremos en el apartado
dedicado a la relación entre criminalidad y locura), con consideraciones muy cercanas al
terreno médico, que nos llevan a plantear la existencia de un campo sanitario-legal en
relación con los enfermos psiquiátricos. Por eso es que en nuestro trabajo sostenemos
que abogados y médicos delinearon de forma conjunta las relaciones entre los
“alienados”, el Estado, la Policía y la Justicia, y que, pese a que no siempre estuvieron
de acuerdo entre sí, contribuyeron a la promulgación de disposiciones relacionadas con
el tratamiento de los enfermos psiquiátricos.451
En 1892, al estudiar las “causas de la delincuencia”, el joven abogado Félix Ylla
se refirió a la “trasmisibilidad” [sic] de la locura de padres a hijos:
La locura —sostuvo— que invade y destruye todas las facultades, se
manifiesta en la descendencia, sino que también las locuras parciales,
las manías, las monomanías y la idiotez causan el mismo efecto,

449
Angelo Zucarelli, “Necesidad y medios de impedir la reproducción de degenerados”, en Vida Moderna,
Montevideo, abril de 1902, año II, vol. VI, pp. 280, 281.
450
Bernardo Etchepare, “Anomalías del sistema nervioso en un alienado; Sífilis cerebral”, en Revista
Médica del Uruguay, Montevideo, 1905, vol. VIII, p. 67.
451
Seguimos aquí algunas de las consideraciones en Salvatore, art., cit., pp. 89-114.

123
reproduciéndose en la prole los mismos caracteres e inclinaciones
existentes en los padres. 452

Una posición similar marcó La Revista de Derecho, Jurisprudencia y


Administración al sostener que “los padres enfermos engendran hijos enfermizos que no
pueden perpetuar una raza fuerte, mueren como las plantas que sucumben antes de
haber florecido y dado su semilla” y, a tono con el darwinismo social, “en la tierra
permanece la herencia de los fuertes”.453 También José P. Colombi, en su tesis para
optar el grado de doctor en Derecho y Ciencias Sociales presentada en el año 1905,
sostuvo que “todos los seres dotados de vida tienden a repetirse en sus descendientes, a
transmitirles las particularidades de su naturaleza física y moral”. Esa transmisión era
“la herencia” que “se refiere no solamente a la estructura orgánica y a las funciones de
los individuos o sea a la parte fisiológica, sino también a la parte psicológica, es decir,
a las diversas operaciones que constituyen la vida mental”.454 La herencia no era “fatal”
aunque “existe en muchos casos, y una vez trasmitida, la enfermedad puede
manifestarse en el descendiente en la misma forma que en el ascendiente o en otra
forma distinta”.455 La preocupación del abogado era la relación entre herencia y
criminalidad que, como veremos más adelante, descartaba.
Una posición similar mantuvieron quienes dirigían las instituciones penales.
Alfredo Giribaldi, médico de los establecimientos penitenciarios, también fue partidario
del análisis hereditario en el caso de los enfermos psiquiátricos. Según su visión “las
causas generadoras del desequilibrio mental” descansaban “sobre un trípode: la
herencia, el surmenage, el alcoholismo” a los que llamó “un factor genuinamente físico,
un factor puramente social, un factor mixto” pero “si vamos más a lo hondo,
encontraremos un factor único: la degeneración; degeneración hereditaria o
degeneración adquirida, para el caso es lo mismo”. De este modo los “caracteres
físicos se heredan” así como “los psíquicos y así se transmiten de padres a hijos las
disposiciones intelectuales, las modalidades del carácter y hasta las tendencias”.456
Giribaldi se mostró muy cercano a los planteos iniciales de Morel al sostener que “la
locura” “es tal vez la enfermedad que con mayor fuerza imprime el sello degenerativo a
la raza, por transmisión hereditaria” y provocaba “la esterilidad y la extinción
completa de la familia así marcada, en la quinta y aún en la cuarta generación”. 457
Aunque advertía que “desgraciadamente tenemos que confesar que tan vago es
degeneración como locura, y que poco hemos ganado con el cambio de términos”,458
del mismo modo que preguntaba “¿es realmente la herencia la causa esencial de los
trastornos mentales entre nosotros? Yo me permito dudarlo”.459
Esta posición fue acompañada con el paulatino abandono de la noción de
degenerado, al menos en el campo de la Psiquiatría (no así, como veremos, en la
prensa). Etchepare sostenía a comienzos del siglo XX la inconveniencia de utilizar la
expresión degenerado, porque consideraba que no significaba

452
Ylla, o. cit., pp. 84, 85.
453
“¿Los tísicos pueden casarse?”, en La Revista de Derecho, Jurisprudencia y Administración,
Montevideo, 31 de marzo de 1898, año IV, n.° 14, p. 216.
454
José P. Colombi, o. cit., p. 23.
455
Ibídem, p. 31.
456
Alfredo Giribaldi, El régimen penitenciario en Montevideo, Montevideo, El Siglo Ilustrado, 1901, pp.
94, 95.
457
Ibídem, p. 97.
458
Ibídem, p. 95.
459
Ibídem, p. 97.

124
nada preciso, o quizás por eso mismo, ha hecho camino y etiquetado
situaciones muy diferentes, muy heterogéneas, abarca demasiado,
todo lo que es anormal, toda desviación congénita de lo que se
considera normal o común, comprendiendo así en el mismo y absurdo
abrazo desde el idiota más completo hasta el genio”.460

Probablemente, el psiquiatra buscaba definir de forma más precisa las distintas


manifestaciones psiquiátricas. Al mismo tiempo, era una forma de cuestionar la idea de
incurabilidad de la enfermedad mental, que chocó con la posición de los médicos,
quienes debían legitimar su actuación, no solo para tratar a los pacientes, sino también
para eventualmente reinsertarlos en el medio social. El medio, es cierto, podía ser
pernicioso pero, como veremos, los médicos de fines del siglo XIX y comienzos del XX
también se propusieron reformar la sociedad.
Al iniciar el siglo XX existía entre los médicos cierta “incomodidad” para seguir
hablando de herencia degenerativa y, probablemente, de ahí el interés por buscar nuevas
explicaciones para los orígenes de las enfermedades psiquiátricas y la incorporación,
como veremos, de métodos de sugestión más cercanos a las teorías de Freud.461
Los médicos ya estaban preparados para el descubrimiento de lo que comenzaba
a llamarse psicogénesis, salto epistemológico iniciado por Charcot en sus estudios sobre
las histerias y consolidado por la corriente psicoanalítica, que diferenció la
sintomatología neurológica de las afecciones de tipo psíquico. 462 Sin embargo, y hasta
nuestros días, la idea de la degeneración hereditaria había ganado legitimidad entre los
facultativos y en la prensa, como analizaremos. Podríamos pensar que la ausencia de
organicistas exacerbados entre los médicos locales favoreció la difusión de las ideas de
la psicogénesis y una posterior recepción del psicoanálisis.
Es posible que entre los médicos influyeran las dificultades para aceptar solo la
teoría de la degeneración, en especial por sus ligaduras con la incurabilidad de la
enfermedad mental. En otras palabras, aceptar que la enfermedad mental era irreversible
(y llevaba a la desaparición inexorable de los grupos ‘degenerados’) era un
cuestionamiento para la función profesional. No obstante, no descartaron del todo esa
vertiente sino que, como ya adelantamos, la combinaron con el análisis de las causas
morales y la situación social del enfermo. Esta adaptación de las dos posiciones estuvo
presente en la Psiquiatría uruguaya desde sus orígenes.
La mixtura de causas se aprecia en las historias clínicas presentadas por los
psiquiatras: si bien la herencia o el medio social podían ser determinantes, su influencia
era recíproca. Luis Morquio, uno de los primeros pediatras de la historia del Uruguay,
analizó de este modo la afasia de un niño de tres años. En el informe sobresale la
situación física del paciente (“ataques convulsivos que se repitieron varias veces en el
día”), la herencia (“madre con manifestaciones nerviosas no definidas, pero de un
460
Bernardo Etchepare, “Los débiles mentales”, en Revista Médica del Uruguay, Montevideo, 1914, vol.
XVI, pp. 266, 267. En 1913 Etchepare publicó también un libro del mismo título cuyos capítulos se
incorporaron a distintos tomos de la Revista Médica. Bernardo Etchepare, Los débiles mentales,
Montevideo, El Siglo Ilustrado, 1913.
461
Encontramos la primera referencia a Freud en el año 1900 en el artículo de Luis Morquio, quien en
realidad se refiere a Freud como neurólogo. Luis Morquio, “Coxalgia histérica”, en Revista Médica del
Uruguay, Montevideo, n.° 3, p. 136. Barrán señaló que la primera referencia a Freud databa de 1913.
Barrán, Medicina y sociedad, vol. II, p. 46.
462
Por eso en el caso uruguayo no podemos estar de acuerdo con la idea de Foucault según la cual “el
psicoanálisis puede interpretarse como el primer gran retroceso de la Psiquiatría” y parte de un
movimiento de despsiquiatrización (Foucault, El poder psiquiátrico, p. 164). Por el contrario, en el caso
local, los médicos incorporaron rápidamente las ideas freudianas a las que combinaron con
interpretaciones propias de las corrientes psiquiátricas convencionales. Sin embargo, el fenómeno de
expansión del psicoanálisis tuvo lugar recién en la segunda década del siglo XX.

125
temperamento excesivamente impresionable”; “el niño que ha heredado esa
hiperexitabilidad”), a lo que se agrega un aspecto moral (“es además, vicioso, se le ha
enseñado a fumar”).463 La combinación de esos tres elementos provocó según el médico
“la predisposición neuropática del niño, por sus antecedentes propios y hereditarios”.464
Sin embargo, “dentro de la mayor o menor fatalidad de la ley de herencia”, existía
cierta posibilidad de combatirla “y preparar una vida ulterior en que queden
neutralizados, en lo posible, los efectos hereditarios”. Para eso, según Bernardo
Etchepare, era fundamental controlar la “dinámica moral” en la que estaban inmersas
las personas que ya tenían un terreno hereditario patógeno.465
Si bien era “evidente que una herencia cargadísima no podrá ser resistida con
facilidad”, tampoco había que negar que era posible atenuarla “en cierto grado” a través
de un “tratamiento preventivo de la neuro y psicopatías”.466 Una posición similar
defendió Santín Carlos Rossi, para quien “la predisposición sigue reinando soberana en
la orientación de la enfermedad; pero es más consolante porque, poniendo de relieve
los factores secundarios, permite pensar en la profilaxis de las causas ocasionales”. En
ese sentido avizoraba como no lejano “el día en que el alienado tendrá, como el
cardíaco, como el hepático, como el renal, su cartilla de higiene”.467

Conclusiones

En este capítulo analizamos, como complemento de la primera sección, las


transformaciones que impulsaron los médicos locales –o extranjeros que actuaron en
Uruguay- en el campo científico que conformaron. Tal evolución se acompañó de la
inserción en redes científicas regionales e internacionales, en la participación en
publicaciones, en su creciente influencia en la implementación de algunas medidas
hospitalarias y concluyó con la creación de la Cátedra de Psiquiatría, punto de partida
en la formación de especialistas y hecho que pone fin a lo que hemos denominado
“período pre-universitario”. No obstante, el proceso de constitución de un cuerpo
médico, en todas sus etapas, no fue en absoluto uniforme y quedó librado a distintas
situaciones coyunturales (el enfrentamiento de la Facultad de Medicina con el Poder
Ejecutivo, disputas entre los propios médicos).
Intentamos inscribir a esos primero psiquiatras, o médicos con formación en
otras disciplinas pero que se especializaron en Psiquiatría, dentro de corrientes
científicas más generales y que gozaron de mucha influencia durante el período, con
intención de contextualizar la nosografía elaborada por los médicos locales, que si bien
siguió los parámetros establecidos por las corrientes provenientes de Europa,
evolucionó de acuerdo a las particularidades que atravesó el campo local. Los
psiquiatras locales rompieron con concepciones que consideraban anticientíficas, como
la que atribuía responsabilidad en la enfermedad a entelequias como el alma o el
espíritu, la intervención de concepciones religiosas o mágicas. Al mismo tiempo
adoptaron las nociones de herencia o degeneración para explicar las enfermedades
psiquiátricas, conocer los antecedentes de los familiares de sus pacientes y tratar de

463
Luis Morquio, “Un caso de afasia psíquica en un niño de tres años”, en Revista Médica del Uruguay,
Montevideo, 1898, vol. I, p. 143.
464
Ibídem, p. 150.
465
Bernardo Etchepare, “Educación de los niños nerviosos [trabajo presentado al II Congreso Científico
Panamericano,Washington, el 3 de enero de 1916], en Revista Médica del Uruguay, Montevideo, 1916,
vol. XIX, p. 208.
466
Ibídem, p. 211.
467
Santín Carlos Rossi, “Régimen de convalecencia de los alienados”, en Revista Médica del Uruguay,
Montevideo, 1916, vol. XIX, pp. 622, 623.

126
brindar un continuum biológico que no desconoció las causas morales de la enfermedad,
la existencia de espacios sociales o prácticas que era necesario eliminar o combatir para
evitar la adquisición de una psicopatología.
En esta idea se condensa una actitud clave de los psiquiatras de fines del siglo
XIX y comienzos del XX, ya que la neutralización dependía de la capacidad existente
para controlar el medio social. Tal visión se resume en la siguiente idea de Santín Carlos
Rossi, para quien “al lado de la predisposición y de la herencia” la etiología de la
enfermedad psiquiátrica debía comprender la situación moral del paciente. 468 De ahí que
los psiquiatras, como los médicos en general, se pusieran a la cabeza de un proceso de
reforma social que buscaba modificar hábitos y costumbres de los sectores que, se
entendía, tenían cierta tendencia a la ‘degeneración’. En palabras de Santín Carlos
Rossi, “el médico alienista debe tener, más que ningún otro médico, autoridad moral
indiscutible sobre el enfermo, autoridad que debe manejar afectuosamente pero sin
mengua”.469

468
Ibídem, p. 623.
469
Rossi, El alienado…, p. 22.

127
Capítulo 4
La definición y las causas de las enfermedades mentales

Introducción

En forma paralela a las transformaciones en la delimitación de las causas de la


enfermedad, se comenzaron a definir grados en los trastornos psiquiátricos y en las
distintas manifestaciones dentro de ese campo que a mediados del siglo XIX solo se
llamaba “locura” o “enajenación”. Entre 1860 y 1910 se sucedieron distintos sistemas
que explicaban los desórdenes mentales y los médicos locales fueron tomando nota y
adaptaron las principales discusiones científicas al contexto en que actuaban. La
“locura” dejó de ser una definición general y se avanzó en una clasificación de distintos
estados psicopáticos. En este capítulo analizaremos qué implicó para los médicos del
período la mayor parte de las categorías en las que fueron definiendo la enfermedad y
sus síntomas.
Nuestra sistematización no será acabada ni exhaustiva: al seguir las fuentes
referiremos algunos rasgos de la sintomatología y de las características de afecciones
que, en muchos casos, no eran claras tampoco para los médicos. Podremos definir
rasgos generales para la llamada “debilidad mental”, la “epilepsia”, la “parálisis” y la
“demencia”, así como para las neurosis, que incluían la histeria y los distintos tipos de
manía. La etiología de las enfermedades combinó las causas biológicas con las sociales,
por tanto resultará fundamental alcanzar un equilibrio entre las posiciones para ver qué
rasgos orgánicos encontraron en las enfermedades y qué importancia atribuyeron al
medio social en la aparición de la psicopatía. Las primeras enfermedades que
trabajaremos (debilidad mental, epilepsia, parálisis y demencia) se asociaban a causas
orgánicas, mientras el rubro de las neurosis (que incluía la histeria y los distintos tipos
de manía) estaban más emparentadas con la combinación de causas biológicas y
sociales.

Los primeros intentos de clasificación de las enfermedades

La visita que realizó Adolphe Brunel al recién creado Asilo de Dementes da


cuenta de las dificultades para establecer una nosotaxia certera, aunque ya había una
definición por grandes grupos de enfermedad, que imperó hasta entrado el siglo XX.
Podríamos dividir los tipos de enfermedades en: debilidad mental o idiocia, epilepsias y
distintos grados de neurosis entre los que se destacaban las manías delirantes, las
parálisis parciales o generales y la histeria. Pero esta separación entre tipos —que no
siempre era tal ya que estos se tocaban o relacionaban (es decir un epiléptico podía
terminar sus días padeciendo una parálisis)— no estaba clara en los inicios del Asilo de
Dementes.
La inespecificidad es evidente en la descripción que realizó Brunel sobre los
internos que vio y sobre las causas de su reclusión. 470 De los 36 hombres internados que
470
Una definición menos precisa todavía que la de Brunel fue la de los Anales de la Sociedad de
Medicina Montevideana que en 1854 se refirió simplemente a “enfermedades cerebrales” para los
pacientes con trastornos psiquiátricos internados en el Hospital de Caridad. Anales de la Sociedad de
Medicina Montevideana, enero de 1854, primer año, tomo 1.º, n.º 2, p. 19. Todavía en 1879 algunos
publicaciones médicas se referían, por ejemplo, a “la enfermedad del sueño del África Occidental” en
relación con un trastorno de sonambulismo. Boletín de la sociedad Ciencias y Artes, 29 de julio de 1877,

128
observó en el asilo, “9 eran idiotas, 3 tenían delirium tremens, 4 el delirio alegre, 2
locura hereditaria y 20 mono-manías” mientras que de las 30 mujeres “4 eran idiotas, 2
tenían delirius [sic] tremens, 3 el delirio alegre, 4 agitadas y 17 maniáticas o
monomanías”.471 Si bien en sus consideraciones ya iba delimitando una clasificación, no
queda claro qué era por ejemplo el “delirio alegre”, que, ya desde la década del ochenta
del siglo XIX, se incluiría dentro de las manías generales o de la histeria.
La falta de clasificación también se relacionaba con la situación administrativa
del asilo, donde los enfermos solo estaban divididos por sexos en “loquerías” y no por
el tipo de síntoma que presentaban, de modo que los llamados “agitados” podían
convivir con los enfermos que ingresaban al hospicio de forma transitoria e, incluso,
como vimos y seguiremos viendo, con aquellos sin psicopatologías evidentes. Decía
Brunel que con la fundación del asilo la
situación de los dementes ha mejorado [pero] no se ha hecho bastante
al dividir los sexos; cada división debería tener también su
clasificación metódica según la intensidad y la especie de delirio que
tuviesen los enfermos; los idiotas por ejemplo no deberían estar
confundidos con los agitados, pues aquellos, generalmente
inofensivos y muchas veces privados del sentimiento de la propia
conservación, se hallan expuestos a ser maltratados por estos.472

Sin embargo, la “mezcla” de los internos, siguió siendo un problema hasta la


construcción de un observatorio y de nuevos pabellones a comienzos del siglo XX.
Elaborar series sobre las patologías de los internos atraviesa las mismas
dificultades para trabajar con datos generales de los pacientes del asilo y manicomio. El
trabajo de Brunel es de 1862, las cifras siguientes que de momento obtuvimos datan del
año 1879 y fueron aportadas por la Comisión de Caridad (con la ya señalada
complejidad que ello implica). Según estos datos, entre los hombres internados a la
fecha de la publicación de la Memoria en el último año de la década del setenta del siglo
XIX, había 38 pacientes hombres con síntomas de estupor, 4 con estupor melancólico,
10 con delirio crónico, 36 con manías (divididas en comunes, impulsivas, suicidas,
religiosas, homicidas, “circular” [sic], persecutorias), 3 internos con incoherencia, 15
con excitación maníaca, 1 con idiotismo, 5 con alcoholismo, 3 con imbecilidad, 5
epilépticos, 4 con delirio asténico, 1 con delirio generalizado, 1 con aura epiléptica, 1
con vitiligo, 2 sordomudos, 1 tuberculoso, 1 con hemiplejia, 1 con delirio ambicioso y 1
vago.473 Entre las mujeres, habían ingresado en 1878, 14 mujeres atacadas por estupor, 2
por melancolía, 3 por delirio crónico, 39 maniáticas (puerperal —posparto—,
lipemanía, histéricas, manía religiosa y manía de nodriza [sic]), 3 mujeres
demenciadas, 1 con excitación, 1 con afasia, 1 con alucinaciones, 1 epiléptica, 1 con
delirio asténico.474
En la década del ochenta del siglo XIX Canaveris insistía en las dificultades
generadas por la ausencia de clasificación de los enfermos psiquiátricos y de
distribución en pabellones por patología.475 Lo mismo planteó el estudiante de Medicina
Andrés Crovetto en su tesis de 1884, aunque no las atribuyó a la falta de una
clasificación o al desconocimiento sobre las patologías sino al aumento del número de

año I, n.º 25, p. 220.


471
Brunel, o. cit., p. 292.
472
Brunel, o. cit., pp. 290, 291.
473
Memoria de la Comisión de Caridad, cit., 1879.
474
Ibídem.
475
Canaveris, “Memoria…”, cit., p. 306.

129
internos y a las características del edificio manicomial que impedían dividir a los
pacientes o contar con salas de observación.476
Pese a que parece haber más claridad hacia fines del siglo XIX, aún en 1898
Enrique Castro señaló las dificultades para distinguir las diferentes enfermedades y
sostuvo que “algunas veces, se asocian hasta tres enfermedades distintas: epilepsia,
una manía cualquiera (melancolía, delirio crónico, locura hereditaria, etc.) y
alcoholismo, conservando cada uno sus caracteres particulares”.477 También es
frecuente encontrar en las hojas de ingreso categorías poco específicas como “pobreza
de espíritu”, probablemente un cuadro depresivo, que se diagnóstico a M. F., italiana de
33 años e internada el 19 de febrero de 1894.478
A fines de la década del noventa del siglo XIX ese inconveniente ya se había
solucionado de forma parcial, si seguimos a Joaquín Canabal en su “clasificación de
enfermos por grupos vesánicos”, que dividía las patologías en diez tipos, que se
representan en el siguiente cuadro:

Grupos Por cada cien Hombres Mujeres


vesánicos asistidos, ¿cuántos de
cada grupo?
Manía 32.29 47.52 52.47
Melancolía 27.65 63.38 36.61
Estupor 1.67 73.68 26.31
Locura 4.79 71.66 28.33
sistematizada
Degeneración 5.75 69.44 30.55
mental
Demencia 5.19 43.07 56.92
Locura 2.55 84.37 15.62
paralítica
Locura 3.77 59.57 40.42
neurótica
Locura tóxica 7.59 89.47 10.52
Idiocia e 7.91 51.51 48.48
imbecilidad

Fuente: Joaquín Canabal, Estadística sanitaria del Uruguay 1887-1896, Montevideo, Tipográfica de la
Escuela Nacional de Artes y Oficios, 1899, cuadro n.° 84.

En la tabla de Canabal aún persisten algunas definiciones generales (melancolía


o locura paralítica) pero los médicos comenzaron a elaborar definiciones cada vez más
precisas. Esta situación se profundizó con la creación de la Cátedra de Psiquiatría, en la
que sus partícipes elaboraron una nosotaxia considerada moderna, la cual, entre otras
cosas, reunió distintas definiciones de locura en clasificaciones generales de manía o
histeria. La revista Annales Médico-Psychologiques contaba con una sección dedicada a
analizar la evolución de los distintos síntomas y su clasificación. Es probable que los
médicos uruguayos tomaran como referencia las discusiones de sus colegas franceses.
Entrado el siglo XX, los médicos avanzaron cada vez más sobre las causas y las
características de cada enfermedad, aunque siempre estuvieron presentes las causas
morales que llevaban a la manía de una mujer por un desencuentro amoroso, tal como
veremos más adelante.

476
Crovetto, o. cit., 24.
477
Castro, tomo 1436, cit., f. 339.
478
Hospital Vilardebó, Libro de Ingresos mujeres. 14 de noviembre de 1893 al 18 de junio de 1895, f. 33.

130
Como en varios aspectos de esta historia, sobresale la figura de Bernardo
Etchepare, quien intentó sentar una clasificación de las enfermedades mentales. Al
mismo tiempo, cada una de estas afecciones contaba con un tratamiento posible para el
caso específico, pero también procedimientos generales que eran comunes a todas las
afecciones (como veremos en el próximo capítulo). Importa señalar también que en la
lectura de los textos publicados, fueran de Etchepare o de otro profesional, no siempre
es evidente la claridad de ideas, sino que, por el contrario, para algunas patologías hay
cierto nivel de desconocimiento.
En la década del sesenta del siglo XIX, Maudsley, quien defendía la idea de la
transmisión hereditaria, sostuvo que la naturaleza de la enfermedad mental era única y
que las distintas definiciones y formas clínicas para su tratamiento eran variaciones para
el mismo trastorno. En 1860 Morel discutió con Buchez sobre la clasificación de la
locura situación que da cuenta que también en Europa la clasificación sobre los distintos
estados patológicos estaba en constante revisión.479 Mientras que hacia fines del siglo
Legrain y Magnan advirtieron que “una clasificación no tiene razón de ser en tanto que
de ella no se pueda sacar un provecho práctico”, ya que “el producto degenerado no
varía sensiblemente en sus caracteres, sea cual sea la causa de su estado”, en particular
“cuando se trata de una degeneración hereditaria”.480 Sin embargo, hecha esta
salvedad, podemos establecer un listado de enfermedades posibles, siguiendo sobre todo
las consideraciones de Bernardo Etchepare, no con intención de demostrar que los
médicos uruguayos fueron unos adelantados, sino simplemente para ver cómo
elaboraron una clasificación a tono con algunas de las discusiones internacionales.481

Los débiles mentales

La llamada “debilidad mental” era una de las enfermedades psiquiátricas


considerada más común y la que los médicos más relacionaban con el concepto de
degeneración, ya que se creía que era congénita. Los cuadros de “imbecilidad” o de
“idiocia” —términos de época— eran causal suficiente para la internación de una
persona en el establecimiento. De ahí la presencia de niños enviados desde los asilos
maternales o de huérfanos hacia el manicomio. El punto no es menor, ya que con la
incorporación de la “debilidad mental” como una psicopatología, también se incorporó
el estadio vital de la niñez a la labor de los psiquiatras. 482 Los higienistas y educadores
positivistas tampoco escaparon a esa visión que se combinó con la idea sobre el niño
como un ser “malo” por naturaleza (que, la Higiene, la Medicina y la educación debían
corregir). La posición del médico Luis Bergalli sintetiza esos argumentos sobre el niño
“malo”:

479
Huertas García-Alejo, art., cit., p. 362.
480
Citado en Huertas García-Alejo, art., cit., p. 366.
481
En la biblioteca del manicomio había un ejemplar del texto del español José Saenz y Criado, que
dividía las enfermedades psiquiátricas del mismo modo que Etchepare, por lo que no sería de extrañar que
el médico uruguayo siguiera la bibliografía que tenía a disposición. El profesional ibérico era, también,
degeneracionista y partidario de la frenología. José Saenz y Criado, Elementos de Medicina Legal y
toxicología. Escritos con arreglo a las explicaciones de D. Teodoro Yañez, catedrático de esta asignatura
en la Universidad de Madrid. Publicados con autorización del Profesor, y completados con numerosos
datos obtenidos de los autores más principales que tratan de esta ciencia: Orfila, Mata, Briand, Taylor,
Tardieu, Lacassagne, Hofmann, etc., por D. José Saenz y Criado, Médico del Registro Civil, Madrid,
Imprenta de Enrique Rubiños, 1884.
482
En la década del ochenta del siglo XIX Charcot comenzó a estudiar los casos de niños: “la
psiquiatrización del niño pasó por un personaje muy distinto: el niño imbécil, el niño idiota, a quien
pronto se calificaría de retrasado.” Foucault, El poder psiquiátrico, pp. 230, 231.

131
No creo que el niño venga al mundo con tendencias y gérmenes
de bondad; por el contrario, opino, y tengo a mi favor mi propia
experiencia, que el niño trae, en general, de la naturaleza,
inclinaciones, móviles, instintos que lo impulsan hacia el mal. Sin
embargo, dicho modo de ser de los niños es transitorio y puede ser
modificado por la sociedad, por la educación. En una palabra, creo
que sucede en el mundo moral lo que en el mundo físico, del cual el
primero no es más que un reflejo. La biología, en efecto, ha demostrado
que el carácter de todos los hombres atraviesa por las mismas fases
que la raza de que procede atravesó exactamente lo mismo que sucede
con las facciones externas del individuo. ¿No vemos cuan parecido es
el aspecto del niño que recién ve la luz al del salvaje, al del hombre
primitivo? Sus facciones, su nariz aplastada, su frente, etc., etc., no
recuerdan al tipo de nuestros más remotos antepasados?483

El problema fue abordado en sucesivos trabajos por varios de los médicos de la


época y en particular por Etchepare, quien en 1911 viajó, enviado por el gobierno, a
Europa, para estudiar cómo distintos países de aquel continente habían resuelto el
tratamiento a este tipo de enfermos. La debilidad mental —término expresivo de
algunas obsesiones de los hombres del Novecientos sobre los fuertes y los débiles— fue
el nombre que propuso para los cuadros que hasta entonces se llamaban “idiocias” o
“imbecilidad”. Estos casos, sobre todo niños, no eran “locos” pero presentaban un tipo
de enfermedad que los privaba de la razón y por ende era necesario protegerlos del
medio, al tiempo que proteger a la sociedad de su presencia.
Luego del viaje científico, el médico uruguayo elaboró un extenso informe que
presentó a las autoridades y a la sociedad de Medicina nacional y que fue publicado por
la Revista Médica en sucesivos números. El escrito condensa algunas de las
consideraciones más significativas tanto de la Medicina nacional como de las
discusiones científicas internacionales sobre qué era la llamada “debilidad mental”. La
preocupación de médicos y autoridades se asentaba en la idea según la cual “la
debilidad mental es fuente copiosa de criminalidad y locura”,484 a todas luces un resabio
de la idea más cara a la criminología positivista, que asociaba a los enfermos
psiquiátricos con un estado atávico que los convertía en delincuentes.
Etchepare estableció una división entre varios tipos de debilidad mental, aunque
fue poco preciso en la explicación de las características de cada una, probablemente a
causa del absoluto desconocimiento de algunos de esos estados. Pero, al mismo tiempo,
el punto es interesante porque permite ver que los médicos uruguayos estaban
actualizados en relación con los estados internacionales de la cuestión en materia de

483
MedicinaLuis Bergalli, Maternidad. Consejos a las Madres y Jóvenes Esposas sobre la Educación
Físico-Psíquico-Higiénica de los Niños por Luis Bergalli Doctor en Medicina, Cirujia y Obstetricia,
especialista en las enfermedades de los niños, Montevideo, Imprenta a Gas La Hormiga, 1892, pp. 385,
386.
484
Bernardo Etchepare, “Los débiles mentales”, en Revista Médica del Uruguay, Montevideo, 1913, vol.
XV, p. 191.

132
investigación sobre las enfermedades psiquiátricas, pero no siempre contaban con
experiencia clínica para estudiar la sintomatología.
A su vez, las dificultades para nombrar los estados de debilidad mental, pero
también otras afecciones psiquiátricas, dan cuenta de la incipiente consolidación en todo
el mundo de un campo que contaba con algunos síntomas no siempre evidentes para
definir, por ejemplo, la histeria, pero mostraba posiciones divergentes frente a otros
cuadros. Con relación a este punto, Etchepare reconoció que
las definiciones que se han dado hasta ahora sobre estos estados, no
son concordantes y muchas veces ni siquiera paralelas. Idiotez
completa, idiotez profunda, imbecilidad profunda, imbecilidad ligera,
debilidad mental simple, retardo mental, degeneración, todos estos
términos han sido profundamente empleados, no significando siempre
lo mismo según los diversos autores, según las épocas y hasta según los
países. […] La palabra ‘anormal’, si puede aplicarse en cierto modo a
los estados que estudiamos, abarca otros que no se le parecen. El
término ‘retardado’ o ‘atrasado’ indica más bien o por definición, un
simple retardo o atraso en la marcha de la inteligencia, suponiendo o
dejando suponer más bien, la idea de una normalidad posible,
susceptible de ser alcanzada siempre, lo que no es cierto en la inmensa
mayoría de los casos.485

La opción por referirse a distintas enfermedades que marcaban un retardo


intelectual como “debilidad mental”, siguiendo a la Psiquiatría francesa, era para
Etchepare una “denominación genérica que designa bien todos estos estados, y que en
su sencillez dice la verdad sin presumir causas ni provocar conflictos de
interpretación”. Al adoptar esa terminología,
llamaremos debilidades mentales en general los diversos grados de
retraso mental, prefiriendo el término debilidad a los de idiotez,
imbecilidad o degeneración, porque tiene una extensión, una
elasticidad tan grandes como estos, y porque, por otra parte
dirigiéndose al eslabón más elevado de la serie en lugar de dirigirse,
como el término “idiotez”, al escalón inferior, presenta para el empleo
corriente y general un sentido menos injusto y denigrante.486

Entre los síntomas comunes a todos los cuadros de debilidad mental, Etchepare
destacó la insensibilidad física y también la moral. Con el análisis de distintos cuadros

485
Bernardo Etchepare, “Los débiles mentales”, en Revista Médica del Uruguay, Montevideo, 1914, vol.
XVI, p. 266.
486
Ídem.

133
clínicos concluyó que “la sensibilidad general está también muy atenuada, al extremo
de que en los inferiores puede pincharse al sujeto sin despertar un movimiento”, y que
“permanecen indiferentes o insensibles a la acción de las temperaturas algo elevadas o
muy bajas”, e incluso son capaces de desarrollar “una pneumonía mortal o una
meningitis supurada, sin determinar un dolor, un solo grito, y cuya existencia solo se ha
comprobado por la autopsia”.487 Las diferentes manifestaciones de insensibilidad abrían
un abanico de estados de retardo de distinta índole, ya que “no escasean los ejemplos de
percepción obtusa en algunas sensaciones, en los sujetos superiores, como también
otros de percepciones especiales sutiles en algunos sujetos bien inferiores”.488 En cuanto
a la falta de sensibilidad moral, siempre siguiendo la definición del mismo médico y su
perspectiva de darwinismo social, “las dificultades de la lucha por la existencia no son
comprendidas, casi no son sospechadas”. Es por eso que Etchepare sostuvo que los
“débiles mentales” sufrían “la ignorancia del peligro o del obstáculo”, lo que los
convertía en hombres y mujeres que perjudicaban a la sociedad.
Una posición similar mostró el médico del cuerpo escolar Sebastián B.
Rodríguez, para quien los niños retardados se podían clasificar en dos tipos: los que
llamaba “retardados verdaderos” y “los retardados falsos”. Los primeros eran los
débiles mentales por herencia, que ya tenían un cerebro enfermo innato. Por el
contrario, los “falsos” tenían un cerebro sano, pero vivían en un medio social impuro
que los convertía en “retardados pedagógicos”. Para Rodríguez, “el medio en que se ha
criado el niño influye notablemente sobre su desarrollo intelectual, pues tanto la
instrucción y profesión de los padres, como el alojamiento que ha tenido, su
alimentación, etc., son factores dignos de tomarse en cuenta”.489 La preocupación de los
psiquiatras, si seguimos a Etchepare, empezaba por la familia: “El hogar de una familia
desequilibrada, que ofrece sus penosos espectáculos de reyertas, de exaltaciones o
discusiones, etc., no es el más propicio para organizar debidamente el carácter de un
niño nervioso. Al contrario, es la prosecución acumulada de la tara nerviosa
hereditaria”.490
Una forma de detectar los retardos mentales era el análisis de la inteligencia del
niño ya que, de acuerdo a la sintomatología que estableció Etchepare, dos características

487
Ibídem, p. 267.
488
Ibídem, p. 268.
489
Sebastián B. Rodríguez, “Educación médico-pedagógica de los retardados”, en Revista Médica del
Uruguay, Montevideo, 1910, vol. XIII, p. 49.
490
Etchepare, “Educación de los niños…”, cit., p. 218.

134
propias de esta afección eran la “atención débil e inestable” y una memoria “deficiente”.
“Desde el punto de vista de la inteligencia propiamente dicha, desde el idiota
vegetativo que carece casi en absoluto de ideas, hasta el sujeto casi normal, existen
infinidad de gradaciones”. Así, “el idiota menos completo puede llegar y llega a
adquirir la noción concreta, siendo aún incapaz de generalizar y sobre todo incapaz de
concebir una idea abstracta. El débil mental un poco más elevado, el llamado imbécil,
generaliza sin llegar fácilmente a la idea abstracta”.491 Esto alejaba a los débiles
mentales de las manifestaciones psicóticas o maniáticas, ya que la falta de memoria y la
dificultad para asociar ideas los tornaba “incapaces de formular un delirio
medianamente compacto, y si alguna vez formulan un delirio sistematizado, es muy
frecuentemente bajo la influencia de la sugestión”.492 Sin embargo, no evitaba que
mostraran una “tendencia fácil a caer en plena fantasía o en absurdo” por la dificultad
que implicaba “la adaptación al medio, la comprensión de la realidad, cosas que
requieren una inteligencia completa”. Esto aportaba en parte a su peligrosidad, porque
las dificultades para entender e interpretar la realidad los podía convertir en mitómanos,
capaces de elaborar “las mentiras más extrañas, amplificando todo sin medida; a veces
con el simple deseo de glorificarse o de asombrar”.493
Al mismo tiempo, esa disociación con la realidad los volvía rebeldes a toda
autoridad; y el mantenimiento de las jerarquías sociales y de la autoridad fue una de las
principales preocupaciones de los hombres del Novecientos. “Es asunto de todos
conocido que [los débiles mentales] en las calles y plazas encabezan bandadas de
pilluelos y vagos, en los asilos organizan insubordinaciones y fugas, en las escuelas son
la desesperación de los maestros con el doble motivo de su indisciplina y del mal
ejemplo”.494 En ese sentido, los retrasados mentales, al rebelarse “contra toda

491
Etchepare, “Los débiles mentales”, cit., 1914, p. 275.
492
Ibídem, p. 279.
493
Ibídem, p. 281.
494
Ibídem, p. 282.

135
disposición que implique orden y disciplina”, no se diferenciaban de otros enfermos
psiquiátricos. Sin embargo, su sugestión resultaba más sencilla para aquellos que
querían, por ejemplo, convencer a los retrasados de participar en hechos delictivos. “Así
se ven arrastrados al crimen por simple sugestión, porque debemos hacer notar que
desgraciadamente esta sugestión es tanto más fácil cuando más acaricia las tendencias
inferiores del sujeto, lo que pueden hacerla temible, como se ve, en sus
consecuencias”.495 Es cierto que el investigador puede cuestionarse por qué los
delincuentes podían sugestionar a los débiles mentales y no así el médico o el maestro.
Eso se explicaba, según Etchepare, por la disociación de la realidad que los impulsaba a
cometer actos reñidos con la moral y las buenas costumbres. Pero en todo caso, y al
igual que la demencia, la debilidad mental era un proceso crónico.
Los débiles mentales tenían alguna distancia con el resto de los enfermos
psiquiátricos. Decía Etchepare que “los débiles mentales no son todos propiamente
locos, puesto que la locura implica un proceso activo”, pero sí se los debía considerar
“alienados, desde que la mayor parte son sujetos que por el hecho de una enfermedad o
de un estado mórbido mental, son susceptibles de entrar en conflicto con la sociedad a
causa de su deficiencia psíquica”.496 Los vagos, por ejemplo, eran para Etchepare un
tipo característico de débil mental, ya que el “deseo de vagancia denota una notable
instabilidad mental que se traduce por la misma instabilidad corporal, el grado más

495
Ibídem, p. 285.
496
Ibídem, p. 286.

136
ligero consintiendo el deseo continuo de cambiar de sitio para cambiar de ocupación y
el grado más elevado por la vagancia”.497
Con relación a “las causas de la debilidad mental”, estas no distaban del estudio
etiológico de otras enfermedades y fueron divididas por el médico en dos grupos: causas
hereditarias y causas personales. Para las primeras estableció un vínculo entre la
debilidad mental y la herencia, ya que, de acuerdo a “la ley de Morel”, “el último
producto de la degeneración es el idiota que termina la serie por esterilidad”. Sin
embargo, y en uno de los cuestionamientos más fuertes a los planteos hereditarios de los
médicos europeos, Etchepare sostuvo que los planteos de Morel adolecían de algunos
problemas, porque proponía una ley “demasiado absoluta en todos sus términos” y “la

497
Bernardo Etchepare, “Los débiles mentales”, en Revista Médica del Uruguay, Montevideo, 1915, vol.
XVII, p. 328.

137
degeneración progresiva por acumulación de herencia patológica no es siempre
posible”, ya que podía haber —como había—, débiles mentales en “una sola
generación”.498 No obstante, sí dio relevancia al terreno familiar neuropático, aunque sin
desconocer que no había necesidad de una acumulación de herencia anormal para
producir la debilidad mental.
Entre las causas hereditarias destacó “la edad avanzada de uno o de los dos
padres”, el rango del niño en la descendencia ya que “según el doctor Ley, de Bruselas,
más de 15 % de los retardados escolares se encuentran entre los primogénitos”, pero
también entre los dos últimos hijos de las familias numerosas donde había disminuido el
“poder procreador”. Asimismo, tenían un papel sustancial “las enfermedades toxi-
infecciosas de los padres”, en particular el alcoholismo, “no ya solamente respecto del

498
Ibídem, pp. 321, 322.

138
alcoholismo crónico, habitual, sino también respecto del estado de ebriedad, o de
intoxicación pasajera de uno de los padres en el momento de la concepción”. Lo mismo
ocurría en los casos de tuberculosos, como comprobaban “las estadísticas abundantes
de Shuttleworth, Ley, Piper […] mostrando la relación directa de la debilidad, del
infantilismo de muchos sujetos con la tuberculosis de uno o de ambos padres”. Una
situación similar generaban la sífilis, la neumonía, la fiebre tifoidea, la viruela, que se
transmitían “durante el embarazo” y “desmejora[ban] el producto”.499
Al mismo tiempo, era “importante conocer el pasado personal remoto del
sujeto”, ya que “cuando no se tiene un pasado hereditario, se hereda de sí mismo”. Con
esto Etchepare se refería a las causas —agrupadas en las que denominamos personales
— que podían surgir en la primera infancia, en particular enfermedades o infecciones, y

499
Ídem.

139
constituir un obstáculo para el desarrollo e iniciar “un proceso degenerativo”.500 El
médico relacionó “la inferioridad mental” con la “inferioridad física”. Dentro de las
enfermedades infecciosas posibles se encontraban los procesos meníngeos, fiebre
tifoidea, sífilis, sarampión, tos convulsa, reumatismo agudo, osteomielitis, poliomielitis,
encefalitis difusas. Asimismo se refirió a las deformaciones craneanas que “tienen
cierta importancia como causa o efecto de una enfermedad mental”.
El simple examen físico podía alertar al médico sobre si se encontraba ante un
débil mental, por ejemplo cuando el paciente presentaba “proporciones enormes” ya
fuera en el tamaño de la cabeza o parte de ella. La “plagiocefalía (asimetría de las dos
mitades laterales del cráneo) representa un verdadero signo patológico porque es el

500
Ídem.

140
resultado de la falta de paralelismo en el proceso de sinostosis a derecha e izquierda
del plano vertical mediano”. Del mismo modo eran signos patológicos “el ancho o la
longitud exagerada de la cabeza (ultrabraquicefalía y ultradolicocefalía), mientras que
la simple predominancia del diámetro antero posterior sobre el diámetro transverso o
viceversa, no tiene ningún valor”.501 Posición similar defendió Américo Ricaldoni502, al
sostener que “quien dice idiota, dice lesión orgánica, chica o grande, esclerosis u otra
cosa del cerebro”, por lo que, sostuvo, “se llega al idiotismo por no haber podido
desarrollar la propia inteligencia, o sea por haberla perdido antes de poseerla”.503 Ese
contraste, como veremos, distinguía al idiotismo de la demencia.
Otro foco constitutivo de debilidad mental podía ser la “alimentación
defectuosa, por cantidad menor de la necesaria” que “puede por inanición, por falta de
nutrición, provocar retardos o defectos en las funciones psíquicas”. Lo mismo sucedía
con la alimentación defectuosa por falla o mala calidad del régimen o por exceso de
alimentación que “producirá defectos del mismo orden”. “Si esta situación se
prolongara, la debilidad mental permanente no tardaría en producirse y así sucede en
muchos casos, en la práctica”.504
Etchepare y Ricaldoni incorporaron a la epilepsia como una de las causales de la
debilidad mental y la consideraron como otra de las enfermedades de tipo hereditario,
aunque en más de un caso aclararon que no necesariamente porque hubiera un padre o
madre epilépticos, sino que por la enfermedad mental de uno o de los dos progenitores
podía derivar en un cuadro epiléptico en la descendencia. A comienzos del siglo XX,
Etchepare sostuvo que la enfermedad, “por la frecuencia y repetición de sus
manifestaciones, puede conducir a un debilitamiento cada vez más acentuado de la
inteligencia y producir la demencia epiléptica”.505 En ese sentido, no era estrictamente
una enfermedad mental pura, sino que algunas de sus manifestaciones podían derivar en
cuadros neuropáticos.

Epilepsia

La epilepsia formaba parte del listado de enfermedades mentales desde


comienzos del siglo XIX, pero sus causas y características eran aún desconocidas para la
Psiquiatría organicista. Llamada popularmente en Europa “la enfermedad sagrada”, se
creía que las convulsiones eran la consecuencia de la lucha entre el cuerpo del enfermo
y el demonio que lo había poseído.506
Podemos atribuir a Brunel la introducción en el país de la definición de tal
enfermedad, a la que consideró una “anomalía del espíritu y los sentimientos”. Para el
médico francés “todos los epilépticos —sin excepción— presentan cierto grado de

501
Ibídem, pp. 334, 335.
502
Montevideo, 1867-1928, se desempeñó como profesor de Clínica Médica y fue decano de la Facultad
de Medicina. Datos tomados de Fernando Herrera Ramos, Rubén Gorlero Bacigalupi, “Américo
Ricaldoni”, en Gutiérrez Blanco, o. cit., vol. I, pp. 36-39.
503
“Dr. Américo Ricaldoni. Paraplejías espasmódicas y Enfermedad de Little. Lección clínica recogida
por el interno D[omingo] Prat.”, en Revista de los hospitales, Montevideo, octubre de 1908, año I, n.° 4,
p. 107.
504
Etchepare, “Los débiles mentales”, cit., 1915, pp. 338, 339.
505
Ibídem, p. 344.
506
Porter, o. cit., p. 26.

141
perturbación en su inteligencia o en su genio”, ya que “ninguno de ellos puede ser
considerado mentalmente sano”, de ahí la inclusión de esa enfermedad dentro de los
trastornos de tipo mental. Sin embargo, el epiléptico se podía diferenciar de los otros
enfermos ya que “los desórdenes intelectuales de la epilepsia” se manifestaba sobre
todo en los ataques que aquejaban al enfermo los que conducían “poco a poco una
debilidad intelectual cada vez más pronunciada” que derivaba en “la demencia y el
idiotismo”. Entre sus características, los epilépticos eran personas “irritables, coléricos,
insociables y que así presentan en su modo de ser y en su conducta, anomalías y
extravagancias que los hacen diferentes de los demás hombres y de lo que eran ellos
mismos antes de enfermarse”. Por lo tanto, y de ahí la inclusión de quienes la
padecieran como enfermos psiquiátricos, la epilepsia podía ser la puerta de entrada a
monomanías “que siguen a los accesos epilépticos o que alternan con ellos y que llevan
a los enfermos a los actos más violentos y muchas veces mismo peligrosos”.507
Una crisis epiléptica llevaba a que el enfermo se manifestara
“incoherentemente”, a una agitación constante con “movimientos más bien
desordenados que violentos” y a “ideas delirantes impresas de satisfacción que
alternan rápidamente en ellas con pensamientos de naturaleza triste o con
alucinamientos, particularmente de la vista, que son aterradores”.508 Por eso para el
diplomado francés no siempre era posible establecer si los epilépticos estaban sanos o
no en sus intervalos, ya que a los ataques sucedían períodos de excitación.
Sea lo que fuere de esa cuestión general que no puede ser decidida de
una manera absoluta en el estado actual de la ciencia, nadie contesta
hoy que los epilépticos no presenten frecuentes alteraciones del espíritu
y del carácter en el intervalo de sus ataques.509

Fuera en períodos de ataque o no, por lo general los epilépticos se caracterizaban


por un “estado de turbación de las ideas, de ansiedad general y de impulsos
instintivos”, lo que los llevaba a entregarse “del modo más inesperado y más repentino
a toda clase de actos violentos, como el suicidio, el robo, el incendio y el homicidio”. El
suicidio era según el francés la única forma que encontraban “para sustraerse a la
ansiedad interior que los devora”.510 De ahí la necesidad de internarlos en dependencias
donde tratar la afección, lo que no evitaba, como señalaba Brunel, problemas para
establecer quiénes debían ir a un asilo de dementes, ya que la epilepsia era una
enfermedad diferente a la “locura”, pese a que la primera podía llevar a la segunda o
viceversa. En todo caso, eran “manifestaciones diversas de un mismo estado mórbido”,
que tenían “en el fondo la misma significación patológica”.511
Hasta la década del noventa del siglo XIX los epilépticos no eran enviados
solamente al manicomio, sino que aquellos que no eran considerados peligrosos también
tenían como destino el Asilo de Mendigos. En 1896, los médicos Juan Héguy y Pedro
Visca, del Asilo y del Hospital de Caridad respectivamente, solicitaron a la comisión
que los epilépticos fueran enviados al manicomio ya que “padecen por lo general de
mania impulsiva, en cuyo caso se tornan peligrosos, y requieren suma vigilancia y la
aplicación de medios represivos”.512
En 1908, el diario El Tiempo, en la serie de notas analizadas en otra parte de
nuestro trabajo, insistió en la necesidad de contar con un pabellón especial para los
507
Brunel, o. cit., p. 295.
508
Ibídem, p. 301.
509
Ibídem, p. 302.
510
Ibídem, p. 307.
511
Ibídem, pp. 314, 315.
512
AGN-CNCBP, Libro de Actas, 26 de marzo de 1895 a 5 de agosto de 1896, fs. 173, 174.

142
epilépticos “porque se trata de una psicosis bien definida que tiene su tratamiento
especial y porque estos enfermos son los que poseen al maximum el don de la
excitabilidad y la vista de un agitado produce en ellos frecuentemente ataques
terribles”.513 La misma posición mostró Santín Carlos Rossi, para quien “los epilépticos
tienen una fisonomía clínica que está en los límites de la alienación mental y de la
Medicina general”, aunque era necesario alejarlos de la familia y de la sociedad por los
“riesgos desgraciadamente a menudo comprobados”.514 Los epilépticos formaban una
“casta aparte” porque “la clínica demuestra que pasado el acceso —ataque clásico o
equivalente psíquico que define su síndroma [sic] mórbido, estos enfermos pueden y
deben vivir separados de los demás alienados”, pero no libres en la sociedad por
“cierta característica del acceso, que es la rapidez con que estalla”.515 Pero en el
hospicio “su lucidez, sin ser de una mentalidad normal, les permite notar la diferencia
entre ellos y los alienados”, por lo que era necesario destinar “establecimientos
especiales, por lo general colonias rurales” en los que se aplicara “el régimen de la
libertad vigilada y el trabajo”.516
Una variante peligrosa era la “epilepsia psíquica” que “se manifiesta por
estallidos bruscos de excitación, que va de la manía simple a la manía furiosa, con o
sin depresión consecutiva, y con impulsiones violentas e irreprimibles”. El acceso
puede revestir varias formas, hasta la simple fuga o paseo inconsciente,
durante el cual el epiléptico, aguijoneado por ansiedades incoercibles,
sin conciencia, ciego, marcha hacia delante como un resorte
implacable e incansable, chocando en su marcha avasalladora todos
los obstáculos.517

Etchepare planteó que una de las causas de la epilepsia podía ser el


“alcoholismo crónico” de uno de los progenitores.518 En ese sentido, la epilepsia podía
llegar a ser hereditaria, aunque también adquirida como sostenía el penalista Lorenzo
Vicens Thievenet, en un trabajo de claro sesgo lombrosiano donde relacionó el crimen
con la epilepsia.519
En algunos casos, como vimos, los médicos consideraron que la epilepsia podía
ser la puerta de entrada a otro tipo de manifestaciones psiquiátricas como manías o
parálisis. Sin embargo, las parálisis también eran una manifestación psiquiátrica en sí
misma, que podía tener dos variantes: la congénita y la que se manifestaba a
consecuencia de la neuropatía de la persona. En el apartado que sigue nos ocuparemos
de las primeras.

Parálisis

En 1822, Antonie Laurent Bayle distinguió la parálisis general progresiva como


una manifestación avanzada de la sífilis terciaria. Si bien los microorganismos causantes
de la sífilis aún no se habían descubierto, se comenzó a vincular a esta enfermedad con
causas neurológicas que provocaban parálisis, pero también estados eufóricos. El
análisis en pacientes sifilíticos fue clave en el desarrollo de la anatomía patológica y en
513
El Tiempo, 1.° de marzo de 1908, p. 1.
514
Rossi, El alienado…, p. 50.
515
Ídem.
516
Ibídem, p. 51.
517
Ídem.
518
Etchepare, “Los debiles mentales”, cit., 1915, p. 321.
519
“[E]l crimen y la epilepsia son dos fenómenos inseparables y el segundo no es sino la explicación del
primero. No todos los epilépticos son criminales, pero en el fondo de cada criminal vive un epilépticos.”
Thievenet, o. cit., pp. 25, 26.

143
el estudio de los trastornos neurológicos. De todos modos, la parálisis era en su forma
más frecuente de origen sifilítico, aunque no siempre dependía de esta: “La sífilis es así
causa a menudo necesaria, pero no siempre suficiente”.520 La causa más común de la
parálisis, como había demostrado Magnan, era la encefalitis generalizada por infección
que, en muchos casos, se debía a atrofias cerebrales hereditarias.
Por lo general, los paralíticos eran proclives a las hemorragias, ya que “se
presume que todos los vasos sanguíneos de la economía están dilatados; se adivina que
todos los órganos tienen más sangre que la que acostumbran tener”, lo que generaba
hematomas, muchas veces internos y cerebrales, que provocaban una meníngeo-
encefalitis y por ende la muerte.521 De ahí que, como señalaba Paysée, la mortalidad en
esos cuadros fuera mayor que en otros. Lo que hoy llamaríamos aneurisma o
hemorragia cerebral, que por lo general generaba una atrofia o parálisis total de una
parte del cuerpo o de todos los músculos motores, era considerada durante este período
como una enfermedad de tipo psiquiátrico.
Sin embargo, la parálisis no dependía solo de causas congénitas. Otro motivo
para la parálisis general o parcial era la ingesta excesiva de alcohol. Según Bernardo
Etchepare, esto era consecuencia de la “menor voluntad”, de las “condiciones de
pasividad” que aquejaban a la mujer por sobre el hombre. 522 Era frecuente que las
historias clínicas presentadas por los médicos trataran casos protagonizados por
mujeres. Podríamos cuestionar si había un interés deliberado de los médicos por
presentar esa relación entre la parálisis degenerativa y la menor voluntad vital atribuida
a la mujer o si, por el contrario, y a tono con otros casos expuestos, buscaban mostrar
historias femeninas, ya que las consideraban fundamentales en la reproducción
biológica de la especie. Probablemente haya habido una combinación de ambos
elementos.
Además de la parálisis, otro rasgo característico de la mayoría de los paralíticos
era la “pérdida de emotividad”. Etchepare se refirió al caso de una enferma que se
mostró indiferente cuando escuchó que los médicos le decían que “es paralítica
general”, pronóstico que “conoce […] puesto que una hermana murió id. [sic]”.523 En
ese sentido, la ausencia de “moralidad” y de conciencia sobre su situación no
distanciaba a los paralíticos de otros enfermos psiquiátricos. “Que hay pérdida de la
afectividad lo demuestra la manera cómo se expresa respecto de su marido y de su hijo:
nada les importa de ellos”. Esta frase resume, en alguna medida, la preocupación de los
médicos sobre la función social y biológica de la mujer, y la centralidad atribuida a las
familias como célula básica de la sociedad.
Según Etchepare, en notas recogidas por el bachiller José May, “la psicología de
los paralíticos general [sic] puede reconocerse por las siguientes alteraciones, que
constituyen una tetriada [sic]” con “debilitamiento progresivo de la autocrítica”,
“debilitamiento de la atención voluntaria y de la dirección del pensamiento”,
“dismnesia progresiva, hasta la amnesia” y “debilitamiento progresivo de la

520
Camilo Paysée, “Sobre el tratamiento de la parálisis general. Notas recogidas en la clínica psiquiátrica
a cargo del doctor Bernardo Etchepare”, en Revista Médica del Uruguay, Montevideo, 1913, vol. XV, p.
94.
521
Ibídem, p. 96.
522
Etchepare, “El alcoholismo mental…”, cit., pp. 15, 16.
523
“Manicomio Nacional. Diagnóstico precoz de la parálisis general. Lección clínica del Dr. B. Etchepare
recogida por el interno N. Saitone”, en Revista de los hospitales, Montevideo, agosto de 1908, año I, n° 2,
p. 38.

144
afectividad”.524 El debilitamiento del pensamiento también provocaba que la mayoría de
los paralíticos no recordara datos elementales como nombre y edad.
También era posible hablar de una forma de parálisis de tipo “delirante”, que
algunos autores de la época llamaban “demencia paralítica” y que incluía distintos
grados de “euforia y optimismo exagerado”, megalomanía “con ideas de grandeza,
ideas de poder, ideas de divinidad, el sujeto creyéndose un Dios con poder ilimitado”.
Incluso, aspecto interesante, Etchepare asociaba algunos cuadros de delirios paralíticos
con los reclamos de los obreros contra sus patrones que se iniciaban por “aumento de
sueldo” y finalizaban “en proporción, hasta el gran delirio de grandeza”. El reclamo de
mejoras salariales se debía, según el médico, por la necesidad del paralítico delirante de
“tener riquezas, cantidad enorme de dinero, palacios, edificios, etcétera”.525
Podríamos preguntar cuál era la causa etiológica que provocaba el inicio de una
parálisis general. Según Etchepare, podía comenzar como consecuencia de una
“demencia simple, por un debilitamiento intelectual insidioso”, pero también por
estados delirantes, algunas veces acompañados de ataques epilépticos. “Puede empezar
también por un estado neurasténico o histeriforme, o maníaco, melancólico”.526
También se podía dar por causas orgánicas asociadas a malformaciones cerebrales o a
ictus “apoplejiformes, epileptiformes, afásicos”, que no siempre se diferenciaban pero
se caracterizaban por ser violentos y provocar hemorragias.
El tratamiento era un problema para los paralíticos, ya que se realizaba a base de
mercurio o yodo, que, según la interpretación de la época, lesionaba el cerebro,
conducía a la demencia y profundizaba la parálisis. Para Paysée “en el ambiente de
nuestra clínica psiquiátrica esta cuestión tiene ya toda la autoridad de la ‘cosa
juzgada’”, por lo que los paralíticos y sifilíticos no sufrían más las intoxicaciones
provocadas en el tratamiento. En el manicomio “todo tratamiento medicamentoso es
dejado de lado” a favor de “la higiene en todos sus matices” que “tiende a provocar el
desiderátum que desea Dupré en la terapéutica de los paralíticos generales; esto es,
tratar de provocar remisiones consoladoras, evitar las infinitas y probables
complicaciones, e impedir las nefastas consecuencias sociales que la dolencia
paralítica quiere producir a cada instante”.527 En 1917 el austríaco Julius Wagner-
Jauregg descubrió un método eficiente para el tratamiento de la parálisis general a
través de la aplicación del shock insulínico y el electrochoque.

Las demencias

El médico uruguayo más destacado en el estudio de las llamadas demencias fue


Etchepare. Si bien no fue el único especialista en este tipo de enfermedades, sus
estudios sobre las demencias y sobre la idiocia, hacen de este profesional la referencia
científica ineludible a comienzos del siglo XX.
En sucesivos artículos, Etchepare se dedicó a estudiar las demencias que eran
consideradas parte del repertorio de psicopatologías, que, a diferencia de otro tipo de
afecciones, eran un proceso pasivo, irreversible, que convertía al enfermo en un
paciente crónico.

524
“Parálisis general. Sintomatología psíquica. Lección recogida por J[osé] May. Dr. Bernardo
Etchepare”, en Revista de los hospitales, Montevideo, abril de 1911, tomo IV, n.° 3, p. 122.
525
Ibídem, pp. 126, 127.
526
“Manicomio Nacional. Diagnóstico precoz de la parálisis general”, cit., p. 40.
527
Paysée, “Sobre el tratamiento…”, cit., p. 95.

145
La preocupación de Etchepare no pasó solo por el estudio de casos clínicos que
involucraban ancianos, sino también por el de manifestaciones demenciales complejas.
Así estudió la llamada “demencia precoz”, que ocurría a edades tempranas y que por lo
general tenía un origen etiológico orgánico.528 Tal fue el caso de “A. M., uruguaya, 29
años, casada, labores, entrada al manicomio el 11 de octubre de 1902”, quien
desarrolló una demencia precoz como consecuencia de una “infección puerperal”,
aunque también
hay alguna herencia directa y colateral, pero en todo caso creo que la
enferma no ha presentado síntomas físicos ni psíquicos de
degeneración, lo que me da la convicción de que su herencia no ha
sido bastante grave como para originar una afección mucho más
grave; en este caso la infección tiene una importancia por lo menos
tan grande como la herencia.529

La demencia, pese a ser considerada una enfermedad psiquiátrica, tenía, para los
médicos organicistas, un síntoma novedoso: no encontraban, al analizar los cadáveres
de los enfermos, lesiones cerebrales de envergadura, en especial entre la población más
joven. Según Etchepare, “las pocas autopsias publicadas de dementes precoces, hasta
hace poco, solo demostraron lesiones banales y que se presentan en muchas
psicosis”.530 La “demencia precoz” se caracterizaba
por un debilitamiento intelectual primario, de aparición rápida, que
pasa por fases desiguales de excitación y depresión, con o sin ideas
delirantes, de sistematización poco acentuada o nula, y presentado
además alteraciones profundas de la afectividad y de la voluntad,
traducida por reacciones especiales.531

La demencia precoz, para Etchepare, no siempre se caracterizaba por aparecer a


edad temprana, sino por la celeridad con la que actuaba. Del mismo modo, no había una
definición etiológica para ella y era además un caso para el cual Etchepare descartaba la
intervención hereditaria y se mostraba partidario de su generación a causa de la
“autointoxicación” como consecuencia de una infección generada por otra enfermedad
(sífilis, sarampión, escarlatina):532 un enfermo sifilítico, por ejemplo, podía terminar
padeciendo una demencia orgánica.533
Para Etchepare, este tipo de demencia —la precoz— era la más peligrosa, ya que
el enfermo, además de carecer de lesiones orgánicas, no mostraba comportamientos
diferentes al de una persona libre de afecciones psiquiátricas. Según su descripción, el
primer período de la enfermedad se caracterizaba por un trastorno “de la actividad y
sobre todo de la afectividad, que se presentan de manera tan insidiosa por lo general,
que aún en la familia del sujeto solo se despierta la idea de que surge una nueva faz del
carácter, pero que no acusa la sospecha de una enfermedad”. Sin embargo, tras lo que
parece un estado de indocilidad o alteración se encontraba “un estado demencial de los
más graves” y difícil de detectar. Por lo general esos casos de demencia precoz
528
Fue Morel el primero en referirse a la “demencia precoz”.
529
Bernardo Etchepare, “Sobre dos casos de demencia precoz” Revista Médica del Uruguay,
Montevideo, 1904, vol. VI, p. 424.
530
Ibídem, p. 425.
531
Bernardo Etchepare, “La demencia precoz”, en Revista Médica del Uruguay, Montevideo, 1904, vol.
VII, p. 261.
532
Ibídem, pp. 283, 284. Ventura Darder señala que el cuadro clínico descripto por Etchepare luego se
pasó a llamar “ezquizofrenia”, pese a que el médico uruguayo se mantuvo firme en mantener el nombre
que había propuesto. “Bernardo Etchepare”, en González Blanco, o. cit., p. 160.
533
Etchepare, “Anomalías del sistema nervioso…”, cit., p. 63.

146
iniciaban la manía del paciente, que podía derivar en trastornos de conducta de distinto
tipo. En los casos estudiados por Etchepare lo más común eran “odios raros que pueden
ser terribles, determinando reacciones que suelen ser criminales”.534
También se podía originar una demencia por senilidad del paciente. Un estudio
realizado por el reconocido psiquiatra argentino José Tiburcio Borda se concentró en las
características anatomoclínicas de la llamada “demencia senil”, “afección mental de la
vejez que clínicamente se caracteriza, de un modo fundamental, por la decadencia
progresiva de las facultades intelectuales” y, a diferencia de los casos de demencia
precoz, con “lesiones cerebrales suficientemente apreciables”. En estos casos, la edad
“en que se inicia la demencia senil es muy variable según los individuos y según las
múltiples circunstancias por las cuales ellos han atravesado”, pero el acuerdo médico
internacional establecía que pasados los sesenta años de edad, el enfermo podía ser
considerado un senil, “límite entre el fin de la edad madura y el comienzo de la
decrepitud orgánica general en el hombre”. Fuera de la edad, otros factores que incidían
en este tipo de demencia eran: “herencia, predisposición, intoxicaciones,
autointoxicaciones, infecciones diversas” que por lo general finalizaban con un cuadro
de demencia senil. Por eso, y ante el proceso de estudio de sus causas, es que algunos
autores eran de la opinión de que la demencia senil era una afección cerebral orgánica
más, pero que se desarrollaba “en la época de la vejez independientemente del factor
edad”.535
Podía presentar dos variantes: la demencia simple, que alteraba las facultades
intelectuales y motoras, y la demencia “bajo la forma delirante”, que además de limitar
el intelecto y los movimientos se acompañaba de manía, paranoias y cuadros
melancólicos. No siempre era un proceso repentino, sino que el enfermo ingresaba al
estado demencial paulatinamente, con “focos de desintegración cerebral” que la
tornaban “incurable”.536 La discusión pasaba por establecer cuándo el comportamiento
del enfermo mostraba un cuadro maníaco y cuándo era propio del estado demenciado.
Neurosis

El término neurosis fue desarrollado por el escocés William Cullen a fines del
siglo XVIII para englobar a todos los trastornos sensoriales y motores causados por
alguna afección del sistema nervioso. Desde su origen se lo emparentó con un
heterogéneo conjunto de trastornos mentales que incluían obsesiones, actitudes de
excentricidad, manifestaciones de nerviosismo, etc. Lo característico de una neurosis
era que su presencia no siempre se vinculaba con una lesión orgánica evidente. La
división más generalizada de las neurosis las diferenciaba entre las manifestaciones del
histerismo y las manías, aunque todas las escuelas psiquiátricas del mundo discutieron
durante la época la distinción entre estas afecciones. En las historias médicas que
utilizamos, la diferencia entre una neurosis y una manía era muy sutil, y en ocasiones
parecería que la última sería un estadio superior de la primera.

534
Bernardo Etchepare, “La responsabilidad en los alienados”, en Revista Médica del Uruguay,
Montevideo, 1911, vol. XIV, p. 63.
535
José T. Borda, “Estudio anatómo-clínico de la demencia senil”, en Revista de los hospitales,
Montevideo, noviembre de 1910, año III, tomo III, n.° 26, p. 288.
536
Ídem. “Anatomo patológicamente, y bajo el punto de vista macróspico [sic] se puede observar una
atrofia, más o menos acentuada de las circunvoluciones cerebrales, atrofia que, en unos casos es
generalizada, a todas las regiones del cerebro, en otros casos, localizada a los lóbulos anteriores o
predominando en ellos. Este estado de atrofia lo hemos hallado en un 35 % de nuestros casos. Las
leptomeninges se encuentran normales, con mucha frecuencia en la demencia senil; cuando se hallan
inflamadas, es la leptomeningitis crónica hiperplásica la más común. Los ventrículos cerebrales son a
menudo dilatados.” Borda, art., cit., pp. 288, 289.

147
En 1878 el médico argentino José María Ramos Mejía 537 (uno de los psiquiatras
más influyentes en el Río de la Plata) sostuvo que por neurosis era posible entender
“desde la simple pobreza de espíritu o la extravagancia poco acentuada de un carácter,
comúnmente inapreciable para un ojo profano, hasta las más profundas y terribles
perturbaciones de la inteligencia humana”.538 Asimismo, planteó que los hombres y
mujeres neuróticos eran “seres híbridos”, ya que no siempre mostraban síntomas
psicopatológicos evidentes. Sin embargo, al analizar caso a caso, era posible ver que
mostraban una “curiosa manera de ser del espíritu”, que “tiene sus modos especiales y
caprichosos de manifestarse” “sin concepciones delirantes, sin alucinaciones que la
justifiquen, cometen casi automáticamente actos ridículos, irracionales, extravagantes
y hasta agresivos, con una tranquilidad, con una impudencia que solo explica un estado
de desequilibrio mental”.539 Pero no había ningún fenómeno fisiológico, sino lo que
Ramos Mejía llamaba “desigualdades de carácter bajo el punto de vista moral”. Los
neuróticos constituían “una clase de seres aparte, verdaderos “mestizos” intelectuales
que tienen mucho de loco pero que también poseen algo de hombre razonable, o bien
del uno y del otro en grados diversos”.540 El descubrimiento de esos nuevos cuadros
supuso “una renovación en las representaciones de diversos trastornos subjetivos, la
aparición de otro tipo de demandas y, en fin, la entrada en escena del neurótico, un
actor que llega para quedarse definitivamente”.541
Las neurosis podían ser de dos tipos: en primer lugar los tics, muecas “y que son
producidas por ligeras convulsiones de los diferentes músculos de los párpados, de los
labios, etc.”; y, en segundo lugar, las manías, “que a menudo atribuimos a
distracciones, preocupaciones de espíritu, etc.”. Las del primer tipo estaban ligadas con
las segundas por “una solidaridad mórbida indudable y probada”, y las de la “primera
categoría pueden por vía de herencia transformarse en accidentes puramente morales,
como muy frecuente sucede”.542 Las neurosis se emparentaban con la moral y los
médicos prestaban atención más a los comportamientos que a los aspectos biológicos.
Los médicos locales, si bien tomaron aspectos del concepto —y estaban muy
actualizados en materia bibliográfica— hicieron un uso mayor de la división más
frecuente de las “neurosis”, dentro de la cual incorporaron —de acuerdo a la incipiente
escuela psicológica— a la histeria.

Histeria

537
José María Ramos Mejía nació en Buenos Aires el 24 de diciembre de 1849 y falleció el 14 de junio de
1914 en la misma ciudad. Se destacó como médico psiquiatra pero también como pensador positivista de
vasta cultura que abordó cuestiones históricas y sociológicas (siempre marcado por la impronta de su
disciplina). En 1873, aún como estudiante de la Facultad de Medicina, fundó el Círculo Médico Argentino
que publicó los Anales. En 1878, todavía como bachiller, editó el primer tomo de Las neurosis de los
hombres célebres en la historia argentina y al año siguiente obtuvo su título con la tesis sobre el
traumatismo cerebral. A partir de allí inició una importante carrera en distintas esferas públicas de Buenos
Aires y de la universidad de la misma ciudad. En 1887 creó la cátedra de enfermedades nerviosas. Tuvo
además actuación periodística y una importante carrera en el área educativa de la provincia de Buenos
Aires. Datos tomados de la biografía (“generalogía moral”, la llama) elaborada por el médico psiquiatra
argentino Osvaldo Loudet, Médicos argentinos, Buenos Aires, Editorial Huemul, 1966, pp. 52-77.
538
José María Ramos Mejía, Las Neurosis de los hombres célebres en la historia argentina, Buenos Aires,
La Cultura Argentina, 1915, p. 103.
539
Ibídem, p. 105.
540
Ibídem, p. 114.
541
Vezzetti, Aventuras de Freud…, p. 30.
542
Ramos Mejía, o. cit., p. 109.

148
La histeria era definida durante el período como una afección que se manifestaba
a través de distintos trastornos físicos (parálisis, ceguera) o conductuales. Los médicos
del período consideraban que en ocasiones el paciente podía manifestar una disociación
de la realidad, pero por lo general esta tenía lugar mientras duraba el período histérico y
no después. Por eso era considerada una afección que, tratada a tiempo, era reversible.
Los síntomas histéricos, de naturaleza física o psíquica, se manifestaban con un aspecto
paroxístico, intermitente o duradero. La numerosa cantidad de artículos destinados a
estudiar sus características y su sintomatología da cuenta de que la histeria era una de
las enfermedades mentales que despertaba mayor preocupación entre los primeros
psiquiatras locales.
En 1859, el médico Pierre Briquet relacionó la histeria con una manifestación
del encéfalo femenino que provocaba la constitución débil de la mujer y una mayor
sensibilidad que la tornaban impresionable. 543 Esa relación entre mujeres e histeria se
profundizó más aún con los trabajos de Charcot, quien se dedicó a estudiar numerosos
casos clínicos de mujeres supuestamente aquejadas de histeria.
De lo que no se dio cuenta —sus críticos no fueron tan crédulos— era
[de] que los comportamientos que mostraban sus histéricas
predilectas, jóvenes obreras que ahora se habían vuelto “estrellas”,
lejos de ser fenómenos objetivos adecuados a la investigación
científica eran en realidad artefactos producidos en el interior de la
sobrecargada atmósfera teatral de la Salpêtrière.544

Como lo señala Vezzetti para el caso argentino, la recepción de Charcot también


resultó fundamental para que varios de los médicos del período comenzaran a discutir
un cambio en la nosografía psiquiátrica al incorporar un tipo de enfermedad que no
necesariamente respondía a una lesión orgánica.545
En el caso uruguayo, las referencias son en su mayoría de los últimos años del
siglo XIX y de comienzos del XX. En 1906, el médico uruguayo Juan Carlos Dighiero 546
envió una nota a la Revista Médica desde París en la que resumió algunas de las ideas
más importantes sobre la histeria. La definición aportada por Dighiero sintetizó las
consideraciones planteadas por los médicos uruguayos que habían tratado con histéricos
e histéricas, lo que muestra la sintonía de la Medicina local con las corrientes científicas
imperantes en Europa.
La histeria era “una neurosis provocada por agentes diversos (traumatismos,
infecciones, intoxicaciones, emociones, etc.) y que se manifiesta por síntomas fijos,
estigmas, que el enfermo ignora generalmente, y por síntomas móviles, accidentes que
serían pasajeros y susceptibles de substituirse unos a otros”.547 Los estigmas o síntomas
fijos eran: anestesia faríngea, hemianestesia sensitivo-sensorial (anestesia al tacto,
anestesia al dolor, anestesia al frío), perturbación del sentido muscular, estrechamiento
del campo visual, discromatopsia, poliopía monocular, micropsia, macropsia,
perturbación o abolición del gusto de uno o ambos lados de la lengua, anosmia
unilateral y sordera. A estos se sumaban los estigmas móviles “provocados muchas
543
Alain Corbin, Michelle Perrot, “Entre bastidores”, en Historia de la vida privada. De la Revolución
Francesa a la Primera Guerra Mundial, Madrid, Taurus, 2001, vol. IV, p. 539.
544
Porter, o. cit., pp. 178, 179; otras críticas en Dunker, o. cit., pp. 433, 434.
545
Vezzetti, Aventuras de Freud…, p. 31.
546
Nació en Montevideo en 1880 y falleció en la misma ciudad en 1923. Luego de egresar como médico,
en 1906 partió a Europa donde residió dos años entre Francia y Alemania. Entre 1912 y 1922 fue
catedrático de Patología Médica y, entre este último año y su muerte, jefe de Clínica Médica. Hugo
Malosetti, Graciela Dighiero, “Juan Carlos Dighiero”, en Gutiérrez Blanco, o. cit., vol. II, pp. 193-196.
547
Carlos Dighiero, “Cartas de París. Nuevas ideas sobre la histeria”, en Revista Médica del Uruguay,
Montevideo, 1906, vol. IX, p. 275.

149
veces por causas mínimas, como ser la emoción, que aparecerían y desaparecerían
fácilmente y que podrían sustituirse unos a otros”. Ese “campo de los estigmas móviles,
accidentes, es vastísimo”, ya que “la histeria puede simular todo”. Entre los principales
accidentes atribuidos a la histeria, Dighiero destacó todo tipo de parálisis, contracturas,
temblores, trastornos cutáneos, “trastornos viscerales” (“cardíacos, palpitaciones, falsa
angina de pecho”), pulmonares, gastrointestinales (“úlceras”, “hematemesis”,
“diarrea”, “constipación”, “anorexia”), renales, fiebres y una inespecífica categoría
para los “trastornos mentales”. En todos los casos, y siguiendo la definición del
neurólogo francés Joseph Babinsky, el médico debía ser muy cauteloso al tratar esos
estigmas, ya que el enfermo estaba “predispuesto a autosugestionarse” ante “la más
leve indicación del médico [que] produce el síntoma indicado”.548
Otro estigma pasajero, pero que rozaba la manía, era el llamado “síntoma de
[Sigbert] Ganser”, descripto en 1897, que consistía en la incapacidad del enfermo para
responder “sino de la manera más absurda imaginable a la pregunta que se le formula
por mucha que sea la sencillez de esta, aunque la forma de la respuesta denote que ha
comprendido bien el significado de la frase interrogadora”. Etchepare observó un caso
así en el manicomio, al examinar la situación de “F. O., uruguaya, soltera, labores”,
quien ingresó al establecimiento “el día 18 de octubre de 1906 en un estado de
excitación”.549
En el comienzo del análisis, los médicos insistieron en que el cerebro histérico
no estaba enfermo aunque ciertas regiones eran sede de una actividad anormal. Por
ejemplo, César A. Díaz, integrante del servicio de Francisco Soca (desconocemos si se
trataba de un médico o de un estudiante), planteó, a tono con las corrientes científicas
imperantes, la idea de “zonas histerógenas”. El ejemplo utilizado por Díaz era el de
“Leticia C. de 16 años de edad, soltera, uruguaya y domiciliada en esta ciudad”, quien
sentía dolor ante “la compresión moderada del ovario izquierdo” pero se reía ante la
presión aplicada en el lado derecho, mientras “la compresión de una zona situada
debajo del surco tóraco mamario de los dos lados y comprendiendo solamente tres o
cuatro centímetros cuadrados, origina un ataque de risa fatigante, más intensa del lado
derecho que del izquierdo”.550 Para Díaz la risa era una manifestación histérica que
podía ser interpretada como la histeria o como una risa precedente a un ataque. La
misma posición sobre las zonas histerógenas tuvo Joaquín de Salterain, médico que
logró que una mujer recuperara la visión luego de realizar una “compresión enérgica de
la región ovárica”.551
Hacia comienzos del siglo XX, fueron dando paso a la idea según la cual las
manifestaciones histéricas no siempre tenían un origen orgánico e incluso se
manifestaban por motivos no siempre conscientes. Esto fue consecuencia de la difusión
de un crítico de Charcot, el médico francés Hippolythe Bernheim, quien sostuvo que la
histeria era una manifestación de la autosugestión. Lo que no modificó fue el rol de la
mujer, que comenzó a ser considerada más sugestionable que el hombre.
La sugestión era la presión que un agente exterior ejercía sobre otra persona por
medio de ideas y emociones. En ese sentido, las causas “morales” también cumplieron
una función determinante en los análisis clínicos.

548
Ibídem, p. 277.
549
Bernardo Etchepare, “Histeria y síntoma de Ganser”, en Revista Médica del Uruguay, Montevideo,
1908, vol. XI, p. 393.
550
César A Díaz, “Histeria-Zonas generadoras de la risa”, en Revista Médica del Uruguay, Montevideo,
1907, vol. X, pp. 252, 253.
551
Joaquín de Salterain, “Amaurosis histérica doble”, en Revista Médica del Uruguay, Montevideo, 1899,
año 2, vol. X, p. 104.

150
En 1898, el médico oftalmólogo Joaquín de Salterain atendió a una joven de 22
años completamente ciega. Para el médico, la ceguera era una manifestación histérica,
que había tenido lugar por “la influencia de las grandes emociones morales”. Lo que la
ceguera explicaba era
la influencia que ha ejercido el miedo, el temor, el pánico; en una
palabra, los grandes traumatismos morales que si no destruyen los
tejidos en su constitución íntima y molecular, perturban su
funcionalidad y alteran el equilibrio, cuando el terreno se presta para
no resistir al choque de aquellos agentes.552

De acuerdo con esta visión, “la amaurosis histérica” no era “una afección
duradera”, sino que, como todas las manifestaciones histéricas, era posible tratarla a
través de “la persuasión, la sugestión, o la influencia moral y no por los medios de otro
orden”.553 Pese a las causas morales, el mismo médico también destacó la presencia de
elementos físicos y hereditarios que podrían explicar la proclividad de la joven hacia las
manifestaciones histéricas. El médico procedió a realizarle un examen físico a la mujer,
a quien consideró “de aspecto enfermizo” que se combinaba con la “mezcla indudable
del consorcio de varias razas de caracteres distintos”.554
Jacinto de León,555 médico uruguayo especializado en neurología, planteó la
conveniencia sobre el estudio del histerismo, ya que entre sus manifestaciones se
encontraba la simulación “de las enfermedades orgánicas”. Según este médico,
la neurosis se asocia a la enfermedad orgánica, esta provoca y
alimenta a aquella, y si no se procede con un tacto especial
combatiendo convenientemente al mismo tiempo las dos afecciones,
sin contribuir a ninguna, no es posible la curación de ninguna de las
dos enfermedades.556

Para los primeros psiquiatras, las causas de la histeria podían ser materiales o
físicas: “por ejemplo, una caída de a caballo, que produce una hemiplegia histero-
traumática”, o de carácter “moral, psíquico”, como ser “un susto, una pesadilla que
turba el sueño y desequilibra el estado mental, y provoca lo mismo que aquél, ora una
parálisis, ora una contractura, una anestesia generalmente segmentaria, algias
diversas, un temblor rítmico, una amenorrea tenaz, una afasia absoluta, una ambliopía
repentina” y “otras muchas manifestaciones, teniendo todas un fondo común, que
permite diagnosticarlas, a condición de saberle descubrir en los diversos y muy
variados casos”.557
En otros casos, la histeria se podía despertar por una idea fija que no alcanzaba
el grado de manía pero provocaba trastornos en el comportamiento. Es el caso de una
mujer tratada por el médico Pablo Scremini que no orinaba. Al analizar la historia
clínica, el profesional responsabilizó a la familia porque, debido a problemas renales de
552
de Salterain, art., cit., p. 103.
553
Ídem.
554
Ibídem, pp. 103, 104.
555
De León nació en Canelones en 1858, inició sus estudios de Medicina a fines de la década del setenta
del siglo XIX, pero los interrumpió al ser designado cónsul uruguayo en Nápoles, desde donde regresó
finalmente en 1883 y presentó su tesis de egreso. Comenzó su carrera médica, dedicada a la neurología y
la terapéutica eléctrica. En la Facultad de Medicina se desempeñó, entre 1887 y 1916, como profesor de
Física Biológica. También tuvo actuación como periodista y parlamentario. Murió en Montevideo en
1934. Datos biográficos tomados de Walter Piaggio, “Jacinto de León”, en Gutiérrez Blanco, o. cit., vol.
II, pp. 129-134.
556
Jacinto de León, “Sobre un segundo caso de histerismo traumático (Pithiatismo)”, en Revista Médica
del Uruguay, Montevideo, 1906, vol. IX, p. 39.
557
Ibídem, pp. 39, 40.

151
todos sus integrantes, medían “su orina de las 24 horas, y cada vez que esta descendía
de su volumen normal, se producía la alarma consiguiente”. Por lo que la “enferma
vivía por así decir en un ambiente renal (permítaseme la palabra)”. Lo que “grabó el
síntoma más aparente, el más ostensible, la disminución de la cantidad de orina e hizo
una oliguria histérica”.558 El problema de las ideas fijas, para lo cual los médicos debían
dialogar con los pacientes, era fundamental para determinar la naturaleza de la afección.
Una situación similar a la relatada por Scremini atendió el médico A. J. Aguerre,
quien trató a una mujer de 22 años que no controlaba los movimientos de su brazo
izquierdo. Para saber el porqué de ese tic preguntó “a la enferma si había visto a
alguien con alguna enfermedad análoga” y la joven “respondió que, constantemente
ella y una amiga solían desde el balcón reírse de un pasante que al caminar hacía toda
clase de muecas y contorsiones, habiendo más de una vez ella llegado a temer el tener
algo parecido”.559
En las historias clínicas citadas y en otras que utilizamos es significativo que las
pacientes evaluadas y curadas fueran mujeres. A eso se agrega que se las consideraba
más impresionables ante distintas situaciones, por lo que las “ideas fijas” tenían un
terreno más fértil que en los hombres. Esto asociaba, por ejemplo, a la menstruación con
la histeria. La relación entre locura y menstruación, como señaló Etchepare, no estaba
probada e incluso su asociación carecía de sentido.
Todo se ha dicho: que la menstruación es causa de la locura, que su
supresión también lo es, que su reaparición cura la alienación, que su
desaparición durante el embarazo puede curar algunas formas
mentales; que el flujo menstrual calma la excitación, que la exacerba,
en fin, todas las opiniones más contradictorias han hecho aparición
en este terreno. Hasta se ha llegado a afirmar que el estado menstrual
de una mujer puede tener una influencia bizarra, misteriosa, sobre
otra mujer.

Esto llevaba a que “la mayor parte de los médicos” no pudieran “desprenderse
de las ideas comunes a las gentes, de que la supresión del menstruo es un peligro, un
mal real, y que debe evitarse a todo precio ese mal con precauciones de todo género”.560
A su vez, facilitaba la relación entre la menstruación o su ausencia y algún tipo de
enfermedad y permitía el desarrollo de manifestaciones histéricas.
Una mujer puede sufrir, tener dismenorrea, y naturalmente no está
contenta, pero no por eso hay que definir ese estado con el nombre de
melancolía. Del mismo modo una mujer nerviosa o predispuesta puede
tener cierto grado de excitación que nada tiene de particular, pero de
eso a una manía va [una] distancia.561

Como planteamos, en algunas historias clínicas la distinción entre una


manifestación histérica y una manía era muy sutil, e incluso algunos médicos indicaron
que la primera podía conducir a la segunda. Tal es el caso de Violeta Rocha, de 16 años,
tratada por Francisco Soca en 1903. Sin antecedentes hereditarios evidentes, pero
tampoco claros, la joven, huérfana había sido criada por un padrino, “sujeto alcoholista
(forma agresiva) de quien ha recibido grandes sustos y castigos con arreador”. En sus
558
Pablo Scremini, “Un caso de oliguria histérica”, en Revista Médica del Uruguay, Montevideo, 1899,
año 2, vol. X, pp. 314, 315.
559
A. J. Aguerre, “Un caso de tic del brazo de naturaleza histérica”, en Revista Médica del Uruguay,
Montevideo, 1904, vol. VI, pp. 181, 182. Otro ejemplo Jacinto de León, “Un caso de histero traumatismo:
cura maravillosa”, en Revista Médica del Uruguay, Montevideo, 1905, vol. VIII.
560
Bernardo Etchepare, “La menstruación…”, cit., p. 459.
561
Ibídem, p. 466.

152
ataques la mujer convulsionaba, arrojaba espuma sanguinolenta o “daba grandes gritos
de terror, pues en su delirio veía víboras y arañas que iban contra ella”. Además,
mostraba un comportamiento “irascible” que la llevaba a “castigar sin motivo a los
niños” o “a todo el que se le presentaba por delante”. Para Soca, la mujer había
empezado con una manifestación histérica que derivó en una manía persecutoria con
alucinaciones, para finalizar con una parálisis en la pierna izquierda e “imposibilidad
para hablar”.562
El último caso expresa que no siempre las manifestaciones histéricas eran tan
inofensivas. Algunas formas de comportamiento que lindaban con la manía y los
delirios podían generar severas perturbaciones en el orden público, ya que en un ataque
histérico el paciente no siempre era consciente de su comportamiento.
Un caso relatado por el psiquiatra Camilo Paysée es elocuente en ese sentido, ya
que trataba sobre “una fuga histérica” protagonizada por un adolescente que no
recordaba nada sobre el comportamiento que había tenido horas antes. El protagonista
del caso, de 13 años, estuvo desaparecido de su casa durante cuatro horas hasta que fue
detenido por un policía que lo “castigaba con ahínco, dirigiéndole toda clase de
reproches con gruesas palabras”. Conducido hacia la comisaría, “el niño, me dice la
hermana, ‘hizo como si se despertara, se restregó los ojos’ y después, preguntó ‘con
todo sentido’, cómo estaba ella allí, de dónde venían, dónde lo había encontrado, qué
había hecho, etc.”. El médico procedió al examen y concluyó:
que me hallaba frente a un sujeto en perfecto estado de inconsciencia,
que solo respondía con monosílabos, contestando que ignoraba
cuanto había pasado en la tarde, que no me reconocía absolutamente
(a pesar de que hacía ya varios meses que estaba bajo mi asistencia),
que tampoco reconocía a un cierto viejo amigo de la casa que estaba
allí presente, que no sabía dar ningún dato sobre su persona, ni sobre
nada de lo que lo rodeaba.563

El profesional transcribió el relato de lo que el joven había vivido en su estado


de inconsciencia en un artículo de la Revista Médica. Según su propio relato, el paciente
histérico pero aquejado por una manía persecutoria, se encontraba “en la cocina de su
casa, con varias personas de su familia” cuando “tuvo de repente una alucinación: un
hombre, cuyo traje y ademanes me señala, que esgrimía en su diestra un fornido
garrote, y con toda la actitud de querer darle un palo. Asustado, va a su cuarto, se pone
su blusa y su sombrero, y dispara hacia la calle”. Comenzó a correr sin parar; primero
atropelló a “un vendedor ambulante de vasijas de hojalata”, luego a unos peones que se
encontraban trabajando en “las obras que para las aguas corrientes del Cerro hace una
empresa”, hasta que finalmente se metió “en una pieza donde una buena vieja hacía su
tarea”, “lo que obliga a la vieja a armarse un bastón para defenderse del incómodo
visitante”.564 Paysée concluyó que se encontraba ante un histérico con “fobias de la
muerte” e “ideas de persecución, sin ninguna sistematización”.
Reviste interés asimismo el análisis de las causas hereditarias pero también
sociales que habían provocado la enfermedad en esta persona. El alcoholismo del padre
o el “nerviosismo” de la madre no eran causal suficiente, y el médico se detuvo en un
aspecto curioso del medio social que nos habla antes que del enfermo del profesional.

562
MHN, Papeles del doctor Francisco Soca, Anotaciones y testimonios de carácter científico. Copia de
trabajos sobre temas de Medicina, carpeta n.º 1863: “Sala ‘San José’ n.º 24. Violeta Rocha, 16 años,
oriental, soltera, labradora. Viene de Rivera. Octubre de 1903”. Subrayado en el original.
563
Camilo Paysée, “Una fuga histérica”, en Revista Médica del Uruguay, Montevideo, 1910, vol. XIII, pp.
414, 415.
564
Ibídem, p. 415.

153
“Hay en la familia” decía “un dato” que “nos demuestra el medio ambiente, la
herencia, la educación, el ejemplo vividos por nuestro enfermo en su niñez. Hubo en
estos ascendientes un caso de bigamia”.565 Se refería a que la madre se casó en España,
emigró a América donde nuevmanete contrajo matrimonio pero no disolvió el enlace
europeo.
El medio social era clave en la interpretación sobre diversas manifestaciones
histéricas. En 1910, Santín Carlos Rossi presentó un caso de “histero-traumatismo”
consecuencia, entre otras cosas, del abuso de alcohol y drogas. La paciente, una
bailarina de café concert (cuyo caso veremos más adelante en profundidad) mostraba
episodios amnésicos selectivos. “Por ejemplo, sabe su edad, su profesión, su familia;
pero ignora la provincia en que nació y la ciudad en que se halla, la fecha en que vino,
el teatro en que trabajó”, que Rossi interpretó como manifestaciones histéricas. 566 Si
bien los antecedentes eran confusos, la paciente no parecía tener parientes directos con
alguna manifestación psicopática. Por el contrario, creía Rossi, la ingesta permanente de
alcohol y drogas habían provocado primero la histeria y luego las diferentes manías
persecutorias.

Manía

Podríamos preguntarnos qué era ser un maníaco en el siglo XIX. La manía estaba
comprendida en la paranoia, enfermedad definida en 1818 por Johann Henrioth,
profesor de Medicina en la Universidad de Leipzig. Entre sus síntomas presentaba la
fijación permanente en una idea o en un conjunto de ideas, y de ahí su cercanía con la
histeria. No obstante, era una definición tan extensa que podía abarcar diferentes tipos
de alteración psiquiátrica.
De forma paralela a la obra de Henrioth, el francés Jean Etienne Esquirol, a la
postre de mayor renombre que su colega sajón, propuso la categoría de monomanía,
aplicada para sujetos con ideas fijas pero cuyo relato mantenía cierta lógica interna. El
psiquiatra francés desarrolló la idea de monomanía para referirse a algunas formas
“parciales” de locura que se identificaban con trastornos afectivos, en particular los que
involucraban la paranoia o los delirios persecutorios. El maníaco mostraba algunas
características evidentes: por un lado, la multiplicidad de ideas delirantes; por otro, la
ausencia de alucinaciones y la coherencia en el relato, que podían evolucionar en
función de las circunstancias o del tiempo, lo que llevaba a los médicos a plantear que
tenían cierta relación con el entorno; y, por último, coincidían en que se trataba de una
afección incurable que podía culminar en una demencia terminal. No obstante, había
diferencias en los enfoques de los médicos en todo el mundo, pero también
coincidencias, en la medida en que todas las enfermedades llamadas mentales se
manifestaban a través de distintos tipos de manías.
En los orígenes de la asistencia psiquiátrica en Uruguay, los maníacos eran
considerados seres inofensivos que “pueden ser dejados en completa libertad, sus actos
siendo por lo común más excéntricos que perjudiciales, y su necesidad de actividad
desordenada en una indicación que es preciso respetar en la medida mayor posible”. 567
Pero hacia fines del siglo XIX el maniático pasó a ser el prototipo de enfermo

565
Ibídem, p. 417.
566
Santín C. Rossi, “‘Un caso de histero-traumatismo, desequilibrio mental y toxicomanía’.
Comunicación leída en la Sociedad de Medicina de Montevideo, en sesión de 28 de diciembre de 1910
por el bachiller Santín C. Rossi”, en Revista Médica del Uruguay, Montevideo, 1910, vol. XIII, p. 422.
567
Castro, tomo 1436, cit., fs. 36, 37.

154
psiquiátrico peligroso, ya que, como ocurría, podía protagonizar hechos de violencia e
incluso generar la disyuntiva sobre su paradero: la cárcel o el manicomio.
En 1881, el médico legista Juan Héguy los describió como aquellos enfermos
cuyo comportamiento se caracterizaba por una “impulsión violenta de la que el
individuo tiene conciencia, pero que a pesar de todos sus esfuerzos y del horror que esa
impulsión le inspira, lo arrastra a cometer actos criminales”, como el homicidio, el
suicidio, la “pyromania” [sic] o “la ninfomanía”.568 En el mismo período, Ángel
Canaveris definió los distintos tipos de manía existente: erótica, con excitación, con
delirio, razonada, con estupor, con alucinación, impulsiva, intermitente, circular,
suicida, religiosa, exótica, de delirio asténico, parálisis general progresiva, melancolía
(estuporosa, lipemaníaca, con alucinación, con hipocondría), lo que da cuenta de la
amplia gama de variables maníacas existentes, aunque todas se concentraban bajo un
mismo tipo de enfermedad con distintas manifestaciones.569 Sin embargo, es también
reflejo de que dentro de la categoría de manía podía entrar una amplia gama de formas
de comportamiento y de conducta no siempre asociadas con una psicopatía.
Por ejemplo, el preso Macario Estevan [sic] Sayes, español de treinta y dos años,
responsable de herir en 1895 a cuatro personas y de asesinar de dos puñaladas a un cabo
de policía, mostró, según la pericia realizada por el médico Florentino Felippone, un
comportamiento maniático. Ante el médico se presentó “en continuo estado de
agitación y extravío”, “moviendo continuamente las manos y sin alzar jamás la vista a
la persona que le hablaba”. Asimismo, y en un síntoma general a este tipo de afección
“contestaba erróneamente a muchas preguntas” o brindaba información inexacta, como
por ejemplo aportar varios nombres “porque la tierra le obligaba a ello varias veces
por día”. También “tenía alucinaciones de la vista y del oído, viendo mujeres y hombres
que le dirigían palabras que no se atrevía a repetir por considerarlas obscenas o
demasiado hirientes”, “le pasaban cueros con aceite caliente por la cara” o “le
echaban veneno en la comida, pero que a pesar de eso comía, porque ya había muerto,
resucitando después”. El facultativo concluyó que Sayes era “una víctima del delirio,
perseguido por las creaciones anormales de su imaginación enferma y por cuantos
objetos lo rodean”, que lo tornaban un hombre peligroso que “mata para defenderse de
peligros que para el son reales y huye por la misma causa”. Finalizaba el médico
sosteniendo que el preso mostraba el “delirio sistematizado de los degenerados
hereditarios, bajo la forma de manía de las persecuciones, siendo los crímenes por él
cometidos, a juicio de los infrascriptos, producto y expresión de dicha manía”.570
Nuevamente, vemos la intervención de la discusión sobre las patologías hereditarias que
atravesó a todas las enfermedades tratadas durante el período considerado.
En el tratamiento de los maniáticos también era importante para los médicos
determinar cuál era la idea fija o la combinación de ellas. 571 Para desentrañar la idea fija
los médicos entendieron que era fundamental su actuación, ya que muchas veces los
jueces, a decir de Enrique Castro, podían contribuir a profundizar el cuadro psicótico

568
“Monomanía suicida y homicida. Informe médico-legal, por el Dr. Juan L. Héguy [24 de marzo de
1881]”, en La Gaceta de Medicina y Farmacia, Montevideo, 15 de diciembre de 1881, año I, n.° 3, p. 90.
569
“Memoria presentada al Sr. Inspector…”, en La Gaceta de Medicina y Farmacia, cit., p. 407.
570
AGN-SJ, Juzgado del Crimen de 2º Turno, “Macario Estevan Sayes Orduña, por desacato, heridas y
muerte de Antonio Borges”, 17 de diciembre de 1895, Juzgado del Crimen de 2.º Turno, expediente n.º
183.
571
Hemos estado tentados de buscar una relación entre las “manías religiosas” descriptas a comienzos de
siglo y el enfrentamiento de médicos y políticos secularizadores con la Iglesia Católica. ¿Por qué los
médicos incorporaban a las historias clínicas frases del estilo: “ha sido siempre sana, ahora tiene
fanatismo religioso” o “[la mujer] es católica ferviente al extremo que raya el fanatismo”. Hospital
Vilardebó, Libro de entrada de mujeres 1904-1907, f. 129 y f. 191.

155
con preguntas del estilo: “¿es Ud. muy rico? ¿Tiene Ud. enemigos?”, que acentuaban
“las dos formas de delirios más comunes, de grandeza y de persecución”.572
Además de conocer la idea fija, era imprescindible estudiar los antecedentes
familiares y sociales del paciente. A. P., un maniático “paranoideo” tratado por Camilo
Paysée mostraba “delirio sistematizado de persecución”. El paciente había herido a una
persona que supuestamente lo perseguía. En la historia clínica, el médico dejó
constancia del episodio que generó la manía en la persona. Según manifestaciones de
los hermanos de A., “hubo en realidad un sujeto, que en aquel entonces, tuvo un
pequeño altercado con él; pero fue asunto de simples palabras, banal, sin importancia
de ninguna especie”, pero que había despertado sin embargo la idea delirante que
perturbó “la tranquilidad de sus días”. Entre los maniáticos “un hecho en realidad
simple, juega papel de espina irritativa para su cerebro mórbido, que después de
provocar, mantiene, y más tarde exacerba a su idea delirante, todo bajo el imperio de
su desconfianza y de su susceptibilidad”.573 En este caso, el relacionamiento social había
despertado la manía, que también podía ser hereditaria por la afección de los
ascendentes o, a decir de Etchepare, “comunicada”. El profesional, quien retomaba las
ideas hereditarias de Dupré sobre la “familia neuropática”, planteó en más de uno de
sus trabajos que la psicopatía —cuando se trataba de manías— podía comunicarse entre
las personas. La misma posición sostuvo Santín Carlos Rossi, para quien “el fondo
psicopático del enfermo puede ser el de toda la familia”.574
Los componentes hereditarios se combinaban con el espacio social que
compartían los enfermos que se comunicaban la psicopatía. Un caso, considerado poco
frecuente, de “locura comunicada” y “simultánea” fue expuesto por Etchepare en la
Revista Médica del Uruguay. Era la historia de dos hermanas, Adelaida y Diamantina G.
de 18 y 14 años respectivamente, “que han vivido siempre juntas, sufriendo las mismas
penalidades, teniendo las mismas condiciones de vida”.575 Según el médico, los
progenitores no mostraban ningún tipo de psicopatía, pero las cinco hijas, de las cuales
Etchepare estudiaba a dos, habían padecido distintas enfermedades: una hermana había
muerto de neumonía, otra de crup y la tercera, y al parecer influyente sobre la conducta
de las dos pacientes, se había suicidado.
Esta última hermana se escapó hace cuatro años de la casa del padre,
con el dinero de este. Era de carácter raro, extravagante, sombrío, no
se llevaba bien con su padre, no era nada afectuosa y sin motivo se
escapó robando al padre, no pudiendo averiguarse qué clase de vida
hizo en Buenos Aires, y al poco tiempo se suicidó.576

La muerte de la hermana afectó a Diamantina, quien en los últimos ocho meses


antes de ser llevada al médico se negó a alimentarse y “se puso muy triste”. El padre
señaló que “discutía muy frecuentemente con la hermana pretendiendo ordenarle
siempre, imponiéndole su voluntad en todo”. Al mismo tiempo, “abandonó su tarea, se
hizo descuidada, habiendo sido siempre activa y hacía mal la comida”. También “hacía
gala de su falta de religión” y mostraba una permanente “agitación motriz, iba sin

572
Castro, tomo 1436, cit., f. 160.
573
Camilo Paysée, “Un informe médico legal”, en Revista Médica del Uruguay, Montevideo, 1913, vol.
XV, pp. 35, 36 [el informe data de enero de 1909].
574
Rossi, El alienado…, p. 16.
575
Bernardo Etchepare, “Locura comunicada entre dos hermanas”, en Revista Médica del Uruguay,
Montevideo, 1904, vol. VII, p. 408. Varios psiquiatras franceses planteaban desde fines del siglo XIX esta
idea de la familia neuropática. Véase, por ejemplo, A. Mathieu, Neurasthénie, París, Rueff et Cia,,
éditeurs, 1894.
576
Etchepare, “Locura comunicada…”, cit., p. 408.

156
cesar de un lado para otro en la casa, sin detenerse un momento, sin querer explicar su
conducta, hasta que por fin manifestó a su padre que se iba a pegar un tiro con un
revólver”.577 Adelaida, la hermana mayor, también mostraba una conducta similar, lo
que provocó que el padre solicitara el ingreso de las hijas al manicomio.
La internación permitió a Etchepare observar un caso de locura comunicada, con
una clara ascendencia de Diamantina sobre Adelaida. Sin embargo, la hermana mayor
también demostraba manifestaciones psicopáticas que se plasmaban, por ejemplo, en
“ideas de hipocondría que la otra no tenía, es decir que introduce un elemento nuevo y
propio en su estado mental común”.578 El médico tratante resolvió, no sin resistencia, la
separación de las dos hermanas para “comenzar el tratamiento eficaz, contra lo que
opinan algunos autores que no aconsejan el aislamiento para que el delirio se disuelva
entre varios enfermos”. La situación de ambas hermanas ponía en cuestión el tema de la
herencia y llevó al médico a cuestionar, siguiendo al psiquiatra francés Charles Feré, si
la locura podía mostrarse en la familia “fuera de toda herencia”.579
En 1909, publicó un artículo sobre un caso de “locura familiar” “comunicado
entre siete personas”. La historia clínica se inició con el ingreso al manicomio, el 15 de
abril de 1908, de Manuela E., “uruguaya, soltera, de profesión labores, y de 25 años de
edad, con el cuadro clínico de un estado melancólico”. Una vez internada, el
profesional recibió “la visita de dos hermanas” “Francisca y María, de 31 y 38 años
respectivamente, que me contaron una bien extraña historia que tiene atingencia con la
de la enferma citada”. Según el médico, el relato de una de las hermanas se concentró
en la situación de la interna, quien “había caído enferma a raíz del fallecimiento
reciente de un hermanito y por obra de agentes misteriosos” —“causas poco
naturales”—. Eso se combinaba con el rechazo de la mujer hacia los médicos, con
sospechas de “procederes suspectos y acaso criminosos de médicos, farmacéuticos,
vecinos y de la sociedad filantrópica ‘Cristobal Colón’”. Etchepare interpretó la actitud
como una manía persecutoria y planteó la posibilidad de la internación para esta
hermana. Al día siguiente de la primera entrevista citó nuevamente a la mujer para
continuar con el interrogatorio “y es esa historia la que consigno como un ejemplo poco
común de locura familiar”.580
Según el relato de la mujer, la historia de los padecimientos familiares se había
iniciado con la muerte del padre “consecuencia de una puñalada que le fue inferida en
el vientre por un socio suyo”, aunque, de acuerdo con Etchepare, el crimen nunca fue
aclarado y, por ende, el asesino no fue identificado. “Nos dijo, su padre era un hombre
de gran bondad, muy amigo de la justicia, que se interesaba por los débiles y los
desgraciados, a los que defendía generosamente aún cuando no tuviera interés
personal en ello”. Por eso “frecuentemente denunciaba a alguna persona o se
presentaba en queja defendiendo a un amigo o a un vecino. Tenía varios pleitos, en
todos los cuales siempre tenía razón, y aunque lograba demostrarla no siempre obtenía
justicia”.581 Finalmente, “se organizó, y no en su favor, una persecución encarnizada
que terminó con la vida del altruista personaje y de la cual fue instrumento su socio”,
quien convenció al médico que lo atendió luego de ser apuñalado para que precipitara
“el triste desenlace de ese drama”. La muerte del progenitor inició una serie de

577
Ibídem, p. 409.
578
Ibídem, p. 414.
579
Ibídem, p. 415.
580
Bernardo Etchepare, “Locura familiar; delirio de interpretación “antilógico” comunicado entre siete
personas”, en Revista Médica del Uruguay, Montevideo, 1909, vol. XII, pp. 105, 106. El mismo artículo
fue publicado en los Annales Médico-Psychologiques, Paris, enero de 1910, vol. XI, pp. 5-17.
581
Ibídem, p. 106.

157
persecuciones, inespecíficas o no atribuidas a personas o colectivos, que llevaron a que
la familia se mudara de forma permanente.
El primer familiar en ser recluido en el manicomio fue un hermano de 16 años,
que “era muy retraído, pero un día, con gran sorpresa de todos, salió, pasando todo el
día con el hijo de su vecino el procurador”. Desde entonces “cambió de carácter, odió a
los vecinos diciendo que lo perseguían y se indispuso con todos, propios y extraños”.582
Al mismo tiempo, la madre, “que en vida del marido se resistía a creer en tanta maldad
ha venido después, poco a poco, en presencia de tanta insistencia y razonamientos de
sus hijas, a participar en un todo de las creencias filiales”.583
Para demostrar que la locura era comunicada, el médico separó a la hermana
internada de la familia, quien “después de una separación de más de un mes, ha
flaqueado mucho en su convicción” sobre las persecuciones. Sin embargo, no sabemos
si a modo de prueba, “vuelta a la familia por un tiempo sobradamente largo para
recaer en sus antiguas preocupaciones, ha desfallecido y vuelto a ingresar al
manicomio”.584 Etchepare concluyó que las tres hijas, el hijo varón y la madre padecían
un “delirio interpretativo de persecución” que se había extendido además “a un tío y a
un primo”. Según el médico, los casos de “locura familiar” podían ser frecuentes con
una intervención decisiva de los caracteres degenerativos hereditarios y la fijación de
ideas. Esto quedaba constatado al corroborar que “el padre era seguramente un
paranoico con delirio y con ribetes de perseguido-perseguidor”, que transmitió esas
ideas “de una persecución universal” a sus descendientes, quienes a su vez
convencieron a la madre.585 A la herencia se agregaban la convivencia y la influencia del
medio social entre los siete enfermos:
Si se quiere observar que estas personas, siendo de la misma familia
han venido viviendo, como es natural, la misma vida, sufriendo las
mismas influencias, las mismas vicisitudes, etc., se estará de acuerdo
en que han existido evidentemente las condiciones requeridas para la
producción de la locura comunicada, estudiada por Laségue y Falret
en su memoria célebre. 586

Etchepare concluyó que en la familia


de la que los hijos son ciertamente hereditarios, vale decir
predispuestos, viviendo en un ambiente creado y sostenido por el jefe
de ella, en cierto modo símil del héroe de Cervantes, ambiente de
inquietud, de zozobra, de hostilidad supuesta por parte de vecinos y
relaciones, ha sentido turbarse su bienestar, e interpretándolo todo al
través de un criterio malo, han visto brotar y constituirse el estado
actual, continuación y consecuencia de la locura paterna.587

Por lo tanto, en este proceso, como en otros casos, había una “asociación de la
herencia y de la educación”, “por acción directa, por influencia inmediata” que hacían
del ambiente un factor más determinante que la herencia.588
Otra forma maniática era el puerilismo mental, enfermedad estudiada por
Etchepare entre los pacientes del Manicomio Nacional y que lindaba con la demencia.
Aunque no constituía exactamente una demencia, se trataba de “un estado delirante
582
Ibídem, pp. 106, 107.
583
Ibídem, p. 110.
584
Ídem.
585
Ibídem, p. 111.
586
Ibídem, p. 111.
587
Ídem.
588
Ídem.

158
particular” por el cual la enferma que analizó sufría una regresión a la infancia. Una
sintomatología similar había sido estudiada por el psiquiatra francés Dupré, quien
“relacionó el origen y desarrollo de ese estado raro a una idea fija onírica y post
onírica, y propuso para esta regresión de la mentalidad hacia las primeras etapas, el
nombre de puerilismo”.589 De todos modos, el puerilismo como tal podía ser un
fenómeno histérico, una modalidad clínica de los estados demenciales o una
consecuencia de la intoxicación por infección o por el consumo de alcohol.
El caso estudiado por Etchepare fue el de “una viejita con una senilidad ya
avanzada, representando más de los 63 años que deducimos que tiene en este momento,
sin que estemos nada seguros de su edad”, completamente “desdentada, con los bordes
alveolares de sus maxilares en regresión ya terminada”, con “un arco senil completo,
con su piel arrugada en toda la cara, su cabello enteramente blanco y un árbol
vascular completamente esclerosado”. Las manifestaciones de puerilismo databan desde
hacía seis años, cuando “comenzaron los síntomas” que “dominan actualmente y de una
manera casi completa el cuadro sintomático de su enfermedad”. Según el médico, en
este caso se combinaban la demencia producida por la senilidad de la mujer con la
“excitación maníaca”. Se trataba de una paciente crónica. Sin embargo, el profesional
no era capaz de establecer por qué se producían esas alucinaciones o regresiones
infantiles, de modo que se dedicó simplemente a describir su comportamiento:
Produce un efecto raro ver en medio de sus compañeras a una
pequeña persona de aspecto a primera vista respetable a causa de su
ancianidad, con la cabeza llena de cintitas unas veces, otras con el
pelo dispuesto en copete recogido con una cinta, del mismo modo que
los niños, con una o dos muñecas de fabricación personal (de las que
presentó algunos spécimenes [sic]) en los brazos, meciendo esas
muñecas al arrullo de un canto ininteligible —o bien bailando y
saltando, o corriendo el patio de extremo a extremo, emitiendo gritos
y chillidos que recuerdan los gritos de los niños.590

Este tipo de casos era un desafío para los médicos, ya que el paciente no
mostraba voluntad alguna de colaborar o de aportar su testimonio, a lo que se agregaba
que la patología se lo impedía, de modo que cualquier comentario del enfermo siempre
estaba mediatizado por las consideraciones (y por ende por los valores) del profesional.
A su vez, estamos ante testimonios que se obtenían sin que el enfermo hablara de forma
voluntaria. Etchepare concluyó que la paciente padecía una forma de “puerilismo bien
ligado a la histeria”, que provocaba
disturbios de la memoria y de la personalidad relacionados con el
fenómeno de la ecmnesia, es decir, de esa forma de amnesia parcial,
en la cual el recuerdo de los sucesos anteriores a un cierto período de
la vida es íntegramente conservado, mientras que el recuerdo de los
sucesos posteriores a este período esta totalmente abolido.591

Otra variante, que no se podía comprobar hasta no realizar una autopsia, era la
posible presencia de un tumor cerebral capaz de provocar un “déficit intelectual” que
“puede traducirse por una obliteración más o menos extendida de los recuerdos”.592
Otro ejemplo de combinación entre el histerismo y la manía delirante fue
estudiado por Etchepare. En el caso de F. O. se combinaba la “herencia atávica y
589
Bernardo Etchepare, “Puerilismo mental”, en Revista Médica del Uruguay, Montevideo, 1906, vol. IX,
p. 63.
590
Ibídem, p. 67.
591
Ibídem, p. 71.
592
Ibídem, p. 72.

159
colateral”, ya que “su bisabuelo y varios tíos han sido alienados”, con las
“modificaciones de la voluntad, del carácter y de la afectividad, modificaciones que son
conocidas como las descriptas en el carácter histérico con algún raro paroxismo
convulsivo” y el “traumatismo moral reciente por cuestión de amores”, causal de “su
psicosis actual”. El estado maníaco incluía “abundancia de alucinaciones visuales” y
“agitación”, probablemente consecuencia “más bien de la herencia que de la histeria”.
Asimismo, la enferma presentaba una manifestación histérica, el ya señalado síndrome
de Ganser que hacían del caso un ejemplar singular. “Esta singularidad no fue otra que
una serie de respuestas tan extrañas y ajenas a las preguntas que se le hacían, que
llamaron justamente la atención”. El médico señaló algunas de esas respuestas, que se
pueden apreciar en el diálogo que se transcribe a continuación:
P. ¿Cuántos años tiene?
R. Los mandamientos de la ley de Dios son diez.
P. ¿Soltera o casada?
R. Tengo siete hijos. (No tiene hijos).593

Etchepare, quien señaló la actitud de la paciente como una burla hacia el médico,
intentó al mismo tiempo desentrañar el significado de las respuestas de la enferma:
interrogada sobre su nivel de alfabetización contestó: “¡Pobre tío Sandalio, le sacaron
los ojos!”, respuesta que, según el médico, traducía una idea sobre la pérdida de la
visión, capacidad ineludible para la lectura. A su vez, en la respuesta sobre su estado
civil detallando la cantidad de hijos que decía tener pese a no tener ninguno, el médico
vislumbraba un “concepto que dentro de la moralidad corriente supone el estado
matrimonial”.594 Por más que las respuestas fueran absurdas, Etchepare encontraba entre
la interrogante planteada y la devolución de la paciente cierta asociación de ideas dentro
de su manifestación psicopática. Esto lo llevó a preguntarse si estaba ante “un fenómeno
puramente histérico” o si era parte de otra afección similar a la histeria.
La duda del profesional, máxima autoridad psiquiátrica del Uruguay de la época,
no es menor y resulta interesante para plantear las dificultades para definir la
enfermedad en los círculos médicos, pero también los límites difusos entre una
psicopatía y otra. En algunos casos, el “terreno histérico” era evidente, pero en otros no
era seguro dónde empezaba la manía y qué la distinguía, por ejemplo, de un estigma
transitorio. Sobre ese terreno discutieron los primeros médicos uruguayos y, más
complejo aún, buscaron encontrar un tratamiento idóneo que, a lo largo del proceso
considerado, pasó de acciones brutales a un refinamiento de los métodos curativos.
En otros casos los estados maniáticos no se caracterizaban por la locuacidad del
enfermo, sino por la catatonia o la melancolía. Este síndrome se caracterizaba por la
rigidez muscular, aunque algunas veces podía estar acompañado por una gran
excitación. La interrogante era la misma: ¿cómo distinguir una manía con parálisis de
una parálisis sin manía? El límite seguía siendo extremadamente difuso. En su forma
más simple se encontraba la llamada “depresión melancólica”, en la cual “el enfermo
conserva aparentemente toda su lucidez” pero se encontraba invadido por “un estado
emocional doloroso, un desaliento indomable y que no se explica”.595 En esos cuadros
de depresión había distintos grados, desde los enfermos que se negaban a levantarse de
la cama, hasta aquellos que mostraban niveles de excitación considerable.
Etchepare trabajó con los dos tipos de casos clínicos, es decir con catatónicos
sedados o inmóviles y también con cuadros de excitación. 596 En el primer caso clínico
estudió a un enfermo con un “estado de sueño aparente durante ocho meses”, luego del
593
Etchepare, “Histeria y síntoma…”, cit., p. 394.
594
Ibídem, pp. 395, 396.
595
Rossi, El alienado…, p. 23.

160
cual el enfermo murió por una serie de “ictus epileptiformes”. El paciente, “A. Fr.,
uruguayo, de 18 años de edad, soltero, labrador” del departamento de Cerro Largo,
había ingresado al manicomio el 16 de marzo de 1903 y no presentaba entre sus
antecedentes familiares personas con psicopatologías, aunque “sus padres y hermanos
son nerviosos, gente sentimental y emotiva”, a lo que se agregaba que el padre era “algo
alcoholista”. En cuanto a la conducta del enfermo, el médico confirmó que se trataba de
un “onanista” “de carácter reservado, pero afectuoso” y “muy trabajador”.597 Su estado
se inició por “un trauma moral (su novia lo dejó)” “después del cual se entristeció, se
encerró, perdiendo toda actividad”. Es decir, el enfermo inició un período de
“depresión” que inicialmente “duró alrededor de quince días” que culminó con un
estado delirante con “ideas de grandeza”, ya que el enfermo “decía ser el general
[Aparicio] Saravia y que mataría a sus contrarios políticos”. Luego de ese “período de
agitación grande” y tras el “enchalecamiento”, fue conducido a Montevideo. Al llegar a
la capital mostró una “tendencia visible a la catatonia”, ya que durante el proceso de
clinoterapia “adoptó de una manera casi ininterrumpida, durante ocho meses, la
actitud de sueño aparente” hasta “el día de su fallecimiento”.598 Durante los ocho meses
que permaneció en cama se negó a colaborar con los médicos y el personal. “Al sacarlo
de la cama se deja caer con todo su peso”. Asimismo, resultó “inútil toda tentativa
para obtener que permanezca sentado o parado. Dejado sobre una alfombra en el
suelo, al acabar de recostarlo echa los codos hacia atrás para no golpearse y después
queda inerte”. Sin embargo, y pese al estado, el médico tratante consideró que el
enfermo no era del todo inconsciente sobre su actitud o movimientos, ya que cada vez
que era depositado en el suelo se arrastraba hacia la cama para volver a acostarse y
adquirir “eterna actitud de sueño”.599
Un caso completamente diferente era el de “H. F., uruguayo, de 23 años, soltero,
pintor”, quien mostró una excitación maníaca permanente, que se traducía a sus
movimientos y también a los cuadros que pintaba y que fueron interpretados por
Etchepare como manifestaciones de la psicopatía. “Por esa época, en algunos cuadros
que pudo hacer, se notó y así se lo observaron todos, que las cabezas eran de
proporciones demasiado grandes, y excusaba su proceder, aduciendo que así había que
hacer las cosas, que lo raquítico no sirve para nada”.600 Asimismo, el paciente se negó
a ser atendido y a alimentarse, por lo que el primer médico tratante, Julio Nin y Silva, le
proporcionó inyecciones de cacodilato de sodio, que buscaban combatir la anemia. La
resistencia de este paciente era total y para Etchepare la manifestación de la psicopatía:
“al pasar la visita el médico suele ponerse intensamente pálido, enviándole una mirada
en que se adivina odio reconcentrado”.601 El rechazo al médico también se expresaba en
los dibujos realizados por el paciente. En su bitácora de trabajo Etchepare se sintió
identificado con el personaje realizado en uno de los bosquejos e interpretó la imagen
como “la suprema venganza que imagina para el médico que lo asiste”. Sin embargo,
psicopatologizó lo que el interno retrató.
El enfermo ha sido, a no dudarlo, bastante buen pintor. Pero la
producción que exhibimos, que denota fecunda imaginación corsa y
un gusto bien singular, como se ve, demuestra que —no obstante esa
imaginación, por la calidad del dibujo, por las proporciones mal

596
Bernardo Etchepare, “Demencias catatónica y paranoidea”, en Revista Médica del Uruguay,
Montevideo, 1909, año XII, n.° 9.
597
Ibídem, p. 219.
598
Ibídem, p. 220.
599
Ibídem, 222, 223.
600
Ibídem, p. 226.
601
Ibídem, p. 228.

161
calculadas y otros detalles fáciles de juzgar— ha periclitado en su
apreciación justa de las cosas en sus dimensiones y aspecto, lo que
confirma lo que ya se ha dicho, que en casos de remisión, esta
sobreviene con tal déficit que el ingenio se vuelve un simple artesano
y el estudiante de nota un vulgar copista.602

Fuente: Bernardo Etchepare, “Demencias catatónica y paranoidea”, en Revista Médica del


Uruguay, Montevideo, 1909, año XII, n.° 9.

¿Podríamos interpretar la imagen como una subversión del tratamiento destinado


a los pacientes? ¿Las ataduras pueden ser desentrañadas como las mismas que ligaban al
enfermo a una cama? La sonda gástrica, o algo similar, ¿no se puede interpretar como
un acto de resistencia ante la obligación impuesta al enfermo para que comiera? ¿Los
“hilos conductores de la electricidad” no eran utilizados por los médicos en el
tratamiento electroterápico? El caso clínico descripto nos ayuda a cuestionar qué
entendían los pacientes de las instituciones manicomiales sobre el tratamiento. Es decir,
que no hayan sido capaces de entender los sucesos que estaban viviendo ni de mostrar la
habilidad necesaria para reaccionar individual o grupalmente frente a las instituciones
que avanzaban sobre ellos no significa que fueran incapaces de desarrollar algunas
estrategias de resistencia. Tal vez el hombre del dibujo no sea Etchepare, ¿pero si lo
fuera? ¿Si la intención del paciente era manifestar su disconformidad con la situación en
que se encontraba?603
Etchepare examinó los escritos del enfermo, a los que consideró
“verdaderamente curiosos”, ya que combinaban la escritura telegráfica con cierta
“tendencia al verso”. Era de destacar la “ausencia de los puntos sobre las íes y las
jotas, además de los trazos transversales de las tes”. Era destacable la incoherencia de
los párrafos que revelaban “su delirio de persecución”. También en los escritos se
602
Ibídem, p. 230.
603
No resulta sencillo el estudio de la resistencia planteada por los pacientes. A lo largo de la
investigación seguimos las consideraciones del historiador estadounidense Jonathan Ablard cuando
sostiene que “los pacientes, y también a veces sus familias, frecuentemente rechazaban o cuestionaban la
autoridad médica psiquiátrica.” Los pacientes “no aceptaron pasivamente los diagnósticos psiquiátricos
y las reclusiones. La resistencia adquirió varias formas: negativas a contestar preguntas o de participar
en las ‘terapias de trabajo’ ordenadas en el hospital, huída, cartas de solicitud, respuestas estratégicas a
cuestionarios médicos e incluso actos de violencia”. Ablard, art., cit., pp. 212, 213.

162
manifestaba su resistencia hacia el médico, ya que “como me juzga malo y perverso no
me llama sino cirujano, a causa del dolor que puede producir el bisturí,
interpretándose al mismo tiempo en la forma siguiente, que muestra su falta de criterio:
sordos al loco sano que intelectual cultura difiere”.604 Más allá del estudio particular,
son pocos aquellos casos en los que el médico permitió que el paciente tomara la
palabra, elemento interesante para comprender a los profesionales, sino también para
saber cómo vivía un enfermo su situación. Cualquier cuestionamiento al saber médico
fue descifrado como parte de la patología, como en el caso de R. C., mujer de 27 años
enviada desde Florida e internada el 20 de setiembre de 1906 con una psicosis maníaco-
depresiva. Al entrevistarse con el profesional que la recibió en el manicomio, la mujer
afirmó que “ha estado loca” pero que por su propia voluntad “[¡] se mejoró!”, actitud
que el médico interpretó como parte del delirio, ya que correspondía a su autoridad
determinar el estado de la paciente. 605
El caso del pintor que supuestamente retrató a Etchepare y al que el médico
consideró “peligroso” nos sirve para plantear una división existente entre los maniáticos
inofensivos y los considerados peligrosos. A decir de Saenz y Criado, en las
monomanías inofensivas “el individuo no atenta contra la propiedad ni contra sus
semejantes; no es agresivo, en una palabra”, sino que su rasgo distintivo sería la
excentricidad. Por el contrario, “las monomanías peligrosas suponen que el sujeto
puede cometer actos penados por los Códigos civil o criminal”.606
Por eso era fundamental, para el caso de los maníacos y para otro tipo de
enfermedad, conocer al paciente, su historia y sus antecedentes. El consultorio fue el
recinto en el cual los médicos descubrieron las historias de los internos, un espacio
donde se iniciaban el tratamiento y las consideraciones del profesional, aumentaba la
ascendencia sobre el enfermo y su familia, y cualquier acto de resistencia era
interpretado como parte de la psicopatía. No obstante, ayuda a cuestionar la visión de
los hospitales como agentes de control social acabados. Esto no implica negar la
capacidad coercitiva que podían ejercer tales instituciones pero ayuda a plantear la
existencia de conflictos y disputas, las debilidades estatales y permite analizar la
formación de un campo médico psiquiátrico como parte de un proceso en el cual sus
integrantes fueron definiendo a sus objetos de estudio y lo que se debía o no hacer con
ellos. Las ideas médicas tampoco funcionaron como un esquema perfecto, sino que, por
el contrario, se moldearon conforme pasó el tiempo. Las propuestas terapéuticas de las
604
Ibídem, pp. 230, 231. Pintores, escritores, y artistas en general formaban parte de una asociación de
época muy estrecha que vinculaba la genialidad y la locura. Lombroso había dedicado su obra El hombre
de genio a establecer una relación entre arte y locura (Porter, o. cit., pp. 171-174). En 1905 el abogado
Washington Beltrán publicó un trabajo titulado “El genio”, que estableció el vínculo lombrosiano entre el
destaque intelectual exacerbado y algún tipo de trastorno psiquiátrico. Washington Beltrán, “El genio”, en
Evolución, Montevideo, 10 de noviembre de 1905, año I, n.° 2, pp. 119-124. Véase también la relación
entre genialidad e inadaptación social que estableció Santín Carlos Rossi (a partir de los casos de Pascal,
Rousseau, Nietzche y Tolstoi). Santín Carlos Rossi, “‘Definición médico legal del alienado’ por el doctor
Santín Carlos Rossi. Director de la Colonia de Alienados. Comunicación a la Sociedad de Medicina de
Montevideo-Sesión del 4 de junio de 1915”, en Revista Médica del Uruguay, Montevideo, 1915, vol.
XVIII, p. 421. También: Mateo Legnani, Ensayos de higiene social, Montevideo, Dornaleche, 1915, p. 9.
Un ejemplo literario de época en Carlos Reyles, “El extraño” (1897), en Carlos Reyles, Academias y
otros ensayos, Montevideo, Claudio García y Cía. Editores, s/d. En las revistas de Psiquiatría francesa que
utilizamos, encontramos dos artículos dedicados a grandes “genios” de la literatura universal, cuyas vidas
se habían caracterizado por la promiscuidad sexual, el consumo de alcohol o drogas. Lucien Lagriffe,
“Guy de Mauppassant. Étude de Psychologie Pathologique”, en Annales Medico-Psychologiques, París,
vol. IX, 1909, pp. 5-13; Roger Dupouy, “Psychologie morbide. Charles Baudelaire. Toxicomane et
opiomane”, en Annales Medico-Psychologiques, París, vol. XI, mayo de 1910, pp. 353-364.
605
Hospital Vilardebó, Libro de entrada de mujeres 1904-1907, f. 386.
606
Saenz y Criado, o. cit., p. 160.

163
que nos ocuparemos en el próximo capítulo son elocuentes para estudiar dicha
evolución.

Conclusiones

En este capítulo nos detuvimos a analizar las características que los médicos del
período atribuyeron a las principales enfermedades que conformaron la noxología de los
trastornos mentales. Esa conceptualización no escapó a los cánones internacionales, es
decir a las definiciones que, en simultáneo, también estaban realizando médicos de otras
partes del mundo (en especial europeos), cuyos trabajos llegaron gracias a la
participación de los facultativos locales en distintas redes científicas. Sin embargo no
deberíamos ver el arribo de algunas ideas como una traslación mecánica al terreno local,
sino que por el contrario los médicos que actuaron en Uruguay –en especial a partir de
la década de 1890- buscaron insertar esas ideas con estudios de caso a partir del análisis
de la situación de los pacientes internados en el Manicomio Nacional. Bernardo
Etchepare sobresale como una de las figuras más importantes de la noxografía local, con
estudios clínicos y el intento por desarrollar algunos conceptos novedosos o lograr
definiciones recientes en el terreno de la Psiquiatría internacional.
Al seguir las principales discusiones también es posible apreciar la evolución
desde ideas generales acerca de la locura a una posición que dividió y conceptualizó
distintos estados psicopatológicos que, a su vez, se vinculaban con formas de cuidado,
asistencia y tratamiento diferentes. Nos interesaba sobre todo analizar qué significaba
para los médicos del período cada una de esas psicopatologías y poner de manifiesto
que las fronteras entre los estados de alteración mental no siempre resultaron evidentes.
Es decir ¿qué diferenciaba a un paralítico de un histérico? ¿Cómo podían alcanzar los
médicos una distinción? Para ello fue necesario que desarrollaran herramientas que iban
desde la división de los enfermos en pabellones o secciones a enfoques del tratamiento o
peritajes llevados adelante por más de un facultativo.
Al mismo tiempo, sobre todo al referirnos a la manía, fue posible apreciar cómo
se modificó la idea sobre peligrosidad de algunos estados psiquiátricos. Este punto es
interesante ya que los médicos comenzaron a dividir a los enfermos entre violentos y
quienes no lo eran, quienes podían estar eximidos de cumplir penas por algún delito
(como veremos en el séptimo capítulo), y aquellos que era imprescindible contener y
aislar. De esta forma los enfermos psiquiátricos comenzaron a ser considerados sujetos
peligrosos y su control se tornó imprescindible. Esto permitió que la Psiquiatría se
presentara no solo como una rama de la Medicina, sino como una empresa de
protección social. La internación o el seguimiento de los enfermos no era solo un
problema asistencial, sino también de protección social. Contener, aislar y asistir fueron
tres de los pilares que sustentaron el poder psiquiátrico. En esos tres aspectos nos
detendremos en el capítulo siguiente.

164
Capítulo 5
El tratamiento

Introducción

Además de establecer un esquema clasificatorio para cada patología, los médicos


se propusieron una terapéutica y una profiláctica adecuada a cada una de ellas. Esto
abrió la posibilidad para comenzar a pensar cuál era la mejor forma de atender y de
tratar a los pacientes con enfermedades psiquiátricas, para lo cual primero debieron
montar diversos dispositivos o propuestas de cura o de contención en los casos crónicos
y que al mismo tiempo permitieran erradicar la violencia directa sobre el cuerpo del
paciente. Sin embargo, como ocurría en todo el mundo, los médicos locales aplicaron
diversas experiencias posibles para tratar con enfermedades que no siempre conocían a
cabalidad. En este capítulo nos detendremos sobre todo en la terapéutica, ya que las
medidas profilácticas serán tratadas en el próximo, cuando trabajemos con las “causas
morales” de la locura.
Que los médicos del período se preocuparan por el tratamiento permite pensar
que, contrariamente a lo que sostenían algunos autores como Morel, entre los
facultativos uruguayos existía cierto convencimiento acerca de la posibilidad de obtener
algún tipo de cura para la enfermedad psiquiátrica o al menos alcanzar tratamientos que
se convirtieran en un paliativo. En este punto podemos observar una evolución en las
ideas pero también un avance en las posiciones de los profesionales que de a poco
comenzaron a combatir los métodos imperantes y a reemplazarlos por los suyos. En el
capítulo analizaremos las propuestas terapéuticas del período, sin deconocer que tuvo
lugar una evolución que pasó de diversos intentos por contener a los pacientes a
posiciones a través de las cuales se entendió que mediante el trabajo, el ejercicio
intelectual y físico, los internos eran capaces de modificar su situación psicopatológica.
Al mismo tiempo analizaremos los primeros pasos de la psicoterapia en el país, así
como los intentos por, a fines del período considerado, poner un límite al encierro
manicomial y buscar otro tipo de alternativas como las colonias llamadas de open door.

El poder del dispensario

Las visitas a los pacientes, las observaciones clínicas realizadas, las conclusiones
a las que se arribó, así como su divulgación en las distintas (y sucesivas) revistas
científicas, se convirtieron en la forma en la que los noveles psiquiatras continuaban con
su formación profesional. Sin embargo, nada se acercó al poder que los médicos en
general y los psiquiatras en particular obtuvieron en el dispensario, en sus consultorios o
en las visitas particulares realizadas a distintos pacientes, donde recogieron información
sobre las historias clínicas, convencieron al enfermo de la necesidad de un tratamiento
(o al menos intentaron hacerlo) y buscaron desarrollar sus investigaciones científicas. Es
por esto que no estamos completamente de acuerdo con los planteos de Foucault acerca
de la persuasión al paciente como la última instancia para que el médico tuviera el poder
absoluto sobre los enfermos.
En el caso uruguayo, los médicos, que sin duda buscaron un control sobre la
conducta de los internos, también aspiraron a alcanzar el desarrollo científico y estaban
convencidos de que eran capaces de lograr mediante el tratamiento una cura para

165
aquellos pacientes que no mostraban cronicidad.607 Por ende, esa capacidad de control
sobre internos (y de convencimiento de las dirigencias políticas y de la población en
general) es correcta pero incompleta, ya que no debemos olvidar del influjo que a partir
de la segunda mitad del siglo XIX tuvo la idea de ciencia y el progreso y el avance que
esta generaba en la humanidad. La necesidad de avanzar en el conocimiento para curar a
los pacientes fue lo que permitió a los psiquiatras gozar de estatus científico e incluso
incorporarse a las decisiones en política social y sanitaria que el país fue adoptando.
En 1862, decía el médico francés Brunel que dentro del asilo el psiquiatra debía
moverse con “suavidad” y “justicia”, “medios que abren al médico el camino para el
tratamiento moral”. Era fundamental para la tarea clínica ganar la “confianza” del
enfermo, para “después, con sus conocimientos psicológicos, combatir con mejores
ventajas, las pasiones desordenadas, la exaltación, el vicio, oponiéndoles ideas de
orden, inclinaciones moderadas y mejores pensamientos”. Para obtener esa confianza el
médico debía valerse “algunas veces de engaños con sus enfermos” “alabándoles en su
delirio” para “poder llegar oportunamente por medios calculados con habilidad, a un
sistema de oposición que haga volver al demente de sus errores”.608 Es significativo de
la definición que el llamado demente estuviera atacado por “sus errores”. Era, en ese
sentido, una forma de vincular la enfermedad no solo con las causas orgánicas sino con
aspectos relacionados con el estilo de vida y con la moralidad. ¿Desliz? ¿Lapsus de
Brunel? Nueva constatación de la relación que estableció la protopsiquiatría de la época
entre lo moral y lo físico. El programa de trabajo del médico se asemejaba al propuesto
por “una casa de educación”, “porque los dementes pueden considerarse como niños
grandes que necesitan una nueva educación para enseñarles y acostumbrarlos a
raciocinar”.609 Esta visión optimista que relacionaba la educación o la reeducación con
la curación colocó a los médicos en una posición de superioridad, ya que, al ser
educados de nuevo, los pacientes podían pensar correctamente.
El punto central de la propuesta terapéutica de Brunel se basaba en la
observación, que acompañaba el desarrollo de la Psiquiatría desde sus orígenes y por
supuesto desde los primeros pasos de la disciplina en Uruguay. En el mismo año de
1862, el profesional francés sostuvo que el asilo ideal debería tener “en la pared o en el
techo de las celdas aberturas que formen observatorios secretos, con el fin de poder
examinar y estudiar al enfermo a toda hora sin que él lo sepa”.610 Las entrevistas
realizadas a los pacientes sirven para percibir los criterios sociales de los propios
médicos, sus consideraciones en relación con el orden social. La construcción de una
biografía del enfermo instruyó a los médicos en el desarrollo de técnicas de
interrogatorio, fundamentales en una clínica psiquiátrica incapaz de contar con mayores
recursos que la observación y el cuestionario. ¿Cómo trabajaban los médicos al
momento de realizar un examen médico legal? Veamos el caso, ya usado, de Juana
Santos, que sirve no solo por su utilidad para aproximarnos a la pericia, sino también
porque se cruza con algunas de las consideraciones de clase y género antes señaladas.
Los tres diplomados que hicieron la pericia asistieron al manicomio
acompañados de dos estudiantes de Medicina, junto a quienes realizaron un examen que

607
Foucault, El poder psiquiátrico, o. cit., p. 54 y p. 156. Mismo cuestionamiento podríamos hacer al
ensayista uruguayo Carlos Real de Azúa, quien al analizar el período batllista, en una laberíntica síntesis,
endilgó a sus reformadores sociales un “humanitarismo filantrópico, de tinte dieciochesco pero también
penetrado de emotivismo romántico y de altruismo laico. Igualmente, sobre todo, de cierta piedad difusa,
casi cósmica de sello tolstoniano”. Carlos Real de Azúa, El impulso y su freno. Tres décadas de batllismo,
Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental, 1964, pp. 30, 31.
608
Brunel, o. cit., p. 338.
609
Ibídem, p. 338. Más abajo analizaremos las propuestas educativas.
610
Ibídem, p. 326.

166
interrumpieron porque duró varias horas. “No satisfechos con este primer examen y no
debiendo por otra parte, en casos de esta naturaleza proceder por la primera
impresión”, los médicos regresaron al establecimiento para una segunda observación, en
la que encontraron a Santos “completamente tranquila”. En esta ocasión los tres
facultativos hicieron cada uno por separado su observación y elaboraron un informe. La
intención era, según consta en el documento, “investigar si se ratificaba o contradecía
en todo lo espuesto [sic] anteriormente”, para lo cual “variamos las formas de las
preguntas lo más posible, habiéndonos contestado de una manera completamente
satisfactoria”. Al día siguiente, los tres médicos asistieron nuevamente pero esta vez en
la noche, lo que provocó en la interna “sorpresa y alguna agitación a causa, según nos
lo expresó, de haberla despertado y hecho salir del lecho con precipitación”.
Nuevamente el examen estableció que Santos no presentaba alteración psiquiátrica
alguna, afirmación corroborada por los practicantes del establecimiento. El dato es
significativo, porque en su informe los médicos basaron su versión en la observación
diurna, nocturna y “en el sueño”. Esta aseveración es una constatación de que, por un
lado, la observación comprendía los momentos de supuesta tranquilidad de los
enfermos, pero al mismo tiempo implicaba un análisis nocturno en la sala de mujeres
(pese a las restricciones impuestas por las religiosas). Luego de tres pericias, ante más
de un facultativo, por separado y en distintos momentos del día, los médicos
concluyeron que la mujer “es de carácter fuerte, irritable especialmente en épocas
menstruales” pese a lo cual “no se encuentra atacada de forma alguna de enajenación
mental”.611 Casos como el citado, que data de 1881, da cuenta de la tónica imperante en
la observación médica, con preguntas relacionadas con la vida privada, con las
relaciones sexuales, con múltiples interrogatorios que en situaciones de encierro podían
generar excitación, una rebelión siempre somatizada.
La observación del enfermo era parte fundamental del análisis clínico. 612 A lo
largo de todo el período se puede apreciar la preocupación de los integrantes de la
Comisión de Caridad y de los médicos por la necesidad de contar con habitaciones de
observación en buenas condiciones. El paciente, al ser internado en el establecimiento,
era sometido a una evaluación por parte de uno o más médicos quienes se encargaban
de observar su conducta. Ese era el primer contacto que la mayor parte de los internos
tenía con el asilo-manicomio entre 1860 y 1910. Luego de eso se procedía a la
entrevista, al examen físico y al estudio de los antecedentes hereditarios, para realizar la
sugerencia de internación y el posible tratamiento. El régimen aplicado también varió
con el tiempo, aunque algunos procedimientos se mantuvieron (no siempre con
aceptación por parte de los médicos).
En la primera década del siglo XX, los facultativos desarrollaron, como vimos en
el capítulo anterior, pruebas para determinar distintos grados de debilidad mental.
Nuevamente Etchepare, quien siguió el modelo europeo, fue pionero en el campo al
practicar cuestionarios para explorar áreas que permitieran observar y estudiar los
sentidos y la percepción de los pacientes. De esta forma, combinó extensos
interrogatorios con pruebas del oído, del tacto, del olfato, de las funciones intelectuales
o de la memoria que lo ayudaron a diagnosticar si se encontraba o no ante un débil
mental.
611
AGN-HA-MSP-HCM, libro 4842, fs. 15-17.
612
A esto debemos agregar que las confesiones realizadas en el dispensario muchas veces eran utilizadas
para su publicación en las revistas médicas. De este modo, los enfermos psiquiátricos —en caso de saber
leer— podían ver su historia de vida publicada en las numerosas publicaciones científicas que se
sucedieron a lo largo del período. Un rasgo a señalar de estos artículos es que su mayor parte estaba
dirigida a los casos de mujeres, consideradas de naturaleza inferior, con un carácter débil y por ende
predispuestas a los desbordes mentales.

167
El imperio del orden…

¿Qué tratamiento destinaron los médicos de la época a los enfermos


psiquiátricos? La Psiquiatría que comenzó a moldearse en los siglos XVII y XVIII
introdujo nuevos modelos no solo en el tratamiento, sino también en las concepciones
de cuerpo, cerebro y enfermedad psiquiátrica.613 Antes de enumerar las características
del tratamiento destinado a los enfermos psiquiátricos, importa señalar que todo el
herramental terapéutico con que contaban médicos y religiosos estaba regido por una
obsesión entre los responsables de los hospitales psiquiátricos: la necesidad de mantener
el orden. Sostenía Brunel que el orden era una “expresión de la verdad y por
consiguiente de la razón”.614
En el caso local, la presencia de las religiosas era una forma de garantizar ese
orden, hasta que los médicos asumieron que el equilibrio de las instituciones
hospitalarias dependía en exclusividad de su actuación. Pinel, entre otros reformadores,
planteó que la locura era una crisis disciplinaria y de la razón del enfermo, y que, por
ende, una forma de tratar la afección era reestablecer las facultades morales (de ahí la
idea planteada por Brunel del médico como un “educador”) para revivir el autocontrol,
el freno de las pulsiones.
En los orígenes del Asilo de dementes la presencia de las religiosas fue defendida
por los propios médicos, ya que se consideraba a las Hermanas de Caridad como el
instrumento imprescindible para mantener el orden dentro de los establecimientos de
reclusión. Las carencias de personal y la falta de médicos hicieron en este primer
momento, que podríamos calificar imperio del orden, que la presencia de las religiosas
fuera trascendente.
Decía Brunel, punto de apoyatura básico por encontrarse en el primer extremo
de nuestra cronología, que correspondía a las Hermanas de Caridad vigilar “el aseo, la
seguridad del hospital y la conducta de los enfermeros” y el relacionamiento con los
médicos. Según el francés “la influencia de este servicio de vigilancia es inmensa en
nuestro hospital, por el buen orden del establecimiento, el bienestar y la moralidad de
los enfermos”. Gracias a las religiosas era posible “mantener en la línea de sus deberes
a los agentes inferiores, como los enfermeros con frecuencia perezosos, o que abusando
de la posición de los enfermos a veces les hacen pagar servicios a que están
gratuitamente obligados”.615 Sin embargo, y pese a su buena consideración de la
presencia de las hermanas, cuando se detuvo en las distintas formas del tratamiento, dio
cuenta de que en algunos casos era necesario emplear “medios rigorosos que antes
formaban la base de todo tratamiento de enajenación mental”. E incluso, reclamó a las
autoridades “algunas menudencias que no dejan de tener suma importancia”, entre las
que se encontraban “un sillón de corrección, camisas largas para aquellos que
despedazan su ropa y que tienen que ser abandonados desnudos en celdas, por
decencia, cuando podrían salir de paseo y respirar el aire libre si hubiese de esas
camisas”.616 Por tanto, si bien parece evidente que Brunel era partidario de “dulcificar”
el tratamiento, el señalamiento sobre algunos métodos más rigurosos o el empleo de
camisas de fuerza da cuenta de que la violencia aplicada contra los pacientes era
frecuente en el asilo. Los médicos fueron los primeros en impulsar la abolición de los
castigos físicos en el manicomio. Ya en 1855 el médico Francisco A. Vidal denunció

613
Porter, o. cit., p. 20.
614
Brunel, o. cit., p. 338.
615
Ibíd., p. 97.
616
Ibíd., pp. 288-290.

168
“los medios de rigor” con que se trataba a los enfermos psiquiátricos en el Hospital de
Caridad.617
Brunel señaló la división del tratamiento en cuatro tipos: “higiénico, medical,
físico y moral”, que “deberán confundirse en un solo pensamiento para el médico, en
una idea fija, la de indagar y estudiar los medios de volver a la vida intelectual a uno
de sus semejantes”. En primer lugar, los enfermos debían ser asilados en un “local seco,
favorablemente dispuesto para la ventilación y situado más bien al norte que al sur”,
con habitaciones que dividieran a los enfermos según las patologías. Los internos no
violentos tendrían “libertad de movimientos” y desarrollarían “ocupaciones o
entretenimientos que exijan cierto desenvolvimiento de fuerzas musculares, como: el
cultivo de la tierra, la equitación, el juego de pelota, el baile, la natación, la
gimnástica”. Por el contrario, a los enfermos agitados o potencialmente peligrosos “hay
que cortarles los movimientos, sea atándolos, sea por medio de la camisola de fuerza o
por medio de ligaduras”.618 Asimismo, hablaba de un “sillón disciplinario”, que no
sabemos si se trata del trístemente célebre sillón giratorio de Erasmus Darwin o de una
modalidad similar.
También planteó como una necesidad intervenir en el régimen alimentario de los
internos que garantizaba el orden del tratamiento. Según el galeno francés “los locos
tienen una gran pérdida de fuerza vital y por eso necesitan una buena alimentación”.
“Vemos en apoyo de esta opinión que los imbéciles, los paralíticos y en general todos
los que están dispuestos a congestiones cerebrales comen con voracidad, debiendo
limitárseles el alimento”.619 Desde la Grecia clásica, los médicos creían que el exceso de
sangre en el hígado podía generar una contaminación del organismo con toxinas, la
asepsia, que afectaba a todo el cuerpo incluido el cerebro. En esos casos era posible
practicar flebotomías o venesecciones, recurso profiláctico o terapéutico en los asilos
psiquiátricos.620 Por eso era importante someter a los pacientes a una dieta “disolvente”
o “refrescante” que consistía en ensaladas de verduras, bebidas de cebada o leche. En tal
régimen quedaba prohibido el alcohol —en especial el vino— o el consumo de carnes
rojas.621 De ahí, como veremos, la importancia de la huerta en el establecimiento.
Los médicos también tenían que ser rigurosos con la vestimenta empleada por
los pacientes e incluso facilitar “vestirlos y desnudarlos”.622 El tema del atuendo no es
menor ya que los profesionales consideraban que la locura se manifestaba en la
apariencia (idea reforzada en representaciones pictóricas y literarias durante la época) y
los locos eran considerados individuos desaliñados, capaces de abandonar cualquier
hábito de higiene. A modo de ejemplo se puede ver el contraste elaborado por una
revista bonaerne sobre el caso del médico uruguayo Adrián Méndez quien pasó de ser
un hombre bien vestido y acicalado a una persona que no distaba mucho de un
indigente.

617
Citado en José Pedro Barrán, “El manicomio y la razón médica…”, cit., p. 71.
618
Brunel, o. cit., pp. 331, 332.
619
Ibídem, pp. 330, 331.
620
Benjamin Rush, considerado el padre de la Psiquiatría estadounidense, sostenía que los trastornos
mentales se debían a la sangre contaminada, por lo que el médico debía practicar sangrías. Porter, o. cit.,
p. 126.
621
Porter., o. cit., pp. 49, 50.
622
Brunel, o. cit., p. 332.

169
Fuente: “Vida y muerte de un personaje uruguayo”, en Caras y caretas, Buenos Aires, 28 de
julio de 1906, n°408.

En 1898, al realizar una retrospectiva y enumerar algunos de los medios de


tratamiento dominantes en la región durante la primera mitad del siglo XIX, Enrique
Castro señaló “la ineficacia o más bien el efecto desastroso y la mayor parte de las
veces contrario a las verdaderas consecuencias de los tratamientos empleados”.623 Casi
cuarenta años antes Brunel había considerado insuficientes los “agentes terapéuticos”
empleados.
El más importante utilizado a comienzos de la década del sesenta del siglo XIX
era el agua, administrada “de todas maneras y a toda temperatura”, ya fuera con
“baños simples fríos, tibios de inmersión, por chorros y pediluvios”. De este modo
defendió el modelo hidroterápico, que “debe ocupar en la terapéutica de la alienación
mental un lugar más importante aún que el que ha sabido conquistarse en la
terapéutica de las enfermedades crónicas en general”.624 Ese mismo modelo formaba
parte del tratamiento sugerido por Pinel y Charcot, quienes propusieron utilizar las
duchas frías.625
En la década del ochenta del siglo XIX, Canaveris sostenía que la hidroterapia era
uno de “los últimos adelantos realizados en el tratamiento de las enfermedades
frenopáticas” y “uno de los principales medios de curación”.626 El uso del agua no era
algo novedoso: la técnica de sumergir o mojar a los enfermos databa del período
medieval. El historiador Roy Porter señaló que la inmersión en agua fría era utilizada
para probar si una mujer era o no bruja: en caso de flotar se la consideraba culpable y en
caso de hundirse inocente. Esa misma práctica derivó luego en la Psiquiatría y desde el
siglo XVIII se cuenta con testimonios que demuestran la creencia difundida acerca de la
inmersión en agua helada y la cura de la psicopatología. 627 La recurrencia a la
hidroterapia unió a los médicos que intentaban profesionalizarse con tratamientos que
consideraban ajenos al campo de la Medicina —y por ende de la Psiquiatría— como ser
la actuación de hidrópatas.
Uno de los manuales hidropáticos más difundidos durante las décadas del
sesenta y del setenta del siglo XIX, fue el libro del catalán Pedro Mombrú Práctica

623
Castro, tomo 1436, cit., pp. 85, 86.
624
Brunel, o. cit., pp. 333, 334.
625
Dunker, o. cit., p. 563.
626
Canaveris, “Memoria…”, cit., p. 307.
627
Porter, o. cit., p. 17.

170
elemental de hidro-sudo-terapia… de 1862 y El regenerador de la naturaleza… de
1869.628 Mombrú, quien nació en 1818 en San Feliú de Codines, se radicó en el Río de
la Plata en 1849 y con su prédica como hidrópata recorrió distintas zonas de la región
supuestamente “curando” a personas con distintas afecciones, entre ellas las
psiquiátricas.629 Sin embargo, la existencia de hidrópatas (u homeópatas como el caso,
ya visto, de uno de los médicos del asilo) da cuenta de que el campo médico no estaba
ocupado en exclusividad por profesionales titulados, sino que, por el contrario, la
legitimidad sobre la actuación de distintas modalidades terapéuticas aún estaba en
disputa.630 En el caso de las afecciones mentales, el método de Mombrú pasaba por el
tratamiento a base de la ingesta de agua y lavativos. Por ejemplo, Gregorio Varela quien
padecía “ataques nerviosos” e hipocondría, que se traducían en “mucha dificultad en
hablar” y amnesias, recibió “un sistema general de ablución, con lavativa, vendaje en
la cintura, baño de asiento y de pies”. A los pocos días de haber comenzado el
tratamiento y “principiado dos o tres sudores por semana y sorber agua” “fue
mejorando mucho en el modo de hablar”, recobró “la memoria y el apetito, agilidad y
fuerza; en el día se encuentra bastante bien, y él mismo dice que nunca hubiera creído
que con la hidropatía se obtuviesen tan felices resultados, y es uno de sus más
acérrimos partidarios”.631 El tratamiento citado no distaba del impuesto para otro tipo
de afecciones como una inflamación de útero o un tumor en el tobillo. En el primer caso
dice Mombrú: “principié por prescribirle un baño de ablución todas las mañanas, un
vendaje constante en la cintura, un baño de asiento antes de comer, y después del baño
una lavativa y una inyección, es decir, una lavativa por cada vía, y otro baño de asiento
antes de cenar”. Para el segundo: “le prescribí por tratamiento un baño de ablución
todas las mañanas, con un vendaje constantemente puesto en la cintura”, “tres o cuatro
veces al día tomaba un baño en el pie y parte de la pierna por quince minutos, con
agua templada como de verano, y usaba constantemente un vendaje en el pie, tobillo y
seis pulgadas más arriba, con tres o cuatro sudores por semana, seguía un sistema de
nutrición higiénico, y bebía bastante agua”.632

628
Práctica elemental de hidro-sudo-terapia o modo de curar las enfermedades por medio del agua fría,
sudor, ejercicio y régimen, Montevideo, Imprenta la República, 1862 y El regenerador de la naturaleza.
La panacea universal o sea el agua fría, modo fácil y seguro de conservar la salud y curar las
enfermedades con solo agua, aire, ejercicio y régimen, basado en los sólidos cimientos de la higiene o
sea la ley natural, Barcelona, Imprenta del Heredero, 1869, vols. I y II. Sobre este personaje véase José
María Fernández Saldaña, “Mombrú, el médico del agua fría”, en El Día [suplemento dominical], 31 de
mayo de 1936 y Pablo Rocca, (comp.), De la Patria Vieja al Centenario. La vida social y las costumbres,
Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental, 1992, p. 26.
629
Algunos testimonios previos dan cuenta de la creencia sobre el poder curativo de las aguas de la Banda
Oriental y en particular de las del río Negro. Véase El Argos, Buenos Aires, 7 de setiembre de 1822, p. 4,
en El Argos de Buenos Aires. 1822. Reimpresión facsímile dirigida por los señores Antonio Dellepiane,
Mariano de Vedia y Mitre, Rómulo Zabala y prologada por el señor Arturo Capdevila, Buenos Aires,
Biblioteca de la Junta de Historia y Numismática Americana, 1937, tomo XIV; “Informe del señor cónsul
de Francia en Montevideo, M. Raymond Baradére, al Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia”,
Montevideo, 1834, en Alfredo Castellanos, “Dos informes acerca de la República Oriental del Uruguay
en 1834 y 1835”, en Revista Histórica, Montevideo, julio de 1958, tomo XVIII, números 82-84, p. 402.
630
Sostenía Mombrú: “Todavía existe gran número de personas que están en la creencia de que todos los
medios con que deben tratarse y curarse las enfermedades son de privilegio exclusivo de la cirugía y
farmacia; pero el que use el sistema hidropático en una enfermedad susceptible de curación, encuentra
indicaciones de un tratamiento positivo, y queda persuadido de que aventaja mucho al hierro de la
cirugía y a todo cuanto contiene la farmacia”. Mombrú, El regenerador, vol. I, p. 18.
631
Mombrú, El regenerador, vol. II, pp. 392, 393.
632
Ibíd., pp. 442 y 514. Otro hidrópata de la época con soluciones equivalentes a las de Mombrú: A. Díaz
Peña, Manual de hidropatía doméstica o recopilación de lo más selecto que se ha escrito hasta el día por
los Doctores más distinguidos en la ciencia, principalmente por los eminentes Dres. Edwar, Walter y

171
Podríamos cuestionar si la hidroterapia era utilizada como un medio curativo o
como práctica higiénica, ya que, a decir de Brunel, “el aseo reclama cuidados
particulares en vista de que los locos no teniendo el sentimiento de sus actos, ignoran
qué es la limpieza”.633 En 1884, el joven médico Andrés Crovetto —que, como veremos,
era partidario de suprimir los castigos— defendió los baños con agua fría por “los
resultados higiénicos y terapéuticos” y por tratarse de “un excelente medio de
disciplina” que permitía el aseo del paciente pero también lo tranquilizaba (o al menos
lo obligaba a quedarse tranquilo porque de lo contrario era sumergido o mojado con
agua helada).
Los pacientes no siempre se mostraban dóciles ante la insistencia de ser bañados.
El 25 de setiembre de 1908, el médico Eduardo Lamas presentó la pericia forense de un
interno que denunció malos tratos en la Cárcel Correccional y en el Manicomio y
sostuvo que era frecuente que “todo alienado venga con contusiones de más o menos
importancia, producidas por ellos mismos al chocar con los objetos o por las personas
que los contienen, al sujetarlos, los enfermeros encargados del baño higiénico de
entrada”.634 En su intervención, el médico dio cuenta de la resistencia planteada por los
internos al ser sometidos al baño o rapados contra su voluntad, lo que muchas veces
implicaba cuadros de agitación que terminaban en su aislamiento. Pero, al mismo
tiempo, Lamas bregó por poner fin al uso de la violencia, discusión que atravesó todo el
período aquí considerado. A decir de Etchepare “los castigos corporales son
contraproducentes y en más de un caso originan una situación inútil de odio”.635
Los baños se seguían utilizando hasta entrado el siglo XX con fines terapéuticos,
probablemente vinculados a la necesidad de higienizar a los pacientes. En 1908 el diario
El Tiempo denunció que
“la instalación de los baños, fundamentalísimo medio
terapéutico en el tratamiento de las enfermedades mentales, es mala.
Sumamente reducida, para el número de enfermos existentes, esta
sección está muy mal ubicada, pues se halla separada del alojamiento
de los enfermos. Pocas bañeras, repartidas en el servicio de
observación de mujeres y de pensionistas completan los escasos
medios de hidroterapia que, a fuerza de ser deficientes y pocos, hacen
irrisoria la aplicación del medio terapéutico más importante día a día
en la curación de los alienados”.636

Otra violencia frecuente que sufrían el enfermo o la enferma era el corte de pelo
al ras. Algunas fotografías utilizadas para ilustrar los artículos científicos son elocuentes
en ese sentido.

Howard Johson de Londres arreglada a las necesidades del país, y considerablemente aumentada por A.
Díaz Peña, Montevideo, Imprenta de Dermidio de María y Hermano, 1861.
633
Brunel, o. cit., p. 332.
634
AGN-CNCBP, Libro de Actas, 21 de febrero a 20 de octubre de 1908, fs. 131, 132.
635
Etchepare, “Educación de los niños nerviosos”, o. cit., p. 223.
636
El Tiempo, 3 de marzo de 1908, p. 1.

172
Fuente: Página completa y detalle de Bernardo Etchepare, “La menstruación en las alienadas”,
en Revista Médica del Uruguay, Montevideo, 1904, vol. VII, p. 475.

Por ejemplo, las imágenes usadas por Etchepare en su artículo sobre las
“alienadas en período de menstruación” muestran a un grupo de personas rapadas en
las que resulta difícil distinguir a hombres y mujeres, no solo por el pelo cortado al ras,
sino también por los uniformes utilizados, que muchas veces eran varios talles más
grandes de lo que la persona necesitaba.637 A ello podríamos agregar las fotografías
tomadas de forma directa al rostro de los pacientes, sin importar su situación física o
psíquica. Como señala Isabel Wschebor
si bien la fotografía había cobrado en el período un papel
significativo como medio de identificación, preservar la privacidad de
los pacientes procedentes de las clases bajas que se atendían en
hospitales públicos no pareció ser una preocupación para los médicos
tratantes en esos años.638

La misma autora identifica a Etchepare como uno de los principales impulsores


en la Sociedad de Medicina de Montevideo del uso de la fotografía en los artículos
científicos:
[E]l tramo entre fines del siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX
expresó una relación siempre dual de la fotografía con el
conocimiento. Así como estas imágenes daban cuenta de campos de
desarrollo, cambios y novedades en el ámbito científico, también
constituían mecanismos de legitimación de discursos que
promulgaban o ratificaban ciertos valores morales o ideologías de
época.639

…y la violencia

Desde los orígenes del asilo, y pese a las múltiples recomendaciones acerca del
tratamiento a los enfermos asilados y la aplicación de disposiciones cada vez más
‘científicas’, los hechos de violencia no finalizaron a lo largo del período considerado.
No obstante, como señalamos con anterioridad, es importante diferenciar la violencia

637
Etchepare, “La menstruación…”, o. cit.
638
Isabel Wschebor “Mostrar lo invisible y revelar la cura. Los orígenes de la fotografía científica en
Uruguay. 1890-1930”, en Magdalena Broquetas, (coord.), Fotografía en Uruguay. Historia y usos
sociales 1840-1930, Montevideo, Centro de Fotografía, 2011, p. 137.
639
Ibídem, p. 140.

173
aplicada en los tratamientos del abuso de los funcionarios contra los internos. En este
apartado nos detendremos en el último punto.
En diciembre de 1878, el diario montevideano La Razón denunció que “una
persona de esta ciudad que paseaba anteayer por el Reducto, nos informa que fue
testigo de un acto salvaje” al presenciar la forma “bárbara e inhumana” en que era
castigado un interno del asilo: “La persona que nos informa nos dice que en el acto que
referimos solo ha habido un lujo de crueldad, pues no había necesidad de castigar de
tal modo a quien pedía entre llantos que lo dejaran y que no lo castigaran”. El diario
reclamó un tratamiento humanitario para los internos y mayor decisión a “la autoridad
respectiva [para] intervenir en el asunto, amonestando severamente a los que creen que
un hombre, por el hecho de ser demente, se debe castigar peor que a una bestia”. En
una edición posterior el diario publicó las declaraciones de las autoridades de la
Comisión de Caridad, del capataz del establecimiento Alfredo Navarro y de la madre
superiora, quienes negaron la información sobre los castigos. Lo significativo del punto
es que pese a que no se asumió de forma directa la aplicación de la violencia, todas las
autoridades del asilo reconocieron que en ocasiones se empleaban “medios de
contención y de intimidación” “aconsejados por la ciencia”.640
En 1879, probablemente haciendo eco de una posición extendida entre los
médicos, Ángel Canaveris propuso en su proyecto de reglamento que el capataz del
establecimiento fuera el responsable de la integridad física de los internos y velara para
“que los sirvientes no den mal tratamiento a los enajenados”. Podríamos cuestionar por
qué el médico pidió eso en el reglamento. ¿No habla de la frecuencia y de la reiteración
de los castigos? Probablemente sí. En el proyecto detalló “los medios de sujeción que se
usarán para con los furiosos y dañinos serán: la camisa de fuerza, los cuartos fuertes,
el cinturón con manoplas, las manijas en las extremidades, con exclusión de todo otro
medio violento”.641
Desconocemos si existe una relación entre las defunciones anuales y la
aplicación de violencia ya que en los registros oficiales hay algunas categorías
inespecíficas señaladas como causales de defunción (fracturas, muerte súbita, “causas
de defunción no especificadas” o “enfermedades mal definidas”). No obstante, creemos
que la proporción de internos muertos por la aplicación de violencia directa
probablemente fue muy limitada, aunque contribuyó a acrecentar cierta “leyenda negra”
sobre el trato que recibían los internos del hospicio.

640
Véanse las ediciones de La Razón del 13 y del 17 de diciembre de 1878.
641
Citado en Barrán, Medicina y sociedad, vol. II, p. 35.

174
Fallecimientos en el Manicomio Nacional642

Total de
Año Defunciones pacientes
1889 66 898
1890 74 1012
1891 58 987
1892 78 1045
1893 90 1091
1894 98 1152
1895 82 1167
1896 117 1254
1897 134 1323
1898 115 1304
1899 107 1355
1900 188 1503
1901 168 1561
1902 133 1570
1903 120 1659
1904 111 1606
1905 145 1679

Elaborado a partir de Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia Pública. Sus


establecimientos y servicios, cit., pp. 122, 123; La Asistencia Pública Nacional, p. 305.

De las distintas categorías relevadas a lo largo de los años por la Comisión de


Caridad no hay un casillero específico para las muertes por golpes o muertes violentas.
En todos los casos las defunciones siempre se relevaron por causas orgánicas. Lo más
cercano a una causa de defunción violenta podría ser la consunción donde el enfermo
fallecía por desnutrición o deshidratación. A esa situación deberíamos agregar la
negativa de numerosos internos a alimentarse o hidratarse.
Tenemos fuentes relevadas que nos permiten afirmar que el cepo, el calabozo y
otro tipo de castigos fueron aplicados hasta entrada la década del ochenta del siglo
XIX.643 El psiquiatra Andrés Crovetto relató en su tesis de 1884 un episodio que habla
tanto de la interacción entre pacientes y guardias, de las vejaciones a las que estaban
sometidos los internos como de la indefensión de los cuidadores. Según el testimonio
642
No contamos con cifras para el período anterior, en el cual el Asilo primero y el Manicomio después
sufrieron las consecuencias de distintas epidemias que vivió Montevideo. Al parecer ante cada epidemia
—y desde 1860 y hasta comienzos del siglo XX fueron recurrentes— en el hospicio morían varios
pacientes. Al referirse a la epidemia de cólera de 1866, el médico Germán Segura sostuvo que uno de los
lugares más afectados por la enfermedad fue “el Hospicio de Dementes”, en el que murieron veinte
hombres y siete mujeres (también falleció un sirviente). Según nuestras cifras, el número de personas
asistidas ese año en el Asilo de Dementes era de ciento veintisiete. De acuerdo con Segura, la rápida
propagación de “el flagelo” se debió al “mal estado” edilicio e higiénico en que se encontraba el
establecimiento (Segura, o. cit., pp. 9-13). En la epidemia de cólera de 1886-1887, y según cifras de
Fernando Mañé Garzón, hubo ciento once casos de cólera (no sabemos cuántos enfermos fallecieron). El
foco infeccioso se habría originado por las ropas contaminadas procedentes del Hospital de Caridad que
eran llevadas a lavar al manicomio. Mañé Garzón, Pedro Visca, pp. 243, 244.
643
En un artículo publicado en 1906, Etchepare presentó a la paciente estudiada como una de las mujeres
que hacia más tiempo se encontraba en el asilo. “Ingresó, en efecto, en el año 1874 a la antigua casa de
Vilardebó, que la enferma recuerda aún muy bien, pues como todos los seniles posee neto el recuerdo de
los tiempos pasados, y según dice ella a causa de las ratas que existían en esa casa y del cepo de que se
hacía generosamente uso en aquellos benditos tiempos en que se contemplaba el aforismo: el loco por la
pena es cuerdo”. Etchepare, “Puerilismo mental”, o. cit., pp. 65, 66.

175
del (en ese entonces) estudiante de Medicina, “había en el establecimiento tres
hermanos enfermos cansados de los malos tratos a que diariamente estaban sujetos”
que golpearon “al capataz” y que “seguramente lo hubieran muerto a no ser
socorrido”. El funcionario “prometió desquitarse y después de haberse restablecido y
puesto bastante fuerte, según decía él, mandó hacer unas varas de membrillo de buen
grosor e hizo traer uno a uno a los tres hermanos y les dio tal número de palos que los
dejó echados”.644 Según Crovetto esta práctica no disentía de lo que hacían otros
funcionarios con los internos a los que les daban tales “tranzazos” que con frecuencia
les fracturaban algún miembro.
No es menos cierto que el personal subalterno del manicomio (enfermeros y
guardias) era poco calificado. El trabajo en el asilo primero y en el manicomio después
no resultaba atractivo, debido al atraso en el abono de los sueldos (algo común en la
administración pública de la época). Por ejemplo, en 1882 los funcionarios no médicos
ni religiosos del manicomio protagonizaron una huelga en protesta por el atraso de
cuatro meses en sus salarios. La comisión respondió que el retraso se debía a las
erogaciones que demandaba la terminación del edificio manicomial así como la
construcción del Asilo de Mendigos.
De acuerdo con Crovetto, el establecimiento contaba con dos piezas de
pavimento que estaban destinadas al encierro de los enfermos catalogados como
“furiosos”.645 Además del encierro se recurría al cepo que la policía uruguaya llamaba
“colombiano”, en el que quedaba aprisionada la cabeza y los brazos del detenido.646
Los médicos comenzaron a cuestionar los llamados métodos brutales (ahí
entraban la violencia directa, las sangrías, la inmersión en agua o los vomitivos) y a
instalar su forma de trabajo.
Los cambios en el cuerpo médico del asilo generaron modificaciones en el
tratamiento. Por ejemplo, el ingreso de Pedro Visca como médico del hospicio marcó el
inicio de la aplicación de bromuro de potasio y de vino de quina, así como de
inyecciones hipodérmicas de morfina para situaciones de agitación. Probablemente
otros métodos pusieron fin a la violencia directa, aunque se continuaron aplicando los
baños. En ese sentido, el Manicomio Nacional, que tenía, en principio, pretensiones más
científicas que el asilo, tampoco renunció a la aplicación de la violencia. Sin embargo,
hay algunos síntomas interesantes para pensar que de a poco se fue prescindiendo de los
castigos físicos.
De acuerdo a la información suministrada por la Comisión de Caridad, en 1899
los chalecos de fuerza se habían abandonado y todo el establecimiento contaba con solo
dos o tres de tales prendas. Si bien el número de chalecos —y probablemente de
enchalecados—, disminuyó, contrariamente a lo que sostienen las fuentes oficiales
podríamos decir que se trató de una práctica relativamente recurrente.
El chaleco tenía una función ejemplarizante porque el resto de los internos podía
ver al enchalecado constreñido en sus habilidades manuales y físicas. Además, impedía
sus movimientos: no podía tocarse o pegarse y evitaba que atacara a pacientes y
funcionarios. De todos modos, hasta fines del período cronológico tratado, los médicos

644
Crovetto, o. cit., p. 17. “El entonces jardinero, tenía en el jardín un loco que le ayudaba en el arreglo
de las plantas, el cual lejos de ser loco peligroso, era y es lo más pacífico. Este enfermo se llama Juan
Miotti; y aun hoy día se ocupa en el mismo trabajo. El jardinero en sus ratos de ocio y acompañado de
otros colegas, llevaban al pobre enfermo a la quinta, lo ataban de los testículos, suspendiéndolo,
colgándolo de los árboles y sumergiéndolo en un estanque y cometiendo con él toda clase de herejías. ”
Crovetto, o. cit., p. 19.
645
Ibíd., o. cit., p. 38.
646
Ibídem, p. 20.

176
denunciaron que los celadores hacían un uso abusivo del artefacto. 647 Si el número de
chalecos era escaso podríamos pensar que ante la ausencia de otros mecanismos los
guardias podían recurrir a otro tipo de castigos. Para “el personal secundario encargado
de cuidar los enfermos” no había “nada más cómodo, más seguro y menos responsable
que atar un enfermo y abandonarlo, echándose a dormir si posible es” sostuvo Castro
en 1898.648 Sin embargo, “no son pocas las muertes que ha ocasionado y ocasiona la
aplicación del chaleco de fuerza” por “la presión que ejerce sobre el cuello”, que
dificultaba la circulación sanguínea y provocaba un aumento de la “congestión
cerebral”.649 Como ya señalamos, carecemos de indicadores para establecer una relación
entre las muertes y los distintos tipos de violencia.
Las memorias de la Comisión de Caridad publicadas en 1905 insistían en que el
chaleco se había suprimido como mecanismo de contención. La publicación puso como
ejemplo la presencia en el manicomio de “dementes penados o recluidos por los
tribunales”, por ende, muchos de ellos peligrosos, contra los cuales tampoco se utilizaba
el chaleco “completamente eliminado de todos los servicios”.650 En 1910 el libro de
propaganda El Uruguay a través de un siglo, editado por Carlos Maeso, sostuvo que “el
chaleco de fuerza ha sido eliminado por completo”.651 Pese a la introducción de nuevos
métodos terapéuticos, a la incorporación de nuevas técnicas de tratamiento, aún pesaba,
y pesaría durante varias décadas, la aureola del Manicomio y del Hospital Vilardebó
como un establecimiento donde se castigaba a los internos. Luego de 1910 podemos
encontrar distintas denuncias sobre malos tratos y torturas. Fuera de nuestro período, el
periódico anarquista El Hombre reveló la muerte de pacientes “a consecuencia de
malos tratos recibidos” y responsabilizó a “las altas autoridades de la Asistencia
Pública”, “verdaderos delincuentes que, eliminando a los buenos porque eran
exigentes, llenaron los hospitales con gente inepta, agresiva para los infortunados
enfermos, pero mansa, dúctil y servil para con los superiores de hospitales y asilos
nacionales”.652
En el manicomio también se utilizó una máquina que daba descargas eléctricas
de forma directa. En principio servía para despertar a los pacientes de catatonias o
parálisis. En 1896, Jacinto de León, uno de los primeros neurólogos y al parecer
introductor de este método terapéutico al Uruguay, publicó un artículo en la revista
oficiosa de la Facultad de Medicina en el cual describió de forma general las ventajas de
la aplicación electroestática.653 Carecemos de información exacta sobre la fecha en que
se inauguró la “sección de electroterapia”, aunque en la documentación institucional la
sala ya figura desde 1899.654

647
La prensa también pedía su aplicación. En 1895 el diario batllista El Día se quejó de la tolerancia del
Juez Letrado Departamental de Montevideo que impidió el uso del chaleco de fuerza en el Asilo del Buen
Pastor. “Hay algunas [jóvenes internas] a quienes les da por golpearse, arrancarse en pedazos las ropas,
atropellar a las hermanas, y a esas les vendría bien, como anillo al dedo, una camisita de fuerza, que les
apagase la rabia. Pero, con todo, nunca se ha podido usar este castigo porque el Sr. Juez Letrado
Departamental no ha querido autorizarlo”. “En el asilo del Buen Pastor. Visita del Sr. Fiscal de lo Civil”,
El Día, 26 de junio de 1895, p. 2.
648
Castro, tomo 1436, cit., f. 38.
649
Ibídem, f. 39.
650
Comisión Nacional de Caridad [1905], cit., p. 319.
651
Carlos Maeso, El Uruguay a través de un siglo, Montevideo, Tipográfica Moderna, 1910, p. 182.
652
El Hombre, Montevideo, 2 de diciembre de 1916, año I, n.° 6, p. 3.
653
Jacinto de León, “Electricidad médica”, en La Facultad de Medicina, Montevideo, 20 de junio de
1896, año I, n.º 1, p. 2.
654
AGN-CNCBP, Libro de Actas, 5 de enero de 1900 a 26 de junio de 1901, f. 69; Comisión Nacional de
Caridad y Beneficencia Pública. Sus establecimientos y servicios, cit., p. 321.

177
En marzo de 1909 fue internado A. F. de 18 años, labrador y abandonado por su
novia, con una aguda depresión, calificada por Bernardo Etchapare de “demencia
catatónica”. El paciente no se levantaba ni se alimentaba. Por eso el médico resolvió
que fuera colocado en “la máquina eléctrica” para despertarlo de ese estado. Sin
embargo, el paciente permaneció inmóvil.655
Junto a estos métodos –y otros alternativos desarrolladas durante el período
como la fototerapia656- se comenzaron a utilizar otro tipo de estrategias que buscaban
atacar la enfermedad pero a través de un refinamiento en los métodos. Dentro de esas
posibilidades se encontraban la hipnosis, los primeros pasos de la psicoterapia así como
la recurrencia a distintos tipos de calmantes.

Hipnosis, psicoterapia y sedantes

La hipnosis fue otra vertiente terapéutica que formó parte del herramental
médico desde que comenzaron a actuar en el asilo-manicomio. El hipnotismo fue
utilizado por Charcot, quien lo adoptó para curar la histeria, ya que aseguraba que solo
los histéricos podían ser hipnotizados. Las noticias sobre los experimentos hipnóticos de
Charcot llegaron a Uruguay en la década del ochenta del siglo XIX y fueron divulgadas
por las publicaciones científicas, que destacaron que el reconocido médico francés
“produce fácilmente en enfermos de histerismo, accesos de sonambulismo y catalepsia”,
que llevaban al paciente inconsciente a “ejecutar actos mecánicos, como coser, escribir
y aún contestar a preguntas algunas veces con notable lucidez”.657
En 1888, el médico napolitano Pascual Viscido solicitó la reválida de su título de
doctor en Medicina por la Universidad de Nápoles, para lo cual debió presentar una
tesis de grado ante las autoridades uruguayas. La tesis trataba sobre el hipnotismo como
cura para “las diversas formas de enajenaciones mentales”, pero en concreto para la
hipocondría, la lipemanía y la monomanía impulsiva, ya que permitiría inducir en el
paciente “ideas opuestas a las fijas en el cerebro; infundiendo sentimientos generosos
en vez de otros pervertidos, para modificar de esta manera los instintos perversos”.658
Nuevamente, estamos ante una tensión entre el campo médico que comenzaba a

655
La historiadora chilena María José Correa estudió el desempeño en su país de The Sanden Electric
Company, de capitales estadounidenses, y el uso de la electroterapia, que buscaba vigorizar sistemas
nerviosos a los que se consideraba exhaustos pero pasibles de ser tonificados a través de la electricidad. A
fines del siglo XIX y comienzos del XX la Medicina descubrió las propiedades curativas de la electricidad,
que se utilizó sobre todo en casos de enfermedades psiquiátricas. María José Correa Gómez,
“Electricidad, alienismo y modernidad: The Sanden Electric Company y el cuerpo nervioso en Santiago
de Chile, 1900-1910”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos [en línea], Colocado en línea el 9/6/2014,
consultado el 16/9/2014. URL: <http://nuevomundo.revues.org/66910 ; DOI:
10.4000/nuevomundo.66910>.
656
No ha sido posible encontrar información detallada sobre la “fototerapia”, que recurría a distintas
variantes cromáticas que, se creía, agitaban o tranquilizaban al paciente. El método desarrollado por dos
italianos, el religioso y astrónomo Secchi y el psiquiatra Ponza, consistía en “estudiar los trastornos de
los enajenados en relación con las perturbaciones magnéticas y con la luz coloreada”. En el artículo
publicado en la prensa médica de Uruguay el método es descripto de forma poco clara. Por ejemplo, a un
lipemaníaco que se negaba a comer Ponza lo encerró en un “cuarto de color rojo” y “tres horas después”
encontró al paciente “alegre y sonriendo” y “le rogó que le dieran de comer y comió con apetito y
satisfacción”. Podríamos cuestionar en qué se diferenciaba esta práctica del aislamiento del que muchos
enfermos querían salir. No consta en la documentación que un experimento de similares características se
haya realizado en Uruguay. No obstante, la idea de la fototerapia siguió presente en algunos círculos
médicos, tal como da cuenta una nota de 1885, que se refirió, nuevamente de forma poco clara, al uso de
la luz con efectos terapéuticos. Boletín de la Sociedad de Ciencias y Artes, 1.° de febrero de 1885, año IX,
n.° 5, p. 60.
657
Boletín de la sociedad Ciencias y Artes, 30 de octubre de 1881, año V, n.º 44, p. 526.

178
profesionalizarse y a recurrir a análisis patológicos cada vez más sesudos —y a sus
consiguientes técnicas curativas—, y la supervivencia de formas de tratamiento que
databan de principios del siglo XIX y cuya efectividad era puesta en cuestión. Para
Viscido, el hipnotismo era una cura certera, ya que “produce un efecto inmediato e
importante: el sueño y la calma que ningún medicamento puede producir de una
manera tan completa sin ofrecer peligros”, “efectúa una serie de fenómenos
consecutivos sobre los cuales debe colocarse la disminución y supresión del hábito
morboso”, “permite utilizar las sugestiones; provocar con su influencia modificaciones
en las ideas, en el carácter, en el instinto; radicar el hábito al trabajo intelectual y
material, en los que se han abandonado”, “hace cesar las alucinaciones y delirios”,
“restablece las funciones orgánicas; suprime las gastralgias, y de aquí la posibilidad de
una regular alimentación en los dementes y neuropáticos que rehúsan alimentarse” y
por último “logra obtener también de los enfermos que rehúsan decir algo que pueda
orientar al médico, confidencias que permiten reconocer la causa y patogénesis de su
enfermedad nerviosa o mental y prestar las medicaciones físicas y morales más
oportunas y favorables”.659 Según el médico italiano, la hipnosis no solo era efectiva
para el tratamiento de las manías, sino que en su experiencia clínica había logrado curar
a un epiléptico, Juan Cometa, de catorce años y con ataques convulsivos. La hipnosis se
produjo “con la simple presión de los dedos sobre los párpados”, lo que permitió el cese
de las convulsiones y el inicio de un “estado sonambólico [sic]” para “hacerle
sugestiones con fines terapéuticos”.660
En Uruguay, y en casos de mujeres, algunos médicos recurrieron a sesiones
hipnóticas para los casos de histerismo. A ello se agregó, como ya apuntamos, la visión
de la histeria como una consecuencia de la sugestión y por ende capaz de ser tratada a
través de la hipnosis y de una acción correctiva. En 1910, Sebastián Rodríguez y Santín
Carlos Rossi aplicaron sobre una enferma histérica el tratamiento hipnótico (que se
complementó con “píldoras innocuas y obleas de azul de metileno”) para combatir una
supuesta coxalgia y una parálisis en la pierna, que los médicos interpretaron como una
manifestación histérica. El procedimiento hipnótico consistió básicamente, tal como
relata el médico, en una orden para que la paciente durmiera y en “presión ocular”.

658
Pascual M. Viscido, La hipnoterapia. Tesis presentada para obtener la revalidación de su titulo en la
Facultad de Montevideo por Pascual M. Viscido, médico-cirujano de la Facultad de Nápoles,
Montevideo, Imprenta Elzeviriana de C. Becchi, 1888, pp. 26, 27.
659
Ibídem, pp. 34, 35.
660
Ibídem, pp. 62, 63.

179
Desconocemos si, como sostiene Porter para el caso de Charcot, la enferma teatralizó su
situación o si también en el clima generado en el consultorio la mujer se decidió a
relatar su vida y, por ende, finalizar con la llamada “amnesia histérica”. “El resultado
feliz se hizo notar desde el primer éxito. La enferma narró su vida, relató con todos sus
detalles el incidente, y en cuanto a sus dolores y a su coxalgia, se le ordenó que
olvidara aquellos y se le aseguró que esta cedería a los baños y a los remedios que
tomaría”. Durante seis sesiones, y siempre según los médicos, lograron curar a la mujer
y obtener información fundamental para el mejor tratamiento del caso.661 Rossi afirmó
que la historia era “interesante a dos títulos” por “el fárrago patológico que es, y por el
ensayo feliz de una terapéutica que está reclamando la atención de la ciencia médica,
la sugestión hipnótica, fecunda en resultados brillantes para la Terapéutica y la
Medicina Legal”.662 Sin embargo, a comienzos del siglo XX, y en especial a partir de la
segunda década, la hipnosis dio paso a la llamada psicoterapia, que buscó la sugestión
de los pacientes para encontrar causas personales y familiares que permitieran destrabar
problemas de comportamiento.
La psicoterapia fue el tratamiento para tratar manifestaciones histéricas, ya fuera
para curar a una mujer ciega o a una persona que se negaba a orinar. Con esta técnica
los médicos recurrieron a la sugestión a través del convencimiento del paciente. El caso
de la histérica incapaz de controlar su brazo izquierdo fue resuelto del siguiente modo
por el médico A. J. Aguerre: “hice aislar a la enferma prometiéndole una visita al día
siguiente”, durante la cual amenazó a la mujer “con un encierro más riguroso”. “Al día
siguiente volví y cuál no sería mi sorpresa al oír de boca de la madre y de la misma
enferma que sus movimientos habían desaparecido”.663 Podríamos preguntarnos si no
fue la amenaza ante el encierro lo que motivó a la mujer a abandonar el tic y no la
capacidad sugestiva del médico.
En otros casos los médicos simularon la intervención quirúrgica. De esta forma
Luis Morquio trató una “apendicitis histérica”, al realizar una “pseudooperación” (que
incluyó anestesia y cloroformo) sobre “la niña Rosa B., de 13 años”. Luego de la
supuesta intervención los síntomas de apendicitis desaparecieron, lo que demostró que
la afección había nacido “por sugestión del contagio de una parienta, operada por
apendicitis grave”.664 La persuasión, el aislamiento y la “vigilia” sobre la conducta de
los enfermos, en especial de los histéricos, eran aprobadas por todos los médicos y todas
las orientaciones politicoideológicas.665 En sus cartas desde París, Dighiero sostuvo que
“la psicoterapia ha prestado reales servicios en este caso, pero no habrá sido el único
agente de curación como en la histeria y habrá necesitado además la ayuda de otros
medios, como ser el reposo cerebral absoluto, la hidroterapia, etc.”. Esto hacía de la
histeria “una neurosis cuyas manifestaciones pueden ser reproducidas por sugestión en
sujetos predispuestos, y curados exclusivamente por persuasión”.666
A la psicoterapia combinada con descargas eléctricas recurrió Bernardo
Etchpeare para un caso muy similar al que trató Joaquín de Salterain (que analizamos en

661
Rossi, “Un caso de histero…”, cit., p. 424.
662
Ibídem, p. 425.
663
Aguerre, art., cit., pp. 181, 182
664
Luis Morquio, “Pseudo apendicitis histérica”, en Revista Médica del Uruguay, Montevideo, 1910, vol.
XIII, p. 300.
665
Los anarquistas veganos o naturalistas, que se oponían a la intervención de los médicos para cualquier
afección e insistían en que la dieta y la vida “natural” era capaz de curar todo tipo de enfermedad,
defendían la psicoterapia como un camino de recuperación para los enfermos maniáticos. Natura. Revista
mensual para la propaganda del método natural de vida: higiene-temperancia-vegetarianismo, julio y
agosto de 1909, año VI, números LXVII y LXVIII, pp. 224, 225.
666
Dighiero, art., cit., p. 280.

180
otro apartado). El médico inició el tratamiento a través de sucesivas conversaciones con
la paciente “usando del procedimiento de Freud”.667 En los intercambios se enteró que
la mujer “estuvo a punto de estudiar para maestra”, que era “muy cariñosa” y que su
menstruación era “buena y regular”. Asimismo, supo que “tenía pesadillas terroríficas”
y “leía exageradamente, con ansia, de todo lo romántico, muy amiga de novelas, como
las de Carolina Invernizzio y otras de ese calibre”.668 Por medio de la conversación
“pude hacerle recordar que en un cinematógrafo había visto una escena, que había
olvidado completamente; esa escena representaba una niña que en un accidente había
perdido la vista, habiéndola recobrado gracias a un oculista”. El médico concluyó que
se encontraba “en presencia de una histérica indudable” con “una histeria negativa, a
base de simulación”. Etchepare se convenció de que la mujer buscaba “hacerse
interesante en forma alguna” o “sacar partido de una situación cualquiera de
superchería”.669
La incorporación del psicoanálisis, y de la corriente freudiana, provocó un
cambio radical en la conceptualización de las enfermedades mentales ya que, además de
las explicaciones tradicionales que combinaban la herencia, lo moral y lo orgánico, ganó
terreno la psicologización del individuo. Aunque huelga aclarar que esa adaptación no
fue uniforme ni inmediata.
El paulatino ingreso del psicoanálisis se debió a la actuación de los médicos que
comenzaron a estudiar las propuestas del especialista vienés, aunque sus
consideraciones recién se divulgarían a partir de fines de la tercera década del siglo XX.
Sin embargo, el hecho de nombrar al psicoanálisis como parte de la disciplina da cuenta
que desde comienzos de siglo la Psiquiatría comenzó a tomar elementos propuestos por
Freud y sus seguidores, y que su divulgación en Uruguay fue inicialmente muy cercana
a los círculos médicos.670
En 1916, Santín Carlos Rossi defendió al psicoanálisis contra aquellos que lo
consideraban “cosas de taumaturgia” y “un arte de palabras”. Por el contrario, sostuvo
que sin abandonar el examen clínico y patológico, “no hay razón para que la
terapéutica de esos cuadros no pueda tener un lugar noble e indicado en el libro y en la
clínica” y reafirmó que gracias a este método había logrado “algunos hechos clínicos
incontrovertibles” (“no admito accidente histérico sin origen emotivo”671). En el caso de
Ángela M. —que vimos en otra parte del trabajo—, ante los ataques histéricos, que
derivaron en una amenorrea, la aparición de una manía y depresión, Rossi entrevistó a la
mujer en varias ocasiones y encontró “que la joven tuvo una amiga y vecina que
falleció hace algún tiempo con pertinaz amenorrea, y que era voz corriente en el
vecindario que la amenorrea había causado dicha muerte” y que la “enferma creyó,
por su parte, que su amenorrea tendría el mismo fin, y de esa idea derivaba todo el

667
En 1890, Freud planteó sus ideas principales en el texto, considerado por algunos fundador del
psicoanálisis, Tratamiento psíquico-tratamiento del alma. Dunker, o. cit., p. 19.
668
Bernardo Etchepare, “Ceguera histérica”, en Revista Médica del Uruguay, Montevideo, 1913, vol. XV,
pp. 113, 114.
669
Ibídem, pp. 117, 118. En otro artículo, Etchepare se despachó contra la “práctica tan generalizada
como lamentable de llevar a los niños a los cinematógrafos sin estudio previo, sin distinción de edad ni
caracteres, sin conocimiento de la calidad del espectáculo”, exhibiciones que “vulneran poderosamente
la tranquilidad de los niños nerviosos exponiéndolos a miedos, horrores, que les quitarán el sueño o se lo
poblarán de pesadillas, preparando para más adelante una afectividad patológica”. Etchepare,
“Educación de los niños…”, cit., p. 219.
670
Es interesante que la historiografía de la Medicina escrita por los médicos no haga alusión al ingreso
de Freud al país. Situación más llamativa aún porque han construido relatos sobre los vínculos de los
primeros psiquiatras con, por ejemplo, Charcot u otros célebres alienistas de la época.
671
Santín Carlos Rossi, “Contribución al estudio…”, cit., pp. 725, 726.

181
cuadro”. Por ello, y en una clara manifestación de apropiación sobre el paciente, se
sintió “dueño de todo el proceso de la enfermedad —etiología, naturaleza, marcha—” y
“resolví dejar de lado la amenorrea y emplear un criterio exclusivamente
psicoterápico” para demostrar a la joven “el error de su interpretación sobre la
amenorrea”, “las diferencias entre su caso y el de su amiga que parece haber muerto
tuberculosa” y “me empeñé en convencerla de que sus temores eran exclusivamente
emotivos y que deberían desaparecer por su simple convicción”.672
En general, las sesiones de psicoterapia sustituyeron el aislamiento y el reposo,
del mismo modo que permitía que el o la paciente fuera tratados de forma ambulatoria
aunque en ocasiones, por decisión médica, se buscara sustraerlos de su medio social. La
psicoterapia complementaba entonces otras formas del tratamiento. Además de las
sesiones, Rossi recetó a la enferma “ovocitina Aster y un régimen tónico” que
provocarían la menstruación y, eventualmente, tranquilizarían a la mujer. Las
“funciones menstruales” se reestablecieron “y ya han pasado dos períodos en que se
siguen cumpliendo regularmente”, mientras el “estado nervioso no ha presentado
particularidad alguna: la joven está curada”.673
Con terapéuticas como la recomendada por Rossi, nos encontramos en el inicio
de la “psicologización” de la Medicina en el país. El psicoanálisis era, según Rossi, una
teoría introducida en las ciencias psíquicas por Josef Breuer (1842-1925) y por Freud,
que afirmaba la relación entre las “psiconeurosis” y “un traumatismo psíquico” que “a
veces es lejano, a menudo inconsciente, siempre emotivo y del cual derivan más o
menos directamente todos los síntomas”.674 Esto no excluía del tratamiento al
“hipnotismo, ni la sugestión, ni la percusión, ni la medicación coadyuvante, ninguno de
esos agentes que por lo mismo que existen tienen todos razón de ser, todos sus
indicaciones y todos sus ventajas”.675 Sí existía la posibilidad de no “dar algún
medicamento que pudiera servir aunque fuera de sugestión indirecta”.676 Pese a esa
consideración de Rossi, al mismo tiempo hicieron su aparición los primeros sedantes.
Entre los sedantes más frecuentes se encontraba la inyección de trementina, que
creaba un absceso local muy doloroso que desencadenaba reacciones sistémicas como
fiebre elevada. Se sostenía que la fiebre calmaba la actividad cerebral y así se
controlaba la conducta del paciente. Asimismo, en ambos casos se apuntaba a que el
dolor físico pusiera término a las situaciones de excitación o de congestionamiento. Por
ejemplo, la trementina fue utilizada para descongestionar el cerebro en casos de
parálisis, ya que se entendía que favorecía la leucocitosis y contribuía así a la defensa
del organismo ante posibles infecciones cerebrales. Estas afirmaciones provienen de una
posición claramente materialista de la enfermedad.
El uso de drogas no era nuevo en el Manicomio, aunque tampoco era frecuente
su recurrencia. En un informe presentado en 1881 sobre la situación de la farmacia del
manicomio durante el primer semestre de ese año podemos ver drogas y productos
naturales utilizados para múltiples objetivos. Las sustancias, en su mayoría orgánicas,
demuestran que probablemente aún no se recurría a otro tipo de químicos y que en
muchos casos las llamadas “drogas” cumplían una función meramente accesoria. Así,

672
Ibídem, p. 726.
673
Ibídem, pp. 726, 727.
674
Ibídem, p. 728.
675
Ibídem, p. 729.
676
Ibídem, p. 728.

182
las “almendras dulces” o las “amapolas” convivían con el “acido bórico”, el
“cloroformo” o un inespecífico “bálsamo tranquilizante”. La labor médica o
farmacéutica no se distanciaba mucho de algunas prácticas frecuentes y
consuetudinarias de la farmacopea popular.677 Una situación similar podemos encontrar
en la referencia, realizada en 1874 por el Boletín médico-farmacéutico, que se refirió a
un medio empleado para un caso de “delirium tremens” para el que se empleó “polvo de
pimienta roja a la dosis de 30 gramos” que permitió que el enfermo se calmara y
durmiera por seis horas, luego de lo cual “no volvió a presentar delirio”.678
No todos los médicos eran partidarios de la aplicación de la “contención
medicamentosa” “practicada de una manera inconveniente” porque colocó “al enfermo
en una situación peor que la que crea la coerción física”, ya que lo volvía dependiente a
la admistración de alguna droga. En 1898, Enrique Castro pidió reaccionar “contra esta
práctica abusiva” que había provocado “accidentes” mortales entre los pacientes, que
“he tenido ocasión de presenciar”, por la administración de “altas dosis de cloral,
morfina, bromuro, etc., que tienen como acción unas veces provocar la demencia, es
decir la incurabilidad de la enfermedad, dadas que serían curables y otras, las más,
anticipar una demencia fatal que debe retardarse por todos los medios posibles”. A ello
agregó “la acción peligrosa de algunos de ellos sobre el corazón como el cloral, que
impide pueda administrarse muchos días seguidos y se juzgará del mal que ocasiona su
acción contaminada diariamente durante tiempo”; todos medicamentos “heroicos” pero
“peligrosísimos” que “hay que saber manejar”, por lo que correspondía solo a los
médicos su administración.679
Para la segunda década del siglo XX, podríamos decir que todos los médicos
estaban en sintonía con las apreciaciones de Santín Carlos Rossi, para quien “la locura
es una enfermedad semejante a todas las demás en el proceso patológico, y distinta de
ellas en que el enfermo no puede presidir a su propia curación”, por lo que “el éxito de
la terapéutica en los alienados depende en gran parte de la precocidad de la
asistencia” para la que se contaba con distintos medios terapéuticos, relacionados a
atacar las causas orgánicas y también las llamadas morales que buscaban ceñir al
paciente a la disciplina laboral y rutinaria.680

Laborterapia

Recurrir al trabajo de los internos no era una práctica nueva. Pinel sostuvo que el
trabajo era una terapéutica fundamental en el tratamiento de los enfermos psiquiátricos
porque mantenía activo al paciente y era, según su visión, una garantía de moralidad al
permitir la incorporación de hábitos y rutinas.
Desde los orígenes de la reclusión asilar, los pacientes realizaban distintas tareas
en el Hospital de Caridad (y en todos los nosocomios del mundo 681). Por pobres no
podían pagar la internación ni su manutención en el establecimiento, por lo que las
distintas comisiones de caridad que se sucedieron en el siglo XIX encontraron que
mediante el trabajo en el establecimiento podían realizar una retribución. Los hombres

677
AGN-HA-MSP-HCM, libro 4844, f. 177.
678
Boletín médico-farmacéutico, junio de 1874, n.° 1, año I, p. 4.
679
Castro, tomo 1436, cit., fs. 39-42.
680
Rossi, El alienado…p. 75.
681
Véase Foucault, El poder psiquiátrico, pp. 149, 150.

183
eran utilizados en tareas que requerían mayor desgaste físico y las mujeres en el servicio
de limpieza, cocina y lavado.
En el caso de los enfermos psiquiátricos, desde la fundación del Asilo de
Dementes los médicos insistieron en la capacidad del trabajo —en especial en el medio
rural— para contribuir en la terapéutica. La laborterapia pasó a ser uno de los elementos
sobresalientes en la terapéutica aplicada a los internos y era, al mismo tiempo, un
instrumento para desarrollar actividades que los pacientes podían realizar en su vida
cotidiana fuera del asilo. Como lo señaló el sociólogo francés Robert Castel, tras este
proyecto de reinserción de los pacientes en el medio productivo, a través de pequeñas
tareas que luego del alta podían desarrollar en la sociedad, se encontraba una especie de
“utopía constructivista”, una pedagogía manicomial que forjó “un auténtico proyecto de
conductismo anticipado” y que buscó “controlar todas las variables del medio, al
aplicar constantemente un conjunto coherente de medios racionales para taponar todas
las brechas por las que se manifiesta el desorden, se construirá enteramente un perfil
normalizado del hombre enfermo”.682
En 1862, Brunel sostenía que el asilo debía contar con “terrenos disponibles
para el cultivo con el objeto de emplear los dementes en trabajos de agricultura,
trabajos que facilitan mucho el tratamiento de la locura”. La intención del profesional
era que los internos realizaran actividad física “gastando así el acceso de su actividad
cerebral” para alcanzar “la tranquilidad y el sueño tan necesarios a su tratamiento y
que les evite las correcciones que con otras circunstancias se tendrían que emplear”.683
La misma posición defendió en su tesis de grado Andrés Crovetto, quien encontraba en
el trabajo de los enfermos una explicación orgánica, ya que era “necesario activar la
acción de sus órganos físicamente para dar reposo al cerebro”.684
Brunel también insistió en que los internos debían tener tiempo para el
esparcimiento y para cumplir con las tareas religiosas. Con relación a lo primero,
defendió que no hubiera “inconveniente en establecer una sala de billar y otra para
diferentes juegos, en los jardines que fuesen especialmente destinados a los
convalecientes”.685 El galeno francés sostuvo que “los juegos y los trabajos en
comunidad de los dementes que tengan un delirio moderado, les fortifica el espíritu de
sociabilidad que pierden casi enteramente cuando se les deja vivir en la ociosidad”. Las
relaciones frecuentes y la participación en actividades comunes podían despertar en los
internos “sentimientos de benevolencia y de afecto” pese a lo cual era imprescindible
evitar el contacto.686 El ejercicio físico e intelectual permitían “menos desorden en su
espíritu y por consiguiente mucha disminución en el número de los furiosos”, mayor
apetito, “tranquilidad y orden en el servicio” y pocas ideas suicidas gracias “al

682
Castel, El orden…, p. 252.
683
Brunel, o. cit., pp. 324, 325.
684
Crovetto, o. cit., p. 44.
685
Brunel, o. cit., p. 325.
686
Ibídem, 343.

184
bienestar del que gozan y a las ocupaciones continuas que absorben todo su tiempo”.
Esto hacía que los locos que participaban de actividades fueran “más disciplinados que
aquellos que son incurables, encontrándose más facilidad para emplearlos en trabajos
útiles que se armonicen sin embargo con su estado moral”.687 Era parte del tratamiento
moral a través de “todos los medios generales e individuales que pueden obrar directa o
indirectamente, la comunidad, la educación, la disciplina, el trabajo físico e intelectual,
las penas y recompensas, las diversiones, el canto, la música, la lectura, los paseos, los
ejercicios gimnásticos”.688
La quinta del asilo era, según las autoridades, un espacio modelo que, de
acuerdo a las cifras presentadas en 1880, había contribuido “al sostenimiento del
establecimiento y del Hospital de Caridad con sus abundantes verduras”. El trabajo de
los internos permitía ahorrar “salarios de peones”, pero al mismo tiempo se convertía en
“es uno de los tantos medios de curación que se aplican al alienado”.689 Por su parte,
Canaveris consideró la laborterapia como uno de los “varios sistemas de curación para
esta clase de enfermedades”. Por eso, en la memoria anual de 1880 propuso “la
organización de algunos talleres para la confección de ropas y calzados” con los que
“se obtendría en la práctica inmensas ventajas, ya para la curación y entretenimiento
del enfermo como la economía y utilidad que reportaría el Establecimiento”.690 Algunos
productos elaborados en la hilandería del manicomio participaron de una exposición
industrial que se realizó en Buenos Aires en el año 1882, dato significativo para afirmar
que la propuesta de Canaveris fue tenida en cuenta a poco de realizar el planteo.691
De acuerdo con el médico Ernesto Fernández Espiro, a quien ya veremos en
acción por la relación que estableció entre locura y prostitución, era imprescindible que
los médicos “inculcar[an] a la gente pobre el amor al trabajo” ya que las “costumbres
honestas” permitían “ahogar en su origen una mala pasión”.692 El orden en el trabajo
era una forma de obligar al paciente a obedecer a las autoridades y su disciplina. A decir
de Canaveris, de esta forma “se ha conseguido que la vigilancia del alienado sea más
prolija” y “es sorprendente la disciplina que se ha logrado realizar en un número tan

687
Ibídem, p. 344.
688
Ibídem, p. 337.
689
AGN-HA-MSP-HCM, libro 4844, f. 440.
690
“Memoria presentada al señor don Antonio Silveira miembro de la Comisión de Caridad, Inspector del
Manicomio Nacional, por el secretario del mismo Asilo en 1º de Enero de 1881”, en AGN-HA-MSP-HCM,
libro 4842, f. 134.
691
AGN-HA-MSP-HCM, libro 4844, f. 265.
692
Fernández y Espiro, o. cit., p. 14.

185
crecido de enfermos, pues tanto para las horas de comida como en las de paseo, cada
alienado conoce su puesto, conservándose tranquilo, obediente y con el orden más
perfecto.”693 Podríamos pensar que la laborterapia era importante porque convertía a los
internos en hombres y mujeres productivos (y generaba un ahorro significativo para el
establecimiento), permitía valorar el trabajo (entre personas que muchas veces no
contaban con un empleo estable o habían sido internados por “vagos”), era una forma de
mantener el orden y las rutinas, y permitía al médico estudiar al paciente en el desarrollo
de distintas aptitudes (fuera trabajando o en los ratos de ocio). Era un “instrumento de
curación” que los médicos debían “emplear con discernimiento”.694
En 1895 comenzó la edificación del lavadero y de los talleres del manicomio,
bajo la dirección de Rafael Maggio y la construcción de Pedro Sartori, que se
inauguraron en enero de 1896. En el lavadero, por ejemplo, la Comisión de Caridad se
ahorraba el pago de la ropa de cama de todos los establecimientos dependientes de la
comisión. Eran los propios internos quienes se encargaban de limpiar y planchar las
prendas.695
Además de participar de la muestra en Buenos Aires en 1882, en mayo de 1897
la Comisión del Manicomio realizó la primera muestra “de los artículos que se
confeccionan en los talleres de escobería, cepillos y canastería afin [sic] de que las
Comisiones Delegadas de los demás establecimientos puedan hacer los pedidos que
necesitan, previa orden de la Dirección General”.696 En 1905 funcionaban talleres de
escobería (que fabricaba unas 12 000 escobas y cepillos anuales y también coronas
fúnebres), de zapatería (con 1500 pares de zapatos por año), de cigarrería (con 5000 a
6000 cigarros para consumo interno), de colchonería, de sastrería (con cerca de 10 000
prendas anuales), de carpintería, de herrería, de pintura y de albañilería.697 Los únicos

693
Canaveris, “Memoria…”, cit., p. 306.
694
Castro, tomo 1436, cit., fs. 56, 57.
695
AGN-CNCBP, Libro de Actas, 26 de marzo de 1895 a 5 de agosto de 1896, f. 143.
696
AGN-CNCBP, Libro de Actas, 7 de agosto de 1896 a 24 de mayo de 1898, f. 156.
697
Información y cifras tomadas de Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia Pública. Sus
establecimientos y servicios, cit., p. 323.

186
internos que tenían prohibida la participación en los talleres eran los que se encontraban
en aislamiento y los presos destinados al manicomio por su estado de “enajenación
mental”, ya que podían adquirir “instrumentos de uso peligroso procedentes de los
talleres, para servirse de ellos contra los guardianes o los compañeros”.698

Taller de pintura. Archivo Nacional de la Imagen, SODRE, Colección Fitz Patrick, imagen n,º 487

El trabajo se complementaba con otras tareas regladas: levantarse, asearse,


desayunar, almorzar, cenar a horas fijas, trabajar con horario, que acostumbraban al
interno a seguir una rutina. Sería lo que Foucault llamó “régimen disciplinario” que se
caracterizó por distintas técnicas de coerción ejercidas para un encasillamiento
sistemático del tiempo, el espacio y el movimiento de los individuos. En 1862, Brunel
decía que era imprescindible someter al demente “a una disciplina regular para
reanimar o para que renazcan en él las primeras ideas de orden”.699 Barrán sostiene que
el trabajo, y su función disciplinante, evolucionaron desde un lugar marginal hasta
transformarse en el pasaje de siglo en la “panacea” terapéutica.700 De acuerdo con el
mismo autor, en 1899 ya trabajaba el 20 % de los internados en la huerta, el lavadero, la
zapatería, la cigarrería y en la cocina, y otros hacían de albañiles.701
La historiadora argentina Lila Caimari702 señaló que las ideas de ‘trabajo’ y
‘encierro’ estaban asociadas desde tiempos coloniales, por lo que la novedad pasó por
un “enérgico giro de racionalidad utilitaria”, un proceso por el cual la cárcel, a lo que
698
José Irureta Goyena, “Sobre establecimientos para los criminales delincuentes”, en La Revista de
Derecho, Jurisprudencia y Administración, Montevideo, 31 de mayo de 1905, año II, n.° 18, p. 280.
699
Brunel, o. cit., p. 339.
700
Barrán, Medicina y sociedad, vol. II, p. 49.
701
Ibídem, p. 50.
702
Caimari, Apenas un delincuente, pp. 42, 43.

187
podríamos agregar el manicomio, pasó a ser un agente transformador.703 A decir de
Barrán, “el enfermo era un ser con los derechos recortados y un formidable capítulo de
deberes que buscaba saliera del nosocomio no solo un hombre sano sino enteramente
otro hombre desde el punto de vista moral, mejor dotado que el que había entrado,
para el autocontrol de sus pulsiones y rebeldías”.704 El enfermo debía respetar los
horarios y trabajar, y tenía absolutamente prohibido cometer cualquier desliz, desde
robar comida hasta masturbarse o mantener relaciones. Bajo la férrea mirada de las
Hermanas de Caridad —que en ese punto coincidían con los médicos—, las rutinas en
el asilo primero y en el manicomio después no se alteraban. Era, en cierta medida, una
forma de intentar recuperar el orden de hombres y mujeres que, por su estilo de vida o
patología, tenían trastornada la razón.
No solo el trabajo fue visto como una tarea terapéutica. Dentro de las actividades
formativas o de ocio se encontraban la asistencia a misa y la participación en distintas
actividades litúrgicas del rito católico, tal como se puede ver en la siguiente imagen.

703
Los defensores de la laborterapia penitenciaria insistieron en las bondades de la cárcel, entendida
como un espacio de castigo, pero también regenerador de aquellos que cometían delitos. En 1878 Miguel
Jaume y Bosch, justificando la existencia de un Taller Nacional, planteó la necesidad de recurrir al trabajo
como un elemento purificador y una alternativa de regeneración moral. De acuerdo a este tipo de
afirmaciones la cárcel (u otros ámbitos como los recintos educativos), podían transformar a los individuos
que habían mostrado mala conducta. Miguel Jaume y Bosch, El Taller Nacional y la Pena de Muerte,
Montevideo, s/d, 1878, AGN, Colección de Folletos Uruguay, n.º 266, p. 40. La misma concepción planteó
la comisión nombrada por el Poder Ejecutivo para redactar el Código Penal y reorganizar el sistema
penitenciario. Según el informe presentado el 20 de noviembre de 1882, por Joaquín Requena, Ildefonso
García Lagos, Carlos de Castro y Enrique Azarola, y avalado por Máximo Santos y Manuel Herrera y
Obes, planteó que en las penitenciarias el trabajo no debía ser “duro o penal, sino industrial, adecuado a
las fuerzas y aptitudes de los penados, quienes serán reunidos en grupos de 15 o 20 para el aprendizaje
de una misma industria”. La intención era suplir el castigo del cuerpo por una modalidad que permitiera
cubrir los gastos del recluso en el establecimiento y al mismo tiempo formar un fondo de beneficio que se
le entregaría luego de su liberación. En ese sentido la comisión fue explícita al sostener que “ el sistema
aconsejado se propone alcanzar la represión y regeneración moral de los condenados” mediante “el
aislamiento durante un espacio de tiempo relativamente tolerable, que no sea fatal a la salud y a la
acción de las fuerzas morales del hombre” “que le induzca al recogimiento y a la reflexión sobre su
pasado” y luego “por los estímulos del trabajo industrial”. A través de una “disciplina reformadora” los
presos podían “corregir sus vicios y crear hábitos de orden y trabajo que los alejen de la reincidencia” en
el delito y por ende del “mal”. “Penitenciaría. Aprobación del sistema que ha de adoptarse para la
construcción de aquella en la República”. Colección Legislativa de la República Oriental del Uruguay,
Montevideo, Manuel A. Criado, 1882, vol. VIII, pp. 296-309. La discusión sobre la creación de “colonias
agrícolas” se orientaba en ese sentido. Al respecto, el diario minuano La Unión planteaba en 1881 que
este tipo de recintos podía “albergar en su seno los elementos depravados de las ciudades populosas”. La
Unión, Minas, 29 de mayo de 1881, “Colonias de corrección [editorial], p. 1. También véase Segundo
Posada, El problema penitenciario. Tesis presentada a la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales para
optar al grado de Doctor en Jurisprudencia, Montevideo, Imprenta y Encuadernación de Ríus y Becchi,
1884.
704
Barrán, Medicina y sociedad, vol. II, p. 24.

188
“Las locas en misa”: “En un triste cuadro, copiado del natural, el que representan esas infelices
privadas de razón, asistiendo en la capilla del manicomio el santo sacrificio de la misa”.
Tomado de La Ilustración Uruguaya, 15 de noviembre de 1883

Brunel consideró esa práctica como muy conveniente, aunque conforme avanzó
el proceso de secularización fueron varios los médicos que se refirieron a estas
actividades como inadecuadas. Podríamos pensar que los médicos —incluso los más
anticlericales— vieron la participación en las misas o en las festividades católicas como
un complemento de las tareas que se desarrollaban en los talleres. Es significativo, por
ejemplo, que Andrés Crovetto, quien no dudó en enjuiciar la presencia de las monjas en
el establecimiento, no se pronunciara en contra de las actividades religiosas. Lo mismo
podríamos decir de otros facultativos del período, algunos militantes anticlericales
conocidos, como Santín Carlos Rossi.
Otra forma de practicar el ocio era la lectura, ya que la Comisión Auxiliar del
Manicomio se preocupó por conformar una “Biblioteca recreativa” para lo que cursó
“circulares a varias personas de la Capital y se han conseguido algunos volúmenes”. 705
Desconocemos cómo siguió funcionando ese lugar, si bien la intención de formarla
expresa la preocupación entre médicos, religiosos y administradores por “ilustrar” a los
internos, no solo por enfermos sino también por pobres y, usando una expresión de
época, “viciosos”.

La educación

Otra alternativa, en especial entre los pacientes con cuadros de idiocia o retardo,
era apostar a la educación especial. El artículo del integrante del cuerpo médico escolar
Sebastián Rodríguez es ilustrativo de las propuestas realizadas para la educación de los
alienados, pero también permite ver el convencimiento del cuerpo médico sobre su
función educativa. Según Rodríguez, quien seguía las propuestas de los psiquiatras y

705
“Memoria presentada al Señor Don Antonio Silveira miembro de la Comisión de Caridad, Inspector
del Manicomio Nacional, por el secretario del mismo asilo en 1.º de wnero de 1881”, en AGN-HA-MSP-
HCM, libro 4842, f. 131.

189
médicos europeos, era imprescindible la participación de los savants de la salud en las
instituciones educativas, en especial en primaria. 706 Los médicos propusieron una suerte
de catecismo higiénico que favoreciera “la salud corporal” pero también “la salud
intelectual” para alcanzar “un doble saneamiento, el del cuerpo y el de la mente, y
garantiendo [sic] un desarrollo sinérgico y científico, adaptable a las aptitudes físicas y
a las capacidades físicas de cada escolar”. Todos los alumnos debían pasar por un
examen físico e intelectual que permitiría detectar a los niños con alguna anomalía. Para
Rodríguez:
La marcha normal de una escuela puede verse seriamente
comprometida tanto por la presencia de un niño enfermo del cuerpo,
como del intelecto, y se ha dicho que así como se toman disposiciones
de seguridad personal y colectiva y se hace profilaxis para los unos,
hay que tomarlas también para los otros; así como se aleja o se aísla
del medio escolar un tuberculoso, diftérico, escarlatinoso, etc., así
también hay que aislar o alejar a un atrasado mental o retardado, a
un débil de espíritu o a un anormal, porque tanto infectan y hacen
peligrar el conjunto los primeros, como los segundos; aquellos
contagiando y transmitiendo a sus compañeros los síntomas de su
enfermedad, y estos contagiando y transmitiendo su despreocupación,
su indisciplina en el medio escolar que afecta el desarrollo intelectual
de los niños normales.707

No se trataba por lo tanto solamente de un problema biológico sino también


disciplinario. Dentro de la necesidad de respetar el orden, cualquier “reacción en contra
del principio de autoridad” fue psicopatologizada por los médicos.708 Sobre esa base, el
médico escolar debía velar por “la salud de nuestra inteligencia”, función que “crece y
se agiganta”, “se hace más noble y más simpática aún su misión” porque “se preocupa
de la parte más noble e importante de nuestro ser, de la que depende nuestra gran
supremacía sobre el resto de todos los seres vivientes que pueblan nuestro globo”.709 El
cuerpo médico escolar se debía dedicar en primer lugar a la detección de aquellos
estudiantes con un “desarrollo mental defectuoso” para sustraerlos de la escuela común
y enviarlos a instituciones donde recibirían “una educación especial” que buscaría
corregir “esa anormalidad mental” y “hacer alcanzar a esos mismos retardados el
mismo ideal de saber y conocer a que aspiran todos los normales”.710
Las “escuelas para retardados” buscaban cumplir con dos objetivos: brindar a
los niños aquejados de idiocias de distinta índole un tipo de educación y, al mismo
tiempo, “producir una higienización intelectual en el medio escolar, alejando o
retrayendo de dicho medio elementos nocivos y perjudiciales para la buena marcha de
las escuelas comunes”.711
La pericia psiquiátrica a los escolares no se debía reducir solo a los débiles
mentales sino que, de acuerdo a la propuesta de Etchepare, era imprescindible investigar
“prolijamente el estado psíquico o nervioso de todos los niños”. En particular, buscaba
detectar a los que llamaba “nerviosos”, que no eran “los verdaderos débiles mentales”,
706
Sobre Argentina, Ferro, o. cit., pp. 74-108.
707
Rodríguez, “Educación médico-pedagógica…”, pp. 46, 47.
708
Paysée, “Un informe…”, cit., p. 36.
709
Rodríguez, “Educación médico-pedagógica…”, pp. 46, 47.
710
Ídem.
711
Ibídem, p. 48. La misma posición defendió el director de la Colonia de Menores Vicente Borro para
que los menores anormales fueran expulsados del reformatorio. Vicente Borro, La delincuencia en los
menores. Causas-remedios. Bosquejo presentado [en 1911] con motivo de la invitación hecha por el
Honorable Consejo de Protección de Menores a los candidatos a ocupar el puesto de director del
Reformatorio de Varones, Montevideo, Talleres Gráficos Giménez, 1912, pp. 49-53.

190
sino los niños que “se han caracterizado desde su entrada a la existencia, por
circunstancias que no son normales” “han tenido períodos de excitabilidad fácil, en
forma de llantos constantes, rabietas, a veces episodios convulsivos, con retardo o
anomalías en el establecimiento de la dentición, de la marcha y del lenguaje”.712 Si bien
esos comportamientos hoy nos parecen típicos de niños, en la segunda década del siglo
XX el médico citado sostenía que conductas de ese estilo delataban “una insuficiencia
psicológica que es, en realidad, una manifestación de herencia patológica”. Por eso era
imprescindible estudiar a todos los niños en edad escolar, pero en especial a
los hijos de gotosos, diabéticos, artríticos, en general, que presentan
signos de una constitución patológica manifestada ya por una
sensibilidad desarreglada, una emotividad excesiva, un humor
pasando, casi sin motivo, por todas las fases de la alegría y del
descorazonamiento, no siendo esta situación otra cosa más que una
manifestación previa de un estado constitucional de excitación y
depresión que amenaza la vida entera y que convendría combatir con
tiempo.713

Esto incluía también a “los niños que, por normales que parezcan, cuenten en
sus antecedentes familiares con enfermos nerviosos o mentales sobre todo y también los
que en la época de gestación pueden haber sufrido por el hecho de molestias del
embarazo”, los que “han nacido en malas posiciones, en estado asfíxico o de muerte
aparente, los géminos, los convulsos de la primera hora, los que han sido víctimas de
una afección cerebral o meningítica, o que han sufrido traumatismos craneanos en la
edad temprana”.714
Al igual que en las propuestas pedagógicas para los débiles mentales, médicos y
abogados del período no solo se preocuparon por los establecimientos de reclusión sino
por la educación de los niños. La labor pedagógica se hermanó con la Criminología,
porque la educación era una de las formas de evitar el crimen entre los niños sanos y
también aquellos que mostraban algún tipo de anormalidad.
El objetivo era contener a los anormales y alejarlos de la criminalidad, por lo que
era muy importante reforzar las escuelas, los talleres y evitar que los menores de edad
vagabundearan en la calle. La educación era la forma de reformar a los niños que
estaban a un paso de la delincuencia por mostrar algún tipo de psicopatología o vivir en
un medio inmoral. Esos niños “indóciles, malos, crueles” por sus actos eran expulsados
“de los establecimientos de educación” y terminaban “en las cárceles y prisiones”.
Entre esos “degenerados superiores” se reclutaba el “mayor contingente” de “la
criminalidad y delincuencia” y “muchas veces, el que empezó siendo delincuente y
encerrado en una prisión, concluye pasando a un manicomio como verdadero alienado,
lo que prueba una vez más que crimen y locura tienen un mismo punto de partida”.715
En esa asociación ingresaron consideraciones sobre el consumo de alcohol, los
espacios sociales perniciosos y la necesidad de frenar la aparición de patologías que
condujeran al crimen a un significativo número de niños.
Dos abogados que buscaron solución a la problemática de la criminalidad
infantil fueron Vicente Borro y Washington Beltrán. Ambos negaron la relación directa
entre la génesis del delito y la herencia. El niño mostraba tendencia de inmoralidad no
porque naciera con inclinación a la maldad (como sostenían los positivistas) sino porque
no había incorporado las nociones de responsabilidad y de propiedad que lo llevaban
712
Etchepare, “Educación de los niños…”, cit., p. 208.
713
Ibídem, pp. 209, 210.
714
Ídem.
715
Castro, tomo 1436, cit., fs. 299, 300.

191
muchas veces a cometer actos violentos o a robar. Al decir de Beltrán, el crimen “es un
fenómeno muy complejo, que no es posible derivar de una sola causa como la ley
hereditaria”, ya que había que considerar “la influencia del medio”. En todos los casos
la criminalidad se podía “neutralizar” con una “educación adecuada, ejemplos sanos,
imitación de prácticas morales y fecundas”.716 De este modo, el niño, otro sujeto a
disciplinar durante el período, incorporaría las nociones más elementales de propiedad y
pondría un freno a los “deseos” que muchas veces lo conducían a la violencia.717
Todavía en 1914 Santín Carlos Rossi (quien en la década de 1930 se desempeñó
como ministro de Instrucción Pública) reclamaba un “instituto médico-pedagógico”
para la evaluación de todos los niños en edad escolar y la detección de “débiles
mentales” que “sirva de filtro a tantas cabecitas que se agotan en el colegio bajo un
régimen pedagógico de fuertes, quedando luego a merced de la demencia precoz o los
procesos mentales periódicos que los acechan”.718
En suma, los menores que mostraban algún tipo de debilidad mental o eran
inmorales o incapaces de dimensionar la gravedad de sus actos, también debían ser
objeto de estudio de los psiquiatras, quienes, si seguimos la propuesta de Rodríguez, se
encargarían de clasificarlos y derivarlos a instituciones especiales, ya fuera a modo de
educación especial o como reformatorios.

Las variantes del aislamiento719

Desde los orígenes del asilo, el aislamiento podía ser “absoluto o relativo, según
fuere la afección mental que lo hiciere necesario”. El primer tipo implicaba encerrar al
paciente “en una celda o cuarto donde quede absolutamente solo”, mientras que, por el
contrario, “el aislamiento relativo consiste únicamente en separarlo de su familia, de
sus amigos, de sus servidores, con el fin de cambiar enteramente sus hábitos”. En este
tipo de aislamiento el paciente era sometido a una “disciplina regular” para que
renazcan en él las primeras ideas de orden”. 720
Para los médicos era fundamental alejar al enfermo de su entorno social, de su
familia (más si era neuropática como planteaba Etchepare), de los vicios. En ese
sentido, el aislamiento era irrenunciable en el tratamiento, e incluso llevaba a que los
profesionales se enfrentaran con las autoridades judiciales y policiales. Por ejemplo, en
febrero de 1896, el juez letrado departamental de Montevideo exigió que fuera remitido
ante su presencia el paciente Bernard Guerrino, quien se encontraba internado en el
manicomio. La Comisión Delegada del establecimiento, en representación de los
médicos, se negó a que el interno fuera trasladado a otro lugar porque se encontraba
“sometido al tratamiento médico por su estado mental” que consistía, “según la opinión
unánime de todos los alienistas modernos”, en “su aislamiento absoluto en una casa de
salud como lo es el Manicomio donde puede ser sometido el enfermo al régimen que su
afección reclama”. Si Guerrino era retirado del manicomio, “el plan de curación
adoptado” se vería afectado. Por lo que pedían al Juez que concurriera “personalmente
a este Manicomio para verificar dicho interrogatorio, a semejanza de los que hacen los
Sres. Jueces del Crimen y Correccional con los prevenidos, heridos o imposibilitados
fisicamente de concurrir a su presencia, los cuales son también interrogados por los
Magistrados en el propio local donde se hallan asilados”. Para los médicos del
establecimiento, “el alienado es un enfermo que en rigor para no contrariar o
716
Beltrán, Cuestiones sociológicas…, p. 70.
717
Borro, o. cit., pp. 21, 22.
718
Rossi, El alienado…, p. 53.
719
No trataremos aquí el caso de los alienados criminales que abordaremos en un apartado específico.
720
Brunel, o. cit., p. 339.

192
interrumpir su plan de curación debe continuar aislado, separado del mundo o medio
exterior donde contrajo su enfermedad, mientras esta no desaparezca”.721
El primer retiro era la internación en el hospicio. Pero había otras formas de
aislamiento que también cumplían una labor terapéutica. Por ejemplo, la clinoterapia
era un tipo de sedación que tranquilizaba al paciente atándolo a los bordes de la cama,
incluso por períodos prolongados,722 con el argumento de que “el alienado es primero
un enfermo que requiere observación continua y asistencia en cama”.723 Esta situación
no siempre era bien recogida por los internos. Por ejemplo, en 1904 Etchepare recibió
una carta firmada por dos hermanas (cuya historia de “locura comunicada” ya
analizamos) que pedían disculpas al profesional por los “muchos desprecios” que le
habían hecho cuando estuvieron recluidas en el manicomio. Las dos mujeres afirmaron
que su conducta se debía a “la rabia que teníamos de ver todo lo que nos hicieron, sin
haber tenido la culpa de nada” y finalizaban la misiva pidiéndole al médico que “nos
perdonen, como también le perdonamos nosotras los tres meses y medio que nos tuvo
en la cama”. Sin embargo, para el médico, la actitud de las dos escritoras era una
manifestación psicopática.724
Asimismo, separar al individuo de su entorno social más cercano abría las
puertas para el programa de resocialización, ya que alejaba al paciente de los espacios
que habían contribuido a la aparición o profundización de la psicopatología. En ese
sentido, disentimos con la interpretación de Barrán para quien “el discurso médico
oficial prefería como ámbito curador a la familia y no al hospital”, en parte “por
acuerdo con el orden mental establecido que asignaba a la familia el rol de célula
social básica, en parte porque la asistencia domiciliaria sería menos costosa para el
Estado, se buscaba llevar la cura al cuarto del necesitado y no trasladar a este al
nosocomio.725 Contrariamente a lo que planteó el historiador, los médicos del período
consideraban que el ambiente social, y por ende el familiar, era uno de los focos más
significativos en la aparición de la enfermedad. El paciente debía ser aislado de todo
contacto con sus parientes biológicos o rituales.726
Los reclamos presentados ante los juzgados civiles en las que se solicitaba
autorización para contactarse con un paciente son elocuentes en ese sentido, ya que los
familiares reclamaban poder ver al interno o interna. Muchas veces esas solicitudes
lidiaron con la negativa de los médicos. Otro ejemplo podrían ser las sucesivas
solicitudes de internación realizadas a pedido del esposo, del padre o de los hijos.
¿Quiénes pedían la reclusión lo hacían por propia voluntad o por consejo médico? Es
probable que la prédica de los profesionales incidiera en ese sentido, pero también los
familiares buscaron en muchas ocasiones que el enfermo recibiera un tratamiento que
consideraban adecuado. En estos términos lo expresó Santín Carlos Rossi: “somos
devotos de la libertad individual, si bien no nos detendrá el umbral de la familia
cuando debamos llevarles el bien, escudándonos en la valiente declaración de
721
AGN-CNCBP, Libro de Actas, 26 de marzo de 1895 a 5 de agosto de 1896, fs. 157, 158.
722
Rossi, El alienado…, p. 39.
723
Ibídem, pp. 67, 68.
724
Etchepare, “Locura comunicada…”, cit., p. 416.
725
Barrán, Medicina y sociedad, vol. II, p. 23.
726
Será recién a partir de la década del veinte del siglo XX que ingrese a consideración de los psiquiatras
el discurso sobre la familia como espacio terapéutico. “La asistencia familiar conviene a muchos
enfermos crónicos, dementes incurables viejos o jóvenes, débiles mentales, algunos epilépticos, imbéciles
e idiotas, así como psicasténicos, neurasténicos y melancólicos no suicidas, cuando es posible
sospecharlos tales, y a muchos con psicosis intermitente, hipomanías, parálisis generales, así como se
puede extender a otros casos agudos o agudizados”. Rafael Rodríguez, Asistencia Familiar de Alienados.
Lo que podría hacerse en Uruguay. Conferencia presentada y aprobada en la Sociedad de Psiquiatría en
Marzo de 1924, Montevideo, J. García Morales-Impresor, 1929, p. 36.

193
Larnaude, cuando se pregunta si no sería necesario proteger al alienado contra su
propia familia…”, ya que “en la inmensa mayoría de los casos, se concibe sin esfuerzo,
la primera etapa de una afección mental tiene por escenario el ambiente familiar”.727
Al mismo tiempo, como ya vimos, desde fines del siglo XIX, médicos y
abogados desarrollaron la idea de secuestro que obligó a las familias a denunciar los
casos de enfermos psiquiátricos y limitó la asistencia domiciliaria. Esta posición obtuvo
mayor respaldo con la aprobación de la ley sobre asistencia pública nacional, que en sus
consideraciones sostuvo que los enfermos psiquiátricos debían “ser separados del
ambiente familiar desde que aparecen los síntomas de su psicosis, sustrayéndolos con
fines terapéuticos a su medio habitual y cambiándoles completamente su manera de
vivir”. No es menos cierto que alejar al enfermo de su ámbito familiar permitía que los
médicos fueran los únicos responsables y, por ende, los únicos capaces de tomar
decisiones sobre la situación de los pacientes. En este sentido el manicomio no era solo
un lugar de reclusión sino también un espacio pedagógico, moralizante, que reeducaba y
readaptaba a los pacientes.
Sin embargo, no hubo entre los médicos uruguayos, a tono con la discusión
psiquiátrica a escala mundial, una defensa irrestricta del aislamiento absoluto. Por el
contrario, plantearon la posibilidad de establecer un nuevo sistema manicomial que
tomara en cuenta el open door pregonado por la Psiquiatría británica y propusieron la
creación de una colonia de alienados.728
En 1884, Crovetto se preguntaba por qué el responsable de la construcción del
manicomio había poblado las ventanas con un “sinnúmero de rejas” que “están
desechadas” “de los establecimientos frenopáticos y que todo en él debe respirar
alegría y la mayor libertad. Esto se debía, según su visión, a que era común la
confusión de “un manicomio con un presidio”.729 Los cuestionamientos médicos sobre
el sistema de aislamiento manicomial pueden ser tenidos en cuenta para ver ciertas
dudas de los profesionales sobre las ventajas terapéuticas del encierro prolongado.
Es probable que también buscaran eliminar el estigma de los manicomios como
cárceles. Esta visión afloró en el período que estamos trabajando, pero primero fue
necesario consolidar un asilo tradicional, para en una segunda etapa, que coincidió con
el pasaje de siglo, se buscara una alternativa al aislamiento más estricto. Trasladar
pacientes al campo también era una forma de alejar a los enfermos de las ciudades y de
las familias. En otras palabras, los médicos buscaban que los pacientes psiquiátricos no
estuvieran en contacto con algunas de las causas (el espacio familiar y social, el alcohol,
los bares, la dinámica urbana) que podían haber despertado la patología.
A partir de 1900 cobró fuerza la idea de la “colonia rural”. 730 Según Santín
Carlos Rossi, los elementos característicos de “una colonia de alienados” en el medio

727
Rossi, El alienado…, pp. 14, 15.
728
En 1837 el médico W. A. F. Browne, alumno de Esquirol y director del Montrose Royal Lunatic
Asylum de Escocia, publicó su trabajo Asilos: lo que fueron, son y deberían ser, donde insistió en la
necesidad de poner fin a los establecimientos tradicionales y propugnó por el método open door. El asilo
ideal de Browne se resume en estos breves fragmentos: “Imaginemos un edificio amplio parecido al
palacio de un noble, airoso, elevado, elegante, rodeado de extensos y exuberantes terrenos y jardines. El
interior se distribuye en galerías, talleres, salas de música. La luz del sol y el aire pueden entrar por
cada ventana, la vista de los arbustos, los campos y los grupos de trabajadores no queda obstruida por
contraventanas y barrotes; todo luce limpio, sosegado, atractivo […]. En esta comunidad no hay ni
forzamientos ni cadenas, no hay látigos ni castigo corporal, simplemente porque queda probado que
estos tienen menos sentido que la persuasión, la emulación y el deseo de gratificación. ” Citado por
Porter, o. cit., p. 118. En el Río de la Plata la discusión estaba presente al menos desde fines del siglo XIX.
Véase “El Asilo de las Mercedes y la Colonia de Alienados”, en Caras y Caretas, Buenos Aires, 20 de
mayo de 1899.
729
Crovetto, o. cit., p. 25.

194
rural serían la “ausencia de muros, de galerías cubiertas, de barrotes y fosos” y el fin
del hacinamiento, ya que se caracterizaría por el “gran número de pequeños pabellones,
diseminados sin orden, con estilos variados y rústicos; autonomía de cada pabellón,
con sus servicios de alimentación, de hidroterapia, de vestuario, etc.”. Los internos
desarrollarían un estilo de “vida libre”, con una “vigilancia suave”.731
Bajo la dirección de Rossi fue inaugurada en 1912 la Colonia de Alienados de
Santa Lucía, que se convirtió en el establecimiento agrícola para pacientes con
enfermedades psiquiátricas.732 La nueva institución permitiría “disminuir el
hacinamiento en que se encuentran los asilados en el Hospital Vilardebó”. El terreno,
de 498 hectáreas (del que se usarían 150), estaba ubicado en el departamento de San
José, lindero con Montevideo.733 En diciembre de 1912 fueron trasladados los primeros
cien pacientes crónicos.734 Sin embargo, en 1913 las autoridades de la Asistencia
Pública, en la Memoria oficial, sostuvieron que “no puede llamarse todavía Colonia de
Alienados el establecimiento” porque “hasta hoy no se ha hecho otra cosa que aliviar
un poco el trop-plein del manicomio y preparar el terreno para el comienzo de una
obra de aliento que exigirá algunos años de dedicación y de trabajo al director [Rossi]
que ha tomado a su cargo la tarea de realizarla”.735 Según los médicos e historiadores
de la Medicina Margarita Arduino y Ángel Ginés, no todas las personas derivadas a la
colonia padecían trastornos psiquiátricos. Por el contrario, también fueron frecuentes los
ingresos “por falta de recursos económicos y sociales”, por internación policial “con
rótulo de ‘vagabundo’ y los adolescentes y jóvenes traídos por sus familias que
declaraban no poder hacerse cargo de sus cuidados”, que constituían un alto
porcentaje.736
Lejos de cualquier interpretación bucólica, los manicomios-colonias rurales eran
una reafirmación de la disciplina y del orden que obligó a los pacientes al trabajo (en
especial en tareas rurales).737 A decir de Goffman, eran “instituciones totales” “híbridas”
“en parte comunidad residencial y en parte organización formal”.738 Según Rossi, la
inauguración del establecimiento era “la última conquista de la Psiquiatría: el
tratamiento de la locura por la libertad y el trabajo para los enfermos crónicos,
mientras se ahonda en la etiología para llegar á la terapéutica racional de las
afecciones mentales”.739 Esa voluntad científica, expresada por su primer director, son
las que nos llevan a desestimar los planteos de Arduino y Ginés cuando sostienen que la

730
El mismo sistema se comenzó a aplicar en Argentina. Al respecto véase Caras y Caretas, 20 de mayo
de 1899: “El Asilo de Las Mercedes y la Colonia de Alienados”.
731
Santín Carlos Rossi, “Colonias de alienados. La terapéutica de la libertad y el trabajo”, en Evolución.
Órgano de la Federación de los Estudiantes del Uruguay, Montevideo, enero de 1912, año VI, n.° 3, p. 8.
732
Lamentablemente, la colonia de Santa Lucía (o Etchepare, como se la conoce popularmente tras la
redenominación que obtuvo luego del deceso del reconocido psiquiatra) no cuenta con un archivo propio
y son escasas las referencias existentes en otros repositorios documentales.
733
Véase la exposición de Santín Carlos Rossi, en “La Colonia de Alienados de Santa Lucía…”, cit.
734
En junio de 1911, y a consecuencia de la sobrepoblación del Manicomio, la dirección de la Asistencia
Pública resolvió realizar un primer traslado de internos a “la antigua colonia de vacaciones de Punta
Carretas”. “La colonia de alienados”, en La Semana, Montevideo, 17 de junio de 1911, s/n.
735
Ibid. La propuesta original también construiría un nuevo asilo de alienados en el departamento de
Colonia, proyecto que no se concretó. Al respecto véase El Día, 7 de marzo de 1913, p. 8.
736
Arduino, Ginés, art., cit., p. 1.
737
Si bien carecemos de datos, podríamos pensar que los primeros pacientes enviados tenían habilidades
para tareas rurales o en oficios relacionados a las labores agrícolas. En Argentina tuvo lugar un fenómeno
de características similares. Véase Bassa, o. cit., p. 129.
738
Goffman, o. cit., p. 25.
739
Rossi, “Colonias de alienados…”, p. 7.

195
inaguruación de la colonia solo buscó ser una “medida de ‘salvataje’ ante la
superpoblación del Manicomio Nacional”.740
El orden y la disciplina eran la “base fundamental” del nuevo “hospicio de
alienados”. Para eso, los internos debían cumplir con una rutina y trabajar, no solo con
un objetivo terapéutico sino también para autofinanciar la economía del
establecimiento, que dependió de la venta de lo producido por los pacientes. La colonia
fue utilizada sobre todo para los pacientes crónicos —los más caros— que precisaban
de una internación a largo plazo o de por vida. Asimismo, asumir la cronicidad era una
forma de sostener que algunas enfermedades psiquiátricas eran incurables y que por
ende el Estado debía garantizar un refugio para ese tipo de pacientes.
El proyecto original contaba con varios pabellones que dividían a los enfermos
en “tranquilos que pueden gozar de la máxima libertad”, “enfermos agudos que pasan
crisis transitorias de agitación” y “enfermos nuevos que requieren un período de
observación y vigilancia continua y cuya libertad se ve así restringida
temporariamente”, “pabellones de transición para enfermos que sin ser aún aptos para
el trabajo, no exigen ya un tratamiento riguroso y pueden trabajar en las salas de su
villa o en la huerta anexa”, “pabellones para ancianos inválidos paralizados” y por
último “pabellones para aislamiento de infecto-contagiosos agudos y tuberculosos”.741
De esta forma los pacientes crónicos y los débiles mentales recibieron otro tipo de
tratamiento, mientras que el Hospital Vilardebó quedó destinado a los llamados
“enfermos transitorios”. Sin embargo, en pocos años llegó a tener cerca de mil pacientes
y nuevamente presentó problemas de hacinamiento; situación más problemática aún si
tomamos en cuenta que hasta 1921 solo ingresaron hombres al establecimiento.
La colonia servía también como espacio de readaptación a la sociedad, ya que
permitía que el paciente interactuara con otras personas y recuperara hábitos de trabajo
que, a través de actividades dentro del predio, los médicos buscaron impulsar. Por eso,
cada paciente que recibía la externación “pasa a trabajar y vivir en comunidad con los
empleados obreros del asilo, en el local que a estos se destina, conservando su calidad
de internado para el efecto de la libertad, que va reconquistando gradualmente”. De
esta forma, Rossi, responsable de la propuesta, buscaba reafirmar “la disciplina sin
sumisión humillante”,742 pero también incorporar al enfermo de forma procesual para
que, una vez liberado, encontrara “trabajo remunerado y metódico” y “lo bastante
seguro para alejar el factor ansiedad”.743 Su “sueño” era “un pueblo de colonos
laboriosos, que emplearán las desviaciones de su inteligencia en una obra útil á la
sociedad que los recluye”.744
Si en la readaptación “el enfermo recae, debe volver a la sección hospital”. De
lo contrario, “volverá al medio social”,745 lo que era parte de las preocupaciones del
profesional. El médico se tenía que comportar de forma “semejante al maestro, que
moldea en cada débil niño el alma y la inteligencia de un futuro ciudadano —acaso
reformador, acaso destructor de la mentalidad social que lo preparó—”.746 Para eso era
fundamental transformar el medio social que podía desencadenar una nueva recaída del
enfermo:
Consideremos un ex alienado cualquiera: vuelve a su antiguo oficio
con el mismo organismo físico que no supo resistir la vez primera, y

740
Arduino, Ginés, art., cit., p. 1.
741
Memoria de la Asistencia Pública, p. 181.
742
Rossi, “Régimen de convalecencia…”, cit., pp. 630, 631.
743
Ídem.
744
Rossi, “Colonias de alienados…”, p. 9.
745
Rossi, El alienado…, p. 39.
746
Ibídem, p. 106.

196
halla el hogar minado por la miseria; la clientela hosca por el
prejuicio estúpido que suscita la locura; los actos enfriados, acaso
perdidos; los hijos desviados por el abandono fatal de un padre que
estuvo ausente y una madre que debió descuidarlos para ganarse el
pan; acaso el mismo se ve sustituido en el empleo que le aseguraba el
presupuesto o en el afecto conyugal que le aseguraba la dicha: es en
todas partes el reo o el intruso. […] La reacción es fácilmente
presumible: suicidio, homicidio, recidiva. Y ese es el primer temor del
médico que debe otorgar un alta. Ante el punto de interrogación que
presenta el porvenir del enfermo —de su enfermo, pues difícilmente se
cura un loco sin tomarle cariño— se alza el torturante dilema: o dejar
el convaleciente en el asilo corriendo los albures de una eterna
convalecencia y cometiendo casi un secuestro arbitrario o abandonarlo
a su destino incierto, con un resabio amargo en la conciencia.747

Por eso la readaptación debía ser gradual. Una variante que permitía un
aislamiento parcial era el sistema mixto de colonia agrícola bajo cuidados familiares que
tomaba como referencia el modelo asilar belga que permitía “la colocación en casas
particulares sin más unidad de organización que la inspección común de los
alienados”, o “un sistema intermediario que consiste en colocar los crónicos
inofensivos de un asilo en el vecindario, en cuyas casas quedan sometidos a la
administración y vigilancia del asilo originario”, “fórmula que predomina en Alemania,
Rusia, Holanda, Austria, Suiza”.748 Para Uruguay, Rossi propuso “una sección especial
en la Colonia de Alienados” a la que llamó “pequeña república”, en la que
habría un departamento para los alienados convalecientes, que por
prudentes y sucesivos cambios pasarían a ser colonos, huéspedes de las
familias de los empleados, huéspedes de los vecinos, obreros de los
alrededores y en fin ciudadanos libres, devueltos a la sociedad como
elementos aptos para incorporarse a la vida creadora e intensa.749

Contamos con algunas cifras para la elaboración de series sobre el número de


personas que obtuvieron el alta médica luego de sufrir alguna internación, aunque
carecemos de datos o de porcentajes que permitan medir distintos niveles de
reincidencia.750 Para el tramo cronológico 1893-1897, según Enrique Castro, las
reincidencias oscilaron entre el 14 y el 20 % sobre el total de pacientes curados.751

Altas médicas anuales

747
Rossi, El alienado…, pp. 106, 107.
748
Ibídem, p. 69.
749
Ibídem, pp. 111, 112. La propuesta de Rossi fue planteada por Castro en 1899, quien al pensar en la
reinserción social de los pacientes recuperados manifestó su preocupación por las dificultades que podían
encontrar para conseguir un trabajo (actividad a la que otorgaba un valor terapéutico insuperable). Fue
por ello que propuso crear “una oficina de información, intermediaria entre la sociedad y los
establecimientos, especie de agencia oficial de trabajo, donde se ofreciese al público el número de
trabajadores disponibles según su oficio y el público a su vez, haciendo obra de verdadera caridad,
recurriese a buscar los brazos de trabajo necesario”. Castro, tomo 1436, cit., f. 104.
750
Además faltan 1906 y 1907, pero al analizar la documentación preservada en el hospital podemos
apreciar, como ya señalamos, que una persona podía ingresar hasta cinco veces en un año. Tampoco
contamos con información sobre las fugas, que obviamente no constituye una liberación pero contribuye
a un número global sobre los enfermos salidos del establecimiento.
751
Castro, tomo 1436, cit., fs. 223, 224.

197
Elaborado a partir de Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia Pública. Sus
establecimientos y servicios, o. cit., pp. 116, 117; La Asistencia Pública Nacional, p. 298; Castro,
o. cit.

Rossi, reclamó al mismo tiempo un asilo especial para los “débiles mentales” y
para todos aquellos pacientes “crónicos que no son aptos para el trabajo” (“a quienes
un clínico sagaz llamó amputados del cerebro, y a quiénes otro más cruel pero no
menos exacto llamó tubos digestivos”), y sobre los cuales ninguna terapéutica tenía
efecto. “En el hospital estorban; en la colonia no sirven; la libertad les es indiferente o
dañina, pues fugan y se pierden o atacan”.752 El mismo médico destacó la
inconveniencia de un hospital montevideano en exclusividad, que “no tendrá mayor
eficacia para acortar una psicosis que estalle en la campaña lejana”, por lo que
reclamó “la creación de salas de Psiquiatría en todos los centros del interior donde sea
posible su instalación, donde se presten a los alienados los primeros cuidados, a
semejanza de las salas de auxilio y hospitales para afecciones comunes”.753 De esta
forma también se pondría fin a la “prisión temporaria que se hace de los enfermos en
los momentos más graves de su afección” en algunas localidades del interior del país.
Prisión “anticientífica”, porque el enfermo “no recibe los cuidados que necesita, por
una parte, y sufre los tratamientos coercitivos del chaleco y el calabozo, abolidos desde
hace cien años”,754 aunque también se mantuvo el aislamiento absoluto para algunos
pacientes, tal como se puede ver en la construcción de nuevos pabellones de aislamiento
en el año 1908. “El aumento de estos cuartos se impone señor director porque muchas
veces hay la necesidad imperiosa de recluir en un solo cuarto hasta dos y tres alienados
para que no agiten a los demás lo que da lugar a que aquellos que se ha tratado de
asilar se lastimen y maltraten”.755

Conclusiones
752
Rossi, El alienado…, p. 40.
753
Ibídem, p. 43.
754
Ibídem, p. 44.
755
AGN-CNCBP, Libro de Actas, 21 de febrero a 20 de octubre de 1908, f. 132.

198
En este capítulo mostramos algunos rasgos que presentó la evolución de las
propuestas terapéuticas. A partir de la segunda mitad del siglo XIX los médicos locales
siguieron las prácticas emanadas de los centros científicos internacionales, pero
conforme avanzó el tiempo fueron profesionalizando su vinculación con el paciente y
proponiendo métodos alternativos a aquellos que solo servían para controlar la agitación
corporal. La incorporación del sistema open door, el fin del uso de algunos elementos
que con una finalidad terapéutica agitaban a los locos (por caso, el chaleco de fuerza), el
uso de la psicoterapia —a lo que podríamos agregar la profesionalización del campo
con el egreso de la primera generación de psiquiatras formados en el país—, marcaron
el inicio de una nueva época para la Psiquiatría uruguaya. A ello se añadiría la adopción
de la laborterapia como una función disciplinadora, mismo objetivo que perseguían la
educación y la participación de los internos en algunos rituales religiosos del
catolicismo. En ese punto los médicos encontraron en el trabajo y la educación una
alternativa regeneradora de quienes presentaron síntomas de debilidad mental o alguna
psicopatía. Este último punto expresa que la intención de los médicos era alcanzar la
reinserción social (y laboral) de los internos, quienes saldrían del hospicio como
promotores y defensores de nuevos hábitos y valores.
La vinculación de los psiquiatras locales con la terapéutica estaba marcada por
una fuerte pretensión científica, había en los médicos uruguayos una genuina voluntad
de alcanzar un tratamiento exitoso. Probablemente la recurrencia a más de un sistema
exprese esa búsqueda de propuestas terapéuticas. A comienzos del siglo XX los
protocolos de funcionamiento y de aplicación terapéutica ya habían alcanzado cierto
grado de consolidación. Ello fue de la mano con la forma que adquirió la comunidad de
psiquiatras locales. En otras palabras, los psiquiatras ya habían ganado legitimidad en el
campo médico primero y en los hospicios de enfermos psiquiátricos luego, y algunas de
sus consideraciones o reflexiones en el campo de la higiene —y la salud mental
dependía mucho de ella— fueron divulgadas a través de distintos medios con los que los
profesionales de la conducta buscaron incidir en la población en general.
Como planteamos con anterioridad, hacia fines del siglo XIX la Psiquiatría dejó
de ser una rama menor y asistencial de la Medicina y se convirtió en una disciplina
encargada también de la vigilancia y de la prevención de conductas y de grupos
sociales. Desde ese entonces los psiquiatras estaban muy preocupados por atender a sus
pacientes pero también por lo que pasaba fuera del recinto manicomial, en la sociedad
sobre la que buscaron incidir. En este punto también encontraron un fuerte aliado en los
abogados. A comienzos de la década del ochenta del siglo XIX, el legista Manuel Adolfo
Olachéa planteó que “bajo la influencia del adelantamiento progresivo de todos los
ramos de las ciencias médicas y sociales, se han acabado de estrechar las relaciones
entre los principios de la Medicina y los de la legislación y la jurisprudencia”.756
Apreciaciones como la citada son las que nos llevan a afirmar que en el campo de la
Psiquiatría imperó una visión médico-legal, que tomó aportes de galenos y juristas para
tratar de legislar sobre los “enfermos mentales”. Sin embargo, sus objetivos y las
atribuciones que entendieron tenían iban más allá de estos, se conectaban con las
propuestas de reforma social que atravesaron a todas las corrientes ideológicas durante
el período, aunque cada una aportó su impronta y resistencias (como fue el caso de los
anarquistas, por ejemplo).
La voluntad de reforma social permitió que mancomunaran esfuerzos todas las
disciplinas médicas, los abogados, los políticos y la prensa de mayor circulación
(utilizada para traducir a un lenguaje no técnico los rasgos que había que combatir). El
756
Olachéa, art., cit., p. 449.

199
historiador Diego Armus se ha referido al “descubrimiento de la enfermedad como
problema social” que fue “una suerte de ideología urbana articulada en torno a los
temas del progreso, la multitud, el orden, la higiene y el bienestar” y que habría
marcado el ritmo institucional desde mediados del siglo XIX y pronunciado aún más con
el fin de los conflictos bélicos de envergadura. 757 La higiene, ideología médica de fines
del siglo XIX, adquirió un rol cada vez mayor porque fue utilizada no solo para prevenir
cualquier tipo de enfermedad sino como un instrumento de disciplinamiento social que
indicaba qué estaba bien y qué no. En su triunfo tuvieron mucho que ver los psiquiatras,
tal como veremos en el próximo capítulo.

757
Diego Armus, “El descubrimiento de la enfermedad como problema social”, en Mirta Lobato, (dir.),
El progreso la modernización y sus limites, Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 2000, vol. V. Nueva
Historia Argentina, pp. 507-551.

200
III. Señalar

201
Capítulo 6
Las causas morales de la locura

Introducción

Este capítulo explorará las llamadas causas sociales de la “locura” y el rol de los
psiquiatras en distintas propuestas de “reforma moral”. En ambos casos apuntamos a
conocer cómo y de qué manera los médicos psiquiatras fueron ganando legitimidad a
través de distintos proyectos de reforma social y la divulgación de su saber en
publicaciones periódicas que destinaran un espacio a consideraciones sobre higiene.
La higiene se convirtió en parte de los valores dominantes y, como la llamó
Armus, en un “catecismo laico” sobre lo prohibido y lo permitido. 758 Las tasas
descendentes de mortalidad, la ampliación de la cobertura médica, las campañas
sanitarias de carácter popular, son indicadores inequívocos del involucramiento de todos
los sectores sociales en el proceso de medicalización. En ese sentido, consideramos que
por ello es importante dejar de pensar que las ideas científico-jurídicas están separadas
por un abismo de la apropiación de nociones y del sentido que la población les dio. En
buena medida la eficacia de la disciplina administrativa dependía de lo que pasaba
afuera de las instituciones hospitalarias y los médicos de todas las disciplinas lo
comprendieron bien cuando recurrieron, entre otras formas de divulgación, a la prensa
para promover sus ideas.
El capítulo contará con una introducción sobre la idea de higiene y luego se
dividirá en cuatro partes en las que nos concentraremos en analizar distintas formas
sociales que asumió la enfermedad mental durante el período. Si bien pueden parecer
comportamientos o actitudes disímiles, lo que las aúna es su capacidad, desde la
perspectiva médica, para cuestionar o intentar subvertir (aunque no siempre de forma
deliberada) el orden establecido.
En primer lugar, el alcoholismo, considerado como uno de los problemas más
acuciantes de la época y una de las causales fundamentales de la “locura” o de la
“descendencia mórbida”. Por tanto estudiaremos qué relación establecieron los médicos
entre alcoholismo y enfermedad mental y estudiaremos las campañas para combatir una
práctica que, como decía un artículo científico del período, “amenaza la raza.”759
En segundo lugar estudiaremos la sexualidad del período, en especial la que se
consideraba excesiva –la prostitución- o las actitudes “invertidas” como ser
masturbación u homosexualidad. Los psiquiatras mostraron mucha preocupación por los
estados patológicos que entendieron eran consecuencia del exceso de sexualidad, por
caso la prostitución, o de la inversión. En este tipo de casos mostraron preocupación por
las causas orgánicas (ginecomastía, reducción testicular, etc.) pero consideraron que
cualquier conducta sexual desviada era una consecuencia del vínculo entre una
predisposición y el terreno social patógeno que permitía a una persona no controlar sus
impulsos.
En tercer lugar, estudiaremos la psicopatologización de las opciones políticas, en
especial las que buscaban subvertir el orden establecido o recurrían a la violencia como
una alternativa. La historiografía latinoamericana sobre control social se ha concentrado
en los anarquistas, y seguiremos esa perspectiva, sin descuidar a otros sujetos o
758
Armus, “El descubrimiento…”, o. cit., pp. 546, 547.
759
“El alcoholismo mental en el Uruguay” [informe presentado a la Comisión Nacional de Caridad y
Beneficencia Pública por el doctor Eduardo Lamas], en Boletín del Consejo Nacional de Higiene,
Montevideo, octubre de 1909, año IV, n° 36, p. 520.

202
colectivos políticos que no comulgaron con el ideario acrata pero que también
cometieron atentados o desconocieron a los partidos Nacional y Colorado. En este
último punto trabajaremos con los intentos de asesinato contra los presidentes Juan
Idiarte Borda y José Batlle y Ordóñez para mostrar que la psicopatologización de la
política no pasó solo por el enjuiciamiento a los anarquistas.
En cuarto lugar estudiaremos la neurastenia como una enfermedad que generaba
nerviosismo en el hombre moderno y que se analizó por parte de los médicos como
consecuencia del crecimiento urbano y el aluvión inmigratorio. En esa parte del capítulo
analizaremos la relación que los médicos del período establecieron entre inmigración o
trabajo excesivo y la aparición de determinadas enfermedades mentales que podrían
conducir al suicidio, otra de las preocupaciones de los psiquiatras. No en vano los
psiquiatras insistieron en la necesidad de contener o seleccionar a los inmigrantes que
llegaban al país y contribuyeron en el impulso de la legislación social que permitió,
entre otras cosas, reglamentar los horarios laborales.

Higiene

Desde mediados del siglo XIX, la Psiquiatría insistió en que las enfermedades no
estaban asociadas únicamente a causas fisiológicas sino también a circunstancias
sociales que podían ser consideradas causales de la enfermedad. Los psiquiatras
definieron prácticas, comportamientos y hábitos que —al igual que todos los médicos e
higienistas no médicos— entendieron que debían controlarse y restringirse para evitar el
aumento de la enfermedad en general y de las enfermedades mentales en concreto. El
consumo de alcohol, todo tipo de excesos, la sexualidad y la homosexualidad, las
opciones políticas, sirvieron para combinar las causas orgánicas y las llamadas morales.
Como vimos, Morel —luego junto a Legrain— había planteado que no todos los
degenerados lo eran por herencia, sino que admitió casos de desequilibrio mental por
otro tipo de causas (dentro de las que incluía infecciones que lesionaban el cerebro,
traumatismos o hábitos perniciosos). Según el médico francés
[e]s imposible enumerar las causas de la degeneración: toda
acción suficientemente enérgica y suficientemente duradera para
retardar y, sobre todo, para detener el movimiento evolutivo de la
especie es una causa degeneratriz. Estas causas son las mismas que
las de la enfermedad, tanto del mal moral como del mal físico, del
mal que ataca al hombre solo como el que ataca al hombre colectivo,
es decir, al que vive en sociedad. Y son tantos los males que no tardan
en marcar al hombre y a las sociedades con estigmas indelebles que
se reproducen agravándose en generaciones ulteriores hasta su
desaparición completa por causa de una insuficiencia notoria en la
lucha por la vida, son las guerras, la escasez, el hambre, la miseria,
las enfermedades profesionales, el agotamiento, los excesos de una
civilización avanzada, los venenos sociales (y sobre todo el alcohol),
etc.760

La escuela psiquiátrica uruguaya se caracterizó desde sus orígenes por la


combinación etiológica de las causas, posición que se exacerbó aún más en el pasaje de
siglo. Podríamos pensar que el aluvión inmigratorio, las transformaciones en la planta
urbana —en especial en Montevideo—, la incertidumbre que generó la modernidad (que
incluía, pero excedía, el temor al delito) provocaron preocupación en los psiquiatras,
760
Les Dégénérés (Etat mental et syndromes épisodiques), París, 1895, citado por Huertas García-Alejo,
art., cit., p. 365.

203
que profundizaron en sus consideraciones sociales. Como señala Armus, los temores
que despertó el mundo urbano “fueron dibujando los caracteres más gruesos de una
Medicina colectiva y social” que comenzó a ser pensada también como “una empresa
político-médica”761 que, podríamos agregar, atravesó a todas las orientaciones
ideológicas, que solo se distinguieron por los aspectos en los cuales ponían los énfasis.
Sostiene Armus que “la idea de salud se recortó así como una abarcadora metáfora
que terminó dejando marcas en situaciones bien diversas, de la educación física y el
tiempo libre a la moral matrimonial”, así como “de la alimentación a la vestimenta, de
la vivienda al mundo del trabajo”.762
La nueva escuela psiquiátrica que nació en el pasaje de siglo, no solo se
concentró en la reclusión de los enfermos, sino que inició un proceso de divulgación y
publicidad sobre las causas morales de la locura, los vicios como el alcohol y la droga,
el hacinamiento habitacional o la necesidad de “cuidar” el cuerpo y los hábitos. Al
inquietarse por un número indeterminado de causas sociales también pudo opinar sobre
un amplio abanico de situaciones. De esta forma, los profesionales de la Psiquiatría se
convirtieron en traductores culturales, en intermediarios entre el lenguaje técnico y la
población. En esa tarea estuvieron acompañados por pedagogos, abogados y médicos de
otras especialidades (pese a que las fronteras entre los conocimientos médicos eran
difusas).
Como señala Barrán, la “higiene” fue el nombre que asumió la Medicina
preventiva durante el siglo XIX y comienzos del XX. Este aspecto fue, para el historiador
uruguayo, otro puntal en el proceso de medicalización, ya que “evitar la enfermedad
significaba vigilar y preservar la salud y convertir a los sanos en objeto de la Medicina
y no solo a la minoría enferma”.763 De este modo, la higiene también se convirtió en una
fuerza disciplinante y contribuyó en el desarrollo de la Medicina en general y de la
Psiquiatría en particular. Su objetivo era, al decir del médico de la penitenciaría Alfredo
Giribaldi, el “amoral”, el “vicioso”, “el vagabundo”, “el contraventor de las leyes
morales”, que “como tal, es indudablemente un ser peligroso y nocivo, contra quien la
solidaridad social necesita y exige medidas de legítima defensa”.764
En procura de prevenir posibles enfermedades mentales, los médicos montaron
distintos dispositivos con ánimo de promover hábitos y prácticas saludables. En ese
contexto la higiene se trasformó en una temática vinculada no solo a quienes hacían de
ella su área profesional, sino en una preocupación pública que se tradujo en manuales
escolares o de puericultura para mejorar la salud de los individuos. Las
recomendaciones que allí aparecían se relacionaban con la nosografía de tipo moral que
buscó, y encontró, causas sociales para explicar la enfermedad. Aunque también había
un espacio de preocupación sobre la situación de determinados órganos como los que
componían el “sistema nervioso”, que, a decir del médico Mateo Legnani, reclamaban
la “reconcentrada atención del higienista.”765
En este capítulo nos concentramos en las preocupaciones atinentes a nuestra
investigación, pero se impone dar cuenta de que el campo de acción de la higiene abarcó
desde el saneamiento hasta el entierro de los muertos, pasando por los mataderos
públicos y por supuesto por todo tipo de enfermedades infectocontagiosas, temor
761
Armus, “El descubrimiento…”, o. cit., pp. 528, 529.
762
Armus, La ciudad impura, pp. 217, 218. También véase Susana Belmartino, La atención médica
argentina en el siglo XX. Instituciones y procesos, Buenos Aires, Siglo XXI, 2005, pp. 45-47.
763
Barrán, Medicina y sociedad, vol. III, p. 227. En la elaboración de este apartado también hemos
utilizado las consideraciones de Caimari, Apenas.
764
Alfredo Giribaldi, “Sobre establecimientos para los criminales alienados”, en La Revista de Derecho,
Jurisprudencia y Administración, Montevideo, 15 de julio de 1905, año II, n.° 21, p. 329.
765
Legnani, Ensayos, cit., p. 28.

204
recurrente en los hombres de la época, habida cuenta de las epidemias vividas en el Río
de la Plata a lo largo del siglo XIX. La puntualización no es menor, ya que las tareas
emprendidas por reformadores e higienistas también promovieron un nuevo rol asumido
por el Estado, encargado del control de poblaciones, las políticas sanitarias y el
disciplinamiento individual y colectivo. La higiene y el derecho a la asistencia pasaron a
ser problemas colectivos, públicos (por ende no religioso ni consecuencia de la actitud
pecaminosa). No comulgamos con la visión de los médicos como meros reproductores
de una ideología conservadora o de la moral dominante 766, sino que en su visión, el
homosexual, el alcoholista o el criminal pasaron a ser deficiencias de toda la
organización social y responsabilidad del Estado que debía garantizar un tratamiento, en
lo posible una cura, y la contención. Ese poder etático debía regular comportamientos
privados que también lesionaban al cuerpo social y promover el self control (o
“autodefensa” si usamos el término sugerido por Mateo Legnani). Sobre esa base se
afincó la capacidad de los médicos para inmiscuirse en asuntos que en las primeras seis
o siete décadas del siglo XIX correspondían al fuero individual o religioso. A su vez, el
mayor acceso a la asistencia sanitaria permitió que una porción cada vez más
significativa de la población conociera los protocolos imprescindibles que formaban
parte de las políticas promovidas por los médicos.
Los psiquiatras de nuestro período, pero sobre todo los del pasaje de siglo,
somatizaron todas las conductas que iban contra los valores dominantes, contra la
cultura “civilizada”. Al decir de Santín Carlos Rossi, los enfermos psiquiátricos eran
“restos humanos”, “productos del vicio, la miseria o la enfermedad de alguna
generación anterior”, que advertían “lo que serán nuestros hijos si las costumbres no se
perfeccionan”.767 Estos profesionales pasaron a ser guardianes no solo de la
“anormalidad” de los pacientes, sino de la normalidad social, del orden vigente.768
Atacar las causas sociales también permitía plantear que la enfermedad mental era
pasible de ser tratada e incluso curada, gracias a la intervención del médico y de las
instituciones que representaba. Esto provocó una reconceptualización de la figura del
enfermo, ya que algunos estados psiquiátricos que se despertaban en un medio social
pernicioso se podían tratar si se atacaban las causas que los habían originado. De esta
manera, y al igual que como había ocurrido en Francia, la Psiquiatría dejó de ser el mero
poder para controlar, e incluso corregir, la “locura” y se convirtió en el poder para
controlar aspectos de la vida cotidiana y las prácticas condenables de las cuales podían
surgir los enfermos psiquiátricos. Ese doble poder de la Psiquiatría de detectar y curar la
“locura” y al mismo tiempo convertirse en un instrumento de defensa social, se resume
en la siguiente explicación de Santín Carlos Rossi:
El problema de la locura, como el de la tuberculosis y el de la
criminalidad, suscita algo más que la atención del médico y hay que
atacarlo en lo más recio de la vida, donde surgen las dificultades, se
chocan los intereses sociales, hierven las pasiones y palpita el vicio.
Habrá que salir de los hospitales e invadir de ideas el parlamento, la
cátedra popular y la Escuela, para preparar por la ley, la educación y
la instrucción, el advenimiento de una vida cautivante y fácil, que
inmunice a las razas del porvenir.769
766
Véase por ejemplo Cheroni, o. cit., pp. 36-43.
767
Rossi, El alienado, p. 25.
768
Foucault señaló que “la gran familia indefinida y confusa de los “anormales” que atemoriza de forma
obsesiva a las gentes de finales del siglo XIX no señala simplemente una fase de incertidumbre o un
episodio un tanto desafortunado de la historia de la psicopatología, sino que constituye un fenómeno que
esta íntimamente relacionado con todo un conjunto de instituciones de control, con toda una serie de
mecanismos de vigilancia y de distribución del orden.” Foucault, “Los anormales”, art., cit., p. 61.
769
Rossi, El alienado, p. 5.

205
Los sectores populares pasaron a ser para el saber médico el principal objeto de
observación, porque entendió que en esa parte de la población —mayoritaria, por cierto
— anidaban los vicios y hábitos que conducían a la locura. Las historias clínicas
publicadas en las revistas médicas son elocuentes, ya que sus protagonistas pertenecen a
los estratos más bajos de la sociedad.
Este “código higiénico” —al decir de Armus— se extendió en la vida colectiva
—desde las ligas contra el alcoholismo hasta la asepsia en los hospitales y la vacuna
obligatoria770—, en la privada —donde la higiene se asoció a la limpieza, la ventilación,
la contención sexual, la alimentación sana— y en el mundo del trabajo —donde se la
vinculó a las mejoras en las condiciones laborales y a la necesidad de descansar el
cuerpo y la mente—. A decir del abogado Ramón Montero y Paullier “si queremos
aumentar nuestras probabilidades de resguardarnos contra las enfermedades
contagiosas, no solamente debemos ser aseados sino que también debemos usar de
TEMPLANZA O MODERACIÓN”. Para eso era imprescindible evitar “todos los excesos:
excesos de bebida como excesos de mesa, excesos de trabajo como exceso de
placeres”.771 La misma posición sostuvo la revista anarquista Natura al defender “las
prescripciones del sistema natural de vida, que no tienen nada de bárbaro, de ascético,
complejo ni dispendioso, y que no excluyen las comodidades legítimas, ni los goces
moderados, si bien se hallan en pugna con todo vicio y exceso”.772
Por supuesto que el código higiénico no fue respetado por todos los destinatarios
y muchas veces los comportamientos o las conductas consideradas desviadas (por
antihigiénicas o inmorales) fueron vistas como una manifestación de la enfermedad,
sólo porque se salían del discurso moral que se buscó imponer. El higienismo generó
una tensión permanente entre el comportamiento subjetivamente deseado y el
comportamiento socialmente requerido. La libertad (o la voluntad de tal) y la restricción
inclinaron la balanza hacia un lado y hacia el otro. El punto es que el único de los platos
que contaba con medios para reprimir (y un discurso público que lo avalaba) era el que
contenía a la restricción. Pese a ello (y como vimos en el caso del “loco pintor” tratado
por Etchepare) los sectores subalternos resignificaron los saberes científicos, los
moldearon de acuerdo a sus intereses e incluso mostraron franca oposición a algunas
medidas.

“El alcoholismo amenaza la raza”773

770
Desde fines del siglo XIX (el primer proyecto databa de 1881) y hasta enero de 1910 se discutió
públicamente sobre la obligatoriedad de la vacunación contra la viruela. Finalmente, en 1911 el gobierno
reglamentó la vacunación obligatoria para los alumnos y el personal docente y no docente de las escuelas
públicas. La medida generó movimientos a favor y en contra que polemizaron públicamente y
organizaron manifestaciones. Véase Washington Buño, Historia de la vacunación antivariólica,
Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental, 1986.
771
Ramón Montero y Paullier, Guerra a la tuberculosis y el alcohol. Cartilla de Educación y de
Enseñanza Antituberculosa y Antialcohólica, Montevideo, Barreiro y Ramos, 1903, p. 50. Mayúsculas en
el original.
772
“Nuestros propósitos”, en Natura. Revista mensual para la propaganda del método natural de vida:
higiene-temperancia-vegetarianismo, enero de 1904, año I, n.º 1, pp. 4, 5. Subrayado nuestro.
773
“El alcoholismo mental…”, en Boletín del Consejo Nacional de Higiene, n.º 36., cit., p. 520.
Decidimos dejar por fuera el análisis relativo al consumo de drogas, ya que las fuentes médicas no
abundan en descripciones de drogodependientes aunque señalan que su presencia constituye un problema.

206
‘Alcoholismo’ fue un concepto acuñado en 1852 por el sueco Magnus Huss, que
proporcionó el primer modelo de enfermedad psiquiátrica degenerativa pero que
combinaba lo fisiológico con lo moral.774 Durante el siglo XIX fue Magnan el principal
estudioso del alcoholismo y de sus causas y sus consecuencias sobre la población. 775 A
mediados del siglo XXI el consumo excesivo de alcohol comenzó a ser considerado una
enfermedad por los alienistas.
¿Cómo se llegaba al consumo excesivo de alcohol? Médicos y abogados
oscilaron entre las causas sociales y las hereditarias. A comienzos de la década del
ochenta del siglo XIX, la “embriaguez” se podía dividir entre aquella “producida por
una enfermedad mental que impulsa al sujeto a hacer uso de bebidas alcohólicas” y el
“vicio”, que no mostraba estados psiquiátricos evidentes. 776 Los alcoholistas eran
enfermos psiquiátricos o mostraban un terreno patógeno para despertar algún tipo de
enfermedad mental.
En 1892, el abogado Juan Giribaldi Héguy, en un argumento interesante porque
negó la diferencia entre las razas, sostuvo que
siendo el hombre de idéntica constitución fisiológica en la
multiplicidad de sus razas, los efectos del alcohol sobre el organismo
humano forzosamente tienen que ser iguales en todas partes, como
asimismo lo es la acción de los diversos productos tóxicos que la
química viene descubriendo de continuo.777

El mismo año, el abogado Félix Ylla señaló que “la ebriedad” era transmisible
“en los casos en que los padres lo son consuetudinariamente”, e incluso que una
persona podía heredar la propensión al consumo de alcohol si “en el momento de la
generación se halle uno de ellos en ese estado para que el hijo herede disposiciones a
ella”.778 La misma posición sostuvo en 1901 Alfredo Giribaldi, para quien “el vicio
alcohólico no ha sido más que un epifenómeno en el curso de una afección mental”.
Señaló su descreimiento en la herencia del alcoholismo “como entidad patológica” pero
sí se mostró partidario de que “se hereda o más bien dicho se transmite, la
degeneración adquirida así por el padre, a sus hijos, quienes a su vez generan otros
hijos congénitamente más débiles, más degenerados todavía que los de la segunda
rama”.779 En 1905, José P. Colombi sostuvo que “una categoría de individuos”
consumía alcohol “por el hecho de la herencia nerviosa o vesánica, o del alcoholismo
de los padres”, que provocaba “una tara hereditaria, una degeneración, que da lugar a
una verdadera perversión de las facultades mentales”.780 En 1910, Washington Beltrán
planteó que “los hijos de los alcoholistas” “son de una debilidad moral inconcebible”
aunque rescatables y que, por lo tanto, “orientados en buen sentido harán el bien” pero
si un ambiente nocivo “los rodea, si una mala influencia quiere obrar sobre ellos, se
transforman en juguetes de las pasiones, como esos barcos desarbolados con que el
océano juega en sus horas de borrasca”. Lo importante es que para el abogado en estos
casos hereditarios los niños se podían rescatar, de modo que “no tienen razón los
774
Porter, o. ci., p. 145.
775
Huertas García-Alejo, art., cit., p. 362.
776
Teófilo Gil, La embriaguez en sus relaciones con la imputabilidad. Tesis presentada a la Facultad de
Derecho y Ciencias Sociales para optar el doctorado en jurisprudencia, Montevideo, Tipográfica a Vapor
de La España, 1884, pp. 27, 28.
777
Juan Giribaldi Héguy, El alcoholismo ante el Derecho penal. Tesis presentada por Juan Giribaldi
Heguy para optar al grado de Doctor en Jurisprudencia, Montevideo, Imprenta Artística y Librería de
Dornaleche y Reyes, 1892, p. 9.
778
Ylla, o. cit., p. 76.
779
Giribaldi, o. cit., pp. 102, 103.
780
Colombi, o. cit., p. 31.

207
autores italianos, al opinar que frente a uno de estos casos de herencia, lo único que
debe hacer la sociedad es lamentar el infortunio de la víctima y cruzarse de brazos ante
ella, impotente de conjurar la catástrofe”.781 Misma posición defendió en 1915 Santín
Carlos Rossi.782
Las formas en que obraba el alcohol se podían dividir en dos tipos: por un lado
la llamada “intoxicación aguda”, “conocida con el nombre de embriaguez”, mientras
que la segunda, la que debían atacar las instituciones públicas, era el “alcoholismo
crónico”, que “se refiere a los accidentes determinados por el uso excesivo y
prolongado de las bebidas espirituosas” que podía provocar “desórdenes físicos y
morales” y un “proceso orgánico” capaz de desarrollarse aun sin el consumo de alcohol
y que podía provocar estados psicopatológicos.783
Santín Carlos Rossi dividió a los alcoholistas en tres tipos. Un primer grupo
reunía a “los alcoholizados que van al delirio, conscientes de que se intoxican e
incapaces de resistir a su apetito por el tóxico”. Este tipo de alcoholista se podía
clasificar a su vez entre los que consumían “por impulsiones mórbidas [llamados]
dipsómanos”, los que lo hacían “por falta de voluntad [llamados] abúlicos” y los
consumidores “por inclinación a todo lo anormal [a los que llamó] degenerados”. Esta
última categoría era la de “los alcoholistas mentales, que deben ser considerados como
alienados y asistidos como tales”. Un segundo grupo era “el de los alcoholistas
inconscientes, clientes del bar, partidarios del aperitivo y del licor digestivo, que no
llegan a la embriaguez y sostienen la eficacia del alcohol a pequeñas dosis, sin saber
que van minando su organismo y que algún día el tóxico hará claudicar alguna víscera,
hígado, riñón, cerebro”. A estos estaba destinada “la instrucción anti-alcohólica”, ya
que podían concebir hijos con algún trastorno psiquiátrico. El último grupo comprendía
a “los ebrios consuetudinarios, que sin delirar hasta el síndroma llenan los despachos
de bebidas, juegan y riñen, engendran ‘cerebrales’ y promueven escándalos”, eran los
alcoholistas “antisociales” a los que la ley debía penar o proteger “secuestrándolos en
un asilo”.784 Todos los grupos demostraban, al decir de Etchepare, quien también
compartía la división, que “el alcoholismo no es solo un vicio, es una enfermedad y esa
enfermedad es de las peores porque afecta al individuo, a la familia y a la sociedad”
porque minaba “las fuerzas vivas de la Nación, poblando sus hospitales, sus hospicios
de alienados, sus cárceles y preparando para el porvenir multitud de seres que fracasan
desde la escuela, para ser parias”.785
En 1898 Enrique Castro sostuvo que entre el 12 y el 20 % de los ingresos
anuales al manicomio se debían a causas de alcoholismo. 786 En 1908, Etchepare
presentó una estadística sobre el promedio de alcoholistas que ingresaron al manicomio
entre 1899 y 1908. De acuerdo a los datos del titular de la Cátedra de Psiquiatría, que no
contaba a los internos existentes, el porcentaje de alcoholistas en el manicomio llegaba
al 21,60 % promedial entre los hombres sobre el total de nuevos ingresos en un año (los
ingresos anuales oscilaban entre 200 y 300 personas según el año). 787 La cifra descendía

781
Washington Beltran, Cuestiones sociológicas. Lucha contra la criminalidad infantil. Artículos
periodísticos y discursos, Montevideo, Cámara de Representantes, 1990 [1910], pp. 69, 70.
782
Santín Carlos Rossi en Prólogo a Legnani, Ensayos, cit., p. XI.
783
Giribaldi Héguy, o. cit., pp. 9, 10.
784
Rossi, El alienado, pp. 53, 54.
785
Bernardo Etchepare, “La lucha contra el alcoholismo”, en Revista Médica del Uruguay, Montevideo,
1913, vol. XV, pp. 12, 13. Se trata de un fascículo publicado como anexo al n.º 15 de la revista.
786
Castro, tomo 1436, cit., f. 426.
787
En Argentina, según las cifras proporcionadas por Ablard para el Hospicio de las Mercedes, el
promedio de ingresos por alcoholismo tuvo un pico en 1901 con 57% y descendió a 45% en 1910. Ablard,
Madness…, p. 208.

208
significativamente para las mujeres alcoholistas, que eran solo el 2,62 % del total de
ingresos anuales (que en todo el período no pasaron de doscientos). 788 Sin embargo,
también aclaró que “una buena parte de [los alcoholistas] no pasan por el manicomio”,
ya que varios, luego de ingerir alguna bebida alcohólica, regresaban al “estado normal,
lo que impide naturalmente que la reclusión se produzca”. A eso se agregaba que “las
familias de los alcoholistas” rechazaban la internación porque la “consideran desdorosa
para el intoxicado y sobre todo para ellas”, por lo que “no adoptan una actitud radical
sino cuando el consejo médico reiterado y la aparición evidente de fenómenos sombríos
como significado, comprometen su responsabilidad y más que nada su bienestar”.789 La
edad promedio de “la intoxicación alcohólica” en ambos sexos “es la de 30 a 40 años”
porque “para llegar a la intoxicación es, por lo regular, necesario una ingestión
prolongada del tóxico”.790
Esos hombres y mujeres se encontraban en edad fértil, por lo que era frecuente
que entre sus descendientes hubiera un número crecido de “idiotas” o epilépticos, entre
otras manifestaciones psiquiátricas posibles. La misma posición que Etchepare tenía
Eduardo Lamas, quien utilizó a Morel para justificar su punto de vista. Decía Lamas:
La impregnación alcohólica del feto por el alcoholismo
crónico es un hecho indudable, modificando su aparato
nervioso. Siendo un hecho probado que el alcoholista crónico
sufre en su aparato genital modificaciones, atrofia testicular
relativa (Rossche), disminución de los ovarios, manopausa [sic]
anticipada, abortos (Lancereaux) […] la herencia alcohólica se
realiza no solamente en razón de la debilidad del organismo de
los procreadores y de las modificaciones nerviosas y mentales
que son producidas por el alcoholismo, sino también porque el
alcohol ejerce directamente su acción nociva, en primer lugar
por la acción del padre con su sangre cargada de alcohol desde
que aparece el recién nacido, y posteriormente a medida que el
embrión se desenvuelve, por la placenta, por donde puede pasar
el alcohol, absorbido por la madre; más tarde en la lactancia,
donde el alcohol pasa en la leche de la madre.791

788
Etchepare, “El alcoholismo mental…”. En el caso de las mujeres que simplemente consumían alcohol
la condena social era mayor. El cronista, literato y letrista de tango Ramón Collazo recordó su vecindad
con la poetisa María Eugenia Vaz Ferreira, perteneciente a una de las familias de la elite y probablemente
aquejada por algún tipo de enfermedad psiquiátrica, quien asistía a un “boliche” de la Ciudad Vieja en el
que compartía espacio con otros hombres. “Yo era un niño, pero me acuerdo perfectamente de una
señorita bien que alguna mañana que otra se tomaba una copita en nuestro negocio […]. Decían que era
una mujer inteligente, pero la consideraban no muy normal, pues los vecinos del barrio no comprendían
cómo una dama de su categoría podía tomar en un boliche.” Tomado de Rosario Peyrou, “María Eugenia
Vaz Ferreira. Su paso en la soledad”, en AAVV, Mujeres uruguayas. El lado femenino de nuestra historia,
Montevideo, Alfaguara, 1997, p. 197. Subrayado nuestro.
789
Etchepare, “El alcoholismo mental…”, p. 2. “Y es de lamentar que el obrero vaya al médico cuando
ya un estado patológico está en marcha con síntomas graves. Es de ver cómo discute el origen de su mal,
pues alega siempre que no se emborracha, siendo apoyado su dicho por la familia con el calor de quien
defiende un punto de honra. Y no es poca su sorpresa cuando se le dice que hubiera sido, quizá,
preferible que se hubiera emborrachado, porque habría retrocedido en el camino.” Etchepare, “El
alcoholismo mental…”, p. 10.
790
Los casos de ancianos alcoholistas eran escasos, porque la mayoría no superaba el umbral de los
cincuenta años, lo mismo que el consumo entre los niños. Etchepare, “El alcoholismo mental..”, p. 12.
791
“El alcoholismo mental…”, en Boletín del Consejo Nacional de Higiene, n.º 36.

209
No obstante, como apuntaba Rafael Rodríguez en el mismo informe, “no
siempre existe dicha herencia; no es fatal la existencia de uno de esos trastornos graves
en los hijos de alcoholista, porque puede quedar neutralizada por la salud de uno de
los procreadores; pero si la herencia alcoholica es doble, es convergente, entonces la
herencia es casi fatal”.792 Incluso podía ocasionar una demencia precoz, como el caso de
M. M., de 16 años, internada el 2 de diciembre de 1904, quien era hija de alcoholistas.
Ese antecedente fue interpretado por los médicos como la causa incuestionable de la
enfermedad.793
Sin embargo, había una elevada proporción de alcoholistas entre los solteros, en
especial hombres, para quienes “la falta de un ambiente fundamental de orden cual es
el hogar propio y la progenitura, hacen que la tentación a la alcoholización sea menos
resistida”.794 En el apartado siguiente ahondaremos en las consideraciones de Brunel
sobre el matrimonio pero, como veremos, a lo largo de todo el período no disminuyó la
función de “estabilidad” brindada a los enlaces, siempre que se dieran entre personas
que no presentaban ningún tipo de estado mórbido.
Otro dato significativo señalado por los médicos de la época es que los
internados por causas alcohólicas formaban parte de los sectores populares y sus
ocupaciones más frecuentes eran la de jornalero para los hombres y de “labores”,
sirvientas y planchadoras para las mujeres. La presencia de jornaleros o sirvientas entre
los alcoholistas probablemente incidió en la percepción de los médicos acerca de los
sectores populares, ya que era en esos estratos donde más plena y vigilante debía ser su
presencia. Así lo manifestó Etchepare, para quien “la estadística señala con dedo
inexorable al jornalero, al obrero” y el origen de esta “flaqueza” no era el exceso de
trabajo, como señalaban los agitadores anarquistas y socialistas, ya que “desde hace
algún tiempo casi todos los gremios han obtenido en su trabajo, un horario que está
lejos de ser penoso y largo”795. El problema radicaba en que “desgraciadamente,
nuestros obreros permanecen inactivos fuera de esas horas, sin dar otra derivación a
sus energías sanas” y en que los “pobres” “frecuentan más asiduamente los cafés o las
tabernas” por lo que el “pauperismo” era una causa importante de “esta enfermedad
social”. A eso se sumaba “la ignorancia”, que los llevaba a pensar, por ejemplo, que el
alcohol era un alimento. La educación los salvaría, pues era “una fuente inagotable de
placeres morales”.796
Misma posición defendió Santín Carlos Rossi, en el prólogo al libro de su colega
Mateo Legnani, al afirmar que era imprescindible sacar a los obreros de “la miserable
pieza de conventillo” en la que vivían “con sus cuatro o cinco hijos sucios y mal
olientes, que le suscitan lástima o rebeliones” y ofrecer para ellos “un jardín con
bancos para las noches de verano y un conservatorio por barrio para los noches de
invierno”, “un conferenciante [que] les de, algunas noches por semana, nociones de
arte, de ciencia, de geografía e historia en sus conservatorios, y veréis como pronto su
conciencia se iluminará.”797
Con el paulatino descubrimiento de las enfermedades mentales en general y de
su etiología (o lo que se creía era tal), podemos ver que para el caso del alcoholismo los
médicos aún no sabían cuál era el efecto del alcohol sobre el cerebro. Establecieron una
792
Ibíd., p. 528.
793
Hospital Vilardebó, Libro de entrada de mujeres 1904-1907, f. 37.
794
Etchepare, “El alcoholismo mental…”, p. 15.
795
Es probable que se refiera a los acuerdos alcanzados entre sindicatos y empleadores de distintas ramas
de la industria y el comercio para regular la jornada laboral. En 1915 se fijó en ocho la cantidad de horas
que podía trabajar un obrero (salvo excep