Vous êtes sur la page 1sur 10

HISTOLOGÍA

Es la disciplina que estudia todo lo relacionado con los tejidos orgánicos: su estructura
microscópica, su desarrollo y sus funciones. La histología se identifica con la anatomía
microscópica, pues su estudio no se detiene en los tejidos, sino que va más allá,
observando también las células interiormente y otros corpúsculos, relacionándose con
la bioquímica y la citología. La histología tiene diversas subdivisiones que permiten
mejorar el enfoque de estudio, así pues, existe la histología general que se encarga del
estudio de los tejidos básicos y la histología de los sistemas que se encarga del estudio
de la estructura tisular de los aparatos y sistemas; además de existir otros enfoques
por regiones como lo es la histología oral que se encarga de realizar la conjunción del
enfoque de la histología general y de los sistemas para hablar de una región específica
y comprender la composición tisular y desarrollo pudiendo hacer un enfoque mayor
hacia el órgano dentario.

Las primeras investigaciones histológicas fueron posibles a partir del año 1600, cuando
se incorporó el microscopio a los estudios anatómicos. Marcello Malpighi es el
fundador de la histología y su nombre aún está ligado a varias estructuras histológicas.
En 1665 se descubre la existencia de unidades pequeñas dentro de los tejidos y
reciben la denominación de células. En 1830, acompañando a las mejoras que se
introducen en la microscopía óptica, se logra distinguir el núcleo celular. En 1838 se
introduce el concepto de la teoría celular.

CLASIFICACIÓN

Desde el punto de vista de la biología general de los organismos, la existencia de


tejidos (como nivel de organización biológica) solo se reconoce sin discusión en dos
grupos de organismos, a saber: las plantas vasculares (parte del reino Plantae) y los
metazoos (parte del reino animal). Ésta es la razón por la que se puede afirmar que
existen dos disciplinas separadas, a las que se llama histología animal e histología
vegetal, cada una con contenidos y técnicas diferenciados.

En la actualidad, los tejidos animales (que incluyen, por supuesto, los humanos) están
divididos en cuatro grupos fundamentales, a saber:
 tejido conectivo (que incluye varios tipos tisulares, como el óseo, la sangre)
 tejido epitelial
 tejido muscular
 tejido nervioso

HISTORIA

En el siglo XVII, Marcello Malpighi inventó uno de los primeros microscopios para el
estudio de pequeñas entidades biológicas. Analizó varias partes de los órganos de
murciélagos, de las ranas y de otros animales con el microscopio y se dio cuenta, al
estudiar por ejemplo la estructura del pulmón, de la existencia de las membranas
alveolares y de conexiones similares a pelos que hay entre las venas y las arterias, que
él nombró capilares, descubrimiento que determinó cómo el oxígeno que respiramos
entra en el torrente sanguíneo y se distribuye por el cuerpo.

En el siglo XIX, la histología era una disciplina académica por su propio derecho. El
Premio Nobel de 1906 de Fisiología y Medicina se otorgó a los histólogos Camillo Golgi
y Santiago Ramón y Cajal, cada uno de los cuales tenía diferentes interpretaciones
acerca de la estructura neuronal del cerebro, basadas en las mismas imágenes. Cajal
ganó el premio por su teoría y Golgi por su técnica de tinción, que hizo posibles dichos
estudios.

NIVELES DE ORGANIZACIÓN

Se denominan niveles de organización a los diferentes grados de complejidad en los


que se organiza la materia. Si vamos de las estructuras más simples a las más
complejas, podemos encontrar los siguientes niveles: átomo, molécula, célula, tejido,
órgano, aparato, sistema y organismo.

 ÁTOMOS. Son los elementos químicos que forman los seres vivos. Los
principales son el carbono, el oxígeno, el nitrógeno y el hidrógeno, pero
también están presentes otros como el calcio, el hierro y muchos más.

 MOLÉCULAS. Se forman por el enlace de dos o más átomos. Son las proteínas,
los glúcidos, los lípidos, las vitaminas, el agua o las sales minerales.
 CÉLULA. Es la unidad básica que forma nuestro cuerpo. Sus componentes,
como las mitocondrias o los cromosomas, están formados por moléculas de
proteínas, de lípidos, etc. Por ejemplo, las células óseas, las células epiteliales
o las células musculares.

 TEJIDO. Es una agrupación de células del mismo tipo, especializadas en realizar


una función determinada. Por ejemplo, el tejido epitelial está formado por
células epiteliales cuya función es cubrir el cuerpo, los órganos y cavidades. El
tejido adiposo está formado por células adiposas que tienen la función de
acumular lípidos como reserva de combustible.

 ÓRGANO. Está formado por diferentes tejidos que se agrupan para realizar una
función más compleja. Por ejemplo, el estómago, el corazón, los huesos.

 APARATO O SISTEMA. Es una asociación de órganos que trabajan


conjuntamente para realizar una función vital. Por ejemplo, el esófago, el
estómago y el intestino se asocian para formar el aparato digestivo. En cambio,
se habla de sistema cuando en los órganos predomina un tipo de tejido. Por
ejemplo, el sistema óseo o el sistema nervioso.

 ORGANISMO. Está constituido por el conjunto de todos los órganos y sistemas.


Por ejemplo, el ser humano.

TIPOS DE TEJIDOS

Como vimos anteriormente, cada órgano se compone de dos o más tejidos, grupos de
células similares que trabajan juntos para realizar una tarea específica. Los seres
humanos —y otros animales multicelulares grandes— se componen de cuatro tipos de
tejido básicos: tejido epitelial, tejido conectivo, tejido muscular y tejido nervioso.

TEJIDO EPITELIAL

El tejido epitelial se compone de láminas apretadas de células que recubren las


superficies, incluyendo el exterior del cuerpo, y recubren las cavidades del cuerpo. Por
ejemplo, la capa externa de la piel es un tejido epitelial, al igual que el revestimiento
del intestino delgado.

Las células epiteliales están polarizadas, lo que significa que tienen un lado superior y
uno inferior. El lado apical, superior, de una célula epitelial da hacia el interior de una
cavidad o el exterior de una estructura y generalmente está expuesta a líquido o aire.
El lado basal, inferior, da hacia las células subyacentes. Por ejemplo, el lado apical de
las células intestinales tiene estructuras en forma de dedos que aumentan la superficie
con la que absorben nutrientes.

Las células epiteliales están muy pegadas y esto les permite actuar como barrera ante
el movimiento de líquidos y de microbios potencialmente dañinos. Las células suelen
unirse por uniones celulares que las mantienen en estrecha cercanía para reducir
fugas.

TEJIDO CONECTIVO

El tejido conectivo consiste de células suspendidas en una matriz extracelular. En la


mayoría de los casos, la matriz se compone de fibras de proteína como el colágeno y la
fibrina en una sustancia base sólida, líquida o gelatinosa. El tejido conectivo soporta y,
como su nombre indica, conecta otros tejidos.

El tejido conectivo laxo, que se muestra más adelante, es el tipo más común de tejido
conectivo. Se encuentra por todo tu cuerpo y soporta órganos y vasos sanguíneos,
además de unir los tejidos epiteliales de los músculos subyacentes. El tejido conectivo
denso o fibroso, se encuentra en tendones y ligamentos, los cuales conectan músculos
con huesos y huesos con otros huesos, respectivamente.

Algunas formas especializadas de tejido conectivo incluyen el tejido adiposo —grasa


corporal—, hueso, cartílago y sangre, que tiene una matriz extracelular líquida llamada
plasma.

TEJIDO MUSCULAR

El tejido muscular es esencial para mantener el cuerpo erguido y en movimiento, e


incluso para bombear sangre y mover los alimentos por el tracto digestivo.
Las células musculares, con frecuencia llamadas fibras musculares, contienen las
proteínas actina y miosina, que les permiten contraerse. Hay tres tipos principales de
músculo: músculo esquelético, músculo cardiaco y músculo liso.

El músculo esquelético, también llamado músculo estriado (rayado), es a lo que nos


referimos como músculo en la vida cotidiana. El músculo esquelético se une a los
huesos por tendones y te permite controlar conscientemente tus movimientos. Por
ejemplo, los cuádriceps de tus piernas o los bíceps de tus brazos son músculo
esquelético.

El músculo cardiaco solo se encuentra en las paredes del corazón. Al igual que el
músculo esquelético, el músculo cardiaco es estriado, o rayado. Pero no está bajo
control voluntario, así que —¡por suerte!— no necesitas pensar en hacer que tu
corazón siga latiendo. Las fibras individuales están conectadas por estructuras
llamadas discos intercalados, que les permiten contraerse en sincronía.

El músculo liso se encuentra en las paredes de los vasos sanguíneos, así como en las
paredes del tracto digestivo, el útero, la vejiga urinaria y otras estructuras internas. El
músculo liso no es rayado o estriado, y es involuntario, no está bajo control consciente.
¡Eso significa que no tienes que pensar en mover los alimentos por el tracto digestivo!

TEJIDO NERVIOSO

El tejido nervioso participa en la detección de estímulos —señales externas o


internas— y el procesamiento y transmisión de información. Este tejido consiste
principalmente en dos tipos de células: las neuronas, o células nerviosas, y la glia.

Las neuronas son la unidad funcional básica del sistema nervioso. Generan señales
eléctricas llamadas impulsos nerviosos o potenciales de acción que les permite a las
neuronas transmitir información muy rápidamente a largas distancias. La función
principal de la glia es apoyar la función neuronal.
EL CRÁNEO HUMANO

El cráneo humano está formado por una articulación de 8 huesos, ésta es la parte más
compleja de nuestro esqueleto (huesos del cuerpo humano), el cráneo es el que le da
forma a nuestra cara y cabeza, protege el cerebro humano y aloja los órganos de los
sentidos.

Está formado por 22 huesos, de los cuales 21 están fijados por juntas inamovibles, para
formar una estructura de extrema resistencia. El único hueso que es móvil en el cráneo
es la mandíbula o maxilar inferior. Los huesos del cráneo se dividen en dos conjuntos:
los craneales son la parte cóncava superior, que rodea, sujeta y protege el cerebro y
los órganos auditivos.

Los huesos faciales son el marco de la cara y nuestra mandíbula, y nos proporcionan
soporte a los músculos de las expresiones faciales. Los huesos craneales y faciales
forman las órbitas (cuencas oculares) y la cavidad nasal.

¿De qué se compone el cráneo humano?

El cráneo humano está formado por ocho huesos alrededor del cerebro. El hueso
frontal está en la parte delantera, los dos huesos parietales forman los lados y la parte
superior, el occipital está en la parte posterior y, con el esfenoides, forma la base; los
dos huesos temporales son los lados y el etmoides es parte de la cavidad nasal.

Cada hueso temporal tiene una abertura a las partes bajas del oído, encajadas en el
interior. Los 14 huesos faciales restantes forman el esqueleto de la cara. Los huesos
cigomáticos son las mejillas. Los palatinos, nasales, cornete inferior, vomer y
lagrimales, estos rodean la cavidad nasal. El maxilar y la mandíbula tienen hueco para
nuestros dientes.

Algunos de los huesos que rodean la cavidad nasal contienen espacios con aire
llamados senos. Estos espacios aligeran el peso del cráneo y actúan como cámaras de
resonancia, estas son las que le dan un “timbre” a la voz humana. Están recubiertas de
una membrana húmeda y se conectan, mediante pequeñas aberturas, con el interior
de la cavidad nasal.
HUESOS QUE CONFORMAN EL CRÁNEO

1. PARIETALES
Son dos huesos pares y en forma de cuadrilátero, lisos, forman las paredes
laterales y el techo del cráneo, y se unen entre sí en la parte superior de la cabeza.
Se fusionan articuladamente con los huesos occipitales, esfenoides, temporales y
frontal.
2. FRONTAL
 Es un hueso impar, es cóncavo y forma la parte anterior del cráneo, presenta
los senos frontales y es en parte integrante de las órbitas de los ojos, se une
con los huesos nasales, lacrimales, etmoides, maxilar, los parietales y el malar.
Quizás este sea el hueso más resistente de la cabeza ¿Genial no?
3. TEMPORALES
 Son dos huesos que conforman la región lateral que está por debajo de los
parietales, estos ayudan a que se forme la base del cráneo, alojan los órganos
del oído y se unen con el esfenoides, el parietal y el occipital.
4. OCCIPITAL
 Forma la parte posterior del cráneo, es de forma cóncava y convexa, se da
como el punto de apoyo de la cabeza sobre la primera vértebra cervical, y en
tal articulación presenta un agujero el cual es llamado el agujero magno, este
agujero da paso a la médula espinal y a la comunicación entre la masa
encefálica y la médula ósea y a otros órganos que están en comunicación con el
cerebro.
5. ESFENOIDES
 Es un hueso con forma de ala, y está conformado por seis prolongaciones,; se
conoce como un hueso medio el cual forma la parte de las fosas nasales y está
en la base del cráneo y por delante del temporal, en sí mismo se articula con
todos los huesos del cráneo. El esfenoides presenta las siguientes partes: el
cuerpo, el cual es el central, de forma cuboidal, contiene los senos
esfenoidales; la silla turca la cual es una depresión que se encuentra en la parte
superior del hueso y aloja a la glándula hipófisis o pituitaria; las alas mayores
las cuales son proyecciones laterales del cuerpo que forman el piso
anterolateral del cráneo; y las alas menores que forman la parte de la fosa
craneal anterior y de la parte posterior de la órbita del ojo.
6. ETMOIDES
 Es un hueso irregular que completa la base del cráneo, y está por delante del
esfenoides, y el Etmoides interviene en la formación de las fosas nasales y de
las órbitas de los ojos.
 Gracias por leer, cualquier recomendación o duda la puedes hacer en la sección
de comentarios.
 Nosotros te recomendamos leer más artículos. Como por ejemplo, cómo hacer
un ensayo

CAJA TORÁCICA

La caja torácica es una parte fundamental del cuerpo humano que está formada por
los huesos del tórax y se encuentra entre la base del cuello y el diafragma. Su principal
función es la protección, ya que forma una barrera que protege los pulmones, corazón,
la arteria aorta, la vena cava inferior, la tráquea y los nervios linfáticos.

Con forma de cono truncado, la pared de la caja torácica está formada por las costillas
y los músculos intercostales, los cuales se unen gracias al esternón y la columna
vertebral.

Su función principal es la de proteger los órganos internos de cualquier posible trauma


que podrían perjudicarlos y causar severos daños en nuestra salud.

Por si lo anterior fuera poco, la caja torácica proporciona los puntos de anclaje de los
músculos del cuello, espalda, tórax y hombros. También ofrece una cámara en la cual
los pulmones pueden expandirse para respirar. Los músculos entre las costillas
levantan la caja en la inhalación y exprimen el aire hacia afuera durante la exhalación.

FUNCIÓN DE LAS VERTEBRAS

VERTEBRAS DEL CUELLO CERVICALES

La función principal de la columna cervical o las vértebras del cuello es soportar el


peso de la cabeza (entre 6 y 7 Kilos). Las vértebras cervicales son las vértebras más
delgadas y delicadas de la columna vertebral, pero ofrecen una gran flexibilidad para el
cuello.

Las siete vértebras cervicales están numeradas de la C1 a la C7. El cuello tiene el


mayor rango de movimiento debido a dos vértebras especializadas que se conectan al
cráneo, la C1 y la C2. La primera vértebra (C1) se llama "atlas" en forma de anillo que
se conecta directamente al cráneo. Esta unión permite el movimiento de cabeceo o
"sí" de la cabeza. La segunda vértebra (C2) se llama "eje" en forma de clavija, que tiene
una proyección llamada odontoide, que gira alrededor del atlas. Esta unión permite el
movimiento de lado a lado o "no" de la cabeza.

VERTEBRÁS TORÁCICAS (PARTE MEDIA DE LA ESPALDA)

La función principal de las vértebras torácicas es sujetar la caja torácica y proteger el


corazón y los pulmones, además de articular con costillas, produciendo el llamado
tórax óseo. Las doce vértebras torácicas están numeradas T1 a T12 son de tamaño
mediano, y aumentan de tamaño a medida que se mueven hacia atrás. El rango de
movimiento en la columna dorsal es limitado.

Una característica única de las vértebras torácicas es que cada una forma
articulaciones con un par de costillas para formar la robusta caja torácica que protege
los órganos del tórax.

VÉRTEBRAS DEL LUMBAR (ESPALDA BAJA)

La función principal de la columna lumbar es soportar el peso del cuerpo. Las cinco
vértebras lumbares están numeradas de L1 a L5 y son las vértebras más grandes. Son
de un tamaño mucho mayor para absorber el estrés de levantar objetos pesados.

Todo el peso de la parte superior del cuerpo se apoya en las vértebras lumbares, lo
que provoca muchos problemas de espalda en esta región a pesar del tamaño y la
fuerza de las vértebras.

FISIOLOGÍA DEL SISTEMA RESPIRATORIO

¿Cuáles son las partes que componen el aparato respiratorio? (Anatomía)

El aparato respiratorio está compuesto por la nariz, fosas nasales, faringe, laringe,
tráquea y luego las divisiones de estos conductos que son los bronquios hasta llegar a
los pulmones.

Los pulmones están formados por unos sacos, en los que acaban los bronquios, que
son los alveolos que están en íntima relación con los vasos sanguíneos, para poder
realizar la función que tiene el aparato respiratorio.

Los pulmones están protegidos por las costillas y por la caja torácica. Lo que separa las
costillas del pulmón es una capa muy fina de tejido conectivo llamada pleura.
¿Cuál es la función más importante del aparato respiratorio? (Fisiología)

La principal función del aparato respiratorio es introducir el oxígeno del aire del
ambiente dentro del organismo, para que los órganos y luego las células puedan
producir la oxidación completa de los alimentos y puedan obtener la energía de ellos.
Todas las células para poder utilizar la glucosa y para poder utilizar la grasa en
condiciones normales utilizan a la vez el oxígeno.

Otra función es eliminar sobre todo el dióxido de carbono que se elimina en forma de
gas, a través de la respiración concretamente a través de la espiración de ese aire.

ÓRGANOS Y FUNCIONES

 Fosas nasales: Consiste en dos amplias cavidades cuya función es permitir la


entrada del aire, el cual se humedece, filtra y calienta a una determinada
temperatura a través de unas estructuras llamadas pituitarias.
 Faringe: es un conducto muscular, que se comparte con el sistema digestivo. La
entrada de la faringe tiene una "tapita" llamada epiglotis, que se cierra al tragar
el alimento, para que este pueda seguir su curso natural hacia el esófago sin
que nos atragantemos.
 Laringe: es un conducto cuya función principal es la filtración del aire inspirado.
Además, permite el paso de aire hacia la tráquea y los pulmones. También,
tiene la función de órgano fonador, es decir, produce el sonido.
 Tráquea: Tubo formado por anillos de cartílago unidos por músculos. Debido a
esos anillos, aunque flexionemos el cuello, el conducto nunca se aplasta y, por
lo tanto, no obstruye el paso del aire.
 Bronquios: Son dos ramas producidas por la bifurcación de la tráquea, las
cuales ingresan a cada uno de los pulmones. Conducen el aire que va desde la
tráquea hasta los bronquiolos.
 Bronquiolos y bronquiolitos: Son el resultado de la ramificación de los
bronquiolos en el interior de los pulmones, en tubos cada vez más pequeños
que se asemejan a las ramas de un ábol. Conducen el aire que va desde los
bronquios a los alvéolos
 Pulmones: Son dos órganos esponjosos y elásticos ubicados en el tórax y
formados por una gran cantidad de alvéolos pulmonares que parecen
pequeñas bolsitas rodeadas por vasos sanguíneos.