Vous êtes sur la page 1sur 13

FUNDAMENTOS DE ADMINISTRACIÓN

53 horas

Unidad I. LA EMPRESA

1. Introducción

Las empresas, sea cual sea su naturaleza, han sido creadas y desarrolladas para satisfacer necesidades (falta o carencia de todo
aquello que se requiere para la conservación y desarrollo de la vida) de los hombres y de las comunidades en que éstos organizan. El
hombre, en su diaria relación con el medio natural que lo rodea, se ve complicado por múltiples necesidades. Inicialmente, el ser
humano se encontraba indefenso ante un medio que le era hostil por lo que se vio obligado a utilizar su inteligencia para desarrollar
diversas herramientas que le permitieran imponerse al medio y obtener de la naturaleza los bienes y recursos adecuados para
satisfacer sus necesidades.

Los variados tipos de necesidades humanas, que abarcan un amplio campo de posibilidades, se pueden clasificar, en primer lugar, en
básicas o primarias, porque tienen relación con aspectos fundamentales de la vida, tales como la alimentación, el vestuario y la
vivienda. Así, por ejemplo, el hambre, la sed, el frío y otras inclemencias climáticas corresponden a elementos que generan estas nece-
sidades como son comer, beber, abrigarse, protegerse, sanar de las enfermedades, etc..

A continuación, están las necesidades que el hombre ha ido adquiriendo, producto de la vida en comunidad. Se incluyen aquí, por
ejemplo, la educación, la cultura, la afiliación a grupos o clubes, el sentirse respetado e importante como persona. Corresponden a
necesidades que en mayor o menor medida todos los hombres poseen en cuanto han organizado sus vidas en sociedad junto a otros
hombres.

Por último, existen otras necesidades, complementarias de las anteriores, como son el esparcimiento, la recreación y el descanso, que
combaten el ocio, el tedio y el cansancio. Estas necesidades, producto de la vida en comunidad, se han ido moldeando y presentando
de muchas formas diferentes con el correr del tiempo y el avance de la ciencia y la tecnología, de manera que esto mismo ha originado
nuevas necesidades específicas. A modo de ejemplo, ¿quién habría imaginado hace algunos años que la televisión se convertiría en
una necesidad de la mayoría de los hombres de este tiempo?. El desarrollo de las comunicaciones ofrece numerosas expresiones de
nuevas necesidades: el teléfono, el computador, la televisión, el fax, la telefonía celular etc..

Abraham Maslow en su teoría planteada en 1950, llamada de la jerarquía de las necesidades, establece cinco tipos de necesidades,
distribuidas en una pirámide, dependiendo de la importancia e influencia que tengan en el comportamiento humano: básicas o
fisiológicas; de seguridad; sociales o de afecto; de estima y de autorrealización.

1. Necesidades fisiológicas. Constituyen el nivel más bajo de las necesidades humanas. Son las necesidades innatas, como la
necesidad de alimentación (hambre y sed), sueño y reposo (cansancio), abrigo (contra el frío o el calor), o el deseo sexual
(reproducción de la especie). También se denominan necesidades biológicas o básicas, que exigen satisfacción cíclica y
reiterada para garantizar la supervivencia del individuo.

Orientan la vida humana desde el nacimiento. Además, la vida humana es una búsqueda continua y constante de la satisfacción
de estas necesidades elementales, pero inaplazables. Monopolizan el comportamiento del recién nacido y predominan en el
adulto sobre las demás necesidades humanas, cuando no se satisfacen.

Son las necesidades relacionadas con la subsistencia y existencia del individuo. Aunque son comunes a todos los individuos,
requieren diferentes grados de satisfacción individual. Su principal característica es la premura: cuando alguna de ellas no puede
satisfacerse, domina la dirección del comportamiento de la persona.

2. Necesidades de seguridad. Constituyen el segundo nivel de las necesidades humanas. Llevan a que la persona se proteja de
cualquier peligro real o imaginario, físico o abstracto. La búsqueda de protección frente a la amenaza o la privación, la huida ante
el peligro, la búsqueda de un mundo ordenado y previsible, son manifestaciones típicas de estas necesidades. Surgen en el
comportamiento humano cuando las necesidades fisiológicas están relativamente satisfechas. Al igual que aquéllas, también
están estrechamente ligadas con la supervivencia de las personas.

Las necesidades de seguridad tienen gran importancia, ya que en la vida organizacional las personas dependen de la
organización, y las decisiones administrativas arbitrarias o las decisiones inconsistentes o incoherentes pueden provocar
incertidumbre o inseguridad en las personas en cuanto a su permanencia en el trabajo.

3. Necesidades sociales. Están relacionadas con la vida del individuo en sociedad, junto a otras personas. Son las necesidades de
2

asociación, participación, aceptación por parte de los colegas, amistad, afecto y amor. Surgen en el comportamiento cuando las
necesidades elementales (fisiológicas y de seguridad) se hallan relativamente satisfechas.

Cuando las necesidades sociales no están suficientemente satisfechas, la persona se torna reacia, antagónica y hostil con las
personas que la rodean. La frustración de estas necesidades conduce, generalmente, a la desadaptación social y a la soledad.
La necesidad de dar y recibir afecto es un motivador importante del comportamiento humano cuando se aplica la administración
participativa.

4. Necesidades de autoestima. Están relacionadas con la manera como se ve y evalúa la persona, es decir, con la autoevaluación y
la autoestima. Incluyen la seguridad en sí mismo, la confianza en sí mismo, la necesidad de aprobación y reconocimiento social,
de estatus, prestigio, reputación y consideración.

La satisfacción de estas necesidades conduce a sentimientos de confianza en sí mismo, valor, fuerza, prestigio, poder,
capacidad y utilidad. Su frustración puede provocar sentimientos de inferioridad, debilidad, dependencia y desamparo, los cuales
a la vez pueden llevar al desánimo o a ejecutar actividades compensatorias.

5. Necesidades de autorrealización. Son las necesidades humanas más elevadas; se hallan en la cima de la jerarquía. Estas
necesidades llevan a las personas a desarrollar su propio potencial y realizarse como criaturas humanas durante toda la vida.
Esta tendencia se expresa mediante el impulso de superarse cada vez más y llegar a realizar todas las potencialidades de la
persona.

Las necesidades de autorrealización se relacionan con autonomía, independencia, autocontrol, competencia y plena realización
del potencial de cada persona, de los talentos individuales. En tanto las cuatro necesidades anteriores pueden satisfacerse
mediante recompensas externas (extrínsecas) a la persona, que tienen una realidad concreta (dinero, alimento, amistades,
elogios de otras personas), las necesidades de autorrealización sólo pueden satisfacerse mediante recompensas intrínsecas que
las personas se dan a sí mismas (por ejemplo, sentimiento de realización), y que no son observables ni controlables por los
demás.

Las demás necesidades no motivan el comportamiento cuando se han satisfecho; por su parte, las necesidades de
autorrealización pueden ser insaciables, puesto que cuanto más recompensas obtenga la persona, más importante se vuelven y
deseará satisfacer dichas necesidades cada vez más. No importa qué tan satisfecha esté la persona, pues ésta siempre querrá
más.

En síntesis, existen necesidades básicas o primarias y otras adquiridas o secundarias, las que presentan una gama muy amplia de
manifestaciones y que pueden sistematizarse.

En la satisfacción de las necesidades, cualquiera que ellas sean, influyen en forma determinante el grado de desarrollo técnico, social,
político y cultural que ha alcanzado la comunidad.

El hombre requiere satisfacer un número muy grande de necesidades básicas. Para lograrlo, recurre a la amplia gama de recursos
naturales que encuentra a su paso, ya sea para utilizarlos en su forma original o bien transformándolos mediante una acción o trabajo.

Aparece aquí el llamado “problema económico” que señala que los recursos aptos para ser utilizados, ya sea directamente o
combinados y transformados, son escasos, o sea, no alcanzan para satisfacer simultáneamente todas las necesidades que el hombre
tiene en un momento dado, por lo que el hombre debe frecuentemente elegir, para satisfacer las necesidades que aparecen como más
importantes, renunciando o postergando las demás para cuando se disponga de los recursos adecuados en la cantidad suficiente.

Dado lo anterior, frente a recursos escasos se plantean múltiples necesidades alternativas, que no es posible satisfacerlas todas, por lo
que a menudo se las debe jerarquizar, estableciendo una prioridad determinada. Esto constituye un proceso dinámico y permanente del
ser humano.

2. Los bienes y servicios

Los bienes corresponden a artículos que satisfacen necesidades del hombre y que se han obtenido gracias a la transformación de otros
bienes o recursos naturales. Es el caso de todos los elementos físicamente identificables o tangibles, tales un mueble, un para de
zapatos, un medicamento etc., los que se han obtenido por un proceso de transformación de la madera, el cuero, los productos
químicos, las hierbas naturales, etc. Entre los bienes cabe distinguir tres grupos:
3

a. Bienes de consumo: son los empleados directamente para satisfacer una necesidad y que no requieren, por tanto, de un
proceso u operación posterior. En este grupo se encuentra un mueble, un par de zapatos o un medicamento.

b. Bienes intermedios: son los que se utilizan en la fabricación de otros bienes, no teniendo, en consecuencia, un aprovechamiento
directo en la satisfacción de una necesidad. Así, por ejemplo, una curtiembre transforma el cuero en bruto en cuero curtido el que
es usado en la fabricación de zapatos que es un bien de consumo.

c. Bienes de capital: son los que, una vez fabricados, sirven para elaborar otros bienes o prestar servicios. Es el caso de las
maquinarias, equipos y herramientas, cuya finalidad es ser empleados en la fabricación de otro producto, pero sin ser
incorporados a él. En esto se diferencia del bien intermedio, el cual pasa a formar parte integral de otro bien. El bien de capital
mantiene su forma original y sólo se ve afecto a un cierto desgaste por uso, desuso u obsolescencia, llamado costo de deprecia-
ción.

Los servicios, a diferencia de los bienes, no tienen apariencia corpórea: son acciones que no se aprecian a simple vista: es el caso de
los servicios de mantención de maquinarias, garajes, servicios de lavado, peluquerías, servicios de asesoría contable, transporte,
servicios de correos o postales, etc.

3. El concepto Empresa

Para tratar de explicar este concepto se puede tomar la idea de un galpón con máquinas, maderas en sus distintas etapas de cortes y
elaboración, de acuerdo a las necesidades del mercado, trabajadores en constante y bullicioso quehacer; en las oficinas, otros
trabajadores haciendo uso de distintas máquinas: de escribir, teléfono, fax, fotocopiadora, computador y otras diversas formas de la
tecnología actual.

Este ejemplo de empresa es de similares características, haciendo abstracción del rubro, de otros casos como una maestranza, una
fábrica de galletas o una refinería de cobre. Esta es una realidad, que también ocurre desde una fuente de soda, administrada por su(s)
dueño (s), hasta otras más grandes, en que laboran decenas de trabajadores.

Pero, vale la pena considerar un caso que tiene ribetes particulares; una clínica médica que también es una empresa, en la cual existen
trabajadores: médicos, enfermeras, paramédicos, administrativos y de otras especialidades, que brindan la atención médica y hotelera
más adecuada a los pacientes.

Surge entonces una interrogante ¿Un hospital estatal es también una empresa?. Aparentemente, ¿No habría diferencias entre una
clínica privada y un hospital estatal?.

Entonces, ¿Qué tienen en común las empresas que se han señalado u otras de rubro o giro distintos?.

Se puede señalar que todas ellas elaboran uno o más productos, otras solo compran y venden y un último grupo entrega servicios de
distinto tipo. En todas ellas se utilizan recursos humanos, trabajadores que desempeñan labores específicas, recursos financieros y
materiales, los que combinados adecuadamente con ciertos procesos y tecnología, generan productos finales como bienes y servicios.

Se puede concluir entonces que una empresa es una unidad que combina el trabajo, la energía del recurso humano, con otros recursos
(materiales, tecnológicos, financieros y administrativos) con el objeto de producir algún bien o servicio.

Otra perspectiva más general y dinámica es considerar a la empresa como "una unidad social que compra recursos humanos,
materiales, tecnológicos, financieros y capacidad administrativa; transforma estos recursos y vende los productos que resultan de esa
transformación. Con los recursos obtenidos de las ventas, la empresa adquiere nuevamente los elementos que necesita para seguir
funcionando".

Los recursos obtenidos corresponden al concepto de utilidad, ganancia o excedente con que muchas personas identifican a una
empresa.

Pero, retornando al caso de un hospital estatal, se tiene en claro que es una empresa, pues constituye una unidad social que transforma
recursos con el fin de producir un servicio concreto: salud. No obstante, el producto total de la venta de sus servicios normalmente no es
suficiente para adquirir todos los insumos que precisa para poder funcionar. En este caso la diferencia es aportada por el Estado. Por lo
4

tanto no se puede exclusivamente asociar la empresa con el concepto de utilidad, ganancia o excedente. Este es un muy particular
ejemplo, de acción empresarial, en que la obtención de ganancias no es necesariamente exigible.

A pesar de la probabilidad, que un organismo estatal no tenga la obligatoriedad de obtener ganancias, es preciso puntualizar que a las
empresas, por definición, un buen excedente les permite asegurar su supervivencia como sistema social estable. Desde este punto de
vista, las empresas tienen una proyección que va más allá del fin de lucro.

Una empresa, es un sistema social, compuesto por un conjunto de individuos organizados busca alcanzar los objetivos que se fija el
propio sistema, que utiliza insumos (elementos necesarios para fabricar algún producto) y recursos humanos, materiales y financieros.
Al interior del sistema, los recursos humanos, orientados para producir bienes o servicios que se transan en el mercado. El producto de
esta transacción se utiliza para la adquisición de nuevos insumos de entrada, que permiten al sistema social mantener su
funcionamiento.

Por otra parte es preciso considerar que a menudo no bastan los recursos naturales en su forma simple para satisfacer las
necesidades, sino que deben combinarse entre sí o bien transformarse mediante el uso de otros recursos, por ejemplo, el trabajo
humano. Así se justifica la producción y el producto en su forma de bienes y servicios.

Surge el problema de la escasez. Así como los recursos son escasos para satisfacer en forma directa las necesidades humanas,
también lo son para ser combinados y transformados por el hombre en productos. A veces ocurre que los recursos están, pero no se
sabe dónde o se ignora cómo extraerlos (caso de los yacimientos mineros). Por eso es que gracias al avance de la técnica se van
multiplicando los recursos, para alimentar a un número creciente de seres humanos.

Los recursos son escasos y eso hace que los productos que de ellos se obtienen también sean limitados. Esta escasez los convierte en
artículos caros al igual que los recursos mismos. Es decir, la escasez de productos hace que su fabricación proporcione una cierta renta
o remuneración a quién se interese, sepa y pueda realizarla.

Las personas que cumplen estos requisitos son los empresarios, si deciden dedicarse sistemáticamente a combinar y transformar
recursos en productos. Como esta transformación o producción requiere ser localizada conforme a un cierto orden o proceso y bajo
determinadas condiciones, surge la empresa como el establecimiento donde se localiza la obtención de los bienes y servicios,

En términos más precisos una empresa es un organismo o institución cuyo objeto esencial es producir bienes y/o prestar servicios que
satisfagan necesidades de una comunidad. Es un organismo o institución, porque se puede reconocer en ella una estructura interna,
una distribución de elementos en un determinado orden interno y que es independiente de la forma jurídica que adopte.

En otras palabras, la producción de bienes y servicios requiere de una organización para que se actúe eficientemente, con rapidez,
calidad y sin desperdiciar recursos. Esta organización u orden lógico lo aporta inicialmente la empresa a través del proceso productivo o
proceso de fabricación y luego lo hace extensivo, a todos los aspectos y ámbitos de la empresa.

El proceso productivo es la secuencia en que un conjunto de recursos (mano de obra, materias primas, materiales, etc.) va sufriendo las
transformaciones necesarias (con el concurso del hombre y la tecnología) hasta obtener un bien o un servicio capaz de satisfacer una
necesidad.

También es preciso considerar, desde otro punto de vista, que la empresa es un organismo con vida propia, despersonalizado y
diferente de su dueño o propietario, frente al cual, pese al estrecho vínculo que los une, debe considerarse como una estructura
independiente. Con uno o muchos dueños, la empresa y su dueño constituyen unidades distintas y separadas, tanto para efectos
legales, contables o administrativos.

El que una empresa produzca bienes o preste servicios, que satisfagan o respondan a una necesidad de la comunidad, es importante,
por cuanto le da el valor a la producción de la empresa. De hecho, no existen empresas cuya producción no satisfaga necesidades,
simplemente porque no habría usuarios interesados en ese producto o servicio.

4. Enfoques alternativos

Es útil considerar un enfoque alternativo, que desde un punto de vista filosófico, reconoce en la empresa tres funciones: la económica,
la social y la administrativa.
5

a. La función económica dice relación con la eficiente utilización de recursos escasos de uso múltiple y jerarquizable dentro de la
sociedad. A menudo esta función económica está asociada a un criterio de rentabilidad o maximización de utilidades y en todo
caso al de eficiencia.

La eficiencia se refiere a la optimización de la relación o cuociente entre un resultado y un esfuerzo o recursos utilizados en la
obtención de dicho resultado.

El término eficacia, en cambio, se refiere exclusivamente a la consecución de ese resultado u objetivo, sin importar el costo de
lograrlo. La eficiencia es relativa; la eficacia es absoluta. El concepto de productividad también está asociado al de eficiencia.

Las empresas no sólo deben ser eficaces sino que deben buscar y alcanzar la eficiencia. La eficacia es la obtención de los
resultados deseados, y la eficiencia se logra cuando se obtiene un resultado deseado con el mínimo de insumos.

La eficiencia resulta del logro de los objetivos propuestos si ello se hace con costos mínimos. La eficiencia se refiere al uso óptimo
de recursos en beneficio del logro de los objetivos planificados. Se trata de un concepto cuyo origen se remonta específicamente a
su definición económica, y cuya idea central postula la existencia de un tipo de actividad humana que adecua medios, que son
escasos y de uso alternativo, a fines múltiples y jerarquizados. Si se traslada ésta concepción de racionalidad a la empresa
productiva, significa el aprovechamiento de recursos escasos para producir bienes y servicios.

Por otra parte, el concepto de productividad se define como la relación entre outputs e inputs, esto es entre los productos y los
insumos necesarios para su producción. La productividad es una medida de la eficiencia del empleo de los recursos para generar
bienes y servicios, que compara cuánto se produce con los recursos que se utilizan para producirlo. La productividad, definida
como la relación producto/insumo, refleja la eficiencia de las operaciones internas o cuán bien se emplean los recursos en un
sistema. La productividad alude a los productos por unidad de insumo. Tal medida es una razón entre producto e insumos. En la
medida en que se aumenta la producción empleando igual cantidad de recursos, se es más eficiente desde el punto de vista
económico (mayor producción, menores costos). Productividad es igual a producción dividida por cada uno de sus elementos de
producción.

Según la OIT los productos son fabricados como resultados de la integración de cuatro elementos principales: tierra, capital,
trabajo y organización. La relación de estos elementos a la producción es una medida de la productividad. Productividad es el
grado de utilización efectiva de cada elemento de producción. Es sobre todo una actitud mental que busca la constante mejora de
lo que ya existe. Está basada sobre la convicción de que uno puede hacer las cosas mejor hoy que ayer, y mejor mañana que hoy,
lo cual requiere esfuerzos continuados para adaptar las actividades económicas a las condiciones cambiantes y aplicar nuevas
técnicas y métodos, es por tanto la firme creencia del progreso humano.

Los productos son bienes o servicios. Los insumos son los recursos empleados para crear tales productos. Sin embargo, la
productividad no sólo debe referirse a la cantidad de lo que se produce sino que debe incorporar además la calidad del producto,
de manera que es posible redefinir dicho concepto para que incorpore elementos como la calidad y la satisfacción del cliente, en
dicho caso la productividad sería la relación entre eficacia y eficiencia, donde la eficacia es hacer lo correcto y eficiencia es hacer
las cosas correctamente.

b. Por su parte, la función social de la empresa es una expresión de la satisfacción de las necesidades reales de los consumidores y
una fuente estable de trabajo y de satisfacción de las necesidades de sus trabajadores.

c. Por último, la función administrativa que se refiere a optimizar el resultado global de la empresa y no el de sus partes aisladas, lo
que es una aplicación directa de la sinergía, aplicación directa de la Teoría General de Sistemas.

5. Clasificación de las empresas

A. Atendiendo al número de trabajadores que emplean:


a. Micro empresas: de 1 a 5 trabajadores; ventas menores de 2.400UF
b. Pequeñas: de 6 a 50 trabajadores; ventas de 2.401 a 25.000 UF
c. Medianas: de 51 a 400 trabajadores; ventas desde 25.001 a 100.000 UF
d. Grandes: más de 400 trabajadores; ventas sobre 100.000 UF

B. Atendiendo al origen de su capital:


a. Empresas privadas (de propiedad de personas o particulares). Ejemplos son: Esval; Chilquinta; Entel
6

b. Empresas públicas (pertenecen al Estado). Ejemplos son: Codelco; Enap; EFE


c. Empresas mixtas (propiedad del Estado y particulares en alguna proporción).

C. Atendiendo a la tecnología que usan:


a. producción artesanal: los productos se elaboran de a uno cada vez, e incluso se modifican por los propios trabajadores, que
usan varias herramientas. Trabajadores no calificados o de escasa formación. En este tipo de empresas el proceso de
producción presenta una estandarización mínima o está muy poco automatizado. Escaso uso de capital.

b. producción industrial: corresponde a procesos mecanizados o automáticos; es el sistema donde los trabajadores de la línea
de montaje o los operadores de las maquinarias realizan una o más operaciones del producto, por lo que poseen alto nivel
de capacitación. Uso intensivo de capital.

c. alta tecnología: es el sistema en que un trabajador vigila un proceso automático. Un buen ejemplo son los procesos de
producción de una planta de productos químicos o farmacéuticos. Altísimo nivel de capacitación y uso de capital.

D. Atendiendo a la materia prima que usan:


a. primarias: relativas a la obtención o extracción de bienes de la naturaleza en su forma original como minería agricultura,
silvicultura, caza, pesca, etc.

b. secundarias: corresponde a la industria manufacturera o de transformación de insumos para la fabricación de bienes de


consumo, intermedios o de capital.

c. terciarias: empresas orientadas a la entrega de servicios a su clientela.

E. Atendiendo al producto que entregan:


a. producción de bienes: su orientación fundamental es la producción de bienes de diversa forma y origen para satisfacer la
amplia gama de necesidades del mercado. Ejemplo son las industrias manufactureras, extractivas, de edificación, de obras
públicas, agrícolas etc.

b. producción de servicios: corresponde a empresas que básicamente atienden público de manera directa y permanente
satisfaciendo sus necesidades. Ejemplo son las empresas de transporte, energía, reparación o conservación de caminos,
distribución, hotelería, esparcimiento, financieros, bancarios, de seguros y comerciales en general, etc.

c. producción de bienes y servicios: empresas que entregan a la comunidad indistintamente bienes y servicios según la
demanda solicitada.

F. Atendiendo a la actividad o giro que realizan:


a. Empresas industriales. Son las que producen bienes por transformación de determinados insumos o materias primas en
productos físicamente diferentes. Es el caso de fábricas de calzado, muebles, maquinarias e incluso de productos
destinados a servir de materias primas a otras industrias. Es el caso de las fábricas que producen bienes, sean de consumo,
intermedios o de capital. Así, por ejemplo, una curtiembre es una empresa industrial que transforma el cuero bruto (insumo)
en cuero curtido (producto), gracias al concurso del trabajo humano y otros materiales. Pero este cuero curtido es, a la vez,
insumo para la empresa que elabora calzado, lo cual no obsta para que ambas se consideren empresas industriales, porque
las dos realizan una conversión o transformación que les permite llegar a un resultado diferente llamado producto.

b. Empresas de servicio industrial. Se dedican a prestar servicios más o menos relacionados con la actividad fabril o industrial,
como las empresas de instalaciones eléctricas o sanitarias, mantención, reparación, etc. Una lavandería, un garaje, una
reparadora de calzado, un servicio técnico de mantención de máquinas, una secadora de madera, o una sastrería, son
empresas de servicio industrial.

c. Empresas comerciales. Son empresas de servicios de compra y venta. Compran algo y lo venden sin modificarlo
sustancialmente aportando el servicio de distribución u oferta del producto al mercado y eventualmente el de promoción de
ventas. Es el caso supermercados y grandes tiendas.

d. Empresas mixtas. Son empresas que producen bienes, y además, prestan servicios de algún tipo. Por ejemplo, una
empresa que fabrica y vende sus productos, pero también vende productos fabricados por otras empresas, o bien genera el
servicio post venta.
7

e. Empresas de servicio comunitario. Corresponde a una amplia gama de empresas que realizan diversos servicios que
satisfacen necesidades de la comunidad y que no están ligados a la actividad industrial ni comercial. Es el caso de una
organización de tipo religioso, un centro educacional, un hospital público, las Fuerzas Armadas en general, etc..

G. Según la estructura jurídica y social que las regula:


a. Empresas individuales de responsabilidad limitada. Personas jurídicas con patrimonio distinto al del titular, sometidas al
Código de Comercio cualquiera que sea su objeto, que puede realizar toda clase de operaciones civiles y comerciales,
excepto las reservadas por la ley a las sociedades anónimas. El titular de la empresa responderá con su patrimonio sólo del
pago efectivo del aporte que se hubiere comprometido a realizar en conformidad al acto de constitución de esa empresa y
sus modificaciones, si existiere. Esta normativa está contenida en la ley 19.857 de 11 de febrero de 2003 para evitar los
riesgos anteriores a que se veían sometidos los empresarios individuales.

b. Sociedades de personas o colectivas. En estas empresas, se unen dos o más socios, que aportan un capital y responden,
cada uno, hasta el monto de su aporte individual. Debido a esto se les llama sociedades de responsabilidad limitada. En
ciertos casos no existe tal condición, por lo que su responsabilidad es ilimitada, comprometiendo los bienes personales de
cada uno de los socios en el giro del negocio.

c. Sociedades anónimas o de capital. Normalmente tienen muchos socios, cuya responsabilidad está limitada al valor de su
aporte individual, que se expresa en un cierto número de acciones. La administración de la sociedad está a cargo de un
directorio, que es elegido por los socios en proporción al volumen de sus aportes individuales.

d. Sociedades comanditarias. Aunque relativamente escasas, estas sociedades combinan características de los tipos
anteriores, distinguiéndose socios que sólo aportan capital llamados comanditarios y otros llamados gestores, que
administran la empresa.

H. Según el uso de las utilidades que obtengan:

a. con fines de lucro: las utilidades pueden repartirla entre sus socios o accionistas; reinvertirla en la propia empresa; o bien,
invertirla en nuevos proyectos.

b. sin fines de lucro: solo pueden reinvertir sus utilidades en la propia empresa, como es el caso de las fundaciones y
corporaciones.

Más allá que las clasificaciones señaladas, en la mayoría de las empresas sus propietarios son personas diferentes de quienes las
administran o trabajan en y para ellas, lo que sugiere una distinción entre empresarios y administradores.

INTRODUCCIÓN A LA TEORÍA GENERAL DE SISTEMAS

1. Introducción

La Teoría General de Sistemas, en adelante TGS, no es privativa de la administración. Se basa en un nivel de construcción teórica
con una posición contraria al enfoque reduccionista, que estudia un fenómeno complejo a partir del análisis de cada uno de sus
elementos o partes componentes por separado. Este concepto "de reducción" no significa que no tenga validez, pues se expresa en
el resultado de su aplicación, en un crecimiento del conocimiento humano.

El reduccionismo, lo lineal y lo individual, cedían el paso a lo global, a lo circular y a lo interdisciplinario, donde la TGS iba
incorporando conceptos de otras disciplinas afines que se desarrollaban paralelamente

La TGS pretende integrar las partes de un todo hasta alcanzar una totalidad lógica o de una independencia o autonomía relativa con
respecto a la totalidad mayor de la cual también forma parte.

La validez del uso de la TGS se fundamenta en el hecho que mientras más complejos sean los fenómenos o temas en estudio, más
necesidad habrá de realizar un análisis que considere la interacción entre las partes que la componen, el medio o entorno que los
rodea, o sea, la "totalidad".
8

La Teoría de Sistemas plantea que las organizaciones son sistemas abiertos, que a su vez son subsistemas de la sociedad en que
están insertos. Las organizaciones y la sociedad se relacionan por medio de los objetivos que constituyen su función social.

La TGS se basa en un vocabulario común y en un marco de referencia teórico, que permita que un especialista en una materia X
pueda captar, comprender y utilizar la comunicación relevante de otro especialista de otra materia, en beneficio de su propia ciencia.

Las primeras ideas en torno a la concepción de "sistemas" están muy relacionadas con los planteamientos de Ludwig Von
Bertalanffy, biólogo alemán que publicó sus puntos de vista acerca de los "sistemas abiertos" en el año 1925.

Se utiliza esta teoría, como herramienta que permita explicar los fenómenos que se suceden en la realidad y también predecir la
conducta futura de aquella.

Bertalanffy clasificó los sistemas en dos grupos: abiertos y cerrados, basando la clasificación en la relación que cada sistema tiene
con el medio que la rodea.

• Sistema abierto, es el que intercambia energía con su medio, y


• Sistema cerrado, no presenta tal relación. En teoría, puede ser una silla, una piedra, etc.

Para los efectos de esta asignatura el análisis se centrará en los sistemas abiertos como es el caso de una empresa, o cualquiera
agrupación de individuos.

Los sistemas abiertos son sistemas vivos y dentro de ellos, es interesante observar a un conjunto de individuos, y considerar
además que se encuentran inmersas dentro de una comunidad, es decir su medio.

De esta manera durante las últimas décadas, los teóricos de la administración han planteado la idea que una empresa opera como
un sistema. Se puede observar la aplicabilidad del concepto de sistema cuando se consideran los objetivos específicos en el trabajo
de un supervisor, el que desea una gran efectividad global de su unidad en su relación con el resto de la empresa. En su análisis,
ese supervisor debe considerar también las relaciones con el medio y con otros sistemas de la competencia, del cual su sistema
empresa es una parte, y no poner interés sólo en su unidad que es sólo un elemento de la empresa.

La aplicación del enfoque de sistemas ha tenido especial significación para las ciencias sociales, que han desarrollado el
funcionalismo, expresión de interrelación e integración de partes y subsistemas, subrayando que cada elemento de una
organización social representa una función en un sistema más general.

De acuerdo a ello, la esencia del enfoque de sistemas radica en que lo mejor para todos no es necesariamente lo mejor para cada
componente del sistema, o sea, para optimizar la conducta del sistema se deben también optimizar los subsistemas o unidades que
componen la empresa o también llamada en adelante "organización".

Muchos han sido los intentos para visualizar la organización desde esta perspectiva. Edgar Schein, por ejemplo, hace un intento de
redefinición del concepto de sistema expresando algunas características fundamentales:

a. Toda organización debe concebirse como un sistema abierto, lo que significa que ésta se encuentra en una interacción
constante con su medio.
b. Una organización debe ser concebida como un sistema con múltiples propósitos o funciones, con una gran interacción
con su medio (el país, la Región, los pobladores, los clientes, la población, etc.)
c. Un sistema consta generalmente, de muchos subsistemas que se encuentran relacionados entre sí, con sus propias
características y condiciones.
d. Los cambios en un subsistema, pueden afectar la conducta de los otros, debido a una alta interdependencia entre ellos.
e. Las organizaciones existen dentro de un medio dinámico, el que a su vez abarca otros sistemas, por lo cual es preciso
contemplar las características del medio.
f. Las múltiples vinculaciones entre la organización y su medio hacen difícil determinar claramente las fronteras o límites
de una organización con su medio.

El desarrollo de la TGS ha servido de base para la integración del conocimiento científico a través de una amplia gama de
aplicaciones.
9

2. Conceptos relacionados

Sistemas y conglomerados

Los conceptos de sistema y conglomerado son un conjunto de objetos o elementos, pero la diferencia reside en que en el
conglomerado no se da una interrelación entre ellos, mientras que en los primeros sí. Un saco de papas es un conglomerado,
porque una papa tomada al azar, permite hacerse una idea aproximada de cómo serán las restantes: su forma, color, tamaño, etc..
Por contraste, un puzzle no se comporta de igual modo: una pieza aislada no es suficiente para imaginar cómo son las otras y
menos aún cuál es la figura que representa el conjunto una vez armado. Existe aquí una relación, una interacción entre las partes,
que conforman un todo diferente de la suma de las piezas.

En consecuencia, un sistema no es más ni menos que un conjunto de objetos interrelacionados entre sí, mientras que un
conglomerado es tan solo un conjunto de objetos. Los asistentes a un cine forman un conglomerado, pero si los espectadores
pertenecen a una comisión de censura o algún grupo escolar que debe discutir una película en un foro, entonces se piensa en un
sistema, porque se producirá una interacción entre los espectadores.

Los Objetos por tanto son simplemente las partes o componentes de un sistema. Son todas aquellas que ocupan un lugar en el
espacio y/o el tiempo. Los objetos pueden dividirse en "sistemas" y en "conglomerados".

Los Conglomerados, a diferencia de los sistemas son objetos compuestos por partes que no interactúan entre ellas. Simplemente
son partes sumadas que sólo forman un todo; por ejemplo: un cajón de fruta, los pasajeros de un bus, los asistentes a un
espectáculo, etc.

Los sistemas abiertos y sus elementos

Los sistemas y subsistemas, en la medida que interactúan o transan con su medio o entorno, como la empresa, se denominan
abiertos, para diferenciarlos de aquellos que no satisfacen tal condición, los que pasan a ser cerrados. La diferencia entre ambos no
es muy precisa. En general, los sistemas abiertos se asocian con los seres vivos (hombres, animales, plantas), mientras que los
cerrados con sistemas físicos o materiales (un motor, una máquina, un instrumento).

Hasta ahora se tiene que la empresa, como transa con su medio, es un sistema abierto, que obtiene o importa del medio los
recursos que necesita (insumos, trabajo, capital, información), los combina o transforma (proceso productivo) y eso le permite
generar o exportar al medio los bienes y servicios que llegan al consumidor. Ello posibilita que ciertos recursos tangibles,
provenientes de la comercialización de los bienes y servicios y otros intangibles, como la información, reingresen al sistema a través
de nuevos insumos, nueva información, etc. y así pueda perpetuarse el ciclo productivo, haciéndose viable el sistema.

A la entrada de recursos desde el medio se le llama “corriente de entrada”; la combinación de esos recursos será el “proceso de
transformación”; la salida de recursos distintos al medio, constituye la “corriente de salida”; por último, el reingreso de estos recursos
al sistema, como nueva corriente de entrada, se la denomina retroalimentación o feedback.

En la empresa como sistema abierto, se pueden distinguir:

• Corriente de entrada. Corresponde a los recursos que la empresa importa o trae del medio, tales como esfuerzo humano,
insumos, materiales, capacidad administrativa, información, capital, etc., cuya utilización permitirá efectuar el proceso de
transformación. En suma, es la energía necesaria para la producción de bienes y servicios, la que puede tomar diversas
formas, según la empresa de que se trate, pero en todo caso incluye elementos tangibles e intangibles.

• Proceso de transformación. Es la combinación dosificada y eficiente de los elementos anteriores, destinada a producir los
bienes y servicios que constituyen el giro o actividad de la empresa. La mayor parte de estos recursos son fungibles, es decir,
se gastan o consumen en el proceso; otros, como la información, en cambio, no sólo no se consumen, sino que pueden verse
enriquecidos o incrementados en el proceso, originando una corriente de salida adicional.

Los primeros están afectos a una ley llamada de conservación, según la cual lo que queda en el sistema es igual a las
entradas menos las salidas (por ejemplo, el caso de un material: la diferencia entre la cantidad que ingresa y la que sale,
necesariamente permanece en el sistema). Por el contrario, la información se rige por la ley de incrementos, es decir, la salida
de información no elimina información del sistema, permaneciendo en él como ahorro de energía e incluso la salida de
información puede aumentar (y no disminuir) la información total del sistema. Un ejemplo típico de este fenómeno es el de un
10

profesor (sistema): cuando dicta su clase (salida), la información que exporta al medio (alumnos) no reduce sus
conocimientos, sino puede aumentarlos, incrementando así la información que permanece dentro de él (el profesor, al
enseñar, no olvida lo que sabía; al revés, aprende aún más).

• Corriente de salida. Probablemente los bienes y servicios constituyen la corriente de salida principal de la empresa; pero
suele haber otros que también son importantes, como es el caso de la información. Se podría citar también el prestigio, que es
una forma de corriente de salida intangible. Si la empresa produce contaminación, que daña la ecología y amenaza otras
actividades económicas y sociales y la propia vida del ser humano (caso de una industria ubicada en un sector agrícola), se
está en presencia de una corriente de salida negativa.

Cuando las corrientes de salida positivas superan a las negativas, se dice que el sistema ha sido legalizado por el medio o la
sociedad, convirtiéndose en viable.

• Retroalimentación. Una parte de la energía exportada al medio servirá para provocar una nueva corriente de entrada al
sistema, permitiendo su supervivencia. Por ejemplo, con la venta de bienes y servicios se pueden adquirir nuevos insumos,
pagar salarios, renovar bienes de capital y así mantener a la empresa en marcha.

Este es un canal de alimentación cuya función es controlar el resultado del proceso, es decir, entregar informaciones que
indiquen las variaciones entre lo esperado y lo real, de tal modo que el sistema puede ajustar su conducta para producir lo
programado.

Los sistemas poseen la propiedad de reintroducir una parte de sus salidas o de sus procedimientos a sus entradas a fin de
afectar las salidas sucesivas.

Características de los sistemas abiertos

a. Sinergía

Constituye uno de los principios básicos de la teoría de sistemas y suele expresarse en el hecho que la interacción o interrelación
de elementos que configuran una totalidad “es diferente a la simple suma de las partes”. Se la expresa más sutil y escuetamente
como: 2+2 = 5.

Al examinar las funciones ambientales de la empresa, queda claro que ellas no actúan solas y aisladas, sino lo hacen en forma
interrelacionada o interactiva. Las compras afectan las finanzas y éstas afectan a aquéllas; el personal incide en las ventas, y el
producto de las ventas (los ingresos) también influyen en el personal (sus remuneraciones, bienestar y hasta en su motivación
individual y colectiva). Hay muchos ejemplos en otras áreas y con todos se llega a la misma conclusión: en la empresa existe
sinergía, porque sus componentes interactúan, produciendo un resultado distinto a la simple agregación de elementos.

Este es también llamado "efecto de conjunto". La empresa, bajo esta concepción, es sin duda un sistema sinérgico, puesto que sus
partes están interrelacionadas. La empresa no es la suma de trabajadores, máquinas, insumos, dinero, etc., sino es una totalidad
mayor que la sumatoria de los recursos que utiliza y transforma. Ni la enumeración más exhaustiva de elementos y relaciones que
componen una empresa, podría representar el concepto del sistema empresa.

La sinergía se manifiesta de muy diversas formas. Dentro de la empresa, cualquier decisión que afecte a alguna de sus partes,
producirá sinergía, en la medida que esa parte (una función o subsistema) interactúe con otra y al hacerlo, genere un efecto distinto
del que era dable esperar. Hacia afuera de la empresa, ocurre otro tanto. Las decisiones que afectan al entorno, suelen provocar
reacciones sinérgicas, favorables o desfavorables.

Se señala que el todo es diferente de la suma de las partes, pero no siempre más. Por ejemplo, la fusión de empresas es un tipo de
integración que produce sinergía: ella explica que dos empresas que individualmente vengan registrando pérdidas y problemas de
variada índole, al unirse, el todo adquiera viabilidad.

Cuando dos alumnos se juntan a estudiar, si lo hacen bien, es decir, si generan sinergía positiva, es probable que su rendimiento
sea superior al que habría sido de estudiar exclusivamente cada uno por su cuenta. Pero si en las reuniones se dedicaron a
conversar o a divertirse (los atacó la entropía), entonces el efecto de la suma resultará contraproducente.
11

Lo importante es saber reconocer la existencia de la sinergía, porque está presente en todos los actos de la vida -en la empresa y
en la vida cotidiana-, como quiera que ellos se relacionan con otras personas, afectan su conducta y así modifican el curso de
acción esperado, para bien o para mal. La conciencia de la sinergía consiste en predecir el comportamiento de una variable
tomando en consideración los efectos inducidos por otras con las que está interrelacionada.

Quizás si este sencillo razonamiento ayude a explicar porqué una decisión adoptada en el marco del sistema económico-social. Un
nuevo impuesto, un reajuste general de remuneraciones, una rebaja arancelaria puede ocasionar efectos tan diferentes a los
esperados si no se contemplan las consecuencias sinérgicas de la medida: el cúmulo de interconexiones entre un gran número de
variables, algunas de las cuales aparentemente no formaban parte del marco de referencia de la decisión. Y tal vez por eso la
economía sea una ciencia tan difícil, impredecible e inexacta. La administración también lo es, acaso por la misma razón.

b. Recursividad

Se manifiesta en el hecho evidente que la empresa forma parte de otros sistemas mayores o suprasistemas, como sería su entorno,
la comunidad, el país, etc.. Y a su vez, está integrada por sistemas menores o subsistemas, como serían cada una de sus
funciones, sus departamentos, secciones, individuos que trabajan en ella, etc. Todos ellos son en sí sistemas, porque sus partes
interactúan y no son entes aislados o cerrados. Por ejemplo, el hombre es un subsistema de la empresa, pero es también un
sistema, en cuanto sus partes componentes poseen características sinérgicas y también recursivas, en el sentido que el proceso
puede irse descomponiendo a sistemas cada vez menores -subsistemas- o componiendo a sistemas cada vez mayores -
suprasistemas- hasta llegar al macrosistema, que sería el universo. Todos ellos, como sistemas que son, cumplen con la condición
de interacción entre sus partes componentes.

De esta manera queda claro como un conglomerado (los asistentes a un cine) podían convertirse en un sistema o estar integrado
por sistemas (caso de un grupo escolar), éste puede conformar subsistemas (los alumnos se reúnen en grupos para discutir en el
seno de ellos la película) o también conglomerados (cada alumno se va a su casa a preparar un trabajo individual sobre la película).
Es decir, los principios de sinergía y recursividad son definitorios de la calidad de sistema de un conjunto de objetos, pero no
garantizan que todas las partes componentes del sistema también lo sean.

La idea de recursividad confirma la hipótesis que la interacción entre objetos los afecta sinérgicamente, pero además afecta a otros
objetos que están dentro de ellos (subsistemas) o de los cuales ellos forman parte (suprasistemas).

Si la decisión de lanzar al mercado un nuevo producto, adoptada o generada en el contexto de la función comercialización, afecta a
la función finanzas, no es menos cierto que también interfiere en la subfunción diseño de productos o control de calidad
(subsistemas) y también en la empresa toda (sistema) y en la comunidad (suprasistema).

c. Viabilidad

Se dice que un sistema es viable cuando sus corrientes de salida permiten una retroalimentación suficiente para asegurar la
supervivencia del sistema. Si la corriente de salida no es suficiente para provocar la autogeneración de energía capaz de mantener
vivo el sistema, entonces la retroalimentación actúa como señal de inviabilidad.

El sistema es viable cuando es capaz de adaptarse a las variaciones de un medio en cambio, por lo que debe
a. ser capaz de autoorganizarse, de mantener una estructura permanente y modificarla de acuerdo a las exigencias.
b. ser capaz de autocontrolarse, o sea, mantener sus variables dentro de ciertos límites;
c. poseer autonomía, libertad para mantener sus variables dentro de rangos de normalidad.

Bajo esta concepción, la empresa, entendida como una estructura destinada a permanecer en el tiempo, adquiere la particularidad
de un sistema abierto viable.

¿Son todos los sistema viables?; ¿Cómo se reconoce su viabilidad. La respuesta a lo primero es negativa: desde luego, los
sistemas cerrados son, casi por definición, inviables y los sistemas abiertos pueden serlo también. Todo depende, que las corrientes
de salida aseguren una retroalimentación capaz de regenerar el sistema por sí mismo y esto contesta la segunda pregunta.

¿Es una planta un sistema viable?. Su corriente de salida o de exportación al medio es el oxígeno que produce a partir de la
energía solar (corriente de entrada), por medio del fenómeno de la fotosíntesis (proceso de transformación). Pero hay otras
corrientes de salida (tal vez secundarias): alimentos, frutos, aroma, belleza, etc.. Y quizás la planta requiera de ciertos cuidados es-
12

peciales (abonos, podas, riego, etc.), como otras corrientes de entrada, además de la luz solar. Una vez más, sólo si la planta es
capaz de batírselas por sí misma, se podrá considerarla viable.

Un sistema abierto es viable cuando es capaz de adaptarse y sobrevivir en un medio ambiente en constante cambio. El sistema
viable por excelencia lo constituye el ser humano. El hombre es capaz de adaptarse a cambios de clima, presión, ambiente, hábitat,
etc., obviamente dentro de ciertos límites razonables desde un punto de vista analítico. El hombre deja de ser viable cuando los
cambios o choques que tiene con su entorno van más allá de sus límites de capacidad de adaptación.

Un sistema deja de ser viable cuando no responde adecuadamente a los cambios del medio y sucumbe frente a ellos.

d. Entropía y entropía negativa

Al definir la empresa como una estructura, se supone en ella un cierto orden interno que no es producto de la casualidad. Por el
contrario, es fruto de un esfuerzo colectivo de tipo consciente, llamado principio de organicidad, gracias al cual es factible combatir
una fuerza destructiva, una amenaza constante que está presente en todos los ámbitos de la humanidad y que, impulsa a, demoler
el orden establecido a través de una tendencia hacia los estados más probables de todo sistema, cuyo extremo es el caos. Esta
fuerza es la entropía.

La entropía casi siempre es efectiva y suficiente para destruir los sistemas cerrados. Por ejemplo, una muralla de ladrillos construida
por el hombre, por el paso del tiempo, tiende a demolerse y volver a su “estado más probable”, que es un montón de residuos de
arcilla y cemento diseminados al azar, en forma caótica. Sin embargo, en los sistemas vivos o abiertos, es posible que dicho prin-
cipio de organicidad -expresado en una fuerza opuesta a la entropía, llamada entropía negativa- alimentada con los ahorros de
energía del sistema, sus corrientes de salida positivas y su corriente retroalimentadora, alcance para combatir y contrarrestarla
entropía y logre mantener la viabilidad del sistema.

Lo anterior significa, que aún cuando la empresa sea viable, ello no garantiza que lo sea por siempre. La entropía puede, en
cualquier momento, complicar las defensas del sistema y hacerlo pasar de un estado viable a uno inviable. Por eso es importante
que la capacidad de adaptación o innovación de la empresa respecto de su entorno, produzca una renovación de estas defensas en
la cantidad y calidad suficientes para asegurar su sobrevivencia o viabilidad.

El talento del hombre y su esfuerzo colectivo, son los ingredientes principales para combatir y vencer la entropía que afecta a la
empresa, la que puede tomar diferentes formas, desde factores que provienen del medio externo (cambios en los gustos de los
consumidores, variables macroeconómicas, desarrollo tecnológico, etc.), hasta aquellos propios del medio interno (conflictos
laborales, contingencias diversas, etc.).

Cuando el jardín de una casa deja de ser cuidado y mantenido por la dueña de casa o el jardinero, la entropía no encuentra
resistencia por lo que el sistema jardín tiende a su estado más probable: el césped se seca, las plantas mueren, los árboles se
pudren y los frutos caen y se descomponen.

Así entonces se tiene que los sistemas cerrados son inviables, mientras que los abiertos -seres vivos, empresas, comunidades-
pueden ser viables o inviables y trastocar tal calidad, según la magnitud de las fuerzas entrópicas (hacia la inviabilidad) y de
entropía negativa (hacia la viabilidad) que los afecten en un momento dado y siempre.

La entropía negativa o “principio de organicidad” es el instinto de conservación de los seres vivos, una especie de mecanismo de
autocontrol que compensa los cambios bruscos. Cuando se presenta una enfermedad, el propio organismo actúa en la dirección
contraria al mal, generando defensas que procuran neutralizarlo; sólo si el organismo falla en su autodefensa, se recurre a un
tratamiento o remedio también llamados mecanismos de excepción.

En los sistemas sociales viables, como la empresa, deben concurrir dos tipos de energía para regenerarse: la necesaria para
perpetuar el proceso de transformación y aquélla para mantener y mejorar su organización interna y su relación con el medio. Ello
se logra, entre otras, con la administración y con la información.

La información es esencialmente un elemento de entropía negativa, en cuanto combate la ignorancia y la oscuridad. Sin embargo,
es necesario tener cuidado con ella por cuanto la información no pertinente, errada o contaminada, como también su exceso,
constituyen agentes de entropía negativa.
13

e. El equilibrio dinámico

En contradicción con los objetos físicos, cualquier organización sobrevive trayendo cierto tipo de materiales desde el medio externo,
y a su vez los transforma con sus propios sistemas y características, y envía otros tipos hacia el medio externo. Mediante este
proceso el organismo obtiene energía adicional, o sea, es capaz de lograr la estabilidad en un estado estático independiente del
tiempo, condición necesaria de adaptabilidad para las variaciones del medio.

Obviamente, existen límites en el grado en que los organismos biológicos u organizaciones sociales pueden mantener su estado
estable como respuesta a los cambios del ambiente. Pueden ocurrir cambios masivos del ambiente tan grandes que sea imposible
para los sistemas su adaptación. En ese caso el organismo muere o la organización social desaparece.

El equilibrio dinámico tiene un significado adicional; dentro del sistema organizacional, los distintos subsistemas han logrado un
balance entre las interrelaciones y fuerzas que permiten que el sistema total trabaje efectivamente.

En las organizaciones sociales, no existe un estado estable absoluto sino más bien un equilibrio dinámico, en constante ajuste entre
las fuerzas internas y el ambiente.

La organización social intenta acumular ciertos excedentes de recursos que le ayuden a mantener su equilibrio social y a disminuir
algunas de las posibles variaciones en el flujo de requerimientos del medio.

Parte C. LA EMPRESA COMO SISTEMA SOCIAL

Relaciones y funciones de la empresa

Para cumplir su objetivo esencial de satisfacer necesidades de la comunidad, la empresa debe relacionarse con una serie de personas
e instituciones.

En primer lugar, la empresa se debe relacionar con el conjunto de consumidores que constituye su mercado-meta y en general con la
comunidad cuyas necesidades satisface o puede llegar a satisfacer.

La comunidad antes señalada, que puede variar según su tamaño, es lo que se conoce como el “entorno” o “medio ambiente” de la
empresa y con la cual debe tener una sintonía fina y permanente, de manera de captar tanto las nuevas necesidades que ésta tenga
como la variación que experimenten las ya existentes. En este concepto de entorno se puede distinguir entre un entorno cercano y otro
remoto, considerando la distancia y relación con cada uno de ellos y la posibilidad de influencia que la empresa pueda tener sobre el
entorno.

Por lo tanto, los bienes o servicios que la empresa produce en cuanto satisface necesidades, requieren adaptarse permanentemente en
función de los cambios que éstas experimentan. Sólo así conseguirá su objetivo de venta o comercialización.

Existe una relación habitual como las empresas proveedoras para la compra o adquisición de sus materias primas y materiales; con los
bancos para solicitar y pagar créditos que contribuyan al buen manejo de las finanzas; con los dueños o accionistas, a quienes se
retribuye por el aporte de capital que han efectuado y a quienes se rinde cuenta del desenvolvimiento y de la gestión de la empresa.

También la empresa debe vincularse con distintos organismos del Estado: Servicio de Impuestos Internos, Tesorería General de la
República, u otras diversas reparticiones públicas relacionadas con aspectos legales, financieros y técnicos. Además, se relaciona con
entidades previsionales, como las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), Cajas de Compensación, Instituciones de Salud
(ISAPRES), Fonasa, Mutuales de Seguridad, todas las cuales prestan diversos servicios de seguridad social a los trabajadores de la
empresa y a su núcleo familiar.