Vous êtes sur la page 1sur 15

Psicología y Depresión

Introducción

La Depresión es un tema de gran importancia para la familia y la sociedad en general debido a que el
índice de personas con problemas depresivos crece día a día. la psicología nos permite conocer e
identificar cada una de las características, razones o factores que pueden llevarnos a identificar esta
delicada enfermedad.

¿Qué tanto sabes acerca de la depresión?

¿Conoces cómo la Psicología puede ayudar a una persona con depresión?

El desconocimiento por lo general nos lleva a asumir posturas inequívocas cuando no conocemos con
claridad el origen de las cosas, en el caso de la depresión escuchamos posturas incorrectas que pueden
perjudicar significativamente a la persona que la padece. Por ello es de total relevancia, conocer y
educarnos sobre el tema, ya que ninguna persona esta excenta de sufrir este delicado trastorno.

Lo primero que se debe tener en cuenta, es que la depresión es una enfermedad que no discrimina
estatus económico, sexo o nacionalidad, cualquier persona puede enfermar de depresión y es por ello
que debemos conocer cómo manejar una situación tan delicada como común como la gripe, la puede
sufrir cualquier persona, la gran diferencia la encontramos en la manera cómo se maneja, se ve y se
asume esta enfermedad en la sociedad.

¿En alguna ocasión has tenido la oportunidad de asistir al odontólogo por una dolencia en los dientes? O
has decidido quedarte en casa por una fuerte gripe que te impide levantarte de la cama?... ¿has
compartido abiertamente a tus amigos tu dolencia estomacal?.... para todos nosotros es muy normal
vivenciar con mucha naturalidad las situaciones antes mencionadas, porque claramente son situaciones
que en la sociedad han sido manejadas con mucha normalidad y prácticamente hacen parte de nuestra
cotidianidad, pero si te preguntara;
¿Qué pensarías si te dicen que presentas una enfermedad mental?

¿Compartirías abiertamente a tus amigos que te diagnosticaron una enfermedad mental?

¿Cómo tratarías a una persona con depresión o cualquier otra enfermedad mental? ……

Claramente no muchas personas conocen el manejo que debe tener esta temática, por ello te invitamos
a que te informes con cada uno de los temas que compartimos en nuestra app Psicología de la
Depresión, es de gran utilidad para todos aquellos que se encuentren directa o indirectamente
relacionado con esta delicada enfermedad.

Cómo Identificar a una Persona con Depresión

Es importante tener presente como identificar los síntomas de un estado depresivo, a continuación
conocerán algunos puntos claves que pueden ayudarte para detectar conductas provenientes de un
estado presuntamente depresivo, en tus hijos, padres, hermanos, pareja, amigos o cualquier persona
que haga parte de tu núcleo cercano.

Un cambio notorio en el estado de ánimo puede ser la primera señal de alarma, aquí las principales
características para tener en cuenta.

• Acto depresivo: podemos identificar en la persona su estado de ánimo decaído la mayor parte el
tiempo, la mayor parte de los días.

• Animo depresivo: podemos encontrar en una persona depresiva una marcada disminución del
interés o pérdida de placer en casi todas las actividades que comúnmente realizaba,(ir al trabajo,
comprar en el supermercado, comer, arreglar su aspecto físico, entre otras) la mayor parte de día, casi
todos los días.
• Alteraciones del Sueño: cuando presenciamos en las personas pérdida o incapacidad para
conciliar el sueño (podemos notar que son personas que caminan en las noches por toda la casa,
prenden el televisor, o simplemente se quedan en la cama mirando al techo ya que no pueden conciliar
el sueño, “insomnio” o somnolencia excesiva a diario “hipersomnia”.

• Pérdida de Energía: es muy normal identificar en estas personas fatiga y disminución notoria en
las actividades que realiza (pasan mucho tiempo en cama con la mirada perdida la mayor parte de los
días).

• Cambio en su peso y apetito: se denotan cambios considerables en el apetito, disminución al


momento de ingerir los alimentos, en estas personas se puede notar la pérdida rápida en su peso
corporal, por lo contrario existen personas que aumenta de forma notoria la ingesta de alimentos, en
ellas se puede identificar el aumento de peso de forma considerable.

• Pérdida de Concentración: disminución en la capacidad para pensar, analizar, concentrarse o


tomar decisiones en las actividades diarias,( son aquellas personas que se les habla y pareciera que no
estuvieran escuchando)

• Ideación Suicida: en este estado los pensamientos recurrentes de querer morirse o suicidarse
invaden a estas personas, sienten que ya no merecen vivir y consideran que no tienen la capacidad para
remediarlo

• Sentimientos de Culpa o Inutilidad: por lo general estas personas tienen frecuentes sentimientos
de inutilidad, sienten que su vida ha perdido valor y no consideran tener razones para vivir.

Qué Palabras se deben Evitar frente a un Depresivo


No es nada fácil afrontar una enfermedad como lo es la depresión, socialmente no estamos preparados
para poder manejar dicha situación, para cualquier persona es fácil asumir que presenta una dolencia
física, muscular o hasta estomacal, pero cuando se habla de una enfermedad mental se vislumbra un
panorama catastrófico y muy vergonzoso.

Por esta razón, queremos compartir contigo información importante que podrá orientarte al momento
de tratar con una persona que se encuentre deprimida.

Un punto indispensable, es saber cómo entablar una conversación de apoyo con una persona que
presente un episodio depresivo, si en estos momentos un ser querido, amigo, hijo, pareja, padre, esposo
o cualquier persona de tu núcleo cercano se encuentra en esta situación, es necesario que tengas muy
presentes que palabras deben omitir, ya que puede ser muy perjudicial para su estado.

Pon atención a estas Frases que se deben evitar:

1. Deberías estar Agradecido

Lo primero que se debe tener en cuenta, es evitar a como dé lugar las molestas frases “deberías” para
una persona con depresión es nocivo, negativo, tormentoso y muy agobiante escuchar de otra persona
frases como: “deberías estar agradecido con la vida, tienes una casa, una familia, unos hijos maravillosos,
una gran pareja, un trabajo muy lucrativo, etc. Para quienes consideren que estas palabras pueden subir
el ánimo a una persona con depresión, están muy equivocados, ya que un estado depresivo es sinónimo
de desilusión, de incapacidad, frustración, angustia. El depresivo no tiene aspiraciones ni amor por lo
que posee, esta persona se encuentra tan inmersa en el dolor que siente proyectado en sí mismo, que
sus posesiones no tienen ninguna importancia para él. Por el contrario si recordamos todo aquello que
posee, estamos incrementando el sentimiento de angustia que puede estar presentando la persona, al
tener muchas cosas importantes en su vida y no tener la capacidad de disfrutarlos y es allí donde todo
puede tomar un camino muy negativo.

2. Adelante tu puedes!
No alcanzamos a imaginar el nivel de daño que podemos generar en una persona deprimida cuando
emitimos la siguiente frase “adelante tú puedes”. No podemos imaginar la impotencia que siente una
persona deprimida cuando escucha estas palabras. Esta apreciación puede afectar significativamente
debido a la estructura de su personalidad, por ejemplo: una persona que cuenta con una personalidad
rígida basada en la exigencia, motivada por encontrar el perfeccionismo, escuchar un comentario de
“ánimo, tú puedes” genera sentimientos negativos, angustiosos y catastróficos. Esta clase de personas
al comprobar su incapacidad por mantener el control, se derrumban, se llenan de dolor y desilusión, una
vez piensan en lo que algún día “fueron” seres con mucha fortaleza y lo comparan con aquello en lo
que se ven convertidos, personas con debilidades e incapacidades, por otra parte podemos encontrarnos
con las personalidades débiles, estas personas viven inmersas en sentimientos de inferioridad e
incapacidades, emitir la frase “adelante, tu puedes” reafirmaran lo que ya piensan de sí mismos, que son
unas personas inoperantes incapaces de conseguir resultados positivos en sus vidas.

Es por esta razón que por ningún motivo es recomendable mencionar este tipo de frases, ya que pueden
convertirse en el detonante para que la depresión se apropie más del estado de ánimo de la persona.

3. Estás Insoportable...

Una persona que presente depresión, dentro de su comportamiento podemos denotar la irritabilidad, el
desánimo y la falta de amor por las actividades diarias, para quienes hagan parte de su núcleo cercano
es importante tener en cuenta que es una situación de tener tolerancia y brindar un apoyo
incondicional, ya que estas personas no pidieron estar en esta situación tan delicada, por ello
recomendamos no utilizar frases como “estás insoportable” “ ya no te gusta nada” “ me tiene cansad@
tu comportamiento”.

4. Otras personas tienen problemas más graves que los tuyos...

Es importante tener en cuenta que el nivel de gravedad de los problemas en los seres humanos radica
única y exclusivamente en la influencia que tienen esto en el desarrollo emocional de cada persona, por
ello es altamente inapropiado mencionar y mucho menos comparar su situación con la de otra persona,
teniendo como finalidad minimizar la importancia de la causalidad de su situación depresiva.

5. Sé cómo te sientes yo estuve igual que tu alguna vez...


Esta frase indirectamente le está transmitiendo a la persona falta de importancia a la situación que está
viviendo, una persona depresiva lo que menos pretende es que comparen su situación con la de nadie.

6. Tranquilo te sentirás mejor mañana...

La depresión no es un juego o lo que conocemos como un mal día, este estado es muy delicado y por
ende necesita de un trabajo exigente y de tiempo para ser manejado, por ello hay que omitir esta clase
de comentarios que afectarían mucho más a la persona.

7. La vida en injusta...

La depresión no se trata de falta de justicia, esto tampoco ayuda para nada, con estas palabras están
afirmando que su vida no tiene valor y que lamentablemente fue escogido injustamente para sufrir.

8. Estas siendo egoísta...

Las personas con depresión no se levantan todas las mañanas pensando en hacerles daño a sus
familiares, estas personas están tan reducidas psíquicamente que no pueden emitir un comportamiento
positivo para decirle a sus seres queridos cuanto importan en su vida, porque allí está el problema, no
saben qué hacer con su vida.

9. Me estas arrastrando contigo

Esto es común escucharlo en los familiares y personas muy cercanas, que recuerden la depresión no es
una opción, una persona deprimida lucha por no sentirse impotente y poca cosa, luchan diariamente
para salir de ese letargo emotivo, lo último que necesitan es un dolor más, tratando de no afectar a un
ser querido.
10. Todo el mundo luchando por su vida, por qué tu no?

Repite conmigo, la depresión no es una opción, nadie elige enfermarse, nadie se levanta pensando en la
mañana, hoy quiero sentirme deprimido, debemos respetar y ante todo apoyar, un simple “aquí estoy
para ti” esta frase sí es un gran apoyo.

Qué Siente y Piensa una Persona con Depresión

A continuación explicaremos alguna de las situaciones que viven personas con cuadros depresivos, todo
ello con el fin de proporcionar información que permita entender y comprender la situación tan delicada
a la cual se enfrentan diariamente estas personas. Es preciso aclarar que esta información tiende a
generalizar la temática ya que existen diferentes tipos de depresión tanto en sintomatología como en el
abordaje terapéutico.

Energía Debilitada

Por lo general las personas depresivas emiten las siguientes apreciaciones diariamente “me aburre todo,
no tengo ganas de hacer nada, soy incapaz de hacer algo bien, no puedo concentrarme, solo tengo ganas
de estar acostada en mi cama, mi familia dice que no tengo fuerza de voluntad, me repiten el que quiere
puede, no entienden que no puedo”

Estas frases hacen parte de las quejas que exponen las personas deprimidas cuando llegan a su espacio
terapéutico, argumentan que su núcleo cercano, sus familiares o pareja consideran que su problemática
hace parte de falta de fuerza de voluntad. Lo que no entienden estas personas es que un trastorno
depresivo en ninguno de los casos hace referencia a una presunta debilidad de voluntad o falta de coraje
para asumir las situaciones que le generan molestia. Es importante tener en cuenta que esta
problemática puede desarrollarse teniendo como desencadenante varios factores, como por ejemplo
depresión reactiva, desencadenantes externos, desequilibrios a nivel cerebral entre otros factores.

En algún momento has escuchado que una leucemia o una bronconeumonía, es curada solo con la
fuerza de voluntad o por los comentarios de sus familiares cuando le piden al enfermo que si quisiera
podría curarse, repitiendo “el que quiere puede”, claro que no; al igual que estas delicadas
enfermedades, un trastorno depresivo necesita de mucho tacto, acompañamiento profesional y trabajo
constante para poder superar la enfermedad.

Es necesario identificar que para las personas que presentan un cuadro depresivo existe una diferencia
entre la realidad y la visión que ellos tienen sobre su realidad, por ello quienes rodean a estas personas
cometen el error de hacerles ver una realidad que para ellos es muy diferente, porque claramente no la
ven así, buena parte del trabajo terapéutico radica en ello, en trabajar para que estas personas inicien el
proceso de cambiar la manera como ven su realidad.

Ritmo Alterado a causa de la depresión

Las personas depresivas por lo general inician el día con un malestar y temor a levantarse, son personas
que piensan que no existe un inicio beneficioso, que es un día mas que no podrán manejar ni cambiar,
entre sus frases podremos escuchar “mi cabeza no para de pesar en esta situación que me atormenta y
no puedo solucionar, no puedo evitar pensar en cosas del pasado que no debería afectarme, pensar en
un mañana me genera ansiedad por no tener solución a mis problemáticas, no puedo quedarme
dormido en las noches por temor a despertar y continuar con esta angustia.

Las personas que viven un cuadro depresivo suelen fluctuar mucho en sus síntomas a lo largo del día,
todo ello debido a su incapacidad de control y equilibrio. Continuamente piensan en su carencia de
soluciones para la problemática que vive, su ansiedad es notoria, anticipan el malestar y siempre están
temerosos por el ciclo de síntomas que se activa día con día.

Desesperanza, sufrimiento y desvalorización

Soy inferior a todos, mi vida no vale nada, no estoy a la altura de la pareja y familia que tengo, es
imposible brindarle felicidad a los demás, no soy digno de cariño y amor de nadie, deseo morirme, no
recuerdo haber sentido alegría por algo, frecuento con muchas ganas de llorar.
Quien experimenta un cuadro depresivo tienen como base la desesperanza y la culpa, la desesperanza
porque la persona considera que para su situación no existe solución y ya no hay nada que hacer,
considera que todos los días serán muy parecidos, sin nada positivo por vivir, debido a ello
continuamente pueden tener pensamientos suicidas tomándolo como salida para remediar su situación
catastrófica y aliviar su sufrimiento, continuamente anidan en su mente ideas de menosprecio para sí
mismo y son estas ideas las que juegan negativamente en la búsqueda por encontrarle un fin o la salida a
su problema, de allí nace su sentimiento de culpa, culpa por provocarse tanto sufrimiento e incapacidad
por crear recursos para contraatacar su situación que generalmente desarrolla la sintomatología ansiosa
del depresivo viéndose manifestaciones somáticas como sensación de ahogo, temblores en todo el
cuerpo, sensación de descontrol y efecto túnel.

Desconexión comunicativa

“No tengo ganas de hablar con nadie, no quiero salir porque no quiero encontrarme con conocidos, no
quiero verme al espejo, no quiero bañarme, peinarme, me irrita escuchar a los demás arreglándome la
vida.

Una persona que se encuentre en un estado de depresión, lo menos que quiere, es tener contacto con
sus conocidos, no cuenta con interés de salir a departir con sus amigos o familiares, quiere estar solo, su
autoimagen está muy disminuida todo ello se ve reflejado en su vida y sus relaciones.

Las frases que más daño pueden causar a personas con cuadros depresivos es pretender realizar una
comparación con su imagen corporal del pasado, o su estado de ánimo antes de recaer en la depresión,
frases como, “recuerda cómo te encantaba arreglarte para salir, recuerda el cuerpo tan espectacular que
tienes, porque no te colocas determinada ropa que te hace ver genial, recuerda que siempre fuiste el
centro de atención, sonreías mucho, hablabas sin parar”

Todas estas apreciaciones lastiman mucho más a la persona con depresión, lo importante en estos casos
es darle a entender a la persona que cuenta con todo el apoyo y que siempre estarán allí sin importar
que largo sea el proceso para el mejoramiento de su situación

Cómo Ayudar a una Persona con Depresión


Conocer los testimonios de quien ha sufrido de esta penosa enfermedad, o para quienes podemos estar
de cerca en el acompañamiento del doloroso proceso que debe vivenciar una persona con cuadro
depresivo, conocemos el elevadísimo nivel de dolor, sufrimiento y sentimientos de culpabilidad que
deben manejar estas personas. La depresión no es una elección, su penoso desarrollo la convierte en
una terrible enfermedad.

Pensar como única salida la muerte, vislumbra el grado de sufrimiento que puede estar viviendo un
depresivo, y es esta la mayor tragedia a la que puede estar expuesta una persona deprimida, al saber
que desde el análisis que hace de su realidad no tiene nada más por dar en la vida, saber que no queda
ni una gota de esperanza para continuar.

Por ello, es importante conocer cómo podemos cooperar, cómo podemos brindar una mano de fortaleza
a una persona que tanto lo necesita.

1. La familia como acompañamiento valioso

En esta delicada problemática la familia se convierte en elemento valioso para el apoyo que merece una
persona con depresión, se debe mantener fortaleza, tacto, paciencia, siguiendo las pautas y estar allí
como muestra de amor incondicional.

2. Acompañamiento Profesional

Vivir un cuadro depresivo es una enfermedad grave, la intervención terapéutica es necesario para estas
personas que se encuentran sumidas en el dolor, la culpa, la desesperanza y angustia, el
acompañamiento del profesional idóneo le brinda un aire de segunda oportunidad, puede mostrar el
camino a estas personas afectadas de encontrar paso a paso las razones suficientes para buscar una
mejora, a los familiares les brinda la información correcta para acompañar a su ser querido. No es nada
fácil acceder a la aceptación de un depresivo por asistir al psicólogo pero es la tarea más importante para
iniciar el camino de la recuperación, la delicadeza, tacto y la muestra del apoyo incondicional sirve para
lograr convencer a la persona afectada acceder a consultar al especialista.
3. Aceptación de la enfermedad

Nadie elige padecer una enfermedad tan delicada, cuando la depresión toca a la puerta de tu hogar,
tanto para quien lo padece como para aquellos que hacen parte de sus seres queridos, los invade un
profundo dolor. Es muy difícil aceptar las condiciones que ofrece una enfermedad tan grave, sin
embargo lo importante es tomar acción y acudir con los expertos, una vez se tenga el acompañamiento
idóneo, es necesario reevaluar las expectativas que se tenían con esta persona, replantearse los nuevos
objetivos y sobre todo reconocer que su ser querido necesita de apoyo incondicional, para poder
manejar esta enfermedad que requiere de tiempo, paciencia, disposición y compromiso.

4. Compañía Incondicional

Para una persona que no ha experimentado episodios depresivos, pueden tener dificultad para
dimensionar el grado de sufrimiento que puede estar vivenciando una persona con depresión.

Estas personas están ávidas de compañía empática, sincera, que demuestren comprensión pero sin
inspirar lástima, que no juzguen, que sencillamente estén a su lado, siendo consiente que hay frases o
comentarios que pueden estar de más, como por ejemplo, “ánimo tu puedes, tu eres capaz, la voluntad
es lo último que se pierde, tienes todo para ser feliz, deberías estar agradecido como lo vimos en el
artículo anterior.

5. Respeta su Silencio

Obligar a una persona depresiva a que emita alguna palabra es muy irresponsable, es importante saber
que estas acciones pueden incrementar el dolor en una persona depresiva, ya que incrementarían su
sentimiento de culpa, por darse cuenta que no puede satisfacer las exigencias de su ser querido. En este
caso es mostrar disposición para escucharle cuando este dispuesto a hablar, si prefiere guardar silencio,
mostrarle que su decisión es respetable y que estarán allí cuando decida hacerlo, recordemos que la
dificultad en la comunicación hace parte de la sintomatología del depresivo, es incorrecto presionar a
estas personas a que retomen su facilidad para socializar y para verle el gusto al compartir con otras
personas, esas actitudes afectarían significativamente, tensionando y causando más dolor a la persona
con depresión.

6. Prohibido los Consejos

En repetidas ocasiones hemos mencionado que los consejos dados a las personas con depresión solo
aumentaría negativamente los síntomas de su enfermedad, por ejemplo palabras como “ pon de tu
parte, anímate llegará el día en que todo el sufrimiento se irá, entre otras frases que solo llevaran a
sentir más dolor a la persona, probablemente la persona que emita estos comentarios los haga con la
finalidad de ayudar, pero como hemos explicado en reiteradas ocasiones que esta postura solo ayudará a
abrumar más a la persona deprimida. Nunca olviden esto, La depresión no se elige, por lo tanto los
consejos sobran en frente de personas con esta enfermedad.

7. No pidan Explicaciones

Nuevamente indicamos, nadie elige enfermar de depresión, por ello es ilógico pedir explicaciones a una
persona que no sabe por qué se siente de esa manera, puede causar irritación y reafirma su convicción
que nadie entiende su condición, sin duda el apoyar a una persona depresiva requiere de tacto y mucho
respeto, cuidar de cada palabra, porque ellas contienen mucho valor para quien las escucha, una
persona que está sumida en el dolor, que todo lo ve catastrófico y que considera que es lo peor, ya que
no puede tener control de su vida, el escuchar una pregunta que no puede contestar lo llenará de
impotencia y angustia.

8. Trasmitir Esperanza

Para una persona en depresión su incapacidad por ver un panorama alentador o positivo lo consume
por completo, por ello es de gran valor la compañía de sus seres queridos, este apoyo es sin duda una
esperanza para ellos, el amor incondicional en estos momentos y el estar allí, valen más que millones de
palabras bonitas, cada acción que se tenga en pro del bienestar de una persona que se encuentra
viviendo un episodio depresivo debe realizarse con mucha coherencia mesura y persuasión, siguiendo
las recomendaciones entregadas por el psicólogo o profesional que se encuentra asesorándolos.
¿POR QUÉ DA LA DEPRESIÓN?

Mucho nos han escrito acerca de por qué da o qué causa esta enfermedad que conocemos como
Depresión. Por tal razón, aquí te compartimos un poco más de información para que conozcas el por qué
de mucho de los casos. Lee sus causas y factores para que comprendas un poco más acerca de este
trastorno.

La depresión es un trastorno del estado de ánimo, transitorio o permanente, que se caracteriza por
sentimientos de abatimiento, infelicidad y culpabilidad. Además provoca una incapacidad total o parcial
para disfrutar de las cosas y de los acontecimientos de la vida cotidiana (anhedonia).

¿Por qué se produce la Depresión?

No se cuenta con un origen específico de la depresión, teniendo en cuenta que dicho trastorno se puede
generar por cientos de factores biológicos, psicológicos y sociales, lo que conocemos como origen
multifuncional. A ello le sumamos que dichos desencadenantes se generan dependiendo del psiquismo
del individuo, su fortalecimiento mental, su autoestima y su equilibrio emocional. Un individuo que
cuente con una estructura psíquica débil, es mucho más propenso a verse afectado por situaciones
diarias de su vida.

Tomando como referencia las clasificaciones internacionales como el DSM norteamericano o el


Internacional CEI, en la actualidad existe un consenso entre médicos y otros profesionales de la salud
acerca de la evaluación y definición de la depresión. Como la gran mayoría de los trastornos
psiquiátricos, en el desarrollo de la depresión interactúan factores, entre ellos; factores ambientales,
genéticos o biológicos, que más que hablar de una causa exclusiva, se puede indicar entonces que la
depresión puede ser producto de la combinación e interacción de los factores antes mencionados.

Factores desencadenantes de la Depresión

Los factores Familiares y el contexto social juegan un papel relevante en el desarrollo de la depresión,
fundamentalmente aquellos que se encuentran fuera de su propio control, dichos factores son aquellos
acontecimientos no predecibles en un ambiente diario y que son recurrentes a lo largo del tiempo.
La depresión en los padres se considera un factor de riesgo importante, se ha evidenciado en los hijos de
padres con depresión presentar probabilidad de desarrollar trastornos del estado de ánimo,
específicamente la psicopatología materna se considera un predictor de posible depresión en el niño.

El Alcoholismo Familiar

El contexto familiar en el que vive el niño y adolescente merece un papel trascendental en el desarrollo
de una posible depresión. Dentro de los factores más comunes se pueden destacar los conflictos
conyugales y dificultades en una relación entre padres e hijos.

Se puede mencionar como factor de riesgos asociados al maltrato infantil, identificando como maltrato a
todo acto enfocado al abuso físico, emocional, sexual, psicológico, y cuidados negligentes.

La perdida de sus padres, hermanos, amigos o familiares cercanos.

La separación por cuestiones ajenas, por ejemplo trabajos de los padres fuera de casa y en lugares
distanciados del hogar.

Factores Relacionados al Entorno

La depresión en los jóvenes puede verse influida en muchas ocasiones con la existencia de conflictos
interpersonales y de rechazo de su entorno social, lo que genera inconvenientes en la relación con sus
padres. De esta manera encontramos niños y jóvenes con una autoestima reducida y con serias
dificultades para relacionarse y encajar en entornos necesariamente compartidos (escuela, colegio,
familia, barrio, etc) teniendo como resultado el aislamiento.

También se puede mencionar como posible desencadenante de la depresión el vivir en estructuras


familiares diferentes de los padres biológicos, un cambio brusco sin un manejo previo de la situación, un
maltrato de la nueva pareja de su padre o madre, una relación conflictiva entre los hijos de la nueva
pareja, puede ser un posible causal de generación de síntomas depresivos.
El acoso por parte de iguales o bullying y la humillación (como el trato degradante, la burla delante de
otros o el sentirse ignorado) son también factores de riesgo de depresión.

Como ves existen varias causantes o desencadenantes que afectan al individuo, ya sea en factores
relacionados el Entorno, factores biológicos y ambientales que en sí forman un conjunto de situaciones
que afectan a cada individuo produciendo la depresión.