Vous êtes sur la page 1sur 129

SILVANO SANTANDER

TECNICA
TRAICION
JUAN D. PERON Y EVA DUARTE
AGENTES DEL NAZISMO EN LA ARGENTINA
SILVANO SANTANDER

TECNICA
DE UNA

TRAICION
J U A N D. PERON Y EVA D U A R T E
AGENTES DEL N A ZIS M O EN LA ARGENTINA

EDICION ARGENTINA
19 5 5

BUENOS AIRES
Im preso en la Argentina • Printed in Argentino
Esta edición argentina de “Técnica de una
Traición”, la ofrendamos a las abnegadas y
sufridas madres argentinas que; a lo largo del
camino, han perdido sus hijos que cayeran
balbuceando el verbo de la Libertad. Y como
símbolo de todas ellas, en la señora Celia
Salmún de Feijóo, ponemos el acento eroo-
cionado de nuestra gratitud.
Ellos, los jóvenes argentinos que fijaron
un rumbo con su sangre, y ellas„ las madres
argentinas que contuvieron una lágrima para
estimular y alentar a la pelea, tienen conquis­
tados la gratitud de la nación. Para ellos, eí
recuerdo de la muerte gloriosa, y para e/Zas,
el saludo augural de la Argentina eterna*
" Die argentinischen Arbei-
" ter sind als Herdentiere ge-
" boren und als solche wer-
" den sie sterben. Um sie zu
" regieren, genügt es, ihnen
" zu fressen zu geben, viel Ar-
" beit und sie mit Herdenge-
" setzen in Schach halten".

Opinión del coroner Perón, transcripta en la


carta de Otto Meynen, del 12 de junio de 1943,
que se hallará en las páginas 54 a 56, cuya
traducción es la siguiente:
" Los trabajadores argentinos nacieron anima-
" les de rebaño y como tales morirán. Para
" gobernarlos basta darles comida, trabajo y
" leyes para rebaño, que los mantengan en
" bretey/.
PROLOGO A LA EDICION ARGENTINA

Aún ron el olor a la sangre derramada por miles de argen­


tinos por la liberación de la Patria, emocionados hasta las
fibras más íntimas de nuestro espíritu, próximas y a la vista
las playas de nuestra tierra, sentimos la necesidad física de
hacer conocer a nuestros compatriotas este libro que estuvo
proscripto hasta ahora, para que se compenetren de una tre­
menda y desgraciada realidad: la exhibición documentada de
la traición de Juan Domingo Perón.
uTécnica de una Traición99 es conocido en el mundo, espe­
cialmente en nuestro continente. Tiene el aval de las figuras
más espectables de Argentina y de Am érica' Recibimos el estí­
mulo público y anónimo de miles de argentinos. Mas, nos
apenaba, por las causas imperantes, que sólo una mínima parte
de compatriotas lo conocieran. Ahorca después de la eclosiónf
cuando alborea ya el nuevo día, lo han de teer todos y acaso9
sin poner énfasis en la afirmación, ¡se expliquen muchos de
los acontecimientos que aislaron a la Argentina del mundo
civilizado. La gama infinita de traiciones arrancan de esta
primera traición. Lo demás, por derivación, en el entronque
y desarrollo de los hechos, definen y caracterizan esta década
de infamia y de vergüenza. .
Críticos superficiales que no ahondan, ni analizan los
fenómenos de la historia, aislándolos en función de tiempo y
espacio, quizá consideren absurdo que sigamos hablando de
nazismo, cuando el nazismo, formalmente, en su expresión
material y primigenia, fué sepultado por los ejércitos de la
democracia. Mas la Argentina oficial, en lo que explica y
documenta este ¡libro, en el símbolo de la siniestra persona-
lidad de Juan Domingo Perón, es una viva expresión de na­
zismo, por su origen, por su desarrollo y hasta por su epílogo.
Y porque el virus está latente, incubado en algunas capas
sociales, creemos cumplir una función patriótica al exhortar
a las nuevas fuerzas de la Liberación y al pueblo de la Repú­
blica, a no descansar hasta no hacer desaparecer el cáncer.
Están en pie las organizaciones nazis. Tienen poderío y no
descansarán. Hay que destruirlas definitivamente por segu­
ridad y por higiene.
La masa ingenua y sufrida del pueblo argentino, que se
dejó deslumbrar por atracciones frívolas e insubstancialesf
tendrá oportunidad de convencerse de cuál era la dimensión
moral de su abanderado. A quí están las impresiones digitales,
pruebas de la infamia. Que esa masa ingenua y sufrida, pri­
mera víctima de la tiranía, reaccione y medite, incorporándose,
en el trabajo fecundo, a las falanges de la Libertad, colabo­
rando en la reconstrucción de tantas depredaciones. Conside­
ramos que ella no es culpable de esta noche de ignominia.
Fue una víctima del sistema.
A una altura de los años en que la vida nos señala que
hemos caminado mucho, un poco cansados pero no vencidos>
nos incorporamos al solar patrio, con la única pretensión de
que se reconozca que nunca nos movimos sino impulsados por
<il amor a la Verdad y a la Justicia. Cumplimos con un deber
y de ello estamos satisfechos, porque de ese modo fuimos
leales a la confianza y al honor que nos dispensó el régimen
de la Democracia. Soldados de ella e integrantes de una gran
milicia cívica, pusimos al servicio de la Patria una conducta,
un espíritu y la única arma de combatiente que poseíamos:
la pluma.

A bordo del acorazado “9 de Julio”, octubre 1955.


S. S.
En el año 1945, durante nuestro segundo exilio en Montevideo,
publicamos un libro titulado “Nazismo en Argentina, La conquista
del ejército”. Esta obra, que nunca pudo circular en nuestro país, es
el compendio de nuestras investigaciones sobre las actividades nazis.
Habíamos integrado la Comisión nombrada para ese objeto por la
Cámara de Diputados de la Nación. En ella se hicieron aportes ilus­
trativos, sobre hechos que arrancan desde el año 1943 hasta 1945.
Demostramos cómo se estableció una íntima conexión entre las figuras
más prominentes del movimiento del 4 de junio y los agentes de mayor
jerarquía del nazismo. No obstante la claridad y elocuencia de los
hechos, hubo quienes creyeron apresurados nuestros juicios. Al movi­
miento m ilitar no asignaban otro alcance que el públicamente confe­
sado: term inar con el fraude, cumplir los pactos internacionales e
imponer la moralidad administrativa.
No influyó en el ánimo de los escépticos la proclama del 3 de
mayo del mismo año 1943, que también publicamos en aquella opor­
tunidad, y que fuera desechada por anónima; proclama que tuvo
resonancia en Chile en un tribunal m ilitar, debido a que un oficial
de ese país formaba parte de la organización continental, constituida
por iniciativa de oficiales argentinos. No hace muchos días, un legis­
lador chileno la comentó en la Cámara de Diputados de la nación
hermana.
Ofrecemos, otra vez, ese documento en el Apéndice, para que
se observe cómo se ha seguido su itinerario en la Argentina. Todo
lo que en ella se anunciaba como programa se ha cumplido, bien
por el gobierno surgido el 4 de junio o bien por los que le sucedieron
hasta la actualidad. Sólo una cosa es de advertir: que el rumbo de
los acontecimientos ha cambiado. Cuando apareció esa proclama, Ale­
mania triunfaba en las armas. Los jefes del espionaje que actuaban
en Buenos Aires ordenaban y existían razones para que se les obe­
deciera. Llegado el momento del derrumbamiento, los que acataban
órdenes, por la conquista gradual del poder, se desplazaron para actuar
]0 SILVANO SANTANDER

por 611 propia cuenta. Pero en lo fundam ental del ideario, se lo ha


llevado a la práctica.
Los hechos posteriores, desde entonces hasta hoy, no dejan nin­
guna duda, ni para los más ingenuos, ni para todos aquellos que de
buena fe creyeron en los propósito« iniciales de la revolución, to­
m ando al p :e de la letra la proclam a pública difundida el 4 de junio
en B uenos Aires. Prim ero se obedeció, a la espera del desenlace final
de la guerra a favor del “eje” y luego se siguió el camino ideológico
que em anaba de la filosofía nazi.
Por el cam bio de la fisonom ía del panorama m undial y porque
así convenía a los intereses que estaban en juego, en lo que ha sido
distinta la concreción o m aterialización de los sentim ientos e ideales
nazis, es que en la Argentina, a lo arbitrario y discrim inatorio, en todo9
sus aspectos, se le dió apariencia legal, mediante un Parlam ento
sum iso.
Lo que H itler ejecutó por decretos, desfigurando las institucio­
nes alemanas, en nuestro país se lo hizo por ley, llenándose, form al­
m ente, hasta las exigencias de la Constitución Nacional. Toda la
legislación represiva, cercenam iento de las libertades, anulación del
poder judicial, quebrantam iento del concepto histórico del federa­
lism o, absorción del poder central de todas las facultades, concentra­
ción del poder, m anejo discrecional de la econom ía, elim inación de
la prensa como elem ento de contralor, acaparamiento de los m edios
publicitarios, anarquía e indisc;plina en el ejército, sujeción de las
escuelas y universidades al dogma oficial, subversión dirigida, en fin,
han form ado el cauce por el cual el régimen justic;alista, dentro y
fuera del país, se ha ido deslizando en una cómoda ficción legal.
T odo ello en lo interno.
En el campo internacional no es m enester hacer mucho esfuer­
zo para convenir que el régim en ha intentado llevar adelante una
p olítica hegem ónica, de soju zgam ien to'm oral a toda la América
Latina. E l pretexto estaba en el aire: el im perialism o yanqui. Se
han ensayado todas las formas de penetración. Se intentaron todas
las tácticas. E l sueño de la resurrección del Virreynato del Río de
la Plata, estuvo y está presente en todas las orientaciones de esta
política. Para ello se han em pleado sumas ingentes de dinero. Los
agentes del régim en se expandieron por todas partes. Su interven­
ción en elecciones, revoluciones, en diarios, en las organizaciones
obreras y en la diplom acia de m uchos países sudamericanos, fué
com probada. N o hay necesidad de puntualizar estas incursiones.
A l propio tiem po, en las asambleas internacionales, después del
año 1947, cuando ya el nazismo había desaparecido m aterialmente
de A lem ania, los representantes del régim en ensayaban una nueva
política. Se la calificó de “tercera” posición, para disimular la anti«
patía o el resentim iento que se seguía m anteniendo contra Estados
TÉCNICA DE UNA TRAICION 11

Unidos, o para disfrazar un entendimiento con Rusia, robusteciendo


aquella orientación.
El saldo de esta acción deplorable, sin embargo, no ha podido
ser más contraproducente. Lo único que 6e ha conseguido con ello
es distanciar a la Argentina de todo su pasado, amenguando su pres­
tigio y creando una atmósfera hostil en todas partes. Es claro que
se hace un distingo, y bien saben las naciones hermanas, que todo
esto es fruto y producto del régimen que impera en la República,
ausente del respaldo moral y espiritual del pueblo argentino. Pero la
verdad es que se ha intentado llevar a la práctica el sentido expan-
eionista de aquella proclama, cuyas dimensiones geopolíticas y filo­
sóficas no es difícil encontrar en los textos de los ideólogos del nazismo.
No^ nos resistimos al deseo de seguir rastreando para encontrar
otras huellas que demostrarán que, además de este nexo ideológico,
existían lazos más fuertes que explicaban toda la prevalencia que
se dió al nazismo y a sus'agentes durante el período floreciente del
hitlerismo, mientras se produjo la derrota y después de ella. Para
esta tarea teníamos, naturalmente, muchos indicios que en su opor­
tunidad, en la Cámara de Diputados, fuimos puntualizando, si bien
nunca logramos que se promoviera un debate que hubiera terminado
en una amplia investigación.
Hoy, después de una tarea pesada y difícil, podemos ofrecer este
trabajo, que revelará hasta qué punto los hombres del régimen pe­
ronista han dejado marcadas sus huellas en actos y hechos de esos
que no enaltecen, ni dignifican. Hemos prescindido de los personajes
menores o secundarios. Señalamos a su inspirador principal con
pruebas que nadie podrá destruir, que se traducen, por otra parte, en
documentos oficiales alemanes que por primera vez se exhiben. Todos
estos instrumentos están al alcance de quienes duden de su auten­
ticidad que, sin ninguna vacilación, los sometemos al análisis crítico
de cualquier tribunal imparcial.
Antes de decidirnos a dar este paso, hemos meditado mucho.
Comprendemos lo que él representa y significa. Por muchas que
hayan sido nuestras cavilaciones, por la gravedad de la acusación,
ha podido más lo que entendemos el cumplimiento de un deber de
conciencia. Nos alcanza a nosotros, como argentinos, el rubor y la
vergüenza. Son compatriotas nuestros los que han delinquido, al fin
y al cabo, y compatriotas que, por el azar de las circunstancias, o
por la gravitación de los propios hechos repudiables, han llegado a
ocupar posiciones eminentes. Mas, aquel imperativo moral se ha
impuesto y es por ello que lanzamos este reto y esta acusación.

Sin embargo, debemos ser ecuánimes. No toda la culpa de estos


males la tenemos los argentinos. Es exacto que hubo quienes tu­
vieron constante preocupación por los hechos que se denuncian, que
12 SILVANO SANTANDER

si no ee les conocía en detalle, se loe presentía, revelando, en la forma


precaria en que podía hacerse, la descarada participación nazi en
la vida política argentina, antes y después del movimiento del 4 de
junio. Pero esas voces fueron silenciadas, ya amordazando la prensa,
ya llevando a las cárceles o al exilio a quienes tenían esa patriótica
preocupación. La contraparte, empero, las sedicentes organizaciones
nacionalistas, ensambladas luego con el movimiento peronista, con­
tinuaron realizando una acción perturbadora, de aturdimiento y con­
fusión en las masas argentinas.
Aun corriendo el riesgo de recibir una acusación injusta de
estar al servicio de los gobiernos aliados, se denunció que en la
costa patagónica y fueguina se instalaban bases para el aprovisio­
namiento de combustible a los submarinos alemanes. También se
puso en evidencia que por valija diplomática de la Embajada de
España, se transmitían y recibían órdenes para la acción destructiva
del Continente; valijas que luego del desastre alemán sirvieron para
el transporte de objetos y documentos de insospechable valor. Se de­
nunció la llegada de importantes personajes nazis, protegidos por
los hombres de la nueva situación, que huían de los tribunales de
guerra.
Todo esto que estaba al alcance del menos avisado, ¿110 llegó a
conocimiento de los gobiernos aliados en el momento mismo que se
anunciaba la política cordial de buena vecindad? ¿Fueron tan ciegos
que no advirtieron que la estratagema empleada por el régimen
en su oblicua política internacional, era inspirada por el G. O/U.
oculto, de inspiración nazi? ¿No comprobaron cómo se defendían
los capitales alemanes, ocultándolos y protegiéndolos, en flagrante
violación de compromisos contraídos por convenios internacionales?
Nadie ha reclamado, ni podría reclamar una acción punitiva ex­
tranjera para corregir los males de la nación. Mas, los propios prin­
cipios u obligaciones normativos de los acuerdos y códigos interna­
cionales establecen métodos o procedimientos que sirven para atenuar
el mal, cuando él, como en este caso, pudo constituirse en un sis­
tema de permanente perturbación. La Argentina justicialista es la
piedra de escándalo en la hermandad americana.
Por el imperio de intereses económicos o comerciales en juego,
o simplemente por subestimación del peligro, en los momentos deci­
sivos, no obstante las protestas de la prensa, especialmente estadouni­
dense, y la voz autorizada de muchos estadistas que veían claro*
llegaba la ayuda y el estímulo traducido en el reconocimiento d^l
gobierno de facto, en la admisión a organismos cuyas leyes no se
cumplirían, o en el auxilio financiero bajo el disfraz de una sana
política de buena vecindad.
Esto quiere decir, en nuestro concepto, que también les debe
llegar alguna responsabilidad a esos gobiernos que dejaron, impa­
TÉCNICA DE UNA TRAICIÓN 13

sibles, que un país y un pueblo como el nuestro, cumplidor de sus


compromisos internacionales, llegara a la situación en que hoy se
encuentra.
No lanzamos una acusación histérica de resentidos contra ellos,
especialmente contra Estados Unidos, la gran nación del Norte, que
está salvando los valores morales de la civilización occidental, que
si comete errores sabe corregirlos y afronta las consecuencias de sus
propias culpas. Pero no debemos silenciar este juicio que ya perte­
nece al pasado, en la esperanza de que la imagen de nuestro país
sirva como ejemplo. Se tendrá que comprender, finalmente, que los
instrumentos jurídicos que regulan la vida de los organismos inter­
nacionales se deben hacer cumplir en todo su alcance.
En la Argentina vivimos fuera de toda norma ética. Se han
violado todos los fueros de la convivencia civilizada. Estamos al
margen de todas las leyes.

A esta altura de los acontecimientos no pueden quedar en el


país ilusos o ingenuos que crean en la probidad de las intenciones,
traducidas en hechos, de las figuras representativas del régimen, co­
menzando por su líder y mentor. Los más creyentes o fanáticos han
tenido oportunidad para que se desvanecieran todas las ilusiones
que pusieran en la demanda. Sólo quedan los que están conectados
por intereses. Para todos ellos podrán o no tener algún efecto estas
revelaciones. Nos preocupa muy poco. Pero sí, ciframos todas nues­
tras esperanzas en las reservas morales de la nación — que existen,
que se ven y se palpan, — que se concretan en todos los hombres y
mujeres, jóvenes y viejos, de todos los sectores y de todas las acti­
vidades, que nunca abdicaron y que no abdicarán de sus ideales, ni
por el soborno, ni por la fuerza. A estas energías creadoras, fuerzas
«spirituales de hoy y *de mañana, dedicamos este esfuerzo, que ha
podido realizarse merced al patriotismo de muchos argentinos que
nos han estimulado.
El camino que tomáramos en 1939, que proseguimos en 1943,
que tuvo comienzo de realización en 1946, queda terminado. Clava­
mos un mojón y cerramos un período en la vida argentina, con la
certidumbre de que sobre la estigmatización a los que cayeron tan
bajo, traicionando a la Patria, llegará el castigo que merecen. Más
que por el placer sádico del castigo, para que sirva de ejemplo y
por siempre jamás ningún argentino atente contra la salud moral
¿ e la República.
S. S.
Montevideo, julio de 1953.
CAPITULO I

INTENTAM OS INTERESAR AL PARLAMENTO PARA QUE PROMOVIERA


UNA INVESTIGATION SOBR^ LAS ArTTVIDADFS NAZIS. — TJN NUEVO
PEDID O DE INFORMES. — QUIENES SON EL DOCTOR H . THEISS Y LOS
SEÑORES WILLY 1AJNK. HANS ULRICH RUDEL Y ADOLPH GALLAND,
"ASES” DE LA AVIACION NAZI. — EL CASO DE LUDWIG FREUDE. — RO-
DOLFO EUGENIO LUDOVICO FREUDE, HIJO DE LUDW IG, DE SOLDADO ES
ASCENDIDO A SUBTENIENTE, VIOLANDO LAS LEYES ORGANICAS DEL
EJERCITO.

INTENTAMOS INTERESAR AL PARLAMENTO PARA QUE


PROMOVIERA UNA INVESTIGACION SOBRE
LAS ACTIVIDADES NAZIS

Como estábamos convencidos de la penetración nazi y de su«


conexiones con los hombres de la revolución de 1943, prosiguiendo
también' la labor interrumpida precisamente a raíz del golpe de
Estado, no bien nos incorporamos a la Cámara, propusimos el nom­
bramiento de una nueva Comisión que denominábamos “Comisión
Investigadora de Actividades Antiargent^nas”. Ofrecíamos una opor­
tunidad para poner las cartas sobre la mesa. Si los nuevos hombres
que gobernaban la nación eran sinceros, en el sentido de que no
amparaban a todo« los jerarcas nazis anteriores al derrumbamiento
hitleriano y después de él, no tendrían por qué oponerse a nuestro
requerimiento. Más aún: colaborábamos con el Poder Ejecutivo para
que el Parlamento, una vez hecha la luz, pudiera ratificar las mani­
festaciones de ese poder ante las autoridades de la U. N., a la cual
ya había adherido la Argentina, en el sentido de que se cumplirían
las exigencias establecidas para que fueran hacia su contralor los
capitales nazis, que eran cuantiosos, así como que se entregaran a
los tribunales de guerra a todos los nazis que, de una manera u otra,
habían llegado al país. Un propósito de eficaz cooperación, como
puede verse, para que ee rectificara, siquiera en una mínima parte,
la política internacional de nuestro país, que fué de neutralidad men­
tida, pues no era una novedad para nadie que desde el momento en
que se iniciaran las hostilidades, y antes de ellas, el mejor centro de
actividades nazis, era nuestro territorio.
Es claro que teníamos nuestras dudas. Se habían producido ya
muchos hechos posteriores a junio de 1943, que revelaban que aquel
apoyo o aquella política, en lugar de desaparecer, iba consolidándose.
16 SILVANO SANTANDER

La brusca desaparición del escenario de los hombres que habían de­


clarado la guerra al “eje”, cuando éste ya estaba vencido, y su re­
emplazo por otros de notoria filiación nazi, y el recrudecimiento de
la acción de elementos nacionalistas, cuyo silencio se había logrado
merced a las comprobaciones a que había llegado la ex Comisión In­
vestigadora de Actividades Antiargentinas, eran hechos que antici­
paban el fracaso de toda iniciativa como la que ensayábamos. No
obstante, nos decidimos, y es así como el 23 de julio de 1946 pre­
sentamos el siguiente proyecto de resolución que figura en el Diario
de Sesiones de la Cámara de Diputados de la Nación, el 25 de julio
del mismo año, página 744.
“PROYECTO D E RESOLUCION. - - La Honorable Cámara de Diputados
‘‘ de la N ación, R esuelve:
“ A rtículo l 9 — Designar una com isión de cinco miembros que continúe la
“ labor iniciada por la Com isión Investigadora de Actividades Antiargentinas,
“ nombrada por la resolución de fecha 19 de junio de 1941, y que cesara el
“ 4 de junio de 1943, al clausurarse e l Congreso.
“ Artículo 2^ — Acordar las mismas facultades que tenía dicha comisión,
“ en el sentido de que requiera la má9 am plia cooperación del Poder Ejecutivo
“ N acional, del Poder Judicial, de los Gobiernos Provinciales y de los Terri*
“ torios, para el m ejor desem peño de su com etido,
“ Artículo 3^ — La H onorable Cámara delega expresamente en su Comi-
w sión Investigadora las facultades que le son privativas, reconocidas por la Cona»
“ titución y especialm ente para requerir el auxilio de la fuerza pública, allanar
44 dom icilios, detener correspondencia, practicar secuesrtos y detener personas.
44 Artículo 49 — Com uniqúese, etc. — Silvano Santander, Julio Busaniche”.
Solicitamos el tratamiento sobre tablas de este proyecto y para ello*
pedimos que la Cámara se declarara en comisión. Perseguíamos doa
propósitos: urgir el pronunciamiento y disponer de tiempo suficiente
para que se debatiera la cuestión sin trabas reglamentarias. La ma­
yoría se opuso tenazmente, a pesar de que anunciáramos que dispo­
níamos de una profusa documentación demostrativa de la pasividad
gubernativa, ante la acción cada vez más visible e insolente de lo&
jerarcas nazis. Debido a esa oposición, sólo pudimos disponer de diez
minutos para fundamentar la iniciativa que, obvio es decirlo, nuncar
fué considerada.
En esos breves minutos hicimos una síntesis muy ajustada y de­
nunciamos que los capitales nazis estaban intactos. Demostramos que,
por orden del Poder Ejecutivo, la Comisión de Vigilancia de la Pro­
piedad Enemiga, nombrada por las normas establecidas en México, en
la Conferencia Interamericana celebrada en febrero de 1945, había
sustraído al contralor, entre otras propiedades, las estancias Lahusen,
de la Patagonia, cuyo capital ascendía a más de 80 millones de pesos.
Agregamos que notorias figuras del nazismo habían llegado al país
con ayuda del gobierno argentino y hasta ocupaban cargos en la admi­
nistración pública. Igualmente denunciamos la tentativa de asesinato
del doctor Carlos Adrogué, ex presidente de la Comisión de Vigilancia
de la Propiedad Enemiga, bajo cuya dirección la entidad había dado-
TÉCNICA DE UNA TRAICIÓN 17

pasos muy serios para que la Argentina cumpliera sus compromisos,


con la oposición y hostilidad del Poder Ejecutivo. En las páginas 748
a la 751, del Diario de Sesiones que hemos citádo, se podrá encontrar
toda la acusación.
En la sesión riel 31 de julio de ese ursino año, reiteramos la nece­
sidad de que se nombrara esa comisión. Hicimos nuevos aportes docu­
mentales y concretamos más cargos demostrativos de la desaprensión
del gobierno frente a las actividades nazis. Justificamos las reclamacio­
nes de los gobiernos aliados que, reiteradamente, pedían al Gobierno
Argentino cumpliera con lo convenido en México, primero, y luego
en San Francisco. Todo fué en vano. La mayoría de la Cámara tenía
“órdenes” de que no se accediera a la investigación y así se procedió.
El 24 de enero de 1947 el Poder Ejecutivo hace conocer un decreto
que lleva el número 1921. Se refiere ese documento al cumplimiento
de convenios internacionales: reunión de Ministros en Río de Janeiro
y. muy especialmente, el Acta de Chapultepec. Lo somete a conside­
ración del Parlamento, juntamente con otros decretos de muy distinta
índole, como para restarle importancia al primero. Esta actitud tardía
del Poder Ejecutivo se debía exclusivamente al requerimiento de los
aliados de que se cumplieran aquellos compromisos. En esa oportuni­
dad, con toda clase de trabas e interrupciones, pudimos decir en la
Cámara las siguientes palabras, recordando el propósito que habíamos
tenido, al proponer una investigación plena sobre las actividades nazis,
en su incidencia con los órganos representativos del gobierno:
“Sr. SA NTANDER. — ¿No hubiera sido más cóm odo, más correcto y más
“ elegante, que nosotros, por interm edio de la com isión que propiciáramos, hu­
b ié r a m o s comprobado qué es lo que había sobre el particular, hasta dónde eran
“ exactas las inculpaciones que se han venido lanzando contra nosotros, en vez
44 de m ovem os constreñidos por presión extraña? Reiteradamente se ha repetido
u que la Argentina no cumple con los compromisos internacionales.
44 Yo di informaciones precisas, en aquella oportunidad, como para qne 8«
“ hubieran tomado medidas respecto a ese cáncer de la penetración nazi”.
Reiteramos, una vez m á s/e l nombramiento de la comisión inves­
tigadora, con resultado igualmente negativo.
Ya entonces, en esas circunstancias, nos dábamos cuenta de
cuáles eran las razones por las que se impedía toda investigación.
Ahora, con lo que ha de tenerse a la vista en este trabajo, se llegará
a la certidumbre de nuestras presunciones.

UN NUEVO PEDIDO DE INFORMES PRESENTADO EN LA


CAMARA DE DIPUTADOS
Como las actividades nazis, lejos de amenguar, se agravaban
con la llegada de elementos de primera fila, escapados muchos de
ellos de los tribunales de guerra, con fecha 21 de julio de 1949 pre­
sentamos el siguiente pedido de informes:
44 One el P. E. inform e, a la mayor brevedad, 6i el doctor H. Theiss, que
18 SILVANO SANTANDER

44 desempeñara un cargo en el I.A.P .1., ßin poseer carta de ciudadanía, revista


“ actualm ente como asesor de la P olicía Federal, como, igualmente, informar
44 complementa- iam ente:
“ Si se trata del mißmo doctor H . Theiss, que durante el régim en nazi en
“ Alem ania desem peñó funciones técnicas en la ‘'Gestapo” de aquel país.
“ Si actúan como colaboradores inm ediatos del doctor Theis los doctores
44 F. Adam, H. R ichner y J. Paecht, y en este caso, si han llenado el requisito
44 legaJ para adquirir la carta de ciudadanía.
i4 Cuáles son las funciones técnicas que desem peñan esto9 asesores en la
“ P olicía Federal.
44 Si el ciudadano alemán doctor Hans Koch, desempeña algún cargo en
44 el I.A.P.I.
44 Si los ciudadanos alem anes ya citados y que llegaron al país a mediados
44 del año 1947, desem peñan en el M inisterio de Transportes las funciones que
44 aconsejara el doctor J. Hensath, en nota del 28 de octubre de 1948, a saber:
“ Francisco Schutte y Walfart Schlickting, en la sección 44A ” de la Dirección
“ Técnica; Ernesto Stamann, G uillerm o Banike, Kurt Kunner y Egen Bonner,
44 en la sección “B ” ; Alberto Wu^sner, Radu Bratesca Huber, Carlos K eller,
*4Crirtian Smith, en la sección “ C” ; G uillerm o Tigges, Karl Kallus, Werner
44 Tauhs y Erig Lipperheide, en la sección 44D” ; Eusebio Sticts y Enrique Gu*
“ h elle. Del mism o modo el nombre de los súbditos alemanes que ocupan cargos
44 en las secciones E, F, G, H, I, J y K.
44 Si desempeñan alguna función, dentro de las instituciones armadas: el
44 ex coronel aviador alemán Hans Ulrich Rudel, Otto Skorzeny, general de
44 los G uardé« de Aca1f^ f?*» Alem ania, que rescatara a M ussolini de su prisión;
*4 ingeniero W illy Kurt Tank, especialista en aviación y general A dolf Galland ( * ) .
■:* Si se dió cum plim iento a la resolución del P. E. (3 de junio de 1947),
44 exp u lcando del territorio del país al sacerdote italiano Eusebio Zapaterrini”.
44 Si tiene conocim iento nu^ d^ em barcó en el puerto de la Capital Fe-
44 deral, del vapor “Andrea Gritti”, disfrazado de sacerdote, con pasaporte falso,
44 el ex jefe nazi del gobierno croata, Antonio Pavelic.
44 Igualm ente, si es exacto que han retornado al país, en el vapor “Cantua-
44 ria”, los ciudadanos alemanes Paul Wuttkae y Kaethu M üller, expulsados por
44 ejercer el espionaje nazi en la Argentina, según decreto del P. E., del 13
u de junio de 1946”.
Es menester recordar el nombre de estos súbditos alemanes, los
que regresan y los que ingresan, evidentemente protegidos por el
gobierno, pues algunos de ellos han desempeñado importantes funcio­
nes en la Alemania nazi y que hasta este momento ocupan cargos
de alta jerarquía en la administración argentina. Tal los coroneles
Rudel, Galland y Tank.
Más que un pedido de informes, por la forma en que se traba­
jaba en la Cámara, se formulaba un cargo, ya que se condicionaba
-el pedido con la verdad de los hechos producidos. Naturalmente, tam­
poco esta vez tuvimos éxito. La Cámara nunca consideró este pedido
de informes.
Veamos de qué personajes se trata.

(* ) E l g«n eral O tto S k orzen y e stá en la A r g e n tin a desde el añ o 1947. E n m o m en to s en


que Be e n treg a n los o r ig in a le s de e s le libro a la im p re n ta , lleg a n in fo rm e s de B u en os Aires»
q u e e l g e n e r a l S k orzen y ha sid o en cargad o por el p resid en te de la R ep úb lica p ara que reo rg a n ice
la s fu erza s de choque j u s tic ia lis ta s , tom an d o com o base la s que te n ía en acció n la entidad
n a c io n a lista “ A lia n z a L ib ertad ora N a c io n a lista ” . N a tu r a lm en te que S k orzen y agru p ará a los
a g e n te s n a z is que h a n v ivid o tra n q u ila m en te y que fu era n tan ú tile s en el serv icio de esp io n a je.
TÉCNICA DE UNA TRAICION 19

QUIEN ES EL DOCTOR H. THEISS

Existía una comisión de asesores nazis que aconsejaba al go­


bierno argentino sobre las condiciones de técnicos alemanes que ya
estaban en el país o que podían ser llamados a colaborar. Formaban
esa comisión, entre otros, Ludovico o Ludwig Freude y el doctor Hans
Koch, figura prominente y de acción, este último.
En un informe secreto del doctor Koch a la secretaría de la
presidencia de la República, a cargo entonces de Rodolfo Eugenio
Ludovico Freude, hijo del anterior, con fecha 3 de enero de 1947,
se decía lo siguiente:
“ Agradezco el gentil /'envío de los antecedentes del doctor H. Theiss, y ha-
“ hiendo tenido ocasión de conversar con el mismo, y Ludovico Freude, quien
“ había sido dado como referencia, me permito hacer conocer mis im presiones.
“ 1 .— El doctor Theiss ha estudiado psicología en dos de los mejores ins*
“ titutos alemanes, recibiendo una sólida preparación. Seguidamente se ha dedi­
c a d o exclusivam ente a la grafología y en aplicación en la crim inología, por
“ lo que debe sef un em inente especialista en grafología y en el examen cri-
“ minal de documentos.
“ 2. — Por tal m otivo, el doctor Theiss debería ser para la policía secreta, para
“ la cual ha trabajado durante quince años en Alemania. Será nn excelente
“ colaborador para la verificación de dictámenes grafológicos y exámenes de
“ identidad. Según he sido inform ado, la policía de la Capital Federal ha pre*
“ visto utilizar sus servicios una vez cumplidas ciertas formalidades, como por
“ ejem plo, la carta de ciudadanía. Por otra parte, su especialidad a un lim itado
“ campo de trabajo, lo hace menos apto para colaborar con nosotros, aunque con
“ capacidad auxiliar pudiera ser de utilidad para ciertas tareas.
“ 3. — Gustosamente recomendaría al doctor Theiss para formar parte del
“ equipo en cuanto se hallen en ésta al menos algunos de los principales cola­
b o r a d o r e s previstos para el m ism o, pues con ellos podría cooperar eficiente*
“ mente el doctor Theiss. Se trata de los señores y sobre cuyo nom bram iento
“ se ha hablado durante una conferencia en el mes de junio ppdo., con el in-
“ geniero Schmidt y Ferrari Zamudio, secretario general del consorcio bancario
“ nacional. Son ellos:
^ 1 ) Doétor Adam (actualmente en la Argentina, dom iciliado en Man-
“ zone 2229, San Isidro, provincia de Buenos A ir e s).
“ 2) Doctor H. Reichner. En Dinamarca.
“ 3) Doctor Poecht. En Italia, cuya colaboración ha sido prevista con
“ anterioridad y que en pocos días podría trasladarse a ésta, para
“ comenzar su labor.
“ Debo prestar especial atención al nombramiento de estos colaboradores
principales y para ellos, naturalmente, será muy valiosa la cooperación de una
“ capacidad auxiliar como el .doctor Theiss.
El doctor Theiss, así como los otros colaboradores propuestos,
ingresaron a la Policía Federal y allí enseñaron los métodos refina­
damente violento* sobre los cuales se hizo alguna luz en el resonante
caso denunciado por el eminente compatriota doctor Alberto J.
Caride.
20 SILVANO SANTANDER

WILLY TANK, HANS ULRICH RUDEL Y ADOLF GALLAND,


“ASES” DE LA AVIACION NAZI

W illy Tank fué ingeniero jefe de la fábrica de aviones Focke


W ulf, diseñador de numerosos aviones alemanes. Llegó al país con
documentación a nombre de profesor K. Matines. Vivió en el chalet
Monserrat, de Villa Carlos Paz, Córdoba. Las autoridades aliadas lo
reclamaban.
Hans Ulrich Rudel, “as” de la aviación alemana y condecorado
con la cruz de Hitler, obtuvo documentación argentina bajo el nom­
bre de Rodolfo M.iyer y aún trabaja en el Instituto Aerotécnico de
Córdoba. Más adelante se podrá comprobar las andanzas de Rudel,
la acusación que ha formulado el gobierno inglés y en las com­
probaciones personales que hiciéramos en Alemania.
Adolf Galland, figura como J. Hermann y vivió un tiempo en
la calle de Los Pensamientos, de los Jardines del Palomar. Luego se
incorporó, también al instituto de Córdoba.
Todos ellos llegaron vía Suiza, con nombres supuestos y las
autoridades argentinas les acordaron cédulas de identidad bajo los
patronímicos que indicamos. (*).
El semanario ilustrado “Der Stern”, de Hamburgo, del 16 de
enero de 1950, hace referencia sobre Rudel, Galland y Tank, en
términos elogiosos. Al primero lo caliifca como el más grande piloto
aéreo del mundo, que cumplió 2.530 misiones y señala que está en
la Argentina, cumpliendo una misión. Sobre Galland dice el sema­
nario que fué el general más joven de la aviación de Goering, feli­
citado muchas veces por éste. Era temerario, agrega. En cuanto a
r > €011 resp ecto a W illy K u rt T an k , q ue en a lg ú n tiem po se le dio p o r m u erto, la
A g e n c ia N o tic io sa R eu ter, con fech a 25 de m ayo de 1953, o frec e la s ig u ie n te in fo r m a c ió n ,
m u y ilu s tr a tiv a , por cierto , que corrobora n u e str a s a p recia cio n es. E ste d espacho fu é publicado
p or d iarios a r g e n tin o s y por “ E l P a ís ” , de M on tevideo. “ L leg ó a F r a n c fo rt el p ro feso r
A * K u rt T an k . — F r a n c fo rt, 25. (R .) E l P r o fe so r W illy K u rt T an k , d estacado d iseñ ad or aero-
“ n á u tic o alem án d u ran te la g u err a , y a ctu a l técn ico de la fu erza aérea a rg e n tin a , lle g ó ayer
“ en a v ió n p roced en te de B u en os A íre s. E l p ro feso r T an k , esp ecia lista en en er g ía por rea cció n ,
"" v is ita A le m a n ia por in v ita c ió n de la S ociedad C ie n tífic a A ero n á u tica de B a ja S a jo h ia , a n te
“ la cu al d ará c o n fere n c ia s e ste m es sobre el tem a V u elo s a la rg a d ista n cia m ed ia n te la
“ p ro p u lsió n de r e a c c ió n ” . M a n ife stó e l p ro feso r T an k , que fu é p rin cip a l co n stru cto r de la
“ co m p a ñ ía aer o n á u tic a F ock e W u lff h a sta la term in a ció n de la g u erra , que a ctu a lm e n te está
“ a l fr e n te d el In s titu to A ero téc n ico de C órdoba, doTide tam b ién tra b a ja n otro s sesen ta y dos
" in g e n ie r o s a le m a n e s esp ecia liz a d o s en a er o n á u tic a . D ijo que el p rim er caza a rg e n tin o a chorro
4* que c o n stru y ó su eq u ip o, el P u lk i, ten d rá p ron to tu rb in a s m ás poderosas y q uedará p rep arad o

“ com o caza n octu rn o y p ara cu alesq u iera con d icion es m eteo r o ló g ic a s. A g reg ó que no había
4* v en id o a A lem a n ia p ara q uedarse d e fin itiv a m e n te en eila . Lo hará, d ijo, cuando h aya de
“ n u evo u no a v ia c ió n a le m a n a y cuando se n ece siten su s serv icio s p erso n a les “ p ara d ev o lv er
“ su p restig io a la s ala s a le m a n a s ” .
“ D eclaró que la s r e la cio n es en tre lo s ale m a n e s en la A rg en tin a y los a rg e n tin o s eran
e x c e le n te . Se h ablab a m uy poco de p o lític a en la A r g e n tin a , a g re g ó . A ñ ad ió que los a lem a n es
“ en la A r g e n tin a que se m ezclab an en p o lítica , com o el ex coronel de la L u ftw a ffe , U lrich
“ R ud el, eran la ex c ep ció n , y que la im p o rta n cia de la s activ id a d es p o lítica s de R udel h ab ía n
JÍ4 sid o “ m uy e x a g e r a d a s” en la p ren sa . R udel ha sido m en cionad o con frecu en cia en rela ció n
“ con las activ id a d es n eo n a zis y ha hecho varías v isita s a A lem a n ia o ccid en tal en los ú ltim o s
a ñ o s .”
TÉCNICA DE UNA TRAICIÓN 21

Tank, expresa que es creador de diseños, que se mantenían en secre­


to. Los tre9, sigue diciendo el semanario, prestarán gran ayuda a
“nuestros amigos argentinos”.
Además de estos importantes personajes, entre otros, en la fá­
brica militar de aviones y en el Instituto Aerotécnico de Córdoba,
algunos con nombres supuestos y otros con el propio, figuran los si­
guientes militantes nazis: Arturo Caviragi, Alvaro Onessi, Enrique
Bilisco, Luis Cuarti, Marcos Pallavecino, Rolando Kalpas, Ricardo V.
Dyrgalla, Frank D. Tierre, Rodolfo Freyer, Juan Puffer, Jorge Neu-
mann, Teodoro Ouast, Hermann Brunemann, Rodolfo Voiftsberger,
Jorge Pedro Matties, Abele Manlio, Sicala Pacico, Sergio Panuncio,
Carlos Keller, Augusto Fiebrecht, Paul Klajes, Eick Wuemer, Wil-
heim Bansemir, Reimar Horten, Kurt Rothe, Otto Herns Pabst, Jans
Schubert, Hebert Wolff, Ludwig Mittelhuber, Otto Beherens, Edied-
rich Heintzlmann, Ermest Schottier, Erwuin Euth y Gustavo Fluger.
El diario “La Prensa”, honrado también con la persecución nazi,
publicó este pedido de informes y lo comentó editorialmente. El gran
diario argentino llamó la atención del gobierno sobre lo que signifi­
caba amparar a criminales de guerra, traerlos y ubicarlos en pues­
tos de relevancia.

EL CASO DE LUDWIG FREUDE

Este personaje es uno de los más importantes del andamiaje nazi,


antes, durante y después de la hecatombe. También se encontrarán
más adelante otros antecedentes que explican la bondad y la lar­
gueza con que fué tratado por el gobierno argentino. Hoy mismo,
Freude, por lo que sabe y por lo que custodia, forma parte del rodaje
del régimen justicialista. Fué insistentemente reclamado por el go­
bierno norteamericano, como criminal de guerra. El gobierno argen­
tino siempre lo defendió con apasionamiento, según ha de verse por
la versión que transcribimos del Diario de Sesiones del 31 de julio
de 1946, páginas 949 y 950, donde denunciamos la forma en que
era protegido:
“ Sr. SANTANDER. — Hay otro caso, el del señor Ludwig o Ludovico
'“ Freude, tan interesante como e l anterior, aunque ofrece aspectos distintos. A
44 este señor se le reclama con insistencia por parte de los gobiernos de las Na-
ciones Unidas. Si los señores diputados se toman el trabajo de revisar la guía
" com ercial de sociedades anónimas, podrán hacer esta comprobación: que inter-
** viene, como figura principal, en "*ua cantidad de empresas con capitales
*“ alemanes. i
“ El lO* de setiem bre de 1945, e * señor ministro de Relaciones Exteriores
“ se dirige al ministro del Interior sobre el caso Freude, para terminar en el
“ país — dice textualm ente— “con sus actividades”, según lo hace saber al
“ ministro de Norte América, señor Braden. Esto lo d ic e -e l ministro de Rela-
** ciones Exteriores, no lo digo yo. El 11 de setiem bre de 1945, por decreto 21.284,
“ el P. E. disponía la expulsión del extranjero Ludwig Freude, por indeseable,
22 SILVANO SANTANDER

“ de acuerdo a los térm inos de la ley 4144. ¿Qué había pasado? Se sustancia un
“ trámite rapidísim o. Surgen dudas sobre la nacionalidad de este señor en la
“ Policía Federal. El 30 de setiem bre de 1945, el señor ministro de Relaciones
“ Exteriores pide informes a la Coordinación Federal, donde no obran antece­
d e n t e s soore Freude. No obstante, hablan surgido dudae. De ello se ueducví que
“ habían llegado versiones de que Freude era ciudadano argentino desde 1935.
“El 8 de mayo de 1935, el juez federal de San Juan había resuelto otorgar
“ a Ludwig o Ludovico Freude ca.ta de ciudadanía argentina con todos los de-
“ rechos, deberes y privilegios que la Constitución y las leyes argentinas consa-
“ gran. Desde esta fecha. Freude había abandonado el trámite, no prestando el
“ juramento correspondiente. R ecién el 9 de agosto de 1945, es decir, después de
“ diuz años, y luego del oecieto uel P. E. po* ei cual se dejaba en suspenso el
“ otorgamiento de la carta de ciudadanía, había recurrido al juez federal de
“ San Juan, para proseguir la gestión. El fiscal, que se hallaba gravemente en-
“ ferm o, hizo lugar al pedido reactualizándolo, no obstante el tiempo de diez
“ años transcurridos. El juez federal se opone a la petición fiscal. Va la causa en
“ apelación a la Cámara Federal de Mendoza y ésta hace lugar en mérito a que
“ el fiscal no se había opuesto y recién el 18 de diciembre de 1945, Freude obtiene
“ la carta de ciudadanía argentina.
“ La Suprema Corte de Justicia de la Nación, resolvió recientemente un caso
* sem ejante. El alto tribunal sostiene que no se está en posesión legal de la
“ ca'ta de ciudadanía, hasta eme no se p r^ te H juramento correspondiente y
“ que quien abandona el trámite por más de diez años, desiste de su propósito
“ de nacionalizarse.
“ Sr. BUSTOS FIERRO. — ¿M e perm ite una respetuosa interrupción?
“ Sr. SA NTAN DER. — Con mucho gusto.
“ Sr. BUSTOS FIERRO. — En lo que respecta al señor Ludwig Freude,
“ le ofrezco traer docum entos fehacientes probatorios de que no solamente es
“ ciudadano, de que no solam ente tiene hijos argentinos y arraigo en el país,
“ ¿ino que ha-cta un diario norteamericano ar>arecido meses atrás y que le voy
“ a traer al 6eñor diputado en su original, publicó declaraciones del señor Freude,
“ en las que relataba m inucW nm ente su noHpfór» po'ítica, declaraciones hechas
“ a un corresponsal norteamericano de la United P r e s s ...
“ Sr. SA NTAN DER. — Las tengo, también.
“ Sr. BUSTOS FIERRO. — . . . e n las que señaló, precisamente, mucho
“ antes de la contienda electoral, su posición totalmente adversa al nazismo y
“ las actividades que había tenido acá, en organismos financieros y comerciales,
“ destinadas específicam ente a combatir la infiltración nazi.
“ Sr. SA NTANDER. — Las declaraciones del señor Freude son del 24 de
“ abril de 1946. Yo no dudo de la palabra del señor diputado, pero me atengo
“ a los documentos que poseo. Para ello, precisamente, es que solicito el nom*
“ bram iento de una com isión. A llí se verá quién tiene razón.
“ Sr. CAMUS. — ¿Me perm ite, señor diputado?
“ En el asunto que menciona, deseo dejar constancia que poseo una vasta
“ inform ación relativa al otorgamiento de la carta de ciudadanía al señor Freude,
“ y que puedo suministrar a la Cámara y al 6eñor diputado, lo referente a
“ ßu tr a m ita c ió n ...
“ Sr. SA NTAN DER. — ¿Pero es exacto todo lo que yo he dicho?
“Sr. CAMUS. — Como recién llego al recinto no conozco lo que el 6eñor
“ diputado ha dicho y leeré la versión taquigráfica. Pero como conozco este
“ asunto, que he seguido muy de cerca y desde hace mucho tiem po, estoy en con-
“ diciones de suministrar cualquier inform ación al respecto.
“ Sr. SA NTAN DER. — Yo he dicho que decde el año 1935 hasta 1945 el
“ señor Ludovico Freude había abandonado sus gestiones para obtener la carta de
“ ciudadanía. ¿Es exacto o no?
“ Sr. CAMUS. — Es exacto, pero conozco las razones que motivaron este
“ hecho.
TÉCNICA DE UNA TRAICION 23

“ Sr. SANTANDER. — Muy bien, señor diputado. Y he dicho también que


“ la Corte Suprema de la Nación recientem ente, en un caso similar, resolvió que
“ no correspondía el otorgamiento de la carta de ciudadanía en esas condiciones.
“ Sr. CAMUS. — Pero hav también un pronunciamiento en pleno de la
“ Cámara Federal de Mendoza, posterior al fallo de la Suprema Corte, en el que
“ afirma que el decreto del P. E. de la Nación no invalida este otorgamiento, sobre
“ todo cuando se trata' de un fallo judicial, que ha pasado a la categoría de cosa
“ juzgada y en el que sólo faltaba el requisito de la notificación.
“Sr. SANTANDER. — Entre la tesis de la Corte Suprema, respecto al otor-
“ gamiento formal de la carta de ciudadanía y la tesis de la Cámara Federal me
“ quedo con la tesis de la Corte Suprema.
“ Sr. CAMUS. — Yo me quedo con la tesis de la Cámara Federal, p oiq ue
“ ee un tribunal de espíritu más am plio y joven, y seguramente m enos tenden.
“ cioso.
“ Sr. SANTANDER. — Después de d ’ez años, en que no creyó necesario
^aclarar 6u situación de alemán o de argentino, el ceñor Freude reción se acordó
“ de la necesidad de obtener su carta de ciudadanía”.
“ Sr. CAMUS. — Yo no hago su d e fe n s a ...
“ Sr. SANTANDER. — Y con respecto a sus actividades y a su argentinis-
“ mo, exhibo a los señores diputados un manifiesto escrito en alemán y firmado
“ por el señor Freude, donde habla de su querida Alemania y de su querido
“ Hitler. Este documento (lo exhibe) lia sido publicado en un diario de la
“ capital y demuestra en forma terminante y definitiva que el señor Freude fué
“ nazi y se acordó de ser argentino después que el nazismo fué derrotado en
“ Europa”.
No obstante la reclamación de los aliados, la denuncia en la
Cámara, la evidencia de que Freude era alemán nazi y que sólo
tuvo en cuenta que había solicitado la ciudadanía argentina diez años
después, cuando se produce la derrota de Alemania. El P. E. con fecha
6 de setiembre de 1946, en forma inusitada, da por terminada la
investigación contra Ludwig Freude; investigación hecha y dirigida
por el P. E., ya que no se hizo lugar a la que se solicitara en la Cá­
mara. En el Apéndice se hallarán más antecedentes sobre Ludwig
Freude.
El P. E., para desagraviar a Freude, por decreto 24/136/46 dis­
pone lo siguiente:
“ Visto la informado por el Departamento de Marina, en expediente 4 F
“ 2500 de 1946 P.R., el Presidente d é l a Nación Argentina decreta:
“ Artículo l 9 — Reconózcase como subteniente de la reserva del cuerpo
“ de Infantería de Marina al ex conscripto clase de 1923 R.A. 2554 R odolfo
“ Eugenio Ludovico Freude. — Firmado: Perón. F. Anadón”.
Se trata del hijo de Ludwig o Ludovico Freude. Es este uno de
los primeros decretos que firmara como presidente constituc;onal el
señor Perón; decreto que transgredía todas las disposiciones de las
leyes orgánicas del ejército, ya que sólo se pueden acordar estos
ascensos en casos de guerra y por acción heroica. Este joven Freude
ocupó, luego, un cargo importante en la secretaría de la presidencia
de la República v tenía la mis?ón, entre otras, de hostilizar a los
judíos y de perturbar los actos de los partidos políticos opositores,
con elementos de la organización nazi.
24 SILVANO SANTANDER

El primer capítulo de este libro puede abrir interrogantes y dis­


cutirse sus conclusiones.
Los hechos referidos podrían tener su explicación por la sim­
patía que ofrendaban al nazismo los hombres que tomaron el mando
de la República en 1943. Si se hubiera jugado limpiamente, hasta
podría ser una actitud plausible: estar con los amigos en la desgra­
cia. Después de todo, ello demostraría nobleza de sentimientos, aun­
que los favorecidos fueran elementos representativos de una ideolo­
gía infernal que tanto daño y dolor ha causado a la humanidad. Pero
es que no se trata de eso. Se ha de convenir, después, que esto es
simple y llanamente tratar de apañar y proteger a los amigos y co­
laboradores de la causa común. Todo ello se hizo y se continúa ha­
ciendo por los vínculos establecidos con mucha anterioridad a los
hechos reseñados v por los inmensos intereses que han estado y están
en juego. En los capítulos siguientes se ha de admitir, para com­
prender con nosotros, que se ha seguido una estrategia adecuada,
eludiendo compromisos internacionales y ganando terreno, en el sen­
tido de lograr una desviación moral e ideológica del espíritu público
argentino.
CAPITULO II

LA DOCUMENTACION DESCUBIERTA EN BERLIN. — INOCENTES JUEGOS


DE ENTRETENIMIENTO. — UN REGALO QUE NUNCA LLEGO H ASTA
HITLER. COMO SE FINA NCIABA LA PROPAGANDA NAZI. — EN PLENA
GUERRA, EL GENERAL FAUPEL ESTUVO EN BUENOS AIRES UN MES ANTES
DE LA REVOLUCION DE 1943. — EL FISCAL GACHE PIR A N AL SERVICIO
DE LOS NAZIS. VIANCARLOS, EVA DUARTE, JUAN PERON, VON DER
BECKE Y GACHE PIRA N RECIBEN DINERO. — U N CRIMINAL DE
GUERRA. — CASO TIPICO. — LA LLEGADA DE SUBM ARINOS. — ORO,
PLATINO, DINERO , ACCIONES, ETC., SIN CONTROL.

INTERESANTES INFORMACIONES LLEGAN DE ALEMANIA

Al finalizar el año 1951, por razones obvias, debimos buscar


asilo en Montevideo, la capital, por antonomasia, de todos los expa­
triados. En el transcurso de veinte años, era ésta la ^tercera vez que
debíamos acogernos a la generosa hospitalidad del noble pueblo uru­
guayo. En estas circunstancias, desde Alemania, nos sale al encuen­
tro epistolar* un ciudadano de esa nacionalidad, de notoria militancia
antinazi que en Buenos Aires, como en Montevideo, había prestado
valiosa ayuda a las comisiones que actuaron en el Uruguay y en
Argentina, bajo el nombre de Comisión de Actividades Nacionales y
Comis;ón Investigadora de Actividades Antiargentinas, respectiva­
mente. Nos hacía saber que las autoridades aliadas, después de la
derrota alemana, habían descubierto en la Cancillería del Reich una
preciosa documentación oficial referente a las actividades nazis en
América del Sur, especialmente en Argentina. Agregaba que los
documentos encontrados fueron llevados por esas autoridades a sus
respectivos gobiernos: Estados Unidos, Rusia, Inglaterra y Francia;
pero, agregaba, que cada vez que se removían escombros iban apare­
ciendo otros. Correspondió a Estados Unidos proseguir la investiga­
ción posterior, por la situación geográfica y política que ocupó en la
zona de Berlín y porque en los campos de prisioneros se hallaba la
mayoría de los miembros activos del nazismo que, ya como embaja­
dores o como jefes de la organización secreta, habían actuado en las
nac:ones de Sudarrrérica. Formalizamos la correspondencia epistolar
y así fué como pudimos apreciar la trascendencia de la documenta-
26 SILVANO SANTANDER

ción recogida y la importancia de las declaraciones hechas por aque­


llos personajes.
Por más crédito que pudiéramos acordarle a nuestro informan­
te, que procedía con todo desinterés, dada la gravedad de los hecho«
que aparecían como comprobados, decidimos visitar Alemania para
llegar al escenario mismo de los acontecimientos y beber en las
fuentes informativas de las que habíamos tenido un anticipo. Así lo
hicimos. En el mes de noviembre del año 1952 llegamos a Berlín
y pudimos convencernos de que lo que se nos había afirmado, res­
pecto a la probanza de aquellas actividades, llenaba con creces todas
las exigencias. El fruto de esta personal investigación es lo que ha
de leerse en las páginas que siguen, bien como relato de las indaga­
ciones hechas por las autoridades aliadas o bien ofreciendo documen­
tos auténticos, cuya veracidad está avalada por autoridades judicia­
les alemanas.

LA DOCUMENTACION DESCUBIERTA EN BERLIN

En el mes de set:embre de 1946, las autoridades de ocupación


de Estados Unidos en Berlín, designaron a los funcionarios Mr. W il­
liam Sidney y Mr. Herbert Sorter, para que hicieran una selección
y estud o de la documentación encontrada en la Cancillería y en
otras oficinas del gobierno alemán. Actuó como traductor y asesor
nuestro informante. (*).
Se trataba de informes confidenciales de diplomáticos y agentes
nazis, enviados desde el teatro de sus operaciones en Sudamérica, al
ministro de Relaciones Exteriores del Reich, a Martin Bormann y al
general W ilhelm Faupel (* ), presidente del Instituto Ibero-Americano
y de actuación también en España. Esos informes sirvieron de base
para interrogar, sobre esas actividades, a los sigurentes jerarcas nazis,
casi todos ellos de visible u oculta actuación en la Argent’na: ex
embajador Edmundo Von Thermann, ex consejero de la misma em­
bajada príncipe Stephan Zu Schaumburg-Lippe, Godofredo Brandt,
Bernahrd Von Wolfersdorff, Gerda Von Arenstorff, Wilhelm Von

(* ) P or un error <íe tra d u cció n , en la p rim era ed ició n , que la C o m isió n


esta d o u n id en se era p resid id a p or el g e n e r a l W illia m D rap er J r . L a verdad es que D rap er
J r ., que er a co n sejero fin a n c ie r o d el g o H ern o m ilita r de A t a d o s U n id o s, en e l m es de j u lia
d e 1947, lle v ó todo lo actu ad o h a sta ese m om en to a W a sh in g to n .
<*) E l secre ta rio de F a u p el, d octor P a n h a r ts , estu v o en B ie n e s A ires en el m es de
agrosto d el co r rien te añ o y com o d eleead o del gob iern o de B o n n , se e n tr e v istó con el
g e n e r a l P e r ó n . L a in fo r m a c ió n de los d iarios o fic ia le s n os h icieron saber que 6e tra ta b a de
u n a g e s tió n para el in terca m b io co m ercia l en tre el gob ierno a rg e n tin o y el alem án de B on n .
M as, la verdad es que Ee h abló d el “ te so r o ” n a z i; el tesoro que lleg ó cuando se p rodujo el'
co la p so n a zi y que a scie n d e a m uchos m iles de m illo n es de p esos. E se tesoro lo m a n ejó E va
D u a r te y Ju an P e r ó n . E stab a form ad o por oro, p la tin o , j« y a s y obras de arte, etc. E s d ecir,
p or los d espojos que lo s n a z is h icieron en E u rop a. A lg u n a s de esa s jo y a s y obras de n rte
e s tá n ap arecien d o en lo s redu ctos que te n ía el g e n e r a l P e r ó n . V a ld ría la p en a que la co m isió n
in v e stig a d o r a h in ca ra e l d ie n te sobre el p a rtic u la r.
TÉCNICA DE UNA TRAICIÓN 27

Pochammer, Ger* Weiz, Herbert Sene, Bernhard Von Jagow, Ge-


rorg Harniach (hombre de confianza de Himmler en Argentina), y
a Erwin S. Schriefer, jefe del frente de trabajo en Argentina. La
tarea se completó con el interrogatorio a los militares y marinos que
también habían actuado en Buenos Aires, entre los que se hallaban
el capitán Dietrich Niebhur y los generales Wilhelm Niedenfuhr y
Frederich Wolff. Cada uno de ellos aportó informaciones precisas
«obre sus actividades y cómplices. Siempre se escudaron afirmando
que ellos sólo obedecían, cumpliendo órdenes superiores.
De todas las declaraciones se hizo un voluminoso expediente y
se enviaron cop’ i« autenticadas a los gobiernos aliados. Ese expe­
diente estuvo en nuestras manos. Los documentos hallados también
fueron distribuidos de acuerdo a las preferencias de los jefes respec­
tivos, y todo lo encontrado con posterioridad a los años 1950, 1951,
por la tirantez existente entre Rus^a y los aliados occidentales ha
s'do archivado en las zonas respectivas. Hemos extraído lo que con­
siderábamos más fundamental a nuestro propósito. Como los infor­
mes eran enviados por agentes que se sentían controlados, cada uno
de ellos respondía a una célula o a un personaje de los que disfruta­
ban de la confianza del Führer. Algunas veces, un mismo hecho era
repetido por distintos conductos con alguna pequeña variante. Pero
lo que más nos sorprend’ó fué la minuciosidad con que se relataban
las cosas más pueriles o las más graves. Se contaba con la seguridad
del envío — siempre por valija diplomática, vía España — y muy
posiblemente se tenía la certeza de que el imperio nazi llegaría al
milenio, descontándose, también, que al finalizar la guerra con el
triunfo teutón, todas las pacones sudamericanas no serían otra cosa
que colonias alemanas. No tiene otra explicación la soberbia y el
cinismo con que se informaba sobre la forma en que se extendía la
red de espionaje, los detalles de I09 hechos criminales que se perpe­
traban, lo crue costaba esa colaboración o ese trabajo y los detalles
que se ofrecían, dando nombres prontos de todos los que se habían
prestado a servir en la s:n’estra organización.
Si fuéramos a emplear todo el material de que disponemos, este
trabajo no tendn'3 fin. Hemos escogido aquél que reputamos más va­
lioso y en el que figuraban las cuestiones más importantes y los
personaies más prominentes del drama. Aun cuando en lo más fun­
damental se hallará la comprobación correspondiente, los demás he­
chos ane relataremos, copiados de los interrogatorios, configuran actos
de fácil comprobación, ya que se derivan u originan de la docu­
mentación que ofrecemos.
Seguiremos el itinerario de los interrogatorios y de la corres*
pondencia descubierta, levantando el telón.
28 SILVANO SANTANDER

UN REGALO QUE NUNCA PUDO LLEGAR HASTA HITLER

Entre el cúmulo de papeles hallados en Berlín, aparecieron unas


notas cursadas entre la Cancillería del Reich y el embajador Von Ther-
mann. Este se empeñaba en que, Hitler, diera audiencia al embajador
argentino doctor Labougle, para que le entregara un regalo que re­
mitía, desde Buenos Aires, el gobernador doctor Manuel A. Fresco.
Todos los esfuerzos que se hicieron en tal sentido resultaron infruc­
tuosos. La tan ansiada entrevista no se producía.
El embajador Von Thermann, con fastidiosa insistencia, ponde­
raba la lealtad v devoción del gobernante bonaerense. Era uno de
los más fieles partidarios del nazismo y como uno de sus mayores
méritos, se señalaba que Fresco, en su estancia de Estación Monas­
terio, tenía instalado el más poderoso transmisor radiotelegráfico, por
medio del cual, se tenía establecida una permanente comunicación
entre la Argentina y Alemania. Se agregaba que Fresco, públicamen­
te, hacía el saludo nazi y que tenía gran influencia ante el vicepre­
sidente doctor Castillo. No obstante, la audiencia demoraba. Siempre
se daban piadosas esperanzas.
¿Qué es lo que había ocurrido, para que esto fuera así? Resulta
que el regalo de Fresco consistía en un facón, estilo criollo, fina­
mente burilado en oro y plata. La vaina de cuero, con dos fotografías
de Rosas y de Hitler. Pero, examinado por un experto de la guardia
de Hitler, resulta que la hoja del facón tenía una leyenda: S olingen.. .
El embajador argentino, un poco avergonzado, al conocer el hecho,
se dió por vencido y explicó cuáles eran las razones que le impidiera
llegar hasta Hitler.
El regalo del ex gobernador Fresco no pudo llegar a manos de
Hitler. Mas Fresco ha sido compensado con creces por el coronel
Perón, pues no obstante que la revolución se hizo contra los gober­
nantes que Fresco tipificaba elocuentemente, ha ocupado y ocupa
cargos de responsabilidad en el gobierno justicialista.
Sobre la marcha, los cantores se han ido uniendo por la tonada.

INOCENTES JUEGOS DE ENTRETENIMIENTO

En el mes de mayo de 1940, en la residencia del embajador


alemán en Buenos Aires, se realizaban animadas tertulias so pretexto
de pasar el tiempo jugando al poker. Se dieron detalles a Berlín. No
se perseguía otro propósito que atraer a los militares argentinos a la
causa nazi. Participaban de esas tertulias los esposos Thermann y
Meynen, príncipe y princesa Schaumburg-Lippe, capitán Niebuhr,
Godofredo Sandstede, conde Luxburg, Ricardo Leute, F. Walter Stad,
Ludwig Freude y Von Simon y, alternativamente, los siguientes m ili­
TÉCNICA DE UNA TRAICIÓN 29

tares y marinos argentinos: generales Von der Becke, Pertiné, Ramírez


y Farrell; almirante Scasso y Teissaire; coroneles Perón, Brickman,
Heblin, Mittelbach, Tauber, Gilbert y González. Ocasionalmente se
hacían presentes también, Carlos Ibarguren y Miguel Viancarlos. El
primero de relevante actuación nacionalista y abogado-jefe del Banco
de la Nación, y el segundo, jefe de investigaciones de la policía
argentina.
La mayoría de estos militares y marinos han ocupado y ocupan
cargos públicos desde el año 1943 en el país. Han sido presidentes,
ministros, interventores, etc. Los únicos que continúan en la función
pública son los señores Juan D. Perón y Alberto Teissaire que son,
respectivamente, presidente y vice de la Nación.
Y qué casualidad: los militares y marinos nombrados siempre
ganaban en el juego. La suerte les favorecía. La ganancia oscilaba
entre cuatro y cinco mil pesos por noche. Pero Von Thermann se
encargó de develar el misterio. Dijo a la comisión aliada:
—“Es claro. Queríamos tener contentos a nuestros amigos. Siem­
pre les dejábamos ganar”.
La Comisión Investigadora de Actividades Antiargentinas tuyo
noticias de estas reuniones. Como no contaba con elementos propios
para comprobarla?, solicitó ayuda a la policía. Esta informó, natu­
ralmente, que no había podido investigar nada. Llegó a nuestro cono­
cimiento que el servicio de inteligencia de los aliados había logra­
do conectar conversaciones de los favorecidos por la suerte. Estos se
burlaban de la inocencia de los alemanes para jugar al poker. No
quisimos aprovechar de esa prueba. Ahora vemos cómo era exacta
la información que nos había llegado. Allí algunos hacían de señuelo.
Otros desempeñaban papeles de ingenuos y otros se encargaban de
ir renovando la concurrencia, atrayendo a oficiales y jefes de todas
las armas.
Luego, estos mismos oficiales fueron los que alternaban en la
mesa del vicepresidente Castillo, cuando éste, desahuciado el presi­
dente Ortiz, se sintió prepotente y habló de la “unanimidad de uno
solo”. Fué entonces cuando se robusteció la política neutralista pro­
eje y allí se le convenció de la invulnerabilidad del ejército alemán,
así como de la imposibilidad de la invasión aliada al continente
europeo.

COMO SE FINANCIABA LA PROPAGANDA NAZI

El agregado de Prensa de la embajada alemana en Buenos


Aires, Godofredo Sandstede, era el encargado de financiar la propa­
ganda nazi por medio de la prensa. Ya la Comisión Investigadora
de Actividades Antiargentinas* a su hora, documentó en qué forma
30 SILVANO SANTANDER

se hacía la operación. Mas esa era otra vía y se desplazaba por otro
conducto. Las comprobaciones de la comisión se relacionaban con el
sector que administraba Enrique Volberg. Ahora estamos en pre­
sencia de lo que Von Thermann comunicaba a Berlín y ratificara
personalmente en el interrogatorio, según la versión del príncipe Sthe-
phan Zu Schaumburg-Lippe, quien manifestó que desde el 24 al 27
de junio del año 1940, ee habían pagado las sumas que en seguida
se mencionan, a los siguientes diarios: “El Pampero”, cheque 682106,
Banco Germánico. $ 66.492.20; “Deutsche La Plata Zeitung”, che­
que 458405, $ 32 910.10; “Der Trommler”, cheque 463802, pesos
24.125.10; “Clarinada”, cheque 463804, $ 23.916.30.
Figuran en esta distribución de dinero dos publicaciones na­
cionalistas, las mismas que lanzaban acusaciones de vende-patria y
de imperialistas a los demócratas argentinos, al prop;o tiempo que
reivindicaban a Juan Manuel de Rosas y execraban a Sarmiento.
Más adelante ha de leerse una carta de Niebuhr en la que habla
sobre la forma en que se difundía la propaganda alemana en Sud
América.
El ex embajador Von Thermann, haciendo ironía sobre su ex­
aliado, el director de “El Pampero”, José Osés, que sin interrupción
ha venido desempeñando un alto cargo en el Ministerio de Obras
Públicas, manifestó:
“—Ese Osés era un barril sin fondo. .

EN PLENA GUERRA, EL GENERAL FAUPEL ESTUVO EN


BUENOS AIRES DE INCOGNITO. ESTALLA
LA REVOLUCION DEL 4 DE JUNIO

A mediado« del mes de abril de 1943, cuando la guerra ya iba


definiéndose a fuvor de las nac!ones aliadas, el general Faupel, que
tenía el cuartel general de espionaje en España, emprende viaje
hacia Buenos Aires. De los relatos que en ese sentido hicieron Von
Thermann y el xloctor Haggen, que actuaba como secretario del Insti­
tuto Ibero-Americano de Berlín, transcribimos unos fragmentos de
sumo interés. Se leerá, luego, un documento en que se precisa qu;én
desempeñó un importante papel en estas circunstancias. Dicen los
declarantes:
“ El general Faupel, acompañado de Godofredo Sandstede, a m ediados de
44 abril de 1943, se embarca en un submarino en el puerto de Cádiz. Llegó a la
“ Argentina en la madrugada del 2 de mayo. A llí lo esperaba el almirante
“ Scasso en un lugar preestablecido. Fué alojado, Faupel, en la iglesia evangélica
“ alemana de la calle Esmeralda, de la ciudad de Buenos Aires.
“ El propósito del viaje, entre otros, era poner a buen recaudo las fortunas
“ nazis y a los crim inales de guerra.
TÉCNICA D F. UNA TRAICIÓN 31

44 Entre las personas con quienes conversó Faupel, durante su permanencia


“ en Buenos Aires, figuran los siguientes personajes: conde Luxburg, Ludwig
“ Freude, R icard o' Leute, Enrique Volberg, los generales V on der Becke y Per-
“ tiné, los coroneles Perón, Mittelbach, Brickman y Tauber, así como los doctores
“ Fresco e Ibarguren. En la noche del 8 de mayo de 1943, Faupel y Sandstede
“ se embarcaron cerca de Mar del Plata, en el mismo submarino que los había
“ conducido desde Cádiz, llegando a este puerto a fines de mayo.
Von Thermann declaró que él no se enteró de esta visita sino un
tiempo después. Exclamó:
“—Fué una buena operación”.
El 4 de junio de ese mismo año estalló la revolución que debió
adelantarse, según lo ha expresado recientemente el coronel Perón.
Es muy posible que ese adelanto responda a las siguientes circuns­
tancias, siempre según los dichos de Von Thermann y Haggen:
“ El motivo verdadero de la visita de Faupel fué hacer de la A rgentina,sun
44 centro seguro para el futuro, en la certeza de la derrota. Faupel le habría dicho
“ a Perón: es posible que perdamos la guerra. En este caso Ud. y sus amigos
44 que se han com prometido con nosotros, van a ir a parar a un tribunal inter*
“ nacional, acusados por alta traición. La única manera de evitarlo es apoderarse
“ del poder y mantenerse en él cueste lo que cueste”.

En el mes de mayo estuvo Faupel en Buenos Aires. En junio


se pronuncia el G.O.U., el G.O.U. que orientaba y dirigía, el G.O.U.
que sabía adónd^ iba, según el cartabón de la circular que hemos
mencionado y sobre lo cual no tenía ninguna información la mayo­
ría de los m il;tai*es que participaron en aquel movimiento A ellos no
les puede llegar ninguna recriminación por las consecuencias desas­
trosas' que estamos soportando, pues paulatinamente fuéron desalo­
jados de las posiciones que ocupaban. Estuvieron ausentes de la ma­
quinación funesta. El primero de ellos a quien no puede rozarle
ningún cargo, es al general Rawson, que fué un patriota.
El conde Luxburg, con fecha 17 de jun;o de 1943, por interme­
dio de la embajada española en Buenos Aires, envía el siguiente
telegrama hallado en el archivo del general Faupel:
“Los amigos argentinos han coronado su empresa con un éxito
pleno y seguro. — Luxburg
Como no es nuestro propósito hacer una exégesis del movimien­
to del 4 de junio, nos concretaremos a enumerar los hechos que se
han sucedido con cronométrica exactitud, precisando todas las cir­
cunstancias y señalando el origen de las versiones. Pero a medida
que avanzamos h i de quedar en el espíritu del lector la certidumbre
de que nuestras aseveraciones tienen un serio basamento. Para ello
nos vemos obligados a ordenar el material de que disponemos, no
en el orden de las féchas de los documentos, sino en función de
elementos convincentes, que aclaran todas las situaciones.
32 SILVANO SANTANDER

EL FISCAL GACHE PIRAN, AL SERVICIO DE LOS NAZIS

El doctor Belisario Gaché Pirán, fiscal, en febrero de 1941, por


orden del P.E., impelido a su vez por los embajadores aliados, acusa
como espía nazi a Ludwig Schultz Hausmann, ante el juez federal.
Las pruebas son irrefutables. Schultz Hausmann era un agente muy
cotizado. Pero como aquél — el fiscal—, colabora en el servicio de
espionaje nazi, intenta retirar la acusación. El juez no hace lugar a
este pedido. E l P.E., a su vez, en setiembre de 1945, aplica la ley de
expulsión a algunos súbditos alemanes de menor cuantía, para no
quedar en descubierto ante las reclamaciones de los aliados. La pro­
pia embajada de Alemania había intervenido para que Schultz Haus­
mann fuera liberado, pues se corría el peligro de que pudiera hablar.
E l conocía las conexiones existentes entre el servicio de espionaje y
los agentes argentinos. Con fecha 10 de noviembre de 1945 se de­
creta la expulsión de Schultz Hausmann y un mes más tarde fué
encontrado muerto en el cuartel de bomberos de La Plata. Niebuhr
había ordenado que se le aplicara la “cláusula imperativa”. La cláu­
sula imperativa en el lenguaje nazi es la pena de muerte. Se hallará
entre los documentos que publicamos una carta de Niebuhr a este
respecto.
Más adelante se agregarán otros datos respecto a Gaché Pirán.
Sin embargo, no está demás que adelantemos que éste, descono­
cido y sin actuación política, fué nombrado ministro de Justicia
e Instrucción Pública en el primer gabinete del general Perón. En
la relación de hechos, el conde Luxburg expresó lo siguiente, a
Sanstede:
“—Había que premiar los servicios de Belisario”.

MIGUEL VIANCARLOS, EVA DUARTE, BELISARIO GACHE


PIRAN, EL GENERAL CARLOS VON DER BECKE Y EL
CORONEL JUAN DOMINGO PERON RECIBEN
DINERO DE LOS NAZIS

En Berlín, cuando leíamos el expediente de las declaraciones


de Von Thermann y Schaumburg-Lippe, especialmente, que eran los
que manejaban los fondos para el pago de los agentes al servicio del
espionaje nazi, confesamos que sentimos mucha pena y nos parecía
inverosímil lo que veíamos. Todo era posible, por deformación men­
tal o por conformación mental y espiritual nazi. Es fácil caer en pen­
diente frente a una causa triunfante. Mas llegar a ensuciarse las
manos recibiendo el pago del servicio prestado como cualquier tra­
ficante irresponsable, vistiendo, como algunos de los que recibían el
TÉCNICA DE UNA TRAICIÓN 33

«Ptipendio, el uniform e militar, nos resultaba inconcebible. Sin em ­


bargo, nos debimos rendir a la evidencia. Ahí están los testimonios,
y ambos declarantes viven en Alemania, La comunicación donde ee
daba cuenta de una inversión de 500.000 pesos — que sirvió de base
para el interrogatorio, — se encontró en la Cancillería del Reich. (*)
En las circunstancias y fechas que ya hemos dado — setiembre
de 1946, — la comisión que integraban los señores Sidney y Sorter,
obtuvo las siguientes declaraciones de Schaumburg-Lippe y Von
Thermann. El primero tenía la administración de las cuentas ban-
carias de la Embajada en Buenos Aires:
“ LA COMISION. — Puede decirnos, señor Schaumburg-Lippe, ¿qué eignifi-
44 ca esta comunicación de la embajada de Buenos Aires, dando cuenta de la
44 inversión de 500 mil pesos para propaganda, después de haber quedado bien
44 precisada la otra partida que se destinó a loß diarios?
44 SCHAUMBURG-LIPPE. — Nosotros teníam os un manual de instrucciones
44 secretas para la propaganda. En él se indicaba que. en general, cada vez que
44 se intentaba influir con medios materiales a ciertas personalidades extranjeras,
44 sería necesario velar por que la operación no dejara rastros en parte alguna.
*S ó Io se deberían hacer, pues, entregas en metálico y en propia mano.
44 LA COMISION. — Lo que no ha im pedido en todos los casos que ustedes
44 dieran cuenta de distribución de fondos y su cuantía a personas al servicio del
“ nazismo. ¿Podría usted. 6Í lo ayudamos, recordar a quiénes usted entregó dinero,
“ dándole la fecha v los números de cheques?
44 SCHAUM BURG-LIPPE. — Ahora, después del desastre es distinto. D iré
44 la verdad de lo que sé.
“ LA COMISION. — Ha entrado usted en razón.
En estas circunstancias se pasa a un breve cuarto intermedio,
para revisar un cúmulo de papeles. Después de coteiar las distintas
comunicaciones que por varaos conductos llegaban a Berl/n. en algu­
nos casos repetidas, se reanuda el interrogatorio y es entonces míe
Schaumburg-Lippe manifiesta que está en condiciones de hablar,
porque toda la documentación que se le enseña lo ayuda a recordar
bien todas las cosas, por la jerarquía de las personas en danza.
“ LA COMISION. — Puede hablar, y aquí tiene usted los números de los
44 cheques al portador cobrados por usted, advirtiéndole que se trata de cheques
u contra los bancos Germánico y Alemán Transatlántico de Buenos Aires.
44 SCHAUMBURG-LIPPE. — Hablaré. Precisaré todas las circunstancias, debien*
44 do agregar que esas sumas fueron entregadas por orden del embajador Von
44 Thermann quien, a su vez, recibía órdenes para que así procediera. He aquí
44lo que personalmente recuerdo:
44 Cheque número 463801 del 24-6-941. $ 2S.000.00 firmado, cobrado por
“ mí, igual que los otros, a Miguel Viancarlos.
“ Cheque número 463803 del 26*6^41. $ 33.600.00 a Eva Duarte.
“ Cheque número 682113 del 28-6-941, $ 50.000.00 a Belisario Gaché
44 Pirán.
“ Cheque número 682117 del 30-6-941, $ 200.000.00 al coronel Juan
“ Dom ingo Perón.

(* ) La su m a to ta l de estos p a rcia les n o coincid e con la p a rtid a de $ 500.000 ex p resa d a p or


la C om isión , ni con la de 550.000 referid a en la copia fo to g rá fic a del protocolo a g reg a d a en
p a g in a 34. porque el propio S ch au m b u rg-L ip p e co n fie sa , que só lo recordaba la s e n treg a s que
d eta lla en su d ecla ra ció n .
34 SILVANO SANTANDER

COPIA D FL PROTOCOLO EN QUE CONSTAN LAS


DECLARACIONES DE LOS JEFES NAZIS

b«im 'arce o e r o in ic o une ~iéjtoo *ef t «&


.^e*l«&koáÍe& der Deutschen ^ te o h & f t. 134« ehemalig«
&*r&* voa A x en eto rfi hat aenr pr&siee in c a le n g*m«ohfc über Ifcre aSriiv#
Mitwirkung b«l der V e rte ilu n g der von d ie se n Kenten abgehobenen <?»lder
während Ihrer T ä tig k e it a la le g a tio n a r a t an der Deutschen Bet«oh*£t in
¿¿rgeatinien» *aa haben S ie daau zu sag«»:?"

YerfUgungabere ch t i g t Ober d ie G elder d ie se r d p esialk on ten wäre» s»¿* 1


e ra t der B o tsch a fter F reih err von £h*r*w*n sud*«?sn%n a l t Herr» Ludwig ¡
Freude« Hach der Abberufung de» >>otscrafters gin g d ie YerfU^un^absrmhX'X* ’
gung ~ »«an ic h mich rech* erin n ere durch e in e besonder« der
ItelahaJuuuelet - a u f Graf Karl von luxbur* Uber, « e in « T ä tig k e it b#*¿hráí?#M
fc« «lob darauf, sea&ß den Anweisungen d ie s e r Herren d ie 3oh#«k« anas«- M
« t e i l e n , s i e p e r sö n lic h ein a u lS a e» , das «argeld -len mir b eaaiaim eien «***?
»aa«n ohne Ö uittung auaanhaa&i&e» »and ansch ließend dem BotaehA fter
Graf Inatbur* d ie e r f o lg t e Aushändigung de# Gelder s c h r i f t l i c h «ft ¿»elsSesu
jriöh »ein en l e i d e r nur im ro ll» tm á í& erhalten, geb lieb en en Auf « e ie h&v&¿>ea
«lad a«*, von den in der l e t t e n "uniwoebe 19*1 von « ir p e r sö n lic h «In g e- 1
lö s t e n Scheck* k von rund 5S0UÜÖ,- 2»«:aoa folgen d e de t r ig a au»*#-
**fe£t worden: f
an Oberst ¿uan homingc Perdn kOmQ0,~ P«**>a •
'^a. l'rü u le in Eva I z a r te 336O0v~ *
«ss ■: - ■: ••- . -: . i 50000,~ *
** ¿«n Cbef der K rim in a lp o lizei* ^igu«.I 7j:Anearle» 2%KX,~ *
a& den^Ju*ti*~V«rtrÄuen_Äiftaiift Ür*ti#ii*Ääri« >wbe Plrárs 50000*- *
Hit der £ahlun# *sies*r ^«tr£~e war der Auftr*^ v»r^^a.d«n, dl« ,
. Rannen« A rbeit der p*ur1 antant**rii»cl er. r t«r*u¿hu^»K »4m *«laft ar* bl-: ~
•: '• ••*?*ö tind in He» saS^bender; » r * - A* - . vad > 14 ■*
'■**»»11#* _Bti^9mri :• ;:ci^r d |* : • :•>/ r ♦
Copia facsimilar del resumen de las declaraciones de Schaumburg-Lippe
von Innen b ish er gemachten aa&aheá zur I-'r&ge der öpc^iaJLif.Oiiwyn
beim naneo Germánico und 3snco ¿lemán T ransatlántico •waren durch- ’
aus ungenügend» Die von Ihrer früheren Sekretärin Gerda von Aren­
s to r f f und dem« Prinzen 'Stephan -zu ¡3chö#nburg~Üppe sur Sache g e -
"machten Aussagen beweisen, dai3 S ie mehr darüber wisaen a ls b ish er
au^egeben.
"»Thermann: <Vie b e r e its au P rotokoll gefaben* habe iob vor meiner Abreise von
Argentinien meinem Nachfolger im Mnt, dem Gesandten Dr*Meynen,
säm tliche amtliohen Unterlagen Übergeben* i.teine nach Deutschland
mit/rebrachten privaten I^otisien sind oei einen: <ombenanferiff auf
Berlin v e r n ic h te t worden, sodaö ich le d ig lic h das noch aussagen
ka)in, was mir in der Erinnerung b a ilen geblieben ist^ 2s sti»nmt.
* daB ich zusammen mit Bern) Freude über die Spesiallconten verfugte*
Hs stimmt w e iter h in , óa¡; diese: Helder bestimmt waren fü r den
. Zweck, den;tenigen .«.ir^entinisch-en .il i t f t r s und o llt ik e r n , die an
ein er Aiífreohterl-altimf,. freundsc’ nf tlic" ^r ^esieiiwngen «u den
AchsenmH.cht^n in te r e s s io r t waren, f in a n z ie lle :e ih il f e fü r ihre
v i e l f ä l t i g e Arbeit r,»-< : ov-hren. Art wen ivlloo während « ein er Amts­
z e it a ls íctcc* a fte r in Argentinien ^«»aidt worden i s t und w ie­
v i e l , kann ich aus .»er -riiniernnn heraus n ich t mehr sagen. Ich
gehe aber fju, da^ die /tm FrUulein Gerda von Arenstorfr und' dem
Frinaen Stephan m Sohauraburg-Lippe darüber gemachcen Angaben im
Großen und ganss^n den ”atcrclon en tsp rec-en. Spionageaurtra*«
habe ich n ie e r t e i l t ; dafür vnr 1apitün zur ^ee iebuhr ^tjst.tndig,
der naoh direkten Weisungen des Ad.Miráis C l a r i s a r b e ite te und

El ex-embajador von Therm ann ratifica la entrega de dinero


TÉCNICA DE UNA TRAICIÓN 35

“ LA COM ISION.— ¿Qué más nos puede decir sobre el particular?


“ SCHAUMBURG-LIPPE. — Quizá el Barón Von Thermann pueda ampliar
44 estas inform aciones.

44 LA COMISION. — Señor Thermann, después de enterarse de lo que nos ha


44 corf#» Mrlo S»‘lií>” ?nhnre Lippe ¿que podría usted decirnos?
a VON THERM AN. — Por el sistema de nuestro trabajo, yo recibía órdenes.
( ‘OMISION. — Usted, el embajador, ¿recibiendo órdenes?
“ VON THERM AN. — En efecto. Ustedes trabajan en distinta forma, por
'“ eso le< llamu lo atención. Uno de los ordenanzas de la embajada era el repre-
'‘ sentante pe-snnnl de Himmler y uno de mis valets. nunca pude saber cuál, era
44 el hombre de mayor jerarquía del servicio de espionaje que estaba en comn-
44 nimcioi» «lireriii con la Cancillería del Reirh.
“ LA COM ISION.— Bien. Pero concrétenos si recuerda algo de lo que ha
44 referido Schaumbirg-Lippe.
“ VON THERM ANN. — Yo he perdido mis apuntes personales. En clave,
■“ llevaba las anotaciones sobre estos actos de soborno.
“ LA COMTSTON. — ¿Adm ite que era para soborno que se entregaba dinero?
“ VON T H ER M A N .— ¿Qué otra explicación iba a tener? Sobre esos che­
r q u e s, precisamente, no puedo harer una afirmación categórica que sea así. Admi-
44 to, sin embargo, que haya podido ser así. porque todas esas personas han sido
MnUPK,rOS » > <rr*c
“ LA COMISION. — En el mes de julio de 1941, usted, como embajador,
“ comnnicab;i ji la Cancillería qne entre los días 24 y 30 de junio de 1941, había
“ dispuesto de 500 mil pesos. E«e dinero, ¿fué distribuido en la forma que ha
“ indicado Schaumburg-Lippe? ¿Fué a«í?
“ VON THERM ANN. — La nota lleva mi firma y todo me hace ver que ha
“ sido así. Esos eran enlares de Niebuhr. Con posterioridad me he enterado de
44otrnc rocnc rmr ignoraba.
“ LA COM ISION.— ¿Como, por ejem plo?
“ VON T H E R M A N N .— La estada del general Faupel en Buenos, Aire3 en el
mes de mayo de 1943, cuando aún estaba en la Argentina. De ello me enteré
4< mucho tiempo después”.
Luego, en el interrogatorio siguen otras informaciones que no
tienen mayor importancia. Queda, ahí, una prueba candente: Mi­
guel Viancarlos, alto emplearlo policial; Eva Duarte, que luego fué
esposa del coronel Perón: Belisario Gaché Pirán, ministro de Justicia
e Instrucción Pública; Juan Domingo Perón, coronel, actual general
y p resien te de la República, aparecen recibiendo dinero por servicio
de espionaje prestado a los nazis.

UN CRIMINAL DE GUERRA EN BUENOS AIRES

Franz Rademacher había actuado como agente especializado en


sabotajes. Luego fué trasladado a Aleman:a. Después del derrumba­
miento se le buscó con insistencia. Fué encontrado en Baviera, con
nombre falso. La Corte de Nüremberg lo condenó a tres años de
prisión por haber dirigido la matanza de 1.300 judíos en Servia.
Huyó de la cárcel. Llegó a la Argentina mediante la ayuda del
36 SILVANO SANTANDER

gobierno de este país, y, actualmente, con otro nombre, revista como


técnico del Instituto Aerotécnico de Córdoba, donde también se en­
cuentran los coroneles Rudel y Galland, como hemos dicho.
A propósito de este Franz Rademacher, la agencia telegráfica
A.F.P., con fecha 12 de abril de 1953, distribuyó el siguiente cable
publicado por los diarios de Montevideo:
“ Karlsruhe, 12. (A .F .P .) .— Los servicios del procurador general del tribu­
n a l federal anuncian que el consejero de la legación en W iihelmstrasse, doctor
“ Karl K lingenfuss, acusado con su jefe Franz Rademacher de haber contribuido
“ a la ejecución de judíos durante la última guerra, aceptó trasladarse a Alemania
“ para ponerse a disposición de la justicia. El doctor Klingenfuss, que es actual*
“ mente síndico de la Cámara de Comercio Germano-Argentina, en Buenos Aires,
w 6e había tugado a la América del Sud, en 1945. Aceptó comparecer al tribunal.
14 Franz Rademacher, bajo las órdenes del cual se encontraba KJingenfu*s,
“ dirigía antes de 1945 la oficina de asuntos judíos en la Wilhelmstrasse. Había
“ sido condenado a tres años y cinco meses de prisión, en marzo de 1952, por el
“ tribunal de Nüremberg, por haber hecho ejecutar a 1.30U judíos. Puesto en
“ libertad provisoria a la e«pera de la revisión de su proceso, eludió después todas
u las investigaciones de la policía. Está actualmente en Buenos Aires”.

CASO TIPICO DE COMO ACTUABAN LOS NAZIS EN


LA ARGENTINA
Procedentes de la Embajada alemana en B. Aires se encontraron
numerosas comunicaciones en las que se daba cuenta, hasta con los
detalles má*j pueriles, de los actos de sabotaje practicados por el ser­
vicio de espionaje En la capital de la República, en los años 1941 y
1942, arreciaron los incendios. Todo era obra de Ja organización
siniestra. Se enviaban al Reich los diarios argentinos donde se regis­
traban Is crónica* respectivas. Hemos de pasar por abo todo esto,
para detenernos en un caso muy particular.
El general Manuel Calderón, prestigioso militar argentino, de
notoria lealtad a los principios de la Constitución de 1853 — como
que es entrerriano, — había prestado una valiosa colaboración a la
Comisión Investigadora de Actividades Antiargentinas. Tuvo una
incidencia muy comentada en ciertu conferencia secreta que diera
el general alemán Wolff, y no tenía inconveniente en proclamar su
fe antinazi. Por todas estas causas, era estrechamente vigilado por
el servicio de esoionaje nazi. Quizá por ser demócrata, se le envió
a la ciudad de Río Cuarto, en la provincia de Córdoba, a cargo del
comando de caballería.
Pues bien, se encontró una comunicación en Alemania, donde
se expresaba que el día 4 de mayo de 1943, se le incendió la sede
del comando que estaba instalado en el segundo piso de un edificio,
en cuya planta Laja se encontraba una tienda. Los nazis dieron
cuenta de toda la finca, para tratar de destruir alguna documen­
tación que se creía en poder del general Calderón. Queda así expli­
cado un hecho que, en su hora, preocupó a toda la población de
Córdoba.
TÉCNICA,DE UNA TRAICIÓN 37

LA LLEGADA MISTERIOSA DE SUBMARINOS


Después de la rendición de Alemania, llegaron a Mar del Plata
dos submarinos que se entregaron a las autoridades argentinas. Esto
ocurría en el mes de julio de 1945. Los diarios “La Prensa” y “La
Nación”, de Buenos Aires, recogiendo informaciones de la costa sud,
dijeron que los jubmarinos que habían sido vistos eran más de dos.
La op’nión pública fué soliviantada y nunca pudo descifrarse el
enigma, porque las autoridades argentinas, por lo que se ha podido
ver hasta ahora, estaban en el secreto, protegiendo los restos del
nazismo en dispersión. “La Prensa” publicó un editorial al respecto,
que se inserta en el Apéndice. Hoy podemos referirnos a estos hechos
con los antecedentes descubiertos en Berlín.
El 10 de ju lij de 1945 lle¿a al puerto de Mar del Plata el sub­
marino alemán U.530, y el 17 de agosto del mismo año lo hacía
el submarino U.977. Ambos se rindieron y fueron transferidos por
el gobierno argentino al de Estados Unidos, de acuerdo a compro­
misos internacionales. Pero, según testimonios que hemos de citar,
entre los días 23 y 29 de julio de 1945, llegan clandestinamente
otros dos submarinos a la costa patagón;ca. Así lo declaran los ex
marineros del “Graff Spee”, Rodolfo Gualter Dettelman y Mariano
Alfredo Schulz. Agregan que ellos recibieron órdenes del segundo
comandante del “Graff Spee”, capitán Kay, para trasladarse a la
Patagonia a fin de prestar servicios especiales. Así lo hicieron y
no recuerdan bien el sitio dónde fueron llevados, pero saben que
se alojaron en una de las estancias de la compañía Lahusen, no
molestada por la Comisión de Vigilancia de la Propiedad Enemiga,
por expresa decisión del P.E Manifiestan, además, esos marineros,
que en la fecha que hemos citado, llegaron dos submarinos. Descar­
garon muchos cajones pesados que fueron conducidos a la misma
estancia, en ocho camiones. Por lo que ellos pudieron entender, se
trataba de una carga valiosa que venía de Alemania. En botes de
goma, más tarde llegaron a la costa ochenta personas. Algunas de
ellas, por la forma en que daban órdenes, muy importantes. Los dos
ex marineros viven actualmente en la zona occidental de Berlín.
Los marineros del “Graff Spee’\ teóricamente, estaban inter­
nados. Sin embargo, se los empleaba para todo, hasta para esta clase
de trabajo, en el ritmo coordinado del servicio de espionaje. En estos
submarinos se trajeron riquezas invalorables y a éstas se las denominó
el “tesoro nazi”.
38 SILVANO SANTANDER

DINERO, TITULOS, ORO. PLATINO QUE ESCAPARON A


TODO CONTROL

¿Qué contenían esos pesados cajones desembarcados de los sub­


marinos? Ello no ha podido saberse. Pueden hacerse muchas presun­
ciones, pero nada más que presunciones. Lo que sí es fácil deducir,
es que la carga no era de plumas, ni de elementos vaporosos. En cambio
podemos hacer referencias concretas a otro aspecto de las activida­
des nazis, después que Alemania fuera derrotada: la económica y
financiera. Haremos una reseña de lo que consta en los archivos
encontrados por las aliados en Berlín, así como de otros testimonios,
igualmente valiosos, sin perjuicio de que dediquemos un capítulo
especial a este aspecto del problema.
Depósitos indebidos. — Gerda Von Arenstorff, actuó en la Em­
bajada alemana en Buenos Aires, hasta el año 1944. Era un elemento
muy valioso para adiestrar mujeres en el servicio de espionaje. Entre
ella y el capitán Niebuhr, atrajeron a Eva Duarte para aquel servi­
cio. Así lo declaró Gerda a la comisión aliada, en circunstancias que
fuera interrogada con los otros integrantes de la embajada nazi en
Buenos Aires. Actualmente vive en Berlín, en la zona inglesa. Hizo
en esa oportunidad una interesante y curiosa revelación.
En febrero de 1944, expresó a la Convsión, Gerda Von Arens­
torff, antes de nue el personal de la Embajada se embarcara por
la ruptura de relaciones, en los bancos de Buenos Aires, con el con­
trol del Banco Central, la Embajada tenía un depósito de 47 m illo­
nes de pesos, que había que hacer desaparecer. Con la complicidad
del Banco de la Provincia de Buenos Aires, se hizo una transferencia
de esa suma a nombre de personas de confianza, hasta cubrir dicha
cantidad.
Después de la declaración de la señorita Von Arenstorff, la Co­
misión comunicó esta novedad al gobierno norteamericano. Este se
dirige al gobierna argentino y en el año 1950 se le entrega a Estados
Unidos esa suma de 47 millones de pesos que los alemanes, con la
complicidad del gobierno argentino, habían intentado sustraer al
control aliado.
Cajas fuertes con oro y platino. — En febrero del año 1944,
antes de la ruptura de relaciones, la Embajada alemana, sin con­
tralor del Banco Central, tenía siete cajas fuertes en el Banco Ger­
mánico. En ellas, según comunicaciones encontradas, se guardaba
oro acuñado por valor de 68 millones de pesos, y platino por valor
de 47 nrllones. Las llaves estaban a cargo de O. Mevnen y Ricardo
Leute, este último muerto en forma misteriosa en Buenos Aires, en
TÉCNICA DE UNA TRAICION 39

el mee de diciembre de 1952. Sobre estos valores no existe ningún


otro antecedente, Quedaron en Buenos Aires, sin contralor.
Em préstito argentino. — En el mes de agosto de 1943, el go­
bierno militar del general Pablo Ramírez, lanza un empréstito por
la suma de 300 millones de pesos. Con dinero alemán, administrado
por los jefes del espionaje, se adquirieron títulos por un valor de 58
millones de pesos. Esos depósitos, en títulos, se hicieron a nombre
de distintas personalidades argentinas, de notorias afinidades con el
nazismo. Todo esto consta o debe constar en el Banco Central de la
República. Nos abstenemos de dar sus nombres, a la espera de que la
Comisión Investigadora, lo haga. Hay que desenmascarar a los ins­
trumentos del nazismo.
Títulos hipotecarios, — Fué hallada una comunicación del mes
de marzo de 1944, firmada por Ludwig Freude —que desempeñaba
entonces las funciones de embajador nazi ante el gobierno argen­
tino— en que da cuenta a Bohle, jefe de la propaganda en el
extranjero, que en un banco de Buenos Aires se habían hecho depó­
sitos por valor de $ 37.660.000 a nombre de alemanes y argentinos
nazis. Entre ellos figuraban Enrich Doerge (* ), ex-secretario de
Hjlman Schacht, conde Librecht Blacker y Rodolfo Obermuller. Se
firmaron contra-documentos a nombre de Ricardo Leute, muerto mis­
teriosamente en el año 1952.
Acciones de la C.A.D.E. — Cuando los naz^s invadieron Holanda
encontraron acciones de la C.A.D.E., empresa que suministra energía
eléctrica a la ciudad de Buenos Aires, por un valor de $ 48.670.000
que se enviaron a Buenos Aires. No se hallaron otros antecedentes.(*)
Industria azucarera. — Desde Buenos Aires se informa, en
diciembre de 1944. que fué entregada a la compañía Hervin y Palla-
vicini & Cía., la «urna de $ 7.000.000.
Acciones de la Unión Española de Explosivos. — En el mes de
abr?l de 1944 se enviaron a Buenos Aires acciones de la S. A. Unión
Española de Explosivos por un valor de cinco millones doscientas cin­
cuenta mil pesetas oro. Estas acciones fueron depositadas por Ínter­

in) E n rich D oerge, en el año 1949, fu é asesin ad o en B uenos A ire s. E sta ir.uorte ^miste­
riosa, fu é s ile n c ia d a . D oerge d esem p eñ ó un im p ortan te papel en la re estru ctu ra ció n del
sistem a b ancario a rg e n tin o , y por ello, con p artid as secreta s, durante los años 1946 y 1947,
el B an co de C rédito In d u stria l, le ab onó la s su m as de $ 50.000 y $ 30.000, resp ectiv a m en te.

(*) E l régim en ju stic ia lis ta ha hecho m érito de la n a cio n a liza ció n de los serv icio s
p úb licos. E n el a rticu lo 40 de la C o n stitu ció n reform ad a, en su p arte resp ectiv a , dice lo
B ig u ie n te:
. . los serv icio s p erten ecen o rig in a ria m e n te al E stado y bajo n in g ú n co n cep to
podrán ser en ajen ad os o concedidos p ara su ex p lo ta c ió n . Los que se hallaren en poder de
p a rtic u la res serán tra n sferid o s al E stado, m ed ian te com pra o ex p ro p ia ció n con in d em n i­
zación p revia, cuando una ley n a cio n a l lo d eterm in e . .
S in em b argo, el servicio de la en ergía eléctrica de B u en os A ires no fué n a cio n a liza d o
o esta tiza d o . La C .A .D .E . fu é respetada com o entidad p rivad a. P a r te d el secreto lo h a lla ­
m os en e sta s accion es, por valor de 48.000.000 de p esos. Los fa la n g is ta s esp a ñ o les y_ lo»
n a zis a le m a n e s, resu ltan fu ertes a cc io n ista s. A d em ás, el ex em bajador en B u en os A ires,
Mr. M essersntóth, resu ltó p resid en te de la E m presa Luz y F u erza de M éxico, que a ig u a l
que la C .A .D .E ., in te g r a n e l “ H olding” S .O .F .I.N .A .
40 SILVANO SANTANDER

medio de Theodor Malfranc y actualmente están a nombre de Her­


mán Schmitz.
Ingenio San Martín del Tabacal. — Existe una comunicación
firmada por el embajador Von Thermann dando cuenta de que el
doctor Guillermo Zcrraquín suscribió acciones del ingenio San Martín
del Tabacal por un valor de $ 8.500.000. Estas acciones fueron adqui­
ridas para Gustavo A. Rappard, apoderado de la empresa Krupp.

Ya liemos entrado a comprender, en este capítulo, muchas cosas


que antes parecían indescifrables. Faupel estuvo en Buenos Aires en
mayo de 1943 y a los poco« días estalla la revolución del 4 de Junio.
Si esto se relaciona con todo lo demás, ¿qué decir de esas sumas tan
valiosas que están sirviendo para los gastos de la propaganda nazi?
¿Qué decir de esob personajes que se prestaron para faenas tan infe­
riores?

o
CAPITULO III

LOS DOCUMENTOS OFICIALES HALLADOS EN BERLIN. — DISTRIBUCION


DE LA PROPAGANDA EN SUD AM ERICA. — CUDOFREDO SANDSTEDE
ELUDIO A LA COMISION INVESTIGADORA DE ACTIVIDADES ANTI ARG EN­
TINAS, MERCED A LA AYUDA DE EVA DUARTE. — EL CAPITAN NIEBUH R
ABANDO NA LA ARGENTINA POR CONSEJO DEL MINISTRO RUIZ G UIflA-
ZU. — UN INFORME DE MEYNEN SOBRE LA REVOLUCION DEL 4 DE
JUNIO. — “TODO LO QUE HASTA AHORA SE OPONIA, DICE, HA SIDO
DERRIBADO POR LA FUERZA”. — EL GENERAL FAUPEL DA CUENTA
DEL ACCIDENTE PROVOCADO QUE COSTO LA VIDA DEL MINISTRO
INGLES YENCKEN. — DE LA ARCENTINA, AGREGA, TENEMOS NOTICIAS
MUY AGRADABLES. — LOS “ASES” DE LA AVIACION ALEMANA. GALLAND
Y RUDEL EN LA ARGENTINA. — A RUDEL SE LE PROCLAMA FÜHRER
EN BERLIN. — EL GOBIERNO INGLES DENUNCIA UN MOVIMIENTO NAZI
EN CONEXION ENTRE BERLIN, ESPAÑA Y LA ARGENTINA. — LUDW IG
FREUDE. MINISTRO NAZI EN LA ARGENTINA, A PESAR DE QUE ESTA,
OFICIALMENTE, HABIA ROTO LAS RELACIONES CON ALEMANIA. — LAS
NEGOCIACIONES CON ESTADOS UNIDOS, INSPIRADAS POR LOS NAZIS. —
UN COLLAR DE BRILLANTES PARA EVA DUARTE. — LA PAZ POR SEPA-
RADO Y UNA OPINION DEL CORONEL PERON. — LOS BIENES ALEMANES
EN LA ARGENTINA. — PERON EXIGE MAS DINERO.

UNA CARTA DFL CAPITAN NIEBUHR AL GENERAL FAUPEL,


EN LA QUE SE DA CUENTA DEL ASESORAMIENTO DEL
DOCTOR GACHE PIRAN

Ofrecemos l<i copia facsimilar de una carta enviada desde Bue­


nos Aires por el capitán Niebuhr, al general Faupel, de fecha 7 de
agosto de 1939. F1 general Faupel tenía en sus manos la dirección
de todo el s^rvic;o de espionaje, desde España. Sobre la autenticidad
de este documenta como la de todos los que se publican, nos* remiti­
mos a la certificación del juez de turno, del juzgado de Amtsgericht-
Pankow (*) Damos también la traducción correspondiente en caste­
llana. El facsímil se inserta en las páginas 42 y 43.
La traducción respectiva, es la siguiente:
“ Buenos Aires, 7 Agosto de 1939.
44 S. E. el Embajador de Alemania,
. “ General G uillerm o von Faupel.
“ Instituto Ibero Americano.
“ Muy honorable 6eñor General:
" El perjuicio que el traidor Jürges ocasionara a la reorientación e intensifi-
(*) P or d ecisió n del gob ieriio de A lem a n ia O r ien ta l, ese Jnairado, ah ora, está refu n d id o
en el de S ta d tb ezirk sgerich t»P an k ow . La firm a del ju ez es H one. T odos lo s d ocu m en tos que
se in se r ta n tifcnen esta c e r tific a c ió n y dan fe de sn a u ten ticid a d .
42 SILVANO SANTANDER

<¿a gondor
|> * u tt* d h r ISk»N*4i;s.íi
w<", de» 7,. Auguet 193-V *
iu-t ». ; i ni • .<? .

¿*£* B oteóñ after *.


ricrüil « ilu e l» ftttífcel i ebr»r ,yÄ»
i>ateia*»;«rifcani»<*he* ir» t i tu t •■
ISrlijB L ^ JdU&JÜL**
¿*&r geeh rter Herr ¿ e n e r * l!
l**r 3*o»*t ¿en dar ^oobverraeter *>uerge» der m it Ihrem iortrug, vo»
■-■Jt»9tr. 3 .4 . in der líeulaeben Addern!« in B e r lin e in g e l e it e t e a tffeuorie»«*
tier u n g und la ten » iv ie ru n $ der 3tt4e»«riiw *poIiti* der Ü eioberegierung ver*
« « is t hat * ir * t »lab e u f der p o liii« o b e n Sbene h ie r « e it e r n a c h t e ilig
e u e , litt« ¥erbot»dezr«t de» e r^ en tin teeh e« S ta a tep ra eeid en ten 'Sr.G rtiz
gaseen e l l e 8$~cr£ani»etien en vo« 1-9«MsI d»J* hat inz«i»chan in 0ru|p*3f »
und B o liv ie n Schule gemacht, ^in^egangenen IrdToraationen r u fo lg e «Tnd
«ueh xn ¿-»ra^ua? und C hile »tarfce a r a rte a© *ar* isixt de® Z i e l , d ie Bul«
tun* der d ortigen Jfcegierwögen un»eraa G rganieatioben geg’enueber m it der* j
j^ n igea der &r¿entSnj.sehen'fcegieru»g glei^ b su ach alten «
l-neere b ish e r ig e » Abtrennungen au f puhiizietieohefcs ireb.iet habea«3äbt*
au*gereieh t den p sych ologisch e« fo lg en d ie se r Entwicklung ß in h iu t zu
g e r ie te n . Mit des in e in er Aufzuge von ÖOOOi) K zeaplere» ersch ien «»«» tte*t i
161 de» *tro<f-Tier“ (davon £O0üt xuer B r a s ilie n und 10*j0o fu er C h ile ) &»«* 4
ban wir nur «ec< deut»ob»pracbenden f e i l der Bevcelfcerung erf&eefc - unge«* «
nuegenft. wie mir « e h e in t, Die p u b li* i« tie a b e tlrz u o g un»erar Knde ¿ « n i
d«rohg«fuefcrten F lu gb latt-A k tion a l t dem Text der von i»r,Bergede JöugiOft
e in g e le g te n Haitbeeab«erde x»t auch zu« groe»»ten l e i l v^rpuifS dadtaröfc,
da»e d ie A p uellat lonskaasser de» F ed eralgerioh tea e i# heute *«uxe £nt«ahei*
dung g e f a e l lt het * ¿««r haben e ir P g.A lfred M ueller wieder «u l b*«chrttjsiit
fr e ie n Fuss be^caasen, «egen & autlcn, aber - worauf d ie gegnerieob«n S ei»
tunken mit Haohdruo* binweiaen «* d-?>r Haítt>e/ehl gegeo Ihn be»tefct noois*
An» áie»ets aruade »u eseec « i r uo»eren b e r e it» begonnenen 3egeo»to»# mut
de® jn r i» tie o h e n ¿«ap rfeld rsit «11er ^r& ti vorantrugen, i>ute A ueeiantea
te e r ein en ¿áríolg b ffte b e a , »erden » ir doer* ^on u n ee m . neu ^»»onneisttn
Freund Pr»Gaohe r ir « n ueber a l l e E in z e lh e ite n der g e r io b tlio h e n linter»
»usiiung au f dets Laufenden gehültea*
Snt«obeidend fu er d ie B»ltung de» ? ed e r« lrio titer » l>i‘.J«ntue wird
e « in , «elcb e G l«ub»uerdig*eit er d&» /jroneeugen de« Fedt?rg:l<i»t<*ate«n^ui t*
Ihr..Faulucoi Cornejo, de» v erraeter Ju erge», oeiasieet d ie wir mit *k.llen
K itt e ln ereob u ettern auee»en» Uneer b e r e it» in Bert Í61 de« Htrou»5Xerw
a n g e iu e h tte e und in der Haltbeeonwerde de» Dr.Ber^edu i'ugioe beeonder«
io öen Vordergrund, g e e t e ll t e » Argument, Juer^e» » e i e in In :>*ttteefeiso£
e<3b*er v o r b e » tra fte e a u b ieitt, d u e n te niob t ohne Eindruo«. e u f den F ed erol'
r ie b te r g eb lieb en » e in . In der Ab^ioht^ d ieeen Mr.druo^ su v e r t ie f e n ,
F g*lir.F reiherr ?on tberaann vor z * e i e^aben - au f Anraten u n serer Freunde»
^eoeral von der Seofce und Dr.ßaöhe riran und m^öb vorh erige« Kltrrern«la»en
«1 t de© ;%k und der AO - ia A u ssetssin isteriom e ia e Note u e b e r r c lo b t, in
der er unter H in«ei» darauf da«» Juerge« io peuteobáand »oh«er torb«»-
e t r e f t »ei^ j^egeo dessen A u ftreten ol« Zeug» p r o t e o ti^ r t *
31e«er P roteat tuit ein e unerw artete ^s^eneiritung aue^ eloedt * Im*er
V^rtrauenes^nn i» Auesetsm inieteriu» t e i l t um* iß it, der á ta e t» p ra eeid en t.
Sr.-O rtl« hebe dem argen tin i^ ob en O esoh& eitetraeger in B e rlin A uftrag %*m
f eben, d ie in der Note de» í «»v.tbermann a o t lie b jiur Á.enfítni« gcibraobten
e»ob»erd«í?:ruende in r,eut»obl4,öd «uf ih re K iob tigK eit n in nüohau^rbei'en»
U eegX iöber*el»e wird »ioh der «rg^ ö e e e b e e it» tr a e g e r in B e r llb dar^ui
«obraeniceo# -i«» ÁA u» »ine entepreobende Au»tunit 'zu t?r»uoben. *Moe&l i-'sii
i « t eber eben»©, daa» er eur ^urobfuehrung de» Um e r t e i l t e n A u ftrages
andera, von un» cobwer zu k o n tr o llie r e n d e Sege ^ e b t* Die»e ¿ iv e a tu « lit« e t
zw ingt d e tu , unseren b ier auer«t p u b liz i» t ie o b 9 dann ju r i» ti» ^ n und ¿etzt.;
auch auX d ip loatitieob e» Wege vorge/tragen en ö«*oh»erd€gruenden voreörg» .•
1 io& xc. 0eutaohland ein en tt» tlio n en Cbareitter «u geben.
Al» per»oen lioh er batgeber unaeree Fuebrer» ir, a l le n Fragen der
4m « rlitaíh?1 i t ü t der Heioberegierun¿K d u er fte e» ihnen l e i c h t » e l» , 41«.

< li
Facsímil de la carta del capitan N iebuhr al general Faupel, de fecha 7
certifica la autenticidad de éste, como de todos
TÉCNICA DE UNA TRAICIÓN 43

“ cación de la política sudamericana del gobierno del Reich, sigue repercutiendo


“ desfavorablemente en el plano político local. El decreto de prohibición de las
“ organizaciones nacional-socialistas, dictado por el Presidente Ortiz y aparecido
“ el 15 de mayo de este año, lia hecho en el ínterin escuela, tanto en el Uruguay,

z u r D u rob fu eb ru n g d i e s e r iiöt*en aigäcti% von d e r o e h e ia e n 3 t a a t * ~


¿.*0 1 1 * 0 1 cu t r e f f e n d e V or»orge a n is r e ^ e n , D ie von un». h i e r u eb er d i e
j u r i e t i e a b e Sbene nocb e r r e ic h b a r e W led erero b er u n g d ea v e r lo r e n e n po«
í i t i e c h e n T e r m in » und d ie äm & it verb u n d en en V o r t e i l e « e r d e n i n Fra««
ü ö te llt wenn d e r 3 e r i o b t dea a r g e n t i n is c h e n (J e» o L u íeít» tra eg s:r» i n

\ f e r l i n n i c h t g en ao o d e r a u » ln d e » t an n k eb ern d u e b e r e in a t ia a e n d au »*
f a e l l t a l t des» I n h a lt d e r h i e r von J'g.v.tfcftrm en.n n e b e r r e i o h t e n n o te *
A o a o t r i f t d e r e e l t e n i s t i n d o p p e lt e r ¿u»£t»atan«sg ÁÁ, zu H ien d en
d e* F g .3 t * a t » » e lc r e t ä r B o h le , b e r e i t » fcugeg&ngtta.
<iU9 e in ig e n o i r voa Uaa¿ e r t e i l t e n 5 o n S er a u ftr a 3 g ea entnehme i'jh ,
da»* w e itr e lo b e n d e i la e n e u n aeres L e h r e r » zur Knt3oheiüun& draen^en
!■ und » ir am Vorabend g r o e» e r s s ilit a o r iä c n e r ¿ reig n ifcee » t e n e n . .D ie #t¿-- *
s e si* o b e Lage der p a ta g o n ieeh en und. F o u e rlen d -i-u e cts e ig n e t o io h vor-
a u e g lio h zur Anlage von yertor^ u n ga^ tu ets^ aaicten jfoer K ap * r» o b ii£ e und
U-Boote* D ie Iiurah£u3hrur*£ ¡sein er d ie » i-ä £ y ä g lie h e ü ¡'laen e fcaetigt davon
ab ob e^ une e o b n e il g e l i n g t , d ie vc-e d es ’/ e r r s e t e r ju e r g e e h ie r a u f -
gebaute Wand de© M isstrauen» gegen usa e b su tr a g e n . Ih re « l t e n f
• auch fflir »ehr r re u n á d c b A ítlio h g e s in n te n Küffieraden ixa a r g sn tin la o -h e a
G en eralstab haben » io b in v e r t r a u lic h e s Gs»pr*eohen atfü d i e s e d rin gen d e
$G t»an d itf*eit h in gew ieoeu und w erden, d^von b in lo b u e b e r s e u g t, ih r e
a i i i v e H ilf e davon ubhaen&ig saohuL, ob e» an» g e l i n g t , in d er o e il'e n t*
H oh en Meinung b io r 5 i^ en Oa*?b«us^ su une^ren Gunsten herbeizufu eh rc-u*
3» e in e pfcy*l»ehe L ia u ¿diorung de# *juejrg«# u n te r dön g e g e n s a e r tig e n Ürv»
« ta e n d e n e i n e g e g e n t e i l i g e f i r ic o s g h i e r ¿ y s lo e a e n m ueoeen v?ir
une d a r a u f k o n s - n t r i e r e c . Ihn s ? o r a ll» o h au l i q u i d e r e n . lo h b i t t e
S i e t » e h r v e r e h r t e R e l l e n e ; i n B e r l i n u n v e r & u e g lia h s l l e o su r j o b i l i *
» i e r e n , « a e unc b e i d e r V e r fo lg u n g ä ie * e » S i e l e s ’n u e t o l i c h * e i n Jcann«

H e il H i t l e r !
Ih r se h r ergeb en er

Í: ' ! >■ i ' / n - '?


fe
f V .
k .K apitän su r 3ee

de agosto de 1939. (El juez de turno de Amtsgericht-Pankow de Berlin,


los otros documentos que se publican en este capítulo)
44 SILVANO SANTANDER

44 como en B olivia. A estar a las inform aciones recibidas, poderosas influencias se


“ han m ovilizado tanto en el Paraguay, como en Chile, para equiparar con las
44 de la Argentina las relaciones de esos gobiernos con nuestras organizaciones”.
“ Nuestros esfuerzos propagandísticos no han logrado ofrerer resistencia a
“ las repercusiones psicológicas de estos acontecim ientos. Nuestra edición de 80 mil
“ ejem plares del cuaderno 161 del “Trom m ler” —de la cual se desglosan 20 mil
“ para ei Brasil y 10 m il para Chile—, sólo alcanza al sector de habla alemana
“ de la población, lo que a mi juicio resulta insuficiente. El efecto propagandís«
“ tico de la edición vía aérea de la revista “Aktion”, que fué remitida a fines de
“ junio, con el texto de las reclam aciones que interpusiera eJ doctor Bergadá
“ Mujica por los arrestos, cayó en el vacío debido a que la Cámara de Apelacio-
44 nes no ha producido aún 6U dictamen. Es cierto que se lia logrado, aunque bajo
44 fianza, como destacan los diarios opositores, la libertad condicional del compa-
“ ñero de partido Alfred M üller, pero sigue en pie contra él la acusación prin-
44 cipal. Es el caso de llevar en este asunto una enérgca contraofensiva en el
44 terreno legal. Existen aún buenas perspectivas de éxito, teniéndonos al tanto
“ nuestro nuevo amigo el doctor Gaché Piran, de las alternativas legales de las
44 investigaciones actuales. La veracidad que el juez federal, doctor Jantus, esti-
44 me en el testigo principal presentado por el fiscal doctor Paulucci Cornejo —el
44 traidor Jürges—, será un factor decisivo en su resolución final y debemos, por
“ tanto, tratar de conm over ese testim onio por todos los medios. El argumento
44 que hemos expuesto en el cuaderno 161 del “Trommler” y que el doctor Ber-
44 gadá Mujica destaca en su alegato, no debe haber dejado de surtir efecto en
“ el ánimo del juez: hem os afirmado que Jürges es un sujeto que tiene numero-
“ sos antecedentes penales. Ha sido con el propósito de reforzar esta impresión
“ que el compañero de partido, von Thermann —siguiendo los consejos de nues-
“ tro amigo el doctor Gaché Piran, previa conformidad de la “A.A.” y la “A O ”,
“ entregó al m inisterio de Relaciones Exteriores una nota advirtiendo que Jürges
44 tiene en Alemania antecedentes penales, en vista de lo cual protesta contra sus
“ pretensiones de desempeñarse como testigo”.
“ Esta protesta tuvo un resultado desfavorable e imprevisto. Nuestro hombre
“ de confianza en el m inisterio de Relaciones Exteriores, nos informó que el Pre*
44 sidente Ortiz envió instrucciones al encargado de negocios en Alemania para
“ que investigara a llí los fundamentos de la reclamación expuesta en la nota
44 oficial del compañero de partido von Thermann. El encargado de negocios soli-
4Í citará, por consiguiente, el correspondiente informe de la “A.A.”. Sin embargo,
“ existe la posibilidad que elija otra fuente más difícilm ente controlable por nos-
44 otros. Esta posibilidad hace necesario tomar precauciones para dar carácter ofi-
44 cial a nuestras aseveraciones originalm ente publicitarias, luego jurídicas y ahora
“ también diplom áticas”.
“ Como consejero personal de nuestro Führer en lo relativo a política sud-
“ americana, debe resultarle fácil, en mi opinión, recabar de la Gestapo, las rae-
“ didas necesarias para hacer frente a esta emergencia. Si el informe del encar-
44 gado de negocios argentino en Berlín no concuerda exactamente, o por lo menos
44 aproximadamente, con el contenido de la nota presentada aquí por el compa-
44 ñero de partido von Thermann, se vería comprometida la reconquista del terre-
“ no político perdido y de sus consiguientes ventajas, reconquista que podemos
44 efectuar aún por vía legal. Una copia de ese informe ya ha sido enviada por
44 duplicado al compañero de partido secretario de Estado Bohle”.
44 Deduzco de unas inform aciones especiales de la “O.K.M.”, que los gran-
44 des proyectos de nuestro Führer están madurando y que nos hallamos en vís-
“ pera de grandes acontecim ientos militares. La situación estratégica de la costa
44 patagónica v fueguina, se presta maravillosamente a la instalación de bases de
44 aprovisionam iento para corsarios y submarinos. La puesta en ejecució:*. de mis
44 planes relativos a esta cuestión, depende de que consigamos disipar rápidamente
44 el clima de desconfianza fomentado contra nosotros por el traidor Jürges. Núes*
44 tros viejos camaradas del Estado Mayor argentino me han indicado que es
“ absolutam ente indispensable lograr un vuelco de la opinión pública en nuestro
“ favor, y estoy seguro que harán depender de ello su colaboración activa. Dado
TÉCNICA DE UNA TRAICIÓN 45

Mque en las presentes circunstancias una liquidación física de Jürges resultaría


14desventajosa, tenemos que empeñarnos en liquidarlo moralmente”.
“ Ruego a usted, muy honorable excelencia, que movilice sin demora en
“ Berlín todo lo necesario al logro de este propósito. H eil Hitler. S.S.S. Firmado:
** N iebuhr, Capitán de navio”.
Como puede observarse, se critica una medida del entonces pre­
sidente de la Repúbl!ca Argentina, doctor Roberto Ortiz. Se precisa,
también, la forma en que se distribuía la propaganda por medio de
valijas diplomáticas, y cuya financiación quedó explicada en el capí­
tulo anterior.
El fiscal Gaché Piran, “nuevo amigo”, protege al espía Alfred
Müller, defendido por uno de los ases nacionalistas, doctor J. Ber-
gadá Muj;ca.
Enrique Jürges fue un alemán valeroso y de eficaz actuación
contra los nazis Se intentó eliminarlo varias veces porque se creía
que colaboraba con la Comisión Investigadora de Actividades Anti­
argentinas y con el general Calderón. Se le hizo un proceso para
silenciarlo y para ello, según la carta transcripta, se seguían “los
consejos de nuestro am:go el doctor Gaché Pirán”.
Reservadamente se habla de bases marítimas a establecerse en
la costa patagónica y fueguina. Estas se concretaron, sirviendo para
abastecer de combustible a loe submarinos y corsarios alemanes. La
tolerancia del gobierno argentino, por ello, provocó numerosas pro­
testas de los gobiernos aliados. Posteriormente, esas bases sirvieron
también para que; después de la derrota nazi, llegaran submarinos
misteriosos, trayendo carga de personas v cuantiosos valores.
Los consejos de los “amigos del Estado Mayor Argentino” no
es difícil individualizar de dónde partían. Ya se encontrarán nom­
bres propios.
Respecto a los grandes planes del Führer, nos abstenemos de
hacer ningún comentario. Hemos visto, a esos planes, convertidos en
escombros, en la mayoría de las ciudades alemanas. Quizás eso sirva
<le severa lección para lo futuro.

EL AGENTE NAZT GODOFREDO SANDSTEDE PUDO ELUDIR UN


INTERROG\TORIO DE LA COMISION INVESTIGADORA DE AC­
TIVIDADES ANTIARGENTINAS, MERCED A LA AYUDA DE EVA
DUARTE

Godofredo Sandstede era un elemento de máxima importancia


■en el servicio de espionaje nazi. Se cotizaban muy altas sus acciones,
acaso porque fuera representante personal de alguno de los jerarcas
que actuaban cerca de Hitler. Figuraba como agregado de prensa
J e la embajada alemana, unas veces, y como empleado de la casa
D elfino y Cía., otras.
46 SILVANO SANTANDER

Damos la copia facsim ilar de la carta que habla del “caso”


Sandstede y que dice así:
i ) utM*fic H o N v L aÜ
\ ;rr- den • ■>« av. u 9 t
A A,.w},^ t>
li .;
> rr n -:o t *oht»; te r a *P.
¿ene-ral ¿»ilhelts su peí UCí.:.('
v J -i >0«r ¿ t Uitü;.; imi'ií&í tí X' JfcXTn I'd *
ja u ts c . o tsO te i |
~€ar ¿ een rter ¿i*arr :u l ! ■
ie fcerexts r i t ' ua*»pruüh nao ti 3 e r l i a t, e * e l i e t , m ussten « i r *uX
árin r.en d e » A nreten un»ere# reundes >t *guise Uuinazú » a s s re n / re -s u -M ita c a « ;,
I >/• t t f r ; e i - a n d s ta d e , t:t*u# p l o t z l i a a « u s s e r lin d e s brínden* M t ¿.n&p2*¡í\
:% *:?l&n¿: es rr i r inn h e u te Xrute **uX d«® l u ^ p l s t z „ualme» in e in e m»o&
i h lo i ••i1 J a n e ir o í l le^en-je „ c a lo r ¿¿scaine zu v e r : r¿¡ c&ten ♦
¿ o ré e s e n io a te l » t ¿ur?, /o lg e M e : v e r á ln ^ r feo c a s #?sé 1 £ , : s t d e r
rwi.i;-»«-r.^rr5>»s»«n v< ' ¿r ; t U cíw n ■^f«oc**xter 4t*zv: « a g o f t i f t s i * rx d i a o a t dei
• -.nr.'vn r : r-n* *.r: = * : r n t 'is u o a u n^ 9a c r,sr>i * s xo n a e r d e p u ti e r t e ; ^ r o n -
! ♦■"■ fa '^ rd a , auf der tj& lea ^¿níal i ¿eKcsuaen, , ^ n d s te d e a urca i o l i ' j e l fce-'
: ‘<*«1t ¿- r ¡*or!í ib s ie n ¿ rso ¿» V sm erm ihg v<¡ r fü h ren eu U ?H 'C * G e^G ^ u r ' l a r
' - •'• *’• tö e • .vur i-í í *iís ¿in¿*ng de» ";v í »c.h&X t« f eaiiUaes ven e in e * ¡.-clizeioxi!:i~
■ ser.s v :x* ■; 1 '-.¿nueva a u X a e ie ri* ' t , xan ¿;*ecas V ería. r u r r' in s ¿„on^ras»
•■ ■- . v >:(v ‘ „% o . ;>el u#tvers1 .n d lloa '• e i $*?r te 9 ion -¿*aaa a s te a s _ntur
t •.«.: <*ut ^ d.¿*.h: t a t i t o e e i •:• u n i t a t , it,r ,u* ¿crá^run* /* l t*e ¿<u leí® -'
t • r; . :<i rs t:¿¿ 1 1 - 1* urr i *t #?,&*;: i« r .vui i«"' : *rra ' c\*e&ui% &r ; , / r , r - ¡ : e r r
■ t I3..t &«a :r;óI1 , J5;c-ri t i t:i *< íi* » r í
•• ar. >t n ■rm us«<éns?ial#t i uni :, r 3*?rto ^ui'álaiueg«
• - r ; >,sn.2#3 í u & *■9 eu . lo^aj t fteíu ea r.sel i».;:iea ¿«á
.. • «r;nr *.ni:*t .-r.«ují u m d a r Unt - r s uc r.ur <► '» »á o r au ro a ,'ivß i i v J i t u 'I o n
•»o-t : ■.-ja? :.35 .ir¿r.e d er - n i^ * v . XnerB&nrs í^j’í', t e a : Forderung :t
■- r.j\ . a» , ua--* »av',.-^ur.u;en£<a . ^x tra u lio a e « -.11 te ¿länger ^ :i r
. ne 1 r»%?;rv«t:tioä a*« . r i ti » c n « n v:ot«oná'j; t<¿r* ¿urü-cx -,ui‘^.or . o i * t ,
uii zu c e i'.,ra n t*?n «t«.ndA la»# Fg♦ó^.»4»t«4e u ,v . w a ^i ä 09 :.*usí3
:. :tun^.»v«r#u.iti88 .'e r i^ n * :n n a r. t <?r aui* .\aor<iii'.a¿- ii*¿» ¿&rr.n ;ots.'-.Lei,
• ■r3 'je i t 19♦.!,;> . ia» l'C t^ c a a i. ts^eüatiäe oic&t ««nr v«r3.^)»«r..
v r.ött«? í> ;.v. jrastift e ié e vt-r tr»ul lea « V n iíti eáucg rr?ií -éa, ,.er»n
i\u¥ # * n © iai* terf und e ta e r #o.í^rt *.s » c r * lic n ¿ « ín a11«caé-3?5r • e ; r;ung i?ui
:¿t u». *^r.lc«»en rg,^: n iste d ö »&natB zu scnxcüer.* yer^ u tliu a áurea
'in> , n ii» ¿ r a tío n iw 3;.io der .cna- r - ^$^11 ícr¿»x t , 4 ie úR tam .ñiiuu^i
' *• ••: n ti^ r e it* uvu n tn i» i^von uör:oistt«a}- :dws«9 x’ár i - ♦4anx»t e aevx->•.«?
¡¿eiegt « oraen «a¿- i *r dxa ß e u tig e r u a - ^ d e r in e ßjidr* „ io ié ^ n n e x ro ,
■r /ic -r :<acnt noca er'ax«! tvn ¿ ir von „euerer úoar « l i e ¿ox¿an¿;e i a aeu ufit-.tr-
«uc^u!jg»&cr®i»«ion s*.et* Quag^z^icnn^t in fo rrsierte ^ e n t i n -r l.^ v a -uarte
e in - tcierna t ic a ia n in /en en d , i**»* l i e ntciaucnun^»^oxrsiasica á ie .vbxeise
ron Pjg*üand9tede u a t-?r '¿»11«n' l ’m» thnx■»n v-.-tainiara ¿ o l le und neue* iia ^ a ¿»eine
una »orfuhrun* un g eo rd n et n ^b e , * e ít « r ^ e la n ^ te su u n s e r e r ^u*nat-
-,í3 d ie vol i te i ¿u.ae ^llt* XuX¿>art»9tr^^sen sum lu.^pl« t¿ HUÍIme^ ta t
• n i«..-. ;t>»lor-t, r>: *4r ndi«t«áe auf der a oí' t d orthin aoaux'&ngen,
.. xer wuösti? . *1, >u«: te sear guten ^ t . á ie n o lte ein en X.«atel un4
*«¿ne u « xnre» und :aon u n seres . reuaaes Oberst ^exón, una m it d ie se n
»i*.triuuien e in e s .-«rgentini^chen u-eneriiXstMCler» o e ^ l e i i e t , ¿¿ennte x « ,¿ u n á -
s'.ed e, b e g l e i t e t vea r ^ l'U a r te , 3ie r o lis e ls p e r r e uageaindert in e lo e c <<»~
j^3 s t r r i u©s i er en und' den . z e i t i g e r r e ic h e n . 4o-
•. o r t nada xer aoíIu^ naae icn l i e ;>eutscne aotson axt ir, E lo 43 Jan eiro durcb
un-.&pruoö ab von v^rst :n .U /1 9 dai#s iv'. dvnds tede arca dort unter^.e^s i s t .
s o l l t e d í i l i n í-ntecaei en, dass ¿ ¿ .~ /;nJstede naöa D entscaland üuruoü^ahren
s o l l , e i c y l e f e l i o n Innen, sioia in ±t& e in en aervorr&^eaaen , i t r r c e i t t r '
s íc n e r n .
aeil::; a x il er ?

^ *( ¿ + W '¿ * -+ t*'9+p /P * k
im ^ | tif.j'S * *

Una nueva carta del capitán Niebulir al general Faupel, del 26 de agosto de 1941
TÉCNICA DE UNA TRAICIÓN 47

He aquí la traducción del documento:


“ EM BAJADA ALEMANA Buenos A ire 9 , 26 de agosto de 1941.
44 Agregado Naval y de Aviación.
44 Avda. Leandro Alem 168.
44 Señor Embajador de Alemania
4‘ General Guillermo von Faupel.
Obersturmbannführer Bernad
Embajada Alemana
M ADRID
“ Muy distinguido señor General:
44 Como ya lo anunciamos en nuestra comunicación radiotelefónica con Ber-
“ lin, tuvimos que hacer salir del país súbitamente a nuestro agregado de prensa
44 Gottfierd Sandstede, siguiendo las apremiantes recomendaciones de nuestro ami-
“ go, el doctor Ruiz Guiñazú. A duras penas conseguimos embarcarlo esta maña-
44 na en el aeropuerto de Quilmes, a bordo de un avión Cóndor, con destino a
“ Río de Janeiro”.
44 Los antecedentes son, en resumen, los siguientes: hace una semana el pre-
“ sidente de la llamada Comisión Parlamentaria de Investigaciones, el diputado
44 Damonte Taborda, a todas luces instigado por el embajador británico, tuvo la
" lo ca ocurrencia de hacer llegar por la fuerza pública a Sandstede ante la comi-
“ sión para tomarle declaraciones. A eso de las nueve de la mañana, a la entrada
4k del edificio de la embajada, fue invitado por un oficial de policía, llamado José
44 Villanueva, a acompañarlo al Congreso con el objeto de ser interrogado. Natu-
44 raímente, el compañero de partido, Sandstede, 6e negó a obedecer a la invita-
44 ción, apelando a su inmunidad diplomática y notificó inmediatamente al em-
“ bajador, compañero de partido Barón von Thermann, de lo ocurrido. Este' dirigió
41 de inmediato una protesta al señor ministro de Relaciones Exteriores, pidiendo
44 explicaciones”.
44 Durante los días subsiguientes se llegó a un cambio de notas entre el mi-
44 nistro de Relaciones Exteriores y la Comisión Investigadora, a través del cual
44 quedó aclarada la situación, pero no en el sentido del pedido presentado por
44 el compañero de partido von Thermann. Según informaciones fidedignas que
44 nos llegaron, esto debe atribuirse a una intervención del Embajador británico”.
44 Como era de temer que el compañero de partido Sandstede. pudiera ser
44 objeto de una nueva detención por Investigaciones, por orden del señor Emba­
j a d o r no abandonó el edificio de la embajada desde el día 19 por la tarde. Ayer,
44 el compañero de partido, von Thermann, tuvo una conversación confidencial
44 con el ministro de R elaciones Exteriores y en una conferencia inmediatamente
44 posterior con los agregados, se convino que el compañero de partido Sandstede
4‘ saliera del país. Probablem ente por una indiscreción de las oficinas de la em<
“ presa Cóndor, ayer mismo la Comisión Investigadora tuvo conocim iento que
4* había sido reservado pasaje para el compañero de partido Sandstede en el primer
44 vuelo de hoy para Río de Janeiro”.
44 Durante la noche recibim os de nuestra señorita Eva Duarte, argentina,
44 siempre excelentem ente informada de lo que sucedía en la Comisión Investí-
44 gadora, inform aciones que indicaban que la Com isión, a toda costa, quería impe-
44 dir la salida del compañero Sandstede y había ordenado nuevamente su deten-
44 ción. Posteriormente llegó a nuestro conocim iento que la policía había ocupado
44 todas las calles que conducen al aeropuerto de Quilmes, con la intención de
44 apresar al compañero de partido Sandstede, en el trayecto”.
44 En esto la señorita Duarte dió buen consejo. Trajo un abrigo del coronel
44 Perón, amigo suyo y nuestro, y vestido con los atributos de un miembro del
44 ruartel general nrsentino, pudo el compañero de partido Sandstede, acompañado
04 de la señorita Duarte, pasar la barrera policial sin ser molestado, en un auto-
“ m óvil del M inisterio de Guerra y llegar a tiempo al aeropuerto. No bien decoló
4! el avión, avisé a la Embajada alemana en Río de Janeiro, por radio, que se
'“ encontraba en viaje hacia allá el compañero de partido. Sandstede.
48 SILVANO SANTANDER

** Si Berlín llegara a decir que el compañero de partido Sandstede debe volveir


44 a Alemania, le recom iendo que se asegure Vd. en él a un colaborador entu­
s i a s t a . H eil H itler. Firmudo: IMiebuhr. Capitán de N avio”.
La Conrsión Investigadora de Actividades Antiargentinas de la
Cámara de Diputados de la Nación en la que actuáramos, tuvo cono­
cimiento de las andanzas de Sandstede y lo citó para interrogarlo,
en efecto. Fué en esa circunstancia que se hicieron valer sus creden­
ciales como agregado de prensa de la embajada alemana. En ese
sentido el ministro de Relaciones Exteriores, Enrique Ruiz GuiTiazú,
al recibir una reclamación del embajador Von Thermann, se nos
dirigió en forma enérgica, diríamos, apasionada. Se entabló así una
polémica en tal mentido entre el ministro y la Comisión. Los diarios
dieron amplia publicidad a esta incidencia, reconociendo la buena
posición de la Comisión, ya que se trataba de interrogar a un reco­
nocido miembro del servicio de espionaje nazi.
Llegaron informes a la Comisión de que Sandstede se preparaba
para salir del país. La policía estaba debidamente informada y ex­
presó que tomaría medidas para impedir que Sandstede burlara a la
Cámara de Diputados de la Nación. Sandstede, sin embargo, se ausen­
tó del país y la Comisión no pudo interrogarlo. Ahora recién
podemos explicarnos la estratagema empleada. Oficiaba de conseje­
ro de la embajada nada menos que el señor Ministro de Relaciones
Exteriores, doctor Enrique Ruiz Guiñazú. Se contó con la eficaz
ayuda de Eva Duarte que proporcionó un capote miiltar —que resul­
tó ser del coronel Perón, entonces sólo asociado con Eva Duarte en
el servicio de espionaje— a Sandstede para que pudiera eludir a la
policía. Así llegó al Brasil según se desprende <}e la carta que liemoa
ofrecido.
¿Cómo no iban a contar con la impunidad para eus actividades
los nazis, si el gobierno los protegía, en este caso, nada menos que por
intermedio del ministro de Relaciones Exteriores? Lo que antes no se
concebía, ahora queda perfectamente aclarado. Es el curioso tipo de
neutralidad internacional que han practicado los gobiernos argentino»
en los últimos años y por medio de cuyas actitudes hemos conquistada*
en todas partes, una triste nombradla.

EL CAPITAN NTEBUHR, POR CONSEJO DEL MINISTRO RIJTZ


GUIÑAZU, ABANDONA LA ARGENTINA PARA ACALLAR A LOS
EMBAJADORES DE GRAN BRETAÑA Y ESTADOS UNIDOS. EVA
DUARTE EN ASCENSO

El capitán de navio Nicbuhr. como se habrá apreciado hasta*


ahora, era, también, un importante personaje del servicio eccreto-,
escudándose en su calidad de agregado naval de la embajada ale­
mana. Sus actividades eran notorias. Debido a ello debió abatido-
TÉCNICA.DE UNA TRAICIÓN 49

nar el paÍ8 en la forma que él lo relata en la carta que dirigiera


al general Faupel. y que aparece en páginas 50 y 51.
La traducción de este documento, al castellano, es la siguiente:
44 Buenos Aires, 27 de enero de 1943”.
“ Embajada Alemana”
“ Agregado Naval y de Aviación '
“ Su Excelencia el Embajador de Alemania,
41 General W ilhelm Faupel.
Por la Embajada Alemana
Madrid
“ Muy distinguida Excelencia:
“ El Comité Ejecutivo de Emergencia para la Defensa Política, dirigido, por
“ el vicepresidente del Uruguay, doctor Guani. ha dado a luz y nacido esa
Hhechura del Departamento de Estado que se titula “Espionaje Nazi en la Arg^n-
“ tina”. Su excelencia CanarÍ9 ya me informó por radio que se habían inte­
r io r iz a d o de los pormenores de este documento de corte policiaco-novelesco. No
“ confiaba en tanta chapucería de parte de la División de Espionaje del Depar-
“ tamento de Estado, como si se hubiese tragado ávidamente algunos de los códi.
14 gos que yo le arrojé y los hubiera digerido mal. Por suerte que. con algunas
“ excepciones, ellos no tuvieron noticias de nuestro personal más importante y
“ de nuestros contactos.
“ Dejo la Argentina con esta seguridad tranquilizadora, después que por fin,
“ Su Excelencia Canaris ha hecho lugar a mi pedido de pase a la “O .K .M ” . Origi­
n a r ia m e n te quise iniciar el viaje en el “Cabo de Hornos”, que también se
“ dirigía a Río. Desgraciadamente el pequeño fanfarrón del Palacio Ttamarity
“ me liquidó estos proyectos, al negarme el salvoconducto requerido. Ello, debi-
44 do. quizá, a un contratiempo enojoso para su yerno, cuyo autor me suponía,
“ sin sospechar siquiera el papel desempeñado en esto por nuestra co ’aboradora
“ señorita Duarte. Espero poder salir en los próximos días a bordo de un buque
“ que viaje directamente a España y llegar por último al puesto activo en Ale-
14mania. que he deseado desde la entrada de los EE. UU. a la guerra.
“ Sin querer, hemos dado un buen Camouflage a mi partida de aquí para los
* autores de los memorándums norteamericanos, dados a publicidad por la cama-
'rilla diplomática reunida en M ontevideo, y ávidamente recogidos por la prensa
* judía local, como lo demuestra el siguiente recorte de “Argentiniches Tageblat”
“ del 24 de enero.
“ E 9 una ingenuidad infantil la creencia de que mi vuelta a Alemania sea
“ la consecuencia inmediata de este trabajo de diletantes y exigida por el gobier-
44 no argentino. Esto, no sólo robustece la posición de nuestro amigo, el doctor
w Ruiz Guiñazú ante los embajadores de Gran Bretaña y los Estados Unidos,
“ sino también protege a nuestro personal no descubierto de curiosidades v sospe-
“ chas indeseables, puesto que el “espía nazi más peligroso de América”, ya no
‘ se encuentra aquí.
44 El com pañero-d e partido Meynen sostuvo esta mañana una larga conver­
sación confidencial con el doctor Ruiz Guiñazú. en la cual le explicó la táctica
' a seguir después de mi partida con los diplom áticos del dólar y también el
N servicio de contraespionaje anglo-norteamericano, para ponerlos bajo el común
^ denominador conforme al principio del Talión.
“ Realmente lo que resulta más enojoso de todo el asunto es que, Schultz-
s Hausmann fué a dar a las narices de los sabuesos norteamericanos, según yo lo
“ veo, por propia estupidez. Después de una violenta disensión con él y confe-
44 rencia con el conde Luxburg, ya no me cabe duda sobre el particular. Es decir,
“ que es de aplicación en su caso la cláusula imperativa, pues puede resultar
“ peligroso para algunos de nuestros agentes importantes. Nuestro amigo el coro-
44 nel Perón reconoció, asimismo, esta necesidad y amistosamente ha tomado a su
44 cargo su discreta ejecución.
50 SILVANO SANTANDER

n ? u i * d i e B o M r lia f i '
Baca«* Atím dea 8 ? , J*«K»r
lí, r Madm-aaJ LaftatMíé /» .A .

£XS* 3 Sí *.D»
SaaaraX Wilfeel»
ae&ar Seateafce ’B útVttímit
U &d r i j
¿&br y©returte Sarj&eJ.l*3&£ S
3ee yon 4 »« arw^m ^ le c h a n ¥ixepim asid e a te a % m ®± d i r i ^ i a r i a p & a ^ a riU -
fca&iaa&e *0o®±té C sn*«!«iva 4* & sarg«aei£ $*r* 1« ge^ea»« F a i í t t e a * .&»$ ■
g a ln re ia a t, a M g a ao ra a #ard* d&a *K **iayi#aíq^ l a &4rg e atia i« r* fc 8 t i t e l t « *
und « e b e re ia g e a d |& r ia * i t* e t * * « r s b e e its s a d e Maafeeer* ás* 3tedN~l&iNir t» e M * \
ä£$*e*a&ri« t f i l t a i r i^ r a h Fttakapraab m it « r fcafce &ia áfcfcer Bta&eX&aitea
¡ílm#* «1« a l a £ r tK io » lr e i# * e r a sstatead ec hckim® n% & » fe e ra it* i
¿a v ia l ñ m m ^ rh & ttiñ k ^ tt hato*. lafc &m *tJM~%ioa»g**&wefcr*&&m m m ttm % 9 \
j - a t * i* daafc e.ia% a i h r vos m ir bi»|piH )*£«s« iúseder gl&t%§ g**a$Xtt$fct *!>*?
i í$%mh yard&atx ¿Sríreuliafc d&se e i« f t ^ f i l » « m mvm&m® > w ß ;
| ¿ e r Jx i* t* n * ticd & r« eit u » » § ra r w icfcfigea l»éut« uM ?«rkia4/aagea & a l a t r í a ! >
f : fiad fceleo*smea babea* , ]
- Mit d i e s e r fc arsa ig ea d ea &e:# i*««t*it v e ri« » * « iets A r g a n tia la a , a&aMás* .1
3 « t¿ t ^ndliofe s»*.O w B arit m aiaa» &s*mh am fa ra e ta u a g ¿ se CfH S 8 fit* tia fe t |
»>. uert^lioü « o llt« loa »ieh gaa>t«ra « i i á«r «üaá II« fts&*sx¿ta!&«&
*Oabo de Korrjoe* etsl d ie E eiáe fc#&ao«ß* b e id e r ,&»i wir *der sslai»e -oara«**
&ra»a ir 11ornara t? 3area ¥fc&*«Xgertft&g &«e &&«%ae^aMea «aalro*. ^
o o M s^ tc* a i a# a $ t r id b d a rek ^ ie e e 'SeakÉ»»« gasma&t. eXa*»a ;
fa& r a s ia a a reihetoX X en $efe*i«ger#oha ^ i ß l i e ä e s t i |« ^ *
aea Ttrhmvr 'T i s <r*ir verbötet «itae jadoe& m mtm* B olle aseara :
r %$mmhrté ^it«rfc#lfc&ri« &v* ;>&arta d«aai t h»4 , $^#f**atXdafc *«r>rt -
..... .....,w *.x< ^ &XT®&$ Ú^&tXÍ^n VÚ#’X*v£*lS« .
x: n míspfer üad e« álto ¿ m* $.«t4«ea láue'kt* ia !>e^%#e.M«ad
áoí¿ eett. der öii, ia <i«n M f f |s ta « sw M
' . ,rí«?cllt b&tes talr di# A»♦orea áe# voa &m tii WmtmMm ,
lea ,.vrxííjs^TiKftaleob«» DX^Xojsät^aklten^X ^er©e 1f^atXi$btea «ud ver» &#r ht**::¡
elMt--: v-yiea^m #» («X.» Be-ie^i^l t>#ifoi.g^sáea mm M% * ■;
?.;iecb«:s tk.geul^tt# *8« -4*dLM») .»it v ier
v lm guto f#rau»g: fa« r moiiseo 4bgÄ«| h ie r « e lie if a r t/ r^er &íñá*
It&ü^wkitw: • , fó-eia^ tiu^e^átaar u«6h e-ai ei&e u a ® itte l^ « r#
áiae«r 5iXs.tyt% ate^rfeeit aad ?cß der ar^öiini&a&esi Eagieriin^ »r*
¿4»ao o io a t gftsr ái? i-oeiMiáa y&earse F3peu»ée# lör^Kul* d#» :
asteaba-i^rt) voa -ara#»^'rit^aaian »ad der ge^iseabar » á r m a la at*erip.»a> :'|
e-a»d<>ra á i« » a lta ra &ro#it arsaerer .aseatdea^t gealiefe^aea **a»t?e i
aeaaaht«r^aa^icírda aaá i- aberraaafeisagea bé*a^re.s.$ weaa dar ...i» « i r ga*» |
;r:: luelsrliobat* % « iep io a i s ^ e r i k » “ aiefet 5íáiir isi^r i» i;. Pg, ¡
&«*te beata ^ u iiagá ala« Xaeagera a^rtrau* i
' i ,&« U'^t^rredaag, la d«r e ia >áie n»öb. rneiaer Afereiea «« o e f a l^ a d e taicttlt
ú?-E-aiar meh «í*i¿r^<itiert«a- ^^aXX&r-JípXajsslaa aad awea dem a^.^easaM iaai» ¿
^aaaa p.toaa^a«'o,e «rhr4iea^t gageasasbar au f ^ ^ a ia a a ^ a a $a&$?ar /raab»
tea a&ah d«^ ¿ r is E ip , * 0 su' taa eXa al?* , ■ *
« iritllo h «er^ arí le a a a der g«a&aa ¿-aaba íet^ dae» .a^ .¿aa
^ari*aai*a¿alfe 3cánaaÍJfXera. ia día ü t t e r a a g ge^óssajaa'i a t , maiaér Aa^labt
; m&h darofe aireña ^ j m á a lt , ^«eb aia^r ^oa^rlea á a a e im a d a r a e t^ a g g;lt
ihsi aad taea««ap-r^aba « i t G-rai í*uxb®*& :m»%*h%. t m r s i «fe &elu áee& fel ©etir:
Zttrun, eaee i;agaa iba d ía X «^«m tiv-£X«öea^ aaaa^eadea i # t , 4^mi ar ía a a i
1 .faar a ia i^ a »a»aa«r «i«ati#raa. Lauta g«¿a«krlia¿ ^a^d«n* v>».er fregad ;
¿•eré» t ^ieC ^aauiX ^elli^Sj>ot^eaái^&att, ^eak ar^aj^av iferaí^rXed i
.:e»adeab«rtXia^t uabarao^sam^ ' " 1
i i a ^aliX oX <af voa ¿timl z~%»Mmm kü will ám£ l*ux^ar§ uaa !
eaX traagae. feara lte , fea^e^krtea .« itu ftio r .mhr 5¿ae|?ruo^voXXaa ^ e ^ t ^ >
' . \ F^i

El 27 de enero de 1943, se dirige, otra vez, al


TÉCNICA DE UNA TRAICION 51

Oftsttrl» *«&«*** 8r&*ál&fc$ srr! * iafe# ¡


'mm*% Mk% t&k in 'Ser %£ %m **r*lai#i Ir. E*8 8 á«8 6 *r i&aw ir, ,1* s.«
le iste te» TOrru«gÍlefa«a Asrtót **ge» vos bcöft^aob»***'**!* ^xi.
äraMFt*« *ta v ^ « * £ « X t $í*¿9ír*& ig*»
üM > &ú& £&$'*$$ fc**r»its #¿&
E»*;
]3i»**r ftagfet« »i* $9Jt*gttMXiftl* ei&ea ^ ¿ Is iM e tr^ fe a s iÄt#re^»o'<?
¥0%*v$is$e is ier ;#e* M m M , ;*#»! ssctori-
Oal&aittti a»á Ä & e # ná»X<*> awsiohta au» liares* s * $ i£ s lö
äS $S8«Kf&3i aiaft* sor &«;!&££ Ett&L &e&rv &ö8d&rs - t& i - h?
t$& ^t&üer&M»& vi**#r*£*iá*0 *«Tt e s t i l l e 1$ Si^s< ^ assi«£Iu **~ £ 4
&** %ri%tsßmU&*te?t M m r& l í i m i t m %fe«r!«&%«$« ts- «*s
CUtspo 4«? ^«arß* Xti * i» * r f*^fef9$§;e&&»ii 4«i* a#£Í»«!*1^*
&33^M #ör« &9t Ätäf £®r¿ws. b**&&l&9**n *ar$$s^ vm M i i U o . lt&
« m * t * **fcb*l?*ttg 4*r m$&-:$ m MMmmmzx m v ■•**$*
i i n i « »« £a*<ua?«, iM a m m ^ tm $$®fc *%&>* »akroifttre H&ktv&gx ¡
s i # hi&m? ¡£&%&minb®r M x temtsr m%& #<&»$ &a&h * ,l* ir:\^ ;» .

Um &%$'■ *rh%$>li$h \¿&&$£&tí%k>;r e s , ,i*t x'&?cz%f >


<?*>«» *m<s& s¿at#r X&re>- a*lta& i» ^saisr&läMs&'b ' - '.
halt«ft «sfrer des ¿u*g$it$ £«a¡ Z zizg m &vZg®%mah% *.W, Wer* #ti»**a¿>-
v-^-rt ski*s? 3 ^«- *tt ?srr X*«r Idb^r vr/H^< «
4téa Iw^ifleirss "&>
.%&¿xgt®\ s*&$£gm\ l)^m - iMX^m m tm i&- j
varán Ws t?isr¿ .thz#$ wziK tñTlt& h ü&b&t S i n * , ® i'&rJöiili*«.
i)i* ug'Sf ":¿ a i z & ( t¿»^v i>i^ ;<?^ ^b^siíg.11# 0^iíel5e#*j3tó*a / !
» # ; ^ i ft i.l«bt aiíát* &ir ¿M%$®mhvvlI '?;:*•
s o M s fs ve» :.hrj«a iir^. x&t-*r •;!« o r a « H S?' ¿rVi!,*! , ±$t vm* i
tl®<ih%e- Frs-usj v im m r »r t :•i e r t x. »
on^c1? ^ ’&ad»i*g « ira *» ¿üiren ^ r {íi??n . ;sr - ?;Uf^
feier ZQ ■..*&$.■%, ... . ’ ;
31 ? ^^r^ncl iR« L3vr : ^ro á« «ta r ^ e l- ü? r ':
^ 1 «, &X%: í i«« *r, der ^wt«?v-w'; ^ j * „ix i* , Vr*¿ .» .'r - .'K .
'»>3 lo'r treftöäft . ' ' t • á. *i r. Xcl% ^ ^c" t ^ r '
v.i$& nswsb tsx^Xmr &úz&'M¿%lt&n¿í& xsr x>r it^i? -^i . (r ' >.*.» ?
^ r l'té lle B&1 M& < . ~ .* .:.;■ <

t 1 sj

p/ir
general Faupel, el mismo capitán N iebuhr.
52 SILVANO SANTANDER

u Como sucesor de Schultzs-Hausmann, el conde de Luxburg, ya probado en


Mm isiones aisladas, procurará solam ente establecer el ya buscado entendim iento
“ proyectado por su excelencia Canaris, con el príncipe Sta’hembere. qníen se
w ha mostrado frecuentem ente exigente. He unificado la dirección del sector del
“ Brasil y la costa sud del Pacífico, en manos de la señorita Duarte. muy esti-
“ nía da por su excelencia Canaris, a causa de su superior trabajo cumplido en
“ Río de Janeiro; una endiabladamente hermosa, inteligente, encantadora, ara-
“ biciosa e inescrupulosa mujerzuela, a quien el coronel Perón ya ha echado el
“ ojo. E^te me hizo, en oportunidad de un encuentro de despedida, una intere-
“ sante confidencia respecto a acontecim ientos en la Casa Rosada. Do? ministros
Aky notorios anglofilos, Culacciati y Amadeo y Videla. no solamente ya no hacen
“ ningún secreto de sus dudas respecto de nue°tro triunfo final, sino que se es-
“ fuerzan, también, en influenciar al vicepresidente Castillo en este sentido. El
“ m inistro de Guerra, general Ramírez, informó sobre el particular en el Casino
“ de Campo de Mayo. En la reunión de los jefes presentes que Heuió. se acordó,
** a propuesta de Perón, exigir de Castillo la estricta observancia de una línea
“ política exterior com patible con las seguidas desde que Ortiz fué erhado. y,
“ además, una actitud aún más fría respecto a la aún existente, aunque más
“ callada, Comisión Parlamentaria de Investigaciones.
“ Lo que me parece considerablem ente más importante, es la comunicación
“ de Perón que aun entre sus antiguos camaradas de Estado Mayor, han apare­
c i d o diferencias de opinión en cuanto al r eu lta d o de la guerra. Sería de desear
“ que con la autoridad que le confieren los lazos de antigua camaradería, consi«
M guíese él endurecerles la espina dorsal a los que dudan.
“ No bien ocupe mi puesto en la “O.K.M.” pondré a Ud. y a su excelencia
M Canaris, minuciosam ente al tanto de todos los detalles.
“ La “Crítica” de hoy, como Ud. puede ver por el recorte adjunto, no «ola-
“ m ente me ha dedicado ponzoñosas palabras de despedida, sino que. también,
“ de Ud. y sobre Ud., se despacha en un artículo que derrama, igualmente, odio
M sobre nuestros amigo6 falangistas españoles. Después de nuestra victoria final,
“ ya no habrá pasquín que se atreva a escribir algo como esto.
“ Si por casualidad se encontrara Ud. en España cuando yo pase por allí,
'“ le ruego que me deje Ud. recado de dónde podría encontrarlo, en la embaiada
^*en Madrid. Si esto no fuera posible, me trasladaré fácilm ente a L.A.N.K.W.
“ I.P.Z., para hacerle una visita.
“ H eil H itler. Siempre suyo. Firm ado: N iebuhr. Capitán de navio'*.

El capitán Niebuhr expresa que se va por consejo del ministro


*le Relaciones Exteriores, doctor Ruiz Guiñazú. calif’cando de “peque­
ño fanfarrón” al presidente del Brasil, doctor Getulio Vargas. Se
ofrecen datos referentes al espía Schultz-Hausmann que sabía dema­
siado. Por ello Niebuhr aconseja que se le aplique la “cláusula im­
perativa”, que es la pena de muerte. Agrega que el coronel Perón
reconoció esta situación y que, amistosamente, tomó a su cargo este
/delicado cometido. El caso es que Schultz-Hausmann, trasladado a
La Plata para un interrogtorio, fué alojado en el Cuerpo de Bom­
beros. Allí murió. Se dió una información en la que se expresaba
que se había suicidado. En cualquier diario argentino de la época
«e hallará la noticia. A Schultz-Hausmann lo reemplazó el conde
Luxburg, lo que demuestra la importancia de las misiones que aquél
cumplía.
Para el servicie» de mensajes al Brasil y la costa sud del Pacífico
.se destinó a Eva Duarte, a quien se la califica de una “endiablada­
TÉCNICA DE UNA TRAICIÓN 53

mente inteligente, encantadora, ambiciona e inescrupulosa mujerzue-


la”. El coronel Perón ya le había echado el ojo.
Es interesante hacer resaltar cómo estaban informados en la
embajada alemana de todas las actividades militares de nuestro país,
sobre todo las conversaciones de los jefes respecto al problema inter­
nacional. Conocían el pensamiento de sus miembros más conspicuos.
Para reforzar la política de neutralidad mentida, el ministro de Gue­
rra, general Ramírez, que luego traicionó al presidente Castillo, quien
a su vez fué trairionado por el coronel Perón, en una reunión de
Campo de Mayo, expresó su creencia irrevocable en el triunfo alemán.
En esa época los ejercitos teutones avanzaban. Ya eran dueños de
la mitad de Europa.
En esta misma reunión, por consejo del coronel Perón, se deci­
dió pedirle al presidente Castillo que se mantuviera en su política
de neutralidad que era, sin ninguna duda, pro-eie. Es muy posible
que ello haya determinado que el pres;dente Castillo hiciera una
advertencia a la Cámara de Diputados, respecto a las actividades
de la Conrsión investigadora. Hizo decir que tuvieran cuidado; que
Campo de Mayo amenazaba al Congreso. Lo que amenazaba Campo
de Mayo, por medio del G.O.U. oculto, de inspiración nazi, era a
las instituciones argentinas. La amenaza se convirtió en desgraciada
realidad. El nazismo fué derrotado. En la Argentina, el pueblo perdió
la guerra sin haber participado de ella.
Comentando la actitud de la prensa argentina que en su gran
mayoría simpatizaba con la causa aliada, Niebuhr, jactanciosamente,
lanza un desafío. “Después, dice, de nuestra victoria f;nal„ ya no
habrá pasquín que se atreva a escribir algo en contra nuestro”. La
victoria final no llegó. Pero en verdad, la prensa argentina vendida,
entregada o apaciguada —la prensa libre ya no existe— no se atrevería
hoy a escribir nada contra el nazismo, aunque éste sea una sombra,
porque hay quienes lo repreesntan: el régimen justiicalista.

UN INFORME OPTIMISTA DE MEYNEN SOBRE LA REVOLUCION


DEL 4 DE JUNTO. “TODO LO QUE HASTA AHORA SE OPONIA,
DICE, HA SIDO DERRIBADO POR LA FUERZA”

0 . Meynen, ministro consejero de la embajada alemana, tam­


bién pieza importante del servicio secreto, reemplazó al capitán N ie­
buhr. Sobre sus actividades da cuenta la carta cuyo facsímil ofre­
cemos. Dice así:
54 SILVANO SANTANDER

1
\ Ito tfá tt ßs$i$8fs: M w « 12A . 1$4*

I sur Sea 15le t r ia n íUebuhr» O&M B ar!in*


| ZláSMtiá^EtiljyMu
í It^ ^ r &&££*&!
í Kau* h a tte isrl* #&&r*nd 4«r l e i s t e n 8 Tage £*ifc> d ié fc«£$tX#&t*n Aar*
| schnitt* aus *?aiapero* u»d "Seutsch* X^^iátSí-^aitung* für S1« au «asa-
i m lú* tag «ad Itaofct war ich t e ils unterwegs, te ils van »lUn f-eiien
Í* 6 * 3 Xandes «u » ir tom&enden V$%. in Anñpx'mh UmXm AnmXrm&tr.ß*
en star*» n ic h t v«r#&&lich, Der &«voXu£ionserfoX& a saerer fr**;mde t m feo»*
p ie t i > » i s S ie aaa den 8*ila g e n er&ehen* A m h a u S en p o iiiia c n i a t S le g
I fcúf der g&n**n Linie« E iner g e s tr ig e n v e rtr a u lic h e n g i t t s t l u n g ven .Prin*
I fcssaln Koudaoheff z u fo lg e sta h t di« diplomat isoh» ajc« r'sennung d«r nruen
I , K *giem ng durch d i* X?SA uisaittaXbar. Wv¡>r. Das i a t dar SX«g dar ge«chiofe~
| ten Regle unser*« Freundes Perón Über den blddeo H oosévalt. Er war aa
I d sr d i4 Ausbootung des Generala Hawaoo áurch^esetaít hat * der» *?1*
.- « i r PrX.fcttart* v e r s ic h e r t e , Überhaupt nur Ir* &i* K evolutton » i t h in e in
! geooassen trord«n "Ist um *u. verh in dern , daß ar fcich mit seinem »ahXreichan
f Anhang las O ffSaierkorpa im sn tso h e tienden Moment dagegen s t a l l t * Di# Ab
i danku»£ C aatiX io’ s «aölit* ihn a ls ein en d¿rofcaus U nsicheren Kantoalatan-
| iibarfXUasig. F r l* Ouarte s a lg t e m ir e in e « B r ie f ih r e e ö$ii£&t->n, in da*
í d ie s e r folgen d en I* it|p r m d « a t» fUr d l« »uieünf t ig* A rb eit der tevo lu tio s& ~
| Kogler»!!* s tim u lie r t :
& "S ie a r g en tin isch e» A r b e iter alad a la H erdentiere rea usú
a l s soXche »ardan s i e atarfceru ü» aia 2a re^iaraö» f« n % t *a, iim#n
I %a fraaeao ä«i gaban^ v i a l A r W it, mxá s i« ® it Hará«nsas^t*«n i<^
Soh&tjh h a ita a * *
W«?>.n ic h n ic h t i r r e , hat äsasaolin i auah aoiioxi eiaataX dan
| ^ilarlaiiviah* braucht in ba*o^ aa f d ie ita lie n is c h e n ^ a lp h a ^ t e n *
! >*zún "macht ^uta Schui»»
| A l l e s , was s ic h h ie r biabar una atttgasenges" : hu*; i» t mit :jöäs ..^f
| ki-aw ajfgafast « cr^ a n , M s Pariam aat auf«jaXSat, das v ? d : : V . 'jo s s ití 0. ::•
Í ^»iiohXo®aöö. Die beiden b r itis c h e n Agenten ln dar ~'¿l$n ,v-^1-s r ;v-,¡
i C » I* o ta t! und Atsadao y V id a la . a it* a n h in te r G itte r n . S ie ? o ii^ e l i»r
I f« a t in den Hän<ian u n serer Fre*mda (und damit auah in uns * ¿a }, • r
t Hachvarr&ter Jür^iÄ i s t verschwunden» wie -/oa £rdhod«a yaracalueict* V*r~
| ®*xtXioh " *t e r nach C h ile oder ’Jru^ua^ g e flo h e n . Dia Pgg. von Bohlen und-
I ööl&er H=- -en A uftrag C e a ts a s te lla n , ob, wmn und wo er d ort au ftaaaat*
Í I»»wiaßh«m «rlrd d ie Suche nach i>m Hier fo r tg e s e t z t» Bei® Au s í '.;úíS5«*-a s a i»
; ner StadtfTohnun^ sin d den P ^.JP ochh^^er und W olfer»dorff ein^ %miH% *-'• -
| » a ia e Uber aain e b ish e r ig e T ä tig k e it und Querverb ináun^ea in d ie 4aud«
| ^efmXlan. Er war n ic h t r*ar K it^ lia d dei dUdiaoh-kom'üunistiaohan »Accslón
I A rgentina* und de« b e r ec h tig te n *Ccj«it;4 con tra e l Hacls«,Q y e i A n tia r -
r a í t ia a o de Xa A rgen tina*, sondern auch führend b e t e i l i g t b e i der örg&ni*
: s a tio n f a s t a l l e r gegrec uns im Parlament und ln áer jüdlachan P resse
f X aneierten Verleumdungs-Kampagnen. B ei dar Hetse ^a^«n Fg*von Thexmann
| hat d^r Xump e in e aus^asprochene Organ i s a t ion s#ut ^ n t e ic ^ e lt, 3usai¡sm«n
!f a i t do® ¿oatmunistisch verseu ch ten General Calderón* L eid er zeit E rfolg*
Ihre früher« A nsicht» ¿&rge3 s e i nur e in wenn auch g e fä h r lic h e r ,'E in -io lv
g&n$%r, müssen S ie revid ieren * Cer Schweinehund hat uns isehr g^aohadet
a ls a l i e anderen aua D eutschland nach h ie r gekommenen K8a%r&nxen sus&®»»
I ^en. Seut» noch yaratahe ioh Pg.von Themann n ic h t , der 3 lo h h e r a its v o r
; 4 Jahren und sp ä te r auch noch dagegen sträub te» ihn fcurasrh&nd t o ts c h la »
: gto *» ia a sa n , ohne Rücki *. . ^tuT d ie m öglichen Folgen* I»as wäre b e s s e r
| gewesen a l s d ie XacherXlche 39er Idee mit dem erfundenen S t r a f r e g is ta r *
I L e id e r haben w ir in den in s e i n e r Wohnung b e so h la g n a h a te n P a p ie r e n k e i~
• n erX a i Anhaitapunkte darü b er g e fu n d e n , ® it weis in d er B o t s c h a f t e r in ’i

El ministro Consejero de la Embajada alemana en Buenos Aires,


TECNICA DE UNA TRAICION 55

Su traducción en español es la siguiente:


“ Buenos Aires, 12 de junio de 1943*.
“ Compañero de partido. Capitán de Navio
44D. N iebuhr O. K. M. - Berlín.
“ Mi querido capitán:
“ Apenas he tenido tiempo estos últim os ocho días de coleccionar para Ud.
* los recortes de “El Pam pero” y del “Deutsche La Plata Zeitung” que adjunto.
“ He pasado noche y día viajando o recibiendo a los compañeros de partido: d<=»«de
* todas las regiones del país vienen a verme. Mis esfuerzos no han sido inútiles.
“ EU éxito de la revolución de nuestros amigos ha sido completo, según lo podrá
“ apreciar Ud. por los recortes adjuntos. También hemos triunfado en toda la
“ línea en materia de política exterior”.

-- , ;
i V«rt>tn4ttn# aa t . ‘i * t m in * EoXl* i ä A rpa* <
,%tñi9ü and Ir. d m SmHk&rXMttdtm * ir d «r &»ín B»tUtígung&Z
$9ld m9hr l i ñ d m , **tm 4U* a is h h ls r mgébaúSRté '¿nd m w r z n Plénmn
au&«TOtúmnt 1 io h gitósti#** BataiolcXiiag auch » asá é o rt t f i . Die
A,uaaiö&t*n áMftíz. sin d g iln x t ig . Di* d&hin &balQ&t*ö fcar»ita 1
Sa Stadtim' dar Y orbaraitang* und alaarn dar d ah in tar aSahard® «iXiai. ¡
8a8 «ratasm t »ar ic h tlb#r d l* « i t t a ii t m ^ von FiOuDuarta* E*a*Faa¿ié
$»1 « a i 1* ilünafc h is r ga#«e«n* Sata Xako^ntta~3a$u.<3h war I
aaraifalloa gut a r g a a ia ia r t * dann ataXXaaa S la « leb das Lärm der '
sssariteaniaohaa SpUraasan v o r , h attan e ia fcanntnts davo» b*ka®«aacu
Soviel fllr haut*, wa^aa 2 ait»angaX» im TaXagrsusastil« Schade daä ij
Sl« nloht a»h r Uiar ai»d‘r »in ongaahntaa Batäfci&ungafaXd wftrd« sioa ■
£
Xisnaa Ja t a t a u fto n , P|*wvon A r a a sto r ff hat k o fta a g , Z a it^ g a a u a s o h n itt*
sm aaaBaaXn und Ibnao laufend par *Cabo* uad »Eoat«* auausaadaa» -Sobald ;
tefe «Miiur &ait ha^a, hören Sit auaftt&rXich van m ir*
Heil K itiar!
Ihr .

< * 7 . " fc \

O. Meynen, escribe a su vez, al capitán N iebuhr, con fecha 12 de junio.


56 SILVANO SANTANDEB

“ De una inform ación confidencial remitida por la princesa Kaourdacheff, se


“ desprende que el gobierno de los Estados Unidos reconocerá inmediatamente al
u nuevo gobierno. Esto equivale al triunfo de la inspirada dirección de nue¡*tro
“ amigo Perón sobre el estúpido R oosevelt. Fué él también quien impuso la ex-
“ pulsión del general Rawson quien, según me lo asegura la señorita Duarte, sólo
“ fué incorporado a la revolución para evitar que en el momento decisivo se
“ opusiera al m ovim iento con sus num erosos adictos en el cuerpo de oficiales.
“ H om bre inseguro, la caída de Castillo lo convirtió en innecesario. La señorita
“ Duarte me mostró una carta de su amante, en que se fijan los siguientes linea-
“ m ientos generales para la obra futura del gobierno revolucionario: “Los traba­
j a d o r e s argentinos nacieron animales de rebaño y como tales morirán. Para
44 gobernarlos basta darles comida, trabajo y leyes para rebaño, que los mantengan
“ en brete”. Esto es lo que habría dicho el coronel Perón.
“ Si no me equivoco, ya M ussolini em pleó la expresión animales de rebaño,
44 para referirse a los analfabetos italianos. Perón sigue la buena escuela.
“Todo lo que hasta ahora se nos oponía ha sido derribado por la fuerza.
“ El Parlamento está disuelto, el maldito comité “0.10” clausurado. Los dos
“ agentes británicos del gobierno derrocado, Culacciati y Amadeo Videla, están
* entre rejas. La policía está firm em ente en manos de nuestros amigos y, por lo
“ tanto, en nuestras manos.
44 El traidor Jürges ha desaparecido, como si se lo hubiera tragado la tierra.
u P osiblem ente haya huido a Chile o al Uruguay.
44 Los compañeros de partido, Bohle y H olzer, tienen la m isión de comu-
“ nicarlo en caso de que aparezca por allí, cuándo y dónde lo haga.
“ Entretanto, se ha iniciado aquí su búsqueda. En el allanamiento de su
“ dom icilio en ésta, los compañeros Pochammer y W olfersdorf echaron guante
“ a una serie de elem entos de prueba 6obre sus actividades, y contactos hasta el
44 momento actual. No sólo era miembro de la Asociación Judea-Comunista, Acción
“ Argentina, y del tristem ente célebre Comité contra el Racismo y el Aniise-
“ m itism o de la Argentina, sino que actuaba, además, como líder en casi todas
“ las campañas lanzadas contra nosotros en el Parlamento y la prensa judía.
“ La campaña difamatoria contra el compañero de partido, Von Thermann, que
“ contó con la colaboración del general Calderón, inficionado de comunismo,
44 era uno de los m anifiestos propósitos de la campaña de odio de la organización.
44 Lam entablem ente tuvo éxito. Se verá Ud. obligado a reconsiderar su opinión
44 sobre Jiirges como hom bre aislado, aunque peligroso. Ese perro sarnoso nos
44 ha perjudicado más que el resto de los emigrados alemanes juntos. Sigo sin
“ com prender por qué el compañero de partido, Von • Thermann, se opuso hace
44 cuatro años y también en ocasiones posteriores a hacerlo liquidar lisa y llana-
44 m ente, sin reparar en las posibles consecuencias. Eso hubiera sido mejor que
el ridículo recurso desesperado de descubrirle un prontuario criminal. Lamen-
“ tablem ente no encontramos entre sus papeles ningún indicio que nos permitiera
“ identificar su contacto dentro de esta embajada. De todos modos su papel en
44 la Argentina ha terminado y tampoco le resultará fácil actuar en los países
“ vecinos donde se extiendan, siguiendo el curso de su favorable desarrollo, los
“ planes preparados aquí en la Argentina y también los nuestros. Las perspec-
44 tivas favorecen este desenlace. Los proyectos encaminados hacia ese propósito
“ se encuentan en preparación y robustecen la voluntad de llevarlos a término.
44 Me sorprendió sobremanera la noticia que me comunicó la señorita Duarte,
“ relativa a la estada en ésta del general Von Faupel el mes pasado. Su visita
“ estuvo fuera de toda duda bien organizada, pues imagínese Ud. la alarma de
“ los sabuesos angloam ericanos de haber tenido noticias.
44 Basta por hoy y por falta de tiem po, disculpe el estilo telegráfico. Es una
44 lástima que no se encuentre Ud. hoy aquí. Se le abriría un campo de acción
44 insospechable. El compañero de partido, Arensdorf, se ocupará de juntarle los
44 recortes de los diarios y enviárselos por el “Cabo” y UE1 Monte”. En cuanto
44 tenga yo más tiem po tendrá Ud., por m i interm edio, noticias más detalladas.
44 H eil H itler. Firm ado: O. M eynen \
TÉCNICA DE UNA TRAICIÓN 57

A los pocos días de estallar el movimiento del 4 de junio, Mey­


nen, con una euforia explicable, da amplios informe« a sus superio­
res. El éxito, dic*\ de nuestros amigos ha sido completo. Se esperaba
el reconocimiento de EE. UU. por la nueva situación creada en el
país. Este llegó y es entonces cuando exclama que es el triunfo de
“nuestro amigo el coronel Perón contra el estúpido Roosevelt”. Exis­
ten motivos para expresarse en esta forma tan jactanciosa. Se da
cuenta por qué razones fuera radiado de la jefatura del movimiento,
el general Rawson
Mas, lo sorprendente, es lo que ee atribuye a Eva Duarte, testi­
moniando una opinión del coronel Perón. Este, en vísperas de crear
una doctrina con proyecciones universales y superior a todas las
conocidas, habríu expresado: “Los trabajadores argentinos nacieron
animales de rebaño y como tales morirán. Para gobernarlos basta
darles comida, trabajo y leyes para rebaño que los mantengan en
brete”. Como prjgrama de acción no se puede pedir nada más extra­
ordinario. Pero lo cierto es que el coronel Perón, desde 1943, así ha
procedido con los obreros argentinos. Los ha tratado como rebaño
embretado. Toda protesta se considera un delito. Muchos muertos,
obreros auténtico«, caídos en distintas partes de la República, dan
fe de esta política
“Todo lo que hasta ahora se nos oponía — agrega—, ha sido
derribado por la fuerza. El Parlamento está disuelto. El maldito comi­
té 0.10 —se refiere a la Comisión Investigadora de Actividades
Antiargentinas—. clausurado. Los dos agentes británicos, Culacciati
y Amadeo y Vidala, están entre rejas. La policía está firmemente en
manos de nuestros amigos y por lo tanto también en nuestras manos”.
La revolución del 4 de junio, como puede apreciarse, llegó en
el momento preciso, como para que los nazis se sintieran cómodos
y contentos. Sólo faltó agregar que la mayoría de los miembros de
la Comisión Investigadora de Actividades Antiargentinas corrieron
la misma suerte que los ministros mencionados: fueron detenidos.
Una vez más se habla con rencor contra Jiirges, que no pudo ser
hallado en n;nguna parte. Jiirges llegó a Montevideo, donde siguió
su acción antinazi
Para que se advierta la importancia de los servicios prestados
por Eva Duarte, Meynen informa de la estada en Buenos Aires del
general Faupel. Este hecho lo llegó a ignorar el propio embajador
Von Thermann, según lo declaró a la comisión que lo interrogó
en Berlín.
Muchos argentinos nunca hallaron una explicación lógica para
darse cuenta de lo que ocurría en nuestro país. Estos documentos
servirán para dar la respuesta. Estábamos atados de p;es y manos.
Nunca tuvimos ^chance” para aspirar a días mejores. Si triunfaban
58 SILVANO SANTANDER

las bandas de Hitler, excusamos expresar lo que nos hubiera ocurri­


do a todos los que nos desesperábamos, tratando de que el gobierno
argentino se alineara a favor de la causa de la Democracia. Argenti­
na hubiera sido una mísera colonia alemana, manejada por todos
estos traidores que estaban al servicio del nazismo. No fué así. Pero
los argent:nos, igualmente, sufrimos las consecuencias como si hubie­
ran triunfado, pues el azar de los acontecimientos —más bien la
astucia diabólica que se puso en la orientación y dirección de los
mismos—, ha determinado que el campo minado estallara contra
nosotros.

EL GENERAL FAUPEL DA CUENTA DE UN ACCIDENTE PROVO­


CADO QUE COSTO LA VIDA DEL MINISTRO INGLES YENCKEN
Y ASEGURA QUE “NUESTRO AMIGO PERON ES, SIN DUDA, EL
HOMBRE FUERTE DEL GOBIERNO ARGENTINO”

La carta que ofrecemos en seguida, del general Faupel, tiene


mucha miga. La analizaremos para aclararla debidamente. Su texto
va en página 59
La correspondiente traducción española es la que sigue:
“Madrid, 22 de mayo de 1944’\
44 W ilhelm Faupel
4‘ General und Botschfeter a D.
“ Señor Secretario General Dr. Hans von Merkatz.
“ Berlin-Lankwitz.
“ Tnstitnto Latino Americano.
“ Mi estimado joven am igo:
“ Finalmente hemos terminado con el maldito Yencken, quien es el prin­
c i p a l responsable de las recientes dificultades en Tánger y Ceuta, como así
“ también de las dificultades en el negocio de wolíram. Ha muerto literal*
44 monte arrancado del cielo y enviado directamente al infierno por el doctor
44 Panliorsl, y el comandante Moreno, sin complicar al Caudillo en dificultades
44 diplom áticas. Lástima que el judío mal oliente lloare no estaba en el mismo
44 avión. El general Moscardó se va a encargar para que el resultado de la invee-
“ ligación aparezca como un accidente.
44 Inm inente el intento de una invasión, es el texto de un informe recibido
“ recientem ente de Londres, por M oreno. Nosotros vamos a prepararle un reci­
b i m i e n t o caluroso.
44 De la Argentina tenemos novedades muy agradables. Ramírez v su cama-
44 rilla están com pletam ente elim inados. Nuestro amigo Perón es, sin duda, el
“ hombre fuerte del gobierno. Las consecuencias del incidente de enero están
44 prácticamente borradas.
44 El R eichleiter Borman. que tiene en ?u poder dos informes de Von Lente,
“ y del general Pistarini, urge la reanudación de los transportes a Buenos Aires,
44 Pida al general Galland tener disponibles de inmediato dos máquinas, úni­
c a m e n t e para vuelos nocturnos, e informar a Rudel y Hans Reidstch.
44 FJ portador de la presente y asimismo Kuster, tienen que empezar de inmc*
‘4 diato con los peparativos. Kon tiene que venir con la primera máquina para
44 ésta, para ayudar transitoriamente a Sandstede, que tiene orden de venir
“ mañana. El doctor Panhorst está ya en camino a Mallorca.
44 La embajada rem itió hoy tres cartas para Thermann de Tjarks, del general
TÉCNICA DE UNA TRAICION 59

';' v - I

f i l . i l KI.M FAtJtfEL *
t.r*rr»l w*i iWcekwftcr «<f>
. «¿uáridj den 22* ¿Á&'í 1944
i
\
\
\

.;*xvrn ;> eneraÍ3ekretár


j>r« Mene von «¿er&atz
3 e. r. 1 i n - I>t¿nkrflt¿ K urierpost
imt €i näaer if f iniacU es I n s t i t u t

¿i. 1 . ju n g e r Freund*
S n d lic h fcaben w ir d en v e r f l u c h t e n ¿en k en , h a u p t v e r a n t w o r t l ic h f X r í
d i e n e u e r l i c h e n ¿ c h .ú a r i s ' ¿ e i t e n i n T a n g er und C eu ta s o w ie b e i n
* © lfra m ¿ ea ch áffc# z u r .¿fcrecte j e b r ^ c h t . ä r i s t t o t , von B r«*an h 0 r s t
and «Comandante m oreno b u c h 3 tü b lic h , vom S Ü a a e l h e r u n t e r g e h o l t und j
d i r e k t r.ur H ö l l e g e s c h i c k t , ohne; den C a u d illo i n d i p l o m a t i s c h e
3 ob G i e r i g k e i t e n zu v e r w i c h e i n . S c h a d e n u r, da& d e r a t in k j u d e Hau ;:s 1
n i c h t im g l e i c h e n i&ugseu#; g e s e s s e n h a t . G e n e r a l ^ s c n r d d t r ä g t )
S erge d o f,« r , da£ d$a b n t e r n u ch u n a se r j e 'b n ia a u f " U n fa ll* f r i s i e r t \
d ir á .
•«Inminente e l i n t e n t e de una in v a sió n " l a u t e t e in e -¿sirena eben von 1
^oreno durch ge geb en e In fo rm a tio n aus London. ¿;er üs^ fan^ tfird h e iß j
b e r e i t e t werden*
a u s A r g e n t in ie n s e h r e r f r e u li c h e N ach rich ten « rvam£rez und Anhang }
v ö l l i g a a e s e s c & u lt e t , u n se r ?reund herein d er u n b e s t r it t e n s ta r k e
¿¿inn iß. d er R egieru n g, und d ie .?oi¿on de-'? ü an uai'~2U isc;henífclles |
p r a k tis c h b e s e i t i & t . R e i o h s l e it e r Bormann, B e s i t z z w e ie r B*~
r ic h t e von L eu te und G eneral i i s t a r i n i , drängt a u f Wiederaufnahme 1
der 3airear-Tran:i^<?rte, ¿ranchen J i s JeneraX M ailand, s o f o r t «wei 4
¿¿aachinen (n u r f i x *>&chtflil¿e} b e r e i t z u a t e i l e n , an»i.e tu d el und 1
t c it s c h a a v e r s tä n d ig e n .. Der Ü b erb rin ger da. a o ^ ie K d ater *
s o l l e n s o f o r t m it den G erb ereitu n k en beginnen» Köhn s o l l m it d er j
e r s te n M aschine nach h i e r Stoma#n# su r veriibergehend en u n te r a t.it sua#^
/on .>aadátede, dsn ic h fü r morgen h e r b e o r d e r t h ab e. ü r ^ a n h o r s t b«M
f in d e t s i c h b e r e i t s a u f dem ¿ege nach M a llo r c a .
2 ie r-otschaft hat heute d»ci Briefe fUr Thermann von I ja r k s , 2 *nn~ <
r a l rertln u und ar* Anchos forondo an dau A4 w e ite rg e le ite t. ::'Ver~
i&ta&i&ec *iie Bohle*
■$
i * m cfcrichtlg*n ^ie meine rrau, s ie mí$¿e Ka^itán lUebuhr c’avon , 1
vernandigan* da* ich in 3 bi» 1 0 X*¿en zurlic& bin*

El general Faupel, el 22 de mavo de 1944. ofrece una interesante información


al Instituto Ibero-Americano
60 SILVANO SANTANDER

“ Pertiné y de] doctor Sánchez Sorondo, al M inisterio de Relaciones Exteriores.


“ Informe Ud. a Bohle. Informe Ud. a mi esposa, que ella diga ai capitán JNiebuhr
“ que regresaré de ocho a diez días. H eil Hitler. Firmado: W. Faupel
Un accidente provocado. — Ha podido leerse en la carta de
Faupel, con toda precisión, cómo murió el ministro inglés en Kspa-
ña, Arthur Yencken, en mayo del año 1944. Fué un accidente provo­
cado. El diplomático inglés controlaba, sin duda, todas las a c t i v : d a -
des del esponaje a cargo del general Faupel. Era un obstáculo. Se
resolvió eliminarlo y para ello se contó con la colaboración de dos
generales españoles, uno de los cuales debía levantar la información
sumaria sobre el accidente. Había qu«. cuidar las espaldas al Caudillo.
El 25 de enero del año 1953, la Lnited Press divulgó por medio
de la prensa de todo el mundo la siguiente información que transcri­
bimos del diario “El País”, de Montevideo:
“ Londres, 24. (U .P .). — El doctor H. M. King, miembro del Parlamento
“ británico, declaró hoy que el m inistro inglés Arthur Yencken, fué asesinada
“ en España en 1944.
“ King hace tal acusación en ana pregunta por escrito que presentará la
“ próxima semana a la consideración del ministro de Relaciones, Anthony Edén.
“ Yencken falleció en mayo de 1944. La9 autoridades españolas informaron
“ al gobierno británico que había perecido en un accidente de aviación, mipntras
“ se dirigía de Madrid a Barcelona, en un avión piloteado por Hilary Caldwell,
“ que era segundo agregado aéreo de la embajada británica en Madrid. Por
“ decreto del generalísim o Franco. Yencken fué enterrado con honores militares,
“ y el rey Jorge VI expresó su agradecimiento al gobierno español.
“ El anuncio hecho en Londres, de que el ministro británico Arthur Yencken
“ fué asesinado en España en el año 1944, hecho por un miembro del Parlamento
“ británico, el señor King, ha causado profunda indignación en los círculos re9»
“ ponsables de esta capital, donde tanto Yencken como su esposa, gozaban de
“ afecto y popularidad.
“ Am igos personales de Yencken, recuerdan que éste se dirigía a Barcelona
“ para pronunciar un discurso ante la Cámara de Comercio británica en la capital
“ catalana, y que el avión, debido a la poca visibilidad, se estrelló en las mon­
t a ñ a s al 6ur de Lérida. Otros am igos de Yencken dicen que su muerte causó
“ inmensa pena y dolor, y que por esta razón Franco ordenó que se rindieran
“ honores m ilitares”.
De cómo resulta que nuestras investigaciones han de serv:r, tam­
bién, para revelar la forma en que fué asesinado el ministro Yene*
ken, mediante la colaboración de los falangistas españoles. El cene-
ral Faupel tenía la dirección centralizada del servicio de espionaje
y cómodamente, con la complicidad de los nazis españoles, pudo
eliminar a quien molestaba en sus actividades.
“De la Argentina tenemos novedades muy agradables99. — Con
estas palabras continúa la carta de Faupel, agregando: “Ramírez y
su camarilla están completamente eliminados. Nuestro amigo Perón
es, sin duda, el hombre fuerte del gobierno y las consecuencias del
incidente de enero, están prácticamente borradas”. Se hace referen­
cia a la renuncia del presidente Ramírez, arrancada a la fuerza, en
una dramática reunión donde la señora de aquél tuvo una lucida
actuación. Ramírez, con su ministro Gilbert, contrariando la orden
del G.O.U. secreto, rompió las relaciones diplomáticas con Alemania.
TÉCNICA DE UNA TRAICIÓN 61

Ese fué “el inci lente de enero”. A Ramírez lo sustituyó el general


Farrell. Este no fué nada más que un mandadero del coronel Perón
quien, a gu vez, ¿e nombró ministro de Guerra y vicepresidente de
la República. El coronel Perón ya había ajustado las cosas de tal
modo que era el hombre fuerte y en sus manos estaba tomar el poder.
¿Transportes a Buenos Aires? -— Martín Borman, uno de los
hombres de Hitler, recibe comunicaciones de Von Leute, gerente del
Banco Alemán Transatlántico de Buenos Aires y del coronel Pista*
rini, m’nistro del P.E. desde el año 1943, en cuyas funciones duró
hasta 1951, con una suplencia en la vicepresidente de la República.
Este general Pisiarini es el mismo que, en nuestro libro “Nazismo
en la Argentina”, aparece en la portada haciendo el saludo nazi.
¿De qué transportes se habla? Simplemente de transportes aéreos,
desde Madrid a Buenos Aires. Seguramente no transportaban ni cueros,
ni plumas de g a llin a ...
El general Pistarini ha sido uno de los hombres más ligados al
nazismo. Hizo un viaje a Alemania y en su ministerio ubicó a todos
los nacionalistas de “El Pampero”, cuando fué clausurado este órga­
no de publicidad nazi, después de haberse comprobado que recibía
dinero de la embajada alemana. La ligazón con el coronel Perón fué
absoluta. Quiere lecir que era hombre de confianza y estaba en todos
los secretos.
Aparecen los coroneles Rudel y Galland, “ases" de la aviación
teutona. — El general Galland y el coronel Rudel, fueron “ases” de
la aviación nazi. En otro capítulo damos una amplia información al
respecto.. Se los empleaba en el transporte nocturno, en aviones, de
Madrid a Buenos Aires. A ese transporte hacía referencia el general
Pistarin\ Esto dice la carta de Faupel, donde también se mencio­
na a Sandstede, ya radiografiado por nosotros.
Como decimos, en el capítulo primero hemos hablado de Rudel
y Galland. Interpelábamos al P. E.; preguntando cómo habían llega­
do a Buenos Airee* y precisábamos que ambos trabajaban en Córdo­
ba, en el Instituto Aerotécnico y en la Fábrica Militar de Aviones.
Tanto Galland, como Rudel, visitaron Alemania en el año 1950. Se
hallarán fotografías de diarios alemanes, más adelante.
Según un telegrama del 18 de abHl del año 1952, distribuido
por Associated Press y publicado por “La Nación” de Buenos Aires,
entre otros, se daba la siguiente información.
“ El ex coronel Ulrich Rndel logró entrar en Alemania. Kassel, 12 (A .P .).
w El ex coroné] Hans Ulrich Rudel, antiguo “as” de la aviación alemana, participó
Mclandestinamente en una reunión de ex-pilotos de la escuadrilla “Im m elm enn”,
Manuncia el diario “Die W elt”. Ulrich Rudel se encuentra refugiado en la Argen-
14 tina, donde es consejero técnico de una fábrica de aviones. A pe*ar de que se
“ le negó la entrada a Alemania occidental, el ex coronel de la “Lufftwaffe”
* había logrado reunirse con sus ex camaradas en la pequeña ciudad de Ziegen,
“hehin (H esse )”.
“ Llegó a Berlín un ex general alemán. Berlín, 18. (A .P .). El ex general
C2 SILVANO SANTANDER

de la Lutfwaffe, A dolf Galland, que actúa all ora como asesor de la Fuerza Aérea
u Argentina, llegó a ésta por avión procedente de Hamburgo. En respuesta a los
periodistas reunidos en el aeropuerto, GaiJand dijo que su visita a Berlín era
puramente privada y añadió que sólo quería ver bien la ciudad. Señaló que su
permanencia se lim itaría a tres o cuatro días, para regresar a Alemania occi*
“ dental. El señor Galland proyecta volver a la Argentina a fines de mayo”.
El coronel Rudel es proclamado Führer en Berlín. — El diario
Nacht-Express’\ del 21 de noviembre de 1952, cuya parte corres­
pondiente la ofrecemos en facsímil, informa que Rudel lia sido pro­
clamado Fübrcr. He aquí lo que expresa el diario, transmitiendo una
noticia de Berlín:

Sladthausturm
strahlt Bildberichte

Die illustrierte Berliner Abendzeitung


Freitag. 21. 1052

„Bewegung Reich“ plant die Machtübernahme in Westdeutschland


Sieben Verschwörer bereits in Haft / „Wer spricht, wird erschossen"
B e r l i n , 21. N ovem ber (ED). Am W ochenend* w inden la A r a -1
lierg (N ordrhein-W estfalen) sieben M itglieder e& er nazistische« I
O rganisation verhallet, der u. a. der ehem alige aleUverti-etende N«zft>'
G aolelter von W eslfalen-Süd, Heinrich V e i t e r , and d er Í
B ürgerm eister von Lüdenscheid, Dr. O tto B a c k e , u g e h ö r e a .
D ie n e o fa s c h is lis c h c O rg a n is a tio n . Z e itp u n k t d ie F ü h ru n g d e r
d i e » eit 1940 e x is tie rt u n d d e n N a m e n
.B e w e g u n g R e ic h " lü h rl, ta g te Im
B eleb* ü b e rn e h m e n a n d g ilt a b
» o 'Q « H itle r» a n d e r S p itz e
El diario “Nacht-Express”
S o m m e r d ie s e s J a h r e s In B crchlcs« da cuenta de que el gene­
g a d e n . AI» Z ie l h a b e n sic h d ie C e- D ,e U n te rg n in d b e w e ,------------- -----
h o lm b ü n tile r d ie N c u g r ü n d u n g d e r
nur .z u v e r lä u iq e - ral Rudel, fué proclamado
a u fg e n o m u e n u nd u t e r U J t V f t t r »
N a z i-P a rle l u n d e in e n e u e .M a ch i*
d u a g e n n a c h Spaniew . w o d e r . M m » Führer.
l b . n i , . « - n a c h d e n , S » l 1933 , « • ^ ^ 7 « . '. “ " Z Z Z Z ' V -
w t i t . A n d e r B p rc h le sg a d c n c r T a g u n g
•n a h m e n d e r H J-S la b sfiih re r L a u t e r - ,che
, r a u e n s la a n il U t W ie d ie .W c r iü U -
R u n d sc h a u -, e in e S
b a c h c r u n d d r r L u ftw a ilc n o b e rst , u d ie se m S k a n d a l m ittetU . v e fp flk fe-
a . D. B u d e l Icil, d e r c x lra a u s A i- fet d ie .B e w e g u n g B eicb* Ifc/e MH-
g o n iin ie n t u d ie s e m T re ile n e rs c h ie n e n g lle d e r u n te r A a d r o h u q d e s Er*
«arar. B u d e l »oll z u e in e m s p ä te r e n achieB en» z u n S c h w e ig e * .

Las autoridades aliadas tomaron medidas y arrestaron a todos


los que participaron en esa reunión clandestina. Sin embargo, el caso
es que Rudel regresó a la Argentina y desde allí envió un telegrama
de adhesión a otra reunión nazi, según el despacho que distribuyó
la A.F.P. de fecha 15 de diciembre de 1952, publicado por el diario
“El País”, de Montevideo. Decía esa información:
44 En Luebeck se realizó ayer una reunión neo fascista con asistencia de líderes.
“ Luebeck, 15. ( A .F .P .). Más de 2.000 simpatizantes de los movim ientos de extre-
“ ma derecha, “bloque alem án”, “derecha nacional” y “Partido del Reich alemán”
TÉCNICA DE UNA TRAICIÓN 63
“ llegados de todas las regiones de Alemania occidental, asistieron esta noche en
“ Luebeck a una de las más importantes reuniones neofascistas mantenidas en
“ Alemania desde 1945. Entre la asistencia se destacaban numerosos ex dirigentes
“ nazis y ex oficiales de la Wehrmacht. El coronel Rudel, ex Mas” de la Luftwaffe,
“ y personalidades del ex partido nacional socialista enviaron telegramas de sim-
“ patia”. ,4
Sobre Rudel aun podemos decir algo más. Los diarios oficalis-
tae argentinos, de fecha 5 de abril de 1953, con grandes titulares
publicaron la siguiente noticia:
“ Tres andinistas lograron escalar el volcán Llullaillaco. Es uno de los más
“ altos de la cordillera. Salta, 5. (C .O .). Llegó a esta ciudad el coronel de avia-
“ ción alemán Hans Ulrich Rudel, acompañado por los doctores Karl Morghen y
“Rulf Dangl, también alemanas, quienes el 31 de marzo último a las 15, alean-
“ zaron la cima del volcán Llullaillaco, situado en las puntas de Atacama, a 6.928
“ metros de altura sobre el nivel del mar. Los raidistas manifestaron que deposi­
t a r o n en la cumbre del volcán, situado en el lím ite argentino-chileno, un cofre
“ conteniendo un mensaje para el presidente Perón, así como banderines con los
“ colores de Argentina y Alem ania”.
Se trata del mismo Rudel que entró al país con nombre falso
protegido por el gobierno argentino, que tiene un cargo directivo en
la Fábrica de Aviones de Córdoba y que en Alemania fuera procla­
mado Führer en reemplazo de Hitler.
Rudel tiene toda clase de libertades para bacer lo que .quiere
Dispone de mucho dinero para financiar la propaganda nazi y hasta
tiene tiempo de halagar a su camarada, llegando a uno de los picos
más altos de la Cordillera y rendirle un emocionado homenaje.
Después de haber aparecido la primera edición de este libro,
el diario “El Plata”, de Montevideo, de fecha 12 de agosto de 1953,
bajo el título “Nazi en la Argentina”, publica el siguiente telegrama
que corrobora todo cuanto hemos afirmado respecto a Rudel y al
régimen argentino. “Hannover. 12. (A F P ). — El pres;dente del parti-
44 do de extrema derecha, “Deutsche Reichs Partei”, Adolf von
14 Thadden, dirigió hoy un telegrama al presidente Perón para solici-
44 tarle acordar un permiso al ex coronel de la Luftwaffe, Ulrich
“ Rudel, que ocupa importantes funciones en la industria aérea argen-
44 tina. Como se áabe, Rudel es candidato del D.R.P. en las elecciones
“ legislativas de setiembre próximo. En la dirección del partido se
“ subrayó que fué en el curso de una comunicación telefónica con
u el doctor Werner Naumann, ex colaborador de Goebbels, que Rudel
14 aceptó ser candidato en la lista electoral del D.R.P.”.
Con posterioridad a esto, U.P. distribuyó un telegrama el 25 de
agosto de este año, publicado por los diarios de Montevideo, proce­
dente de Hannover en que dice que se ha prohibido la inscripción
electoral del coronel Rudel, precisamente por ser nazi.
El 28 de agosto, la agenciá A.F.P. entrega a los diarios de Mon­
tevideo el siguiente despacho: “Regresó el coronel Rudel. Bonn, 28.
4i (A F P ). Se ha sabido en el Ministerio Federal del Interior que el
44 ex coronel de aviación Hans Ulr;ch Rudel, refugiado en la Argen-
44 tina desde 1945, llegó anoche a Alemania Occidental, donde se
64 SILVANO SANTANDER

“ propone participar en la campaña electoral en las filas de extrema


“ derecha, nazis. Rudel llegó ayer a Amsterdam desde donde se diri-
“ gió a Dusseldorf en el transcurso de la noche. Oficial de la Legión
u Cóndor en España, fué durante la última guerra mundial uno de
u los principales comandantes de “stukas” y es titular de la Cruz de
“ Hierro con espada, hojas de roliie, de oro y brillantes, distinción
u que es el único que la tiene en Alemania”.
La candidatura de Rudel fué vetada, pero él, igualmente, hará
campaña. Todo esto quiere decir que el Presidente Perón, a cuya
sombra se cobijó Rudel, ha autorizado a su subalterno que viaje a
Alemania y a que haga campaña política.
El gobierno inglés se alarma y habla de un movimiento nazi en
Alem ania, que tiene conexiones en España, y la Argentina. — Cuan­
do visitamos Alemania pudimos comprobar en qué forma ostensible
actuaban, en Berlín occidental, notorias figuras del nazismo, de pre­
ponderancia en la época de Hitler. Hasta torturadores conocidos, que
actuaron en los campos de concentración, se paseaban libremente.
El alan de ver solamente comunismo y comunistas por todas partes,
hacía que para los nazis no hubiera ninguna restricción. Se respon-
sahil:za de ello al gobierno de Estados Unidos. Este, que va tendien­
do una nube para cubrir a Franco, olvidando su pasado, también quiere
ignorar al nazismo, sin percatarse de lo que ello puede significar para
el futuro del mundo.
El represen arte del gobierno inglés se dió cuenta de esta
situación y comunicó a su gobierno lo que estaba ocurriendo en la
zona occidental. Las autoridades de ocupación inglesa en Bonn, Ale­
mania, seguramente con la autorización del gobierno inglés, dieron
un comunicado que tuvo honda repercusión en todas partes, en el
mes de enero del año 1953. De él extraemos lo siguiente:
“ Lo« nazis tendrían conexiones con el exterior. Las autoridades británica«
4Í se negaron a ampliar detalles sobre las relacione« de esta red en el exterior,
“ pero fuentes alemanas dicen que se cree que sus componentes trabajan con orga*
“ ni/aciones fascistas internacionales de España y la Argentina. Según fuentes
“ de Diiesseldorf y altas autoridades británicas los conspiradores mantenían reía*
u ciones muy estrechas, entre otros elem entos, con antiguos oficiales de la Luft*
“ wnffe. fuerza aérea de Hitler, residentes en la Argentina. Además, dicen, que
** estaban relacionados con otros agentes en Alemania oriental y posiblem ente
“ basta en Moscú. Se negaron a aclarar si se habían recogido documentos, y cuando
“ se les preguntó por qué se anunció el descubrimiento en este delicado momento
“ de las relaciones de Alemania con Occidente, contestaron: “Sólo podemos decir
“ que lian estado vigilados estrechamente mucho tiem po”.
En las conexiones con el exterior, con España y la Argentina,
figuran antiguos miembros de la Luftwaffe. No podrán ser otros que
Galland y Rudel, según lo hemos documentado.
Esta carta, como ya lo expresáramos, tiene una importancia
excepcional. Reactualiza el mismo problema, desde el año 1944 hasta
ahora, pues que se señalan hombres, hechos y acontecimientos que
ofrecen una lógica continuidad.
TÉCNICA DE UN 4 TRAICION 65

LUDWIG FREUDE, COMO MINISTRO NAZI EN LA ARGENTINA,


A PESAR DE QUE ESTA, OFICIALMENTE HABIA ROTO RELA­
CIONES DIPLOMATICAS CON ALEMANIA, OFRECE UNA AM-
PLIA INFORMACION A BERLIN. VA DESDE LAS EXIGENCIAS
METALICAS DEL CORONEL PERON, HASTA UN OBSEQUIO
PARA EVA DUARTE

Esta es una de las comunicaciones que Ludwig Freude enviaba


al general Faupel, dándole cuenta de las novedades que ocurrían en
el país. Se trata del mismo Freude a quien los gobiernos aliados recla­
maran insistentemente como criminal de guerra y a quien el coro­
nel Perón defendiera apasionadamente, acordándole carta de ciuda­
danía argentina, fuera de tiempo y lugar, para que lo cubriera de
todas las acechanzas. La carta que dirigiera al general Faupel es la
que aparece en las páginas 66 y 67.
Su traducción en castellano corresponde a la siguiente versión:
44 Embajada Alemana (51) Buenos Aires, noviem bre 22 de 1944.
44 Estimada E xcelen cia:
44Por el camino que en este momento me parece el más seguro, por interm edio
44 de la oficina de Aunós, remito a usted el segundo inform e anual del «Club
44 Guani» de M ontevideo, que apareció recientem ente. Es im posible no entender
44la alusión en nuestra contra, contenida en el penúltim o párrafo del prefacio
44 escrito por el mismo Guani (página 6) ; respecto al contenido restante (sección
44b ) , páginas 11 y siguientes, verá usted en parte lo que ya le ha comentado el
44 doctor M eynen desde Lisboa. Para nosotros tiene interés inm ediato, además, el
44 contenido del capítulo V (páginas 57 al 90), cuyas disposiciones, que han llegado
44 a mi conocim iento a principios de setiem bre’ del corriente, me hicieron aparecer
44 indicando, según ya le he comunicado a usted, recomendar insistentem ente al
44 coronel Perón el retiro inmediato de la delegación argentina. En cuanto a la
44 reacción del Comité Consultivo frente a este retiro, vea usted las páginas 112
44 a 118.
44 Según inform es recibidos ayer de M ontevideo, Guani se ha enterado en el
44 ínterin de las conversaciones mantenidas en New York desde m ediados de
44 setiembre y me alegro poderle comunicar, en base a noticias llegadas esta mañana,
44 que aquéllas se han intensificado en el correr de las dos últimas semanas, lie -
“ gándose a negociaciones preliminares con la U.S.C.C., de las cuales participan,
44 además de Mr. Rowe, también dos señores del State Departament con fuertes
44 intereses comerciales.
44 A raíz de las instrucciones que Perón y yo hemos elaborado para estas negó«
“ ciaciones prelim inares, tuvimos divergencias con Peluffo, a quien hice callar sin
44 más con el pagaré número 97. De ahora en adelante queda elim inado y a su
44 debido tiem po lo daremos de baja. En su lugar se encargó al doctor Am eghino
44 de elaborar, con m i colaboración, las instrucciones próximas que, debido a las
44 excelentes perspectivas que presentan, tienen chance de impresionar a los perso-
44 najes decisivos, preparando el terreno de esta manera para el apaciguam iento
44 temporario perseguido por Perón, de acuerdo a nuestro precepto: ventajas comer-
44 cíales en cambio de restablecim iento de relaciones diplomáticas completas y n a
44 intervención política. Con esto prevenimos todas las maniobras políticas y diplo-
44 máticas, así como los intentos de inmiscuirse en problemas internos de la Argen-
44 tina, que debemos esperar sin duda durante los meses turbulentos que se aveci-
44nan, fortalecemos de manera importante la posición política exterior de nuestros
66 SILVANO SANTANDER

Hue¿;c i Ai re tí, !er. 2r.NoVfr*>r>*r 1^44 j

L ¿ eh r v e r e h r t « jfc a fc lle n st
f Auf des: * l r g e g * n * k r t i£ an: a ic h .e r * i" o erre.1 ei*>'‘fl'iei Über daa j
Büro Aunó* O bareende i s ¿ Ihnen dan ñor? er. „ t ¿¿* ler.«.ner J a i.r e sb *
¡ r i c h t tía a 'C lu b Quant" ln yon te vi*;* a . V *. >rzr: ‘ • •• A ¿¿ ec :
un* 1« v o r l e t s t e n A b3ats dec ron Uuani a?Ifc-w • . . ;¿r vr.«i: orworta.«
¡ ( S * 6 ) .\A u a d*m « a l t a r l o Inhfti t ( A c ' o l u l t i • . ez\* >r w».' : . i
f c « a s jraru h er Ihnan D r.^ a/n er. h er? !» .: r m U s e - t au* -loV .tj*.*« -iv.it* j
| U' i'&Ms I n t e r e s s e f d r •*, 3 'rat ' c i t e r u h + zl* * r V . ■. 1 v 7
b i f 9 p ) f dsey©n A,;fac¿; .'i * -ir c .:.:.tru.:
• a ♦»VVLTi * * * rhikan he r a i l ? ;•:*» ta i/. l , i n g e r í *. : . i n i;* í r.. r .Mr :*..
¡ 0!><*;§o#fcJ¿éjf£f* d i e scfo rM * ;* ShxCg. -j^ vjuír ' - ar.-oi;*.i:¿icoiieri . ¿; . . . *n J
| rv^en*st' '.. ' ,r-. ' •• ....ttrf uc:.e;;iti-*,c ¿ ¿r U1«?
¡ r,ur"ckxi£i*,ur« - * s i í; ¿«9 & a o e s ¿ eiícr» 1*2 *'.*•
ílostrl^»*'« áe**ich««-r* r •*? f r o n t a l •**•'• s u í o l g e h a t (ivar.1 "* "■ :sc-*»a
. vor t»*n S el'. **•'.*„* . 13«*r .tu Kr« Xnj.*¿ £ v f ú ir t e c <
• -• .r • * i
i c *~b rr«ut '' ~ i v l ¿%uie ; ¿.vr'^ner rí^ r ’.o h t 1* »ni-i 6 i¡. en cu So.v--.-r - «
i au 4 •rh a n d ltm g e~ “V. *er *.* t z z \ »> * a:* c t^ e n u s;.* . - *
í* Htnna *»-cb \ g*ao>tfA*K\ ic h S t - ^ I n t e r e s s i e r ¿a Fer_ e : *o»n Ü1a* • Dv - **-
- Ä - 4- 8 f¿ r- ' rerr
- . : . nu ¿ r‘¿' lié?-» T-.:v>-rhftridlun¿en «tu3¿eAjt.- 11 rt-í .
f fr-fl'fty ~A*t *';•/.»• i ; -1. <
»» j n t ív o r .v httidefch a lt e n .^it F e lu x tc . ¿ •
i».:. *r. i»í.’ ajee r . rj / k'¿¿ r.zrhanC .’.un Sohwai*:r*r crüc-’.v.*# ¿
.> b7,».: j .• 1 ' .. 'in w ird r .«genoaen Zaitri?i!> t i - I i . ¿*>- ;
I .• ■i - .i : >L Dx.ÁH gfclüO ’ u u l t r ^ t , in -íU ^raolt J
\ ?\Jc SSÍC? S*'C\S‘is. eu jr,u .tr!)elt e n , 'i ' e liureß 3torK a ¿e^ .o^ ar*- .
* . ^ n r* " • * j 2¿ich'» <*el den m 3 ¿ e b l lc h - ¿ -. -
• rii «ua..lfta uud ao tíem von í‘aroV. an^o.ikrsktnr* r o r i l v - ;
i'i ' « > -• den P^ííca v ^ r a u b a r e i - é a i a a la p r a o n e i •-.«.> /c/: una j
, . «rt:^í^tAc G *aw>üftlir^€ V crtat.ie ^ i e <’a r * u f r * » *. . I - *
. d lv l^ b íl* Ba5lat;j3g#i» jui í ;)o llt la * h a Nloucaiuniii^chvng • D^r It ^ íj f
‘ ií * n der. • ot^nandftc t u r b u l :>.i* n k on n ten z w e i f e l l o s eu .a ler 3 c -
^».sehrR und (\ip lc R itifle n a n l 1:: ' v ? t aowla Elnialachur^av¿r^ v ;- J
t i n t e ¿■¿¿ni Axtg'3Ícgt/.¿*lt*:> v j r g a b e ’.^ t , d.i* a u ‘ snr;*; * 1 i . . .♦.« .
. .** ♦ l o i !h * * g ñ x ?r%uade cr : ¿ b lla h vní «n ^ eró * ^ -r.
Md^r» íu n e r ^ o j P t is o h a c V e r t Ü lt n ii s a sí' tuazuforfljtsn* > ! e *.ja¿ei<* /V .lo i» to n ^
a r ftr ^ a r n . v «• ^
, f e in *erlcl:¿ 47 e n th ä lt dití «w.vcc. an .nro'n urd -a!r «sreinbArteh
¡ 5ÉLchtl m iar. t nach o an an ich ui« -eaeh ili *.-» er üt.ch a:». ce fa c to w e it e r - J
Ü * - fu h r e n h a b e , ík S ia v a r e tS r .d a i* mi BZ« a » in e a von Dr.M.
von ! í /con aus deni JUL e r * ‘:a*.’*e^cn Ö e r lo h te s r e n i e t aic? j e t e t rias ß :r {
* W ^ e n t r o p «lbar Luxh«r^ ml Anv ra«ar. ar. . i1 e a u f e i n t Eineßflunr ri?*
« lr lv a r j ne»T RF e r t e l i t a ^ . äu ß ere nt? - r l 1eh er V c.i»aaoh ten und eu rea ta n d en *
j w v > 4 lu t • a f r a l h a l t h ln a u a l^ u r a n . Ich u¿c j j ^ i H t , d i e s e A nfr& f8c *ir>‘ach
I £U jU tn & ricra n , nd Ic h b l^ n c s i e s v trn jaia^ aan , UaO w e it e r e ¿ai'- . ,*>'
[t uiJtnr:Uaib*>r, . tob r a l t derr «.x > 0 , . : u \ f d a a <drc Rlb; ^ n trc> -• a
I « i'*r. -*.••■:• ' « l l l .
i.a ^ jinckm aan m eld et a»ar, ca 2 M » > i i n (Jbar L ± ü «"
a k d l f fu é k t i c a l r e r , t r o t e d e r vexfcjidertan S it u a t io n * i"->s v.. •• :>*non f ü r
I ^a*%*a^Í¡JMu n d in ::••.» o a ctlsa n ta P i . l ü a n t k o l l l t j r a*i3 ::ar l e i s t e n üendun^
li^de r ^ i^ > i» r c ll£
[ D*Bdf*#£r1iic *u üivorralt t e l n .
*-rd **ln ic h b c A v f t f a s t , r.ir^ea h a r s l l c h s t e

k C a £ * h a lta n i s t in ciaíin p . -iban air-v« j - un C.e r la u f e n an ¡.apsu »!


h t ;ra d . J , f5JLt e r h i e - a l a tc*t. T r o ta d , h^.t Uer l a t s t e n K oraoa- ^
> War I>eut^ , . .c üi»* ?rV .*n n tlleh l a t , da J
na *r ia b v , y jp ^ jc ^ t4 v ta nur^ lr¿;«i..i - ’.n r« «^*r .ilo h t u n iD ltte lb a r B<.-
s t^ il^ ^ a r t » rlsa en , ü sbe ’so r:<Jc¿lohar~ w ie u n n ö tig e
j n-a* u2ao r? >'rouadd uau nur uns sun Jchadeu ri>re

Ludwig Freude, ministro nazi en la Argentina, da cuenta


TÉCNICA DE UNA TRAICION 67

“ amigos y se gana bastante tiempo para transform ar las condiciones políticas


“ internas, tal cual lo exigen nuestros propósitos.
“ Mi informe 47 contiene las directivas convenidas entre Perón y yo, de
•‘ acuerdo a las cuales deberé, con anuencia de la R.K., continuar de facto los
Mnegocios de la embajada. A raíz de un informe rem itido al A.A., desde Lisboa,
“ por el doctor M., se dirige a mí ahora, la oficina de Ribbentrop, por interm edio
“ de Luxburg, con preguntas que im portan prácticam ente una lim itación de los
“ poderes extraordinarios y la libertad de acción que me lia concedido la R.K.
41 Estoy dispuesto a ignorar estas preguntas simplemente, y ruego a Ud. disponer

d*. ;^ > a n n . o o rg en 315 b i t t e f ü r a o f o r t i g e A b s t e llu n g * '


D ie e r l e b t e au s New York la s s e n d ie A b sic h t e i n i g e r
«eamten d e s S t a t e D epartm ent e r k e n n e n , mioh b a l‘d zu r “
l s c h e r A n g r if f e zu m achen. Auf A nraten von P eroii bade
ü jj lio h s t w en ig A n g r i f f s f l ä c h e zu b i e t e n und ihm d ie X*
r e r I n t e r e s s e n zu e r l e i o h t e r n , m eine a á m tlio b e n Äm ter
r g a n ls a t io n e n so w ie I n d u s t r i e - und H an d elsu n tern eh m en n3
l e a r g e n t i n is c h e S t a a t s b ü r g e r s c h a f t angenommen. An d i e #
t l o n , eb en so u n e r s c h t lt t e r l*:ob w ie d i e j e n i g e P e rd n e, können
ren a l l i i e r t e n D ip lom aten d i e 2Khne a u s b a ifle n .
t'n ser Freund i’ertfn I s t a u ß e r o r d e n t lic h s k e p t i s c h h in a io h tj
H ö f li c h k e i t e i n e s S e p a r a t f r ie d e n s zw isch en D e u tsc h la n d und
A l l i i e r t e n , Sr d rä n g t d a r a u f, w e n ig s t e n s in d e r D urchführung
s io n beim E ndspurt d e s K r ie g e s dem AmoklKufer S lsen h o w er s t o x e •
N a sen lä n g e v o r a u s zu s e i n . F ie r b e s c h ä f t i g t uns J e t z t dae P/o1|“
d e u ts c h e n Vermögens in A r g e n t in ie n , d as gar,an z w e i f e l l o s
a n g lo a m c r lk a n is o h e A nsprüche g e s i c h e r t werden muß* Hach vp};'1
B esp rscln in £en m it D r.A n eg h in o , G en eral C h eco h l und O b erst / ‘
w ir U b erein gekommen, a r g e n t i n is c h e F orderungen g eg en d a s {
s i r v i e r e n und zu r S i c h e r s t e l l u n g d e r H e fr le d ig u n g d e r s e l t n ^ ~ — * ,
d e u ts c h e Vermögen ln A r g e n t in ie n «u b esc h la g n a h m en . D ie
m e n a ro eit m it d e r DHK, dem BO und BAT a n z u e t e lle n d e n £ r n e £ in ¿ e a nallrnn *
b i s l l l t t e Jan u ar k . J . d ie E r f o r d e r li c h e »¡esaratU b ersloht da-
m it w ir genau w i s s e n , w ie hoch s i c h d ie-V .egen d as rteioh *u k flp r tm lv r e n d c I
AnsprUohe zu b e la u fe n h a b en .. Im; flahmen f i e s e r A k tio n werden J É M 4i*J<*~
n l r e r d eu ta c n e n V erm ögensw erte E r f a s s t , d ie ih r e r N a tu r, Aj' ä H m B > l r t -
3 o n a f t l l c h e n F u n k tio n nach a l s s o lc h e erk en n b ar s in d und
Maßnahmen n i c h t a u s r e ic h e n d " a r g e n t l n i s i e r t " werden können 11Bfcv* v -
s t iU id lic h b l e i b t 'lio V erfü g u n g sg ew a lt d a rü b er in u n serer, Htinden» abv.'jg-
l l c b d e r v e r eein i nbbaarrt'en Ihnen oey
e n i r o v íi.x o n e n i¿i I<Öhe d ea Ihn P ro * e n t ­
SJlt Sft 3 * \Vj ' r.ni ia,,9 re ch n et Perón rait « « it .r e n Sonuersiuacfl
s e i t ft um’ a k tiv e n -;in s a tc u n se r e r O r g a n is a tio n e n zu r LCh| ila '4
3 ta M l e : n e r p o litis c h e n F undam entes.
l'.Or l . ftfr h e u t e . M it c e i ;U t t e , nu r d as Büro Auntfs
Ibermi t f 1 r.:* b e n u tz e n , v e r b l e ib e lo h m it tr e u d e u ts c h e n Grüffen u n $r:* I
>>11 F t t l
Ihr

/
« .¿ ffre ftibra/C2M:
* " s*
> / i c n a 5 0 /6 1 e r h a l l e n . HK v * r s t a n d i i t . ¿labe V o r s c h la g A 9 d r in .; « ^ iv
t e f *n rorv»t und n3cha:ali*,a *> a:& t;igu n \ I h r e r S o n d e r v o llm a c h t v e r l a n g t ,
ü i r i o b t ar*. S i t a u f ¿«w ünsch ter. Wa¿a in w en igen T a ^ n , a%ch ftrfca lt art-
Ä ^ a d iita r « i c h t i j / e r I n a t r u * t lo n a n . X 13 g e w a r n t. X 17 m it u b a r f l l l i -
iaab
F lu g ze u g v erm lea t* AbeV-irz w a h r e o h e v n lic b . S o n d er i u s c t u a s e naefc
la r a a Jrmenaan« UV aa A#^ab C a d it . H e u t ig e 3 tand or tc e ld u n g 80 ¡j^
S ü d v ea t C apverdi»" ~
I h * 'ÍW
de sus actividades, con fecha 22 de noviem bre de 1944
68 SILVANO SANTANDER

“ lo necesario para que se eviten futuros pedidos de informes, ya que no quiero


44 tener que ver nada, ni con el A.A., ni con la oficina de Ribbentrop.
44 El coronel Brickmann m e comunica que las comunicaciones por L. S. han
44 vuelto a funcionar regularmente, 110 obstante el cambio de situación.
44 El collar de brillantes llegó con la última remesa, destinado por Ud. a nuestra
44 amiga Eva. Lo he entregado ya y tengo el encargo de transmitir a Ud. sus
44 cordialísim os y agradecidos saludos, Brickmann está irritado por un lapsus que
** se le ha deslizado a Sandstede. A quél es aquí considerado muerto, desde el mes
“ de mayo próximo pasado. A pesar de ello, en la última remesa Hornos, aparece
46 adjuntando un inform e para la gente, del que se puede deducir que él sigue con
“ vida. Ni la gente, ni ninguna otra persona que no esté directamente complicada,
44 tiene por qué saber eso, ya que es tan posible como innecesario irritar a nuestros
44 am igos españoles con eso y el asunto puede perjudicar. Preocúpese por favor
44 para una inmediata rectificación y parar eso.
44 Los inform es desde Nueva York perm iten prever el propósito abrigado por
44 algunos em pleados subalternos del State Departament de convertirme próxima-
44 m ente en blanco de ataques políticos. En consecuencia, y aconsejado por Perón,
44 para ofrecer el m enor blanco posible y a fin de facilitarle la defensa de nuestros
44 intereses, he renunciado a todos mis cargos en las organizaciones alemanas, así
44 como en empresas industriales y com erciales y he adoptado la ciudadanía argen-
44 tina. Que los señores diplom áticos aliados se rompan los dientes ahora ante esta
mi posición, que es tan inconm ovible como la del mismo Perón.
“ Nuestro amigo Perón es extraordinariamente escéptico con respecto a la
<4 posibilidad de una paz por separado entre Alemania y los aliados occidentales.
*4El insiste en que por lo m enos en el campo de la realización de nuestra m isión,
44 en el em balaje final de la guerra, nos debem os mantener siempre con una cabeza
44 de ventaja — literalm ente, con una nariz de ventaja —, al atacado de Amok
4Í ( Am oklaeufler) Eisenliower.
44 Aquí nos dan trabajo ahora el problema de los bienes alemanes en Argen*
44 tina, que tenemos que asegurar contra las pretensiones que, sin duda, van a tener
44 los anglo - americanos. Luego de conversaciones preparatorias con el doctor Ame-
44 ghino, el general Checchi y el coronel de Olano, hemos acordado inventar o fra-
44 guar exigencias argentinas ante el Reich y para garantizar su cumplimiento em-
44bargar todos los bienes alem anes en la Argentina. El censo que realizará el
44 B.C. con la colaboración del DH K del BG y del BAT deberá proporcionarnos,
4' a m ediados de enero próxim o, el cuadro estadístico total que necesitamos, para
44 saber exactamente a cuánto han de ascender las exigencias de reparaciones que
44 formularemos ante el Reich. Esta acción comprenderá todos aquellos bienes ale-
44 manes que, por su naturaleza, por su inversión o por su función económica son
44 identificables como tales y a los que no es posible argentinizar suficientem ente
44 de alguna u otra manera. Naturalmente retenemos en nuestras manos el derecho
44 de disposición, debiéndose deducir las com isiones convenidas en el porcentaje que
44 Ud. conoce. Sin embargo, hay que tener en cuenta que Perón pretende otros
44 pagos adicionales de nuestra parte, así como el empeño activo de nuestras orga­
n iz a c io n e s para la creación de un fundamento estable político interno”.
44 Nada más por hoy. Con el pedido de utilizar para trasmisión de noticias
44 únicam ente la oficina Aunós, permanezco con fieles saludos alemanes y H eil
44 H itler. Suyo. Firmado: L u dw ig Freude9*.

Al pie de esta carta está la respuesta de Faupel, que dice así:


“Radiograma cifrado Bibra/C.D.M .
44 R ecibí inform e 50/51. Se ha inform ado a la R.K. Apoyé enérgicamente pro-
44 posición A9 y pedí nuevamente ratificación de sus poderes especiales. Informe
44 para Ud. sale dentro de pocos días por intermedio camino indicado, una vez
44 recibidas importantes instrucciones anunciadas. X13 fué advertido. X17 desapa-
44 recido en avión, pasado de fecha. Probable catástrofe. Pagos adicionales a su
44 criterio. Un día 2 desde Cádiz. Inform e de posición hoy 80 millas al Sudoeste
de Cabo Verde.
TÉCNICA DE UNA TRAICIÓN 69

Al dorso de esta carta consta lo siguiente:


“ Fotocopia coincide con el original. Berlín-Pankow. Febrero 3 de 1953. Beiv
“ nard Baruch. Escribano”.
Qué se debe entender por Club Guani. — En la carta se llama
Club Guani al Comité Consultivo de Emergencia para la Defensa
Política que actuaba en Montevideo, bajo la presidencia del doctor
Alberto Guani, eminente demócrata que ocupara la vicepresidencia
de la República del Uruguay. Este Comité puso en evidencia la düpli-
cidad del gobierno argentino, en cuanto protegía el espionaje nazi
y simulaba cumplir los compromisos internacionales. Freude habla
del retiro del delegado argentino de este Comité. Esto ocurrió en
definitiva, lo que prueba que la orden la impartió el comando nazi.
En el Apéndice se hallará una declaración del referido Comité de
Emergencia.
Las negociaciones con Estados Unidos. — Las negociaciones entre
la Argentina y Estados Unidos, según este documento, se llevaban a
cabo por inspiración nazi. Las instrucciones las daban Perón y
Freude. A raíz de ello, dice Freude, tuvimos una divergencia con
Peluffo, “a quien hice callar sin más, con el pagaré número 97. De
ahora en adelante queda eliminado y a su debido tiempo lo daremos
de baja”. (*).
El coronel Peluffo era ministro de Relaciones Exteriores y había
cometido un gran desfalco en la caja del ministerio. Para tenerlo
asegurado, aunque Peluffo era nazi cien por cien, se le hizo firmar
un documento. A él se refiere Freude y, en efecto, poco tiempo
después “lo dió »le baja”. Entra un nuevo personaje en escena: el
doctor César Ameghino, presidente del Banco Central y ministro de
Relaciones Exteriores, después. Se buscaba en toda forma el apacigua­
miento. El propósito era preparar el terreno, en lo interno, pues ésa
era la salida que aconsejaban las circunstancias. Ya la guerra estaba
definida. Se quería ganar terreno y había que hacer toda clase de
concesiones comerciales “para transformar las condiciones políticas
internas, tal cual lo exigen nuestros propósitos”. Al pie de la letra
se cumplió todo esto. El apaciguamiento llegó merced a la interven*
ción de hombres de negocios de Norte América, entre ellos Mr. V a -
rren, y en lo interno se adecuaron todas las cosas para dar continui­
dad al gobierno surgido por la revolución del 4 de junio.
Un párrafo de la. carta explica y justifica todo cuanto hemos
dicho hasta ahora sobre las vinculaciones entre Perón y Freude. Dice
este último: “Mi informe contiene las directivas convenidas entre
Perón y yo, de acuerdo a las cuales, deberé, con anuencia del R.K.
(Cancillería del R eich), continuar de facto los negocios de la em-
______/
(*) C om o com p lem en to in fo rm a tiv o debem os a g r e g a r que el m ayor del ejé r c ito a lem á n
R. L . B ergh am m er, de n o to ria a ctu a ció n en la A r g e n tin a , el 19 de n o v iem b re d e 1936
d irig ió u na carta a S an d sted e en la que ord en ab a que m ien tra s durara su a u se n c ia ,
to d a la correspon d en cia de p rop agan d a d estin a d a a l E jé r c ito A rg en tin o d ebería se r d irig id a
a l T en ie n te C oronel P e lu ffo . S e tr a ta d el m ism o C oronel P e lu ffo q ue fu e r a C a n ciller.
70 SILVANO SANTANDER

bajada”. Esto es; como decimos anteriormente, Freude era ministro


nazi ante Perón, no obstante que oficialmente la Argentina había
roto las relaciones diplomáticas con Alemania en el mes de enero
de 1944.
El coronel Brickmann, concurrente a las reuniones en el domi­
cilio de Von Thcrmann, y uno de los que habló con Faupel cuando
éste visitara la Argentina clandestinamente en mayo de 1943, tenía
a su cargo el servicio radiotelegráfico con Berlín.
Un collar de brillantes para Eva Duarte. — En la variedad de
noticias que suministra Fieude no ha olvidado el collar de brillantes
que enviara Faupel para Eva Duarte. “Lo he entregado ya, dice, y
tengo el encargo de transmitir a Ud. los cordialísimos y agradecidos
saludos”. Eva Duarte había actuado como enlace en la llegada de
Faupel a Buenos Aires, esperado por el almirante Scasso.
Informaciones de Nueva. York sobre un pedido contra Freude.—
Desde Nueva York, donde también actuaba la quinta columna, Freude
tuvo informes según los cuales se llevaría una arremetida contra él.
En efecto, el gobierno americano lo reclamó insistentemente. Por
consejo de Perón, Freude hizo abandono de todos los cargos visibles
que tenía y adoptó la ciudadanía argentina. Estamos, por la fecha
de ese documento, en el año 1944. Los trámites los había iniciado en
San Juan en 1936 y se le acordó la carta de ciudadanía, aun contra­
riando un decreto dictado por el P.E. Para demostrar su posición
inconmovible, agrega: “que los señores diplomáticos aliados se rom»
pan los dientes, ahora frente a esta mi posición, que es incon­
movible como la del mismo Perón”. Freude tenía razón. Nadie lo ha
molestado y aun hoy es uno de los que presumiblemente custodian
toda la riqueza en oro, títulos, acciones y divisas que escaparon a
todo control oficial, pero no al control del G.O.U., que en esa época
ya iba teniendo, asimismo, la fiscalización de esta fortuna mostrenca.
La paz por separado y una opinión de Perón. — La guerra esta­
ba definida a favor de las naciones aliadas. La victoria final era
cuestión de tiempo. Por ello Perón, según Freude, “insiste en que
por lo menos en el campo de las realizaciones de nuestra misión, en
el embalaje final de la guerra, nos debemos mantener siempre con
una cabeza de ventaja sobre el alocado Eisenhower”. Los aconteci­
mientos se desplazaron en otra forma. Pero la cabeza de ventaja y
hasta muchos cuerpos la dió Perón a los nazis en la Argentina.
Los bienes alemanes en la Argentina. — La Argentina debía
intervenir los bienes alemanes residentes en el país. Para ello se
nombró una comisión que fue la denominada Comisión de Vigilan­
cia de la Propiedad Enemiga. Sobre el particular hablaremos en
otro capítulo. Empero, es bueno ir recordando lo que dice Freude:
“Aquí nos da trabajo ahora el problema de los bienes alemanes en
la Argentina, que tenemos que asegurar contra las pretensiones que
TÉCNICA DE UNA TRAICIÓN 71

ein duda van a tener los angloamericanos. Luego de conversaciones


preparatorias con el doctor Ameghino (ministro de Relaciones Exte­
riores) , el general Checchi (ministro de Industria y Comercio), y
el coronel Olano (subsecretario de Industria y Comercio, luego mi­
nistro) , hemos acordado inventar o fraguar exigencias argentinas
ante el Reich y para garantizar su cumplimiento embargar todos los
bienes alemanes en la Argentina”. Sigue la carta: “El censo que
realizará el B. C. con la colaboración del D. H. K. del B. G. y del
B. A. T. deberán proporcionarnos a mediados de enero próximo el
cuadro estadístico total que necesitamos, para saber exactamente a
cuánto han de ascender las exigencias de reparaciones que formu­
laremos ante el Reich. Esta acción comprenderá todos aquellos bienes
alemanes que, por su naturaleza, por su inversión o por su función
económica son identificables y a los que no es posible argentinizar
suficientemente de alguna manera”.
Antes de seguir adelante conviene decir, como un adelanto del
capítulo próximo, que las personas nombradas, ministros todos ellos,
eran los que tenían a su cargo o deberían tener el contralor de esos
bienes. Nombrada la Comisión de Vigilancia de la Propiedad Ene­
miga, fue trabada en su acción. Las razones las hallamos en este
mensaje. Cuando esa Comisión comenzó a actuar en serio, uno de
sus miembros, el doctor Carlos Adrogué, que desempeñaba las fun­
ciones de presidente, fué secuestrado y dejado por muerto, bárbara­
mente torturado, en las inmediaciones de la isla Maciel. La bajante
del río lo salvó.
La última parte relativa a la reclamación que se iba a formular
en enero no pudo concretarse, porque Alemania fué derrotada. Hasta
sus amigos del gobierno argentino, cuando los aliados estaban ya
en Berlín, le declararon la guerra.
Este contraste no impide que sigamos comentando la carta de
Freude. “Naturalmente, continúa, retenemos en nuestras manos el
derecho de disposición, debiéndose deducir las comisiones conveni­
das en el porcentaje que Vd. conoce”. Freude habla unas veces como
argentino y otras como alemán. Lo “nuestro” se confunde. Lo único
que queda en claro es que los aliados argentinos no trabajaban tan
desinteresadamente. Las comisiones convenidas.. .
Perón exige más dinero. — Freude, que se siente tan fuerte como
Perón, tiene que dar cuenta de las exigencias de su amigo. “Sin
embargo, dice, hay que tener en cuenta que Perón pretende otros
pagos adicionales de nuestra parte, así como el empeño activo de
nuestra organización para la creación de un fundamento estable polí­
tico interno”. Todo se le dió. Millones y millones de pesos fueron
aportados por los nazis para que el coronel Perón dijera que él des­
preciaba a la oligarquía, al comercio y a la industria argentinos,
muy especialmente a los ganaderos, porque con una tiza y un desea-
72 SILVANO SANTANDER

ú
misado tenía suficiente para hacer su propaganda. El secreto queda
develado. El dinero alemán, obtenido en la forma que señala Freude,
en su mayoría fruto del despojo de los pueblos arrollados en los
primeros tramos de la guerra, eirvió para que en la Argentina se
instaurara una dictadura, heredera directa de lo que en los campos
de batalla había sido destruido por las armas de las naciones demo­
cráticas.
Este documento, seguramente, debió ser uno de los últimos
enviados por los nazis de la Argentina a Alemania. Llegó el derrum­
bamiento. Pero para todos los espías que ya actuaban con la ayuda
de los hombres del régimen, no había pasado nada. Se quedaron
tranquilos y confiados. Sus aliados estaban en el gobierno. Algo
más, sin embargo, ocurría. El equipo alemán aleccionaba a los hom­
bres del nuevo régimen en todos los aspectos de la actividad nacio­
nal. Ellos seleccionaban a los que debían albergar, hombres útiles
para la destrucción en esta tierra de nadie. Así fueron llegando cri­
minales de guerra y personajes tan importantes como el general
Galland y el coronel Rudel, que, desde Córdoba, dirigen el movi­
miento nazi en todo el mundo, o como el experto en torturas, doctor
Theiss, al servicio de la policía federal argentina, donde brindó todos
los conocimientos que había adquirido en la Gestapo de Alemania.

o
CAPITULO IV

EL CANCILLER BRAMUGLIA ANUNCIA QUE SERA LIQUIDADA LA PRO-


PIEDAD ENEMIGA. — EL P. E. COMPRA, EN BLOQUE, LA PROPIEDAD
ENEMIGA. INVIRTIENDO 100 MILLONES DE PESOS. — DEBATE EN LA
CAMARA DE DIPUTADOS DE LA NACION. — EN 1945, LAS INVERSIONES
ALEMANAS EN LA ARGENTINA SUPERABAN LOS TRES MIL MILLONES DE
PESOS. — LAS REMESAS QUE LLEGARON POSTERIORMENTE, DESPUES
DEL DERRUMBAMIENTO DEL NAZISMO, NO SE PUEDEN CALCULAR.

LOS BIENES ALEMANES EN LA ARGENTINA, Y EL ACTA


DE CHAPULTEPEC

En la última carta de Ludwig Freude que insertamos, y comen­


tamos en el capítulo anterior, se habla de los bienes alemanes en
la Argentina. En ella se prueba cómo Freude, verdadero embajador
nazi, era atesorado por tres ministros argentinos para eludir los
compromisos que nuestro país había contraído en Chapultepec. El
programa proyectado sobre las reclamaciones a Alemania por parte
de la Argentina, para cubrir los capitales amigos, no pudo llevarse a
la práctica, por la sencilla razón de que Alemania había sido derro­
tada en la fecha que se ideaba hacer la maniobra.
Ese antecedente, empero, sirve para explicar la conducta del
gobierno argentino en la emergencia, quien puso toda clase de trabas
a la gestión de las sucesivas comisiones y juntas para la Propiedad
Enemiga, como para que el tiempo se encargara de restarle impor­
tancia a las exigencias que emanaban de las resoluciones de Río,
Washington y Chapultepec.
Por la resolución XIX, del 7 de marzo de 1945, de la Asamblea
-de México, todas las naciones signatarias se comprometían a tomar
las siguientes medidas:
“ Descubrir, ’dar a conocer, congelar y evitar la ocultación o traspaso de
bienes y derechos existentes eñ las Repúblicas Americanas, o en poder o en
“ manos de cualquier persona o entidad bajo sus respectivas jurisdicciones, bienes o
derechos que de hecho pertenezcan a Alemania o al Japón, o al individuo o en»
tidades radicados en esos países, ya sea que figuren o no nominalm ente como
de su propiedad o que de hecho estén regidos o controlados por ellos, o en su
44beneficio"’.
El gobierno argentino había adherido a última hora al Acta,
porque había perdido toda esperanza respecto al triunfo del “eje”.
74 SILVANO SANTANDER

Pero adhirió, marcando con esta actitud una de las notas más deplora­
bles de la política internacional.
¿Cómo cumplió con los nuevos compromisos después de haber
abandonado, forz.'idamente, la política de neutralidad, especialmente
las resoluciones 7, 16 y 19, complementarias de la XIX, cuya parte
fundamental hemos transcripto? De muy mala gana, despacio y a
destiempo, aunque en definitiva nunca hizo nada seriamente. Haga­
mos un poco de historia.
Sucesivamente aparecieron decretos especiosos y confusos. Unos
anulaban a los otros. Primero se creó un Consejo de Administración
para que liquidara la Propiedad Enemiga, con fecha 31 de marzo
de 1945. En este Consejo se dió representación a la Bolsa de Comer­
cio y otras entidades privadas. Más tarde a ese Consejo se le cambió
el nombre por el de Junta de Vigilancia y Disposición Final de
la Propiedad Enemiga. Esto ocurría el 18 de mayo del mismo año.
Finalmente, recién el 25 de abril de 1946, se estableció el régimen
a que se había de ajustar esa liquidación. Se perdió el tiempo desde
el 31 de marzo de 1945 hasta el 26 de abril de 1946. Entretanto, a
vista y paciencia de las autoridades, los bienes alemanes se iban
“camouflando” con lo6 consejos técnicos y amistosos de los propios
representantes del gobierno.
Se designaban para integrar esas comisiones a militares y mari­
nos que, a poco de actuar, debían renunciar por no prestarse a tur*
bios manejos Así lo hicieron, entre otros, el capitán Guillermo Mac
Kinlay, el capitán Pedro Alonso, el ingeniero Luis Baldasarre, y,
más tarde, el doctor Carlos Adrogué. Este, en una renuncia que tuvo
resonancia, denunció las maniobras. Esta actitud costó un mal rato-
al doctor Adroqué. según ya lo hemos dicho.

EL CANCILLER BRAMUGLIA ANUNCIA QUE SERA LIQUIDADA


LA PROPIEDAD ENEMIGA

Como arreciaran las críticas que se levantaban por todas partes


por la indolencia del gobierno argentino para cumplir 6us compro­
misos, y como el Parlamento estaba en sesiones, el canciller Bra-
muglia, enfáticamente, el 4 de setiembre de 1946 anunció que sería
liquidada la propiedad enemiga. Agregó que el anhelo del gobierno
argentino “es que desaparezca del país todo vestigio nazi”. En esa
misma fecha fueron expulsados algunos agentes de menor significa­
ción, con el propósito de acallar la permanente demanda de E.E. U.U.-
TÉCNICA DE UNA TRAICIÓN 75

EL P. E. COMPR A EN BLOQUE LOS BIENES DE LA PROPIEDAD


- ENEMIGA

Con fecha 25 de enero de 1947, el P.E. dicta el decreto núme­


ro 1921 — a buena distancia de lo resuelto en Chapultepec, — por el
que 8e adquiere en bloque todos los bienes de la Propiedad Enemiga,
sin especificar precios, ni número de empresas.
La Junta de Vigilancia, con otros hombres, ocultaba su labor.
No proporcionaba ninguna clase de información. Se trataba de secre­
tos de guerra. En la Cámara de Diputados, desde el año 1946, venía­
mos solicitando datos sobre el particular al P.E., que, como era
corriente en todas las cuestiones de interés público, guardaba silencio.
Finalmente, por decreto del 11 de marzo de 1947, el P.E. autoriza
la inversión de 100 millones de pesos, para dar cumplimiento al de­
creto del 25 de enero. Sobre una investigación de 127 propiedades de
alemanes y japoneses, se declaran “enemigas” solamente a 48.
El Banco Central, en cuyo seno actuaba el doctor César Ame-
ghino, asesor de los nazis, tenía que dar alguna explicación sobre
esta medida, a todas luces corta y mezquina. En publicaciones suce­
sivas, dice, *“se hará conocer el nombre de las empresas sobre las
que se adopte igual determinación y con las que se integrará el
patrimonio de la Propiedad Enemiga en el país”. Nunca más el
Banco Central hi*zo referencias sobre el particular. Invirtió los 100
millones de pesos v el país siguió ignorando en qué forma se habían
cumplido las resoluciones del Acta de Chapultepec y el decreto 1921.

MANIFESTACIONES DEL COMITE INTERNACIONAL PARA EL


ESTUDIO DE LAS CUESTIONES EUROPEAS

El Comité Internacional para el estudio de las Cuestiones Euro­


peas, con sede en Londres, a propósito de los decretos que hemos
mencionado anteriormente, dice, entre otras cosas, que “muchos
nazis ocupan todavía puestos importantes en la Argentina de hoy”.
Ataca el decreto del 25 de enero de 1947, por el que se embargan los
bienes de más de 48 empresas alemanas. La dclaración agrga:
44 Que si se tiene en cuenta que en la Argentina existen vario9 centenares de
44 empresas alemanas y que el valor de 48 de éstas se calcula en 90 millones de
44 dólares, se comprende que la cifra de 400 millonea de dólares que se daba como
44 valor de todas ellas, no es exagerada. Las medidas tomadas por el gobierno ar-
44 gentino no dan garantías de ninguna clase en lo que respecta a la liquidación
44 de dichos bienes, los cuales no se entregan por nada a los aliados, a pesar de
44 que sobre éstos recae la carga de comprar alimentos y materias primas para
44 Alemania.
76 SILVANO SANTANDER

44 El gobierno argentino, durante la guerra, y aun después de ella, no ha


44 cesado de expresar su simpatía por Alemania nacional-socialista, y muchos nazis
14 ocupan todavía puestos im portantes en la Argentina de hoy”.
44P or lo tanto, las medidas tomadas por el gobierno de Buenos Aires no
44 suponen garantía alguna, porque no se sabe a qué clase de empresas públicas
44 o privadas serán entregados esos bienes alemanes”.
El juego del gobierno argentino se veía desde lejos. El Comité
de Londres tenía razón en cuanto se refiere a las medidas adoptadas
por el gobierno argentino, dejando sin control y en libertad de acción
a la mayoría de las empresas específicamente nazis. No así respecto
a la entrega de lo incautado, pues eso debía ser materia de arreglos
posteriores, según las propias determinaciones de las resoluciones ya
mencionadas. El caso es que se ponía en evidencia la mala fe y la
finalidad perseguida. Llegó a más: muchas de esas empresas que no
fueron molestadas para nada se presentaron como licitantes para
construcción de cuarteles y otras obras públicas, y se las prefirió
aun pagándoles más que a otras compañías argentinas. En el Apén­
dice se encontrarán más antecedentes.

DEBATE EN TA CAMARA DE DIPUTADOS DE LA NACION

En las sesiones de los días 24 y 25 de junio de 1948, con la


presencia del ministro de Relaciones Exteriores, doctor Bramuglia,
se produce un debate sobre estas cuestiones, a raíz del pedido que
formula el P.E. solicitando un crédito de 100 millones de pesos para
el pago de las adquisiciones de la Propiedad Enemiga. Insistente­
mente habíamos intentado promover un debate sobre las actividades*
nazis y la forma en que el gobierno cumplía sus compromisos inter­
nacionales. Especialmente buscábamos una explicación sobre la for­
ma en que se habían controlado los bienes alemanes.
Creíamos que había llegado el momento del gran debate. No
fué así. No bien intentamos llevar la cuestión a su debido cauce,
relacionando el crédito de los 100 millones de pesos con todo lo con­
cerniente con la Propiedad Enemiga, se adujo que estábamos fuera
de la cuestión. El propio ministro Bramuglia así lo sostuvo, no obs­
tante que se trataba de una cuestión que el gobierno venía rehuyendo
desde 1946 y materia de decretos del gobierno de facto del año 1945.
Al contestar al ministro Bramuglia (ver Diario de Sesiones de la
Cámara de Diputados, 24 y 25 de junio de 1948, página 1349),
decíamos:
44 Sr. SANTANDER. — Agradezco el consejo amable del señor m inistro, pero*
44 sigo sosteniendo que no estoy fuera de la cuestión. La reacción provocada en la
44bancada de la mayoría, seguramente se debe al hecho de que yo recordé al
44 señor presidente de la República. Advierto que lo hice tangencialmente, tom ándolo
44 como expresión de este movimiento que tanto los enorgullece a todos ustedes y
4<nada más. Pero, necesariam ente, tengo que hacer una relación cronológica d e
TÉCNICA DE UNA TRAICION 77

“ hechos, considerando los decretos a los cuales tengo que llegar, para term inar
“ con esta incidencia.
“ Me perm ito pedir a los señores diputados un poco de comprensión y de
“ paciencia; observarán, entonces, que no estoy fuera de la cuestión sino dentro
“ de ella. Este decreto 1921 no es otra cosa, que la concreción de todos los otros
“ decretos que voy a analizar en seguida”.
Prestamente, el canciller Bramuglia, como se diera cuenta de
que ñuestro propósito era hacer un proceso de envergadura, expresa
lo siguiente:
“ Sr. MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — ¿Me
“ perm ite, señor diputado?
“ Yo hago la aclaración, entonces, de que el decreto sobre propiedad enemiga
“ será retirado por el P.E., porque no es posible, señor diputado, que tratemos
‘‘ dos veces la misma cuestión”.
La Cámara así lo resolvió, conformándose con autorizar una
inversión de 100 millones de pesos, sin recibir ninguna clase de
explicaciones.
El ministro Bramuglia no quería debatir la misma cuestión dos
veces. Nunca «e la consideró, evidentemente, porque el gobierno
tenía mucho que perder.
En el Apéndice damos la versión íntegra de esta incidencia.

EN 1945, LAS INVERSIONES ALEMANAS EN LA ARGENTINA


SUPERABAN LOS TRES MIL MILLONES DE PESOS

Recogiendo informes de publicaciones oficiales, guías de socie­


dades anónimas, Boletín Oficial, Inspección de Sociedades, etc., hemos
hecho un estudio que nos permite hacer las siguientes apreciaciones:
Desde el año 1938, las inversiones de los capitales alemanes
en la Argentina han aumentado considerablemente, coincidiendo con
la iniciación de la campaña expansionista, materializada en los hechos.
Hasta el año 1933, esas inversiones llegaban a 300 millones de
pesos y sólo a 40 millones las sujetas, de alguna manera, al control
del Estado. Pero después de 1938 se ha llegado a la gruesa suma de
3 mil millones de pesos.
En el año 1945 actuaban en la Argentina 900 empresas de
mayor y menor importancia, la mayoría de ellas controladas o fisca­
lizadas por las “grandes comunidades de intereses” o trusts germa­
nos. Esto, a su vez, eran vigilados por personajes del servicio de
espionaje que manejaban los hilos desde afuera.
Forman parto de estas 900 empresas 270 sociedades anónimas,
de las cuales, la mayoría, se compone de capitales alemanes exclu­
sivamente y otras, a pesar de su apariencia no alemana, están bajo
su total dependencia y contralor. Las restantes 630 empresas 6on
sociedades de responsabilidad limitada o privadas.
Para la mejor ilustración, el cuadro que hemos confeccionado,
78 SILVANO SANTANDER

sobre 356 empresas alemanes, cuyos datos se dieron en el Boletín


Oficial, al terminar el ejercicio 1944-45, muestra el verdadero alcance
de la llamada penetración e infiltración nazi en el campo económico
de la Nación Argentina. Subdividiéndolas en distintos sectores de
determinadas zonas de influencia, se presenta el siguiente cuadro:
Grupos financieros (comprenden 45 empresas).
Integran este conjunto los bancos alemanes — el Banco Ger­
mánico de la América dél Sud y el Banco Alemán Transatlántico —,
los dos disueltos por intermedio de la Junta de Vigilancia y Dispo­
sición Final de la Propiedad Enemiga; compañías inmobiliarias; com­
pañías de mandatos y fiscalización; compañías de ahorros y présta­
mos, y compañías comerciales, dedicadas a financiaciones.
Los capitales invertidos en estas 45 empresas sumaban pesos
88.426.636,34.
Los activos de 20 de estas empresas eran de $ 265.817.040,30.
Las ganancias de 36 de ellas, en el ejercicio 1943-44, arrojaron
la suma de $ 10.956.793,09.
Grupos comerciales (comprenden 70 empresas).
Este rubro lo integraban compañías importadoras y exportado­
ras, sociedades editoras, consorcios de ventas y compañías de seguros.
Los capitales invertidos en estas 70 empresas suman $ 75.257.913.
Los activos de 34 de estas empresas eran de $ 150.840.365.
Las ganancias de 40 de ellas en el ejercicio 1943-44, arrojaron
la suma de $ 12.144.786,56.
Grupos industriales (comprenden 60 empresas).
Capitales invertidos en las 60 empresas, $ 67.939.705,82.
Los activos de 32 de estas empresas suman $ 208.759.000.
Ganancias de 38 de ellas en el ejercicio 1943-44, $ 10.029.431,17.
Grupos de construcciones (comprenden 8 empresas).
Los capitales invertidos en estas 8 empresas representan pe­
sos 12.907.000.
Activos de 5 de estas empresas, $ 37.526.000.
Ganancias de 5 empresas en el ejercicio 1943-44, $ 1.504.340,14.
Grupos agropecuarios (comprenden 17 compañías) .
Capitales invertidos en las 17 compañías, $ 22.781.300.
Activo de 3 de estas compañías, $ 7.981.996.
Ganancias de 5 de ellas, en el ejercicio 1943-44, $ 1.431.536,78.
Grupos varios (comprenden 149 compañías, sociedades, etc.).
Este grupo se integra en su mayor parte con sociedades de
responsabilidad limitada, de firmas privadas, de comerciantes e indus­
triales, de compañías de navegación, etc.
Capitales invertidos en estas 149 empresas, $ 214.242.253,18.
Los activos suman $ 431.981.060.
Se ocultaron las ganancias.
TÉCNICA DE UNA TRAICIÓN 79

En el esquema que sigue se apreciará mejor la situación, con


la elocuencia de los números:
W Inversiones W Activos N 9 Ganancias
Grupos emp. $ emp. $ emp. 1943-44 $
Financieros 45 88.426.636.34 20 265.817.040.30 36 10.956.793.09
Comerciales 70 75-257.913.— 34 150.840.365.— 40 12.144.786.56
Industriales 60 67.939.705.82 32 208.759.000.— 38 10.029.431.17
Construcción 8 12.907.000.— 5 37.526.000.— 5 1.504.340.14
Agropecuarios 17 22.781.300.— 3 7.981.996.— 5 1.431.536.78
Varios 149 214.242.253.18 79 431.981.000.— — —
349 481.554.808.34 173 1.102.905.401.30 131 36.066.887.74

Si de suyo el monto de los activos de $ 1.102.905.401,30 llama


extraordinariamente la atención, considerando que tales valores repre­
sentan menos de la mitad de las empresas analizadas, las ganan­
cias de poco más de la tercera parte de las mismas demuestran que
los negocios de les nazis, en la Argentina, eran y sin duda son prós­
peros. A pesar de las listas negras, de dificultades para importar pro­
ductos, para conseguir materias primas y materiales, todo ha ido
viento en popa. El secreto estaba a la vista: la protección y ayuda
del gobierno argentino.
¡Qué lejos estamos de las decisiones de Chapultepec y de San
Francisco! Es decir, todo este inmenso capital quedó sin contralor.
En la mejor de las hipótesis para el gobierno argentino, con 100
millones de pesos* ha cubierto un capital de más de 3 mil millones
de pesos. Lo real e incontrarrestable es que esos capitales quedaron
intactos y siguen prosperando sin ninguna clase de inconvenientes.
La equivalencia de 3.000 millones de pesos en 1945 resulta
una suma no menor de 21.000 millones de pesos en 1953. Ese capi­
tal ha jugado y juega un rol importantísimo en la economía justi-
cialista, tanto para los menesteres de la política interna, cuanto para
la propaganda nazi en Alemania.

LAS REMESAS LLEGADAS POSTERIORMENTE LUEGO DE LA


DERROTA DEL NAZISMO

Aunque en forma incompleta, como es de suponer, ya’ hemos


hecho una reseña de los valores que, durante y después de la “debacle”,
llegaron al país en una u otra forma. Por valijas diplomáticas. En
aviones. En submarinos. Oro, platino, títulos, acciones, dinero, etc.
Haciendo una operación aritmética simple, sumando todo lo que se
ha podido encontrar o documentar, y agregando la suma que surge
del estudio precedente, tenemos que afirmar que los capitales nazis
superan los 35 mil millones de pesos, sin hacer conjeturas sobre la
80 SILVANO SANTANDER

carga pesada que trajeron los dos submarinos que llegaron a la


Patagonia (*).
El 25 de marzo de 1953, los diarios de Alemania Occidental han
publicado un llamado del gobierno argentino a todos los alemanes
con bienes bloqueados, para que se hagan presentes a la comisión
de la ley 13.811. Deben ser los bienes que no se pudieron “argen*
tinizar” y que se disimularon hasta ahora, para poder sacarlos a
flote oportunamente.
¿Ha sido mera casualidad que todo esto haya podido ser así,
con la total indiferencia del gobierno argentino? Hemos dado las
bases de sólida sustentación para no creer en ello. Todo ha sido
perfecta y debidamente coordinado, porque para eso se adelantó la
revolución del 4 de junio y para eso tomaron el gobierno los inte­
grantes del G. O. U. oculto, que primeramente recibieron la dádiva
compensatoria, luego obedecieron las órdenes del general Faupel, y,
más tarde, acataron las directivas de Ludwig Freude.
La filosofía, la economía, la técnica, la política, la moral justi-
cialista, quedan debidamente calificadas. Arrancan, se ensamblan
y continúan siguiendo los viejos carriles de esa maldita planta que
se secó en Alemania y que ha reverdecido en la Argentina,

(*) Todo esto es lo que se h a dado en lla m a r el tesoro nazi. El control lo te n ía n , h asta
el añ o 1950, R icardo Leute, L udw ig F reude y R icardo Staud, con pleno conocim iento del
g e n e ra l J u a n D. P e ró n . De este tesoro, en fo rm a discrecional, usu fru ctu ó el peronism o desde
el añ o 1943, p a ra la cam p añ a p o lítica que te rm in a ría con la exaltació n al poder de J u a n
D. P e ró n .
H a b ría n su rg id o d ificu ltad es, sin em bargo, e n tre los custodios de estas riquezas y P eró n .
A ta l p u n to que se h ab la de u n rom pim iento d efin itiv o . Las discrepancias c o n sistirían en lo
s ig u ie n te : P e ró n p re te x ta ría que ese tesoro fué depositado por Eva P e ró n en c ajas fuertes
del B anco O ficial de Suiza, y que se hace d ifícil su reingreso al país, p o r la m uerte de
su esposa. De acuerdo a las leyes suizas, desap arecid a su d epositante, debía re c la m ar su
derecho u n o de los herederos d irecto s. E stos se ría n la señora J u a n a D u arte, m adre de la
e x tin ta , y J u a n P e ró n , su esposo. Como n in g u n o de ellos podía re a liz ar el trá m ite , se enco­
m endó la ta re a a J u a n D u a rte , que hizo el v iaje en el mes de octubre de 1952. Pero ocurre
que la n ó m in a de valores que e x istía en el Banco, según la referencia de J u a n D uarte, no
co in cid ía con la que te n ía P e ró n . De allí a rra n c a el desacuerdo e n tre am bos y que epilotra
con el “ suicidio” de J u a n D u arte. No puede p rev erse aú n cuál será el desenlace fin a l de
este “ a ffa ire ” .
L a com isión in v estig ad o ra a ctu a l tie n e u n a excelente oportunidad p a ra a c la ra r
e sta cu estió n . Ya h an com enzado a a p arec e r en las casas que te n ia el g e n eral P eró n , a lg u ­
n a s de e stas riquezas, en jo y a s y obras de a rte .
Este libro no lo inspiró la pasión, ni el resentimiento. Es el
resultado y la consecuencia naturales de hechos y acontecimientos'
pacientemente documentados. No ha sido necesario agudizar la ima­
ginación o caer en la truculencia idiomática, para que la realidad
surja. Uno a uno. los actos, las actitudes, las omisiones y las contra­
dicciones, afloran de un mismo sitio como que todos fueron orgánica­
mente sincronizados. Desfilan, en el film, hombres, instituciones, docu­
mentos, que se yuxtaponen y complementan en la misma medida.
Efectos de la misma causa. Desde el primer capítulo al último, se
incursiona de la periferia al centro, como buscando el punto de
gravedad que demuestre la solidez de la acusación que lanzamos.
Lo que antes fuera oscuro o simplemente inexplicable, aparece
con nitidez. Ayer, era adhesión hasta fanática a una causa y hoy
es menester el microscopio para el examen de las impresiones papila­
res. Quedaron huellas de esas que puntualizan y castiga el Código
Penal de cualquier país civilizado.
Hemos hallado las razones por las cualfes se impidiera toda
investigación a las actividades criminales, cuando el daño pudo ser
menor. También sabemos por qué no se cumplieron los compromisos
internacionales que se habían contraído en nombre de la Nación.
Queda satisfecha la curiosidad sobre las causas que determinaron
que cuantiosos bienes y riquezas no tuvieran control. Del mismo
modo tiene sentido, y agudo sentido, la protección y ayuda a promi­
nentes figuras que huían de los tribunales de guerra. Todo ello tiene
su justificación: las figuras de mayor relieve del régimen justicialista
oficiaron de agentes de la organización siniestra, para entregar inerme
la República a una causa y a una doctrina que el pueblo argentino
siempre repudió.
La obra del régimen justicialista ya había fracasado ruidosa­
mente. Sus hombres demostraron máxima incapacidad para las faenas
82 SILVANO SANTANDER

de gobierno. Más tarde, del latrocinio, hicieron una razón de vida.


Ahora se demuestra, sin ningún equívoco, que también fueron
traidores a la Patria. No en balde lanzaban tremendas acusaciones.
Todo lo anterior al régimen era servilismo y obediencia al servicio
de fuerzas foráneas. Las generaciones argentinas, desde la de Mayo,
estaban integradas por seres despreciables, dispuestas al soborno. Es
que se quería ahogar el grito de la propia conciencia, aturdiéndose
con los denuestos que dirigían a sus adversarios. La histeria en su
proximidad con la faceta de cualquier delito, dicen los psiquíatras,
tiene alternativa* que hacen mover al sujeto, en la misma órbita,
para ver en los demás la proyección de su propia culpa.
Visitando ciudades alemanas, en su mayoría destruidas, hemos
visto varias caras de Alemania. Unas trascienden e interpretan el
pasado inmediato, que es de ¿olor y humillación reflexiva. Duro
despertar de un sueño de locura. Se comprende que hay que aceptar
las consecuencias y responsabilidades de lo que, de una u otra mane­
ra, se contribuyó a sembrar. Otras, reflejan esperanza y optimismo,
con el olvido de1, pasado, para reencontrar la vieja senda. Desde los
escombros se otea la vida moral y espiritual, en el aliento de sus
viejos filósofos, de sus poetas, de sus músicos, de sus estadistas y aun
de sus soldados, para que Alemania sea la nación que en un tiempo
se admirara como alto exponente de la cultura y de la civilización.
Es el empeño y la porfía de un pueblo que quiere redimirse en el
trabajo y en la paz fecundos.
Pero, también, hemos visto otra cara de Alemania, la que es
más visible y conmovedora, que se nos ocurre una mueca de espanto.
Niños, con los ojos desmesuradamente abiertos, deambulan por todas
partes, dando la sensación que aún sienten el ruido infernal de la
metralla. Ancianos encorvados en sus años, con mirada incierta, se
horrorizan de lo que ven. Madres alemanas, como sombras furtivas,,
se deslizan buscando en los escombros los hijos que nunca encon­
trarán. Es, todo esto, la síntesis trágica de un momento de debilidad
y de flaqueza.
Lo que llevamos en la retina, por estas impresiones subjetivas
y objetivas, lo sentimos reflejado espiritualmente en la Argentina.
La misma simiente maldita fué arrojada a espaldas nuestras.
Todo ha sido destruido en nuestra Patria. Todavía los edifi­
cios de nuestras ciudades están en pie. Aun no tenemos campos de
concentración, ni hornos crematorios. Mas, apresurémonos, el hábito
de la oscuridad puede dejarnos ciegos. La aurora debe despuntar.
Hoy mismo.
APENDICE
TÉCNICA DE UNA TRAICION 85

PROCLAMA DE FILIACION NAZI, CUYAS DIRECTIVAS HA SEGUIDO EL RE­


GIMEN JUSTICIALISTA. — MAS ANTECEDENTES DE LUDWIG FREUDE, RE-
PRESENTANTE NAZI EN BUENOS AIRES, DESPUES DE LA DERROTA
ALEMANA. EL COMITE DE EMERGENCIA PARA LA DEFENSA PO LITICA
DEL CONTINENTE FORMULA UNA ACUSACION. — LA PRIMERA ETAPA
DE LA JUNTA DE VIGILANCIA Y DISPOSICION DE LA PROPIEDAD ENE-
MIGA. — DEBATE TRUNCO SOBRE LA PROPIEDAD ENEMIGA EN LA
CAMARA DE DIPUTADOS DE LA NACION. — HEINRICH DOERGE FU E
RECLAMADO INSISTENTEMENTE POR LOS GOBIERNOS ALIADOS. — SE
ADJUDICAN OBRAS PUBLICAS A EMPRESAS ALEMANAS DESPUES DE
1946. _ “NO OLVIDAREMOS NUNCA, NI PAGAREMOS LA INMENSA DEUDA
DE GRATITUD QUE TENEMOS CON EL EJERCITO ALEMAN”, DIJO PERON.
UN ALEGATO DE LA “ASOCIACION PARA EVITAR LA TERCERA GUERRA
MUNDIAL”, CON ASIENTO EN PARIS. OTRO PEDIDO DE INFORMES EN LA
CAMARA DE DIPUTADOS. — MANUAL DE LAS CIENCIAS MILITARES
MODERNAS.

OTRO SUBMARINO NAZI

El diario ‘La Prensa”, que nunca ocultó sus simpatías por la


causa aliada y su repudio al nazismo —ahí habría que buscar una
de las razones más fundamentales de su clausura y confiscación—, el
20 de agosto de 1945 publicó el siguiente editorial acerca de la apa­
rición misteriosa de los submarinos alemanes, y al que nos hemos
referido en el capítulo respectivo:
“ A poco más de un mes de la inesperada llegada de un submarino alem án
“ a la base de M ar del Plata, acaba de presentarse al mismo apostadero otra
44nave de idéntico tipo y de igual nacionalidad” .
“ A pesar de la im portancia que reviste el tiempo que media entre la apa­
r i c i ó n de uno y -otro sumergible, no son las causas determinantes de esa dife-‘
“ rencia .en los días de permanencia en el m ar lo único que interesa averiguar.
44 Son varias las cuestiones que se plantean y que se renuevan con motivo de
*' este otro episodio”.
“ El subm arino que acaba de arribar — el U-977—, habría partido de las
44 costas noruegas hace tres meses, directamente con rum bo al puerto argentino.
44 En navegación, por el Mar del Norte —zona de operaciones—, algunos miern-
44bros de su tripulación habrían expresado el deseo de desembarcar para reinte-
44 grarse a sus hogares en Alemania, con cuyo objeto habríase acercado a No-
“ ruega y dejado allí a varios hombres. Es de suponer que cuando esto ocurrió,
44 el comandante del subm arino había ya recibido la orden de rendición o estaba
44en conocimiento de la term inación de la guerra, pues el desembarco, según las
44 declaraciones dadas a conocer oficialmente, se produjo el 10 de mayo y el
44 nazismo se rindió en Europa el 5 de mayo, es decir, dos días antes. No se concibe
44 que por propia voluntad, mientras no mediara un cambio fundam ental de la
44 situación, el comandante accediera a dejar en tierra a un grupo de tripulantes
44 sólo porque deseaban regresar a Alemania.
44Admitido, entonces, como fundamento de esa resolución, el conocimiento de
“ la orden de cesar la lucha, ¿qué explicación tendría el hecho de que la nave
44 continuara surcando los mares por espacio de tres meses más?
86 SILVANO SANTANDER

“ La orden de rendición indicaba a los comandantes de submarinos que


“ debían entregarse inm ediatam ente a las Naciones Unidas. A estar a las pri-
“ meras im presiones, el U-977 conserva su instrum ental. Sus máquinas, su arma-
“ mentó y sus pertrechos en perfectas condiciones. En el libro de bitácora figuran
“ anotados todos los datos reglam entarios o usuales. Si se aceptaran como exactas
“ esas anotaciones, el sum ergible habría empleado algo más de noventa días en
“ cubrir la distancia de Noruega a Mar del Plata, y de las circunstancias del libro
“ mencionado resultaría que las singladuras fueron en general muy breves y que
“ sólo por la noche salía el barco a la superficie.
“ Muy diferente cosa ocurrió con el U-530, el cual llegó con las máquinas
“ en mal estado, con el instrum ental destruido y sin armamento. Además, carecía
“ de toda anotación destinada a precisar sus actividades y los tripulantes nunca
“ explicaron satisfactoriamente sus andanzas a las autoridades argentinas.
“ La situación es, pues, distinta. Pero sería ingenuo pensar que lo que se
“ sabe respecto del nuevo subm arino 6ea la verdad. ¿Por qué uno destruyó sus
“ instrum entos y sus armas, y el otro no lo hizo? ¿Por qué el prim ero trató de
“ ocultar su ruta y actividades, y el segundo presenta todos los elementos de infor-
“ mación aparentem ente en perfecto orden?
“ Conocidos como son los métodos nazis, ¿puede admitirse, sin reserva, lo que
“ afirm an y tratan de probar, con los documentos de a bordo, los tripulantes del
“ U-977? ¿Se ha desechado de m anera absoluta la posibilidad de que fueran
“ ciertas las informaciones que hace aproximadam ente un mes se referían a la
“ presencia de un subm arino alem án en las cercanías de San Clemente de Tuyú?
“ Hay, entonces, mucho que averiguar sobre estas inesperadas apariciones de
“ sumergibles nazis, respecto de las cuales lo único preciso que se sabe hasta este
“ momento es que los dos —el U-530 y el U-977—, se dirigieron directamente
“ a playas argentinas. En ese sentido no caben dudas acerca de la preferencia”.

ACERCA DE LAS ACTIVIDADES DE UN EX PILOTO ALEMAN


AL SERVICIO DE LA ARGENTINA

Bajo este mismo título, “La Prensa”, el 26 de abril de 1950,


publicó el siguiente telegrama, relacionado con las andanzas de los
aviadores alemanes Rudel y Galland, ambos todavía en la Argentina, y
cuyas conexiones con los nazis alemanes han quedado comprobadas:
“ Dusseldorf, 25. (U .P .). — Se puso hoy en venta en las tres zonas de
“ ocupación de Alemania Occidental, el semanario ilustrado “Der Stern” (La
“ E strella), de Hamburgo, en el que aparece una extensa información sobre Hans
“ U lrich Rudel, capitán de bom barderos de la Luftwaffe durante la segunda
44 guerra m undial, y al que la revista llama “el más grande «as» aéreo del
“ m undo”, señalando que durante el conflicto cumplió 2.530 misiones. Añade
“ el semanario que para crédito de Rudel, éste es hoy un instructor de vuelo
“ muy bien pagado, al servicio del gobierno de la Argentina.
“ En un artículo que ocupa cuatro páginas, dando cuenta de las actividades
“ de Rudel, y atribuido a un “ corresponsal especial” en la Argentina, el sema-
“ nario dice que el ex comandante de los bombarderos en picada de Goering
“ vive ahora, al igual que otros pilotos escogidos de la Luftwaffe, cerca de la
“ planta de investigaciones aeronáuticas de Córdoba, Argentina. Con él, añade
M «Der Stern», están: Adolf Galland, el más joven de los generales de la Luft-
Mwaffe, que ya alcanzó ese grado a los 28 años, llegando a ser jefe de aviones
“ de combate de la Luftwaffe: W erner Baumbach, destacado piloto de combate;
“ y el profesor K urt Tank, ex diseñador jefe de la Focke-Wulff.
“ Dice “Der Stern” que junto con ellos están ayudando a la preparación
TÉCNICA DE UNA TRAICION 87

44 de pilotos argentinos, aviadores británicos especializados en el manejo de apa-


k' ratos a retropropulsión.
“ En un editorial que complementa la inform ación “D er Stern* lam enta el
“ hecho de que hombres del calibre de Rudel salgan de Alemania para encontrar
“ trabajo en el exterior, pero les congratula por haber escapado a lo que llama
"«comedia de la desnazificación».
“ Dice en parte el comentario editorial: «Haber puesto a un hom bre con
“ 2.530 misiones frente a un tribunal de desnazificación, habría sido de mal gusto
“ y una vuelta al espíritu del nacional-socialismo, al mismo nacional-socialism«
“ que preparó el proceso del general Erwin Rommel», Rudel, dice, no fué nunca
“ nazi ni m ilitarista en el verdadero sentido de la ley; fué simplemente, añade,
“ un «joven y entusiasta aviador, de incom parable valentía y que arriesgó su vida
“ sin pensar en sí mismo. La admiración por tan generoso heroísmo no es propia
“ únicamente de los alemanes ni una invención nacional-socialista».
“ «Der Stern» exhorta luego a los políticos alemanes a atraerse a hombres
“ como Rudel para la tarea de hacer resurgir el Estado Alemán, como contra-
“ peso frente a la policía popular de la zona soviética y “los charlatanes políticos*
“ de la extrema derecha. A firm a’ que Alemania necesita hombres como Rudel para
“ inyectar entusiasmo nuevo a la juventud del país.
“ El número de esta semana de la revista, que se anunció como el prim ero
“ de una serie dedicada a la “Colonia de la Luftwaffe” en Argentina, incluye un
“ extracto que ocupa una página del libro de Rudel sobre su recuerdo de la gue­
r r a , publicado por una im prenta alemana de Buenos Aires. El extracto describe
“ el hundim iento del acorazado de 23 m il toneladas “Marata”, de la U nión
“ Soviética, en la bahía de K ronstadt en 1941, para im pedir que unidades de la
“ marina rusa hicieran fuego contra las tropas germanas. Dice Rudel sobre esa
w acción: «Experimenté una sensación placentera como después de logrado un
Méxito deportivo, sentí como si viera a miles de agradecidos soldados de infan-
“ tería».

PROCLAMA DE FILIACION NAZI, CUYAS DIRECTIVAS HA


SEGUIDO EL REGIMEN JUSTICIALISTA

E ste docum ento, que tra n scrib im o s a continuación, y a que nos


hem os referid o en el prólogo, ha sido publicado en varios libros, e h tre
ellos. “ La L ib ertad y el Miedo” , de A rciniegas. Fué actualizado en
Chile, en un proceso m ilita r que se le siguiera, en 1949, a un oficial
chileno. E n el año 1953, después de la visita del p residente P e ró n a
la R epública h e rm a n a de Chile, el diputado A leg ría, en la sesión
del 6 de a b ril, lo leyó y com entó en la C ám ara, p a ra d e m o stra r que
ésas e ra n las ideas del ju s tic ia lisiro arg e n tin o .

He aquí el texto de la proclama:


“ CAMARADAS:
“ La guerra ha demostrado palm ariamente que las naciones no se pueden,
“ ya, defender solas. De ahí el juego inseguro de las alianzas que mitigan pero
“ no corrigen el grave mal. La era de la Nación va siendo sustituida paulatina-
“ mente por la era del Continente. Ayer los feudos se unieron para form ar la
* nación. Hoy las naciones deben unirse para form ar el Continente.
“ Es la finalidad de esta guerra.
“ Alemania realiza un esfuerzo titánico para unificar el Continente europeo.
4 La nación mayor y m ejor equipada deberá regir los destinos del Continente de
“ nueva formación. En Europa será Alemania.
<4En América, en el norte, la nación m onitora será por un tiempo Estados
“ Unidos de Norte América. Pero en el sur no hay nación lo suficientemente
88 SILVANO SANTANDER

u fuerte para que, sin discusión, se admita su tutoría. Hay sólo dos naciones que
“ podrían tom arla: A rgentina o Brasil.
‘ Nuestra misión es hacer posible e indiscutible nuestra tutoría.
“ La tarea es inm ensa y llena de sacrificios. Pero no se hace patria sin
“ sacrificarlo todo. Los titanes de nuestra independencia sacrificaron bienes y
u vidas. En nuestro tiem po Alemania ha dado a la vida un sentido heroico. Esos
“ serán nuestros ejemplos.
“ Para realizar el prim er paso en el duro camino que nos llevará a una
‘ Argentina grande y poderosa, será indispensable apoderarse del PODER. Jamás
‘ un civil com prenderá la grandeza de nuestro ideal: habrá, pues, que eliminarlos
“ del gobierno y darles la única misión que les corresponde: el trabajo y la obe-
“ diencia.
“ Conquistado el poder nuestra misión será ser FUERTES: MAS FUERTES
“ QUE TODOS LOS OTROS PAISES UNIDOS. H abrá que armarse, armarse
siempre, venciendo dificultades, luchando contra las circunstancias interiores o
61 exteriores. La lucha de H itler en la paz y en la guerra nos servirá de guía.
“ Las alianzas serán el prim er paso. Tenemos ya al Paraguay; tendremos a
“ Bolivia y Chile, fácil nos será presionar al Uruguay. Luego las cinco naciones
“ unidas atraerán fácilm ente al Brasil, debido a su forma de gobierno y a los
“ grandes núcleos de alemanes. Caído el Brasil el continente sudamericano será
“ nuestro. Nuestra tutoría será un hecho, un hecho grandioso, 6Ín precedentes,
“ realizado por el genio político y el heroísmo del EJERCITO ARGENTINO.
“ Mirajes, ¡U topías!, se dirá. Sin embargo, dirigimos de nuevo nuestras
“ miradas hacia Alemania. Vencida se la hace firm ar en 19.19 el tratado de
“ Versalles, que la m antendría bajo el yugo aliado en calidad de potencia de
“ segundo orden lo menos por cincuenta años. En menos de veinte años recorrió
“ un fantástico camino. Antes de 1939 estaba armada como ninguna otra nación
“ y en plena paz había anexado a Austria y a Checoeslovaquia. Luego, en la
“ guerra, se plegó a su voluntad la Europa entera.
“ Pero no fué sin duro sacrificio. Fué necesaria una dictadura férrea para
“ im poner al pueblo los renunciam ientos necesarios al formidable programa.
“ Así será en la Argentina. Nuestro gobierno será una dictadura inflexible,
“ aunque al comienzo hará las concesiones necesarias para afianzarse sólida-
“ mente. Al pueblo se le atraerá, pero fatalm ente tendrá que trabajar, privarse
“ y obedecer. T rabajar más y privarse más que cualquier otro pueblo. Sólo así
“ se podrá llevar a cabo el programa de armamentos indispensable para la con­
q u i s t a del Continente. Al ejem plo de Alemania: por la radio, por la prensa
“ controlada, por el cine, por el libro, por la iglesia y por la educación se incul-
“ cara al pueblo el espíritu favorable para com prender el camino heroico que 6e
“ le hará recorrer. Sólo así se llegará a renunciar a la vida cómoda que ahora lleva.
“ Nuestra generación será una generación sacrificada en aras de un bien más
“ alto: la patria A rgentina, que más tarde brillará con luz inigualable para
“ mayor bien del Continente y de la hum anidad entera.
“ ¡VIVA LA PA TRIA !
“ ¡ARRIBA LOS CORAZONES!
Mayo, 1943”.
TÉCNICA DE UNA TRAICION 89

MAS ANTECEDENTES DE LUDOVICO FREUDE

Ya se sabe lo qué significaba en Alemania la ayuda social. Era


ana institución hitleriana con conexiones internacionales. En Argen­
tina la dirigía Ludovico Freude. El intentó desmentir sus actividades,
cuando lo reclamaba el gobierno de Estados Unidos. En el diario
“Deutsche La Plata Zeitung”, de Buenos Aires, el 12 de abril de
1942, encontramos el siguiente llamado, cuya parte final dice así:
444Llamamiento por la Ayuda Social Alemana 1941/1942. La Sociedad Ale-
44 mana de Beneficencia recibió m ientras tanto por parte de las pertinentes auto*
44 ridades argentinas el perm iso ya anteriorm ente pedido, para realizar esa colecta
44 social.
“ La nueva oficina de la Ayuda Social se encuentra en la calle Reconquista
44134, quinto piso, escritorio 506, edificio del Banco Alemán Transatlántico.
“ Presidente de la Sociedad Alemana de Beneficencia: Hermann Schuchardt. Co-
"m ité de Ayuda Social. P residente: Ludwig Freude. Vice-Presidente: Dr. Max
* Neve. Secretario: Heinrich Homann. P rim er Tesorero: Dr. Carlos Schnzle.
44 Segundo Tesorero: Rupert W eilharter. Vocales: Jorge G. Schm idt, Elvira T jarks,
44 W ilhelm Schulenburg”.

CARGOS QUE HA DESEMPEÑADO FREUDE EN ENTIDADES


COMERCIALES Y FINANCIERAS

En la Guía Comercial de Sociedades Anónimas del año 1945 se


registra la siguiente información respecto a los cargos ponderables
que ha desempeñado Freude en empresas nazis:
44Rhenania S. A. Comercial y Financiera. Capital 500.000. En el ejercicio
14de 1941 obtuvo una ganancia de $ 8.429.50. D irectorio: Presidente: Ludw ig
“ Freude. Síndico: Rodolfo Rosauer.
44 Compañía General de Construcciones. Capital: $ 1.000.000. Ejercicio de
44 1942. Las ganancias fueron de $ 104.730.49. D irectorio: Presidente: Ludw ig
44Freude. D irector G erente: W erner Mandry. Síndico: Isidro Viladons.
44 S.A.E.R.A. (autorizada en 1942). S. A. Explotaciones Rurales y Anexos.
v‘ Capital autorizado: $ 2.000.000. P rim er D irectorio: Presidente: Ludovico
44Freude. Vice: Rodolfo Rosauer. Síndicos: Antonio M. Delfino y W. Koenecke.
“ S.A.M.A. (autorizada en 1942) Sociedad Anónima. Explotación M aderera
44 y Anexos. Capital autorizado: $ 1.000.000. Prim er D irectorio: Presidente: Ludw ig
"F reude. Vice: W erner Mandry. Síndicos: A . M. D elfino y W. K oeneckef\
Todas estas sociedades fueron constituidas, como se ve, después
de iniciada la guerra, para ocultar capitales nazis.
90 SILVANO SANTANDER

SE DA POR TERMINADA LA INVESTIGACION CONTRA


LUDWIG FREUDE

El diario ‘La Prensa”, 6 de setiembre de 1946, publicó la siguien­


te información sobre un decreto del P. E., dando por terminada
la investigación acerca de las actividades de Freude, ya “ciudadano
argentino” :
“ El P. E. dictó con fecha 6 de setiem bre últim o un decreto que refrendan
“ los m inistros de Relaciones Exteriores y del Interior, por el cual se dispone dar
“ por term inadas las actuaciones efectuadas para establecer la índole de las acti-
44 vidades del señor Ludwig Freude, y se declara que el mismo, según surge de
44 las actuaciones precitadas, no ha efectuado actividades contra el Estado ni
44 contra la seguridad individual y colectiva o el bienestar general de las Repú*
44blicas Americanas.
“ Se autoriza tam bién a la Junta de Vigilancia y Disposición Final de la
“ P ropiedad Enemiga para tom ar posesión, a los fines pertinentes, de los fondos
“ y valores mencionados en el artículo 2 de la resolución número 1.176, d©
“ fecha 14 de mayo últim o, y que deberán ser depositados en el Banco Central
t4 de Ja República.
44 Los fundam entos del decreto expresan que el señor Ludwig Freude no
4i ha realizado actividad alguna que perm ita encuadrarla entre las contempladas
‘ «.n la resolución V II del Acta Final de la Conferencia Interam ericana sobre
“ problemas de la guerra y de la paz.
44Se agrega que no figura en la nómina de afiliados arriba mencionada y
44 que tampoco ha efectuado movimientos de fondos ni operaciones comerciales
44 de la índole de las contempladas en las disposiciones del decreto número
44 11.599/46, y que la residencia en el país del citado ciudadano no implica des«
44 conocer el compromiso contraído en la resolución V II del Acta de Chapultepec,
44 por lo que, en uso de las facultades que expresamente se reserva el P. E. en
4‘ el inciso 5, del artículo 2 del citado decreto, se adopta la decisión de dar por
44 term inadas las actuaciones para com probar la índole de las actividades del
44nom brado Ludwig Freude” .
El régimen justicialista ha seguido defendiendo y protegiendo
a Freude, al punto de reconocerlo como ministro nazi, cuando Ale­
mania fué derrotada. La carta enviada por él y que se inserta en el
Capítulo III, lo explica todo.
TÉCNICA DE UNA TRAICIÓN 91

EL COMITE CONSULTIVO DE EMERGENCIA PARA DEFENSA


POLITICA FORMULA UNA ACUSACION

El Comité Consultivo de Emergencia para la Defensa Política,


con asiento en Montevideo, que presidiera el doctor Alberto Guani,
en su memoria del año 1944 formuló la siguiente acusación contra
el gobierno argentino:
* En realidad, la decisión del gobierno argentino pretendió colocar al Eje
“ y a las Naciones Unidas en un mismo pie de igualdad, sin tener en cuenta que
“ la organización de agentes de espionaje, saboteadores y propagandistas del Eje,
“ que era el resultado de largos años de preparación cuidadosa, daba a éste en la
“ Argentina una base desde la cual podía atacar con absoluta libertad a las R epú­
b l i c a s del continente.
“ Los gobiernos posteriores han mäntenido la misma actitud, si se exceptúa
“ la decisión del gobierno del Presidente Ramírez de rom per relaciones con el
44 Eje. Sin embargo, esta medida fué muy pronto desvirtuada por el gobierno
Mactual, que detuvo el plan antitotalitario mediante el cual se quería llevar a
“ la práctica la ruptura de relaciones. La repatriación de los funcionarios diplo-
“ máticos del Eje, y otras medidas aparentemente destinadas a combatir las acti-
14vidades subversivas del Eje, no han afectado la actitud básica del gobierno con
44respecto al conflicto m undial y a los acuerdos interam ericanos. De hecho, toda
“ sugestión, de cualquier procedencia que ella sea, en el sentido de que el gobierno
* argentino haga efectiva la ruptura de relaciones en conformidad con los com-
44promisos existentes y la solidaridad americana, es m irada por dicho gobierno
“ como un intento de presión externa y, por consiguiente, contraria al prestigio
“ y a la soberanía nacional.
“ Tal posición del gobierno argentino ha determinado que la gran mayoría
44 de las otras Repúblicas se haya abstenido de entrar en relaciones diplomáticas
“ con él, después de intercam biar informaciones y consultarse mutuamente. La
Mmayor parte de los gobiernos expresó públicamente en el mes de julio y a
“ principios del mes de agosto, las razones que motivaron tal decisión.
“ Ante la actitud del gobierno argentino, el Comité se ha visto obligado, en
44varias ocasiones, a puntualizar, en sus relaciones con dicho gobierno, las bases
44 establecidas por las Repúblicas Americanas para la defensa política del Hemis-
44ferio.
“ Tales oportunidades fueron las siguientes: 1) el 22 de enero de 1943, el
44 Comité publicó un memorándum que denunciaba la existencia de una extensa
“ y bjen organizada red de espías totalitarios en la Argentina, cuyas actividades
“ habían provocado im portantes pérdidas de vidas y bienes am ericanos; 2) el 31
44 de mayo de 1943, trasmitió al gobierno argentino el informe de la delegación
“ del Comité que realizó la visita de consulta a dicho país, el cual contenía una
“ serie de observaciones sobre la situación de su defensa polítíica, particularm ente
“ respecto a la forma en que dicha defensa resultaba afectada por la continuación
44 de relaciones con el E je; 3) el 2 de junio de 1944, el Comité trasm itió al mismo
“ gobierno un mem orándum sobre las medidas de seguridad existentes en el país,
“ que podían ser empleadas para la defensa política, en el cual se recalcaba que
44tales medidas no producirían efectos prácticos si no se aplicaban con el pro-
“ pósito específico de llevar a cabo los objetivos convenidos en Río de Jan eiro ; 4)
u el 6 de setiem bre de 1944, se envió un m em orándum a los Gobiernos Americanos
“ y a la U nión Panamericana recomendando que resolvieran el problem a creado
“ en el Comité como resultado de la fundam ental divergencia entre el Gobierno
92 SILVANO SANTANDER

“ de la A rgentina y las otras Repúblicas. Esto determinó el retiro de la delegación


“ argentina del Comité.
“ 1. — M emorándum sobre actividades del espionaje del Eje en la Argentina.
“ Este m em orándum reveló que se utilizaba a la Argentina como base para
“ intensas actividades subversivas del Eje, dirigidas contra el Continente Ame-
“ ricano y las Naciones Unidas. Se demostró concluyentemente que los fundo-
“ narios diplomáticos del Eje abusaban de modo ostensible de los principios que
u gobiernan las relaciones entre los pueblos civilizados. Se estableció en forma
“ detallada que dichos diplomáticos habían organizado, y dirigían, financiaban
“ y coordinaban las actividades de los diferentes grupos o células de agentes, y
“ se demostró, tam bién, cómo se empleaban los conductos diplomáticos para la
trasmisión de informaciones al Alto Comando en Berlín. La conclusión inne-
“ gable era que no podía ser establecida una base efectiva de defensa política
“ contra las actividades subversivas, sin una ruptura de relaciones con el Eje,
“ conforme a la Resolución I de Río de Janeiro, etc., etc.

“NO OLVIDAREMOS NUNCA NI PAGAREMOS LA INMENSA


DEUDA DE GRATITUD QUE TENEMOS CON LOS CAMARADAS
DEL EJERCITO ALEMAN”, DICE PERON

El día 4 de abril de 1952, el gobierno argentino hizo entrega


al embajador alemán del inmueble que antes de la guerra ocupaba
la embajada nazi. El Presidente de la República, general Perón, en
forma protocolarmente desusada, en circunstancias similares, pronun­
ció el siguiente discurso, cuyos términos cordiales armonizan y coin­
ciden con todo lo que se registra en este libro:
“ Excelentísimo señor em bajador de la República Alemana: Yo he querido
“ llegar hasta aquí para hacer entrega personalmente, en nombre del gobierno
“ argentino, de la embajada alemana en Buenos Aires. Esto quizá no sea un acto
“ p o to c o la r, pero yo he querido que esté despojado de todo protocolo para inves*
“ tirio de toda la amistad y de todo el cariño con que cumplo este cometido de
“ la República.
“ Los que tenemos el honor de vestir este uniforme no olvidaremos nunca
“ la inmensa deuda de gratitud que tenemos con los viejos camaradas del ejército
“ «lemán, a quienes tanto debemos de nuestra instrucción y de nuestra educación,
“ así como tam bién el haber contribuido a hacer en este país del oficio m ilitar
“ una verdadera profesión, donde el arte y la ciencia han coronado las tareas de
“ Ja conducción elevadas a aquella condición. Todo eso debemos a esos viejos
“ camaradas, la mayor parle de ellos muertos en la prim era o en la segunda
“ guerra m undial, pero que viven en nuestro recuerdo y en nuestro corazón.
“ Por eso me es inm ensam ente grato llegar hasta esta casa para entregarla
* al representante de la República Alemana, renacida con la desgracia, pero enal-
“ tccida por los altos valores que han caracterizado siempre al pueblo alemán.
“ En nom bre de la República A rgentina, en nom bre de esta jamás desmentida
“ buena amistad y del cariño que siempre hemos tenido por la nación alemana,
“ en recuerdo de estos viejos camaradas y de la noble y numerosa colectividad
“ que a tan larga distancia de su tierra ha sabido honrar a los alemanes en la
“ Argentina, es para mí un inmenso placer, señor embajador, poder poner en
“ sus manos esta casa”.
Con posterioridad, el 13 de febrero de 1953, el mismo Presidente
Perón, sin consulta previa con los aliados, hizo devolución al gobierno
TÉCNICA DE UNA TRAICIÓN 93

alemán, por interm edio de su representante en Buenos Aires, de las


marcas com erciales incautadas de empresas nazis. La revista “Quic­
k e”, de M unich, del 1° de marzo de 1953, publica la presente nota
gráfica asaz elocuente.

El libro “Sin Embargo”, con las memo- Cada minuto libre era utilizado por
rias de guerra de Hans-Ulrich Rudel, Rudel para escribir sus memorias. Con
apareció en la Argentina en idioma pocos muebles y cuadros formóse un
alem án. ambiente cómodo.

SE ADJUDICAN OBRAS PUBLICAS A EMPRESAS ALEMANAS


DESPUES DE 1946

La tolerancia y benevolencia del gobierno argentino con los


bienes alemanes, no sólo llega a ignorar a grandes empresas de las
que formaban el patrim onio nazi, sino que las protege, adjudicán­
doles la ejecución de obras públicas.
Así, por expediente 2320/1946, se adjudica a la empresa Siemens
Baunion y Cía. las siguientes obras: Aeroestación de Ezeiza, por un
valor de $ 12.998.762,25. La obra del Espigón Internacional, y cis­
terna, por un valor de $ 4.784.993,59.
Esto ocurría el 21 de mayo de 1946, cuando la Argentina había
declarado la guerra a Alem ania y ya había adherido al Acta de
C hapultepec y a la naciente Organización de las Naciones Unidas.
Esto es, cuando la Argentina tenía que proceder a la incautación de
la Propiedad Enem iga.
Del mismo m odo, en junio de 1946. a la firma alemana Wayss
94 SILVANO SANTANDER

y Freytag, se le adjudicaron las obras de Río Santiago, del Ministerio


de Marina, por nn valor de $ 3.500.000. A la Compañía G. O. P.,
alemana, se le adjudicaron los siguientes trabajos: Talleres de pin­
tura de Río Santiago, por un valor de $ 1.200.000. Obras en el
Círculo Militar, Capital Federal, valor $ 2.000.000. Obras en el
puerto militar de Bahía Blanca, por un valor de $ 3.000.000. .Poli-
clínico Ferroviario en la Capital Federal, valor $ 6.000.000, a la
empresa Gruen y Bilfinger.
Empresas argentinas se presentaron como oponentes, en estas
obras, y en la mayoría de los casos sus presupuestos eran menores
que los de las compañías nazis. Alegaron que esas empresas debían
estar bajo el control gubernativo, como bienes enemigos. De nada
valieron estas alegaciones. Se adjudicaron las obras y como las com­
pañías nazis estaban en la lista negra de los aliados, para que pudie­
ran cumplir sus compromisos el gobierno les proporcionaba los mate­
riales, extraídos ? la fuerza de las empresas argentinas.
Las últimas construcciones monumentales hechas por el gobierno
de Perón, como el policlínico Presidente Perón, la de la U. E. S. y el
edificio de A. L. F. A., el del famoso subterráneo, fueron hechas por
estas mismas empresas alemanas. Hay mucho que aclarar e investigar
en todo esto.

HEINRICH DOERGE FUE RECLAMADO INSISTENTEMENTE


POR LOS GOBIERNOS ALIADOS, SIN NINGUN RESULTADO

Heinrich Doerge, ex ayudante del dictador de la economía ale­


mana Hjalmar Schacht, fué reclamado insistentemente por los gobier­
nos aliados. Nunca se satisfizo ese pedido. Es que Doerge fué el ase­
sor del régimen justicialista, en materia económico-financiera y autor
de la transformación del sistema bancario argentino. Hasta que murió
—Doerge fué asesinado en el año 1949—, sirvió al régimen mereciendo
la confianza, al propio tiempo, de los jerarcas nazis.
He aquí dos telegramas de “La Prensa” del 27 de abril de 1946,
en que se hacen referencias al reclamo de los gobiernos aliados:
“ Pedido de detención de H einrich Doerge. W ashington, 27. (A .P.). — Fun-
“ cionarios diplomáticos norteam ericanos declararon que los Estados Unidos han
“ pedido repetidas veces al gobierno argentino, que detenga y deporte a H einrich
u Doerge, a quien se considera un nazi peligroso para la seguridad del hemisferio.
“ Dichos funcionarios expresaron lo antedicho con motivo de la noticia reci-
u bida ayer de Buenos Aires, anunciando que la Embajada de los Estados Unidos
“ ha pedido nuevamente al general Farrell que repatríe al citado perito finan-
“ ciero nazi.
“ Doerge es uno de los cien agentes nazis, aproximadamente, a quienes los
“ Estados Unidos y Gran Bretaña pidieron el 14 de enero de 1946 que se depor-
“ tase en el buque británico “H ighland Monarch”. En aquella oportunidad la
“ cancillería argentina indicó que se oponían a la deportación diversos obstáculos
‘ de carácter legal. Como consecuencia de ello, Doerge sigue todavía residiendo
“ en la A rgentina”.
TÉCNICA DE UNA TRAICION 95

“ New York, 27. (U .P .). — El corresponsal del “New Y ork Times” en Buenos
“ A ires.ha enviado la información siguiente: “La embajada de los Estados Unidos
“ ha pedido una vez más al gobierno argentino que interne, para luego repatriarlo,
“ a H einrich Doerge, que durante cinco años fué ayudante del doctor H jalm ar
“ Schacht, ex-Presidente del Reichsbank y actualmente uno de los acusados en el
“ juicio de N üremberg. Doerge, según lo indican repetidos rum ores de los círculos
“ bancarios y financieros de Buenos Aires, es una de las figuras destacadas que
“ apoyaron la promulgación de la ley bancaria anunciada el martes, la cual otorga
46 a este gobierno atributos totalitarios para controlar el sistema bancario y, por
il consiguiente, la vida económica de la nación.
“ Recuérdase que Doerge fué director del Banco Industrial Alemán de Berlín,
“ desde 1933 a 1938 y que intervino en la dirección del Banco Alemán Trans-
“ atlántico de Chile, en 1939 y 1940. Entonces Doerge se trasladó a ésta”.
“ El corresponsal añade: “Desde entonces ha sido consejero del Banco Cen-
“ tral, recientem ente nacionalizado, aunque no figura oficialmente como funcio-
“ nario de aquél.
“ La últim a nota de la Embajada —sigue diciendo el corresponsal— incluía
“ copia del telegrama enviado por la Embajada Alemana en ésta, en 1942, a
“ Berlín, pidiendo que a Doerge le fuera asignado sueldo como empleado de la
“ Embajada. Vino aquí como representante del Reichsbank y del Ministerio de
“ Economía del Reich, aparentemente para estudiar América. Se ha informado
“ que se desconocen las fuentes de sus medios de vida. Estados Unidos pidió a la
“ Argentina que internara a Doerge en setiem bre de 1945. Después pidió a
“ la Argentina que lo enviara a bordo del vapor “Highland Monarch”, que repa-
“ trió un grupo de agentes nazis a Alemania, en febrero últim o”.
“ El corresponsal del “New York Times” sigue diciendo: “Ludwig Freude,
“ a quien los Estados Unidos considera el nazi número uno de la Argentina,
“ regresó a ésta desde Bariloche, sitio de recreo alem án en el sur de la Argen-
“ tina, Dícese que se había opuesto a Doerge en lo que respecta a la ley ban-
“ caria. Los círculos bancarios de ésta declaran que algunos altos funcionarios
“ del Banco Central, en cuyo' nom bre promulgóse esta iniciativa de largo alcance,
“ ni siquiera sabían que se proyectaba em itirla”.

DEBATE TRUNCO SOBRE LA PROPIEDAD ENEMIGA EN LA


CAMARA DE DIPUTADOS DE LA NACION

En el Diario de Sesiones de la Cámara de Diputados de la


Nación, de los días 24 y 25 de junio de 1948, páginas 1345 y 1356,
figura el siguiente debate al que ya hemos hecho referencia, res­
pecto a la Propiedad Enemiga. Lo transcribimos íntegramente, y co­
mo ha de comprobarse, se nos declaró fuera de la cuestión, como se
estilaba en la Cámara cuando se quería evitar que los diputados
opositores concretaran cargos contra el gobierno. Debemos agregar,
no obstante las promesas del señor ministro Bramuglia, que esta
cuestión nunca fué considerada por la Cámara. He aquí el debate:
“ Sr. SANTANDER. — Después del discurso del señor diputado Frondizi,
“ me toca intervenir en el debate, para abordar uno de los aspectos del orden del
“ día que considera la Cámara”.
“ En la división del trabajo me ha tocado un tópico y a él he de ceñirme,
“ tratando de no violentar a los señores diputados a través de la exposición que
^‘inicio”.
“Adelantándome un poco a los acontecimientos —habituado como estoy a
4<toda clase de interrupciones—, me perm ito advertir a los señores diputados
96 SILVANO SANTANDER

* que antes de que me señalen que estoy fuera de la cuestión en debate, lean
* el decreto 1921 y, sobre todo, que tengan en cuenta los antecedentes relacio-
“ nados con él, proporcionados por el señor Ministro de Hacienda para su estudio
“ y com prensión”.
“ Es indudable que un asunto como el que contempla el decreto 1921 debe-
“ mos tratarlo en una forma singular, a través de un despacho tan variado y tan
“ variable que va de lo simple a lo compuesto, de lo sencillo a lo trascendental,
“ para involucrar en su conjunto todas las actividades de la vida argentina.
“ Necesariamente, como complemento de este decreto que es el últim o de
“ una serie que todavía no ha considerado la H onorable Cámara, debo hacer
“ una reseña de la vida política internacional argentina, arrancando de aconte«
“ cimientos que conocen los señores diputados. Ese decreto se refiere al cumplí*
“ miento de convenciones internacionales suscriptas en Río de Janeiro y muy
“ especialmente vinculado al Acta de Chapultepec”.
“ Estamos a tanta distancia de los hechos y acontecimientos de índole inter-
“ na y externa que som eter estas cuestiones a un juicio crítico, ha de sonar,
16 seguramente, en los oídos de los señores diputados a cosas viejas, a hechos
“ consumados. No obstante, siento la necesidad de hacer un proceso a este aspecto
“ de la obra «revolucionaria» de los gobiernos que se vienen sucediendo desde
“ el 4 de junio de 1943, proceso im personal, a los responsables ante la historia,
“ de este sacudimiento extraordinario de la vida cívica argentina.
“ Sr. MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — ¿Me per-
“ mite el señor diputado una breve interrupción?
“Sr. SANTANDER. — Sí, señor m inistro.
u Sr. MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — Le agra-
“ dezco al señor diputado la interrupción que me consiente, porque ella me va a
“ perm itir no tener que decir después lo que puedo decir a tiempo.
“ El señor diputado va a referirse al proceso internacional, dice, para aludir
“ concretamente a un decreto de transferencia de bienes de Propiedad Enemiga
“ a la Dirección de Industrias del Estado. Y sostiene que está dentro de la cues»
“ tión. Yo afirmo que el señor diputado —si considera el problema en general,
“ como parece por el anticipo que da en sus palabras—, estaría fuera de la
“ cuestión y voy a decir por qué.
“ El decreto ley con relación a la Propiedad Enemigo se encuentra a con-
“ sideración del H onorable Congreso y puede muy bien el señor diputado, en
“ esa oportunidad, referirse a todo el proceso de la Propiedad Enemiga en el
“ país. Eso sería acaso lo m ejor. Pienso, sí, que va a estar dentro de la cuestión
“ sin aludir a esa transferencia de la Propiedad Enemiga a la Dirección Genera!
“ de Industrias que se crea, si alude a una transferencia específica, concreta que
“ esté com prendida dentro de ese proceso que él pretende realizar en este instante.
“ Creo que eso es lo que corresponde, porque de lo contrario nos vamos a
“ encontrar con que este debate lo haremos dos veces y yo advierto al señor
“ Presidente que estoy dispuesto a venir a hacer el debate, aunque se trate de
**un decreto ley que ya está convertido en ley por resolución de la Corte Suprema
Nacional.
“ En e6te asunto, el Presidente de la República tuvo una razón para no
“ retirarlo y fué la de que pudiera discutirse ampliamente el problem a aquí.
“ En consecuencia, repetiríam os la discusión si la hacemos en este instante
“ con relación a toda la Propiedad Enemiga. Advierto que no eludo el debate
“ hoy, pero en ese caso no lo haríam os después, porque no sería propio que hicié-
“ ramos el mismo debate dos veces. Aquí, estaríamos fuera de la cuestión” .
“ Sr. SANTANDER.— Considero que el señor Ministro está equivocado.
“ Si se detiene a considerar el despacho que está tratando la Cámara, encontrar»
“ que el artículo 11 dice textualm ente: «Ratifícanse con fuerza de ley, a partir
“ de la fecha en que fueron publicadas, las disposiciones de los siguientes decre­
t o s : 1921, del 24 de enero de 1 9 4 7 ...» . Este decreto que comienzo a analizar n o
TÉCNICA DE UNA TRAICION 97

PROPAGANDISTA NAZI EN LAS MANIFESTACIONES


DEPORTIVAS

En las carrejas de automóviles Rudel, naturalm ente, estaba como espectador a la


vez que hacía las veces «le propagandista nazi. El deporte del automovilismo
estaba fomentado en gran escala por el ex general Perón.

“ es un cuerpo aislado, un instrum ento separado, que debe considerarse por la


44 Cámara para aprobarlo o desecharlo porque sí. Esto es la coronación de todos
“ los otros decretos que todavía no han sido aprobados por la Cámara, aunque
**están a eu consideración pero con lo que tiene una ligazón íntima.
44 Si el señor ministro no se im pacienta y me escucha, ha de darse cuenta
44 de los errores que quiero señalar, que no arrancan precisamente desde el i de
44junio de 1943, sino de la época en que gobernaba el doctor Castillo.
“ De manera que hacer una referencia a todos esos decretos que tienen una
44relación tan íntima con éste que consideramos, creo que no es estar fuera de
*l la cuestión. Mas, como no es nuestro propósito provocar situaciones especiales
“ para tratar de sacar alguna ventaja: si ello fuera posible, yo haría una invi-
44tación al señor ministro y a los señores diputados, que tratemos en conjunto
44en esta oportunidad los decretos leyes que están a consideración de la Cámara
44 y que tienen conexión con éste a que me estoy refiriendo. No obstante, esta
98 SILVANO SANTANDER

“ invitación no significa reconocer que el señor ministro esté en lo cierto. Estoy


44perfectam ente dentro de la cuestión, puesto que considero que este decreto es
“ la coronación, para decir m ejor, es la sublimación de todos los otros decretos
“ que tiene a su consideración la H onorable Cámara.
“ Y continúo. Cuando me incorporé a la H onorable Cámara en esta Legis­
l a t u r a , tuve preocupación e inquietud por la salud moral y económica de la
44 R epública con motivo de este problem a serio de la penetración económica nazi.
44La penetración política fué conocida y denunciada porque era visible y en su
44hora todo el país tuvo palabras aprobatorias para la Comisión de Actividades
44A ntiargentinas nom brada p o r la H onorable Cámara. Pero ese otro aspecto, que
44 era el más peligroso, el más serio y peligroso, ha perm anecido en la sombra.
44 Nunca ha sido posible debatirlo a la luz de los acontecimientos del momento,
44por cualquier medio que fuera, porque siempre hubo buenos defensores, sobre
44todo en las altas posiciones de gobierno. Ese hecho determinó que tratara de
44 despertar la sensibilidad de los señores diputados, intentando nom brar nueva-
44 mente esa comisión que había actuado con tanto patriotism o en el año 1941.
44 R ecordarán los señores diputados con qué pasión propuse en distintas
44 oportunidades el nom bram iento de la comisión. Es cuestión de recorrer el Diario
44 de Sesiones del 25 y 31 de julio de 1946 para observar cómo, entonces en una
44forma accidental pero documentada, debía hacer referencia a este asunto que
44tiene mucha im portancia.
44Si en esa oportunidad se hubiera decidido nom brar la comisión, segura-
44 mente que el P oder Ejecutivo hubiera contado con una apreciable colaboración,
“ porque si la comisión nom brada pudiera actuar con libertad, no se habrían
44podido hacer las recrim inaciones que sucesivamente se han venido formulando
44por la forma en que el gobierno ha dirigido la política internacional. No se
44hizo así, y ésta es la única oportunidad que se presenta para hablar del pro-
44blema en su aspecto integral.
44El régimen de consulta entre los m inistros de Relaciones Exteriores, apli-
44 cado en la V III Conferencia Internacional Americana, se puso en movimiento
44 a raíz de la gravedad de los problemas de la guerra. Entonces los ejércitos del
44 Eje avanzaban victoriosamente y en nuestro país muchos jefes m ilitares, entu-
44 siasmados por ese avance, daban su adhesión al jefe del Poder Ejecutivo para
44 que m antuviera una neutralidad a favor de los intereses del Eje.
44Se consideró inm inente una agresión a nuestro hemisferio por parte de
44las naciones de regímenes totalitarios, y fué así cómo se realizó la reunión
44 desde el 15 al 29 de enero de 1942, en la capital de Brasil. Nuestra nación
44 estuvo representada por el M inistro de Relaciones Exteriores, Sr. Ruiz Guiñazú.
44P or razones de tiem po, sólo he de referirm e a la resolución V, porque
44 es la que más directam ente se refiere al decreto 1921. La parte fundamental
46 de esa resolución establece la forma en que deben actuar las naciones asociadas.
44«Que los gobiernos de las Repúblicas Americanas —dice— adopten inme-
44 diatam ente, conforme a las prácticas usuales y a la legislación de cada país, las
44m edidas adicionales que sean necesarias para interrum pir, durante la actual
44 emergencia continental, todo intercam bio comercial o financiero, directo o in-
44 directo, entre el hemisferio occidental y las naciones signatarias del pacto tri­
p a r t i t o y los territorios dominados por ellas». Y agrega: «En este último sentido
44 6e recom ienda especialm ente im pedir, dentro de las Repúblicas Americanas,
44 toda operación comercial y financiera, celebrada directamente por los Estados
44 agresores, por los territorios dominados por ellos o por sus nacionales, así como
44 tam bién las efectuadas in d irectam en te...» .
“Agrega más adelante: «También se prevé la posibilidad, a fin de que la
44 aplicación, de dichas medidas no resulten en perjuicio de la economía nacional,
44 que los bienes de las empresas afectadas podrán llegar a ser dados en encargo
44 fiduciario o sometidos a intervención administrativa perm anente o para efectos
44 de control; o bien podrá procederse a su venta a nacionales del respectivo país
44 americano, siempre que el producto de tal venta quede sujeto a control, etc.».
TÉCNICA DE UNA TRAICION 99

44La delegación argentina, que ya había chocado con el espíritu predom i­


n a n t e en la reunión, especialmente con Summer Welles, ante el requerim iento
“ de nuestro gobierno, expresó que Estados Unidos estaba dispuesto a sum inistrar
“ armas a sus amigos y no a los que no lo fueran. La delegación argentina
“ expresó que estábamos dispuestos a tom ar medidas de fiscalización, pero «exten-
44 diéndolas a las firmas o empresas manejadas o fiscalizadas por extranjeros o
44 desde países extranjeros beligerantes que no form aran parte del continente
44americano».
“ Esta reserva, producido ya el ataque de Pearl H arbour, colocaba en el
*’ mismo plano a los intereses financieros y económicos de Alemania con los de
“ Inglaterra y aun con los de Norte América, puesto que ya se había perpetrado
44 el acto que acabo de mencionar. Esto demuestra cuál era el pensamiento que
44movía al gobierno argentino, concretado luego en actos realmente hostiles para
“ las naciones aliadas.
“ Sin embargo, al propiciar esta H onorable "Cámara la ruptura de relaciones
“ con e l Eje, el Poder Ejecutivo de entonces dictó varios decretQs, simplemente
“ formales, sobre el contralor de los movimientos internos y externos de fondos.
44Así aparecieron los decretos 110.790 y 122.712 en enero y junio, respectiva-
“ mente, del año 1942. Se establecía la designación de veedores o interventores
44 en empresas de personas de existencia visible o real, pertenecientes a extran­
j e r o s beligerantes no americanos. Más tarde, se dictaron los decretos Nos. 122.713
44y 122.714, que tampoco tienen efectos reales porque el Poder Ejecutivo, no sólo
“ no da señales de cum plir lo que se había resuelto en Río, sino que, por separado,
“ autorizaba a la Embajada Alemana la inversión de sumas cuantiosas que dis«
“ traían para el servicio de espionaje y desoía la voz de la Comisión Investigadora
“ de Actividades Antiargentinas.
“ Entretanto, en junio de 1942, se celebra una nueva conferencia interame-
“ ricana en W áshington para tratar temas relacionados con el sistema de contralor
“ económico y financiero. La única concesión que hizo el gobierno argentino fue
“ declarar no beligerante a Estados Unidos, por decreto 108.040 del 29 de diciem-
“ bre de 1942, pero no cumplió con las determinaciones de Río y de W áshington.
“ Esta Cámara se ocupó de la situación y se realizó una sesión secreta en
“ la cual el Canciller Ruiz Guiñazú defendió la posición del Poder Ejecutivo y
“ expuso pormenores que yo no puedo revelar.
“ La verdad es que cuando la contienda adquiría mayor gravedad, ya en
“ nuestras playas, el gobierno argentino dejaba actuar al nazismo. El presidente
“ Castillo decía que actuaba así porque esos eran los consejos del jefe y almi-
“ rante de las fuerzas armadas. Nunca como entonces el espionaje del Eje fué
“ mayor en nuestro país y nunca como entonces se utilizaron mayores armas
“ para fortalecer esa política de neutralidad parcial.
“ Producida la revolución de junio y de acuerdo con la proclama conocida
“ que se dice escrita por el actual Presidente, de que la nación cum pliría los
44pactos internacionales, se esperó fundadam ente un cambio radical en nuestra
44política internacional.
“ ¿Qué es lo que ocurrió, señor Presidente? Lo conoce el país. Medidas
“ contradictorias y violentas en que se rivalizaba por acentuar más esa política
“ pro Eje.
“ Pero el decreto de ruptura de relaciones con el Eje, de enero de 1944,
“ que aún no ha aprobado este Parlam ento, le cuesta al general Ramírez la
“ jefatura del movimiento revolucionario y la Presidencia de la República”.
“ Sr. MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — ¿Si me
“ perm ite? Como he sido aludido, voy a aclarar.
“ He invitado al señor diputado a hacer el debate integral sobre esta mate-
“ ria, porque evidentemente este problema no debería tener las proyecciones que
“ se le están dando. Esta es la realidad. Pero como no quiero tampoco obstruir
44al señor diputado en su propósito de hacer el planteamiento integral, lo invité
“ a hacer un debate completo la semana próxima, o cuando lo decida la Cámara,
100 SILVANO SANTANDER

“ para lo cual solicito de ésta su voto de preferencia. De lo contrario, vamo6 a


44 tener que hacer el proceso de las relaciones internacionales y yo tendría, nece*
44 sanam ente, aunque no lo deseara, que extenderme y referirm e a los puntos
44 de vista internacionales del gobierno, para llegar luego a un simple d e c re to ...” .
“ Sr. SANTANDER. — No tan s im p le ...
“ Sr. MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — Sí, e*
44 simple.
44Sr. SANTANDER. — Es de extraordinaria trascendencia.
44Sr. M INISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — ...p a ra
“ referirm e a un simple decreto que ajusta la situación de la Propiedad Enemiga,
“ que estaba un poco desarticulada y bastante en el aire, suscitando toda clase
44de cuestiones, ajuste que todo el m undo deseaba, es decir, que toda la Propiedad
“ Enemiga pasara a un organismo como es el creado en la Secretaría de Industria
“ y Comercio.
44 Eso sería lo prudente y no dem oraría el debate sobre el presupuesto, lo
44 que no im porta de parte del gobierno, y estoy seguro que de parte de los
44 señores diputados, el deseo de eludir el debate. Es cuestión de un ordenamiento.
“ Lo invitaba al 6eñor diputado a que hiciera lo siguiente: que se refiera a
“ los problem as directos referentes a la Propiedad Enemiga que se transfiere.
44alguna cuestión o alguna objeción que tuviera que form ular. El debate integral
“ sobre la cuestión podrá hacerse cuando se discuta el decreto ley 6obre la Pro*
44piedad Enemiga.
“ Precisam ente el otro día he señalado en la Comisión de Asuntos Extran-
44jeros — y he quedado de acuerdo tanto con la mayoría como con la minoría —
44 la conveniencia de señalar la fecha en que vamos a tratar decretos leyes, que
“ según la doctrina de la Corte ya estarían convertidos en ley, y que se refieren
“ a la Propiedad Enemiga, cuestión de límites, etc.
44 Sr. DEL CARRIL. — Está en co n trad icció n ...
44Sr. M INISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — No estoy
“ en contradicción; opero lógicamente.
“ Sr. DEL CARRIL. — Enunciaría otra teoría m á s ...
44 Sr. M INISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — No es
“ ninguna teoría; es una indicación formulada en la Comisión de Asuntos Extran-
“ jeros por el señor diputado de la m inoría doctor Candioti, que yo acepté, acia-
a ra n d o que para m í ya era ley, pero que me parecía bien que cuestiones tan
“ im portantes como la de lím ites y las relativas a la Propiedad Enemiga fueran
44 discutidas en este recinto. No quiero eludir el debate, señores diputados; tengo
“ aquí las carpetas con todos los antecedentes vinculados al asunto.
“ Sr. DEL CARRIL. — Pero la verdad es que el criterio de la Corte queda
44 completam ente desfigurado.
“ Sr. PRESIDENTE (CAM PORA). — Sírvanse no dialogar los señores dipu-
44tados. Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por la Capital.
44 Sr. CANDIOTI. — Tam bién expresó que estaba dispuesto a que se hiciera
44 el debate de los decretos leyes, que ha quedado paralizado a pesar de nuestros
44reiterados pedidos.
44 Sr. MINISTRO DE RELAIONES EXTERIORES Y CULTO. — Agre-
44 gue, señor diputado, que hubo conformidad de las dos partes.
44Sr. CANDIOTI. — Pero que conste con letras negras y gruesas en el
“ D iario de Sesiones, que la promesa contraída ante el país por el señor Ministro
“ de que no consideraría que estamos fuera de la cuestión cuando se tratase el
“ asunto relacionado con la política internacional, será cumplida, porque hacemos
44 honor a la palabra del señor M inistro y, además, esperamos que se la respeten
44 sus correligionarios diputados por la mayoría.
“ Sr. SANTANDER. — Agradezco el consejo amable del señor M inistro;
“ pero sigo sosteniendo que no estoy fuera de la cuestión.
44 La reacción provocada en la bancada de la mayoría seguramente se debe
“ al hecho de que yo recordé al señor Presidente de la República. Advierto que
TÉCNI CA DK UNA TRAI CI ÓN 101

RIDF1. Y GALLAND VISITAN ALEMANIA

Jim i l l u s t r i e r t « W o c K tn r e i f u n g
j

m m m

K r ie g s h e ld e n

in Deutschland

É n e r w iin s c h t

L a rrvi»ta **I)ir r i a l u la |ifr»onalidad d f lo» d r la a v ia c ió n


(rutona. r n »u v iiit a a A le m a n ia . E n f>ta» rirru n » tan ria» R o d r l fu r p ro cla m a d o
F ü h re r. R rftrr» aron a A rp rn tin a ambo» y, a rtu a lm rn tr. trab ajan ro m o trrn iro »
p rin rip a lr» r n la F a b rira d r A v io n r» d r C ó rd o b a .

** lo h ir r t a n p rn ria lm rn t r. ro n » id rrá n d o lo ro m o rx p rr» ió n » im b ó lira d r w t r moví-


M m ir n io y nada má». P r r o n err» ariam en te trn g o q o f b a r r r una r r la r ió n «roño*
** ló f ir a d r b rrh o» . ro n » id rra n d o lo» d rrrrto * . a lo» rúale» voy a lle g a r, para Irr*
“ m in a r ro n r»ta in r id r n r ia .
“ M r p e rm ito p e d ir a lo* »eñore» diputado» un p o ro d r ro m p rrn » ió n y de
" p a r i r n r i a ; ob»ervarán. entonce», q ue no e ito y foera. »»no d rn t r o de la ru r» tió n
“ r » p r r íf ir a en »i, p o rq u e e*le d e rre lo , re p ito , no e» nada m i i que la ro n rre rió ®
“ d r todo» lo» »tro» d rrreto» que r o n e n x a r r a a n a liza r r n »rpaida.
102 SILVANO SANTANDER

“ Sr. M INISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — ¿Me


“ perm ite, señor diputado? Yo hago la aclaración, entonces, de que el decreto
“ sobre Propiedad Enemiga será retirado por el P. E., porque no es posible, señor
“ diputado, que tratem os dos veces la misma cuestión.
“Yo podría haber dicho lisa y llanam ente que el señor diputado está fuera
“ de la cuestión, porque es así; pero si en realidad no se comprende esta posición,
“ tendré que retira r ese decreto ley, porque no vamos a venir a este recinto a
“ discutir veinte veces una misma cuestión.
“ Sr. SANTANDER. — Esa es otra posición muy respetable, señor m inistro;
“ pero la culpa no es de los diputados de la minoría de la Comisión de Presu-
“ puesto, sino de los correligionarios del señor ministro que, en forma desusada,
“ han incluido en este despacho esta cuestión que debía ir por orden separado.
“ Sr. M INISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — Pero si
“ es una inversión, señor d ip u ta d o ...
“ Sr. SANTANDER. — Yo acepto, señor ministro, porque no estamos im pa­
c i e n t e s por e n tr a r ...
“ Sr. MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — Esta es
“ una in v e rsió n ...
“ Sr. RUMBO. — Una inversión de cien millones de pesos.
“ Sr. M INISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — ...re ía -
“ tivo a la adquisición de la Propiedad Enemiga.
“ Sr. SANTANDER. — Sabe perfectam ente bien que éste es un problema
“ complejo.
“ Sr. DEL CARRIL. — ¿De dónde vienen los bienes? ¿Qué bienes se ad-
“ quieren?
“ Sr. RUMBO. — Yo le puedo inform ar al señor diputado.
“ Sr. PRESIDEN TE (CAM PORA). — No dialoguen Jos señores diputados.
“ Sr. SANTANDER. — Tengo que hacer una relación de hechos, porque
“ debo preguntar por qué no se ha tomado en cuenta, no se ha intervenido o no
“ se ha fiscalizado la mayor parte de la Propiedad Enemiga que actúa sin ningún
“ control. Eso necesariam ente, debo decirlo, tengo que preguntárselo al señor
“ m inistro.
“ Sr. M INISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — Eso
“ mismo que está expresando indica que está fuera de la cuestión. ¿Qué tiene
“ que ver que se hayan o no intervenido firmas, con la adquisición de bienes
“ industriales por el Estado?
“ Sr. SANTANDER. — Se trata de un convenio internacional al que está
“ adherida la República.
“ Sr. MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — No voy
“ a interrum pir más al señor diputado, pero declaro categóricamente: el decreto
“ sobre Propiedad Enemiga yo lo retiro de la Cámara y que se haga el debate
“ en la extensión que se quiera y sobre cualquier punto si es que los señores
diputados así lo perm iten.
“ Sr. COLOM. — Si la Cámara lo perm ite, señor ministro.
“ Sr. SANTANDER. — Yo no quiero de ninguna manera plantear una
“ situación enojosa con el señor m inistro de Relaciones Exteriores y con la Hono-
“ rabie Cámara.
“ Sr. MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — No,
“ señor diputado. Es la exaltación del debate.
“ Sr. SANTANDER. — Pero me parece bien, dentro de las buenas prácti-
“ cas parlam entarias, que se aproveche esta coyuntura que ha dado el señor minia-
“ tro de Relaciones Exteriores a los señores diputados de la mayoría, para retirar
“ de este despacho esa parte a fin de considerarla luego integralmente con todos
“ los decretos-leyes El señor m inistro lia hecho esa indicación y yo la acepto.
“ Sr. ROJAS (N .). — Si me perm ite el señor d ip u ta d o ... Quiero advertir
“ al señor m inistro que nosotros damos fe a su promesa, pero los señores minis­
t r o s deben com prender la situación de los diputados de la oposición. Perma-
TÉCNICA DE UNA TRAICION 103

“ nentem ente se nos postergan las cuestiones con la promesa de tratarlas algún
“ día y 1es lógico que el instante que nos perm ite abordar una cuestión no lo deje-
“ mos pasar.
“ El señor diputado por E ntre Ríos está en lo justo porque hay un m inistro
“ del P. E. — en este momento ausente -— que cuando debatimos aquí la ley
“ universitaria se comprometió bajo su palabra de honor a discutir el problem a
“ de las intervenciones universitarias; se fijó fecha, pero el día señalado estuvo
“ ausente del recinto y de la Capital y hasta ahora no llegó la oportunidad de
“ cum plir su palabra de honor.
“ Sr. MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — Con el
“ perm iso del señor diputado por Entre R ío s ...
“ Yo insisto en esa posición. No sé hasta qué punto la aclaración que hace
“ el señor diputado Rojas me coloca a m í en la posición de aceptar un debate,
“ porque yo tengo el compromiso con la Comisión en pleno, mayoría y m inoría,
“ de tratar los decretos-leyes cuando ella los vaya despachando. Esa es la rea-
“ lidad. Me he comprometido a traer la expresión del pensamiento del P. E.
“ Sr. CANDIOTI. — Esos decretos no pertenecen a la Comisión de Asuntos
“ Extranjeros y de Culto. Hay una comisión especial. El orden del día 2 2 6 ...
“ Sr. MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — Está
“ en la Comisión de Asuntos Extranjeros y de Culto.
“ Sr. CANDIOTI. — No, señor ministro. Este decreto está en la comisión
“ de decretos leyes.
“ Sr. DEL CARRIL. — Este decreto está en la comisión de decretos, donde
“ hay opiniones distintas sobre este problem a de la ratificación de los llamados
“ decretos-leyes. El otro día, m ientras hacía esta observación, uno de los miem-
“ bros de la comisión dijo que no había problem a; que la doctrina de la Corte
“ Suprema era perfecta. . .
“ Sr. PRESIDENTE (CAM PORA). — La presidencia ruega a los señores
“ diputados que no dialoguen, y al señor diputado por Entre Ríos que se con-
“ crete a la cuestión.
“ Sr. SANTANDER. — El artículo 11 del despacho dice: «Ratifícanse con
“ fuerza de ley, a partir de la fecha en que fueron publicados, los siguientes
“ decretos: 1921, del 24 de enero de 194 6 ...» . Y el artículo prim ero de este
“ decreto dice: «A dquirir en bloque — esto es a lo que los señores diputados y
“ el señor ministro le dan im portancia excepcional, y yo, en cambio, se la asigno
“ a lo que dice más adelante — por interm edio del Banco Central, todos los bienes
“ de las compañías y empresas de carácter comercial, industrial y financiero que
“ se encuentren en estado de liquidación por resolución de la Junta y Disposición
“ Final de la Propiedad Enemiga».
“ Repito, que en tanto los señores diputados y el señor ministro le asignan
“ im portancia a la adquisición en bloque, yo se la asigno a la parte relacionada
“ con el procedimiento de la Junta de Vigilancia y Disposición Final de la Pro-
^pied ad Enemiga. ¿Por qué? Porque estoy tratando de demostrar que el P. E.
“ no ha cumplido o ha cumplido mal algunos pactos internacionales que ha fir-
“ mado, arrancando fundam entalmente de las Actas de Chapultepec. E iba a
“ entrar al análisis de todos los decretos dictados y cuya coronación es ésta. De
“ ahí que siga sosteniendo que específicamente estoy dentro de la cuestión.
“ Sr. DIAZ DE VIVAR. — ¿No le parece más práctico al señor diputado
“ que se señale una sesión desde ya, contrayendo todos el compromiso formal de
“ hacer un debate específico sobre esa m ateria?
“ Sr. SANTANDER. — Sí, señor diputado, y aceptamos la proposición del
“ señor ministro de que quede en suspenso o se retire esta parte del despacho.
“ Sr. COLOM. — Las cuestiones reglamentarias no pueden ser m ateria de
“ transacciones. ¿Está o no en la cuestión el señor diputado Santander?
“ Sr. PRESIDENTE (CAM PORA). ' — Voy a poner a consideración de la
“ H onorable Cámara la cuestión planteada al orador.
“ Sr. SANTANDER. — Yo no quiero ser obstáculo para que la Cámara siga
104 S I L V A N O S A N T A N D E R

44 trabajando. Acepto Ju proposición del señor ministro y la amable indicación


44 del señor diputado por Corrientes. Pongámonos de acuerdo.
“ Sr. MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — El señor
“ diputado incurre en un erro r cuando supone que desarticularía de alguna ma-
44 ñera el tratam iento del asunto vinculado con la Propiedad Enemiga.
“ ¿O es que el señor diputado va a im pugnar la adquisición por el Estado
“ de los bienes de la Propiedad Enemiga?
44Sr. SANTANDER. — Sí, señor m inistro; la voy a im pugnar, porque creo
44 que el P. E. no obró con acierto al dejar de lado la parte fundamental e
44 im portante de esta Propiedad Enemiga.
44 Sr. MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — La ad-
44 quisición en bloque de los bienes de la Propiedad Enemiga no puede discutirse.
44 Reflexione el señor diputado, y va a com prender que está en un error. Podrá
“ analizar ese olro aspecto \de la Propiedad E n em ig a...
44 Sr. SANTANDER. — Están ligados.
44 Sr. MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — La ad-
44 quisición de los bienes de la Propiedad Enemiga por el Estado no está ligada
44 con la acción del Estado sobre la Propiedad Enemiga. Son cosas distintas.
44 Sr. SANTANDER. — Es in misma cosa; se trata del mismo problema.
44 No se pueden tom ar fragm entariam ente porque la cuestión en conjunto deter-
4< mina el cumplim iento de un convenio.
44 Sr. MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — Es decir
44 que el señor diputado sostendría categóricamente, conforme a sus palabras,
44 que el Estado no debió adquirir esos bienes.
44 Sr. SANTANDER. — No he dicho eso.
44 Sr. MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — ¿Cómo
44 va a objetar eso?
44Sr. DEL CARRIL. — Ese es el inconveniente de tratar parcialmente el
44problem a.
44Sr. COLOM. — Lamento interrum pir al señor m inistro; pero planteo la
44 cuestión reglam entaria de si está o no en la cuestión el señor diputado.
4fcSr. GONZALEZ FUNES. — Tratamos el asunto en todos sus aspectos.
44Sr. DEL CARRIL. — ¿Qué significa discutir en general?
44Sr. PRESIDEN TE (CAM PORA). — La presidencia se verá obligada a
44 poner a votación de la Cámara si el señor diputado por Entre Ríos está en
44 la cuestión.
44Sr. SANTANDER. — Realm ente es mortificante esta situación. Yo he
44 aceptado am ablemente las insinuaciones que se han hecho, he admitido la pro-
44 posición del señor m inistro y he acogido caballerescamente la proposición del
44 señor diputado po r Corrientes. Pero de ahí a aceptar im pertinencias b?y nradiu
44trecho. Estoy ejercitando un derecho y exijo que se r:c haga respetar en el
44 uso de la palabra, pues estoy dentro de Ja cuestión.
44 Sr. PRESIDEN TE (CAM PORA). — Lo hago respetar al señor diputado,
44 pero estov obligado tam bién a hacer respetar el reglamento.
“ Sr. SANTANDER. — Continúo, «eñor Presidente. Si las resoluciones de
" R ío y <!e W ashington creaban obligaciones qnó no debían discutirse, siguiendo
44la política internacional que tanto nos había desprestigiado por la forma tan
44 poco elegante de la incorporación argentina al Acta de Chapultepec, yo alentaba
44 la esperanza de que todo habría de cambiar. ¿Los actos de gobierno desde enton-
44 ces, adm iten contestar afirm ativam ente? Lu3 resoluciones números 7, 18 y 19
44 relativas a la elim inación de influencias subversivas y a la persecución de ene-
“ migos y las modificaciones introducidas respecto de las medidas que debían
4Í tom arse por las naciones aliadas del Eje y especialmente sobre contralor de la
44 P ropiedad en manos del enemigo, hacían esperar una mayor diligencia por parte
44 del gobierno argentino en el sentido de cum plir esas determinaciones. Con ese
64 p ro scrito se creó el Consejo de Administración, por decretos 122.712 y 29.671
44 del 7 de novirrr^hre de 1944, ya dentro de la égida revolucionaria, reglamentando
TÉCNICA de u n a t u p i c i ó n

I OS TRES DENUNCIADOS POR LA POLICIA


DE OCUPACION INGLESA

E n la» reunión«*» rla m lrM io a » nazi« den un eia da - p o r la p o lir ia d r «»rupación


inglesa. fig u ra b a n r» lo i Ire» colaborador«*» del rég im e n p e ro n ia n o : lla n » -l Irirh
R u d e l, **el má< g rande *4a»~ aér«»o del mundo**. inslru«t«*r d r \ u r lo d r l g o b irr n o de
la A rg e n tin a . 2) A d o lf (»alland, rl má» jo v r n d r lo« generale- de la a t ia c ió n , q u e
•e d r d ir ó a la p re p a ra ció n d r piloto» argentino». 3» K u r t T in k . d ise ñ a d o r d r
a v io n e s y q u e trabaja en la F á b ric a d r Avione» d r » ó rd o b a.

** »u» lu n rio n r* «|ur <)uedaban a cargo d r I« S ecreta ria de ln d u» tria y C o m e r c io .


“ P o r eso» drereto» »e daba rep resen ta ción en el C o n s e jo a la Bol^a de i io m ereio
**y a la l'n ió n In d u stria l A rg e n tin a . F l d o c to r fia rlo * A d ro g u c . distinguid«» letra-
** do, r n »o ilo» trado lib r o **La P r o p ir d a d E n rm ig a y la Clon»titución N acion al^ .
“ expre»a q ue la a c rió n d e s a rro lla d a p o r esta e n tid a d fu r de gran e ficacia .
** P o r »ucc»i%o» decreto» 6.945, 7.032 y 7.035. el P . E . reglam enta la» re»o-
**locione» d r M é x ic o »obrr lo» biene» enem igo». radicado» r n la R r p ú b lic a y con-
** fi»cación d r birne» . O ig a n b ie n lo» »eñore» dipu tado» : »obrr confi» caeión de
** biene».
M Ignoram os en qué form a »e han eumplid«» r»to» decret«**, cu á l ha »ido la
” «xtensión de lo» biene» afectado» y con qué alcan ce »e han »ali»fecho la» di»po-
** »icione» q u e en M é x ic o firm a ra la A rg e n tin a para «er a d m itid a en la U . V
106 SILVANO SANTANDER

“ Posteriorm ente se adoptaron algunas medidas que he de comentar más


64 adelante.
“ Sr. COLOM. — ¿A quién representa el señor diputado? ¿A Entre Ríos
“ o a las Naciones U nidas? P orque está defendiendo como procurador los inte-
“ re s e s ...
“ Sr. SANTANDER. — Yo no contesto impertinencias.
44 Sr. COLOM. — No se enoje. Escúcheme.
“ Sr. SANTANDER. — No m e enojo, pero no contesto im pertinencias. (Suena
‘ Ja cam pana).
“ Sr. PR ESIDEN TE (CAM PORA). — Ruego al señor diputado por la Ca-
“ pital que no iterrum pa al orador, y al señor diputado por Entre Ríos, que se
4‘ dirija a la Presidencia.
44 Sr. SANTANDER. — El señor diputado no entiende de estos problemas.
“ Yo no estoy defendiendo los intereses de ningún imperialismo, sino la integridad
“ m oral de la nación, en el cumplim iento de los pactos que ha firmado. No estoy
1,4proponiendo —tampoco lo establecen las Actas de Chapultepec— que el pro-
4v ducto de la Propiedad Enemiga vaya fuera del país; entiendo que debe quedar
44 aquí, pero debe ser fiscalizado. Como no fué suficientemente fiscalizado por
‘4 nadie fuera de la órbita de esta Junta de Vigilancia en forma que no pudiera
44 causarnos perjuicio, es que estoy diciendo estas cosas para despertar la sensibi-
44 lidad patriótica de los señores diputados.
44 Expresaba antes, que ya nos habían hecho una advertencia por la forma
4‘ en que íbamos cum pliendo ese tralado internacional. En el segundo informe
44 anual, de octubre de 1944, el Comité Consultivo de Emergencia para la Defensa
“ Política del Continente, radicado en Montevideo, se expresó entre otras cosas:
44 «En realidad la decisión del gobierno argentino pretendió colocar al Eje y a las
44 Naciones Unidas en un mismo pie de igualdad» —concepto que yo marginal*
44m ente comenté al comienzo de esta exposición accidentada— «sin tener en
44 cuenta que la organización de agentes de espionaje, saboteadores y propagan-
44 distas del Eje, resultado de largos años de preparación cuidadosa, daba a éste
44 en la A rgentina una base desde la cual podía atacar con absoluta tranquilidad
44 a las demás repúblicas del continente».
44 Agregaba el inform e: «Ante la actitud del gobierno argentino, el Comité
44 se ha visto obligado en varias ocasiones a puntualizar en sus relaciones con dicho
44 gobierno las bases establecidas por las repúblicas americanas para la defensa del
44 hemisferio». Y continuaba: «Este m em orándum revela que se utilizaba la Ar-
44 genlina como base para intentar actividades subversivas del Eje, dirigidas con-
44 tra el continente americano y demuestra concluyentemente que las representa-
44 ciones diplomáticas del Eje abusaban de modo ostensible de los principios que
44 gobiernan las relaciones entre los pueblos civilizados».
44 En resumen, se hacía un llamado por incumplimiento de lo que habíamos
44 aceptado en Río y en W áshington.
44 El Consejo de Adm inistración, retomando el hilo de mi exposición, fué
44 reemplazado por la Junta de Vigilancia y Disposición Final de la Propiedad
“ Enemiga el 18 de mayo de 1945, a la que se le encomendó la aplicación de los
44 decretos sobre custodia, adm inistración y liquidación de la Propiedad Enemiga,
44 dependiendo del M inisterio de Relaciones Exteriores. Se eliminaba a la Bolsa
44 de Comercio y a la Unión Industrial Argentina porque recién se cayó en cuenta
44 que se trataba de entidades representativas de la oligarquía argentina.
“ En distintas fechas se dictaron otros decretos, como los números 7.058, 7.527,
44 7.760, 11.599, 20.946 y 26.348, todos reglam entarios, que tendían a cum plir con
44las resoluciones adoptadas. Como dije al principio, estos decretos son comple-
44m entarios y tienen una íntim a ligazón con el que estamos considerando.
44 No deseo entrar en detalles sobre los cambios en el elenco directivo de la
14 Junta de la Vigilancia de la Propiedad Enemiga. H abría mucho que hablar,
44 pero no quiero em pequeñecer el debate con cosas de detalle, en relación al
44 problem a fundam ental que tengo interés de exponer ante los señores diputados.
TÉCNICA DE UNA TRAICION 107

“ Me pregunto de paso si no interesaría al país conocer las razones de la


“ renuncia del capitán de fragata Guillermo Mac Kinlay, como interventor de la
“ empresa I.M.P.A., como igualmente conocer las razones del retiro o exoneración
“ de los miembros de la Junta de Vigilancia: doctor Carlos Adrogué, capitán de
“ fragata Alonso, ingeniero Baldasarre y doctor Curto y Rossler. De un día
“ para otro se los reemplazaba con una ligereza inexplicable. Unos se retiraron
“ silenciosamente; otros expresaron que no podían continuar en esas con-
“ d icio n es...
“ Sr. MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — ¿Me per-
“ mite una interrupción el 6eñor diputado?
“ Sr. SANTANDER. — Sí, señor ministro.
“ Sr. MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — El señor
“ diputado ha planteado el caso de la renuncia de un capitán de fragata. No sé
“ que haya renunciado ningún capitán de fragata. No lo podría determ inar, pero
“ puedo explicar bien todo lo que se vincula a la I.M.P.A.
“ La I.M.P.A. fué una sociedad de la que se apropió el Estado. La intervino
“ para investigarla, pero prácticam ente se apropió de ella entendiendo que podía
“ haber intereses del señor Fritz Mandl. En realidad el Estado tal vez no tenía
“ derecho a intervenir a esa empresa. El caso de Fritz Mañdl todavía no ha sido
Mresuelto por el P. E., porque no ha concluido la investigación, pero lo cierto es
“ que en la I.M.P.A. no había capitales de Fritz Mandl y toda la fabricación de
“ I.M.P.A. pertenece en este momento, como bien lo sabe el señor diputado, a
“ Fabricaciones Militares del Estado y a Aeronáutica.
“ De modo que yo no sé en qué medida y dentro de este debate de la adqui-
“ sición de la Propiedad Enemiga, está comprendido el caso de la renuncia de ese
“ capitán y de los sucesivos interventores.
“ Ya ve cómo el señor diputado me da la razón con su propia exposición y yo
“ voy a insistir tantas veces como sea conveniente para que lo comprenda.
“ Sr. SANTANDER. — Le agradezco al señor ministro su intención; pero
“ yo entiendo que estoy bien. Estoy hablando de los miembros que integraban la
“ Junta de la Propiedad Enemiga y ello se relaciona con el despacho que consi-
“ deramos. Decía que de un día para otro se reemplazaba a los integrantes de esa
“ Junta con una ligereza inexplicable.
“ Llegamos así al caso público y notorio del doctor Cailos Adrogué, cuya
“ vida, según es de conocimiento de los señores diputados, corrió peligro por la
“ rectitud y la firmeza que tuvo dentro de la Junta de Vigilancia, defendiendo
“ los intereses argentinos.
“ ¿Qué podemos decir de la Junta de Vigilancia desde entonces hasta ahora?
“ Los actos de la Junta han sido silenciosos, o han sido silenciados. N adie sabe
“ lo que allí se ha hecho. Se ha obrado dentro de la mayor clandestinidad. Sólo
“ conocemos que en las empresas intervenidas se le ha dado cabida a políticos
“ desplazados, creándose una extraordinaria burocracia.
“ Sabemos algo más: que en algunas de estas empresas se han cometido actos
“ delictuosos, sin dársele la publicidad que era menester.
“ Sr. MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. La ex-
“ presión que usa el señor diputado me obliga a hacerle una interrupción.
44Sr. SANTANDER. — Parece que el señor ministro quiere vencerme p o r
“ cansancio. „ *
44El 25 de enero de 1947 —casi dos años después— el Poder Ejecutivo dictó
“ el decreto 1.921. El 11 de marzo del mismo año el Banco Central anuncia otra
“ medida que se relaciona con la anterior.
“ Después de dar una serie de nombres de empresas intervenidas o próximas
“ a ser intervenidas por el gobierno, el Banco Central prom ete dar a conocer en
“ publicaciones sucesivas el nombre de las empresas respecto a las cuales adopte
“ igual determinación. Quiere decir que aun resta parte de la Propiedad Enemiga
44 que no ha sido considerada y contemplada en este decreto, con la que se inte-
44 grará el patrim onio de la Propiedad Enemiga en el país.
108 SILVANO SANTANDER

44 Con esta medida el Estado argentino pasa a ser el propietario exclusivo de


44dichas empresas —finaliza el comunicado del Banco Central— dando así pleno
44 cumplim iento a las resoluciones núm eros X V III y XIX de la Conferencia In ter-
americana de los problem as de la guerra y de la paz, aprobadas en Chapultepec
44 el 7 de marzo de 1945”.
44 Quiere decir que con eso hago mérito para referirm e a la forma en que
44la República va cum pliendo sus compromisos. No estoy haciendo una afirma-
44 ción en el aire. Es el propio Banco C entral de la República que hace m érito de
44 estas obligaciones derivadas del Acta de Chapultepec. Pero la verdad es que esto
44 ha quedado trunco, porque hasta ahora no ha aparecido ninguna aclaración,
44no conoce el país, ni los señores diputados, cuáles son las empresas que no han
44 sido com prendidas en el decreto general.
44 Sr. MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — Le puedo
4,1inform ar. El decreto se refiere a las sociedades en liq u id a c ió n ...
44 Sr. SANTANDER. — Cuando term ine m i exposición, señor ministro, podrá
44 aclarar; si no va a resultar muy accidentada y prolongada.
44De m anera, señor Presidente, que estoy dentro de la médula de este de-
44 creto. De acuerdo a él, la Junta de Vigilancia pasó a depender del Banco Cen-
44tral, según se infiere del comunicado que acabo de leer. Sólo en forma aislada
i4 nos enteramos de los otros decretos aparecidos en el Boletín Oficial sobre este
44 asunto, como éstos que seguramente no ignora el señor ministro, puesto que
44llevan su firma.
44 Así, el 4 de junio de 1947 aparece el decreto 14.666 que en sus conside­
r a n d o s dice, entre otras cosas: «Vista la resolución número 2.095 de la Junta
44 de Vigilancia y Disposición Final de la Propiedad Enemiga de fecha 27 de
44marzo próxim o pasado y el expediente núm ero 54.024, fojas 46 de la Junta de
44 Vigilancia referente a la firm a Oís Hermanos, y considerando que el simple
44hecho de ser afiliado al P artido Nacional-Socialista no es suficiente para consi-
44 derar a una persona como que realiza actividades contrarias a la paz y a la
44 seguridad del continente, se decreta excluir a la firma Oís Hermanos de la
44 disposición del inciso 4 del artículo 2 del decreto 11.599». Es decir, encontramos
44 un argum ento hecho por el señor m inistro de Relaciones Exteriores, esto es, que
44 el simple hecho de ser afiliado al P artido Nacional-Socialista alemán no im-
44 porta, que la propiedad debe ser confiscada.
44Sr. M INISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — Eso tie-
* ne una explicación muy fácil de com prender. El hecho de la simple afiliación
44 al Partido Nacional-Socialista alem án no puede im portar la realización forzosa
44 de actividades contrarias a los intereses del país. Eso ha sido así en ese caso
44 específico, porque el señor diputado sabe muy bien que la influencia - nazi se
44 desplazó por todos los países democráticos y que incluso muchos hombres ale*
44 manes aquí en el país, eran afiliados al Partido Nacional-Socialista desde allá,
44 sin ellos tener ningún interés ni realizar actividades contrarias al país que
44 habitaban. No podía ello tom arse como causa fundam ental para desposeer a
44un hom bre de poco capital, que no podía realm ente constituir ningún peligro
44 para el país, si el resultado de la investigación de sus actividades no demos«
44 traba la realización real de actividades antinacionales.
44Sr. SANTANDER. — No hago hincapié fundam ental en el concepto que
44 sostiene el señor m inistro. Tiene razón, teóricam ente. Nosotros hemos compro-
44bado que muchos alemanes que .mental y espiritualm ente estaban lejos de la
44ideología nazi, precisam ente como consecuencia de la acción subterránea de los
44 dirigentes que vivían en el país, declararon su adhesión a la idea nacional-
<4 socialista. Lo que yo quiero señalar es precisam ente la poca información con
“ respecto a la conducta con que el P. E. ha actuado, para considerar dentro o
44 fuera de las prescripciones de lo que determ inan las Actas de Chapultepec, a
44 una u otra propiedad.
44Sr. MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — Ya ten-
TÉCNICA DE UNA TRAICIÓN 109

** drá oportunidad de conocer todo eso al debatir el asunto relacionado con la


“ Propiedad Enemiga.
44 Sr. SANTANDER. — Preocupándonos especialmente como yo me he pre«
44 ocupado he podido encontrar algunos decretos y noticias sobre la forma en que
44 desenvolvió sus actividades la Junta de Vigilancia.
“ Sr. MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. — Además,
** le ofrezco todas las informaciones que necesite sobre la propiedad enemiga, en
“ el propio ßeno de la Cámara.
44 Sr. SANTANDER. — El caso sería ahora. Lo cierto es que tanto nosotroa
* como el país ignoramos lo que ha ocurrido. Se ha procedido en una forma que
44no es propiam ente la más recomendable dentro de un régimen republicano y
4democrático de gobierno.
“ La Secretaría de Estado de los Estados Unidos de Norte América expresó
44 su complacencia por la aparición del decreto 1.921 que estamos considerando.
44 ¿P or qué razón expresó su complacencia? Porque hasta este momento las recia-
“ maciones eran perm anentes y continuas para que la República Argentina cum<
44 pliera con su palabra a través de las Actas de Chapultepec. Esto, en cierta
“ forma, vulnera el espíritu patriótico tan exacerbado de los Sres. Diputados, ya
44 que una potencia, Estados Unidos, dió una especie de voto de aplauso al go-
“ bierno argentino por que recién, por fin, entraba a cumplir uno de los compro-
“ misos que había contraído.
44Lo cierto es que estas reclamaciones continuaron por medio de la prensa
44 y de otros medios políticos norteamericanos y de algunas naciones sudame-
44 ricanas, esta política internacional argentina provocó. . .
44Sr. M IEL A SQU IÁ.' — No estamos discutiendo la política internacional.
14 Planteo una cuestión precisa, en el sentido de que el Sr. Diputado no está en
44la cuestión, y pido que la Cámara se pronuncie.
44 Sr. BALBIN. — Está hablando específicamente del decreto.
44 Sr. MIEL ASQUIA. — He planteado una cuestión concreta, y pido que
44 se vote.
44 Sr. SANTANDER. — No se exalte, Sr. Diputado, que los bancarios le
“ están esperando todavía.
44 Sr. PRESIDENTE (CAM PORA). — La presidencia va a poner a consi-
44 deración de la H onorable Cámara la decisión sobre si el señor diputado por
44 Entre Ríos está en la cuestión.
44Sr. BALBIN. — La Presidencia podía considerar la situación del señor
44 diputado haciéndole una invitación. El dem ostraría que está hablando del de-
44 creto que estamos tratando. La forma de referirse al decreto no depende del
44 señor presidente del bloque de la mayoría ni de ninguna de los señores dipu­
t a d o s , porque los argumentos que debe hacer en pro de su tesis depende de
44 quien expone y no de quien oye y no entiende lo que oye.
“ Sr. PRESIDENTE (CAM PORA). — La Presidencia no hace más que
44 aplicar el reglamento de la H onorable Cámara.
44Sr. MIEL ASQUIA. — Las palabras del señor presidente del bloque radi-
44 cal, me obligan a expresar algunas.
44El señor ministro de Relaciones Exteriores observó que el señor diputado
44 estaba fuera de la cuestión. . .
44Sr. BALBIN. — El más respetuoso resultó ser el señor ministro de Rela-
44 ciones Exteriores.
44Sr. MIEL ASQUIA. — . . . y los señores diputados Colom y Visca hicieron
44 observaciones coincidentes. No obstante, el señor diputado por E ntre Ríos vuelve
44 a incu rrir en la misma actitud, tratando de debatir una cuestión de carácter
44 internacional cuando es otro el asunto en discusión.
44El señor ministro de Relaciones Exteriores, en realidad, manifestó a la
44 Cámara que estaba dispuesto a satisfacer todas las inquietudes de los señores
44 diputados de la minoría, en su oportunidad. P o r eso solicito que se ponga a
44 votación mi indicación.
SILVANO SANTANDER

44 Sr. PRESIDEN TE (CAM PORA). — La Presidencia va a poner a vota*


“ ción la indicación del señor diputado por la Capital.
44Sr. BALBIN. — Perm ita, señor presidente, que el señor diputado por Entre
“ Ríos dé una explicación.
44 Sr. SANTANDER. — Evidentemente, 6e observa el propósito de algunos
" señores diputados de lim itar este debate; y la verdad es que, como dice el señor
44 diputado Balbín, yo no puedo razonar con la mentalidad de los señores dipu-
44tados. Estoy haciendo referencias a hechos concretos, analizando el decreto en
44 sí y a las consecuencias y derivaciones que estos decretos tuvieron donde nece-
44 sanam ente tenían que tener repercusión. Estoy haciendo entonces comentarios
44ligados al mismo acontecimiento. Esos comentarios a través de los diarios y de
44 debates provocados en medios políticos estaban colocando a la República en una
44 situación de expectativa, para ver si por fin la República entraba dentro de los
44 carriles del cum plim iento. . .
44Sr. MIEL ASQUIA. — Las propias palabras del señor diputado me dan
44 la razón.
44 Sr. SANTANDER. — Lo he hecho para reforzar mi punto de vista.
44Sr. PRESIDENTE (CA M PORA ). — Señor diputado: la Presidencia, en
44 cum plim iento del reglamento, está en la obligación de poner a votación si el
44 señor diputado está en la cuestión.
44 Sr. SANTANDER. — Pido una aclaración. ¿Qué significará si la Cámara
44 resuelve que estoy fuera de la cuestión? ¿Cuál es la interpretación reglamentaria
44y cuáles son los antecedentes parlam entarios sobre este particular?
44 Sr. PRESIDEN TE (CAM PORA). — Si se resuelve que no está en la
44 cuestión el señor diputado, no podrá seguir en el uso de la palabra.
44Sr. GONZALEZ FUNES. — Este es un modo de evitar la moción de cierre
44 de debate.
44 Sr. PRESIDENTE (CA M PORA ). — Se va a votar si el señor diputado
44por E ntre Ríos está en la cuestión.
44 (Resulta negativa de 83 votos; votando 114 diputados).
44Sr. BALBIN. — El señor diputado está en la cuestión.
44 Sr. PR ESIDEN TE (C A M PO R A ). — El señor diputado por Buenos Aires
44 hizo la misma cuestión en sesiones anteriores y quedó demostrado su error.
44 Sr. BALBIN. — Y quedó resuelto que la afirmativa significaba que el
44 señor diputado no estaba en la cuestión.
44Sr. PRESIDENTE (CA M PORA ). — Está equivocado el señor diputado y
44 respetuosam ente se lo dice la Presidencia. El señor diputado hizo la observación
44y la Presidencia aclaró. La votación resultó como ahora, negativa y se le retiró
44la palabra al señor diputado que estaba en el uso de ella.
44Sr. BALBIN. — Pido que se rectifique la votación.
44Sr. FRONDIZI. — Que ße rectifique nominalmente.
44 Sr. PRESIDENTE (CA M PORA ). •— La Presidencia desea saber si está
Msuficientemente apoyado el pedido de rectificación nominal.
44 (Resulta suficientem ente apoyada).
44Sr. FRONDIZI. — Se incluye de todo en el proyecto de ley, y después
44no 6e puede discutir nada*’.
La incidencia quedó terminada, quitándosele la palabra al dipu­
tado Santander.
TÉCNICA DE UNA TRAICIÓN 111

LA PRIMERA ETAPA DE LA JUNTA DE VIGILANCIA


Y DISPOSICION FINAL DE LA PROPIEDAD ENEMIGA

La primera etapa de la Junta de Vigilancia y Disposición de la


Propiedad Enemiga, obró con energía y patriotismo. Trabajó en serio.
Mientras este organismo fué dirigido por el coronel José Manuel
Olano, agosto de 1945, en el Boletín de la Secretaría de Industria y
Comercio hallamos el siguiente informe que es muy elocuente:
“ La Junta de Vigilancia y Disposición Final de la Propiedad Enemiga, des-
pues de haber intervenido algunas firmas de capitales de países que fueron del
“ Eje, entró de lleno a organizar las actividades relativas al destino que se dará a
“ las mismas. El presidente de la mencionada junta, coronel José Manuel de Olano,
“ con la colaboración de los miembros del organismo, afrontó las delicadas tareas
“ necesarias por la naturaleza de la función. El organismo nombrado continúa
dedicado a la intervención de empresas, habiéndose realizado los trámites de toma
“ de posesión de varios establecimientos de mucha importancia. Hasta la fecha
“ han sido intervenidas firmas cuyo capital asciende a $ 182.000.000 m /n. y el activo
“ de las mismas pasa de $ 500.000.000. En esta suma están comprendidos capitales
“ aplicados a las más diversas actividades, especialmente a la explotación de in-
** dustrias metalúrgicas, químicas, de electricidad y de la construcción. La misma
** im portancia del problema que abarca la toma de posesión y liquidación de las
'**’emnresas ha hecho que se proceda sin apresuramiento, pero con seguridad y
“ firmeza, persiguiendo el propósito de que el país no pierda el rico patrim onio
“ representado por esos establecimientos. La decisión de m antener incorporadas
“ a las actividades de nuestra República a entidades cuyo funcionamiento repre-
“ senta en todo sentido un movimiento muy vasto, será apoyada con medidas
que, según adelanta el presidente de la junta, coronel José Manuel de Olano,
“ tendrán aplicación saludable para los intereses de la Nación. El Banco de Cré-
■“ dito Industrial prestará el apoyo necesario para que los capitales enemigos pue-
“ dan ser reemplazados por capital nacional. La carta orgánica del Banco de
“ Crédito Industrial contempla el caso que ofrece la liquidación de las empresas
■“ intervenidas en cuanto facilita la creación de sociedades mixtas entre la insti-
“ tución oficial y particulares. Tam bién el mismo Banco podrá em itir obliga-
ciones industriales en el mercado que aseguren a sus tenedores, por ejem plo,
“ un rendim iento de capital durante un número determinado de años y podrá
M formar parte de consorcios que lancen acciones.
“ Son muchos los aspectos que abarca el problema al cual la Junta de Vigi-
■**lancia y Disposición Final de la Propiedad Enemiga presta preferente atención
“ para conseguir que no se resienta la actividad industrial. Entre otros, cabe seña-
“ lar el relativo al empleo de una masa considerable de técnicos y obreros espe-
“ cializados, que ha costado no poco trabajo formar en el país y que conviene
“ im pedir su paralización por falta de faenas que cumplir. Esta’ situación está
“ siendo contemplada y el coronel Olano ha expresado que si las empresas yuel-
“ ven a funcionar, ese personal será reintegrado a sus puestos, salvo que existan
“ motivos especiales. Esto último no parece probable que ocurra, pues se trata de
“ personal argentino, o con familia constituida en el país, o extranjeros desea-
“ bles. La liquidación de algunas firmas podría dejar sin ocupación a un grupo
“ de trabajadores, pero no sería difícil que por la Secretaría de Trabajo y Pre-
u visión, el gobierno dictara un decreto acordando preferencia a esos empleados
“ meritorios, muchos con largos años de servicios, para ingresar en la adminis-
M tración nacional y aun en empresas constituidas por el Estado.
“ Es firm e propósito de la Junta de Vigilancia y Disposición Final de la
SILVANO SANTANDER

44 Propiedad Enemiga cuidar celosamente el progreso industrial del país y en tal


44 sentido orienta bu tarea que con el proceso de liquidación de las firmas enemi*
44 gas entra en su período de acción decisiva. (Agosto 25)”.

E L D E SPL A Z A M IE N T O D E C A PIT A L E S DE FIRM A S ALEM ANAS

44 La Subsecretaría de Informaciones dió en la fecha (20 de setiem bre) un


44 comunicado relacionado con la misión encomendada a la Junta de Vigilancia
44y Disposición Final de la Propiedad Enemiga. Dice así el comunicado de refe­
r e n c i a : «El desplazamiento de capitales accionarios de grandes empresas de
44filiación alemana hacia consorcios con sede en otros países, y especialmente en
44Suiza, ha dado origen, en una gran cantidad de firmas radicadas en nuestro
“ país, a cuestiones de carácter jurídico que, según expresa la Junta de Vigilancia
44y Disposición Final de la Propiedad Enemiga, demandan una solución. Con el
44 objeto de arbitrarla, dicho organismo ha efectuado una investigación tendiente
44 a reunir elem entos para estudiar desde todos los puntos de vista la actuación
44y posición real de dichos consorcios, su vinculación con las empresas enemigas
44en nuestro país y principalm ente los antecedentes de las transferencias de
44 capital accionario, habiéndose llegado a la conclusión de que, a pesar de haberse
44 operado el desplazamiento de los capitales alemanes a otros países, las firmas
44 de Alemania y el gobierno de esa nación han controlado la actividad técnica,
44 económica y financiera de empresas de nuestro país».
“ Los consorcios aludidos fueron fundados con posterioridad a la anterior
44 guerra. Indudablem ente la experiencia de la guerra 1914-19] 8 habrá aconse­
j a d o a las empresas alemanas la conveniencia de ubicar capitales en países que
44 por su situación geográfica, su posición histórica y política ofrecían mayores
44 garantías de seguridad. Y es así que la casi totalidad de los consorcios fueron
44 fundados en Suiza, país tradicionalm cnte neutral. En realidad, estos consorcios
44 no son más que simples tenedores de las empresas (H oldings).
44 Según constancias obtenidas de la documentación en poder del Banco^
44 Alemán Transatlántico, las acciones de distintas firmas alemanas controladas
4*por el grupo Siemens se transfieren en los años 1935, 1936 y 1937 al consorcio
44 suizo Bergwers Industrie und Haldelgessellschaft, de Clarus, Suiza (B.I.H.A.G.).
44 En el año 1940 el indicado Banco, por instrucciones recibidas, puso todas la6
44 acciones depositadas en el mismo en poder del señor M arin Arnold Stoop,
44 director general de Siemens Schuckert y director de otras empresas alemanas..
44 En julio de 1942, el señor M. A. Stoop recibió un telegrama de la B.I.H.A.G.,
44 en el que le comunica que ha vendido su6 acciones a Aktienkessellschaft Oue-
44nof de Zug, Suiza, y de Aktiengessellschaft, Soteria, de Mainfeld, Suiza.
44 El estudio que nos ocupa destaca que se ha observado que el Banco Ale-
44 mán ha debitado a la Compañía Platense de Electricidad Siemens Schuckert
44 S. A., el im porte de la comisión por la custodia de las acciones. A su vez,
44 Siemens Schuckert de ésta debita la misma suma a la casa de Alemania, quien
44 acusa recibo de conformidad. P o r lo que respecta a los dividendos, no obstante
44tratarse de un consorcio suizo, eran girados a Berlín. El dividendo total dis-
44 tribuido, se acreditó a la cuenta de Siemens Schuckertweke de B erlín y luego,
44en el momento de pago se debitó a la misma cuenta por igual suma. Equivale
44a decir que en la contabilidad los dividendos totales de las firmas Siemens de
44 la A rgentina fueron acreditados y pagados a Siemens Schuckerwerke de Ale-
44mania.
44 Esto ocurrió en 1937*38, pues en los año6 siguientes las utilidades se lleva-
44 ron a cuentas de reservas y dividendos a pagar.
44Desde Berlín 6e dieron instrucciones precisas de cómo debe constituirse la
TÉCNICA I DE UNA TRAICION 113

“ sección construcciones de la Compañía Platense de Electricidad, y resulta cu-


“ rioso dice el inform e— que sea el gobierno alemán quien deba consentir
“ tal separación ßi las acciones están fuera de su jurisdicción) pues ya en esa
44 oportunidad las acciones se habían transferido al consorcio suizo. Ésto viene
“ a demostrar que tales consorcios no son más que una ficción.
“ Es interesante conocer algunos detalles que dan lugar a apreciar con más
44 exactitud las conclusiones a que se llega en este estudio. Las acciones que antes
44pertenecían al consorcio Siemens, se han desplazado hacia el consorcio suizo
“ B.I.H.A.G., según lo hemos apuntado más arriba. Veamos en particular cómo
“ ee ha producido el desplazamiento de las acciones preferidas. Con motivo de la
44conversión de la deuda a largo plazo a favor de Siemens y Halske de B erlín,
“ en acciones preferidas y debentures por 1.750.800 pesos y 1.630.000, respectiva-
“ mente, operada en el año 1937, el Banco Alemán, en virtud de instrucciones
44 dadas desde Berlín, pone en el momento de la conversión dichas acciones a
44nombre de la Bergkerke Industrie und Haldelgessellschaft A. G. de Glarus,
44Suiza.
44 Otros elementos de juicio, recogidos por la Junta de Vigilancia y Disposi-
44ción Final de la Propiedad Enemiga, perm iten apreciar que estos consorcios
44no son de inversiones libres, ni agrupación de capitalistas independientes, pues-
44to que si así fuera, el capital integrado tendría que ser considerablemente supe-
44rior, sino que son entidades que no tienen otro fin que la custodia de valores
44de empresas alemanas.
44Abundan los casos demostrativos de la influencia que ejercen las firm as
44alemanas en otras de apariencia argentina, y entre las que podríamos conside­
r a r más ilustrativos, figura la Compañía Industrial y M ercantil Thyssen Ltda.
“ Thyssen Lametal, que ha operado el desplazamiento de capital accionario ale-
44man. Las transferencias han tenido lugar en la siguiente manera. Con motivo
44de la suscripción de capital de 5.000.000 de pesos realizado en el año 1921,
44la N. V. A ntral Handelsversening de Rotterdam (H olanda) ha suscripto la
44 suma de 4.000.000 de pesos que realizó en las siguientes fechas: 1-6-22, pesos
“ 1.000.000; 16-5-28, $ 1.000.000; 30-6-31, $ 2.000.000.
44En oportunidad de cum plir con las declaraciones juradas requeridas por el
44 Banco Central de la República Argentina, la empresa Thyssen manifestó que
44las acciones suscriptas y realizadas por el consorcio holandés precitado, han
“sido transferidas en su totalidad a un grupo bancario de Suiza llamado 'Aktien-
44 gessellschaft, Soteria de Mainfeld. P or lo que respecta a la empresa holandesa
44cabe señalar que fué fundada durante la guerra 1914-18 por el grupo Vulvan
* de Rotterdam, consorcio que pertenecía al Barón Dr. Enrique Thyssen, herm ano
44 del fundador de Thy6sen Lametal en nuestro país, doctor Fritz Thyssen.
44 Casos muy parecidos nos presenta Tubos Mannesmann Ltda. S. A., ofre-
44 ciendo esta firma el caso sugestivo de haberse cambiado el titular de las accio­
n e s , pero las acciones las mantuvo el mismo depositario, lo cual motivó que
“ llegado el momento de que debe efectuar la enajenación de las acciones, el
“ Banco Central no haya hecho lugar a la operación.
“ Las comprobaciones a que arriba este estudio revelan que entre los con-
“ sorcios 6uizos y las empresas de Alemania se establecen vínculos tan conclu­
i e n t e s que perm iten deducir con todo fundamento que no se han operado sino
44 simples desplazamientos de capitales. Además, las firmas de Alemania han
“ financiado en todo momento a las casas de la República Argentina y el gobierno
“ de Alemania ha debido dar 6U conformidad para poder operar una división
“ de una sociedad anónima constituida en la República Argentina y cuyas accio-
“ ne6 se declararon como de propiedad de sonsorcios suizos” .
] 14 SILVANO SANTANDER

UN ALEGATO DE LA ‘ ASOCIACION PARA EVITAR LA TERCERA


GUERRA MUNDIAL”, CON ASIENTO EN PARIS

Hemos hecho el análisis detallado de los inmensos capitales


nazis que quedaron sin ningún control en la Argentina. Como comple­
mento ilustrativo de la organización internacional que sigue actuando,
defendiendo los capitales alemanes, transcribimos parte de un intere­
sante alegato de la “Asociación para evitar la tercera guerra mun­
dial’\ con asienta en París. Este llamado de atención fué publicado
por el hebdomadario de París “La Tribüne des Nations” del 14 de
febrero de 1947. Dice así: «Los Schroeder en la Argentina. El nom-
“ bre de Norberto Bogdan es desconocido para el público americano,
“ pero debería ser conocido, porque juega un gran papel durante la
“ guerra y después de la ocupación de Alemania. No se sabe precisa-
“ mente todavía qué era lo que Bogdan había hecho con las transac-
“ ciones suizas del doctor Puhl, pero en el momento en que este últi-
“ mo se empeñaba activamente en la ejecución, tarea que le había
sido confiada por Sperr, escribía a su patrón que había hablado
“ varias veces con Norberto Bogdan. ¿Quién es Bogdan? Es un im-
“ portante empleado de las filiales Schroeder en los EE. UU. Su
“ carrera es extremadamente variada y se encuentran huellas de su
“ presencia en vanos países. En los años próximos a 1920 pasa varios
44 años en Alemania. Antes de la guerra Bogdan estaba activamente
“ ocupado en tod? suerte de actividades concernientes a las compa-
“ ñías alemanas cu Nueva York. Fué detenido como sospechoso en
“ 1941 y 1942, por sus actividades en el hemisferio occidental. Se le
46 conocía como de origen austríaco y violentamente germanófilo. Se
“ recuerda que en el año 1940 estaba en estrecho contacto con un
“ cierto señor Monteiro, de Río de Janeiro, que en esos momentos era
“ un agente del gobierno nazi en el Brasil. Se recuerda, asimismo,
“ que Bogdan había tenido varias veces negocios con agentes alema-
“ nes que operaban en Colombia, en Chile y en otros países de la
“ América Latina. Dando por descontado que loe Schroeder estaban
“ íntimamente mezclados en los negocios alemanes en América Lati-
“ na y especialmente en la Argentina, Bogdan era el encargado de
“ los intereses de Schroeder en ese país.
46 Los testaferros de Schroeder en la Argentina son: «Argentaría
“ Sociedad Anónima de Finanzas» Buenos Aires; «Indusmer» Socie-
“ dad Anónima Comercial, Buenos Aires. Estas dos compañías se han
“ constituido en Buenos Aires y ellas están destinadas a financiar las
TÉCNICA DE UNA TRAICION 115

44 más importantes actividades alemanas que comprenden las impor-


44 taciones y las exportaciones en toda la América Latina.
44 Uno de los negocios en el cual Norberto Bogdan representa los
“ intereses de Schroeder es la empresa de municiones de Fritz Mandl
“ en la Argentina. La historia, brevemente expuesta, es la siguiente:
44 «Las relaciones de Bogdan con Fritz Mandl. En 1939 Fritz Mandl
44 tenía verdadero interés en establecer una empresa de laminación
44 de aceros en Argentina. Un análisis profundo de la situación econó-
44mica en Argentina se realizó con este objeto y de las conclusiones
44 surgió'que una empresa de tal naturaleza era una necesidad urgente.
44 Aunque Mandl tenía, según se dice, créditos suficientes, compren-
44 dió que sería conveniente tener un vínculo con los intereses de
44 Schroeder en la Argentina. Grandes discusiones tuvieron lugar entre
“ Mandl y los Schroeder en 1939. Mientras tanto, por razones difí-
44 ciles de explicar, la empresa de laminación no se concretó. En su
44 lugar encontramos que Fritz Mandl se acoge a la idea de estable-
44 cer una manufactura de bicicletas en la Argentina.
44 Una compañía se fundó en 1940 y el capital fué dividido entre
44 los Schroeder de Londres, la «Argentaría» de Buenos Aires y la
44banca de los Schroeder de Nueva York. No se puede decir todavía
44 cuántas bicicletas fabrica esta empresa, pero ella adquirió, durante
44 la guerra, la reputación de fabricar municiones para los militaristas
44 de la Argentina. Una cosa es cierta: los argentinos ensayaron obte-
44 ner bicicletas por medio del establecimiento de esta empresa de
44 Mandl, pero en lugar de esto, es Perón quien obtiene cañones.
44 Por una extraña coincidencia, cuando fué considerada en Wash-
44 ington, en 1940, la situación política de Fritz Mandl, John L.
44 Simpson, vicepresidente de los Schroeder de Nueva York, declaró
44 que Fritz Mandl debía ser considerado como una persona muy
44 correcta»”. n
Hemos creído oportuno hacer conocer fragmentariamente este
documento, porque él nos vincula a un nombre que no es desconocido
ni en la Argentina ni en el'mundo: Fritz Mandl.
Digamos antes, que las empresas «Argentaría Sociedad #Anóni­
ma de Finanzas» e «Indusmer Sociedad Anónima Comercial» han
existido y aún actúan en Buenos Aires sin que, naturalmente, hayan
sido controladas por el gobierno en ningún momento, como otras
tantas compañías alemanas de fácil identificación.
En cuanto a la fábrica de bicicletas de Fritz Mandl, también ha
existido. Este personaje contó con tantas prerrogativas en las esferas
oficiales, que antes de cumplir un año de residencia en el país, en
plena guerra, violando todas las leyes de la materia, obtuvo la carta
de ciudadanía argentina. Más aún: el 17 de octubre de 19,45 fué él,
con Ludovico Freude, que administraba dinero nazi, quienes finan­
ciaron la mascarada. Distribuyeron dinero a manos llenas en los
SILVANO SANTANDER

conventillos de Rueños Aires, para llevar gente a la Plaza de Mayo


a fin de que clamaran por Perón, que se hallaba preso en Martín
García. Como premio a todo esto, las empresas de Fritz Mandl no
sufrieron entorpecimiento alguno.
Es, éste, un eslabón más que vincula al coronel Perón con una
organización comercial nazi y con uno de los traficantes de guerra
más conocidos.

OTRO PEDIDO DE INFORMES EN LA CAMARA DE DIPUTADOS

A mayor abundamiento, para agregar un nuevo testimonio de­


mostrativo de nuestra preocupación por la desaprensión del gobier­
no frente a empresas comerciales nazis y a prominentes figuras del
espionaje, el 8 de setiembre del año 1949 presentamos el siguiente
pedido de informes:
44 La H. Cámara de Diputados, Resuelve:
“ Ampliar la? facultades acordadas a la Comisión Investigadora
46 nombrada en la sesión .................. para que investigue, también:
“ 1° Al Instituto de Promoción del Intercambio, Banco Indus-
“ trial de la Nación, teniendo en cuenta las denuncias públicas que
se han formulado desde el ano 1946, en su vinculación con actos
64 ilícitos cometidos por funcionarios que han desempeñado cargos
44 públicos desde el año 1943;
“ 2° A los organismos creados desde el año 1942 que tenían a
46 su cargo el cumplimiento de convenios internacionales suscriptos
por la Nación, sobre el régimen a que debía ser sometida la Pro-
44 piedad Enemiga, para establecer:
64 a) Cuál e-í la situación legal de los señores Fritz Mandl, Ludo-
“ vico Freude., Sociedad Anónima Estancias Lahusen y Staud y Com-
44 pañía Sociedad Anónima, en su relación con la aplicación del ré-
44 gimen de la Propiedad Enemiga;
44 b) Si la penetración política y económica nazi, denunciada
“ en la Honorable Cámara de Diputados por la Comisión Investi-
44 gadora de las Actividades Antiargentinas — años 1940, 1941 y 1942 —,
44 ha desaparecido;
44 c) Si el Poder Ejecutivo ha tomado medidas que tiendan a
44 esclarecer los pedidos de informes presentados a la Honorable Cáma-
44 ra de Diputados en los años 1947, 48 y 49, sobre el mismo proble-
44 ma, en la actualización de nuevos hechos que conforman la infil-
“ tración foránea en la vida de la Nación, en las personas de conocidos
“ militantes nazis v fascistas;
44 3° Establecer, igualmente, si ha existido alguna vinculación
i4 entre empresas comerciales o personas que deberían estar o que
’4 estuvieron bajo el régimen de la Propiedad Enemiga, con núcleos,
TÉCNICA DE UNA TRAICIÓN 117

46 agrupaciones o partidos políticos argentinos, especialmente de carác-


44 ter financiero, en los años 1943 a 1947. Silvano Santander \
Tal debe ser el hábito de los que conocen las cosas argentinas,
que resulta una redundancia expresar que, no obstante la seriedad
de esta iniciativa y la indirecta acusación que de ella se desprende,
nunca fué considerada. Pasó a Comisión y allí murió.
Obsérvese, empero, lo que se dice y enumera en el proyecto y
*e ha de convenir que por algo, el gobierno de Perón, nunca convino
en llevar al debate público estos problemas. Fritz Mandl, Estancias
Lahusen, vinculación entre partidos políticos y empresas nazis, etc.
Toda una gama de nombres e intereses que se vinculan entre sí y
que afloran hacia un miemo lado para probar el nexo que existe
entre el régimen justicialista y los nazis.

MANUAL DE LAS CIENCIAS MILITARES MODERNAS

En la época en que Alemania extendía sus tentáculos por todo


el mundo, se publicó un “Manual de las ciencias militares modernas”
(Handbuch der neuzeitlichen Wehrwissenschaften), que contiene un
capítulo titulado “Guerra moral” (“Geistiger Krieg”) . Es muy posi­
ble que la proclama del 3 de mayo de 1943 se haya inspirado en el
espíritu de aquél. Hemos de transcribir algunos de sus 'conceptos que
justificarán nuestro aserto.
46 La propaganda, dice, apelará a la conciencia y al sentimiento
46 del deber de los tímidos, de los débiles y de los recalcitrantes. En
46 esta lucha destinada a conquistar la comprensión y el alma del
44 pueblo, el gobierno no puede privarse del concurso de los poetas
44 y de los pensadores. Por lo tanto, deberá sacar partido de la heren-
44 cia nacional de los héroes espirituales de la Nación”. Así se explotó,
44 ruidosamente, el nombre del General San Martín.
“ Pero no está, agrega, en su poder, impedir al enemigo distri-
46 buir volantes, como no está en su poder hacer silenciar las charlas
44 desalentadoras de los eternos críticos, de aquellos que siempre están
“ mejor informados que los demás, de los pesimistas y de los agentes
46 enemigos. Para desalentar a esos elementos y detener el progreso
44 del veneno, es necesario, además de una policía secreta vigilante, el
44 concurso de todos los hombres rectos, que como un deber, partici-
46 pan en esta lucha contra la epidemia. Aparte de los fuertes castigos
44 y neutralizar a los malintencionados, conviene tener en cuenta con
4Í espíritu de comprensión las lamentaciones justificadas e iluminar
46 al público sobre el carácter inevitable de ciertos inconvenientes”. Las
cárceles argentinas están llenas de ciudadanos libres y el régimen ha
118 SILVANO SANTANDER

encontrado la forma de culpabilizar a sus adversarios de todas las


calamidades que soporta la Nación.
44 La prudencia y la maña, continúa el Manual, pueden servir
44 también para inoucir al enemigo en error. Exactamente, como en
44 el curso de las operaciones militares, gracias a acciones demostrati-
44 vas, los ejércitos enemigos pueden ser hábilmente inducidos a reali-
44 zar movimientos falsos, debilitar los puntos más importantes o
44 diseminar sus Jmrzas, lo mismo puede disuadirle al enemigo de
44 adoptar decisiones justas por medio de falsas noticias de orden
“ militar, político o económico. Evidentemente estas noticias, desti-
44 nadas a e n g a ñ a r al enemigo, no deben carecer de absoluta verosi-
44 militud”. El régimen justicialista, formalmente, gobierna con una
Constitución y con leyes democráticas, lo que no impide que estemos
en presencia de una verdadera dictadura.
44 Un gobierno fuerte — remata el Manual —, que reúna tras
44 de sí a las masa? populares, puede impedir que palabras disolventes
44 se pronuncien en el Parlamento, en la prensa o en la radio. Puede
44 cerrar las fromoras, controlar las cartas provenientes del exterior
44 y perturbar lao trasmisiones enemigas para impedir que la propa-
44 ganda adversaria alcance su objetivo”. Exactamente lo que ocurre
en la Argentina.
INDICE
TÉCNICA. DE UNA TRAICIÓN 121

Prólogo ............................................................................................................................... 9

CAPITULO I

Intentam os interesar al Parlamento, para que se promoviera una investigación


sobre las actividades nazis ...................................................................................... ..... 15
Un nuevo pedido de informes en la Cámara de Diputados ................................... ..... 17
Quién es el doctor Theiss .............................................................................................. ..... 19
Willy Tank, Hans U lrich P udel y Adolfo Galland, “ases” de la aviación nazi 20
El caso Ludwig Freude .................................................................................................... ..... 21

CAPITULO II

Interesante sinformaciones llegan de A le m a n ia ......................................................... .....25


La documentación descubierta en B erlín ........................................................................26
Un regalo que nunca pudo llegar hasta H itler ......................................................... ..... 27
Inocentes juegos de entretenim iento .................................................................................. 28
Cómo se financiaba la propaganda nazi .......................................................................... 29
En plena guerra el general Faupel estuvo en Bueno« Aires de incógnito.
Estalla la revolución del 4 de Junio ..................................... .................................... 30
El fiscal Gaché P irán —luego ministro—, al servicio de I0 9 nazis ......................... 32
M iguel Viancarlos, Eva D uarte, Belisario Gaché Pirán y el coronel Juan Do­
mingo Perón, reciben dinero de los nazis ....................................................... .....32
Un criminal de guerra en Buenos A i r e s ..........................................................................35
Caso típico de cómo actuaban los nazis en Argentina ........................................... ..... 36
La llegada vrilsteriosa de submarinos ............................................................................ ..... 37
C lnero, títulos, oro, platino que escaparon a todo control. Depósitos indebi­
dos. Cajas fuertes con oro y platino. Empréstito argentino. Títulos hipote­
carios. Acciones de la C.A.D.E. Industria azucarera. Acciones de la U nión
E rr^ ra la de Explosivos. Ingenio San M artín de T a b a c a l.....................................38

CAPITULO III

Una carta del capitán JNiebuhr al general Faupel, en la quo da cuenta del
asesoramiento del doctor Gaché P irán ............................................................. 41
E l agente Godofredo Sandstede pudo eludir un interrogatorio de la Comisión
Investigadora de Actividades Antiargentinas» merced a la ayuda de Eva
D uarte .......................................................................................................................... 45
E l capitán N iebuhr, por consejo del ministro Ruiz Guiñazú, abandona la
Argentina para acallar a los embajadoes de Gran Bretaña y Estados Unidos.
Eva Duarte en a s c e n s o .............................................................................................. 48"
U n inform e optimista de Meynen sobre la revolución del 4 de Junio. “Todo
lo que hasta ahora se oponía —dice— ha sido derribado por la fuerza” . . . 55
122 SILVANO SANTANDER

El general Faupel da cuenta de un accidente provocado que costó la vida del


ministro inglés Yencken y asegura que “nuestro amigo Perón es, sin duda,
el hom bre fuerte del gobierno argentino” ....................................................... 58
Ludwig Freude, como ministro nazi en Argentina, a pesar de que sta, oficial­
mente, había roto las relaciones diplomáticas con Alemania, ofrece una
amplia inform ación a Berlín. Menciona desde las exigencias metálicas del
coronel Perón, hasta un obsequio para Eva D u a r te ......................................... 65
Propaganda nazi en Alemania ...................................................................................... 72

CAPITULO IV

Los bienes alemanes en la Argentina y el Acta de Chapultepec ......................... 73


El canciller Bramuglia anuncia que será liquidada la Propiedad Enemiga . . . . 74
EI P. E. compra en bloque los bienes de la Propiedad Enemiga, sin incluir
n Jas empresas alemanas más poderosas ............................................................. 75
Manifestaciones del Comité Internacional para el estudio de las cuestiones
europeas ....................................................................................................................... 75
Debate en la Cámara de Diputados de la Nación ..................................................... 76
En 1945, las inversiones alemanas en la Argentina superaban los tres mil millo­
nes de pesos ........................................................................................................ . 77
Las remesas llegadas posteriorm ente, luego de la derrota del nazismo ..........- 79
Palabras finales .................................................................................................................. 81

APENDICE

Otro subm arino nazi ................................................................................................ . . . . 85


Acerca de las actividades de un ex piloto alemán al servicio de la Argentina 86
Proclama de filiación nazi, cuyas directivas ha seguido el régimen justicialista 87
Más antecedentes de Ludovico Freude ........................................................................ 89
El Comité Consultivo de Emergencia para la Defensa Política, formula una
acusación ...................................................................................................................... 91
“No olvidaremos nunca, ni pagaremos la inmensa deuda de gratitud que tene­
mos con los camaradas del ejército alem án”, dice Perón ......................... 92
Se adjudican obras públicas a empresas alemanas después del año 1946 . . . . 93
H enrich Doerge fué reclamado insistentem ente por los gobiernos aliados,
sin ningún resultado ................................................................................................ 94
Debate trunco sobre la Propiedad Enemiga en la Cámara de Diputados de
la Nación .....................................................................................................• • ............. 95
La prim era etapa de actuación de la Junta de Vigilancia y Disposición Final
de la Propiedad Enemiga ........................................................................................ 111
El desplazamiento de capitales de firmas alemanas ............................................... 112
Un alegato de la “Asociación para evitar la Tercera Guerra M undial” con
asiento en París .......................................................................................................... 114
Otro pedido de informes en la Cámara de Diputados ............................................. 116
Manual de las Ciencias Militares Modernas ........................................................... 117
INDICE ALFABETICO
TÉCNICA DE UNA TRAICIÓN 125

ADAM, F ................................................ 18, 19 “ C LA R IN A D A " ......................................... 30


AD RO G U E, D r. Carlos ................. 16, 74 C O NFA LO N IERA O reste ............... .. 40
A L E G R IA ...................................................... 87 COLOM, Eduardo ----- 102, 104, 106, 110
A LO N SO , C ap itán P ed ro ...................... 74 "C R IT IC A ” ................................................. 52
AMADEO Y V ID E L A , D aniel ........... 52 C U A R TI, Luis ............................................. 21
A M EG H IN O , C ésar ........... 65, 67, 68, 75 CU LA C CIA TI, M iguel ............................ 52
A N A D ON , F* ................................................ 23
A R CIN IEG A S, G erm án .......................... 87
A R E N ST O R FF , G erda von 26, 38, 64, 66 DAMONTE TABORDA, R aúl . . . 46, 47
DARGL, R u lf ............................................. 63
D E L FIN O , A ntonio M.............................. 89
B A LB IN , R icardo . . ...................... 109, 110 “D ER T R O M N L E R " ................................ 30
B A LD A SA R R E , In g . Luis .................. 74 D ETTELM A N , Rodolfo G....................... 37
BANCO A LE M A N T ra n s a tlá n tic o . . 61 “ D EU TSC H E LA PL A T A ZE IT U N G ”
BANCO TO R Q U IN ST y C ía.................... 89 30, 54, 55, 89
B A N IK E , G u ille r m o ................................... 18 DIAZ DE V IV A R , Jo aq u ín .................... 103
BA RU C H , E scrib an o B e m a rd . . 67, 68 DOERGE, E n rich ............... 39, 85, 94 95
BA UM BACH, W e rn e r .............................. 86 D R A P E R , W illiam ..................................... 26
BEC K E, C arlos von der 25, 28, 30, DU A RTE, Eva 25, 33, 34, 38, 46, 48,
33, 34, 35, 42, 44 49, 50, 52, 54, 56, 69, 80
BERGADA M U JIC A , D r. J ........... 44, 45 D U A RTE, J u a n ........................................... 80
B ILISC O , E n riq u e ..................................... 21 D U A RTE, J u a n a ....................................... 80
B LA CK ER, Conde L u b rec h t ............... 40 DYRGALLA, R icardo V ............................ 21
BOGDAN, N o rb erto ........................ 114, 115
B O H L E .......................... 39, 42, 44, 54, 56
B O N FA N TE, A lb erto .............................. *0 E ISE N H O W E R , G ral. D w ight 65, 67, 6»
B O N N ER, E gen ....................................... 18 “ E L P A IS ’* ................................................. 62
BO RM ANN, M a rtín ......... 26, 58, 59, €1 “ E L PA M PE R O " ............... 30, 54, 55, 61
B RA D EN , S p ru ille .....................................
B RA M U G LIA , D r. A tilio 73, 74, 76,
77, 95, 96, ' 99, 100,
102, 103, 104, 107, 108, 109 FA R R E L L , G ral. Edelm iro ................. 28
BRA N D T, G odofredo ...................... 26, *** F A U P E L , G ral. W ilhelm 25, 26, 30,
B RICK M A N N , Coronel 28, 30, 65, 67, 69 • 31, 36, 41, 46, 47, 49, 54,
B RU N EM A N , H e rm a n n ................. .. oí 56, 68, 59, 64, 67, 68, 69, 80
BUSTOS1 F IE R R O , R aú l C.................... oí FR A N CO , G ral. F rancisco 68, 59, 60, 68
16 FR ESCO . M anuel A .................... 27, 28, 80
B U SA N IC H E, J u lio ..............................
FR E U D E , L udw ig o Ludovico 19, 21,
22, 23, 28, 30, 39, 64, 68.
C. A. D. E ....................................................... 69, 73, 80, 85, 89. 90, 115, 116
CA LD ER O N , G ra l. M anuel 36, 45, FJREYER, Rodolfo ..................................... 21
54, 5C FR O N D IZI, A rtu ro ................................... 110
C A LD W ELL , H ilary ................................ 60
CAMUS, E. P ......................................... 22, 23
CAM PORA, H écto r J . 100, 102, 103, GACHE P IR A N , B elisario 26, 32, 33,
104, 106, 109, 110 34, 39, 42, 44, 46
CA N A R IS, A lm iran te .................... 49, 62 GALLAN D , Adolfo 18, 20, 36, 68, 59,
C A N D IO TI, A lb erto ...................... 100, 103 61, 62, 86, 101 105 ~
CA RIDE, A lb erto J ..................................... 19 G ILBERT, G eneral 28
C A R R IL , D onato del 100, 102, 108, 104 GOERING, M ariscal H erm ann . . 20, 86
CA STILLO , R am ón S. 28, 29, 62, 63 GONZALEZ, C or. E n rique P ................ 28
CA VIRA G I, A rtu ro ................................... 21 GO N ZA LEZ F U N E S , Tom ás . . . 104, 110
CHEOCHI, G eneral .......................... 65, 67 GOY EN ECH E, J u a n Carlos ................. 39
126 SILVANO SANTANDEB

G. O. P ............................................................... ......94 M ITTELBA C H , C oronel ............... 28, 30


G R U E N y B IL F IN G E R ..............................94 M O LIN A R I, Diego Luis .......................... 39
G U A N I, A lberto ............... 49. 64, 66. 91 M ON TEIRO ................................................. 114
G U H E L L E , E n riq u e .......................................18 MORENO, C om andante ........... 58, 59, 97
M ORGHEN, K arl ..................................... 63
MO S'C ARDO, G eneral ........... 58, 59. 97
M ÜLLER, A lfred .............................. 44. 45
H A G G EN , D r.......................................... 30. 31 M U SSO LIN I. B enito ............... 18. 54. 56
H A R N ISC H , G erorg ................................. 26
H E L B L IN G . G ral. O tto ........................ 28
H E N SA T H . J .................................................. 18
H ER M A N N , J ................................................ 20 “ N A C H T E X P R E S S ” .............................. ..... 62
H E R V IN y PA LLA V 1C1N I y Cía. . . 40 N IE B U H R , D ietrich 26. 30, 35, 38, 41,
H IM M L ER , H ein rich .............................. 26 42, 44. 46, 48, 52, 53. 54, 55, 59, 60
H IT L E R , Adolfo, 10. 20. 23. 25. 27, N IE D E N F U H R , W ilhem ...........................26
28, 63, 87 N E U M A N N , J o rg e .................................. ..... 21
H O A R E , Sam uel ................................. 58, 59 N E V E , Max ................................................. ..... 89
H O H M A N N , E n riq u e .............................. 39
ITOLZER ................................................ 54. 56
H O M A N N , H ein rich ................................. 89
H U B E R , Radu B ratesca .......................... 18 O B ER M U LLER , Rodolfo ........................ 40
O LANO, G ral. José M anuel 65, 67, 111
O N ESI, A lvaro ........................................... 21
O R TIZ, R oberto M.................. 29. 45. 52
O SES, José ................................................. 30
IB A R G U R EN . C arlos ............. 28, 30, 39
IB A R RA G ARCIA, O scar ...................... 40

PA ECH T. J ............................................ 18, 19


PA L LA V IC IN O , M arcos ..............................21
JA G O W , B ern h ard von .......................... 26 PA N H O R ST, D r................................... 58, 59
JA N H S , W ern er ....................................... 18 PA U LU C C I C O RN E JO . M............................44
JA N T U S , M iguel ....................................... 44 PA V E L IC , A ntonio .................................. ......18
JÜ R G E S , E n riq u e 41, 43, 44, 45, 54, 56 P E L U F F O , Coronel O rlando 65, 66, 68
PE R O N , Gral. J u a n Domingo 23, 25,
28, 29, 30, 31, 32, 33, 34. 46, 47,
48. 4 9 , 52, 53, 54, 56, 58, 59. 64.
06, 68, 69, 80, 85, 87, 92, 116, 117
K A L PA S , R olando .........................................18 P E R T IN E , G ral. B asilio . 28, 30, 59. 60
K A LL U S, K arl ........................................... ......18 P IS T A R IN I, G ral. J u a n . . . . 5 8 , 5 9 , 61
KAY, C ap itán ....................................................37 POCHAM M ER, W ilhelm von 26, 54, 56
K E L L E R , C arlos ....................................... ......18 P U F F E R , J u a n ......................................... 21
K IN G , H. M........................................... 58, 59 P U H L . D r....................................................... 114
K L IN G E N F U S S , K arl ............................ ..... 36
KOCH, H an s ................................. 18, 19, 21
K O E N E K E N , W a lte r ...................... 39, 89
K U IN C K E . W ald em ar ............................ ..... 39
K U N E R , K u rt ........................................... ......18 QUAST, Teodoro ......................................... 21
K Ü ST E R ................................................ 58, 59 "Q U IC K E” ................................................... 93

R A D EM A CH ER, F ra n z ................. 35, 36


LA B O U G LE, A lfredo de ........................ 27 R A M IR EZ, G ral. Pedro P. 28, 89, 52,
L E U T E , R icardo von 30, 38, 40, 58, 53, 58, 59, 60, 61, 91
59, 61, 80 R A PPA R D , G ustavo A .............................. 40
L IN K y OSM AN ....................................... 40 RAW SON, Gral. A rtu ro F. . . 31, 54, 56
L IP P E R H E ID E , E rig ............................... 18 R EIC H N ER , H ans ............. 18, 19, 58. 59
LU X B U R G , Conde Ludw ig 30, 31, 34, R IB B E N T R O P, von ........................ 65, 67
49, 50, 52, 56, 57 R O JA S, N erio ........................................... 103
ROM M EL, G ral. E rw in .......................... 87
ROOSEVEÚLT, F ra n k lin D elano . . 54, 56
ROS’A U ER , Rodolfo ................................ 89
M A C K IN LA Y , Cap. G uillerm o ........... 74 RO W E .................................................... 65, 66
M AN D L, F ritz ...................... 115, 116, 117 R U D E L, H ans U lrich 18, 20, 36, 58,
M A L FR A N C , T heodor ............................ 40 59, 61, 62, 63, 72, 86, 87, 101
M AN D RY , W ern er ................................... 89 R U IZ G U IÑ A ZU , E n riq u e 39, 46, 47,
M A N LIO , Abele .......................................... 21 48, 49, 52
M A R T IN EZ Z U V IR IA , G ustavo . . . . 39 RUMBO, Eduardo 1..................................... 102
M ARZYNSKY, M .......................................... 39
M A T H IES, K ................................................... 20
M AY ER, Rodolfo ....................................... 20
M ER CA TZ, H a n s von .................... 58, 59 SA N C H EZ SORONDO, M atías . 59, 60
M EY N EN , O tto 38, 49, 53, 55, 57, 64, 66 SA N D STED E, Godofredo . 29. 30, 35.
M IE L A SQ U IA , A ngel .................. 109, 110 45, 46, 47, 48, 65, 67
TÉCNICA DE UNA TRAICIÓN 127

S A N TA N D E R , Silvano 21, 22, 23, 76, T H E IS , D r. H ............................. 17, 18, 19


95, 96, 97, 98, 99, 100, TH E R M A N N , E dm undo von 26, 27,
101, 102, 103, 104, 105, 106, 28, 29, 30, 31, 32, 33, 35, 40,
107, 108, 109, 110, 117 44, 46, 47, 48, 54, 56, 58, 59, 69
SCASSO, A lm . L eón ........................ 28, 69 TH Y SSEN , D r. E n riq u e ........................ 113
SCHAUM BURG L I P P E , P rín c ip e 26, TH Y SSEN , F ritz ..................................... 113
29, 32, 33, 35 T IE R R E , F ra n k D....................................... 21
SCHACHT, H ja lm a r ................................. 95 TIGGES, G uillerm o ................................ 18
S’C H EN ZLE, Carlos ................................... 89 TJA R K S’, E lv ira ........................ 58, 59, 89
SCH LICK TIN G , Ñ a lfa rt ........................ 18 TO R Q U IN ST y Cía., Banco ............... 39
SCHMIDT, In g .............................................. 19
SCHMIDT, Jo rg e G.................................... 89
SCHMITZ, H erm án ................................... 40 U N IO N E S PA Ñ O LA DE E X P L O S I­
SC H R IE F E R , E rw in S............................... 26 VOS S. A ................................................ 40
SCH ROED ER ..................................... 114, 115
SCH U CH A RD T, H erm an n ...................... 89
SCHU LEM BU RG , Ñ ilhelm .................... 89 V ARGAS, G etulio ..................................... 52
SC H U LT E, F ran cisco ............................ 18 V IA N C A R L O S, M iguel .. 25, 28, 33, 34
SCH U LZ, A lfredo M arian o .................... 37 V ILA D O N S, Isid ro ................................... 89
SC H U LTZ H A U SM A N N , L udw ig, 32, V ISCA , Em ilio ......................................... 110
49, 52 V O IFTSB ER G ER , Rodolfo ...................... 21
SEN S, H e rb e t ............................................. 26 VOLBERG, E n rique ........................ 29, 30
SIDN EY , W illiam s ............................ 26, ' 33
SIEM EN S B A U N IO N y C ía .................. 93
SIM ON von ......................................... 28, 30 W A RR EN ........................................................... 68
SIM PSO N , Jo h n L .................................... 115 W AYSS y FR EY TA G ............................ ..... 94
SKORZENY, O tto ..................................... 18 W ELLLH A R TER, R u p e r t ....................... ..... 89
SM ITH, C ristian ....................................... 18 W EIZ , G ert ............................................... ..... 26
SM ITS, K arl ............................................... 39 W IL K E R IN , W a lte r ................................ ..... 39
SO RTER, H e rb e rt .............................. 26, 33 W O LFERS'D O R FF, B ern ah rd von, 26,
S P E R R ............................................................ 114 54, 56
STAM ANN, E rn esto ................................ 18 W O L FF , F rederich .......................... 26, 36
STA RH EM B ER G , P rin c ip e ................. 52 W U ISN E R . A lberto .................................. ..... 18
STA UD , R icard o ....................................... 80 W U TTK A E , P a u l .......................................... 18
STIC TS, Eusebio ....................................... 18
STO O P, M. A ................................................ 112
Y E N C K EN , A r th u r ................. 58, 69, 60

TA N K , W illy K u rt 18, 20, 21, 86, 105 ZAMLIDIO F E R R A R I ............................ 19


TA U B ER , Coronel G regorio .........28, 30 Z A P A T E R R IN I, Eusebio ........................ 18
T E IS S A IR E , Alm . A lberto ........... 28. 29 ZO RRA QU IN , G uillerm o ........................ 40

SIGNIFICADO DE LAS SIGLAS MAS USADAS EN ESTE LIBRO:

A.A.: Auswärtiges Amt (M inisterio de Relaciones E xteriores).


B.G.: Banco Germánico.
A.O.: Auslandsorganisation der NSDAP (Organización del Partido Nazi en
en el extranjero).
0.K .M .: Ober-Kommando der Marine (Alto Comando de la A rm ada).
D.H.K.: Deutsche Handelskammer (Cámara de C om ercio. A lem án).
B.A.T.: Banco Alemán Transatlántico.
1.A.P.I.: Instituto Argentino para la Prom oción del Intercambio.
G.O.U.: Grupo de Oficiales Unidos.
ESTE LIBRO
se term inó de imprimir el día
31 de octubre de 195 5 en los
Talleres Gráficos "A ntygua” ,
Junín 747, Buenos Aires