Vous êtes sur la page 1sur 3

CÁNCER, GENES SUPRESORES DE

TUMORES Y ONCOGENES.
(Laura Dayana Bermúdez Jiménez, Sara Bedoya Bustamante, Daniela Montes Humanez,
Jessica Brand Calle. BCO22-25)

INTRODUCCIÓN.
El cáncer es una enfermedad producida por cambios y mutaciones en las células, y más
específicamente en sus genes; alterando su genoma y produciendo anomalías en la
actividad celular. Pues se comienzan a proliferar sin control y son propensas a hacer
metástasis; utilizando el flujo de la sangre como medio de transporte e invadiendo tejidos
sanos en otras partes del cuerpo.
Se han empleado varios tratamientos tales como la quimioterapia y la radiación, sin
embargo, logran ser específicos en las células cancerosas, por ende, ocasionan muchos
efectos secundarios en las personas. Las causas principales del cáncer se han estudiado
durante muchos años, proporcionando el descubrimiento de varios agentes que se han
clasificado como carcinógenos, por ejemplo, ciertos virus del ADN y ARN que son capaces
de producir mutaciones en las células, pero sea cual sea el factor que resida en la causa del
cáncer, todos tienen la misma función, alterar el genoma.

CÉLULA CANCEROSA.

Figura 1. Crecimiento anormal de las células


Tomado del Libro: Biología celular y molecular, Gerald Karp. 2009.
Las células cancerosas tienen la posibilidad de crecer y dividirse ilimitadamente, generando
bulbos que deforman el crecimiento en mono capa. Ellas poseen una enzima llamada
telomerasa que les posibilita la proliferación independientemente y así obtienen una
protección contra la apoptosis (proceso de autodestrucción de las células), para finalmente
dan origen a tumores. Estos últimos pueden ser malignos y para ello se necesita más de una
célula alterada genéticamente, cada una de ellas posee una característica única para el
proceso de transformación maligna. También es posible que se produzca metástasis
(Propagación de un foco canceroso en un órgano distinto de aquel en que se inició [2]).
En general las células cancerosas tienen más cambios genéticos que las células normales,
pero el cáncer de cada persona tiene una combinación única de alteraciones genéticas.

GENES SUPRESORES DE TUMORES Y ONCOGENES.

Figura 2. Genes supresores de tumor y oncogenes: frenos y aceleradores


Tomado del Libro: Biología celular y molecular, Gerald Karp. 2009.

Los genes supresores de tumores producen una proteína que ayuda a controlar el ciclo
celular; evitando un crecimiento demasiado rápido y descontrolado cuando esta se
encuentra inactiva o no está presente a causa de alteraciones genéticas. Las células pierden
el control total de su proliferación, siendo esta una característica de las células cancerosas.
Cuando ocurre aquello aparecen los oncogenes, que son células que ya poseen una
mutación genética, ayudando al crecimiento de células cancerosas en el organismo, esta
mutación se debe a que las células hayan estado expuestas a agentes carcinógenos como el
humo del tabaco y la radiación, que son considerados parte de la causa del cáncer.

BIBLIOGRAFÍA.
[1] Karp, G. Biología celular y molecular. (2009).
[2] Real Academia Española. (2017). En Diccionario de la lengua española (Edición del
Tricentenario). Consultado en http://dle.rae.es/?w=diccionario