Vous êtes sur la page 1sur 3

La valoración es un proceso por el cuál tratamos de asignar valor a las cosas, esto

es, tratamos de determinar el grado de utilidad que reportará a sus usuarios o


propietarios. Por tanto, la valoración de una empresa es el proceso para
determinar su valor para los usuarios o propietarios (accionistas).

Una adecuada valoración debe estar muy bien fundamentada técnicamente, y


debe estar basada en supuestos razonables o correctos.

Existen muchos modelos de valoración de empresas, los cuales son clasificables


en dos grandes grupos: los modelos contables y los modelos de rentabilidad
futura. Los primeros a su vez están subdivididos en dos: los modelos basados en
el balance general y los basados en múltiplos. Los modelos de rentabilidad futura
se subdividen en tres: valor de mercado, flujos de caja descontados y real options.
Un supuesto teórico implícito en los métodos de valoración contable a partir del
balance general es que se considera que los activos tienen una capacidad lineal de
generación de recursos, puesto que se supone que el capital que está invertido en una
empresa es usado para adquirir o financiar una serie de activos que soportan una
operación que a su vez entrega unos resultados que si son positivos van a aumentar
los activos o si son negativos van a disminuirlos.
Otro supuesto teórico importante es que la operación de la empresa apalanca el
proceso de expansión de los activos.

Múltiplos
Los múltiplos consisten en comparar los resultados de valoraciones de empresas
del mismo sector o un sector similar, para calcular el valor de la empresa que está
en evaluación.
El procedimiento de este método consiste en definir el múltiplo dependiendo de la
información disponible, las características del sector y el tipo de compañía dentro
del sector.

Valoración por precios de mercado


En la valoración de empresas por precios de mercado destaca la capitalización
bursátil, que multiplica el valor de cada acción en el mercado por el número de
acciones en el mercado.
El supuesto fundamental de este método es que el valor de mercado de la acción
refleja las expectativas de generación de valor de la empresa. Y su gran ventaja
es que se trata de algo muy transparente, pues en la bolsa de valores se puede
saber fácilmente cuál es el precio de mercado de cada acción.
Métodos Basados en el balance

Este tipo de métodos analizan el balance de la empresa para determinar su valor:

 Valor contable
 Valor contable ajustado
 Activo neto real
 Valor de liquidación
 Valor sustancial

Métodos basados en la cuenta de resultados

A través de la cuenta de resultados, es decir, de sus pérdidas y ganancias se


intenta determinar el valor teórico de la empresa. Se suelen utilizar lo que se
denominan múltiplos:

 PER
 Ventas
 EBITDA
 BAIT

Métodos basados en el fondo de comercio

Se basan en el valor del fondo de comercio de una empresa. El fondo de comercio


se puede calcular con diferentes métodos.

 Clásico
 Unión de expertos contables europeos
 Renta abreviada

Métodos basados en el descuento de flujos

Es el método más famoso y tiene en cuenta el valor de flujos de dinero futuros.


Los métodos más famosos para el descuento de flujos son:

 Flujo de caja
 Flujo de caja por acción
 Dividendos
 Flujo de caja del capital
 Valor actual ajustado

Métodos basados en la creación de valor

Son métodos basados en los conductores de valor. Algunos ejemplos de este tipo
de métodos son:

 EVA o valor económico añadido


 Beneficio económico
 CVA o valor añadido de la caja
Todos estos métodos no solo no son incompatibles, sino que se recomiendan
utilizar de forma complementaria. Cada uno aporta una información y es
importante conocer el valor de una empresa desde distintas perspectivas.

Sin duda es un trabajo muy costoso para el cual se requiere no solo muchos
conocimientos, sino también grandes recursos de tiempo.