Vous êtes sur la page 1sur 6

ESTRUCTURACIÓN Y MODELAMIENTO DE LA DIFUSIVVIDAD DE UNA

GOTA DE AGUA EN EL AIRE POR MEDIO DE ULTRASONIDO

María José Cormane Martínez


José De Los Ríos
Jesús David González Cañas
Neyder Gutiérrez
Jhon Mejía

Ing. Santander Bolívar B.


Transferencia de Masa I.

Ingeniería Química
FACULTAD DE INGENIERÍA
UNIVERSIDAD DEL ATLÁNTICO
BARRANQUILLA, ATLÁNTICO

22 de Febrero 2019
INTRODUCCIÓN

Los fenómenos de transporte tienen lugar en aquellos procesos, conocidos como procesos de
transferencia, en los que se establece el movimiento de una propiedad ya sea de masa,
momentum o energía en una o varias direcciones bajo la acción de una fuerza impulsora.

Las operaciones de transferencia de masa tienen una gran importancia en la industria química
y a su vez son comunes en la naturaleza e importantes en todas las ramas de la ingeniería, ya
que es de gran utilidad para los procesos químicos que requieren de una materia prima
totalmente pura, o simplemente separar los productos finales del proceso de sus
subproductos.

Los fenómenos de transferencia de masa están guiados por la ley de Fick este modelo
matemático describe la transferencia molecular de masa, en procesos donde puede ocurrir
solo difusión o bien difusión más convección. En este trabajo, una idea central será el cálculo
de los coeficientes de transferencia de masa. [1]
MARCO TEÓRICO.

La transferencia de masa cambia la composición de soluciones y mezclas mediante métodos


que no implican necesariamente reacciones químicas y se caracteriza por transferir una
sustancia a través de otra u otras a escala molecular. Cuando se ponen en contacto dos fases
que tienen diferente composición, la sustancia que se difunde abandona un lugar de una
región de alta concentración y pasa a un lugar de baja concentración.
El proceso de transferencia molecular de masa, al igual que la transferencia de calor y de
momentum está caracterizados por el mismo tipo general de ecuación
En esta ecuación la velocidad de transferencia de masa depende de una fuerza impulsora, que
para este caso sería el gradiente de concentración sobre una resistencia, que indica la
dificultad de las moléculas para transferirse en el medio. Esta resistencia se expresa como
una constante de proporcionalidad entre la velocidad de transferencia y la diferencia de
concentraciones denominado: Difusividad de masa. Un valor elevado de este parámetro
significa que las moléculas se difunden fácilmente en el medio.
Este comportamiento esta descrito matemáticamente por la siguiente ecuación:

𝑑𝑥𝐴
𝐽𝐴𝑍 = −𝐶𝐷𝐴𝐵
𝑑𝑧

donde c es la concentración de A y B en mol Kg de (A + B) / m3


xA es la fracción mol de A en la mezcla de A y B
JAZ es el flujo de masa en mol.Kg/(seg m2)
Sí c es constante, tenemos que cA = cxA
cdxA = d ( cxA ) = dcA

La experiencia demuestra que cuando se abre un frasco de perfume o de cualquier otro líquido
volátil, se puede oler rápidamente en un recinto cerrado. Se dice que las moléculas del líquido
después de evaporarse se difunden por el aire, distribuyéndose en todo el espacio circundante.
Lo mismo ocurre si se coloca un terrón de azúcar en un vaso de agua, las moléculas de
sacarosa se difunden por todo el agua. Estos y otros ejemplos muestran que para que tenga
lugar el fenómeno de la difusión, la distribución espacial de moléculas no debe ser
homogénea, debe existir una diferencia, o gradiente de concentración entre dos puntos del
medio.

Imagen 1. Difusión molecular.


DIFUSIÓN MOLECULAR
En la figura 1 se muestra una mezcla de dos componentes, en la cual hay puntos con distintas
concentraciones y por ende se origina un desplazamiento de las moléculas siguiendo la
tendencia a la igualación de las concentraciones, el sentido que estas moléculas tomen
depende del gradiente de concentración a lo largo de la dirección que se tome en
consideración.
El mecanismo de transferencia de masa, depende de la dinámica del sistema en que se lleva
acabo. Existen dos tipos de transferencia de masa, molecular y convectiva, en este caso solo
se tomara en consideración la difusión molecular debido a las propiedades físicas.

La masa puede transferirse por medio del movimiento molecular fortuito en los fluidos es
decir, el movimiento individual de las moléculas, debido a una diferencia de concentraciones.
La difusión molecular puede ocurrir en sistemas de fluidos estancados o en fluidos que se
están moviendo.
La levitación mediante ultrasonidos es uno de los fenómenos más interesantes de la física
debido al comportamiento de las ondas y al componente que se levite, esto se produce por
medio de un dispositivo de levitación. Un dispositivo de levitación por sonido consta
básicamente de dos transductores opuestos que emiten ultrasonidos en la misma frecuencia.
Aunque inaudibles para el ser humano, las ondas ejercen una presión sobre el aire, como un
pequeño colchón invisible. Si sincronizamos las ondas de ambos transductores, obtenemos
lo que se conoce como una onda estacionaria.

Esta onda se caracteriza porque en algunos puntos no oscila. La presión del sonido ejerce una
fuerza capaz de mantener objetos pequeños y ligeros en el aire. También se pueden hacer
levitar fluidos, pero si la gota es muy grande, explota. A simple vista la razón por la que esto
ocurre no se puede apreciar. Si el tamaño de la gota se hace demasiado grande, o la frecuencia
del sonido se altera, la tensión superficial es insuficiente para mantener la integridad de la
gota y esta explota, saliendo del punto neutro en el que el sonido la mantiene en el aire y
afectando a las gotas a su alrededor. La explosión de la gota de agua se explica mediante la
denominada Ley de Laplace, que es la que relaciona la presión dentro de la gota de agua con
su tamaño y la tensión superficial del fluido.[2]
Antes de hablar de ultrasonido se debe hablar de sonido, el cual es la sensación percibida en
el órgano del oído por una onda mecánica originada por la vibración de un cuerpo elástico y
propagado por un medio material, el ultrasonido es una onda acústica imperceptible al oído
humano y su dispersión en el aire es despreciable. Es generado por ondas mecánicas
longitudinales cuya frecuencia es mayor a 20 Khz y su longitud de onda menor a 10
milímetros aproximadamente.

Imagen 2. Espectro de frecuencia


Existen numerosos medios de producción de ondas ultrasónicas, aprovechando diversos
fenómenos físicos, dependiendo de la frecuencia requerida y del rendimiento a obtener. El
concepto básico es el de la conversión de pulsos eléctricos a vibraciones mecánicas y el
retorno de vibraciones mecánicas a energía eléctrica.

En la propagación del sonido también se cumplen las leyes de reflexión de las ondas, es decir,
𝜃𝑖 =𝜃𝑟 (ángulo de incidencia = ángulo de reflexión). Cuando la energía acústica interactúa
con los tejidos corporales, las moléculas tisulares son estimuladas y la energía se transmite
de una molécula a otra adyacente en la misma dirección, estas ondas sonoras corresponden
básicamente a la rarefacción y comprensión periódica del medio en el cual se desplazan.
Cuando una onda de ultrasonido atraviesa un tejido suceden una serie de hechos, entre ellos,
la reflexión o rebote de los haces ultrasónicos hacia el transductor, que es llamado eco, como
se muestra en la imagen 3.

Imagen 3. Representación gráfica del eco en la emisión de una onda.

La intensidad con la que un haz de ultrasonido se refleja dependerá también del ángulo de
incidencia, la reflexión es máxima cuando la onda sonora incide de forma perpendicular a la
interfase entre dos tejidos. Si el haz ultrasónico se aleja sólo unos cuantos grados de la
perpendicular, el sonido reflejado no regresará al centro de la fuente emisora y será tan sólo
detectado parcialmente, o bien, no será detectado por la fuente receptora.

En este experimento se utilizó un emisor de ondas ultrasónicas. En el frente de onda que se


genera es una onda esférica, por lo tanto, para trabajar con el emisor debe estar lo
suficientemente alejada del objeto con el que se pretende trabajar.[3]
BIBLIOGRAFIA

[1] Treybal, Robert E: Operaciones con transferencia de masa. La Habana, 1980. Editorial
Pueblo y Educación.

[2] Transferencia de cantidad de movimento calor y masa. L. Garcell Puyans, Díaz García,
G. Surís Conde Capítulo 5 Editorial pueblo y educción Habana Cuba 1988

[3] La ciencia e ingeniería de los materiales Donald R. Askeland Capítulo 5 Grupo editorial
Iberoamérica 1987