Vous êtes sur la page 1sur 2

EJES ESTRATÉGICOS DEL PLAN BICENTENARIO DEL PERU

El Plan Bicentenario del Perú hacia el 2021 recoge dos años de trabajo durante los cuales se ha
revisado y analizado amplia información. Se presentan los seis ejes estratégicos que a su vez son
objetivos nacionales, y se van precisando lineamientos de política, prioridades, acciones
estratégicas, programas estratégicos. Es una propuesta orientadora, abierta y flexible, de tal
manera que permita ir recogiendo los aportes y las experiencias que lo irán enriqueciendo en el
tiempo. El Perú está en una senda de progreso y desarrollo y nos corresponde desde la
planificación estratégica, darle consistencia y proyección de futuro, tendrá la vía libre para
convertirse hacia mediados de siglo en un país que, en libertad y democracia, consiga la
prosperidad y la justicia social.

VISIÓN DE FUTURO DE LOS SEIS EJES ESTRATÉGICOS

Eje estratégico 1: Derechos fundamentales y dignidad de las personas: Fortalecer la vigencia de


estos derechos implica que todos los ciudadanos, sin excepción, tengan acceso a una justicia
autónoma, confiable y eficiente. Y que la consolidación de la institucionalidad democrática y de
la participación ciudadana permita que mediante el consenso se logren reducir al mínimo las
inequidades, la pobreza y la pobreza extrema.

Eje estratégico 2: Oportunidades y acceso a los servicios: La democratización de la sociedad


implica fundamentalmente el acceso equitativo a servicios fundamentales de calidad (educación,
salud, agua y saneamiento, electricidad, telecomunicaciones, vivienda y seguridad ciudadana).
Para lograrlo se requieren estrategias políticas que convoquen por igual al Estado y la iniciativa
privada.

Eje estratégico 3: Estado y gobernabilidad: El primer problema a considerar para este objetivo
estratégico es la necesidad de una reforma del Estado, que permita contar con un sistema
institucional con agilidad, transparencia y eficacia, al servicio de los derechos de las personas y
con revaloración de la carrera pública.

Eje estratégico 4: Economía, competitividad y empleo: La modernización económica inclusiva


es una aspiración de todas las naciones en desarrollo. Implica desarrollar un modelo de
crecimiento que genere bienestar mediante la creación masiva de empleos dignos. Adoptar esta
dinámica significa lograr un crecimiento del PBI per cápita asociado con un desarrollo del capital
humano (mayor educación, mayor tecnificación y productividad del trabajo), un manejo
sostenible de los recursos naturales, una coherente promoción de la producción para el mercado
interno y la producción para el sector externo y un fortalecimiento de la identidad cultural, la
solidaridad y los valores éticos.
Eje estratégico 5: Desarrollo regional e infraestructura: Un problema fundamental para el
desarrollo económico peruano es el enorme desequilibrio en infraestructura y concentración
espacial de la inversión que existe entre Lima Metropolitana y el resto del país, y entre costa,
sierra y selva.

Eje estratégico 6: Recursos naturales y ambiente: Actualmente existe una preocupación mundial
por el cuidado de la calidad del medio ambiente y por el aprovechamiento racional, es decir, no
depredatorio, de los recursos naturales, entendidos en su más amplio sentido: fauna, flora, suelo,
aire y agua. Este manejo responsable de los recursos naturales incluye prestar atención a la
interdependencia entre los distintos ecosistemas que dan sustento a la biodiversidad y contribuir
a que se preserven en forma óptima.

Los seis objetivos estratégicos nacionales mencionados guardan entre sí una relación estructural,
de forma tal que su consecución simultánea e integrada constituye un requisito para el éxito del
Plan Bicentenario. De acuerdo con esta concepción es indispensable poner en práctica un
enfoque coordinado e intersectorial de las políticas públicas que permita integrar las acciones
de toda la sociedad peruana hacia el logro de los objetivos nacionales.