Vous êtes sur la page 1sur 3

DISCURSO HECTOR COPETE

Buenaventura es uno de esos lugares en donde las soluciones a los problemas que vive la
gente en su día a día se aplazan y se aplazan. Las elecciones se suceden unas a otras, los
nombres de los candidatos cambian, pero lo problemas de los bonaverense permanecen
elección tras elección sin que nada cambie. He sido testigo de esa inercia porque he sido
candidato a la Alcaldía en 5 oportunidades y he podido ver como proponen y proponen y
nunca cumplen.

Lo mío no es una ambición insistente sino un compromiso con las soluciones. Si los
problemas que yo he señalado desde hace 20 años ya se hubieran solucionado, yo no
estaría insistiendo en llegar a la alcaldía sino que estaría en mi casa disfrutando de la
comodidad, el bienestar y el progreso de una Buenaventura moderna, competitiva y con
oportunidades, sin embargo, eso no ha pasado, la verdad es que pasan y pasan los
gobiernos y nuestra ciudad sigue con las mismas dificultades en la prestación de los
servicios de salud, seguimos con las mismas deficiencias en la calidad de la educación,
seguimos con el mismo atraso en infraestructura, con las mismas imperfecciones en
materia de seguridad y en los mismos obstáculos para generar ingresos, atraer inversión y
generar trabajo y empleo.

Esa es la razón por la cual cuatrienio tras cuatrienio sigo insistiendo en que me den la
oportunidad de administrar esta ciudad y darle por fin a mis conciudadanos los resultados
concretos que llevan tantos años esperando. Si algo he aprendido en estos años es que
todos los candidatos tienen propuestas, todos los candidatos van a los debates, todos
tienen slogans y todos van a hacer publicidad de su cara para ver si votan por ellos. Lo que
ninguno tiene es el compromiso de cambiar las cosas cuando llega a la conducción de la
ciudad. Yo si tengo esa voluntad, por eso insisto e insisto para que me den la oportunidad
de cambiar esta ciudad a la que quiero tanto y a la que he dedicado mis pensamientos, mis
alegrías y mis sueños.

Yo quiero cambiar a Buenaventura, yo quiero entregarle a nuestros niños colegios dignos


en donde puedan formarse y darle forma a su futuro, yo quiero servicios de salud
decorosos, oportunos y competentes que atiendan a los usuarios con el respeto que se
merecen, yo quiero que nuestra ciudad tenga más y mejor infraestructura que le de
competitividad y la vuelva a tractiva para los inversionistas, yo quiero una ciudad que le
genere ingresos a sus habitantes, yo quiero una ciudad en donde la delincuencia vivan con
miedo en lugar de que sean los ciudadanos de bien los que viven asustados
permanentemente, yo quiero una ciudad en donde los deportistas tengan escenarios en
donde puedan formar y desarrollar sus competencias, yo quiero una ciudad que atrae
turistas y en la que podamos hacer rutas culturales, gastronómicas o de paisaje para
aprovechar la enorme riqueza que tenemos en esas materias. Lograr eso requiere mucho
trabajo, por eso yo les digo hoy que a trabajar se dijo.
Necesitamos trabajar sin descanso para poder entregarle a los bonaverenses la ciudad que
se merecen. Mucho trabajo se necesita pero yo estoy dispuesto a trabajar por tantas cosas
que tienen que cambiar. Necesitamos devolverle la esperanza a los hogares, eso requiere
que trabajemos por la generación de ingresos para las familias. Mi trabajo va a ser que las
familias tengan trabajo. Cuando las familias tienen trabajo e ingresos la economía se
dinamiza, el optimismo aparece y el progreso y el bienestar aparecen. Vamos a trabajar
desde la alcaldía para que haya inversiones, para que vengan recursos y para que se
generen frentes de trabajo e ingresos que beneficien a los bonaverenses que más lo
necesitan.

Les quiero decir algo, el alcalde que llegue va a tener un presupuesto similar, va a tener un
programa de gobierno con unos énfasis acá o allá, va a tener un equipo de gobierno y
seguramente ejercerá el cargo de una forma u otra pero lo ejercerá. Esas no son las
grandes diferencias. Eso lo hemos tenido cada 4 años desde que hay elección popular de
alcaldes. Lo que nos va a diferenciar es que yo voy a ser el alcalde que le va a devolver el
optimismo y el orgullo a esta ciudad.

En los últimos años este municipio ha sido fuente de señalamientos que nos han
avergonzado y vuelto pesimistas, y con gente avergonzada y pesimista ninguna cosa
importante se puede hacer. Lo primero que hay que hacer es devolverle el orgullo y el
optimismo a los bonaverenses. Con gente orgullosa y optimista podemos hacer muchas
cosas. Un persona orgullosa es consciente de su propia valía y ese sentimiento es el que lo
mueve a exigir servicio de salud a la altura de su dignidad, servicios de educación a la
altura de los sueños de sus hijos y en general un municipio que quepa en su orgullo.

Yo voy a devolverle la dignidad a Buenaventura y ahí esta el comienzo de todo, ese será el
día en que podamos tener un municipio del tamaño del alma bonaverense. Vamos a luchar
por la ciudad que nos merecemos. Yo soy un luchador. Eso es lo que hace que no me rinda,
y siga y siga y vuelva a seguir hasta que logro lo que me propongo. Por eso sigo insistiendo
en ser el alcalde de mi ciudad. Y una vez que ustedes me elijan voy a luchar por la
educación, por el campo, por los ingresos, por la salud, por la seguridad, por las
oportunidades, por los jóvenes, por las mujeres, por la tercera edad, y por todos y cada
uno de los bonaverenses.

La lucha ha sido una contante en la vida de cada uno de nosotros. No existe conquista en
nuestra vida o en la de nuestras familias que no sea el resultado de luchar y seguir
luchando sin descanso una y otra vez. Nosotros no podemos cansarnos ni rendirnos, pues
cuando eso sucede el bienestar de nuestras familias cae.

Nuestros padres lucharon por esa educación que ellos nunca tuvieron, por una vivienda
que muchas veces no se logra, por unos servicios públicos decorosos aunque costosos, por
un servicio de salud digno en donde nos atiendan con efectividad y respeto y no como si
fuera un favor que nos hacen y no un derecho que podemos exigir.
La lucha es la huella dactilar de nuestras familias, de nuestras comunidades, de nuestro
pueblo, de nuestra Buenaventura. A nosotros nadie nos ha regalada nada nunca. Todo nos
ha tocado lucharlo y vamos a seguir luchando. Las mujeres luchan a diario por sus familias,
los campesinos luchan por subsistir en el campo, los estudiantes luchan por el futuro, la
tercera edad lucha por una vejez digna y sin sobresaltos, los indígenas luchan por el
respeto, los deportistas luchan por el apoyo, los emprendedores luchan por sacar adelante
sus sueños, los minusválidos luchan por la inclusión y todos, absolutamente todos,
luchamos por el progreso y en bienestar.

Vamos a luchar juntos. Vamos a permanecer unidos luchando por el cambio. Vamos a
luchar sin descanso, vamos a luchar sin distraernos, convencidos de la importancia de
nuestra lucha. Los invito a que sigan luchando a nuestro lado, los invito a que no ayuden a
cambiar las cosas, los invito a que el próximo 27 de octubre le mandemos un mensaje
claro al pais de que a Buenaventura llego el cambio, que el cambio llego para quedarse y
que no vamos a permitir que nos vuelvan a robar nuestros sueños. Con ustedes somos
invencibles. Con ustedes vamos a ganar. Con ustedes a trabajar se dijo.

Centres d'intérêt liés