Vous êtes sur la page 1sur 4

ENSAYO

COLOMBIA DEMOCRACIA CIEGA

EDISON ARLEY GUTIERREZ

INSTITUCION UNIVERSITARIA COLEGIO MAYOR


TECNOLOGIA EN GESTION AMBIENTAL
MEDELLIN
2019
COLOMBIA DEMOCRACIA CIEGA

Es difícil entender por qué los seres humanos tenemos una tendencia tan marcada hacia el
egoísmo y el beneficio propio, acaso puede ser un instinto de supervivencia? O es una
motivación casi innata. Que explica que seamos tan individualistas, que pocas veces
pensemos en el beneficio colectivo.

Desde que los seres humanos habitamos la tierra, hemos estado ligado a una constante
evolución y a vernos inmersos en diferentes circunstancias, ambientes difíciles y
situaciones peligrosas; estos mismos contextos fue lo que nos permitió desarrollar
habilidades únicas y poderosas, nos permitió descubrir el fuego e inventar cuantas
maravillas inimaginables, nos permitió superar una y otra vez cada situación difícil a la
cual nos enfrentamos. Este aprendizaje continuo, nos llevó a buscar mejores posibilidades
de vida, cambiamos de ser nómadas a sedentarios, este cambio tuvo una influencia
fundamental en la vida de los seres humanos; ya que al asentarse en un territorio nos
hemos visto en la necesidad de integrarnos a otras personas, a participar en la vida en
comunidad.

Lo anterior trajo consigo avances importantes en todas las áreas de la vida, ya sé que
crearon comunidades y familias, se establecieron vínculos entre personas, y contribuyo al
crecimiento de la población. Este fue el nacimiento de la sociedad, lo cual implico crear
nuevos sistemas políticas que permitieran conservar un orden, que delimitaran que
podíamos y que no podíamos hacer, vivir en sociedad fue aprender a comportarse en medio
de otras formas de pensamiento, entender y aceptar las opiniones de otros y velar todos por
su seguridad, que fue la razón más importante de la vida sedentaria. En grupo, las
comunidades eran menos vulnerables, protegían su territorio bajo el amparo de sus
congéneres y daban valor a sus pertenencias, y les permitía ser fuertes frente a otros grupos.

En las comunidades primitivas no existía el termino DEMOCRACIA, el poder era


administrado por un emperador, un rey, o un líder de “sangre real” o un principados
eclesiásticos; esto tenían la facultad de dictar el modo de vida de un territorio, tenían a su
cargo a todos y cada uno de los individuos pertenecientes a su estado, de allí la creación de
las leyes y normas que debían seguir las personas para tener una convivencia organizada.
De esa época a nuestro tiempo hemos conocido diferentes formas de gobierno, reinados,
dictaduras, gobiernos militares, republicas, monarquías, etc. Que han detentado el poder
durante largos periodos. Con el establecimiento de la participación democrática, se le dio
más visibilidad d la opinión del pueblo, se crearon instituciones que representaban los
ideales del pueblo y que velaban a su vez por el beneficio de este.

El Colombia, a partir de la constitución política de 1991, se produjo unos cambios muy


representativos en las leyes que regían nuestro país, se declaró a Colombia como un estado
social de derecho y se crearon mecanismos que permitieran a todos los ciudadanos
pronunciarse si sentían que sus derechos habían sido vulnerados, se crearon instituciones y
se establecieron las ramas del poder que hasta el día de hoy existen, se permitió la
descentralización del estado (antes el presidente era quien designaba a los gobernadores y
alcaldes) y se le dio autonomía a los departamentos. Se crearon órganos colegiados que
tiene por misión vigilar el buen uso de los recursos de la nación y el funcionamiento
transparente y ético de todos los funcionarios públicos, se dio apertura a la participación de
otros partidos políticos en el marco de la legalidad, se acabó con el bipartidismo que tanto
daño le hizo al pueblo, se creó la corte constitucional y se crearon mecanismos de
participación ciudadana que dieron oportunidad al pueblo de ser escuchado.

Para muchos la constitución política de Colombia es un texto coherente y fantasioso en su


fondo, pues promulga unos derechos fundamentales que debe ser protegidos por todos los
entes del estado, pero en la realidad, el estado no vela por nuestro bienestar, la constitución
solo aparece como una fe ligera, en nuestra actualidad esas normas son profanadas una y
otra vez, el pueblo elige llevado más por las emociones que por la razón, no tenemos quien
nos represente con dignidad ni con rigor, somos materia prima de los corruptos y no
hacemos nada para cambiar este ambiente.
El estado es ausente frente a la protección del pueblo, siempre hemos sido marcados por la
DESIGUALDAD, esa palabra eses aplicable en todos los ámbitos de nuestra sociedad. La
falta de oportunidades para la gente menos favorecida, el acceso a la salud, a la educación
de las NBI {NECESIDADES BASICAS INSATISFECHAS}, esto convierte a nuestro país
en un nido de corrupción, solo aquellos con capacidad económica tienen acceso a los
beneficios que deberían ser para todos los ciudadanos.

Los entes del estado han esta siempre permeados por la ilegalidad y la corrupción, la
mayoría de funcionarios han sido investigados o señalados de haber realizado algún acto
ilegal, las relaciones entre diferentes corporaciones, el clientelismo y el amiguismo hacen
que unos se tapen a otros, hemos tenido presidentes apoyados por el narcotráfico, senadores
que apoyan el despojo de tierra, que han sido abanderados del paramilitarismo, funcionarios
que piden comisión por ayudar a condenados. Etc.

La noticia mas cercana por ejemplo, es la captura por parte de la fiscalía del contralor de
Antioquia, quien había montado una red de estafa dentro del propio órgano; es aberrante
pensar que estos son los funcionarios que nos protegen, que ellos son la representación del
estado. Que son los que velan por que se cumplan nuestros derechos, son quienes nos
representan en las esferas de participación política, podríamos definirnos como un pueblo
sin identidad y sin memoria. Una triste realidad que siempre nos va a afectar y que va a
estar presente en nuestro diario vivir.

El primero que habiendo cercado un terreno se decidió a decir esto es mío y encontró
gente lo suficientemente simple como para creerle, fue el verdadero fundador de la
sociedad civil. ¡Cuántos crímenes, guerras, asesinatos, miserias y horrores hubiera
ahorrado al género humano el que, arrancando los postes o llenando la zanja, hubiera
gritado a sus semejantes: Guardaos de escuchar a este impostor; estáis perdidos si olvidáis
que los frutos son de todos y la Tierra no es de nadie!» (J.J. Rousseau, Discurso sobre el
origen y fundamento de la desigualdad entre los hombres).