Vous êtes sur la page 1sur 6

TRAMITACION DEL PROCESO NO CONTENCIOSO DE PATRIMONIO

FAMILIAR

Con arreglo en lo previsto en el articulo 799 del Código Procesal Civil, en el


proceso no contencioso de patrimonio familiar:

 Si no hay contradicción, el Juez resolverá atendiendo a lo probado.


 Si hay contradicción, se seguirá el tramite establecido en los artículos 753,
754, 755, 756, y 757 del Código Procesal Civil.

Los numerales indicados en el último acápite forman parte de las disposiciones


generales de los procesos no contenciosos (contenidas en el Titulo I de la
sección sexta del C.P.C), y tratan sobre la contradicción (art. 753 del C.P.C), el
tramite (art, 754 del C.P.C), la procedencia de la apelación (art. 755 del C.P.C),
el trámite de la apelación con efecto suspensivo (art. 756 del C.P.C) y el trámite
de la apelación sin efecto suspensivo (art. 757 del C.P.C) (Hinostroza, 2017).

Como en todo proceso no contencioso, si notificada la resolución que admite la


pretensión, en este caso de constitución de patrimonio familiar, y no hay un
pedido de contradicción, en consecuencia, se dictara la resolución de
constitución ordenándose que se inscriba en el Registro de Propiedad inmueble
al bien afecto a patrimonio familiar. Se debe tener presente, como ya se ha
mencionado, la publicidad del proceso para los efectos de noticiar a la sociedad
de que una determinada persona, sobre un bien de su propiedad pretende
afectarlo en patrimonio familiar, y esta publicidad se hace a fin de que los que se
sientan con algún interés sobre el bien o patrimonio del solicitante, y que teman
que su legítimo crédito se vea perjudicado por la constitución de tal institución
familiar, entonces puedan formular su oposición presentando las pruebas de su
crédito (Aguilar, 2016).

En el supuesto de la existencia de oposición, esto es, formulando contradicción


a la pretensión de afectación del bien en patrimonio familiar, entonces el proceso
que es no contencioso, en el sentido que no hay litis, en puridad se vuelve un
proceso contencioso, empero las normas que se aplican para la tramitación del
mismo son las que el articulo bajo comentario nos señala, y que en forma
resumida se puede describir de la siguiente manera: la contradicción se formula
dentro de los cinco días de notificado con la resolución admisoria, adjuntando los
medios probatorios, que en este caso serán los documentos que prueben
fehacientemente la existencia de un crédito insoluto (Aguilar, 2016).

El juzgado, ordenara la actuación de los medios probatorios y alegato oral, si las


partes lo solicitan, y luego resuelve la contradicción o reserva su decisión (que
es lo más frecuente) para dentro de tres días. La resolución que resuelve la
contradicción es apelable solo durante la audiencia, si es fundada se concede
con efectos suspensivos y si es infundada se concede sin efectos suspensivos y
con la calidad de diferida. Si la contradicción se resuelve fuera de la audiencia,
la apelación procede dentro de los tres días de notificada (Aguilar, 2016).

La resolución que pone fin al proceso es apelable con efectos suspensivos, pues
declarada fundada la contradicción el proceso quedara suspendido. Y si ha
habido recurso impugnatorio, el expediente se eleva a la instancia superior, la
que, dentro de cinco días de recibido el expediente, comunicara a las partes que
los autos están expeditos para ser resueltos y señalara día y hora para la vista
de la causa. Es inadmisible la alegación de hechos nuevos. También se señala
que la resolución que emita la instancia superior crea cosa juzgada y, por lo
tanto, no es posible ir en casación a la Corte Suprema (Aguilar, 2016).

EFECTOS DE LA CONSTITUCION DEL PATRIMONIO FAMILIAR


Una vez constituido el patrimonio familiar, el bien o los bienes que lo constituyen
entra a una suerte de isla legal sobre el cual no pueden recaer ningún acto que
tienda a limitarlo o restringirlo o privarlo, y todo ello en resguardo y seguridad de
los beneficiarios de la institución. Se señala que este régimen especial se traduce
a través de privilegios que se otorga a la figura, pero también restricciones o
limitaciones a la propiedad del titular del bien, que sería el constituyente (Aguilar,
2013).

Machacado establece 5 casos en los que la Constitución del Patrimonio Familiar


produce sus efectos:

 El objeto del patrimonio familiar no puede ser hipotecado, dado en


anticrético ni embargado.
 Como el fin del Patrimonio Familiar es la vivienda, este puede ser
alquilado, pero los frutos aun gozan de la inembargabilidad.
 La administración del Patrimonio Familiar corresponde al titular y nada
más que a él.
 El Patrimonio Familiar no puede dividirse a no sé qué se haya extinguido
ese estado del inmueble, excepto cuando fallece el cónyuge
constituyente.
 En caso de expropiación del Patrimonio Familiar el dinero o terreno
recibido se destinará a la adquisición de otro bien inmueble para
constituirlo con el mismo fin (Machacado, 2019).

Por otro lado, respecto del primer párrafo de este subtema, analizaremos los
privilegios y limitaciones señalados.

Una vez constituido el patrimonio familiar se crea un régimen especial de amparo


al bien o bienes que lo comprenden, es así que se produce la inembargabilidad
de los mismos sin mas excepciones que los que cada legislación taxativamente
establezca; sobre el particular nuestro ordenamiento legal establece que el bien
o los bienes que integran el patrimonio familiar son inembargables, sin embargo,
y por excepción si podrán ser embargados los frutos del patrimonio familiar y
solo hasta las dos terceras partes; en efecto estos frutos pueden ser embargados
por deudas provenientes de alimentos, condenas penales y tributos referentes al
bien (Aguilar, 2013).

Respecto de las limitaciones, se debe precisar que, en todo caso, estas


restricciones a las facultades dominales quedan justificadas en tanto se dirigen
a proteger a los beneficiarios del patrimonio familiar. Entonces, una vez
constituido el patrimonio familiar, nace la obligación legal de habitar la casa y
explotar directamente el predio, ello implica que no se puede realizar ningún acto
jurídico que atente contra el cumplimiento de la obligación citada, es así que
nuestro código civil señala que el patrimonio familiar es inalienable, lo que
significa que los bienes afectos al patrimonio familiar no pueden ser enajenados
mientras subsista la afectación, lo que constituye una garantía fundamental para
los beneficiarios, quienes tendrán la certeza de que el patrimonio siempre estará
a su uso y disfrute, independientemente de que el constituyente haya variado su
voluntad y decida unilateralmente revocar la constitución, por cuanto esto no es
posible sin causa justificada y previa aprobación del Juez (Aguilar, 2013).

Zannoni citado por Inostroza señala que la embargabilidad solo afecta a las
deudas contraídas con posterioridad a la constitución del bien de familia; no a
las anteriores, aunque fueren a plazo y este venciere con posterioridad por
cuanto para los acreedores de estas es inoponible el régimen (Hinostroza, 2017).

En conclusión, nuestro ordenamiento jurídico, en cuanto a los efectos del


patrimonio familiar, establece lo siguiente:

 La constitución del patrimonio familiar no trasfiere la propiedad de los


bienes del que lo constituye a los beneficiarios. Estos adquieren solo el
derecho de disfrutar de dichos bienes.
 El patrimonio familiar es inembargable, inalienable y transmisible por
herencia.
 Son embargados los bienes Constituidos en patrimonio familiar, sin
perjuicio de lo dispuesto por el artículo 492 del Código Civil (según el cual,
los frutos del patrimonio familiar son embargables hasta las dos terceras
partes, únicamente para asegurar las deudas resultantes de condenas
penales, de los tributos referentes al bien y de las pensiones alimenticias).
Así lo determina el articulo 648 inciso 2 del C.P.C (Hinostroza, 2017).

ADMINISTRACION DEL PATRIMONIO FAMILIAR

Fernández Clérigo citado por Alvis, conceptúa al patrimonio familiar como una
cantidad limitada de bienes de cierta naturaleza, adscrita al sostenimiento de la
familia explotada directamente por la misma que, en razón de si propia
adscripción y finalidad, se declara por ley inembargable e inalienable y se somete
a determinadas reglas de trasmisión, dentro del grupo familiar a que pertenece.
Asimismo, la afectación de un inmueble para la constitución de patrimonio
familiar se sustenta en la voluntad de proteger el sustento y la continuidad de la
familia. Los beneficiarios adquieren el derecho de usar y disfrutar del mismo.
Estas son las razones por las cuales se justifican estas dos características de
inembargable e inalienable (Alvis, 2003: Pg.308).

Pero el patrimonio familiar no significa patrimonio perteneciente a la familia, ni


significa patrimonio en copropiedad familiar de los cónyuges y los hijos, ni
constituye una persona autónoma como si fuese una fundación; constituye un
conjunto de bienes pertenecientes al titular de ellos, que se distingue del resto
del patrimonio por su función y por las normas que la ley dicta en su protección
(Alvis, 2003: Pg.309).

Sin embargo, el patrimonio familiar debe ser administrado correctamente a fin de


que cumpla con dicho objetivo. Por lo tanto, la administración del patrimonio
familiar viene a ser la acción encaminada a cuidar de los bienes y buscar su
aplicación más conveniente para asegurar la normal productividad del bien y, de
esta manera, proveer la habitación y el sustento de la familia (Alvis, 2003).

Bibliografía
- Hinostroza Mínguez, A. (2010). Procesos no contenciosos Tomo XII. Lima
– Jurista Editores.
- Alvis Injoque, Sharon. (2003). Código Civil Comentado Tomo III. Lima –
Gaceta Jurídica S.A.
- Aguilar Llanos, B. (2016). Código Procesal Civil Comentado Tomo V. Lima
– Gaceta Jurídica S.A
- Aguilar Llanos, B. (2013). Patrimonio familiar.
Recuperado de:
http://revistas.pucp.edu.pe/index.php/forojuridico/article/viewFile/18273/1
8518

- Machicado, J. (2019). Patrimonio Familiar.


Recuperado de: https://jorgemachicado.blogspot.com/2013/01/pf.html

Conclusión:

En cuanto a los alimentos debidos por el constituyente, es justificable el embargo


en atención al carácter vital y de urgencia que tienen los alimentos, por cuanto
su incumplimiento puede acarrear graves perjuicios a los acreedores
alimentarios.